Anda di halaman 1dari 4

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS (UAPA)

Escuela de Psicología
Escuela de Psicología

Participante:

Adriana De La Cruz Duarte

Matricula:

14-1960

Materia:

Psicología del Desarrollo II

Luego de apoyarte del texto básico, recursos colgados en plataforma

y

otras fuentes:

Realiza las siguientes actividades propuestas en esta unidad.

1. Presente en un cuadro sinóptico en el que sintetice las etapas de desarrollo que corresponden a las siguientes edades: de 11-12 años, de 13 a 14 años, de 15-16, 17-18 años y explica el cambio principal que consideras que se da en cada una de esas etapas.

(11 - 12 años):

Subrayamos el descubrimiento de los otros y la importancia de caminar juntos en la "aventura" de la vida. La presentación de modelos de identificación les ayuda a ir viviendo este momento.

El símbolo propuesto es un par de "Deportivas" con ello expresamos el inicio del camino como invitación a descubrir la propia vida y la de los demás. Representa también el dinamismo y la necesidad de movimiento propios de estas edades.

(12 - 13 años):

El preadolescente afronta el desafío de aceptar y valorar los cambios que experimenta física, psicológica y afectivamente. Acompañamos su proceso y le ofrecemos espacios para que expresen sus dudas, emociones, sentimientos y sean críticos ante lo que están viviendo.

(13 - 14 años):

Subrayamos que el "desafío" está en pasar de ser testigo del propio cambio a ser protagonista activo de su crecimiento. Desde esta nueva perspectiva personal se les presenta a Jesús como amigo cercano y presente en su vida.

El símbolo propuesto es una " D " y un Águila, la " D " representa la palabra Desafío, y el Águila el deseo de mantener el vuelo alto y libre como invitación a descubrir un mundo distinto, en el que conocer nuevas cosas, explorar y arriesgar.

(14 - 15 años):

La "tarea" de ser persona supone implicar al chico y la chica en el desarrollo de sus capacidades y en la búsqueda de un camino que le haga feliz. En este nivel se les ayuda a analizar críticamente la propia vida y a personalizar los valores, actitudes y comportamientos, presentes en Jesús de Nazaret, modelo de persona libre y de creyente.

(15 - 16 años):

Se les sitúa ante la "tarea" de convivir con otros, superando la tendencia del ensimismamiento, y de la visión intimista de la fe cristiana, motivándoles a

preocuparse por la situación de los otros, la problemática social y abrirse a la experiencia comunitaria de la fe.

La Mochila como símbolo de esta etapa representa el saber elegir lo que queremos llevar y lo que nos estorba en la tarea de hacernos personas.

(16 - 17 años):

La idea de fondo del "camino" nos sitúa en la necesidad de seguir madurando, desde la aceptación de Jesús de Nazaret como modelo y la profundización de su mensaje. Se insiste en la autonomía personal, fruto de una conciencia bien formada, y en el análisis del entorno desde criterios evangélicos.

(17 - 18 años):

Teniendo como horizonte el presentar la vida como un "camino" para amar, enmarcamos ahí todas las preocupaciones propias de esta edad: estilo de vida y vocación, preparación y búsqueda del primer trabajo, afectividad y elección de pareja, análisis crítico de la sociedad, etc.

(18 - 19 años):

Este nivel final del Itinerario presenta a los jóvenes el reto del compromiso, como una consecuencia lógica del camino realizado durante todo el itinerario. Compromiso en la sociedad, en la Iglesia, desde un proyecto de vida personalmente asumido y que se expresa en acciones muy diversas:

animación, voluntariados, catequesis, grupos de familia salesiana, situaciones familiares concretas, etc.

2. Investiga en este link que hace referencia al cerebro y establece la diferencia entre este y el de cerebro de un adulto

El cerebro es el órgano más complejo del cuerpo humano. Tiene unos treinta billones

de células llamadas “neuronas”, y cada neurona es como una computadora en

miniatura, aunque mucho más perfecta que cualquiera de las que conocemos en la actualidad.

Considerando la cantidad de conexiones que se produce entre las neuronas, obtendríamos, en capacidad, todos los textos contenidos de todas las bibliotecas que hay actualmente en el mundo.

La capacidad de cómputo del cerebro, tomando la sinapsis como un código binario de información, sería del orden de los 100 millones de megabits.

El cerebro se convierte en el receptáculo de la mente, entendiendo que la mente puede percibir tanto el cuerpo al que pertenece como el mundo circundante en el que se manifiesta.

Sin embargo, y pese a su gran capacidad, el cerebro es nada más que un órgano material, perfecto en su estructura y función, pero reducido en comparación a otros aspectos del hombre, se llamen como se prefiera: energía o alma, porque ningún científico puede dejar de reconocer que el solo funcionamiento de las neuronas es insuficiente para explicar las posibilidades de expansión que tiene el ser humano.

2. Investigación en este link referido al cerebro adolescente. Haciendo referencia a las estructuras cerebrales, funcionamiento descargas eléctricas, comparar con el cerebro adulto.

Durante la infancia, el crecimiento del cerebro es más bien equilibrado, pero hay un punto en que además de ganar materia gris comienzan a desarrollarse conexiones a toda velocidad.

A partir de los 10 años, en niñas, y 11 años, en niños, las conexiones existentes en el cerebro humano empiezan un proceso en que se desechan las no utilizadas y, aquellas que quedan se vuelven eficientes e integradas

.

A través de la mielinización, estas nuevas conexiones sinápticas se vuelven más eficientes en recibir y transmitir información entre las diferentes zonas del cerebro. Así, los adolescentes se van haciendo capaces de realizar acciones más maduras y empezar a controlar impulsos, desarrollar habilidades y mostrar consistencia en sus acciones.

Otro cambio importante en el cerebro es la de las conexiones neuronales entre la amígdala y la corteza pre-frontal, las que se hacen más densas. La amígdala es la encargada de procesar sensaciones como el deseo, miedo, angustia y agresión, mientras que la corteza pre-frontal se vincula con la personalidad y regulación de acciones mediante el juicio y autocontrol. La mejora de la conexión entre ambas zonas da paso a la llamada madurez emocional.