Anda di halaman 1dari 174

1

PROFETIZA Y SANA A LOS ENFERMOS:


CÓMO CRECER EN PROFECÍA, PALABRAS DE CONOCIMIENTO,
SANIDAD Y EVANGELISMO CON PODER

MATTHEW HELLAND










(Versión pre-publicación)



















2

Profetiza y sana a los enfermos


© 2017 por Matthew Helland

Originalmente publicado en inglés en el 2017 como Prophesy and Heal the Sick:
How to grow in Prophecy, Words of Knowledge, Healing and Power Evangelism, por
Total Publishing and Media con ISBN: 978-1-63302-077-1
El nombre Matthew es traducido a Mateo en el texto de este libro.

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este libro puede ser reproducida
o transmitida de ninguna forma ni por ningún medio, electrónico o mecánico,
incluyendo fotocopias y grabaciones, o por un sistema de almacenamiento y
recuperación de información, sin permiso por escrito del autor.

A menos que se indique lo contrario, todas las Escrituras se toman de la Biblia
Sagrada, Nueva Versión Internacional, © 1973, 1978, 1984, 2011 by Biblica, Inc.

Otras traducciones usadas en este libro son:

RVC Reina Valera Contemporánea ® © Sociedades Bíblicas Unidas, 2009, 2011.

Reina-Valera 95® © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. RVR
1995

El texto bíblico indicado con «NTV» ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva
Traducción Viviente, © Tyndale House Foundation, 2010. Usado con permiso de
Tyndale House Publishers, Inc., 351 Executive Dr., Carol Stream, IL 60188, Estados
Unidos de América. Todos los derechos reservados.

The Living Bible copyright © 1971 by Tyndale House Foundation. Used by
permission of Tyndale House Publishers Inc., Carol Stream, Illinois 60188. All
rights reserved. The Living Bible, TLB, and the The Living Bible logo are registered
trademarks of Tyndale House Publishers.

Scriptures marked as "DHH" are taken from the BIBLIA DIOS HABLA HOY, 3RD
EDITION Dios habla hoy ®, Tercera edición © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966,
1970, 1979, 1983, 1996. Used by permission.

Version Reina Valera Actualizada, Copyright © 2015 by Editorial Mundo Hispano


ISBN:
E-book ISBN:

3



Endosos

“Al leer este libro, usted será inspirado, informado, y creo firmemente que recibirá
una impartición espiritual para hacer lo que Mateo describe en este libro”... “Cada
creyente que desea vivir en la plenitud del Espíritu Santo en nuestra generación
debe de leer este libro."” Dr. A.D. Beacham, Jr., Obispo I.S.P.I.. www.iphc.org

“Durante una conferencia, Mateo me dio un mensaje de Dios sobre mi pasado, mi
presente y mi futuro. Esto era a la vez conmovedor e inspirador porque me parecía
que sabía todo acerca de mí a pesar de que nunca habíamos hablado antes. Esto me
impacto profundamente y he estado experimentando los efectos positivos de sus
palabras, desde entonces. Usted ahora está sosteniendo su libro en sus manos. Este
preparado porque ¡sus palabras también pueden cambiar su vida!” - Attila Foris,
Pastora de la Iglesia Autónoma y Líder de la Luz KIT Movimiento Juvenil, Budapest,
Hungría, www.bpa.hu y www.kitinfo.hu

“Durante la Escuela de Profecía de Mateo Helland, fui liberado de todos mis
temores, resistencia y malestar de todas las experiencias anteriores que tenía
respecto a la profecía. Lo que dice sigue en línea con lo que Jesús dice y lo que hace
permanece en línea con el amor. Él dice que la profecía es todo acerca de Jesús y el
amor. Un sorprendente resumen de la diferencia que su enseñanza ha hecho en mi
iglesia: más de Jesús y ¡más de su amor! - Henno Smit, Pastor de Hart van Osdorp,
Ámsterdam, Países Bajos www.hartvanosdorp.nl

“Profetiza y sana a los enfermos es la vida de Mateo escrito en papel. Cada
capítulo, historia y principio es práctico, autentico y extremadamente necesario.
He visto a Mateo haciendo estas cosas mientras lo aprendo yo mismo. No solo un
libro para leer………sino un libro para leer y hacer. Nike ¡Solo hazlo! - Patrick van
der Plaat, Pastor de Dianella Iglesia del Nazareno, Perth, Australia
www.nazarene.org.au

“Solía bromear acerca de que el mío era un ministerio sin profeta. Sin embargo,
todo cambio una vez que pase un par de horas con Mateo Helland. Me enseñó a
activar el don de la profecía en mi vida. Su mensaje es sencillo y sus métodos son
innovadores. Si tú quieres descubrir cómo aprovechar el poder de la profecía, ¡lee
este libro!” Daniel King, Evangelista, Tulsa, OK, USA www.kingministries.com

“A través de los años hemos traído a Mateo para enseñar en el Instituto de
Liderazgo Heroico de la Viña sobre el ministerio profético y la oración sanadora.
Ha sido consistentemente uno de los maestros favoritos de nuestros estudiantes. Él
es un pastor de corazón. Lo he visto tomar tiempo durante las activaciones y
4

entrenamientos para abordar las barreras de la adicción, el abuso y la identidad


antes de continuar avanzando con su entrenamiento de poder. Este libro le
inspirará a asumir riesgos y a orar, pero también a ser amado y dar amor de una
manera más auténtica y extravagante. Gracias por ser autentico y verdadero
Mateo”. Jenna Stepp, HLI / Vineyard Apoyo a la Peregrinación y Co-Liderazgo de
Saltwater Vineyard, Maine, Estados Unidos www.godogreatthings.com

“Ha sido extraordinario ver cómo rápidamente la gente se motiva y activa para
salir y animar a otros con palabras de Dios durante los tiempos en que Mateo ha
enseñado su Escuela de Profecía en nuestra iglesia. ¡Recomiendo ampliamente este
libro! Viene de un hombre cuyo corazón tiene hambre de Dios y vive lo que escribe.
Le va a inspirar y motivar para salir y crecer en las cosas de Dios”. Pieter Jan van
der Worlf, Pastor de la Iglesia de la Luz de la Ciudad, Alkmaar, Países Bajos
www.citylighttalkmaar.nl

"Mateo Helland es un practicante talentoso y un entrenador práctico que le
inspirará a creer que Jesús puede hacer más de lo que sabía que era posible.
Profetiza y Sana a los Enfermos te dará enseñanza práctica, herramientas útiles y
practicas e historias que le impulsaran a salir y ¡ver cosas asombrosas!” -Putty
Putman, Director Fundador de la Escuela del Ministerio del Reino y Pastor de
enseñanza en La Viña de Illinois central, Urbana, IL, EEUU
www.thevineyardchurch.us







5


Reconocimientos

Gracias a mis padres, Dean y Penny, así como a Aarón y Michelle, mi
hermano y hermana. Gracias a ustedes tuve una infancia tan maravillosa, y hasta el
día de hoy todos ustedes son ejemplos de amor, sacrificio y fe. Quería ser un
predicador como mi papá y mi hermano mayor, y es un honor seguir sus pasos.

Gracias a las iglesias y al liderazgo de la Iglesia Internacional de Santidad
Pentecostal. Gracias a Bob Cave por decirme que vaya a Europa y “!haga lo que el
Espíritu Santo le diga que haga!" Nos sentimos honrados de ser parte de la familia
de la I.S.P.I.

Gracias a Bruce Foster, que fue mi mentor en lo profético. Gracias por
decirme: "El mismo Espíritu Santo que tengo, tú lo tienes también. ¡Solo hazlo!"

Gracias a John Wimber, que me enseñó que "todo el mundo puede jugar" y
que todos podemos hacer "las cosas".

Gracias a Oral Roberts, quien obedeció el mandato de Dios de "Levantar a
sus estudiantes para escuchar Mi voz, ir a donde Mi luz es tenue, donde Mi voz
poco es escuchada, y Mi poder de sanidad no se conoce, aun hasta los límites más
extremos de la tierra. Su obra excederá la tuya, y en esto me complazco”. Me siento
honrado de ser alumno de la Universidad de Oral Roberts y seguir esta misión
Divina.

Gracias a Rene y Riske de Cock y a toda nuestra familia de la iglesia New Life
West. Nos encanta hacer que el amor de Dios sea tangible con ustedes en
Amsterdam Nieuw-West.

Gracias, Femke, por ser el amor de mi vida.

Gracias, Judá, Hannah, Leví y Benjamín por ser mis hijos. Los amo, y ser su
papá es la mayor alegría de mi vida.









6

Dedicatoria

Quiero dedicar este libro a mi esposa, Femke.
Eres el mejor regalo de mi vida.
Todo lo bueno en mi vida ha venido de ti y de Dios.
Gracias por ser como eres.




































7

Tabla de contenido

Prólogo por Dr. A.D. Beacham, Jr.

Introducción

Capítulo 1: Levantando una nueva generación de profetas

Capítulo 2: Tres Requisitos para el ministerio profético: amor, valentía y humildad

Capítulo 3: Cómo cultivar el ministerio profético

Capítulo 4: Cómo escuchar la voz de Dios

Capítulo 5: Cómo profetizar

Capítulo 6: Activaciones proféticas

Capítulo 7: Pautas para el ministerio profético

Capítulo 8: Cómo crecer en palabras de conocimiento

Capítulo 9: Cómo crear el futuro

Capítulo 10: Cómo hacer tangible el amor de Dios

Capítulo 11: Cómo sanar a los enfermos

Capítulo 12: Cómo crecer en la evangelización con poder

Conclusión: ¡Profetiza, sana a los enfermos y haz "las cosas"!

Apéndice A: Formulario de evaluación del ministerio

Notas finales





8

Prefacio
Dr. A.D. Beacham, Jr.
Obispo de la Iglesia Santidad Pentecostal Internacional

Durante más de una década he observado con alegría, y a veces con
asombro, el ministerio de Mateo Helland. Realmente debo agregar a su familia a
esta alegría: su esposa, hijos, hermano que ministra en Brasil, y sus padres.

He tenido la alegría de ver a Mateo y Femke llegar a sus vecinos y amigos
musulmanes. Lo han hecho con respeto y gracia, sin comprometer el evangelio.
Escuché la risa y vi la atención de niños cristianos y musulmanes mientras
aprendían acerca de la piedad a través de enseñanzas perspicaces y atractivas de la
Biblia.

A lo largo de los años he sido bendecido personalmente por palabras de
aliento y visión profética que me dio Mateo. Como nunca antes, vivimos en una
época en la que la mensajería instantánea y el video hacen posible comunicarse
fácilmente. Cuando veo un mensaje de Mateo, sé que escucho a un hombre que ha
pasado tiempo con Dios, un hombre que genuinamente me ama y busca lo mejor
para mí, un hombre que ha buscado determinar el momento de Dios en qué y
cómo, él debe hablar.

Ese regalo es algo que Mateo describe en este libro. Es parte autobiográfico
y parte instructivo. Esta es una lección para descubrir los dones del Espíritu Santo,
tomar el tiempo para desarrollarlos, y luego humildemente regocijarse dando
gloria a Dios por el despliegue efectivo de esos dones.

He leído muchos libros sobre el ministerio profético, muchos de los cuales
son referenciados por Mateo. Pero este libro es diferente. Este libro está escrito
desde el frente para enfrentar las necesidades desesperadas de la gente en la
cultura occidental, específicamente en Europa occidental.

Mateo está dedicando su vida para levantar una nueva generación dedicada
a Aquel que es "el camino, la verdad y la vida". Abiertos a la plenitud del Espíritu
Santo. Ellos entienden que Este Único es el Redentor. Ellos entienden que Este
Único es el amor que todos están buscando. Ellos saben que Este Único es Verdad.
Y saben que Este Único está tratando de revelarse a todos los que están sedientos
en un desierto espiritual moderno.

Lo que hace que este libro sea tan atractivo es la determinación de Mateo
Helland de ser "real". Él comparte sus miedos, la falta de conocimiento (y cómo
abordarlo), e incluso sus fracasos en el ejercicio de los dones espirituales. Hay una
alegre humildad que recorre este libro. Sin embargo, esta humildad no enmascara
9

la valentía genuina que se necesita para llegar a las personas. Serás inspirado,
informado, y creo firmemente que recibirás una impartición espiritual para hacer
lo que Mateo describe en este libro.

Este libro muestra a uno que está felizmente siguiendo al Uno. Este libro es
la vida real engranada con el conocimiento bíblico y el compromiso académico con
la cultura. Cada creyente que desea vivir en la plenitud del Espíritu Santo en
nuestra generación debe de leer este libro."



































10

Introducción

Escribo este libro no como un experto en todo, sino como un compañero
alpinista que se deleita en ayudar a otros a subir más alto. He aprendido que al
igual que la escalada de montaña, crecer en el ministerio profético y de sanidad es
mejor hacerlo en el contexto de una comunidad o familia. Es por eso que comparto
con alegría mis éxitos y fracasos; Creo que te animarán a crecer en tu capacidad
para oír la voz de Dios y en tu mover en el poder del Espíritu Santo.

Me apasiona la profecía porque me apasiona amar a Jesús y amar a la gente.
Cuando era un bebé, Jesús me sanó de parálisis cerebral, una enfermedad que los
médicos dijeron que probablemente me impediría hablar o caminar. Porque he
sido sanado por Su Espíritu, ahora es mi honor y privilegio hablar por Él y enseñar
a otros cómo pueden escuchar Su voz y moverse en Su poder.

La Biblia está llena de Escrituras exhortándonos a profetizar o a hablar por
Dios. El apóstol Pedro dijo que, si alguien habla, debe hablar como si estuviera
hablando las mismas palabras de Dios (vea 1 Pedro 4:11). También dijo acerca del
día de Pentecostés que en los últimos días Dios derramaría Su Espíritu sobre toda
carne y todos profetizarían (véase Hechos 2: 17-18). Jesús dijo que no debemos
preocuparnos cuando estamos delante de líderes, porque en ese momento el
Espíritu Santo nos dirá qué decir (ver Lucas 12: 11-12). Él nos dijo que cuando
habláramos, nuestras palabras serían sus palabras (10:16). El Apóstol Pablo
declara explícitamente “Empéñense en seguir el amor y ambicionen los dones
espirituales, sobre todo el de profecía"(1 Corintios 14: 1). Éstas son sólo algunas de
las escrituras que nos instan a profetizar y fluir en los dones Del Espíritu Santo.

Desafortunadamente, la profecía no siempre está presente en la Iglesia local
hoy en día, en parte debido a la falta de conocimiento o modelos de conducta
saludables que puedan demostrar y explicar el uso apropiado de los dones del
Espíritu. Relativamente pocas personas están dispuestas a enseñar y activar a
otros para que puedan aprender cómo moverse en el ministerio profético. A
muchas personas les gustaría, pero simplemente no saben cómo o están asustados
por la enseñanza incorrecta.

En los Países Bajos, a la gente le encanta consumir bebidas calientes en
vasos de plástico delgados. Lo hacen con portavasos que les permiten beber café o
té caliente sin quemarse. Considere este libro como un portavaso que puede usar
para disfrutar creciendo en el fuego del ministerio profético y sanador sin
quemarse innecesariamente. Cuando estoy entrenando en la profecía, mi objetivo
es crear un ambiente seguro donde las personas son desafiadas a salir y saber que
serán amorosamente animadas y corregidas cuando sea necesario. Este libro
contiene pautas para equipar a los creyentes a fin de que crezcan en la profecía
11

mientras los mantienen a ellos y a otros a salvo y seguros.



Además, las personas que crecen en el ministerio profético a menudo
comienzan a desarrollar otros dones del Espíritu Santo también. He
experimentado personalmente palabras de sabiduría, palabras de conocimiento,
sanidad, fe, lenguas, interpretación de lenguas, discernimiento de espíritus y
milagros en mi vida en diferentes momentos (ver 1 Corintios 12: 5-11).

Aunque cada don sobrenatural podría tener un capítulo (o un libro)
dedicado a él, he decidido concentrarme en la profecía, las palabras del
conocimiento, la sanidad y el evangelismo con poder. Estos son los dones en los
que me enfoco más cuando imparto una Escuela de Profecía (nivel 1).

He visto a iglesias enteras cambiar después de enseñar una Escuela de
Profecía. Escribo este libro no como un teólogo sentado en un sofá que
prácticamente no hace nada, sino como alguien que practica lo que enseña.

He sido privilegiado de enseñar este material en ciudades de todo el mundo
y se han visto resultados maravillosos. Este libro está lleno de ejemplos bíblicos e
historias modernas para inspirarte y equiparte para profetizar y sanar a los
enfermos.

Mi actitud con respecto al ministerio profético y de sanidad es: "Todo lo que
yo puedo hacer, tú puedes hacerlo mejor". Tengo esta mentalidad porque es la que
Jesús tenía. Leemos algunas palabras asombrosas en Juan 14:12 cuando Jesús dijo:
"Ciertamente les aseguro que el que cree en mí las obras que yo hago también él
las hará, y aun las hará mayores, porque yo vuelvo al Padre". Detente por un
momento para pensar en eso: Jesús dijo que haríamos las mismas obras que hizo e
incluso mayores. Él nos dejó Su Espíritu Santo para darnos el poder de hacer estas
cosas.

Me encanta ver a otras personas crecer en los dones del Espíritu Santo de
una manera bíblica y que da vida. Creo que este libro puede informar, inspirar,
equipar, activar y movilizar a hacer las mismas cosas que Jesús hizo - y aún
mayores. Los dones del Espíritu Santo no son sólo para individuos "especiales"-,
son para todos sus hijos. Los individuos que he entrenado han aprendido a
escuchar la voz de Dios, a hablar Sus palabras, y han podido ver muchas sanidades.
A su vez, ellos han activado a otras personas para profetizar y sanar a los enfermos.

Cerca del final de una conferencia profética de jóvenes en Budapest, un
joven tomó el micrófono y dijo: "Dios te dice: 'Te amo, te amo, te amo'".

En ningún pensé que sus palabras eran demasiado elementales o básicas. En vez de
12

eso, pensé: "Sí, él captó la esencia del ministerio profético". Se reveló el corazón
apasionado y amoroso del Padre Dios que anhela que Sus hijos lo conozcan como
Él realmente es. Le encanta hablar a través de nosotros”

Escuchar la voz de Dios es una parte habitual de seguir a Jesús (vea Juan 10:
3-4). Los principios bíblicos que comparto en este libro te ayudarán si deseas
crecer en el ministerio profético y de sanidad divina. Puedes crecer en ello si usas
los principios que expongo regularmente de una manera humilde y llena de amor.
Sin embargo, el ministerio profético no se trata de principios o pasos, sino de
desarrollar tu relación íntima con Dios. Cuando vivimos conectados con Jesús, la
profecía y los dones del Espíritu pueden ser normales y naturales. Buscamos su
presencia primero y sus regalos vienen después.

Espero que disfrutes este libro, pero aún más deseo que aprendas a
profetizar y sanar a los enfermos. Aprende a ver cómo Dios puede cambiar tu vida
y las vidas de las personas que te rodean cuando, humilde y audazmente, hables
Sus palabras y te muevas en el poder de Su Espíritu Santo.





















13


Capítulo 1
Levantando una nueva generación de profetas

"Oremos por el surgimiento de una nueva generación de líderes -profetas del molde
apostólico- líderes que puedan reunir de nuevo al pueblo de Dios en comunidades de
fidelidad radical". -Richard Foster.- Autor


(Profetizando a jóvenes líderes en Budapest, Hungría)

En 1978, Richard Foster se paseaba por una playa en Portland, Oregón,
cuando Dios literalmente tuvo una conversación con él.1 Durante esa conversación,
notó una gran roca en medio del agua que estaba siendo golpeada por las olas. Se
erguía como un baluarte de fuerza inconquistable.

Entonces vio un árbol antiguo que había sido golpeado por un rayo. El árbol
estaba muerto en el medio y sólo tenía unas pocas partes en el exterior que todavía
estaban vivas. Mientras miraba, Dios le dijo que la Iglesia en muchos lugares se
parece al árbol antiguo: muerto en medio con sólo pequeños restos de vida en la
periferia.

Luego se volvió y miró la roca fuerte golpeada por las olas y escuchó a Dios
decir, "Pero esa roca es lo que yo llamo la iglesia que yo quiero que sea”

Foster escribe: "Se me dieron instrucciones que asumo fueron de las
principales razones del encuentro: la orientación para orar por el surgimiento de
una nueva generación de líderes-profetas del molde apostólico. Líderes que
podrían reunir de nuevo al pueblo de Dios en comunidades de fidelidad radical”.2

Sigue describiendo a estos profetas diciendo:

14

"¿Cómo son estos profetas? Vienen de todas las clases y categorías de


personas. Algunos son educados; otros son analfabetos o muy poco letrados.
Algunos vienen de iglesias y denominaciones organizadas; otros vienen de fuera de
estas estructuras. Algunas son mujeres; algunos son hombres; algunos son niños.

Son personas que aman a Jesús con todo su corazón. Todos ellos evidencian
el llamado de Dios a sus vidas y la mano de Dios sobre sus ministerios. No tiene
importancia para ellos quién está al frente, qué recibe la atención, o qué se
recuerda en los anales de la historia.

En su mayor parte son insignificantes e irrelevantes incluso en el mundo de
la religión. No es que carezcan de influencia; es que el lugar de influencia es visto
como algo sin importancia... A la cuenta humana normal son pequeñas personas,
pero en el Reino de Dios son verdaderamente las grandes. Son los herederos
espirituales de Débora y Elías, de Amós y Jeremías, de Pablo y de las hijas de Felipe.

Bajo su liderazgo y por el poder del Espíritu Santo, el pueblo de Dios se une
una vez más. (Estoy hablando no organizacionalmente sino orgánicamente).
Estamos siendo testigos en nuestros días de una gran cantidad de niños, mujeres y
hombres que se enganchan en un orden diferente de realidad y poder". 3

Foster tuvo este encuentro en 1978. Nací en 1979. Cuando leo sus palabras,
veo mi propio deseo de ser un profeta del molde apostólico que reunirá al pueblo
de Dios en comunidades de fidelidad radical. Me apasiona llegar a los perdidos,
hacer discípulos, levantar nuevos profetas y comunidades que cambian la vida
donde conocer a Dios y escuchar de Él es normal.

En el capítulo tres del primer libro de Samuel, leemos la historia de Dios
levantando a un niño llamado Samuel para convertirse en un profeta. Debido al
pobre liderazgo espiritual en Israel del sumo sacerdote Eli y sus hijos, era raro que
la gente oyera la voz de Dios o tuviera visiones espirituales.

"Samuel, que todavía era joven, servía al Señor bajo el cuidado de Elí. En esos
tiempos no era común oír palabra del Señor, ni eran frecuentes las visiones"
. (1 Samuel 3: 1)

Dios nunca quiso decir que era raro que Su pueblo oyera Su voz y viera sus
visiones. Todo lo contrario: Dios nos creó para poder oír Su voz porque Él es un
Dios que habla. El problema es que con demasiada frecuencia no estamos
escuchando, ya sea debido a la incredulidad o a un pobre liderazgo espiritual. Para
muchos, escuchar la voz de Dios o tener visiones de Él es irreal o imposible. Ellos
carecen de la comprensión y las herramientas para desarrollar una relación
15

dinámica con Dios.



Dios nunca quiso que fuera raro para Su pueblo oír Su voz, y ver visiones de Él.

La Biblia enseña que cuando la gente no conoce a Dios Él levanta profetas. En 1ª
Samuel, leemos que Dios no sólo levantó a un profeta, sino a grupos de profetas. “Y
envió mensajeros para que lo llevaran a su presencia; pero al llegar, vieron a un
grupo de profetas dirigidos por Samuel, que estaban profetizando. Entonces el
Espíritu de Dios vino sobre los mensajeros, y también ellos comenzaron a profetizar".
(1 Samuel 19:20 RVC)

Personalmente, he sido testigo de que la intención de Dios no es
simplemente levantar a un profeta individual, sino comunidades de profetas que
regularmente profetizan y pueden activar a otros para que aprendan a escuchar y
reconocer la voz de Dios para sí mismos y para los demás.

En 1ª Samuel 10: 10-11, se lee: " En efecto, al llegar Saúl y su criado a
Guibeá, un grupo de profetas les salió al encuentro. Entonces el Espíritu de Dios
vino con poder sobre Saúl, quien cayó en trance profético junto con ellos. 11 Los
que desde antes lo conocían, al verlo profetizar junto con los profetas, se
preguntaban unos a otros:
―¿Qué le pasa a Saúl hijo de Quis? ¿Acaso él también es uno de los profetas?"

No es la voluntad de Dios que solo una o dos personas "especiales" puedan
profetizar, sino que todos puedan profetizar. Pablo escribe: "Podéis profetizar
todos, uno por uno, para que todos aprendan y todos sean exhortados
". (1 Corintios 14:31 RVR 1995)

En Los Hechos leemos: “En los postreros días —dice Dios—, derramaré de
mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;
vuestros jóvenes verán visiones y vuestros ancianos soñarán sueños; y de cierto
sobre mis siervos y sobre mis siervas, en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y
profetizarán". (Hechos 2: 17-18)

Aquí vemos que la promesa es para todas las personas -hombres, mujeres,
jóvenes, viejos, pobres, ricos, etcétera- a todos sobre los que Dios derrama Su
Espíritu. El nuevo pacto que Dios hizo con Su pueblo fue para que todos pudieran
conocer a Dios (ver Jeremías 31: 33-34).

Yo tenía doce años cuando comencé a profetizar en un grupo de hogar. Mi
padre, que era también el pastor, estaba lleno de buenas intenciones cuando me
detuvo porque sentía que yo era demasiado joven para profetizar. A pesar de que
crecimos en una iglesia que creía en los dones del Espíritu Santo y la profecía;
16

todavía era visto como misterioso y eventualmente peligroso. Mucha de esta


actitud tenía que ver con la falta de conocimiento y de experiencias prácticas y
positivas en cuanto a ministrar proféticamente.

Sin embargo, en 1ª Corintios 14: 1, Pablo dice que debemos "Seguid el amor
y procurad los dones espirituales, pero sobre todo que profeticéis". Nuestra actitud
debe ser de anhelar los dones espirituales, especialmente el de profecía. La Biblia
nos anima a profetizar de una manera apropiada y ordenada (1 Corintios 14:40).

En 2010, cuando los dones del Espíritu Santo comenzaron a funcionar
regularmente en mi vida, me encontré dudando. ¿Fue la voluntad de Dios que yo
profetizara? ¿Era lo que yo sentía algún truco del diablo, o tal vez sólo mi propio
deseo orgulloso? Entonces leí la palabra de Pablo diciendo que anhelemos los
dones espirituales y escribí en mi diario: "¡DIOS, QUIERO PROFETIZAR, ¡QUIERO
SANAR A LOS ENFERMOS!"

A la mañana siguiente estaba en Facebook charlando con alguien cuando me
sentí llevado a preguntarle, "¿Tienes dolor en tu pie derecho?

Él preguntó: "¿Cómo lo sabías?"

Levanté el teléfono y lo llamé. Todo el dolor en su pie desapareció en el
momento en que oré por él.

Dios quiere que deseemos los dones del Espíritu, especialmente la profecía.
Sin embargo, hay algunos obstáculos formidables que pueden evitar que
crezcamos en el ministerio profético.

Los obstáculos para desarrollar el ministerio profético:

# 1 Una visión mundial no bíblica
Una razón por la que muchos creyentes no experimentan una relación
dinámica con Dios es que su cosmovisión se basa más en las ideas de la Ilustración
del siglo XVIII que en la Sagrada Escritura. Cuatro grandes ideas de ese tiempo son
el ateísmo (o deísmo), el racionalismo, el materialismo y el individualismo. 4

El ateísmo o el deísmo es la idea de que Dios no existe, y que si lo hace, no
está involucrado en nuestra vida cotidiana. Esencialmente es más como un creador
que, tal como un fabricante de relojes, puso las cosas en movimiento, pero que no
está ya involucrado con su creación.

El racionalismo dice que, si no puedes explicar racionalmente algo, no debes
confiar en ello. El racionalismo descarta todos los milagros bíblicos y modernos (el
17

nacimiento virginal, el salvador resucitado, la sanidad divina, etc.). Las personas


que suscriben un punto de vista puramente racionalista presuponen que vivimos
en un sistema cerrado del mundo en el que lo sobrenatural no existe y no puede
existir.

El materialismo dice que “sólo lo que puedes experimentar con tus cinco
sentidos existe.” En muchos funerales a los que he asistido en los Países Bajos
nunca mencionan nada sobre la vida después de la muerte, ya que el materialismo
implica que una vez que una persona muere, todo ha terminado.

El individualismo es la idea de que lo más importante es que creas en ti
mismo por encima de cualquier otra persona o idea. Este individualismo, llevado al
extremo, engendra no sólo el orgullo, sino la codicia, el egoísmo y todos los tipos de
quebrantamiento que nuestro mundo experimenta hoy.

Las culturas occidentales son mucho más adherentes a la Ilustración que a
las enseñanzas de la Biblia, incluyendo a muchos cristianos que sin saberlo han
comprado estas ideas. Sus creencias básicas no provienen de la Biblia, sino de su
cultura.

La Biblia revela a un Dios personal que desea interactuar con nosotros
diariamente y está íntimamente familiarizado con cada detalle de nuestras vidas,
incluyendo el número mismo de cabellos en su cabeza (ver Lucas 12: 7). Enseña
que usar nuestros cinco sentidos es importante, pero hay mucho más de lo que
nuestros sentidos físicos pueden experimentar o entender (ver Efesios 3:20).
Enseña que hay una dimensión espiritual de nuestro ser, y es a través de nuestros
espíritus que podemos conocer personalmente a Dios y aprender a usar nuestros
sentidos espirituales, así como los físicos. También explica que, aunque sea
importante tener una imagen de sí mismo sana, el propósito de nuestra existencia
es vivir en comunidad con Dios y con los demás. Ningún hombre es una isla, y todo
el mundo anhela un amor perfecto e incondicional que sólo se puede encontrar a
través de conocer a Jesucristo. Conocer a Jesús despierta el elemento sobrenatural
en nuestras vidas que hace que vivir para Dios sea natural y sobrenatural.

Barrera # 2 Malentendido entre la profecía en el
Antiguo Testamento y en el Nuevo Testamento
Otra fuente de malentendido es que la gente confunde la profecía del
Antiguo Testamento con la profecía del Nuevo Testamento. En el Antiguo
Testamento, los profetas generalmente declaraban juicio, y si cometían un error,
podrían ser apedreados (ver Deuteronomio 18: 20-22). En el Nuevo Testamento, la
profecía es principalmente a los creyentes… fortaleciendo, alentando y
consolándose unos a otros. Ahora no hay pena de muerte colgada en los cuellos de
aquellos que no profetizan con precisión. Sin embargo, toda palabra profética debe
18

ser evaluada y probada para determinar lo que es de Dios y lo que no es (ver 1


Corintios 14:29, 1 Tesalonicenses 5: 19-22).

No entender la diferencia entre el Antiguo y el Nuevo Testamento es una
barrera común que impide que las personas crezcan en el ministerio profético.
¿Quién va a profetizar si tiene miedo de cometer un error y ser apedreado como un
falso profeta? ¿Cómo puede una persona desarrollarse en este ministerio si no
tienen un paradigma sólido para la profecía del Nuevo Testamento? Este libro es
un intento de establecer una estructura sólida y bíblica para desarrollar el
ministerio profético

Cuando las personas profetizan, predican o evangelizan usando un
paradigma del Antiguo Testamento, pueden ser altamente destructivas. La
comprensión de la gracia y el Evangelio de Jesucristo es extremadamente
importante para aquellos que hablan las palabras de Dios. El Evangelio no se trata
de cambiar su comportamiento exterior o apariencia, sino que su corazón sea
transformado por el amor y la gracia de Dios. La profecía nunca debe destruir a la
gente o a una iglesia. Debe servir para edificar la Iglesia (ver 1 Corintios 14: 4).

Definitivamente hay momentos en que Dios puede usar a alguien para traer
palabras de advertencia y corrección a un individuo o a una iglesia. Sin embargo,
estas palabras deben estar casadas con esperanza y vida. En Apocalipsis capítulos
dos a tres, Jesús trae palabras de corrección a siete iglesias en Asia Menor. Todas
estas palabras se tejen junto con palabras de estímulo y promesas de las
recompensas que Dios tiene para ellos si le obedecen. El ministerio profético nunca
debe traer la condenación o la muerte a los individuos, por el contrario, debe traer
esperanza y vida incluso si hay palabras de corrección involucradas.

Como padres de nuestros hijos, regularmente les traemos corrección en el
contexto de una relación profunda y amorosa. Nadie más puede corregir a mis
hijos como mi esposa y yo podemos porque nadie más los ama como nosotros. La
corrección de los hijos de otras personas no siempre es buena o efectiva debido a
la falta de relación. Disciplinar sin una relación puede llevar a la rebelión. Por eso
es mejor centrarse en la forma más básica del ministerio profético
(fortalecimiento, aliento y consuelo) para todos los que desean crecer en este
ministerio vital.

Barrera # 3 Malentendido en cuanto a lo que la profecía abarca
La profecía no es sólo predecir el futuro, sino también decir lo que Dios
piensa acerca de una persona o situación. La profecía predictiva predice. La
profecía que declara los pensamientos e intenciones del corazón de Dios y la
revelación de Su voluntad para una situación, una persona, un lugar o una
situación se conoce como narración. Puede ser muy similar a la predicación. 5De
19

hecho, el primer manual protestante sobre predicación escrito en 1592 por


William Perkins fue llamado, "El arte de profetizar".6

La profecía no es sólo una predicción del futuro, sino también decir lo que
Dios piensa de una persona o situación.

Profetizar es comunicar el corazón de Dios a través de nuestras palabras y
hechos. Dios puede hablar del presente, pasado o futuro. Hay diferentes niveles de
ministerio profético, y aunque no todo creyente es un profeta, cada creyente puede
aprender a escuchar la voz de Dios y hablar Sus palabras. Cada creyente puede y
debe alentar, fortalecer y consolar a otros con palabras de Dios (ver 1 Corintios 14:
3). La profecía tiene que ver con conocer y conectarse con el corazón de Dios. Toda
verdadera palabra profética estará alineada entonces con Su Palabra escrita en La
Biblia.

Ser capaz de experimentar la voz y el poder de Dios es verdaderamente
cambiante. Todo cambia cuando la oración ya no es una obligación religiosa, sino
una conversación de dos vías con Dios. Él siempre está hablando de muchas
maneras. Es maravilloso aprender cómo podemos conectar con Él diariamente.


(La profecía trata acerca de conectarse con el corazón paternal de Dios.)

La profecía en la Escritura trata acerca de conocer y ver a Dios. Proverbios
29:18 dice que el pueblo de Dios perece por falta de revelación o visión profética.
Una versión holandesa en realidad traduce Proverbios 29:18 como: "El pueblo de
Dios perece por falta de profecía" (Países Bajos, NBV). Evidentemente, el pueblo de
Dios no está perdiendo porque no predice el futuro; está perdiendo porque sabe de
Dios, pero no lo conoce. Como dice Oseas 4: 6, "Mi pueblo perece porque no me
conocen" (NTV).

La profecía en el sentido más amplio es simplemente escuchar, ver, percibir
20

y conocer a Dios y, a veces, decirles a otros lo que hemos oído y visto de Jesús (ver
Apocalipsis 19:10). La profecía es una parte normal del desarrollo de una vida sana
de oración. Hablamos con Dios y Él nos habla. Escuchar la voz de Dios y hablar Sus
palabras (profecía) debe ser normal para cada creyente.

Barrera # 4: Miedo de los Dones del Espíritu Santo y la Enseñanza Falsa
"¿Quién de ustedes que sea padre, si su hijo le pide un pescado, le dará en
cambio una serpiente? 12 ¿O, si le pide un huevo, le dará un escorpión? 13 Pues, si
ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el
Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan!"
Lucas 11: 11-13

Recuerdo una ocasión en que estaba enseñando a algunos adolescentes
sobre el Espíritu Santo. Cuando usé la frase “Espíritu Santo”, empezaron a hablar
de fantasmas y cosas a las que les tenían miedo. Sabía que tratar al Espíritu Santo
de esta manera les haría incapaces de fluir en Sus dones, así que les mostré que Él
sólo da buenos regalos. Nunca debemos temer nada que verdaderamente venga del

Espíritu Santo. Cómo parte de Sus propósitos en la tierra, Él vino a consolarnos, a
enseñarnos y a fortalecernos (ver Juan 14:16, 26 y Hechos 1: 8).

Un joven me dijo que ninguna de las cartas de Pablo menciona nada
sobrenatural. Dijo que los milagros, señales y prodigios probados ya no son para
hoy. Entonces le mostré capítulos enteros en las epístolas de Pablo que nos
instruyen a crecer en los dones del Espíritu Santo y a usar las señales y maravillas
para compartir nuestra fe.

Le habían enseñado que Dios no hace nada sobrenatural porque tenemos la
Biblia. Esta falsa enseñanza se basa en las experiencias de la gente que nunca ha
visto a Dios hacer algo sobrenatural. Es incorrecto fundamentar una enseñanza
sobre nuestra experiencia y no sobre lo que enseña la Biblia.

La gente puede temer los dones del Espíritu Santo debido a historias de
abusos y falsas enseñanzas propagadas por falsos maestros o profetas. Ellos tiran
al bebé junto con el agua sucia en que lo bañaron. Por favor, tire el agua sucia, pero
no se deshaga de los regalos del Espíritu sólo porque algunas personas han
abusado y han hecho mal uso de ellos.

Conducir un auto también puede ser peligroso. Aun así, seguimos
manejando los coches de una manera segura. Los dones del Espíritu Santo usados
de manera incorrecta pueden ser perjudiciales y peligrosos. Así que tenemos que
aprender a usarlos de una manera correcta. Como dijo Pablo: "Así que, hermanos
míos, ambicionen el don de profetizar, y no prohíban que se hable en lenguas. Pero
todo debe hacerse de una manera apropiada y con orden." (1 Corintios 14: 39-40)
21

Cada uno de nosotros tiene la capacidad de caminar en los dones del Espíritu de
una manera vivificante y ordenada cuando lo hacemos con regularidad, amor y
humildad.

Barrera # 5 Pensar que tengo que sentir, escuchar o ver algo antes de
profetizar
No tenemos que trabajar en nuestras emociones, sentir la unción, hablar en
el lenguaje de la versión Reina Valera Antigua , o caer en trance para profetizar.
Todos los dones de Dios -incluyendo la salvación, la sanidad, las lenguas, las
palabras del conocimiento y la profecía- actúan por fe. (véase Efesios 2: 8-9)

Podemos estar hablando las mismas palabras de Dios, pero no tenemos que
ser raros haciéndolo. Debemos hablar confiando en que Dios inspirará nuestras
palabras (ver 1 Pedro 4:11). Hablar las palabras de Dios debe ser normal.
Simplemente empiece orando por la gente de una manera que la fortalezca, anime
y consuele. Todo el mundo puede profetizar en este nivel básico.

Un líder de una gran iglesia pentecostal me dijo que sólo podía profetizar al
final de las reuniones. Esto es cuando podía sentir la unción y su fe era alta. Sin
embargo, la Biblia dice que operamos por fe, y no por lo que vemos o sentimos (ver
2 Corintios 5: 7). Podemos abrir nuestras bocas y confiar en Dios para llenarlas
(ver Salmos 81:10). Cuando abrimos nuestras bocas, la profecía puede comenzar
como un pequeño chorro de un grifo, pero a medida que continuamos puede
comenzar a fluir como un río.

Smith Wigglesworth estuvo una vez en una reunión de la iglesia donde,
después de estar orando en silencio, comenzó a hablar las palabras de Dios con
fluidez y facilidad, como si un fuego líquido fluyera de sus labios. Los líderes al final
del servicio comentaron: "Qué rápido te mueve el Espíritu, ¿cuál es tu secreto?, por
favor dinos." Quedaron sorprendidos por su contundente respuesta: "Bien,
veamos, esto es así: Si el Espíritu no me mueve, yo muevo al Espíritu. "7

Como John Booth, fundador del Ejército de Salvación, dijo: "No estoy
8
esperando un mover de Dios, yo soy un mover de Dios”.

Pablo dijo que el "espíritu de los profetas está bajo el control de los
profetas" (ver 1 Corintios 14:32). Esto significa que somos los que iniciamos la
profecía. Si esperamos a que Dios venga y obligue a nuestra lengua a moverse,
nunca hablaremos.

Si decimos que creemos en la profecía o sanidad y nunca profetizamos o
sanamos a los enfermos, probablemente no creemos que podamos. La creencia sin
acciones está muerta (ver Santiago 2:17). Lo que una persona hace muestra lo que
realmente cree y no sólo lo que dice.
22


Para moverse en el Espíritu, no necesitamos un ángel que se siente sobre
nuestra cabeza ni ninguna manifestación sobrenatural que tenga lugar.
Wigglesworth dijo una vez: "No me conmueve lo que siento, no me conmueve lo
que veo, sólo me emociona lo que creo, no entiendo a Dios por los sentimientos,
9
entiendo a Dios por lo que dice la Palabra acerca de Él. "

Por medio de la fe en Dios y en su palabra, podemos profetizar y sanar a los


enfermos. La Biblia nos enseña a sanar a los enfermos y a estar deseosos de
profetizar (ver Mateo 10: 8 y 1 Corintios 14:39). No tenemos que esperar por un
sentimiento o señal. Simplemente damos el paso y comenzamos a hablar mientras
confiamos en nuestro Padre Celestial para que, junto con nosotros, tome el volante.
Es más fácil manejar un coche en movimiento que uno parado.

Abre tu boca y confía en Dios para llenarla. Confía en que, si le pides pan a
Dios, Él no te dará una piedra. Confía en Él para que pueda hablar a través de ti.

Todos pueden jugar

Cualquier padre se sentiría decepcionado al encontrar almacenados en un
armario todos los regalos de navidad y cumpleaños que compró para su hijo, sin
haber sido nunca tocados por el niño. Dios tiene muchos regalos "espirituales"
para que los usen Sus hijos, pero éstos no los están abriendo ni jugando con ellos.
Los dones del Espíritu Santo son para todos sus hijos, y como John Wimber solía
decir, "todos pueden jugar". Todo el mundo puede profetizar, sanar a los enfermos,
recibir una palabra de conocimiento, expulsar demonios, etc. (ver Marcos 16: 15-
18).

Los dones del Espíritu Santo son regalos. No dependen de que ganes puntos
o seas "bueno". Ellos nos son dados por gracia, que recibimos y usamos por fe (ver
Efesios 2: 8-9). Nosotros profetizamos porque Dios ama hablar a la gente a través
de nosotros.

Romanos 12: 6 en la traducción viva en inglés lo explica así: "Si Dios te ha
dado la habilidad de profetizar, profetiza siempre que puedas, siempre que tu fe
sea lo suficientemente fuerte como para recibir un mensaje de Dios" (TLB).

Cuando desarrollé este don (junto con Dios) en mí, aprendí a desear
profetizar siempre que puedo y con la mayor frecuencia posible. Me encanta
recibir una palabra o una imagen del Señor para mi vida y para la vida de los
demás. No tenemos que provocar emociones o sentir algo especial para profetizar.
Podemos abrir nuestras bocas por la fe y entregar una palabra vivificante de Dios a
alguien.

23

Si un centenar de personas se presentaran delante de mí, podría confiar en


que Dios pudiera capacitarme para profetizar sobre todas ellas. Sin embargo, yo
preferiría entrenar a otras cinco personas para que pudiéramos servir cada uno a
veinte personas en lugar de una persona que profetiza a más de cien. Como Samuel
y Elías, me apasiona entrenar escuelas o grupos de creyentes para que puedan
profetizar.

También puedes escuchar la voz de Dios y hablar sus palabras. ¡Puedes
profetizar! ¿Qué te está obstaculizando?

Escuelas de Profecía

En 2010, dirigí mi primera Escuela de Profecía en el sur de Oklahoma junto
con un profeta experimentado. Me sorprendió ver cómo grandes grupos de
personas de todas las edades comenzaron a profetizar audaz, precisa y
bíblicamente. Desde esa primera Escuela de Profecía, he dirigido escuelas similares
en lugares como Ámsterdam, Budapest, Barcelona, Oklahoma, Nueva Inglaterra,
República Checa, Kiev, México y California. He visto a cientos de personas activadas
y creciendo en un ministerio profético preciso y vivificante.

El don de la profecía, como cualquier otra habilidad, es algo en lo que
crecemos practicando. Si tú quieres encestar la bola de baloncesto con certeza,
debes pasar cientos de horas practicando. Si quieres profetizar con regularidad y
precisión, debes orar regularmente, estudiar la Biblia, ayunar y profetizar. Tu
identidad debe estar anclada en el Evangelio, y tu mente debe estar llena de la
Escritura porque lo que está dentro de ti saldrá. También debes estar abierto a la
retroalimentación.

Como he mencionado antes, creo que Dios quiere levantar equipos de
profetas. Ahora tengo un grupo cada vez mayor en mi teléfono llamado Profeten
("profetas" en holandés). Este es un grupo de más de veinte individuos en los
Países Bajos y todos ellos tienen un fuerte don profético. Si necesito un equipo de
ministerio itinerante, puedo pedirles ayuda.

Los profetas no están llamados a estar escondidos solos en las cuevas, sino a
trabajar y servirse unos a otros en grupos o equipos. No para competir entre sí,
sino al contrario, para complementarse. Como los profetas Judas y Silas, deben
alentar y fortalecer a las iglesias (ver Hechos 15:32). Tienen que equipar a los
creyentes para profetizar y poder escuchar la voz de Dios por sí mismos.

En febrero de 1959, Jesucristo visitó a Kenneth Hagin durante una hora y
media. Jesús le dijo: "Yo no puse a los profetas en la Iglesia para guiar a la Iglesia
del Nuevo Testamento: Mi Palabra dice: "Porque todos los que son guiados por el
24

Espíritu de Dios son hijos de Dios."(Romanos 8:14) Ahora bien, si me escucháis, os


enseñaré a seguir mi Espíritu, entonces quiero que enseñéis a mi pueblo a ser
guiados por el Espíritu”.10

No es saludable si un creyente es demasiado dependiente de un profeta, un
consejero, un pastor o un líder que proporcione la dirección de Dios. Cada uno
puede aprender a ser conducido primeramente por el Espíritu de Dios dentro de
nosotros y a través de la Escritura. No buscamos primero a los profetas para
dirigirnos en nuestras vidas. Miramos a Dios primero y secundariamente a otras
personas que lo conocen y confirmarán lo que Él habla a nuestros propios
corazones. Como Hagin dijo una vez: "No edifiquéis vuestra vida en profecías, no
guieis vuestras vidas por profecías, edificad vuestra vida en La Palabra, dejad que
esas otras cosas sean secundarias, poned primero la Palabra de Dios".11

El objetivo del ministerio profético: Conocer a Jesús y darlo a conocer

La gente me pregunta frecuentemente, "¿Tiene Dios una pareja para mí?"

Aprendí a responder a esta pregunta diciendo algo como: "Veo a alguien con
quien puedes tener un futuro asombroso, que cambie tu vida con un gran amor
mutuo. Esta persona te ama tanto que voluntariamente sacrificó todo lo que tenía
por estar contigo. Su nombre es Jesucristo".


El objetivo del ministerio profético nunca es encontrar información o
conocimiento; se trata de conocer a Jesús (ver Apocalipsis 19:10).

Mateo 7: 20-23 describe el día del juicio cuando mucha gente declarará que
profetizaron, sanaron a los enfermos y echaron fuera los demonios. Si hacemos
todas estas cosas y sin embargo no le conocemos, Jesús contestará: "“Jamás los
conocí. ¡Aléjense de mí, hacedores de maldad!”

Existe el peligro de que la oración o la profecía se conviertan en solo nuestra
manera de usar a Dios para obtener cosas de Él.

Una vez me senté durante una hora en oración silenciosa y me sorprendí


pidiéndole información o un secreto que sería útil para mí. Yo quería algo de Él
para recompensar mi valiosa inversión de tiempo. En vez de eso, sentí que Él me
reprendía con suavidad diciendo: "Hijo mío, quiero que solo estés conmigo y me
disfrutes. No estés tan enfocado en hacer cosas, sino simplemente disfruta de estar
conmigo mientras disfruto de ti. "

Lo más grande que puedo obtener a través de la oración es Dios mismo. Si
tengo a Dios, entonces tengo todo lo que necesito (ver Salmo 23: 1 y Mateo 6:33).
25


En un mundo tan lleno de rupturas, división y respuestas vacías, la
humanidad anhela soluciones reales a nuestros problemas. Deseamos la totalidad,
el amor incondicional, la unidad, la alegría y la verdadera realización. Sin embargo,
perdemos nuestro tiempo y energía en busca de cosas que realmente no
necesitamos y que realmente no satisfacen.

Conocer a Jesús es la clave de la verdadera satisfacción en la vida. La
profecía no se trata de profecía, sino de conocer a Jesús.

Jesucristo ofrece todo lo que nuestro corazón desea. Sin embargo, el mundo
necesita ver individuos que encarnen esto en su vida cotidiana. Necesitan ver
ejemplos de personas que verdaderamente conozcan y vivan con Dios.

El objetivo de la profecía es conocer a Jesús y darle a conocer. Dios nos
llama a una relación viva con Jesús (ver 1 Corintios 1: 9). Crecemos en la profecía
siguiendo el ejemplo del Apóstol Juan de poner nuestra cabeza sobre el pecho de
Jesús (ver Juan 13:23).

El objetivo de la profecía es conocer a Jesús y darlo a conocer.

Dios, el amante más grande, desea compartir Sus secretos con nosotros. Y
acercándonos humildemente a Él por medio de la oración, la Escritura, la
meditación, el silencio y otras disciplinas espirituales es una forma en que
podemos colocar nuestras cabezas sobre el pecho de Jesús. Es a través de la
intimidad con Jesús que estamos facultados para hablar sus palabras a los demás.

Una joven en una iglesia me preguntó una vez, "¿Cómo haces eso?"

Le contesté: "Si tu madre te llama por teléfono, ¿podrías reconocer su voz?

-Sí, lo haría -respondió ella.

"Bueno, eso es lo mismo conmigo y con Jesús. Pasé mucho tiempo
escuchando Su voz y yo a menudo reconozco cuando Él quiere decirme algo para
mí o para los demás".

El objetivo de la profecía es conocer a Dios. Este es el corazón de la profecía
y los profetas están para vivir tan cerca de Dios que Sus palabras se conviertan en
sus palabras.

Dios quiere que una nueva generación de profetas se levante. No todo
creyente es un profeta, pero cada creyente debe ser capaz de experimentar la voz
26

de Dios y la dirección en su vida cotidiana. Escuchar la voz de Dios no es solo para


el interior de las paredes de la iglesia, sino para mejorar cada esfera de la sociedad.

Escuchar la voz de Dios cambia tu mundo

Cuando Amos Landers le preguntó a Dios qué debía hacer después de haber
perdido su trabajo, oyó a Dios decir: “¡Lava ventanas!”

Landers, en obediencia a la voz de Dios, inició un negocio que limpia
ventanas en negocios y rascacielos en ciudades importantes en los estados de
12

Oklahoma y de Kansas.

Otro amigo mío, el Dermatólogo Dr. Steven Smith, tuvo una sorprendente
manera de desarrollar un medicamento para las enfermedades de la piel. Su
esposa oyó el nombre de dos sustancias químicas, bromuro y níquel durante la
oración. Ella no sabía lo que eran, pero el doctor Smith sí. A través de muchas
investigaciones y pruebas científicas procedió a desarrollar una nueva medicina
llamada Lomalux. Esta medicina ha ayudado a miles de personas alrededor del
mundo a lidiar con la psoriasis, eczema y acné. 13

Frank Laubach y George Washington Carver son otros dos ejemplos de


hombres que han hecho una enorme contribución a la sociedad escuchando y
obedeciendo la voz de Dios. Laubach hizo un experimento con un cuaderno y una
pluma para escribir cada vez que sentía que Dios le hablaba. El determinó hacerlo
para ver si él podría vivir siempre en contacto constante con Dios. Su pequeño
experimento lo llevó no sólo a conectarse más profundamente con Dios, sino
también para desarrollar una alfabetización completa que ha ayudado a millones
14

de personas en todo el mundo a aprender a leer.

George Washington Carver era un hombre afroamericano que vivió durante


el siglo XIX en lo profundo del sur de los Estados Unidos. El revolucionó la
industria agrícola con su investigación científica e invenciones. Su secreto era su
relación con Dios. Una vez dijo “A mí me encanta pensar en la naturaleza como una
emisora ilimitada, en la que Dios nos habla cada hora si solo nos sintonizamos”.

Una vez tuvo la siguiente conversación con Dios: "Sr. Creador, muéstrame
los secretos de tu universo”.

-Pequeño -respondió Dios-, no eres lo suficientemente grande para conocer
los secretos de mi universo, pero te mostraré el secreto del cacahuete.

Carver pasó a inventar más de trescientos productos del cacahuete. Su
mayor pasión no era ganar dinero sino servir a Dios y a la humanidad.

Llamó a su laboratorio el “pequeño taller de Dios”; junto con Dios, hizo allí
descubrimientos que literalmente cambiaron el mundo agrícola de su tiempo. Fue
27

15

un inventor, un educador, un botánico y, lo más importante, un amigo de Dios.

William Wilberforce era otro hombre poderosamente utilizado por Dios.


Fue muy influyente en detener la esclavitud en el Imperio Británico. Un día tuvo
una conversación significativa con John Newton, un antiguo comerciante de
esclavos y autor del himno "Amazing Grace". Newton le dijo: "Dios te ha levantado
por el bien de la iglesia y el bien de la nación... Continúa en el Parlamento, quien
sabe si en un tiempo como este Dios te ha llevado a la vida pública y tiene un
propósito para ti ".16

La carrera política de Wilberforce estuvo muy influenciada por los
cuáqueros y por John Wesley, el fundador del movimiento metodista o de santidad.
Wilberforce fue una voz profética en el parlamento de Inglaterra que dio su vida
para abolir la esclavitud y cambiar su sociedad. Estados Unidos sufrió una guerra
civil para acabar con la esclavitud, pero un hombre influenciado por poderosos
movimientos cristianos de su tiempo encabezó el movimiento abolicionista de
Inglaterra.

Wilberforce tardó casi tres décadas en lograr su objetivo de abolir la
esclavitud. De hecho, sólo tres días antes de su muerte en 1807, el imperio
británico abolió la esclavitud gracias en gran parte a los esfuerzos inspirados por el
espíritu de Wilberforce.

Necesitamos profetas que revelen el corazón y el diseño de Dios para todas
las áreas de la sociedad, personas que hablarán en contra de temas como la
injusticia, la trata de personas y la pobreza. Necesitamos personas que serán una
voz para aquellos que no tienen voz y se atreven a ir donde nadie más quiere ir.

Me encanta la historia de Gladys May Aylward. Cuando era niña, Aylward
sintió que Dios la llamaba para pasar su vida en China hablando a la gente acerca
de Jesús. Al aplicar solicitud para ir allá con una misión cristiana, le fue negada
porque su formación académica era demasiado débil. Dijeron que ella nunca sería
capaz de aprender el idioma y no podría pasar los cursos bíblicos. También era
demasiado mayor para ser misionera.

Aylward creyó escuchar a Dios, sin embargo, y vendió todo lo que tenía para
comprar un billete de ida a China. Allí, ella ayudó al gobierno local a poner fin a la
fijación de pies, una práctica horrible que dejaba a las mujeres lisiadas de por vida.
Ella ayudó a detener los disturbios en la cárcel y fue una destacada defensora de
los pobres.

Adoptó personalmente a muchos niños huérfanos. Una vez que comenzó a
rescatar huérfanos, se encontró a ella misma con un gran grupo de niños-¡un
orfanato! En 1938, cuando los japoneses invadieron China, ella llevó a más de cien
huérfanos a la seguridad, después de haber sido herida ella misma. Fue honrada
por el gobierno local y logró un impacto significativo en la vida de muchos en esa
región de China. Aylward fue capaz de hacer esto porque escuchó y obedeció la voz
17

de Dios.

28

Cada semana, mi esposa y yo pasamos mucho tiempo con individuos que


trabajan o han trabajado en el Barrio Rojo de Ámsterdam. Muchas de estas
personas han sido maltratadas y terminaron en esta línea de trabajo debido a
circunstancias difíciles en sus vidas. Su trabajo, aunque legalizado en los Países
Bajos, es uno lleno de dificultades e injusticias. Nuestro objetivo es compartir el
amor de Dios con ellas y ayudarles a encontrar la verdadera libertad y una nueva
vida en Cristo.

Hemos visto a las personas deshacerse de este estilo de vida y caminar en la
libertad del conocimiento de Cristo a causa de los creyentes que llegan a ellos con
amor y amistad. Esto es lo que Jesús hizo y también lo que debemos hacer (ver
Mateo 21:31).

La profecía consiste en conocer el corazón de Dios y hablar Sus palabras
sobre los individuos, las familias, las iglesias, las empresas y las naciones. Es
conocer el corazón de Dios, obedecer Sus mandatos y enseñar a otros a hacer lo
mismo.

El mayor recurso del que disponemos no es dinero, estrategias o
maquinaciones humanas, sino conocer a Dios mismo y experimentar su poder.
Cuando conocemos a Dios y podemos comunicar Sus palabras (profecía), todas las
cosas son posibles.










29

Capítulo 2
Tres Requisitos Para el Ministerio Profético:
Amor, valor y humildad


(Lavando los pies de un líder en Barcelona, España)

"Lo que cuenta es la fe, una fe activa por medio del amor".
Gal. 5: 6b, DHH

"El SEÑOR tu Dios está en medio de ti: ¡Es poderoso; él salvará!
Con alegría se regocijará por causa de ti. Te renovará en su amor;
por causa de ti se regocijará con cánticos". Sofonías 3:17, RVA-2015

Cuando mi hija Hannah nació, su madre había perdido demasiada sangre y
no podía sostenerla en sus brazos. Mi dulce niña salió llorando a todo pulmón,
como cualquier bebé recién nacido. Cuando las enfermeras me la entregaron,
empecé a entonar unas estrofas que mi padre me cantaba. El canto decía: "Amo a
Hannah, amo a Hannah, sí, sí, sí, ella es muy especial, es muy especial, sí, sí, sí lo es."

En el momento en que oyó mi voz, dejó de llorar porque reconoció la voz de
su padre cantándole. Le había cantado y hablado desde que estaba dentro del
vientre de su madre.

Cuando nuestro hijo menor, Benjamín, era un bebé, hubo momentos en que
él dejara de llorar porque su hermana mayor Hannah empezaba cantarle: "Amo a
Benjamín, amo a Benjamín, sí, sí. Es muy especial, sí, lo es”. Benjamín solía dejar de
llorar de inmediato.

30

Este es un maravilloso cuadro de lo que es la profecía. La profecía trata


acerca de amar a la gente de la manera que Dios nos ama. Es cantar a los demás el
mismo canto de amor que Dios continuamente nos canta a nosotros.

La profecía trata acerca de amar a la gente de la manera que Dios nos ama.

Otro día, cuando entré a la casa, Hannah comenzó a cantar: "Amo a papá.
Amo a papá. Si, lo hago. Si, lo hago. Él es muy especial. Él es muy especial. Si él lo es."
¡Mi corazón saltó de alegría mientras me cantaba la misma canción que yo le
cantaba! Este es un maravilloso cuadro de cómo la adoración toca el corazón de
Dios nuestro Padre. El corazón de la profecía radica totalmente en ser amado y
amar a otros de la manera que Dios nos ama.

El corazón de la profecía radica totalmente en ser amado y amar a otros de la
manera que Dios nos ama.

En Números 11:20-30 leemos una historia de setenta ancianos de Israel que
comenzaron a profetizar cuando el Espíritu Santo vino sobre ellos. Todos ellos
profetizaban en la tienda en la que Moisés los había convocado, excepto Eldad y
Medad, que permanecieron en sus propias casas. Para horror de Josué, estos dos
ancianos profetizaban libremente en el lugar equivocado así que demandó a
Moisés que los hiciera callar inmediatamente. Moisés dio a Josué una respuesta
inesperada:”¿Tienes tú celos por mí? ¡Ojalá que todos fueran profetas en el pueblo
del SEÑOR, y que el SEÑOR pusiera su Espíritu sobre ellos!”(Números 11:29 RVA-
2015)

Esta asombrosa narración no sólo es una vista previa del Día de
Pentecostés, cuando Dios derramaría Su Espíritu sobre toda carne, también tiene
una clave importante escondida en los nombres de Eldad y Medad. El nombre de
Eldad significa "Dios ha amado" y el nombre de Medad significa "amor". 18 Siempre
y dondequiera que profetizamos, debemos profetizar con amor. La profecía sin
amor carece de significado.

La profecía sin amor carece de significado.



Pablo aclara este punto en 1 Corintios 13 cuando dice:

Si yo hablo en lenguas de hombres y de ángeles pero no tengo amor vengo a
ser como bronce que resuena o un címbalo que retiñe. Si tengo profecía y entiendo
todos los misterios y todo conocimiento; y si tengo toda la fe, de tal manera que
traslade los montes, pero no tengo amor, nada soy. Si reparto todos mis bienes, y si
entrego mi cuerpo para ser quemado, pero no tengo amor, de nada me sirve. 1 Cor.
13: 1-3(RVA-2015)
31

En enero del 2016, convoqué a un equipo de ministerio holandés para


realizar una conferencia profética de jóvenes en Budapest, Hungría. Incluí a uno de
mis mejores amigos el cual creció en una iglesia tradicional donde muy poco había
escuchado acerca de profetizar. Cuando le dije que él profetizaría, me dijo que iría
a verme y aprender, pero que de ninguna manera estaba listo para hacerlo él.

Al finalizar la primera reunión, una línea de cincuenta personas se formó
para recibir ministración profética. Yo estaba allí con un intérprete, mi amigo
estaba viendo y escuchando como profetizaba sobre el primer individuo. ¡Entonces
simplemente me alejé y lo dejé allí con toda una línea esperando para recibir una
palabra de Dios!

Comenzó a profetizar sobre todas esas personas y luego me dijo: "Mateo,
esto fue tan fácil, todo lo que tenía que hacer era amar a estas personas de la
manera que Dios me ama. ¡Fue tan fácil y tan increíble!" Yo sabía que ya estaba
lleno del amor, la Escritura y el Espíritu de Dios. Para él, profetizar será muy
natural y fácil.



(Cuando estés lleno de la Palabra de Dios y de Su Espíritu,
entonces profetizar puede ser muy fácil)

En una ocasión formé un equipo en Fresno, California, para compartir las
buenas nuevas de Jesús usando los dones del Espíritu Santo, a lo cual yo llamo
Evangelismo de Poder, en un centro comercial local. La evangelización es una
palabra temida y odiada tanto por cristianos como por no cristianos, porque su
idea de evangelismo es ser un cristiano insistente, sabe-lo-todo, que se sube sobre
una caja de cartón y les dice a todos que se arrepientan o se quemarán en el
infierno. Eso NO es evangelismo.

32

El evangelismo le está diciendo a la gente las buenas noticias que harán que
sus vidas mejoren. El objetivo del evangelismo es acercar a las personas a Jesús
haciendo que su mensaje de amor, poder y restauración sea tangible. Se trata de
hablar sobre el pecado y el quebrantamiento que todos enfrentamos, pero se hace
en el contexto de la esperanza, la fe y el amor.

Mi evangelista con poder favorito esa noche era un niño de doce años.
¡Todos aceptaron su ofrecimiento de oración! Los cuerpos de las personas fueron
sanados cuando oró por ellos, y mucha gente esa noche tenía lágrimas en sus ojos
cuando él, junto con otros miembros del equipo, simplemente les expresó el amor
de Dios.

El evangelismo y la profecía no son difíciles porque ambos son simplemente
amar a la gente de la manera que Dios nos ama. Si estamos conectados con Dios, la
profecía y el evangelismo se vuelven naturales y normales. Cuando el Evangelio
está en el centro de nuestra identidad, no son cosas que hacemos sino algo que
somos.

Sin embargo, este no será el caso cuando la gente tenga una visión
distorsionada del Evangelio. He visto personas evangelizar con un enfoque
drástico del Antiguo Testamento “arrepiéntete o arderás en el infierno” que puede
ser muy dañino. Dios nos llama al arrepentimiento, pero es a través de Su bondad
(ver Romanos 2: 4). Jesús dijo que Dios es " benigno para con los ingratos y los
perversos." (Lucas 6: 35b. RVA - 2015). Debemos ser misericordiosos al igual que
nuestro Padre celestial es misericordioso (ver Lucas 6: 35b, 36). Debemos ser
amables con las personas que dudan (ver Judas 1:22). La misericordia triunfa
sobre el juicio, y debemos vencer el mal con el bien (ver Santiago 2:13, Romanos
12:21). Dios envió a Jesús al mundo no para condenar al mundo, sino para salvarlo
(ver Juan 3:17). Debemos seguir su ejemplo.

Aquellos que profetizan y evangelizan deben operar ante todo dentro de un
paradigma de aliento, fortalecimiento y consuelo a sus oyentes, y no de juicio,
como lo hicieron muchos profetas del Antiguo Testamento (ver 1 Corintios 14: 3).
El objetivo de la profecía y el evangelismo es traer a las personas buenas noticias
que pueden cambiar sus vidas. Debemos ser como la sal que hace que la gente
tenga sed de probar el agua viva que Jesús tiene para ofrecer.

El objetivo de la profecía y el evangelismo es traer a las personas buenas noticias
que pueden cambiar sus vidas.

Cuando cursaba la universidad, una vez estuve afuera de un concierto de
heavy metal de Marilyn Manson para hablar y orar por los espectadores. Marilyn
Manson era conocido por destrozar una Biblia en sus conciertos y realizar todo
33

tipo de barbaridades para impresionar a su público. Mi grupo de jóvenes y yo


esperábamos poder orar por los asistentes y alcanzarlos. Desafortunadamente, no
éramos los únicos creyentes que decidimos aparecer. En la entrada estaba un
grupo de cristianos con un gran parlante y una pintura del infierno diciendo a
todas las personas que ése era su destino. Comprensiblemente, nadie quería hablar
con nosotros porque pensaban que éramos parte de aquel grupo.

Sin embargo, había otro grupo de cristianos que sí lograron orar con los
espectadores. Éstos eran estudiantes de la Universidad de Oral Roberts que
sabiamente se vistieron de negro y pudieron relacionarse con los asistentes. Al
final de la noche, hubo un conflicto entre el último grupo de cristianos y el primero.
Una de las damas declaró que los del otro grupo irían al infierno porque estaban
vestidos de negro. Obviamente, esta mujer bien intencionada no tenía idea de que
el Evangelio no tiene que ver en absoluto con el color de ropa que viste una
persona, sino que tiene todo que ver con el sacrificial acto de amor de Jesús en la
cruz.

Tanto el evangelismo como el ministerio profético deben ir alineados con
una clara comprensión de lo que es el Evangelio de Jesucristo. Nuestra identidad
debe estar firmemente arraigada y fundada en el amor de Cristo y no en las
evidencias externas o en los resultados que esperamos.

En su Escuela del Manual del Ministerio del Reino, Putty Putman describe el
19

proceso para que un creyente crezca en el evangelismo de poder. El primer y más


crítico paso es que la identidad de la gente debe estar firmemente basada en el
Evangelio de Jesucristo. Si esto no ocurre, la vida y el ministerio de una persona
pueden estar en un camino destructivo.

Un ejemplo de esto es cuando alguien le dice a una persona que no ha sido


sanada a causa de su propia falta de fe. Otro riesgo es que si el cumplimiento de la
palabra profética no ocurre exactamente cuándo y cómo se pensaba que debería
suceder, la persona puede llegar a desanimarse o incluso quedar devastada. Por
esta razón es necesario seguir pautas sanas al profetizar o recibir una ministración
profética. Nuestra fe debe estar sólidamente fundamentada en lo que Jesús hizo
por nosotros en la cruz y no condicionada a si recibimos la sanidad o si una palabra
profética se cumple en el tiempo y de la forma en que esperamos o deseamos.

El profetizar y orar por los enfermos deben ser acciones enfocadas en amar
y alentar a la gente independientemente de lo que pudiera suceder. No debemos
abatir o avergonzar a las personas, siempre debemos edificarlas. Aun cuando
pueda tener una palabra de corrección o advertencia para alguien, me propongo
transmitirla en una forma que le fortalezca, anime, honre y construya.

34

Henri Nouwen es un querido predicador holandés, cuyo mensaje de vida


se ha centrado en dar a conocer que somos los amados de Dios. Él advierte que el
mundo trata de etiquetarnos con 3 mentiras: "Tú eres lo que haces, eres lo que
tienes, eres lo que la gente piensa de ti".20

Estas tres declaraciones pueden ser angustiosas y destructivas en el


sentido de que pudieran conducir a la inseguridad, el miedo y el orgullo. Nouwen
dijo que el centro de la fe cristiana es poder escuchar la voz de Dios Padre
hablándonos como lo hizo en el bautismo de Jesús, diciendo: “Este es mi Hijo
amado; estoy muy complacido con él”. (Mateo 3:17)

Crecí viendo a mi padre y a mi madre pastorear, enseñar y servir a muchas


personas. Ellos me enseñaron con sus palabras y su ejemplo que lo mejor que
puedes hacer es amar a la gente. Nuestra más importante habilidad no es que tan
bien predicamos, enseñamos o sanamos a los enfermos: es cómo amamos a la
gente. Amamos a los demás como Dios nos ama. Expresar el amor de Dios con
nuestras palabras y hechos es de suma importancia para nuestra forma de vida.


Nuestra más importante habilidad no que tan bien predicamos, enseñamos o
sanamos a los enfermos: es como amamos a la gente.

Invariablemente, cada persona que yo entreno mencionará en algún
momento de sus profecías que Dios dice: “Te amo”. En las calles de las principales
ciudades europeas como Barcelona, Ámsterdam, Budapest, etc., he visto asomar
lágrimas en los ojos de las personas cuando escuchan esta verdad. Toda profecía se
trata de expresar el corazón amoroso de Dios Padre a las personas de tal manera
que puedan recibirlo y entenderlo.

Toda profecía se trata de expresar el corazón amoroso de Dios Padre a las personas
de tal manera que puedan recibirlo y entenderlo.

El Amor de Dios: Radical y Sacrificial

Amar a la gente como Dios nos ama requiere de un amor radical y sacrificial.
Esto puede resultarnos difícil, pero siempre valdrá la pena.

Sadhu Sundar Singh, el gran cristiano de la India, viajaba cierta noche a
través de una montaña nevada y fría junto con un compañero. Les apremiaba
llegar al pueblo más cercano antes de morir literalmente congelados; en el camino
encontraron un hombre ya casi muerto por la hipotermia.

Singh dijo: “Vamos, hay que llevarlo con nosotros”
35

Su compañero respondió: “Olvídalo, si lo llevamos, moriremos todos.


¡Inténtalo tu si lo deseas, pero yo me pondré a salvo!”

Singh enfrentaba un difícil dilema. ¿Debía cargar con el moribundo o dejarlo
perecer ahí? Aún a riesgo de su propia vida, eligió intentar salvarlo.

Lo subió a su hombro y emprendió la marcha, pensando que moriría; sin
embargo, debido a su calor corporal el hombre pronto se recobró y comenzó a
caminar junto a él. Para su asombro, a quien encontraron tumbado boca abajo en la
nieve, congelado, fue al amigo que los había abandonado anteriormente para
ponerse a salvo. El calor corporal de Singh los había mantenido vivos, pero el
21

hombre que se fue solo tratando de salvarse, se congeló hasta morir.

Esto es lo que Jesús quiso decir cuando enseñó que quienes quieran salvar
su vida la perderán, pero aquellos que pierdan su vida por causa de Él la salvarán.
(Ver Mateo 16:25). Debemos aprender a amar como Cristo nos ama. Debemos orar
para que seamos capaces de amar a las personas, aun cuando ellas puedan
despreciarnos u odiarnos.

Valor: Fe para tomar riesgos

Estaba en un programa de televisión donde me entrevistaban, cuando sentí
un dolor en la parte posterior de mi cabeza, en el cuello. Me di cuenta de que
probablemente necesitaba soltar una palabra de sanidad para alguien. Nunca había
hecho algo así antes. Mientras hablaba, veía el reloj avanzar, así que me detuve y
dije: “Creo que hay alguien que tiene algo en la espalda, justo en su cuello y que
22

Dios le está sanado en este momento”.

Cuando terminó el programa, pensé: "¿Pero que hice?"



Tres semanas después ¡me dijeron que el camarógrafo sanó cuando di esa
palabra! y más importante aún, sucedió que la palabra de conocimiento y las
sanidades comenzaron a manifestarse en casi todas las reuniones en las que hablé
durante ese tiempo. Esto no se hubiera activado de esta manera en mi vida si yo no
hubiera tomado el riesgo de abrir mi boca como lo hice. Dios honra la fe y la fe es
ser capaz de asumir riesgos.

Dios honra la fe, y la fe es ser capaz de asumir riesgos.

Gary Best, en Naturalmente Sobrenatural da una gran ilustración de este
principio. Cuenta acerca de una ocasión en la que, mientras oraba, tuvo una visión
de sí mismo parado en un trampolín muy alto, sobre una gran piscina sin agua. En
la visión, él escucha a Dios decir: “¡Salta!”

36

"Dios no hay agua en la piscina, eso realmente va a doler", responde.



Dios dice: "¡Salta!"

Best responde: “Pero… ¿Dios?”

Dios dice: "¡Salta!"

Best salta. En el momento del salto, la piscina está llena de agua. Como decía
el difunto John Wimber: “La fe se deletrea R-I-E-S-G-O”.23

Como se estableció en el capítulo uno, la profecía es activada y operada por
la fe y no por los sentimientos o emociones. He visto a la gente forzar sus
emociones para “sentir a Dios”, pero no tengo que sentir nada para profetizar, dar
una palabra de conocimiento, hablar en lenguas u orar por los enfermos. Los
profetas operan por fe y no por sentimientos.

Los profetas operan por fe y no por sentimientos.

Esto puede significar que hacemos cosas incluso cuando tenemos miedo. El
valor no significa que no tengamos ningún temor, significa que hacemos cosas a
pesar de nuestros temores. Cada vez que me dirijo a personas desconocidas en las
calles, siento temor acerca de lo que puedan pensar o decir de mí. Eso me intimida.
Pero también es altamente gratificante ver a la gente ser sanada o llegar a conocer
a Cristo porque tuve el valor de hablarles. Una de mis oraciones más comunes es:
“Dios permite que mi fe en ti sea siempre mayor que mis temores”

"Dios, permite que mi fe en ti sea siempre mayor que mis temores."


Humildad: El poder de Dios bajo el control del amor

Mi otra oración es "Dios me ayude a permanecer siempre humilde". Moisés
fue uno de los más grandes profetas de la Biblia y se le describe como "un hombre
muy humilde. En toda la tierra no había nadie más humilde que él" (Números 12: 3
RVC).

Jesús dijo: " aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y
hallarán descanso para su alma" (Mateo 11:29 RVA-2015). Nosotros reflejamos a
Jesús, y Él es "manso y humilde de corazón". Moisés y Jesús son los mejores
modelos de un ministerio profético eficaz y ambos fueron humildes.

Cuando miramos a Jesús, vemos a nuestro Padre Celestial (ver Juan 14: 9).
37

¡Jesús es la imagen de Dios! (Col. 1:15) Como seguidores de Jesús, debemos ser
capaces de decir a los demás: "Imítenme a mí, así como yo Imito a Cristo "(1
Corintios 11: 1 RVC) Jesucristo fue humilde y cuando soy orgulloso, grosero o
arrogante, no lo estoy reflejando.

Estar profetizando nunca es una excusa para ser grosero, desagradable,
arrogante, o no responsable ante la autoridad. Por eso siempre trato de sonreír y
ser amable cuando estoy haciéndolo. También soy siempre responsable ante los
líderes de una iglesia cuando les sirvo predicando, enseñando y profetizando.

Para profetizar, debemos tener un alto nivel de valentía, amor y humildad.
Dejar uno de estos tres aspectos fuera de nuestro ministerio asegurará que éste
sea de corta duración, destructivo o ineficaz.


(Siempre trato de sonreír cuando profetizo sobre la gente).

En 2010, cuando los dones del Espíritu Santo comenzaron a desarrollarse
en mi vida, Dios me habló a través de una mujer que había aprendido a escucharlo
a Él: "Te he enseñado lo que es moverte en mi poder, pero ahora te voy a enseñar
lo que es moverte en mi poder bajo control".

Desde entonces he aprendido que la humildad es la definición para moverse
en el poder del Espíritu Santo bajo el control del amor.

He aprendido que la humildad es la definición para moverse en el poder del Espíritu
Santo bajo el control del amor.

Estaba en una iglesia en Oklahoma donde años atrás había experimentado
un poderoso mover de Dios. Mientras me preparaba para esa reunión, me encontré
poniéndome nervioso y realmente inseguro. Comencé a preguntarle a Dios:
"¿Podrías darme una palabra impresionante de conocimiento? ¿Podrías darme la
38

llave que abra el que tu poder y presencia sean experimentados esta mañana de
una manera realmente impactante?"

De pronto me percaté de que estaba operando bajo un sentir de inseguridad
y orgullo. Se trataba de mí y no de Jesús. Tuve que arrepentirme y simplemente
relajarme y concentrarme en ministrar en una postura de seguridad, amor y
humildad.

Jonathan Edwards dio una descripción maravillosa de cómo se manifiestan
el orgullo y la humildad. Los planteó como polos opuestos uno contra el otro. El
gráfico ilustra lo que es el orgullo y la humildad.24

El Orgullo es…. La Humildad es……

... ser impulsado por el temor ...estar contento.

...ser irrespetuoso con las personas que ...ser amable, amistoso y respetuoso incluso
piensan o actúan de manera diferente a ti con personas que son diferentes a ti mismo.
mismo.

...ser inaccesible. Ser un sabelotodo ...ser enseñable y corregible.

...ser inseguro. ...ser seguro.



Estaba orgulloso e inseguro acerca de lo que iba a compartir. Pero cuando
decidí ser humilde, seguro y mostrar contentamiento, pude predicar, profetizar y
orar por los enfermos de una manera relajada y apacible. El poder de Dios funciona
mejor cuando estamos en paz y no preocupados por la realización de un
espectáculo. Los verdaderos profetas no se enfocarán en engrandecerse a sí
mismos sino en que Jesús crezca, como lo hizo Juan el Bautista.

No tenemos que cargar con la presión de que la gente sea sanada o de que
Dios les hable a través de nosotros porque la obra es de Dios. Todo lo que tenemos
que hacer es obedecerle y amar a Su pueblo de la manera que Él nos ama.

Esta actitud hace que el ministerio profético sea saludable y es algo que
deseo continuar haciendo durante mucho tiempo. Mi objetivo es llegar a ser un
ministro anciano que siempre ha sido fiel a su esposa, nunca ha robado dinero y
sigue orando humildemente por los enfermos, enseñando, predicando y
profetizando. Ruego que, por la gracia de Dios, yo sea un instrumento en la
formación de miles de nuevos profetas en las próximas décadas. Pero alcanzaré
este objetivo sólo si consigo mantenerme humilde.

39

A menudo me encuentro meditando en la definición de humildad de Edward


para poder permanecer humilde: estar contento, ser amable, amistoso y
respetuoso incluso con personas que son diferentes a mí mismo. Me esfuerzo por
seguir siendo enseñable, corregible y seguro de que oigo la voz de Dios resonando
en las cámaras de mi corazón diciendo: "Tú eres mi hijo muy amado, estoy
complacido contigo".

El amor, el valor y la humildad son tres requisitos esenciales para
cualquiera que quiera tener un ministerio profético duradero y eficaz.

Dos líderes y sus estrategias para conquistar la humanidad

Un líder que ha influenciado mucho mi pensamiento con respecto a la
importancia de la humildad, el amor y el valor es Ignacio de Loyola. Los invito a
tomar un tiempo para reflexionar sobre la siguiente historia que he adaptado de su
Meditación sobre dos normas de su libro Ejercicios Espirituales.25

Una enorme guerra estalla para toda la humanidad. Por un lado, está
Lucifer, el señor de las tinieblas, cuyo nombre irónicamente significa ángel de luz.
En el otro lado está Jesucristo, llamando a Sus tropas para vencer el mal con el bien
(ver Romanos 12:21). Examinemos las estrategias de estos dos generales y sus
ejércitos.

Lucifer

Imaginen el trono del maligno humeando y una enorme compañía de
demonios con sus anzuelos, cadenas, lanzas y armas de tortura mientras escuchan
a su líder en su capital Babilonia. Escuchen como los demonios chillan y rechinan
de deleite mientras oyen a su líder describir su estrategia para el dominio de la
humanidad.

Queridos soldados, seguiremos adelante para conquistar a toda la
humanidad. Nuestros enemigos nunca podrán contra nuestra estrategia. Estoy
asignando a cada uno de ustedes a diferentes naciones, ciudades, familias y personas
donde todos ustedes pueden crear estragos, desorden y destrucción. Infiltraremos
todos los ámbitos de la sociedad; desde los medios de comunicación, a la educación, a
las iglesias y a los sistemas políticos, y los poderes de los hombres estarán indefensos
frente a nuestro ataque.

Vamos a convencer a la gente de que no necesitan a nadie sino a sí mismos…
así se convertirán en solitarios. Esto los llevara al camino de la adicción y nosotros
podremos causar estragos en sus vidas. Caerán en nuestro engaño y nuestra
estrategia los llevará a estar atados y ciegos porque no podrán decir no a lo que
40

tenemos que ofrecer. Todas las vidas de la humanidad seguirán girando en una
espiral descendente, que conducirá a la destrucción de miles de millones y, en última
instancia, a su propia autodestrucción.

El primer paso en nuestra estrategia es lograr que la gente viva por la
riqueza. Si podemos lograr que vivan por la riqueza material y posesiones, entonces
comenzaremos el proceso de poseer sus corazones. Una vez que esto haya ocurrido,
los abrumaremos con un fuerte deseo de ser adulados. Vivirán por vanidad y creerán
que, si pueden ser honrados, respetados y amados por los hombres, entonces serán
verdaderamente felices. Sin embargo, mi dulce infantería, ustedes pueden seguir
rasgando sus vidas, familias y ciudades puesto que creen la ilusión de que ser
glorificados por otros les traerá auténtica satisfacción. Entonces los tendremos en
agonía y los conduciremos a vivir una vida dirigida por el orgullo.

El orgullo es el bastión definitivo de donde provienen todos los demás males.
Cuando sólo vivan para sí mismos, entonces todo poder de lujuria, celos, temor,
avaricia, odio y destrucción será su amo y señor. Pueden pensar que viven
verdaderamente para su propia felicidad y poder, pero nosotros seremos sus amos, y
no habrá necesidad de que crean en nosotros o en nuestros enemigos. Seremos sus
señores, y se inclinarán ante nuestros altares pensando que ellos son sus propios
amos. Os envío a hacer estragos y destrucciones y cebar a la humanidad primero con
riquezas, segundo con gloria vana, y finalmente con orgullo.

Cuando cedan a nuestra estrategia, entonces serán peones de nuestra
propiedad. Ellos nos pertenecerán, y podremos hacer con ellos lo que queramos
hacer. Saldremos a robar, matar y destruir cada semblanza que tengan de su
creador y hacerles creer que sus vidas están en sus propias manos.

¿Puedes oír las cadenas, los ganchos y las armas de los malvados chirriando
y sus voces chillando? ¿Puedes oírlos cantar los nombres de las naciones, ciudades
y personas a quienes se les ha asignado destruir? ¿Están mencionando tu país, tu
ciudad, tu iglesia, o incluso tu nombre? ¿Tendrán un plan para sembrar tu vida con
la ilusión de vivir por la riqueza, la vanidad y el orgullo?

Jesucristo

En el otro lado encontramos un humilde pero muy atractivo Jesucristo que
nos llama a todos a ser Sus apóstoles (enviados) para llevar Su reino a cada rincón
del mundo. Lleno de compasión, ternura y amor comienza a describir su estrategia.

"Gracias por escuchar el llamado y el latido del corazón de Mi Padre, que está
llegando a un mundo doloroso y agonizante. Queremos alcanzar a este mundo con Mi
amor y poder. Sepan que nuestra estrategia es muy diferente a las formas de este
41

mundo. Les estoy llamando a ser sal y luz, y construir comunidades de amor y servicio
radical. Les estoy llamando a lavar los pies de los que les rodean y a amarlos de la
manera en que Yo les amo y les sirvo.

Primero, les estoy llamando a vivir vidas de pobreza espiritual. Esto significa
que vivirán como Yo vivo: en total dependencia de Mi Padre. Con la ayuda de Mi
Espíritu, ustedes harán lo que estoy haciendo y dirán lo que estoy diciendo junto
conmigo a los pueblos del mundo (ver Juan 5:19). Su identidad no se encontrará en lo
que hacen o en lo que tienen, ni siquiera en lo que la gente piense de ustedes, sino en
la voz de mi padre continuamente diciendo: "Tú eres mi hijo amado y estoy
contento contigo".

Esto les dará la fuerza y estabilidad para seguirme en el sufrimiento. Para
seguirme, deben negarse a sí mismos diariamente, tomar su cruz y venir en pos de mí
(ver Mateo 16:24). La gente les ridiculizará, les escupirá, mentirá sobre ustedes y les
odiará. Pero los estoy llamando a no vivir una vida guiada por un deseo de venganza
o incluso de ser respetados, sino por el deseo de ser obedientes y amar.

¿Están dispuestos a obedecerme incluso cuando es difícil e incómodo? ¿Se dan
cuenta de que, si pierden su vida por Mí, la ganarán? (ver Mateo 16:25) ¿Están
dispuestos a sufrir y renunciar a todo por Mí? Si es así, entonces ustedes están
preparados para vivir una vida de humildad.

La verdadera humildad conduce a una vida de verdadera satisfacción,
alegría, seguridad, aprendizaje y amor (ver Sofonías 3: 12-13). Toda su realidad y su
valor se basan en ser creados y redimidos por Mí. Yo fui llamado León y Cordero, y así
deben aprender a ser: como un león y como un cordero (ver Apocalipsis 5: 5, 6). La
verdadera humildad es poder bajo el control de Mi amor.

Cuando el mundo vea un ejército radical que me sigue en pobreza espiritual,
sufrimiento y humildad verdadera, entonces no habrá ningún demonio en el
infierno que pueda detenernos. ¿Se unirán para amar a los pobres, a los rechazados,
a los inmundos y a los indeseables con Mi amor? ¿Orarán y bendecirán a sus
enemigos y perdonarán a aquellos que los ofenden de la misma manera en que
perdoné a los que Me crucificaron? ¿Conquistarán el mal con el bien? ¿Olvidarán su
derecho a ofenderse y serán embajadores de la reconciliación?¿ Dirán: 'Jesús, mi vida
y todo lo que tengo no es mío. Todo te pertenece a Ti. Mi vida, mi dinero, mi familia,
mi futuro, mi educación, TODO pertenece a ti. Ya no es más mío, sino tuyo?

En esta clase de humildad verdadera pueden escuchar Mi voz y transmitir Mi
amor, poder, paz, santidad y todas las demás virtudes piadosas. Les estoy llamando a
establecer comunidades de discípulos míos que mostrarán al mundo que Mi reino no
42

se trata de reglas, sino de justicia, gozo y paz en el Espíritu Santo (ver Romanos
14:17). No se trata simplemente de palabras, sino de poder (ver 1 Corintios 4:20).

Ejemplificarán la generosidad, el amor y el servicio radicales de una manera
que el mundo anhela ver. En vez de tomar, darán; En lugar de odiar, amarán. Ustedes
demostrarán que el camino a la libertad y la vida auténticas está en morir a ustedes
mismos a fin de vivir para mí.

¿Cómo responderán a Mi llamado de venir y seguirme en la pobreza
espiritual, el sufrimiento y la humildad? ¿Escucharán Mi voz y hablarán Mis
palabras a un mundo destrozado y herido?

Estos dos líderes demuestran dos paradigmas radicalmente diferentes. Uno
promete notoriedad, influencia y gloria. Sin embargo, es una trampa de orgullo y
vanidad que conduce a estar bajo el poder de las fuerzas del infierno. El otro vivió
una vida que demostró la verdad de Sus declaraciones. Era manso y humilde de
corazón, y cuando con humildad lavó los pies de sus seguidores, les demostró que
nuestro Padre Celestial trabaja mejor en los siervos que vienen a Él en sus
debilidades.

Puede haber una emoción o tentación de orgullo al hablar palabras de Dios
y ver los milagros resultado de sus oraciones. Dios llama a Su pueblo al amor, al
valor y a la humildad porque estos rasgos de carácter son armaduras contra las
tentaciones del enemigo.

Te pregunto lo mismo que Jesús: ¿mostrarás el amor de Jesús
valientemente, predeterminando que Su ministerio a través de ti no es acerca de ti,
sino acerca de Él? Si es así, estás listo para crecer en profecía.


43


Capítulo 3
Cómo cultivar el ministerio profético

"Se debe proveer un lugar seguro dentro de la iglesia local para que el creyente aprenda a
profetizar, sanar a los enfermos y ministrar en la evangelización". John Wimber26



El Ministerio del Profeta.

(Pocos se vuelven profetas)


El Don de Profecía

(Muchos pueden tener este

don)

El Espíritu de Profecía
(Todos pueden
potencialmente profetizar)

El criar a mis hijos en los Países Bajos les obliga a tomar clases de natación,
ya que hay muchos canales en los que pueden caer. Este es un rito de paso en los
Países Bajos, y mis hijos mayores tienen sus diplomas de natación. Pueden
atravesar obstáculos submarinos y nadar sin temor en el fondo de la piscina. Todos
ellos han completado los cursos de natación, algo que nunca hice.

Recuerdo como cuando era un niño de seis años saltaba en la piscina pero
intencionalmente aterrizaba en mi profesor de natación. ¡Tenía miedo de nadar en
lo más hondo! Lo odiaba y prefería quedarme en el extremo poco profundo donde
podía tocar el suelo de la piscina con los dedos de mis pies.

Así como nadar en la parte baja de la piscina es significativamente diferente
de nadar en lo profundo, hay diferencias en los distintos niveles del ministerio
profético.

Para nuestros propósitos, quiero definir la parte superficial como el espíritu
de profecía, donde todos pueden nadar. Definiré el área media como el don de la
profecía, donde muchos pueden profetizar, y el fondo profundo como el oficio de
profeta, donde menos personas son llamadas y equipadas para funcionar.

Comencemos por examinar la superficie de la piscina profética: el espíritu
de profecía.

El Espíritu de Profecía
44


El espíritu de profecía es el nivel de entrada del ministerio profético.
Apocalipsis 19:10 dice: "Adora a Dios. Pues el testimonio de Jesús es el espíritu de
la profecía". (RVC)

Un ejemplo de esto está en el Antiguo Testamento en 1 Samuel 19: 19-24.



Cuando Saúl se enteró de que David estaba en Nayot de Ramá, mandó a sus hombres
para que lo apresaran. Pero se encontraron con un grupo de profetas, dirigidos por
Samuel, que estaban profetizando. Entonces el Espíritu de Dios vino con poder sobre
los hombres de Saúl, y también ellos cayeron en trance profético. Al oír la noticia,
Saúl envió otro grupo, pero ellos también cayeron en trance. Luego mandó un tercer
grupo, y les pasó lo mismo. Por fin, Saúl en persona fue a Ramá y llegó al gran pozo
que está en Secú.
―¿Dónde están Samuel y David? —preguntó.
―En Nayot de Ramá —alguien le respondió.
Saúl se dirigió entonces hacia allá, pero el Espíritu de Dios vino con poder también

sobre él, y Saúl estuvo en trance profético por todo el camino, hasta llegar a Nayot de
Ramá. Luego se quitó la ropa y, desnudo y en el suelo, estuvo en trance en presencia
de Samuel todo el día y toda la noche. De ahí viene el dicho: « ¿Acaso también Saúl es
uno de los profetas?»

Saúl y sus soldados querían capturar a David, pero en lugar de eso, el
Espíritu de Dios los dominó, y todos comenzaron a profetizar. Este es un
maravilloso ejemplo de cómo incluso los incrédulos pueden profetizar bajo una
fuerte unción del espíritu de profecía. El espíritu de profecía puede mostrarles que
Dios es real y que Su presencia realmente puede ser sentida.

Una vez hablé en un grupo juvenil donde nadie estaba interesado en el
ministerio profético. En el comienzo de la noche, una mujer dijo que no sabía si
Dios realmente existía. Entonces me enteré de que tres de los jóvenes allí eran
musulmanes. ¡La fe y la esperanza de que Dios se moviera no existía!

Todo esto cambió cuando comencé a profetizarles. Sus ojos se abrieron de
par en par cuando comencé a contarles uno por uno acerca de las cosas de su
pasado, presente y futuro. ¡Durante unos sesenta minutos, profeticé sobre cada
uno de ellos, y pude sentir el nivel de su fe cada vez más alto!

Después de eso, empecé el desafío de que cada uno de ellos pidiera a Dios
que les dijera algo. Para mi asombro, todos ellos, incluyendo la mujer agnóstica y
45

los musulmanes, comenzaron a recibir palabras precisas e imágenes mentales con


un significado simbólico de parte de Dios.

Lo más destacado de la noche para mí fue ver el cambio que tuvo lugar en la
mujer que había dicho antes que quería saber si Dios realmente existía. Las
lágrimas corrían por su rostro mientras Dios hablaba a ella y a través de ella. Unas
semanas más tarde, la bauticé. La profecía es una poderosa herramienta para
convencer a la gente de que Dios es real.

La profecía es una poderosa herramienta para convencer a la gente de que Dios es
real.

La Biblia dice en 1 Corintios 14: 24-25: “Pero, si uno que no cree o uno que
no entiende entra cuando todos están profetizando, se sentirá reprendido y
juzgado por todos, y los secretos de su corazón quedarán al descubierto. Así que se
postrará ante Dios y lo adorará, exclamando: ¡Realmente Dios está entre
ustedes!" (Énfasis añadido)

De ninguna manera estoy defendiendo que los cristianos-no-cristianos o
inmaduros, o cristianos rebeldes profeticen regularmente. Aquellos que desean
profetizar regularmente deben ser responsables, humildes y estudiosos de las
Escrituras. Todas las profecías deben ser evaluadas y probadas por la Escritura. Si
contradicen las Escrituras, no las acepten. Esto es importante especialmente
cuando el espíritu de profecía es fuerte, porque cualquier persona con un alto nivel
de fe puede profetizar potencialmente. Es importante poder animar, instruir y
corregir a la gente cuando sea necesario cuando el espíritu de profecía esté
presente.

Este espíritu de profecía, el fondo que no es profundo de la piscina profética,
tiene lugar bajo ciertas circunstancias:

1) Durante el tiempo de adoración cuando el Espíritu de Dios es muy tangible
y todos pueden recibir fácilmente un mensaje de Dios.

2) Cuando las personas entran en un grupo de profetas o son desafiadas por
un ministro para comenzar a profetizar.27

En este nivel, todas las profecías deben centrarse en "fortalecer,
animar y consolar" a los demás y no predecir el futuro (ver 1 Corintios 14: 3).
Los mensajes proféticos a este nivel no deben ser correctivos o direccionales y
deben apuntar a animar a la gente y hacer que el amor de Dios sea tangible.

46

Evite profetizar acerca de nacimientos, matrimonios, sanidades o muertes en este


nivel. Dios habla de estas cosas, pero implica un nivel más alto de responsabilidad,
que es mejor dejar para los ministros o profetas más experimentados. Si Dios
revela algo con respecto a uno de esos temas, pregúntele si debería decir algo y, si
es así, cuándo y a quién. En caso de duda, consulte a un líder maduro en cuanto a
qué decir o hacer con respecto a una palabra. ¡Si comete un error en cualquiera de
estas áreas, discúlpese!

Por ejemplo, si Dios revela que alguien se va a casar con alguien más,
simplemente podría escribirlo en un sobre sellado y fechado, y el día de la boda se
puede dar a la pareja recién casada.

Respecto a la sanidad, ora por la sanidad. Sin embargo, tenga cuidado al
decir que "Dios dice que usted va a ser sanado o usted tendrá un bebé." El daño
innecesario puede ser hecho por la gente que dice, "Dios va a curarle" o "Dios dice,
usted va a quedar embarazada "y no sucede. Si una pareja quiere tener un bebé, yo
nunca profetizo que van a tener un bebé, sino que oro para que puedan quedar
embarazada. Este tipo de palabra profética conlleva un alto nivel de riesgo y
responsabilidad.

Dios le dijo una vez al pastor Robert Morris que su hija estaba embarazada
antes de que ella lo supiera. 28No se suponía que pudiera quedar embarazada. Él le
dijo que ella estaba embarazada y de inmediato comenzó a tomar medicamentos
necesarios en caso de que estuviera embarazada. Cuatro semanas más tarde los
médicos le dijeron que estaba embarazada y porque había tomado esa medicina en
ese momento probablemente había salvado la vida de su bebé.

La Pastora Beatriz Benitez le profetizo a una mujer de cincuenta años que
iba a estar embarazada y que en nueve meses tendría un bebe. Nueve meses
después tomo lugar igual como la pastora había oído de Dios. 29 La dama dio a luz a
un bebe saludable y lleno de vida. Dios habla de estas cosas, pero debemos ser
sabios en lo que hacemos con esa información.

El ministerio profético ha tenido un ojo negro en el pasado porque las
personas usan mal una "palabra de Dios" para manipular a las personas y
obligarlas a hacer cosas que no desean necesariamente. Tener pautas y rendir
cuentas a otros ministros y profetas ayuda a proteger y cultivar una cultura
profética sana y vivificante.

Todos probablemente cometerán errores al crecer en el ministerio
profético. Por eso es tan importante que todas las palabras proféticas sean
probadas y evaluadas, no importa quién profetiza (ver 1 Tesalonicenses 5: 19-22).
47

En su libro, Creciendo en lo Profético, Mike Bickle tiene un diagrama que ayuda a


ilustrar este punto.30



En el lado izquierdo del diagrama se ilustra la forma más simple de
ministerio profético. Allí, un alto porcentaje de lo que se dice puede venir
simplemente del corazón de una persona mezclado con algunas palabras que
vienen de Dios también. A medida que una persona crece en el ministerio profético
y la intimidad con Dios, el porcentaje de palabras exactas de Dios continúa
aumentando y las palabras que son simplemente de su propio corazón disminuyen.
Sin embargo, incluso el profeta más experimentado, puede entregar una palabra
profética que viene de su propio corazón y no del corazón de Dios. Es por eso por
lo que probar palabras y dar retroalimentación a aquellos que desean crecer en el
ministerio profético es tan vital.

Un sábado por la mañana, uno de mis hijos, del que no diré su nombre, vino
a mí y me dijo: "Papá, mamá quiere que vayas a la panadería y te compres
croissants y pan caliente para el desayuno".

Inmediatamente supe que éstas eran las palabras de mi esposa, Femke. A
ella le gusta tener pan de la panadería los sábados por la mañana. Mi hijo procedió
a decir: "Y ella dice que quiere que haya croissants de queso y croissants de
chocolate."

48

Entonces me di cuenta de que mi hijo estaba dando mal uso al nombre de mi


esposa para conseguir lo que el mismo deseaba. Mi hijo quería el queso y los
croissants de chocolate, pero sé que mi esposa nunca quiere eso.

De la misma manera, debemos escuchar las palabras que se nos han dado y
discernir lo que viene del corazón de Dios y lo que puede venir simplemente del
deseo u opinión de esa persona. El discernimiento y la sabiduría son necesarios
cuando se evalúa una palabra profética.

Si tenemos una relación personal con Dios, entonces podemos tener una
buena idea cuando una palabra realmente viene de Él y no del corazón de alguien.
Así como conozco a Femke lo suficiente como para reconocer sus palabras en las
palabras de mis hijos, así debemos conocer a Dios lo suficiente como para
reconocer Sus palabras en las palabras de Sus hijos. Esto requiere un nivel de
madurez y responsabilidad en aquellos que están recibiendo ministración
profética para poder evaluar apropiadamente un mensaje profético.

Podemos conocer a Dios lo suficiente como para reconocer Sus palabras en las
palabras de Sus hijos

Shawn Bolz en su libro Translating God habla de profetas expertos y
experimentados que casi siempre profetizan con precisión, pero cuando
profetizaban sobre ciertos temas sus palabras eran inexactas. Esto tenía que ver
con la propia necesidad de los profetas de sanación interna o de sus propias
opiniones.

La gente puede confundir cosas que simplemente vienen de sus propios
corazones y no necesariamente provienen del corazón de Dios. Esto destaca la
necesidad de rendición de cuentas y transparencia para todos los que ministran la
Palabra de Dios.

Un ejemplo que Bolz da es su mentor, Bob Jones, rechazando la idea de que
Bolz debería ir a Los Ángeles, California. Al parecer, Jones tenía un prejuicio contra
Los Ángeles. Bolz tuvo que decirle a su mentor que, aunque respetaba su consejo e
influencia, no estaba de acuerdo con su opinión. Sentía que Dios lo estaba llamando
a Los Ángeles. Desde entonces, Bolz ha plantado y está pastoreando una iglesia
próspera en la ciudad de Los Ángeles.

A principios de los años noventa, Michelle McLain profetizó sobre uno de
sus amigas que estaba muriendo de anemia de células falciformes, "No morirás,
sino vivirás y declararás las maravillas del Señor" (Salmo 118: 17). Su amiga murió
la semana siguiente. McLain estaba devastada y tuvo que arrepentirse por
profetizar algo que provenía de su propio corazón, pero que no provenía de la boca
49

de Dios.31 Una vez más, esto pone de manifiesto la necesidad de escuchar bien a
Dios. Y si cometemos un error, debemos estar listos para pedir disculpas
humildemente y aprender de nuestros errores.

Cada vez que ministro proféticamente, trato de usar una forma de
evaluación donde la gente puede darme la opinión sobre la ministración profética
que han recibido de mí o uno de mis equipos. En los Países Bajos, comúnmente
obtengo un 60-100% de precisión en las palabras proféticas que le doy a la gente.
Me encantaría decir que siempre estoy 100% exacto en todo lo que digo, pero
entonces no habría necesidad de probar y evaluar lo que se dice. También es genial
para mantenerme siempre humilde. Me obliga a ser también sensible a lo que Dios
está diciendo ahora y no sólo basar lo que he hecho o dicho en el pasado.

Dios le dijo a Moisés una vez que golpeara una roca y que saliera agua de
ella (véase Éxodo 17:6-7). Él obedeció a Dios, y sucedió tal como Dios dijo. Sin
embargo, en otro momento, Dios le dijo que hablara a una roca y agua saldría de
ella. Moisés desobedeció, sin embargo; hizo lo que había hecho anteriormente, y
golpeó la roca dos veces (ver Números 20: 6-12).

Existe el peligro de caer de nuevo en el uso de métodos que han trabajado
previamente, pero no son necesariamente cómo Dios quiere trabajar en ese
momento. Debemos ser siempre sensibles, escuchando a Dios, y listos para aceptar
Su guía. A veces, cuando uso palabras de conocimiento en las calles, puedo obtener
palabras precisas para dos o tres personas seguidas y estar totalmente fuera de la
cuarta persona. Esto podría ser por varias razones, pero una de ellas puede ser
porque yo estaba simplemente haciendo lo que funcionó la vez anterior sin ser
sensible a lo que Dios estaba diciendo en ese momento. La profecía se trata de ser
sensible a Jesús y a la gente a la que estamos hablando. No hay un enfoque o
fórmula que siempre es la perfecta para todos.

Un gran ejemplo de esto es cómo Jesús habla a María y Marta de dos
maneras totalmente diferentes después de que su hermano, Lázaro, murió. Ambas
hermanas dijeron las mismas palabras a Jesús: "Señor, si hubieras estado aquí, mi
hermano no habría muerto" (Juan 11:21, 32). Jesús respondió a Marta con palabras,
y respondió a María simplemente llorando con ella (ver Juan 11: 24-26, 35).

Así como hablo con mis hijos de una manera que es correcta para su edad y
carácter, así Dios habla a sus hijos de maneras que pueden entender. Nuestro
trabajo como los que profetizan es que escuchemos bien a Dios y que busquemos
cuidadosa y amorosamente la mejor manera de hablar Sus palabras para que la
gente pueda recibirlas.

50

Nuestro trabajo como los que profetizan es que escuchemos bien a Dios y que
busquemos bien a Dios y que busquemos cuidadosa y amorosamente la mejor manera
de hablar Sus palabras para que la gente pueda recibirlas.

Nuestra meta principal como ministros proféticos no debe ser simplemente
ser más precisos sino amar a Jesús y amar a la gente mejor. Nuestra meta es la
misma que la del Profeta Juan Bautista - hacer que Jesús sea mayor (ver Juan 3:30).

Todos los dones del Espíritu son acerca del amor, y cuando fallamos en esto, hemos
perdido todo el punto.

En su libro, Escuela de los Profetas, Kris Valloton cuenta una historia que
ilustra esto. Un domingo de 1998, el nuevo pastor de su iglesia pidió a la gente que
acudieran aquellos a los que necesitaba pedir perdón por las cosas que había
dicho o hecho en el pasado. Para el horror de Valloton, una larga fila de gente se
acercó a él para contarle sobre lo sucedido cuando les había dado una palabra
profética precisa que había terminado por causarles problemas, porque las entregó
de una manera poco amorosa.32 Él se dio cuenta ese día que dar una palabra
precisa en un espíritu de desamor y sin gracia como él lo había hecho puede ser
devastador. No cumple la voluntad de Dios.

En 2010, después de sentirme insultado por un líder, me volví hacia él y le
reprendí por su "falta de fe y visión". Más tarde ese año, tuve que llamarle de nuevo
y pedir disculpas por no respetarlo a él y a su ministerio de esa manera. Él
amablemente aceptó mi disculpa, pero aprendí una lección importante: nunca use
la autoridad y el poder que viene con el ministerio profético cuando está enojado u
ofendido por alguien. Es entonces cuando el ministerio profético puede dejar de
ser vivificante y realmente hacer daño. El ministerio profético del Nuevo
Testamento es principalmente para alentar, fortalecer y reconfortar a la gente y
nunca para intimidar a otros.

Una mujer me contó acerca de una experiencia traumática cuando una
persona declaró delante de la iglesia entera que ella era un fracaso en la vida y que
nunca tendría éxito. Ellos soltaron una maldición sobre su vida. Inmediatamente
rompí el poder de esas palabras y declaré las bendiciones de Dios sobre ella. La
vida y la muerte están en el poder de nuestra lengua y la profecía no debe usarse
para maldecir a alguien (ver Prov. 18:21).

Una mujer vino a Kenneth E. Hagin y se quejó de que un grupo pasaba
mucho tiempo profetizando sobre otros y sólo diciendo cosas malas. Dijeron que
su madre iba a morir en seis meses. Dieciocho meses después, todavía estaba viva.
También dijeron que su marido incrédulo iba a dejarla. Esto también era algo que
ella no quería. Hagin inmediatamente la liberó de las palabras negativas que se
51

hablaban sobre ella.33



Si alguien hace esto, es muy probable que no sea el Espíritu Santo quien los
guíe; tal vez sea su propio espíritu o posiblemente un espíritu maligno. Debemos
usar las palabras de Dios para dar vida, de otra manera podríamos caer en
"brujería carismática".


La brujería carismática: el lado oscuro del ministerio profético

En 1 Samuel 18: 10-11, encontramos una historia muy extraña. Saúl está
profetizando en su casa cuando un espíritu maligno viene sobre él. Él toma su
lanza e intenta asesinar a David fijándolo contra una pared. Saúl había aprendido a
profetizar por estar cerca de Samuel y los grupos de profetas. Sin embargo, estaba
profetizando desde un espíritu diferente del Espíritu Santo. Cuando esto sucede,
los resultados pueden ser mortales.

A veces he encontrado resistencia al ministerio profético en personas que
han experimentado algo llamado "brujería carismática". Esto es donde la gente que
no entiende el Evangelio o confunde la profecía del Nuevo Testamento con la
profecía del Antiguo Testamento habla de juicio o incluso de maldiciones sobre
personas o congregaciones. Estas personas están usando su don para manipular,
controlar o destruir a la gente. El fruto de tal ministerio puede ser altamente
destructivo, y es claramente impío.

He hablado con personas que han sido víctimas de tal "ministerio
profético"; es malo y nunca debe ser permitido. Cuando la gente usa mal el nombre
de Dios para tratar de controlar y manipular a la gente, se convierte en brujería.

Cuando alguien dice "Dios dice" para promover su propia agenda política,
social, personal o de la iglesia, pueden estar cerrando toda discusión. Las personas
deben ser libres para compartir lo que sienten que Dios está diciendo, pero
también debe haber lugar para la discusión y la retroalimentación para ver si Dios
está hablando con otras personas en la misma línea. Toda palabra profética debe
ser probada (ver 1 Corintios 14:29).

La brujería no es una mujer con una nariz larga y un sombrero puntiagudo
montado en una escoba. Es tratar de intimidar, manipular y controlar a los demás.
El mal uso de una palabra de Dios puede hacer esto.

Pablo escribe a los creyentes de Galacia diciendo: ¡Gálatas torpes! ¿Quién los
ha hechizado a ustedes...?" (Gálatas 3: 1). La gente que enloqueció a los creyentes
gentiles fueron creyentes judíos tratando de obligarlos a ser circuncidados para
52

ser salvos. Esto era contrario al espíritu y mensaje de Jesús que Pablo había
predicado a los Gálatas.

Debemos probar cada palabra profética y discernir qué espíritu está
motivando a la persona que está hablando. Como Juan el amado escribió:
"Queridos hermanos, no crean a cualquiera que pretenda estar inspirado por el
Espíritu, sino sométanlo a prueba para ver si es de Dios, porque han salido por el
mundo muchos falsos profetas". (1 Juan 4: 1).

Jesús advierte de los falsos profetas cuando dice: "Cuídense de los falsos
profetas. Vienen a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos
feroces. Por sus frutos los conocerán". (Mateo 7: 15-16).

He tenido algunas experiencias relacionadas con falsos profetas que son
lobos vestidos como ovejas. Este tipo de personas no se someterán a ningún tipo
de liderazgo y estarán llenas de rebeldía y mal uso del nombre de Dios para
promover su propia agenda. Pueden usar palabras suaves y halagos para engañar a
las mentes de las personas crédulas (ver Romanos 16: 17-18). Tales personas
afirmarán que pueden experimentar el liderazgo de Dios y afirman que quien no
está de acuerdo no está escuchando a Dios. El orgullo, la arrogancia y la
inseguridad se esconden detrás de su máscara de "súper-espiritualidad", y pueden
ser muy inestables y peligrosos. ¡Cada palabra profética debe ser probada!

¡Cada palabra profética debe ser probada!



Sin embargo, no debemos despreciar la profecía, ni debemos desanimar a
aquellos que están tratando de crecer al oír la voz de Dios. Tenemos que evaluarlo
y juzgar cada palabra profética, aferrarse a lo que es bueno y rechazar todo tipo de
mal (véase 1 Tesalonicenses 5: 19-22). Es tonto aceptar ciegamente una palabra
profética sin probarla primero. Si alguien te da una palabra de Dios, pruébala.
Recuerde que incluso los discípulos, Pedro, Santiago y Juan, tuvieron momentos en
su ministerio cuando no estaban siguiendo al Espíritu Santo y tuvieron que ser
reprendidos por Jesús (ver Mateo 16:23 y Lucas 9:54, 55). ¡Si pudieran cometer
errores ellos, nosotros también!

Afortunadamente, he encontrado relativamente pocos falsos profetas en mi
vida y he disfrutado ayudando a muchos cristianos a crecer en lo profético. Por
ejemplo, una mujer, al comenzar a profetizar, sentía todas las emociones de las
personas a las que estaba profetizando y les contaba cosas sobre sí mismas que no
eran consoladoras, alentadoras ni reconfortantes. Tuve que corregir suavemente y
animarla. Ahora estoy feliz de verla florecer en su don. Ella no sólo está operando
bíblicamente en el ministerio profético, sino que está activando a otros para que
hagan lo mismo. No importa cuánta experiencia tenga una persona, siempre hay
53

espacio para aprender más y profundizar en el ministerio profético.




El discernimiento de los espíritus nos ayuda a protegernos de los
espíritus malvados

"Queridos hermanos, no crean a cualquiera que pretenda estar inspirado por el
Espíritu, sino sométanlo a prueba para ver si es de Dios, porque han salido por el
mundo muchos falsos profetas".1 Juan 4: 1

Un día estaba sentado al lado de una piscina mirando a mis hijos cuando
escuché una voz dentro de mí diciendo: "Puedo darte un montón de poder."

Inmediatamente reconocí por la textura de la voz que ésta no era la voz de
Jesús, sino demoníaca. Rehusé esta oferta y le ordené que se fuera. Cinco minutos
más tarde, mi esposa sacó a mi hijo entonces de tres años fuera de la piscina cara
abajo. Lo sacó justo antes de que pudiera haber sufrido un daño cerebral
permanente o peor. Casi perdí a uno de mis queridos hijos y esto podría haber sido
algo que ver con una visita demoníaca, y no sólo porque mi hijo decidió sacarse sus
flotadores y tratar de nadar. Jesús fue visitado por el diablo, y no debemos
sorprendernos si el enemigo trata de tentarnos o engañarnos para destruirnos.

Kenneth E. Hagin como un joven creyente tuvo un encuentro demoníaco en
su dormitorio. Se despertó y sintió una presencia en su habitación que comenzó a
citar las escrituras a él. Dijo: "¿Qué es tu vida? Es un vapor que aparece en el
tiempo, y luego desaparece". La voz se detuvo y luego dijo: "Y hoy morirás"
(Santiago 4:14, Is. 38: 1).

El joven Hagin pensó que ésta era la voz de Dios y luego se preparó para
morir. Permaneció en su silla de 8:30 a 14:30 esperando la muerte. Pero entonces
la voz de Dios comenzó a hablar repetidamente y suavemente en su corazón: "Lo
colmaré con muchos años de vida y le haré gozar de mi salvación". (Salmo 91:16).
Entonces se dio cuenta de que la primera voz no era Dios, sino del diablo.34

He visto a la gente cometer errores porque confunden la voz de Dios con sus
propios deseos o con los de Satanás. Esto los ha llevado a tomar muy malas
decisiones.

Un amigo mío, antes de convertirse en cristiano, buscaba cómo distinguir la
voz de Dios de otras voces que experimentaba. Una de las claves que lo ayudaron
fue preguntar cualquier voz que experimentara si Jesús fuera el Señor (ver 1 Juan
4: 1-3). Esta era una de las claves cruciales para él para discernir si lo que sentía
era de Dios o no.
54


También podemos distinguir la voz de Dios de cualquier otra voz por la
textura de la voz. En Juan 10: 4-5, Jesús es descrito como un pastor que conduce
sus ovejas por su voz. Si Dios te habla, no creará miedo, duda, preocupación o
confusión. Él no nos controlará, manipulará, ni les causará daño ni a los demás. Él
no golpea a sus ovejas para ir a alguna parte, sino que camina por delante de
nosotros y nos llama por nuestros nombres.

Lo que experimentamos también debe estar alineado con la Escritura. Es
más importante que nuestras experiencias. Como dijo Hagin: "No debemos buscar
o seguir voces y señales, debemos seguir la Palabra de Dios a través de las
Escrituras".35

Además, no confunda el poder del Espíritu Santo con los psíquicos y otras
actividades paranormales que provienen de lo oculto. Los creyentes deben evitar
las cartas del tarot, los horóscopos, el reiki, el tablero de ouija, etc. Cualquier cosa
que no venga de Jesucristo y esté de acuerdo con la Escritura puede ser
extremadamente peligrosa.

El diablo también es bueno para citar las Escrituras (ver Lucas 4: 10-12).
Por eso debemos ser estudiantes de la Escritura y entender el corazón de Dios. En
toda la Biblia, hay gente que usa mal el nombre de Dios para promover su propia
agenda (ver Isaías 36:10). No permitas que las personas te manipulen o controlen
cuando usan mal el nombre de Dios o la Escritura. Permanece cerca de Jesús, y
mantente alejado de todas las formas de brujería, magia, horóscopos y prácticas
ocultas.


El don de la profecía: un nivel más profundo de ministerio
profético

El don de la profecía es uno de los nueve dones del Espíritu Santo que el
Apóstol Pablo describe en 1 Corintios 12: 4-11. Aquellos que se dan cuenta de que
tienen este don pueden usarlo en cualquier lugar y en todas partes por la fe.

Para mí, no hace mucha diferencia si estoy en una iglesia, un supermercado,
una esquina callejera, una oficina de negocios, un burdel, o incluso en una feria
psíquica: por la fe puedo profetizar porque sé que Dios siempre está hablando.
Romanos 12: 6 dice, "Si el don de alguien es el de profecía, que lo use en proporción
con su fe".

Esto significa que siempre trato de mantener mi fe fuerte y mis "antenas
espirituales" listas, para que en cualquier momento pueda recibir y entregar un
55

mensaje de Dios.

Cuando empecé a moverme en lo profético en 2010, pregunté a un profeta
en Tulsa cómo hacer el evangelismo profético. Le pregunté: "¿Puedo pedir una
pista? ¿Voy a la caza de un tesoro? ¿Cómo lo hago?"

Ella respondió: "No, sólo tienes que tener la valentía de caminar hacia
alguien y decirles lo que Dios quiere decirles".

Esa noche fui a una farmacia y a dos gasolineras donde me acerqué a
extraños y les dije lo que Dios quería decirles. Fue y sigue siendo algo que toma
mucha valentía, pero me da mucho placer cuando puedo dar una palabra exacta de
conocimiento, una palabra profética, o una sanidad a un extraño en un centro
comercial, supermercado, o gasolinera.

En octubre de 2016, llevé un equipo de una iglesia en Fresno, California a
las calles para hacer "evangelismo con poder". Fuera de una peluquería, un grupo
de hombres estaba asombrado de que yo pude contarles detalles sobre sus vidas
sin haberlos conocido antes. Esto llevó a varios a recibir una sanidad física cuando
oré por ellos. La dueña de la peluquería tenía dolor intenso en la espalda, las
manos y las rodillas. Cuando oré por ella, estaba completamente sanada, y pronto
otros empezaron a venir a la peluquería pidiendo oración y siendo sanados. En
esos casos, no tuve que esperar una palabra especial, sentimiento o sensación para
ministrar a estos individuos. Por fe comencé a profetizarles.36

Creo que Dios quiere sanar y hablar a la gente - en todas partes y todo el
tiempo. Mi trabajo es acercarme amorosamente, humildemente y con valentía a las
personas y compartir el amor de Dios con ellos. El desafío es encontrar maneras de
comunicar nuestro mensaje de manera que la gente pueda recibir lo que tenemos
para ofrecer. La gente puede rechazar mi ofrecimiento de oración, sin embargo,
sigo viendo a Dios tocar e incluso curar a la gente en algunos de los lugares más
inesperados a través de la oración.

Desde el año 2016, mi esposa y yo hemos ido a ministrar a individuos que
trabajan en el Barrio Rojo de Ámsterdam. Siempre nos sorprende cómo la
atmósfera de un burdel puede cambiar cuando comenzamos a ministrar a estos
queridos individuos. Cada vez que los visitamos, nuestro objetivo es hacerles saber
que Dios los ama y que son especiales para Él.

Sentimos la confirmación de Dios para este ministerio por un encuentro
significativo con Riana, una mujer colombiana en Munchen, Alemania. En julio de
2016, estaba comprando algunos bocadillos en un supermercado cuando escuché a
una mujer hablando español. Me di cuenta de que era una cristiana y de inmediato
56

comencé a hablarle proféticamente. Ella estaba asombrada y me dijo que todo lo


que dije era totalmente correcto. Ese encuentro fue seguido por dos noches de
ministerio a su casa y un gran grupo de amigos latinoamericanos a los que invitó.
Eso fue muy significativo, pero lo más significativo fue lo que me dijo cuándo se
enteró de nuestro alcance a las personas en el distrito rojo en Ámsterdam.

"Ahora entiendo por qué Dios quería que los conociera", dijo. "Cuando yo
tenía diecisiete años, vine a Europa pensando que iba a trabajar como una niñera
cuidando niños. Fui obligada a la prostitución. Cada noche mi proxeneta vendría y
exigía su parte del dinero que había traído en ese día. Me volví tan desesperada
que me volví adicta a las drogas para soportar el dolor y la desesperanza que
sentía. Pero había cristianos que me visitaron regularmente y me mostraron que
Dios me amaba, me mostraron amor, me mostraron a Jesús y finalmente pude salir
de esa vida de prostitución”.

Esto ilustra una vez más cómo el don de la profecía nunca es "profetizar",
sino que, en última instancia, es compartir el amor de Jesús con los demás para que
puedan encontrar la verdadera libertad.


El oficio de profeta

"Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a
otros, pastores y maestros, a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de
servicio, para edificar el cuerpo de Cristo". (Efesios 4: 11-12a)

"Ciertamente el Señor Dios no hace nada, a menos que revele Su secreto a Sus siervos
los profetas". (Amós 3: 7-8)

El oficio de profeta es uno de los cinco dones ministeriales que Cristo ha
dado a la Iglesia para equipar a todos los creyentes a hacer el trabajo del ministerio
y verlos desarrollar vidas de estabilidad y madurez (ver Efesios 4: 11-14). Los
profetas operan junto con apóstoles, pastores, evangelistas y maestros, y nunca
deben trabajar solos. Así como los maestros enseñan a la gente a enseñar y los
evangelistas ayudan a la gente a evangelizar, así los profetas ayudan a la gente de
Dios a aprender cómo discernir la voz de Dios y hablar sus palabras. Los
principales dones ministeriales que enfoca la Iglesia en el mundo occidental son los
del maestro y el pastor. Por lo tanto, hay muchos maestros y pastores destacados,
pero hay relativamente pocos profetas.

Los profetas operan junto con apóstoles, pastores, evangelistas
y maestros, y nunca deben trabajar solos.
57


En 2003, el Dr. Doug Beacham, actual obispo de mi iglesia (Iglesia Santidad
Pentecostal Internacional), publicó un libro llamado Redescubriendo el Papel de los
Apóstoles y Profetas.37 En él abrió la discusión de lo que los apóstoles modernos y
los profetas deben ser según la Escritura. En enero de 2010, el Dr. Ron Carpenter
Sr., que era entonces el obispo, anunció en una transmisión por Internet que la
I.S.P.I. es una iglesia apostólica y profética. La I.S.P.I. ha abrazado los ministerios
de apóstoles y profetas en la iglesia contemporánea. Esta fue una confirmación
para mí para seguir buscando el crecimiento en el ministerio profético.38

En 2009, empecé a buscar a profetas verdaderos. Dios me llevó a dos de
ellos: uno en Ámsterdam y otro en Chicago. Debido a su ayuda, ahora me encuentro
enseñando y entrenando a la gente para operar en el ministerio profético, así como
para identificar y asesorar a los profetas en ciernes. Es muy divertido ver a la gente
resplandecer cuando son liberados para profetizar. Muchas veces he oído a la
gente decir cosas como, "Siento que me diste un manto nuevo y me liberaste para
hacer las cosas que nací para hacer... Pero que no sabía que eran posibles".

Necesitamos profetas. Los profetas son un don poderoso y necesario para el
cuerpo de Cristo. Los profetas pueden ayudar a lograr cambios reales - incluyendo
milagros y avances espirituales- en individuos, iglesias, comunidades enteras e
incluso en naciones.

Los profetas experimentados y calificados no se limitan a fortalecer, animar
y consolar a las personas, sino que también pueden operar en otras áreas tales
como: dar orientación, corrección, sanidad, milagros creativos, adoración profética,
guerra espiritual, etc. Igual que hay diferentes tipos de maestros y pastores,
también hay diferentes tipos de profetas con diferentes estilos y asignaciones.

Un profeta nunca debe de usurpar la autoridad de un pastor o líderes de la
iglesia local, sino coordinarse con ellos para edificar a la iglesia.39 Cada vez que
estoy ministrando en una iglesia, dejo claro que estoy bajo la autoridad de los
líderes de ese ministerio. Ellos tienen el derecho de hacerme comentarios y
corregirme. La autoridad de un profeta en una iglesia sólo puede ser concedida
voluntariamente por su liderazgo y no usurpada. Los ministros nunca deben
competir entre sí, sino complementarse unos a otros.

Los verdaderos profetas edifican a las personas, hacen posible la sanidad y
aman a la gente. En Ezequiel 13:5, leemos una acusación contra los falsos profetas:
"No han ocupado su lugar en las brechas, ni han reparado los muros del pueblo de
Israel, para que en el día del Señor se mantenga firme en la batalla ".
. "

58

Los profetas son personas que oran por otros intensamente. Cuando un
guerrero se para en la brecha del muro defensivo de una ciudad, dice a las fuerzas
enemigas: "Sólo entrarán en mi ciudad sobre mi cadáver". Éste es un papel del
profeta: se paran en la brecha y defienden contra el enemigo.

Los profetas cuidan de sus comunidades, iglesias y ciudades. Los
verdaderos profetas construyen comunidades para crear lugares donde la gente
pueda encontrar seguridad, sanidad y fuerza para atravesar las dificultades de la
vida. El ministerio profético tiene que ver con la edificación y el fortalecimiento de
personas (ver 1 Corintios 14: 4-5).

Los profetas ayudan al pueblo de Dios a lograr cosas que creían imposibles.
Por ejemplo, Hageo y Zacarías motivaron a los hebreos a reconstruir el templo en
un momento en que pensaban que sería imposible (ver Esdras 5: 1-2). Moisés guio
a los israelitas por el Mar Rojo (ver Éxodo 14:21). Jesús alimentó a miles de
personas con algunos peces y panes y resucitó a otros de entre los muertos (ver
Juan 6: 1-14 y Marcos 16: 6).

Yo tenía once años la primera vez que conocí a un profeta. Simplemente me
dijo: "Dios realmente te ama tanto". Durante las siguientes veinticuatro horas, sentí
que estaba en la mano de Dios, y empecé a ver imágenes mentales (visiones) en
tiempos de oración y adoración.

Para los profetas, la oración es una forma de vida. El profeta holandés Wim
Kok tiene cinco hijos, pero a menudo cuando lo llamo está orando. Para él, adorar a
Dios y orar por la gente es su actividad favorita. Nunca olvidaré ese tiempo en que
él me mantuvo despierto cada noche durante un viaje que hicimos a Kiev. Él oraba
suavemente a Dios toda la noche. Para él, la oración es el placer supremo en la vida.
Esa es también la razón por la cual Dios puede confiar en Sus profetas Sus secretos,
porque ellos realmente son Sus amigos (ver Amós 3: 6-7)

Al crecer, observé cómo los profetas trajeron importantes avances en las
iglesias que ayudamos a iniciar en los Estados Unidos. Los pocos profetas que
conocíamos tuvieron un impacto significativo en nuestras vidas y ministerios. Casi
todos eran profetas "hechos a sí mismos". Eran personas que duraban horas en sus
tiempos de oración y que ayunaban regularmente. La forma en que crecieron en el
ministerio profético fue "permanecer", pasar mucho tiempo en la presencia de
Dios. Esto es vital e importante, pero los profetas también pueden ser asesorados y
entrenados para acelerar este proceso de crecimiento. Sin embargo, este proceso
de formación no sustituye el pasar mucho tiempo de calidad en la oración.

Graham Cooke, en su libro Desarrollando sus Dones Proféticos, afirma que
normalmente le toma a un individuo alrededor de veinte años para llegar a ser
59

maduro como profeta, pero que este tiempo puede reducirse a doce años si reciben
tutoría y entrenamiento profético. Es por eso que establecer escuelas de profecía y
viajar con equipos de ministerio profético es una manera maravillosa de cultivar a
los profetas en ciernes y a los ministros proféticos.40

Los profetas también son personas "normales" de carne y hueso. Como
cualquier otra persona, tienen sus propias imperfecciones. Un profeta nunca debe
ser colocado en un pedestal como perfecto. Esto conducirá a la decepción. Ni los
profetas de la Biblia ni los profetas actuales son infalibles. Los profetas tienen
necesidad de amigos que se preocupan por ellos como individuos y no
simplemente por el llamado de Dios en sus vidas.

Cada vez que viajo, me esfuerzo por tener un equipo conmigo e identificar a
los profetas en ciernes en diferentes ciudades del mundo. También intento nutrir y
cultivar las relaciones con los profetas en desarrollo y experimentados. Esta es una
forma intencional y estratégica de asesorar a una nueva generación de ministros
proféticos, así como de crecer personalmente. Muchas personas que sienten tal
llamado en sus vidas no saben a dónde pueden acudir para recibir este tipo de
ayuda y mentoría. Cuando empecé, encontré pocos recursos que pudieran ayudar
al desarrollo del ministerio del profeta. Es mi oración que este libro se convierte en
un recurso para muchos.

Los profetas Samuel, Elías y Eliseo levantaron escuelas a fin de establecer
una nueva generación de profetas para sus días. Nosotros deberíamos hacer lo
mismo. Es una de mis grandes alegrías ver a las comunidades de profetas crecer y
sobresalir en el ministerio profético.

Cultivando el ministerio profético intencionalmente

Como he mencionado, cada creyente puede ser potencialmente activado
para profetizar en el nivel menos profundo de la piscina profética (el espíritu de
profecía). Durante este proceso, los dones de ciertos individuos se encenderán, y se
hará evidente que también tienen un don profético. A medida que la gente
continúe ejerciendo este don y profetice, eventualmente se hará evidente a la
iglesia local si, y cuando, una persona es llamada a ser profeta. Si son llamados a
ser profetas, serán reconocibles por el fruto de su vida y ministerio (ver Mateo 7:
17-20).

Hay muchas enseñanzas disponibles sobre cómo llegar a ser un pastor,
maestro e incluso un evangelista, pero hay relativamente poco respecto a este
ministerio tan importante del profeta. Fui presentado por primera vez a una
escuela para la formación de personas en profecía en 2009. El uso de una academia
de este tipo puede ser parte de un plan intencional para cultivar una nueva
60

generación de profetas y ministros proféticos.



En 2014, entrené a una docena de estudiantes bíblicos para profetizar en
una conferencia de jóvenes en Pensilvania. En el primer día de entrenamiento,
muchos de los estudiantes estaban reticentes o incluso temerosos de profetizar.
Sin embargo, al tercer día de entrenamiento, todos estaban profetizando sin
vacilar. Durante nuestro viaje de ocho horas desde Maine a Pensilvania, los
estudiantes comenzaron a pasar sus teléfonos celulares a otros en la furgoneta y
practicaron profetizar a personas que no conocían. Fue divertido y sorprendente
cómo muchas personas en el otro extremo del teléfono confirmaron (a veces con
lágrimas) cómo Dios realmente estaba hablando con ellos a través de estos
jóvenes. ¡Es tan divertido ver a la gente profetizar bíblicamente y con precisión!

La parte difícil es verlos años más tarde y saber que desistieron de hacerlo
una vez que dejaron de pasar tiempo con un mentor profético. Crecer en profecía y
en los dones del Espíritu Santo es como aprender un nuevo idioma: ¡Si no lo usas,
puedes perderlo!

Crecer en profecía y en los dones del Espíritu Santo es como aprender un
nuevo idioma ¡Si no lo usas, puedes perderlo!

Por lo menos una vez al mes en nuestra iglesia en Ámsterdam, tenemos una
tarde profética donde, después de una breve enseñanza, todo el mundo llega a
profetizar. Tenemos intención de cultivar una cultura profética donde no sólo los
predicadores escuchan la voz de Dios, sino todos los hijos de Dios, incluyendo a los
niños.

Muchas mañanas les cuento a mis hijos una historia bíblica o leo una
Escritura. Luego tomamos treinta segundos para callar y pedimos a Dios que nos
dé una foto. A menudo las imágenes que me dicen son simplemente su propia
imaginación, pero a veces reconozco a Dios verdaderamente hablando a través de
algo que ven.

Un día, mi hijo vio una montaña rusa y dijo que sentía como Dios estaba
hablando sobre lo importante que es ayudar a que los niños que no tienen la
oportunidad de jugar puedan hacerlo. No sabía que más tarde ese mismo día me
reuniría con los líderes de un ministerio que facilita ferias en donde los niños
pobres de África pueden jugar en grandes terrenos. Sé que esto fue la confirmación
de que el mismo Espíritu Santo que dirigió esa reunión estaba hablando con mis
hijos y ellos estaban aprendiendo a escucharle.

Un programa de televisión holandés entrevistó a mi hija y le preguntó si
alguna vez había experimentado a Dios. Ella les habló de una sanidad que vio
61

cuando oró por el pie de una mujer. También les contó cómo su papá le pide orar y
profetizar sobre las personas regularmente. Ella le da a la gente imágenes que
provienen de Jesús. Aunque ella no siempre sabe lo que representan, su papá la
ayuda a encontrar un significado para las cosas que ve.

Nuestros hijos encuentran que la profecía y la sanidad son lo más natural
del mundo, porque lo es. Cultivar intencionalmente la capacidad de oír la voz de
Dios y hablar por Él es algo en lo cual cada uno que es hijo de Dios puede crecer
continuamente. Si no fuera así, Pablo no habría escrito "ambicionen los dones
espirituales, sobre todo el de profecía". (1 Corintios 14: 1). Podemos cultivar
intencionalmente la habilidad de escuchar la voz de Dios y hablar su palabra.
Todos podemos crecer en profecía, no importa nuestra edad.

62

Capítulo 4

Cómo escuchar la voz de Dios

"Ya sea que te desvíes a la derecha o a la izquierda, tus oídos percibirán a tus
espaldas una voz que te dirá: 'Este es el camino; síguelo'". (Isaías 30:21)

En 2010, me sentaba frente a un profeta y le pregunté, "¿Cómo puedo
aprender a profetizar?"

Él me miró y dijo: "El mismo Espíritu Santo que tengo yo, tú también Lo
tienes. ¡Solo hazlo!"

Yo lo creí, y ése fue el comienzo de mi ministerio de profecía; desde allí,
hago uso de los dones del Espíritu Santo con regularidad. Alguien me preguntó
una vez si Dios me habla siempre, a lo que repliqué: "Sí, pero el problema es que
no siempre estoy escuchando". Esto es cierto para muchos de nosotros: Dios
siempre nos está hablando, pero ¿con qué frecuencia estamos escuchándolo?

Dios puede hablarnos de muchas diferentes maneras. Puede hablarnos a
través de las Escrituras, en diferentes imágenes mentales, o de ejemplos de la
naturaleza, de las circunstancias, de los buenos consejos, de los sueños, de la
iglesia, de nuestro sentido común, de nuestros deseos, etc. La dificultad no es el no
oír la voz de Dios, sino el no reconocerlo cuando nos habla. Poder diferenciar lo
que Dios está diciendo y lo que simplemente viene de nuestro propio corazón, del
corazón de otra persona, o incluso del enemigo mismo es el desafío que enfrenta
toda persona que quiere crecer en la capacidad de distinguir cuál es la voz de Dios.

Una clave importante para reconocer la voz de Dios y de discernir lo que
realmente proviene de Él es un conocimiento adecuado de la Biblia. Tal como los
dos discípulos en el camino de Emaús caminaban con Jesús sin darse cuenta de que
era Él, así Jesús camina con nosotros hoy, hablándonos a través de las Escrituras
(ver Lucas 24:13-35). El modus operandi principal de Dios es hablarnos y
calentarnos el corazón por Su Espíritu a través de la Biblia, la que es el estándar
por el cual todos los dones y palabras proféticas de Dios deben ser juzgados.

Dios habla a través de las Escrituras

"Hijo mío, presta atención a mis palabras; Inclina tu oído para escuchar mis
razones". (Proverbios 4:20 RVC).41

Citar la Biblia es una de las mejores maneras de orar y profetizar. La Biblia
63

es la Palabra de Dios. Cuando comenzamos a aplicar Su Palabra a la vida de otros


mientras escuchamos Su voz, cosas asombrosas pueden tener lugar.

Citar la Escritura es una de las mejores maneras de orar y profetizar



(El ministerio profético y de sanidad pueden ser utilizados en una manera
fuerte en las Ferias Parasicológicas.)

Practico en un área poco común del ministerio que ha producido resultados
asombrosos. Me gusta ministrar en las ferias parasicológicas. Pongo delante de mi
cuarenta o cincuenta tarjetas con versículos de la Biblia, con la parte de arriba
abajo, sobre una mesa. Me sorprende continuamente la frecuencia con que Dios
habla a las personas directamente cuando escogen al azar una tarjeta de la
Escritura. La Escritura siempre sirve como un trampolín del cual Dios puede
hablarle a uno en su vida personal.

Una niña se presentó a mi mesa y me dijo que quería saber su futuro. Le dije
que escogiera una tarjeta al azar y eligió la de Jeremías 29:11. "Sólo yo sé los planes
que tengo para ustedes. Son planes para su bien, y no para su mal, para que tengan
un futuro lleno de esperanza".

Le dije: "Mira, Dios conoce tu futuro, y Él quiere que lo conozcas a través de
Jesucristo". Entonces pude orar con ella y con su madre para pedirle a Jesucristo
que entrara en sus vidas. La Palabra de Dios es viva y activa, y cuando la gente
empieza a creerla y a aplicarla a sus vidas, cosas buenas pueden suceder (ver
64

Hebreos 4:12).

Dios me habla todos los días cuando leo, medito y oro la Biblia. Puedo tocar
la vida de las personas con un alto grado de autoridad y confianza cuando empiezo
a hablar la Escritura sobre ellos. Esto puede ser tan simple como decirlas algo así:

El Señor dice que yo soy tu Pastor y yo cuidaré de ti. Te amo con un amor
eterno. Quiero que estés de buen ánimo porque nunca te dejaré ni te desampararé.
No temas y no te preocupes porque estoy contigo y te cuidaré. Como los cielos son
más altos que la tierra, tan grande es mi amor por ti (ve Salmo 23:1, Jeremías 31:3,
Deuteronomio 31:6, Mateo 6:34, Salmo 103:11, 12).

No subestimes nunca cuán poderosa es una Escritura, una canción de
adoración o una historia bíblica que puede afectar la vida de una persona. Por eso
medito mucho en lo que dice la Biblia para que al orar sobre alguien, el Espíritu
Santo me dirija en la oración y puedo orar precisamente lo que necesita escuchar
esa persona (ver Juan 14:26). Recuerda que la parte poco profunda de la piscina
profética debe ser para fortalecer, animar y consolar a las personas y no de
predecir el futuro. El uso de las Escrituras es una maravillosa manera de hacer
esto.

Ha habido momentos en mi vida cuando he luchado con la depresión (por el
choque cultural, por ejemplo), y el meditar en la Escritura me ha servido de
poderoso antídoto para la desesperación. Algo que realmente me ayudó fue hacer
una lista de todo lo que soy en Cristo. Cada día leía esa lista en voz alta, mi
identidad comenzó a cambiar hasta que pude sentir efectivamente que yo soy la
persona que Dios dice que soy.

Uno de mis familiares me dijo que la única forma en que sobrevivió a los
momentos más oscuros y emocionales de su vida fue alejarse de todo para
estudiar la Biblia y orar. Esto es lo que le permitió salir victorioso. Confesar las
Escrituras sobre nuestras vidas en la oración y meditación en ellas es una manera
comprobada de cambiar nuestras vidas desde adentro. Nos ayuda a obtener la
perspectiva que tiene Dios sobre nuestras vidas.

No podemos apoyar nuestras vidas sobre nuestras emociones, sino anclar
nuestra realidad en las Escrituras. Si nuestra vida está guiada por las emociones,
será como una montaña rusa: inestable, con subidas y bajadas dependiendo de
cómo nos sentimos en un momento dado. (ver Efesios 4:14) Debemos basar
nuestra identidad solamente en la Palabra de Dios, porque ella no cambia (ve
Mateo 24:35). Esto es tan aplicable hoy como lo era el día en que Dios inspiró a
alguien a escribirla.

65

No sólo no cambia…usamos la Palabra de Dios para corroborar cada palabra


profética. Toda palabra profética debe someterse a la Escritura. Dios no es
esquizofrénico; Él no le dirá a alguien que mienta, engañe, chismee, asesine, odie o
adultere cuando Su Palabra habla tan claramente contra estas cosas. La Escritura
inspirada es lo que podemos usar para profetizar y para evaluar toda profecía.

Usamos la Palabra de Dios para corroborar cada palabra profética.

Dios habla a través del uso de símbolos

"No las pierdas [las palabras de Dios] de vista". (Proverbios 4: 21a RVC)

"el Señor les dijo: «Escuchen lo que voy a decirles: Cuando un profeta del Señor se
levanta entre ustedes yo le hablo en visiones y me revelo a él en sueños".(Números
12: 6)

"¿quién conoce los secretos del Señor? ¿Quién vio y oyó su palabra?" (Jeremías 23:18
RVC)

La Biblia está llena de ejemplos donde Dios habla a la gente a través de
sueños y visiones que a simple vista no parecen tener mucho sentido. Dios ama
hablarnos a través del uso de imágenes mentales o símbolos. De la misma manera
en que una imagen vale más que mil palabras, un sueño o visión puede
comunicarnos poderosamente un mensaje. Jesús con su uso de parábolas mostró
Su maestría en el uso de símbolos.

Dios habló a Abraham usando las estrellas del cielo y la arena a la orilla del
mar (ver Génesis 15:5; 22:17). Dios nos está hablando continuamente a través de
la naturaleza y las cosas que nos rodean (ver Salmo 19).

Dios no ha dejado de hablarnos a través de símbolos e visiones.

Imagínate estar sentado frente a Jesús en una mesa en una cena. Él podría
tomar el salero y decir, "Tú eres la sal de la tierra” (Mateo 5:13). Él podría señalar a
los pájaros afuera y decirte que los mires y veas cuánto Su Padre cuida de ellos
(Mateo 6:26).

Una manera fácil y común en que Dios nos puede revelar una imagen es
mostrándonos algo en nuestra imaginación. Si yo te dijera, "Imagina un elefante
rosado vestido de tutú patinando en una pista de hielo", probablemente podrías
verlo en tu imaginación. He aprendido que Dios a menudo puede darme una
imagen mental que tenga un significado relevante para alguien. El arte de
desembalar esa imagen y explicar lo que Dios te está diciendo a través de ella
66

consiste en discernir la voz de Dios y así profetizar con precisión.



Lo que dificulta interpretar las imágenes es que no siempre se sabe lo que
es literal y lo que es simbólico. Un día, le dije a un hombre mientras oraba por él
que lo vi trabajando en una plataforma petrolera, pero pensé que era algo
simbólico. Luego me dijo que literalmente trabajaba en una plataforma petrolera.
Otra vez le dije a una mujer que Dios quería que ella bailara, y no sabía que ella
había dejado de bailar porque sintió que ya no lo hacía suficientemente bien.

Yo estaba en una iglesia cuando vi un panqueque que necesitaba ser
volteado. Le dije: "Dios dice que es hora de dar vuelta al panqueque".

Esa iglesia estaba pasando por un importante momento de transición y
cambio. Después del servicio, me di cuenta de que Dios usó la misma imagen
cuando llamó a Efraín para cambiar de camino (ver Oseas 7: 8). Esa iglesia no tenía
un panqueque literal para voltearlo, tampoco estaba Dios llamándola a abrir un
restaurante de panqueques. Más bien, Dios estaba hablando de un momento de
cambio que había llegado.

Esto es lo que hace que sea un poco divertido el desarrollo del ministerio
profético, pero también es difícil. Aprender a discernir lo que Dios le está diciendo
a alguien literal o simbólicamente es parte del crecimiento en el ministerio
profético.

Cuanto más profetizas, más desarrollas un "lenguaje de signos" especial con
Dios. Por ejemplo, muchas veces cuando siento que Dios me resalta la nariz de
alguien, Él está hablando de un don de discernimiento. Su boca indica un don de
hablar. Sus oídos, que es buen oyente. Si sus rodillas están resaltadas, siento que
Dios está hablando de su vida de oración. Cuanto más profetizo, más experimento
ciertos símbolos que Dios usa para hablar conmigo y que a menudo tienen un
significado específico. Dios te hablará de una manera única para que lo entiendas.

El Profeta Wim Kok de Bunschoten trabaja en una tienda de máquinas. Es
normal que me dé una palabra profética describiendo las herramientas y la
maquinaria que ocupa todos los días. Jesús habló con los pescadores de la pesca y
con los agricultores de la agricultura. Pedro sintió que tenía mucha hambre cuando
tuvo una visión de animales para matar y comer (ver Hechos 10:13). Dios te
hablará de una manera que tú puedas entender.

Para aquellos que son amantes de los perros, Dios puede usar la foto de un
perro, lo que representa la fidelidad, el compañerismo y el cariño. Para alguien que
tiene miedo de los perros, esto puede significar algo temeroso o negativo. Por eso
es bueno ser sensible a la dirección del Espíritu Santo al interpretar los símbolos e
67

imágenes. Lo que puede significar cierta cosa en un contexto dado puede significar
algo totalmente diferente en otro.

Dios habla a través de nuestros sentimientos y deseos

"guárdalas en lo más profundo de tu corazón". (Proverbios 4: 21b RVC)

Yo era un adolescente cuando supe de repente que tenía que ir a mi lugar de
trabajo una noche de viernes para hablar con una colega. Cuando llegué, le dije:
"Dios dice que no importa en qué tipo de desastre te encuentres, Él quiere
ayudarte".

Ella respondió: "¡Muchacho, estoy en un gran lío!" Al día siguiente me enteré
de que ella estaba en el proceso de desfalcar por miles de dólares a nuestro
empleador cuando le dije eso.

En otra ocasión, sentí que tenía que llamar a un buen amigo en Bolivia. Él
estaba preguntando a Dios si debiera levantar otra iglesia más. Mi llamada duró
unos sesenta segundos, y en esa conversación le dije: "Dios quiere que empieces
una nueva iglesia". Esa es una iglesia dinámica llena de jóvenes hoy.42

Al ministrar proféticamente, a menudo me siento atraído a cierta persona
como si una cuerda invisible me jalara hacia ella. Sólo puedo describirlo como un
sentir que tengo que decir o hacer algo por esa persona.

Un domingo por la mañana, todo el equipo de fútbol del liceo de la pequeña
ciudad de Wewoka, Oklahoma, visitó a la iglesia en que yo estaba ministrando.
Empecé por elegir del grupo al mariscal de campo del equipo, diciéndole que Dios
lo había llamado para ser un líder y de ejercer una influencia muy positiva que Dios
quería darle. Yo no sabía que él fue el mariscal de campo, pero la mayoría de la
gente presente lo sabía. Fue una gran manera de dar comienzo a ese culto.

No es raro que yo envíe a amigos de Facebook un mensaje alentador. A
veces me contestan con: "¿Cómo sabías llamarme en ese preciso momento”? o “Lo
que acabas de enviarme es increíble. Dios me había dado ese mismo versículo ayer
en mi devocional. "

Algunas personas que yo había instruido en Ámsterdam estaban
practicando el envío de mensajes alentadores a personas que conocían. Por alguna
razón, llamaron a una señorita que no conocían bien. Ella respondió una hora
después, y les dijo que cuando llamaron, ella estaba a punto de suicidarse, pero que
ese mensaje literalmente le salvó la vida. Ahora sabía que Dios tenía cuidado de
ella y que le importaba. Nunca subestimes el poder de una palabra alentadora,
68

porque el poder de la vida y la muerte está en nuestras palabras (ver Proverbios


18:21).

Las palabras de Dios son para dar vida

"Ellas son vida para quienes las hallan; son la medicina para todo su cuerpo".
(Proverbios 4:23 RVC).

Muchas veces la gente me pregunta cómo se puede probar una palabra
profética para saber que es de Dios. Una de las mejores maneras de hacerlo es
sencillamente determinando lo alentadora, fortalecedora y consoladora que sea la
palabra. Durante el primer año de mi vida en Holanda, luché con el desaliento. En
más de una ocasión, algún amigo me envió un mensaje por correo electrónico
detallando un sueño que había tenido o simplemente una alentadora oración
diciéndome que en todas las cosas, Dios me ayudaba a bien. Esas notas breves y
mensajes por correo electrónico me cayeron tan bien, tan vivas y alentadoras que
me ayudaron a superar esos momentos difíciles.

En una iglesia de Tulsa, Oklahoma, un invitado por primera vez se
sorprendió cuando le di un mensaje acertado de Dios. Su reacción fue: "Dios me
habló. Nunca lo hizo antes". Al año siguiente me alegré al encontrarlo a él y a toda
su familia como miembros fieles de esa iglesia. Escuchar la voz de Dios cambia la
vida de uno.

Una estudiante estadounidense iba a visitarnos brevemente en Ámsterdam.
Le dije: "Dios dice que Europa te da la bienvenida".

La semana siguiente fue a Londres, y le negaron el permiso de volver a
Europa. La llevaron a una sala aparte donde le dijeron que esperara porque no
tenía la visa apropiada. Mientras esperaba, empezó a meditar en la palabra que le
había dado y dijo: "Europa me da la bienvenida. Me dan la bienvenida a Europa".

Unos minutos después, un oficial de la inmigración británica entró y le dijo:
"No tienes la visa apropiada, pero vamos a permitirte a entrar a Inglaterra.
¡Bienvenida a Europa!”
La profecía nos brinda vida y esperanza. Es como un arma que nos puede
ayudar a superar los momentos difíciles de la vida. Como Pablo le dijo a Timoteo:
"Timoteo, hijo mío, te doy este encargo porque tengo en cuenta las profecías que
antes se hicieron acerca de ti. Deseo que, apoyado en ellas, pelees la buena batalla
". (1 Timoteo 1:18)

Las palabras proféticas nos ayudan a ganar las duras batallas de la vida.

69

Las palabras proféticas nos ayudan a ganar las duras batallas de la vida.

Enraizar profundamente nuestra identidad en la inmutable Palabra de Dios
nos permite a atravesar las tormentas de la vida. Así como las raíces de un árbol
absorben los nutrientes que le dan vida al resto del árbol, de igual manera, nuestra
vida espiritual y su nutrición se derivan de permanecer en Cristo. Las tormentas
vienen y se van, pero si nuestro corazón está bien arraigado y fundado en Su amor,
entonces estamos seguros. Somos como los árboles plantados juntos a arroyos de
aguas que no verán ni el calor ni la sequía, sino que siempre llevarán fruto (ver
Salmo 1: 3, Jeremías 17: 8).

Guarda tu corazón dando y perdonando

"Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida". (Proverbios
4:23).

Si quieres escuchar lo que hay en el corazón de alguien, sólo tienes que
escuchar lo que dice durante cinco minutos. Si quieres escuchar lo que hay en tu
propio corazón, escúchate de qué hablas y cómo usas tu dinero.

Si quieres escuchar lo que hay en tu corazón, escúchate de que hablas y cómo usas
tu dinero.

Cada vez que escuchas profetizar a alguien, oirás palabras del corazón de
esa persona y también del corazón de Dios. Si la persona está llena de amor y fe,
estos elementos influirán cuando profetiza. Si está llena de temores, dudas o
inseguridad, también esos elementos se harán manifiesto en sus palabras.

Lo que tú hablas y tu uso del dinero revelan los deseos principales de tu
corazón. Donde estuviere tu tesoro, allí estará también tu corazón (ver Mateo
6:21). ¿Eres radicalmente generoso? ¿Estás practicando el don de dar? (ver 2
Corintios 8:7) La dádiva a los pobres y necesitados es parecida a la oración que
sube a Dios como ofrenda de olor fragrante (ver Hechos 10: 1-5). Ser radicalmente
generoso es muy importante para evitar que la codicia se apodere de nuestro
corazón y bolsillo.

El acto de dar no sólo protege nuestro corazón, también nos forma.
Debemos estar siempre en alerta contra el reclamo del dinero, el orgullo y
las relaciones ilícitas. Debemos esforzarnos por mantener puro nuestro corazón,
porque Jesús promete que veremos a Dios cuando nuestro corazón esté puro (ver
Mateo 5: 8). Eso nos permite que seamos verdaderos mensajeros de Dios.

Un día yo estaba a punto de sumergirme en sentimientos de autocompasión.
70

Comencé realmente a sentir pena por mí mismo, sintiendo que la gente no me


valoraba, ni veían lo importante que realmente era yo. Mi actitud era como la letra
del coro: "Nadie me ama, todos me odian, voy a comerme unos gusanos".

Esa noche Dios me habló en un sueño.

En el sueño estuve con una prostituta. Después de estar con ella, la estaba
cargando en mis brazos y ella fingía estar herida. Inmediatamente la esposa de un
pastor que había caído en una situación de inmoralidad se paró delante de mí y me
reprendió, diciéndome repetidas veces: "¡Eres un estúpido por llevarla!".

Dejé botada la prostituta, y luego se me dio un paquete para llevarla a la
oficina de correos por un costo de $7.77. Después me desperté.

Dios me mostraba por medio de ese sueño de no llevar un espíritu herido.
No podría sentir lástima por mí mismo, porque eso daría lugar a todo tipo de
pecado y una vida miserable. A uno le gusta (por un tiempo) sentir lástima por sí
mismo, y realmente yo podría haber cometido el pecado de compararme con los
demás y sentirme mal por lo que tengo o lo que no tengo. ¡Eso es una estupidez!

El número siete en la Biblia puede representar la perfección o la madurez.
Dios me decía que, si me negaba a llevar un espíritu herido, entonces Él podría
confiar en mí para llevar Sus palabras a otros. Nunca debo permitir que mi corazón
se vuelva amargo y herido porque eso limita Su habilidad para usarme.

Sin madurez somos como niños, como naves en la mar, arrojados de un lado
a otro por las olas y los vientos y por cada nueva enseñanza, emoción o
circunstancia (ver Efesios 4:14). Podemos convertirnos en presa de Satanás, cuyas
astutas tentaciones son tan deliciosas como un helado de chocolate con banana y
jarabe pero envenenado por dentro. El pecado nos hace destruir a los demás y a
nosotros mismos. El pecado siempre lleva (tarde o temprano) a la muerte.

El pecado siempre lleva (tarde o temprano) a la muerte.

A veces hablo con personas que me cuentan de cosas por las cuales todavía
están enojadas y que pasaron años o décadas atrás. Cuando no perdonamos, es
como llevar un pájaro muerto en un collar. Está podrido. Hiede. Afecta en forma
negativa nuestro crecimiento y desarrollo espiritual.

Cuando no perdonamos, ponemos una cadena imaginaria en la pierna de la
persona que nos lastimó y la llevamos en nuestro cuello. Cada vez que pensamos
en esa persona, las emociones tóxicas dañan nuestro corazón. Esa es la razón de
que el perdón, la sanidad interior y la resolución de conflictos sean sumamente
71

importantes para aquellos con autoridad espiritual. Deshacernos de toda raíz de


amargura en nuestro corazón es imperativo porque la impureza nuestra puede
corromper a muchos (ver Hebreos 12:15).

Proteger nuestro corazón es imprescindible para estar saludable. Eliminar
toda amargura a diario y reemplazarla con la Palabra de Dios es importante.
Afortunadamente, no tenemos que confiar en un profeta o en cualquier persona
ajena para que Dios nos hable. Una de las mejores maneras de escuchar de Dios es
por la meditación en las Escrituras y la oración.

Meditando en la Escritura Usando la Escalera del Monje
(Lectio Divina)43

Hace mil años, el monje Guigo II de Kartuizer le escribió una carta a un
amigo explicando cómo pudiera uno aprender a orar meditando en la Escritura.
Describió un proceso conocido como la Escalera del monje (Scala Claustalium) o
Lectio Divina. Imagina una escalera que puedes usar diariamente para subir a la
presencia de Dios y escucharlo hablando contigo.

Este método libera el poder de meditar en las Escrituras y oír la voz de Dios.
Todo el proceso puede estar descrito como el Buscar, Encontrar, Llamar y Abrir de
una Puerta (ve Lucas 11: 9-10). Yo periódicamente ocupo este método, y Dios no
sólo me habla, sino que continúa cambiando mi vida mientras la uso. Aquí hay un
diagrama que explica los cuatro pasos de esta escalera especial.



72


Paso 1: Lectio Divina (Leer una Escritura repetidamente)

El primer paso es simplemente leer repetidas veces un versículo o pasaje de
la Biblia. Esto se llama Lectio Divina. Al leer y releer, un pasaje, una palabra, un
verso o una escritura puede ponerse de relieve y llamarle la atención. Este proceso
es como buscar un tesoro en la Escritura y encontrarlo. Una vez que esta palabra o
palabras tienen nuestra atención, entonces empieza el segundo paso, que es la
meditación.


Paso 2: Meditación

El segundo paso es lo contrario de la preocupación. Cuando alguien se
preocupa, se centra en los pensamientos negativos, y esos pensamientos pueden
tomar vida propia. Algo muy pequeño puede llegar a ser enorme y abrumador. En
lugar de preocuparse, concentrarse en las Escrituras permite que las palabras de la
Escritura comiencen a hacerse vivas. Que se hagan enormes. Deja que te abrumen.

El sistema digestivo de la vaca nos presta una maravillosa ilustración de la
meditación. Las vacas tienen cuatro estómagos en lugar de uno. Cuando comen,
mastican algo varias veces. Ellos mastican su alimento, lo tragan, lo regurgitan, y
luego repiten el proceso varias veces.

Hay momentos en mi vida cuando he pasado días enteros meditando en una
sola Escritura o en una sola historia bíblica. Cada vez que leo de nuevo esa
Escritura, veo algo que no veía antes. El Espíritu de Dios me da nuevas ideas acerca
de Su palabra. Esta es una manera fascinante, dinámica y agradable de tratar con la
Palabra de Dios.

Al leer una historia, es importante usar tu imaginación. Intenta imaginar el
gustar, el tocar, el oler, el ver y sentir lo que está ocurriendo en la narración bíblica.
Permítele cobrar vida en tus pensamientos e imaginación. Una vez que esto ocurre,
lleva tu experiencia a Dios en oración.

Paso 3: Oración

Todo lo que experimentas mientras meditas, háblalo con Dios. Por ejemplo,
si tú estás meditando en el Salmo 23:1, puedes orar cosas tales como: "Dios, gracias
porque eres mi pastor. Gracias porque tengo todo lo que necesito. Gracias por
todas las ocasiones que me has dado provisión. Dios, ¿habrá alguien a quien
quieres que yo proporcione algo que necesita?"

73

Luego permanece quieto y ve cuáles pensamientos te vienen a la mente.


Estos pensamientos pueden ser simplemente los tuyos, pero también puede ser
que Dios esté hablando a tu corazón.

Paso 4: Contemplación (Experimentando a Dios)

La palabra "contemplar" significa ver fijamente o mirar. Dios puede
revelarse a Sí mismo a través de Su palabra. La parte más difícil de la meditación es
realmente tomar el tiempo de quedarte quieto y hacerlo. No es difícil, pero
requiere que uno reserve el tiempo para buscar intencionalmente a Dios

La parte más difícil de la meditación es realmente tomar el tiempo para hacerlo.

Sigue una lista de Escrituras que puedes usar para empezar a practicar la
meditación: Salmo 23, 91, 139; Efesios 1:15-23, 3:14-21; Mateo 6:9-13; Hechos
4:32-37; Jeremías 31:33, 34; Cantar de los Cantares 8:6,7; Isaías 6:1-8; Génesis
1:26-28; y Jeremías 1:4-12.

Usando los cuatro pasos, toma una o más de estas Escrituras y pasa un
tiempo prolongado--de quince minutos a una hora, por ejemplo-- pidiéndole a Dios
que te hable a través de ellos. Literalmente he pasado cientos de horas meditando
en las Escrituras, y han cambiado mi vida. Permite que Dios cambie la tuya
también. La meditación en la Escritura es importante para todos los que quieren
crecer en la habilidad de escuchar la voz de Dios.


74

Capítulo 5
Cómo Profetizar

“Así todos pueden profetizar por turno, para que todos reciban instrucción y aliento".
1 Corintios 14:31

“Yo quisiera que todos ustedes hablaran en lenguas, pero mucho más que
profetizaran” . 1 Corintios 14:5a

En 2010, estaba yo completamente despierto a las 2 a.m. sufriendo de jet lag
(descompensación horaria) en Chicago. Realmente extrañaba a mi esposa y a mis
hijos. De repente, se me ocurrió el siguiente pensamiento: "Extraño a mi familia y
quiero estar con ellos, pero voy a centrar mis pensamientos en Dios. Sí, Dios, te
quiero. Realmente quiero verte y experimentarte ahora. Te necesito. Ese mes
cambió mi vida ya que experimenté a Dios profundamente cuando puse mi anhelo
en Él.

Durante ese mismo mes, organicé dos días de oración y ayuno en los cuales
enseñé y profeticé sobre la gente durante muchas horas. Sin embargo, la profecía
no era lo más significativo: estaba experimentando la presencia de Dios.

Mientras conducía por la autopista I-44 hacia Oklahoma City, empecé a
levantar cantos de adoración y de pronto experimenté la presencia de Dios
tangiblemente. Jesús estaba en el coche conmigo, y yo podía sentirlo. ¡Su presencia
es increíble!

Más tarde, en ese mismo año, en Madill, Oklahoma, organicé otro día de
oración y ayuno donde una vez más la presencia de Dios se hizo manifiesta. Hubo
un silencio divino que entró en el santuario de la iglesia. Sabíamos que Dios estaba
en la habitación de una manera tangible. Nadie necesitaba decir nada, porque Dios
estaba allí.

La clave más importante para crecer en la profecía es buscar primero la
presencia de Dios y después Sus regalos.

La clave más importante para crecer en la profecía es buscar primero la
presencia de Dios y después Sus regalos.

# 1 Desea la presencia de Dios primero y luego sus regalos

75

No necesitamos sentir la presencia de Dios porque caminamos por la fe y no


por lo que sentimos (2 Co. 5: 7). Sin embargo, podemos sentir y experimentar a
Dios.

Una vez ofrecí a algunos turistas que buscaban drogas en Ámsterdam
algunas cosas "realmente buenas". Les dije que lo que tenía era lo mejor posible.
Cuando les dije que era conocer a Jesús, se burlaron de mí, pero me dijeron que yo
era un buen vendedor. Lo que no se dieron cuenta es que mi oferta era 100%
verdadera. ¡No hay nada como conocer a Jesús!

También otro hombre se acercó ofreciéndome drogas. Yo le ofrecí algo
mejor: la sanidad divina. Después de orar por su espalda, todo el dolor se le
desapareció. Me agradeció y se fue sorprendido de que pudo experimentar sanidad
por el nombre de Jesús. Jesús es mejor que las drogas.

En el otoño de 1996, la Escuela Cristiana Victory experimentó de manera
especial la presencia del Señor. El Pastor Billy Joe Daugherty envió a los
estudiantes de secundaria a las clases primarias para orar por ellos porque
estábamos siendo visitados por la presencia manifiesta de Dios. No tuvimos clase
ese día ya que estudiantes y maestros fuimos tocados por la presencia del Padre.
Los estudiantes cayeron bajo Su poder, lloraron y oraron como nunca. ¡Dios nos
visitó!

Rara vez hablo de estos momentos especiales porque no son comunes en mi
vida. La mayoría de las personas en Europa tienen dificultades para creer que Dios
existe en absoluto, y mucho menos que Él puede hablar con ellos y pueden
experimentarlo.

He experimentado la presencia de Dios y he aprendido a discernir Su
presencia también en los momentos menos espectaculares y cotidianos de la vida.
Puedo verlo en la naturaleza, en mis hijos y en muchos lugares que pueden parecer
insignificantes o no espirituales. Entiendo las palabras de David cuando dice: " Una
sola cosa le pido al SEÑOR, y es lo único que persigo: habitar en la casa del SEÑOR
todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura del SEÑOR y recrearme en
su templo" (Salmo 27: 4).

Si seguimos a Dios porque queremos cosas de Él, podríamos estar en
peligro. Simón el Hechicero ofreció dinero a Pedro porque quería tener la habilidad
de poner las manos sobre la gente y que pudieran ser llenos del Espíritu Santo.
Pedro le reprendió duramente (ver Hechos 8: 20-25). Nosotros no buscamos
primero los dones de Dios; Nosotros vamos tras Él. A medida que Dios llena
nuestras vidas con Su presencia, los regalos de Su Espíritu (sanidad, profecía,
lenguas, etc.) se vuelven normales y naturales.
76


Deseo regalos de Dios, pero lo que más deseo es a Dios mismo. Su presencia
es el mayor regalo que pueda tener.

# 2 Guarda tu casa de inclinarse

El centro de Ámsterdam está lleno de hermosas casas, muchas de las cuales
fueron construidas en el siglo XVII o XVIII. Aunque hermosas, muchas de ellas
están torcidas e inclinadas. El suelo blando en Ámsterdam provoca que los
edificios se muevan si no se construyen sobre postes insertados muy profundo en
la tierra. Sin ese cimiento, esos edificios caerán y conducirán a la muerte y la
destrucción.

Si alguien tiene un ministerio fuertemente dotado o ungido, pero carece de
integridad, su ministerio inclinado también puede conducir a la destrucción. No
permitas que tu unción pese más que tu integridad y carácter.

No permitas que tu unción pese más que tu integridad y carácter.

Algunas personas que han tenido poderosos ministerios han aparecido y
desaparecido como estrellas fugaces. Es bueno desarrollar una fuerte unción o
dones, pero siempre y cuando seas una persona de integridad. Aprende a
mantener tus ojos enfocados en el cielo con los pies sólidamente plantados en el
suelo. Esto significa ser honesto, pagar tus cuentas, ser responsable y tratar a tus
amigos y familiares con amabilidad.

Si quieres crecer en el ministerio sobrenatural, no puedes aislarte. Ten
amigos que te digan la verdad, no importa cuánto Dios pueda o no usarte. Ten
personas en tu vida con las que puedas ser transparente y puedas ayudarlas
cuando lo necesiten.

Muchas personas que tienen fuertes dones proféticos pueden luchar contra
la depresión y el desaliento. Es vital crear estructuras de responsabilidad y cultivar
relaciones con personas que puedan orar, escuchar y aconsejar. Nunca me he
sentido solo porque he nutrido intencionalmente relaciones mutuamente
responsables con grandes amigos. Cuidan de mí por lo que soy y no por lo que
puedo hacer.

# 3 Orar en el Espíritu a menudo

Orar en el Espíritu es una manera fantástica de prepararse para el
ministerio profético y de sanidad. Es una manera de despertar el don de Dios
77

dentro de ti (ver 2 Timoteo 1: 6). Es como la mantequilla que hace que una sartén
caliente chisporrotee antes de cocinar un pedazo grande de carne. Conozco a
muchos profetas y evangelistas que regularmente pasan largas horas orando en el
Espíritu y en su entendimiento (ver 1 Corintios 14:15). Orar en el Espíritu puede
ayudar a poner en marcha el fluir profético. Sin embargo, una vez que comiences a
profetizar, no vayas de un lado a otro en lenguas y en profecía. Confía en Dios que
una vez que comiences a profetizar, Él continuará hablando a través de ti sin tener
que hablar en lenguas. También, cuando sea apropiado, ora suavemente en lenguas
antes de profetizar sin que la gente tenga que escuchar necesariamente que lo
haces. Tú no quieres distraer innecesariamente a la gente del mensaje que tienes
que darles.

# 4 Relájate y no seas excéntrico

Haz un puño apretado con tu mano derecha y observa lo difícil que es
insertar un dedo de la mano izquierda en ese puño. Ahora relájate y mantén tu
mano derecha abierta y ve lo fácil que es mover los dedos izquierdos en ella. Si
quieres escuchar claramente la voz de Dios, relájate y descansa.

Una palabra de Dios no necesita ser entregada con un fuerte contenido
emocional o con el lenguaje de la versión Reina Valera Antigua. Una vez que
comiences a fluir proféticamente, los pensamientos de Dios sonarán como tus
propios pensamientos. La única manera de averiguar si son de Él es decir lo que
estás viendo, pensando o sintiendo y luego preguntar si lo que estamos diciendo
tiene algún sentido.

Estar sosegados facilita que Dios nos hable y nos guíe cuando profetizamos.
Confiar en Dios y estar relajado es benéfico para todo aquel que da y recibe una
palabra profética.

Me preocupa la gente que conozco que se ha apartado de la profecía y de los
dones espirituales porque vieron a algunas personas complejas y extrañas. Si Dios
es mi Padre, entonces es normal que Él me hable. No hablo con mis hijos en el
lenguaje de la Reina Valera Antigua ni me pongo excéntrico con ellos (a menos que
estemos jugando). Entonces, podemos hablar con la gente conversacionalmente y
compartir lo que sentimos que Dios está diciendo en una manera normal y
calmada. Podemos hacerlo aún sin que ellos sepan que les estamos compartiendo
palabras que vienen de Dios. La profecía es para la vida normal y diaria.

Un día entré en la clase preescolar de mi hijo y vi una foto de la maestra.
Escribí una nota alentadora y describí lo que vi. Al día siguiente, vi la nota grabada
en la pared donde todos podían verla. Yo no escribí, "Así dice el Señor..." Yo sólo la
animé con las palabras que sentí que Dios quería hablarle a ella. Ella lo apreció
78

tanto que lo publicó para que todos pudieran ver lo que había escrito. El ministerio
profético no es sólo para el contexto de la iglesia, sino para la vida "normal" diaria.

# 5 Fluye como una caja de Kleenex

Puedes obtener una imagen, palabra, Escritura, impresión, o tal vez
absolutamente nada cuando vas a orar por una persona. Pero al comenzar a orar
por la fe, las palabras pueden comenzar a fluir de tu boca como una corriente de
agua viva. Cuando hablas de una Escritura o una figura, pueden venir más. La presa
puede romperse y un flujo profético puede comenzar a desarrollarse.

Como un pañuelo en una caja de kleenex, cuando usted saca uno, más
vienen. Cuando empiezas a hablar palabras de vida, más pueden venir. Muchas
veces cuando empiezo a profetizar, no sé lo que voy a decir. Pero confío en Dios
que cuando abra mi boca, Él la llenará (ver Salmos 81:10).

Recuerdo haber profetizado sobre un líder y oír las palabras que salen de mi
boca, "Tú eres conocido por tres cosas".

Entonces pensé: "Ayúdame Dios, ¿qué son esas tres cosas?". Mientras seguía
hablando, las tres cosas salieron de mi boca mientras él asintió con sorpresa y
agradecimiento.

Al cruzar el río Jordán, los sacerdotes tuvieron que entrar en un río
inundado, profundo y peligroso. Fue cuando sus pies tocaron el agua que el río
comenzó a retroceder y no antes (Josué 3: 13-16). Dios hablará por tus labios
cuando abras tu boca y no antes. Profetizar requiere fe en Dios y valentía.

Casi cada vez que entreno a grupos en el ministerio profético, alguien se
congela y dice algo como: "No puedo hacer esto, esto es demasiado difícil" o
"Quiero que sea Dios y no yo".

El miedo nos impedirá profetizar. Queremos estar en control y saber todo lo
que vamos a decir antes de tiempo para no cometer un error. Cuando se trata de la
fe, Dios no trabaja de esa manera. La fe es como Abraham dejando su casa sin saber
a dónde iba. Profetizar a menudo significa soltar palabras sin saber lo que vas a
decir.

Queremos estar en control y saber todo lo que vamos a decir antes de
tiempo para no cometer un error. Cuando se trata de la fe, Dios no funciona
de esa manera.

79

Un día mi esposa Femke estaba profetizando sobre una madre y su hija.


Repentinamente escuchó canciones y vio imágenes de la infancia de su hija.
Cuando ella comenzó a contarles lo que vio y oyó, las dos empezaron a llorar. Éstos
eran recuerdos acariciados que debido a acontecimientos traumáticos habían sido
olvidados. De repente, estaban de vuelta. Femke pensó en una canción, y más
recuerdos empezaron a llegar.

Dos palabras hebreas para profetizar tienen que ver con el agua. El primero
es nataph, que significa exudar, destilar gradualmente, caer en gotas o hablar en
inspiración. Esta es una hermosa imagen de cómo durante la adoración o la
oración, los pensamientos y las imágenes pueden caer como la lluvia en nuestros
espíritus.

La segunda palabra para la profecía es naba. 44 Tiene el sentido de
"burbujear o brotar, fluir, derramar o brotar". Es como un río de inspiración que
fluye de nuestros espíritus cuando profetizamos (ver Juan 7: 38-39 y 4:14).
Frecuentemente cuando empiezo a entrenar a la gente en el ministerio profético,
son reticentes e inseguros, pero a medida que crecen, puede desarrollarse un
fuerte flujo profético constante.

En ocasiones, la gente me llama un profeta de ametralladora porque puedo
profetizar rápidamente. No confundamos un estilo personal o un modo de
profetizar con la única manera de hacerlo. Hay muchos estilos de profetas y
muchas maneras de profetizar. La tarea que tienes es conectarte con Dios y
discernir cómo Él te habla a ti y habla a través de ti. Esto se desarrolla mejor en
compañía de profetas experimentados y de otras personas aprendiendo a
profetizar.

A veces, cuando estoy profetizando, me siento muy vulnerable; siento que
estoy de pie vestido solo con mi ropa interior; no conozco a la gente, y no sé qué les
debo decir. Afortunadamente, no tengo que saberlo porque profetizo de mi espíritu
y no de mi intelecto. Una vez que comienzo a profetizar y supero los obstáculos
iniciales del miedo, puedo entrar en un río profético donde las palabras, las
imágenes y los pensamientos comienzan a fluir rápidamente. En ese momento,
reconozco que los pensamientos de Dios son a menudo mis propios pensamientos.

El desafío restante es ir filtrando esos pensamientos de una forma
apropiada. Es decir que debo comunicar esas palabras de tal manera que
fortalezca, aliente y consuele a alguien. Debo articular el mensaje de una manera
que se pueda entender. Aquí es donde se desarrolla la habilidad de profetizar. Así
como alguien puede crecer en su capacidad de enseñar, así se puede crecer en la
capacidad de profetizar bien. Parte de esto implica el uso de "Hermenéutica
Profética".
80


# 6 Usa Hermenéutica Profética: Revelación, Interpretación,
Aplicación

La hermenéutica es el término que los teólogos usan para explicar el
proceso de entender la Escritura. Los tres pasos usados para entender la Escritura
son exactamente los mismos pasos usados para desentrañar la profecía:
Revelación, Interpretación y Aplicación.

Años atrás, mientras profetizaba sobre una mujer, Dios comenzó a
mostrarme su cabello. No tenía ni idea de lo que significaba, pero cuando empecé a
hablar de ella, le dije: "Tú eres una adoradora como la mujer que secó los pies de
Jesús con su cabello. Eres una persona que verdaderamente adora al Señor en
espíritu y en verdad." Esta palabra resultó ser verdad sobre ella.

Una revelación puede ser una imagen o una Escritura de la que no tengas
idea de lo que significa, Pero a medida que se empieza a desempacar la revelación
(Escritura, imagen, sueño, etc.), el Espíritu Santo puede comenzar a darle la
interpretación y posiblemente también la aplicación.

Recientemente, en una noche de práctica profética, alguien se acercó a mí
con una estrella de un árbol de Navidad diciendo: "Creo que eres como una estrella
que la gente de oriente va a buscar para encontrar a Jesús".

Lo que él no sabía es que líderes de Europa del Este me habían pedido que
viniera a entrenarlos en el Evangelismo con Poder. Aunque estaba pensando en
una historia bíblica, hubo una más grande interpretación y aplicación inmediata
para mi vida. Él me dio la revelación, y yo pude interpretarla inmediatamente para
aplicarla a mi vida.

A veces se puede obtener una revelación, pero no saber cómo una persona
necesita interpretarla o aplicarla. Una vez, vi a una mujer como una maternal
gallina con un montón de pollitos alrededor de ella. Le dije esto y luego le pregunté
qué significaba para ella. Ella respondió: "Yo trabajo en una guardería, y he estado
preguntando a Dios si debería seguir trabajando con estos niños. Su imagen fue
una respuesta a mi oración. "

En otra ocasión, estando en Hungría le dije a una joven que ella iba a hacer
un ministerio profético conmigo. Pensé que esto significaba que se convertiría en
parte de uno de mis equipos proféticos. Sin embargo, ella fue la persona que
organizó la primera conferencia profética juvenil en Hungría. Podemos obtener
una revelación, pero no sabemos cómo va a tener lugar.
81


Una revelación correcta con una interpretación equivocada o una aplicación
incorrecta conducirá a resultados erróneos. Una revelación correcta y una
interpretación correcta con la aplicación incorrecta también conducirán a la
frustración.

Una revelación correcta con una interpretación equivocada o una aplicación
incorrecta conducirá a resultados erróneos. Una revelación correcta y una
interpretación correcta con la aplicación incorrecta también conducirán a la
frustración.

Estando en una iglesia profeticé sobre un hombre acerca de que él era un
líder y que Dios iba a usarlo como un rey para guiar a mucha gente.
Posteriormente, ese hombre trató de dividir a la iglesia usando la palabra que le di.
El pastor, que es un buen amigo mío, me dijo: "Mateo todo lo que dijiste acerca de
él era cierto, pero hizo mal uso de esa palabra; de la manera incorrecta y en el
momento equivocado".

Hubo una brecha de veinte años entre cuando Samuel ungió a David para
convertirse en el rey de Israel y cuando David fue coronado rey. David no salió
inmediatamente para matar a Saúl y convertirse en rey en su propia fuerza y
tiempo; todo lo contrario, David es un excelente ejemplo de alguien que conocía y
respetaba el tiempo de Dios.

Jesús comenzó Su ministerio a la edad de treinta años, y sólo duró tres años.
Todas las profecías mesiánicas del Antiguo Testamento estaban esperando para
ser cumplidas y Él las cumplió todas en el tiempo apropiado.

Dios está más interesado en lo que somos que en lo que haremos por Él. Una
palabra profética puede ser para ahora, un año a partir de ahora, o décadas a partir
de ahora. Por eso no debemos ser demasiado rápidos para descalificar una palabra
profética que no entendemos. Sin embargo, siempre podemos estar permitiendo
que Dios nos convierta en la persona que debemos de ser para que Él pueda
cumplir esa palabra en nuestras vidas.

En 2010, alguien profetizó que Dios iba a usarme como un líder en los
Estados Unidos. Inmediatamente rechacé esa palabra porque vivo en los Países
Bajos y no planeo vivir en los Estados Unidos. ¡Ese año, pasé cuatro meses en los
Estados Unidos y Dios me usó como un líder allí!

# 7: Entrega la pizza profética

82

Cuando profetizas, eres un portavoz de Dios. Tu trabajo es similar al de un


repartidor de pizza - entrega lo que Dios está diciendo y no obligues a la gente a
que coma la pizza. No te haría sentir feliz que el repartidor te obligara a comerla
cuando él quisiera. Dale espacio a la gente para juzgar la palabra por sí mismos y
decidir por sí mismos lo que van a hacer con el mensaje. Las personas son
responsables por sus propias vidas y deben ser capaces de elegir lo que harán o no
después de recibir una palabra profética.

Nadie quiere comer una pizza entregada en una caja de cartón fría llena de
agujeros y suciedad. La caja quitaría comestibilidád a la pizza. Igualmente,
presenta un mensaje de Dios de manera tal que no afectes el mensaje mismo. Se
cuidadoso de usar la vestimenta apropiada al servir a gente de otras culturas. No
expreses tus opiniones políticas cuando profetices. Utiliza lenguaje y expresiones
que la gente entienda. No dejes que tu presentación se interponga en el camino de
lo que Dios quiere decirle a una persona. Evita detalles secundarios o no
importantes que puedan distraer de un mensaje que viene de Dios.

Presenta el mensaje de Dios de manera tal que no afectes el mensaje mismo.

Puedes ir a un restaurante elegante o barato para conseguir un bistec. La
misma pieza de carne puede costar unos pocos dólares o muchos dólares
dependiendo de lo bien que se prepara y se presenta. Nuestro trabajo es hacer
todo lo posible para presentar un mensaje de Dios que la gente pueda entender y
digerir.

Si la gente acepta la palabra o no, no es nuestra responsabilidad. Pero
somos responsables de cómo lo presentamos. La palabra de Dios es mucho más
importante que una pizza o pedazo de carne, así que haz todo lo posible para
entregarlo bien.

# 8: Obtenga comentarios

Como repartidor, debes estar abierto a recibir comentarios sobre cómo tu
"pizza profética" es entendida o experimentada. No estés demasiado emocionado
cuando todo lo que dices es 100% exacto, y no te desanimes si lo que dices no es
100% exacto. Todos estamos aprendiendo en esto, y mantener una comunicación
abierta con Dios y aquellos a quienes servimos es crucial para crecer en lo
profético.

Kenneth Hagen estaba orando por un joven y de repente oyó las palabras
que salían de su boca: "Esta es una confirmación de lo que te dije a las tres de la
83

tarde cuando orabas en tu bodega. Una confirmación que era Yo quien hablaba
contigo ".

Después del servicio le preguntó: - ¿Estabas orando en tu bodega a las tres
de la tarde?

Sí, era cierto. En ese momento, le estaba pidiendo a Dios una confirmación
de si debía convertirse en un predicador. Sintió que Dios le dijo en ese momento:
"Te daré una confirmación esta noche". Las palabras de Hagin fueron esa
confirmación.45

A menudo le pregunto a la gente: "¿Tiene sentido lo que te estoy diciendo?"
De esta manera puedo aprender, pero también porque no siempre sé que significa
lo que estoy diciendo. No te preocupes por lo profundo o impresionante de lo que
digas. Algunas de las palabras más simples pueden tener un gran impacto.

Un día recibí la palabra "galleta" para una mujer. Le pregunté, "¿Qué
significa eso?" Ella dijo que el apodo de su abuelo era "galleta" y que él era un gran
hombre de fe. Ella lo amaba profundamente, y su oración era que su fe continuara a
sus hijos. Era muy significativo para ella que yo comenzara sin saberlo hablando de
su abuelo mientras hablaba de su fe. Yo simplemente escuche la palabra galleta.

# 9: Crece en el ministerio profético profetizando

La primera vez que toqué la guitarra, sonaba horrible. Ahora, debido a
muchas horas de práctica, puedo dirigir una iglesia en alabanza y adoración.
Cuando comiences a profetizar, puede ser que no suenes muy confiado, perfecto o
acertado. No dejes que eso te impida. Sigue aprendiendo, estudiando, viendo,
creciendo y desarrollándote en el ministerio profético. Me gusta educar,
demostrar, activar y ayudar a la gente a desarrollarse en sus dones espirituales.
Permanezca amable, humilde y enseñable y vea cómo puede crecer en la profecía.
Aprenda a escuchar la voz de Dios y hable sus palabras.

# 10 Cuando se atasca, utilice un trampolín

Los pensamientos de Dios sobre nosotros superan en número a todos los
granos de arena en el mar (ver Salmo 139: 18). Él es generoso y creativo al hablar
con nosotros. Sin embargo, puede haber veces que no tengas ni idea de qué decir.
Tu mente está totalmente en blanco. La parte más difícil de profetizar a veces es
empezar. Agarra cualquier objeto aleatorio, y utilízalo como un "trampolín".

84

A veces le pido a una mujer que me dé un objeto aleatorio de su bolso o


utilizo un número de teléfono, placa de matrícula, o un sueño para poder
profetizar. Lo más importante no es el objeto que uno usa, sino la capacidad que
Dios tiene para hablarnos a través de cualquier cosa.

Dos personas con fuertes dones proféticos me acompañaron a Budapest
para una conferencia. Durante una pausa de tres horas, caminamos por la ciudad y
practicamos profetizando unos sobre otros usando los letreros y cosas que vimos
durante nuestro paseo. Esto los ayudo soltarse, y su flujo se hizo mucho más fuerte
después de ese ejercicio. Profetizar toma la fe simple de un niño. El uso de
trampolín puede ayudarle cuando se queda atascado.

# 11 No seas un llanero solitario

No me gusta ministrar solo. Siempre me gusta llevar a otros conmigo. Esto
es mutuamente beneficioso, ya que la unción espiritual puede ser contagiosa. Me
gusta invertir en la vida de otras personas porque tiene muchos beneficios para mí.
La mejor manera de crecer en la profecía es profetizando y enseñando a otros
cómo profetizar.

Cuando John Wimber se dio cuenta de que las señales y las maravillas
seguían su ministerio, se encontró frente a una decisión. Una vez le dijo a su esposa
Carol: "Puedo conseguir una tienda y tener un gran avivamiento donde pueda
hacer esto solo, o puedo liberarlo a la gente, y equiparlos a todos para poder jugar."
46Él escogió lo último, y debido a esto, tuvo un impacto mucho mayor de lo que

habría tenido si lo hizo todo él mismo. Dios no quiere que seamos llaneros
solitarios.

La profecía y los dones del Espíritu Santo no son sólo para las personas
"ungidas e especiales". Son para cada creyente. Siempre que viajo, intento llevar a
un equipo de personas que hacen el ministerio conmigo. Al hacer esto, estoy
modelando la estrategia de Jesús y del Apóstol Pablo. No te aferres al ministerio
por sí mismo, sino libera el ministerio en manos de otros creyentes. No perdemos,
pero ganamos autoridad dándola a otros.

La mejor manera de crecer en dones espirituales es entrenando a otros
cómo pueden usarlos. Celebro y me regocijo cuando los que he mentoreado ven
sanidades y milagros asombrosos que yo no he visto todavía. No se trata de mí,
sino de Jesús; Y como Jesús yo digo regularmente: "Todo lo que yo puedo hacer, tu
puedes hacerlo mejor".

Si estás en una iglesia o un lugar donde no tienes mentores, no te preocupes.
¡Nunca he conocido a la mayoría de mis mentores! Nunca he conocido a John
85

Wimber, Oral Roberts, Timothy Keller, Ignacio de Loyola, T.L. Osborn, el apóstol
Pedro o el apóstol Pablo. He leído sus libros y sus enseñanzas me han ayudado a
moldear mi vida y ministerio. Lee buenos libros y luego, encuentra personas con
las que puedas hacer algo más que hablar de lo que leen… hagan lo que ellos
hicieron. Deseen crecer en los dones espirituales no sólo hablando de ellos, sino
saliendo fuera y usándolos.

Cuando vine por primera vez a Ámsterdam, organizamos reuniones
mensuales de oración de hombres en las que simplemente orábamos el uno por el
otro. Poníamos a una persona en el medio y orábamos por lo que necesitaban. A
menudo, mientras orábamos, Dios hablaba a través de nosotros. Algunos de esos
hombres son ahora mis mejores amigos y socios en ministerio. Me han dado
muchas valiosas palabras de Dios en muchas ocasiones.

# 12 Profetiza como la pequeña pelirroja de Charlie Brown

Iba en bicicleta con mi hija después de ver una película de Charlie Brown
cuando me sorprendió diciendo: "Papá, la pequeña pelirroja es profeta como tú
¿verdad?”

Todo el mundo en La Película de Charlie Brown tiene la tendencia de tratar
mal al pobre Charlie Brown. Lucy está constantemente quitándole el balón de
fútbol cuando quiere patearlo, la gente se burla de él, y él se siente como un gran
perdedor. Pero al final de la película, para su propio asombro, la niña pelirroja
quiere ser su amiga por correspondencia.

Ella quiere ser su amiga por correspondencia porque es honesto, divertido,
inteligente, sincero y cuidadoso. Ella lo fortalece, lo anima y lo conforta, dejando a
Charlie Brown y al espectador con una cálida sensación en su corazón.

Mi hija comparó esta experiencia reconfortante con todos los encuentros
que ha tenido con los profetas. Los profetas hablan la verdad de Dios en amor y
sacan lo mejor de otras personas. La meta más grande de un profeta no es
profetizar, sino amar a la gente de la misma manera que Dios nos ama.
Concentrarse en Jesús, amar a la gente y profetizar puede llegar a ser fácil y
natural.

86

Capítulo 6
Activaciones proféticas47

"Yo soy el SEÑOR tu Dios, que te saqué de Egipto. Abran bien su boca y la llenaré. "
(Salmo 81:10)

"Cuando los hagan comparecer ante las sinagogas, los gobernantes y las autoridades,
no se preocupen de cómo van a defenderse o de qué van a decir, porque en ese
momento el Espíritu Santo les enseñará lo que deben responder". (Lucas 12: 11-12)


(La mejor manera de crecer en el ministerio profético es practicarlo junto con otros.)

La mejor manera de aprender algo es juntarse con otras personas. Este
capítulo contiene una lista de posibles ejercicios de activación en grupo. Es
importante experimentar cómo Dios puede hablarle a usted y a los demás por
medio de usted. Una forma ideal de hacerlo es tener un grupo con un líder central
que asigna los diferentes ejercicios. Así como el crecimiento de un músculo
requiere ejercicios, así el don profético puede crecer en nosotros cuando
ejercitamos los dones y estimulamos el fuego del Espíritu Santo dentro de
nosotros. (Ver 2 Timoteo 1: 6).

Los líderes tendrán que encontrar el equilibrio de desafiar a la gente a
crecer fuera de sus zonas de comodidad y evitar situaciones que paralicen a las
personas a causa del temor. La meta es crear un ambiente de aprendizaje seguro
donde la gente pueda ser desafiada, alentada y también corregida cuando sea
necesario. Deseamos cultivar creyentes proféticos sanos, fuertes y humildes. Haga
de estos ejercicios una "experiencia de aprendizaje donde todos puedan crecer".

Es bueno orar brevemente en lenguas antes de comenzar cada ejercicio
para obtener un flujo profético. Si los participantes no oran en lenguas todavía, la
oración en su lengua materna será suficiente. El líder le dirá a la gente cuándo
iniciar, y cuando dejar de orar en lenguas para comenzar a profetizar.

87

Activaciones proféticas

• Alrededor del Círculo - Todos en el círculo reciben un número y luego
profetizarán sobre la persona a su derecha hasta que todos en el grupo hayan
profetizado sobre la persona a su lado. Al principio, los estudiantes pueden tener
miedo de hablar. Anímelos a orar simplemente palabras de aliento, fortalecimiento
y consuelo. Esta es la forma más básica del ministerio profético

Este es normalmente el primer ejercicio que haré con la gente como un
"calentamiento." Debido a que la palabra “profecía” podría parecerles muy difícil,
anímelos a orar simplemente el uno por el otro. En este punto, pueden estar
sencillamente orando unos por otros. Eso está bien. La profecía es una parte
natural de la oración porque cuando hablamos con Dios, Él nos contestara.

• Cambio - El líder del grupo dirá, "cambio", cuando la gente necesita parar o
comenzar a profetizar. Si dicen que cambian rápidamente, esto obligará a los
participantes a no pensar demasiado, sino simplemente a decir lo que el Espíritu
de Dios los llevará a decir. Si el cambio se retrasa, esto desafiará a aquellos que
profetizan para que no dejen de profetizar, sino que por fe le piden a Dios por más
palabras que puedan dar. También enseña a los participantes a guardar una
palabra. Un profeta está en control de sí mismo y puede estar callado cuando él o
ella necesita estar en silencio, como cuando no es su turno de hablar.

Una amiga que viajó conmigo por primera vez tuvo un momento difícil
conmigo cuando dije "cambio" porque ella quería decir más. Ella quería dar todo el
mensaje que Dios tenía para una persona en ese momento. Afortunadamente, ella
me escuchó y aprendió el valor de poder guardar una palabra de Dios. Sólo porque
Dios puede darle una palabra para alguien no significa que usted tiene que dar la
palabra entera en ese momento. Aprender a guardar una palabra y esperar el
momento adecuado para darla es importante. También es importante aprender a
someterse a la autoridad cuando sienten que no es el momento adecuado para dar
una palabra u orar por los enfermos.

En un viaje a una conferencia de jóvenes en Ucrania, tuve un equipo que
quería orar por sanidad. Les dije, sin embargo, que esperaran. En lugar de hacer
todas las oraciones nosotros, quería que los estudiantes ucranianos oraran por los
enfermos y vieran que las sanidades sucederían cuando ellos fueran a orar. Mi
equipo confió en mí, y más tarde comprendieron que no era el momento de orar
por los enfermos. Quería primero equipar a otros para que fueran dependientes de
Dios y no de nosotros.

• Una Palabra - Todos en el grupo tienen un bolígrafo y un papel. Entonces
cada quien le da a los demás en el grupo una palabra. Al final del ejercicio, cada
persona tendrá una lista de palabras que puede usar para comenzar a descifrar la
palabra de Dios dada a ellos usando los tres pasos de revelación, interpretación y
aplicación. Este ejercicio ayuda a los participantes a relajarse y aprender a
profetizar de su espíritu y no de su propio pensamiento. Cuanto más se aprende a
escuchar la voz del Espíritu de Dios, más se puede saber cuándo los pensamientos
de Dios son tuyos.
88


¿Qué impide que las personas profeticen, oren por sanidad, hablen en
lenguas, etc.? Pensamos demasiado. No profetizamos de nuestros propios
pensamientos, sino de nuestro espíritu. Este ejercicio permite a las personas
relajarse y soltar una palabra, confiando en que Dios pueda hablar a través de lo
que digamos. A veces, he mirado a una persona y he dicho un nombre de un
pariente o un ser querido. Otras veces es simplemente una palabra como "amor" o
"poder". No juzgue una palabra por lo profundo o simple que pueda ser.

Kris Valloton nos cuenta de un hombre que le dijo a una mujer: "¡Tienes una
camisa amarilla!"

La mujer empezó a llorar histéricamente. Cuando le preguntaron por qué
reaccionó así, ella explicó: "Tengo un hijo autista, y le dije al Señor hoy: 'Si vas a
sanar a mi hijo, que alguien me diga que tengo una camisa amarilla...'. "48

En otro entrenamiento, una mujer miró mis zapatos y me dijo, "Dios dice
‘Nike... Sólo hazlo.'"

Lo que ella no sabía es que siempre le digo a la gente que para profetizar o
sanar a los enfermos necesitan "Nike...solo hazlo". Su palabra, aparentemente
insignificante, era muy significativa para mí.

Nunca se sabe lo que una palabra puede significar para alguien. No trate de
averiguar todo primero. Simplemente suéltelo con fe y de una manera amorosa.

• El Profeta Ciego - El líder seleccionará a un individuo y entonces vendarán
sus ojos. A esta persona se le dirá que profetice sobre alguien del grupo sin saber a
quién. Es divertido cuando todos en el grupo obtienen un turno (incluso la persona
que profetiza). Entonces la persona con los ojos vendados profetizará sobre todos
incluyendo a sí mismo sin saber por quién está profetizando.

Este es el ejercicio donde a menudo obtengo las palabras más significativas
de la gente porque no saben que están profetizando sobre mí. A veces, la gente me
llama y me pide que profetice sobre un grupo de gente que no conozco. Es
grandioso porque no puedo depender de nada excepto del Espíritu Santo para
profetizar. Confío en que él hable a través de mí. Este ejercicio requiere y
desarrolla una fe fuerte para profetizar.

• Todos a Uno – Un integrante se encuentra en medio del grupo, y todos en el
grupo profetizan uno por uno sobre él o ella. Esto puede ser tan simple como tener
una persona sentada en una silla en medio de la habitación y todos los demás
comparten lo que sienten que Dios puede estar diciendo.

Este es un gran ejercicio para edificar a un individuo. He visto a la persona
de en medio muy impactada por las palabras proféticas habladas sobre su vida
durante este ejercicio. Mucha gente no está acostumbrada a ser fortalecida,
alentada y consolada por otros. Expresar el amor de Dios es poderoso. Este es un
gran ejercicio para hacer antes del siguiente.
89


• Uno a Todos - Un integrante se encuentra en el centro y profetizará sobre
todos en el grupo. La fe de él se edificará al darse cuenta de que puede profetizar
sobre muchas personas.

Este ejercicio consigue sacar a una persona fuera de su zona de comodidad.
Ellos no tienen tiempo para pensar, pero tienen que profetizar sobre la próxima
persona totalmente por la fe. Cualquiera que sea la imagen, la Escritura o el
sentimiento, deben comunicarlo de una manera que sea fortalecedora, alentadora
y reconfortante.

• Obtener Reacciones- Interrumpan regularmente entre ejercicios y cuenten
lo que las palabras proféticas han significado para todos. Esto es importante para
ser capaz de probar su flujo profético y ver cuando eres exacto y donde puedes ser
menos preciso.

Obtener reacciones es muy importante para desarrollar un ministerio
profético que siga siendo responsable y transparente.

Un hombre le dijo a una persona que vio Suiza y describió las cosas que vio.
La persona asintió con la cabeza y luego nos contó lo importante que era Suiza en
su vida personal. Todas las imágenes e ideas que describió tenían que ver con el
proceso de pérdida de su esposa, con quien había pasado mucho tiempo en Suiza.
Muchas veces podemos decir cosas y no tener ni idea de lo que significan para la
persona con la que estamos hablando.

• Cantar una profecía - Las personas con un don musical pueden tomar un
instrumento y comenzar a cantar una profecía. Esto puede llevar a que se escriban
nuevas canciones y, a menudo, se libera una gran autoridad con música profética.

El rey David era un salmista profético. Muchos líderes de adoración con
fuertes dones proféticos deberían cantar canciones proféticas. Mi hermano ha visto
en su propio ministerio que a veces cuando comienza a profetizar a través de la
canción, manifestaciones poderosas de la presencia de Dios e incluso personas
oprimidas por demonios comienzan a manifestarse. La adoración profética es
poderosa.

• Profetiza la Escritura - Comienza con un pasaje de la Escritura como el
Salmo 23 y haz que los miembros del equipo la lean y la usen para comenzar a
profetizar sobre la persona que está a su lado. Las tarjetas de versículos al azar
también se pueden usar para ayudar a la gente a comenzar. El objetivo, sin
embargo, es que los participantes puedan profetizar usando la Escritura que está
en su propio corazón. Los participantes no necesitan saber dónde se encuentra una
cita bíblica. Simplemente cite y hable como si fuera Dios quien dijera esas mismas
palabras a sus oyentes.

La Santa Biblia es la Palabra inspirada por Dios, y podemos tener un mayor
nivel de confianza al interpretar y aplicarla a la vida de las personas. Me sorprende
la frecuencia con que Dios habla a través de la Escritura.
90


Un domingo visité una iglesia, y después del servicio me acerque a un
hombre y le dije: "El justo vivirá por la fe". Me alejé sin saber que él había estado
meditando en ese versículo durante toda la semana. Más tarde me contó que
durante toda una semana el Señor le había estado hablando a través de la cita "El
justo vivirá por la fe". (Hebreos 10:38 RVC)

• Obtener una foto - Por fe, pídele a Dios por una foto imaginaria. Esto es tan
simple como una imagen que vemos con el ojo de nuestra imaginación. Cuando la
veas, descríbela y luego por fe comienza a compartir lo que crees que Dios podría
estar diciendo a través de lo que estás viendo. Sigue las pautas proféticas mientras
entregas esta palabra.

Una imagen vale más que mil palabras y por eso a Dios le gusta hablar a
través de imágenes. Los sueños y visiones que se me han dado permanecen
conmigo durante mucho tiempo. Nunca se sabe cuándo una imagen es simbólica o
una palabra de conocimiento. Mientras profetizaba sobre un grupo de estudiantes,
le dije a una mujer que era como una enfermera y que la veía cuidando bebés.
Entonces me enteré de que estaba estudiando para ser una partera. Di lo que ves y
lo que piensas que significa. A continuación, averigua lo que significa para tu
oyente.

• Objeto aleatorio: Haz que las personas del equipo seleccionen un objeto
aleatorio y lo utilicen para entregar una palabra de Dios a alguien en la sala. El
líder del grupo también puede asignarlo. Este ejercicio es excelente para ayudar a
la gente a relajarse y saber qué hacer cuando se sienten atorados. Si están
atorados, pueden por fe elegir un objeto aleatorio que sirva como trampolín para
empezar a profetizar.

El editor de este libro no entendió esta activación, así que le dije que
nombrara un objeto aleatorio en la habitación. Dijo: “La cama del perro”. Entonces
comencé a profetizar que Dios lo estaba llamando a descansar en Su presencia
como un perro descansa en su cama. Entonces respondió que la noche anterior tres
personas habían orado por él y todos dijeron que Dios quería que él descansara.

• Profetiza sobre alguien que no está presente - Pídele a un integrante que
se pare al centro y piense en alguien que conoce, pero que no diga quién es. Los
participantes pueden hacerle preguntas cuya respuesta sea simplemente “si” o
“no” sobre la persona en la que está pensando. Una vez que empiecen a darse
cuenta de que están recibiendo información sobre ella, haga que todos profeticen
y que alguien registre las palabras proféticas que se le den. La persona en medio
puede decidir si es apropiado dar o no dar las palabras proféticas recibidas para la
otra.

Hay muchos beneficios de hacer este ejercicio. Hace años me di cuenta de
que Dios comenzaría a hablarme sobre los hijos de la gente o los miembros de la
familia que no estaban presentes. Por ejemplo, pensaría en el número dos y
preguntaría a una persona cuántos hijos tenía. Si tuviera hijos, la palabra era
posiblemente para su segundo hijo.
91


Otro beneficio es que las personas pueden comenzar a aprender cómo
pueden obtener palabras de conocimiento.49 Shawn Bolz dice que puede tomar
tiempo y práctica antes de que la gente entre en el fluir de obtener palabras
exactas de conocimiento. El recuerda que cuando vivía en Kansas City viajaba con
amigos y trataba de obtener palabras de conocimiento para otras personas y no
conseguía nada correcto. Sin embargo, Dios honró su hambre, y él finalmente
comenzó a obtener información precisa sobre la gente. A Dios le gusta revelar sus
secretos a sus amigos (ver Amós 3: 7).50

• Utilice un trampolín - La persona en el medio le pide a Dios información
sobre la (s) persona (s) que está delante de él y luego usando una declaración de
"trampolín" diciendo cosas tales como: ... La gente te ha dicho, usted ha dicho.......
¿Tiene dolor en .........? ¿Hay alguien aquí que .........? Cuando usted tenía ... años ........
Después de la declaración del "trampolín", deje fluir una palabra de conocimiento.
Toda la información se puede comprobar entonces para ver si las cosas que dijo
esa persona eran ciertas.

Una noche visité a una amiga mía que se levanta cada mañana a las 4:30
para orar. Ella pasa mucho tiempo con Dios diariamente. Llamé a unos amigos
míos y comencé a darle frases de trampolín. "Diles lo que pasó ayer" o "Diles lo que
han dicho o lo que otras personas han dicho sobre ellos". Noventa por ciento de lo
que dijo a la gente era exacto. Ella tenía un fuerte don profético, sólo necesitaba
ayuda para activarlo y usarlo.

• Escriba un Mensaje Profético - Todos en el grupo reciben una hoja de papel
con un número en ella. Cada uno tiene un número asignado a ellos. Sin saber cuál
es su número, escriba una profecía para esa persona. Siéntase libre de comenzar
con palabras como "Mi querido hijo/a ..." o "No dice mi palabra ...", etc.

Este ejercicio activa al escriba profético. Ser capaz de escribir una palabra
profética es muy útil.

• Palomitas de maíz - Este ejercicio ayuda a las personas a aprender a ser
capaces de profetizar rápidamente para aquellas ocasiones en que puede haber un
gran grupo de individuos esperando para recibir ministerio profético. Aprenda a
dar rápidamente 30-60 segundos palabras proféticas a una línea de 10-15
personas. Este ejercicio es estupendo para obligar a los participantes a profetizar
de su espíritu y hacerlo por fe rápidamente. También ayuda si cincuenta personas
están esperando ministerio profético y sólo tienes una cantidad limitada de
tiempo.

Una palabra profética no necesita ser larga para ser poderosa y efectiva. A
veces no hay mucho tiempo para ministrar a todos, así que hazlo rápidamente. Yo
estaba orando ante una gran conferencia de la juventud con los líderes de la iglesia.
Tuve menos de cinco minutos para ministrar a más de veinte personas. Ministré a
todos con una palabra de diez a veinte segundos. Fue más que suficiente tiempo
para escuchar a Dios hablar con todos a tiempo para comenzar la reunión.

92

• Utilice un Movimiento - Haga que una persona se levante y use ese


movimiento como un trampolín para profetizar cómo Dios está llamándolos para
levantar en liderazgo, autoridad, etc. Otros movimientos posibles incluyen: hacer
que se den la vuelta, colocar una corona en su cabeza, levantar las manos, pisotear
en el suelo, aplaudir, lavar pies, etc.

La Biblia está llena de actos proféticos que los profetas hicieron para
ilustrar lo que Dios iba a hacer. Ezequiel cavó un agujero a través de la muralla de
la ciudad (ver Ezequiel 12: 5). Oseas se casó con Gomer, una prostituta infiel, a la
que no dejaba de buscar (ver Oseas). Jesús lavó los pies de sus discípulos, y Él
sopló sobre ellos para recibir el Espíritu Santo (ver Juan 13: 1-7 y 20:22). Los
movimientos y los actos proféticos pueden ser muy poderosos.

• Rueda dentro de una rueda - Divida el grupo entero en dos grupos
diferentes. Haga que un grupo haga un círculo interior y el resto del otro grupo lo
rodee. El grupo interno se enfrentará al grupo externo y todos en un grupo
profetizarán sobre el otro grupo. Haga que la gente en el círculo interior gire en el
sentido de las manecillas del reloj para que tengan una nueva persona para
profetizar. Después de profetizar durante un buen tiempo, haga que las personas
del grupo externo profeticen sobre el grupo interno.

Este es un gran ejercicio para que todos profeticen y reciban palabras
proféticas. Combínalo con otros ejercicios como el profeta ciego o el trampolín
para cambiar las cosas. Me gusta usar este ejercicio al final de las noches proféticas
para poder recibir el ministerio profético y evaluar el fluir profético de la gente.

• Pregúntale a Dios acerca de su día - Al principio o al final de tu día, puedes
preguntarle a Dios lo que podrías ver o experimentar en el día que viene. Anota lo
que ves y/o experimentes y observa en el día si pasa. A algunas personas les gusta
preguntar a Dios cosas acerca de su camarera en un restaurante de antemano.
Puede ser que escriban en una servilleta lo que piensan o ven. Luego, en una
conversación informal, preguntarán acerca de los detalles que anotaron. Ésta es
una manera fácil de probar inmediatamente si lo que estás consiguiendo es cierto.

No importa qué activaciones intentes, es importante seguir profetizando.
Tengo muchos amigos en las redes sociales, lo que significa que siempre puedo
enviarle a alguien un mensaje profético de vez en cuando. A veces puede ser
simplemente una palabra de aliento en general, y a veces puede ser una palabra
muy precisa para una situación en su vida. No me preocupo por cuál es. Mi objetivo
es fortalecerlos, alentarlos y confortarlos. No te preocupes por su precisión
profética; Ocúpate más por amar a Jesús y amar a la gente de la manera en que Él
nos ama. Su meta no es la precisión profética, sino amar a Dios y amar a la gente.

Tu meta no es la precisión profética, sino amar a Dios y amar a la gente
como Él nos ama.


93


Capítulo 7
Pautas para el ministerio profético

"…El que profetiza, edifica a la iglesia".
(1 Co. 14: 4b)

"Así que, hermanos míos, ambicionen el don de profetizar, y no prohíban que se hable
en lenguas. 40 Pero todo debe hacerse de una manera apropiada y con orden". (1 Co.
14:39, 40)

El profeta Abel Brito pasó un tiempo en su ministerio cuando solía llamar a
la gente enfrente de la iglesia a exponer sus pecados. Por ejemplo, el recuerda
cómo él le dijo a una persona que estaba cometiendo adulterio y esa persona corrió
hacia el frente llorando, reconociendo que era cierto. Hizo esto por un tiempo hasta
que Dios le dijo: "Alto, no te llamé para exponer los pecados de la gente, tú serás
una extensión de mi misericordia y de mi amor".51

El Profeta debe ser una extensión de la misericordia de Dios. Deben ser
fuentes de Su amor y misericordia.

Un hombre se acercó a mí en una iglesia y dijo: "No vas a decirle a todos mis
pecados, ¿verdad?"

Yo le conteste, No, en primer lugar, no sé todos tus pecados, y segundo, ese
no es el objetivo principal de la profecía: la profecía ayuda a las personas verse a sí
mismas de la manera en que Dios las ve, para que puedan llegar a ser lo que Dios
quiere que sean".

El ministerio profético sirve a los demás y ayuda a sacar lo mejor de ellos.

El ministerio profético sirve a las personas y ayuda a sacar lo mejor de ellas.

Sacar lo mejor

Todo el mundo miraba al pequeño Zaqueo como traidor y ladrón desde que
era jefe de los recaudadores de impuestos (Lucas 19: 1-10). Sin embargo, cuando
Jesús lo vio, vio algo muy diferente. Jesús fue a su casa y comió con él. Esto llevó a
un cambio radical para que el "jefe de los pecadores" se convirtiera en un dador
extremadamente generoso. El ministerio profético cambia vidas porque permite
que las personas se vean como Dios las ve.

94

Probablemente has visto en algunos parques de atracciones espejos que


deforman la imagen. A la gente le encanta verse a sí mismos con una cabeza
oblonga o cuerpo largo y pies pequeños. Pero lo que puede ser divertido por un
momento es trágico si la gente tiene una imagen de sí misma permanentemente
deformada. Al encontrarnos con Jesús, Sus palabras cambian nuestra identidad y
nuestros destinos. El ministerio profético cambia nuestra imagen de Dios y de
nosotros mismos. Es una herramienta que Dios puede usar para corregir nuestras
distorsionadas imágenes.

Después de que el ladrón arrepentido crucificado junto a Jesús le habló,
Jesús dijo que pronto estaría en el paraíso con Él (ver Lucas 23:42). Después de
que un hombre demoníaco encontró a Jesús, se convirtió en evangelista en un área
de diez ciudades (ver Lucas 8: 26-39). Después de que Saulo encontró a Jesús,
cambió de ser un destructor de la Iglesia a uno de sus más grandes campeones (ver
Hechos 9: 1-19). Dios da gran honor a aquellos que el mundo (e incluso otros
cristianos) desprecian y ven como necios (ver 1 Corintios 1: 27-28). El ministerio
profético es poderoso porque Dios puede traer dones y talentos ocultos a la
superficie que nadie habría conocido de otra manera.

Un profeta que conozco recuerda que, en 1993, una persona le dio palabra
acerca de que él era un profeta y alguien irreprochable. Su reacción fue: "Ella es
muy amable, pero yo soy electricista y no un profeta. Además sé que estoy lleno de
cosas que se me pudieran reprochar."

Dios estaba hablando con él acerca de su potencial, no de sus circunstancias.
Dios estaba hablando de en quién se convertiría y no del hombre que era en ese
momento. Nosotros le profetizamos al potencial de las personas para que vean
cómo Dios los ve y no principalmente a sus pecados y fracasos.

Dios puede liberar una enorme cantidad de autoridad y poder cuando
profetizamos. Esto puede ser usado para el bien, pero también para el mal. Esta es
la razón por la cual debe haber pautas y entrenamiento disponibles para aquellos
que quieren crecer en el ministerio profético. Buenas pautas ayudan a evitar
abusos.

Las pautas ayudan evitar abusos

Un líder me contó una historia que ilustra el abuso del ministerio profético.
La mujer que lo había llevado al Señor y le había presentado al poder del Espíritu
Santo le dijo que Dios decía que tenía que casarse con una de sus parientes. Él era
un joven creyente nuevo y quedó confundido por esta "palabra de Dios" ya que
tenía que casarse con alguien con quien no quería hacerlo. Él oró: "Dios, ¿por qué
95

me estás obligando a casarme con quien no quiero?". Afortunadamente para él y la


joven, él no aceptó esa palabra equivocada.

¡El ministerio profético nunca debe usarse para manipular a otros! Existen
pautas para ayudar a mantener a las personas seguras y permitirles evaluar todas
las palabras proféticas.

Jesús les dijo a sus discípulos que cuando el Espíritu Santo viniera sobre
ellos, recibirían poder (ver Hechos 1: 8). La palabra para poder en griego es
dunamis, de la cual proviene la palabra dinamita. La dinamita puede ser muy útil
para los mineros y trabajadores de la construcción o muy peligrosa si es utilizada
por personas no capacitadas o peor, personas con intenciones malvadas.

La dolencia, las enfermedades, las mentiras y las fortalezas demoníacas
pueden ser destruidas a través del ministerio profético, pero si se usa
equivocadamente, la gente también puede ser destruida. Debemos ser conscientes
de cómo manejamos la profecía y todos los dones del Espíritu. Al igual que
cualquier persona que maneje dinamita necesita seguir las pautas de seguridad, así
necesitamos seguir pautas al profetizar.


Diez pautas para el desarrollo del ministerio profético52

1. Siempre profetiza amorosamente porque el amor es la meta primordial de
todos los dones del Espíritu Santo (ver 1 Corintios 12-14). Ama a Dios y
ama a la gente. No profetices si estás enojado, amargado o herido. Cuando
profetizas, estás reflejando el corazón amoroso de Dios, y Él no está
enojado, triste o decepcionado de la gente. Siempre profetiza en el potencial
de las personas y no en sus problemas. La profecía del Nuevo Testamento
debe ser siempre para fortalecer, animar y consolar a las personas. (1
Corintios 14: 3) Aun cuando tengas una palabra de corrección, dila de una
manera que traiga esperanza y redención.

Siempre profetiza en el potencial de las personas y no en sus problemas.

2. No te aísles, sino que trabaja en equipo. Nuestro conocimiento y nuestra
profecías no son completos, y trabajar juntos en equipos es dinámico y
saludable (ver 1 Corintios 13: 9). Aprende a compartir el micrófono con
otros y mantente transparente y humilde. Recuerda, el modelo bíblico es
que los profetas entrenen a otros profetas en escuelas o compañías de
profetas (1 Samuel 19: 18-24, 2 Reyes 2, y 4: 38-44). No compitas con los
demás; En vez de ello empodera y anima a otros para poder crecer en la
habilidad de escuchar la voz de Dios. No compitamos entre nosotros;
96

completémonos. Todos profetizamos en parte, y cuando todos traemos


nuestra parte a la mesa, entonces se puede ver un cuadro más grande y
perfecto (ver 1 Corintios 13: 9).

3. No seas demasiado dramático cuando profetizas. Sonríe y se amable cuando
lo hagas. Siéntete libre de decir "tal vez" o "quizás" cuando des palabra,
pero también reconoce que puede haber momentos en los que puedes
hablar como si fueras Dios, en primera persona (ver 1 Pedro 4:11). No dejes
que el mensaje se pierda debido a una mala presentación de la palabra
profética. Comunícate con los demás tal como Dios se comunica contigo, de
una manera que puedan entender.

4. Se sensible con Dios y con las personas. Pide permiso antes de colocar tu
mano en alguien. Colócala sobre ellos suavemente y en un lugar apropiado.
Se extremadamente sensible con respecto a bodas, nacimientos, sanidades y
muertes.
5. Se perceptivo al ministrar en una cultura diferente a la tuya. Si cometes un
error, ten la valentía, la humildad y la integridad para disculparte.

6. Nunca permitas que la gente te adore. El propósito de la profecía es hacer a
Jesús grande y no a tu propio nombre (ver Juan 3:30). Sólo reflejamos la luz
de Dios. No dejes que los comentarios alentadores inflen tu ego. Redirige
todo honor y gloria a Dios. Ten cuidado con la falsa humildad.

7. NUNCA des una palabra profética que sea contraria a la Biblia. Los profetas
deben ser estudiantes de la Biblia que hagan prioridades en sus vidas las
disciplinas espirituales tales como el ayuno, la oración, la confesión del
pecado, el dar, etc.,. Cada palabra profética que va en contra de la Escritura
es incorrecta. Si algo que dices inconscientemente va en contra de la
Escritura o es inexacto, acepta la corrección y velo como una oportunidad
para crecer. La Biblia sigue siendo la fuente de nuestra doctrina y no las
palabras proféticas.

8. Aprende a dar una palabra profética en el momento y tiempo adecuado. Un
profeta tiene control de sí mismo (ver 1 Corintios 14:32) Si no es el
momento correcto, espera hasta que lo sea. También puedes guardar los
secretos de Dios. Aprende a dar una palabra de Dios en el momento
adecuado y en el tiempo justo. También aprende a no profetizar tomando
demasiado tiempo. No te adueñes del micrófono. Detente cuando Dios se
detenga.

9. Toda palabra profética debe ser probada. Escucha los comentarios de otros.
Cuando ministres en una iglesia, sométete a la autoridad de la iglesia local.
97

Los profetas son servidores-líderes que ayudan a construir la iglesia. Cultiva


la verdadera humildad, y acepta la corrección piadosa con un espíritu
enseñable. No tomes decisiones que cambien tu vida basadas solamente en
una palabra profética. Si es Dios quien habla, Él te lo confirmará mientras lo
buscas.

10. Registra cada palabra profética con tu teléfono o con bolígrafo y papel. Esto
permite al receptor escuchar y juzgar la palabra al escribirla. También
permite que otros líderes escuchen y prueben la palabra en otra ocasión.
Esto protege a todas las personas involucradas e impide que alguien pueda
decir que se dijo algo que nunca fue dicho.

11. Profetiza por la fe y no sólo por los sentimientos, las sensaciones o las
emociones (ver Romanos 12:6). Aprende a tomar riesgos y salir de tu zona
de comodidad periódicamente. Al mismo tiempo, equilibra los riesgos con el
conocimiento de lo que Dios te ha concedido hacer y no hacer. Recuerda
siempre- 1 Corintios 14: 3- fortalecer, animar y consolar.

La gente que ministra proféticamente abraza las pautas de la Palabra de Dios.
Somos libres de operar dentro de estas directrices que mantienen a todos los
involucrados seguros. Todos debemos ser conscientes de que somos humanos y
enfrentaremos las tentaciones humanas, como usar la influencia de una voz
profética para intentar manipular a otros para nuestros propios fines. Nunca
usemos la credibilidad de un ministerio profético para nuestro propio beneficio,
personal, financiero o ministerial. Nunca intentemos manipular o poner una capa
de espiritualidad a nuestras propias inclinaciones o deseos, tales como "profetizar"
a personas de otras iglesias dentro de nuestro propio ministerio o decirle a la
gente que tienen que darnos dinero haciendo mal uso del nombre de Dios.

Cualquier mal uso de la profecía o su influencia es antiético y totalmente
inapropiado; todos los profetas, maestros y otros ministros tendrán que dar cuenta
de sus acciones y declaraciones ante Dios. Mientras que cada uno de nosotros debe
aprender de los errores, engañar intencionalmente a una persona tiene
consecuencias nefastas (ver Mateo 18: 5-6, Marcos 9: 41-42).

Pídele con frecuencia a Dios que escudriñe tu corazón y examine tus caminos
(ver Salmo 139: 23-24). Si haz manipulado de esta manera a otros o te sientes
tentado a hacerlo, para y arrepiéntete. Pídele a Dios que logres relacionarte con
alguien que pueda ayudarte a entrenar u orientarte en el ministerio profético.
Recuerda que todos cometemos errores, es parte del proceso de aprendizaje. Sin
embargo, con un ministerio profético también viene una gran responsabilidad.
Cuando hablamos por Dios siempre debemos hacerlo con intenciones puras y
piadosas.
98


Desarrolla una Relación Íntima con Dios

A muchos les gustaría crecer con autoridad para profetizar, sanar a los
enfermos, expulsar demonios y moverse en el poder de Dios. Pero la autoridad
viene principalmente de nuestra relación íntima con Dios. Como el libro del autor
holandés, Jan Pool describe "La intimidad con Dios nos permite anclar nuestra
identidad en Cristo para que podamos caminar en su autoridad".53 Una relación
íntima con Dios nos permite hablar Sus palabras y hacer Sus obras.

Una relación íntima con Dios nos permite hablar Sus palabras y hacer
Sus obras

Nuestra identidad debe provenir de nuestra relación secreta e íntima con
Dios y no de cuántas personas son sanadas o de lo exacto que podemos profetizar.
Un ejemplo interesante de esto son los falsos profetas que estaban profetizando
durante el tiempo de Jeremías. Escucha lo que Dios dice acerca de ellos:

"Yo no envié a esos profetas, y sin embargo ellos se dieron prisa; yo jamás les
hablé, pero ellos profetizaron. Si ellos realmente se hubieran reunido conmigo,
habrían hecho que mi pueblo atendiera mis palabras y se apartara de su mal camino
y de sus malas obras".(Jeremías 23:22 énfasis agregado).

Esos falsos profetas podrían haber sido verdaderos si hubieran aprendido a
permanecer en la presencia de Dios y escuchar y observar lo que Él tenía que decir.
Si queremos ser verdaderos profetas o portavoces de Dios, necesitamos priorizar
nuestro tiempo íntimo con Dios. Debemos ir rutinariamente y periódicamente
delante de Su trono (véase Hebreos 4:16).

Las disciplinas espirituales (oración, ayuno, estudio de la Biblia, etc.) son un
modo de vida para todos los profetas maduros que conozco. Nadie se convierte en
profeta en un día. Todo el mundo debe pasar por un proceso de crecimiento en el
que inevitablemente tendrán éxitos y fracasos. Estas pautas nos permiten crecer
en los tiempos en que tenemos éxitos en el ministerio, pero también cuando
cometemos errores. Éstos son algunos de mis propios éxitos y errores en el
ministerio profético.

Éxitos en el Ministerio Profético

En 2015 en la República Checa, me dirigí a un salvavidas en una piscina y le
dije que Dios quería que él escribiera un libro. Lo que no sabía era que acababa de
escribir un libro que había sido borrado accidentalmente de su disco duro. Él le
había dicho a Dios que, si era su voluntad para él reescribir el libro, entonces
99

alguien tenía que decirle que Dios quería que él escribiera un libro. Ese fue el
comienzo de una gran amistad y puertas abiertas para servir en muchas iglesias de
la República Checa.

En marzo de 2010, un profeta en Chicago me dijo que Dios estaba abriendo
el Espíritu para mí y que iba a tratar de predicar un sermón preparado, y Dios
quería que yo predicara algo totalmente diferente. Tres semanas más tarde, eso
pasó.

Yo estaba en una gran iglesia en Oklahoma cuando me di cuenta de que
tenía que predicar algo totalmente diferente de lo que había planeado. También
empecé a salir a la audiencia y profetizar sobre individuos. Terminé la reunión
alineando a diez hombres y profetizando sobre cada uno de ellos. Después del
sermón, el pastor me sentó y me dijo: "Todo lo que profetizabas era cierto. Hijo, de
un predicador viejo a un predicador joven, olvida tu sermón y sigue al Espíritu".

Yo estaba emocionado por decir lo menos, pero el día no había terminado.
Esa noche, profeticé sobre el grupo entero de la iglesia, y después el servidor en un
restaurante “Subway” se quedó sorprendido cuando le di una palabra exacta de
conocimiento. La noche terminó conmigo pudiendo orar por él. Decir que estaba
emocionado, sería poco.

Errores en el Ministerio Profético

A la mañana siguiente, me levanté temprano de la cama para profetizar
sobre otro extraño. Caminé por el barrio buscando a alguien con quien pudiera
hablar. Vi la puerta de un hombre abierta y fui a darle una "palabra de Dios".

¡Diez minutos más tarde, un policía vino tras de mí! - ¡Tira ese palo en el
suelo! (Estaba caminando con un palo en la mano.) "¿Estás drogado? ¿Por qué
estás temblando?" Me dijo el oficial de policía.

"Estoy temblando porque eres un oficial de policía", fue mi respuesta.

Después de que el oficial me identificó y tomó mi dirección, me dijo que
alguien llamó porque me vieron hablando conmigo mismo y les di un mensaje de
Dios. Cuando yo fui a mi casa, lloré como un bebé. "Papá, realmente lo he
estropeado, traje la vergüenza al nombre de Dios. Realmente, lo he estropeado y lo
siento mucho".

Esa persona pensó que yo estaba loco. Pensó que yo era peligroso, y aprendí
una lección valiosa. El cómo dar un mensaje a alguien es igual o más importante
que la palabra misma.
100


La Biblia dice que La Palabra de Dios es como una espada de doble filo
capaz de hacer cirugía de corazón entre el alma y el espíritu (ver Hebreos 4:12). La
forma en que usamos la Biblia y el don de la profecía puede ser como un carnicero
o como un médico cirujano. Ambas metáforas son espeluznantes, pero nunca
quiero ser confundido con un carnicero cuando uso el don de la profecía.

Como cualquier persona que sufre de cáncer acepta el cuchillo de un
cirujano para quitar un tumor canceroso, así espero que permitamos que Dios use
sus palabras para sacar cosas de nuestras vidas que son peligrosos y no saludables.
Del mismo modo, quiero que Sus palabras a través de mí sean como un cirujano
que puede ayudar a traer sanidad y vida nueva cortando las mentiras del enemigo
del corazón de alguien.

Después de pasar el sábado por la tarde en una iglesia africana en el sureste
de Ámsterdam, prediqué al estilo africano (muy fuerte) en una iglesia holandesa
"blanca". Al parecer, mi predicación de estilo africano asustó a la gente, y tal vez
nunca vuelva a predicar en esa iglesia. Aprendí que debo ser sensible de donde
estoy y en qué contexto. Lo que puede ser la manera correcta de hablar en un lugar
puede ser la manera incorrecta de hablar en otro. La manera en que profetizas es
tan importante como lo que profetizas. Por eso siempre trato de profetizar con una
cara tranquila y feliz.

La manera en que profetizas es tan importante como lo que profetizas.

¡Siempre pide permiso a la gente para orar por ellos y pregúntales si puede
compartirle lo que sientes que Dios está diciendo! Recuerda que eres simplemente
el repartidor, y no puedes forzar a alguien a tomar un mensaje.

Una camarera de un restaurante me malinterpretó al decir que quería
compartir el amor de Dios con la gente; En lugar de animarla, la asusté. Cuando le
conté algo sobre su hija, realmente se aterró. En otras ocasiones he visto a
personas curadas y empezar a decir: "¡Esto es espantoso!"

Trata siempre de hacer que el ministerio sobrenatural sea natural y no
extraño. Cuando te acerques a personas que no conoces, relájate y permanece
amable y amigable. El poder de Dios funciona mejor cuando estamos en paz. Tu
meta no es impresionar a la gente con un don espiritual sino acercarlos a Jesús.
Evita actuar como un vendedor de autos usados. Ama a la gente y preocúpate por
sus necesidades. Escúchalos y no los trates como un proyecto de evangelismo.
Ámalos sinceramente. Demostrar el amor de Dios también significa que no tienes
que decir todo lo que sabes o sientes en ese momento.

101

Tu meta no es impresionar a la gente con un don espiritual, sino


acercarlos a Jesús.

Usar los dones de poder y revelación (profecía, sanidad, palabras de
conocimiento, etc.) NUNCA nos da permiso para ser groseros, arrogantes o
desagradables. Jesús fue humilde y gentil en espíritu, por lo que debemos reflejar
el corazón de Jesús en la forma en que nos comportamos (ver Mateo 11:29).
Acércate a la gente de una manera en que ellos sepan que quieres servirles y
ayudarlos. No te ofendas cuando la gente rechace tu oferta de orar por ellos.

Una familia recibió el ministerio profético simultáneamente por un gran
grupo de personas. El resultado fue confusión. En lugar de ser alentados, se
quedaron con la cabeza girando en confusión por todas las diferentes palabras
proféticas. La entrega de una palabra debe hacerse de manera ordenada para que
la gente pueda oír, entender y comenzar a procesar lo que Dios podría estar
diciéndoles.

También he visto a jóvenes profetas que son extremadamente precisos pero
que todavía son inmaduros. Algunas personas todavía piensan que ser emocional y
dramático es un requisito previo para moverse proféticamente. No lo es y puede
ser contraproducente si el ministerio es en una cultura que no confía en la muestra
de las emociones. Ser extraño o místico no es necesario para darle a alguien una
palabra de Dios. Sin embargo, es necesario que sigamos siendo humildes y
enseñables para continuar creciendo en este ministerio.

En más de una ocasión, he tenido que disculparme porque algo que dije o
hice fue malinterpretado. Esto puede ser desanimante e incluso doloroso, pero ser
transparente, enseñable y humilde es crucial para crecer en madurez. El corazón
de un ministro es más importante que las grandes señales y maravillas que él o ella
puedan hacer. El verdadero ministerio profético no se trata de conseguir un gran
ego, sino de hacer que Jesús sea glorificado. Dios es amor y debemos reflejar esta
verdad al profetizar.

Los “errores” pueden ayudar a construir el carácter.

No todos por los que oro son sanados. No todas las palabras de
conocimiento o palabra profética son siempre cien por ciento correctas. Por eso
Pablo dice que se juzgue y pruebe cada palabra profética (ver 1 Corintios 14:29 y 1
Tesalonicenses 5: 19-22).

Me obligo a permanecer humilde mientras intento crecer en el ministerio
profético. Puedo regocijarme cuando una palabra de conocimiento es exacta y,
cuando sea necesario, también puedo disculparme si no lo es. Los fracasos no son
102

realmente fallas si aprendemos de ellos. De hecho, crecemos con ellos, y eso se


suma a nuestros éxitos.

Como Kenneth Hagin dijo una vez, "Si me equivoco, quiero hacerlo bien, si
erro el blanco, lo admito: ‘me equivoqué’. No tengas miedo de decir: ‘me
equivoqué’. Cuando empecé a aprender a conducir un coche, fallé unas cuantas
veces y corrí por la acera, pero no dejé de conducir sólo porque me equivoqué,
¿verdad? Deberíamos tener el mismo sentir sobre las cosas espirituales. Sólo
porque me equivoco, no voy a renunciar; Voy a seguir adelante".54

Yo estaba enseñando una vez sobre las palabras del conocimiento y la
necesidad de probar cada palabra. Me acerqué a una mujer joven y le conté sobre
algo que tuvo lugar cuando tenía trece años. Entonces le pregunté si sucedió y ella
dijo: "Por lo que puedo recordar, no".

Me sentí horrible. Quería cavar un agujero y esconderme, pero luego me di
cuenta de lo importante que es mostrar que todo el mundo puede cometer un
error, y es imperativo que cada palabra sea evaluada y probada. La gente aprende
más no sólo cuando mostramos nuestras fortalezas, sino también nuestras
debilidades.

Terminé mi sesión de enseñanza y luego reuní a mi equipo para hablar y
orar. Me sentí como un cachorro lamiendo sus heridas, pero mis compañeros me
reanimaron resaltando la importancia de no sólo mostrar nuestras fortalezas, sino
ilustrando que Dios también puede utilizar nuestras debilidades. Cuando
compartimos nuestras debilidades, podemos mostrar a la gente que Dios también
puede usarlas.

Escuché a Randy Clark contar una historia sobre las reuniones de sanidad
con John Wimber.55 En una reunión de sanidad del viernes por la noche, parecía
que el cien por ciento de las personas presentes había sido sano. El sábado por la
noche, nadie sanó. Clark dijo que Wimber después de la reunión dijo algo como:
"Yo sé, antes de que digas algo, que todo lo que puedo hacer es extender mi mano
gorda y decir, 'Ven Espíritu Santo.' El que sane o no, no depende de mí."

Esta historia fue una inspiración para Randy Clark, así como para todos los
que nos esforzamos por crecer en el ministerio de sanidad. Sigue orando por
sanidad sin importar cuantas personas sean sanadas o no al orar por ellos.

Tu carácter es aún más importante que cuántas personas sanan o tu
exactitud en el ministerio profético. ¿Eres generoso, cariñoso, amable, honesto,
sumiso y enseñable? ¿Eres alguien que ora, ayuna y sirve a la gente que te rodea?
¿Estás lo suficientemente seguro para escuchar a las personas que pueden estar en
103

desacuerdo e incluso que no te gustan mucho? Jesús dejó claro que debemos
regocijarnos y alegrarnos cuando la gente nos insulte, nos persiga y diga todo tipo
de maldad en contra de nosotros (ver Mateo 5:12). Esa es una habilidad que
todavía no he desarrollado completamente, ¡pero es necesaria!

Tu carácter es aún más importante que cuántas personas son sanadas o
tu exactitud en el ministerio profético.

Es extremadamente importante que las personas de ministerio profético no
tomen el espíritu de aquellos que las antagonizan y les devuelvan mal por mal, sino
que se esfuercen por vencer el mal con bondad y amabilidad (ver Romanos 12:21).
El carácter, las disciplinas espirituales, el descanso, la rendición de cuentas, la
humildad y la santidad son vitales. Los profetas pueden funcionar temporalmente
sin algunos de estos, pero tarde o temprano llegarán a ser ineficaces,
improductivos, autodestructivos o peor aún, peligrosos.

He oído decir que es mejor quemarse que oxidarse, pero no opto por
ninguno. Quiero tener muchos años de un ministerio productivo a largo plazo. Eso
requiere desarrollar y mantener el carácter y la integridad y seguir siempre los
principios y las pautas que hacen que el ministerio profético sea una bendición y
nunca una maldición.

Un pastor me contó una vez de una prueba psicológica que se hizo con dos
grupos de ratones. El primer grupo presionaría ciertos botones y sería
recompensado con deliciosa comida. Ellos oprimirían los botones tan a menudo
como les fuera posible. Estaban encantados y siempre querían estar presionando
los botones para conseguir más comida sabrosa.

El segundo grupo de ratones recibió una descarga eléctrica en lugar de
alimentos cuando empujaron un botón. Este segundo grupo se negó a tocar un
botón de nuevo por el resto de sus vidas debido a esta experiencia desagradable.
Aquellos que han experimentado cosas desagradables con respecto a la profecía o
dones espirituales no estarán abiertos a aprender más sobre ello. Las pautas nos
permiten guardar el ministerio profético para que la gente no se queme
innecesariamente.

Un pastor me dijo que años antes, él tenía un grupo fuerte y saludable de
ministros proféticos en su iglesia. Sin embargo, en un momento dado, una nueva
persona vino para dirigir ese ministerio y efectivamente lo destruyó. Ella se negó a
someterse o trabajar junto con el pastor y los otros líderes de la iglesia. Creyó oír la
voz de Dios y nadie más lo hizo. Su rechazo a cumplir un protocolo profético dañó a
la iglesia y al ministerio profético.

104

Este líder casi había renunciado al ministerio profético hasta que llegamos
con un equipo para servir a su iglesia. Le amamos, honramos y servimos a él y a su
congregación. Después de esa conferencia, varias iglesias en su ciudad comenzaron
regularmente profetizando y sanando a los enfermos en los servicios eclesiásticos,
así como en las calles. Él nos agradeció por modelar un ministerio profético sano
que busca siempre construir la iglesia y nunca derribarla. Debemos acatar las
pautas proféticas si queremos que se desarrolle un ministerio que sea eficaz a
corto y largo plazo.



105


Capítulo 8
Cómo crecer en palabras de conocimiento56

"Una palabra de conocimiento es una revelación sobrenatural acerca de un
hecho, una persona o una situación, que no viene de pensamientos humanos, sino del
Espíritu de Dios. Es uno de los dones reveladores que incluyen palabras de
conocimiento, sabiduría, profecía y discernimiento" -David Betts, Ámsterdam 2010
Nueva Conferencia sobre el Vino Nuevo.

"Escuchar una palabra de conocimiento es generalmente algo muy sutil,
frecuentemente, pensamos que somos nosotros y no Dios quien habla. Tomar un
riesgo es la única manera de saber si estamos escuchando a Dios correctamente" -
Putty Putman, Escuela del Ministerio del Reino.

"Pero, si uno que no cree o uno que no entiende entra cuando todos están
profetizando, se sentirá reprendido y juzgado por todos, y los secretos de su corazón
quedarán al descubierto. Así que se postrará ante Dios y lo adorará, exclamando:
'¡Realmente Dios está entre ustedes!'" (1 Corintios 14: 24-25)

Cuando estaba predicando en una iglesia en Budapest, me di la vuelta y le
dije a un hombre: "Dios te va a usar para traer muchos recursos financieros y
ayudar a esta iglesia".

Mi intérprete dijo: "Es una palabra de conocimiento, ya lo está haciendo".

“¡Fantástico! dile que Dios va a seguir usándolo de esta manera –respondí”.

A veces la gente me pregunta cuál es la diferencia entre una palabra de
conocimiento y una palabra profética. Para ser honesto, cuando estoy
profetizando, no necesariamente sé cuándo una palabra que estoy dando es una
palabra de conocimiento, una palabra de sabiduría, un discernimiento de espíritus,
o cuando puedo cambiar a ministerio de sanidad. Todos los dones del Espíritu
Santo trabajan juntos. Son como los anillos de la bandera olímpica que están
entrelazados entre sí. Cuando activas el don profético, los otros dones del Espíritu
Santo también pueden llegar a ser activados.

Durante una cena comencé a profetizar sobre un amigo. De repente vi una
imagen mental de una columna vertebral y descubrí que tenía dolor en la espalda.
Oré por él, y él sintió que el calor le pasaba por la espalda mientras todo el dolor se
iba. No planeé orar por su espalda, pero cuando comencé a profetizar, recibí una
palabra de conocimiento y luego empecé a orar por su sanidad. Dios es sumamente
generoso, y cuantos más regalos damos, más regalos puede seguir dándonos.
106


Dios es extremadamente generoso, y cuantos más regalos damos, más
regalos puede seguir dándonos.

Mi hermano Aarón es regularmente consciente de la opresión demoníaca en
la vida de las personas o incluso iglesias. A través de la operación del
discernimiento de espíritus, ha visto a muchas personas e iglesias libres de esa
opresión. Él no sabe en qué momento Dios usará cada don cuando él ministra, pero
lo que Dios le revela, él lo usa para traer sanidad y liberación a la vida de las
personas.

En las ferias psíquicas, sirvo a todos los que vienen a nuestra mesa usando
los dones del Espíritu Santo, y he visto a Jesús sanar y hablar a muchas personas en
esos lugares. Nunca sé cuándo una palabra que doy a alguien puede ser
simplemente una palabra de aliento general o una descripción muy detallada de
sus vidas.

En una feria psíquica cerca de Ámsterdam, dos personas se sentaron a mi
mesa. Procedí a contarle a uno de ellos sobre su trabajo y las cosas que habían
sucedido en el pasado reciente y las cosas que debían hacerse en los próximos seis
meses. Describí su papel y responsabilidad. Las palabras del conocimiento seguían
fluyendo, y me sorprendió el nivel de detalles e información que le estaba dando.

Veinte minutos más tarde, ella me dijo que todo lo que hablé era cierto y
que estaba absolutamente asombrada. Estaba tan emocionada que llegué a usar
palabras de conocimiento para mostrar que Jesús es real y que Él cuida de ella y de
su trabajo. Las palabras de conocimiento muestran a la gente que Dios es real y les
ayudan a aumentar su fe para que Dios los toque.

Un hombre que llegó a una reunión a la que estaba profetizando estaba
sorprendido cuando le pregunté cuál era el nombre de su esposa y procedí a decir:
"¡Ella te quiere mucho, muchísimo!"

Lo que no sabía es que acababa de tener una discusión con su mujer y había
salido de la casa diciendo: "¿Todavía me amas?!" Dios le hizo saber que su esposa
lo amaba mucho, aunque acababan de tener una discusión fuerte.

Regularmente uso palabras de conocimiento cuando hago "evangelismo con
poder". En lugar de comenzar una conversación hablando de Jesús, le pregunto a la
gente si puedo decirles lo que veo en ellos. Si dicen que sí, le pido a Dios una
palabra de conocimiento y voy por ella. A veces puedo decir algo que no es del todo
correcto, pero a menudo la gente dice: "¿Cómo sabías eso?"

107

Esto se convierte en una puerta abierta para hablar acerca de Jesús con
gente que de otra manera no estaría interesado en hablar de Él en absoluto. Una
palabra de conocimiento o una sanidad es una puerta fantástica para mostrar que
Jesús es real.

Algunos ejemplos de Jesús usando palabras de conocimiento son Sus
instrucciones a Sus discípulos y Sus conversaciones con Nataniel, Pedro y la mujer
Samaritana. Miremos cómo Jesús usó palabras de conocimiento.

Las Instrucciones de Jesús a los Discípulos

"Vayan a la aldea que tienen enfrente, y ahí mismo encontrarán una burra atada, y
un burrito con ella. Desátenlos y tráiganmelos. Si alguien les dice algo, respóndanle
que el Señor los necesita, pero que ya los devolverá".(Mateo 21: 2-3).

Jesús dio instrucciones a sus discípulos a dónde ir y con quién hablar para
poder hacer las cosas. Una vez le dijo a Pedro que iría a pescar y sacaría una
moneda del primer pez que atraparía (ver Mateo 17:27). A través de palabras de
conocimiento, Jesús todavía puede decirnos a dónde ir y con quién hablar para
compartir Su amor y poder.

Llevé a un grupo de estudiantes de una escuela bíblica a un centro
comercial en Amersfoort, los Países Bajos. Mientras conducíamos allí, le pedimos a
Dios palabras de conocimiento. Tres palabras surgieron: una panadería, Maria, y
dolor de espalda.57

Después de diez minutos de caminar, dos estudiantes emocionados vinieron
a mí diciendo: "Fuimos a la panadería y María estaba de pie afuera y tenía dolor de
espalda. Nosotros oramos por ella, y el dolor desapareció”.

Usar palabras de conocimiento tiene mucho valor para compartir el amor y
el poder de Jesús a la gente. No solamente es valioso y poderoso, también es
divertido.

Conversación de Jesús con Natanael

Cuando Felipe le dijo a Natanael que iba a visitar a Jesús, su reacción fue de
cinismo y de incredulidad. - |¡De Nazaret!...¿Acaso de allí puede salir algo bueno".
(Juan 1:46)

Las palabras de conocimiento que hicieron creer a Natanael fueron primero
una descripción de que él era una persona de honestidad e integridad y segundo
que se había sentado bajo una higuera el día anterior cuando Felipe lo llamó (ver
108

Juan 1: 47-48). Una palabra tan sencilla acerca de una higuera cambió a Nathanael
de ser cínico e incrédulo a ser totalmente abierto.

En una tarde profética, un hombre me dijo que él era infeliz porque todas
las palabras dadas a él eran generales y vagas. Quería que le dijéramos algo que
nadie sabía.

No me gusta cuando alguien me trata de obligar darles una palabra de Dios
específica, pero uno de mis amigos dijo: "Sí, vamos a hacerlo".

Comenzamos a orar por él, y le conté algunas cosas que sucedieron en su
infancia. Cuando terminamos dijo, "Ok, ambos de ustedes me dijeron cosas que
nadie podría saber."

Aunque esto no siempre funciona de esta manera, le agradezco a Dios que
nos diera alguna información relevante acerca de su vida en ese momento que le
mostró que a Dios realmente le importaba.

Durante una noche profética cerca de Utrecht, los Países Bajos, di una
palabra profética a una mujer. Ella entendió perfectamente la primera mitad de lo
que dije, pero no entendió nada acerca de la segunda mitad. Se trataba de un
tiempo de gran guerra que venía en su vida, pero que ella vería a Jesús al final de la
batalla.

Cuatro meses más tarde, el líder de ese grupo me dijo que esa mujer fue
diagnosticada seis semanas después de nuestra reunión con una forma agresiva de
cáncer y en un corto período de tiempo falleció. Para ella, las palabras "Verás a
Jesús" le trajeron gran consuelo en ese tiempo de enfermedad y muerte. Poco sabía
lo que esas palabras significaban ni cuánto la fortalecerían en los últimos días de su
vida.

La conversación de Jesús con la mujer Samaritana

Jesús tuvo un encuentro con una mujer samaritana que llevó a un grupo entero de
personas de su pueblo a creer en Él. Durante esta conversación, Jesús le reveló que
ella había tenido cinco esposos y que ahora vivía en una relación adúltera. Sin
embargo, Él no usó esta información para hundirla o humillarla. En cambio, Jesús
habló sobre su potencial de convertirse en una verdadera adoradora de Dios. Ella
corrió a su aldea creyendo en Cristo y diciéndole a sus amigos: "Vengan a ver a un
hombre que me ha dicho todo lo que he hecho. ¿No será este el Cristo?"(Juan 4:29).

Usa palabras de conocimiento para hablar sobre el potencial de la gente. .

109

¡Las palabras del conocimiento pueden cambiarle la vida a la gente!



En 2014 y 2015, fui invitado a entrenar a los estudiantes de una escuela
bíblica en Maine a fin de que ellos pudieran ser el equipo de ministerio profético
en un gran evento juvenil. Durante dos días tuve el privilegio de profetizar a
cientos de individuos y grupos durante la alabanza y adoración y en otros
momentos especiales reservados para el ministerio profético.

En 2015, pude escuchar todos los testimonios del 2014. Un pastor me dijo:
"¡Fue asombroso! Usted entró en la habitación y se acercó y me contó todo lo que
Dios me ha estado diciendo en los últimos seis meses. Luego volvió y añadió otras
cosas de las que nos ha estado desafiando. ¡Fue increíble!"

Cuando cultivamos un ambiente de adoración y una cultura donde lo
sobrenatural naturalmente puede ocurrir, cosas asombrosas pueden suceder. Mi
mayor alegría, sin embargo, no está en cómo Dios puede usarme, sino en cómo usa
a las personas que yo entreno.

Una mujer que era una nueva creyente se puso de pie en la plataforma
dando palabras de conocimiento que llevaron a la sanidad de personas. Cuando los
jóvenes experimentan el legítimo poder de Dios, es emocionante y puede
cambiarles la vida.

Cómo usted puede conseguir una palabra del conocimiento58

Hay muchas maneras de obtener una palabra de conocimiento. Cuatro
maneras son: verlo, oírlo, hablarlo y sentirlo. Miremos a cada uno de ellos.

Viendo una Palabra de Conocimiento

En 2009, estaba en una reunión de oración en Londres cuando una mujer se
acercó a mí y dijo: "Veo la palabra desaliento en su cabeza, pero veo que Dios la ha
borrado". Sus palabras eran exactas. Acababa de pasar un tiempo de desánimo,
pero estaba entrando en un nuevo momento en el que estaba yo muy alentado.

Dios puede mostrarnos imágenes que pueden ser literales o simbólicas, lo
que significa que muchas veces tendremos que interpretarlas. Sin embargo, no
sabremos si son literales o simbólicas a menos que las compartamos. Estas
imágenes o palabras son cosas que vemos en el "ojo de nuestra imaginación" y se
pueden superponer a personas o cosas. También podemos ver o experimentar la
presencia de Dios, ángeles o demonios. Esto es el don del discernimiento de los
espíritus.

110

Mi hermano a menudo ve una imagen mental de las diferentes partes del


cuerpo que Dios está a punto de sanar durante la adoración. Una vez que comienza
a ministrar, describe lo que vio, y muchas personas son sanadas a través de esas
palabras de conocimiento.

Mi madre una vez tuvo una visión mientras oraba. En esa visión, el dueño de
la propiedad donde vivían mis padres les pidió que se mudaran de su casa. La
semana siguiente, todo lo que vio en la visión literalmente tuvo lugar tal como ella
lo había visto. Dios puede darnos información a través de visiones diurnas y
sueños nocturnos.

Sintiendo una Palabra de Conocimiento

Si empiezas a tener un dolor o una emoción que no te pertenece, eso podría
ser una palabra de conocimiento. Una vez estuve en Europa del Este cuando una
mujer de mi equipo me dijo: "Realmente estoy temblando de miedo".

Yo le dije: "Relájate, es una palabra de conocimiento, estás sintiendo un
espíritu de temor que está en esta región".

Un profeta de mi equipo estaba en una de nuestras reuniones cuando
empezó a luchar con pensamientos de dudas y cinismo. Ella pensó: "Esta profecía
es falsa, nada de esto es real".

Reconoció que éstos no eran sus propios pensamientos. Ella miró a su lado,
donde había seis personas con los brazos cruzados negándose a hacer ninguna de
las activaciones. Ella les comenzó a profetizar, y comenzaron a abrirse. Se dio
cuenta de que en realidad estaba pensando sus pensamientos y no eran los suyos.

Con respecto al ministerio de sanidad, si tú estás sintiendo dolor
repentinamente en alguna parte, podría ser una palabra de conocimiento de que
Dios quiere sanar a alguien de esa condición. Siéntete libre de preguntar, "¿Alguien
tiene dolor aquí?" Si alguien lo tiene, ora ¡y no te sorprendas cuando sane!

Escuchando una Palabra de Conocimiento

Un domingo me desperté con un nombre en mi mente. Nadie en la iglesia
que visité ese domingo se llamaba así. Esa semana, yo estaba en Inglaterra y
profeticé sobre un pastor, de que Dios lo usaría poderosamente en Italia. Entonces
descubrí que él acababa de estar en Italia y que había estado ministrando a un
pastor que vivía en una ciudad con el mismo nombre con el que me había
despertado pensando en esa semana.

111

Nunca he oído la voz audible de Dios con mis oídos físicos, pero lo he oído
hablar en voz alta en mi corazón. Hay veces en que Él me ha dado nombres de
lugares a los cuales viajaría y ministraría. Normalmente, solo guardo esa
información para mí y veo cuándo, cómo, y si llega a pasar.

También puedes escuchar un juego de palabras o un acertijo. Un día oí el
nombre de "DES-I-DER-IUS" y "DE-SID-UOUS". Lo busqué y descubrí que hubo un
reformador holandés llamado Desiderius Erasmus. Me sentía como si Dios me
hablara acerca de su deseo de usarme como un líder holandés que ayudará a traer
reformas y cambios.

La palabra desiduous significa "caduca." Leí sobre árboles caducifolios, que
siempre son verdes durante todo el año. Comencé a orar el Salmo 1: 3 donde
describe un árbol plantado por corrientes de agua que siempre da fruto.

También, antes de decidir trabajar ayudando a los individuos del distrito
rojo de Amsterdám, escuché en mi mente mientras oraba unas palabras en voz alta
decir, “¡LIBERA A MI PUEBLO!" Sentí que Dios estaba hablando y confirmando su
deseo que yo ayudase personas encontrar verdadera libertad.

Hablando una Palabra de Conocimiento

Mi madre una vez recibió un pastel de nuestros vecinos en Chile. Cuando
empezó a cortarlo, de repente las palabras salieron de su boca, "Hay vidrio dentro
del pastel."

Efectivamente, cortó el pastel y encontró trozos de vidrio dentro de él. Los
vecinos habían roto una botella de leche accidentalmente y pedazos de cristal
habían caído a la masa del pastel. Esa "boca automática", donde algo fluyó de su
boca inadvertidamente, pudo haber salvado nuestras vidas.

Esto también es parte del desarrollo de un flujo profético. A veces, mientras
profetizaba, decía cosas como: "Hay tres cosas que son importantes en tu vida en
este momento".

Entonces oraba, "Dios, ¿Cuáles son esas tres cosas?"

Mientras hablaba, esas tres cosas que no sabía salían de mi boca.

112


Cómo entregar una Palabra de Conocimiento59

Las palabras de conocimiento pueden ser simplemente un pensamiento o
sentimiento rápido que puede ser fácilmente explicado como algo que usted
mismo ha inventado. Cualquiera puede obtener una palabra de conocimiento, y por
eso es importante que la gente aprenda a ser consciente de que lo que puede estar
experimentando "podría" ser una palabra de conocimiento.

Ofrece palabras de conocimiento a las personas, y no las impongas a ellas.
Por ejemplo, oí a alguien decir que se acercaron a una mujer embarazada y le
dijeron: "Va a ser un niño, y tienes que darle el nombre de Jeremías".

Esa persona no está respetando la propia voluntad de esa mujer. Nadie
puede obligar a alguien a hacer algo que no quiere hacer a través de una palabra de
conocimiento. Esa persona podría haberle ofrecido una sugerencia: "Oye, si es un
niño, considera el nombre de Jeremías".

Recuerda, cómo tú entregas una palabra es tan importante como la palabra
misma que das.

¡Sabe que puedes estar equivocado, pero no te preocupes si lo estás!
Entrégalo de una manera que sea amable y humilde. Muchas veces, voy a dar una
palabra de conocimiento y nadie responderá hasta después del servicio o días más
tarde diciendo que eran las personas que estaba describiendo.

A veces puedes usar un trampolín como: La gente te ha dicho que ________.
Usted ha dicho ________ o cuando tenía ____ años______. Este es un paso de fe donde
simplemente dices lo que sale de tu boca después de haber comenzado a decir algo.

Por favor, obtén retroalimentación. Si era cierto lo que dijiste, entonces
sabrás que era el Espíritu Santo. Si no lo era, sabrás que puedes haber cometido un
error. Aprender de errores ayuda a crecer en el ministerio profético.

Durante una Escuela de Profecía en Ámsterdam, una líder de mi iglesia
estaba profetizando sobre diferentes individuos, estimulando, fortaleciendo y
confortando a la gente. Yo sabía, sin embargo, que, si asumía algunos riesgos,
podría obtener más revelaciones sobre el pasado, el presente y el futuro de los
individuos. Entonces le dije: "Dile a la gente lo que han dicho, lo que ha sucedido o
lo que puede ocurrir en sus vidas".

Ella me miró y me dijo: "Te veo en el avión de Ucrania y hay una mujer con
pantalones rojos y cabello gris sentada a tu lado".
113


Después me miró y me dijo: "¿Podrías decirme si realmente sucede?"

Cuando volaba desde Ucrania, miré a la señora sentada a mi lado y vi que
tenía pantalones rojos y el pelo gris. Esa palabra de conocimiento era muy
acertada.

Palabras del conocimiento de un grupo entero

En Hechos 13, la iglesia de Antioquía estaba llena de profetas y maestros
que le pedían a Dios el conocimiento de lo que Él quería que hicieran. Oraron y
ayunaron, y el Espíritu Santo les habló claramente.

"Mientras ayunaban y participaban en el culto al Señor, el Espíritu Santo dijo:
«Apártenme ahora a Bernabé y a Saulo para el trabajo al que los he llamado» .Así
que después de ayunar, orar e imponerles las manos, los despidieron". (Hechos 13: 2-
3)

En 1967, mi padre era un estudiante en la Universidad de Oral Roberts. La
universidad había elegido llevar a tres estudiantes a Chile para reuniones
especiales. Mi padre cuenta cómo tomaron la decisión de escoger los tres
estudiantes.

Rubén Sequeira, un compañero de clase mío, pasaba por el edificio Timko-
Barton, cuando se encontró con los profesores del seminario hablando en el
vestíbulo. Estaban discutiendo sobre cómo seleccionar a los estudiantes del
seminario para ir a este primer viaje preparatorio a Chile. Su discusión fue
algo como esto:

"¿Cómo vamos a elegir sólo tres de los estudiantes del seminario para ir a
Chile? ¡Nos gustaría enviar a los sesenta! "

Rubén no pudo evitar hablar cuando oyó eso. Él dijo:

"Todos ustedes son hombres de Dios llenos del Espíritu Santo. Todos tienen
sus doctorados en teología, ¿no? ¿Por qué no le preguntan a Dios a quién
quiere enviar? "

¡Sus palabras tocaron sus corazones! Entraron en un aula vacía cercana, se
arrodillaron y le pidieron a Dios que les revelara a tres estudiantes como
representantes estudiantiles del seminario. Entonces cada uno
individualmente anotó tres nombres de estudiantes. Cuando compararon
los nombres, ¡eran todos iguales! ¡Dios había respondido a su oración!
114

¡Los tres nombres que cada uno anotó individualmente fueron los tres
estudiantes que fueron! Y así fue como fui seleccionado para ir a Chile en
abril de 1967, sin sospechar que pasaría ¡quince años de mi vida allí con mi
familia, trabajando con las iglesias pentecostales chilenas! ".60

Las oraciones de esos profesores condujeron a una decisión que cambiaría
la vida de mi padre, y la mía también. Podemos esperar que Dios nos hable porque
es su placer revelarnos cosas (ver Efesios 1: 9). Podemos crecer en palabras de
conocimiento y en todos los dones del Espíritu, pidiendo humildemente y
valientemente a Dios por ellos. Debemos esforzarnos por crecer en ellos.

Esfuerzo para crecer en usar palabras del conocimiento

Cuando voy a hacer evangelismo en la calle, a menudo pido a Dios alguna
información anticipada. A veces nada de lo que escribo sucede y a veces sí.

Al llevar a un equipo a las calles de Fresno California, nos dimos cuenta de
que alrededor del 50% de las cosas que había escrito sucedieron. No nos
enfocamos en lo que no ocurrió, pero celebramos lo que sí. Parte de crecer en
palabras de conocimiento es tomar riesgos, que pueden o no ser recompensados
inmediata o eventualmente.

En noviembre del 2016, di varias palabras de conocimiento en una iglesia
en Kiev a las que nadie respondió. Les pregunté si había alguien que tuvo un
accidente de coche en 2013 y sufría de dolor de espalda. Nadie respondió en una
iglesia con más de mil personas presentes.

En mayo de 2017, volví a Kiev donde estuve enseñando sobre palabras de
conocimiento en un campamento juvenil. Un miembro de mi equipo de ministerio
vio números aleatorios y él no sabía lo que querían decir. Los números
correspondían a la matrícula de un hombre que sufrió un accidente automovilístico
en 2013. Su espalda había sido sanada esa misma mañana durante la sesión sobre
sanidad divina.

No se preocupe por el lapso entre cuando dices una palabra de
conocimiento y si alguien responde a ella. Hubo un lapso de seis meses entre el
momento en que di esa palabra de conocimiento y cuando conocí al hombre que
sufrió el accidente automovilístico en 2013.

Estaba hablando en un grupo juvenil una vez cuando tuve un dolor en mi
muñeca. Era una palabra de conocimiento. Una mujer se acercó con dolor en su
muñeca y fue sanada después de haber orado por ella. Entonces tuve dolor justo en
115

el centro de mi espalda entre mis omoplatos. Le pregunté si alguien tenía dolor allí
y nadie respondió.

Lo que no sabía era que la misma mujer cuyas muñecas habían sido curadas
tenía una cuñada con dolor en ese mismo lugar. Sin embargo, no se atrevió a pedir
la oración por su cuñada que no estaba presente. ¡Al día siguiente le dijo a su
cuñada sobre la palabra de conocimiento, y en ese momento, ella fue sanada!

Pensaban que debía haber orado por ella o haber hecho algo especial. En
realidad, todo lo que había dicho era, "¿Alguien tiene dolor aquí en la espalda?"

Esa palabra de conocimiento soltó la fe para que ella pudiera ser sanada.
Las palabras exactas de conocimiento liberan la fe en los corazones de las personas
y les muestran que Dios es real y que Él los ama. Pueden desafiar a la gente a hacer
cosas que nunca pensaron hacer.

En la primavera de 1909, el pastor y ex misionero A.G. Garr recibió de parte
de Dios el nombre J.H. King mientras oraba. Entonces se puso en contacto con
King, quien era entonces el supervisor general de la Iglesia de la Santidad
Bautizada por el Fuego. Él le dijo que Dios quería que viajara por el mundo y
predicara el evangelio. King no estaba de acuerdo con esta "palabra de Dios" y
regresó a casa a todas sus responsabilidades. Pero esta palabra no le soltaba.

El 20 de septiembre de 1910 J. H. King partió en una gira mundial de
predicación de dos años. Durante su ausencia, su iglesia se fusionó con la Iglesia de
Santidad de Carolina del Norte y se conoció como la Iglesia Santidad Pentecostal
Internacional. Una palabra de conocimiento tuvo un papel importante en el
lanzamiento de él y de las misiones mundiales de iglesia que él iba a liderar. Las
palabras de conocimiento pueden llevarnos a hacer cosas que nunca habríamos
considerado.61 Me siento honrado de ser parte de esta iglesia y llevar a cabo la obra
de predicar el Evangelio alrededor del mundo usando profecía, palabras de
conocimiento y sanidad.


116


Capítulo 9
Creando el Futuro

"Yo anuncio el fin desde el principio;
desde los tiempos antiguos, lo que está por venir."
"Isaías 46:10

"Pero, cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad,
porque no hablará por su propia cuenta, sino que dirá solo lo que oiga y les
anunciará las cosas por venir". Juan 16:13

En 2013, estaba predicando en una iglesia en Oklahoma cuando las
siguientes palabras salieron de mi boca, "Dentro de dos años, ya no estarán en este
edificio, sino en otro edificio más grande". Me sorprendí cuando esas palabras
salieron de mi boca y entonces añadí (por si acaso), "Y dentro de dos años,
averiguaremos si ese era realmente Dios hablando o solamente yo".

Dos años más tarde, esa iglesia se trasladó a un edificio mucho más grande.

En marzo de 2016, me acerqué a un hombre que no conocía en Broken
Arrow, Oklahoma, y le dije que sentía que Dios iba a darle su propio negocio.
Pensó: "No hay manera de que eso vaya a suceder".

En octubre, me dijo lo que realmente sucedió. Su jefe inesperadamente
decidió venderle su negocio.

Me emociona cuando esto sucede, y estoy más que dispuesto a compartir el
secreto de cómo predecir el futuro. En realidad, no tiene nada que ver con conocer
el futuro, pero tiene que ver con conocer a quien conoce el futuro: Dios.

En el Salmo 105: 15, 18, 19 podemos ver cómo funcionó este principio en la vida de
José. "No toquéis —dijo— a mis ungidos, ni hagáis mal a mis profetas."
Envió a un hombre delante de ellos; a José, que fue vendido como esclavo.

Afligieron sus pies con grillos; en cárcel fue puesta su persona. Hasta la hora en
que se cumplió su palabra, el dicho de Jehová lo probó. (énfasis agregado RVR
1995)

José podía predecir el futuro porque simplemente decía lo que escuchó lo
que Dios había dicho.

José podía predecir el futuro porque simplemente decía lo que escuchó lo que Dios
había dicho.

117

Jesús dijo que Él no podía hacer nada por Sí mismo. Sólo dijo lo que oyó al
Padre decir e hizo lo que vio al Padre hacer (ver Juan 5:19; 12: 49-50).

Los profetas a menudo saben muy poco acerca de una persona o situación y
mucho de lo que saben es sólo una parte del cuadro completo (ver 1 Corintios 13:
9). Sólo saben lo que Dios les revela. Sin embargo, Dios dice que Él no hace nada sin
revelar sus planes o sus secretos a sus siervos los profetas (ver Amós 3: 7). Dios
ama revelar sus secretos a sus amigos, y muchas veces lo hace susurrando cuando
aprenden a callarse y estar quietos (ver 1 Reyes 19:12).

Una de las Escrituras más importantes que todavía estoy tratando de aplicar a mi
vida es el Salmo 46:10, que dice: "Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios".

¡Dios, vende por favor esa casa!

Recuerdo que un día me enfrentaba a un problema porque, debido a la crisis
económica en los Países Bajos, mi antigua casa no se estaba vendiendo y yo estaba
enfrentando la perspectiva de tener que pagar dos hipotecas. Recuerdo haber
orado repetidamente: "Dios, dime qué hacer".

"Confía en mí", fue su respuesta.

"No, de verdad, Dios, necesitas decirme qué hacer, solo dime qué hacer
ahora", le respondí en varias ocasiones.

"Confía en mí", era todo lo que me decía repetidamente. Decidí confiar en él.

Durante esta crisis, llamé a un amigo y le pedí que orara por mí. Mientras lo
hacía dijo: "Dios dice que el segundo comprador comprará tu casa".

No estaba contento. No quería un segundo comprador. ¡Quería un
comprador y que esa casa se vendiera lo antes posible!

El día que nos mudamos a nuestra casa nueva, los primeros compradores se
retiraron del acuerdo y nos informaron que ya no querían comprar la casa.

Entré en el modo de crisis. Fui y pasé dos horas en mi ático (nuevo), orando
y llorando gritándole a Dios, "¡DIOS, POR FAVOR VENDE ESA CASA!"

Cuatro días después, a las 10:00 de la mañana, la casa antigua fue vendida al
segundo comprador.

118

Toda esta experiencia fue una gran lección para mí que hizo que mi vida de
oración aumentara significativamente. Me di cuenta de que había requerido vivir
una crisis para pasar un tiempo significativo en la oración porque necesitaba algo
de Dios. En ese momento, decidí que iba a pasar al menos una hora al día
simplemente orando. A través de este conflicto, llegué a conocer mejor a Dios. Es
desafortunado que a veces tengamos que pasar por una dificultad para buscar a
Dios.

Otra forma en que Dios nos capacita para conocer el futuro es simplemente
dándonos los deseos de nuestro corazón.

Hola, Bienvenido a Git-n-Go.

Cientos de veces al día, repetí esta frase a los clientes que venían a la
gasolinera en la que trabajé durante dos veranos cuando era adolescente.
Recuerdo que durante el segundo verano, tuve un deseo ardiente dentro de mí de
convertirme en un maestro de Biblia en un campamento de verano para niños.
Mientras yo soñaba con enseñar a los niños la Biblia, yo procedía a reabastecer las
bebidas, los cigarrillos y la cerveza, y una vez más saludar a los clientes con "Hola,
bienvenido a Git-n-Go".

Nueve meses más tarde, conocí al director de un campamento de verano
para niños situado a quince minutos de mi casa que me contrató para convertirme
en maestro de Biblia. ¡Ese verano, más de trescientos niños oraron para aceptar a
Cristo en la pequeña capilla en el bosque! Esta experiencia me enseñó algunas
lecciones importantes acerca de cómo Dios puede mostrarnos el futuro.

Yo tenía el deseo de enseñar la Biblia a los niños, pero no era el tiempo
todavía. Esto significaba que necesitaba simplemente ser fiel en la gasolinera,
trabajando duro y sirviendo a la gente. Porque fui fiel en lo poco, entonces Dios
podría ponerme sobre más (vea Lucas 16:10).

A veces me encuentro con individuos que quieren que Dios los use
poderosamente, pero no son fieles en las cosas pequeñas y poco glamorosas que
nadie ve. Una iglesia local es un gran lugar para que Dios desarrolle nuestro
carácter. Esto podría ser tan simple como cuidar a los niños o ayudar a acomodar
sillas. A pesar de que esto puede no parecer emocionante o sofisticado, nuestro
carácter se forma cuando nadie está mirando. Lo que haces cuando nadie está
viendo es más importante que lo que haces cuando todo el mundo te está
observando.

Lo que haces cuando nadie está viendo es más importante que lo que
haces cuando todo el mundo te está observando.
119


En séptimo grado, empecé a jugar al baloncesto sin tener ni idea de cómo
tirar una pelota. En la televisión, vi cómo Michael Jordan anotaba cada vez que
disparaba el balón, y pensé que yo haría lo mismo. Mi primer partido fue muy
decepcionante porque no anoté una sola canasta. Mi carrera en baloncesto no
parecía muy prometedora en lo absoluto.

El resto del año, empecé a pasar tiempo todos los días después de la escuela
disparando una pelota de baloncesto. Conseguí un buen entrenador, y al final de mi
octavo grado, podía lanzar la pelota y marcar puntos (de vez en cuando). El secreto
de mi crecimiento era practicar cuando nadie más me miraba. Es lo mismo en el
reino de Dios; si somos fieles en el lugar secreto, entonces Dios puede
recompensarnos públicamente. Son nuestras oraciones secretas, el estudio de la
Biblia, el ayuno y el dar lo que nos permite llevar fruto en nuestras vidas públicas.

Dios está más interesado en lo que somos que en lo que hacemos por Él,
porque lo que hacemos viene de lo que somos. Nuestra sociedad nos impulsa a ser
humanos que encontramos nuestro valor en lo que hacemos, pero Dios nos ha
hecho para poder encontrar nuestro valor simplemente en ser humanos.

Ni siquiera el nombre de Dios es "Yo hago lo que hago", sino "Yo soy el que
soy" (Éxodo 3:14). Esto también es la razón porque aprender a sentarse y estar
quieto es tan importante para escuchar la voz de Dios. Aprender a simplemente
"ser" y no siempre tener que "hacer" es importante. Una vez que aprendemos a
conectar con Dios en el lugar secreto, podemos aprender a vivir conectados
continuamente con Él, sin importar dónde estemos o lo que estamos haciendo (ver
1 Tesalonicenses 5: 16-18).

Nuestro carácter y habilidades están formados por lo que hacemos cuando
nadie nos está mirando. Esto se aplica al deporte, la música y también al ministerio
profético. Si Dios pone los deseos en nuestros corazones, Él los cumplirá en su
tiempo.

No busques el éxito; Conecta con Dios y su reino, y Él cuidará del resto
(véase Mateo 6:33).

No busques el éxito; Conecta con Dios y su reino, y Él cuidará del resto (véase
Mateo 6:33).

Irás a la ciudad de Nueva York.

En julio del 2000, durante una reunión, sentí como Dios me dijo que iba a ir
a la ciudad de Nueva York y aprender a hacer "Escuela Dominical en la calle". Yo no
120

le dije a nadie acerca de ello y le pedí a Dios que confirmara esto si era Su voluntad.
Seis meses más tarde, los líderes de un ministerio en Nueva York me dieron una
invitación personal para ser parte de su programa. Tuve una gran paz acerca de
esta decisión, así como la bendición de mis padres. Me llevaría a una de las
decisiones más importantes de mi vida: casarme con Femke, lo que finalmente me
llevaría a vivir en los Países Bajos.

Dios hará que Su deseo en nuestras vidas sea claro, y podemos confiar en Él en
cada decisión. Cuando se trata de tomar decisiones importantes, podemos confiar
en Él para reafirmar su voluntad a nosotros de muchas maneras diferentes.
Podemos permanecer en paz con respecto a las decisiones importantes. No
tenemos que presionarnos para que los planes de Dios ocurran en nuestro horario.
“Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en
todos tus caminos, y él allanará tus sendas", es cien por ciento verdadero
"(Proverbios 3: 5-6).

La vida no se trata de simplemente llegar a un destino predestinado, sino
también en disfrutar el viaje. Dios es capaz de hacer más de lo que pedimos o
imaginamos en nuestras vidas, pero comienza en las pequeñas cosas que hacemos.
Si decimos que sí a Dios en un montón de pequeñas cosas, entonces podemos decir
que sí en las grandes cosas también. Si aprendemos a escuchar a Dios diariamente
a través del estudio de la Biblia y la oración, será más fácil oír su voz acerca de las
decisiones grandes, como, por ejemplo, con quién debe casarse.

¿Debo casarme con Femke?

En Nueva York, conocí a esta hermosa mujer de los Países Bajos. Ella era
increíble, y me gustaba. Sin embargo, ¿era la decisión correcta para mí
pretenderla? Estaba orando en mi iglesia preguntando a Dios si debía salir con esta
belleza holandesa cuando de repente un hombre quien yo no conocía y nunca
había visto antes se me acercó. Él me dijo: "Tu corazón está en Europa, Dios te está
abriendo las puertas de Europa, tu corazón está en Europa".

Me puse de pie y pensé: "¡Mi corazón está en Europa, y su nombre es
Femke!"

Ahora me doy cuenta de que Dios también estaba hablando de mi futuro
ministerio en Europa. Esta fue sólo una de las muchas confirmaciones que tuve con
respecto a mi decisión de pretenderla y pedirle que se casara conmigo. No sólo
estoy muy atraído hacia ella, sino que todo lo que siempre he querido en una
esposa, pareja y en una madre para mis hijos, lo encontré en ella.

121

Podemos confiar en Dios con cada decisión en nuestras vidas y saber que
muchos de los deseos en nuestro corazón provienen de Él. "Deléitate en el SEÑOR, y
él te dará los deseos de tu corazón" (Salmo 37: 4).

Crear el futuro es el trabajo de cada líder

En 1984, la asociación de iglesias del reverendo Henry Blackaby en
Vancouver decidió que iban a hacer un alcance evangelístico a los visitantes de la
Exposición Mundial de 1986. Había solamente 2.000 miembros en todas las
iglesias, y los ingresos anuales eran alrededor de $9.000 ese año. Las iglesias
decidieron que necesitaban un presupuesto de $202,000 para hacer todo lo que
ellos querían hacer en 1986. Al final de ese año, esas iglesias habían recibido más
de $264,000 para evangelismo. Ellos habían creado el futuro a través de la visión
que recibieron de Dios para hacer evangelismo. 62

Es responsabilidad de cada líder planear, presupuestar y en un sentido muy
real crear el futuro.

En Hebreos 6: 5, hay una frase interesante que dice que los creyentes "probaron...
el poder de la era venidera". Esto habla de nosotros experimentando el futuro
ahora. Traemos el cielo a la tierra a través de nuestras vidas y oraciones. Esta es la
esencia de la intercesión cuando oramos como Jesús nos enseñó a orar: "Venga tu
reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo" (Mateo 6:10). Nuestras
oraciones pueden traer el cielo a la tierra. Como dijo Dios: "Sea la luz", y la luz
existió, así nuestras palabras pueden dar vida y luz a los corazones de personas
que experimentan tinieblas, temor o muerte (Génesis 1: 3, Prov. 18:21).

Hace varios años, una líder que conozco se quemó emocionalmente y estaba
teniendo un tiempo muy difícil. Sin embargo, su esposo empezó a decirle: "Vas a
mejorar y serás profesora de escuela otra vez. También vas a enseñar en las
iglesias de nuevo sobre evangelismo, estudio bíblico y otras cosas que te
apasionan".

Ahora está sana y trabaja como maestra de primaria. Ella regularmente es
una parte de mis equipos proféticos y me ayuda a enseñar en escuelas de profecía.
Las palabras de su marido le dieron esperanza, amor y vida. Estaba creando el
futuro con sus palabras. Cuando nuestro corazón se alinea con el corazón de Dios,
también nosotros podemos crear esperanza, amor y vida para los demás. Nuestras
palabras pueden ayudar a crear el futuro.

Nuestras palabras pueden ayudar a crear el futuro.

122

Las Escrituras están llenas de historias de profetas que prevén las cosas que
han de venir. Agabo y José hablaron de las hambrunas que iban a venir y que la
gente necesitaba prepararse para ellos (ver Hechos 11:28, Génesis 41:54). Cientos
de profecías del Antiguo Testamento describieron dónde Jesús nacería y cómo
moriría cientos de años antes de su nacimiento (ver Miqueas 5: 2, Isaías 53). Este
elemento de predicción profética es muy significativo e importante porque tiene
que ver con la planificación, provisión y liderazgo del pueblo de Dios. Sin embargo,
esto no es sólo para profetas y pastores sino para cada líder.

Siempre he vivido con mi madre o con mi esposa. Esto significa que siempre
he tenido a alguien que se ha encargado de comprar comestibles y cocinar para mí.
En nuestro primer mes de matrimonio, mi esposa me dijo que no había comida en
la casa esa noche cuando se fue a trabajar. Realmente no lo creí hasta que me dio
hambre y no pude encontrar nada para comer. Esta fue una maravillosa lección
para mí acerca de prever el futuro, que es otra palabra para la provisión. Porque no
planeé sobre la comida, pasé hambre.

El profeta Amós habla de una hambruna espiritual cuando dice: "Vienen días —
afirma el Señor omnipotente—, en que enviaré hambre al país; no será hambre de
pan ni sed de agua, sino hambre de oír las palabras del Señor. La gente vagará sin
rumbo de mar a mar; andarán errantes del norte al este, buscando la palabra
del Señor, pero no la encontrarán". (Amós 8:11, 12).

En los Países Bajos, ha habido un fenómeno interesante de jóvenes exitosos
altamente educados que sufren de agotamiento emocional. Nuestra cultura secular
en Europa Occidental ha decidido que ya no necesitamos a Dios y está sufriendo
consecuencias espirituales, físicas y emocionales por esta decisión. Un gran
número de estos jóvenes adultos están buscando respuestas en el yoga, la atención
plena, la meditación y las religiones orientales.63 Esta es una oportunidad para que
la Iglesia muestre que la satisfacción espiritual que la humanidad desea se
encuentra en conocer a Dios a través de Jesucristo.

Jesús dijo: " “No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca
de Dios” (Mateo 4: 4).

Cuando los niños están dentro del útero de su madre, tienen un cordón
umbilical por el cual reciben toda su comida de ella. Conocer a Dios es como
aprender a estar unido al corazón de Dios a través de un cordón umbilical
metafórico. Mediante la oración, la meditación, el estudio de la Biblia y la comunión
podemos conocerlo. Cada creyente necesita tener su propio cordón umbilical
espiritual donde obtiene su propia nutrición directamente del cielo. La profecía es
simplemente compartir el corazón y los pensamientos de Dios a la gente para que
puedan recibir palabras que dan vida del cielo.
123


Había un niño que sólo tenía algunos trozos de pescado y pan en su caja de
almuerzo. Él los dio a Jesús, y más de cinco mil personas fueron alimentadas de su
pequeño almuerzo (ver Juan 6: 1-14). Una viuda alguna vez tuvo un solo frasco de
aceite, y el profeta Elías ayudó a convertirlo en muchos más (ver 2 Reyes 4). Hacer
nuestros planes junto con Dios puede proveer resultados inesperados. Cuando le
damos a Dios nuestras palabras y recursos, Él puede hacer mucho más con ellos
que nosotros por nosotros mismos.

Hace años, recuerdo que mi hermano pidió a un líder que fuera pionero en
una nueva iglesia, y el líder fue capaz de destrozar la incipiente iglesia en menos de
dos semanas. Dije: "Aarón, ¿por qué hiciste eso? ¿Por qué dejaste que eso
sucediera?

Su respuesta fue: "Mateo, todo lo que podemos hacer es hacer lo que
sentimos que Dios quiere que hagamos y dejar los resultados en sus manos".

No podemos juzgar los resultados inmediatos como el factor determinante
de si hemos sido obedientes a Dios. María tuvo a su bebé en un pesebre de vaca
porque no había espacio para ellos en una posada (ver Lucas 2: 6,7). Abraham tuvo
que esperar hasta que cumplió cien años antes de que Isaac naciera (ver Génesis
21: 5). Los discípulos asustados pensaron que todo estaba hecho y terminado
cuando vieron a Jesús crucificado en la cruz (ver Juan 20:19). Incluso después de
haber resucitado de entre los muertos, no entendieron que el reino de Dios, del
que hablaba Jesús, no era primordialmente un reino político judío, sino un reino
espiritual disponible para todas las personas de todas las razas (ver Hechos 1: 6).
Dios trabaja de maneras inesperadas, pero cuando nos asociamos con Él, sus
pensamientos y palabras se convierten en las nuestras y podemos junto con Él
crear el futuro.

Dios, NUNCA quiero ir a Ámsterdam

Cuando yo tenía trece años, un predicador vino a nuestra iglesia en
Oklahoma y comenzó a describir el Barrio Rojo de Ámsterdam como un lugar
oscuro y pecaminoso. Nos contó cómo las mujeres con poca ropa estaban detrás de
las ventanas y que sólo las personas maduras y espiritualmente fuertes deberían ir
a servir a la gente en lugares como ese. Sus historias asustaron mi imaginación de
trece años, y recuerdo haber pensado: "Dios, iré a África, a América del Sur, a
cualquier parte... pero Dios, nunca quiero ir a Ámsterdam".

Desde 2005, he vivido en Ámsterdam, y desde 2016, paso muchas horas
cada semana visitando a las personas que trabajan en el Barrio Rojo de
Ámsterdam. Dios me estaba preparando entonces para hacer el tipo de ministerio
124

que estamos haciendo actualmente. Muchas veces Dios nos prepara para nuestro
futuro mucho antes de que estemos conscientes de ello. Moisés fue criado en el
palacio de Faraón para que él pudiera eventualmente liberar a los israelitas de
Egipto (ver Éxodo 2). San Patricio se convirtió en un amado apóstol para el pueblo
irlandés que antes lo había esclavizado. Dios me estaba preparando como una
persona de trece años, para mi trabajo en el Barrio Rojo de Ámsterdam.


(Ahora es un honor semanalmente poder ayudar a los individuos que
trabajan en el Distrito de la Luz Roja de Ámsterdam.)

Dios puede prepararnos para futuras tareas de formas que nunca
esperaríamos humanamente. Parece que Dios tiene un sabio sentido del humor.

El cautiverio y los problemas de José, que parecían ser grandes males,
allanaron el camino para que Dios preservara a su pueblo en un tiempo de gran
hambre, y de hecho toda su familia se inclinó ante él como había visto cuando era
joven (ver Génesis 50:20). Puede que no siempre tengas una descripción completa,
pero Dios puede darte una visión del futuro cuando salgas y uses el don profético
para expresar el futuro que Él desea.

La razón por la que el Apóstol Pablo escribió el libro de Romanos fue pedir
ayuda financiera para poder ir a España (ver Romanos 14:23-24). No sabemos con
certeza si Pablo llegó a España. Sin embargo, le estamos muy agradecidos por
haber escrito el libro de Romanos.

No podemos predecir el futuro, pero podemos, junto con Dios, ser parte de
su creación. Mientras oramos y obedecemos, podemos esperar que Dios haga lo
inesperado.
125


Eclesiastés 10: 14b dice, "Nadie sabe lo que ha de suceder, y lo que será aun después,
¿quién podría decirlo?"

No podemos predecir el futuro en nuestra propia capacidad, pero con Dios,
podemos ser parte de su creación. Mientras oramos y obedecemos, podemos
esperar que Dios haga lo inesperado. Podemos esperar que Dios nos ayude a crear
el futuro.

Recientemente obtuve el siguiente testimonio de nuestro tiempo de
ministerio en Budapest:

"Hola Mateo, tengo un testimonio para ti; oraste por mí y me diste
una profecía en la conferencia profética hace un año. Dijiste que iba a
escribir libros. Tenía siempre ese deseo en mi corazón, pero después
de que me lo dijiste empecé a considerarlo más seriamente, y
entonces, durante la conferencia profética de este año, Jolande me
dijo que iba a escribir libros para niños.

Quiero que sepas que es de Dios y que realmente está sucediendo. Un
editor acaba de ofrecerme un contrato y publicarán uno de mis
cuentos de hadas para niños en un libro real el próximo mes. Tengo
otros planes para publicar más libros en el futuro. Gracias por tu
ministerio y siéntete libre de compartir esta historia con todos los
que quieras”.

El ministerio profético nunca se trata simplemente de contar el futuro, sino
de conectarse con el que tiene el futuro en sus manos. Mientras nos aferramos a
sus manos, Él nos capacita para crear el futuro junto con Él.

El ministerio profético nunca es simplemente decir el futuro, es acerca de
conectarse con el que tiene el futuro en sus manos.



126


Capítulo 10
Cómo hacer tangible el amor de Dios

"Yo morí en 1973. Mi corazón se detuvo.
Me trajeron ante Jesús y él sólo me preguntó una cosa:
¿Aprendiste a amar, Bob? "-Profeta Bob Jones64

El 7 de junio de 1958, los Minutemen de la Guardia Nacional Aérea volaban
sobre Dayton, Ohio, dibujando flores y figuras en el cielo con bocanadas de humo.
El avión del Capitán John Ferrier perdió el control en medio de la acción. Su avión
volaba peligrosamente hacia la ciudad de Fairborn. Ferrier no respondió a su
colega en la radio, sino que en su lugar dio pequeñas ráfagas de humo antes de que
su avión se estrellara.

Ferrier se había quedado en su avión y logró estrellarlo en un jardín entre
cuatro casas. Los testigos se dieron cuenta de que nadie pereció excepto Ferrier
porque había dado su vida para salvar la de ellos. Unos días más tarde, su esposa,
Tulle, extrajo una tarjeta de su billetera que decía: "Yo soy el tercero. Dios es el
primero. Otros son segundos, y yo soy tercero. "Ferrier no sólo hablaba de su fe,
sino que vivía su fe incluso en la forma en que sacrificaba su vida por los demás.65

El Reino de Dios es poder y no sólo palabras (ver 1 Corintios 4:20). En este
capítulo, intento proporcionar valores o claves para que podamos hacer que el
amor y el poder de Dios sean más tangibles para las personas. Recuerde, el enfoque
de cada don espiritual no es para nuestra propia honra o para nuestro beneficio
exclusivo; Es para alcanzar a un mundo perdido que se está muriendo sin el amor y
el poder de Jesucristo. Así como toda palabra profética es para levantar, alentar y
apuntar hacia Jesús, llegamos a las personas haciendo su amor real y tangible.

El evangelismo y la profecía no son, ante todo, algo que hacemos sino algo
que somos. Si el evangelio está en el centro de mi identidad, es fácil y normal
compartir mi fe con los demás. Si Dios es mi mejor amigo, entonces es normal y
fácil profetizar. Es fácil decir a los demás lo que Dios quiere decirles.

Si Dios es mi mejor amigo, entonces es normal y fácil profetizar.

En su libro El Reino Tangible, Hugh Halter y Matt Smay hablan de tres
dimensiones de la vida espiritual que pueden ayudarnos a experimentar a Dios.
Ellas son: comunión con Dios, comunidad con otros creyentes, y misión al mundo.
Me gusta describirlas como las dimensiones hacia arriba, interior y exterior de
vivir nuestra fe. Dejar fuera una de estas dimensiones conducirá a un crecimiento
desequilibrado. Al igual que un atleta que sólo trabaja en sus brazos y pecho, y no
127

en las piernas será desequilibrado en su crecimiento. Así nuestra vida espiritual


puede ser deformada y desequilibrada, si dejamos fuera una de estas dimensiones.
He aquí una descripción de estas dimensiones de la espiritualidad holística.


Enfoque hacia arriba, hacia adentro y hacia afuera

La dimensión vertical consiste en la relación devocional de una persona con
Dios. “Hacia adentro” consiste en las relaciones de discipulado que una persona
tiene con otros creyentes. “Hacia afuera” son las relaciones cultivadas con personas
que no son creyentes (todavía). Halter y Smay junto con otros creyentes
elaboraron el siguiente diagrama para ilustrar cuándo el poder de Dios se vuelve
tangible.

Su objetivo era ver cómo podemos hacer comunidades de creyentes donde
el Reino de Dios se encarne. Ellos llegaron a la conclusión de que cuando las tres
áreas (Arriba, Adentro y Afuera) se juntan, el amor de Dios es tangible.

La relación vertical con Dios

"Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará
mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada." -Jesús (Juan 15: 5)

Esta es la dimensión más importante de la vida. En realidad, es una
dinámica ascendente y descendente de nosotros poder hablar con Dios y Él hablar
con nosotros. Mientras hablamos con Él y cultivamos nuestra vida secreta, Él
interactúa con nosotros. Él nos ayuda con cada otra área y dimensión de nuestras
vidas.

La relación interior con otros creyentes

128

"Nuestro tiempo, esfuerzo, energía y enfoque debe estar en cómo se difunde el


Evangelio y cómo se hacen los discípulos... Es mucho más fácil construir edificios,
llenarlos y tener eventos especiales de lo que es invertir en las vidas de las personas y
hacer discípulos multiplicadores. Pero es lo único que realmente funcionará. "-Bob
Roberts Jr.66

Los discípulos son las personas en las que invertimos nuestro tiempo y vida.
También debemos buscar personas que nos puedan servir de mentor en lo que
queramos crecer. La Iglesia no es sólo un servicio al que asistimos, también es una
familia a la que pertenecemos. Ser capaz de ser vulnerable, honesto y abierto a los
demás es importante.

El liderazgo se trata de ayudar a las personas a desarrollar su máximo
potencial. Jesús enseñó que el liderazgo son líderes que sirven a seguidores y no
seguidores que sirven a líderes. Muchos creyentes no tienen a nadie que los pueda
servir como mentores ni a personas a quienes ellos estén mentoreando. El
discipulado es vital y funciona mejor cuando se combina con las otras dos
dimensiones.

El Grupo de Transformación de Vida de Neil Cole es mi método de
discipulado favorito.67 Grupos específicos de género se reúnen para el discipulado
y para responder preguntas de rendición de cuentas, discutir la Escritura y orar
por los perdidos. Estas tres actividades corresponden a las dimensiones
ascendente, interna y externa del discipulado. El articula las tres dimensiones con
las letras D.N.A.

"D" significa "Verdad Divina", que cada persona se compromete a través de
la lectura bíblica. "N" significa "Relaciones Nutritivas", que trata de ser vulnerable,
transparente y auténtico al pasar por las preguntas de rendición de cuentas. "A" es
para "Misión Apostólica", que es el énfasis en la oración por las personas que aún
no creen en Cristo. Cole describe estas tres dimensiones de la vida espiritual con
palabras diferentes, pero con el mismo significado.68

La Relación Externa con el Mundo

"Jesús no fue crucificado en una catedral entre dos velas, sino en una cruz
entre dos ladrones -el monte de la ciudad, en la encrucijada- tan cosmopolita que
tuvieron que escribir su título en hebreo, latín y griego. El Hijo de Dios fue crucificado
en la clase de lugar donde los cínicos hablan de la plaga, donde los ladrones
maldicen, y donde los soldados juegan. Porque ahí es donde Él murió y por lo que Él
murió, es ahí donde los cristianos pueden compartir mejor su mensaje de amor,
porque eso es lo que el cristianismo real tiene que ver”. - George Macleod69

129

Muchas iglesias pueden ser buenas en una o dos de estas dimensiones, sin
embargo, este tercer alcance a menudo carece. Esto está llegando a personas que
no son creyentes. Jesús vino "para buscar y salvar a los perdidos" (Lucas 19:10).

Veo que estas tres dimensiones se reúnen en lugares como las ferias
psíquicas o en el Distrito de la Luz Roja. Estos no son lugares que los cristianos
normalmente frecuenten, pero veo que el amor y el poder de Dios se vuelven muy
reales en tales lugares. No debemos temer al mundo, sino amar al mundo de la
misma manera que Cristo nos ama. Realmente prefiero estar en el Distrito de la
Luz Roja cuando está oscuro porque es cuando la luz de Dios en mí brilla al
máximo. La luz es más fuerte que la oscuridad, y su amor es mayor que el temor.
Como C.T. Studd dijo una vez: "Algunos desean vivir dentro del sonido de una
campana de capilla. Yo quiero ejecutar una misión de rescate en el patio del
infierno. "70

Veamos algunas claves de esta dinámica Exterior de Lucas capítulo siete.


Clave # 1: "Crear una Cultura de Honor

“Cuando terminó de hablar al pueblo, Jesús entró en Capernaúm". (Lucas 7: 1)

Otro líder del que podemos aprender acerca de cómo hacer tangible el amor
y el poder de Dios es un líder militar romano en las Escrituras que modela algunos
de los valores clave para hacerlo (ver Lucas 7: 1-10). Tal como él fue capaz de
aprovechar el amor y el poder de Jesús entonces, así también nosotros podemos
hacer lo mismo hoy.

El nombre de Capernaúm significa el pueblo de Nahúm o el pueblo de
consuelo. El profeta Isaías profetizó acerca de esta región en el capítulo nueve de
su libro. Habló de una gran luz que brilla en la oscuridad y honra que reemplaza la
vergüenza (ver Isaías 9: 1-2). Dios se da a conocer en lugares oscuros. Donde
abunda el pecado, Su gracia aumenta aún más (ver Romanos 5:20). Simón Pedro,
Andrés, Santiago, Juan y Mateo vinieron de Capernaúm. Son cinco de los doce
discípulos de Jesús. También fue la ciudad donde Jesús hizo muchos de sus
milagros y lo sobrenatural fue natural.

Una meta del ministerio es levantar hijos e hijas espirituales que formarán
nuevas comunidades-lugares donde hacer tangible el amor y el poder de Dios es
común, normal y natural. Esto ocurre mejor en un ambiente donde la gente ama y
se cuida el uno al otro. Estos lugares son ideales para ayudar a la gente a aprender
a ser más como Jesús.

130

En mi año escolar de octavo grado, tuve un entrenador de baloncesto


llamado Chris Busch. Él no sólo me enseñó cómo lanzar una pelota de baloncesto,
sino que también creía en mí como un individuo. Hoy en día, todavía lo llamo
"entrenador" y desayuno con él cada vez que estoy en Tulsa. Él es un mentor que
me mostró que valorar y atesorar a la gente es lo más importante que podemos
hacer. Me honró como persona y no por lo bien que podía disparar una pelota.

Valorar y atesorar a la gente es lo más importante que podemos hacer.

En el capítulo anterior, mencioné que el nombre que Dios se dio a sí mismo
fue "Yo soy el que soy" y no "Yo hago lo que hago" (Éxodo 3:14). Nuestro valor no
debe estar en lo que hacemos, sino en lo que somos, y esto es cierto para todos.
Todos somos hechos a imagen de Dios, y cada ser humano tiene un valor inherente
(ver Génesis 1: 26-28). No importa lo que una persona cree o hace, ellos son
valiosos.

Jesús no invita solamente a las personas cuyas vidas están en perfecto orden para
venir a Él. Él dice: " Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo
les daré descanso". (Mateo 11:28).

En los Países Bajos, no es común felicitarse mutuamente. En una tienda de
abarrotes en Holanda había un letrero que decía: "Nos gusta darle elogios". Es una
forma de poder pedir a los jóvenes su identificación para saber cuántos años
tienen cuando compran cigarrillos o alcohol. Siempre aproveché esta señal y pedí
un elogio. Nunca conseguí uno, pero siempre le pedí a Dios por una palabra para
darle a la cajera. Nuestras palabras deben honrar a la gente y añadir valor a sus
vidas.


Clave # 2: Hacer que el cuidado de los enfermos, vulnerables y pobres sea
una prioridad.

"Había allí un centurión, cuyo siervo, a quien él estimaba mucho, estaba
enfermo, a punto de morir". (Lucas 7: 2).

"Ya no puedo hacer esto. Tu espera aquí, regresaré". Estas son las últimas
palabras que Bill, de catorce años, escuchó de su madre cuando lo abandonó en un
banco en un parque. Tres días después, todavía se sentaba en ese mismo banco sin
saber qué hacer.

Dave, un mecánico cristiano, lo vio sentado allí y decidió ayudarlo. Él le
ayudó a encontrar un lugar para quedarse y pagó por él para ir a un campamento
cristiano. Ese niño creció para establecer un ministerio infantil internacional que
131

hoy llega a miles de niños. Bill Wilson se ha convertido en un defensor de los


pobres y de los niños callejeros en todo el mundo. Bill Wilson hace tangible el amor
y el poder de Dios.71

Después de graduarme de la universidad, quería ir a algún lugar donde la
gente no solo hablara de Dios, sino que hiciera lo que Él nos dijo que hiciéramos.
Llegar a vivir y trabajar en el centro de la ciudad de Nueva York fue una
experiencia que cambió mi vida. Pude servir a los niños pobres del centro de la
ciudad, no sólo con palabras, sino con hechos.

Visitar a los niños que vivían en los proyectos en el Bronx, así como
enseñarles la palabra de Dios era impresionante. Nunca quiero ser un oidor y no
un hacedor de las Palabras de Dios. Me niego a ser un teólogo cómodo de sillón
que puede hablar bien pero no vive lo que cree. Creo que es vital que todos
apliquemos prácticamente las instrucciones de Dios; esa es nuestra prioridad.

Una parte importante del ministerio de la iglesia es cuidar a los enfermos y
a los pobres. Cuando cuidamos a los hambrientos, a los desnudos, a los enfermos, a
los encarcelados y a los refugiados, estamos cuidando a Jesús (véase Mateo 25). Ser
generoso con los pobres es tan valioso e importante como la oración misma (ver
Hechos 10: 1-5). Es por eso que he creado una fundación para ayudar a combatir la
pobreza en las naciones del tercer mundo (www.feedpeople.eu). Es importante
que cuidemos a los pobres en nuestros vecindarios y ciudades, así como en otras
partes del mundo. ¡El ministerio de sanar y cuidar a los pobres es tan relevante
ahora como lo fue hace dos mil años!

Clave # 3: Orar por la sanidad física e interior es normal

"Como oyó hablar de Jesús, el centurión mandó a unos dirigentes de los judíos a
pedirle que fuera a sanar a su siervo" (Lucas 7: 3).

Lo más amoroso que podemos hacer por las personas es llevarlas a Jesús a
través de la oración. Sólo oramos por las cosas que nos importan. Orar por la gente
es un acto de amor y cuidado. No te preocupes si alguien será sanado o no cuando
ores. Ora por ellos lleno de fe para que, ya sea que sanen o no, sepan que tú y Dios
los aman.

Orar por la sanidad física y emocional es muy importante. Procura mostrar
transparencia y autenticidad para que la gente pueda encontrar la sanidad para su
propio quebranto. Las personas me han hablado de secretos que nunca se
atrevieron a decirle a nadie. Esto les ayudó a encontrar la sanidad y el cierre a
problemas que nunca fueron capaces de tratar solos.

132

Un líder me advirtió que nunca debía contar mis debilidades a ninguna de


las personas de mi iglesia. Estoy en desacuerdo. Que sea normal no sólo contar las
historias de éxito, sino también los momentos en que podemos cometer
equivocaciones y errores. Esto nos da más credibilidad y autoridad ante nuestros
oyentes. También nos ayuda a mantenernos humildes. Es bueno saber que todos
somos humanos.

Un día tuve un pequeño pleito con mi esposa antes de visitar a las damas en
el distrito rojo de Ámsterdam. La próxima dama que vimos nos preguntó como
estábamos. Yo le conté que teníamos un pequeño pleito o desacuerdo en ese
momento. Mi esposa se puso roja y se sintió avergonzada de que yo mencionara
eso. Pero al ver que éramos reales y vulnerables con ella, esa dama nos habló por
más de media hora sobre su vida y los problemas que tenía. Porque nosotros
éramos reales, ella supo que también podría abrirse con nosotros y contarnos lo
que ella estaba viviendo. Eso nos permitió poder orar por ella y mostrarle cuanto
Dios le ama.

Clave # 4: Sea sensible y amable con personas de otras culturas y creencias

"Cuando llegaron ante Jesús, le rogaron con insistencia:

―Este hombre merece que le concedas lo que te pide: aprecia tanto a nuestra nación
que nos ha construido una sinagoga.
Así que Jesús fue con ellos. No estaba lejos de la casa cuando el centurión mandó unos

amigos a decirle:
―Señor, no te tomes tanta molestia, pues no merezco que entres bajo mi techo. Por
eso ni siquiera me atreví a presentarme ante ti". (Lucas 7: 4-7a)
El centurión romano construyó una sinagoga de sus propios recursos para
los judíos. Esto sería una inversión de cientos de miles o millones de dólares en
dinero hoy. Hago hincapié para honrar a gente de otras religiones o de ninguna fe
cuando hablo en un púlpito. Intento pasar tiempo con personas que no son
cristianos para que yo pueda valorarlas y aprender cómo piensan. Pasar tiempo
con personas de diferentes perspectivas me ayuda a no aislarme en una burbuja
cristiana.

Pasar tiempo con personas de diferentes perspectivas me ayuda a no aislarme en
una burbuja cristiana.

Durante el Ramadán, el tiempo de ayuno del Islam, llegamos a comer con
nuestros vecinos musulmanes cuando rompen su ayuno. No sólo conseguimos
disfrutar de una comida, pasamos tiempo con personas que a menudo ven la vida y
a Dios de una manera diferente que nosotros. No podemos estar de acuerdo en
133

todo, pero podemos honrarnos y valorarnos unos a otros. Esto nos ayuda a crecer y
aprender de otras personas. También nos permite comunicar más eficazmente los
valores de nuestros corazones a ellos. Honrar y valorar a personas de diferentes
orígenes es muy importante. Alcanzar a personas diferentes que nosotros mismos
es una gran manera de crecer y aprender.

El centurión romano estaba siendo sensible al judaísmo de Jesús cuando le
pidió que no entrara en su casa. A los judíos no se les permitía entrar en las casas
de los gentiles. El centurión no quería que Jesús rompiera sus propias leyes
religiosas. El hizo todo lo posible para atender las sensibilidades culturales de
Jesús. Esto sería como cocinar kosher o comida halal al comer con un amigo judío o
musulmán hoy. El respeto y la sensibilidad cultural pueden recorrer un largo
camino para poder compartir el amor de Dios con los demás.

El misionero Frank Laubach tuvo una experiencia que cambió su vida en
Mindanao, Filipinas, en 1929. Allí hizo un experimento con Dios para ver si podía
permanecer en contacto con Él. En un momento, comenzó a hablar como si fuera
Dios hablando a través de él. Estas fueron las palabras que salieron:

"Hijo mío, has fracasado porque realmente no amas a estos Moros. Te
sientes superior a ellos porque eres blanco. Si puedes olvidarte de que eres un
americano y solo piensas en como los amo, ellos responderán. Laubach continuó
diciendo: "Después de esa noche en Signal Hill, cuando Dios mató a mi prejuicio
racial y me hizo ciego de color, parecía como si estuviera haciendo milagros a cada
paso".

Laubach comenzó a pasar mucho tiempo con los líderes Musulmanes y la
gente de esa aldea. Después de dos años, no podía creer los resultados de su
trabajo. Él dijo: "No hago nada que pueda ver excepto orar por ellos, y caminar
entre ellos pensando en Dios. Saben que soy protestante. Sin embargo, dos de los
principales sacerdotes musulmanes han recorrido la provincia diciéndole a todos
que ayudaría al pueblo a conocer a Dios”.

Laubach fue capaz de llegar a la gente de esa isla filipina. También creó un
método de alfabetización que ayudó a más de sesenta millones de personas a
aprender a leer y escribir. 72 Dios puede hacer milagros cuando llegamos a
personas que son diferentes a nosotros mismos. Esto era cierto para Laubach, para
el centurión romano y para nosotros.

Clave # 5: Espere que las palabras de Jesús cambien vidas

" Pero, con una sola palabra que digas, quedará sano mi siervo" (Lucas 7: 7b).

134

El centurión no sabía que estaba hablando a la misma Palabra de Dios. Jesús


creó el cielo y la tierra en el principio (ver Juan 1: 1-3). "Dios dijo: 'Sea la luz', y
hubo luz" (Génesis 1: 3). El poder que llevó las cosas a existir está disponible para
nosotros hoy. Es el mismo poder que resucitó a Jesús de entre los muertos (véase
Efesios 1: 19-20).

Dios creó el mundo a través de palabras habladas. Jesús caminó sobre el
agua, convirtió el agua en vino, levantó a los muertos, e hizo milagros. Si Él hizo
esto entonces, podemos esperar que Él haga milagros hoy también.

El ministerio profético está aprovechando el poder creador de la Palabra de
Dios. Sus palabras son dinámicas y llenas de vida. Las palabras de Dios son como la
máquina de un tejedor. Él puede tomar el tapiz de las vidas rotas de la gente y
puede volverlas enteras otra vez. Él puede convertir todas las cosas, incluso las
malas, en buenas (ver Romanos 8:28 y Génesis 50:20).

Phil Strout, el líder nacional de la Asociación de Iglesias de la Viña, ha dicho:
"Sin la presencia de Dios no tenemos poder; sin la proclamación de La Palabra
nosotros realmente no hacemos una diferencia, y sin cosas prácticas nunca
obtendremos tracción o movimiento."73 Espere que la palabra hablada de Dios
marque la diferencia en la vida de las personas de manera práctica y tangible que
darán vida nueva.

Clave # 6: Entender cómo funciona la autoridad y el Poder Espiritual

“Yo mismo obedezco órdenes superiores y, además, tengo soldados bajo mi autoridad.
Le digo a uno: “Ve”, y va, y al otro: “Ven”, y viene. Le digo a mi siervo: “Haz esto”, y lo
hace.
Al oírlo, Jesús se asombró de él y, volviéndose a la multitud que lo seguía, comentó:
―Les digo que ni siquiera en Israel he encontrado una fe tan grande" (Lucas 7: 8-9).

Para ser un buen líder, debemos ser buenos seguidores. Cualquier persona
que es incapaz de seguir es también incapaz de dirigir a otros. El centurión sabía
que en su esfera de influencia podía decirle a los que estaban debajo de él qué
hacer. También reconoció que Jesús operaba desde una mayor esfera de influencia
que la suya. El centurión se sometió sabiamente a sí mismo y a su siervo a la
autoridad de Jesús. Esto permitió que Jesús trajera sanidad a su siervo.

La libertad individual es el valor más alto en los Países Bajos. Es común para
mí oír a la gente decir: "Yo creo en Dios o en algo, pero a mi manera".

135

Lo que significa es: "Yo estoy a cargo de mi propia vida y puedo pensar y
hacer lo que yo quiero. Nadie puede decirme qué hacer ni pensar”.

Aunque esto puede ser cierto, es ineficaz en el Reino de Dios. Una paradoja del
Reino de Dios es que la libertad está viviendo bajo la autoridad de Jesucristo. Jesús
dijo: " Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por
mi causa, la encontrará" (Mateo 16:25). La verdadera libertad es saber que mi vida
no es mía, sino que le pertenece a Jesús (ver Gal. 2:20). Tenemos la autoridad de
Jesús para hablar a la vida de otras personas al mantenernos bajo su autoridad. Su
liderazgo en nuestras vidas lleva a la libertad y no a la esclavitud.

"El poder es la habilidad, la fuerza, la potencia para completar una tarea
determinada. Autoridad es el derecho a usar el poder de Dios”.74 Autoridad es
como un oficial de policía deteniendo un coche agitando su brazo o encendiendo
sus luces. Jesucristo tiene toda la autoridad en el cielo y en la tierra, y Él quiere que
nosotros la usemos en una manera que lo representa a Él (ver Mateo 28: 18-20,
Lucas 10: 19-20).

Sólo podemos usar su autoridad cuando estamos bajo su liderazgo. La
libertad es tener cada área de nuestras vidas (relaciones, finanzas, sexualidad, etc.)
bajo la autoridad de Jesucristo. Cuando le damos las llaves de nuestros corazones,
Él puede traer vida y orden a cada área de nuestras vidas.

La sanidad llegó a la casa del centurión porque confiaba y se sometía a
Jesús. Entregar nuestra vida a Cristo es la mejor manera de encontrar libertad y
sanidad.

Clave # 6: Registrar, celebrar y publicar los milagros que Dios hace.

" Al regresar a casa, los enviados encontraron sano al siervo" (Lucas 7:10).

En 2010 en una iglesia en Oklahoma City, la tía de un joven me preguntó si
podíamos orar por su sobrino, que no estaba presente. Oré por él poniéndole las
manos encima y luego continué con mi sermón. Cinco minutos más tarde, el pastor
interrumpió mi sermón con un mensaje de texto de la madre del niño. Dijo que
cinco minutos antes los oídos de su hijo se habían abierto. ¡El nivel de fe en la
habitación se subió bastante y Dios se dio a conocer de una manera muy especial
esa noche!

Siempre que sea posible, las sanidades y los milagros se deben verificar
médicamente. Es importante que testifiquemos lo que Dios hace, así como que
evitemos contar historias que nunca tuvieron lugar. Esto requiere esfuerzo y
seguimiento, pero los testimonios de las sanidades y el cambio de vida son
136

valiosos. Ayudan a edificar la fe y nos ayudan a alabar a Dios por todo lo que ha
hecho y seguirá haciendo.

Es importante que testifiquemos de lo que Dios hace, así como que
evitemos contar historias que nunca tuvieron lugar.

En Éxodo 16:34, Moisés les dice a los israelitas que guarden un frasco de
maná para que las generaciones futuras vean cómo Dios los alimentó. Después de
cruzar el río Jordán, Josué hizo construir un monumento para conmemorar cómo
Dios abrió el río (ver Josué 4). Registrar los milagros es importante porque
podemos olvidar lo que Dios ha hecho y lo que Él todavía quiere hacer en nuestras
vidas. Me gusta leer la historia de la iglesia y ver lo que Dios ha hecho en el pasado.
Me llena de fe para pedirle a Dios que haga cosas similares en mi vida.

Clave # 7 Hacer el Ministerio Sobrenatural Natural y Normal para Todos

Así como Jesús fue accesible al centurión, Él es accesible a todos ahora. Él es
el que desea hablar con nosotros y ser nuestro amigo (ver Apocalipsis 3:20). A
veces tomo a niños y adolescentes para que sean mi equipo de ministerio cuando
hablo en iglesias. Nunca olvidaré cuando una niña de nueve años oró por una
mujer que no tenía ninguna sensación en los dedos de los pies. Ella se acercó a la
señora y le dijo: "Jesús, esté con los dedos de los pies de esta Señora". El
sentimiento llegó a los dedos de los pies después de esa sencilla oración.

Después de sanar a un paralítico, Pedro dijo: "Pueblo de Israel, ¿por qué les
sorprende lo que ha pasado? ¿Por qué nos miran como si, por nuestro propio poder o
virtud, hubiéramos hecho caminar a este hombre?"(Hechos 3:12).

No es nuestra piedad lo que nos permite hacer que el amor y poder de Dios
sea tangible a las personas que nos rodean. Es accesible y está disponible para
todos a través de Jesús.

Un predicador preguntó una vez al famoso evangelista T.L. Osborn, "¿Hay
un precio que se debe pagar para ser usado por Dios en el ministerio de sanidad?"
Su respuesta fue: "¡Sí! Hay un precio muy alto que se debe pagar", pero
inmediatamente seguido con, "¡Pero Jesús pagó todo en la cruz!"75

La capacidad de hacer tangible el amor y el poder de Dios está disponible
para todos.

Clave # 8 La Gente Recuerda lo que Dices y Haces

137

"Dejen que las mujeres, los niños y los no salvados entren en los botes
salvavidas." -John Harper, 14 de abril de 1912 en el Titanic

John Harper estaba en su camino desde Escocia para predicar en Chicago
cuando el Titanic comenzó a hundirse. Llevó a su hija pequeña de seis años a un
bote salvavidas y empezó diciendo: "Deje que las mujeres, los niños y los no
salvados entren en los botes salvavidas."

John Harper le dio su chaleco de salvavidas a otra persona sabiendo que
probablemente iba a morir. Cuando estaba en las aguas frías, los sobrevivientes
cuentan cómo nadó hacia la gente diciendo: "Cree en el Señor Jesucristo y serás
salvado".

Un joven escocés lo recordó acercándose y preguntándole si había sido
salvado. Él respondió: "No."

Harper se alejó del joven, pero las corrientes los reunirían para el último
momento de respiración de Harper.

De nuevo, Harper preguntó al joven si quería ser salvado. Entonces tomó un
último suspiro y gritó con todo sus pulmones, "Cree en el Señor Jesucristo y serás
salvado."

El joven decidió creer en Cristo después de ver a Harper desaparecer y
ahogarse en el Océano Atlántico.76

La fe de Harper era real. No sólo hablaba del amor y el poder de Dios, sino
que lo vivía. Para hacer tangible el amor y el poder de Dios, no podemos
simplemente hablar de ello, debemos vivirlo.

Juntándolo todo

Cuando me mudé por primera vez a los Países Bajos, quise encontrar una
manera práctica de hacer tangible el amor de Dios. De hecho, la misión de la iglesia
que plantamos en Ámsterdam es "hacer tangible el amor de Dios".77 Sentimos que
esto se puede lograr sirviendo a la gente con actos prácticos de servicio y usando
los dones del Espíritu Santo.

A veces, en vez de tener un servicio religioso, encontramos maneras
prácticas de servir a nuestro vecindario. Esto puede ser haciendo cosas tan simples
como limpiar la calle o entregar flores que nuestros vecinos pueden plantar.

138

También planeamos tiempos en los que intencionalmente usaremos los


dones del Espíritu Santo, como durante ferias psíquicas, servicios de sanidad,
noches proféticas o durante grandes fiestas públicas, como el cumpleaños del Rey
Holandés. Es tan divertido y a menudo es más fácil compartir el mensaje de Jesús
después de que alguien ha sido sanado o hemos descrito perfectamente una
situación en su vida sin ni siquiera conocerle personalmente. Esto les permite ver
que Dios no sólo existe, sino que Él se preocupa y sabe sobre cada área de sus
vidas.

Desafortunadamente, crear una cultura en la que el amor y el poder de Dios
se vuelven tangibles no simplemente "sucede". Necesitamos esforzarnos en
planear y crear momentos donde la gente pueda experimentar a Dios. Para facilitar
esto, usamos los conceptos hacia arriba, hacia adentro y hacia fuera para
ayudarnos a recordar mantener nuestra relación vertical con Dios fresca, a
discipular a otros dentro de nuestra esfera de influencia y a alcanzar a los perdidos
con el amor de Jesús.

Operar en los dones del Espíritu, tales como profecía, palabras de
conocimiento y sanidad, a menudo abrirán la vida de las personas para recibir a
Dios. No sanamos a alguien ni les decimos cosas sobre sus vidas para mostrar o
realizar un truco de salón; lo hacemos porque a menudo Dios usa su poder para
romper las paredes que tantos han creado alrededor de sus corazones. Cuando
Dios hace esa apertura, a menudo son más receptivos al amor de Dios. Cuando las
personas experimentan el amor de Dios tangiblemente a través de dones
sobrenaturales, esto puede ayudarles a llegar a conocer a Jesucristo.

Jolande Bijl, quién me enseño como ministrar en ferias psíquicas, me contó
una historia que ilustra este punto:

Durante una demostración pública en una feria psíquica del "poder
sobrenatural del amor", le preguntó a una mujer si podía darle una palabra
personal de Jesucristo. Cuando ella comenzó a profetizar, la mujer dijo que nada de
lo que decía era cierto. Bijl simplemente dijo: "Bueno, eso es lo que oí a Jesús decir.
Si quieres hablar conmigo después en mi mesa, estoy disponible".

Después de la demostración pública, la mujer vino en su mesa. Le contó a
Bijl la siguiente historia: Antes de su demostración, un psíquico le había contado a
todo el mundo todos los detalles de mi vida y se burló públicamente de mí y me
hizo sentir terrible. Cuando usted empezó a hablar sobre mi vida, tuve miedo de
que usted fuera a hacer lo mismo. Por eso es que rechace lo que usted dijo. Pero lo
que usted describió eran los mayores deseos de mi corazón. Usted me honró.
Gracias, ¿qué debo hacer ahora?""

139

Bijl entonces ayudó a esta mujer a hacer una oración para pedir a Jesús que
entrara en su vida. Ahora es miembro de una iglesia local. Ese día encontró el amor
de Jesús tangiblemente y cambió su vida para siempre. Fue cambiada porque un
creyente se atrevió a hacer tangible el amor y el poder de Dios en un lugar
conocido por brujería, cartas de tarot, magia y psíquicos.

Jesús vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido (ver Lucas 19:10). Lo
hizo mientras cultivaba una relación íntima con su Padre y con sus discípulos (ver
Juan 14: 10-14). Nosotros también estamos llamados a aprovechar el poder de
Dios para hacer tangible Su amor a todos los que nos rodean.

140


Capítulo 11
Cómo sanar a los enfermos
"Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los que
tienen lepra, expulsen a los demonios. Lo que ustedes recibieron gratis, denlo
gratuitamente". Mateo 10:8



(Demostrando la sanidad en una conferencia juvenil.)

Cada año, alrededor de mi cumpleaños, mi madre cuenta la dramática y
milagrosa historia de mi nacimiento. Nací en Concepción, Chile. Los doctores
habían dicho que me estaba muriendo en el vientre de mi madre y que necesitaba
salir inmediatamente. Ellos nos llevaron al único hospital con incubadoras, porque
los médicos no sabían si iba a sobrevivir sin una.

Una vez en el hospital, el médico le dio a mi madre anestesia para que no
sintiera la operación. Por desgracia, le dieron demasiado. Después de sacarme, ella
dejó de respirar. Ella volvió a respirar, pero en lugar de cuidarla, ¡la dejaron sola en
el pasillo!

Mi madre es enfermera y sabía que era muy probable que dejara de respirar
de nuevo. La única enfermera que vino a verla le dijo que su bebé iba a morir.
Mientras estaba allí, todo lo que podía hacer era comenzar a orar el Salmo 23:4
donde dice: "Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno,
porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento."

Ella recuerda la sensación de una nube negra que bajaba como una
oscuridad de miedo y muerte. ¡Ella estaba luchando por su propia vida y la vida de
141

su bebé (yo)! Mientras oraba, ella le pidió a Dios que otras personas oraran por ella
en ese momento. Ella sentía que tal vez no lo íbamos a sobrevivir.

Seis meses más tarde, una amiga suya que vivía en Alaska le preguntó lo que
sucedió el 12 de enero. Esta amiga dijo que en esa fecha se despertó con un súbito
impulso de orar por nosotros. Ella no tenía ni idea de lo que estaba pasando, pero
de alguna manera, esta mujer se dio cuenta de que necesitábamos oración. ¡Dios
usó las oraciones de una mujer en Alaska para salvar nuestras vidas!

La historia no se detiene allí. Mis padres trajeron a casa a un niño muy
enfermo. Los médicos me diagnosticaron más tarde con Parálisis Cerebral y les
dijeron que nunca caminaría o hablaría. La Parálisis Cerebral es incurable. Los
doctores prepararon a mis padres para que la vida que tendrían y los cuidados de
un niño con PC. Todos los días mis padres hacían ejercicios con mis pequeñas
extremidades.

Mis padres me querían y sabían que iban a cuidarme sin importar nada. Sin
embargo, creían en el poder de la oración. Ellos creían que Dios todavía hace
milagros hoy.

Una de las personas que oraba por mí era mi tía Candace, en California.
Tenía una reunión de oración de mujeres que se reunían todos los jueves. Hizo lo
que el apóstol Pablo hizo en Hechos 19: 11-12 y enviaron un paño de oración
ungido (en realidad un pañuelo de papel) a mi madre en Chile. Mi madre cosió ese
paño en mi pijama. ¡Un mes más tarde, todos los efectos de la Parálisis Cerebral
habían desaparecido de mi pequeño cuerpo!

Cuando volvimos a los Estados Unidos seis meses después, los médicos no
podían decir que yo estaba afectado con la enfermedad. Fue un milagro, me atrevo
a decir: ¡Soy un milagro vivo! Sé sin duda que la sanidad es para hoy, porque la he
experimentado personalmente.

Jesús todavía sana hoy

142



En 2015, llevé a Iskander, un joven holandés de 20 años, por las calles de
Ámsterdam para orar por sanidad para las personas. Ese primer día, tres personas
fueron completa o parcialmente sanadas después de orar por ellos. Estaba tan
emocionado que se unió a otro amigo y empezó a ver gente sanada en Ámsterdam
todos los días. Eventualmente, empezamos a ir una vez a la semana a las calles para
orar por personas que no conocíamos.

Una semana, él me dijo: "Mateo, voy a orar por las personas con muletas y
creo que van a ser sanadas".

La semana siguiente, me dijo que había visto a su primera persona con
muletas sanarse. Ese mismo día, también vimos a un joven español sanado y capaz
de caminar sin su muleta.

Fue entonces cuando me dijo: "Mateo, ahora voy a ir a orar por gente en
silla de ruedas".

La semana siguiente, me dijo que había visto a la primera persona en una
silla de ruedas sanada que pudo levantarse y caminar. ¡Fue increíble!

Luego fue a una gran conferencia cristiana holandesa para formar parte del
equipo de oración por los enfermos (Opwekking 2016). Se paró en la sección de
sillas de ruedas y siguió orando por ellas. ¡Tres personas en sillas de ruedas fueron
sanadas ese fin de semana! Una de ellas fue Marije de Vries.

Marije tuvo una operación debido a un hueso que estaba creciendo fuera del
lado de su pie. Debido a la malformación de su pie, había tenido dolor en su
espalda y caderas durante toda su vida. Ahora que ella era una adulta podía ser
operada y decidió hacerlo.

143

Los doctores cortaron y pegaron diferentes huesos y tendones en el pie para


que ella pudiera caminar normalmente. Se suponía que el tiempo de recuperación
era de al menos tres meses, y que ella tendría dolor durante al menos un año.

Cuando asistió a la conferencia, había pasado un mes desde la operación, y
Marije se encontró pidiéndole a Dios por su sanidad. Iskander, junto con otros,
oraba repetidamente por ella el viernes, el sábado y el domingo. Sin embargo, en
lugar de que el dolor disminuyera, aumentó. Empeoró especialmente cuando se
resbaló y cayó. Sin embargo, estaba decidida a no dejar de orar para su completa
sanidad.

El lunes se negó a volver a casa antes de orar otra vez. Encontró a Iskander
y a otro joven y les pidió que oraran por ella una vez más. Los dos oraron por ella
repetidamente (más de diez veces) hasta que la sanidad comenzó a suceder.
¡Marije pasó de tener dolor severo constante a ser capaz de correr mientras
empujaba su silla de ruedas sin ningún dolor!78

Por desgracia, Marije todavía tenía que esperar dos semanas antes de que
su yeso pudiera ser removido. Sin embargo, los médicos se sorprendieron al quitar
el yeso. ¡Su pie estaba completamente sano y ella era libre para hacer lo que
quisiera con él!

La sanidad de Marije ilustra la importancia de no rendirse al orar por la
sanidad. Si Marije hubiera renunciado después de recibir la oración viernes,
sábado y domingo, entonces tal vez no habría sido sanada el lunes. La
perseverancia en la oración es necesaria para todos los que quieren ver sanidades.

Perseverando en la oración por la sanidad

John Wimber sintió que Dios le había dicho que orara por los enfermos en
su iglesia en Anaheim, California.79 Durante los siguientes diez meses, nadie fue
sanado después de recibir la oración. De hecho, las personas que oraban por la
sanidad se enfermaban después de orar por los demás. Wimber quería detenerse,
pero Dios no lo dejó. Después de diez meses de oración fiel por la sanidad, vio la
primera sanidad. Ese fue el comienzo de un ministerio de sanidad que ayudó a
lanzar el movimiento de las Asociación de Iglesias La Viña. Su ministerio afectó a
muchas otras denominaciones y movimientos alrededor del mundo y a mi vida
personal.

Después de que Todd White fue liberado dramáticamente de una vida de
delito y adicción a las drogas, descubrió la sanidad divina. Durante tres meses y
medio oró por diez personas al día para ser sanado. Dondequiera que estuviera
(supermercados, gasolineras, trabajo, etc.) oraba para que la gente se sanara.
144

Después de haber orado por más de novecientas personas para la sanidad,


finalmente vio la primera sanidad tener lugar. Ahora White está viendo sanidades
cada día mientras que Dios le da palabras de conocimiento dondequiera que
vaya.80

Jordan Seng describe la parte difícil del ministerio de sanidad en su libro
Trabajo milagroso.

"Si usted cree que Dios le permite realizar hazañas sobrenaturales, a veces
se sentirá terrible cuando falla. En los servicios de sanidad de nuestra
iglesia, aproximadamente la mitad de los que vienen para sanidad reciben
por lo menos sanidad física parcial durante el servicio. Muchos
experimentan sanidad progresiva después, y cerca del 15 por ciento reciben
la sanidad total e inmediata durante el servicio. Nos registramos sobre una
tasa de éxito del 10 por ciento incluso con enfermedades ostensiblemente
incurables. Parece que tenemos una tasa de éxito casi perfecto con algunas
enfermedades, y nuestra tasa de avance para el ministerio de liberación es
también bastante alta. No estamos de ninguna manera acercándonos al
nivel de poder y eficacia de Jesús, pero supongo que podrías decir que hay
motivos de aliento. Sin embargo, cuando no podemos sanar a una niña
hermosa con leucemia o una madre joven con tumores cerebrales, sentimos
la mordedura, y casi siempre nos preguntamos si deberíamos haberlo hecho
mejor".81

Crecí viendo a mi padre, Dean, orar por miles de personas que fueron
sanadas de muchas clases de enfermedades. Me escribió acerca de algunas de las
alegrías, pero también frustraciones, de orar por los enfermos. Estas son algunas
de las experiencias que compartió:

En un servicio en Tomé (Chile), oré cinco noches seguidas por un joven de
15 años con un problema de cadera por el cual cojeaba. ¡Mientras se alejaba
cojeando de la línea de oración en el servicio de la noche anterior, me sentí
como arrastrado por un agujero! Había orado lo mejor que podía y nada
había sucedido.

Decidí esconder mis sentimientos de decepción y seguir orando por los
enfermos, pero sin probar al resto para ver si estaban sanados. Una señora
trajo a su pequeño niño de 18 meses para orar. Le pregunté cuál era su
problema y me dijo que tenía el mismo problema que aquel joven de 15
años: faltaba parte de un hueso en su cadera desde el nacimiento. (Mi fe
para esta sanidad estaba ahora muy baja).

145

Unos minutos más tarde, la congregación comenzó a animarse. ¡Entendí que


el niño había obtenido un nuevo hueso en la cadera cuando oré por él y
estaba caminando por el pasillo sin cojear en absoluto! Muchos de sus
parientes llegaron a la fe debido a esta sanidad.

Aun así, estaba perturbado. ¿Por qué Dios le sanó a él y no al de los 15 años?

Finalmente pensé ¡basta! Le dije al Señor que estaba listo para dejar de orar
por los enfermos. Yo predicaría el Evangelio para que la gente se "salvara",
pero no podía soportar todos los fallos vergonzosos cuando oré por ellos y
nada pasaba. ¡Incluso dejaría de ayunar y orar antes de las reuniones!

La siguiente reunión que prediqué la gente se acercó para dar sus vidas al
Señor. Me senté, presumiendo que todo estaba terminado. Pero el pastor se
levantó y anunció a la congregación: "¡El hermano Dean ahora va a orar por
los enfermos!"

¡Yo estaba enojado! Le dije al Señor: "¡No! ¡No puedes hacerme esto! No
puedo volver a sufrir decepciones al orar por los casos graves y no verlos
sanados".

Sin embargo, no quería avergonzar al pastor, así que me levanté y comencé
a poner las manos sobre la gente uno por uno.

Las sanidades asombrosas comenzaron a ocurrir. Una niña que antes no
podía levantar su brazo derecho ahora podía levantarlo por encima de su
cabeza. Otra niña con un ojo ciego pudo ver de repente perfectamente. ¡Más
sanidades tuvieron lugar, y yo ni siquiera había orado y ayunado antes del
servicio!

Después del servicio, me arrepentí. Le dije al Señor que no importaba lo
avergonzado que estuviera yo, seguiría orando por los enfermos. Yo
obedecería su mandamiento para sanar a los enfermos, no importa cuán
débil mi fe pudiera estar o cuan decepcionado me pudiera sentir. ¡Nunca me
he arrepentido de esa decisión!

Sanar a los enfermos es una parte "normal" de seguir a Jesús

He estado en servicios donde parecía que casi todas las personas por
quienes oraba experimentaban sanidad en sus cuerpos. También he estado en
servicios donde nadie experimentó sanidad cuando oré por ellos.

146

No todos por los que oramos son sanados, pero nadie será sanado si no
oramos.

No todos por los que oramos son sanados, pero nadie será sanado si no
oramos.

El mismo principio con respecto a la oración por los enfermos es verdadero
con respecto a compartir nuestra fe. No todo el mundo con quien comparto mi fe se
convertirá en cristiano, pero nunca debería permitir que eso me impida compartir
mi fe. Compartir mi fe y orar por la sanidad son actos de amor. Mi meta es que no
importa lo que pueda o no pueda suceder, la gente sabe que yo (y Dios) los
amamos. Para Dios, nada es imposible cuando compartimos nuestra fe y oramos.

En 2010, vi varios oídos sordos abrirse. Más tarde ese año, conocí a un
hombre sordo en un parque de Ámsterdam. Yo oré por él, pero él no fue sanado.
Sin embargo, cuando terminé de orar, él tenía una lágrima en los ojos y me
agradeció que me importara lo suficiente como para orar y pedirle a Dios que lo
sanara. Nuestro trabajo es orar con amor por la sanidad y dejar los resultados en
las manos de Dios.

Dios sana a la gente, nosotros no lo hacemos. Relájese y ore por la sanidad
en una manera que la gente se sienta honrada y amada no importa qué. Cuanto
más ores para que los enfermos sean sanados, más sanidades verás. Cuantas más
personas estén orando por los enfermos, más gente recibirá sanidades. No dejes
de orar por los enfermos.

Jesús nos mandó a sanar a los enfermos (ver Mateo 10: 8). Así como
debemos dar a los pobres, orar por nuestros enemigos y perdonar a la gente, así
debemos hacer que sea una práctica el orar por los enfermos. Jesús y Pablo
describen las sanidades, los señales, y las maravillas, como una parte vital de
compartir nuestra fe (Marcos 16: 17-18 y Romanos 15: 17-20). Sanar a los
enfermos es una parte normal de seguir a Jesús.

Cinco pasos para sanar a los enfermos

A mi hermano Aarón se le pidió una vez que presentara un modelo para
entrenar a adolescentes brasileños para orar por los enfermos. Llegó con estos
cinco pasos para orar por la sanidad. Miles de sanidades han tenido lugar
utilizando estos pasos. Aquí están cinco pasos que puede seguir si desea sanar a los
enfermos:

Paso 1: Cuando sea apropiado, coloque sus manos en la(s) área (s) de
enfermedad.
147


"pondrán las manos sobre los enfermos, y estos recobrarán la salud." (Marcos 16:
18c)

Cuando ores por los enfermos, siempre pide permiso antes de poner las
manos sobre una persona. Si no es apropiado colocar la mano donde están
enfermos, coloque la mano sobre la cabeza o el hombro. ¡Nunca empuje a alguien o
ponga su peso sobre ellos! Si es inapropiado poner una mano en alguien, pero ellos
te permiten orar, hazlo. No se trata de seguir un modelo sino de dar espacio a Dios
para hacer un milagro.

Paso 2: Ordene que la parte del cuerpo sea sanada.

" Jesús extendió la mano y tocó al hombre. ―Sí quiero —le dijo—. ¡Queda limpio! Y al

instante quedó sano de la lepra". (Mateo 8: 3)


Jesús nunca le pidió al Padre que sanara a los enfermos. Siempre mandó
sanar a los enfermos. Jesús tiene toda autoridad, y Él nos ha dado esta autoridad
para echar fuera los demonios y sanar a los enfermos (ver Mateo 28:18; 10: 1). Él
modeló que Jesús nos dejó no es de pedir por sanidad sino que ordenemos al
cuerpo que sea sano. La oración para sanidad no es una petición sino un mandato
basado en la propia autoridad espiritual que Jesús nos ha dado.

Paso 3: Ordena a los espíritus de la enfermedad que se vayan

Algunas enfermedades (no todas) son causadas por demonios. En Lucas
13:10-13 leemos acerca de una mujer que Jesús sanó y que fue lisiada por un
espíritu durante dieciocho años. Es útil orar, "Si hay algún espíritu de enfermedad
presente, te mando que te vayas".

Una posible señal de actividad demoníaca es cuando el dolor comienza a
moverse a diferentes lugares del cuerpo cuando le ordenas que se vaya. Si
descubres que hay actividad espiritual, no dejes de orar hasta que sientas que el
trabajo está completo. No te intimides.

Paso 4: Pídales que intenten lo que no podían hacer.

"Otro sábado entró en la sinagoga y comenzó a enseñar. Había allí un hombre que
tenía la mano derecha paralizada... Jesús se quedó mirando a todos los que lo
rodeaban, y le dijo al hombre:
―Extiende la mano.
Así lo hizo, y la mano le quedó restablecida". Lucas 6:6, 10
148



A veces, las personas no se da cuenta de que son sanados hasta que
comienzan a probarse a sí mismos. Esto significa que, si una persona sufre de dolor
de espalda o dolor de cuello, les pediré que se doblen o que miren a su derecha e
izquierda. Evita que se hagan daño a sí mismos haciendo esto, pero a menudo este
acto de fe libera la sanidad.

Mi padre oró una vez por un hombre cuyo pie estaba doblado
completamente hacia la izquierda. Le dijo que hiciera un movimiento de patear, y
la tercera vez que pateó, ¡su pie se enderezó!

Marleen Klepees sufrió de parálisis cerebral (la misma enfermedad con la
que nací). Durante la oración un día tuvo una visión donde Jesús le dijo que iba a
ser sanada. Llamó a una iglesia local y les pidió que oraran por ella. El pastor oró
por ella y luego le pidió que por fe saliera de la silla de ruedas y comenzara a
caminar. Se levantó y comenzó a correr alrededor de la iglesia. Ella estaba
completamente sana. El paso de la fe para salir de la silla de ruedas era parte del
proceso que Dios usó para sanarla.82

Es importante que la gente se haga revisar por un médico. Si están tomando
medicamentos, no deben dejarlos inmediatamente. Si son sanados, el médico
podrá verificar esto. Así como Jesús envió a los leprosos al templo para que los
revisaran si estaban limpios, así deberíamos verificar las sanidades con un doctor
cuando sea posible.

Verificar y documentar las sanidades con un médico es una gran manera de
testificar de la veracidad que Jesús todavía cura hoy.

Paso 5: Evaluar los resultados, y si es necesario, repita los pasos 1-4

Jesús tuvo que orar por un hombre ciego dos veces antes de que fuera
totalmente sanado (ver Marcos 8: 23-25). Si Jesús tuvo que orar dos veces por la
sanidad de alguien, tal vez necesito orar veinte veces. La sanidad es a menudo un
proceso en vez de algo instantáneo. Si una persona no está completamente sanada
después de orar una vez, ¡sigue orando! Mientras la persona esté comprometida y
lo encuentre apropiado, siga orando.

Una mujer que asistió a nuestra iglesia fue curada de fibromialgia después
de orar por ella durante más de tres años. Cada vez que orábamos por ella, se
sentía parcialmente mejor. Sin embargo, un día ella perdonó a alguien y fue
149

completamente sanada después de recibir oración. La sanidad es a menudo un


proceso, así que no renuncies después de orar una vez.

Tenga la valentía de preguntarle a una persona, "¿Cómo te sientes ahora?"
Clasifique su dolor en una escala de 0-10 (10 siendo mucho dolor y 0 totalmente
sin dolor). Celebre cada vez que el dolor este más bajo en la escala, y siga orando
creyendo que será un cero.

Además, no es necesario hacer oraciones largas con demasiadas palabras.
Cuando oro por extraños en la calle, digo breves oraciones para poder orar dos o
tres veces si es posible. No es la duración de su oración la que crea el milagro.

En Bunschoten, los Países Bajos, compartí estos cinco pasos para orar por la
sanidad durante un servicio de domingo por la mañana. Un hombre recibió oración
ocho veces seguidas antes de que su dolor de estómago crónico desapareciera. No
ha sufrido ese dolor desde entonces. Fue bueno que su amigo no dejara de orar
después de la séptima vez.

¿Hay que tener fe para ser sanado?

La respuesta corta es no. En Europa, relativamente pocas personas creen en
Dios, y sin embargo veo muchas sanidades en las calles cuando oro por los
incrédulos. Nuestro trabajo es simplemente orar y creer y confiar en Dios sin
importar qué. Nunca debemos culpar a la gente de que no tienen suficiente fe si no
se sanan. Eso no es útil en lo absoluto. En su lugar, haz que tu objetivo sea que,
sanen o no, agradezcan que te preocuparas lo suficiente como para orar por ellos.

Haz que tu objetivo sea que, sanen o no, agradezcan que te preocuparas lo
suficiente como para orar por ellos.

Mi fe tiene que ser alta para curar a los enfermos

La respuesta corta también es no. John Wimber contó esta historia que
ilustró el principio de que las sanidades de las personas no dependen de que
estemos en el lugar correcto con la actitud correcta y en el momento adecuado.

"Recuerdo que estaba parado junto a un urinario usando el baño en un
aeropuerto de Phoenix. Un tipo se inclinó y puso su cara delante de la mía y dijo:
'Tú eres él, ¿no?' Quería estrecharme la mano y dije: "Estoy un poco ocupado ahora
mismo". Él dijo: "¿Orarás por mí?" Dije: "¿Antes o después de lavarme las manos?"
¡Esto realmente ocurrió! ¡No lo podía creer!

"Así que me lavé las manos y oré por él".
150


"Oí a través de un amigo suyo que él fue sanado... En ese momento todo lo
que tenía era ira. ¡Nunca me sentí tan desconcertado en mi vida! Ciertamente no
era mi fe, pero si hice lo que Jesús me encargo hacer. Simplemente oré por él y fue
sano. "83

¿Qué pasa cuando las personas no se sanan?

John Wimber vio a muchas personas curadas de cáncer en su ministerio,
pero él mismo murió de cáncer. Billy Joe Daugherty, pastor fundador del Victory
Christian Center en Tulsa, Oklahoma, vio incontables sanidades. También murió de
cáncer. ¿Puedo explicar por qué una persona se sana y la otra no? No, no puedo.

Afortunadamente, no tengo que hacerlo.

Yo no soy Dios, y no puedo sanar a nadie con mi propia fuerza. Dios sana, yo
no. Puedo relajarme y orar por la sanidad de tal manera que no importa lo que
suceda, la gente habrá experimentado el amor de Dios a través de mí. Puedo ver a
los enfermos sanados cuando trabajo junto con Dios y juntos sanamos a los
enfermos.

Durante años he entrenado al equipo de fútbol de mi hijo y mi hija. Una de
mis instrucciones era que, si estaban cerca de la meta del oponente, disparen. No
anotaron cada vez que disparaban, pero nunca anotarían si nunca disparaban. Lo
mismo sucede con orar por los enfermos, profetizar y compartir nuestra fe, si no lo
hacemos, la gente nunca lo escuchará o recibirá.

Cuanto más compartimos nuestra fe con la gente, más gente puede creer en
Cristo. Mientras más creyentes estén orando por los enfermos, más personas serán
sanadas. Cuanto más profetizamos, más Dios puede hablar a la gente a través de
nosotros.

Sigue orando por los enfermos, profetiza y comparte tu fe. Espere que las
sanidades, las salvaciones, y los milagros ocurran. No te preocupes de si las
personas sanan o escuchan una palabra exacta de Dios a través de ti. Lo importante
es que experimenten que sinceramente deseas lo mejor para ellos. Orar por los
enfermos, profetizar y compartir el mensaje de Jesús es una de las cosas más
amorosas que podemos hacer.

Porque, ¿cómo pueden oír si no hablamos? ¿Cómo pueden ser sanados si no
oramos? "¿Cómo pueden invocar a aquel en quien no han creído, y cómo pueden
creer en el que no han oído, y cómo pueden oír sin que alguien les predique? Como
151

está escrito: "¡Qué hermosos son los pies de los que traen buenas nuevas!"
(Romanos 10:14 -15)

Sanar a los enfermos y hablar la palabra de Dios es una parte normal de compartir
el mensaje de Jesús.


152



Capítulo 12
Cómo crecer en el evangelismo con poder


(Ofreciendo sanidad, palabras de aliento y más, en las calles de Ámsterdam)

“No me atreveré a hablar de nada sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí
para que los gentiles lleguen a obedecer a Dios. Lo ha hecho con palabras y
obras, mediante poderosas señales y milagros, por el poder del Espíritu de Dios. Así
que, habiendo comenzado en Jerusalén, he completado la proclamación del evangelio
de Cristo por todas partes, hasta la región de Iliria".- Apóstol Pablo, Rom. 15: 18-19

“No les hablé ni les prediqué con palabras sabias y elocuentes, sino con demostración
del poder del Espíritu, 5 para que la fe de ustedes no dependiera de la sabiduría
humana, sino del poder de Dios".
1 Cor. 2: 4-5

¿Qué es el evangelismo con poder?

El evangelismo con poder es usar la profecía, la sanidad, la liberación y la
presencia de Dios para compartir el Evangelio con otros individuos.84 El término
fue hecho popular por el difunto John Wimber en su libro que llevó ese título.85

En una cultura que se centra en argumentos racionales a favor o en contra
de Dios, es extremadamente útil poder pasar por alto la mente de la gente y tocar
sus corazones con el poder de Dios mediante una sanidad o una palabra de
conocimiento. Si podemos hacer que la gente experimente el poder de Dios, ellos
pueden estar mucho más abiertos a escuchar más acerca de Jesús. Si los creyentes
experimentan el amor y el poder de Dios, es menos probable que se alejen de Dios
y de la iglesia.

153

Regularmente veo que las personas que no quieren escuchar nada acerca de
Jesús de repente están abiertas a escucharme después de que son sanados o
reciben una palabra exacta de conocimiento. El poder de Dios liberado en señales,
prodigios y milagros es la clave del Evangelismo con Poder, y es el mismo modelo
establecido por Jesús y los apóstoles.

Jesús nos dijo que lo que Él hacía también lo podemos hacer nosotros y aún
de mayor manera (Juan 14:12). El apóstol Pablo lo tomó en serio. Su estrategia
principal de hacer evangelismo y plantar iglesias era entrar en un área y dejar que
el Espíritu Santo lo usara para cambiar vidas. Pablo sanó a los enfermos, resucitó a
los muertos, profetizó y obtuvo palabras de conocimiento para la gente en cada
paso de sus viajes misioneros. (Todo en este libro es modelado después de su
ministerio.) Él hizo esto de Jerusalén a Iliria y ahora que tenemos viajes aéreos
modernos, creo que podemos compartir el Evangelio efectivamente por todo el
mundo usando los métodos del ministerio de Pablo.

Los métodos de Pablo, (señales, milagros y maravillas) eran los métodos de
Jesús, y usarlos ayuda a que personas puedan entrar en el Reino de Dios. El mismo
Espíritu Santo que resucitó a Jesús de entre los muertos está ahora en nosotros.
Quiere que profeticemos, sanemos a los enfermos, levantemos a los muertos,
limpiemos a los leprosos y ofrezcamos con libertad todo lo que se nos ha dado
gratuitamente (véase Mateo 10: 7-8). ¡Las señales y prodigios deben seguir a la
predicación de Su Palabra para que la gente sepa que Él es real! Jesucristo es
nuestro mejor ejemplo de un Evangelista con Poder.

Cómo crecer en evangelismo con poder (EP)
Dos grandes ejemplos mencionados en el capítulo anterior de los
evangelistas con poder moderno son Todd White y John Wimber. Yo también he
experimentado temporadas en mi vida donde veo a cientos de personas sanados
no sólo en iglesias, sino en la calle, en aviones, en ferias psíquicas y en oficinas.
Crecer en el evangelismo de poder es muy divertido. Sin embargo, no todos lo
comprenderán o apreciarán.

En un vuelo en avión, me senté al lado de un pastor de una iglesia
tradicional que estaba asombrado de qué yo fuera a orar por la sanidad de gente
que no conozco. Él literalmente me preguntó después de que le dije sobre el
evangelismo con poder, "¿Por qué haces eso?"

Estaba fuera de su campo de experiencia o práctica.

En el vuelo de vuelta, sin embargo, la mujer sentada a mi lado estaba atónita
cuando le dije que era un predicador. Eso tampoco tenía sentido para ella. Lo que sí
tuvo sentido fue cuando al orar por ella en el nombre de Jesús todo el dolor en su
154

espalda desapareció. Ella estaba tan feliz que cuando hablé en una iglesia en su
ciudad, con mucho gusto trajo a su mejor amiga para que viniera a escucharme.
Dios hizo una impresión en su vida, y la sanidad en su cuerpo físico abrió su
corazón para escuchar Su Palabra predicada.

Todo el mundo está buscando a Jesús, pero no saben que es Jesús a quien
ellos están buscando. Cada vez que doy una presentación en una feria psíquica, no
uso ninguna terminología cristiana porque algunas personas son hostiles a la
Iglesia y al cristianismo. Simplemente título mi conferencia, "Demostraciones del
Poder Sobrenatural del Amor".

Todo el mundo está buscando a Jesús, pero no saben que es Jesús a quien ellos
están buscando.

Entonces procedo a contar testimonios de cuándo la gente se ha sanado por
mi "fuente". Entonces les digo a todos que mi fuente va a sanar a la gente. Tan
pronto como la gente comienza a sanarse, entonces ofrezco revelar mi fuente de
poder curativo. ¡Entonces revelo que Jesucristo es el que está sanado a la gente a
través de mí! En ese momento puedo compartir todo lo que quiero acerca de
Jesucristo y Su mensaje, porque la gente ha visto evidencia de Su poder sanador.

Después de compartir el Evangelio, pregunto a quién le gustaría recibir una
palabra personal de Jesucristo. Normalmente todos los presentes quieren recibir
una palabra personal. A veces la gente se asombra y se confunde porque no sabía
que la Iglesia y Jesucristo tienen autoridad y poder espiritual. Este es un ejemplo
práctico de compartir el Evangelio con señales y maravillas y el poder del Espíritu
Santo.

La primera persona en el distrito rojo por la que pudimos orar para aceptar
a Cristo lo hizo después de muchos meses de mi visita y oración por ella. Ella
estaba tan abierta porque después de que uno de mis colegas oró por ella, su dolor
de espalda crónico desapareció por completo.

Caminar en el ministerio y la autoridad del Espíritu Santo es increíblemente
poderoso cuando compartimos el amor y el mensaje de Jesucristo. En un mundo
que tan a menudo está cerrado a nuestras palabras, el poder de Dios que da vida
puede abrir corazones y cambiar vidas.

En su libro Trabajo Milagroso, Jordan Seng comparte su método para crecer
en poder con el fin de hacer evangelismo. Seng comparte que cuando la autoridad,
el don, la fe y la consagración se combinan, ellos ceden el poder. Miremos a cada
uno de estos elementos.

155

Autoridad

Toda autoridad viene de la relación. La autoridad espiritual viene de estar cerca de
Jesús. Jesús nos dice que permanezcamos en Él y que "Si permanecen en mí y mis
palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá" (Juan 15:
7).

Al igual que Jesús, nuestra autoridad viene de hacer lo que vemos al Padre
hacer y decir lo que oímos decir al Padre (ver Juan 5:19). Mi hija no puede decirme
qué hacer a menos que esté recibiendo órdenes de su madre. Cuando está llevando
a cabo las órdenes de su mamá, entonces ella puede hacer que su papá salte rápido
porque está hablando en el nombre de su mamá.

Shawn Bolz dice que sólo puedes tener autoridad sobre la gente si realmente les
amas y te preocupas por ellos. Al igual que el apóstol Pablo, debemos esforzarnos
por usar nuestra autoridad para edificar a las personas y amarlas como Cristo nos
ama. Es de suma importancia que nuestra autoridad sea relacional. La forma más
débil de autoridad es la posicional, cuando le decimos a la gente que lo hacemos
debido a nuestro título o posición. La autoridad que viene de nuestro propio
ejemplo es mucho mejor. Entonces podemos decir "haz lo que yo hago" o como
Pablo dijo: " Imítenme a mí, como yo imito a Cristo" (1 Corintios 1:11).


El Don

Pablo nos exhorta a anhelar los dones espirituales, especialmente la
profecía (ver 1 Corintios 14: 1). He crecido viendo los dones de sanidad y profecía.
Los he estudiado y siempre estoy buscando individuos que tienen fuertes dones
espirituales. Le pido a Dios por estos dones y le he visto concederme mi petición.
Fue después de leer libros de John Wimber y Gary Best que comencé a recibir
regularmente palabras de conocimiento, lo que llevó a sanidades. Creo que estos
dones están disponibles para todos los creyentes.

Regularmente trabajo con equipos ministeriales con personas que tienen
fuertes dones espirituales que no tengo (todavía). Trabajar en equipo es más
dinámico que trabajar solo. Si quieres crecer en dones espirituales, pídele a Dios
por ellos y pasa tiempo con personas que tienen más experiencia que tú mismo.
Busco a personas que son más experimentadas que yo, y busco personas que
quieran aprender y crecer de mí. Los dones van en ambos sentidos. Sin embargo,
siempre busca a aquellos que utilizan sus dones con amor y honor.

Fe

156

Da miedo acercarme a un completo extraño y ofrecer oración por su


sanidad o para darle una palabra alentadora. ¿Qué dirán ellos? ¿Van a pensar que
estoy loco? Tal vez lo harán, pero tal vez no lo harán. Tal vez experimenten a Dios.

Recientemente fui al centro de Ámsterdam para compartir el amor y el
poder de Dios en la calle. Los primeros treinta minutos, nadie aceptó mi oferta de
oración. Eso fue hasta que vimos a un grupo de chicos de la escuela secundaria que
estaban haciéndose los tontos. Tan pronto como el primer estudiante experimentó
la sanidad en su rodilla, más de ellos empezaron pidiéndonos oración para su
sanidad. Dentro de cinco minutos, vimos alrededor de cinco sanidades que
ocurrieron. ¡Conseguimos hablar y orar por todo un grupo de estudiantes que en el
medio de un viaje a la ciudad de Ámsterdam pudieron tener un encuentro
sobrenatural con Jesús!

Uno de los padres vino a nosotros después y nos dijo que su hijo estaba
sanado y que realmente teníamos dones impresionantes. Pudimos compartir más
acerca de Jesús y orar por él y otros estudiantes antes de que tuvieran que subir al
autobús y partir.

La fe requiere acción, porque la fe sin obras está muerta. No quiero sólo
hablar de sanidad o profecía, quiero hacerlo. Esto requiere tomar riesgos. Como
Wimber siempre decía: "La fe se escribe R-I-E-S-G-O".

La fe requiere acción, porque la fe sin obras está muerta.

Consagración

Las disciplinas espirituales como el ayuno, la oración y el dar
generosamente también son grandes catalizadores para crecer en el Evangelismo
con Poder. La presencia de Dios trae poder con ella.

Los días enteros de oración y ayuno donde paso horas profetizando sobre la
gente sin duda aceleran el desarrollo y la exactitud de los dones espirituales. Si tú
no ves que las sanidades tienen lugar inmediatamente, sigue orando y cree que
llegará a suceder. No ganamos poder espiritual, pero sí nos posicionamos para
recibirlo de Dios.

Proceso de crecimiento del evangelismo con poder

Aquí hay un gráfico útil de cómo puede ser el proceso de crecimiento en el
evangelismo con poder (EP).86

157

Proceso de crecimiento del evangelismo o


con poder
Identidad fundada en el Evangelio - La base para practicar el evangelismo
con poder
- Todo se basa sobre tu intimidad e
identidad con Cristo.
Activación de dones espirituales -- Escuela de Profecía (nivel 1)

Practica en espacios creados -Grupo pequeño


-Noche profética
Practicar fuera de los espacios creados -Palabras proféticas a la gente en
cualquier lugar y en cualquier momento.
-Sanando personas que no han pedido
oración.
Usa tus ojos fuera de tu iglesia -Empieza con las condiciones y
enfermedades que puedes ver.
-Aprende a tomar riesgos más grandes
-Pide retroalimentación y ve si fueron
sanados
Agrega componente revelatorio -Empieza con palabras de conocimiento
para la sanidad.
-Profetiza sobre la gente.
Primero poder y después evangelismo -El poder viene primero, después el
evangelismo
Aumenta el riesgo -Grupos de personas
-Declaraciones de lo que Jesús hará.
Entrena a otros -Entrena a otros para que puedan crecer
en el proceso de evangelizar con poder.

Es bueno comenzar en un pequeño grupo privado en lugar de intentar
inmediatamente en un gran servicio público. Algunas personas llevan un diario
detallado de lo que han intentado y lo que ha funcionado o no. ¿Cuántas palabras
he dado? ¿Cuántas eran precisas? ¿Por cuántas personas he orado para la sanidad?
¿Cuántos fueron sanados? ¿Cuántas palabras de conocimiento me atreví a dar?
¿Cuántos eran ciertas?

El Beneficio de Practicar EP en Lugares Públicos

Jesús dijo literalmente que debíamos ir a las calles y traer gente para que lo
conozcan (ver Lucas 14:21). Un importante encuentro evangelístico para Jesús
ocurrió cuando estaba sediento y cansado, sentado en un pozo público por un
158

pueblo samaritano (ver Juan 4). Ese encuentro llevó a un pueblo entero a creer en
Él. Un encuentro divino puede estar esperándonos en un restaurante, una parada
de bus o en un supermercado.

Aunque sea extremadamente desafiante, practicar EP con extraños es
bueno. Es bueno porque son extraños y no sabes nada de ellos y es posible que
nunca los veas de nuevo. Esta es una gran manera de conocer gente nueva y
aprender a compartir el amor y el poder de Dios de una manera que la gente pueda
entender. Cuanto más lo hagas, más aprendes.

En los Países Bajos, he aprendido que hay ciertos grupos de personas que a
menudo son más abiertos a tener una conversación "espiritual". Si la gente está
caminando rápidamente a un centro comercial, lo más probable es que no esté
interesado en detenerse para tener una conversación. Si están sentados en un
parque o en un lugar público sin hacer nada, pueden ser excelentes candidatos.

También he experimentado que las personas mayores a menudo tienen
prejuicios contra la iglesia y Jesucristo ya que a menudo no son tan abiertos para
una conversación. Normalmente busco a algunos adultos jóvenes que están
pasando el tiempo, con quienes puedo hablar. No hables con todos los que veas; en
cambio, pídele a Dios que te guíe a los individuos correctos. Algunos días, puedes
tener un montón de conversaciones y otros días pocas. Es como pescar, algunos
días tienes muchos peces picando y otros días pocos.

No importa cómo la gente pueda reaccionar, no te rindas. El siguiente
testimonio ilustra la importancia de no darse por vencido.

Después de un curso de evangelismo con poder con Mateo en Bélgica, una
chispa se encendió dentro de mí para continuar. Comprendiendo en parte
cómo Dios podía usarme para profetizar y sanar a los enfermos, quería
difundir el poder de este increíble amor con todos.

Regresando a casa en Inglaterra después de la semana en Bélgica, estaba
muy emocionado por continuar lo que Dios había empezado a hacer a través
de mí. Decidí dar un paseo por la ciudad, conocer gente, sanar a los
enfermos y profetizar. Yo estuve fuera por una hora, y nadie quería hablar
conmigo. Me sentí rechazado. Tropecé con mis palabras. Me sentí tan
temeroso para hablar con alguien. En el próximo año, sólo me atreví a darle
a alguien una palabra profética. Me sentí como un fracaso.

Al año siguiente, fui a una ciudad llamada Cwmbran en Gales. Allí
experimenté que Dios se movió de una manera poderosa. Fui con otros
creyentes a un parque de patinaje donde aproximadamente treinta jóvenes
159

estaban patinando. Traté de comenzar una conversación preguntando si


podía probar sus patines. No tengo experiencia con patines, así que
afortunadamente no me caí. Comencé a hablarles de Jesús y compartir el
Evangelio. Muchos escucharon, pero no por mucho tiempo. Mantuvieron
una oreja en lo que decía mientras seguían patinando. Cuando terminé de
hablar, les dije que Jesús está vivo hoy y le encanta mostrar a la gente
cuánto los ama. Una forma es a través de la sanidad. Entonces le pregunté,
"¿Alguno de ustedes tiene algún dolor?"

Supongo que al estar en un parque de patinaje, todos tenían una razón para
levantar las manos. Yo ordené que un tobillo fuera sanado en el nombre de
Jesús y el joven fuera sanado instantáneamente. Él y sus amigos estaban
muy sorprendidos de la sanidad. (Yo también estaba un poco sorprendido.)

¡Todos querían que Jesús los sanara también, y Él lo hizo! Alrededor de diez
jóvenes - todos por quienes oré - fueron sanados. Todos ellos
experimentaron el poder de Dios. Al final, les pregunté si querían aceptar a
Jesús en sus vidas como Señor y Salvador, y ocho de ellos oraron para
aceptar a Jesús.

En los últimos tres años, Dios me ha estrechado, y he crecido en EP. Me
sorprende cada vez que Jesús sana a alguien o habla a alguien a través de
mí.87

El evangelismo, como la profecía, es simple. Tu trabajo no es discutir con la
gente, sino mostrarles el amor y el poder de Dios para compartir la verdad. Cuanto
más lo hagas, mejor lo lograrás. Sin embargo, es importante hacerlo con la actitud
correcta. No queremos llegar como vendedores de autos usados cuando
presentamos a Jesús; queremos actuar y hablar como Él. La motivación detrás de
hacer Evangelismo con Poder es tan importante (o incluso más importante) que
hacer el Evangelismo con Poder. Estos valores reflejan a Jesús. Estos son algunos
valores fundamentales del evangelismo con poder.

Valores fundamentales
Valores de EP = Amor, Humildad, Paz, Honor, Poder, Gozo y Nike88

Amor

Jesús dijo que habrá personas que han profetizado, curado a los enfermos y
expulsado a los demonios...pero que no lo conocen (ver Mateo 7: 20-23). Nuestro
objetivo principal en EP es amar a la gente de la manera que Dios nos ama usando
Su poder sobrenatural.

160

Nuestro objetivo principal en EP es amar a la gente de la manera que Dios nos ama
usando Su poder sobrenatural

Pablo dice que sigan el camino del amor y que anhelen los dones
espirituales (ver 1 Corintios 14: 1). No es un accidente que 1 Corintios 13, el
capítulo del amor se coloque entre los capítulos 12 y 14, que son todos sobre dones
espirituales. Si no amamos, no estamos reflejando a Dios porque Él es amor.

Humildad

Defino la humildad como simplemente el poder de Dios bajo el control de Su
amor. Tengo y continúo cometiendo errores cada vez que opero por inseguridad y
orgullo. Jesús y Moisés eran hombres increíblemente humildes, y por eso creo que
las personas proféticas deben seguir sus ejemplos.

Siempre que estoy ministrando en una iglesia o ministerio, me coloco bajo
la autoridad del líder de ese lugar. Vengo a servir ya edificar la iglesia, y la
humildad es un elemento importante para que esto ocurra. No trates de ganar
argumentos sino de ganar corazones. Esto significa que no tenemos que tener la
palabra final, y no tenemos que esforzarnos sino estar en paz. El poder de Dios
funciona mejor cuando estamos en paz y calma.

Paz

El poder de Dios funciona mejor cuando estamos en paz y en calma.
Funciono mejor cuando no estoy tratando de forzar algo a suceder, sino
permanezco en la paz de Dios. Al salir, es útil permanecer relajado. A la gente no le
importa lo que sabes hasta que sepan que les importas, así que busca maneras de
conectarte a la gente de una manera sincera y no agresiva. Trata de evitar parecer
un vendedor de autos usados. Continúa una conversación con las personas siempre
y cuando no estén desconectados. El poder funciona mejor cuando estamos en paz.

A la gente no le importa lo que sabes hasta que sepan que les importas.

Honor

"El verdadero ministerio profético es buscar oro en medio de la suciedad de
la vida de la gente".89 Siempre que hablamos en el nombre de Dios, deseamos
mostrar a la gente cuán valiosos son y cuánto los ama. Nuestra meta es honrar y
amar a las personas con el mismo amor y honor que Dios nos da. Añade y no quites
valor a las personas.

Poder a través de la presencia de Dios
161


Todo nuestro poder sobrenatural está presente por la presencia de Dios.
Donde Dios está, la oscuridad, el miedo, la depresión y la enfermedad huyen. El
reino de Dios no es sólo palabras, sino poder (ver 1 Corintios 4:20). Nuestro
trabajo principal es conseguir que la gente se conecte a la presencia de Dios.
Cuando la gente experimenta a Dios, todo cambia. Esta es la razón por la que vivir
un estilo de vida de estar conectado a Dios puede conducir naturalmente a lo
sobrenatural en nuestras vidas.

Gozo

¡Amar a Dios y amar a la gente es divertido! Su reino no se trata de reglas,
sino de justicia, gozo y paz en el Espíritu Santo (ver Romanos 14:17). Los amigos
me han dicho lo relajado y divertido que puede ser el evangelismo con poder
conmigo. No estoy deseando ganar argumentos ni obligar a la gente a creer algo;
mi meta es que experimenten el amor y el poder de Jesús. Eso puede ser muy
divertido.

Nike “¡sólo hazlo!"

Un joven de una escuela bíblica me dijo que nunca había visto a nadie
sanado a través de su oración. Inmediatamente dije: "Bueno, vamos a hacerlo".

Encontramos a alguien en el edificio con un dolor de cabeza que se fue
después de que oró por él. Como iglesia, a menudo somos sobre-enseñados y no
muy activados para hacer las cosas que hizo Jesús. No se limite a leer acerca del
evangelismo con poder; vaya a hacerlo.

Salga lleno de amor, humildad y poder de Dios para amar a la gente
ofreciéndoles oración y palabras de aliento. Pídale a Dios que le dé palabras de
sabiduría y conocimiento para quienes le rodean. Entonces, espere que las
sanidades y las revelaciones comiencen a suceder (tarde o temprano).

Durante una de las primeras conferencias de jóvenes que hice en Europa del
Este, un líder me preguntó: "¿Por qué no hay sanidades en mi país?" ¡Ese fin de
semana cuatro personas fueron sanadas cuando oró por ellas! Más importante aún,
se ha convertido en un líder clave que ha inspirado a otras personas a hacer lo
mismo.

Gracias a él y personas como él, cientos de personas en su ciudad
regularmente oran y sanan a la gente en las calles y en lugares públicos. No estaban
contentos simplemente hablando sobre el evangelismo con poder, ellos decidieron
hacerlo.
162


Muchas veces escucho predicadores contar historias de sanidades que otros
han experimentado. Permíteme desafiarte a no simplemente hablar de otros, sino a
creerle a Dios que tú mismo experimentarás sanidades al orar por la gente. No uses
simplemente historias de otros, junto con Dios experimenta Su poder ahora para
que puedas compartir historias de tu propia vida.

¿Estás listo para hacer el Evangelismo con Poder, usando profecía, sanidad,
liberación y la presencia de Dios? Toma el amor y la autoridad que Jesús te ha
dado, los dones del Espíritu Santo, y posiciónate para compartir el amor y poder de
Dios a todos los que te rodean.

Cultiva los valores de amor, humildad, paz, honor, poder, gozo y Nike. ¡Solo
hazlo!



163



Conclusión:
Profetiza, sana a los enfermos y haz "las cosas"

- "¿Quieres decir que renuncié a las drogas por eso"? -John Wimber

La parte que cayó entre espinos son los que oyen, pero, con el correr del tiempo, los
ahogan las preocupaciones, las riquezas y los placeres de esta vida, y no maduran".
Lucas 8:14

¿Cuál es tu sueño? ¿Cuál es tu pasión? ¿Quieres profetizar, sanar a los
enfermos, obtener palabras de conocimiento y ayudarle a la gente conocer a Jesús?
¿Qué pasos estás tomando para que esto sea una realidad?

A menudo aprendemos mucho pero no hacemos nada. La iglesia es muy
buena en enseñar e inspirar a la gente pero no siempre en activarla y equiparla.
Déjame desafiarte ahora. ¿Vas a poner este libro en el estante y olvidar lo que
acabas de leer, o vas a hacer algo al respecto?

Un amigo mío, Juriaan Beek, ha visto a muchas personas sanadas en las
calles de los Países Bajos. Su estrategia de cultivar y desarrollar este ministerio fue
muy simple. Cada semana él decidía que iba a salir y orar por la gente y no
preocuparse de si la gente iba a ser sanada o no. Cuanto más salía, más sanidades y
milagros ocurrían. Una de las experiencias que realmente ayudó a cambiar su vida
fue cuando vio a una mujer paralizada sanar mientras estaba ministrando en una
feria psíquica.90 Experimentar el poder de Dios te cambia para siempre.

Muchas veces, cuando voy orando por los enfermos o dando palabras de
ánimo en las calles, la gente piensa que estoy loco. Sin embargo, he visto las vidas
de personas cambiar radicalmente porque me atreví a tomar pasos radicales de fe.
Si mi miedo a los "NO’S" de la gente me paraliza, entonces no voy a experimentar
las sanidades, señales y maravillas que podrían tener lugar cuando la gente dice
“SI”. Cuando la gente dice: "Sí", todo es posible.

"No es porque las cosas son difíciles que no nos atrevemos, es porque no nos
atrevemos a que las cosas sean difíciles. - Seneca91

Hacer "las cosas”

En 1963, John Wimber era un "músico pop que abusaba la cerveza y la
droga, quien se convirtió a la edad de 29 años mientras seguía fumando a través de
164

un estudio bíblico llevado por los cuáqueros". Él estaba fascinado por las sanidades
sobrenaturales y las maravillas de Jesús.

Después de ir a semanas de servicios religiosos aburridos, fue a un líder de
la iglesia y preguntó: "¿Cuándo vamos a hacer las cosas?"

"¿Qué cosas?", respondió el líder.

"Ya sabes, las cosas aquí en el libro. Las cosas que Jesús hizo, como curar a
los enfermos, resucitar a los muertos, curar a los ciegos -cosas como esas".

Le dijeron que esas cosas no sucedían más, a lo que John respondió:
"¿Quieres decir que renuncié a las drogas para esto?"92

Wimber creyó lo que Jesús dijo y enseñó que debía hacerse (ver Lucas 9: 1-
2; 10: 1-3; Matt. 28: 18-20). No se contentaba con tener solamente una fe
intelectual, sino también deseaba experimentar el poder Dios. Una adicción
peligrosa para los cristianos creyentes en la Biblia es vivir para la comodidad y
para la aprobación de los hombres. La comodidad y el temor de los hombres
pueden ahogar una fe dinámica.

La comodidad y el temor de los hombres pueden ahogar una fe dinámica.

Un proverbio habla de un hombre al que llamaremos Harry. Había recibido
un regalo especial de los dioses. Era una pequeña cáscara de nuez con un cordón
rojo colgando de él que tenía poderes muy especiales. Siempre que Harry tenía
problemas, todo lo que tenía que hacer era tirar el cordón rojo y el problema
terminaría. Por ejemplo, si tenía una prueba el viernes, tiraría el cordón rojo el
jueves y ya sería sábado. Había superado la prueba. Harry estaba tan feliz con su
nuez y el pequeño cordón rojo que siempre lo guardaba con él.

Una discusión difícil con su jefe, su esposa o sus hijos siempre debía
resolverse tirando del cordón rojo. Esta pequeña cuerda roja era su secreto para el
éxito y la felicidad. Con él, fue capaz de lograr el sueño occidental de poseer una
casa, dos coches, dos niños y un perro.

Sin embargo, Harry nunca experimentó ver el nacimiento de sus hijos o se
preguntó si podía pagar una hipoteca porque el pequeño cordón rojo se encargaba
de todos sus miedos y molestias. Él tenía casa de vacaciones maravillosa y era muy
querido en su trabajo. Tenía una vida cómoda, y todo el mundo pensaba su vida era
muy exitosa. Se había convertido en un esclavo de la comodidad.

165

La adicción de Harry a la cuerda roja le permitió mantener la ilusión de


tener todo bajo control. Nadie necesitaba saber su secreto, y nadie necesitaba
acercarse demasiado a él porque tenía una solución segura para todo. A Harry le
encantaba su seguridad. Le gustaba ver a sus hijos crecer y tener éxito en la
escuela. Cuando sus hijos tenían problemas relacionales o cuando necesitaban que
estuviera cerca, tiraba de la cuerda y todo quedaría resuelto. Qué vida ideal…
¿verdad?

¡Incorrecto!

Cuando Harry cumplió noventa años y su esposa había fallecido, miró hacia
atrás y se dio cuenta de que realmente nunca había vivido. Porque él siempre había
elegido la ruta "segura", nunca había experimentado dolor, dificultad, alegría, paz o
el placer de una gran victoria. Harry vivía en un "modo seguro" de vida y nunca
corría riesgos. Siempre jugaba a salvo. Ahora que su vida estaba casi terminada,
estaba lleno de remordimientos. Que tragedia.

Tomar riesgos significa que me niego a ser un esclavo de la comodidad. No
voy a tirar de la cuerda roja y evitar las dificultades y problemas. Sólo podemos
vivir la vida una vez. No hay una repetición.

¿Te atreves a desechar las cuerdas rojas en tu vida y empezar a vivir hoy?
¿Qué te impide desviar el "modo seguro" de la vida y hacer lo que Dios te hizo para
hacer?

Una visión recurrente que tuve en 2010 fue sobre mí caminando a un árbol
sauce y tirando de sus ramas. Mientras lo hacía, aceite apareció en mis manos. Yo
interpreté esta visión como una petición para recibir la unción de creyentes que
me han precedido, tales como: Oral Roberts, John Wimber, John Wesley, los
apóstoles Pablo y Pedro, Abraham, Elías y, por supuesto, a Jesucristo mismo.

Al orar, me imaginaba un cubo lleno de agua sobre mí con una soga de la
cual yo podría jalar para que me mojara. Cada vez que oraba, yo tiraba más agua
sobre mí. Es una imagen de orar que el reino de Dios Venga y se haga Su voluntad
en la tierra como en el cielo. No quiero tirar de un cordón rojo para la comodidad;
quiero traer el cielo a la tierra.

Conforme avanzaba el tiempo, volví a imaginar el sauce, pero esta vez
conmigo mismo sentado en el árbol. Mi deseo es llegar a ser una fuente de
inspiración, instrucción y activación para que otros puedan aprender a hacer el
mismo tipo de cosas que hizo Jesús e incluso mayores.

166

Pablo anhelaba ver que los creyentes en Roma pudieran impartir dones
espirituales en sus vidas (ver Romanos 1:11). Pablo amonestó a Timoteo que no
descuidara el don espiritual que le fue dado por profecía cuando los ancianos le
impusieron las manos (ver 1 Timoteo 4:14). Wimber fue quien dijo que la Iglesia
tiende a inspirar y educar a la gente, pero no a equiparla.93 Ruego que este libro
ayude no sólo a inspirar y educarlo a usted, sino a activar y equiparlo también.

En 2010, después de pasar tiempo con el profeta Bruce Foster en Chicago, lo
profético explotó en mi vida. Él respondió a mi pregunta acerca de cómo profetizar
con las palabras: "El mismo Espíritu Santo que tengo, tú también lo tienes. ¡Solo
hazlo!

En ese mismo año, después de leer libros de John Wimber y Gary Best del
movimiento de la Viña, comenzaron a ocurrir en mi vida milagros y sanidades
similares a los que leí. Phil Strout, el actual líder de ese movimiento, también me
impuso las manos y me bendijo. Ese año el ministerio profético y de sanidad
explotó en mi vida. He escrito este libro para lo que ha sucedido en mi vida
también pueda desarrollarse en la tuya. Que te suceda algo parecido a lo que le
pasó a este chico.

Hola Mateo! Estaba pensando en ti recientemente y también bastante en los
últimos años. No sabes esto, pero has tenido un gran impacto en mí,
especialmente en la profecía y sanidad de los enfermos. Fue hace unos dos o
tres años cuando nos conocimos. Las lecciones que me enseñaste y las
palabras que Dios habló en mi vida a través de ti me han ayudado realmente
a crecer en el área de los dones espirituales y alcanzar a los perdidos. He
visto tantas personas tocadas por el amor de Dios a través de una sanidad o
una palabra de conocimiento. ¡Toda la gloria a Dios que nos da a todos
libremente! Estoy agradecido de haberte conocido. Gracias por tu fe y
obediencia a Dios.

Quiero ver a otra persona equipada para profetizar, obtener palabras de
conocimiento y sanar a los enfermos: Tú, la persona que lee este libro.

¿Quieres hacer el mismo tipo de cosas que hizo Jesús? ¿Es Jesucristo el
Señor y Salvador de cada área de tu vida? ¿Quieres vivir un cristianismo que no sea
sólo hablar, sino de poder? (Ver 1 Corintios 4:20)

Si es así, entonces deja que tu fe sea mayor que tu temor. Permite que el
Espíritu de Dios llene tu corazón con Su amor para que puedas amar a los demás
de la misma manera que Él nos ama. Entonces sal por la fe y Nike, ¡solo hazlo!

167

Permite que el Espíritu de Dios llene tu corazón con Su amor para que puedas
amar a los demás de la misma manera que Él nos ama.

¡Haz "las cosas!"

"Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los que
tienen lepra, expulsen a los demonios. Lo que ustedes recibieron gratis, denlo
gratuitamente."(Mateo 10: 8).




"¡El mismo Espíritu Santo que
tengo ... tú también lo tienes, solo
hazlo!"










168


APENDICE A
Formulario de evaluación del ministerio
Esta forma es para todos los que han recibido ministerio profético y / o ministerio de
sanidad. Esto nos ayuda a mejorar nuestra enseñanza y continuar recibiendo
retroalimentación para que podamos crecer en el ministerio profético y sanador. Por
favor sea honesto y complete lo que le gustaría rellenar.

¿Cuál fue la fecha y la ubicación del ministerio?


¿Cómo lo experimentaste? ¿Experimentaste sanidad en tu cuerpo? Si es así,
descríbelo.


Si experimentaste sanidad, ¿tienes algún documento médico que pueda confirmar
que la sanidad tuvo lugar?



¿El ministerio fue hecho de una manera que te alentó, te fortaleció y consoló?


¿Experimentaste a Dios hablándote a través del ministerio profético? Si es así, ¿qué
porcentaje de la palabra sientes que fue Dios hablándote?



¿Hubo datos significativos o información proporcionada sobre tu vida? Si es así,
siéntete libre de compartir.



¿Hay algo más que quisieras decirnos acerca de nuestro tiempo de ministerio?



Muchas gracias por tus comentarios. Nos sentimos honrados de poder servirte.
¿Podemos tener tu correo electrónico para continuar el seguimiento de las
palabras proféticas y / o las sanidades que pudiste haber experimentado durante
este tiempo de ministerio?

169



ACERCA DEL AUTOR



Matthew "Mateo" Helland (M. Div., Universidad Oral Roberts) ha servido durante
más de una década como ministro en Ámsterdam, los Países Bajos. Sirve con su
esposa y sus cuatro hijos. Ellos han plantado una iglesia en Ámsterdam y ahora se
están enfocando en ayudar a los individuos que trabajan en el famoso Distrito de la
Luz Roja de esa ciudad. A menudo viaja a diferentes naciones para capacitar a
individuos e iglesias en cómo crecer en la profecía y los dones del Espíritu Santo.
Para obtener más información, puede consultar www.newlifeequip.org
o escribirle a info@prophesyandheal.com








170



1 Esto no era una conversacion audible, más bien tomo lugar en su corazón.

2
Foster, Richard. Prayer : Finding the Heart's True Home. London, Hodder and Stoughton,
2008, pg. 259
3
Foster, ibid, pg. 262.
4
Putman, Putty. School of Kingdom Ministry Manual. Coaching Saints Publications: USA,
2013. pg 10.
5
Tucker, Chene. In Search of Purpose...Enroute to Destiny: Your Fourteen Week Appointment
with God-Men's Manual. Tulsa: Polished Arrows International, 2004, pg. 47.
6
Keller, Timothy. Preaching: Communicating Faith in an Age of Skepticism. Penguin Random
House: New York, 2015, pg. 1.
7
https://thequietstreet.wordpress.com/2012/07/22/if-the-spirits-not-moving-ill-move-him/
8 http://jeshilawokovu.blogspot.nl/2016/06/26-william-booth-quotes-and-50- william.html

9 Hagin, Kenneth E. How You Can Be Led by the Spirit of God. Faith Library
Publications:Tulsa, Ok, 2006, pg. 75.


10 Hagin, Kenneth E. ibid. pg. ix.
11 Hagin, ibid, 115
12 http://www.manta.com/c/mmygxhz/landers-window-exterior-cleaning-inc
13 www.lomalux.com
14 http://www.dwillard.org/articles/artview.asp?artID=43
15 http://www.truenorthquest.com/george-washington-carver/
16http://www.bbc.co.uk/religion/religions/christianity/people/williamwilberfo rce_1.shtml
17 Benge, Janet and Geoff. Gladys Aylward. YWAM Publishing: Seattle, 1998, pg. 19-30.
18 Foster, Bruce enseño esto en mayo 2016 en nuestra iglesia en Ámsterdam.
19 Putman, Putty. ibid, pg 177.
20 Henri Nouwen sermon está en https://www.youtube.com/watch?v=v8U4V4aaNWk
21 https://meetingintheclouds.wordpress.com/2014/07/11/i-must-lose-in- order-to-gain/
22 Yo di esta palabra en el Deborah Sweeton Show https://vimeo.com/16952335
23 Best, Gary, Naturally Supernatural,Vineyard International: Cape Town Publishing, 2008.
(Kindle location 805- 808)
24 Keller, Timothy. Humility. Sermon at http://www.gospelinlife.com/humility-6125
25 St. Ignatius of Loyola. Spiritual Exercises of St. Ignatius of Loyola. traducido poor Father
Elder Mullar, 1914, pg. 23-25. También recomiendo el libro de Larry Warner Journey with
Jesus para los que quieran experimentar los ejercisios espirituales de Ignacio de Loyola.
Intervarsity Press: Downer’s Grove, 2010.
26 Wimber, John. Everyone Gets to Play. Ampelon Publishing: Boise. 2008, pg. 125.
27 School of the Prophets, Iglesia Crusaders de Chicago, Printed in Colombia, 2004 pg 17
28 Robert Morris’ testimony See video https://www.youtube.com/watch?v=AVpjy_R62bU
29 La Pastora Beatriz Romero de Benitez del Centro de Alabanza en Naucalpan, México y

los líderes de la iglesia en Madrid me contaron de esta historia.


30 Bickle, Mike, Growing in the Prophetic. Eastbourne: Kingsway Publications, 1995, pg. 183-
191.
31 McClain, Michelle. The Prophetic Advantage. Charisma House: Lake Mary, 2012, pg. 50, 51.
32 Valloton, Kris. De Profeten School. Arrowz: Haarlem, 2016, pg. 85.
33 Hagin, Kenneth, ibid, 120.
34 Hagin, ibid, pg. 92.
35 Hagin, ibid, 87-88.
36 Para ver este video https://youtu.be/Qx_-j18ha-A
37 Beacham, Doug. Rediscovering the Role of the Apostles and Prophets. Lifesprings
Resources: Franklin Springs, 2004.
171


38 Beacham also published a book on growing in the gifts of the Holy Spirit, Plugged into God’s
Power. Charisma House: Lake Mary, 2002.
39 School of Prophets, ibid, pg. 26
40 Cooke, Graham. Developing Your Prophetic Gifting. Kent: Sovereign World Ltd., 1994, pg.
199-201. I discovered this in Harrison, Diane. The Power of Prophetic Teams. Essence
Publishing: Ontario, Canada. 2013, Kindle Locations 199-202.

41 Leo, Eddy. Using the Gift of the Holy Spirit in Small Groups. Sermon given in Fortaleza,
Brazil, 20/8/2013.
42 https://www.facebook.com/caminodevida.bolivia
43 Boot, Lex. Handboek christelijke meditatie: Vertrekpunten, wegen en vruchten. (Uitgeverij
Boekencentrum, Zoetermeer, 2004),117-123.
44 Eckhart, John. God Still Speaks. Charisma House: Charisma House, 2009, pg. 10.
45 Hagin, ibid, 119.
46 Wimber, John. ibid, pg 7.
47 John Eckhardt’s 2016 book Prophetic Activation has most of these exercises as well as 150
other prophetic exercises with variations.
48 http://krisvallotton.com/your-prophetic-word-could-change-the-world/
49 Bolz, Shawn. Translating God. Icreate: Glendale, 2015. pg. 162-169. Here is video about
getting words of knowledge wrong https://www.youtube.com/watch?v=bNV3ZFN-e0k.
50 Bolz, Shawn, ibid, 162.
51 Brito, Abel told me this in my home on 23/5/2017 in Amsterdam.
52 List is adapted from John Eckhardt’s 2009 book God Still Speaks: Charisma House: Lake
Mary, 2009, pg. 223-225.
53 Pool, Jan. Autoriteit: Wandelen in Gods kracht. Arrowz: Haarlem, 2016, pg. 9.
54 Hagin, ibid, 119.
55 Randy Clark told this story at the There Is More Conference in Ede, Holland in September of
2016.
56 This section comes from David Betts teaching notes during a 2010 New Wine Conference in
Amsterdam and Putty Putman’s Prayer Models Card http://schoolofkingdomministry.org.
57 Kevin Dedmon’s book The Ultimate Treasure Hunt. Destiny Image Publishers: Shippensberg,
2007 tells more about doing this kind of evangelism.
58 Putty Putman’s School of Kingdom Ministry Prayer Training Card.
59 This section is almost completely from David Betts’ notes
60 My Father, Dean Helland, sent me this story in a personal e-mail on 10/04/2016.
61 Tunstall, Frank G. The Simultaneous Principle. Lifespring Resources: Franklin Springs, 2005,
pg. 9-11.
62 Blackaby, Henry and Richard. Experiencing God. Nashville: B &H Publishing Group, 1990,
pg. 32.
63 http://nos.nl/nieuwsuur/artikel/2032376-burn-out-groeiend-probleem- onder-jonge-
werknemers.html
64 Bolz, Shawn, ibid, pg. 47.
65 Illustrated video about John Ferrier is at https://vimeo.com/2129916
66 Roberts, Bob jr. The Multiplying Church (Grand Rapids: Zondervan), 2008, pg. 7.
67 https://www.cmaresources.org/article/ltg
68 https://www.cmaresources.org/article/dna
69 http://www.goodreads.com/quotes/1468095-i-simply-argue-that-the-cross- be-raised-again-at
70 http://www.wholesomewords.org/missions/biostudd.html
71 http://www.metroworldchild.org/about-us/bill-wilson
72 Foster, Richard J. Streams of Living Water. (Harper One, New York, 2000), pg. 42-44
73 Phil Strout teaching this statement can be found at: http://wildgoosechase.org/2014/12/the-3-
ps-of-leadership-by-phil-strout/
74 Wimber, John. Power Evangelism. Harper Row: New York. 1986, pg. 11.
172


75 http://www.charismamag.com/spirit/spiritual-growth/16827-7-lessons-t-l- osborn-taught-
evangelist-daniel-king
76 Adams, Moody. The Titanic’s Last Hero: A Startling True Story That Can Change Your Life
Forever. Ambassador International: Greenville, 2012, Chapter 1.
77 www.newlifewest.nl
78 The video of the healing is at https://www.youtube.com/watch?v=HaDJorFHoDk.
79 Wimber, John. ibid, pg. 42-44.
80 Testimonio de Todd White https://www.youtube.com/watch?v=6MEPiT9HbB0.
81 Seng, Jordan. Miracle Work: A Down-to-Earth Guide to Supernatural Ministries (Kindle
Locations 239-245). InterVarsity Press. Kindle Edition.
82 Marlene Kleppes dramatized testimony https://www.youtube.com/watch?v=z4TN2uxS7DA.
83 Wimber, John. ibid, 2008, pg. 173.
84 Putman, Putty. ibid, 2013, p. 176.
85 Wimber, John. ibid, 1986. 216.

86 Putman, ibid, 177.


87 Testimonio Julien Connor.
88 Putman, ibid, 180-182.
89 http://krisvallotton.com/your-prophetic-word-could-change-the-world/
90 Esta sanidad se puede ver en https://www.youtube.com/watch?v=xDUymhJN44A&t=409s
91 http://www.goodreads.com/quotes/731385-it-is-not-because-things-are- difficult-that-we-do
92 Pickerell, Eric, The Secular Mystic: Mysticism and the Future of Faith in the West. (Masters
Thesis from Vrije Universiteit in Amsterdam), August 2013, pg. 78.
93 Wimber, John, ibid, 2008, 172.



























173



Endosos
“Este manual completo es el libro más práctico y útil que he leído sobre el tema de
ministrar profecía, sanidad y palabras de conocimiento. Ha sido una alegría
observar el crecimiento de Mateo en el ministerio y como él y Femke han crecido
juntos en el llamado de Dios para sus vidas. La enseñanza de Mateo ha ayudado a
muchos que tal vez pensaban que la profecía y las palabras de conocimiento eran
“espeluznantes” a valorar y a fluir con esos regalos. ¡Conozco este libro y sé que
será una herramienta poderosa en el equipamiento y la activación de muchos más
alegres portadores del ministerio del Reino!” Norman Wilke, Pastor de la Iglesia
SpiritLife, Tulsa, OK, USA, www.myspiritlife.tv

“Conozco muy pocos que son tan diligentes y audaces como Mateo Helland.
Durante casi dos décadas he admirado su deseo y su constante impulso contra los
confines del status quo del cristianismo. Mateo empuja los límites en la frontera del
fuego espiritual. En este libro, encontrara la teología que lo impulsara además de
ideas útiles que le servirán de instrucción práctica. Este trabajo debe ser
considerado para grupos de estudio que desean desbloquear y desatar el poder de
Dios para sus comunidades.” David McLendon, Pastor de la Iglesia del Nuevo Pacto,
Statesboro, Georgia, Estados Unidos www.sncconline.com

“Ver a Mateo y a su equipo profético ministrar fue como ver soldados bien
entrenados y equipados entrar en el campo del enemigo para rescatar a los
prisioneros. Despertaron y activaron a todos para desear más de la presencia de
Dios. Su ministerio profético consoló, alentó y despertó una nueva fe en la vida de
las personas. Ellos compartieron el mensaje del reino de Dios no solo con palabras
sino también con Su poder y autoridad. Esto ayudó a cambiar nuestra iglesia e hizo
que la gente saliera y compartiera el mensaje de Jesús con nuevo amor, poder y
vigor.” Gabor Vinsze, Pastor de la Iglesia del Agua Viva, Budapest,
Hungría, www.eloige.hu

“Pocos graduados del seminario moderno son conocidos por escribir sobre temas
como profecía y liberación. Mateo Helland se ha atrevido a escribir un libro que es
bíblico, contemporáneo, práctico y autobiográfico. Yo estoy encantado de
recomendarlo.” -Thomson Mathew, DMin, EdD, Profesor y ex Decano, Colegio De
Teología y Ministerio, La Universidad de Oral Roberts, Tulsa, OK, EE.UU.
www.oru.edu

“Este libro no está diseñado para sentarse en el estante, está diseñado para
entrenar celosos discípulos de Cristo. Vivir para Dios es experiencial y nosotros
debemos esperar las señales que las Escrituras prometen que seguirán a los
creyentes. Es tiempo para que la Iglesia se levante y practique los principios
174


bíblicos enseñados en este libro con el fin de cambiar al mundo. -Anthony Holmes,
Pastor y Profeta de la Iglesia del Agua Viva, Fresno, California, EE.UU.
www.colw.net

“Profetiza y Sanar a los Enfermos es una palabra nueva e importante para el Reino
y la Iglesia. Mateo Helland se ha enfocado de una manera cuidadosa, intencional y
ungido para alentar a los cristianos en su comprensión del poder profético y
sanador de Cristo. Este es un libro para que cada creyente lo lea y lo disfrute. -
Randell O. Drake, Obispo de New Horizons Ministries, I.S.P.I.., www.nhmiphc.com