Anda di halaman 1dari 4

CRISTO EN CUADRO: JOSÉ, EL SIERVO

Estudio #7: Génesis 39-40


I. (Gen39.1-6) JOSÉ Y SU SERVICIO

2.-¿Cuál es el resultado de una vida vivida en la presencia de Dios? El resultado es


Carácter.
3.-Basado en la fundación, de su fe, José construyo de su vida, una vida de carácter, la
cual se puede definir como: “Lo que somos cuando nadie nos esta mirando.”
4.-Porque José vivió su vida cerca de la presencia de Dios, el sabia que Dios siempre
estaba mirando. Mucho antes que Salomón lo dijera la famosa frase “Porque cual es
su pensamiento en su corazón, tal es él.” (Proverbios 23:7). El creyó en Dios, y llego
a ser lo que Dios quería que el sea.
5.-La vida de José se fue de un extremo a otro, pero el era el mismo José, no importaba si
le iba bien o mal. Las circunstancias en la que el vivió cambiaron, pero su carácter
nunca cambio. Nunca puso en duda su fe en Dios. Su fe es lo que le dio forma a su
carácter, y su carácter dieron a relucir las siguientes cualidades.

Gén 39:1 Cuando José fue llevado a Egipto, los ismaelitas que lo habían trasladado allá lo vendieron a
Potifar, un egipcio que era funcionario del faraón y capitán de su guardia.
JOSÉ CAMBIÓ SU «TÚNICA MULTICOLOR» POR EL DELANTAL DEL CRIADO, Y DIOS LE OBLIGÓ A APRENDER
A TRABAJAR. DE ESTA MANERA, APRENDIÓ LA HUMILDAD (1PE_5:5-6) Y LA IMPORTANCIA DE OBEDECER
ÓRDENES. PERDIÓ SU VIDA PASADA PERO NO PERDIÓ EL PROPÓSITO.

*JOSE PASA DE SER UN HIJO DE FAMILIA A UN ESCLAVO EN UNA TIERRA EXTRAÑA. Las cosas pueden
cambiar en el momento menos esperado, mas lo que no debe cambiar es nuestra fe en Dios. Las
circunstancias no deben provocar cambios en nuestro carácter y decisiones en Dios.

Gén 39:2 Ahora bien, el SEÑOR estaba (EN SUS BRAZOS) con José y las cosas le salían muy bien (TENÍA
ÉXITO, LO EMPUJABA HACIA ADELANTE). Mientras José vivía en la casa de su patrón egipcio,
 ¿POR QUÉ DIOS NO HIZO LO QUE SEA NECESARIO PARA QUE JOSÉ REGRESE CON SU FAMILIA?
 ¿ALGUNA VEZ TE HAS SENTIDO MAL A PESAR DEL ÉXITO OBTENIDO?
 ¿FUE CONFORMISTA LA ACTITUD DE JOSÉ AL NO HACER NADA POR VOLVER A SU CASA?

Gén 39:3 éste se dio cuenta de que el SEÑOR estaba con José y lo hacía prosperar en todo.
CUANDO DIOS ESTA CON NOSOTROS, NO HACE FALTA DECIRLO, LA GENTE LO PUEDE NOTAR. (Juan 14:23;
15:4). EN LA CULTURA EGIPCIA ERA MUY COMUN QUE LA GENTE BUSCABA A HOMBRES LLENOS DE PODER
DIVINO COMO JOSÉ.

Gén 39:4 José se ganó la confianza de Potifar, y éste lo nombró mayordomo de toda su casa y le confió
la administración de todos sus bienes.
DEBIDO A QUE JOSÉ FUE FIEL EN LO POCO, DIOS LE PROMOVIÓ A COSAS MAYORES. VÉANSE PRO_22:29 Y
PRO_12:24.

La presencia de Dios en José se traduce en dos resultados concretos:


 Primero, Potifar reconoce la relación especial de José con Dios.
 Segundo, la presencia de Dios en José causa bendición a Potifar. El éxito de la prosperidad de Potifar
es el resultado de la bendición de Dios.

Cristo en cuadro [#7]: José, el siervo (Génesis 39-40) - Página 1


NO ES QUE JOSÉ LLEGÓ A SER UN RICO; MÁS BIEN DIOS HACÍA PROSPERAR TODO LO QUE JOSÉ HACÍA. LO
QUE JOSÉ HACÍA, LO HACÍA BIEN Y DIOS LE BENDIJO PARA QUE FUERA PRÓSPERO PARA SU AMO, POTIFAR.

Gén 39:5 Por causa de José, el SEÑOR bendijo la casa del egipcio Potifar a partir del momento en que
puso a José a cargo de su casa y de todos sus bienes. La bendición del SEÑOR se extendió sobre todo lo
que tenía el egipcio, tanto en la casa como en el campo.
Aquí vemos dos cosas: el cumplimiento de la promesa patriarcal de ser de bendición a todas las familias.
Además, la humildad de José, quien seguramente ante preguntas o alabanzas por su trabajo, atribuye todo
a Dios. EN LA ANTIGÜEDAD ASIGNABAN RESPONSABILIDADES IMPORTANTES A LOS ESCLAVOS QUE
DEMOSTRABAN LEALTAD, CONOCIMIENTOS Y HABILIDADES ESPECIALES.

Gén 39:6 Por esto Potifar dejó todo a cargo de José, y tan sólo se preocupaba por lo que tenía que comer.
José tenía muy buen físico y era muy atractivo.

3. Cuando nosotros se lo entregamos todo a Cristo, experimentamos la “prosperidad” de la vida


abundante que nos prometió en Él. No es una prosperidad económica (más bien, hemos de estar
preparados para sufrir en este mundo si lo hacemos; 2Tim 3.12). Nuestra prosperidad viene
porque en Cristo tenemos “toda bendición espiritual” y la podemos experimentar si le entregamos
a Cristo todo lo que tenemos—cada área de nuestras vidas.
El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para
que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. [Juan 10.10]
Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo
con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo. [Ef 1.3]
E. (v6) José, aunque era un siervo, era de “hermoso semblante y bella presencia”.
1. Es interesante que en esta historia de José que fue vendido como un esclavo en Egipto, que Dios inspiró
y preservó la descripción de su apariencia física. La Biblia dice que José era de hermoso semblante y de
bella presencia.

Cristo en cuadro [#7]: José, el siervo (Génesis 39-40) - Página 2


Cristo en cuadro [#7]: José, el siervo (Génesis 39-40) - Página 3
a. Piense en la “posición” que José ocupa en este momento. Ya entró en la degradación y la
humillación de la esclavitud. Ya no vive por sí mismo sino que vive para obedecerle a otro,
su amo. No está en la comodidad de la casa de su padre, sino que vive como siervo en la
casa de un egipcio.
b. Ahora piense en su “persona”. Es fiel en su servicio (honesto e íntegro), y también
es de hermoso semblante y bella presencia.
2. Jesucristo fue igual cuando vino a este mundo (a nuestro “Egipto”). Tomó la posición humilde
de un siervo, pero el Padre siempre destaca la gloria y la belleza de Su persona.
a. Cuando nació, Dios envió a un ángel para decir que el bebé era “Cristo el Señor”.
Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de
gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la
ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. [Luc 2.10-11]
b. Unos dos años después, Él proclamó que el niño era “el Rey de los judíos”.
Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron
del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de
los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente,
y venimos a adorarle. [Mat 2.1-2]
c. Cuando empezó Su ministerio público, el Padre estaba ahí para anunciar que Jesús era Su
Hijo amado en quien Él tenía complacencia.
Y vino una voz de los cielos que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti
tengo complacencia. [Mar 1.11]
d. Este Siervo era digno de alabanza; los hombres no somos dignos ni siquiera de
desatar la correa de Su calzado.
Respondió Juan, diciendo a todos: Yo a la verdad os bautizo en agua;
pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar
la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. [Luc
3.16]
e. Aun en la cruz, cuando el Siervo de Jehová sufrió Su mayor humillación, Dios movió a
un gentil para proclamar la hermosura y bella presencia de Su Hijo.
El centurión, y los que estaban con él guardando a Jesús, visto el
terremoto, y las cosas que habían sido hechas, temieron en gran
manera, y dijeron: Verdaderamente éste era Hijo de Dios. [Mat 27.54]
F. [Repaso: v1-6] José era el hijo amado del padre que llegó a ser un siervo próspero y bello en
Egipto.
Cristo, el Hijo de Dios, se despojó a Sí mimo y llegó a este mundo para tomar la forma de un siervo
(siempre con gloria y belleza) y proveer la bendición para todos.

Cristo en cuadro [#7]: José, el siervo (Génesis 39-40) - Página 4