Anda di halaman 1dari 7

Aquiles de los pies ligeros

Martín García López

Se llama Aquiles. Corrían extrañas leyendas sobre él.


Que tenía por madre a una diosa.
Que había sido criado sin conocer la leche materna,
Alimentado sólo con asaduras de león y médula de oso.
Que llegaría a ser el guerrero sin el cual Troya nunca sería conquistada.
(Alessandro Baricco Homero, Ilíada)

¿Quién es Aquiles? Según el mito, es el guerrero destinado a morir joven en la guerra que
cambiaria el mundo y que lograría un antes y un después en la cultura griega, ya que esta
convertiría en los dioses de deidades a mitos.
Hijo de la ninfa marina Tetis y del rey Peleo. Su madre, lo hundió el en rio del
Hades, el Estinge, para buscar la inmortalidad del niño. Su cuerpo quedó cubierto por el
agua del inframundo, excepto por el tobillo de donde Tetis lo sujetó, el cual sería su punto
débil ante París en la guerra de Troya.
Fue alejado de su padre y madre para ser entrenado por Quirón el centauro, en el
arte del arco y la flecha, en el combate cuerpo a cuerpo y la espada. Se refiere a Aquiles
como un joven rebelde y orgullo. Obstinado y confianzudo que superaba las pruebas que le
imponía Quirón. Quien lo reconoció como su mayor alumno. También se le reconoce su
temprano y cercano amor con Patroclo, su primo, escudero y amante, según algunas
versiones. Se dice que la relación que tenían estos dos, fue influenciada por el héroe
Gilgamesh en Aquiles y de Enkidu en Patroclo. Donde el primero iracundo por la muerte
de Enkidu, decide buscar la inmortalidad. Una referencia hacía la inmortalidad del recuerdo
que tendría Aquiles después de su muerte.
Calcante el profeta que le dio a elegir su destino. Le dijo que tendría la elección de
morir joven pero siendo recordado, o vivir muchos años y ser olvidado. Aquiles eligió la
primera. ¿Fue el héroe que escogió su propio destino?. En la Ilíada se hace referencia a la
muerte precoz del protagonista, por lo cual el clímax es ver su furor en vida, antes de que la
llama se apagué. qué elecciones lo llevaron a su final y lo convirtieron en leyenda:
A partir de su ira con Agamenón y la huelga de armas que tomó, su amante Patroclo
fue el que se sacrifico para inspirar valor, de la misma manera, Aquiles mata a Héctor para
cumplir con la venganza y Paris, hermano de Héctor, mata a Aquiles para cerrar el círculo.

Aquiles, ¿héroe o villano?


Aquiles tiene el perfil del héroe épico. Un análisis hecho por Blanca Estela Ruiz,
encasilla a Aquiles como el arquetipo de héroe. Donde según en la tragedia es el ser
humano excepcional a otros pero incapaz de confrontar a su entorno (el destino). Su madre
es un ser mítico todo poderoso que lo protege y su padre un rey que lo educa bajo el
orgullo. De la misma manera habla sobre la grandeza que tendrá el héroe cuando es niño
(en el caso con Calcante). Este dibujo del héroe nos trae a consecuencia que será por la
muerte de un aliado y ante la venganza que el héroe encontrará su destino. Suele tener un
ayudante, quien es Patroclo y un enemigo que terminará siendo un aliado como Agamenón
y un enemigo al cual deberá darle muerte, en este caso Héctor, pero sólo la venganza de un
familiar, por la muerte del enemigo, será la causa de la muerte del héroe.

Umberto Eco, podría empezar a analizarlo en su dibujo y descripción: Fuerte,


orgulloso, caprichoso y apasionado por el combate, al grado de ser sádico (tras la muerte de
Héctor arrastra el cuerpo por toda Troya). Estamos viendo a un héroe o un villano. Los
Teucros le temen y los Aqueos lo respetan. La imagen del villano que sólo es entendido por
su compañero Patroclo, por el cual logra comunicarse con el mundo y ablandar su corazón.

Alessandro Baricco lo describe a través de la voz de Fenix con estas palabras:

Eras un niño caprichoso. ¿Cuántas veces me has ensuciado la túnica, escupiendo el vino
encima? […] Y hoy, si hay alguien que pueda salvarme de la desgracia, eres tú. Doblega tu
corazón altivo Aquiles. No seas tan despiadado. Hasta los dioses se doblegan de vez en
cuando, y sin embargo son miles veces más fuertes […] no dejes que te posea tu demonio.

Aquiles y Troya
Es cierto que este héroe mantuvo una huelga de armas por culpa de Agamenón que
le quito a Briseida. Aunque otras teorías afirman que fue por una herida en tu talón (esto
explicaría su muerte). Pero entre los Troyanos el rumor de Aquiles el de los pies ligeros era
una constante de miedo. El Orgullo de Aquiles se demuestra cuando Agamenón le promete
no sólo a Briseida de regreso si no a siete mujeres de Lesbos y a las veinte más hermosas
troyanas si regresa al campo de batalla, incluyendo a su hija. Aquiles se niega. En palabras
de Homero se dice:

[…] No necesito tal honor, y espero que si Zeus quiere, seré honrado en las cóncavas naves
mientras la respiración no falte a mi pecho y mis rodillas se muevan […]

Aquiles se mantiene seguro de su decisión, rechazando suplicas. La guerra continua


en la Ilíada en batallas alrededor de Ayax y Odioseo. Aquiles observa desde las naves como
teucros comandados por Héctor ganan terreno. Entonces ¿qué es lo que puede dar un giro
en la historia? Cuál será el catalizador para que Aquiles tome las armas.
A su lado se mantiene fiel Patroclo.

Patroclo la herramienta de los dioses


[…]Éste enviara a la lid a su compañero Patroclo , que morirá, herido por la lanza del
preclaro Héctor […] irritado por la muerte de Patroclo , el divino Aquiles matará a Héctor.
(Homero, Ilíada)

Según la narratología Patroclo sería la herramienta necesaria para que Aquiles


estuviera en la guerra de Troya. Sólo la muerte del ser más amado permitiría que el orgullo
de Aquiles se convirtiera en la verdadera ira que lo haría tomar las armas contra Héctor.
Analizando esta actitud, lo vemos desde el momento en que la ira inicia cuando Agamenón
osa con quitarle a Briseida, pero es una ira que nace en el orgullo del héroe. En cambio la
muerte de Patroclo es la ira que nace de su corazón. Recordemos ese momento en que
Aquiles se corta la rubia cabellera y se la entrega a Patroclo suplicándole perdón por
devolver el cuerpo de Héctor. La venganza es el catalizador que moverá a nuestro
personaje.
“Yo los salve a todos, con mi coraje y mi locura” dice Patroclo en la novela
Homero, Ilíada de Alessandro Baricco.

Patroclo ve la guerra, descubre a Héctor matador de hombres destrozando a los


Aqueos y suplica a Aquiles que vaya al combate, pero este se niega. Aquiles le propone que
use su armadura y con esta vaya a inspirar valor a los aqueos. Patroclo acepta. Según la
novela de Alessandro Baricco, Patroclo sabía de antemano de su muerte, lo intuía desde el
principio. Lo único que podría hacer sería doblegar al villano de Aquiles y convertirlo en
héroe. Lo sabía cuando se puso el yelmo, la pechera, el escudo y tomó la lanza. Lo supo
mientras mataba Teucros y Apolo le daba un golpe bajo, lo supo en cada fracción de
segundo mientras Héctor se acercaba a él. Y mientras la vida se le escapaba en suspiros, la
Moira hablo atreves de él y le dijo a Hector:

Matóme la Moira violenta […] Otra cosa voy a decirte, que fijaras en la memoria: tú
tampoco has de vivir largo tiempo, pues la muerte y el hado cruel se te acercan, y
sucumbirás a manos del eximio Aquiles […]

Héctor furioso roba la armadura de Aquiles. Los personajes están a punto de


evolucionar.

La narratología cambia. Ahora el objeto de deseo en la ira de Aquiles es la muerte


de Héctor. El villano que no volteaba a ayudar a los Aqueos por su orgullo, ahora hunde en
lágrimas ante el cuerpo de Patroclo a quien le jura venganza. Esta por convertirse en el
héroe que conquisté Troya, porque Troya es Héctor y si Héctor muere, Troya también.

Aquiles y la venganza.

[…]Patroclo yace en el suelo, y teucros y aqueos combaten en torno del cadáver desnudo
[…] así dijo; y negra nube de pesar envolvió a Aquiles
Qué le espera Aquiles ahora que Patroclo ha muerto. Él se levanta de las lágrimas,
habla con Agamenón y logra una tregua, le devuelve a Briseida y llora sobre el cuerpo de
Patroclo. Al mismo tiempo Tetis pide una armadura a Hefestos, quien le forja un escudo
que cuenta la historia de los Aqueos. Se la entrega a su hijo Aquiles. Él la usa. El don del
que habla Blanca Estela Ruiz aparece ahora en el héroe épico. Aquiles se ha convertido en
el héroe de la Ilíada

Aquiles sale de la tienda con su ira quemándole el pecho, con sus ojos convertidos
en fuego vivo y empieza a matar Teucros. Los mata sin piedad, los descuartiza y aunque le
suplican piedad, Aquiles les dice, que ellos no la tuvieron con Patroclo. Los Teucros huyen
ante Aquiles. Sólo Héctor se queda al frente.

Corre en torno de la ciudad con la esperanza de cansar a Aquiles, Apolo lo ayuda lo


más que puede otorgándole agilidad, pero nada de eso importa, cuando la ira de Aquiles se
acerca. El de los pies ligeros es un corredor por naturaleza. Tres vueltas da Héctor en Troya
y cuando ve que es imposible, hace frente a Aquiles.

[…]Cerca está el hombre que ha inferido a mi corazón la más grande herida, el que mató a
mi compañero amado. Ya no huiremos asustados, el uno del otro, por los senderos del
combate […]
Dice Aquiles al confrontar a Héctor.

Aquiles mata a Héctor. Arrastra su cuerpo de manera enfurecida por la ciudad,


desea que el cuerpo del asesino de su amado sea destrozado por las piedras.

Sucumbe ante la tristeza de la muerte de Patroclo y ni siquiera la muerte de Héctor


detiene ese dolor. Aquiles está a punto de demostrar la compasión.

Aquiles sin ira


La Ilíada es la obra que narra los sucesos alrededor del héroe Aquiles y su
confrontación con su ira. Hemos visto al personaje madurar de un guerrero orgulloso y
caprichoso a un guerrero melancólico y triste, del villano a héroe, sólo queda esperar su
muerte. Tras que los juegos en memoria de Patroclo terminen y él ayune, veremos como al
perder la ira, al alcanzar su clímax máximo (la muerte de Héctor) no queda nada más que
terminar con la tragedia.

Príamo se acerca a la posada de Aquiles y le suplica que le devuelva el cuerpo de


Héctor, le dice que necesitan hacer los ritos fúnebres. Aquiles acepta. Por algo llamado,
compasión. La siente al ver a ese hombre suplicar por su hijo. Le regresa el cuerpo de
Héctor. Se disculpa con Patroclo dándole su cabellera rubia. A Héctor le hacen sus
respectivos juegos fúnebres, la obra termina.

La ira se ha apagado, sólo queda conquistar Troya y perder la vida. Aquiles está
destinado a morir por París, cumplir su destino y prevalecer. Se ha convertido en un
personaje redondo, evoluciono y vivió sentimientos de orgullo, tristeza, y compasión. En su
talón reside la flecha de Paris, y en la historia su leyenda.
Bibliografía
Baricco, A. (2005). Homero, Ilíada. Barcelona: Anagrama.

chevrel, P. B. (1994). Comprendio de literatura comparada. Madrid: Siglo veintiuno


editores.

Cotterel, A. (1989). Mits y leyendas volumen 1. Madrid: Debate.

Graves, R. (2006). Los mitos griegos 2. Madrid: Alianza editorial.

Homero. (1984). Ilíada. México: Orige S.A.

Ruiz, B. E. Reflexiones sobre la investigación literaria y el análisis de sus textos.

Villanueva, D. Glosario de narratología. Ediciones Júcar.