Anda di halaman 1dari 1

64 WALTER BENJAMIN LA OBRA DE ARTE EN LA ÉPOCA DE SU REPRODUCTIBILIDAD TÉCNICA 65

inicios de la teoría del cine. Así, por ejemplo, Abel Gance cación del cine en la misma dirección; si no directamente
compara al cine con los jeroglíficos: "Así, pues, hemos veni- en lo sacro, sí en lo sobrenatural. Con motivo de la fil-
do a dar nuevamente, como resultado de un retorno suma- mación hecha por Reinhardt del Sueño de una noche de
mente extraño a lo que ya fue una vez, en el plano de verano, Werfel constata que aquello que hasta aquí le ha
expresión de los egipcios [...] El lenguaje en imágenes no impedido al cine prosperar en el reino del arte ha sido in-
ha madurado todavía a plenitud porque nuestros ojos no se dudablemente la copia estéril del mundo exterior, con sus
encuentran todavía a su nivel. Todavía no existe el sufi- calles, decorados, estaciones de trenes, restaurantes, au-
ciente respeto, no se rinde el suficiente culto a lo que se tomóviles y playas. "El cine no ha captado todavía su ver-
expresa en él".5 O Séverin-Mars, quien escribe: "jA qué dadero sentido, sus posibilidades reales [...] Éstas con-
arte le fue conferido soñar de una manera que resulta más sisten en su capacidad única de expresar, con medios
poética mientras más realista es! Mirado desde este punto naturales y con una capacidad persuasiva incomparable,
de vista, el cine representaría un medio de expresión in- lo mágico, lo maravilloso, lo sobrenatural."7
comparable; en su atmósfera sólo deberían moverse per-
sonajes del más noble estilo de pensamiento, en los instantes
más perfectos y misteriosos del camino de su vida".6* Es
muy ilustrativo observar la manera en que el intento de
catalogar al cine como "arte" obliga a estos teóricos a intro-
ducir en él elementos rituales, mientras que lo interpretan
con una incomparable falta de respeto. Cuando se publi-
can estas especulaciones existen ya obras como L'opinion
publique y La ruée vers roro Lo que no impide que Abel
Gance introduzca su comparación con los jeroglifos y que
Séverin-Mars hable del cine como se podría hablar de los
cuadros de un Fra Angelico. Es indicativo que todavía hoy
autores especialmente reaccionarios'" busquen la signifi-

* En D se intercala lo siguiente, con su correspondiente nota (15):


"Alexandre Arnoux, por su parte, termina una fantasía sobre el cine
mudo con la pregunta: '¿No deberían todas las atrevidas descripciones de
las que nos hemos servido aquí desembocar en una definición de lo que es
el rezo?'" (Alexandre Arnoux, Cinéma, París, 1929, p. 28.)
.,. En C: "conservadores".