Anda di halaman 1dari 4

LA PLACENTA

INTRODUCCION

Órgano característico que mantiene unidos a la madre y su hijo durante el embarazo. Es


una estructura altamente especializada que permite efectuar el intercambio de nutrientes
y gases entre ambos y actúa como glándula endocrina (Purizaca, 2008)

Características morfológicas de la placenta.

. Forma ------discoidea.

. Diámetro -----15 a 25 cm.

. Espesor -----3cm.

. Peso ----- 500 a 600g.

Presenta dos caras:

a) Cara materna: Superficie irregular, debido a la presencia de una serie de elevaciones


denominadas cotiledones (15-20) cubiertos por una delgada capa de decidua basal y
separados por surcos que se forman a partir de los tabiques decidua les. (La cara
materna) se distinguen los cotiledones, lóbulos donde se encuentran las ramificaciones
de los vasos umbilicales y donde la sangre fetal puede estar muy cerca de la sangre
materna (Purizaca, 2008).

b) Cara fetal: Es lisa está cubierta por amnios a través del cual se visualizan las
ramificaciones de los vasos criónicos que convergen hacía el cordón umbilical, en esta
cara se inserta el cordón umbilical algo excéntrico. La primera es lisa y tapizada por el
amnios (Purizaca, 2008).

Como todo órgano, la placenta tiene un proceso biológico: nace, crece y muere. ¿Y
hasta cuándo vive la placenta? Tanto como el embarazo: aproximadamente 40 semanas.
Crece durante todo el embarazo, aunque en las últimas semanas del mismo se estanca. A
partir de las 41ª semana hay más riesgo de que no funcione correctamente y deje de
transmitir los nutrientes que el bebé necesite para crecer, es lo que se denomina
“placenta envejecida o vieja” (Purizaca, 2008).

FUNCIONES DE LA PLACENTA

Nutrición: como hemos dicho la placenta es un órgano que permite la alimentación


ininterrumpida del feto en desarrollo. Cuando las circulaciones materna y fetal se
encuentran (separadas por la placenta) el bebé extrae de la sangre materna todos los
elementos que le son necesarios para su existencia: Oxigeno, Aminoácidos (proteínas),
Ácidos grasos (grasas) y Glucosa (carbohidratos). Lo que comes nunca le llegara
directamente al bebé, nunca tendrá hambre y siempre obtendrá alimentos aun cuando tu
no hayas comido. Un sistema perfecto, al menos para el bebé (Purizaca, 2008).
Eliminación de desechos: el feto transfiere a su madre los productos de desecho que se
producen por su metabolismo y que no puede eliminar por si solo dado que sus órganos
son inmaduros y que se encuentra en un claustro aislado del mundo exterior; así, se
podría decir que la placenta permite al feto purificar su sangre utilizando los órganos
maternos. Siendo agresivos podríamos ver al bebé como una pequeña fábrica de
desperdicios que TU debes limpiar (Oscanoa, 2005).

Funciones endocrinas: la placenta produce hormonas que permiten la permanencia del


embarazo y modifican el metabolismo y las funciones fisiológicas maternas para la
subsistencia del bebé en crecimiento. La hormona placentaria más conocida es la que
dio origen a la prueba de embarazo. Si, la prueba de embarazo se hace positiva gracias
a que la placenta produce la Gonadotropina Coriónica Humana (hCG), hormona que
permite el embarazo en sus etapas precoces (y otras múltiples funciones posteriores
sobre la madre) y que de manera secundaria nos permite detectar un embarazo antes de
que siquiera lo podamos ver por Ecosonografía (Contreras, 2014).

MEMBRANA PLACENTARIA.

La membrana placentaria a menudo se llama barrera placentaria, nombre éste


inadecuado puesto que actúa como barrera solo cuando la molécula tiene determinadas
dimensiones, configuración y carga (ejemplo heparina). Esta mal llamada barrera
placentaria, además de separar las circulaciones materna y fetal, controla la
transferencia placentaria y evita el paso indiscriminado de moléculas, que en la mujer a
término la regulación de dicha transferencia se realiza en el sincitio y en el endotelio del
capilar fetal (Oscanoa, 2005).

LA BARRERA PLACENTARIA

La barrera placentaria, está compuesta por estructuras que separan la sangre materna de
la fetal y su composición varía a lo largo del curso del embarazo (Oscanoa, 2005).

CORDON UMBILICAL

El Cordón es el nexo entre la placenta y el feto. Ya que la placenta esta en íntimo


contacto con la madre, es entonces el nexo indirecto entre el bebé y su madre. Hay que
recordar que la placenta le pertenece al bebé y no a la madre y que su función es la de
proveer un instrumento para el intercambio entre madre y feto manteniendo una barrera
protectora entre los dos (Oscanoa, 2005).

Al alejarse de la placenta, pero unida a ella mediante el cordon, el bebé tiene total
libertad de movimiento permitiendo asi el adecuado desarrollo de todos los órganos de
su cuerpo. En raros casos en los que es excesivamente corto, el bebé sufre graves
deformidades (Oscanoa, 2005).

El Cordón Umbilical es una estructura tubular de unos 50 cm. de longitud promedio que
está formada por dos arterias que saliendo del bebé se dirigen a la placenta y una vena
que originándose en la placenta se dirige de regreso al bebé, todo esto rodeado de una
especie de gelatina firme (Gelatina de Wharton) recubierta por un fino envoltorio. Al
hablar de arterias y venas inferimos que el CU es un componente vascular que permite
el flujo sanguíneo entre el bebé y su placenta (Oscanoa, 2005).
MATERIAL Y METODOS

- Estuche de disección
- Placenta humana
- Guantes
- Bolsas

Se inició retirando la placenta de la bolsa, luego lavamos hasta que se pierda la mayor
cantidad de sangre y se pueda observar las diferentes estructuras que presenta la
placenta. Finalmente se observa las estructuras como por ejemple el amnios, corion, etc.

RESULTADOS
COMENTARIO

Esta práctica es muy ilustrativa para observar cómo es que mantiene su desarrollo el
feto, gracias a las estructuras de la placenta. Por ejemplo la cara materna en la que se
aprecia los cotiledones, la cara fetal, las membranas que rodean al feto, también se
observó el nexo entre la placenta y el feto, el cual es el cordón umbilical. La placenta
tiene varias funciones las cuales son alimentar al feto, intercambio gaseoso, tiene
función endocrina.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Contreras, M. (2014). Lo que las placentas dicen pero nadie quiere


escuchar. Universitas Médica, 55 (1), 18-27.

Oscanoa, A. (2005). Placenta previa. Instituto Especializado Materno Perinatal. Revista


Peruana de Ginecología y Obstetricia, 51 (4), 219-224.

Purizaca-Benites, M. (2008). La placenta y la barrera placentaria. Revista Peruana de


Ginecología y Obstetricia, 54 (4), 270-278.