Anda di halaman 1dari 12

❱ Teorizo y construyo

El conflicto es algo natural y no necesariamente es positivo o negativo. Hay conflictos sin violencia. La
violencia cambia la naturaleza del conflicto porque existe agresión. También existe el conflicto
institucionalizado o el conflicto social.
Cuando un conflicto no es resuelto desencadena en violencia y, por ello, es necesario enfrentarlo
adecuadamente.
El conflicto se puede convertir en una situación significativa si es transformada en una situación de
aprendizaje. Cada uno de los actuantes aprende en el reconocimiento y el empoderamiento.
Bush y Folger (1996) señalan que el reconocimiento es entendido como “La capacidad que tienen cada una
de las partes afectadas en un conflicto, de poder ver las necesidades y los intereses de los otros y otras
como si fueran los propios.22 El reconocimiento es un paso más allá de la tolerancia".
El empoderamiento es entendido por estos autores como la capacidad de cada persona para transformar
estos conflictos por sí mismos, es decir, revalorizarlos haciendo uso de sus propias facultades,
posibilitándose el recuperar la calma y la claridad para hacer frente a los problemas.
Con ello adquieren confianza, capacidad de organización y poder de decisión.
Sin embargo, es importante recordar que un conflicto es algo natural, pero al serlo parece que naturalmente
se relaciona con paradigmas negativos o violentos. La gestión o el manejo del conflicto requiere de nuevos
paradigmas, de condiciones de madurez emocional, madurez que no todas las personas tienen
suficientemente consolidada, porque no hay crecimiento o madurez mientras no se haya sobrevivido a los
fracasos, es decir, a los conflictos no gestionados o inadecuadamente manejados. Una escuela de
aprendizaje efectivo para el manejo de conflictos es la escuela de los errores cometidos.
A pesar de ello, debemos esforzarnos por priorizar acciones que nos permitan transformar los conflictos y
que se conviertan en una oportunidad de desarrollo para nuestras vidas.
Los grupos afectados deberán no solo reconciliar sus diferencias sino también fortalecer su habilidad para
valorarse, para formar alianzas y para llegar a acuerdos.
“Transformar los conflictos en oportunidades”

❱ Retorno a la práctica
Teniendo en consideración lo leído, es importante que se internalicen estrategias y que además seamos
capaces de crearlas casi de manera intuitiva, lo cual nos permitirá a lo largo de la práctica docente responder
adecuadamente ante las distintas situaciones conflictivas propias de la convivencia diaria con diferentes
grupos humanos y principalmente en las diferentes circunstancias que se viven.
A continuación se detallan algunas estrategias:

1. LA TRANSFORMACIÓN DE CONFLICTOS
En su caja de herramientas comunitarias, la Universidad de Kansas señala que existen cuatro etapas básicas
en la transformación de los conflictos. Dentro de cada etapa, se pueden utilizar diferentes métodos para
lograr que el conflicto se convierta en algo positivo.
Resaltemos que transformar un conflicto implica seguir todo un proceso, en el cual hay una serie de
circunstancias que se van dando de manera secuencias y no cada actividad de manera independiente, por
lo que es necesario ser creativo y tener claridad en las acciones a seguir porque no existe claridad en saber
en qué etapa estamos, sino de acuerdo a como van aconteciendo los hechos. De ahí la gran necesidad de
que en la formación profesional nos detengamos a reflexionar cuando hemos estado ante estas situaciones
y así podamos aprender unos de otros, cuando nos escuchamos mutuamente y hemos podido tomar
conciencia de todo aquello que nos ha permitido salir adelante y afrontarlo con éxito.

22
Bush, R. A. y Folger, J. P. (1996). La promesa de la mediación. Cómo afrontar el conflicto a través del fortalecimiento propio y el
reconocimiento de los otros. Granica. Barcelona
Durante el aprendizaje tal vez nos detengamos ante una situación especial que nos obligue a detenernos
más en una etapa que en otra, pero esto es natural, ya que las circunstancias son diversas, Por ello, vamos
a internalizar lo que la caja de herramientas nos señala.

“Puede que se le dedique mucho tiempo al desarrollo de una etapa en particular antes de avanzar a la
próxima. Una parte puede estar lista para avanzar a la siguiente etapa, pero la otra parte tal vez no.
Cuando esto suceda, no debemos tratar de avanzar hasta que todos estén listos. Es necesario trabajar
en conjunto para descubrir qué es lo que nos impide avanzar y cómo solucionarlo.”

Por ello debemos tener presente que lo importante es tener esquematizado qué es lo importante de cada
una de estas etapas y sabe en qué consiste cada una de estas, y de esta manera tendremos una mejor
orientación de los pasos que debemos ir dando, teniendo la convicción de que este conocimiento nos
ayudará, pero que debemos ejercitar adecuadamente todas las habilidades sociales que hemos ido
desarrollando a lo largo de nuestra vida y por ello debemos tenerlos en cuenta.
Veamos en el siguiente cuadro los pasos a seguir:

Este esquema permite visualizar los pasos a tener presente y que ampliamos a continuación:

A. Reconocimiento
El primer paso es poder darnos cuenta de que estamos ante un problema y debemos tener la disposición
de afrontarlo. Debemos crear la confianza para asumir que podemos solucionarlo actuando en forma
conjunta, y con decisión.

B. Reconciliación
Es necesario conocer de dónde surge el problema y qué lo originó realmente, para que de esta forma los
involucrados puedan ponerse de acuerdo y seguir adelante.
C. Visualización y creación de estrategias
Ambas partes deben tener una mirada cristalizante y compartida con respecto a lo que desean lograr y buscar
las mejores formas de salir adelante.

D. Sustentabilidad
Se debe tener claridad sobre lo que causó el conflicto y la certeza de que se trabajará en forma conjunta para
que no se reiteren situaciones similares y de ser posible se comprometerán a lograrlo.
A continuación leamos un ejemplo:
Es hora de salida y los niños están deseosos de salir a sus casas. Sin embargo, hay una mamá que sin
esperar el timbre de salida, empieza a tocar insistentemente la puerta.
Al abrir la puerta la madre reclama a la maestra que el timbre no suena a pesar de ser hora de salida y que
ella está muy apurada.
La maestra responde en voz alta a la madre diciéndole que tenga paciencia, en ese momento suena el timbre
y la maestra le entrega al niño, pero otro niño la empuja y aparentemente parece que ella empuja al niño.
La madre se encoleriza y acusa a la maestra de agresión. La maestra trata de explicar la situación pero no
es escuchada.

¿Cómo funcionan las etapas de transformación del conflicto en esta situación?


1. La maestra es consciente de que no debió alzarle la voz a la madre de familia y ella a su vez se da cuenta
de que debió esperar a que toque el timbre de salida sin exaltarse. Ambas no quieren que llegue la hora
de entrada para no verse nuevamente.
La madre o la maestra deben asumir que tuvieron conductas inadecuadas. (Reconocimiento)

❱ El origen del conflicto debe ser identificado con claridad y reconocido por ambas partes. (Reconciliación)
La insistencia de la madre para que abran la puerta originó el malestar de la maestra y la aparente
agresión al niño que no tenía ninguna culpa de la situación, por lo que es necesaria la toma de
conciencia de la necesidad de reconciliación entre ellas.

❱ Se debe desarrollar una mirada compartida de la forma como deben colaborar conjuntamente en la
formación de los niños y establecer algunos lineamientos que deben cumplir para que no se repitan
situaciones similares. (Visualización y creación de estrategias)
2. La maestra y la madre se piden disculpas mutuamente y también le piden disculpas al niño que ha
percibido todos estos hechos sin poder dar su opinión.
Luego es necesario tomar acuerdos que permitan continuar la formación compartida del niño entre
el hogar y la escuela para lo cual deben conversar con claridad y concederse la oportunidad de
trabajar coordinadamente y evitando inconsistencias en la formación de los niños. (Sustentabilidad).
3. Se debe suscribir un compromiso o contrato entre ambas partes para colaborar favorablemente en
la formación de los niños. Estos compromisos se colocan en el libro de incidencias como
testimonio de los acuerdos.

Etapas de la transformación del Conflicto


Otras estrategias, además de la transformación de conflictos, también son las orientadas a la gestión de los
conflictos. Una de estas es:
Mapa del conflicto
López, A (2008) señala que para poder gestionar adecuadamente un conflicto debemos construir un
instrumento sencillo pero muy útil denominado mapa del conflicto, en el que hay tres elementos esenciales
que se relacionan y afectan recíprocamente. Estos son:
a. las personas
b. los procesos y
c. los problemas.
Estos tres elementos (personas, proceso y problema) también se conocen como las tres "P" del conflicto, y
son elementos necesarios de identificar para buscar gestionar y dar soluciones a los conflictos
interpersonales.
Conozcamos a continuación a cada uno de estos elementos:
a. Las personas: son seres humanos concretos con emociones, necesidades, percepciones, efectos y
valores.
b. El proceso: es el desarrollo o historia del conflicto, los procesos de comunicación, el lenguaje y las
condiciones de las partes.
c. Los problemas: son las necesidades e intereses de cada parte, diferencias de fondo, de forma y de
procedimiento.
Para elaborar el mapa es necesario ser consciente de que somos capaces de poder realizar acciones que
nos permitan estar a la búsqueda de quedar siempre bien nosotros y por el contrario debemos tener la
predisposición de cambiar y, para ello, las siguientes formas de gestionar los conflictos nos pueden ser de
gran utilidad.

Gestionar los conflictos con ganar - ganar


La gestión de conflictos requiere de un nuevo hábito denominado por Covey (1989) como “Ganar-ganar”,23
el cual es entendido como la convicción de que todos tenemos la posibilidad de lograr lo que queremos, y
esto Covey lo denomina la vivencia del principio de la abundancia, es decir debemos convencernos y
convencer a los otros de que en la realidad existen suficientes bienes y oportunidades para todas las
personas, por lo cual se debe reducir en la medida de lo posible pensar en el principio de la escasez, el cual
nos habla de las necesidades que este principio trae como consecuencia y que se visualiza en la falta de
bienes, ante lo cual los individuos tienden a acaparar primero para sí mismos dando vigencia al paradigma
ganar-perder.
Pero ganar-ganar significa trabajar en el cambio de algunos paradigmas, buscando nuevas maneras de ver
y actuar frente a los conflictos, porque:

❱ Estamos habituados a la competencia y nos parece natural que unos ganen y otros pierdan. Desde la niñez
nuestros padres y maestros nos animan a ganar permanentemente y para lograrlo lógicamente quienes
juegan con nosotros deben perder.

❱ La resolución aparente de un conflicto puede darse aplicando el paradigma ganar-perder como resultado
de la competencia o de la falsa imagen de ganar-ganar. Sin embargo, es necesario visualizar que al buscar
lograr los ideales y metas junto con otros, esto permite un mejor desarrollo y satisfacción personal, que no
se logra de otra forma. Al ganar solo elevo mi ego y mi soberbia y no me enriquezco como ser humano.

❱ La transformación de un conflicto es posible con el cambio de paradigma ganar-perder que fundamenta la


competencia, por el paradigma ganar-ganar que es la base de la cooperación o beneficio mutuo. El mundo
de hoy requiere el trabajo interdisciplinario, que un profesional no se sienta superior al otro por tipo de
profesión y este cambio de paradigma también implica esta forma de pensar, todos como profesionales
ganamos si entre todos buscamos ser mejores y avanzar juntos.

❱ Un conflicto se transforma en una nueva oportunidad con el paradigma ganar-ganar porque supera el
egoísmo y entre todos se buscan nuevas oportunidades de afrontar los problemas y asumir los retos en
forma conjunta.
❱ Ganar-ganar se fundamenta en el principio de la abundancia y no de la escasez y todos encuentran los
bienes necesarios para crecer y avanzar, en lugar de detenerse y estancarse en el camino.

23
Covey, S (1989). Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. Editorial Paidos. España.
❱ Ganar-ganar nos brinda gran satisfacción y beneplácito compartido, la tercera alternativa y tal vez la única
alternativa para transformar positivamente los conflictos (Covey, 1989),24 de modo tal que al finalizar ambas
partes se sientan emocionalmente bien y sean capaces de continuar su vida con tranquilidad.

❱ Reflexionando sobre lo aprendido

¿Cómo aprendí que un conflicto se puede transformar en una oportunidad?

¿Cómo interpretó Roxana el mensaje leído en el cartel, cuando salió de su casa?

¿Qué nueva mirada frente a los conflictos me ha permitido desarrollar esta lectura?

Confirmo lo aprendido
Plantea una situación conflictiva y señala los pasos que seguirías para su solución teniendo en consideración
las estrategias planteadas.

a. Transformación del problema


b. Ganar-ganar

c. El caso planteado al inicio del capítulo, resuélvelo considerando el mapa de conflicto.


Estrategias para el desarrollo de
su plan de carrera profesional
Mi punto de partida
¿Me pasará lo
mismo que a mis
compañeros?

Jorge, estudiante del sexto ciclo, se ha quedado muy preocupado dado que al regresar de vacaciones de
Chiclayo ha visto que dos de sus compañeras no han retornado a clases.
Sumado a eso, se ha reincorporado después de muchos años una estudiante, ahora mayor que él en edad.
Esta situación le está causando un gran dolor de cabeza y lo hace pensar sobre cuáles habrán sido las
razones que motivaron su retiro del Pedagógico.
Martha, que ahora es su compañera de clases, les comentó que fueron razones económicas las que
impidieron que siguiera estudiando y después fueron su matrimonio y el nacimiento de sus niños pequeños
las principales causas que no le permitieron continuar sus estudios.
Al conversar con sus compañeros se entera que la presión social con respecto a lo que ganaría como maestra
fue un punto tan cuestionable que determinó, por ejemplo, que su amiga Ruth tome la decisión de no retornar
a estudiar y preferir ponerse a trabajar para ayudar a sus padres que viven en Iquitos.
Por otra parte, se enteró que Eduardo, otro compañero, no volvió porque sentía que su diferencia de edad
no le permitía compatibilizar con sus compañeros y, además, sus responsabilidades con su familia lo habían
obligado a interrumpir varias veces sus estudios, lo cual le hacía ver que no tenía metas claras con respecto
a su futura profesión y quería tomarse un tiempo para tomar una decisión final sobre su vida.
Todas estas experiencias y testimonios afectan tanto a Jorge, que varias veces también quiso dejar de
estudiar y, finalmente, decide conversar con su profesora de Práctica para contarle sus temores.

❱ Teorizo y construyo
La planificación de la carrera se basa en precisar la situación futura a la que podrá llegar un estudiante si
completa adecuadamente un proceso descrito por la institución de formación inicial. Para confeccionar esta
ruta de forma eficiente, se necesita asentarla sobre acciones de formación y control que afiancen los
avances que se produzcan.
Debe haber medidas específicas en cuanto a actuaciones que ayuden a la consecución de cada meta que
se ha determinado. Algunas de estas medidas pueden ser acciones propias, planes de formación o cualquier
otra de las actuaciones que se consideren necesarias para llegar a los objetivos planteados en el momento
requerido. Las preguntas que suele hacerse un estudiante en formación son: ¿Qué posibilidades tiene de
terminar? ¿Hasta dónde puede llegar? Si lo hace bien, ¿puede confiar en que dentro de unos años culminará
su carrera en el tiempo esperado? Estas interrogantes son muy importantes para el futuro profesional y, por
ello, la institución de formación inicial ha de saber ayudarlos a responderlas con coherencia.
Evidentemente que el propio estudiante ha de tener claridad de lo que quiere y qué medios está dispuesto a
invertir para avanzar en este sentido, pero la institución en que se forma también le tiene que ofrecer unas
posibilidades, pues tiene parte de responsabilidad.

❱ Retorno a la práctica
¿Qué le responde la asesora de Práctica a Jorge sobre sus inquietudes?
Su maestra le responde que es muy importante que cada estudiante establezca como estrategia fundamental
un plan de acción para contribuir al logro de sus objetivos, por lo que es necesario anticipar una serie de
acciones que van a posibilitar que mayor cantidad de estudiantes cumplan con éxito y en el tiempo esperado
la culminación de su carrera profesional.

¿Qué es un Plan de carrera?


La creación de un plan de carrera es un paso muy importante para progresar en los estudios durante la
formación profesional.
Para poder crear un plan de carrera hay que establecer unos objetivos realistas a partir de la autoevaluación,
es decir, desde la realidad actual del estudiante.
Hay que tener en cuenta que la responsabilidad de la gestión del plan de carrera es iniciativa de cada
estudiante.
Para crear el desarrollo de un plan de carrera profesional es necesario ser consciente de la propia
persona, de lo que se es, y de lo que se puede llegar a ser. Es necesario diseñar objetivos y pasos que se
deben seguir hacia estos objetivos.

❱ Un primer paso es que cada estudiante debe proyectarse hacia aquello que desea lograr ser en su
vida, teniendo en consideración cómo ha ido desarrollando los estudios que ha ido realizando a
lo largo de su vida.

❱ Luego debe pensar en todo aquello que se hace en la carrera elegida y tener en cuenta qué aspectos
son los que mejor les gustaría realizar.

❱ Recordar cuáles tareas no le gustan o momentos o escenarios en los que no disfruta realizando lo que
hace.
❱ Se debe pensar en qué nivel de rendimiento académico se encuentra a nivel general en el Instituto y qué
debería cambiar para estar mejor.

❱ Después es muy importante poder crear una lista con objetivos profesionales, tanto a corto como a
mediano y largo plazo. Deben ser objetivos reales, teniendo en cuenta, las habilidades individuales, los
intereses, el talento y otros puntos fuertes con los que se cuentan, también teniendo en cuenta las
debilidades.

❱ Una vez que se han determinado los objetivos que se plantean, es necesario asignar un margen de
tiempo para cada uno de los objetivos. Algunos requieren un plazo más corto, otros requieren un período
a más largo plazo; es necesario saber determinarlos para evitar frustraciones.

❱ Se debe describir de forma muy detallada las metas que se quieren conseguir cada año, para poder
hacer un plan anual durante el tiempo que sea necesario hasta conseguir estos objetivos.

❱ Al finalizar el año se debe analizar los objetivos y metas que se han conseguido para ver si se va por buen
camino. No solo se debe establecer inicialmente el plan de un año sino el plan de los años posteriores,
aunque después deba ser revisado y tener muy presente la proyección de logros que pueda alcanzar en
los siguientes años.
❱ No se debe ocultar el plan de carrera; se debe compartir con los estudiantes y docentes más cercanos.
❱ La institución cuenta con lo que se espera que cada estudiante desarrolle en cada semestre académico
lo cual le permitirá ir contrastando su avance con respecto a lo esperado, creando el camino que se debe
seguir para alcanzar los logros previstos. Se debe conocer las responsabilidades y habilidades que se
requieren en cada semestre académico.
Algunos elementos que se deben tener en cuenta en un formato que se puede utilizar para desarrollar un
plan de carrera son:

❱ El nombre del interesado: el ver su nombre en el plan es importante para el estudiante porque le permite
sentirse comprometido en todo aquello que proponga en algunos de los siguientes espacios propuestos.

❱ Su edad: a medida que vea cómo el avance de su edad se visualiza en logros y metas alcanzados, se
sentirá predispuesto a nuevos retos y proyectarlos en tiempos definidos que lo impulse a poder
alcanzarlos.

❱ Su nivel de estudios: es un dato valioso por cuanto le permite reconocer el camino recorrido y aquello que
aún le queda por recorrer en el futuro, además, él es el único que podrá establecerse límites.

❱ Puntos débiles existentes: la importancia del autoconocimiento ya trabajado en ciclos anteriores se


evidencia en este momento de elaboración del plan, ya que es un espacio de toma de conciencia sobre
la forma de cómo nos vemos y cómo estamos actuando en el proceso de desarrollo formativo y
profesional, y el reconocimiento de nuestras debilidades son un punto de apoyo muy importante para el
crecimiento personal, ya que se convierten en un punto de partida hacia los grandes propósitos que se
puedan establecer a partir de la necesidad de convertirlas en futuras fortalezas.

❱ Puntos fuertes existentes: en este aspecto los estudiantes realizarán un importante ejercicio de reflexión,
sobre todo, aquello que han logrado ir fortaleciendo en su desarrollo personal y formativo que les permite
sentirse que tiene puntos resaltantes que enriquecen su rol de estudiantes en el momento actual y que
les permitirán responder óptimamente las demandas de desempeño que implica su carrera.

❱ Necesidades actuales: poder darse cuenta de cuáles son sus necesidades actuales les permite
involucrarse en un estudio autónomo que les permita desarrollar en sí mismos todos aquellos elementos
circundantes a su carrera que favorezcan dar óptima respuesta a sus actuales necesidades y así
promover mejoras en su rendimiento académico y en su práctica profesional.

❱ Evaluación del rendimiento actual, en este acápite los estudiantes tendrán la oportunidad de verificar la
forma cómo están desarrollando sus estudios y los resultados que están alcanzando. Esto permitirá que
en base a una autoevaluación y la revisión de sus calificativos puedan mejorar sus estrategias de
aprendizaje y encaminarse a mejorar los resultados obtenidos durante el proceso.

❱ Logros que le gustaría tener durante su formación, la perspectiva de seguir mejorando y encontrando
formas posibles de mejorar su rendimiento académico y formación, les permitirán determinar los logros y
metas que pretenden alcanzar y esto les posibilitará tener claridad en las estrategias para poder cumplir
sus objetivos y propósitos que buscan durante su proceso de formación.
Es muy importante saber que cada plan de carrera es único e individualizado, si bien pueden existir ciertas
pautas que ayuden a su realización es necesario que cada estudiante cuente con su propio plan de
desarrollo de su carrera profesional.
A continuación presentamos una propuesta de formato de plan de carrera profesional que podría ser de
utilidad durante la formación inicial.
Modelo de plan de carrera pre-profesional
Datos del estudiante
Apellidos y nombres:
Edad: Nivel de estudios:

Meta de formación:

Aptitudes e intereses actuales:

Fortalezas alcanzadas en su formación:

Debilidades de su formación:

Planificación para el logro de sus metas:

Obstáculos o dificultades:

Cómo superar los obstáculos:

Resultados esperados:

Es importante además que las estudiantes se acompañen de algunos reforzadores positivos que pueden ser
desde darse pequeños gustos al ir cumpliendo sus metas, hasta reconocimientos que a nivel institucional
pueden promoverse para todas las estudiantes que progresivamente van culminando sus semestres
académicos de estudio.

❱ Reflexionando sobre lo aprendido

¿Qué causó la preocupación de Jorge y por qué?

¿Cómo afrontó su situación Martha y cuál es el mensaje que nos deja su retorno?
¿Qué hizo la profesora de Práctica consultada por Jorge?

❱ Confirmo lo aprendido

¿Qué es un plan de acción para el desarrollo del plan de formación profesional?

Completa el formato propuesto


¿Qué recomendaciones les darías a tus compañeros de estudios con respecto a la permanencia en la
institución formadora?

REFRENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

1. Bush, A. y Folger, J. (1996). La promesa de la mediación. Cómo afrontar el conflicto a través del
fortalecimiento propio y el reconocimiento de los otros. Barcelona: Granica.
2. Covey, S (1989) Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. España: Editorial Paidos.
3. Lopez, A. (2008). Reflexiones para mejorar nuestra habilidad social de prevenir, manejar y
transformar los conflictos interpersonales. Fascículo 4. Santa Cruz – Bolivia.
4. Lopez, A. (2001). Liderazgo personal del Centro de Formación Social de la UCB y la Comisión
Arquidiocesana de Pastoral Social - Cáritas del Arzobispado de Santa.
5. Caja de Herramientas comunitarias. Transformar conflictos en comunidades diversas.
6. Recuperado de: http://ctb.ku.edu/es/tabla-de-contenidos/cultura/competencia-
cultural/transformar-conflictos/principal
7. Fecha de consulta: 109.06.15
8. Cómo trazar su plan de carrera profesional Recuperado de:
https://www.ldsjobs.org/ers/ct/articles/developing-your-career-plan?lang=spa
9. Fecha de consulta: 13/12/2014
10. La elaboración de un plan de carrera Recuperado de: http://www.gestion.org/recursos-
humanos/31853/la-elaboracion-de-un-plan-de-carrera/#comments
11. Fecha de consulta: 13/12/2014