Anda di halaman 1dari 20

TERMOMETRIA

Presentado por:

Juan Esteban Vasco Castaño c.c. 1152464731


Luis David Morales c.c. 1--

Asignatura:
Termodinámica de Materiales

Profesor:
Julio Cesar Minotas Ruiz.

Facultad de Ingeniería:
Programa:
Ingeniería de Materiales.

Universidad de Antioquia
Medellín, Antioquia
2018
CONTENIDO

- HISTORIA
- ESCALA DE TEMPERATURA
 Escala absoluta.
 La escala internacional de temperatura.
 Reproducibilidad y exactitud.
- TIPOS DE TERMOMETROS
 El termómetro de resistencia.
 El termopar.
 El termómetro de líquido en vidrio.
 Los termómetros bimetalicos
- TIPOS DE TERMOMETRÍA
 Termometría de radiación
 Termometría de luminiscencia
 Termometría a la escala nano
- APLICACIONES
- REFERENCIAS

HISTORIA

Philo de Bizancio (nacido c. 280 aC, murió c. 220 aC), también conocido como Philo Mechanicus,
un antiguo ingeniero griego, fue probablemente el primer ser humano que realizó experimentos
exhaustivos con calentamiento y enfriamiento de objetos. Inventó un dispositivo, un antecesor de un
termoscopio de mediana edad (figura 1), que consistía en un tubo que salía de una esfera hueca que
se extendía sobre una jarra llena de agua. Al calentar el globo con una vela, o cuando estuvo expuesto
al sol, el aire dentro del globo se expandió y se abrió paso a través del tubo hacia el recipiente que
contenía agua, produciendo burbujas de aire que se escapan. Al enfriarse, el aire se contrajo y el agua
regresó al tubo.

FIGURA 1 - Los termómetros de Philo, como lo muestra Robert Fludd en 1638

Los primeros "grados" que caracterizan un cuerpo acalorado fueron mencionados por Herón de
Alejandría (nacido c. 10 DC, murió c. 70 dC, que se muestra a la izquierda de la figura 2), ingeniero
y matemático griego, el mayor experimentalista de la antigüedad, en descripciones de su famoso
dispositivo de vapor y rueda de viento. Algún tiempo después, un galeno griego (Claudio Galeno,
nacido c. 129 dC, murió c. 199 dC, que se muestra a la derecha de la figura 2), un destacado médico
y cirujano del Imperio Romano en ese momento, presentó cuatro grados de frialdad. Según la cual se
deben clasificar los efectos de los diferentes medicamentos.
FIGURA 2 - Herón de Alejandría (izquierda) y Galeno (derecha).

También introdujo una "temperatura neutra", la de la mezcla de hielo y agua hirviendo, que tiene un
valor de cero grados, algo que dependía de la latitud geográfica según él. Los medicamentos se
dividieron en cuatro categorías con respecto a su potencia para enfriar o calentar a los pacientes. Para
lograr el grado prescrito, los medicamentos se prepararon mezclando, y el término "temperature" en
realidad se deriva de la palabra latina "temperatura", que significa "debido" o "medida adecuada". El
significado actual de la palabra se estableció presumiblemente a principios del siglo XVII,
aproximadamente al mismo tiempo que la palabra "termómetro" apareció por primera vez en un libro
La Récréation Mathématique (por J. Leurechon en 1624).

No hubo progreso en la "ciencia de la termometría" hasta finales del siglo XVI cuando se construyó
el primer termoscopio. No se sabe con certeza quién lo hizo. La mayor parte de la evidencia sugiere
Sanctorius de Padua, pero la invención también se atribuye al médico londinense Robert Fludd, a
Galileo, a Cornelius Drebbel de Alcmar y al padre Paul de Cracovia. Hoy en día, este dispositivo,
conocido como "termoscopio de aire", está hecho de un tubo de vidrio con una bombilla en un
extremo. El otro extremo de un tubo se sumerge en un líquido coloreado que se vierte en un recipiente
abierto, Fig. 3A. El calentamiento inicial y el enfriamiento del aire en la bombilla obligaron a que
una cierta cantidad del líquido se introdujera en el tubo. El nivel de líquido cambió con las
fluctuaciones de temperatura. Sin embargo, el nivel también cambió debido a los cambios en la
presión ambiental, y el dispositivo no se graduó o simplemente se marcó de forma arbitraria, por lo
que tuvo poco valor. La ausencia de una graduación “adecuada” es una razón para referirse a este
dispositivo como un termoscopio en lugar de un termómetro. En 1632, un médico Jean Rey sustituyó
el aire con agua como medio termométrico en un termómetro de agua en vidrio de extremo abierto.

FIGURA 3 - (A) Esquema de un aire-termoscopio. (B) Pequeños termómetros florentinos


Se cree que el primer termómetro de alcohol se inventó bajo la supervisión de Galileo en 1641. Para
el año de 1654, se construyeron algunos de estos famosos termómetros de espíritu en vidrio,
conocidos como los Pequeños termómetros florentinos, Fig. 3B. El Gran Duque Ferdinand II de
’Medici (1610–70) fundó la primera Academia de Ciencias en Florencia (Italia), llamada" Accademia
del Cimento "(es decir, Academia de Experimentos). Los académicos florentinos y Galileo analizaron
la densidad de diferentes líquidos y eligieron usar un alcohol puro (alcohol etílico o etanol) para su
termómetro, ya que encontraron que era bastante sensible a los cambios de temperatura, no se adhería
al tubo de vidrio y no se congelaba en invierno (como lo hace el agua). El espíritu se obtuvo con
varias destilaciones repetidas de uvas de vino o vino para alcanzar el porcentaje de alcohol (80% o
más), y llamaron a esta solución de alcohol concentrado "acquarzente". Los termómetros florentinos
fueron construidos por Antonio Alamanni y Jacopo Giuseppe Mariani, y consistía en un tubo de vidrio
sellado con una bombilla, lleno del espíritu, con marcas de 50 grados en el vástago. Sin embargo, el
aire de los termómetros no se eliminó antes de llenarlos con el espíritu. Es interesante observar que
los académicos florentinos en 1657 también experimentaron con termómetros de mercurio, pero
llegaron a la conclusión de que los que contenían alcohol eran más adecuados que los que contenían
mercurio.

Durante 1654–70, la Red de Medici utilizó los termómetros florentinos para la observación de la
temperatura en 11 ubicaciones geográficas, y estas observaciones pueden considerarse como las
primeras mediciones de temperatura en climatología. La Red Medici practicó una metodología
idéntica y utilizó termómetros idénticos, observó cambios de temperatura después de la exposición
de los termómetros a la sombra y la luz solar, y recopiló otros datos de climatología.

Sir Robert Southwell trajo el termómetro Little Florentine a Inglaterra en 1661, y poco después,
Robert Hook, un curador de la Royal Society, mejoró el diseño del termómetro agregando un tinte
rojo al espíritu y diseñando una nueva escala. Demostró que se podrían fabricar termómetros
comparables incluso si las dimensiones del termómetro no fueran exactamente iguales. El método
que empleó se basó en la igual subida de un volumen de líquido a partir del punto de congelación del
agua. Introdujo una escala que va desde −7 grados (frío extremo) a +13 grados (para el calor más alto
del verano). En 1665, Robert William Boyle, un científico angloirlandés, mejor conocido por la ley
de Boyle, enfatizó la importancia de la comparabilidad de las escalas de diferentes termómetros.
Propuso una escala con un solo punto fijo, la temperatura de coagulación del aceite de anís y
graduaciones basadas en el aumento fraccional en un volumen de alcohol (líquido termométrico) del
punto de referencia. En ese momento, era más que obvio que alguna escala era necesaria, y que los
puntos fijos deberían definirse para hacer que las escalas entre los termómetros sean comparables.

En 1693, el científico británico E. Halley utilizó por primera vez el mercurio como un líquido
termométrico. En 1701, el astrónomo danés Rømer propuso la primera escala calibrada. Inicialmente,
Rømer calibró una temperatura cero utilizando una mezcla de hielo y sal, y una temperatura máxima
en el punto de ebullición del agua (que luego se definió como 60 grados). Consideró que era mucho
más conveniente para la calibración usar el punto de congelación del agua pura como su punto más
bajo (en ese momento lo definió como 7.5 grados). Al mismo tiempo, en Gran Bretaña, Sir Isaac
Newton describió una escala de temperatura de 12 grados. Eligió dos puntos fijos y asignó cero grados
a la temperatura del punto de congelación del agua y 12 grados para la temperatura de un ser humano
sano.

En 1703 en Francia, un físico Guillaume Amontons describió un nuevo termómetro que medía el
cambio en la presión del aire al calentarse, en lugar de un aumento en el volumen de aire. Observó
que la presión del aire aumentó aproximadamente un tercio entre las temperaturas del "frío" y el punto
de ebullición del agua y que las temperaturas del "mayor calor del verano" y el "mayor frío del
invierno" en París tienen una relación de aproximadamente seis a cinco. Luego, fue más lejos al
concluir que la temperatura más baja posible es la que corresponde a una presión de aire cero. Él
atribuyó esta temperatura a un valor que corresponde a lo que ahora definimos como −240 ° C. Esta
brillante observación, aunque tuvo un enorme error cuantitativo, fue la primera en el camino hacia la
comprensión del concepto de temperatura y las derivaciones de las leyes del gas, en particular, la ley
de Gay-Lussac. El trabajo de Amontons mostró que la temperatura podría definirse como
proporcional a la presión de un gas, por lo que un punto fijo es suficiente para definir una escala.
Desafortunadamente, su trabajo no se entendió correctamente, y en ese momento la ciencia de la
termometría tomó dos caminos diferentes. Una de las vías se centró en el diseño y la producción de
termómetros mejorados e invenciones de escalas prácticas, cuyas contribuciones significativas fueron
otorgadas por Fahrenheit, Celsius y Réaumur.

El científico francés René Antoine Ferchault de Réaumur introdujo una nueva escala en 1730, y esta
escala ganó considerable reconocimiento. Estableció 0 ° y 80 ° para temperaturas de congelación y
agua hirviendo. Utilizó etanol diluido como fluido termométrico con una concentración tal que el
fluido se expandió en volumen en un 8% cuando la temperatura alcanzó 80 ° Ré, la temperatura a la
que el etanol comienza a hervir. La escala estaba en uso en toda Europa y fue abandonada en Francia
en 1790 después de la adopción de la escala Celsius y el sistema métrico. Curiosamente, la escala de
Réaumur todavía se utiliza en Italia y Suiza para controlar la temperatura de la leche durante la
producción de queso.

El astrónomo y físico sueco Anders Celsius presentó la escala Celsius en 1742. Asignó 0 ° a la
temperatura del agua hirviendo y 100 ° a la temperatura del hielo derretido y dividió el rango en 100
partes iguales (llamadas "centígrados"). Inicialmente, la escala fue nombrada la escala Centígrada.
La escala era similar a la escala de Delisle (Un cartógrafo y astrónomo francés, presento el
termómetro de mercurio y su escala en 1732), con la diferencia principal siendo la diferencia de 100
° entre los puntos fijos en lugar de 150 °. En 1745, poco después de la muerte de Celsius, otro
científico sueco, Carl Linnaeus, invirtió la escala por razones prácticas.

En 1817, los físicos franceses Pierre Louis Dulong y Alexis Thérèse Petit examinaron las propiedades
termométricas de varias sustancias. Reconocieron la naturaleza arbitraria de las escalas de
temperatura y solo las escalas de termómetro de gas son comparables.

En 1848, el científico nacido en Belfast William Thomson, quien más tarde asumió el título de Lord
Kelvin de Largs, en la Fig. 4, introdujo "Una Escala Termométrica Absoluta". Lord Kelvin propuso
que el punto cero de la escala debería ser un "frío infinito" (cero absoluto) que no depende de las
propiedades de un material en particular y en el cual el material no puede enfriarse. Calculó que el
cero absoluto era equivalente a −273 ° C en los termómetros de aire de la época. Sus conclusiones se
derivaron del análisis del ciclo de Carnot, que depende solo de las temperaturas del cuerpo caliente y
del disipador de calor, no de las propiedades particulares del material. Esta escala absoluta se conoce
hoy como la escala de temperatura termodinámica de Kelvin. En 1954, la escala de Kelvin se redefinió
al designar el punto triple del agua como su segundo punto de definición y al asignar su temperatura
a 273.16 K.
FIGURA 4 – Retrato de Lord Kelvin (1824–1907)

En 1859, el físico de Glasgow William John Macquorn Rankine propuso otra escala termodinámica,
hoy conocida como la escala de Rankine, que también tiene su cero configurado a cero temperaturas
absolutas, pero con sus grados definidos como iguales a un grado Fahrenheit, en lugar de un grado
Celsius utilizado por la escala de Kelvin.

Estos hallazgos finales pueden considerarse un cierre de la época de grandes logros en la termometría.
La investigación en los tiempos modernos abarca la concepción y la perfección técnica de nuevas
metodologías, pero no proporciona ideas y conceptos novedosos a la ciencia general de la
termometría. Sin embargo, las cosas han comenzado a cambiar con las tecnologías emergentes, como
la nanotecnología y la biotecnología, para las cuales los métodos existentes de termometría resultaron
insuficientes. Los nuevos conceptos de termometría, que se analizan en la siguiente sección, se basan
principalmente en mediciones ópticas de temperatura sin contacto. Entre ellos, los investigadores han
prestado especial atención a las lecturas de temperatura de luminiscencia.

ESCALA DE TEMPERATURA

Antes de calcular cualquier cantidad, se debe tener una escala que facilite ese cálculo. Por
ejemplo si tenemos una longitud podemos expresarla en términos de una escala dividida en
un número de partes iguales tales como la escala metro dividida en milímetros. Para medir la
temperatura, necesitamos una escala de temperatura; pero no es tan fácil arreglar intervalos
de temperaturas iguales como lo sería arreglar partes iguales en una escala de longitud. La
escala con la cual estamos más familiarizados es la del termómetro de mercurio en la cual las
distancias entre graduaciones sucesivas corresponden a volúmenes iguales de mercurio. Pero
no hay justificación teórica que nos permita llamar estos incrementos iguales de expansión,
incrementos iguales de temperatura; de hecho si tenemos dos termómetros hechos de
diferentes tipos de vidrio y graduados para leer correctamente de 0°C a 100°C, ellos no darían
indicaciones idénticas a otras temperaturas. En otras palabras la expansión del mercurio
relativa al vidrio no es lineal con la temperatura y la forma de la curva varía de acuerdo al
tipo de vidrio usado.

 LA ESCALA ABSOLUTA
Si pudiéramos obtener un gas el cual obedeciera la bien conocida relación 𝑃𝑉 = 𝑛𝑅𝑇entre
presión P, volumen V y temperatura absoluta T bajo todas las condiciones, R siendo la
constante de los gases, una medición de la presión a volumen constante o volumen a presión
constante daría una medida verdadera de la temperatura. Sin embargo, ningún gas satisface
estas condiciones, pero es posible medir y tener en cuenta las desviaciones de la perfección,
y encontramos que la temperatura a la que P (o V) para un gas perfecto se convertiría en cero
es de -273.15 ° C. Otra concepción de esta escala absoluta es la de la escala termodinámica
debida a Lord Kelvin. Él definió incrementos iguales de temperatura como intervalos entre
los cuales un motor de calor perfecto que funciona en el Ciclo de Carnot realizaría cantidades
iguales de trabajo. Se puede demostrar que esta escala es idéntica a la escala de gas perfecta,
y las mediciones se realizan en grados Kelvin (° K) cuando el punto de hielo y vapor se toman
como 273.15 y 373.15 ° K respectivamente. El valor del punto de hielo en la escala de kelvin
no es, de hecho, mejor que +/- 0.01 °, y algunos trabajadores prefieren usar un valor de 273.16
° K.

 LA ESCALA INTERNACIONAL DE TEMPERATURA

Desafortunadamente, la escala termodinámica no puede ser realizada directamente en la


práctica, mientras el uso del termómetro de gas es difícil e inconveniente. Otros medios para
la reproducción de la misma escala de temperatura en diferentes laboratorios son, por lo
tanto, requeridos. Tales medios son suministrados por la especificación de la escala
internacional de temperatura para todas las temperaturas por encima del punto de ebullición
del oxígeno líquido (-182.97°C). Esta especificación que es revisada de vez en cuando por la
conferencia general de pesos y medidas, actuando sobre el consejo de un comité en el cual
varios laboratorios nacionales de normalización (tal como el Laboratorio Físico Nacional)
son representados, se pretende que sea lo más idéntica con la escala Celsius (o centígrada)
termodinámica como sea posible en el presente estado del conocimiento. Para lograr esto, se
han seleccionado varios puntos fijos de los cuales se han realizado mediciones precisas de
termómetros de gas y se han establecido medios específicos de interpolación entre ellos.

Interpolación entre -182.97 y 630.5°C es efectuada por medio de un termómetro de


resistencia de platino, entre 630.5 y 1063.0°C por medio de un termopar de platino y una
aleación de platino con 10% rodio y la extrapolación indefinidamente sobre 1063.0 °C es
hecha con un Pirómetro óptico usando la Ley de Planck de radiación con un valor de 1.438
cm. Grados para la constante C2.
 REPRODUCIBILIDAD Y EXACTITUD

La tabla de arriba muestra que, excepto por los puntos fundamentales a 0 y 100°C, los cuales
están fijos exactamente por definición, una variedad de números de cifras son dadas después
del punto decimal y en general el punto final es un cero. Esto se produce de la siguiente
manera. El punto del azufre es dado, por ejemplo, como 444.600°C, a pesar de la precisión
del mejor valor medio del termómetro de gas medio es 444.6°C y puede difícilmente ser
fijado mejor que +/- 0.01°C. De hecho, uno tan alto como 444.73°C fue reportado. En el otro
lado, cuando un termómetro de resistencia de platino es usado, el punto puede ser
reproducido con una incertidumbre de solo uno o dos milésimas de grado. Si, por lo tanto,
arreglamos el punto en la escala internacional a 444.600°C por definición, diferentes
laboratorios usando la escala obtendrán valores numéricos para una temperatura en esta
región que estará de acuerdo, por ejemplo, en +/- 0.002 ° C, aunque todos pueden estar
equivocados hasta 0,1 en la escala termodinámica. Hablamos de este estado de cosas como
una reproducibilidad de +/- 0,002 ° C y una precisión de +/- 0,1 ° C. El procedimiento así
adoptado tiene la ventaja que si, a una fecha futura, por termometría de gas más precisa, se
hizo posible reemplazar los dos ceros por otras cifras, sería una cuestión simple corregir los
valores expresados en la escala internacional de 1948 (el que se usa actualmente) para dar
valores más cercanos de acuerdo con la escala termodinámica.

TIPOS DE TERMOMETROS

 LOS TERMOMETROS DE RESISTENCIA

Los termómetros de resistencia aprovechan el cambio en la resistencia eléctrica de


conductores y semiconductores con la temperatura. La resistencia se mide generalmente por
métodos potenciométricos o de puente. El cobre, el níquel y el platino se utilizan
principalmente en dispositivos basados en metales. Los termómetros de resistencia de
platino, Fig. 5B , tienen el mayor rango de medición de temperatura y una relación casi lineal
de resistencia-temperatura. Son una opción común para mediciones de temperatura precisas
y se utilizan para definir el ITS-90. Para temperaturas inferiores a 20 K, se utilizan
frecuentemente resistencias de rodio-hierro, germanio dopado y carbono. Los termistores, es
decir, los resistores térmicamente sensibles, están hechos de un semiconductor cerámico cuya
resistencia es sensible a la temperatura (con un coeficiente de temperatura negativo o con un
coeficiente de temperatura positivo). Son más baratos, más pequeños, tienen una respuesta
más rápida y presentan una mejor sensibilidad que los termómetros de resistencia de platino,
pero tienen niveles mucho más altos de incertidumbre en las mediciones y rangos de
medición más pequeños. Los termistores de corriente generalmente están hechos de mezclas
de óxidos, como el níquel, el manganeso, el hierro, el cobre, el cobalto y el óxido de titanio,
junto con las cerámicas dopadas.
FIGURA 5B – Un termómetro de resistencia de platino

 EL TERMOPAR

El termopar es un sensor de temperatura de tipo de contacto, eléctrico y de uso relativamente


amplio, que produce un voltaje dependiente de la temperatura en los extremos de dos
conductores diferentes cuyos otros extremos están soldados entre sí. Su principio de
funcionamiento se basa en el fenómeno físico de la aparición de una fuerza electromotriz
debido a los movimientos de electrones generados por un flujo de calor en un conductor (el
efecto Seebeck). Se debe tener en cuenta que la temperatura de un cuerpo (punto caliente)
siempre se mide frente a una temperatura de referencia (punto frío), Fig. 5A. Usando
diferentes tipos de termopares (diferentes combinaciones de conductores) es posible cubrir
un amplio rango de temperatura de –272 ° C a 2000 ° C. Las combinaciones más frecuentes
de conductores (tipos) en los termopares son: níquel-cromo / níquel-alumel (también llamado
tipo K), hierro / constantan (tipo J), cobre / constantan (tipo T), níquel cromo / constantan
(tipo E), nicrosil / nisil (tipo N), platino-rodio / platino (tipo-S 10% Rh, tipo-R 13% Rh), y
platino-rodio 30% / platino-rodio 6% (tipo B).

FIGURA 54 - Un termopar de hierro / constantan

 EL TERMOMETRO DE LIQUIDO EN VIDRIO

El termómetro de líquido en vidrio es un termómetro de contacto que mide la temperatura de


los cambios en el volumen de un líquido. El mercurio se usa más comúnmente como líquido
termométrico, pero también se utilizan varios líquidos orgánicos para cubrir diferentes rangos
de temperatura (tolueno, etanol, xileno, pentano, etc.). Típicamente, la forma de vástago
sólido de este termómetro consiste en el vástago, el bulbo que se extiende a un tubo estrecho,
el líquido termométrico y la escala, ver Fig. 6A.
FIGURA 6A – Termómetro de líquido en vidrio

 LOS TERMOMETROS BIMETALICOS

Los termómetros bimetálicos detectan la temperatura a través de un desplazamiento


mecánico que se produce debido a los diferentes coeficientes de expansión térmica de las
tiras metálicas unidas entre sí para formar un elemento sensor, consulte la Fig. 6B. Para
maximizar el desplazamiento mecánico (flexión), se utilizan materiales con coeficientes de
expansión térmica considerablemente diferentes: para metales de alta expansión
generalmente latón, cobre, hierro o acero no magnético, y para el material de baja expansión
térmica generalmente invar (una aleación, 64% Fe, 36% Ni). Dependiendo de la forma
geométrica, los termómetros bimetálicos se pueden clasificar como hélice, espiral, voladizo
o plano. Son ampliamente utilizados en termostatos en electrodomésticos.

FIGURA 6B – Termómetro bimetálico

TIPOS DE TERMOMETRIA

 TERMOMETRÍA DE RADIACIÓN

La termometría de radiación es la medición de la temperatura de un objeto mediante métodos


radiométricos, es decir, mediante el uso de algún tipo de radiómetro. Un radiómetro es un
instrumento que se usa para medir alguna función del flujo radiante, más comúnmente el
resplandor espectral, y un termómetro de radiación es un radiómetro calibrado para indicar
la temperatura de un cuerpo negro que tiene el mismo resplandor aparente que el "objetivo",
el área de superficie específica Sobre la cual se medirá la temperatura. En la figura 7 se ilustra
un termómetro de radiación idealizado.
FIGURA 7 - Termómetro de radiación idealizado. La señal de salida del radiómetro es
directamente proporcional a la luminosidad espectral del objetivo, que se relaciona
exponencialmente con su temperatura a través de la ley de radiación de Planck.

Este método de medición de la temperatura se usa cuando el contacto con el objeto calentado,
como por ejemplo un termopar, es indeseable o imposible, por ejemplo, cuando el objetivo
está en movimiento, es inaccesible o podría dañarse por el contacto; cuando la temperatura
deseada puede ser perturbada por un dispositivo de contacto; o cuando la temperatura deseada
es tan alta que el calor intenso degradaría o destruiría un sensor de temperatura de contacto.
Los métodos radiométricos son particularmente importantes en procesos industriales y en
aplicaciones de laboratorio.

Los problemas en la termometría de radiación se pueden considerar en tres partes: el radiador


(el objetivo), el entorno entre el radiador y el termómetro de radiación, y el propio
termómetro de radiación.

 TERMOMETRIA DE LUMINISCENCIA

Teniendo en cuenta que la luminiscencia se define frecuentemente como la emisión de luz


de una sustancia que se produce además de la radiación térmica o la incandescencia, la
termometría de luminiscencia se basa en observaciones de cambios de características de
luminiscencia con la temperatura. Estos cambios pueden observarse con diferentes tipos de
mediciones de luminiscencia de estado estable y de resolución temporal. Por lo tanto, se
proporcionan elementos básicos de emisión, excitación y espectroscopia sincrónica, matrices
de excitación-emisión, espectroscopia sincrónica total, disminución de la emisión y
espectroscopia y decaimiento de polarización / anisotropía de luminiscencia que permitan
llevar a cabo dicha observación.

Se tienen, pues, diferentes tipos de luminiscencia:

- Fotoluminiscencia: es un tipo de luminiscencia que se inicia mediante la foto


excitación, es decir, por la absorción de fotones (radiación electromagnética)
- Catodoluminiscencia: es un tipo de luminiscencia que se excita con el impacto de
los electrones de alta energía (rayos catódicos) en diferentes materiales, generalmente
en semiconductores.
- Termoluminiscencia: es la emisión de luz al calentar un material luego de la
absorción más temprana de la energía de la radiación.
- Electroluminiscencia: es la generación directa y no térmica de luz resultante de la
aplicación de un campo eléctrico a un material, y tiene dos formas básicas: la
electroluminiscencia de inyección y la electroluminiscencia de campo alto.

La mayoría de los sensores, incluidos los utilizados en la termometría de luminiscencia, están


hechos de materiales sólidos, estos materiales poseen cierto tipo de luminiscencia, dicha
luminiscencia se puede clasificar como luminiscencia intrínseca y luminiscencia extrínseca,
dependiendo de la ubicación espacial de las transiciones electrónicas responsables de la
luminiscencia en el material huésped. Por lo tanto, la luminiscencia intrínseca proviene de
las transiciones electrónicas del material huésped intrínseco, mientras que la luminiscencia
extrínseca se origina a partir de las transiciones electrónicas de impurezas introducidas
(generalmente intencionalmente) en el material huésped.

La luminiscencia de cualquier sustancia se ve fuertemente afectada por la temperatura. La


luminiscencia cambia su apariencia con las variaciones de temperatura y, en general,
disminuye su intensidad con un aumento de la temperatura hasta que finalmente se
desvanece. Algunas sustancias que no son luminiscentes a temperatura ambiente pueden
presentar una fuerte luminiscencia a bajas temperaturas criogénicas; otros, como Dy 3+
dopado con Y3Al5O10, por otro lado, son luminiscentes incluso a temperaturas muy altas (>
1000 K).

Los métodos de termometría de luminiscencia se pueden clasificar en tiempo integrado


(estado estable) o tiempo resuelto con respecto al carácter temporal de la observación de
luminiscencia, Fig. 8. Los métodos integrados en el tiempo se ejecutan con una iluminación
que tiene una intensidad constante durante el período de tiempo de detección de
luminiscencia y la integración de la señal. Estos métodos se basan en los cambios en la
temperatura causados por la excitación y las energías de banda de emisión y los anchos de
banda, las intensidades de emisión, las relaciones de intensidades de diferentes bandas de
emisión y la polarización / anisotropía. Los métodos resueltos en el tiempo se realizan con
una iluminación pulsada y una observación de la progresión de la emisión a lo largo del
período entre pulsos. Se puede obtener información similar utilizando la iluminación
modulada armónicamente y el análisis de señal en el dominio de la frecuencia. La vida útil
del estado excitado del material proporciona información sobre la temperatura del material y
puede evaluarse a partir de la disminución de la emisión que se origina en un estado excitado
particular. El aumento inicial de la emisión después de la excitación, observado con mayor
frecuencia con materiales dopados con tierras raras, también es una característica sensible a
la temperatura de la luminiscencia.
FIGURA 8 - Diferentes tipos de lecturas de temperatura de luminiscencia.

 TERMOMETRÍA A ESCALA NANO

La medición de la temperatura a nanoescala se refiere a la determinación de la temperatura o


la diferencia de temperatura en la escala submicrométrica. Las aplicaciones donde es
importante poder medir la temperatura local en la nanoescala incluyen la microelectrónica,
la óptica, la microfluídica, la reacción química y los procesos bioquímicos, como las células
vivas y la nanomedicina.

En la medición de temperatura convencional, un sistema de medición comprende típicamente


un transductor para convertir un fenómeno dependiente de la temperatura en una señal que
es una función de esa temperatura, un método para transmitir la señal desde el transductor,
alguna forma de procesamiento de señales, una pantalla y un método de registro los datos.
Luego se usa una calibración para convertir la cantidad medida en un valor de temperatura y
luego se puede considerar la importancia de la temperatura. Los sistemas de medición de
temperatura se pueden clasificar en temas amplios, de acuerdo con el contacto físico entre el
transductor y el medio de interés, la Figura 9, que proporciona clasificaciones invasivas,
semiinvasivas y no invasivas.
FIGURA 9 - Una comparación entre el medio no perturbado y una aplicación de medición
de temperatura típica.

La temperatura puede considerarse cualitativamente como una medida del calor o frialdad de
un cuerpo. La temperatura cuantitativa puede definirse a partir de la segunda ley de la
termodinámica en términos de la tasa de cambio de entropía con energía.

Termodinámicamente, la temperatura es la propiedad que determina si un sistema está en


equilibrio térmico con otro sistema o sistemas. En la nanoescala, las cuestiones abundan en
la definición de temperatura, ya que la escala de las aplicaciones significa que los supuestos
de equilibrio continuo y termodinámico pueden no ser válidos. Para muchas aplicaciones
prácticas, los sistemas están en un estado de no equilibrio y es difícil determinar las
condiciones para las cuales se establece el equilibrio a nivel local.

 METODOS

Existe una amplia gama de métodos y tecnologías de medición de temperatura disponibles.


Las tecnologías convencionales, como la termometría de líquido en vidrio, los termopares y
los dispositivos de temperatura de resistencia (RTD), se han adaptado a las aplicaciones a
nanoescala. Los métodos de medición de temperatura relevantes para la nanoescala incluyen:

1. Termometría de nanotubos líquido y sólido en tubo;


2. Resistencia;
3. Termopares, basados en el efecto Seebeck;
4. Bloqueo de Coulomb.
5. Cristales líquidos temocrómicos, basados en transiciones de fase cristalina;
6. Termografía infrarroja, basada en la emisión del cuerpo negro de Planck;
7. Fluorescencia;
8. Termoluminiscencia o termometría termográfica de fósforo;
9. Termorreflectancia, basada en la dependencia de la temperatura de reflexión.
APLICACIONES

 APLICACIONES DE LA TERMOMETRIA DE RADIACIÓN

 Termometría de radiación en la industria del acero

En los ultumos años ha habido una “explosión” en el número de termómetros de radiación


usados en la industria del acero. Algunas razones para esta “explosión” son:

- Control de calidad mejorado: El exceso de capacidad mundial de acero ha


aumentado las competiciones entre los proveedores de acero, lo que ha permitido
mejorar el control de calidad de las propiedades metalúrgicas de los aceros y de las
dimensiones de la forma del acero.
- Productividad incrementada: para combatir el aumento del costo de operación, se
están haciendo demandas para aumentar la productividad en todo el proceso de
fabricación de acero. Los termómetros de radiación, particularmente cuando se
combinan con el control por computadora, son directamente responsables de muchos
laminadores de acero a velocidades de tonelaje que antes parecían imposibles.
- Eficiencia energética aumentada: el aumento de los costos de energía ha aumentado
la justificación del control por computadora y ha impulsado mejoras en los controles
del horno. Las eficiencias mejoradas del horno se hacen posibles a través del control
de las tasas de combustión del combustible basadas en las temperaturas de la
superficie del acero medidas directamente por los sistemas de termómetros de
radiación.

- Cuando no usar termómetros de radiación

La aplicación de medición de temperatura debe considerarse muy cuidadosamente


antes de decidir sobre el uso de termómetros de radiación, especialmente para la
radiación de control en línea. Los termómetros son dispositivos de mantenimiento
relativamente altos en comparación con los sensores de contacto, como los
termopares o los detectores de temperatura de resistencia. Cuando las circunstancias
lo permitan, estos últimos sensores deben considerarse primero. Estas son algunas
circunstancias específicas en la fabricación de acero donde el sensor de contacto suele
ser una alternativa preferida a los termómetros de radiación:

- Objetivos estacionarios: por ejemplo, la medición de las temperaturas de la carcasa


exterior en un alto horno con un termopar soldado en la carcasa.
- Procesos continuos y bien definidos: por ejemplo, la medición de las temperaturas
del zinc fundido en una línea de galvanización por medio de un termopar en un tubo
de protección.
- Procesos a largo plazo: por ejemplo, mediciones de temperaturas en bobinas durante
el recocido en baño con termopar entre las bobinas.

- Cuando usar termómetros de radiación


La correcta selección de la aplicación de termómetros de radiación, trae consigo una serie de
retribuciones, mucho más que la física del proceso térmico involucrado. También incluyeron
la metalurgia del acero, la química y la física de la atmósfera en el área de medición, las
experiencias pasadas, la capacitación en mantenimiento de la gente de instrumentación y el
costo y la esperanza de vida de los sistemas de termómetros que se están buscando. Estas son
algunas circunstancias donde utilizar termómetros de radiación debe ser la primera
consideración:

- Objetivos en movimiento: Por ejemplo, la medición de la temperatura en una pieza


de acero durante un proceso de laminación
- Necesidad de respuesta rápida: por ejemplo, la medición de las temperaturas de
acabado en un laminador de bandas en caliente donde es necesario monitorear tanto
la reducción de la temperatura como la temperatura de las marcas de deslizamiento.

- USO DE TERMOMETROS DE RADIACIÓN EN LA FABRICACION DEL


ACERO

- En un horno abierto

Los termómetros de radiación han sido usados en dos áreas de un horno abierto:
Temperaturas del techo y temperaturas del acero fundido. Un problema continuo en
los hornos abiertos es mantener la temperatura del techo, por la pared posterior, por
debajo del punto de fusión de los refractarios. Se han utilizado tres enfoques basados
en sensores: un termopar a base de platino que se proyecta a través del techo, un
termómetro de radiación que mira hacia un tubo final cerrado que se proyecta a través
del techo con el termómetro que mira los refractarios a través de un espejo cerca del
fondo del tubo. Los dos primeros son realmente similares y ninguno mide la
temperatura de refracción. Más bien miden una temeperatura de volumen integrada
el cual esta relacionado de cualquier manera con la temperatura del techo. La tercera
tecnica tiene el visor del termómetro de radiación en el techo y es mejor, pero requiere
tanto una buena estimación de la emisividad refractaria como una compensación por
el reflejo de la llama. los hogares abiertos típicamente usan un aceite pesado como el
combustible que produce una llama intensamente radiante. Un termopar de superficie
empotrado y temporal durará lo suficiente como para generar una estimación de
emisividad. el problema de la llama se resuelve tomando las lecturas del termómetro
solo durante la inversión de la llama cuando los quemadores se apagan
momentáneamente.

- Horno de oxigeno básico

Los termómetros de radiación se han utilizado de forma experimental para medir


continuamente las temperaturas del acero fundido en el BOF, pero en este momento
no se está produciendo. Dado que BOF requiere conocer el contenido de carbono y
la temperatura, las lanzas auxiliares se utilizan actualmente para verificar de forma
intermitente los niveles de carbono y de temperatura en algunos recipientes. Las
temperaturas continuas del acero, usadas en combinación con una lanza auxiliar para
lecturas de carbón intermitentes, podrían resultar en un mejor control de BOF, por lo
que algunos comentarios están en orden sobre la termometría de radiación en el BOF.

 APLICACIONES DE LA TERMOMETRÍA DE LUMINISCENCIA

Las mediciones de temperatura en ingeniería abarcan una gran variedad de


aplicaciones y necesidades. Existen rangos de medición entre temperaturas
criogénicas y altas temperaturas. Los entornos pueden ser extremadamente duros y
los objetos que deben medirse pueden ser estacionarios o en movimiento. En
ingeniería mecánica, por ejemplo, las prácticas de medición de temperatura van desde
el simple monitoreo de la temperatura del agua dentro de un motor hasta mediciones
complejas como la medición de temperaturas de una soldadura, o las temperaturas de
los gases de la chimenea de humo desde una central eléctrica, o la distribución de la
temperatura en las superficies internas de motores de combustión interna. En otras
disciplinas de ingeniería se pueden encontrar amplios rangos similares de
aplicaciones de medición de temperatura. En respuesta a esto, se han desarrollado una
gran cantidad de métodos y dispositivos a lo largo de los años. Entre ellos, la
termometría de luminiscencia está ganando atención, en particular para las
mediciones en lugares a los que es difícil acceder con dispositivos de medición
tradicionales, así como en ambientes hostiles. De hecho, las aplicaciones de
ingeniería representan, con mucho, la fracción más grande de todas las aplicaciones
de termometría de luminiscencia, y se necesitaría un libro completo para revisarlas
todas en detalle.

 Recubrimientos de barrera térmica y ambiental

Los recubrimientos de barrera térmica y de barrera ambiental (TBC y EBC,


respectivamente) se utilizan para proteger los materiales estructurales cuando
operan en altas temperaturas, flujos de alta temperatura y ambientes de oxidación
térmica. Son de especial interés para la industria aeroespacial (componentes de
motores de turbina de gas), energía (componentes de generadores de energía
industriales y reactores nucleares), automotriz (componentes de sistemas de
escape de motores y turbocompresores) y tecnologías e industrias de petróleo y
gas (bombas, compresores) . Los TBC y los EBC no solo protegen los materiales
estructurales, sino que también facilitan las operaciones a temperaturas más altas,
lo que aumenta la eficiencia de los motores. En general, se supone que se puede
lograr un aumento del 1% en la eficiencia del motor con un aumento de 50 ° C en
la temperatura de encendido (la mejora del 1% en la eficiencia del motor reduce
los costos de combustible en aproximadamente $ 20 millones a lo largo del ciclo
de vida de una combinación de 400–500 MW ciclo, planta de energía industrial a
gas).

El estándar actual de la industria para los TBC es una zirconia estabilizada con
itrio primario-tetragonal (YSZ), pero algunos otros óxidos son de interés, como
el pirocloro 𝐴3+ 4+
2 𝐵2 𝑂7 óxidos (especialmente pirocloros de zirconato de tierras
raras) y Óxidos de fluorita 𝐻𝑓𝑂2, 𝐶𝑒𝑂2 y 𝑇ℎ𝑂2. Silicatos de tierras raras
(𝑅𝑒2 𝑆𝑖𝑂5 y 𝑅𝑒2 𝑆𝑖2 𝑂7 Re = Y, Gd, Lu) y (𝐵𝑎0.75 𝑆𝑟0.25) 𝐴𝑙2 𝑆𝑖2 𝑂8 se utilizan para
EBC. Todos estos óxidos se pueden dopar fácilmente con una pequeña cantidad
de iones lantánidos trivalentes para proporcionar una luminiscencia adecuada
para la detección de temperatura. El dopaje de recubrimientos no perturba las
propiedades de sus materiales, lo cual es de suma importancia para el rendimiento
de los TBC y EBC. Para activar la luminiscencia en TBC y EBC, se utilizan
principalmente 𝐸𝑢3+ , 𝐷𝑦 3+ y 𝑇𝑏 3+ , con 𝑆𝑚3+ en menor medida. Estos iones
tienen una gran diferencia de energía entre sus estados excitados y fundamentales,
por lo que su luminiscencia se detiene solo a las altas temperaturas a las que las
vidas del estado excitado experimentan una fuerte disminución de valor, como se
puede ver en la Fig. 9.6 para el caso de vida útil de 𝐸𝑢3+ YSZ dopada
(𝑌0.06 𝐸𝑢0.01 𝑍𝑟0.93 𝑂1.965 )5 𝐷0 nivel.

FIG 9.6 - Dependencia de la temperatura de la vida útil del estado excitado


𝐸𝑢3+5 𝐷0 en los materiales a granel y recubiertos de zirconia estabilizada con
itria (YSZ)

 APLICACIONES DE LA TERMOMETRIA A ESCALA NANO

Los sistemas electrónicos están presentes en nuestra vida cotidiana. En muchas


aplicaciones, han complementado o reemplazado funciones realizadas por otros
sistemas basados en principios mecánicos, electromecánicos, hidráulicos y
neumáticos, como es el caso de las aeronaves electrónicas modernas. Esto ha
mejorado la innovación y la competitividad en todos los sectores de la economía,
teniendo un impacto positivo en nuestras vidas. Otro factor responsable del éxito de
los sistemas electrónicos se basa en el hecho de que la interacción entre los sistemas
electrónicos y los humanos se ha enriquecido con la integración de una generación de
sensores inteligentes de bajo costo. Además de los teléfonos móviles inteligentes, esta
integración ha hecho posibles los dispositivos portátiles, lo que dará lugar a una nueva
familia de productos comerciales.
Los sistemas electrónicos, así como sus bloques constitutivos (Comunicación
inalámbrica, sensores y actuadores, gestión de energía e iluminación), deben cumplir
con varios requisitos con respecto a su diseño para la fabricación (proceso de
fabricación optimizado de todas las partes), confiabilidad (prototipado virtual) y
comprobabilidad (evaluación del sistema), como consecuencia de la nano /
microelectrónica actual. tendencias: miniaturización del dispositivo; aumento de la
frecuencia de operación; Y la integración heterogénea. La miniaturización del
dispositivo implica un aumento en la densidad de integración de las funciones
elementales (procesamiento de datos, gestión de la energía, capacidad de detección,
transmisión / recepción de la señal), pero también requiere una disminución de la
potencia manejada y disipada dentro de cada dispositivo a medida que aumenta el
flujo de calor. Sin embargo, a largo plazo, se observa que la tasa de crecimiento de la
densidad supera la tasa de disipación local, por lo que hay un aumento inevitable en
la densidad del calor disipado en el volumen en objetos producidos por la industria
electrónica, como se puede observar en Los dominios More than Moore. El aumento
de la frecuencia es una tendencia común en muchos sistemas electrónicos.

En este escenario, las mediciones de temperatura son cruciales para enfrentar los
desafíos relacionados con la gestión térmica del diseño, la confiabilidad y la
capacidad de prueba del sistema final. La temperatura es un parámetro que ayuda en
el diseño de muchos sistemas micro / nanoelectrónicos. Su monitoreo se utiliza para
evaluar el diseño de gestión térmica adoptado, para detectar fallas en el sistema
estudiado y para determinar información sobre su comportamiento eléctrico (por
ejemplo, extracción de FOM eléctrica en aplicaciones de alta frecuencia, o monitoreo
del comportamiento eléctrico desigual en dispositivos de potencia). Varios enfoques
han sido desarrollados de acuerdo con el monitoreo requerido.

TERMONOS DESCONOCIDOS
REFERENCIAS

DeWitt, D., & Nutter, G. (1988). Theory and practice of Radiation Thermometry. New York: WILEY
& SONS.
Dramicánin, M. (2018). Luminescence Thermometry: Methods, Materials and applications.
Cambridge: ELSEVIER.
Hall, A. (1953). Fundamentals of Thermometry. Londres: unwin brthers limited.
Martínez, I. (2018). Obtenido de
http://webserver.dmt.upm.es/~isidoro/lab1/Thermometry/Thermometry.pdf
Richmond, J., & DeWitt, D. (1985). Aplications of Radiation Thermometry. Philadelphia: American
Society for Testing and Materials.
Royal Society of Chemistry. (2016). Thermometry at the nanoscale. Londres: Royal Society of
Chemistry.
Saunders, P. (2007). Radiation Thermometry Fundamentals and Aplications in the petrochemical
industry. Washington: Society for photo-optical instrumentations engineers.
ZyTemp. (2018). Obtenido de http://www.zytemp.com/infrared/thermometry_history.asp