Anda di halaman 1dari 2

TEXTO #2 – 13 de febrero de 2019

La lectura la deberías sentir en tu torrente sanguíneo, algo que naturalmente te fluya.

De acuerdo con el texto, el autor nos habla acerca de el problema que la mayoría de las personas

posee a la hora de leer. Además, resalta la importancia de que el escritor no nos envía un mensaje

por medio de sus palabras, sino que cada receptor lo interpreta conforme a sí mismo y a sus

sentimientos.

“Leer es trabajar” (Zuleta, 1982, p. 4) en esta cita el autor nos cuenta que el texto posee sus propios

términos, y no contiene un código común, y que es trabajo del lector, descifrar las significaciones;

trabajar en ellas para comprender completamente el propósito del autor. También hace referencia

a un escrito de Platón en el que se habla de cómo las personas que no tienen el tiempo y espacio

suficiente para leer realmente son “esclavos” ya que se les cohíbe de la relación con la verdad del

texto. Destaca los elementos significativos de la verdad, ya que esta se conforma de un ritmo,

unos caminos, unos tiempos, entre otros, por lo que deduce lo importante de conocer dicha verdad.

Asimismo, hace énfasis en que el autor desvía cada significado de su escrito a su gusto; como

Marx nos hace pensar que estamos hablando de “mercancía” o “riqueza” según nuestro criterio,

cuando él le quiere dar un giro distinto al contexto. De esta forma concluye que no se tiene un

código común, sino que el propio texto lo produce.

A mi juicio, proporciona tanto elementos válidos como no ciertos ya que, si nos enfocamos en el

problema de la lectura a nivel mundial, podemos observar que cada vez más los niños no se

interesan por la lectura. ¿Cómo comprobamos esto? Cuando llegan a su etapa de la adolescencia,

y se les dificulta comprender la literatura.


Los adultos tampoco se quedan atrás, actualmente la tecnología consume a cualquier edad, y un

niño al tener padres que no le inculcan desde pequeño la lectura, y contribuyen al uso de redes

sociales, simplemente están atacando directamente su gusto por la literatura. Indirectamente están

mostrándola como algo inentendible y aburrido.

Si las personas no desarrollan un hábito lector desde temprana edad, se les complicará más adelante

comprender plenamente los textos, y al no tener la capacidad de darle un sentido al texto, o peor,

de no identificar el propósito del autor, no lograrán desenvolverse como lectores. Yo pienso que

no se debe introducir temor a la lectura por el primer texto complicado que se lea. Por el contrario,

se le debe dar un sentido (de acuerdo con la intención del autor) en el cual se disfrute y se tenga el

potencial de descubrir esa verdad oculta en la lectura.

Referencias

Zuleta, E. (1982). Sobre la lectura. Sobre idealización en la vida personal y colectiva y otros

ensayos. Bogotá: Procultura, 81-102.