Anda di halaman 1dari 112

LA GRAN

OBRA THE BUILDERS OF THE ADYTUM

EL MODELO MAESTRO | CURSO V


The Builders of the Adytum

LA GRAN OBRA

CURSO V

EL MODELO MAESTRO

2
LA GRAN OBRA
(098)
EL MODELO MAESTRO
Lección 01

La consideración primaria en estas lecciones se encuentra en las


palabras de la TABLA DE LA ESMERALDA: "Todas las cosas
proceden de Una, por la mediación de Una, así todas las cosas tienen
su origen en esta Cosa Una por adaptación".

La Cosa Una es Luz Viviente, o Energía Radiante Consciente. Los


Cabalistas Hebreos tenían esto en mente cuando dijeron que todo
ciclo de manifestación, grande o pequeño, es iniciado por la
concentración de esta Luz Viviente que llamaron:

AUR

Sobre sí Misma, en un Punto dentro de Sí Misma. El punto interior, o


el Punto dentro del Círculo, está representado en el Modelo Maestro
(el diagrama del Árbol de la Vida), por el número 1.

Este punto es el Íntimo. Llamado RASHIT HA-GALGALIM:

"el principio de los remolinos", porque toda manifestación es el


resultado de movimiento vertical, rotante, espiral.

El Punto Central es llamado:

KETHER

La Corona, porque es el punto de control de todo lo externo y


subordinado a él.

3
En Kheter está asentado,

YEKHIDAH

El Indivisible, o el Único. Este es el YO UNO, el único YO, que es el


centro de realidad en todos los "yoes" manifestados. Es la Raíz sin
Raíz. Porque no puede ser dividido, Yekhidah se encuentra presente
como un todo en el centro de toda vida humana.

La totalidad de la Luz Ilimitada, LVX en latín, está concentrada en este


Punto Central.

AIN SUPH
AUR

En la manifestación de sí Mismo, este UNO, permanece siempre el


mismo; produce dentro de sí Mismo las manifestaciones (llamadas
Sefiroth, una palabra Hebrea que significa "numeraciones o
emanaciones”) que están numeradas 2 y 3. Esto es, el Uno reconoce
dentro de sí Mismo los aspectos de su propia naturaleza
correspondientes a los números 2 y 3. Esto no quiere decir que hubo
algún tiempo en el cual 1 existiera sólo sin 2 y 3. La secuencia de
ideas es lógica, no temporal.

Todos los números están en el Uno Primordial. Toda manifestación


está en el Punto Central. En el Modelo Maestro hay diez peldaños
("diez y no nueve, diez y no once") porque la mente humana está
constituida de tal modo que estos diez aspectos de la Realidad Una
incluyen todas las concepciones inteligibles. Debido a que la mente
humana está constituida así, estos diez aspectos de la Realidad Una
incluyen todas las concepciones inteligibles. Porque la mente humana
es en sí misma una imagen y semejanza de la Mente Divina, piensa
de sí misma en estas diez formas. Todas las versiones de la Sabiduría
Eterna, Orientales y Occidentales, están de acuerdo en esto.

La Luz Una, viviente y consciente se conoce perfectamente a Sí


Misma. El perfecto conocimiento de Sí Misma está representado por

4
el 2, porque ese conocimiento es la duplicación perfecta del Ser Real
de ese Uno, en esa completa auto percepción del Uno.

Los Cabalistas dan a esto el nombre de Chokmah, Sabiduría:

CHOKMAH

Agregan el título , AB, Padre, porque el Uno se conoce


como la perfección de todo aquello que es masculino e iniciativo.

Además Chokmah es llamado Masloth, la Esfera del Zodiaco:

MASLOTH

o Esfera de las Estrellas Fijas, porque el Uno se conoce a sí Mismo


como Luz, de la cual todas las luminarias (estrellas o soles) son
condensaciones en forma física. En el Universo físico, esta luz irradia
de las estrellas o soles y es reflejada por los planetas y sus satélites.
La misma energía radiante, idéntica consigo misma en todas partes
del espacio, es viviente. Por esto se dice que Chokmah, es el asiento
de

CHAIAH

Chaiah, la fuerza de vida universal, la cual está latente en el reino


mineral y progresivamente más y más activa en la escala de evolución
que se extiende ascendiendo a través de los reinos vegetales, animal,
humano... y más allá.

Conociéndose a sí Misma perfectamente, la Realidad Una conoce


también el resultado lógico de lo que sabe que es en sí Misma.
Mirando en sí Misma, ve lo que está en Sí Misma. Mirando, por así

5
decir, lejos de este aspecto de Sí Misma, percibe las consecuencias
necesarias de lo que encuentra en sí Misma.

Esta percepción intuitiva de las consecuencias de lo que sabe que es


en sí Misma, están designadas por el número 3 y esta es llamada
Binah, Entendimiento:

BINAH

Los Cabalistas llaman a Binah:

AMA, la Madre oscura y estéril

AIMA, la Madre embarazada y


brillante

Estos nombres son dados a Binah porque este aspecto de la Realidad


es la matriz de todas las posibles formas especializadas de expresión.
Ama, la Madre obscura y estéril, representa este aspecto de Ser,
anterior a la iniciación de un ciclo de manifestación del Poder de Vida.
Aima, la Madre brillante y embarazada, es el Vientre fértil del cual
fluyen todas las formas manifestadas durante tal ciclo de expresión del
Poder de Vida.

Además, Binah es llamada Sahbbathai, la Esfera de Saturno,

SAHBBATHAI

porque toda apariencia de manifestación especial y particularizada


necesita límites de cantidad, cualidad, masa, forma, etc. En la
terminología de la Sabiduría Eterna, el poder contráctil y limitante es
llamado Saturno. Observe, en relación con esto que el nacimiento de
las criaturas vivientes resulta de la contracción del vientre que lleva el
cuerpo durante su período de gestación.

A Binah se le atribuye Neshamah, el Aliento Divino.

6
NESHAMAH

Los Cabalistas dicen que no importa cuán gravemente pueda pecar un


ser humano, este Neshamah nunca se encuentra implicado. Es el
aspecto más elevado del Alma, el asiento del conocimiento intuitivo del
Poder de Vida de todo lo que Es y de todo lo que inevitablemente
debe conducir a manifestación a causa de lo que ella sabe que es en
SÍ Misma. En el hombre, Neshamah es la fuente del conocimiento
intuitivo de la verdad espiritual. Es, también, la causa suprema de guía
en el progreso del hombre hacia la maestría.

Estos tres Sefiroth, Kether, Chokmah y Binah, constituyen la Triada


Superna o Divina. Eterna, inmutable, sin principio o fin; esta Divina
Triada es esencia de la Realidad más allá y en toda manifestación de
la Vida Una. Recuerde, esto es verdad de todas las formas de
manifestación, cualquiera que pueda ser la escala de tamaño o
importancia relativos, según las medidas de los promedios humanos
ordinarios. Todo recurso que su ingenio pueda sugerirle debe ser
empleado para intensificar su percepción de que la Triada Superna ha
sido siempre, es ahora y será eternamente la realidad íntima de su
ser.

La Triada Superna o Suprema, está reflejada en los tres Sefiroth que


constituyen la individualidad humana, distinguiéndola de la
personalidad humana. Cualquier cosa que sea real en la personalidad
humana es en verdad una expresión directa de la Luz Una Viviente.
No hay individualidad separada. Ni hay personalidad alguna separada.
Todo está relacionado, lo uno con lo otro. Todos son aspectos del
UNO.

El Sephira numerado 4, es llamado Chesed o Beneficencia, o


Gedulah, Majestad o Magnificencia.

CHESED

GEDULA

7
Chesed es conocido también como la Inteligencia de Medición, porque
es la base de todo ajuste, medida, orden y adaptación.

Se dice que Chesed es la Esfera de Tzedek, o Júpiter. Este es el


"padre celeste", quien era la antigua personificación del principio de
regulación Benéfica.

La base de todo ajuste y regulación es la memoria. Memorias


mecánicas, como sistemas de archivo, índices y libros de cuentas, son
la base del orden en los negocios. Lo mismo puede decirse de todo
campo de actividad humana en el cual sea necesario planear para el
futuro. Los planes son desarrollados a través del estudio de registros
de ejecuciones pasadas.

Análogamente, el curso total de la evolución es un desarrollo ordenado


que se hace posible porque la Vida Universal tiene memoria perfecta.
Este es el por qué la memoria cósmica está asociada en el Modelo
Maestro con el número 4 y con el cuarto Sefirah. Todo punto del Ser
Manifestado es un foco de memoria perfecta. La Vida Una recuerda
perfectamente todo cuanto ella es en SÍ Misma y todo suceso en la
serie de sus expresiones. Nada es olvidado. Nada se encuentra más
allá de la rememoración. La memoria humana es simplemente una
fase de este registro cósmico.

La voluntad concierne siempre a la acción y se concentra en el futuro.


La voluntad se dirige siempre hacia la producción de alguna clase de
cambio y la voluntad resulta en acción. Así como el Entendimiento es
un opuesto polar de la Sabiduría, así la Voluntad, comprometida con la
acción prospectiva, es un opuesto polar de la Memoria, la cual es el
registro de acción ya ejecutada.

La Voluntad no es un poder individual o personal. Cuando Jesús dijo:


"No tengo voluntad, salvo hacer la voluntad de Aquel que me ha
enviado", pregonó un descubrimiento. Sus palabras no fueron
solamente una proclamación relativa a su actitud personal hacia la
Vida Una. Los Sabios están de acuerdo con él. Los engañados
piensan del "poder de voluntad" como de algo de "su propiedad".

Todo ser humano es enviado a manifestación por el Yo Central. Todo


hombre o mujer es un órgano de expresión para ese Yo. La Voluntad

8
de ese Yo es perfectamente libre. Así que, estamos en lo correcto
cuando sentimos dentro de nosotros una fuente de libre voluntad.
Estamos equivocados cuando suponemos que la causa de la voluntad
es personal.

Como la Voluntad tiende siempre hacia la acción y la transformación


se encuentra relacionada con la idea implicada en la palabra "ley". En
una monarquía absoluta, la ley es la voluntad del rey. En una
democracia, la ley es la voluntad del pueblo. La ley, como voluntad,
mira hacia el futuro y se propone la regulación de la acción
prospectiva. Las leyes efectúan cambios y como los cambios
necesitan destrucción de formas inútiles; para hacer lugar a mejores
formas, la Voluntad y la Ley son atribuidas al quinto Sefirah.

Este tiene tres nombres:

PACHAD

GEBURAH

DIN

EL primero es Pachad, Temor y representa la emoción inducida en


muchas mentes por la sola presencia de hombres y mujeres en
quienes la fuerza de voluntad fluye poderosamente. La misma
emoción es causada por quienes en la acción violan la ley.

El segundo nombre es Geburah, que significa “Fuerza”, aunque es a


menudo traducido “Severidad". Esto no requiere explicación.

El tercer nombre es DIN, Justicia. Este representa el aspecto más


elevado de la Ley de la Voluntad. Incidentalmente, nos proporciona
una norma. Ninguna regulación injusta es una ley real. Ninguna
voluntad injusta es verdadera voluntad. Por lo tanto, quien ejerce lo
que supone ser “voluntad”, sin considerar los derechos de los demás,
se engaña a sí mismo y demuestra a los más sabios que es realmente
un esclavo de sus propios engaños.

9
De su asociación con poder, voluntad y acción se hace al quinto
Sefirah, la Esfera de Marte (en Hebreo, Madim; poderes, fuerzas,
Marte). Aquí es bueno recordar que Marte tiene otras funciones,
además de las relacionadas con la guerra. En la época Romana,
Marte era adorado como el protector de la agricultura y el guardián de
los ganados. Se le suponía como dador de fertilidad a los campos.
Huellas de esto se encuentran en las ideas astrológicas acerca de
Marte y estas, debemos recordar, tienen su fundamento en la
subconsciencia colectiva de la humanidad, con su almacén de
experiencia recordada. Todos los mitos son extraídos de esta misma
tesorería y todos tienen una vitalidad y valor indestructibles para
nosotros, si sabemos cómo mirar a través de sus velos, la verdad que
se encuentra detrás de ellos.

El Ego humano es una reflexión directa del Yo Uno. Es ese Yo Uno


operando en un campo individualizado de expresión. Es un punto de
concentración para los poderes que están sobre, detrás y dentro de él.
Es, también, un centro a través del cual estos poderes irradian a los
cuatro aspectos de la Realidad que se encuentran por debajo (o
subordinados), frente a, (como una máscara oculta el rostro, o un traje
cubre un cuerpo) y aparentemente fuera de él.

La función primaria del Ego es la formación de imágenes mentales.


Esto es lo que los Hebreos llamaron Ruach, una palabra que, como
Neshamah, significa "aliento"; pero también significa lo que San Pablo
y otros escritores del Nuevo Testamento indicaron con Pneuma. En la
Biblia Inglesa, ambos, Pneuma y Ruach son traducidos "Espíritu". El
Espíritu es el foco de poderes que descienden a él procedentes de
centros superiores y es también el punto de control sobre poderes
subordinados de la personalidad.

Así como la Triada Superna es eterna, así lo es su reflexión, la Triada


de la Individualidad. Esta Triada Egoica es la Mente Superior y el Ego,
o Alma Superior, es el punto en el cual se concentran los poderes de
esta Triada. El Ego nunca ha nacido. Nunca morirá. El Ego, además,
es Uno con el Yo que refleja y con el cual se encuentra en eterna
unión. Así que, el Ego es lo que realmente significa el misterioso
término "Cristo" del Nuevo Testamento.

10
"Cristo" es el español para Christos, que significa "Ungido", (y por
implicación “regio” o “majestuoso”) que es también el significado del
Hebreo Messiach o Mesiah (Mesías).

En consecuencia, la enseñanza esotérica es que los hombres y las


mujeres no tienen egos personales, así como no tienen voluntades
separadas, o memorias personales separadas. Este engaño de la
separatividad se encuentra en el fondo de todos los males que
aquejan a la humanidad sufriente. Cuando un ser humano tiene éxito
en desplazar su centro de consciencia, de los centros inferiores al
verdadero Ego, estos engaños se disipan y con ellos el sufrimiento
que causan.

Todos los salvadores y todos los reyes sacerdotes son, en los mitos
de la humanidad, asociados con el sol. Así encontramos que el sexto
Sephira en el Árbol de la Vida es, también, la “Esfera del Sol”.

KHAMMAW

SHEMESH

Los dioses solares son dioses de Justicia y de administración de


justicia. Por eso Apolo, entre los Griegos, era el premiador y
castigador, así como también el patrón de las artes, especialmente de
la música. La deidad Egipcia Osiris es también un dispensador de
recompensas y castigos, un dios de fertilidad y un dios solar. En el
Nuevo Testamento, el "Hijo del Hombre" es un juez, un rey, una fuente
de fertilidad (porque de Él Fluye el agua de la vida), y es llamado "Sol
de rectitud”.

Apolo era venerado por los Griegos y los Romanos como un dios que
se deleitaba en fundar pueblos y ciudades y en el establecimiento de
constituciones civiles. Análogamente, el Libro de la Revelación
presenta a Cristo como el fundador de un nuevo orden del mundo y
simboliza la perfección de Su reino como una ciudad, la Nueva
Jerusalén, la cual es también la Novia de Cristo.

11
Podríamos continuar a través de los mitos de otras religiones del
mundo y encontrar interminables variaciones y repeticiones del mismo
tema. En nuestro Modelo Maestro, todos están asociados con el sexto
Sephira, llamado Belleza, Tiphareth, y teniendo también los nombres
de Adam (designando la humanidad genérica), Melek, Rey y Ben, Hijo.

TIPHARETH

Recuerde, el Ego asentado en Tiphareth es el Ego de toda la


humanidad. Hay solamente un Ego. "Su" Ego es "mi" Ego y "nuestro"
Ego es "su" Ego. Así como un sol calienta el mundo, el Ego uno envía
su poder a las vidas humanas. Como dice el BHAGAVAD-GITA, este
Ego mora en los corazones de los hombres, pero ningún templo
humano es su habitación exclusiva.

El séptimo Sephira es una reflexión directa del cuarto, de la misma


manera como el cuarto refleja al segundo. Este es el campo de
operación de la naturaleza del deseo. Este es el Karma Manas de
algunos sistemas orientales.

El deseo está basado en la memoria. Deseamos repetir experiencias


pasadas, aunque las memorias sean totalmente subconscientes.
Entonces, los deseos se manifiestan como impulsos instintivos hacia
la acción. La memoria está detrás de todo esto. La mente personal
deforma a menudo el deseo. Nos presenta formas erróneas de deseo
y con nociones erróneas de los medios que debemos usar para hacer
que nuestros deseos se hagan realidades. No obstante, es
fundamentalmente verdad que la esencia interior de todo deseo es
buena.

Las religiones del mundo, aún una religión tan severa como el
Budismo, no condena el deseo mismo. Los intérpretes del budismo
han caído en este error y hay sectas de budismo que condenan el
deseo. No así Buda mismo. Lo que él enseñó fue lo que los grandes
videntes y profetas habían enseñado, calmar el deseo por la
realización, vencer la sed por la completa satisfacción.

12
Todo deseo es una promesa. El deseo hace su primera aparición
como sentimiento de carencia, de hambre, o el estado de no tener o
gozar de lo qué es deseado.

En verdad no hay carencia, ni imperfección, ni defecto, en la Vida Una.


Nada está faltando a Su perfección. La omnipotencia nunca falla.
Somos manifestaciones de un proceso de triunfo. Por esto está escrito
que antes de que llamemos se nos responde. Nuestros deseos son
realizaciones germinales de lo que somos y de lo que podemos ser
realmente.

En consecuencia, en el Modelo Maestro, la naturaleza del deseo es


atribuida al Sefirah llamado Netzah, Victoria:

NETZACH

Es el primero de los tres Sefiroth que constituyen la Triada Personal, o


Triada de la Mente Inferior.

Si estudia el diagrama cuidadosamente, verá que Netzach tiene la


misma relación geométrica con Geburah que aquella de Geburah con
Chokmah, de Tiphareth con Keter, o de Chesed con Binah. El Alma
Superior (Ruach) refleja al Yo Uno (Yekhidah). La voluntad es la
reflexión de la Fuerza de Vida eminente (Chaich en Chokmah). La
memoria es un registro del perfecto conocimiento intuitivo de Sí Misma
en la Vida Una y de lo que se deriva de lo que Ella sabe que Es en Sí
Misma. El deseo es, análogamente, una reflexión de la verdadera
Voluntad. Nosotros deseamos lo que Dios se propone. Es la forma que
toma un deseo, o los medios elegidos para satisfacerlo, lo que puede
necesitar rectificación. La esencia de cualquier deseo, repetimos, es
siempre buena.

Netzach, el asiento de la naturaleza del deseo, es, también, NOGAH,


la Esfera de Venus. En el Modelo Maestro, Venus misma está
asignada al sendero que conecta el segundo Sefirah, asiento de la
Fuerza de Vida, con el tercer Sefirah, asiento del Alma Divina,
Neshamah. En el Tarot, la Clave 3, la Emperatriz, simboliza a Venus,

13
pero el séptimo Sefirah, Netzach, es la Esfera, o campo de actividad
personificado en tal forma.

La Venus Romana es también identificada con la Diosa Griega


Afrodita; y Afrodita, a la vez, era una adaptación Griega de los poderes
personificados en la religión Semítica por Astarte o Ashtoreth. Los
Romanos llamaron a Venus Victriz, o Victoriosa y esto la relaciona con
el séptimo Sefirah, puesto que Netzach significa Victoria.

El octavo Sefirah refleja el quinto. Es, también, el opuesto y


complementario del séptimo. Su actividad especial es el poder
discriminativo del Intelecto, ocupado principalmente con la sabia
selección de formas y métodos para satisfacer nuestros deseos,
nutrirlos por la selección de medios apropiados y conducirlos a plena y
completa perfección por medio de realizaciones verdaderas.

Nuestro uso del intelecto con estos fines concierne grandemente con
el futuro. Así que HOD, como los dos Sefiroth sobre él, el Modelo
Maestro (Geburah y Binah), en el costado izquierdo del Árbol, tiene
que ver con aquello que es prospectivo, con lo que mira hacia
adelante. En consecuencia, en las frases numeradas del Arquetipo
Maestro, la octava dice: “Espero confiado la perfecta realización del
Eterno Esplendor de la Luz Ilimitada".

El nombre Hod, significa "esplendor" y procede de una raíz Hebrea


derivada de un sustantivo que designa el pecho femenino. Por esto las
ideas de nutrición y satisfacción del hambre, están directamente
relacionadas con el nombre del octavo Sefirah.

Como reflexión del quinto Sefirah, el octavo sugiere que las


operaciones del Intelecto, en su trabajo de conducir los deseos a
fruición, tienen éxito en la misma extensión en que reflejan con
exactitud la Voluntad Divina, en que están de acuerdo con la ley
natural.

Todos los deseos y todas las actividades del Intelecto, tienen su efecto
directo sobre lo que la psicología moderna llama subconsciente o
inconsciente. A este campo de actividad, además descienden varios
impulsos directivos procedentes del Espíritu Central, o Ego asentado

14
en Tifareth. Este campo de actividad mental subconsciente es lo que
los Cabalistas llaman

NEFESH

O Nefesh Chai. La sola palabra Nefesh significa, como Neshama y


Ruach, simplemente "Aliento". Al agregar Chai a Nefesh se forma
"Aliento de Vida".

Estos términos hebreos para designar el inconsciente, son


equivalentes al uso de psique en el Nuevo Testamento. Designan el
"Alma Animal" pero, puesto que el Aliento de Vida está activo también
en el reino vegetal y se encuentra presente aunque adormecido o
latente, aún en el mundo mineral quizá podría ser llamado mejor Alma
Vital, sin embargo, en muchos textos de la Sabiduría Eterna es
mencionado como Alma Animal.

La actividad de esta Esfera es la base de toda manifestación


exteriorizada y física. Este seguro de comprender esto como el
significado exacto del sustantivo hebreo Yesod, Base o Fundamento,
el cual es el nombre del noveno Sefirah.

Yesod es la base de lo que se encuentra bajo él, en el diagrama del


Árbol. Es el fundamento de las actividades que parecen encontrarse
por sobre él en el diagrama. Es la base solamente de las
manifestaciones de Nombre y Forma, externas e incorporadas. La
raíz del Árbol de la Vida es el primer Sefirah, Kether y este Árbol,
como aquellos de las mitologías de la India y Escandinavia, cuelga
invertido. Yesod es el Fundamento de Malkuth, el Reino. Debido a que
reúne y refleja las influencias que descienden de arriba, se dice que
Yesod es Levanah, o Lebanah, la Esfera de la Luna.

En Mitología, Yesod es relacionado con la misteriosa divinidad Hécate,


identificada con Selene o Luna en el cielo, con Artemis o Diana en la
tierra y con Perséfone o Proserpina en el Averno. El Averno, o aquello
que está abajo y sostiene el plano físico, es Yesod. Como Artemis, ella
es una diosa lunar, gemela de Apolo, el dios solar. En el diagrama la

15
reflexión de Tipehret, Esfera del Sol, es Yesod, Esfera de la Luna. A
Hécate le fueron atribuidos poderes misteriosos de magia, brujería y
semejantes y estos son precisamente los poderes asociados ahora
con la subconsciencia.

Bajo Yesod está Malkuth, el Reino, el décimo Sefirath, el cual es el


fruto o consumación del Árbol de la Vida. A Malkuth se le asigna el
aspecto de la personalidad más inferior y más externo, el cuerpo
físico. En Hebreo este es llamado, Guph. De esta palabra a través del
Yiddish, procede el término "Goofy" (vulgarismo inglés) para describir
un estúpido que es "sólo cuerpo".

No existe tal cosa como un cuerpo separado. Todo cuerpo físico, ya


sea mineral, planta o ser humano, es verdaderamente un foco de
varias energías. La física clasifica ahora las formas de la materia como
energías radiantes, fluidos, gases y sólidos. Los antiguos físicos
usaron los términos, fuego, agua, aire y tierra. Malkuth es atribuido a
estos cuatro "elementos", porque todo en el Reino es una combinación
de varias proporciones de Fuerzas radiantes, fluidos, gases y sólidos.

La forma de un cuerpo es relativamente estable, pero sus partes


componentes cambian continuamente. Un cuerpo es como un
remolino, o un surtidor o el cono de un ciclón. Tiene forma definida y
propiedades definidas, pero su forma persiste solamente mientras el
cuerpo es mantenido por su Yo Central; su continuidad en tiempo y
espacio es debida al hecho de que este es un campo de fuerzas
coordinadas.

Las fuerzas pueden tomar forma como un mineral, como un conjunto


de moléculas formando un cristal. En la planta, pueden ser la base de
un grupo de células. En los cuerpos animales y humanos, hay una
más compleja organización y estructura. No obstante toda célula,
molécula y átomo de cualquier cuerpo físico, es realmente un
agregado de puntos de luz sostenidos juntos por el poder de un núcleo
central del Espíritu. Los cuerpos son como remolinos o vórtices. Sus
partes componentes están continuamente entrando y abandonando el
campo, relativamente estable, que conocemos como cuerpo. Esto es
verdad, aún de los cristales y de otras formas minerales, aunque los
elementos entrantes y salientes de estos son radiaciones
electromagnéticas. Este hecho, por mucho tiempo conocido de los

16
alquimistas, está empezando a ser comprendido por los físicos
modernos.

La máscara corporal externa es mantenida por el Alma Vital en Yesod,


bajo la dirección del Ego. El Ego, a su vez, se encuentra bajo la
dirección del más interno Yo, el indivisible Yekhidah, asentado en
Kether. Cuando el cuerpo físico y el Alma Vital son perfectamente
responsivos al Ego, este último puede y así lo hace, mantener la
existencia de su vehículo físico por un periodo de tiempo mucho mayor
al período de vida normal del hombre. Esta condición de sensibilidad
perfecta es uno de los signos del Adeptado y las personas que han
alcanzado este grado de realización tienen poder para integrar y
desintegrar sus vehículos físicos. Así se encuentran libres de la
necesidad de la muerte y del nacimiento. Mientras el centro de la
consciencia humana permanezca fijo en Nefesh, en el Alma Vital, la
muerte y el renacimiento son inevitables. El grado inferior de dominio
sobre el cuerpo es expresado cuando la percepción consciente está
casi totalmente limitada a Guph, el cuerpo mismo y su medio
ambiente. Aquellos cuyas mentes están fijas en lo externo se
encuentran a merced de lo externo.

La realización espiritual consiste en hacer el foco de consciencia más


interior. Esto es lo que Jesús significó por "ser elevado". Porque el
"cielo", al que ascendió Jesús, es ese mismo centro interior del ser
exteriorizado. Aún los mutilados relatos de nuestros Evangelios
fragmentarios hacen esto claro. Los pintores religiosos que
representan a Jesús volando hacia el cielo usan un símbolo tosco para
representar la elevación de la tasa vibratoria por la cual un Adepto
puede hacer que su cuerpo físico parezca desmaterializarse. Cuando
esto es efectuado, hay una etapa intermedia en la que el cuerpo
desmaterializándose parece semejante a una nube. De ahí que el
relato del Evangelio acerca de la ascensión dice: "Una nube lo recibió
fuera de su vista". La persecución religiosa, por una parte y la ciencia
inadecuada por otra, han mantenido estas doctrinas de la Sabiduría
Eterna más o menos esotéricas. Ha llegado ahora el tiempo en que
deben ser proclamadas más ampliamente, o estamos en peligro de
regresar a la Edad de Oscurantismo. Porque el conocimiento de la
constitución del hombre conduce a dos consecuencias:

17
1.- Le enseña al hombre como dirigir su vehículo personal, como
aumentar su eficiencia y como prolongar su existencia.

2.- Promueve un mejor entendimiento de sus relaciones con su medio


ambiente y con otros seres humanos. Así establece una base
científica para la genuina democracia.

Ambos aspectos de esta doble consecuencia ocuparán nuestra


atención en lecciones subsecuentes.

18
19
LA GRAN OBRA
(099)
EL MODELO MAESTRO
Lección 02

La primera etapa de la "separación de lo sutil de lo denso, de la tierra


del fuego", es precedida por alguna preparación. Esta consiste de
prácticas mentales que nos hacen comprender que aún la más
pequeña de nuestras actividades personales tiene, también, un
aspecto cósmico.

Hoy esto es más fácil de comprender que hace algunos siglos. Bajo la
benéfica guía de la misma Escuela Interna que dio este Modelo
Maestro al mundo, el progreso de la ciencia ha conducido a
materialistas, duros de cabeza y de corazón, hasta un punto de
conocimiento donde no pueden dejar de ver que las mentes y cuerpos
humanos se encuentran inextricablemente ligados con la actividad
cósmica total. A más aprendemos, se hace evidente que, como
personas, somos lo que somos debido a innumerables impactos de
energía sobre nosotros y operando a través de nosotros. No vivimos
solos. No pensamos solos. "De nosotros no podemos hacer nada”.

Mucho depende, no obstante, de cómo entendemos esto. Si tomamos


la vía materialista, el conocimiento progresivo de nuestra dependencia
total en corrientes de fuerzas cósmicas, siempre cambiantes, nos
sumergirá en un determinismo desvalido y desesperante.

El mundo ha marchado en esta forma desde mediados del siglo


diecinueve. Ha ido de mal en peor y hasta ahora hemos visto activas,
en muchos países y amenazándonos gravemente aquí en Occidente,
las graves consecuencias de creer en el determinismo materialista.

Opuesto a ese error está la filosofía subyacente del Americanismo en


el sentido de Walt Whitman. Del Americanismo como está definido en
la Declaración de Independencia y en la Constitución del
Americanismo de Lincoln, olvidado por usureros codiciosos que
comenzaron a desviarse de él tan pronto como Lincoln fue asesinado.
Del Americanismo que comienza con la proposición de que toda
unidad en la estructura social, cada persona, tiene un lugar como una
de las piedras que constituyen el templo de la sociedad. El

20
pensamiento semilla de esta filosofía es lo que la TABLA DE LA
ESMERALDA significa por: "Todas las cosas proceden de Una".

Los seres humanos pueden trasladar el centro activo de consciencia


personal de la mera percepción corporal, (10º Sefirah, el Reino), hacia
atrás y hacia el interior, hasta alcanzar el Centro, (Primer Sefirah, la
Corona). La unidad de la vida es experimentada directamente en este
Centro, como el "YO SOY".

Quienes establecen contacto con la Escuela Interna pueden seguir el


mismo Sendero que transitaron los Grandes que marcharon antes de
nosotros por esta vía. Los registros de los antiguos procedimientos
han sido preservados para nosotros en el Árbol Cabalístico de la Vida
y en las técnicas de entrenamiento del Tarot.
Aún en los fragmentos literarios que sobreviven, encontramos estos
hechos sobresalientes. Los antiguos Misterios dan a sus discípulos
algo más que creencia, algo más que doctrinas, algo más que teoría.

Tienen un sistema de prácticas graduadas, conocidas como el


Sendero del Retorno y basadas en el Modelo Maestro (diagramas del
Árbol de la Vida). Cuando la Vida Una ha desenvuelto un instrumento
que tiene capacidad de consciencia plena, entonces se hace posible
viajar por el Sendero del Retorno, del décimo Sefirah (el Reino), hacia
atrás y hacia el interior hasta el primer Sefirah (la Corona), el YO SOY.
El verdadero crecimiento espiritual no busca escapar del Reino como
está simbolizado por el décimo Sefirah. Cada grado de realización
tiene por objeto conducir los poderes del resto del Árbol de la Vida
hacia plena manifestación o expresión, de modo que el Reino de los
cielos pueda manifestarse aquí en la tierra.

El resto de este curso seguirá el Árbol hacia atrás y hacia el interior,


proporcionando una breve visión de la evolución de la consciencia. Por
ahora, puede pensar de los Sefirath del décimo al séptimo, como
representando los poderes de la personalidad. Del seis al cuatro,
simbolizan el Alma Superior. Del tres al uno se muestra la Tríada
Superna, o triple aspecto del Yo Cósmico.

Las prácticas graduadas conducen al conocimiento directo. Esta es la


clase de conocimiento que San Pablo llamó epignosis, "conocimiento
asegurado". Este conocimiento exacto incluye la absoluta certeza del

21
hecho de la inmortalidad humana. Confiere absoluta certeza de la
realidad de Dios. Despierta en los iniciados una realización efectiva de
la verdad de que la Divina Realidad y el Yo esencial del hombre no
son dos, sino Uno.

Coloca a sus poseedores en la senda de llegar a ser instrumentos


conscientes de la expresión de la Voluntad Primaria y Divina. Para las
personas simples que se aferran a sus palabras, Jesús mencionó el
procedimiento práctico en lenguaje sencillo. Así, también, San Pablo,
quien dice en alguna parte que él fue cuidadoso en todo lo que dijo y
escribió, para evitar sutilezas de la jerga filosófica de su época. Y aún
es verdad que los grandes principios pueden ser aprendidos por niños,
practicados por hombres y mujeres ignorantes, utilizados con buen
efecto por personas con poco de que alardear en cuanto a
realizaciones intelectuales.

El hecho de que esto sea verdad conduce a algunos a cometer el error


de suponer que tal conocimiento y tales prácticas, que se encuentran
al alcance de la comprensión de los no privilegiados, es todo cuanto
alguien necesita. Así podríamos decir que no hay necesidad de
investigación eléctrica porque cualquiera puede aprender a encender
una luz eléctrica o a conducir un automóvil.

La Sabiduría Eterna tiene algo que ofrecer a todo tipo de personalidad


humana. Los grandes procedimientos fundamentales son para todos.
Algunos de los desarrollos requieren conocimiento más amplio y
profundo y requieren habilidad desenvuelta por intenso entrenamiento.
En cualquier generación dada de humanidad, las realizaciones más
elevadas están reservadas para los pocos poseedores de aptitudes
especiales y de habilidades excepcionales.

No obstante, hay una vía abierta para todos que conduce a estas
manifestaciones superiores de las posibilidades latentes de nuestra
humanidad. Nada nos retiene sino nuestra carencia de capacidad para
comprender y falta de habilidad para aplicar. A medida que gira la
rueda de encarnación, los novatos de hoy llegan a ser los Adeptos del
mañana. Nuestra capacidad y habilidad presentes son los frutos del
trabajo y del estudio efectuados en niveles inferiores de realización de
la pirámide humana. Lo que aprendemos y aplicamos ahora nos
prepara para más grandes cosas en el futuro.

22
Así que estas lecciones, en cierto sentido, son carne para adultos,
más bien que leche para bebés. Presuponen capacidad de su parte
para comprender los principios explicados. Dan por supuesto alguna
medida de habilidad, el fruto de su trabajo en previas encarnaciones.
Asumen su deseo de trabajar.

Nuestro es un día de fatal súper-simplificación. Más de una voz de


advertencia se ha pronunciado en contra de nuestro plan de estudios
demasiado suave, notablemente la de Ernest Dimnet (1866-1954), en
su ARTE DE PENSAR. "Lecciones fáciles" en todo bajo el sol ha
desenvuelto una raza de chapuceros.

Debe hacer trabajo duro, aún faena penosa, al principio. Hace años,
cuando empezamos a enseñar, caímos en el error de tratar,
infructuosamente, de hacer las cosas fáciles. Quizá ahora pueda
parecer que erramos en la dirección opuesta y hacemos las cosas
demasiado difíciles. No obstante, la experiencia nos ha enseñado, en
su amarga escuela, que solamente aquellos que se dedican a
aprender los elementos de ocultismo; los alfabetos; los trucos,
aparentemente sin sentido, con los números; las ramificaciones del
Árbol de la Vida y todo lo demás, llegan realmente a alguna parte con
la Sabiduría Eterna.

Conocemos muchas personas que dejaron su trabajo porque lo


consideraron demasiado difícil, o porque no podían ver la razón
práctica de aprender símbolos y gematría. Hemos seguido su historia
subsiguiente con dolorido interés. Pasaron rápidamente de uno a otro
instructor, leyeron libro tras libro, estudiaron un curso tras otro,
seducidos por promesas de una “forma fácil”. Unos pocos regresaron y
se pusieron realmente al trabajo. El resto son por esta época
confirmados probadores de toda novedad, a más extravagante mejor
les parece y no se encuentran más cerca de la realización que hace
veinte años. Los pocos que tuvieron fe y que han trabajado realmente,
han cosechado su recompensa de conocimiento directo y habilidad
superior en la administración de las circunstancias.

Llegamos ahora al pensamiento central de esta lección y suponemos


que usted ha hecho algún esfuerzo consciente y que por consiguiente
ha profundizado en cierta medida en la consciencia de ser una "Mano
de Dios", un instrumento en la administración del reino universal de la

23
ley. Si conoce el Tarot, quizá de la Clave 21 ha aprendido que su
experiencia personal es parte de la Danza de Vida. De la Clave 20
puede haber recibido alguna percepción profunda de la verdad del
renacimiento continuo. Puede haber aprendido que esa resurrección
es un proceso, más bien que un suceso. Nos deshacemos diariamente
de los ataúdes de limitación del ayer. La trompeta del ángel suena, no
solamente una vez, sino una y otra vez.

Si ha seguido la instrucción dada, ha sentido probablemente algún


movimiento de la vida obscura y misteriosa que la psicología moderna
llama el inconsciente o Subconsciente. Si ha observado sus actos, sus
pensamientos y particularmente sus emociones, desde que recibió la
Lección 1 de SIETE PASOS, habrá notado cuanto de su vida mental y
cuanto de su reflexión en su actividad física, procede del nivel más
profundo del Alma Vital, representada por el noveno Sefirah en el
ÁRBOL DE LA VIDA.

Si es muy sensitivo, quizá ha percibido que no poco de lo que viene a


foco en pensamiento consciente, entre en su vida personal procedente
de otras vidas, no todas ellas humanas. Los muy, muy sensitivos
habrán obtenido algún conocimiento directo de que nuestros animales
domésticos y nuestras flores, tanto como nuestros compañeros
humanos viven en nosotros y nosotros en ellos. Así, obscura o
intensamente, de acuerdo con su temperamento y el vigor de su
práctica, aprenderá la lección de que el Alma Vital universal es
verdaderamente el Fundamento del Ser Eterno sobre el cual descansa
la casa de su existencia personal.

En la Clave 20, este Fundamento Eterno está representado como un


mar. En la Clave 18 es el pozo de donde el cabrajo asciende al
sendero. En la Clave 19 es el césped donde los niños danzan en un
anillo de hadas. En la Clave 14 es la fuente donde el Aguador derrama
el fluido de sus dos cántaros.

El próximo paso de ascenso nos conduce al lado izquierdo del Árbol


de la Vida y al octavo Sefirah, el asiento del Intelecto. Porque antes de
que podamos ir directamente al centro del Árbol, donde está asentado
el Ego, debemos obtener un mejor entendimiento de las Esferas de
Mercurio y de Venus, del Intelecto y de su opuesto y complementario,
el Deseo.

24
El octavo Sefirah es la esfera de Mercurio y en los libros de los
alquimistas aprendemos mucho concerniente a este Mercurio de los
Sabios. Todos ellos insisten en que hasta conocerlo y conocer sus
usos, todos nuestros esfuerzos para efectuar una sublimación, todos
nuestros esfuerzos para elaborar la Piedra del Sabio están
condenados al fracaso. Después de que conocemos el Mercurio y
ganamos alguna habilidad en su uso, aplicamos lo que aprendemos a
la Esfera de Venus, (séptimo Sefirah), la cual estudiaremos en la
Lección 3. Lo que los alquimistas llaman Mercurio de los Sabios es lo
que los Cabalistas llaman "Inteligencia Perfecta”.

En Hebreo, "Perfecto" es , Shalom. Esta palabra


tiene una gran variedad de matices de sentido. Entre ellos se
encuentran: paz, salud, prosperidad, entereza, integridad, perfección,
amistad y bien de toda clase.

Observe que la letra inicial de Shalom, es SHIN, la letra


atribuida a la Clave 20. El principio de todo bien, de toda paz, de toda
prosperidad y felicidad, es la firme convicción (demostrada más tarde
por experiencia directa), de que toda vida es vida eterna, que la
mortalidad es solamente una apariencia, que en verdad ninguno de
nosotros muere nunca. Aferrarse a esta convicción cuando es
solamente una convicción, hacer esta suposición cuando es solamente
una suposición, es un acto de voluntad.

Porque para aferrarse fuertemente a ella debemos afrontar


audazmente todas las apariencias de lo contrario. Mucho de lo que
parece ser real y es considerado como real por la mayoría de la
humanidad, desmiente la idea de la inmortalidad. Los periódicos
diarios contienen largas listas de muertes causadas en toda forma.
Aprender a ver que todo esto es solamente cambio, desenvolver una
comprensión clara de que lo real tras la máscara de la apariencia
corporal es eterno e indestructible, requiere vigoroso ejercicio de
cerebro y voluntad.

Esto es lo que la alquimia llama la fijación de lo volátil. Esto requiere


trabajo. Algunos lo encuentran más duro de efectuar que otros, pero
esta es la primera etapa en un avalúo de su lugar en el esquema de

25
las cosas. Usted es, real y verdaderamente, inmortal. Lo sabrá
oportunamente. Por el presente, debe dirigirse a la práctica intelectual
de ver que toda porción de evidencia presentada por la ciencia
contradice directamente la apariencia superficial de la realidad de la
muerte.

Lea esa última frase una y otra vez, hasta captar su significado. Toda
porción de evidencia, todos los descubrimientos establecidos por la
ciencia indican el hecho de la vida eterna. Ninguna evidencia sostiene
la creencia racial en la muerte. Dudar de la inmortalidad en esta edad
científica es confesar la incapacidad de pensar las inevitables
consecuencias lógicas del conocimiento demostrado. ¿Cuál es el
testimonio universal en todo departamento de la ciencia? Las formas
cambian pero la energía de la que están compuestas es indestructible.
Interminables transformaciones, infinitas adaptaciones, pero la Cosa
Una está siempre aquí y esta Cosa Una es todo lo que hay de Usted.

Aún los elementos de nuestra existencia física son eternos. Un cuerpo


humano es solamente un conjunto de vibraciones de energía
mantenido en forma humana por la presencia de modelos etéricos y
astrales. Estos a la vez, son mantenidos por el arquetipo de la
personalidad, sostenido en el centro, donde mora el Ego. Antes de que
usted naciera, el Ego usó las células de su padre y de su madre como
base material sobre la cual construir el cuerpo que tiene ahora.
Ninguno de sus padres hizo su cuerpo. Usted lo hizo. El Ego
encarnante es el hacedor de cada cuerpo humano. El usa las células y
los cromosomas contribuidos por ambos padres. El supervisa las
sucesivas etapas de la gestación. Él, la entidad espiritual, persistiendo
eternamente, el Alma Superior, es el modelador de estos vehículos
externos.

Así, si uno pregunta: "¿Quién lo hizo a usted"?, puede responder, con


el Catecismo: "Dios me hizo" y estará en lo correcto. Sin embargo,
estará afirmando una verdad fundamental si dice: "Yo me hice".
Porque siempre que dice "Yo" habla de la misma Cosa Una que los
hombres tienen en mente cuando dicen "Dios". Feliz de usted si
cuando dice "Yo", sabe y quiere significar lo que el sabio comprende
cuando dice "Dios".

26
Puede preguntar: "¿Por qué tanta insistencia en el aspecto intelectual
de esto?". Simplemente porque lo que nos proponemos es producido
por el uso correcto de nuestro equipo intelectual. El intelecto forma y
siembra las semillas del futuro. Por esto, en la frase 8 del
ARQUETIPO MAESTRO, decimos: "Espero confiado la perfecta
realización del Eterno Esplendor de la Luz Ilimitada". Algunas
objeciones han sido hechas al respecto por personas que no
comprenden el significado preciso de la palabra "realización". En el
sentido empleado en nuestro trabajo, significa "percepción personal y
personificación". Naturalmente que si piensa que ya es perfectamente
consciente del Esplendor Eterno y personifica perfectamente su gloria,
no necesita esta afirmación. Sin embargo, la mayoría de nosotros
podemos ver mucho terreno de mejoramiento en nuestros amigos y
enemigos, y necesariamente tendríamos que ser tontos para no saber
que ellos parecen encontrar una necesidad semejante de mejora en
nosotros. La realización plena y completa está, en verdad, adelante de
nosotros. Miremos hacia ella en el futuro. Pretendemos llevarla a cabo.
Por sobre todo, ideamos planes para ello, lo cual requiere un intelecto
bien desarrollado.

Por esto, en el Árbol de la Vida, hay un canal que desciende del


asiento de la Voluntad en Geburah al del Intelecto en Hod. Además,
en la pintura del Tarot para Mercurio, el Mago o transformador, tiene
una de sus manos elevada hacia lo que está sobre él y la otra indica
hacia el jardín abajo. La Intención es la que nos coloca mentalmente
en esta posición. Así que, trabajando con esta lección, debe dedicarse
principalmente a lograr un concepto claro de una expresión personal
completamente adecuada de la Luz Ilimitada.

No lo haga con vaguedad. No le importe lo que otros piensan o


piensen de ello. Encuentre lo que su propio YO tiene almacenado para
usted. El Poder de Vida es Uno, pero se expresa a través de infinita
variedad. ¿Qué suerte de personalidad desea llegar a ser? ¿Cuál es
su idea de lo mejor en salud, en habilitad, lo mejor de todas las cosas
buenas para usted?

Vuelva su pensamiento hacia estas preguntas una y otra vez durante


la semana que entra. Deje su mente libre de alcanzar y penetrar en lo
mejor a que pueda aspirar. No discuta sus conclusiones con nadie.

27
Solamente haga su imagen clara y luego practique la esperanza
confiada, hasta que lo haya hecho un hábito.

Recuerde, usted nunca muere. Así que, aunque esta manifestación


corporal presente se gaste, USTED, quien hizo todo cuerpo que haya
tenido, llevará el modelo a su vacación entre encarnaciones. Tiene
toda la eternidad para trabajar. No obstante, debe empezar en alguna
parte y en alguna época y no hay mejor tiempo que ahora.

28
LA GRAN OBRA
(100)
EL MODELO MAESTRO
Lección 03

En TURBA PHILOSOPHORUM, o LA ASAMBLEA DE LOS SABIOS,


un antiguo tratado alquímico, leemos:

"Sabed que ninguna tintura verdadera es hecha excepto de nuestro


cobre. Por consiguiente, no agotéis vuestro cerebro y vuestro dinero,
para que no llenéis vuestros corazones de pena. Solamente si tornáis
el mencionado cobre en blanco y hacéis monedas visibles y luego las
tornáis de nuevo en rojo hasta que la tintura resulte, no realizaréis
nada. Coced por lo tanto el cobre, desmenuzadle, privadle de su
negrura por el cocimiento, imbuido y lavado, hasta que se haga
blanco. Entonces regidlo".

El cobre es el metal de Venus. Su nombre se deriva de una palabra


Griega, la cual es también la raíz del lugar llamado "Cyprus", dado a la
Isla donde dice la fábula que Venus salió del mar. En Cyprus hubo
minas de cobre que suplieron al mundo antiguo. De ahí la asociación
entre Venus o Afrodita y el metal. Esta es la atribución alquímica del
séptimo Sefirah, Netzach, el asiento de la naturaleza del deseo y la
Esfera de Venus.

El cobre alquímico no es el metal de las minas. Por esto la cita dice


“nuestro" cobre, así como los alquimistas hablan en todas partes de
"nuestra" materia, "nuestro" Mercurio, etc. Es "nuestro" porque se
encuentra dentro de nosotros.

En el cuerpo humano, uno de los centros más activos relacionados


con el deseo y la emoción es el centro de Venus en la garganta. Este
es un grupo de órganos más bien que un simple centro nervioso. Este
grupo incluye el plexo faríngeo, detrás de la manzana de Adán, junto
con las glándulas tiroides y paratiroides. Cuando este centro es
perturbado por una ola de fuerte sentimiento, nos sofocamos con
emoción. La emoción se encuentra relacionada siempre con algo que
deseamos intensamente evitar o apartar. Cuando hay alguna
enfermedad de la tiroides, la inestabilidad emocional es un síntoma
invariable.

29
La cita de TURBA PHILOSOPHORUM proporciona otra valiosa
insinuación cuando dice: "No agotéis vuestro cerebro, ni llenéis de
pena vuestros corazones". Una de las razones de la esterilidad de
muchos modernos movimientos intelectuales relacionados con el
bienestar humano, servicio social y otros semejantes, es que tienen
demasiada cabeza y poco corazón. El cálido agitarse de las
emociones es indispensable para cualquier mejoría de la masa de
seres humanos.

Tal transformación, o el poder de efectuarla, es lo que los alquimistas


significan por tintura. Además, distinguen dos clases de tintura; aquella
que embebe una substancia y cambia completamente su naturaleza y
aquella que solamente produce una coloración superficial. Para esta
segunda clase de tintura solamente tienen condenación y la declaran
como la agencia de la impostura.

TURBA continúa describiendo el proceso. El primer paso es trabajar


sobre nuestros deseos para cambiarlos en blanco. Blanco es el color
asignado a Kether en el Árbol de la Vida. En el estado crudo o verde
en el cual toman forma primero los deseos, es difícil percibir su
blancura esencial. No siempre es fácil ver la relación entre lo que se
forma en nuestras mentes como un deseo y el impulso motriz
exteriorizante procedente del Yo Central, el cual es la causa real de
ese deseo. Los deseos no se originan en la consciencia personal. Tras
todo deseo se encuentra el movimiento descendente y exteriorizante
de un impulso procedente de la Primaria Voluntad Hacia el Bien.

A la pregunta: "¿cuál es el significado de la personalidad humana?,


respondemos que cada uno de nosotros existe aquí en la tierra para
algo. Estamos aquí para dar expresión a la Primaria Voluntad Hacia el
Bien. A través de la operación de la naturaleza del deseo, llegamos a
la percepción de formas específicas de expresión que constituye lo
que puede ser llamado nuestra vocación personal.

Esto es lo que queremos significar al decir que los deseos humanos


son realmente promesas de Dios. Nos vienen, como la Venus
especificada en los escritos alquímicos, disfrazados como mendigos
vestidos en sucios harapos. Hacen su aparición como "necesidades" y
cuando quiera que necesitemos algo, siempre parece que no lo
tenemos. Cuando nuestro estómago está vacío, tenemos hambre.

30
Corazones vacíos anhelan amor. La bolsa vacía que nos hace desear
la riqueza. Las cabezas huecas buscan llenarse con toda clase de
diversiones y distracciones externas. Hasta aquellos deseos que nos
impulsan al "pecado” son promesas también.

Todos tienen su uso. Todos pueden ser purificados hasta la blancura,


cuando trazamos su origen a la Voluntad Primaria. Ninguno debe ser
suprimido. No, la victoria viene directamente como consecuencia de lo
que los alquimistas significan por "tornar en blanco el cobre en bruto".

Este no es en forma alguna el final de la obra. El próximo paso es


hacer del cobre blanco purificado "monedas visibles".

El Tarot nos da una clave. Sobre la mesa del Mago hay una moneda.
Entre los triunfos menores hay un palo de Monedas o Pentáculos.
Representan las cosas reales del plano físico; y, con la excepción de
cosas producidas espontáneamente por la naturaleza, no hay objeto
físico que no sea la incorporación del deseo humano.

Sin importar cuán verdaderamente podamos relacionarlo con la


Voluntad Primaria, ningún deseo tiene un efecto real sino hasta
cuando efectúa una diferencia aquí, en el plano físico. Algo debe ser
transformado. Algo debe ser conducido a realidad tangible en el
campo de los sentidos humanos.

En desear salud tanto como podamos, aun cuando sabemos


claramente que este deseo es una reflexión directa de la Voluntad del
Yo Uno hacia la perfección, nuestro trabajo es completo sólo hasta
cuando se manifiesta en un cuerpo sano y en varios instrumentos para
la transformación de cuerpos enfermos en sanos... hospitales,
máquinas para enjaezar las radiaciones directas de la Luz Ilimitada,
aún las drogas y semejantes, para aquellos que no pueden encontrar
mejor forma.

Así con todos los deseos. Deben ser más que antojos. Deben ser
vaciados en modelos definidos de cosas físicas. Esta es una razón de
que tantas personas fracasen en ir más allá de la teoría oculta hasta la
demostración útil y satisfactoria de la práctica oculta. No aprenden la
gran lección del Libro de la Naturaleza, la lección de que el Poder de
Vida nunca cesa de impulsar hacia la incorporación física. No importa

31
lo que sepamos o no sepamos, tenemos evidencia sensoria de que
Dios es un poder conduciendo cosas tangibles y sólidas a existencia
física. En nuestros más afortunados tiempos y cultura, la máscara de
terror que la Naturaleza llevó para los hombres primitivos es menos
aterradora. La tormenta y el desierto, el mar y la selva, ya no son
considerados como evidencia de la crueldad y malicia de la
naturaleza. Aún los peores fracasos de la naturaleza, cuando ésta
carece de ayuda, pueden ser transformados en éxitos brillantes al ser
vencidas sus fuerzas desde el interior por los poderes equilibrados del
deseo y del intelecto. Venus y Mercurio, corazón y cerebro.

En el diagrama que recibió con esta lección, observe que Netzach, la


Esfera de Venus, es equilibrada con Hod, la Esfera de Mercurio. Estos
dos son los puntos de los ángulos de dos triángulos. El ápice de un
triángulo, señalando hacia abajo, es Yesod, Esfera de la luna y asiento
del Alma Vital o Animal. El ápice del otro triángulo es Malkuth, Esfera
de los Elementos y asiento del cuerpo físico externo.

Además, como Esfera de Mercurio, Hod es la reflexión de Geburah,


Esfera de Marte. De la misma manera, Netzach, Esfera de Venus, es
la reflexión de Chesed, Esfera de Júpiter.

Así, el Intelecto refleja Voluntad y el Deseo refleja Memoria. Ni la


Voluntad, ni la Memoria son controladas por el Ego. Son regidas por el
YO interno. Yekhidah en Kether. Ambos, la Voluntad y la Memoria se
encuentran por encima del nivel del Ego en Tiphereth.

El Ego controla el Deseo y el Intelecto, y gobierna a Nefesh, el Alma


Vital en Yesod, a través de las actividades de estos dos. El Ego
controla también las actividades del Alma Vital directamente, a través
de la operación de la fuerza que opera en el sendero correspondiente
a la letra Samekh, el cual está representado en el Tarot por la Clave
14.

Como reflexión de la Memoria, asentada en Chesed, la naturaleza del


deseo es la reflexión de la Beneficencia. Esta es otra razón para decir
que la esencia de todo deseo es buena y es realmente la reflexión, en
la mente inferior, de algún propósito real del Yo Uno.

32
Lo que deseamos es nuestra interpretación personal de lo que
sentimos fluir hacia afuera y hacia abajo procedente del interior. Un
deseo puede tomar una forma distorsionada, así como la forma
tomada por un cristal puede ser imperfecta cuando la substancia
cristalizante es colocada en un medio ambiente desfavorable. En la
naturaleza se encuentran pocos cristales perfectos. Si se reduce un
cristal a su solución esencial y se coloca en situación favorable, se
obtiene un cristal perfecto. No importa cuán distorsionado se
encuentre cuando se comienza el experimento, si se puede reducir la
forma imperfecta a su esencia y se puede proveer un medio ambiente
adecuado, el cristal resultante será perfecto.

De esto podemos aprender mucho. El hábito, crecimiento, formas


erróneas de educación, medio ambiente físico y social desfavorables,
pueden distorsionar nuestros deseos y hacer que tomen formas
imperfectas. Pero si seguimos las instrucciones de TURBA
Philosophorum, seremos capaces de purificar nuestra Venus y
limpiarla de todas sus impurezas. Entonces lo que nos llega en
harapos sucios volverá de nuevo en vestiduras brillantes.

"Conocer el cobre" es la etapa inicial del proceso. Cocerlo o licuarlo en


el fuego del análisis intelectual cuidadoso del deseo crudo. Cuando se
encuentre deseando algo, no importa lo que sea, incluso si la opinión
popular o la teología popular condenan el deseo mismo como algo
malo...: Analícelo: Funda su forma hasta que tenga ante los ojos de su
mente el motivo esencial. ¿Cuál es el impulso que se encuentra tras
él? Haga la pregunta una y otra vez.

Pronto sabrá que no hay deseos fundamentalmente bajos. El deseo


toma formas impuras. Nuestras nociones de los medios que debemos
adoptar para hacer de nuestros deseos realidades son a menudo
erróneas, a menudo fútiles. Sin embargo, quien practica esta fácil
operación por el tiempo necesario y persistentemente, como para
lograr una apreciable habilidad, aprenderá a confiar completamente en
la bondad esencial de la naturaleza del deseo. Entonces se liberará
del absurdo que vicia las páginas de tantos libros que pretenden
enseñar espiritualidad, el absurdo de que se debe matar el deseo.

El deseo es divino. Aquellos que nos invitan a matarlo están


predicando suicidio espiritual. Sus ciegos seguidores, que buscan

33
suprimir el deseo, o escapar de él, hacen doler el corazón y afligen al
Espíritu Santo.

Los medios para purificar nuestra Venus son los siguientes: Primero,
fundirla hasta su substancia esencial, a través del análisis ígneo, que
es el "cocer" mencionado en TURBA. Luego se continúa con lo que es
designado por el término alquímico "imbuir". Esta palabra significa
"saturar”. Procede de un verbo Latino cuyo origen es desconocido;
pero muchos filólogos sostienen que está relacionado con el Sánscrito
Ambu, agua.

Esto se encuentra en armonía con el simbolismo del Árbol de la Vida,


donde Chesed, Esfera de Júpiter, de la cual Netzach es una reflexión,
corresponde al agua. Imbuir el deseo personal es saturarlo con la
esencia de aquel espíritu interno de beneficencia que inspira todos los
deseos.

Con frecuencia, cuando percibimos un deseo, tenemos poco


entendimiento de su naturaleza real. Primero, en consecuencia,
debemos fundirlo. Luego debemos esforzarnos, por el ejercicio de la
razón y de la imaginación, en relacionar nuestro deseo con su aspecto
cósmico, saturarlo con su significado y motivo esencial, llevarlo fuera
de las limitaciones de lo meramente personal a la libertad y poder de
lo universal.

En la identificación de los deseos personales con lo que asciende a


ser una tendencia universal, respaldada por irresistible poder,
encontramos el significado de mutar nuestra Venus en Blancura. No
obstante, el trabajo que estamos considerando ahora no termina con
esto. Habiendo transformado nuestra Venus de su estado bruto en
blanco, debemos conducirla a "monedas visibles", como se ha
explicado ya. Estos modelos claros deben tornarse luego nuevamente
en "rojo".

En el Árbol de la Vida, el rojo es el color asignado a Marte, ambos, el


planeta mismo y su Esfera, Geburah, asiento de la Voluntad. El mismo
color es asignado al sendero del signo Aries, regido por Marte y
representado en el Tarot por la Clave 4, el Emperador.

34
Cuando nuestra visión y definición claras (Heh, la Vista, Aries,
Emperador) ha modelado nuestra Venus en formas adecuadas y
especificas, nos liberamos del sentido de carencia implicado por el
verbo "querer". Porque sustituimos la confiada esperanza de
realización cierta y entonces nos encontramos en buen camino para
hacer la tintura.

Entonces nuestra intención, nuestra voluntad entra en juego, Usamos


nuestros poderes intelectuales conscientes para mantener la visión
ante nosotros, para profundizar nuestra intención y focalizar nuestro
propósito. Por el uso de los mismos poderes conscientes,
completamos y perfeccionamos nuestra visión.

Aquí debemos recordar que no importa cual pueda ser nuestro deseo,
no importa cuán perfectamente hayamos podido purificarlo, nuestro
propósito firme debe ser siempre hacia la expresión externa y visible
del deseo en incorporación física apropiada. En la experiencia práctica
encontramos que esta no incluye solamente algún cambio bueno o
mejor en nuestras ideas y en nuestra expresión emocional, sino,
también, alguna modificación directa de nuestra estructura física y
algún cambio en nuestros alrededores.

Principalmente, lo que es llamado "alquimia" es la transformación del


operador mismo. Siempre de adentro hacia afuera. En esto, el deseo y
el intelecto son los principales instrumentos. Sin embargo, la obra no
está en forma alguna completa hasta que los cuerpos astral, etérico y
físico del operador hayan sido cambiados. Así que la meta principal de
la alquimia es la transfiguración del alquimista mismo.

Su propia personalidad es el verdadero sujeto de la Gran Obra. El


mismo es quien llega a ser la verdadera Piedra de los Filósofos.

Esto es, Ehben, en la cual, Ab, el Padre, está combinado con Ben, el
Hijo, en una sola personalidad unificada, la piedra viviente,
representada verbalmente por el sustantivo Hebreo Ehben.

Aún mas, la Piedra tiene el poder de colorear, o penetrar con su fuerza


transformadora, todos los “metales en bruto" e incluso el "desecho de
la tierra". Aquí, una vez más, estamos tratando con un cambio tanto
físico como psicológico.

35
En la mente clarificada de un Adepto, el reino de piedra, o reino
mineral, asume una apariencia muy diferente del aspecto de dura
resistencia y letargo mortal que presenta a la mente del novato. En vez
de constituir un obstáculo, es percibido como un medio para la
realización del deseo. Es considerado como siendo de la misma
substancia fundamental que el pensamiento y el sentimiento. Las
leyes que se manifiestan en la física y en la química son consideradas
leyes mentales.

Ya no se piensa más de la substancia del mundo como de algo


antagónico a la vida espiritual del hombre. Es simplemente otro
aspecto de esa vida y más aún, un aspecto que es responsivo en
forma natural al control y dirección del nivel consciente.

Un Adepto en alquimia hace más que asegurarse intelectualmente de


que esto es verdad. Cambia su cuerpo para poder actuar como un
instrumento, a través del cual el Yo Central concentra, en todos los
niveles de manifestación por debajo del hombre, la influencia de
fuerzas espirituales superiores al plano de la personalidad humana.

El hombre es el mediador entre lo que está abajo y lo que está arriba,


como lo representa la Clave 1 del Tarot. El da forma a sus deseos en
modelos coherentes que están de acuerdo con las tendencias básicas
del orden cósmico. Por las mismas leyes por las cuales el Poder de
Vida manifiesta y sostiene el universo físico, el hombre puede
modificar las formas asumidas por esa manifestación.

Comenzando con su propio cuerpo y extendiendo su administración de


la ley cósmica, paso a paso, se transforma en un ser que es más que
el simple "hombre natural", dominándose a sí mismo y a la naturaleza.

36
LA GRAN OBRA
(101)
EL MODELO MAESTRO
Lección 04

El sexto sendero es el centro del Árbol de la Vida. Como modalidad de


consciencia es llamado la Inteligencia de Influencia Mediadora (o, más
correctamente, la Inteligencia de Influencia Separativa). La doctrina
concerniente al Ego está relacionada con él.

El Ego no es el YO UNO. Es el Alma Superior, la verdadera Alma


Humana. El Yo es indivisible, manifestado a través de incontables
almas. El Yo es Dios. Este es el Yo asentado en el centro superior y
más interno de todo ser que lleva alma, en la piedra y en la planta, en
el animal, en el hombre y en aquellos que han obtenido la eminencia
suprema de la vida, más allá de genus homo ordinario.

Hasta el punto donde aparece el genus homo, la vida se desenvuelve


por impulso directo del YO UNO, sin la influencia inmediata del Alma
Superior, o Ego. No obstante, la doctrina oculta es que el Ego de toda
entidad viviente existe desde el principio. Porque el Ego, o Alma
Superior, es la reflexión emanación directa del Yo Uno.

En la Cábala es llamado el Hijo; y el hijo es uno con el Padre. Debido


a que posee poderes reales, el misticismo Semítico le llamó Mesías,
Messiah, el Ungido. En Griego, es Cristo. Los mitos de todos los
dioses Salvadores de las antiguas religiones son realmente
instituciones más o menos imperfectas concernientes a la naturaleza
del Ego.

Hemos dicho anteriormente que lo llamado "yo" por la mayoría de los


hombres es solamente cuerpo. Este es el significado del "yo" para
millones de seres humanos. La humanidad no se encuentra en modo
alguno emancipada del alma grupal, del alma Vital colectiva, supuesta
por algunos teósofos como regente de todo número de reinos
inferiores al hombre.

Esta es una idea errónea. No solamente entre los animales


domésticos, que podrían ser considerados como modificados por la
compañía y entrenamiento del hombre, sino también entre las

37
criaturas salvajes, hay grandes variaciones de personalidad. Estas
variaciones son realmente diferentes grados de respuesta a la
verdadera Alma Superior humana, que trabaja sobre las almas
grupales de varios géneros y especies de animales, si, y de las
plantas, no menos ciertamente que sobre las varias razas de hombres.

Los aborígenes australianos, o los nativos de Patagonia, o los


pigmeos africanos no son en sentido alguno menos humanos que los
miembros de civilizaciones más avanzadas. Ningún arrogante racismo
es posible para quien comprende verdaderamente la doctrina oculta.

Siempre, a través de la larga historia de la evolución, no importa las


formas tomadas por la oleada de vida, el impulso director y guía ha
venido a través del Alma Superior. La evolución del reino animal no es
solamente un preludio de la aparición del hombre; es la continua
historia ininterrumpida que la Biblia llama Adam.

Sin embargo, este Adam arquetípico, el Cristo, aunque en unión


perfecta con el Padre (como las traducciones modernas del Nuevo
Testamento presentan lo que las antiguas versiones tomaron como
"uno con el Padre"), aunque presente como el núcleo de toda Alma
Superior o Ego humano, debe en cierto sentido, distinguirse de ese
Ego. El Adam arquetípico o Cristo es el Sol del Alma Superior, como la
intuición del poeta lo enseñó cuando escribía el familiar himno "Sol de
mi Alma".

Lo que usted y yo llamamos nuestro Ego está en perfecta unión con el


sol central, así como Él, a su vez, está en perfecta unión con el Yo
Uno, el Indivisible. Nada puede destruir esa unión.

Todo el terrible error basado en traducciones equivocadas, la ridícula


idea de que cualquier ser humano puede perder su alma, es en
absoluto sin sentido. "¿Qué beneficiaría a un hombre si gana todo el
mundo y pierde su propia alma?". No es lo que Jesús pregunto, sino:
"¿Qué beneficiaría a un hombre si gana todo el mundo y pierde su
propia vida"? La verdad es lo suficientemente dura sin necesidad de
hacerla peor.

Porque se puede, por un tiempo, perder la propia vida. No solamente


la vida del cuerpo físico, sino aquel asimiento de integración de

38
vehículos sutiles que mantienen el Ego en contacto con su propia
oleada de vida y le capacitan para avanzar con ella a través de las
etapas de la evolución. Esta es la terrible "segunda muerte", de la cual
hay insinuaciones cautelosas en el Nuevo Testamento. No
aniquilación, no condenación en el sentido ordinario. La segunda
muerte es la ruptura de la unión entre el Ego y los persistentes
vehículos sutiles inferiores.

Esto no ocurre a menudo y la catástrofe no es en modo alguno


irremediable. Sin embargo, el peligro es lo suficientemente grave para
justificar una solemne advertencia contra la tendencia humana que es
el principio de la senda que conduce a este desastre. Esta es la
tendencia hacia la preocupación por los promedios de éxito, fama o
gloria, basados en las apariencias superficiales de este mundo.

La posición de la Sabiduría Eterna es la de que, aun cuando el


desarrollo orgánico se encuentra en la etapa de genus homo, hay aún
un alma grupal. Esta es Nefesh, el Alma Animal o Vital que
encontramos colocada en Yesod, como el fundamento del vehículo
físico externo. Porque el Alma Vital es más un estrato del Alma total
Animal que una entidad separada. Puede ser comparada el nivel
superior de las aguas de un gran mar, con diferentes niveles de
profundidad, haciéndose más obscuros a medida que se desciende de
la superficie.

Las personalidades humanas son como olas sobre la superficie de


este mar, reflejando el cielo por encima y resplandeciendo con la luz
reflejada del sol. Un millón de millones de reflexiones de ese Sol Uno,
el Ego de toda la raza humana; y ese Ego, a su vez, es una
proyección y verdadera imagen del Yo Uno, Yekhidah en Kether.

Hasta cierto punto en el progreso de vida incorporada, de un nivel


inferior a uno superior, el Ego forma sus vehículos sin siquiera una
vislumbre de conocimiento de lo que sucede, encontrando expresión
solamente en la consciencia del vehículo particular. Es decir, la
expresión del Ego es casi totalmente a través de la acción directa del
Ego sobre el Alma Vital. En la etapa a que ha avanzado ahora la raza
humana, solo un instante en la eternidad, aunque milenios de milenios
de tiempo, aparece una gran oportunidad.

39
En el genus homo, el Ego ha traído a manifestación un ser capaz,
debido a su cerebro y organización nerviosa, de expresar
conocimiento de dos cosas de suprema importancia:

1.- De su propia naturaleza espiritual interior y también superior.


2.- Del carácter del proceso evolutivo.

Debido a esta posibilidad de la raza humana, sus más avanzados


miembros, en toda generación, han sido capaces de aprender las
respuestas a tres grandes preguntas:

1. ¿De dónde vengo?


2. ¿Cómo llegué aquí?
3. ¿Quién soy?

Las respuestas a estas preguntas proveen, también, la respuesta a


una cuarta y culminante interrogación:

4. ¿A dónde voy?

Las respuestas no son creencias. No son convicciones. Son


conocimiento seguro y definido, y conducen a un descubrimiento muy
importante. El hombre, de todos los habitantes de esta tierra, es el
único ser capaz de participar conscientemente en el proceso evolutivo.

Las hormigas reúnen en rebaños sus insectos vacas (¿?), pero


ninguna colonia de hormigas ha producido nunca un nuevo tipo de
afidios. El hombre es capaz de transformar lobos y chacales en
amigos y compañeros; y puede desenvolver nuevas modalidades de
esfuerzo a voluntad. El hombre transmuta pasto en trigo y llena el
mundo con plantas que son un resultado directo de considerar y
controlar la marea de vida que fluye a través de las formas de las
plantas.

Unos pocos hombres, observando la naturaleza y el trabajo del


hombre con ella, han aprendido la lección. Ven que la raza humana
misma está sujeta a un cambio gradual por el largo proceso
eugenésico y las modificaciones del medio ambiente. Más pocos aún,
observando más estrechamente, han acertado en otra forma de

40
participar en la evolución consciente, pero, incluso en esta supuesta
edad iluminada, solamente una minoría es capaz de comprender la
simple verdad, y mucho menos comprender la técnica para llevarla a
cabo.

Con esto queremos significar que sólo un pequeño número de


personas en cada generación es capaz, no solamente de concebir la
posibilidad del desarrollo del genus homo en algo más allá del
hombre natural, sino de tener el poder de efectuar esa transformación
y transmutación en ellos mismos. Habiéndolo hecho así, dirigen
poderes más grandes que aquellos que les son atribuidos por el
disparatado romance.

Más grandes, pero no exactamente los mismos. De ahí que quienes


conocen las calificaciones de un Adepto o Maestro genuino no serán
nunca engañados por cuentos escritos por pretendientes de
conocimiento superior. El ejemplo sobresaliente de un Maestro
verdadero es la vida de Jesús, fragmentaria, como la registran los
Evangelios.

Compare la sencilla pero compelente historia del Evangelio con las


maravillas relatadas en algunas de las del Nuevo Testamento apócrifo,
especialmente aquellas escritas para hacer frente a la demanda de
mayor conocimiento acerca de la niñez de Jesús. Entonces
comprenderá, si tiene algún sentido crítico, porqué el canon del Nuevo
Testamento rechaza estos productos de una no muy vívida
imaginación.

Sin embargo, la mayoría de los Apócrifos son superiores a algunas


historias modernas acerca de los Maestros. Cuando uno ha
comprendido el significado de la vida y obras de Jesús, el vago relato
de "iniciaciones", que sirve de literatura de escape para cierto tipo de
mente sufriente, por comparación con las narraciones de la iniciación,
mal llamada tentación en el desierto, resulta chillón en verdad.

Hay Maestros; y su maestría consiste en su perfecta respuesta a los


impulsos procedentes del Ego arquetípico, que es el núcleo de toda
Alma Superior humana. Quienes han alcanzado la unión consciente
con ese Ego tienen la Piedra de los Filósofos, el gran Secreto de la
transmutación. Esto lo logran por tres procesos, ilustrados en el Tarot

41
por tres Claves, las cuales consideramos en esta y en las dos
lecciones siguientes.

El primer paso hacia la unión con el Alma Superior está representado


en el Tarot por la Clave 15. Esta Clave corresponde al sendero que
conduce en ascenso por el Árbol de la Vida, del octavo círculo, asiento
del intelecto, al sexto, la morada del Ego.

Antes de explicar esta pintura, estableceremos un principio: Todo


nuestro progreso ascendente es una reacción o respuesta a un
impulso descendente exteriorizante en el sendero que ascendemos.
Así que ascendemos en consciencia, o internamente, debido a la
influencia que desciende de un nivel superior y más interno.

En las primeras etapas de la Gran Obra podemos no ser conscientes


de esto. Luego nos puede parecer que luchamos de nuestra propia
voluntad y esfuerzo por alcanzar las alturas. No obstante el testimonio
universal de los sabios, que han alcanzado esos estados superiores,
es que el poder que les capacita para ascender procede realmente de
adentro y de arriba. En el último análisis, dicen, somos tirados hacia
arriba.

Ahora bien, la influencia descendente de Tiphareth está representada


como el Diablo. Este es un símbolo de lo que se encuentra detrás de
todos nuestros planes por hacer algo mejor de lo que es ahora, detrás
de todos nuestros esfuerzos por efectuar mejoras, detrás de todos
nuestros proyectos por construir más sublimes mansiones para
nuestras almas. Es, además, una pintura del aspecto del Ego, que se
presenta a nuestras mentes cuando esas mentes están
desentrenadas, cuando equivocan las apariencias superficiales por
realidades, cuando se encuentran al principio del Sendero de
Liberación.

En los Salmos leemos que el Temor del Señor es el principio de la


sabiduría. Una vez más en los Salmos encontramos una cita
semejante, pero esta dice que el Temor del Señor es el principio del
conocimiento. En ambos lugares, el "Temor del Señor" significa
exactamente lo que está representado en el Tarot como el Diablo.

42
El Diablo es una imagen en la esfera mental del hombre. Es llamado
"el padre de las mentiras", porque es la concepción errónea primaria
acerca del hombre y de su relación con el Ego, con otros seres
humanos y con el medio ambiente. Esta concepción errónea es la
falsa noción de que todo ser humano tiene un Ego propio, un yo no
relacionado con la totalidad de la vida, con intereses en conflicto con
los intereses y el bienestar de otros seres humanos y toda la progenie
de mentiras resultantes de esta causa. En relación con otros hombres
y con las fuerzas del medio ambiente humano, esta concepción
equivocada hace surgir temores sin número. Sin embargo,
paradójicamente, lo que nos libera es lo que tememos.

Porque el temor es evidencia de que hemos cometido un error.


Estamos equivocados cuando pensamos que tenemos intereses en
conflicto con los intereses de otros. Estamos equivocados cuando
suponemos que hay alguna fuerza en la naturaleza esencialmente
antagónica al hombre. Nuestro error es una evidencia del uso
defectuoso del poder asentado en el octavo Sephira. Es un empleo
inexperto y desatinado del intelecto.

Fué Mark Twain quien dijo que ninguna religión podría existir sin un
diablo. La Biblia va más lejos, aunque vela sus doctrinas con varios
artificios. En verdad, lo que está representado por la Clave 15 es lo
que provee incentivo para vivir. Es lo que le condujo a estudiar este
curso.

Usted busca conocimiento porque en algún período de la historia de


su vida, afrontó un problema que era demasiado para usted. Quizá
llegó a la conclusión: "Todo parece estar contra mí".

Ese fué su Ego tratando de hacerle percibirse así, y de sí mismo,


conscientemente, por el método de colocarlo en dificultades. Por eso
la historia de la iniciación de Jesús dice que fue conducido por el
Espíritu al desierto, para ser tentado por el calumniador.

Ser probado por el desafío: "Si tú eres, como crees, un Hijo de Dios,
danos una prueba". Estudie las tentaciones de Jesús y encontrará los
modelos de las pruebas que todos debemos afrontar. El hambre física,
la sed de poder, el deseo de hacer una "convincente demostración"

43
tomando un riesgo temerario. Ningún tipo de tentación o prueba
humana deja de tener sus raíces en una de estas.

Nadie goza estas pruebas. A usted no le gustaron las suyas. Esto da


cuenta del surgir de la noción de que hay un verdadero diablo. Muy
atrás en el sendero de la evolución humana, toda dificultad pareció ser
la obra de un enemigo oculto.

Así el culto primitivo es siempre un culto demoníaco, la propiciación de


un adversario peligroso y celoso por medio del sacrificio y la lisonja. El
"Dios" a quien rinde culto millones hoy no es mucho menos que un
demonio.

En verdad, todo obstáculo es una prueba de nuestros poderes. Todo


aparentemente mal es una imagen distorsionada de una oportunidad.
La distorsión, recuerde, reside siempre en la mente del hombre.
Nuestros demonios son proyecciones de nuestro razonamiento pobre.

Debido a que pensar es trabajar, parece más fácil pretender que no


hay ninguna utilidad en intentar algo, puesto que un poderoso demonio
torcerá seguramente todos nuestros esfuerzos para vencer la
dificultad. La medicina no llegó a mucho mientras los hombres
estuvieron persuadidos de que la enfermedad era causada por brujas
o espíritus malignos. La psiquiatría llegó a existir hasta cuando hubo
intelectos humanos lo suficientemente atrevidos para dudar de las
tradiciones aceptadas.

Al principio, es siempre aparentemente más fácil continuar creyendo


una mentira confirmada por la tradición, que pensar una nueva verdad
que destruya la mentira. Pensar es destruir una cantidad de hábitos
muy cómodos. Nos escabullimos cuando podemos y ninguna evasión
es más común que aquella de inventar un mal.

Es poco sorprendente que los principiantes en el trabajo de pensar


conjuren grandes y pequeños demonios para atribuirles sus
problemas! Aun cuando tenemos un mejor entendimiento es fácil caer
en este error. No obstante, ¿Dónde hay alguna nueva cosa, alguna
mejora sobre métodos previos, algún paso real hacia el progreso
humano, que no pueda ser trazado al atrevimiento de un hombre
haciendo frente a la oposición? El descubrimiento del remedio

44
empieza con un análisis más cuidadoso de la enfermedad, con la
substitución del uso correcto de nuestros poderes intelectuales en
cambio de la aceptación perezosa y superficial de la apariencia
externa.

No es en nuestros demonios, sino en nosotros mismos, que somos


mequetrefes. Grandes o pequeños, los demonios tienen solamente un
poder y ese es benéfico. Ellos nos hacen pensar, analizar y buscar la
manera de salir adelante. Sujete sus adversidades a análisis
cuidadoso y encontrará una oportunidad que le conducirá muy lejos en
el Sendero de la Liberación.

45
LA GRAN OBRA
(102)
EL MODELO MAESTRO
Lección 05

Algo que necesita repetirse, una y otra vez, es que a pesar de todas
las figuras de lenguaje acerca de "escalar las alturas", o "buscar las
cosas superiores", la Senda de descubrimiento, recorrida por los
ocultistas prácticos, no conduce a ninguna otra parte sino al interior.

Algunos lectores de esta lección pueden conocer una práctica llamada


"elevarse en los planos". Uno se sienta en una silla. Se imagina que
tiene un cuerpo de luz. Habiendo imaginado así ese cuerpo, se
esfuerza en enviarlo en línea recta hacia arriba, por un intenso acto de
voluntad. Cuando obtiene habilidad en esta, se encuentra en otro
plano de existencia.

Este resultado no es solo una reacción a la sugestión. No es, en forma


alguna, una experiencia totalmente subjetiva.

El experimentador visita lo que puede ser descrito como localidades


definidas. Ellas tienen sus propios rasgos característicos. Tienen
escenarios; incluyendo vegetación, ríos, árboles, montañas, llanuras,
edificios y cosas semejantes. Sus habitantes incluyen seres humanos,
animales, semejantes a aquellos que conocemos, y otras criaturas, de
formas tanto humanas como animales, diferentes a cualquier cosa
sobre la tierra.

Los repetidos experimentos hacen más claro que estas "localidades"


pueden ser revisitadas una y otra vez. Hay condiciones diferentes a
las que conocemos aquí, pero, en su forma peculiar, son tan estables
como aquellas del plano físico.

Este es el campo de existencia asociado con el noveno Sephira:


YESOD. Este Sephira se llama Yesod, el Fundamento, porque el
plano interior que le corresponde es la base real de toda manifestación
física. Es el plano astral de la teosofía moderna, de la Sheol de los
Hebreos, el Hades de los Griegos, al que llamamos el "más allá". Este
es el "mundo de los espíritus" de donde proceden todas las

46
manifestaciones mediumnísticas buenas, malas e indiferentes.
Finalmente, es el habitáculo natural del Alma Vital.

Este mundo de los muertos vivientes… y otros, además de ellos…. no


está en ninguna otra parte. Está exactamente aquí. Estamos viviendo
en él ahora, tan ciertamente como lo estaremos después de desechar
estos cuerpos físicos. Hemos vivido con él durante muchos períodos
de vida desencarnada. Hemos emergido de él hacia la encarnación
una y otra vez. Estamos en él y de él, en este momento y siempre.

Así que, el experimento de "elevarse en los planos" debe su nombre a


una ilusión. Igualmente con lo que es llamado "proyección astral". Para
viajar conscientemente en el plano astral, no es necesario separar su
vehículo astral de su vehículo físico.

En el espacio y tiempo físicos, tal separación es posible, pero es muy


peligrosa. El espacio y tiempo físicos, sin embargo, no tienen nada
que ver con el "otro mundo"; aún para el aparente viajar desde
California a algún lugar distante como por ejemplo Nueva York, y traer
de regreso un relato correcto de las condiciones de la localidad
visitada, no hay necesidad de un desprendimiento real de los cuerpos
superiores del cuerpo físico. Lo que realmente sucede es que el centro
de consciencia es cambiado de la percepción del plano físico a la
percepción del Alma Vital.

El Alma Vital es la subconsciencia colectiva de la totalidad de la raza


humana. Todo ser humano es un centro de esta actividad colectiva.
Para percibir lo que está sucediendo a distancia, no se necesita viajar.
Simplemente se pone a tono con la longitud de onda, por así decir de
alguna persona, o quizá de varias personas viviendo en la localidad
"visitada".

Rara vez, si alguna, el experimentador tiene alguna sensación de


mirar una escena, o escuchar sonidos, a través de los ojos u oídos de
otra persona. En verdad este contacto con otros no es en manera
alguna indispensable. Uno puede "visitar" un desierto inhabitado y ver
y escuchar, aunque ninguna alma humana se encuentre presente.
Esto es debido a que el Alma Vital incluye la vida latente del reino
mineral; y aunque las piedras no tienen órganos de sensación, reciben

47
y responden a los impactos de las vibraciones. Nuestro equipo
humano transforma estas vibraciones en visión y sonidos.

El Alma Vital nos hace omnipresentes en todos los lugares de la tierra.


Puede aún alcanzar mayores radios de acción, incluyendo la totalidad
del sistema solar. Aunque hay poco en forma de enseñanza positiva,
hay suficientes insinuaciones para conducir a la creencia de que los
más avanzados miembros de la Escuela Interna tienen conocimiento
de primera mano de las condiciones en planetas diferentes a la tierra.

Nuestros cuerpos ocupan un campo limitado de espacio físico. Somos


más que nuestros cuerpos; y el "más" está en todas partes en este
planeta. Nosotros no "vamos" a parte alguna cuando morimos. Todo
es aquí.

Los Instructores de quienes han venido estas enseñanzas son


hombres y mujeres quienes se encuentran plenamente conscientes en
ambos planos, astral y físico. No son entidades desencarnadas.
Algunas entidades desencarnadas se ocupan de enseñar y algunos
de ellos dan excelente instrucción, cuando encuentran un médium
consciente, apropiado, de tipo superior. Sin embargo, nuestra
instrucción procede en su totalidad de seres humanos encarnados. De
estos, algunos están plenamente despiertos solamente en los planos
físico, y astral. Otros, menos en número, están completamente
despiertos en el plano correspondiente a Tiphereth; y la Escuela
Interna incluye aún otros, quienes tienen acceso consciente aún a más
elevados planos correspondientes a los Sephiroth por sobre Tiphereth.

Así como algunos de nosotros hemos establecido contacto consciente


con Instructores despiertos en ambos planos, físico y astral, así los
mejores de tales Instructores, gozan plenamente, de consciencia
continua en todos los tres planos. Cada uno de ellos es un hombre o
mujer viviendo en un cuerpo físico en este planeta. Tenemos cuidado
en hacer esto claro para que usted pueda comprender que ninguna
arte de nuestro plan de estudios, aún aquellos que van más allá del
conocimiento personal de quienes están encargados de escribirlos
para usted, emana de una entidad desencarnada.

Nuestros Instructores no pretenden ser infalibles. Ellos saben mucho


más que nosotros. Han resuelto los problemas que confunden y

48
desmayan al ser humano promedio. Han encontrado los ángeles
ocultos tras la máscara de la mayoría de los males que nosotros
tenemos. No obstante, ellos confiesan tener sus propios problemas.

Además tienen teorías, aún no verificadas completamente, en la


misma forma que nuestros científicos esotéricos.

En asuntos de teoría, por lo tanto, hay algunas diferencias de opinión


aún entre los miembros de la Escuela Interna, aunque todos se
encuentran de acuerdo en cuanto atañe a conocimiento. Algunas
teorías sostenidas tan recientemente, como hace unos cien años o un
poco más han sido refutadas por la investigación.

Por esto no es sabio colocar demasiada confianza en las doctrinas de


antiguos escritores, si ellas son teóricas o abstractas. El verdadero
espíritu de la ciencia no tiene mejores representantes que los
Instructores de la Escuela Interna. Ellos insisten en que todo genuino
conocimiento puede ser verificado; y que los experimentos
conducentes a la verificación pueden ser siempre repetidos bajo
condiciones apropiadas. (Observe en su diagrama del Árbol de la Vida
que el sendero que conecta al noveno Sephira al sexto es Samekh,
representando la Clave del Tarot la Temperancia y asignada a la
función de verificación).

Una condición indispensable es competencia, por parte del


investigador. No toda persona está calificada para verificar algún tipo
de conocimiento. ¿Quién, por ejemplo, entre los lectores de esta
página, es competente para medir la velocidad de la luz, para realizar
un sutil análisis químico, o aún para hacer los cálculos necesarios para
la construcción de un puente? La mayoría de nosotros vivimos por la
fe, aun en lo que respecta a las cosas físicas; y esto no es falta de
prueba de la validez de las doctrinas ocultas, que pocas personas son
capaces de comprender plenamente.

Sin embargo, nuestra fe no necesita, y no debe ser ciega. Nada que


sea realmente verdad puede ir contra la razón. Puede ir más allá de
nuestra lógica diaria. Afortunadamente, los medios para verificar las
más importantes doctrinas de la Sabiduría Eterna, se encuentran a
nuestro alcance, mucho antes de que hayamos llegado al Adeptado,
sin hablar de la maestría. Todos nosotros podemos seguir la Senda

49
Interna; y cuando hayamos logrado alguna experiencia en esto,
resolveremos muchos de los más atormentadores problemas que
sufren las personas cuya conciencia está limitada a las apariencias
superficiales del plano físico.

Aprenderemos que nadie muere nunca. Aprenderemos que los


llamados "muertos" están tan vivientes como lo estamos nosotros.
Encontraremos que ellos están "aquí”, tan ciertamente como que
siempre estuvieron.

No "atados a la tierra". Este es un mal término. Difícilmente sirve para


describir el estado miserable de consciencia, característico de algunas
personas desencarnadas, que han estado casi totalmente ocupadas
del cuerpo físico y sus sensaciones. No obstante, el "espíritu" más
libre no se encuentra más lejos de este planeta y de sus tasas de
vibración que aquellas más embrutecidas víctimas del apetito. Los
muertos vivientes no abandonan la tierra en dirección a otros reinos,
en algún lugar del espacio. Ellos han entrado en los planos más sutiles
de la vida, los cuales se encuentran dentro de la esfera física de
existencia.

El cielo y el infierno están aquí. No vamos ni al uno ni al otro. El


infierno, en el antiguo sentido ortodoxo, naturalmente, nunca existió.
Sin embargo, algo muy semejante puede ser visto en los estados de la
mente de los seres humanos que acumulan inútiles millones, a través
de la esclavitud y engaño del pobre. Algo semejante a ello se
encuentra en toda mente que odia. Realmente infernal es el estado de
consciencia que urde guerras, en busca de conquistas, para obtener
utilidades en la fabricación de municiones. Podemos iniciar el hábito
del cielo aquí, o podemos dejarnos deslizar al hábito del infierno,
establecido durante una sola encarnación. La doctrina Católica
Romana del purgatorio es una sombría reflexión y también una
grosera perversión, de esta verdad.

¿Qué tiene que ver todo esto con nuestro estudio del Modelo? Mucho
de esto se encuentra directamente relacionado con el tema especial
de esta lección. Esto es debido a que Yesod representa en el Árbol de
la Vida, el campo de la vida desencarnada, para un gran número de
seres humanos.

50
Todos nosotros vivimos en él. Entramos en él cuando nuestros
cuerpos duermen. Nuestros sueños son vagas recolecciones de
nuestra vida allí. Usted sabe como los sueños tienen su propio sentido
del tiempo, sus propias características espaciales. Algunos sueños
son solo reflexiones de experiencias físicas. Otros son memorias
parciales de ocurrencias en el plano astral. Todos los sueños son
formados de “substancia" astral, que cambia rápidamente bajo la
influencia formativa de la imaginación, siendo en verdad la sustancia
que moldeamos conscientemente en la fantasía vigílica y en la
imaginación creativa.

Puede ver que nuestra discusión del plano astral no es puramente


académica. Todos somos afectados por él. Vivimos en él. Recibimos
algunas ideas procedentes de allí, en nuestros sueños. Lo que no es
bien conocido es que, como el PETER IBBETSON de Du Maurier,
podemos "soñar la verdad". Uno de los métodos de hacerlo es la base
de los experimentos mencionados al comienzo de esta lección. Otros
métodos están en uso entre ocultistas avanzados, quienes han
obtenido gran conocimiento concerniente al plano astral.

En la opinión de nuestros Instructores, ni elevarse en los planos, ni el


cultivo de la receptividad psíquica a influencias astrales, son métodos
deseables de investigación. Hay una forma mejor. Podemos dominar
las fuerzas y, hasta cierta extensión, a los habitantes del plano astral,
a través del uso de la imaginación creativa. La mejor preparación para
esto es ganar habilidad en el uso de la imaginación, aplicándola a los
asuntos concretos de esta vida encarnada. Habilidad es lo que
necesitamos; y si la obtenemos aquí, tendremos poco que aprender
acerca de su aplicación a más elevados e internos niveles. (La Cábala
asigna la "Inteligencia de Probación y Experimentación" al Sendero de
Samekh. Son las pruebas y los experimentos los que desenvuelven
habilidad.)

Recuerde, todo ejercicio de imaginación creadora produce hasta sus


efectos físicos dando forma a substancia sutil del plano astral. Artistas,
compositores, escritores, arquitectos y diseñadores de toda suerte,
desarrollan habilidad que les capacita para hacer fáciles ajustes a la
situación en que ellos se encuentran después de la muerte de su
cuerpo físico.

51
Quienes gastan sus vidas en la búsqueda de distracción o sensación,
quienes no pueden soportar estar solos con sus pensamientos (quizá
porque la naturaleza humana, como el resto de la naturaleza, aborrece
el vacío), quienes nunca ejercitan su divino poder de hacer imágenes,
estos son quienes tienen una época difícil, al principio, cuando se
encuentran viviendo en condiciones donde cada persona debe crear
por sí misma, o pasarse sin nada. Quienes han sido parásitos en este
mundo no encontrarán muy agradable su estado en el más allá. Ellos
tienen un tiempo duro, hasta cuando aprenden a ser constructores por
su propia cuenta.

El método preferido por nuestros Instructores es el llamado algunas


veces "El Conocimiento y Conversación del Santo Ángel Guardián".
Este Ángel (Clave 14, la Temperancia), es realmente el único Ego de
toda la humanidad mencionado en la lección precedente. No obstante,
con propósitos prácticos podemos tomar como base para el
experimento la antigua noción de que todo hombre y mujer tiene un
guardián especial. Nuestro conocimiento de que el Ángel de uno es
también el Ángel de todos, no debe desanimarnos en tomar ventaja de
Su presencia.

Lo importante es que la Divina Presencia está ya protegiéndonos.


Acaso importa, cuando comprenda mejor al Ángel, que aprenda de Él
como es que también es el Guía y Guardián de todos sus hermanas y
hermanos?

¿Disminuye el valor de Su protección y dirección, porque Él les


conduce a ellos también? Naturalmente que no.

El Conocimiento y Conversación del Santo Ángel Guardián debe ser


practicada. Empiece por invitar la Presencia. Esto realmente no llama
al Ángel. El está siempre con usted. Su invitación mental es en verdad
el reconocimiento de Su presencia. Establecido esto, la próxima cosa
para hacer es escuchar.

El número de la Clave del Tarot que representa al Ángel es 14. Sus


dígitos suman 5; el número del Hierofante, o revelador de misterios.
Ambas Claves representan su Ego central.

52
Por esto el Ángel lleva el disco solar que le identifica como Miguel, el
Gran Arcángel del Sol y el Arcángel del sexto Sephira Tiphereth.
Sobre su pecho está escrito el nombre Divino IOD HE VAV HE,
atribuido especialmente a Tiphereth.

Cuando invitamos Su presencia estamos, realmente, pidiendo que nos


sea mostrada Su operación especial en los asuntos de nuestras vidas.
No hay necesidad de pedir “experiencias ocultas” especiales. El lugar
común de los sucesos diarios servirá. Ningún suceso es realmente
algo común. Todos están teñidos de misterio y maravilla.

¿Duda esto? ¿Cuáles son los materiales de la gran literatura? ¿De la


gran escultura y pintura? La fantasía y las cosas extraordinarias tienen
un lugar. Todo gran arte, sin embargo, es solo la transmutación de lo
común a través de ojos que ven y corazones que comprenden. Así
que, las parábolas de Jesús son incomparablemente mejor literatura, y
mejor religión, también que las imágenes crípticas del LIBRO DE LA
REVELACIÓN.

¿Cómo invitar al Ángel? Un antiguo voto Rosacruz dice: “Considera


toda circunstancia de mi vida como un asunto particular de Dios con
mi alma”. Diga esto, y póngale su verdadero sentido. Entonces
observe los sucesos y escuche, Tarde o temprano escuchará lo que
ha sido llamado la Voz del Silencio. Ella le explicará sus problemas. Le
indicará el significado de la experiencia diaria. Después de un tiempo,
se encontrará tomando parte en el diálogo. Esta es la “Conversación”.

Nuestros Instructores nos dicen que esta es la mejor forma de llegar a


la percepción del plano astral, mientras nuestro cuerpo físico se
encuentra dormido. El Ángel es la forma más segura de guía y la más
digna de confianza. Si nosotros aprendemos a escuchar aquí, Él, a su
debido tiempo, nos capacitará para traer nuestras experiencias
astrales a la consciencia vigílica.

Es algo espantoso estar aprisionado en el mundo astral. La mejor


forma de evitarlo es hacer contacto con algo más allá del reino de los
sueños, mientras nos encontramos encarnados. El método simple
delineado en estas páginas llevará esto a cabo.

53
LA GRAN OBRA
(103)
EL MODELO MAESTRO
Lección 06

En la lección 29 de nuestro curso sobre FUNDAMENTOS DEL


TAROT, dijimos:

"El hombre teme la muerte, porque no conoce el significado de esta


transformación. La disolución es el secreto de la Gran Obra. La
disolución de la forma es imperativa para el crecimiento. Cuando las
formas se desintegran, se libera energía que es utilizada para
desarrollo ulterior".

"La piedra se desintegra para formar suelo y del suelo surge el reino
vegetal. Los animales comen los vegetales e incorporan sus esencias
en más elevados tipos de organización. El hombre come ambos,
animales y vegetales, e incorpora la energía química de sus células en
su propio cuerpo. Si aprende un secreto, que se encuentra disponible
para todos aquellos que tienen oídos para oír y quieren trabajar, el
hombre hace más que esto. Se libera de las condiciones de existencia
física y así se hace amo de las energías que constituyen su cuerpo".

"Cuando haya logrado esta maestría podrá mantener su cuerpo físico


por muchos años más allá del lapso ordinario de vida humana.
Además, en la plena perfección de esta maestría, el hombre puede
desintegrar su cuerpo físico a voluntad y reintegrarlo de nuevo. Para
tal hombre, la muerte, como el mundo la conoce, ha llegado a
término".

No le pedimos aceptar sin crítica esta afirmación. Simplemente


indicamos que no es ni irracional, ni va en contra de cualquier hecho
conocido por la ciencia. La ciencia nos dice que toda materia es
energía condensada. La substancia de que están compuestos los
cuerpos físicos es la Luz Ilimitada. Esta se encuentra sujeta a las
modificaciones de la inteligencia, como Elifas Levi nos dijo hace casi
cien años. La única objeción que puede hacerse es que la mayoría de
nosotros, no tenemos conocimiento directo de persona alguna que
haya alcanzado el grado de realización que le capacite para integrar
su cuerpo a voluntad.

54
Sin embargo, se requiere muy poca investigación para descubrir los
bien atestiguados relatos precisamente de este tipo de maestría. No
están en manera alguna, restringidos a los relatos que son la base de
la religión cristiana. La cantidad de evidencia es sorprendente. Alguna
parte concierne a sucesos comparativamente recientes. Indican que
hombres y mujeres viviendo actualmente en nuestro planeta ya vivían
antes de que el gobierno de los Estados Unidos fuese fundado,
viviendo en cuerpos de carne y sangre, recuérdelo, y no les confunda
con aquellos habitantes del plano astral que se hacen conocer a través
de médiums.

Lo más importante, sin embargo, es el hecho de que aún antes de que


ser humano alguno fuera capaz de alcanzar este elevado estado de
realización, tuvo que convencerse de que tal maestría era razonable y
posible. Aquí nos aproximamos al difícil tópico de la fe. No hay nada
peor entendido por la mayoría de las personas.

La persona promedio piensa de la fe como de la aceptación, sin lugar


a crítica, de algún dogma religioso o de alguna afirmación hecha por
personas investidas de autoridad. A esta idea le podemos conceder
cierta medida de verdad. La fe tiene en verdad por lo menos una de
sus raíces en la confianza en lo que alguien dice o escribe. En el
fondo, esta es confianza en una personalidad. Creemos en el hombre
primero y luego tenemos fe en sus palabras.

Fué la presencia de Jesús y la impresión hecha por esa presencia, lo


que despertó la fe, que acreditó invariablemente con sus curaciones.
"Tu fe te ha hecho completo", dijo una y otra vez. El comprendió
también que la fe tiene una base personal. "Creed en mí", estaba a
menudo en sus labios.

Ahora bien, la fe que puede hacer un cuerpo completo, o conducir a


cualquier otro resultado benéfico, se encuentra arraigada en el deseo.
Nadie podrá mejorar nunca a menos de que realmente quiera liberarse
de las limitaciones de la enfermedad. Nadie progresa en ciencia
alguna, o en arte alguno, a menos que posea un intenso deseo de
saber y hacer. Por lo tanto, el sendero que estamos estudiando en
esta lección conduce hacia arriba y hacia el interior, del séptimo
Sephira, asiento de la naturaleza del deseo, hasta el lugar del Ego en
el sexto Sephira.

55
Se podría decir que hay dos clases de fe, una positiva, la otra
negativa. La esencia de la verdadera fe es expectativa y el temor es fe
invertida. Más profunda que esta, aunque algunos puedan disputarla,
es la verdad de que obtenemos exactamente lo que queremos.
Ejemplos extremos hacen esto evidente.

Habrá leído de casos de ceguera y de sordera psíquicas. Ocurren a


menudo durante la guerra. Un hombre se torna ciego. No responde a
ninguna de las pruebas usuales. No ve absolutamente nada. Sin
embargo, el examen de los ojos y del cerebro no indica rastro alguno
de que algo malo suceda al aparato físico de la visión. Como regla, la
investigación cuidadosa trae a luz el hecho de que tales casos
suceden a personas que han visto tantos horrores que simplemente no
pueden soportar mirar más.

La sordera psíquica es semejante. El escritor de estas páginas


conoció a un hombre cuyo oído se hizo peor y peor a medida que
pasaban los años. No había nada malo con sus oídos. Vivía en una
casa que era escena de disputas y peleas diarias. Sus familiares se
peleaban entre sí como rugientes bestias salvajes. En consecuencia,
él se aisló de todos los sonidos desagradables y tomó refugio en los
libros. Llegó a ser sordo como una piedra, pero un divorcio y un
cambio de medio ambiente le curaron.

Estos ejemplos ilustran un principio. Simulaciones psíquicas de


enfermedad, desarreglos funcionales y algunas veces verdaderas
lesiones orgánicas, han tenido margen en la repudiación por parte del
paciente de algún aspecto de su vida. Estar enfermo es atraer la
atención. Todos, aun los más tímidos de nosotros, gustan de ser
notados. Estar enfermo es escapar de responsabilidades. Todos
tenemos días cuando nos gustaría liberarnos de nuestras cargas. En
el caso de los adultos, ya sea que lo sepan o no, estar enfermos es a
menudo la expresión de un deseo subconsciente de morir. Es una fe
pervertida, una fe en la cual creemos que escapando de nuestros
cuerpos, nos encontramos libres de responsabilidades y
consecuencias.

A menudo este deseo es alimentado por una sensación de fracaso e


inutilidad. Las palabras antiguas para designar esto era "convicción de
pecado". Algunas doctrinas muy fantásticas entre la "orla lunática" de

56
adherentes al Nuevo Pensamiento, deben su popularidad al hecho de
que sirven como relevo mental del peso del pecado.

El problema es que estos remedios son peores que la enfermedad. Lo


irracional de tales doctrinas es, con el tiempo, un mayor peligro que los
temores que reemplazan.

Solamente necesitamos leer los relatos de curaciones efectuadas por


Jesús para ver cuán a menudo la curación y el olvido van juntos. En el
caso del paralítico, cuya enfermedad era muy posiblemente una
consecuencia de la sífilis, la relación es obvia. En todo caso de
verdadera curación espiritual, debe haber algo semejante a la
absolución, o la enfermedad retornará con mayor intensidad.

Este es el por qué le recordamos tan a menudo que sus circunstancias


y sus condiciones personales son de su propia fabricación. Culpar al
medio ambiente, decir que la culpa de la miseria, o del fracaso, reside
en otros, es estar cogido en una trampa psicológica. Decir: "Hice esto
y habiéndolo hecho, puedo hacer su opuesto", es esencial para el
correcto entendimiento y es indispensable para la obtención de
maestría, tal como la que hemos mencionado al comienzo de esta
lección.

Esto no es todo. Verdaderas como son las palabras: "Hice esto", su


valor en ayudarnos a hacer mejores condiciones está determinada por
lo que queremos significar cuando decimos "Yo". Cuando empezamos
a ver lo que es realmente "Yo", estamos listos para efectuar una cura
permanente de todas nuestras incapacidades.

Con seguridad, al decir esto nos aproximamos a un misterio. Un


misterio que necesita más, que los procesos lógicos del intelecto para
su plena comprensión. Un misterio indicado, más bien que explicado,
cuando decimos: "El Ego, o 'Yo', en cada uno de nosotros, es nuestro
punto de contacto personal con el 'Yo' Universal". Pero aún la sola
comprensión intelectual de esta verdad es de algún valor. Porque la
lógica conduce a una conclusión que, más que cualquier otra cosa, ha
forzado a los adherentes de la Sabiduría Eterna a escoger varios
subterfugios para ocultar sus verdaderas opiniones de los seguidores
de la ortodoxia tradicional.

57
Cuando uno ve que el "yo" que se significa cuando decimos: "Yo hice
esto"... queriendo decir con "esto" cualquier miseria que se sufre..., es
idéntico con el Creador, Preservador y Transformador del Universo, la
"culpa" se traslada directamente de la persona que sufre, a Dios
mismo. Las grandes religiones, claramente en algunos pasajes y
obscuramente en muchos otros, se encuentran de acuerdo en esto.

Un buen ejemplo es la afirmación abierta de la declaración de Isaías


de que Jehovah hace todo lo malo, así como lo bueno. Muy semejante
es lo que dice el profeta Amos. La misma idea se encuentra detrás de
las palabras: "Echa sobre Jehovah tu carga, y El te sustentará" (Salmo
55:22). Jehovah es responsable de la carga. Deje de llevarla usted. Es
Suya. Deje que Él la lleve.

Para los Cabalistas, el texto Hebreo de estas palabras tiene un mayor


significado. Su valor numeral es 666, el famoso número de la Bestia,
que es también el número de un hombre y tiene relación directa en
aritmética oculta con el Sefirah Tifareth, la Esfera del Sol, en el centro
del Árbol de la Vida.

Otro ejemplo de la doctrina arcana es la afirmación de que Jesús fue


conducido por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el demonio.
Otro, que ha ocasionado un gran dolor a muchos Cristianos sinceros
es la Oración del Señor: "No nos induzcas a la tentación".

¿Cómo puede un buen Dios ser autor de tentación? Así protestan


quienes objetan esta frase de la Oración del Señor. La respuesta es
otra pregunta: ¿Cómo puede ser en otra forma?

Algunas de estas buenas almas aceptan la alegoría del Génesis, con


su tentación incorporada en la forma de una serpiente. No saben que
Nachash, el tentador, y Messiach (Mesías), el redentor, son
Cabalísticamente idénticos. ¿Es un instructor malo porque fracasamos
en su examen? Los escolares perezosos piensan así a menudo, pero
están equivocados. ¿Es un psicoanalista malo porque idea pruebas
que hacen revelar tendencias hacia la decepción de sí mismos, o
hacia la deshonestidad en quienes se someten a ellas? Naturalmente
que no, aunque es muy común que los sujetos de tales pruebas se
disgusten con el psicoanalista que está haciendo lo mejor que puede
por ayudarlos. Nuestro surgir del reino mineral hasta este momento ha

58
sido una serie continua de tales pruebas. Durante esta larga evolución,
el único Actor ha sido el Ego, el Cristo asentado en el corazón
humano. Cuando comprendemos esto, colocamos la carga donde
verdaderamente corresponde.

Hacemos aún más. Nos preparamos para comprender que nunca ha


habido un verdadero fracaso. Nuestros peores pecados nos han
colocado, en situaciones donde el poder curativo puede operar. Han
servido para educarnos. Tienen su utilidad. A mejor comprensión de
esto, menos lugar hay en nuestras mentes para desear culpar, o para
encontrar víctimas propiciatorias que condenar. "No hay más
condenación para quienes están en Cristo Jesús". No es solamente
que tales personas no estén más tiempo sometidas a condenación. El
espíritu de condenación ha sido exorcizado de sus mentes.

Recapitulemos. Cualquier cosa que los hombres llaman "mal" es tan


verdaderamente la obra de Dios como lo que ellos se complacen en
llamar "bueno". Todos sabemos que las modas en lo "bueno" y en lo
"malo" se alteran con el tiempo, como con la geografía. Siendo la obra
de Dios, quien es ambas cosas, Omnisciente y Omnipotente, ni la más
insignificante parte del proceso de manifestación (del cual todas las
acciones humanas son sólo partes) puede estar matizado de fracaso.
No hay culpa que atribuir, ni condenación que imputar. Aquello que
hemos creído erróneamente que es un adversario es un poder
operando siempre para nuestro bien. El hombre no tiene más enemigo
que la ignorancia.

Está escrito que el último enemigo para vencer es la muerte. (Observe


que en el diagrama del Árbol de la Vida el sendero que conduce del
séptimo Sefirah al sexto es Nun, la Clave del Tarot asignada a la
Muerte). Vencer cualquier cosa es colocarla de nuestro lado, para
hacerla un aliado. Ante todo, tenemos que ver lo útil que es la muerte.
Nuestras vidas están fundadas en el pasar de formas desgastadas
para hacer lugar a formas mejores. Esto no es filosofía idealista. Los
testarudos hombres de negocio reconocen y usan este principio. He
aquí una cita de un folleto publicado por la Goodyear Rubber
Company para ayudar a sus corresponsales a mejorar sus cartas:

"Para desarrollar debe eliminar; para perfeccionar debe descartar.


Esta es una ley infalible. La naturaleza está constantemente

59
destruyendo remanentes para poder tejer nuevas obras sin
obstáculos. Purga para progresar. Y el hombre está siempre
abandonando lo viejo inútil y adoptando lo nuevo útil. Rechaza para
revisar y reformar".

Aquí está el secreto para vencer la muerte, en una frase de un libro


acerca de cartas de negocios. El libro continúa mostrando que mucha
de la fraseología de las cartas es una repetición sin sentido) de formas
que datan de los días en que las plumas eran de ganso. El hábito y la
costumbre tienden a perpetuar formas inútiles. El hábito y la
costumbre tienen que ser contrarrestados por un considerable
esfuerzo.

Así es con nosotros. Debemos suprimir la tonta noción de que se debe


resistir al cambio, la tonta idea de que las cosas deben ser por toda la
eternidad como son ahora. Esta falta de sentido es responsable de
nuestro miedo a la muerte y de nuestra negativa de mirar al rostro más
grande de nuestros problemas. Como todo otro problema, este es una
oportunidad. Como toda otra oportunidad velada, nos confunde porque
somos ignorantes. Nos atemoriza y rehusamos darle consideración
cuidadosa. Cuando lo estudiamos, lo comprendemos y nuestro temor
se desvanece.

Uno de los peores errores que cometemos es el de pensar de la


muerte como siendo algo ante nosotros. Esperamos postergarla. La
tememos, porque creemos que se encuentra fuera del alcance de
nuestra experiencia diaria. Nunca se nos ocurre a la mayoría de
nosotros que la muerte ha sido parte de esta experiencia diaria desde
el instante en que respiramos el primer aliento. La muerte es una parte
inerradicable del misterio de la vida. Ella no es siquiera la Gran
Aventura. Por el contrario, es algo común diariamente, tan familiar tan
parte de nosotros, que nunca le hemos identificado.

Entre los varios cómputos del número de células del cuerpo humano,
no hay dos que se encuentren de acuerdo, pero si hay pleno acuerdo
en cuanto al hecho de que cerca de un tercio de ellas perecen
diariamente, para que podamos llevar a cabo el trabajo y la distracción
diarios. Durante la noche, mientras dormimos, sus lugares son
llenados por un nuevo ejército, listo a morir mañana. No obstante,
muchos de nosotros nos aferramos tan firmemente a nuestro amado

60
status quo que no eliminamos los cuerpos inútiles de la generación de
células de ayer. Poco a poco, convertimos nuestros cuerpos en
cementerios. En vez de permitir que las células muertas se vayan, nos
aferramos a ellas y las empacamos en nuestras coyunturas, para
producir los dolorosos síntomas de la artritis; los almacenamos en
nuestros ojos para endurecer las pupilas y enturbiar la vista, las
embalsamamos en los tejidos de nuestras arterias, que deberían ser
más elásticos que goma virgen, estableciendo las condiciones
necesarias para debilitar estos canales de la corriente de vida.

Detrás de esto hay una condición mental. Es el deseo de


conservarnos, hoy como éramos ayer. Esta falta de sentido toma toda
manera de formas ridículas. Necesitamos comprender que son
ridículas y reírnos de ellas. Cuando sabemos qué es la muerte, no
podemos temerla y se hace nuestro aliado. Exactamente los mismos
procesos que en nuestros cuerpos los conducen a prematuros
sepulcros son los que, en los cuerpos de las personas excepcionales
mencionadas al comienzo de esta lección, producen extraordinaria
longevidad.

No es que el proceso de la muerte sea anulado, o contrarrestado por


algo más. Al contrario, es aquello que tiene manifestaciones negativas
y degenerativas en la enfermedad y en la muerte física lo que los
miembros de una minoría mejor informada usan positivamente para
producir la regeneración física.

Para realizar éste, debemos cambiar nuestros deseos. En vez de


desear mantenernos y mantener nuestras circunstancias sin cambio,
debemos darle la bienvenida al cambio. Debemos desear
transformación perpetua y progresiva, en vez de querer
embalsamarnos en alguna determinada forma de existencia que
creemos buena.

La observación nos capacitará para hacernos tan familiares con el


hecho de "morir diariamente", que todos los temores en relación con
aquello que tan evidentemente trabaja para nuestro bien se
desvanecerán. Entonces veremos claramente lo que la Clave 13 del
Tarot declara con su extraño simbolismo. Esto es, lo que los hombres
llaman muerte es el armazón de toda existencia, de lo que hace
posible todas las mutaciones de actividad humana.

61
Milagros son efectuados por este cambio en nuestra apreciación:
ancianos y ancianas se han renovado, sin la tontería de trasplante de
glándulas de macho cabrío o de mono.

Sin embargo, éste es un gran secreto, cuidadosamente preservado


por quienes lo conocen. Nosotros no lo hemos revelado. Lo que
hemos hecho ha sido mostrarle cómo descubrir este secreto por sí
mismo. Cuando lo haga, lo mantendrá en reserva. No porque sea un
avaro del conocimiento, porque quienes saben no lo son. Una razón
mejor aconseja extrema circunspección en cuanto a la revelación del
misterio. El secreto implica algo que sería peligroso en las manos de
personas carentes de preparación.

Vamos a ser más explícitos. En este mismo momento hay disponible


suficiente conocimiento específico para capacitar a cualquier persona,
no importa la suerte de tonto o tirano que pueda ser, para mantener su
existencia física muchas décadas más allá del promedio presente...
conocimiento que podría ser usado, como la mayoría de nosotros
emplea el conocimiento de la electricidad, sin un entendimiento real de
los principios que hay detrás de él. Dar tal conocimiento al mundo será
perpetuar esta generación de humanidad. ¿Quién se atrevería a ser
responsable de prolongar indebidamente la vida de tantos idiotas
morales, de tantos devoradores voraces de dinero, de tantos
dictadores, de tantos hombres y mujeres ciegamente ambiciosos?
puede estar seguro de que quien posee este conocimiento lo guardará
celosamente.

Nuestra parte es colocarlo a usted en posición de recibirlo. El primer


paso es hacer algún esfuerzo por pensar de su parte. Piense acerca
de lo que hace morir los cuerpos. Piense acerca de lo que los hace
vivir. De especial pensamiento a cómo llegan aquí. Esta lección está
plena de insinuaciones claras. Tómelas.

Empiece por examinar sus deseos. Libérese del deseo de


"permanecer inmóvil" en cualquier forma que esto pueda tomar.
Substituya el deseo por hacerse más y más útil a la Vida Una. Pronto
se liberará del temor. Coloque todo detalle de su existencia personal
bajo la guía del Ego Uno de la raza humana. Dedíquese diariamente a
vivir el día como una "Mano de Dios".

62
Haga esto y aprenderá, del interior, el secreto de la regeneración física
y mental. Aquel que tiene oídos para oír, que oiga.

63
LA GRAN OBRA
(104)
EL MODELO MAESTRO
Lección 07

En los ceremoniales de los Capítulos Operativos de nuestra Orden, no


hay presentaciones rituales de la Sabiduría Eterna más allá del grado
correspondiente a Tifareth, al sexto Sefirah. Todas las iniciaciones por
sobre este punto son interiores.

Sin embargo, es un error suponerlas como puramente subjetivas. Una


vez que un ser humano establece la percepción continua del EGO
UNO asentado en Tifareth, comparte el contacto de ese Ego con los
planos por encima e interiores al campo específico de operación del
Ego. La experiencia es progresiva, igualmente que el progreso del
aspirante, etapa por etapa, desde los niveles inferiores hasta Tifareth.

Es, además, completamente objetivo. Con esto queremos decir que el


fenómeno de los planos superiores por sobre, y hacia, el interior del
plano correspondiente al sexto Sefirah; tiene lo que puede ser llamado
existencia independiente. Puede haber un elemento subjetivo en
nuestra percepción de ellos, en la misma forma como nuestra reacción
personal a una puesta de sol puede ser diferente de la de otra
persona. No obstante, la misma puesta de sol es el fenómeno objetivo
que hace surgir las dos reacciones y es su causa inmediata.

En la terminología de la Escuela Occidental, Tifareth y los dos Sefiroth


por sobre él, Geburah y Chesed (Fuerza y Misericordia), pertenecen a
tres grados de Adeptado. Quienes han alcanzado la plena consciencia
del Ego son llamados Adeptos Menores. Quienes han experimentado
la iniciación interna que les proporciona plena seguridad de la realidad
representada por el quinto Sefirah, son conocidos como Adeptos
Mayores. Para las personas que han pasado a través de la iniciación
correspondiente a Chesed, se les aplica el término de Adeptos
Exentos. Estos son títulos antiguos, pero aún son adecuadamente
descriptivos.

Un Adepto Menor es aquel cuyo principal interés concierne con la


administración de las varias fuerzas correspondientes a los senderos
por debajo de Tifareth. Está ocupado con la regulación del deseo, con

64
la dirección de la subconsciencia y con el control del cuerpo físico y de
su medio ambiente. Su trabajo consiste en establecer en su
consciencia una sumisión continua y firme al verdadero Ego. Es la
práctica de la presencia de Dios, aplicada a los más pequeños detalles
de la vida diaria.

Recuerde, la doctrina de la Escuela Occidental establece que hay


solamente un Ego para toda la humanidad. Este Ego es el Rey, el
Adam arquetípico, el Mesías, el Cristo. En Hinduismo está
personificado como KRISHNA quien dice: "Yo soy el Ego asentado en
los corazones de los hombres". Este es el único "YO SOY" de todas
las personas, representado por los dioses Redentores de todas las
religiones.

Los egipcios le llaman Khur y deletrean el nombre con los hieroglíficos


correspondientes a las letras K y R del Español. La tradición Egipcia
sostiene que Khur era el "Hijo" de la Santa Familia Egipcia. Además,
Khur, u Horus, como le llamaron los Griegos, se decía que había sido
concebido por su madre, Isis, después de la muerte de su padre,
Osiris. Así, pues, para los Egipcios, Horus era considerado como
habiendo sido "concebido por el Espíritu Santo" y nacido de una madre
virgen.

La figura central de la leyenda de la Francmasonería, Hiram Abiff, era


llamado Khurum en Hebreo, y hay una buena razón para pensar que
representa el mismo Khur que era venerado por los Egipcios.

Porque el nombre Khurum es una mezcla de dos sustantivos Hebreos.


El primero, Khur, significa "ser espléndido, ser blanco deslumbrante,
brillar, ser noble". El segundo es Ram, una palabra muy antigua
derivada del Sánscrito, significando "ser elevado". Así que Khurum
(Hiram) significa "El noble esplendor de lo alto" y ésta es una
designación del dios solar, Horus. De acuerdo con la historia de la
Biblia acerca de Hiram Abiff, su madre era, como Isis, una viuda. Ella
era de la tribu de Neftalí, que corresponde al signo zodiacal Virgo, la
Virgen. Así como las madres de Krishna y de Horus, la madre de
Khurum está asociada con la idea de virginidad.

En el simbolismo Cristiano, Cristo es a menudo representado por el


monograma Chi-Rho, el cual combina dos letras Griegas,

65
representando sonidos, que, en los Hieroglíficos Egipcios equivalen a
Khur. Así que, de la India, Egipto y Grecia, antes de la Cristiandad en
la forma en que la conocemos, vienen testimonios de la existencia de
un Ser único, el Ego asentado en los corazones humanos. Este es
también el sol espiritual viviente, el centro de gravitación de toda vida
humana; así como el sol físico es el centro de gravitación para los
varios cuerpos que componen nuestro sistema solar.

San Agustín y otros primitivos Cristianos que habían sido admitidos en


los misterios Egipcios y Griegos sabían esto. Entre otras cosas, San
Agustín debe haber tenido esto en mente cuando declaró que la
verdadera religión había existido siempre desde la fundación del
mundo y solamente empezó a ser llamada "Cristiana" después de la
época de Jesús.

La Escuela Occidental dice lo mismo. Todos sus miembros son


Cristianos. En esto, la Escuela Occidental es distinta de la Hermandad
del Trans-Himalaya que ha hecho tanto para despertar el mundo a la
verdad oculta.

La Escuela Occidental sostiene que, así como los Hermanos Wright


fueron los primeros en volar en una máquina más pesada que el aire,
o así como Edison fue el primero en perfeccionar la lámpara
incandescente, así Jesús de Nazareth fue el primero en llegar a la
identificación perfecta de su consciencia personal con el Ego central
de la Humanidad y a la realización de la perfecta unión de ese Ego
con el YO UNO del universo.

Esto es solamente asunto de dar crédito donde se debe. Además la


doctrina oculta de la Escuela Occidental es que Jesús de Nazareth, la
personalidad humana, fué el último de una serie de Avatares, o
encarnaciones de un alma humana superior. Esta alma fué el centro
de la personalidad que apareció en otras épocas como Melquisedec,
como Krishna, como Horus y por último, como Hermes Trismegistus,
fundador de la alquimia.

Se tejieron mitos acerca de estas personalidades; pero ellos fueron


también hombres reales, sucesivas encarnaciones de una sola alma.
En sus primeras encarnaciones, esta alma logró una progresiva
percepción de la verdadera naturaleza del Ego Uno. Su final

66
identificación perfecta con ese EGO fué lograda en la vida de
Jesucristo.

Si esto se comprende, será fácil reconciliar la identificación de Jesús


con el Logos, o VERBO. Esta es la característica sobresaliente del
Evangelio de acuerdo con San Juan. Mal entendimiento de este
Evangelio y la errónea elevación de Jesús a una altura que hace de Él
la Gran Excepción, en vez del Gran Ejemplo, ha hecho mucho daño a
la verdadera religión Cristiana.

No le pedimos aceptar esta doctrina de la Escuela Occidental. Nuestro


deber, como personas a quienes se nos ha confiado la diseminación
de esta doctrina, es proclamarla. Considérela cuidadosamente. EIla
debe ayudarle a resolver muchos problemas.

Indica claramente que, aunque Jesús fue el primero en lograr la


identificación completa con el HOMBRE arquetípico, Él era
completamente consciente de las limitaciones de su personalidad
humana. Su vida humana estuvo condicionada por el lugar y el tiempo.
Compartió las limitaciones de conocimiento común a los hombres más
sabios de su período. Conociendo esto, Él previó un día cuando, como
resultado de su éxito, hombres y mujeres en todo el mundo lograrían
cosas más grandes que sus propias realizaciones maravillosas.

Hoy tenemos aeroplanos que los Hermanos Wright no podrían nunca


haber imaginado cuando volaron a Kittyhawk. Nuestras lámparas
eléctricas son mejores que la primera hecha por Edison, con su vida
de ocho horas. Aún así, es posible para el Ego Uno, operando a través
de hombres y mujeres plenamente conscientes de su identidad con Él,
efectuar cambios en la vida humana, en la sociedad humana y en el
medio ambiente humano, que nunca podrían haber sido hechos por
Jesús en sus días y que pueden no haber pasado nunca por su mente,
cuando anduvo a lo largo y ancho de Palestina en su gran misión.

Por otra parte, Jesús, el hombre, obtuvo plena inmortalidad consciente


como resultado de identificarse con el Cristo, o el EGO UNO. Así que,
nunca hubo un momento, desde que inició su ministerio, en el cual no
haya estado vivo y trabajando. Él es nuestro Hermano Mayor. El es
nuestro Maestro. Cuando entramos en una más perfecta unión con el
Ego Uno, entramos también en una más perfecta unión con la mente

67
que estaba en el Constructor de Nazareth. A través de esta unión con
su mente nos haremos partícipes de una todavía más elevada unión:
la unión con el Uno Indivisible, Yekhidah, el YO universal, asentado en
Kether.

Esta doctrina de la Escuela Occidental fue velada por los enigmas y


las declaraciones crípticas de los Rosacrucianos, quienes se
anunciaron al mundo a principios del siglo XVII. En su alegoría, FAMA
FRATERNITATIS, relatan la historia de la "fundación” de su Orden por
un personaje legendario. El Hermano C.R. Sus iniciales, C (ó K) y R,
son los equivalentes alemanes para los hieroglíficos egipcios que
deletrean el nombre Khur. Corresponden también al monograma
Griego, Chi -Rho.

En consecuencia, el ritual dramático mencionado al comienzo de esta


lección, hace a la persona que pasa a través de él, un “Hermano C.R."
El mismo C.R. es llamado también "Nuestro Padre", en varios pasajes
de los primeros dos manifiestos Rosacruces. En la misma forma,
cuando un Francmasón recibe su tercer grado, se identifica con Hiram
Abiff; sufre con él, muere con él y con él es elevado a la inmortalidad.

No todo Francmasón llega a ser un verdadero "Hiram Abiff". No toda


persona que participa en el ritual del grado de Adepto Menor está
verdaderamente identificada con el Hermano C.R. Sin embargo, el
más ignorante Masón, después de que ha sido elevado debidamente
puede, por el estudio y la práctica, llegar a ser un verdadero Hiram.
Así también el más superficial Rosacruciano puede encontrarse
interiormente unido por el Hermano C.R. Quienes se acercan a la
ceremonia del grado de Adepto Menor, debida y verdaderamente
preparados, tienen a menudo una gran iluminación en el momento del
ritual, donde las palabras y actos ceremoniales invitan al descenso de
lo superior e interno, del Brillo Blanco que procede del Centro más
interior, por sobre el Ego mismo. Este Centro es el "Lugar” donde
Yekhidah, el YO Cósmico, tiene su morada.

La experiencia es inolvidable. Pero no puede ponerse en palabras.


Tiene profunda influencia en la subsiguiente historia del hombre o
mujer a quien llega. A esto no debe dársele la interpretación de que tal
persona sea transformada o transfigurada instantáneamente. Pueden

68
pasar años antes de que la influencia oculta opere la transformación
completa de la personalidad externa.

Estos años serán usados en el trabajo de un Adepto Menor. Están


dedicados al desarrollo progresivo del poder de administrar su
naturaleza del deseo, a hacer el intelecto más agudamente
discriminativo, a poner las fuerzas de la subconsciencia bajo dirección
y a proyectar poderes interiores a través de un cuerpo crecientemente
responsivo y de sus diestras actividades.

No obstante, hay una diferencia sobresaliente entre el menor de los


Adeptos Menores y los aspirantes que no han alcanzado este grado.
Un Adepto Menor ha llegado y él lo sabe. Ante él pueden haber
muchos años de trabajo, aún varias encarnaciones; pero hay una
diferencia en consciencia que le distingue de todos los que no han
alcanzado este grado. Él es inmortal conscientemente. No persuadido
de la inmortalidad. No convencido de que probablemente sobrevivirá a
la muerte de su cuerpo físico. La diferencia es cualitativa. Un Adepto
Menor vive otro tipo de existencia. La experiencia de vida eterna diaria
y de cada hora, es suya.

Como Melquisedec, él es sin madre o padre, sin principio o fin de los


días. Lea lo que se dice de Melquisedec en el séptimo y octavo
capítulo de la Epístola a los Hebreos. Si fue San Pablo quien la
escribió o Apolo, o cualquier otra persona, no importa. Lo que importa
es que el gran sacerdote supremo mencionado allí es el Hombre
Arquetípico. Un Adepto Menor no olvida nunca que su vida, sin
importar lo personal que pueda parecer, está siendo vivida a través de
su personalidad por este Adam Arquetípico. El sabe lo que San Pablo
quiere decir cuando escribe; "Cristo en NOSOTROS (el significado
literal de Inmanuel), la esperanza de gloria".

A medida que pasa el tiempo, un Adepto Menor se hace


crecientemente perceptivo de que lo que siente y le parece voluntad,
es realmente LEY. El percibe que toda verdadera voluntad es la
expresión en acto de la forma como las cosas son realmente en vez
de como ellas parecen ser. Llega a conocer la voluntad como siendo
una tendencia cósmica.

69
Así, a medida que transcurre el tiempo, un Adepto Menor siente
menos y menos que tiene que ejercer esfuerzo personal alguno. El no
tiene que emplazar voluntad. Sabe que no hace nada de sí mismo. Sin
embargo, para los que le rodean, parece ser un gran trabajador y
poseer un intenso poder de voluntad.

Como Jesús, él es manso y humilde de corazón (Tifareth es el Sefirah


correspondiente al corazón), pero es capaz de ejercer extraordinario
poder. Tiene paz para su alma; para ambas, el Alma Superior (Ruach)
y el Alma Vital inferior (Nefesh), porque nunca cae en el error de
suponer que su personalidad es la fuente de los poderes ejercidos a
través de su instrumentalidad.

Cuando alcanza la percepción perfecta de la verdad de que lo que


siente como voluntad es realmente la irresistible fuerza de Vida en
acción, que llamamos Ley Natural, llega a ser un Adepto Mayor.
Entonces tiene acceso a profundidades de entendimiento para las
cuales no tenemos palabras humanas. Su estado de consciencia se
logra por larga práctica en el arte de la inversión intelectual,
representada en el Tarot por el Hombre Suspendido (El Ahorcado).

Se ha dicho que esta Clave representa a un Adepto atado por sus


compromisos. Aún eso es libertad en comparación con los estados
mentales y físicos de la mayoría de las personas.

En mecánica, la palabra engranar denota el medio por el cual una


fuente de poder se pone en juego con las partes movibles de una
máquina. Hablamos de engranar el embrague de un carro. Los
compromisos de un Adepto son aquellos que hacen de toda su
personalidad un agente inmediato de la ley cósmica. Llega a ser la Ley
Encarnada. Cuando alcanza este estado, es un Adepto Mayor.

Sin embargo, hay una etapa aún más allá de esta, porque un Adepto
Mayor siente que tiene una voluntad personal, aunque él Sabe mejor.
Este tercer grado de adeptado es aquel de Adepto Exento. Lo
alcanzamos a través de lo que el Tarot representa por el simbolismo
de la Clave 9, el Ermitaño.

El Ermitaño no tiene nada que hacer. Está en la cima. No hay más


alturas que pueda escalar. Simboliza lo que Jesús tenía en mente

70
cuando dijo: "Yo y el Padre estamos en perfecta unión". Quien alcanza
este elevado nivel de percepción puede mirar hacia atrás el sendero
por el cual ha ascendido. Una consecuencia es que recupera la
memoria de sus encarnaciones pasadas.

Durante las primeras etapas de su profunda rememoración, observa


las vidas de otras personas y entra profunda y bondadosamente en
sus experiencias. Entonces comprende: "Eso es lo que yo fui una vez.
Una vez sentí lo que él hace ahora. Una vez mi concepto era el mismo
suyo. Una vez me encontré exactamente en ese nivel. Una vez
parecía estar restringido por las mismas limitaciones. Una vez llevé la
pesada carga de la responsabilidad personal. Una vez supuse que mi
religión era la única verdadera. Una vez estuve ansioso de luchar para
sostener mis creencias. Allí voy ahora, como fui una vez".

Más tarde, viene una experiencia que debemos abstenernos de tratar


de describir. Usted puede encontrar insinuaciones de ella en los
escritos espirituales de todos los tiempos y razas. Algunos de los
mejores, aunque cubiertos por el mito y la leyenda, son las historias de
la vida de Gautama Buda. La más definida y la más corta afirmación
directa de esta experiencia se encuentra en las palabras de Jesús:
"Antes que Abraham fuera, Yo soy".

Piense que hemos indicado las palabras. Deje que su imaginación


juegue con ellas. Trate de reproducir en su mente la tremenda
retrospectiva que ellas implican. Piense lo que Jesús debe haber
recordado para poder decir esas palabras con ese acento de tranquila
y segura autoridad. Luego reflexione sobre la verdad de que vendrá un
tiempo en que Usted podrá decir la misma cosa con la misma
autoridad.

Esto es verdad de usted ahora, pero aún no lo sabe. Un día lo sabrá.


Entonces llegará a ser otro en la compañía de Adeptos Exentos, los
Maestros de Compasión. Entonces se liberará de todo rastro de ilusión
de separatividad. Entonces podrá seguir, sin interrupción, las series de
manifestaciones de la Vida Una, hacia atrás desde la persona que una
vez creyó ser, hacia la Eterna Realidad que fue, es y será por siempre.

71
LA GRAN OBRA
(105)
EL MODELO MAESTRO
Lección 08

Los tres círculos de la parte superior del Árbol de la Vida corresponden


a los grados Rosacruces llamados Magister Templi (Maestro del
Templo), Magus (Mago) e Ipsíssimus (Quien es más que sí mismo).
Estos grados constituyen el círculo Rosacruz más interno, o Tercer
Orden.

Hombres y mujeres que han llegado a estos grados son, en algunos


casos, personalidades desencarnadas esperando una oportunidad
favorable para encarnar. No están obligados a encarnar. Quienes han
alcanzado el grado de Adepto Exento están libres de esa necesidad.
Sin embargo, estos miembros del Tercer Orden hacen su aparición
como seres humanos cuando se hace necesaria la presencia de
líderes de la humanidad fuertes e iluminados.

No siempre entran en la vida humana por la puerta del nacimiento


físico. Simplemente revisten sus cuerpos superiores con materia física,
por un proceso que puede ser descrito como un descenso de la escala
vibratoria de sus propios vehículos personales. Tiene total comando
de las fuerzas que, en el plano físico, forman los átomos y moléculas
de los varios cuerpos de ese plano.

Debe comprender que no todos los miembros del Tercer Orden son
personas cuyo habitáculo normal es el plano espiritual superior. El
mayor número son hombres y mujeres que vienen a la vida terrena en
la forma usual, por el nacimiento físico.

Sostienen su existencia física por muchos años, más allá del lapso
ordinario de su vida humana. Hacen esto por el control de fuerzas que
entran en la constitución de sus cuerpos físico, astral y etérico. Esto
les proporciona dominio sobre su metabolismo físico. Pueden
mantener el equilibrio entre las actividades que destruyen el cuerpo y
aquellas que lo reparan. De estos miembros encarnados del Tercer
Orden ha sido recibida toda la instrucción directa por quienes se
encuentran ahora con la responsabilidad de diseminar las enseñanzas
de nuestra Orden.

72
Cuando decimos que estas personas han alcanzado los grados del
Tercer Orden, queremos decir que se han hecho perfectamente
receptivos a las influencias que descienden de los tres Sefiroth
superiores. Como personas viven aquí, en el plano físico, pero su
consciencia está centrada en Tifareth, el sexto Sefirah, asiento del Ego
Uno.

Cada uno de ellos es un Adepto Exento. La mayor parte de su trabajo


se efectúa a nivel Egoico, donde ejercen control sobre todas las
actividades inferiores a ese nivel. Al mismo tiempo progresan de etapa
en etapa de mayor receptividad a las influencias que descienden de lo
superior e interno. Los canales de estas influencias corresponden a los
senderos de Cheth y Zain en el lado izquierdo del Árbol y a los
senderos de Vav y Heh en el lado derecho; el sendero de Gimel en el
Pilar central.

El sendero de Cheth no está abierto para un aspirante que no ha


alcanzado el Grado de Adepto Exento. Grandes como son los poderes
de quienes han llegado al nivel de consciencia representado por la
quinta esfera, no pueden penetrar en la consciencia de un Maestro del
Templo hasta cuando lleguen a ser verdaderamente exentos de los
engaños de la voluntad y acción personal. Solamente los que han
llegado al pleno conocimiento de la personalidad como siendo un
instrumento para el YO universal, pueden recibir la influencia que
desciende de Binah a través del sendero dieciocho.

Cuando uno "pasa" de Geburah a Binah, realmente no escala hacia


arriba y atrás a través del sendero de Cheth. En verdad logra y
mantiene un ajuste de consciencia que le permite recibir el impacto
total del influjo procedente del Alma Divina, Neshamah, a medida que
ese influjo se derrama de Binah hacia abajo y hacia afuera.

Para esta recepción, el Adepto Exento se coloca en un estado mental


correspondiente al quinto Sephira, en la misma forma que se sintoniza
un radio a la longitud de onda de una estación. Así como el receptor
se llena de, y da de, los sonidos originados en la estación transmisora,
así la mente de un Adepto Mayor se llena de, y expresa, la
consciencia intuicional superior del Alma Divina. Por este medio él es
"elevado" al grado de Maestro del Templo, en la misma forma como la
mente de quien escucha la radio vence las limitaciones del espacio y

73
del tiempo y se hace virtualmente presente en la sala donde se origina
el programa.

En la Clave 7 del Tarot, la Carroza simboliza el templo viviente del


Poder de Vida. El auriga (o el transmisor) es Yekhidah, el YO
Universal. Este YO es el Maestro Eterno de las expresiones positiva y
negativa del Gran Agente Mágico, o Luz Astral, representadas por las
esfinges que tiran del carro.

El campo de su maestría es el lenguaje, el poder atribuido a la letra


Cheth y al sendero dieciocho. En ocultismo, "lenguaje" significa las
expresiones verbales del pensamiento, tanto como el lenguaje
articulado audible. Un Maestro del Templo conoce el secreto del
lenguaje mágico. Usa "palabras" como piedras de construcción.
Conoce el valor vibratorio de varias combinaciones de sonidos, e ideas
que corresponden a estos sonidos. Por la dirección de las fuerzas
sutiles del sonido, combinadas con el pensamiento, se construye un
cuerpo que resiste toda fuerza hostil.

Tal persona comprende plenamente el significado de la frase: "Lleno


de entendimiento de su perfecta ley, soy guiado, momento a momento,
por el sendero de la liberación". Dentro de sí, siente el impulso
irresistible de la Voluntad Primaria, que el ignorante confunde con algo
que le es propio. El no hace planes, sino que sigue el Gran Plan, paso
a paso, a medida que se desenvuelve. Nunca está ansioso. Tiene
poca curiosidad concerniente al futuro. Ve el inmediato y, algunas
veces, el futuro distante como una realidad presente.

Habiendo establecido su unión con Binah, a través del sendero


dieciocho, procede a perfeccionarse como Maestro del Templo, por la
apertura del canal representado por el sendero diecisiete de Zain y por
la Clave 6. Además, no hay viaje de ascenso a través del sendero
diecisiete. Lo que ocurre es una recepción perfecta, al nivel del Ego,
de la consciencia intuicional de Neshamah; y la consecuencia de esta
recepción es la habilidad de aplicar el poder superior a varios centros
por debajo del nivel Egoico. En la misma forma como una persona se
coloca mentalmente a nivel de todo procedimiento matemático, desde
la aritmética al cálculo, descenderá a nivel del álgebra cuando tiene un
cierto problema que resolver, pero atacará otro desde el nivel de la
geometría; así, quien ha alcanzado el grado de Adepto Exento es

74
capaz de colocarse, para diferentes propósitos, en cualquiera de los
grados inferiores.

Si, por ejemplo, tiene algo que hacer que demanda el ejercicio de la
destreza física, centra su consciencia deliberadamente en Guph, (el
Reino), el cuerpo físico. Si el trabajo en que está comprometido
concierne a fuerzas del plano astral, mueve su centro de consciencia
al nivel del Alma Vital, en el noveno Sefirah. Si tiene que ver con un
problema intelectual, traslada su foco de Consciencia al campo
representado por el Sendero Octavo. Si su actividad del momento
concierne a la naturaleza del deseo, centra su conciencia en Netzach,
el séptimo Sefirah.

En esto difiere un Adepto, de cualquier grado, de las personas cuya


realización está limitada a los grados del Primer Orden. Como los
matemáticos mencionados, puede ser activo en cualquier punto por
debajo del grado que ha alcanzado. Nada es más común, o más
erróneo, que la noción de que quien alcanza los grados superiores no
se ocupa de los inferiores. El no se encuentra limitado a los inferiores.
Sin embargo, los Adeptos superiores, cuando hacen algo que requiere
el uso del cuerpo físico, o se ocupan con el medio ambiente físico,
dejan que su consciencia llegue a estar perfectamente centrada en el
nivel del plano físico. Su procedimiento es el mismo cuando se ocupan
de otros campos de actividad personal.

Maestría del Templo es más que el control del cuerpo físico. Es el


control de todo vehículo del YO, desde el más interno hasta el más
externo. Desde el cuerpo causal hasta el medio ambiente físico; un
Maestro del Templo puede determinar las formas que tomará el Poder
de Vida al fluir a través de él hacia la expresión.

Excepto en muy raros casos, nada de lo que hace conduce a que se le


considere como operador de milagros. Sin embargo, porque se hace
perfectamente receptivo al poder de la mente abstracta, que mora en
Binah, el poder del Alma Divina, Neshamah, tiene éxito en cualquier
cosa que emprende.

Por identidad numérica, Neshamah corresponde a Ha Shamain,


sustantivo Hebreo traducido "cielos". Así que, cuando el Salmista
escribió: "Los cielos declaran la gloria de Dios", sus lectores iniciados

75
comprendieron el significado interno como: "Neshamah, el Alma
Divina, es el poder que manifiesta, o hace evidente, el poder oculto de
la Realidad Cósmica". Los "cielos" representan el plano arquetípico de
las causas. Un Maestro del Templo ha identificado tan completamente
su vida con este plano causal que se reconoce, en todo tiempo, como
un canal para el poder que controla y determina las formas de todas
las cosas.

Todas las fuerzas conocidas de la ciencia son percibidas por él como


fluyendo hacia el campo de la manifestación a través de su
personalidad. Toda ley reconocida por la ciencia es vista por él como
una ley de su propio ser. Además, percibe las fuerzas y leyes que son
aún desconocidas para la ciencia exotérica y sabe que trabajan a
través de él.

En esto es diferente de las personas cuya consciencia está limitada a


los niveles inferiores. Hasta los principiantes pueden creerse canales
de fuerzas superiores. Su creencia es correcta, aunque algunas
"fuerzas superiores", supuestas por algunos estudiantes ocultos,
realmente no existen; y son apenas el producto de la fantasía humana.
Sin embargo, en su aspecto más importante, estas creencias están
basadas en la realidad. Un Maestro del Templo no cree. Sabe. Sus
poderes expresan y prueban su conocimiento.

Sabe que la personalidad humana es un medio para la transmisión de


potenciales superiores del Poder de Vida, operando a niveles
Superconscientes. A través de la personalidad humana, estos
potenciales superiores son concentrados en un campo de inferior
potencialidad, por debajo del nivel de la consciencia humana.

Un Maestro del Templo mantiene siempre la percepción de su relación


con lo que está arriba. Nunca pierde su conocimiento de habilidad
innata para controlar lo que está abajo. Ninguna apariencia le
atemoriza. Nunca piensa de sí como realizando acción alguna por el
ejercicio de poder personal. Ni se siente personalmente responsable
por ningún resultado. El es un testigo de las obras poderosas de la
IDENTIDAD UNA; y, a medida que observa los fenómenos de este
mundo, ve todas las cosas trabajando hacia la manifestación de la
inevitable libertad, que es la consecuencia necesaria del irrestricto fluir
de la Luz Ilimitada.

76
Un Maestro del Templo sabe que el centro más interior de la
personalidad humana es idéntico con el Silencioso Observador de lo
supremo del ser. Este es el UNO indivisible, el YO, Yekhidadh.

Un Maestro del Templo percibe, como lo hace el Silencioso


Observador, que toda actividad es una serie de transformaciones de la
energía de la Vida UNA, manifestándose en varios niveles de
subconsciencia, auto-consciencia y Superconsciencia. Un Maestro del
Templo sabe que el YO UNO no se mueve, no entra en acción alguna,
sino que permanece siempre como el Eterno Vigilante de las
actividades correlacionadas de su propio poder.

Un Maestro del Templo percibe la necesidad de, y la beneficencia de,


la continua transformación de los vehículos físicos. Ve que en el
mundo de la forma, este principio de cambio interminable, produce la
apariencia de la muerte. Hace algo más que ver. Comprende el factor
afirmativo en el fenómeno de la muerte. Como dice un texto Rosacruz,
él ha "tomado fuerza prestada del águila", por el uso de corrientes
nerviosas para el estímulo cerebral, que en los seres humanos
ordinarios no tiene otra salida que la función sexual. Así, un Maestro
del Templo es liberado del "cuerpo de esta muerte" y vive en la gozosa
libertad de las limitaciones del tiempo y del espacio, que restringen la
actividad de la mayoría de las personas.

Reconociendo su identidad con el UNO indivisible, un Maestro del


Templo comparte, con ese UNO, sus poderes como la Inteligencia que
hace, traza y compone el mundo. El ha tomado la medida completa de
su humanidad y de sus relaciones con el Poder de Vida Universal. Se
ve a sí mismo como realmente es. En esta visión firme de la verdad no
hay lugar para algún ajuste por insuficiencias, ya de sus vehículos
personales, o de ese mayor vehículo de la vida, su medio ambiente.

Por la perfecta receptividad a la influencia que fluye de Binah a


Tifareth, a través del sendero de Zain, un Maestro del Templo es
capaz de actuar al nivel Egoico como un agente para los poderes
creadores que la Biblia llama Elohim . Su acción es realmente la
acción de esos poderes; y, así; él puede, y lo hace, operar milagros
cuando se hacen necesarios. Porque él es un templo viviente del
Señor de la Vida y del Destino.

77
LA GRAN OBRA
(106)
EL MODELO MAESTRO
Lección 09

El grado rosacruz correspondiente al segundo Sefirah, Chokmah, es el


de Magus, o Mago. En las más recónditas relaciones de la Kábala hay
cierto sentido en el cual la letra Beth y el Mago en el Tarot
corresponden a Chokmah.

Un mago es un sabio. Además, la Clave del Tarot así llamada,


representa algo que está entre un poder superior y un poder inferior,
en la misma forma que Chokmah está entre Kether y Binah.
Finalmente, el número de Chokmah es 2 y este es el valor de la letra
Beth.

Sin embargo, este eslabonamiento de significados y atribuciones no


cambia el hecho de que el sendero de Beth sea distinto del grado de
Magus en Chokmah. Para evitar una confusión aquí, recuerde que
aunque el Modelo Maestro nos presenta treinta y dos aspectos de la
Realidad, cada uno de los treinta y dos es una fase de la COSA UNA.

Un mago ha vencido la influencia de todos los pares de opuestos. Ha


equilibrado perfectamente los poderes de los grados inferiores y está
perfectamente equilibrado entre el primer y tercer grado. Él es
Sabiduría encarnada.

En el grado de Maestro del Templo, el trabajo del Adepto está


relacionado con el control de la fuerza que los Hindúes llaman Prana.
Este control se ejerce en el aspecto forma de la vida, aunque su
alcance se extiende hasta los vehículos del Poder de Vida que son
imperceptibles a los sentidos físicos del hombre. En el grado de
Magus, el Adepto ha logrado perfecta identificación consciente con la
VIDA misma.

Chokmah, como ya sabe, es el asiento de Chaiah, el principio vital


residente en todas las formas del universo. En su manifestación física,
este principio es idéntico con la energía radiante que brota de los
soles.

78
La consciencia de un Magus es una con la Fuerza de Vida y está
perfectamente sintonizada con su orden operativo. Un Magus nunca
consulta un horóscopo. Sin embargo, vive una vida perfectamente
ajustada con el flujo y reflujo de las mareas de influencia cósmica.

Es totalmente imposible describir tal grado de avance en palabras


nacidas de la experiencia física. Lo nuestro, es por consiguiente,
solamente una información de instrucción recibida.

Elifas Levi escribió: "La Magia es la divinidad del hombre obtenida en


unión con la fe; los verdaderos Magos son Hombres Dioses, en virtud
de su íntima unión con el Principio Divino. Son hombres sin temores y
sin deseos; no están dominados por la falsedad; no comparten el
error; aman sin ilusión; sufren sin impaciencia, reposando en la
quietud del pensamiento eterno. Un Mago no puede ser ignorante,
porque la magia implica superioridad, maestría, mayoría y significa
emancipación por el conocimiento. El Hombre Dios no tiene derechos
ni deberes; tiene ciencia, voluntad y poder. Él es más que libre, es
Maestro; no obedece, porque nadie puede darle órdenes. Lo que otros
denominan deber, el lo llama su grato placer; hace el bien porque lo
desea y nunca desea cosa diferente; coopera libremente en todo lo
que promueve la causa de la justicia y para él, el sacrificio es un lujo
de la vida moral y la magnificencia del corazón. Es implacable con el
mal, porque no tiene huella de odio hacia los perversos. Él considera
al castigo reparatorio como un beneficio y no comprende el significado
de la venganza.

Tal persona es en verdad "más que hombre". No podemos formarnos


sino una vaga concepción de tal carácter. Sin embargo, pasaríamos
por alto el punto importante si suponemos que esta es una pintura
idealizada de lo que el hombre puede llegar a ser algún día. Por el
contrario, es un pobre esquema de lo que el HOMBRE real, en todo
ser humano, es, ha sido siempre y será eternamente. Este principio
interno de humanidad es el verdadero Magus... Vive ahora en usted y
en mí.

Dos senderos conducen hacia arriba de este grado. El Adepto Exento


no los escala. Simplemente se abre a la influencia que desciende a
través de ellos, como lo hemos explicado en la lección precedente. Un
Adepto Exento, que ha llegado a ser Maestro del Templo, ha

79
perfeccionado la organización de todo vehículo de consciencia. Así
que no obstruye su comunicación con el Instructor Uno.

Un Magus "reposa en la quietud del pensamiento eterno" porque


comparte la Inteligencia especial (Triunfante y Eterna) que se atribuye
a la letra Vav y al décimo sexto Sendero de Sabiduría. Reposa porque
todo sentido de acción personal se extingue completamente. Sus
palabras y sus obras son mágicas, porque son las palabras y obras del
Señor del Universo.

El Hebreo para "Triunfante" es Netzachiy. Este adjetivo se deriva del


sustantivo Netzach, Victoria, el nombre del séptimo Sefirah. En el
Modelo Maestro, Netzah es la base del Pilar o Columna de la
Misericordia, que consiste en los Sefiroth Netzach, Chesed y
Chokmah, en orden ascendente.

Lo representado por el Hierofante del Tarot es una modalidad de


consciencia que resulta invariablemente en triunfo y victoria. Esto es
porque, el tratar con todos los problemas de la experiencia humana
provee, a quienes abren su oído interior a la Voz del Maestro, una
absoluta certeza basada en principios eternos. Aquí el consejo
práctico es simple. Sus resultados son verdaderamente milagrosos.
Muchos fracasan en seguirlo. Pierden su tiempo en vanos esfuerzos
por encontrar algún método de realización más acorde con sus
nociones absurdas de cómo debe llevarse a cabo la Gran Obra.

El consejo es familiar. Es simplemente este: "Aquietaos y sabed". Un


Adepto Exento es una persona que ha tenido éxito en hacer esto.
Solamente esto y nada más. Ha aprendido a tener su cuerpo físico en
perfecta quietud. Ha aquietado el ardiente tumulto de sus emociones.
Ha establecido perfecta quietud en su mente consciente. Ni una onda
de pensamiento disturba la superficie de su materia mental. Ha
silenciado para siempre todo falso clamor de "lo mío" y del "mí", que
altera la serenidad en los sufrimientos de la "enfermedad del yo". En
este perfecto silencio, escucha la Voz que manifestó los mundos,
conduciéndoles de la No Cosa a expresión física. La suprema
revelación de esa Voz es: "Hijo lo que Yo Soy, tu eres".

Después de oír viene la visión. Esta es la Visión que los Cabalistas


atribuyen al décimo quinto Sendero de Sabiduría y a la letra Heh,

80
representado en el Tarot como el Emperador. El Sendero décimo
quinto es llamado la "Inteligencia Constituyente". Es el nexo de unión
entre el grado de Adepto Menor y el de Magus, entre el Ego y la
Fuerza de la Vida cósmica.

La visión característica de este sendero puede describirse como


"viendo con los ojos de Dios". Tal visión es verdaderamente profética.
Todo Magus es un vidente y un profeta. No siempre el hombre
personal comprende todo el propósito de su visión. Lea con cuidado
los escritos proféticos y encontrará evidencia al respecto. No obstante,
no hay carencia de certeza acerca de la visión misma. Quienes ven
con los ojos de Dios saben que aquello que ven es real.

Un ejemplo sobresaliente es la unanimidad con que los profetas de


Israel previeron la destrucción del Imperio Romano por el Mesías. Los
lectores de sus palabras las han interpretado erróneamente y han
materializado la visión. Porque Jesús no se ajustó a sus esperanzas,
porque no ofreció incremento alguno a sus deseos de una resistencia
armada contra Cesar, prefieren a Barrabás, uno de los tantos
guerrilleros que, en esos días, intentaban insurrecciones contra la
poderosa Roma.

Sin embargo, Barrabás seria olvidado a no ser por el incidente en el


cual se vio envuelto y que fue registrado por el Evangelio. Aún los
historiadores que no son partidarios del Cristianismo admiten que esta
despreciada fe de los esclavos, artesanos y pequeños mercaderes
destruyó a Roma. Aún permanecen vestigios del materialismo
Romano; y la segunda guerra mundial fue esencialmente un conflicto
entre la antigua interpretación Romana de la vida y las doctrinas
enseñadas y vividas por el carpintero de Nazareth. Finalmente,
podemos estar seguros de que la Visión Divina efectuará un triunfo
tranquilo sobre todo cuanto se opone a ella. Un Magus, entonces, es
quien ve las cosas como son y su visión tiene poder. Lo que Dios ve
ES. Así el LIBRO DE LOS SIGNOS dice verdaderamente: "Me
expreso viendo" y hace esta afirmación en relación con la letra Heh y
con el Sendero decimoquinto.

La Magia de la Luz es la aplicación práctica de la ciencia de la


Realidad. Un Magus no es un juglar, ni un productor de ilusiones, ni un
forjador de hechizos. Ha dominado las dos esfinges de sensación con

81
los frenos invisibles de la mente. Se ha perfeccionado en el arte del
lenguaje oculto. Por lo tanto, transmite, de los planos superiores a los
inferiores, el Verbo Creador de la IDENTIDAD UNA. Su pensamiento y
su palabra incorporan la verdad de la Realidad, en oposición a la
mentira de las apariencias.

La opinión popular concibe la magia como un método para embaucar


la ley, o para ir contra el curso de la naturaleza. Lo contrario es la
verdad. Muchas obras de magia son excepciones de la ley de
promedios que domina a los seres humanos ordinarios y rige los
reinos inferiores al hombre; pero son excepciones solamente en el
sentido de que van más allá de los fenómenos usuales de la
experiencia común. Un Magus completa el círculo de su expresión.
Asciende al estado de unión perfecta con la Realidad Una. Sus obras
de poder no contradicen nunca la ley, ni la destruyen. Ellos son
siempre las realizaciones plenas de la ley.

La Magia de la Luz estima correctamente el lugar de la personalidad


humana en el orden cósmico. Invierte las opiniones de la masa de la
humanidad. Un Magus no es conducido por el falso poder de voluntad,
que es en realidad sólo un sentimiento de falta de poder. El está
animado por la voluntad de servir, basada en su percepción inmediata
de la presencia real de la Fuente de todo poder en el centro de su ser.
Su ocupación es la distribución sabia de las riquezas ilimitadas que se
encuentran a su disposición. Para el mundo de los hombres
ignorantes, parece que se sacrificara, porque no lucha por ninguna de
las fruslerías que ellos consideran tan queridas. Para él, nada de lo
que hace reviste el aspecto de sacrificio. Todos sus actos son obras
del gozo más puro.

Un Magus ve, ojo con ojo, con el Anciano de los Ancianos. El ha


"restablecido al Creador a Su Trono". La Magia de la Luz es el
ejercicio de la Inteligencia Constituyente que construye el universo. El
Trono del Creador está en el centro de la personalidad humana, no en
algún remoto e inaccesible cielo donde es colocado por el error. Quien
es un vehículo transparente para la transmisión de la Inteligencia
Constituyente, a través del pensamiento y de la palabra, hacia el
mundo de la acción, es un verdadero Magus.

82
En la consciencia de un Magus, libre de la influencia de los pares de
opuestos, hay perfecto equilibrio entre la autoconciencia y la
subconsciencia; y estos dos aspectos de la personalidad humana
permanecen en relación armónica con la Superconsciencia sobre
ellos. Un Magus es un hombre de discriminación. Aunque se
encuentra libre de la influencia de los pares de opuestos, su libertad es
la consecuencia directa de su habilidad para hacer claras distinciones
entre todos estos positivos y negativos. No es ignorando los pares de
opuestos como nos liberamos de ellos. La liberación no es nunca el
fruto de la ignorancia. Por el contrario, es por la nítida diferenciación
entre las varias polaridades como un Magus es capaz de combinarlas,
neutralizarlas y trascenderlas. En consecuencia de esta exacta
discriminación, que es un ejercicio de visión mental, viene la habilidad
de medir todas las experiencias correctamente. Así que la Inteligencia
Iluminadora en Chokmah es primordialmente Mercurial, o
discriminativo. Uno debe observar antes de poder razonar. Un Magus
toma medidas correctas porque, a través de la observación, ha
aprendido a ver.

Su iluminación, de la cual la Magia de Luz es consecuencia y


expresión, se produce por medio de transformaciones sutiles químicas
y psíquicas en su propio organismo. Esta es la terminación de la
operación alquímica, representada en el Tarot por el Ermitaño. Un
Magus no hace nada de sí. El es una incorporación de la Voluntad de
Dios. Por lo tanto, nada puede oponérsele. Todas las fuerzas de la
naturaleza le obedecen. En su propia consciencia es uno con el
Testigo cósmico de toda actividad. No es que él se fuerce, con gran
trabajo, para producir este o aquél resultado. Él es simplemente el
observador, tranquilo y libre de problemas, del juego de los sucesos
que operan juntos para producir el éxito inevitable de la Operación del
Sol.

Finalmente, no hay sentimiento de importancia personal en un Magus.


En los UPANISHADS se le describe así: "Un perfecto tonto en algún
lugar, todo esplendor real en otro; en tiempos enamorado de la ilusión;
en épocas en total paz y quietud; a menudo en la perezosa
indiferencia de la boa; el sujeto de los más elevados encomios en un
lugar; en otro de todos los desprecios; en un tercero enteramente
desconocido... así va el sabio conocedor, siempre feliz en su suprema
bendición.”

83
De esta realización se escribe: "El conocedor del YO alcanza lo
Supremo". Por eso se dice: "El YO es Ser, Consciencia, Infinitud”.
Quien comprende esto, tanto en el intelecto como en la más elevada
substancia espiritual, tiene acceso a la función de todo deseo, en un
solo movimiento, siendo uno con el Yo que lo ve todo". El ha llegado a
ser verdaderamente el "Pequeño Niño". Libre de cuidado, libre del
peso de falsas responsabilidades, libre de las limitaciones de la
conveniencia humana, él extrae el néctar de la Sabiduría de su
ininterrumpida experiencia de la flor de Oro del Eterno Ahora.

84
LA GRAN OBRA
(107)
EL MODELO MAESTRO
Lección 10

El primer Sephira, Kether, la Corona, se atribuye al más elevado grado


de la Verdadera e Invisible Orden Rosacruz. Este grado es llamado
Ipsissimus, o "Quien es más que sí mismo". Este corresponde en
significado a Yekhidah, el INDIVISIBLE.

Prácticamente equivalente al Atman Sánscrito, Yekhidah es el YO


Cósmico, el YO SOY UNO, manifestado a través del universo como la
Causa Central de Toda Vida, consciente y energía.

Yekhidah es el Logos Cósmico, así como el Logos Solar, o Cristo, es


el Logos de nuestro sistema de mundos girando alrededor del sol.
Yekhidah es la Cabeza Suprema del sistema universal designado por
el término Rashit Ha- Galgalim, “Cabeza o Principio de los Vórtices”.

Yekhidah está más allá de toda limitación de géneros. Estos no se


hacen manifiestos hasta cuando Kether se ha proyectado,
simultáneamente, en las manifestaciones señaladas en el Árbol de la
Vida como Chokmah, Sabiduría, y Binah, Entendimiento. Chokmah es,
Ab, el Padre y Binah es, Aima, la Madre. Así que podemos pensar de
Kether, o de Yekhidah, como siendo el Padre-Madre Universal.

El grado de Ipsissimus es aquel de Cabeza de la Verdadera e Invisible


Orden Rosacruciana. Esta orden no es, en manera alguna solamente
una sociedad humana. Es el Orden Cósmico que Jesús tenía en
mente cuando habló del Reino de Dios. Cuando se comprende esto,
se hace evidente lo absurdo de las pretensiones promovidas por
varias personas, quienes aseguran su derecho a ser consideradas
como "Cabeza" de la Orden Rosacruz.

Al decir esto, no disputamos el hecho de que cierta persona pueda ser


la cabeza externa de una sociedad trabajando de acuerdo con el
modelo básico Rosacruz. Hay muchas de tales organizaciones.
Algunas pocas, en estos días, continúan usando la palabra "Rosacruz"
como parte de sus nombres oficiales. El mayor número evita cualquier

85
anuncio público de que son Rosacruces, porque este augusto título ha
sido muy abusado por fanáticos y pretendientes.

Entre los seres encarnados, en cualquier planeta, la posición de


Ipsissimus es desempeñada por uno de los verdaderos Magos que
han realizado la más perfecta identificación con el YO central. Ningún
hombre es citado, o elegido para esta posición. Su realización interior
es lo que le hace un Ipsíssimus. Esta realización no es juzgada por
hombre alguno. Simplemente es.

El principio que trabaja aquí es operativo en todas partes. En todo


ciclo de humanidad el centro dominante es la persona que posee la
más profunda comprensión de sí mismo. El pensamiento de esta
persona domina las mentes del resto de su grupo, aunque pueda decir
y hacer muy poco. Observe, y verá cuan verdadero es esto, aún en los
pequeños grupos de personas entregadas a un esfuerzo común.
Quien es en verdad más dueño de sí, esto es, poseído por el YO, rige
a los demás. En su pensamiento hay una claridad y una fuerza que se
imponen por inducción en las mentes de los otros miembros del grupo.

Solamente un sendero en el Árbol de la Vida conduce al grado de


Ipsíssimus. Esto es el sendero de la letra Gimel que une Tifareth a
Kether. La modalidad de consciencia atribuida a este sendero de
Sabiduría es la Inteligencia Unificadora, o la Inteligencia Conductora
de Unidad. En el Tarot está representada por la Gran Sacerdotisa.

El pergamino de la Gran Sacerdotisa muestra cómo un Magus se


coloca en contacto con el grado de Ipsíssimus. Ha alcanzado el grado
de Magus a través de un largo curso de entrenamiento en actos de
rememoración, por los cuales ha sido capaz de recobrar la memoria
de sus encarnaciones anteriores. De su esencia y si hay alguna razón
para revivir el conocimiento, de sus detalles. El sendero de Gimel
conduce los mismos procesos de rememoración un paso más
adelante.

No suponga que para llegar a ser un Magus se tiene que recordar todo
pequeño incidente de toda encarnación previa. Las encarnaciones se
asemejan más a los capítulos de un libro que a las frases separadas
de un capítulo. El proceso de rememoración oculta es más una mirada

86
al título del capítulo de un volumen, que la cuidadosa lectura de todas
las palabras.

Muchas de nuestras encarnaciones no son particularmente


significativas. Las mentes obtusas toman toda una vida para aprender
una sola lección. Cualquier cosa significativa puede ser, y es,
recobrada. Esto conduce al Mago al punto de unión con el Padre, el
punto de identificación de todas sus actividades personales con las
combinaciones cambiantes de un solo poder, Chaiah, la fuerza de vida
asentada en Chokmah.

En esta unión, la identidad de esa fuerza de vida con la energía que


proyectan las estrellas, los planetas y otros cuerpos celestes a
manifestación física es comprendida totalmente. El Magus sabe que
dondequiera haya alguna medida de actividad personal en el universo,
la personalidad de esa actividad es una máscara ocultando el hecho
de que la actividad misma es parte de las transformaciones
caleidoscópicas del movimiento rotatorio universal.

Los electrones giran en sus órbitas. Los cuerpos celestes giran en sus
órbitas más grandes. Ya sea el campo de actividad pequeño o grande,
la Cosa giratoria expresada en toda acción, incluyendo las acciones
humanas, es la LUZ viviente procedente de Kether, la Corona.

Toda actividad es actividad espiritual. El Centro de toda actividad


espiritual es el YO UNO, Yekhidah. La Luz Ilimitada, condensándose
en el PEQUEÑO PUNTO, Kether, inicia el movimiento giratorio de un
ciclo de manifestación cósmica. Este PEQUEÑO PUNTO es interno.
Es el punto de consciencia, el centro de expresión para la IDENTIDAD
UNA.

Este PUNTO es Omnipresente. Para todo ser humano este es el punto


de contacto con la Causa Primera Absoluta. El no depende de nada.
En sí Mismo no actúa, pero de Él proceden todas las acciones. No hay
límite para Su poder de iniciar un nuevo ciclo de expresión. El tiempo,
el espacio y lo procedente no lo restringen. Las condiciones no lo
afectan. Las contingencias no lo modifican. Es totalmente libre y está
dentro de Usted.

87
Su mundo, como el de cualquier otro ser humano, es la proyección en
la pantalla de tiempo y espacio de su propia imaginación mental. La
felicidad y la libertad son suyas en la medida en que su mundo
personal, que es una proyección de sus interpretaciones personales
de la experiencia, está de acuerdo con el mundo real que expresa la
proyección mental de la IDENTIDAD UNA.

Cuando las fases conscientes y subconscientes de la mentalidad son


regeneradas, o nacidas de nuevo, un ser humano llega a ser un centro
radiante a través del cual el Poder de Vida se manifiesta. Quien
alcanza el grado de Ipsíssimus es alguien cuyas interpretaciones
personales de la Realidad están en conformidad total con aquellas
proyecciones de Su propia realización que Yekhidah, el YO UNO,
envía.

Un Ipsíssimus no tiene voluntad sino la Voluntad del Uno. En


consecuencia, cualquier cosa que quiere sucede. Su modalidad de
vida es incomprensible para el mayor número de sus contemporáneos.
No solamente incomprensible sino también inexplicable. ¿Qué
palabras podrían dar idea de este estado de ser?

Así es como los grandes Adeptos son siempre temidos y a menudo


odiados. Tales Adeptos son cuidadosos, como regla, en ocultar su
verdadero estado a las masas ignorantes. No para salvarse, porque
saben que no pueden ser heridos. Ni para protegerse de "vibraciones
inferiores", porque ellos son amos de todas las vibraciones. Tienen
una razón mejor para vivir separados de la sociedad humana.

Así como mucha luz deslumbra el ojo, así la radiación de los grandes
Adeptos enceguece, más bien que ilumina, a los seres humanos
quienes hacen contactos ocasionales. Es por la seguridad de las
mentes no preparadas que ellos son misericordiosos retirándose o, si
deben hacerse contactos directos, adoptando alguna máscara de
defectos personales que oculten su verdadera grandeza. No ocultan
tanto su luz como la temperan.

No son en forma alguna "almas solitarias", Gozan de la íntima


compañía de sus iguales. Por medios más sutiles que los que
empleamos para comunicarnos entre nosotros, entran muy
definidamente en los asuntos de los hombres. En tiempos de tensión y

88
transición, como aquellos a través de los cuales pasa el mundo
actualmente, toman parte activa en los asuntos humanos. Nunca se
encuentran los Maestros más cerca que en épocas como ésta.

Su asociación con la raza humana es inexpresablemente sabia. No


interfieren porque, en su sabiduría, saben que toda personalidad
humana debe aprender sus lecciones. No hay tal cosa como sabiduría
predirigida.

Su propia recordación vívida de la larga senda, a través de la cual han


llegado a las alturas, enseña a los Grandes Compañeros la bella
necesidad de cada paso y de cada etapa de la jornada. Para las
mentes nubladas por las ilusiones del tiempo, la senda parece larga.
Para quienes habitan la eternidad, "largo" y "corto" son palabras de
poco sentido.

Las obras extraordinarias de un Conocedor del YO son, en gran


extensión, aplicaciones de lo que usted ha aprendido a llamar la fuerza
de Marte. Como la electricidad, y operando de acuerdo con leyes
similares, esta fuerza parece ser antagónica al hombre, porque su uso
incorrecto le produce consecuencias dolorosas. El uso correcto
destruye todas las estructuras de error y libera la mente personal de
todo engaño.

Un Ipsíssimus es una personalidad perfectamente equilibrada. Ha


matado la ambición, pero trabaja como lo hacen quienes son
ambiciosos. Ha matado el deseo de vida, pero respeta la vida como lo
hacen quienes la desean. Ha matado el deseo de comunidad, pero es
más feliz que quienes viven por la felicidad. Su voluntad es una con la
Voluntad Originadora del universo y comparte el dominio de esa
Voluntad sobre todas las condiciones.

El conocedor del YO es el místico tanto de todas las alegorías


sagradas. Nada le ata. Se encuentra más allá de toda limitación de
"este mundo". Sus motivos y actos son incomprensibles para las
masas de hombres "meramente" naturales. Estos algunas veces le
rinden culto. Siempre le temen.

Su instrucción puede ser comprendida, en cuanto la hace


comprensible al intelecto, pero la esencia del hombre las elude.

89
Quienes han alcanzado este elevado grado de la Verdadera e Invisible
Orden Rosacruz permiten que su luz brille en las tinieblas del "falso
mundo", pero esa obscuridad no puede absorberla.

Dé cuidadosa atención a los parágrafos anteriores. Entonces podrá


ver cuán imposible debe ser dar a alguien instrucciones en el arte de
llegar a ser un Ipsíssimus. Sin embargo, cualquier tiempo que dedique
a hacer clara su comprensión de este elevado estado será tiempo bien
empleado.
Fue por esta razón por la cual temprano en sus estudios, le
entregamos dos cortos resúmenes de la Doctrina de la Escuela
Occidental. Uno es EL ARQUETIPO MAESTRO. El otro es LA TABLA
DE LA ESMERALDA. Cada uno de ellos es el producto del
pensamiento de un gran Adepto. Cada uno es tan corto que se pueden
memorizar fácilmente sus palabras con un mínimo de esfuerzo. Le
aconsejamos muy enfáticamente hacer este esfuerzo. Mantenga la
memoria vívida por las frecuentes repeticiones hasta cuando cada
frase le sea tan familiar como el rostro de un viejo amigo. Así plantará
en su subconsciencia semillas que producirán rico fruto de
entendimiento.

Porque, una y otra vez, a medida que progrese en su búsqueda de


unión con el Yo Central, encontrará alguna frase del Arquetipo, alguna
frase de la Tabla, haciendo eco a través de su mente, como si fuese
pronunciada por una gran Voz. A medida que escuche las palabras
vendrá con ellas una más profunda comprensión de su significado.
Quizá usted esperaba recibir alguna clase de comentario. Eso sería
defraudar el propósito real de estos dos invaluables documentos de la
Doctrina Interna. Ningún comentario puede agotar el significado
interno de ninguna de estas gemas de la Sabiduría Eterna. Escribir un
comentario sería seleccionar algún nivel particular de realización
personal, al cual dirigir el intento de explicación. Sería escribir lo que
tendría poco o ningún significado para las personas que no han
alcanzado ese nivel. Para otros que hayan ido más allá, las palabras
podrían traer la confirmación de alguna experiencia interna, pero no
aportarían nada nuevo.

Sin embargo, aún entre los que son competentes para iniciar nuestro
trabajo, hay una considerable diferencia en reacción. De vez en
cuando, sin embargo, encontramos personas que inician el trabajo

90
porque algo, que no comprendían, les impulsó a hacerlo. ¿Cuál podría
ser el resultado de cualquier esfuerzo por escribir un comentario sobre
la doctrina resumida en tales milagros de expresión concisa, como EL
ARQUETIPO MAESTRO o la TABLA DE LA ESMERALDA? No. Todo
lector de estos dos textos debe componer su propio comentario; y así
lo hará a medida que progrese en su búsqueda de la verdad. Nuestro
deber es ponerlo en sus manos con la seguridad de que, si los hace
parte permanente de su equilibrio mental, encontrará en ellos la luz y
guía necesarias para su desenvolvimiento.

91
LA GRAN OBRA
(108)
EL MODELO MAESTRO
Lección 11

Hemos seguido ahora el Modelo Maestro desde su expresión exterior


en Malkuth, la esfera de sensación física, hacia arriba y hacia el
interior hasta su raíz en Kether, el asiento del YO Universal, del UNO
Indivisible, Yekhidah. Hemos visto cómo las partes de la constitución
del hombre, según son clasificadas por los Cabalistas, corresponden a
los grados de la Orden Rosacruz verdadera e invisible.

Hemos mirado el mapa. Ahora debemos disponernos al viaje. Aquí es


bueno recordar las palabras de una publicación del Gobierno para los
hombres en el servicio aéreo. Hablando del paracaídas y su uso, dice:
"Este folleto no saltará por usted".

Ninguna lección, ninguna conferencia, ningún Instructor puede seguir


la Senda de la Liberación por usted. Ninguna lección, conferencia,
libro o Instructor, puede indicarle precisamente los problemas
especiales que tendrá que afrontar y resolver. Los principios pueden
ser explicados. Las características generales de la obra pueden ser
delineadas. Puede darse alguna instrucción en los procedimientos.
Esto es todo. Aunque siga los pasos de los grandes que han ido por
esa senda antes que usted, su progreso a lo largo del sendero será
algo que nadie sino usted puede experimentar en, precisamente, la
misma forma.

Este curso es solamente una introducción. En nuestro plan de estudios


y como está constituido en el presente, es seguido por las lecciones
sobre EL ÁRBOL DE LA VIDA, por el curso sobre los TREINTA Y
DOS SENDEROS DE SABIDURÍA, por CORRELAClÓN DE COLOR y
SONIDO y por los estudios alquímicos titulados PRINCIPIOS Y
PRACTICA DE LA GRAN OBRA.

Si tiene el don de leer entre líneas, habrá deducido de sus estudios


hasta ahora que, mientras somos reservados en hacer demandas en
cuanto a descendencia histórica de sociedades primitivas, declaramos
nuestro conocimiento definido de que nuestra Orden es un eslabón en

92
una cadena de iniciación que puede ser trazada hasta un pasado muy
remoto.

Aún más, sabemos que estamos trabajando bajo la dirección de


personalidades humanas sabias y poderosas, a las cuales hacemos
referencia generalmente como la Escuela Interna. Lo que se presenta
en nuestros textos es, en gran medida, lo que hemos recibido de ellos.

Cuando nos denominamos Cabalistas, significamos que hemos


trabajado y estamos trabajando, para hacernos receptivos. Receptivos
a qué? En el fondo, a la guía del YO Central. Pero, como ha
escuchado antes, la guía procede primero de medios inmediatos. Es
como una transmisión de radio desde una estación distante a un radio
receptor a través de varias estaciones que reciben y amplifican el
impulso original.

Como su primer esfuerzo, quien está estudiando este curso, ahora,


debe proponerse el objetivo específico de hacerse más y más
receptivo. Separe un período de una hora por lo menos en la tarde, el
mismo día cada semana... es decir, una vez cada semana. Arregle sus
idas y venidas en tal forma que pueda tener esta hora libre. Deje que
sus familiares y amigos sepan que es un tiempo en el que no debe ser
interrumpido. No permita que nada interfiera, aparte de una muy grave
necesidad, con su observación regular de este período para estudio y
meditación.

Algunos estudiantes pueden encontrar inconveniente seleccionar una


hora en la noche. Entonces deben hacer sus arreglos para una hora
en la mañana o en la tarde. La hora no importa siempre y cuando sea
la misma en el mismo día de cada semana.

Es, también, aconsejable un lugar especial. Si tiene una pequeña


habitación que pueda dedicar a este propósito, hágalo. Puede suceder
que sus circunstancias sean tales que encuentre esto imposible. En
ese caso, separe una parte de su habitación a donde pueda retirarse
para su hora de comunicación con la Escuela Interna.

Arregle una repisa o una mesa para servir como un altar. Coloque en
él un cuadro del Cristo o de alguna otra persona que represente para
usted un ser humano ideal. Algunos de nuestros miembros usan una

93
estatua de Buda. Otros encuentran aceptable un cuadro de la Virgen.
Algunos un retrato de Walt Whitman, o de Emerson. Otros prefieren un
cuadro con una impresionante escena de la naturaleza, como el
océano, o el pico de una montaña. La selección debe ser de su parte.
Lo que se requiere es algo que le saque de las aparentes limitaciones
de su medio ambiente y de su personalidad.

Algunos de nuestros asociados han encontrado de gran ayuda tener


una lamparita a cada lado del cuadro. Estas son encendidas durante la
hora de comunicación. Otros encuentran que el uso de incienso les es
de ayuda en la concentración y meditación. No hay regla estricta para
esto. Los temperamentos varían y lo que ayuda a uno, algunas veces
distrae a otro.

Para ciertos tipos de práctica, puede usar con ventaja un retazo de


terciopelo negro. Este debe colgar del muro sobre su altar de modo
que, cuando se siente ante él, el centro de la tela (que debe medir 15
pulgadas por 24 pulgadas) se encontrará al nivel de sus ojos.
Cuélguelo de manera que los lados más cortos se encuentren en la
parte de arriba y abajo. Esta tela negra es especialmente útil para los
ejercicios en visualización de formas y colores.

No use un espejo. Evite también concentrar la mirada en la llama de


una de las lámparas, en el caso de que las tenga en su altar.
Encontrará conveniente tener el fondo negro para la pintura o
estatuilla. Si está usando una Clave del Tarot o un diagrama oculto
como centro de concentración, el paño le servirá como marco para
separar de la pared aquello que esté mirando.

Antes de empezar su período de comunicación, lávese las manos y


beba un vaso de agua. El simbolismo de esto debería ser obvio. No
permita que la simplicidad de estos detalles le haga ignorarlos.
Recuerde, está tratando con su subconsciencia, la cual se encuentra
alerta en sus respuestas a todos los actos y palabras verdaderamente
simbólicos.

Siéntese en una silla de espaldar recto. El asiento no debe ser


demasiado alto, ni demasiado bajo. Si es muy alto, el borde de la silla
presionará contra la pierna e impedirá la circulación de la sangre. Si es
muy bajo, su posición será pobre. Siéntese erecto, con la cabeza, el

94
cuello y la espina dorsal en línea recta. No se recueste en la silla.
Tenga los dos pies sobre el piso. Cruzar las piernas interfiere con la
circulación. Deje que sus manos descansen suavemente sobre su
regazo o sobre sus muslos con las palmas hacia abajo. Antes de
empezar, tenga a mano lo que intente estudiar, junto con su libro de
notas y por lo menos dos lápices con punta. Así que, si rompe la punta
de un lápiz puede disponer del otro en forma inmediata.

Comience con ponerse de pie, haciendo frente hacia el altar. Entonces


diga las palabras de adoración que se dan a continuación. Ellas nos
han llegado, sin alteración esencial, desde un periodo muy anterior a
la era Cristiana.

¡Santo Sois, Señor del Universo!


¡Santo Sois, a quien la Naturaleza no ha formado!
¡Santo Sois, Uno infinito y poderoso!
¡Señor de la Luz y de las Tinieblas!

Miles de ocultistas, en todo el globo usan esta adoración. Es emitida


en cientos de lenguas todos los días del año. Por miles de años ha
sido usada por los miembros de la Escuela Interna y por sus discípulos
aceptados en lo Externo. Le preparará para establecer mayor
receptividad de comunicación con su Instructor Interno.

No confunda receptividad con pasividad. No se está sujetando a la


aceptación sin crítica de comunicaciones o dirección. No importa lo
extraordinaria e impresionante que sea alguna comunicación recibida
así. Se les debe hacer el más cuidadoso escrutinio.

Como ayuda para establecer verdadera comunicación, siéntese y


recite el ARQUETIPO MAESTRO. Propóngase definidamente ser un
centro de expresión para nada más sino la Primaria Voluntad Hacia el
Bien. A medida que haga su recitación, haga una pausa antes de cada
frase para recordarse a qué aspecto del Modelo Maestro se refiere. La
frase numerada 0 se refiere a la Luz Ilimitada. La numerada 1 está
relacionada con la energía vortical concentrada, del primer Sephirath y
con Yekhidah, el YO cósmico. La frase numerada 2 corresponde a
fuerzas universales especializadas en nuestro sistema solar, y
focalizadas en su personalidad como fuerza de vida. Así
sucesivamente, a través de la serie completa.

95
Cuando haya completado la recitación del Modelo, cierre los ojos y
use su imaginación para ayudarse a comprender que cientos de otras
personas están observando esta misma hora tranquila con usted. Ellas
parecen encontrarse ausentes, pero en verdad están con usted y
usted con ellas. Quizá solamente unos pocos le sean conocidos. Sin
embargo, por todo el mundo, hombres y mujeres cuyos objetivos son
esencialmente los mismos suyos, están haciendo eso mismo.

En todo el mundo, hay personas que están entrando en la vida interior


que trasciende los límites del tiempo y del espacio físicos. Muchos no
tienen conexión oficial con nuestra Orden. Sin embargo, están
entregados a la misma obra, están en contacto con las mismas
fuerzas de poder e iluminación, están dedicados a los mismos grandes
objetivos y están inspirados por los mismos ideales.

Antes de mucho tiempo, su práctica debe hacerle consciente de su


contacto interno con esta sobrepujante compañía. Si tiene pocos
amigos con quienes compartir sus intereses ocultos, su práctica le
convencerá de que nunca se encuentra realmente solo.

Posiblemente ya es consciente de alguna persona en particular que le


ayuda. Algunos conocen sus "Ángeles Guardianes". Otros no. No
obstante, no hay ninguno de nosotros que no se encuentre bajo la
amorosa supervisión de alguien más sabio. En relación con esto,
después de dedicar un poco de tiempo a intensificar su percepción de
la gran compañía, dirija su pensamiento hacia su director especial.

Si conoce o no a la persona no importa. No es aconsejable entregarse


a la curiosidad. No especule acerca de la identidad de su director
personal. El punto principal para tener en cuenta es que usted tiene
realmente tal guía, quien no es una personalidad desencarnada, ni un
ser que resida en un lugar remoto del plano astral.

Por la naturaleza misma de su existencia humana, usted es receptivo


a la dirección de mentes más poderosas, más sabias y mejores que la
propia. Hombres y mujeres sabios nunca coercionan, nunca
interfieren. Por la naturaleza misma del hombre, aquellas personas
que tienen una percepción más vívida y definida del Ego Uno, por esa
misma realización, llegan a ser transmisores de poder y sabiduría para
otros no tan avanzados.

96
Algunos de nosotros establecemos un fuerte contacto personal con
nuestros directores. Esto parece ser la excepción, más bien que la
regla. Tales relaciones personales intensas nunca deben ser
buscadas. Puede llegar a constituirse en obstáculo para el desarrollo
equilibrado y armonioso. Recuerde, aquellos cuya mejor visión interior
y, en consecuencia, con mayor poder, se colocan en relación con otros
como guías, están solamente transmitiendo poder procedente de la
Causa Central. Es el contacto con esta última lo que es básicamente
valioso.

Por otra parte, solamente las personas muy avanzadas establecen


contacto directo con el Ego de toda la humanidad, con el Cristo. Este
Ego es verdaderamente el Único Mediador entre la humanidad y el YO
Cósmico, el Padre de todo. Este es el Sol Espiritual de nuestras vidas;
pero la radiación de ese Sol es demasiado brillante para la mente
promedio, obscurecida por la ignorancia, el prejuicio y la superstición.
Ninguno de nosotros puede proclamar encontrarse completamente
libre de esta obscuridad. Así que es verdad para todos nosotros, ya
sea que lo reconozcamos así o no, que nuestro despertamiento y
nuestro progreso a lo largo del Sendero, son debidos en gran medida
a alguna persona real, cuyas realizaciones superiores incluyen su
poder de ayudarnos y guiarnos.

Así, cuando haya terminado su esfuerzo por comprender que usted es


parte de la Gran Compañía, aumente su sentido de gratitud y amor
hacia el trabajo altruista y perseverante que su propio “Ángel
Guardián" ha hecho. Diríjase a él, ayudado por sus símbolos, Claves 5
y 14.

A su debido tiempo, una Voz claramente diferente, distinguible de su


propio pensamiento y diálogo interior, empezará a comunicarse con
usted. Entonces sabrá que tiene el consejo sabio de una mente afín
con la suya, que, "habla su lenguaje", porque ha pasado a través de
experiencias semejantes.

Dedique el tiempo sobrante al estudio del material de lecciones y a


registrar las impresiones recibidas. Cierre su tranquila hora
reflexionando en el hecho que usted, también, se encuentra en
relación con alguna otra persona, o quizás con un número de otras,
así corno su guía está en relación con usted. Envíeles un pensamiento

97
de ayuda y estímulo. Luego póngase de pie y cierre su período de
estudio con la adoración al Señor del Universo.

98
LA GRAN OBRA
(109)
EL MODELO MAESTRO
Lección 12

Como preparación para esta lección, lea muy cuidadosamente la


TABLA DE LA ESMERALDA DE HERMES. En todas partes hemos
dicho que el primer parágrafo está dedicado a la teoría alquímica del
Poder Uno que es la base de la manifestación cósmica. Este poder es
también la fuerza presente en todos nosotros, que es usado en la
Magia de L.’.V.’.X.’.

Cinco frases sirven para declarar la teoría. Para su propósito, las dos
frases más valiosas en esta sección, son la cuarta y la quinta. La
cuarta identifica el poder con la fuerza de Vida, Chaiah, asentada en
Chokmah, el segundo Sephira. La Clave es la palabra "Padre”, la
designación Cabalística especial para Chokmah.

La quinta frase indica algo que siempre debe recordar en su práctica


oculta. Aunque, como lo insinúa una frase en el parágrafo segundo,
usted podrá, en su análisis ascender de la tierra al cielo, de las
apariencias externas a las realidades internas, hace esto con un
propósito solamente; hacer contacto consciente con el poder interior.
No obstante, el contacto no es suficiente. Toda la naturaleza enseña
la lección de que éste es un poder constructor, integrándose en formas
tangibles del plano físico. Así pues, usted debe aprender a volverlo o
dirigirlo hacia la tierra, al plano físico de manifestación.

Se equivocan quienes suponen que el ocultismo práctico busca


sacarnos del mundo, o alejarnos de él. Están equivocados quienes se
contentan con la gloria del contacto con el Poder Interno. Ningún
verdadero ocultista busca escapar de nada más, sino la limitación de
la ignorancia. Usted no está buscando emociones, ni siquiera la
emoción de la Divina Gloria, solamente para su propio gozo.

No interprete erróneamente lo que acaba de leer. Hay gloria, la más


intensa gloria posible a los seres humanos al hacer contacto
consciente con la Blanca Brillantez en el Centro más íntimo. No
obstante la experiencia de esto no es la meta, ni el objetivo real. Su

99
gozo no puede ser verdaderamente pleno a menos de que vaya con el
Poder Uno cuando "desciende de nuevo a la tierra".

La Divina Voluntad asentada en Kether es definida en EL


ARQUETIPO como una Voluntad hacia el bien, y el lugar de la
personalidad humana en el orden cósmico es expresar esta Voluntad.
Usted es uno de sus instrumentos, creado para integrar la fuerza
fuerte de todas las fuerzas en formas físicas de utilidad y belleza.

Así que usted no puede ser indiferente con los maravillosos resultados
de la ciencia y la invención físicas. Puede que no sea uno de la gran
hueste de investigadores e inventores que están renovando el mundo
físico. Sin embargo fallará su vocación como Constructor si se permite
creer que las maravillas de la física y de la química aplicadas, las
maravillas de las invenciones eléctricas, los innumerables
instrumentos de nuestra civilización tecnológica, deben ser
despreciados como siendo "meramente materiales”.

La Vida Poder opera a través de la personalidad de un gran químico, a


través de la mente de un gran matemático, a través del genio de un
gran inventor, tan verdaderamente como a través de la vida de un
devoto religioso. La Voluntad de Dios, la Divina Intención que Jesús
llamó "la voluntad de mi Padre", impulsa hacia la perfección de un
orden externo en el plano físico, que se encontrará al final, en exacta
correspondencia con la ya existente perfección del mundo interior,
espiritual.

LA TABLA DE LA ESMERALDA le asegura que ya posee el poder


interno y la gloria. "Así tú tienes la gloria del mundo entero". Observe
lo que sigue en la frase inmediata: "Por esto toda obscuridad huye
ante ti". Obscuridad, tinieblas, vaguedad de contorno, desarrollo
rudimentario de la forma, todo esto está ante usted, extendido en el
radio de sus sentidos físicos, en el campo de la manifestación externa.
Su parte es aclarar la obscuridad, desvanecer las tinieblas
encendiendo la luz, hacer claro y definido lo que ahora es vago y
confuso, conducir a la perfección lo que aún no está terminado.

Por otra parte, todas las maravillas de la habilidad tecnológica y todas


las maravillas de la invención son de poco valor a menos de que sean
medios por los cuales los hombres y mujeres iluminados traigan el

100
cielo a la tierra. La habilidad tecnológica, separada de la comprensión
de significados espirituales, hace más y más horrible la guerra. Sin la
comprensión iluminada del valor fundamental de toda personalidad
humana, el "progreso" científico solamente encadena a millones de
gimientes esclavos a las carrozas del despotismo y el privilegio
especial.

Vemos las trágicas consecuencias de la ceguera y obscuridad


espiritual dondequiera que miramos. Sin embargo el remedio no es,
como muchos parecen creer, huir del mundo para esconderse en
retiros del bosque, en cavernas de la montaña, o en celdas
monásticas. "Regresar a la naturaleza", es regresar a la derrota.
Porque, como dice la máxima oculta, "la naturaleza, sin ayuda,
siempre fracasa".

Así que hay un tremendo campo de actividades para quienes tienen


talento especial para el desarrollo de una más perfecta personalidad
humana. De todas las máquinas, el cuerpo del hombre es la más
extraordinaria. Es, en verdad, el prototipo de todas las herramientas
del hombre. Desde el simple nivel, la rueda y el eje, a las más
intrincadas de las máquinas modernas, todas están modeladas en y
son extensiones de los poderes del organismo físico del hombre
mismo. Lo que es más, las máquinas eléctricas como el telégrafo, el
teléfono, la radio o la televisión, son poca cosa comparados con lo que
el hombre puede realizar por el adecuado desarrollo de órganos en su
propio cuerpo; correspondientes a estas invenciones. Una
característica de tales invenciones es que ellos dan a quienes las usan
una virtual omnipresencia y en cuanto concierne a la tierra, una virtual
omnisciencia. Podemos enviar nuestras palabras instantáneamente a
las antípodas. Podemos ver un hombre que se encuentra a millas de
distancia y escuchar sus palabras aún antes de que ellas sean
audibles para personas en la parte de atrás de la habitación donde
habla. Pronto sucederá que las ondas de poder físico pasarán a través
del espacio, para ser recibidas por receptores distantes de su fuente.

Todo esto es maravilloso. Más maravilloso es el hecho de que el


hombre puede realizar, sin ningún otro instrumento aparte de su propio
cuerpo, precisamente la misma clase de maravillas. Puede ver lo que
está ocurriendo a distancia. Puede oír los tonos de una voz que
emana de un cuerpo que se encuentra a miles de millas de distancia.

101
Puede enviar un relámpago de poder para curar las enfermedades de
una persona viviendo al otro lado del globo. Los Miembros de la
Escuela Interna ejercen tales poderes continuamente. A través de
ellos establecen contacto con nosotros. Estamos destinados a hacer
uso benéfico semejante de la fuerza fuerte de todas las fuerzas.

Aún si nos encontramos entre aquellos llamados a la maravillosa obra


de investigación e invención que hemos estado considerando,
tenemos también una vocación en la tarea de perfeccionar nuestras
propias mentes y cuerpos. Aquellos de nosotros que no son químicos,
o físicos o inventores deben observar la misma llamada. Para realizar
nuestro destino, debemos dirigirnos a lo que estas lecciones llaman la
"Construcción del Adytum".

En el presente, nuestro principal campo de acción en ocultismo


práctico tiene que ver con producir la actividad equilibrada y armoniosa
de la personalidad o de los poderes personales representados en el
Árbol de la Vida por Netzach, Hod, Yesod, y Malkuth.

Aún antes de que se logre la unión consciente con el EGO en


Tiphereth, así que sabemos que estamos a través de ese Espíritu de
Cristo, en contacto con todos los poderes cósmicos superiores,
debemos dirigir todos nuestros esfuerzos hacia la expresión
equilibrada de las fuerzas que están representadas por el triángulo
equilátero en la parte inferior del Árbol de la Vida, con Yesod en su
centro. Estas son las partes constituyentes de nuestro instrumento
personal, y perfeccionar su operación es nuestra tarea primordial.

Aquí debe ser nuestra guía el segundo parágrafo de la TABLA DE LA


ESMERALDA. Todos los días de nuestras vidas tenemos
innumerables oportunidades de "separar lo sutil de lo denso". Para
hacerlo, debemos vivir vidas de observación, alerta y concentradas.
Nuestro diario esfuerzo debe ser residir aquí y ahora.

Aún cuando estemos entregados a la meditación, aún cuando estemos


trabajando con nuestros planes y cuadros mentales, esta es buena
regla. Porque a menos de que veamos estas pinturas mentales como
siendo realidades presentes, aunque presentes como estructuras
preliminares formadas solamente en la substancia mental, tendremos
poco éxito con las obras ocultas de poder.

102
Cuando quiera que no estemos haciendo este tipo de trabajo mental,
debemos tener cuidado de asegurarnos que nos encontramos clara y
penetrantemente perceptivos de lo que está sucediendo en nuestro
círculo inmediato de medio ambiente. Russell Conwell decía que a la
distancia de tres pies cerca de un hombre cualquiera, si pudiera verlo,
hay algo que podría afirmarle su seguridad financiera. Esto es
reduciendo la verdad a sus términos más comunes, pero es una
profunda verdad aún a este nivel. La misma idea se encuentra detrás
de lo que decía Paracelso, de que muchos rústicos hacen
descuidadamente a un lado, de un puntapié, una piedra que podría
servir a un sabio como medio para realizar milagros.

Así, no limite su práctica oculta a períodos establecidos. Una y otra


vez, todos los días de su vida, deténgase a considerar que este
cuerpo suyo y su campo de sensación están relacionados con lo que
los Cabalistas llaman el REINO. Aquí y ahora, está usted investido con
los poderes reales del dominio. Lea el Salmo Octavo, y compartirá la
visión interna de un gran poeta en cuanto a los poderes que son suyos
aquí y ahora.

Debe emplearlos aquí y ahora. Los emplea, en todo momento de su


vida. Usted es el rector de su destino, el constructor de su futuro.
Recuérdese esto antes de iniciar cada nueva fase de actividad. No
importa lo que haga, deténgase lo suficiente para recordarse de que lo
que está próximo a hacer es parte del tejido de su propio futuro.

Esto no contradice nuestra tan a menudo repetida declaración de que


ningún hombre hace nada de, o por, si mismo. Porque cuando acepta
nuestro consejo de corazón, y lo pone en práctica, su experiencia
diaria le mostrará claramente que toda acción personal es también
acción cósmica. No puede evitar percibir esto si se entrena en estar
realmente alerta, verdaderamente concentrado, realmente atento. Esta
es una verdad a la vista para todo el que sabe mirar.

El segundo paso en la práctica diaria es recordarse de la siempre


presente Alma Vital. Como regla, usted no experimenta sus
actividades directamente. Recuerde sin embargo, que ella es
realmente el fundamento de todo fenómeno físico. Cualquier cosa que
sus sentidos le informan es solamente la operación externa de esta
Alma Vital.

103
El mundo todo vive. Nada está muerto. Nada es verdaderamente
inconsciente, aunque las vitalidades mineral y vegetal están en lo que
nos parece ser un estado de profundo sueño y ensueño. Esta Alma
Vital es lo que, a lo largo de estas lecciones, hemos llamado
subconsciencia.

Aún en Siete Pasos se le enseñó que la sugestión es no solamente


fórmulas en palabras, o ritos establecidos, realizados ocasionalmente
para influir la subconsciencia. Las formas y los ritos son necesarios;
pero no son más que modelos de lo que debería entrar en toda parte
de nuestro trabajo y distracción diarios.

Cuando su significado es comprendido, se hace evidente que las


ceremonias, simples o elaboradas, tienen relación con la verdad de
que la vida entera del hombre es una ininterrumpida serie de
sugestiones a la subconsciencia. Así que los modelos formales de
palabras y los ritos son como los ejercicios de escala y de los dedos
del músico. El no las presenta en público, sin embargo nunca puede
tocar bien si desatiende el practicarlas en privado.

Nuestra vida diaria es el concierto. Sus sucesos son la música. Si


ejecutamos mal hacemos discordancia. Si hemos desarrollado en
privado la habilidad necesaria, nuestra ejecución en público será
armoniosa.

Las cambiantes circunstancias arregladas por el Divino Compositor


proveen las notas que debemos leer y tocar. Siempre hay, cuando
leemos correctamente, e interpretamos verdaderamente, una noble
melodía y armonía. Aún las disonancias que ocurren tienen su uso y
valor. Y puesto que la subconsciencia es la mente habitual, a más
reconocemos, y vivimos de acuerdo con, la necesidad de práctica
regular de nuestros ejercicios de escalas y de los dedos, mejor
ejecutaremos nuestra parte en la interpretación diaria de la Sinfonía
Cósmica.

No obstante la sola habilidad no es suficiente. La interpretación con


éxito de una pieza musical tiene su lado intelectual. Los grandes
intérpretes deben conocer teoría. Deben ser capaces de reconocer el
modelo de la pieza. Deben anticipar el final deduciéndolo del principio
y deben mantener ese final firmemente en la mente a lo largo de toda

104
la ejecución. En ninguna otra forma puede asegurarse de lograr el
equilibrio y el énfasis necesarios. Esto es verdad de toda expresión
artística y muy verdadero en la más elevada de todas las artes, el arte
de vivir.

Ninguno de nosotros puede ejecutar su parte bien a menos de que lo


haya planeado bien. Quienes ven claramente, como realidades
presentes, los fines a servir por la experiencia de su vida diaria, están
siempre mejor capacitados para los eventos de cada día y de las
varias posibilidades presentadas momento a momento para elegir
aquellos que están verdaderamente en armonía con el fin que buscan.

Hace tiempo, cuando estudió Siete Pasos, seleccionó un propósito.


Puede haber modificado su modelo desde entonces, porque su
progreso oculto le ha dado mejor entendimiento de sí mismo y de lo
que quiere hacer. Pero esté seguro de que tiene una clara y nítida
imagen de lo que espera ser y hacer y tenga cuidado de recordarse de
esta imagen una y otra vez.

Porque, esto le ahorrará pérdida de tiempo y energía en hacer cosas


inútiles. Le prevendrá de disipar sus fuerzas en tontos escapismos.
Esto le capacitará para ahorrar dinero no para un día lluvioso, sino
para un día de oportunidad. Trate, y pronto encontrará que hemos
estado evaluando por lo bajo el volar positivo de un plan definido.

Detrás del plan debe haber un motivo. Este corresponde a la


naturaleza del deseo asentado en Netzach. Sus deseos básicos dan
forma a la verdadera filosofía de su vida. Algunas personas tienen lo
que ellos llaman una "filosofía" que presentan a la inspección pública.
Ellos se las arreglan para engañarse con ella. Su verdadera filosofía,
sin embargo, está fundamentada en lo que verdaderamente desea.

Observe el diagrama del Árbol de la Vida y verá que descendiendo de


Netzach hay dos senderos. Uno es el sendero de Tzaddi,
correspondiendo a la función de la meditación. A través de este canal,
representado en el Tarot por la Clave 17, la fuerza emocional de la
naturaleza del deseo desciende hasta Yesod, el campo de la
consciencia automática.

105
Lo que nosotros queremos en verdad es aquello en lo que meditamos
y nuestra meditación continúa igualmente bajo la superficie de la
consciencia a lo largo de todo el día y de la noche. Así que la
subconsciencia es continuamente influida por nuestros deseos, y a
menos de que los deseos se encuentren en armonía con los
propósitos formulados conscientemente, estos últimos nunca llegarán
a fruición.

Además, el canal de la letra Qoph, la Inteligencia Corporal


representada por la Clave 18, muestra que nuestros deseos tienden
siempre a modificar nuestros cuerpos físicos. El deseo es el modelo
de incorporación y la fuerza del deseo es lo que determina la
estructura. Vea en relación con esto, las dos lecciones sobre la Clave
18 en Fundamentos del Tarot.

Lo que todo esto quiere decir es que una de nuestras más importantes
tareas es asegurarnos que nuestros deseos internos correspondan
verdaderamente con nuestras profesiones públicas de meta y
propósito. El conflicto entre metas ocultas y el propósito consciente es
una causa primordial de fracaso, porque nuestras metas ocultas
forman inevitablemente y también determinan función, en nuestros
cuerpos físicos.

En esta lección es dado poco en la forma de ejercicios, porque lo que


necesita es comprender el principio implicado. Estudie las lecciones de
esta serie que tratan del séptimo, octavo, noveno y décimo Sephiroth.
Esto le ayudará a ganar correcto entendimiento de la naturaleza de la
obra ante usted. Entonces use su propio ingenio para aplicar estos
principios a su práctica diaria.

Lo más importante es hacer de su práctica parte Integral de toda su


actividad vigílica. Haga esto, y EL MODELO MAESTRO le capacitara
para transformar su vida en forma acorde con el más íntimo deseo
central, y en más exacta conformidad con el propósito de su Voluntad
central hacia el bien.

106
DIAGRAMA CABALlSTA DE CÍRCULOS CONCÉNTRICOS
(Vea el diagrama en la última página).

El Árbol de la Vida no es la única manera de representar los Diez


Sephiroth. Otro diagrama, mostrándolos como círculos concéntricos,
es dado en muchos de los antiguos escritos Cabalistas. El diagrama
que acompaña esta lección es una adaptación de este arreglo de
círculos concéntricos. Hasta donde sabemos, nunca había sido
publicado anteriormente, aunque ha sido usado por largo tiempo en
ciertas escuelas esotéricas.

El círculo central es Kether, y luego los círculos concéntricos


sucesivos son atribuidos a los Sephiroth restantes. Esto se hace claro
por el texto en la Parte superior de cada uno de los diez círculos.

El círculo correspondiente a Malkuth está dividido en cuatro partes, y


estas llevan los nombres de los cuatro elementos y también los
nombres de los reinos de la naturaleza correspondientes a estos
elementos.

Al hombre se le atribuye el elemento fuego, porque el hombre es el


único ser que puede utilizar este elemento, temido por todas las otras
criaturas en este planeta, excepto por algunos pocos tipos de animales
domesticados, que han perdido su temor al fuego a través de su
asociación con el hombre, sin obtener, a través de tal asociación,
ninguno de los poderes del hombre sobre este elemento.

El elemento del agua es asignado al reino animal, porque este


elemento es el constituyente principal de los cuerpos animales.
Además todos los animales pueden nadar así que tienen un dominio
natural del agua.

Nuestro método moderno de extraer nitrógeno de la atmósfera y usarlo


como fertilizante, muestra cuán dependiente es el reino vegetal del
elemento aire. Las plantas respiran, también, aunque su respiración es
el inverso del proceso animal porque ellas subsisten gracias al dióxido
de carbono, la mayor parte del tiempo. Las raíces de las plantas están,
para asegurarse, en la tierra, y también necesitan agua, pero su
principal fuente de vida es el aire.

107
El reino mineral es el del elemento tierra. Esto no requiere
demostración, porque es asunto de observación común.

El propósito principal de este diagrama, sin embargo es indicar los


principios de la constitución humana en una manera menos confusa
que el diagrama del Árbol de la Vida. Indica claramente que Yekhidah
en Kether es el principio central y más interno del hombre. A partir del
centro de este círculo de Kether parte un radio de todo el sistema de
círculos, correspondiente al hilo del alma de la personalidad humana.
En él están enhebrados los círculos pequeños cuyos nombres
Hebreos y el Texto Inglés muestran claramente lo que representan.

El centro del sistema personal es el EGO en Thiphareth. Así que la


constitución de la personalidad está representada por los círculos
concéntricos de puntos que rodean el círculo pequeño representando
cuerpos o vehículos en los círculos más grandes de Chesed y
Geburah, correspondientes a la Memoria y la Voluntad. Estos son
poderes cósmicos que no se encuentran incorporados.

Hay por consiguiente siete vehículos indicados por este diagrama:

1. - El cuerpo Causal, correspondiendo a Chaiah, la fuerza de Vida;


2.- El cuerpo Búdico, vehículo del Alma Divina;
3.- El cuerpo Egoico, vehículo de Ruach;
4.- El cuerpo del Deseo;
5. - El cuerpo Mental;
6. - El cuerpo Astral;
7. - El cuerpo Físico.

Algunos sistemas ocultos hablan también de un cuerpo etérico, pero


las escuelas Cabalistas sostienen que éste es normalmente uno de los
aspectos más sutiles del cuerpo físico y no lo cuentan como un
vehículo separado.

Este diagrama muestra claramente como el YO cósmico, Yekhidah, es


el único YO de todas las personalidades. En este esquema, el sistema
de la personalidad está representado por pequeños círculos
enhebrados a lo largo de un radio del gran sistema de círculos. No
importa cuántos radios puedan haber, y es posible un infinito número,
cado uno de ellos empieza en el centro de Kether. Así Yekhidah,

108
aunque es uno e indivisible, puede ser, y es, el YO Cósmico de todo
sistema de personalidad, sin importar cuantos puedan existir.

Hemos confinado adrede nuestras observaciones acerca de este


diagrama a solamente lo suficiente para hacerlo inteligible. Tomando
en conjunto con las lecciones de este curso, debe compensar la
cuidadosa consideración con una gran cantidad de luz sobre la
constitución del hombre. Una elaborada explicación le robaría a usted
el beneficio que debe derivar de hacer un profundo estudio de esta
figura.

En este curso le hemos dado una vista del Modelo Maestro a vuelo de
pájaro. Ahora sabe que el Modelo Maestro está basado en el Árbol de
la Vida, conocido también como el Árbol de los Vivientes.

Los diagramas del Árbol de la Vida nos proporcionan una


representación simbólica de los estados graduados de consciencia
desde el más interno al más externo. Para preparamos para viajar al
Sendero del Retorno necesitamos llegar a famiIiarizarnos
completamente con los 32 Senderos de Sabiduría. (Los diez Sephiroth
más los 22 canales de conexión son denominados a menudo como los
32 Senderos de Sabiduría). Lograr los poderes de estos Senderos
requiere trabajo, estudio y aspiración.

En el próximo curso, recibirá instrucción avanzada en lo que es


conocido como el lenguaje Mágico, así que pueda aprender a leer las
direcciones del mapa que nos ha sido dado por aquellos que han
efectuado el viaje. Le será dada una completa base en Cábala.
Algunos de los estudios serán difíciles al principio. Pero recuerde
esto...... aunque usted lea fácilmente hoy, hubo un tiempo en que tenía
que pronunciar cada letra con gran esfuerzo. Tuvo que memorizar
letras, sonidos y frases. Valió la pena?

Prepárese para desarrollar sus músculos mentales, emocionales y


físicos en forma que pueda ascender con éxito hasta la cima de la
montaña, donde se encuentra el Ermitaño. Así llegará a ser un
portador de luz, sosteniendo su linterna en alto para aquellos que
vienen detrás de usted.

109
EXAMEN DE ADELANTO

1. ¿A qué dos consecuencias conduce el conocimiento de la


constitución del hombre?
2. ¿Cuántas etapas hay en el Modelo Maestro?
3. ¿Qué representan los Sephiroth del décimo al séptimo? -y del
sexto al cuarto? y del tres al uno?
4. ¿De qué se hace la verdadera tintura"?
5. ¿Es el deseo siempre bajo? Dé una corta explicación.
6. En la lecc. 4, qué principio establecimos concerniente a nuestro
progreso ascendente?
7. ¿Cómo podemos invitar la presencia de nuestro Ángel
Guardián?
8. ¿Cuál es una de las más notables diferencias entre un Adepto
Menor y los aspirantes que no han alcanzado aún el grado de
Adepto Menor?
9. ¿Ha aprendido de memoria el "Arquetipo Maestro" y la "Tabla de
la Esmeralda".
10. ¿Qué encontró de mayor importancia para Ud. en el curso del
"MODELO MAESTRO"?

110
El MODELO MAESTRO tiene por objeto familiarizarle con la verdadera
Alquimia, y es una preparación para el trabajo del próximo Curso que
es llamado "El ÁRBOL DE LA VIDA".

111
112