Anda di halaman 1dari 15
Construir(se) un pasado. Piera Aulagnier Existe €l"diagnésti¢o” —término que se sobreentiende debe ir entre comillas— de adolescente como de muchos otros, pre+ sentes en nuestras nosografias: clarificacién necesa- rios para una buena utilizacién de sus conocimientos. El nifio, durante un tiempo, tiene menos problemas en reco- nocerse en esa denominacién [nene]** de la que generalmente se apropia compietandola con un “de mama” o “de papa”. Es distinto para el a —el rechazo a todo cambio de status en su mundo relacional sin importar cuales sean, por otra parte, las modificaciones que se inscriben en su cuerpo. —una reivindicacion ardiente o silenciosa y secreta de su derecho de ciudadano completo en el mundo de los adultos y, muy a menudo, en un mundo que sera reconstruido por él y sus pares en nombre de nuevos valores que probar4n lo absurdo 0 Ja mentira de los que se pretende imponerle. La designacién [adolescente] unida a un “Yo soy” enunciado por un adolescente, remite a lo que para el observador exterior forma parte de un estado pasado o un estado futuro, y que el Yo del sujeto vive a la inversa como un tiempo todavia o afin presente. Si yo he comenzado por medio de esta exposici6n banal este trabajo, es porque, entre las tareas reorganizadoras propias a ese tiempo de transicién que es la adolescencia, considera que una tiene un ro} determinante tanto para su éxito como para su * Publicado en Journal de la Psychanalyse de Venfant. N° 7, 1989. ** Las palabras entre corchetes son agregacios de la tradueci6n. Psicoanalisis - APdeBA - Vol. X}11 - N? 3 - 1991 441 PIER ALILAGRIER ese trabajo de poneren memona y de poner err historia wre a ea wn eo pa, y, como tal, definitivanente rdidu. puede cominuar existiende psiquicamente om y pur aa EaogiaBs, obra de un Yo que sla puede ser y deventir prosiguiéndota del principio al fin de swexistencta* fia HO solamente j; Ja, sind en fa cuaf, Incluse los capitutos qui , pueden pres- larse a @GINEREGRE:, ya sea atadicnde nuevos parrafos oO fenda desaparecer otros. Pero si ese Wabajodeeonsimmccion: RSME permanente de un pasado vividdo nos es necesario para orientarnos ¢ Lnvestit esc momento temporal inasible que definimos come presente, es necesario afia que podamios aoe pie sobre un nomero minimo de anclajes estables de los cuales muestra Memoria nos garamice la permanencia y ba fidiulidadd. He aqui una coniicién para que ua ee transimitirse de capitulo en capitulo, para hacer coherente y que tenga sentido el relato que se escribe. En a comunicacion que yo habia hecho aqui misma hace los ates, y enla cual trataba de aclarar jas fuentes Aprenbtica discursivas que proveen a la psiquis los materiales de Vas. corn trucciones tanto de su realidad como de su propia historia, yo habia acordado una imporanda particular a un concepta que le hace mucho (lempocentral para nucstra com: pid ol eae La cewcctin del aparnte psiquico ato que surge, canibia, enlacseuna dela realidad y sobre su propia excena sem: es elorganizactor de los metanitmos a los que este mismo aparate FeCUrre para scgin clcaso, aceptar, negociar, rechazar, desinentit este mov: miento que aporta una parte de imprevisto y desconocichs El valor tle este cancepite nos es canfirmade por ef analisisie {Ron respecio x las velacinnes presenucs erice exer trathayte rary exe se ips | Yo. reuse leva» enbo come actanda pos cue Uatesidiin de 1 swiet ems: PATE Stres, aul aulobeogratia. renmite al beetor a | leeceise optic Mijuta-Mellue apareciic en Anfobengrsapnie V1, lv he Ae emt Prowenice. : Les Belles Letires. Paris diz COMSTIMIRIES UH FasaDe Ns ef mismo tema que voy 4 retomar con ta sperma d¢ demosirar que-es-en el corso del iempo de la Infancia que ¢f sujeto deberd scleccionar y aproplarse de los elementos const fuyentes de ese fondo de mentorta gracias al cual podra teers la tela de fondo de sus composiciones blograficas. Tejido que twede solo asegurarle que lo moctificable-y jo inexorablemente modificade de si mismo, de su deseo, de sus elecciones, no tamsformen a aquel que 4 devienc, en un extrifie pata aquel que élha sido, quesu“ mismidad” persiste Pate mismo “toni de memoria” juega on rol determinante en fa telacion abierta pre el Sujeie podrd one mantener con su Propio pasado, y mas especial mente cori ese ten po de lainfanda marcado por la presencia y cl impact de estas princras repre- Sentaciones: sobre las cuales ell sujeco ha operado ese largo trabajo de elaboractin, de transformactén, de fepresién, cuye resultado te hace ser.cl que es y aquel ene que deviene. Pero, Por importante que sca ese trahajo, per oculto, olvidade, repri- mics que sea su puntode partida, ex porque Sa existhloy porque cominga marcando sus puestas en escena y¥ su dramarurpgia psiquicd por una via que conoce mal, que puede reconacerlos CUM su obra y ne core una plea escrita por un autor que le impone su_foly sus réplicas. Fata parte de ta Infancia 0 esta parte de infantil que ¢l analista descubre en toda: aujcte, es ia prueba sistencia de ese fondo de memoria, ©, por detirio mejor, de to que queda en nuestra memoria de ese pasallo x jue se enraizan noesira presente y Las felacioncs causales que elsujeto. lejerd entre cse Hempaque vive, el futuro que ariticipa y ese Pasaco, seran en gran flusorias, conformes asu manera de cone nrejor, de jc Pero lo que importa, es la persistencia de gary ce la pesonancia afectiva que debera estableceise entre el prototlpe de la experiencia vivida y la que él vive, por diferen- fes que sean la situacién y el reencuentrn que la Prowoquern. Este fonde de menvurta, come frente yivicnce dela serie de aucuere tros que tircariata vida delsujete, puede bastar para satisfacer dos eaigencias tnclispensables para el funciinamienro del yo —garantizarle en el registra de las iclentificaciones esuy puntos de certitumbre que asignan al sujet un fugar en ef sistema de HE PIERA AULAGHIER, parentezcoy enclorden genealégico, y por consiguiente temporal, inalienable y af amparo de todo cucstionamicnto futuro sin impor- tar los sucesos, fos encuentros y los conflictos que hailara; —asegurarte la disposicion de un caphtal fantasm4tico que no debe formar pane de ninguna “reserva” y al que debe poder recurtir porque ¢s el Gnico que pucde apontar la palabra apta fecto.* a aa fantasmitico que va a decidir lo que formar4 parte de su investidura y to que no podra encontrar lugar en efla, Jas representaciones que podré Imantar para su provecho, su deseo, y aquettas que quedan marcadas por el seilo del rechazo, de lo negativo, de to mortifero, . ; Eltiempo de la infanéia deber4o deberia conclulr con Ja puesta en tugar y al abrigo de toda modificacién, de lo que yo taro de delimitar para una parte bajo cl témmino de “singulac”. En ese trabajo, merced al cual ese tiempo pasado y perdido se transfor- may continga exisdendo psiquicamente con la forma de discurso: que le habia, de Ia historia que to guarda cn Ja memoria, que permite al sujeto hacer de su Infancia ese “antes” que preservard una figazén con su presente, gracias a la cual se Construye un pasado como causa y fuente de su ser. Esta es una de las causas por las que cl analista no puede contentarse con las definiclones que 1a biologia y la fisiologia dan de la adolescencia. No porque lo que se transforma cn el cucrpo y en Ja sexualldad no tengan Importancia, blen por el contrarlo. Sino porque lo que alli se juega, se modifica, se daaverasi mismo y alos otros, acompaiia un movimiento tem poral que confronta a fa psiquis con esta serie de aprés-coup cuyos efectos va a imponerse cada vez, como una prueba de la diferencia que los separa de lo que han sido hasta entonces. No solamente habra que aceplar esta diferencla de sera ser, esta auto-alteracion dificil de asumir, sino mantener una ligazén entre ese presente y ese pasado, poder descubrir alli, segan la shwaclon vivida, una po- tendialldad que este presente realiza 0, “a minima”, una causall- dad que dé sentido a Ja prueba que Imponc. A todo lo largo de . uesto, a e1as solas “palabras” que constituyen exe tevior del carp serine oe era ulolence "dMrterpretation, P.U.E. Paris, 1975, [Hay version casteliana. Lavlotencta de fa interpretacién. Amorrortu. Ba, Alcet, 1977}, habla cabbeadio de “len guste fundamental”, palabras con Las que el sujet comunica 7 se autocomunica fon sentimien que experimenia: 14 amoz, su odia, su sufnmiento, su alegsta. 444 CONS TRUIRISE) UN PASADO nuestra existencia, la investidura cle un tiempo futuro tlene como condicién la esperanza dc que ¢1 permitiré la reatizacton de una potencialidad ya presente en ci Yo que Inviste cse tiempo y ese placer diferidos. En la perspectiva aqui ctegida, scpararé el recorrido que sigue el adolescente en dos etapas: —una primera, durante la cual dcberan seleccionarse, ser pucs- tos al amparo del obvido, los materiales necesarios para la consdta- dén de ese “fondo de memoria” garante de la permanencia tdentificatoria de lo que uno deviene y de lo que continuara deviniendo, y por alli de la singularidad de su historia y desu desco; —una segunda que principia en el moniento en que esa tarea ha podido, esencialmente, ser Hlevada a buen puerto y prepara la entrada a lo que se califica de edad adulta, Segunda etapa en la que una tarea igualmente importante deber’ ser cumplida: la puesta en lugar, a partic de ese pasado singular de los posibles relactonales® accestblcs a2 un sujeto dado, det panorama de sus elecciones y de los Kintites que cada uno encontrard alli. Lt primera etapa concierne esencialmente a fu arganizacion del espacio identificatorio y la conquista de poslclones estables y seguras a partir de las cuales el sujeto podrii mavenve sin rlesgo de perderse. En la segunda, este trabajo de pucsta en forma inclde de forma privilegiada sobre el espacio relacional y por consiguiente sobre Ia cleccion de los objetos que podrdn ser soportes del desco y promesa de goce. Tanto una como otra son dependientes; mejor afin, son el corolarie de este otto trabajo psiquico que [as acon titucién de to ceprimido. Lo recordadoy lo recordable dela infancia son funcién del éxito o el fracaso del trabaje que lncumbe a la instancia represora y cde la mayor 0 menor capacidact de ta psiquis de poder elaborar, a partir de representaciones 4 las que debe renunciar, otras representaciones a las que el afecto pucda ligarse. Jil fracaso de la represion puede manifestarse por su exceso al igual que por su falta: en fos dos casos, las consecuenctas serén una reduccién drdstica del campo de los posibles refacionales, La no-represiGn de las representaciones de los objetos que han sito apoyo de las primeras cclaciones —y se conoce ya la Intensidad * Posables relationnels en el original. (T) 445