Anda di halaman 1dari 210

1080015692

EX L I B R I S
HEMETHERII V A L V E R D E TELLEZ
Episcopi Leonensis
HISTORIA DE LOS PAPAS

D E S D E F I N E S D E L A E D A D MEDIA
HISTORIA HISTORIA
DE LOS PAPAS DE LOS PAPAS
EN LA É P O C A DE LA REFORMA
DESDE FINES DE LA EDAD MEDIA
Y RESTAURACIÓN CATÓLICA

COMPUESTA UTILIZANDO EL ARCHIVO SECRETO PONTIFICIO POR

Y OTROS MUCHOS ARCHIVOS

POR
Ludovico Pastor

V E R S I Ó N DE LA C U A R T A E D I C I Ó N ALEMANA
Ludovico Pastor
POR EL

CONSEJERO REAL E IMPERIAL P. José Monserrat


PROFESOR ORDINARIO DE LA UNIVERSIDAD DE INNSBRUCK
de la Compañía de Jesús
Y DIRECTOR DEL INSTITUTO AUSTRÍACO DE ROMA

Volumen XXI
Tomo X
SIXTO V
HISTORIA DE LOS PAPAS EN LA ÉPOCA DE LA REFORMA Y
(1585-1590)
RESTAURACIÓN CATÓLICA: S I X T O V , U R B A N O V I I , GREGORIO X I V

E INOCENCIO I X

(1585-1591)

UMVEXSiOAtf ¡>c r r v i iKa


M*¡ec£ Vaivai» y ¡a& Capilla Alfonsina
Biblioteca Universitaria
BARCELONA BARCELONA
G U S T A V O GILI, EDITOR G U S T A V O GILI, EDITOR
CALLE D B ENRIQUE GRANADOS, 45 C A L L E DE ENRIQUE GRANADOS, 45

MCMXLI M C M X L I

439iiS
NIHIL OBSTAT

El Censor,
JAIME PONS, S . J.

Barcelona, 12 de agosto de igjo.

A su
muy apreciado amigo
IMPRÍMASE

el autor de «Sisto e Sesto»


MIGUEL DE LOS SANTOS,
OBISPO A . A . DE BARCELONA
ENRIQUE FEDERER

Por mandato de Su Excia. Rdma.


D R . L U I S U R P Í CARBONELL, PBRO.
CANCILLER - SECRETARIO

ES PROPIEDAD

Ö8 7
— H i s x . D E LOS P A P A S , TOMO X , VOL. X X I .

a RWDÖ EMETFRin
VALVERDE í r i S l z
ÍNDICE A L F A B É T I C O
de l a s o b r a s r e p e t i d a m e n t e c i t a d a s en e s t e t o m o

Christus vincit, Christus regnat, Christus imperat, Actas de las dietas de Suiza, desde 1556 hasta 1586. De la colección
oficial de actas tomo IV, parte II. Obra elaborada por José Carlos
ab omni malo plebem s u a m defendit. Krütli. Berna, 1861.
Acta consistorialia S 11 " D. N. Sixti Papae Quinti ab a0 1585 usque ad
an. 1590 a Iulio Antonio Santorio card. S. Severino descripta, en
(Inscripción del obelisco erigido e n l a plaza de San Pedro, las Analecta juris pontificii, serie XI, Roma, 1872, p. 841-874.
Albèri, E., Le relazioni degli ambasciatori Veneti al Senato durante il
de Roma, por Sixto V).
secolo decimosesto. Tres series. Florencia, 1839-1855.
Amabile, L., Il S. Officio della Inquisizione in Napoli. Tomo I. Città di
Castello, 1892.
Amanti, Fridolin, La Vulgata Sistina de 1590. Una exposición de su
historia según las fuentes auténticas. Friburgo, 1912.
Angeli, D., Le chiese di Roma. Roma, sin año.
Annovazzi, V., Storia di Civitavecchia. Roma, 1853.
Anuario histórico, de la Sociedad Gòrres, redactado por Hiiffer, Gra-
mich, Grauert, Pastor, Schniirer, Kampers, Wymann y Konig.
Tomos I-XLV. Münster y Munich, 1880-1925.
Arcaissi, Tobías, Bullarium Maronitarum. Roma, 1911.
Archivio della R. Società Romana di storia patria. Tomo I ss. Roma,
1878 ss.
Archivio storico dell'Arte, pubbl. per Gnoli. Tomo I ss. Roma, 1888 ss.
Archivio storico Italiano. Cinco series. Florencia, 1842 ss.
Archivio storico Lombardo. Tomo I ss. Milán, 1874 ss.
Archivio storico per le provincie Napolitane. Tomo I ss. Nápoles, 1876 ss.
Aretin, C. M. v.. Historia del duque de Baviera y principe elector Maxi-
miliano I. Tomo primero (único). Passau, 1842.
A r m e l l i n i , M . , Le chiese di Roma dalle loro origini sino al secolo X V I .
Roma, 1887.
Artaud de Montor, Historia de los Papas romanos, traducción alemana
por J. A. Boost. Tomo IV. Augsburgo, 1854.
Arte, L', Continuación del Archivio storico dell'Arte. Roma, 1898 ss.
ÍNDICE A L F A B É T I C O
de l a s o b r a s r e p e t i d a m e n t e c i t a d a s en e s t e t o m o

Christus vincit, Christus regnat, Christus imperat, Actas de las dietas de Suiza, desde 1556 hasta 1586. De la colección
oficial de actas tomo IV, parte II. Obra elaborada por José Carlos
ab omni malo plebem s u a m defendit. Krütli. Berna, 1861.
Acta consistorialia S 11 " D. N. Sixti Papae Quinti ab a0 1585 usque ad
an. 1590 a Iulio Antonio Santorio card. S. Severino descripta, en
(Inscripción del obelisco erigido e n l a plaza de San Pedro, las Analecta juris pontificii, serie XI, Roma, 1872, p. 841-874.
Albèri, E., Le relazioni degli ambasciatori Veneti al Senato durante il
de Roma, por Sixto V).
secolo decimosesto. Tres series. Florencia, 1839-1855.
Amabile, L., Il S. Officio della Inquisizione in Napoli. Tomo I. Città di
Castello, 1892.
Amanti, Fridolin, La Vulgata Sistina de 1590. Una exposición de su
historia según las fuentes auténticas. Friburgo, 1912.
Angeli, D., Le chiese di Roma. Roma, sin año.
Annovazzi, V., Storia di Civitavecchia. Roma, 1853.
Anuario histórico, de la Sociedad Gòrres, redactado por Hiiffer, Gra-
mich, Grauert, Pastor, Schniirer, Kampers, Wymann y Konig.
Tomos I-XLV. Münster y Munich, 1880-1925.
Arcaissi, Tobías, Bullarium Maronitarum. Roma, 1911.
Archivio della R. Società Romana di storia patria. Tomo I ss. Roma,
1878 ss.
Archivio storico dell Arte, pubbl. per Gnoli. Tomo I ss. Roma, 1888 ss.
Archivio storico Italiano. Cinco series. Florencia, 1842 ss.
Archivio storico Lombardo. Tomo I ss. Milán, 1874 ss.
Archivio storico per le provincie Napolitane. Tomo I ss. Nápoles, 1876 ss.
Aretin, C. M. v.. Historia del duque de Baviera y principe elector Maxi-
miliano I. Tomo primero (único). Passau, 1842.
A r m e l l i n i , M . , Le chiese di Roma dalle loro origini sino al secolo X V I .
Roma, 1887.
Artaud de Montor, Historia de los Papas romanos, traducción alemana
por J. A. Boost. Tomo IV. Augsburgo, 1854.
Arte, L', Continuación del Archivio storico dell'Arte. Roma, 1898 ss.
Astráin A., S. J., Historia de la Compañía de Jesús en la Asistencia Berger de Xivrey, Recueil des lettres missives de Henri IV (en la Col-
de España. Tomos I-IV. Madrid, 1902 ss. lection de documents inédits sur l'histoire de France). Seis tomos.
Atti e Memorie della R. Deputaz. di storia patria per le prov. dell'Emi- París, 1843-1853.
lia. Prima Serie, 1-8; Nuova Serie, 1 ss. Modena, 1863 ss. Bergner, H., La Roma barroca. Leipzig, 1914.
Bachelet, v. Le Bachelet. Berliner, A., Historia de judíos en Roma desde los tiempos más anti-
Baglione, Giov., Le vite de'pittori, scultori ed architetti dal pontificato guos hasta los actuales. Dos tomos. Francfort del Main, 1893.
di Gregorio X I I I del 1572 in fino a'tempi di Papa Urbano V i l i Berthier, J. J., L'église de la Minerve à Rome. Roma, 1910.
nel 1642. Nápoles, 1733. Bertolotti, A., Artisti Lombardi a Roma nei secoli xv, XVI e xvn. Studi
Balán, P., Storia d'Itaha. Tomo VI. Modena, 1882. e ricerche negli archivi Romani. Dos tomos. Milán, 1881.
Balzani, U., Sisto V. Génova, 1913. Bertolotti, A., Artisti Bolognesi, Ferraresi ed alcuni altri a Roma.
Bangen, J. H., La curia romana, su composición actual v el curso que Bolonia, 1885.
sigue en los negocios. Miinster, 1854. Bezold, F. v.. Cartas del conde palatino Juan Casimiro, 1576-1592,
Baracconi, G., I Rioni di Roma. Terza ristampa. Turín-Roma, 1905. editadas por F. v. B. Tres tomos. Aluni eh, 1882-1903.
Barozzi, N., e Berchet, G„ Relazioni degh stati europei al senato degli Biaudet, Henri, Sixte-Quint et la candidature de Sigismond de Suède
ambasciatori Veneti nel secolo decimosettimo. Diez tomos. Venecia, au trône de Pologne en 1587 d'après des documents inédits des
1856-1878. Archives Secrètes du Saint-Siège. Helsinki, 1910.
Bártoli, D „ Dell'istoria della Compagnia di Gesù. L'Italia, prima parte Biaudet, Henri, Les nonciatures apostoliques permanentes jusqu'en 1648.
dell'Europa. Libro primo e secondo. (Obras, tomo V.) Turin, 1825. (Annales Academiae scientiarum Fennicae, serie B, tomo II, 1.)
Battistella, A., Il S. Offizio e la Riforma religiosa in Bologna. Bolo- Helsinki, 1910.
nia, 1905. Bludau, Aug., Las dos primeras ediciones del Nuevo Testamento de
Bàumer, S., Historia del breviario. Friburgo, 1895. Erasmo y sus adversarios. (Estudios bíblicos, VII, 5.) Friburgo,
Baumgarten, Pablo María, La Vulgata Sistina de 1590 y la bula que 1902.
la encabeza. Münster, 1911. Bonanni, Ph., Numismata Pontificum Romanorum quae a tempore
Baumgarten, Pablo María, Nueva noticia de biblias antiguas. Krum- Martini V ad annum 1699 vel authoritate publica vel privato genio
bach, 1922. in lucem prodiere. Tomo II. Roma, 1699.
Baumgartner, Historia de la literatura general. Tomo VI: La literatura Bonanni, Ph., Numismata templi Vaticani historiam illustrantia. Ed. 2.
italiana. Friburgo, 1911. Roma, 1700.
Bellesheim, A., Historia de la Iglesia católica en Escocia desde la intro- Boncompagni-Ludovisi, Frane., Le prime due ambasciate di Giapponesi
ducción del cristianismo hasta los tiempos actuales. Tomo II: a Roma (1585-1615), con nuovi documenti. Roma, 1904- (Publica-
1560-1878. Maguncia, 1883. ción de bodas.)
Bellesheim, A., El cardenal Alien y los seminarios del continente. Magun- Boratynski, L., Stefan Batory i plan Ligi przeciw Turkom 1576-1584,
cia, 1885. en Rozprawy Akademii Umiejetnosci, Wydzial Historycizno-Filozo-
Bellesheim, A., Historia de la Iglesia católica en Irlanda desde la intro- fiezny, segunda serie, tomo X I X , Krakowic, 1903, p. 197-347.
ducción del cristianismo hasta los tiempos actuales. Tomo II: 1509- Bordinus, F., De rebus praeclare gestis a Sixto V P. O. M. Roma, 1588.
1690. Maguncia, 1890. Boverius, Zach., Annales seu sacrae historiae ordinis Minorum S. Fran-
Belli, Delle case abitate in Roma da parecchi uomini illustri. Roma, cisci qui Capucini nuncupantur. Tomo I, Lugduni, 1632; tomo II,
1850. ibid., 1639.
Bellori, G. P., Le vite dei pittori, scultori ed architetti moderni, Roma, Bratli, Cari, Filip I I af Spanien, hans liv og Personlighed. Copenhague,
1672. (Obra citada según la edición de Pisa de 1821.) 1909.
Beltrami, L., La Roma di Gregorio X I I I negli Avvisi alla corte Sabauda. Braun, José, El altar cristiano en su desenvolvimiento histórico. Dos
Milán, 1917. tomos. Munich, 1924.
Benigni, V., La política de los Papas respecto a cereales. Obra traducida Bremond d'Ars, Guy., Le père de Madame de Rambouillet, Jean de
al alemán por R. Birner, editada por G. Ruhland. Berlín, 1898. Vivonne. Sa vie et ses ambassades près de Philippe I I et à la cour
Bentivoglio (Cardinale), Memorie ovvero Diario. Amsterdam, 1648. de Rome. Paris, 1884.
Berga, A., Pierre Skarga 1536-1612. Étude sur la Pologne du i6 e siècle Brindan arni, A. E., Escultura barroca. Dos tomos. Berlín, 1919.
et le protestantisme Polonais. Paris, 1916. Brinckmann, A. E., La arquitectura de los siglos x v n y x v m . Tomo I:
L a arquitectura de los siglos x v n y x v i n en los países románicos.
Berlín, 1919. Cerrati, M., Tiberii Alpharani de basilicae Vaticanae antiquissima et
nova structura liber, p. p. M. C. Roma, 1914-
Brom, G., Archivalia in Italie. Tomo I. 's Gravenliage, 1908.
Ciaconius, Alph., Vitae et res gestae Pontificum Romanorum et S. R . E.
Brosch, M„ Historia del Estado de la Iglesia. Tomo I. Gotha, 1880.
Cardinalium... ab August. Oldoino S. J. recognitae. Tomos I I I
Brosch, M., Historia de Inglaterra. Tomo VI. Gotha, 1890.
y IV. Roma, 1677.
Brown, Horatio F., Calendar of State Papers and Manuscripts relating
Ciampi, S., Bibliografia critica delle corrispondenze dell'Italia colla
to English affairs existing in the Archives and Collections of Venice
Russia, colla Polonia etc. Tres tomos. Florencia, 1834-1842.
and in other libraries of Northern Italy. Tomo V I I I : 1581-1591.
Cicconi, Giov., Sixto V e Fermo. Notizie della statua Sistina del Palazzo
Londres, 1894.
civico di Fermo. Fermo, 1923.
Bullarium ordinis Fratrum Minorum S. Francisci Capucinorum sive Col-
Colombo, Giuseppe, Notizie e documenti inediti sulla vita di M. Gio-
lectio bullarum, brevium etc., quae a Sede Apost. pro ordine Capu-
vanni Francesco Bonomi, vescovo di Vercelli. Turin, 1879.
cinorum emanarunt. Tomo I. Roma, 1740.
Comunicaciones del Instituto de investigación sobre la historia de Aus-
Bullarium Diplomatimi et Privilegiorum Summorum Romanorum Pon- tria. Tomo I ss. Insbruck, 1880 ss.
tificum. Taurinensis editio, locupletior facta collectione novissima
Concilium Tridentinum. Diariorum, actorum, epistolarum, tractatuum
plurium Brevium, Epistolarum, Decretorum Actorumque S. Sedis.
nova collectio. Ed. Societas Goerresiana. Tomo I ss. Friburgi Brisg.,
Tomo VI, Augustae Taurinorum, 1860; tomo V I I ss., Neapoh,
1901 ss.
1882 ss.
Conclavi de'Pontefici Romani. Sin lugar, 1667.
Burckhardt, Jacobo, Historia del Renacimiento en Italia. Con ilustra-
Coppi, A., Discorso sopra le finanze di Roma nei secoli di mezzo. Roma,
ciones. Stuttgart, 1868. 3.a edición, por Enrique Holtzinger. Stutt-
1847.
gart, 1891.
Burckhardt, Jacobo, El cicerone. 10.» edición. Leipzig, 1910. Correspondencia de Felipe I I con sus embajadores en la corte de Ingla-
Buschbell, G., L a Reforma y la Inquisición en Italia hacia la mitad del terra 1558 á 1584. Tomos I V y V. (Colección de documentos
siglo XVI. Paderborn, 1910. inéditos para la historia de España, tomos X C I y XCII.) Ma-
Calenzio, Generoso, La vita e gli scritti di Cesare Baronio. Roma, 1907. drid, 1888.
Cancellieri, Fr., De secretariis basilicae Vaticanae veteris ac novae Couderc, J.-B., Le vénérable cardinal Bellarmin. Dos tomos. París, 1893.
libri II. Roma, 1786. Cupis, C. de, Le vicende dell'agricoltura e della pastorizia nell'agro
Cancellieri, Fr., Storia dei solenni possessi dei Sommi Pontefici detti Romano e l'Annona di Roma. Roma, 1911.
anticamente processi o processioni dopo la loro coronazione dalla Charrière, E., Négociations de la France dans le Levant. Cuatro tomos.
basilica Vaticana alla Lateranense. Roma, 1802. (Collect. de docum. inéd. pour l'hist. de France, tomo I ss.) París,
Capecelatro, Alfonso, L a vita di S. Filippo Neri. Libri tre. Tomos I y I I 1848 ss.
(Opere di S. E. Alf. Capecelatro, tomos IX-X.) 3.a edición. Roma- Chattard, Giov. Pietro, Nuova descrizione del Vaticano. Tomos I - I I I .
Tournai, 1889. Roma, 1762-1767.
Capefigue, B. H. R., Histoire de la réforme et de la ligue et du règne Chronica provinciae Helveticae Fratrum Minorum s. Francisci Capuci-
de Henri IV. Cuatro tomos. Paris, 1834. norum, ed. P. Meyer. Solodurni, 1884.
Cardella, L., Memorie storiche de'cardinali della s. Romana Chiesa. Dàndliker, K.,Historia de Suiza. Dos tomos. 3.a edición. Zurich, 1900-1904.
Tomo V. Roma, 1793. Delplace, L. [S. J.], Le catholicisme en Japon, St. François Xavier et
Carini, Isid., L a Biblioteca Vaticana, proprietà della Sede Apostolica. ses premiers successeurs 1540-1660. Bruselas, 1909.
Roma, 1893. Dengel, Ph. J., Historia del Palacio de San Marcos, llamado Palacio de
Carte Strozziane, Le. Inventario. Primera serie. Dos tomos. Floren- Venecia. (Tirada aparte de la publicación: El Palacio de Venecia
cia, 1884. en Roma.) Leipzig, 1909.
Desjardins, A., Négociations diplomatiques de la France avec la Tos-
Catena, Girol., Vita del gloriosissimo papa Pio quinto. Roma, 1586.
cane. Documentos recueillis par Giuseppe Canestrini. Tomo I ss.
Catena, Girol., Delle lettere. Tomo I. Roma, 1589.
París, 1859 ss.
Católico, El- Revista de ciencia católica y vida eclesiástica. Año I ss.
Dictionnaire de théologie catholique, editado por V a c a n t - M a n g e n o t .
Estrasburgo y Maguncia, 1820 ss.
Tomo I ss. Paris, 1903 ss.
Cecchetti, B., La república di Venezia e la corte di Roma nei rapporti
Dierauer, Juan, Historia de la Confederación Helvética. Tomo III:
della religione. Dos tomos. Venecia, 1874.
1516-1648. (Historia de los Estados europeos, editada por A. H. L .
Heeren, F. A. Uckert, G. de Giesebrecht y K . Lamprecht, Gains, P. B., Series episcoporum ecclesiae catholicae quotquot innotue-
tomo X X V I . ) Gotha, 1907. runt a beato Petro apostolo. Ratisbona, 1873.
Documentos escogidos del Archivo de la casa de Alba, p. p. la Duquesa Garampi, G., Saggi di osservazioni sul valore delle antiche monete
de Berwick y de Alba. Madrid, 1891. pontificie. Con appendice di documenti. Sin lugar ni año [Roma,
Dòllinger, J „ y Reusch, H „ L a autobiografía del cardenal Belarmino. 1766].
En latín y alemán, con aclaraciones históricas. Bona, 1887. Gatticus, I. B., Acta caeremonialia S. Romanae Ecclesiae ex mss. codi-
Duhr, B „ S. J., Fábulas sobre los jesuítas. Aportación a la historia de cibus. Tomo I. Roma, 1753.
la civilización. 4.a edición. Friburgo, 1904. Gaye, E . G., Carteggio inedito d'artisti dei secoli xv, x v i e x v n . Tres
Duhr, B., S. J., Historia de los jesuítas en los países de lengua ale- tomos. Florencia, 1840.
mana en el siglo x v i . T o m o I. Friburgo, 1907. Giornale storico della letteratura italiana, diretto e redatto da A. Graf,
Durm, J„ La arquitectura del Renacimiento en Italia. (Manual de arqui- F. Novali, R . Renier. Tomo I ss. Roma-Turin-Florencia, 1883 ss.
tectura, segunda parte, t o m o V.) Stuttgart, 1903. 2.a edición, 1914. Gnoli, D., Vittoria Accoramboni. Florencia, 1868.
Duro, C. Fernández, La A r m a d a Invencible. Dos tomos. Madrid, 1884 s. Gori, F., Archivio storico, artistico, archeologico e letterario della città
Elises, Esteban, y Meister, A . , Relaciones de nunciatura de Alemania, e provincia di Roma. Tomos I-IV. Roma y Spoleto, 1875-1883.
1585 (i584)-i5qo, editadas por la Sociedad Gòrres. Parte i. a : La Gothein, M. L., Historia de la jardinería. Tomo I. Jena, 1914.
nunciatura de Colonia. 1.» mitad: Bonomi en Colonia, Santonio en
Grisar, H., Analecta Romana. Descrizioni, testi, monumenti dell'arte
Suiza, las revueltas de Estrasburgo, editada por Esteban Ehses y
riguardanti principalmente la storia di Roma e dei Papi nel medio
A. Meister. Paderborn, 1 8 9 5 . - 2 . " » mitad: Octavio Mirto Frangi-
evo. I. Roma, 1899.
pani en Colonia, 1587-X590, editada por Esteban Ehses. Pader-
born, 1899. Grisar, H., Historia de Roma y de los Papas en la edad media. Narrada
según las fuentes con especial atención a la civilización y al arte.
Escher, Conrado, El barroco y el clasicismo. Estudios para la historia Tomo I. Friburgo, 1901.
de la arquitectura de R o m a . Leipzig [1910].
Gritti, Giov., Relazione di Roma riferita in senato il 15 Maggio 1589,
Eubel, v. Gulik-Eubel. en Albèri, Relazioni, Segunda serie, IV, Florencia, 1857, p. 333'348-
Facini, M., Il pontificato di Gregorio X I V . Roma, 1911. Grottanelli, L., Fra Geremia da Udine e le sue relazioni con la corte del
Fea, C. D., Storia delle acque i n Roma e dei condotti. Roma, 1832. granduca Francesco de'Medici. Florencia, 1893.
Fleming, David Hay, Mary Queen of Scots from her Birth to her Flight Guglielmotti, Alb., L a squadra permanente della marina Romana.
into England. Londres, 1897. Roma, 1882.
Fontana, D „ Della trasportazione deh'obelisco Vaticano et delle fabriche Guidicini, Gius., Miscellanea storico-patria Bolognese. Bolonia, 1872.
di N. S. P. Sisto V. R o m a , 1590.
Gulik-Eubel, Hierarchia catholica medii aevi. Volumen tertium, saecu-
Forceha, V., Iscrizioni delle chiese e d'altri edifici di Roma dal secolo x i lum x v i ab anno 1503 complectens, inchoavit G. v. Gulik, absolvit
fino ai giorni nostri. Catorce tomos. Roma, 1869-1885. C. Eubel. Monasterii, 1910.
Forneron, Les ducs de Guise. D o s tomos. 2.a edición. París, 1893. Gurlitt, Cornelio, Historia del estilo barroco en Italia. Stuttgart, 1887.
Fouqueray, H „ Histoire de la Compagnie de Jésus en France. Tomo I: Hàberlin, Fr. D., Nueva historia del Imperio alemán, desde el principio
Les origines et les premières luttes (1528-1575), París, 1910; tomo I I : de la guerra de Esmalcalda hasta nuestros días. Veinte tomos. Halle,
La Ligue et le bannissement (1575-1604), París, 1913. 1774-1786.
Frere, W. H „ The English Church in the Reigns of Elizabeth and Ja- Hammer, J. de, Historia del Imperio otomano. Tomo III. Pest, 1828.
mes I (1558-1625). Londres, 1904. Hansen, J., Relaciones de nunciatura de Alemania. Tercera parte.
Frey, D., Estudios sobre Miguel Ángel. Viena, 1920. Tomo I: La lucha por Colonia, editado por J. H. Berlín, 1892.
Fuentes e investigaciones de bibliotecas y archivos italianos. Obra edi-
Hassencamp, R., Política polaca del Papa Sixto V, en especial su actitud
tada por el Instituto H i s t . Prus. Tomo I ss. Roma, 1898 ss.
respecto de la elección del rey de 1587, en la rev?sta de la Sociedad
Fulvio, Andrea, L'antichità di Roma, con le aggiuntioni et annotationi Hist. para la provincia de Posen, IV, Posen, 1889, p. 49-68.
di Girolamo Ferrucci R o m a n o . Venecia, 1588. Heimbucher, M., Las Ordenes y Congregaciones de la Iglesia católica.
Fusai, G., Belisario Vinta, ministro e consigliere di stato dei granduchi Tre9 tomos. 2.a edición. Paderborn, 1907-1908.
Ferdinando I e Cosimo I I de'Medici (1547-1613). Florencia, 1905.
Hergenròther, J., El Estado de la Iglesia desde la Revolución francesa.
(Galluzzi, R.), Istoria del granducato di Toscana sotto il governo della Friburgo, 1860.
casa Medici. Cuatro tomos. E diz. 2. Livorno, 1781. Hergenròther, J., La Iglesia católica y el Estado cristiano en su des-
IO ÍNDICE A L F A B É T I C O DE LAS OBRAS REPETIDAMENTE CITADAS E N ESTE TOMO II

envolvimiento histórico y en relación a las cuestiones actuales. Keyssler, J. G., Viaje reciente por Alemania, Bohemia, Hungría, Suiza,
Ensayos histórico-teológicos y al mismo tiempo un Anti-Janus Italia y Lorena. Tres tomos. Hannover, 1740.
vindicatus. Dos partes. Friburgo, 1872. Kolberg, J., Documentos para la historia del cardenal y obispo de Er-
Herzog, v. Enciclopedia. meland, Andrés Batori. Braunsberg, 1911.
Herre, P., El papado y la elección pontificia en la época de Felipe II. Korzeniowski, J., Excerpta ex libris manuscriptis Archivii Consist.
Leipzig, 1907. Romani MCCCCIX-MDXC... collecta. Cracovia, 1890.
Hetzenauer, Michael, 0. C., Biblia sacra vulgatae editionis. E x ipsis Korzeniowski, J., Analecta Romana quae historiam Poloniae saec. 16
exemplaribus Vaticanis inter se atque cum indice erronun corrigen- illustrant. (Script, rer. Polonie. XV.) Cracovia, 1893.
dorum collatis critice edidit M. H. Oeniponte, 1906. Kraus, Fr. J., Historia del arte cristiano. Tomo I I , segunda parte,
Hilgers, J., S. J., El Indice d e los libros prohibidos. Friburgo, 1904. segunda mitad, continuada y editada por J. Sauer. Friburgo, 1908.
Hinojosa, R . de. Los despachos de la diplomacia pontificia en España. Kretzschmar, Juan, Los proyectos de invasión de las potencias cató-
Tomo I. Madrid, 1896. licas contra Inglaterra en tiempo de Isabel. Leipzig, 1892.
Hinschio, P., Sistema de derecho canónico católico. Seis tomos. Berlín, Krones, Fr. de, Historia de la universidad de Carlos Francisco en Graz.
1869 s. Graz, 1886.
Hirn, J., El archiduque Fernando I I del Tirol. Historia de su gobierno Kröss, A., Historia de la Provincia de Bohemia de la Compañía de
y de sus países. Tomos I y II. Innsbruck, 1885, 1887. Jesús. Tomo I. Viena, 1910.
Hoffmann, K., Origen y principios de la actividad del Instituto ponti- Labanoff, Prince Alexandre, Lettres, Instructions et Mémoires de
ficio de misiones. Aportación a la historia de las misiones católicas Marie Stuart, reine d'Écosse, publiés sur les originaux et les
entre los judíos y mahometanos en el siglo xvi. Münster, 1923. manuscrits du State Paper Office de Londres et des principa-
Holzapfel, Heriberto, Manual de la historia de la Orden franciscana. les archives et bibliothèques de l'Europe. Tomos I-VII. Londres,
Friburgo, 1909. 1844 ss.
Hôpfl, Hildebrando, 0. S. B., Anotaciones del cardenal Guillermo Sir- Lämmer, H., Analecta Romana. Investigaciones sobre historia eclesiás-
leto al Nuevo Testamento. (Estudios bíblicos, X I I I , 2.) Friburgo, tica en las bibliotecas y archivos romanos. Una memoria. Schauff-
1908. hausen, 1861.
Hôpfl, Hildebrando, O. S. B. Contribuciones a la Historia de la Vulgata
Lämmer, H., Para la historia eclesiástica de los siglos x v i y x v n .
Sixto-Clementina. (Estudios bíblicos, X V I I I , 1-3.) Friburgo, 1913.
Friburgo, 1863.
Huber, A., Historia de Austria. Tomo IV. Gotha, 1892.
Hübner, J. A. de, Sixte V d'après des correspondances diplomatiques Lämmer, H., Para la codificación del derecho canónico. Memoria. Fri-
inédites, tirées des archives d'état du Vatican, de Simancas, Ve- burgo,H.,1899.
Lämmer, Meletematum Romanorum mantissa. Ratisbona, 1875.
nise, etc. Tres tomos. París, 1870. Lämmer, H., De Caesaris Baronii literarum commercio diatriba. Fri-
Hürbin, J., Manual de la historia de Suiza. Stans, 1900-1908. burgo de Brisgovia, 1903-
Inventario dei monumenti di Roma. Tomo I. Roma, 1908-1912. Lanciani, R „ Topografia di Roma antica. I commentarii di Frontino
Janssen, J., Historia del pueblo alemán desde fines de la edad media.
intorno le acque e gli acquedotti. Silloge epigrafica acquaria. (Atti
Tomos I-V. Ediciones 19.a y 20.a, preparadas por L . Pastor.
dell'Accad. dei Lincei Ser. 3, Mem. II della ci. di se. morali etc.
Friburgo, 1913-1917.
Tomo IV.) Roma, 1880.
Jungnitz, J., Martín de Gerstmann, obispo de Breslau. Retrato biográ- Lanciani, R „ Storia degli scavi di Roma. Tomos I-IV. Roma, 1902-1910.
fico y descripción de su época. Breslau, 1898. Lauer, Ph., Le Palais du Latran. Paris, 1911.
Jungnitz, J., Los germánicos d e Breslau. Breslau, 1906. Le Bachelet, Xavier Marie, S. J., Bellarmin et la Bible Sixto-Clémen-
Kampschulte, H., Historia de la introducción del protestantismo en la tine. (Études de théologie hist., núm. 3.) París, 1911.
región de la actual provincia de Vestfalia. Paderborn, 1866. Le Bachelet, X. M., Auctuarium Bellarminianum. Supplément aux
Karttunen, L., Antonio Possevino, un diplomate pontifical au XVIE siè- œuvres du cardinal Bellarmin. Paris, 1913-
cle. Lausana, 1908. Lechat, Robert, S. J., Les réfugiés anglais dans les Pays-Bas espagnols
Keller, L., L a contrarreforma e n Westfalia y en el Rin Inferior. Docu- durant le règne d'Elisabeth. 1558-1603. Lovaina, 1914-
mentos y aclaraciones. T r e s partes. (Publicaciones sacadas de los Leo, H., Historia de Italia. Tomo V. Hamburgo, 1832.
Archivos públicos reales d e Prusia 9, 33 y 62.) Leipzig, 1881-1895. L'Epinois, H. de, L a Ligue et les Papes. Paris, 1886.
Kervyn de Lettenhove, Marie Stuart. Doo tomos. París, 1889. Letarouilly, P., Édifices de Rome moderne. Paris, 1825-1857.
12 ÌNDICE A L F A B É T I C O D E L A S O B R A S
R E P E T I D A M E N T E CITADAS E N E S T E TOMO 13
Lettres de Catherine de Médicis, pubi, par L a Ferrière et Baguenault de
Meister, A., L a cifra al servicio de la curia pontificia desde sus princi-
Puchesse. Tomo IV s. Paris, 1891 s.
pios hasta el fin del siglo x v i . (Fuentes e investigaciones del terreno
Léxico eclesiástico o enciclopedia de la teología católica y de sus ciencias
de la historia, tomo X I . ) Paderborn, 1906.
auxiliares, editado por H. J. Wetzer y B. Welte. Doce tomos. Fri-
burgo, 1847-1856. 2.a edición, comenzada por el cardenal José Mélanges d'archéologie et d'histoire. (École française de Rome.) Tomo I ss.
Hergenrôther, y continuada por Fr. Kaulen. Doce tomos. Friburgo, París, 1881 ss.
1882-1901. Mercati, G., Per la storia della Biblioteca Apostolica. Bibliotecario
Cesare Baronio. Perugia, 1910.
Lingard, John, A History of England from the first Invasion by the
Mercati, M., Degli obelischi di Roma. Roma, 1589.
Romans. Tomos V I I - V I I I . Londres, 1838.
Mergentheim, León, L a s facultades quinquenales pro foro externo. Su
Loserth, J., Documentos y correspondencias para la historia de la con-
origen e introducción en los obispados alemanes. Juntamente ima
trarreforma en el Austria interior en tiempo del archiduque Car-
aportación a la técnica de la contrarreforma y a la historia de
los I I , 1578-1590. (Fontes rerum Austriacarum, segunda parte,
las doctrinas precursoras del febronianismo. (Tratados de derecho
tomo L.) Viena, 1898.
canónico, editados por Ulrico Stutz, cuadernos 54 y 55.) Stutt-
Lossen, v. Masio.
gart, 1908.
Lossen, Maximiliano, L a guerra de Colonia. I: Historia de los sucesos
Meyer, Amoldo Oscar, Inglaterra y la Iglesia católica en tiempo de
que la precedieron, 1565-1581. II: Historia de la guerra de Colo-
Isabel y los Estuardos. Tomo I: Inglaterra y la Iglesia católica en
nia, 1582-1586. Gotha, 1882.
tiempo de Isabel. Roma, 1911.
Maffeji, Io. Petri, Bergomatis e Soc. Iesu Historiarum ab excessu
Moroni, G., Dizionario di erudizione storico-ecclesiastica da S. Pietro
Gregorii X I I I libri tres Sixti V pontificatimi complexi, ex interiori-
sino ai nostri giorni. 109 tomos. Venecia, 1840-1879.
bus Romani tabularli deprompti nunc primum prodierunt. Bérga-
Motta, E., Otto pontificati del Cinquecento, en el Arch. stor. Lomb.,
mo, 1747.
Magni, G., I l barocco nell'architettura a Roma. Turin, 1911. X I X , Milán, 1913.
Muñoz, Ant., R o m a barocca. Milán-Roma, 1919.
Manfroni, C., L a legazione del card. Caetani in Francia 1589-1590, en
Mutinelli, Storia arcana d'Italia. Tomo I. Venecia, 1855.
la Riv. stor. ital., X , Turin, 1893, p. 193-270.
Marocco, G., Monumenti dello stato pontificio. Roma, 1833-1835. Narducci, H., Catalogus codicum manuscriptorum in Bibliotheca Ange-
Martin, V., Le Gallicanisme et la Réforme catholique. Essai hist. sur lica. Roma, 1893.
Navenne, Ferd. de, Rome, le Palais Farnèse et les Famèse. Paris
l'introduction en France des décrets du concile de Trente 1563-1615.
Paris, 1919. Ci9i3]- ,
Nestle, Everardo, Estudios sobre la versión de los Setenta. I-II: buple-
Martinori, E., Annali della Zecca di Roma. Sisto V, Urbano VII, Grego-
rio X I V , Innocenzo I X . Roma, 1919. mento científico al programa del gimnasio real de Ulm, 1886, 1896.
III-IV: Suplemento científico al programa seminario real de Maul-
Masio, Andrés, Cartas de A . M. y de sus amigos (1538-1573), editadas
por Lossen. Leipzig, 1886. bronn en Wurtemberg. Stuttgart, 1899, 1903.
(Massimo, Vittorio), Notizie isteriche della Villa Massimo alle terme Nidi Erythraei, v . Pinacotheca.
Diocleziane, con un appendice di documenti. Roma, 1836. Nicolai, Memorie, leggi ed osservazioni sulle campagne e sull'annona di
Mateo-Voltolini, L., L a legación del cardenal Hipólito Aldobrandini a Roma. Roma, 1803.
Polonia en el año 1588-8Q, en la revista Bessarione, Anno I X , Se- Nohl, M., Diario de un viaje por Italia, editado por G. Liibke. 2.» edidón.
rie I I , vol. V I I I , Roma, 1905, p. 294-310. Stuttgart, 1877.
Mayer, A., L a vida y obras de los hermanos Mateo y Pablo Brill. Leip- Nolhac, P . de, L a Bibliothèque de F. Orsini. (Bibl. de l'École des hautes
zig, 1910.
études.) París, 1887.
Mayer, E . de, E l viaje de embajada del obispo de Olmiitz, Estanislao
Novaes, G. de. Storia de'pontefid. Tomo V I I I . Siena, 1805. Nueva edi-
Pawlowski, a Polonia con ocasión de la elección de rey después de
ción. Roma, 1822.
la muerte de Esteban Batori, 1587-1598. Kremsier, 1861.
Opitz, Teodoro, María Estuardo. Obra compuesta según las más reden-
Mayer, Juan Jorge, Historia del obispado de Coirà. Dos tomos. Stans,
tes investigadones. Dos tomos. Friburgo, 1879.
1908-1910.
Orbaan, J. A . F., Sixtine Rome, Londres, 1911.
Mazzuchelli, G. M., Gli scrittori d'Italia. Dos tomos. Brescia, 1753 s.
Orbaan, J. A. F., L a Roma di Sisto V negli «Avvisi», en d Arch. d. Soc.
Meaux, De, Les luttes religieuses en France au x v i e siècle. Paris, 1879.
Rom., X X X I I I , Roma, 1913, p. 277-313- (Obra dtada con d título
de: Avvisi.)
WUVHSBVJ DE " ; V § LHN
laUfiecr ïâlv«-.. ì y frites
Orbaan, J. A. F., Dai conti di Domenico Fontana, en el Boll, d'arte del Pollen, John Hungerford, Mary Queen of Scots and the Babington
Ministero di pubbl. istruzione, Roma, 1914. Plot. Edited from the original Documents in the Public Record
Orbaan, J. A. F., Documenti sul barocco. Roma, 1920. Office, the Yelverton Mss., and elsewhere. (Publications of the
Ossat, Cardinal d', Lettres. Paris, 1697-1698. Scottish History Society, tercera serie, tomo III.) Edimbur-
Pansa, M., Della libreria Vaticana. Roma, 1590. go, 1922.
Parata, Paolo, Relazione di Roma di P . P . ritornato da quella legazione Priuli, Lorenzo, Relazione di L . P. tornato ambasciatore ordinario da
nel Novembre del 1595, en Albèri, Relazioni, segunda serie, IV, Sisto V letta in Senato il 2 agosto 1586, en Albèri, Relazioni, segunda
Florencia, 1857, p. 359-448. serie, IV, Florencia, 1857, p. 297-329.
Pastor, L., Decretos generales de la Inquisición Romana de los años Ranke, L. de. Historia de Francia principalmente en los siglos x v i
1555 a 1597. Obra publicada por primera vez según el protocolo y x v n . Tomo I, 2.a edición. Stuttgart, 1856.
notarial por L. de P. Friburgo, 1912. Ranke, L. de, Historia de Inglaterra. Tomo I. Berlín, 1859.
Pastor, L., Sisto V, il creatore della nuova Roma. Roma, 1922. Ranke, L. de. Los Papas romanos en los cuatro últimos siglos. Tomos I
Pastor, L., L a ciudad de Roma a fines del Renacimiento. 4.a-6.a edición, y III. 8.a edición. Leipzig, 1885.
Friburgo, 1925. Ratti, N., Delle famiglie Sforza-Cesarini, Savelli, Peretti, Montalto etc.
Petracelli della Gattina, F., Histoire diplomatique des conclaves. Dos tomos. Roma, 1794.
Tomo II. Paris, 1864. Raulich, J., L a contesa fra Sisto V e Venezia per Enrico IV di
Philippson, M., Felipe II de España y el papado, en la Revista Hist., Francia, en el Nuovo Arch. Veneto, t. IV, P. 2, Venecia, 1892,
1878, Munich, p. 269-315, 419-457. p. 243-318.
Philippson, M., Europa occidental en la época de Felipe II, Isabel y Raulich, J., Storia di Carlo Emanuele I duca di Savoia. Dos tomos.
Enrique IV. Berlín, 1882. Milán, 1896-1902.
Philippson, M., Histoire du règne de Marie Stuart. Dos tomos. Pa- Rebaschi Carotti, L., Il conclave di Sisto V e i primi mesi del suo pon-
rís, 1891. tificato. Mantua [1919].
Philippson, M., Un ministerio bajo el gobierno de Felipe I I . El cardenal Reichenberger, R., Relaciones de nunciatura de Alemania, editadas por
Granvela. Berlín, 1895. la sociedad Gòrres. 2.a parte: L a nunciatura en la corte imperiai.
Phillips, Jorge, Derecho canónico. Tomos I - V I I . Ratisbona, 1845-1872; i. a mitad: Germánico Malaspina y Felipe Sega (Juan Andrés Cali-
tomo V I I I , parte i. a , por F. H. Bering, ibid., 1889. gari en Graz). Paderborn, 1905.
Pichler, A., Historia de la separación eclesiástica entre el Oriente y Reiffenberg, Fr., Historia Societatis Iesu ad Rhenum inferiorem ab
Occidente desde los primeros comienzos hasta los tiempos más an. 1540 ad 1626. Colonia, 1764.
recientes. Dos tomos. Munich, 1864-1865. Relaciones de nunciatura, v. Ehses, Reichenberger, Schweizer.
Pieler, Fr. J., Vida y obras de Gaspar de Fürstenberg, según sus diarios. Relacye Nuncyuszów Apostolskich in innych osób o Polsce od roku
También una aportación a la historia de Westfalia en los últimos 1548 do 1690, ed. E. Rykaczewski. Tomo I. Berlin-Poznan, 1864.
decenios del siglo x v i y al principio del x v n . Paderborn, 1874. Renazzi, F. M., Storia dell'università degli studi di Roma, detta la
Sapienza. Dos tomos. Roma, 1803-1804.
Pierling, P., Le Saint-Siège, la Pologne et Moscou 1582-1587. París, 1885.
Reumont, A. de, Documentos para la historia de Italia. Seis tomos. Ber-
Pierling, P., L a Russie et le Saint-Siège. Tomo I ss. Paris, 1896 ss.
lín, 1853-1857.
Pinacotheca imaginum illustrium virorum Iani Nidi Erythraei. Colo-
Reumont, A. de, Historia de la ciudad de Roma. Tomo I I I . Berlin, 1870.
nia, 1648.
Reumont, A. de, Historia de Toscana. i. a parte, Gotha, 1876.
Pirenne, H „ Historia de Bélgica. Tomo I V . Gotha, 1909.
Reusch, H., El Indice de los libros prohibidos. Dos tomos. Bona,
Pistoiesi, Fr., Sisto V e Montalto da documenti inediti. Montalto Mar-
1883-1885.
che, 1921.
Revista histórica, editada por H. v. Sybel. Tomo I ss. Munich-Leip-
Platner-Bunsen, Descripción de la ciudad de Roma, por Ernesto Platner,
zig, 1859 ss.
Carlos Bunsen, Eduardo Gerhard y Guillermo Ròstell. Tres tomos.
Revista de historia eclesiástica, editada por Brieger. Tomo I ss.
Stuttgart y Tubinga, 1829-1842.
Gotha, 1877 ss.
Platzhoff, G., L a teoría de la facultad de dar muerte a las autoridades
Revista de teología católica. Tomo I ss. Innsbruck, 1877 ss.
en el siglo xvi. (Estudios históricos, cuaderno 54.) Berlín, 1906.
Revue historique. Tomo I ss. París, 1876 ss.
Polenz, G. de, Historia del calvinismo francés. Tomos I I y I I I . Gotha, Revue des questions historiques. Livraison I ss. París, 1866 ss.
1859 s.
REPETIDAMENTE CITADAS E N ESTE TOMO 17
i6 ÍNDICE ALFABÉTICO D E L A S OBRAS
Schmidlin, J., L a actividad de restauración de los príncipes obispos de
Ricci, B., Le ambascerie Estensi di Gaspare Silingardi, vescovo di Mo-
Breslau según sus primeras relaciones a la Sede romana. Roma,
dena, alla corte di Filippo I I e di Clemente V i l i . Tomo I, Pavia,
1907.
1907, tomo II, Modena, 1907.
Schmidlin, J., L a situación eclesiástica en Alemania antes de la guerra
Rieger, P., y Vogelstein, H., Historia de los judíos en Roma. Dos tomos.
de los Treinta años según las relaciones episcopales de las diócesis
Berlín, 1895-1896.
a la Santa Sede. (Aclaraciones y suplementos a la Historia del
Riegl, A., El origen del arte barroco en Roma. Viena, 1908.
pueblo alemán de Janssens, editados por L. Pastor, tomo VII.)
Ritter, M., Historia de Alemania en la época de la contrarreforma y
Friburgo, 1908-1910.
de la guerra de los Treinta años (1555-1648). Tres tomos. Stuttgart,
Schmidlin, J., Historia de las misiones católicas. Steyl [1925].
1889-1908.
Schuster, L-, El príncipe obispo Martín Brenner. Graz, 1898.
Rivista storica italiana. Tomo I ss. Turin, 1884 ss.
Schweizer, J., Relaciones de nunciatura de Alemania. 2.a parte: L a
Robardus, Sixti V gesta quinquennalia. Roma, 1590.
nunciatura en la corte imperial. 2.a mitad: Antonio Púteo en Praga,
Robiquet, P., Histoire municipale de Paris. II-III: Paris et la Ligue.
1587-1589. Paderborn, 1912. — 3.a mitad: Los nuncios en Praga:
Paris, 1886 s.
Alfonso Visconte, 1589-1591, Camilo Caetani, 1591-1592. Pader-
Robitsch, M., Historia del protestantismo en Estiria. Graz, 1859. born, 1919-
Rocchi, E., Le piante iconografiche e prospettive di Roma del Scorraille, Raoul de, François Suarez de la Compagnie de Jésus d'après
secolo xvi, colla riproduzione degli studi originali autografi di ses letres, ses autres écrits inédits et un grand nombre de docu-
A. da Sangallo il Giovane per le fortificazioni di Roma, dei mandati ments nouveaux. Dos tomos. Paris, sin año [1911].
di pagamento e di altri documenti inediti relativi alle suddette
Segesser, A. Ph. v., Historia del derecho de la ciudad y república de
fortificazioni. Turin-Roma, 1902.
Lucerna. Cuatro tomos. Lucerna, 1851-1888.
Rocquain, F., L a France et Rome pendant les guerres de religion. Segesser, A. Ph. v., Luis Pfyffer y su tiempo. Una parte de la historia
París, 1924. de Francia y Suiza en el siglo xvi. Dos tomos. Berna, 1880, 1881.
Rodocanachi, E., Les corporations ouvrières à Rome depuis la chute Serafini, C., Le monete e le bulle plumbee pontificie del Medagliere
de l'empire Romain. Dos tomos. París, 1894. Vaticano. Tomo I. Roma, 1910.
Rodocanachi, E., Les institutions communales de Rome sous la Papauté. Serrano, L., Archivo de la Embajada de España cerca la Santa Sede.
Paris, 1901. I. Roma, 1915.
Rodocanachi, E., Le Capitole Romain antique et moderne. Paris, 1904. Solerti, Ang., Vita di Torquato Tasso. Tres tomos. Turin, 1895.
Rodocanachi, E., Le château Saint-Ange. Paris, 1909. Sparacio, Dom., Papa Sisto V. Profilo storico. Perugia, 1922.
Rodocanachi, E., L a Réforme en Italie. Dos tomos. Paris, 1920-1921. Spillmann, José, S. J., Historia de la persecución de los católicos en
Rohault de Fleury, Le Lateran au moyen-âge. Monographie récompensée Inglaterra, 1535-1681. 3.a parte: Los mártires de los últimos veinte
de la i r e médaille à l'exposition des beaux-arts. Paris, 1877. (Un años de Isabel, 1584-1603. Friburgo, 1905-
tomo de texto, un tomo en folio de laminas.) Stähelin, E., L a conversión del rey Enrique IV al catolicismo. Basüea,
Romanin, S., Storia documentata di Venezia. Diez tomos. Venecia, 1856.
Steinhuber, Andrés, Historia del Colegio Germánico Húngaro de Roma.
Rose,1853-1861.
H., Barroco posterior. Munich, 1922.
Tomo I. 2.a edición. Friburgo, 1906.
Rossi, G. B. de, L a Roma sotteranea cristiana. Tres tomos. Roma, Stevenson, E., Topografia monumentale di Roma nelle pitture a fresco
1864-1867. di Sisto V nella Biblioteca Vaticana, en el Omaggio giubilare della
Sacchinus, Franc., Historiae Societatis Iesu Pars tertia sive Borgia. Biblioteca Vaticana al S. P. Leone X I I I . Roma, 1888.
Stieve, Félix, La politica de Baviera, 1591-1607. Dos mitades. (Cartas
Roma, 1649-
y documentos para la historia de la guerra de los Treinta años,
Santoli Giulio Antonio, cardinale di S. Severina, Autobiografia, edi-
tomos I V y V.) Munich, 1878.
tada
Roma,por1889-1890.
G. Cugnoni en el Arch. d. Soc. Rom. Tomos
_ _ X_I I - X I I I ,
Stimmen aus Maria-Laach. Tomo I ss. Friburgo, 1871 ss.
Santori Giulio Antonio, cardmale di S. Severina, Diano concistoriale, Streit, R., Bibliotheca Missionum. Monasterii, 1916.
editado por P. Tacchi Venturi S. J. en los Studi e documenti di Studi e documenti di storia e diritto. Pubblicazione periodica dell'Acca-
storia e diritto, tomos X X I I I - X X V , Roma, 1902-1904. demia di conferenze storico-giuridiche. Año I ss. Roma, 1880 ss.
Schmidlin, J., Historia de la iglesia nacional alemana en Roma, S. María Sugenheim, S., Situación religiosa y social de Baviera en el siglo x v i .
del Ánima. Friburgo, 1906. 2. — H I S T . DE LOS P A P A S , TOMO X , VOL. X X I .
1 8 ÍNDICIÍ ALFABÉTICO D E L A S OBRAS
R E P E T I D A M E N T E CITADAS E N E S T E TOMO 19
Descrita según fuentes manuscritas e impresas. Giessen, 1842.
Synopsis Actorum S. Sedis in causa Societatis Iesu. 1540-1605. Floren- Wachler, L., Historia de la investigación y arte histórico. Cinco tomos.
cía 1887. (Impreso como manuscrito, no está a la venta.) Gotinga, 1812-1820.
Tacchi Venturi, P., Storia della Compagnia di Gesù in Italia. Tomo I. Widmann, H., Historia de Salzburgo. Tres tomos. Gotha, 1907.
Roma, 1909. Wiedemann, T., Historia de la Reforma y contrarreforma en el país.
Tacchi Venturi, P., Opere storiche di M. Ricci. Dos tomos. Macerata, Tomos I-V. Praga, 1879 ss.
1911-1913. Wirz, Gaspar, Bulas y breves de archivos italianos, 1116-1623. (Fuentes
Taja, Agostino, Descrizione del Palazzo Apostolico Vaticano. Opera para la historia de Suiza, tomo XXI.) Basilea, 1902.
postuma... revista ed accresciuta. Roma, 1750. Wólfflin, H., Renacimiento y barroco. 2.a edición. Munich, 1907. 3.a edi-
Tartinius, I. M„ Rerum italicarum scriptores a b anno aerae christianae ción, 1908.
millesimo ad millesimum sexcentesimum. Dos tomos. Florencia
1748-1770.
Tasso, T., Opere. Seis tomos. Florencia, 1724.
Tempesti, C„ Storia della vita e delle gesta di Sisto V Sommo Ponte-
fice. Dos tomos. Roma, 1754.
Theiner, Aug., Suecia y su actitud respecto de la Santa Sede en tiempo
de Juan III, Segismundo I I I y Carlos I X . Dos partes. Augsburgo,
1838-1839. F 8

Theiner, Aug., Annales ecclesiastici, quos post... Baronium, Od. Ray-


naldum ac Iacobum Laderchium... ab a. M D L X X I I ad nostra
usque tempora continuât A. Th. Tomos I - I l i . Roma, 1856.
Theiner, Aug., Codex diplomaticus dominii temporalis S. Sedis. Recueil
de documents pour servir à l'histoire du gouvernement temporel des
états du Saint-Siège, extraits des Archives du Vatican. Tomo III:
1389-1793. Roma, 1862.
Theiner, Aug., Vetera monumenta Poloniae et Lithuaniae gentiumque
finitimarum historiam illustrantia maximam partem nondum edita,
ex tabulariis Vaticanis deprompta, collecta ac serie chronologica
disposita ab A. Th. Tomo III: A Sixto P P . V usque ad Innocen-
tium PP. X I I . 1585-1696. Roma, 1863.
Thieme, V., y Becker, F., Léxico general de l o s artistas plásticos desde
la antigüedad hasta nuestros días. T o m o I ss. Leipzig, 1907 ss.
Tilton, La catástrofe de la Armada española. Friburgo, 1894.
Tiraboschi, G., Storia della letteratura italiana. Diez tomos. Modena,
1772 ss.
Tomassetti, Giuseppe, La Campagna R o m a n a antica, medioevale e
moderna. Tomos I-III. Roma, 1910 s.
Ughelli, F., Italia sacra, sive de episcopis Italiae et insularum adiacen-
tium rebusque ab iis gestis opus. F d i t i o 2, ed. N. Coletus. Diez
tomos. Venecia, 1717-1722.
Valensise, D. M., Il vescovo di Nicastro poi P a p a Innocenzo I X e la
Lega contro il Turco. Cenni biografici e lettere inedite per D. M. V.
Nicastro, 1898.
Voltolini, v. Mateo.
Voss, H., La pintura del Renacimiento posterior en Roma v Florencia.
Dos tomos. Berlín, 1920.
Introducción

Con el Papa franciscano Sixto V subió a la silla de San Pedro


un personaje genial, en todos conceptos extraordinario; el cual pro-
dujo un efecto tan fascinador en sus contemporáneos, que se atri-
buyeron a este Papa muchos méritos que en realidad pertenecieron
más a su predecesor Gregorio X I I I . Si la moderna investigación
histórica ha dado a cada cual lo suyo en este respecto, con esto en
nada perjudica a las excelsas cualidades de Sixto V.
Aunque el genio, muchas ideas y con frecuencia el modo de
obrar del nuevo Papa fueron diferentes de los de su predecesor, sin
embargo estaban para él igualmente en primer término la reforma
de la vida eclesiástica y el restablecimiento de la unidad religiosa
del mundo cristiano. Conforme a esto, señálase también este ponti-
ficado por el gran carácter unitario de la política de la Santa Sede,
que produjo a la Iglesia los más notables resultados.
Nueva y singular fué la actitud de Sixto V respecto de la gran
crisis tan importante para el porvenir de Europa, por la que había
de pasar Francia. El Papa, salido de las clases más sencillas de la
sociedad, dió en ello una gran prueba de su prudente sentido de esta-
dista con su cuidado de mantener el equilibrio político entre las
potencias católicas, cuya importancia para su posición de cabeza
suprema de la Iglesia y de soberano italiano conoció claramente.
Dos fines tuvo ante los ojos Sixto V desde el principio para
resolver la cuestión de las guerras civiles francesas: la salvación de
la fe católica gravemente amenazada por el calvinismo y la conser-
vación de Francia como poderoso Estado independiente. L a conse-
cución del primer fin había de estar tanto más en primer término
en la cabeza suprema de la Iglesia, cuanto según la persuasión de
todos los contemporáneos una victoria de los hugonotes en Francia
hubiese equivalido al triunfo del protestantismo en toda Europa.
Para alejar semejante catástrofe hubiera tenido que sacrificarse en
para el cumplimiento de su alto destino. Por eso quería Sixto V una
caso extremo hasta la independencia de Francia; con todo, el Papa
Francia no solamente católica, sino también independiente, que se
puso todos los medios para impedirlo mientras fuese posible. De ahí
hallase en disposición de formar un contrapeso al poderoso Imperio
su enconada lucha con los españoles (i). Si Sixto V hubiese puesto
del rey de España, cuya ulterior extensión, como en otro tiempo el
a disposición del re}' de España todo su apoyo moral y sus medios
poder de los Hohenstaufen, amenazaba estrechar y ahogar con
económicos, Enrique de Navarra hubiera seguramente sucumbido.
brazos de hierro el papado (1). Si Felipe I I era ilimitado soberano
Lo que habría significado la dominación de Francia por España,
no solamente de la parte sur, sino también de la del este del conti-
que con esto mediata o inmediatamente sobrevenía, conociólo
nente europeo, ¡cuán fácilmente hubiese podido trasladar la Santa
Sixto V con toda claridad. Como los franceses no hubieran soportado
Sede a Toledo o transformar a Roma misma en un Aviñón español!
a la larga la dominación de un extranjero (2), su país en este caso
había de ser presa de inmensas turbulencias y desaparecer como gran El peligro de un cesaropapismo español mostrábase tanto más
potencia. Pero el influjo de España hubiese aumentado entonces inminente, cuanto Felipe I I se tenía por llamado, no sólo para prestar
de tal manera, que ya no podrían mantenerse en pie la independen- a la Iglesia el amparo de su brazo secular, sino también para velar
cia de la Santa Sede y la libertad de la Iglesia. y ejercer tutela sobre ella. Sixto V era testigo de cómo la solicitud
tan celosa como egoística del rey de España por los negocios católi-
L a actitud dilatoria y mudable de Sixto V respecto de las gue-
cos le conducían constantemente a numerosas intrusiones en el terreno
rras civiles francesas, que a tantos contemporáneos fué enteramente
puramente eclesiástico. E l justificado disgusto con que por eso veía
incomprensible (3), se apoyaba principalmente en el natural y justi-
al monarca español presentarse con ostentación como protector de
ficado conato mantenido por todos los grandes Papas, de precaver
la Iglesia, le confirmaba en su resistencia a que se sacase provecho
el peligro de un cesaropapismo mediante el equilibrio de fuerzas
de las turbulencias de Francia en favor de una dilatación del poder de
opuestas en Europa, y con esto guardar para la Iglesia y la Santa
España. Oponiéndose Sixto V varonilmente a los vastos planes
Sede aquella libertad e independencia de que no podían carecer
de Felipe II, tuvo a raya las tendencias regalistas de éste, preservó
a Francia de graves luchas, aseguró la posición de la Iglesia católica
(x) V . H ü b n e r , I I , 377 s . , c u y a m i r a d a r e t r o s p e c t i v a es el f u n d a m e n t o d e
las explicaciones del t e x t o . en este país y puso un contrapeso en suelo católico a la prepotencia
(2) Cf. el juicio del a u t o r de l a R e l a c i ó n f l o r e n t i n a e n B r a t l i , F i l i p of S p a - de España. Así fué el salvador no sólo de la independencia de Fran-
nien, C o p e n h a g u e , 1909, 200 s.
cia, sino también de la libertad e independencia del papado.
(3) Sobre las q u e j a s de los r e p r e s e n t a n t e s de Felipe I I , de que S i x t o V
siempre se regía por e l c u r s o de los acontecimientos, hace o b s e r v a r Hübner, Pero con esto no está dicho todo en modo alguno acerca de la
que sólo e n t a n t o eran v e r d a d e r a s , e n c u a n t o que los progresos de E n r i q u e I V importancia del pontificado de Sixto V. Donde pudo, especialmente
y su p a r t i d o , q u e c o n s t a n t e m e n t e i b a creciendo, ejercían n o t a b l e i n f l u j o en los
católicos. E l P a p a o b r a b a c o m o e l t á c t i c o , «que hace depender s u s operaciones
en Alemania, los Países Bajos, en Suiza y en Polonia, hizo continuar
de las del adversario, q u e c a m b i a s u orden de batalla, hace m a r c h a s y contra- la obra de la reforma y restauración católica, procurando salvar lo
marchas, a d e l a n t a o retrocede, s e g ú n l a s necesidades del m o m e n t o ; pero que que era posible todavía salvar, y esforzándose por recobrar el terreno
siempre pretende e l m i s m o fin: l a v i c t o r i a s o b r e e l enemigo, y a q u í son el ene-
migo l a herejía y la a m b i c i ó n e s p a ñ o l a . P o r esto S i x t o p r o c u r a desligar los lazos
perdido. También fomentó las misiones de fuera de Europa. Con
que le u n e n a E s p a ñ a , p u e s F r a n c i a , no d u d a p o r m á s t i e m p o de ello, s a l d r á exacto conocimiento de la importancia de la ciencia en la lucha
de la crisis c o m o E s t a d o católico e independiente». De u n m o d o s e m e j a n t e al de contra la herejía hizo cuanto pudo por poner a disposición de los
H ü b n e r j u z g a n H e r r e (407 s.) y B a l z a n i (Sisto V , p. 63 s.). T a m b i é n Ranke,
por m á s que su exposición, a p o y a d a e n u n insuficiente conocimiento de los docu-
paladines de la antigua Iglesia las necesarias armas intelectuales.
m e n t o s d i p l o m á t i c o s , sea i n c o m p l e t a y e n p a r t e c o n d u z c a a l error, dice, c o n t o d o , Dan de ello testimonio aún hoy día la Biblioteca Vaticana por él
que sería i n j u s t o t a c h a r a S i x t o V de irresoluto y vacilante: «Él reconoció e l e s t a d o brillantemente renovada y asegurada y la imprenta allí establecida.
de las cosas; v i ó peligros e n a m b a s partes; d i ó l u g a r a excitaciones opuestas: n o
h a b í a m o t i v o q u e le f o r z a s e a u n a decisión final» (I,os P a p a s , I I 8 , 1 4 3 ) . Cf. ade-
(1) V . Segesser, I I I , 2, 79 s. V . t a m b i é n P h i l i p p s o n en lo H i s t . Zeitchr.
m á s t o d a v í a l a s excelentes explicaciones d e Ehses, Relaciones d e nunciatura
XXXIX, 440 s. y Herre en la Hist. V i e r t e l j a h r s . h r . , 1908, 388, a c e r c a de
II, LX.
S i x t o V c o m o p r i n c i p a l defensor del principio del equilibrio.
Como reorganizador eclesiástico, Sixto V , a semejanza de San de sus contemporáneos, que muchos de sus predecesores, a quienes
Gregorio V I I , en su programa de reforma p u s o sobre todo una estre- fué concedido un reinado mucho más largo.
cha unión de toda la Iglesia con Roma (i). C o m o era hombre enér- También en la Ciudad Eterna ningún Papa de los tiempos mo-
gico que iba directamente a su fin, y extraordinariamente práctico, dernos ha dejado tantas huellas de su actividad, como Sixto V. Lo
y a al principio de su gobierno inculcó de n u e v o el uso caído en olvido, que había sido Julio I I para la Roma del tiempo del Renacimiento,
de que todos los obispos, en regulares espacios de tiempo, hubiesen de lo fué él para el período de la restauración católica (1). Todavía
darle cuenta del cumplimiento de todas s u s obligaciones pasto- hoy predican su fama las salas magníficas de la Biblioteca Vaticana,
rales y del estado de las diócesis que les e s t a b a n sujetas. Pero todavía los palacios para la residencia de los sucesores de San Pedro, los
mayor importancia para la penetración de l a reforma y restauración acueductos, los nuevos trazados de calles, los obeliscos adornados
católica fué el haber dado al gobierno c e n t r a l de la Iglesia para con la señal de la cruz, las estatuas de los Príncipes de los Apóstoles
muchos siglos su forma duradera. E l mismo e x a c t o conocimiento de sobre las columnas de Trajano y Marco Aurelio, y la cúpula de San
las exigencias del porvenir que manifestó e n su actitud respecto Pedro, cuya terminación aceleró grandemente.
de la crisis de Francia, guióle también a q u í . Para salir con victo-
Historiadores de las más diversas direcciones están concordes
ria de la lucha contra la herejía y afianzar l a obra reformatoria del
en que Sixto V es uno de los Papas más notables de los muchos
concilio de Trento, era necesaria una reorganización de la adminis-
importantes que produjo la época de la reforma y restauración
tración eclesiástica que facilitase un despacho lo más sistemático,
católica (2). Puédese bien decir que la posteridad ha detentado injus-
rápido e imparcial posible de los negocios q u e de todo el mundo
tamente el nombre de Grande a este Papa, que en tiempos suma-
afluían a Roma. Con aquella perspicacia q u e es propia de los sobe-
mente difíciles, lleno de confianza en Dios (3) dirigió la navecilla de
ranos de talento, conoció que servían m u c h o mejor a este fin las
Pedro con la energía y prudencia de los antiguos romanos.
Congregaciones cardenalicias, que el t r a t a r los negocios, como se
había hecho hasta entonces, en las asambleas plenarias del Sacro (1) V . Gregorovio, L o s sepulcros de los P a p a s 2 , I^eipzig, 1881, 149-
Colegio, los consistorios. En el perfeccionamiento y afirmación de lo (2) Recientemente Herre h a hecho r e s a l t a r esto c o n m u c h a decisión (Elec-
ciones de p a p a , 21, 365 s.). Y a m u c h o antes j u z g ó Dóllinger en su continuación
relativo a las Congregaciones se ha acreditado Sixto de incomparable
de la Historia eclesiástica de H o r t i g (III, 2,728), q u e S i x t o V pertenece a l número de
organizador. Este nuevo ordenamiento, q u e se ha conservado hasta los mayores gobernantes de t o d o s los tiempos. R e u m o n t (III, 2, 591) escribía
el tiempo presente, ha dado a la Iglesia u n a unión y centralización en 1870, que los tres últimos siglos no habían de mostrar u n P a p a de m a y o r im-
portancia. H a s e (Historia eclesiástica sobre l a b a s e de lecciones académicas, I I I ,
que ha completado muy felizmente la a c t i v i d a d de los nuncios ponti-
1, 375) elogia a S i x t o V c o m o a l «héroe del r e n o v a d o papado». E h s e s (Relacio-
ficios, así como la de las fuerzas de c o m b a t e procedentes de las nes de nunciatura, I I , LXX) le designa c o m o a u n P a p a que en espíritu soberano
Órdenes religiosas, y ha afianzado y robustecido la unidad y auto- y energía se iguala c o n los m a y o r e s hombres de la historia.
(3) Cf. las * alocuciones de los consistorios de 31 de julio y 25 de octubre
ridad de la antigua Iglesia (2).
de 1589, en l a s A c t a consist., C o d . B a r b . , X X X V T , 5, Biblioteca Vatic.

De esta manera continúa viviendo S i x t o V en la historia como


uno de los hombres más importantes que h a ceñido la triple corona;
siendo como era un personaje extraordinario de carácter estricta-
mente unitario, mostróse genial y grande e n todas sus empresas lo
mismo que en sus vastísimos planes. U n i e n d o con rara fuerza de
voluntad y gran intrepidez una clara m i r a d a y una inteligencia
sumamente práctica, durante su pontificado, que no duró mucho
más de cinco años, prestó más servicios a la Iglesia, con asombro

(1) V . Schmidlin, Kirchl. Z u s t à n d e , x i x . C f . Segesser, I I I , 1 , 283.


(2) Cf. Balzani, Sisto V , p . 52 s.
I. Elección, vida
anterior y personalidad de Sixto V

va
Después del fallecimiento de Gregorio X I I I acaecido el 10 de
abril de 1585, el primer cuidado de los cardenales se dirigió a man-
tener la tranquilidad en el Estado de la Iglesia, especialmente en
Roma, donde se tomaron al punto extensas precauciones militares.
L a guarda de la ciudad, cuyas puertas se cerraron excepto la sexta,
quedó confiada a Jacobo Boncompagni, duque de Sora. Éste disponía
de más de dos mil infantes y cuatro compañías de caballería ligera,
mientras que a monseñor Ghislieri, destinado para la guarda del
Borgo, le estaban sujetos mil doscientos infantes (1).
En la primera confusión después de la muerte del Papa habíanse
escapado de las cárceles numerosos presos, entre ellos una parte
de aquellos treinta y seis que debían ser ejecutados todavía antes de
Pascua. A algunos de los presos más peligrosos se les había llevado
oportunamente al castillo de San Ángel. Especialmente los carde-
nales Guastavillani, Colonna y Médicis se ocuparon en tomar dispo-
siciones para tener sujetos a los numerosos bandidos que se hacían
notar no solamente en las cercanías de Roma, sino también en la
misma ciudad. También a los barones descontentos se les dirigieron
serias amonestaciones (2). Aunque al principio de la sede vacante
no faltaron los acostumbrados excesos, con todo en general logróse
mantener durante el conclave la tranquilidad en Roma, a to que
además de la severidad del duque de Sora contribuyó también la

(1) V . los * A v v i s i di R o m a de 1 3 y 21 de abril de 1585, U r b . , 1054, Biblio-


teca Vatic., y l a »relación de R o m a de 26 de abril de 1585, H i s t . , n ú m . 5312, Ar-
chivo de Witlingau. Cf. F u e n t e s e investigaciones del I n s ü t . prusiano, V I , 98.
(2) V . el * A v v i s o de 13 de abril, loco c i t . , y la relación del c a r d e n a l Médi-
cis en H ü b n e r , I , 143.
conducta de la nobleza romana (i). Finalmente favoreció mucho Sittich, Andrés de Austria y Madruzzo, y tres franceses: Rambouil-
a dicho fin la circunstancia de que las disposiciones que tomaron los let, Pellevé y Contarel. De los cardenales españoles sólo estuvo pre-
cardenales para proveer a Roma de víveres, fueron sumamente acer- sente Deza. Los demás eran italianos. A todos animaba el sincero
tadas (2). deseo de elegir al más digno y más apropiado para continuar la gran
Así pudo efectuarse la nueva elección en circunstancias relati- obra de la reforma y restauración católica. Junto con esto, natural-
vamente favorables. A ella concurrieron, de los sesenta miembros mente, se hacían valer también respetos políticos y personales; con
del Sacro Colegio, al principio, sólo treinta y ocho. Otros cuatro llega- todo, los políticos estaban muy en segundo término (1). Cómo
ron aún más tarde, con lo cual el número total de los electores subió habían cambiado los tiempos, mostróse de la manera más clara en
a cuarenta y dos (3). Entre éstos se hallaban tres alemanes: Marcos que apenas se hablaba ya propiamente de la anterior división del
colegio cardenalicio en un partido español-imperial y otro francés.
(1) V . el * A v v i s o de 20 de abril de 1585, U r b . , 1053, Biblioteca Vatic.
(2) V . * R e r u m a R o m a n i s p o n t i f i c i b u s g e s t a r u m p o s t G r e g o r i u m X I I I l i b e r
Los cardenales se juntaban muy naturalmente en grupos, a cuya
primus, e n el Cód. F I V , 81 de la Bibl. Chigi de Roma. Cf. G u a l t e r i o , » E p h e - cabeza estaban los nepotes de los últimos Papas.
merides, Bibl. Victor Manuel de Roma. Sporeno refiere en 20 de abril: * I n u r b e
Un notable encadenamiento de circunstancias impidió que las
res o m n e s adeo bene dispositae s u n t , u t c u m s u m m a t r a n q u i l l i t a t e t r a n s e a n t
(Archivo del Gobierno provincial de Innsbruck). L o mismo dice la »relación d e l grandes potencias católicas ejerciesen especial influjo en el conclave.
Archivo de Wittingau c i t a d a e n la p á g . 29, n o t a 1 . El príncipe católico que hubiese podido intervenir de un modo deci-
(3) » F a r n e s i u s , S a b e l l u s , Serbellonus, G a m b a , J e s u a l d u s , A l t e m p t i u s , A v a - sivo, Felipe II de España, se retrajo; sus deseos manifestados fina 1 -
l u s , C o l u m n a , Gallius, S. C r u c i u s , Ferrerius, Sirletus, P a l e o t t u s , B o n e l l u s , Madru-
tius, P e l v e , S a n c t o r i u s , Cesius, R o m b o l i e t t o , P e r e t t u s , R u s t i c u c c i u s , A l b a n u s ,
mente el 24 de abril de 1585 en unas instrucciones para su embajador
B o n c o m p a g n u s , Simoncellus, R i a r i u s , D e z a , C a r a f f a , F a c c h i n e t t u s , C a s t a n e u s , Olivares no se conocieron en Roma sino cuando hacía tiempo que
Mediceus, C a n a n u s , S f o n d r a t u s , S a l v i a t u s , Spinola, C o n t a r e l l u s , L a n c e l l o t t u s ,
había recaído allí la decisión (2). Lo mismo aconteció respecto del
E s t e n s i s , Mediceus, V a s t a v i l l a n u s , A u s t r i u s , G o n z a g a , S f o r t i a (Gualterio, loco
cit.). a . P e t r a m e l l a r i u s , 273 s. P a g o s p a r a O t t a v . Mascherino, a r c h i t e t t o del emperador Rodolfo II, cuya ayuda había invocado el gran duque de
c o n c l a v e en B e r t o l o t t i , A r t . B o l o g n . , 30. P a r a la elección de S i x t o V sólo e x i s t i ó Florencia (3). Como en Praga, así también en París se prestó enton-
m u c h o riempo l a relación a n ó n i m a i m p r e s a p o r primera v e z en 1667 en los Con-
ces muy poca atención a los sucesos de la curia. Pero no sólo el des-
c l a v i , 1 4 3 - 2 1 1 , la c u a l sólo m e r e c e c o n f i a n z a c u a n t o a los sucesos e x t e r i o r e s .
T e o d o r o P a u r h a t r a d u c i d o e s t a relación en el N u e v o A r c h i v o L u s a c i a n o , L conocimiento de las cosas de Roma que de ahí resultaba, impidió
(1873), 162 s s . , l a c u a l en 1690 y 1724 f u é r e f u n d i d a en I n g l a t e r r a , h a c i é n d o s e una eficaz intervención del gobierno francés, cuyo embajador Vivonne
de ella u n libelo. T e m p e s t i f u é el primero q u e a d e m á s de e s t a relación u t i l i z ó
llegó a Roma el 18 de abril, sino también la debilidad y división del
t a m b i é n o t r a s f u e n t e s c o n t e m p o r á n e a s , c o m o S a n t o l i , A l a l e o n e y l a c a r t a de
u n c o n c l a v i s t a q u e no se n o m b r a . E n 1856 a p o r t ó Mutinelli (Storia a r c a n a , I , partido francés en el colegio cardenalicio, por cuanto sólo el cardenal
159-162) u n i m p o r t a n t e m a t e r i a l c o n la publicación de la relación de P . P r i u l i , Este con sus parciales estaban de parte de Enrique III, al paso que
de 26 de abril d e 1585. H ü b n e r f u n d ó s u a m p l i a e x p o s i c i ó n (I, 1 3 1 - 2 1 3 ) princi-
Pellevé se presentaba como partidario declarado de la Liga. Como la
p a l m e n t e en l a s relaciones f l o r e n t i n a s u t i l i z a d a s y a p o r Petrucelli ( I I , 243 ss.),
ciertamente c o n t a n p o c a c r í t i c a c o m o otros d e s p a c h o s de e m b a j a d a , y especial- elección pontificia se efectuó rápidamente cuando menos se esperaba,
mente en las de F e r n a n d o de M é d i c i s , c u y a i m p o r t a n t e c a r t a de 24 de abril p u b l i c ó no se habló de una llegada de los cardenales que moraban en Fran-
íntegra e n su edición f r a n c e s a ( I I , 459-467). A Herre, q u e (p. 308-364) hizo u n a
cia, llamados a Roma por Este el 10 de abril (4).
n u e v a y m u y e x t e n s a e x p o s i c i ó n , pertenece el mérito de h a b e r sido el primero
en dar c l a r i d a d sobre l a a c t i t u d de E s p a ñ a y e n a c l a r a r t a m b i é n o t r o s m u c h o s
p u n t o s , valiéndose p a r a ello de l a s relaciones e s p a ñ o l a s , no c o n s e r v a d a s p o r des-
gracia e n su t o t a l i d a d . A d e m á s de e s o , v a h ó s e t a m b i é n de las n u e v a s n o t i c i a s (1) V . H ü b n e r , I , 1 4 7 . D e s p u é s del c o n c l a v e escribía J . Masetti: »Si p u o
q u e h a b í a n p u b l i c a d o Orsi ( L a C u l t u r a , N . S . , I , 470 ss.), B r e m o n d (J. de Vi- dicere c h e q u e s t o c o n c l a v e sia t e r m i n a t o s e n z a s c o p e r t a di rancori che cardinali
vonne, r59 ss.) y M o t t a ( O t t o p o n t i f i c a t i , 130 ss.). M u y bien hace n o t a r Herre hanno t r a d> loro f u o r i di q u e l l i c h e si palesarono nelli primi 1 0 giorni della sede
(P- 359). que e n l a elección de S i x t o V decidieron de u n m o d o m u y p r e d o m i n a n t e v a c a n t e . A n a d i a q u e M a d r u z z o h a b í a j u z g a d o , che q u e s t a è s t a t a deUe più con-
los intereses eclesiásticos y religiosos, y que no Médicis, sino E s t e y M a d r u z z o corde et honorate e l e t t i o n i , q u e desde h a c í a a ñ o s se habían e f e c t u a d o . Archivo
publico de Módena.
f u e r o n p r o p i a m e n t e los q u e h i c i e r o n P a p a . P a r a la presente e x p o s i c i ó n se h a n
a p r o v e c h a d o f u e r a de eso p o r p r i m e r a v e z las i m p o r t a n t e s »relaciones de C. Capi- (2) V . Herre, E l e c c i ó n de P a p a s , 323 s.
l u p i , t o m a d a s del Archivo Gonzaga de Mantua. (3) Cf. R e i c h e n b e r g e r , R e l a c i o n e s de n u n c i a t u r a , I , 82, nota.
(4) Cf. B r e m o n d , 160; H e r r e , 328 s.
32 U B . PRIMERO, I , SIXTO V R I V A L I D A D D E FARNESIO Y MÉDICIS

De los gobiernos italianos, Venecia y Florencia eran los que más


que hacía uso de sus grandes riquezas, gozaba con el pueblo romano
podían influir. Pero los prudentes venecianos conforme a sus prin-
de una veneración, que no hubiese podido ser mayor. Pero al mismo
cipios se mantuvieron alejados de toda influencia en la elección
tiempo era también sumamente querido en el colegio cardenalicio-
pontificia. Tanto más ardorosamente trabajaba el gran duque de
con sus sentimientos rigurosamente eclesiásticos y su índole amable
Toscana. En su hermano, el cardenal Fernando de Médicis, tenía
y obsequiosa se había granjeado numerosos amigos entre sus colegas.
Cosme un representante en Roma, que dotado de gran talento tra-
A pesar de lo cual Médicis estaba resuelto a hacer los supremos
bajaba sin descanso sin ser muy escrupuloso en la elección de medios.
esfuerzos para impedir que prevaleciese en el conclave la candidatura
Para poner el necesario freno a su temperamento impetuoso, el gran
de Farnesio. Eran en primer término motivos políticos los que a esto
duque envió a Roma todavía a su secretario Belisario Vinta (i).
le movían. Era el temor de que, si Farnesio llegaba a ser soberano
Como declarado adversario y competidor hacía oposición desde de los Estados pontificios, el poder de su hermano, el duque de
largo tiempo al de Médicis el cardenal Alejandro Farnesio. Éste, Panna, se aumentase de suerte que quedase amenazado en su exis-
decano del Sacro Colegio, personificaba, por decirlo así, la época tencia el gran ducado de Toscana, especialmente si también España
que formaba el tránsito del fin del Renacimiento a la reforma y se ponía de parte de Farnesio (1).
restauración católica (2). Como Paulo III, a quien debía su elevación,
A consecuencia de la oposición entre Farnesio y Médicis ya en
así también Alejandro Farnesio se había adherido a los nuevos tiem-
tiempo de Gregorio X I I I , el colegio cardenalicio se había dividido
pos, que exigían imperiosamente que se manifestasen tendencias
en dos campos; ahora había de reñirse la batalla definitiva. Ambos
eclesiásticas. Trocado por el trato con San Ignacio de Loycla y San-
rivales se afanaban con el mayor ardor por ganar al influyente car-
Felipe Neri, señalóse no sólo como generoso protector de los artistas
denal Este y a los nepotes de los tres últimos Papas: Altemps, Bonelli
y doctos, sino también como promovedor de todas las empresas cató-
y Felipe Boncompagni. Este último prometió a Farnesio el apoyo de
licas. Prestó su especial favor a la Compañía de Jesús, a la que edificó
su partido, lo cual parecía tanto más importante, cuanto que dieciséis
en el Jesús de Roma una magnífica iglesia, que fué norma y modelo en
cardenales gregorianos tenían parte en el conclave. No menos grandes
el tiempo siguiente de numerosas construcciones de iglesias (3).
esperanzas creía poder fundar Farnesio en la actitud del rey de Es-
Desde la muerte de Paulo III el cardenal Farnesio había visto paña. Éste le había excluido hasta entonces; pero ahora declaró
elegir, reinar y morir a seis Papas. El papel que en todos los conclaves solemnemente el embajador español Olivares, que Felipe II dejaba
anteriores había desempeñado, era tan grande, que se le llamaba el completa libertad a los cardenales. Médicis quedó en extremo sor-
«hacedor de Papas». Esta vez esperaba poder conseguir su propia prendido por esta manifestación. Aumentóse aún su excitación,
elevación y con esto hacer que tuviese un éxito victorioso la oposi- cuando supo que no había sido elegido él, cardenal protector de
ción a su antiguo rival Médicis (4). A primera vista parecía que lle- España, para encargarse de la dirección de los partidarios de Fe-
vaba a éste mucha ventaja. Farnesio, a causa de la liberalidad con lipe II en el conclave, sino el cardenal Madruzzo, cuya llegada se
esperaba por horas (2).
(1) V . H ü b n e r , I , 1 5 1 s . , 166 s. Como el m á s prudente del colegio carde-
Por más penosa que fuese la situación de Médicis, no perdió
nalicio es designado Médicis por Sporeno en su »relación de 5 de abril de 1586,
Archivo del Gobierno provincial de Innsbruck. Sobre el t e m p e r a m e n t o i m p e t u o s o por eso el ánimo. Con no disminuido ardor agenció la exclusión
de Médicis, que se e x p r e s a b a c o n p o c a consideración acerca de algunos cardenales de Farnesio. Consiguió fácilmente ganar para esto al nepote de San
y no respetaba c o n v e n i e n t e m e n t e a los cardenales q u e no eran de sangre de prín-
Pío V, Bonelli, que ya en tiempo de Gregorio X I I I había sido enemigo
cipes, cf. l a * R e l a t i o n e di P . Gregorio X I I I et della corte R o m a n a 1581, de
Serguidi, Medie. 3605, Archivo público de Florencia. de Farnesio '3). El 11 de abril Médicis atrajo también a sí a Marcos
(2) Cf. nuestros d a t o s del v o l . X I .
(3) Cf. nuestros d a t o s del v o l . XX.
(1) V. H ü b n e r , I , 158 s.
(4) Que Farnesio e s p e r a b a ser P a p a , lo n o t i f i c ó Sporeno y a el 31 de diciem-
(2) V. H ü b n e r , I , 161 s.
bre de 1583 al d u q u e F e r n a n d o del Tirol; »relación existente en el Archivo del
(3) Cf. la » R e l a t i o n e de Serguidi de 1581, citada arriba, p. 32, nota 1,
Gobierno provincial de Innsbruck.
Archivo púUico de Florencia.
LOS C A R D E N A L E S P A P A B L E S : MONTALTO
35
Sittich, el adalid de los cardenales de Pío IV. En cambio frustróse
podido traer la decisión (1). En cambio nadie podía barruntar que
su tentativa de separar a Boncompagni de Farnesio (i). Pero tampoco ocultamente tampoco España deseaba la elevación de Farnesio.
esto desalentó a Médicis. Como el adalid de los cardenales grego- Olivares no necesitaba afanarse en este respecto, pues el cardenal
rianos le dió una negativa, t e n t ó el vado con sus partidarios (2). Médicis cuidaba de los negocios de España (2). Su celo había tenido
Favorecióle en ello la imprudente conducta de Boncompagni. Éste no en ello tan buen éxito, que las probabilidades de Farnesio se iban
había consultado para nada a l o s cardenales gregorianos respecto a la cada vez más disminuyendo (3), y l a víspera de la conclusión del
candidatura de Farnesio, y en la creencia de que habían de seguirle cie- conclave estaban casi aniquiladas (4).
gamente, había hecho su declaración de un modo muy arbitrario (3).
En vez del nepote de Paulo III muy diferentes hombres es aban
La aspereza con que en esto procedió, molestó al duque de Sora, quien
entonces en primer término. Eran éstos, de los cardenales de Pío IV:
se aplicó ahora de buena gana a disponer a los cardenales gregorianos
en primera línea Sirleto, luego Paleotto y Santa Croce; de los de
en favor de Médicis. Juntóse a todo esto la antigua desavenencia
San Pío V: Cesi, Santori, Montalto y Albani. Entre los cardenales
entre los dos nepotes de Gregorio X I I I : a la inclinación de Boncom-
gregorianos eran considerados como fapabili: Torre, Facchinetti,
pagni a Farnesio correspondía l a aversión de Guastavillani (4).
Laureo y Castagna (5). Si se examinan detenidamente las probabi-
Mientras la prematura intervención de Boncompagni en favor lidades de cada uno de ellos, se deduce que propiamente sólo uno
de Farnesio cedía en perjuicio de éste, mostróse que también el cumplía todos los requisitos que por las diversas partes se exigían.
influyente cardenal Este, que h a s t a entonces había observado gran Este era Félix Peretti, llamado cardenal Montalto por la patria de
reserva, tomaba posición contra el nepote de Paulo III. La causa su familia (6). Denota bien la perspicacia del embajador mantuano
determinante de esto eran no s ó l o los intereses de la casa de prín- Camilo Capilupi el que ya el 12 de abril de 1585 hubiese conocido
cipes de los Estes, sino también la persuasión de que el Farnesio claramente este estado del asunto. Montalto, refiere, tiene muy
afecto a España no era el personaje neutral que exigía el bien de la grandes probabilidades; se porta con extraordinaria prudencia y
Iglesia (5). El embajador m a n t u a n o Capilupi, cuyo duque había circunspección; tampoco los españoles le rechazan (7).
estado desde el principio contra Farnesio (6), hizo observar y a el En su carta de 12 de abril Capilupi llama la atención sobre dos
12 de abril, que su candidatura presentaba mal cariz. Escribe que
(1) V . la » c a r t a de C a p i l u p i , de 12 de abril de 1585, Archivo Gonzaga de
sus adversarios se iban juntando, y que como doce o trece votos Mantua. Cf. R e b a s c h i Carotti, 1 7 s.
bastaban para la exclusión, sería fácil obtener estos solos. Es difícil (2) V . H e r r e , 320, 329.
de comprender cómo Farnesio p u d o engañarse enteramente acerca de (3) Cf. la »relación de Capilupi de 1 7 de abril de 1585, Archivo Gonzaga
de Mantua.
la importancia de su alianza c o n Boncompagni: pues era mani-
(4) Cf. las »relaciones de Capilupi de 19 y 20 de abril de 1585, Archivo
fiesto para todo observador perspicaz, que al nepote del difunto Gonzaga de Mantua. V . t a m b i é n l a »carta de Sporeno, de 20 de abril de 1585,
Papa le faltaban todas las cualidades para mantener unidos y dirigir Archivo del Gobierno provincial de Innsbruck.
(5) V . la relación sobre e l c o n c l a v e en » S i x t u s V P. M., Archivo secreto
a los cardenales gregorianos, l o s cuales por su número hubiesen
pontificio (cf. el n ú m . 41 del apéndice). V . t a m b i é n la relación de 20 de abril
de 1585 en F u s a i , B . V i n t a , 35. E p i g r a m a s a los papabili Montalto, A l b a n i , Sa-
(1) Cf. R e baschi Carotti, 1 5 . velli, S a n t a Croce, Torre, Sirleto y A . Farnesio e n los C. Rtrozz., 230, p. 144 s.,
(2) V . H ü b n e r , I , 158 s . ; R e b a s c h i Càrotti, 15. Archivo público de Florencia.
(3) V . la »relación de C a p i l u p i d e 1 2 de abril de 1585, Archivo Gonzaga de (6) V . Herre, 332 s . , 336 s . , quien hace o b s e r v a r con r a z ó n que e n la c i u d a d
Mantua. se conocía m á s c l a r a m e n t e a M o n t a l t o c o m o a u n o de los c a n d i d a t o s de m á s
probabilidades, q u e e n las f i l a s de los electores c u y o juicio fácilmente se entur-
(4) V . Herre, 31 x.
(5) V . Herre, 315 s.; R e b a s c h i C a r o t t i , 1 7 . * I 1 vero s u b i e t t o d ' E s t e per b i a b a por la m u l t i t u d de los m o t i v o s que i n f l u í a n sobre ellos. M e j o r q u e las Rela-
p a p a , j u z g a b a en i 5 8 1 Serguidi e n s u R e l a t i o n e di P . Gregorio X I I I et d e l l a ciones Florentinas q u e se hallan en Petrucelli, I I , 249 s., 252, alegadas por H e r r e ,
corte R o m , intendo che è J u s t i n i a n o , i l q u a l e v e d e n d o s i dalle cose di Genova i n f o r m a n sobre esto los » A w i s i de la Biblioteca Vatic., utilizados y a por Gnoli
( v . A c c o r a m b o n i , 234).
in q u a haver perso S p a g n a si è g e t t a t o a F r a n z e s i f o r s e con p r o m e s s a d i q u e l l a
città dalla fattione n u o v a . Medie., 3 6 0 5 , Archivo público de Florencia. (7) V . la i m p o r t a n t e » c a r t a de Capilupi de 12 de abril de 1585, Archivo
Gonzaga de Mantua.
(6) V . R e b a s c h i Carotti, 11 s .
escollos en que podría estrellarse la elevación de Montalto. Dice que
intachable, tenía éste con todo muchos adversarios. Como sobre-
primeramente sus probabilidades no debían antes de tiempo salir
salía únicamente por su erudición, no era en efecto apropiado para
a luz con demasiada claridad; que en segundo lugar se había de contar
una posición que requería sobre todo talento práctico y aptitud
con el temor a Pablo Jordán Orsini, que seguramente haría valer
política. Es significativo el que el embajador español favoreciese
su influjo con el cardenal Médicis, pariente suyo, para impedir la
mucho la elevación de Sirleto, manifiestamente con la esperanza de
elevación de un cardenal, del cual era de esperar que le pediría cuenta
poderle dominar. Pero precisamente el favor de España perjudicó
del asesinato de su sobrino (i).
extraordinariamente a Sirleto. Como Este, así también Médicis era
También fuera de esto estaba muy difundida la opinión de que enemigo declarado de la candidatura de Sirleto; esencialmente influyó
el cardenal Médicis, en atención a sus relaciones de parentesco con en ello su disgusto de que Felipe II no le hubiese encargado a él,
Pablo Jordán Orsini, no favorecería seguramente la elevación de cardenal protector de España, la defensa de sus intereses; quería
Montalto (2). Pero como tantas veces sucede en la historia, también ahora demostrar lo que él podía, y que no era cosa de los embaja-
esta vez sobrevino precisamente lo inesperado. dores, sino de los cardenales, proveer la silla de San Pedro (1). Algu-
El sábado de Pascua, 21 de abril de 1585, se celebró en San nos cardenales que, como ya se había mostrado en el pontificado
Pedro la misa del Espíritu Santo, después de la cual el célebre Mu- de Gregorio XIII (2), no querían ningún Papa dependiente de Es-
reto pronunció el discurso usual sobre la elección pontificia (3). Al paña, temían que Sirleto gobernaría la Iglesia como «capellán del
anochecer se cerró el conclave dispuesto en el Vaticano (4). En dicho rey católico», y se declararon contra él (3). Añadióse a esto, que
conclave se extendió de nuevo una capitulación electoral, que obli- Altemps procedió de un modo tan impetuoso, que no pocos carde-
gaba al nuevo Papa al restablecimiento de la paz entre los príncipes, nales se llenaron de indignación (4).
a la guerra contra los turcos, a la continuación de la reforma ecle- Después de la primera votación, que no dió resultado alguno,
siástica, a la defensa de la libertad eclesiástica y a la terminación llegó el cardenal Andrés de Austria, el cual en seis días hizo presuroso
de la iglesia de San Pedro (5). Al principio se hablaba aún de la el recorrido que hay de Innsbrack a Roma. El embajador español
elección de Farnesio. Pero el mismo nepote de Paulo III conoció le instó a que al punto fuese al conclave (5). Como Andrés no había
cuán pocas habían sido sus probabilidades; por eso se retrajo recibido el diaconado, Farnesio, a quien se adhirió Boncompagni,
enteramente y no quiso que se hablase de su elevación (6). no quería admitirle a la elección. Sin embargo, el cardenal austríaco
Al día siguiente Altemps hizo una tentativa para procurar la pudo alegar un breve de dispensa de Gregorio X I I I , mediante el
tiara a su candidato predilecto Sirleto. Aunque era un personaje cual Bonelli y Médicis consiguieron que entrase en el conclave (6).
ha. votación luego repetida trajo otra vez un resultado infructuoso.
(1) V . la »carta de C a p i l u p i d e 12 de a b r i l de 1585, Archivo Gonzaga de Las negociaciones que entabló Boncompagni por la noche para una
Mantua. elevación del cardenal Juan Bautista Castagna muy querido de los
(2) Cf. Herre, 337-
(3) V . A . Mureti Oratio h a b i t a ad ill. et r e v . S. R . E . cardinales i p s o die
españoles frustráronse asimismo enteramente (7).
Paschae c u m s u b r o g a n d i pontificis c a u s a c o n c l a v e ingressuri essent, R o m a e 1 5 8 5 .
E l * A w i s o de 21 de abril de 1585 alaba el discurso c o m o o b r a m a e s t r a . Biblio- (1) v . ibid.
teca Vatic. (2) A c e r c a de esto cf. la interesante *relación de Gusano, de 19 de febrero
(4) Cf. P . Alaleone en Gatticus, 338. U n e j e m p l a r de l a V e r a p i a n t a d e l d e 1 5 7 5 , s o b r e las intrigas de aquellos días en el c o n c l a v e . Archivo público de
conclave de 1585 (de N a t a l . Bonifacio) se h a l l a en la g r a n colección de los pla- Viena.
nos de conclave de la Biblioteca Vatic. L a celda de Montalto, en l a s estancias de (3) Cf. Herre, 333.
los B o r j a s , e s t á a q u í señalada con el n ú m . 50. (4) Cf. l a * c a r t a de C a p i l u p i de 24 de abril de 1585, loco c i t .
(5) V . el t e x t o e n el * A r c h . d . Castel S . Angelo, A r m . 1 1 , c . 3, n. 23, Ar- (5) * F u s ú b i t o s p i n t o dentro i n c o n c l a v e d a l l ' a m b a s s a d o r e di S p a g n a senza
chivo secreto pontificio. Cf. L u l v é s en las F u e n t e s e investigaciones del I n s t i t . darli t e m p o p u r a c a v a r s i i speroni, se lee e n u n a relación de R o m a , de 26 de
prusiano, X I I , 227. abril de 1585, H i s t . , n ú m . 5312, Archivo de Wittingau.
(6) A s í lo refiere C. Capilupi e n s u * c a r t a de 24 de abril de 1585, Archivo (6) Cf. P . Alaleone en G a t t i c u s , 338 s.; H i r n , E l a r c h i q u e F e r n a n d o I I , 407-
(7) V . la relación p u b l i c a d a p o r M o t t a , 130.
Gonzaga de Mantua.
38 M B . PRIMERO, I , SIXTO V
MONTALTO, PAPA P R O B A B L E 39
Fué de importancia decisiva el haber logrado Médicis ponerse
bién él, que en la nueva elección se había de atender en primer tér-
de acuerdo con el muy influyente cardenal Este (i) sobre la candi-
mino a los intereses generales de la cristiandad, y que había de darse
datura de Montalto. Aunque era protector de Francia y amigo de
a la Iglesia una cabeza suprema que tuviese capacidad y fuerza para
los Valois, estaba para este cardenal más alto el bien de la Iglesia,
regirla bien y lo más imparcialmente posible, así respecto a España
el cual excluía tanto a un Papa que favoreciese sólo los intereses
como a Francia (1). Dados estos sentimientos no podía ser difícil
de Francia, como a uno enteramente adicto a España. Este quería
a Médicis apoyado por Bonelli y Altemps apartar al cardenal de
un personaje independiente, y por eso le eran aceptos Montalto o
Trento de la candidatura de Sirleto y ganarlo para Montalto. De la
Albani. Prudentemente tuvo cuenta con la actitud de España, por
pronta condescendencia del adalid de los cardenales españoles se
cuanto prometió ponerse en inteligencia con el hombre de confianza
dedujo que Montalto había de ser enteramente grato a Felipe II, lo
de dicha nación, Madruzzo, cuya llegada era inminente (2).
cual Madruzzo declaró también expresamente. El número de los
Mientras tanto Médicis estaba trabajando con verdadero ardor partidarios de Montalto creció ahora tanto, que sólo le faltaban
en favor de Montalto. Logró ganar para éste primeramente a Altemps, cuatro votos para la necesaria mayoría de dos tercios (2). Todas
que temía sobre todo la elección del cardenal Miguel della Torre (3), las ulteriores negociaciones pudieron ahora continuar con toda tran-
y luego también a Bonelli, el adalid de los cardenales de San Pío V (4). quilidad, por una parte porque Montalto se retrajo enteramente, y
Después que al anochecer del 22 de abril los romanos hubieron por otra porque Farnesio hasta el último momento quedó cogido en
recibido grande alegría con los rumores de haber sido Farnesio ele- el engaño de que Médicis por ningún precio agenciaría la elevación
gido Papa, noticia que no se confirmó, por lo que quedaron pro- de un cardenal que había de ser hostil a su cuñado Pablo Jordán
fundamente desengañados (5), llegó finalmente a la Ciudad Eterna Orsini (3). Así un asunto que aparentemente había de constituir un
por la tarde del siguiente día el cardenal Madruzzo, que había sido gran impedimento para que Montalto alcanzase la tiara, fué a éste
retenido en Florencia por un acceso de fiebre (6). Madruzzo era since- muy de provecho (4).
ramente adicto a Felipe II, pero a pesar de eso se reconocía ante todo
Los amigos de Médicis resolvieron no perder ya tiempo, des-
príncipe de la Iglesia. No menos claramente que Este entendía tam-
pués que las cosas estaban tan adelantadas. En efecto debían lograr
ii) E l influjo de E s t e m o s t r ó s e al punto, luego q u e hubo venido de T i v o l i
concluir ya el 24 de abril el conclave, que según la opinión de los más
a R o m a , en el increíble c o n c u r s o a su palacio; v . los » A v v i s i de 13 y 17 de a b r i l
parecía destinado a durar largo tiempo (5). Por la mañana de dicho
de 1585, U r b . , ro53, Biblioteca Vatic.
día había llegado aún el cardenal Guido Ferreri (6). A él y a Madruzzo
(2) Cf. Herre, 345 s. S o b r e la f a l s a m e n t e a f i r m a d a c o m p r a de los v o t o s
de E s t e y sus partidarios p o r F . Peretti cf. Dòllinger-Reusch, Controversias se les había de tomar aún el juramento de observar las bulas rela-
morales, I , Nordlingen, 1889, 552 s . Segíin el » A v v i s o de 24 de abril de 1585 tivas a la elección pontificia. Antes que los cardenales se juntasen
(Urb., 1053, Biblioteca Vatic.) d i j o S i x t o V al e m b a j a d o r francés, que después de
Dios debía a E s t e su elección.
para esto en la Capilla Sixtina, el cardenal Gonzaga, que pertenecía
(3) Cf. Pichler, I l C a s t e l l o di Duino, Trento, 1882, 17 s. al número de los más ardorosos partidarios de Montalto, fué a la
(4) Cf. la relación de M é d i c i s en H ü b n e r , I I , 459 s . , la relación de Priuli celda de éste para conferenciar con él. Cuán cautamente se procedió
en Mulinelli, I , i 5 9 s. y la » c a r t a de CapUupi en el Archivo Gonzaga de Mantua,
t o d a s f e c h a d a s a 24 de a b r i l d e 1585.
(1) V . H ü b n e r , I , 203 s.; B r e m o n d , 165; Herre, 351.
(5) * L a voce uscita per l a C i t t à hiersera, che Farnese era P a p a per 5 can- (2) V . las relaciones de Priuli y Médicis, c i t a d a s en la página 38, n o t a 4, la
nonate sparate d a Castello per a c q u e t a r e alcune questioni, che si f a c e v a n o in c a r t a de Madruzzo a Felipe I I de 5 de m a y o de 1585, utilizada por primera vez
banchi, fece in u n t r a t t o s o l l e v a r e ognuno, et t a n t o in quell'hora fu il giubilo por H ü b n e r (I, 205) y la »carta de Capilupi, de 27 de abril de 1585, Archivo
et l'allegrezza di R o m a , che n o n s i p u ò descrivere, all'udire questa gran n u o v a , Gonzaga de Mantua. Cf. Herre, 352 s.
che fu poi falsa, con a l t r e t a n t o r a m m a r i c o degli interessati in questo desiderio
(3) V . Priuli en Mutinelli, I , 159 s.; Herre, 354.
( A v v i s o de 23 de abril de 1 5 S 5 , U r b . , 1053, Biblioteca Vatic.). Cf. la relación
(4) Cf. Maffeji, H i s t . , 2.
boloñesa en Tempesti, I , 135 s . y la »relación de 26 de abril de 1585, H i s t . ,
(5) V . la » V i t a S i x t i V ips. manu emend. y » S i x t u s V P. M., Archivo
núm. 5312, Archivo de Wittingau.
secreto pontificio. Cf. el n ú m . 38, 1 del apéndice. V . t a m b i é n Gualterio, »Ephe-
(6) V . los » A v v i s i de 22 y 23 de abril de I 5 8 5 , loco cit., y el » D i a r i u m merides, Bibl. Víctor Manuel de Roma.
P . Alaleonis, lib. 1, B a r b . l a t . 2 8 1 4 , p. 139 b Biblioteca Vatic. (6) V . Diarium Alaleonis en G a t t i c u s , 339.
en ello, vese claramente por el hecho de que después fueron ambos Apenas todos los cardenales se hubieron vuelto a juntar en la
a la Capilla Paulina no juntos, sino separadamente. Se quería evitar capilla, cuando el cardenal Este, enterado por Gonzaga de haber sido
toda sospecha (i). ganados los gregorianos, interrumpió al maestro de ceremonias,
Mientras se leían públicamente las largas bulas sobre la elección Pablo Alaleone, que todavía seguía leyendo las bulas relativas a
pontificia, a las que Madruzzo y Ferreri debían prestar juramento, la elección pontificia (1), y clamó en alta voz: «¡Ahora ya no es tiempo
Este indujo al cardenal Bonelli a que llamase fuera de la capilla de leer bulas! El Papa está hecho; ea, ¡vayamos a la adoración!» (2).
al adalid de los cardenales gregorianos, Boncompágni, y llevándole A esta exhortación obedecieron al punto los presentes. De todas
a la Sala Regia le exhortase a cooperar a la elección de Mon- partes los cardenales, tanto los gregorianos, como los antiguos parti-
talto y asegurarla por una suficiente mayoría. Esta indicación efec- darios de Félix Peretti: Médicis, Este, Altemps, Bonelli con sus
tuóse con tal vehemencia, que Boncompágni, aunque interiormente amigos, y asimismo Madruzzo, se acercaron al cardenal Montalto,
ya hacía tiempo que estaba vacilando, quedó con todo sobrecogido. para prestarle homenaje como a Papa. También hicieron esto Farne-
Declaró que antes había de consultar a sus partidarios. Bonelli sio, Savelli y Gambara, por más maravillados que quedaron. Far-
replicó que en todo caso, esto debía hacerse en seguida (2). Cuando nesio en este momento, que destruía para siempre los ambiciosos
Boncompágni expuso a sus parciales el estado del asunto, y les rogó sueños de su vida, dió una prueba de su magnanimidad y fortaleza
que votaran a Montalto, la mayoría callaron más que asintieron. Sólo de carácter, olvidando con entera presencia de ánimo su antiguo
uno, Facchinetti, opuso objeciones; dijo que Montalto era segura- antagonismo contra Montalto. Este correspondió a la noble con-
mente digno de subir a la silla de S a n Pedro, pero que con todo era ducta del vencido, dando su voto a Farnesio en el público escrutinio
más conveniente elegir a un varón m á s anciano que a este cardenal, que ahora siguió (3). El recién elegido, que se dice haber pensado
el cual, aunque tiene casi sesenta y cuatro años de edad, está aún primeramente en tomar el nombre de Eugenio V, se llamó Sixto V,
tan robusto, que de ningún modo parece tener sesenta. Se le replicó para renovar la memoria de Sixto IV, que pertenecía asimismo a
que esta circunstancia no podía tomarse en cuenta en vista de que la Orden franciscana (4).
era cosa incontrovertible que era digno. Que prescindiendo del estado
de los tiempos, que exigía un personaje enérgico, la elección de un stiane R e i p u b l i c e res n e g o t i a q u e et dígitos nosset. H u n c u n u m fore M o n t a l t u m
candidato más anciano no se recomendaba por el hecho mismo de a s s e v e r a b a n t , cuius mentis e t a s o b s t a r e nullo m o d o d e b e b a t , c u m Pontificem
o p o r t e a t viridioris senectutis esse, u t a d t a n t u m s u s t i n e n d u m onus, qtio n u l l u m
que los frecuentes conclaves de ninguna manera redundaban en g r a v i u s est, pares haberet c u m animi t u m corporis vires, n a m in e f f e t o corpore
interés de la Iglesia. Después que Alejandro Riario hubo hablado imbecillus l a n g u e a t a n i m u s necesse est. I n d i g n u m insuper esse a b Apostolico
aún con mucha viveza, quedó la cosa decidida. Nadie contradijo, Senatu P o n t i f i c e m senio c o n f e c t u m eo consilio deligi, u t b r e v i alter c r e e t u r Pon-
t i f e x , c u m i d C a r d i n a l i u m a m b i t i o n e m indicet, c u m q u e c r e b r a P o n t i f i c u m crea-
cuando Boncompágni exhortó a los suyos a volverse con él a la t i o ecclesiastico aerario Sedisque Apostolice ditioni sit a d m o d u m perniciosa.
Capilla Paulina y votar en favor de Montalto (3). Bibl. Víctor Manuel de Roma.
(1) V . el p a s a j e del D i a r i u m A l a l e o n i s e n T e m p e s t i , I , 158.
(2) Con r a z ó n sostiene Herre (356 s.) c o n t r a la relación p u b l i c a d a por
(1) V . la * relación de Capilupi de 24 de abril de 1585, Archivo Gonzaga
M o t t a , 366, que E s t e dió l a señal p a r a la a d o r a c i ó n , lo c u a l es c o n f i r m a d o t a m -
de Mantua.
bién por l a *relación de C a p i l u p i , de 24 de abril de 1585, la c u a l a r r o j a l u z al mis-
(2) V . la b u e n a relación de l a b i o g r a f í a * S i x t u s V P . M . , Archivo secreto
mo t i e m p o s o b r e la participación de G o n z a g a (Archivo Gonzaga de Mantua), ha
pontificio; c f . el n ú m . 41 del apéndice.
r e l a c i ó n que se h a l l a e n * S í x t u s V P . M. (Archivo secreto pontificio), en v e z de
(3) V . ibid. 1.a i n t e r v e n c i ó n de R i a r i o l a menciona t a m b i é n l a * V i t a S i x t i V
E s t e n o m b r a e q u i v o c a d a m e n t e a B o n e l l i , c u y o i n f l u j o lo e x a g e r a t a m b i é n l a
ips. manu e m e n d . , Archivo secreto pontificio. E n Gualterio, * E p h e m e r i d e s , los
r e l a c i ó n p u b l i c a d a por C a t e n a , 3x5 s .
p u n t o s de v i s t a q u e se hicieron valer e n f a v o r d e l a elección de Montalto, descrí-
(3) V . T e m p e s t i , I , 156; H e r r e , 357. Cf. la * r e l a c i ó n de J. Masetti de 15 de
bense del m o d o siguiente: P o n t i f i c e m c r e a n d u m , q u i principum nulli a d d i c t u s
m a y o de 1585, Archivo público de Módena.
esset, p a r t i b u s f a c t i o n i b u s q u e minime s t u d e r e t , Cristiane R e i p u b l i c e d e p r a v a t o s
(4) V . T e m p e s t i , I , 154 y R e b a s c h i Carotti, 26. Cf. * S i x t u s V P . M . , Ar-
corrigere mores, v i t i a s e v a recidere, p o p u l o r u m c a l a m i t a t e s tollere h o m i n u m q u e
chivo secreto pontificio. G u a l t e r i o dice e n s u s * E p h e m e r i d e s q u e Montalto eligió
licentiam cohercere et sciret et p o s s e t , v i t e i n t e g r i t a t e , s a n c t i t a t e , s a p i e n t i a , m o -
e l nombre de S i x t o V , u t d ú o s s i m u l P o n t í f i c e s representaret. N o m i n e i g i t u r
r u m g r a v i t a t e , consilio, a u c t o r i t a t e r e r u m q u e u s u ó m n i b u s polleret, m a g i s Cri-
S i x t o S i x t u m q u a r t u m , q u i seraphicae religionis, u t ipse f u e r a t , cognomine vero
Un biógrafo contemporáneo de Sixto V hace resaltar cómo éste Los progenitores del Papa fueron pobres. Su padre era designado
en el momento que se reunieron en él los votos de los cardenales, tan generalmente con el sobrenombre de Peretto, que éste reemplazó
poseído de un santo temor, con lágrimas en los ojos, reconoció en al apellido que no consta (i). Perdió todo lo que poseía, durante la
su elección la mano de la Providencia (i). funesta guerra entre León X y el duque de Urbino (2). Sus bienes
Se comprende enteramente esta disposición de ánimo, si se con- fueron secuestrados y él mismo desterrado (3). Peretto con su esposa
sidera de qué pobre estado descendía el varón a quien le cupo en Marianna, procedente de las cercanías de Camerino (4), se trasladó
suerte ahora la triple corona que habían ceñido en otro tiempo un en 1518 a la antigua pequeña ciudad de Grottammare, distante diez
Gregorio VII y un Inocencio III (2). millas de Montalto (5). Desde el mar conduce a aquella localidad,
La cuna de Sixto V mecióse en la fértil Marca de Ancona, donde situada en lugar muy pintoresco, un camino abierto en las rocas. En
su familia estaba domiciliada en la pequeña ciudad de Montalto, las proximidades se veían las ruinas de un templo célebre en la
situada en la escarpada altura que hay entre Ascoli y Fermo (3). antigüedad que había estado dedicado a la diosa sabina Cupra, y
sido restaurado todavía por el emperador Adriano (6).
q u i n t o P i u m q u i n t u m , a q u o ipse d i g n i t a t i b u s o m n i b u s a u c t u s e r a t . H u c acce-
Grottammare goza de un clima muy benigno. Además de uvas
d e b a t , q u o d S i x t i n o m e n P o n t i f i c i b u s o m n i b u s , q u i eo u s i s u n t , f e l i x f a u s t u m
f u i t (Sixto I y el I I f u e r o n mártires, y S i x t o I I I u n v a r ó n s a n t o q u e t u v o espe-
y olivas, se dan especialmente almendras, limones y otros frutos del
cial v e n e r a c i ó n a l a S a n t í s i m a Virgen: S a n t a María la M a y o r ) . Biblioteca Victor mediodía. Peretto arrendó allí la pequeña finca de un ciudadano
Manuel de Roma.
de Fermo por nombre Ludovico de Becchi, y su esposa entró al ser-
(1) V . * S i x t u s V P . M . , Archivo secreto pontificio. Cf. S a n t ó n , A u t o b i o g r a -
f í a , X I I I , 164 y e l • D i a r i u m audient. c a r d . S. Severinae a l 25 de abril de 1585,
vicio de la nuera del dueño (7). A pesar de toda su diligencia, Peretto
Archivo secreto pontificio, 1,11, 18. con dificultad podía sustentar a su familia, pues ésta se aumentó
(2) U n a serie de i m p o r t a n t e s y s e g u r o s datos sobre la v i d a anterior de rápidamente (8). Antes del nacimiento del cuarto hijo soñaron los
S i x t o V se h a l l a n escritos a m o d o d e diario e n s u libro de a p u n t a m i e n t o s , conser-
padres, que tendrían un hijo que estaba destinado a ceñir la tiara.
v a d o en l a Biblioteca Chigi ¿Le Roma, y p u b l i c a d o p o r C u g n o n i e n el A r c h . d .
Soc. R o m . , V , 15-32 y 210-304. Cf. a d e m á s l a s biografías c o n t e m p o r á n e a s de Cuando Marianna en 1521, el 13 de diciembre, fiesta de Santa Lucía,
q u e se h a b l a en el n ú m . 38 d e l apéndice, de las cuales l a * V i t a S i x t i V ips. m a n u dió a luz un niño, le puso por nombre Félix, con la alegre esperanza
e m e n d . y la t i t u l a d a » S i x t u s V P . M . , m u y rica en noticias (ambas se hallan e n
de que haría felices a los suyos.
e l Archivo secreto pontificio), son especialmente i m p o r t a n t e s . D e los modernos
v . T e m p e s t i , I , 3 s s . , R a n k e , L o s P a p a s , I 8 , 285 s . , H ü b n e r , I , 2 1 4 s. y G . Della Es digno de notar cómo la familia se asía fuertemente a la espe-
S a n t a , U n d o c u m e n t o i n e d i t o per l a storia di S i s t o V . Venezia 1896.
ranza que sacó del sueño de los padres. Confirmóse aún en su con-
(3) Cf. el t r a b a j o d e Pistoiesi: Sisto V e Montalto d a d o c u m e n t i inediti,
Montalto Marche 1 9 2 1 , i m p o r t a n t e por las investigaciones h e c h a s en e l A r c h i v o
B r o i l o (en la R i v . d. Collegio A r a l d . , I I I [1905], 390 s.) sostienen la a n t i g u a
notarial de M o n t a l t o . L a c u e s t i ó n sobre el l u g a r del nacimiento de S i x t o V , Mont-
o p i n i ó n , s e g u r a m e n t e f a l s a , de q u e el P a p a n a c i ó e n Montalto.
alto o G r o t t a m m a r e , la ha decidido T e m p e s t i contra Galli ( V i t a di Sisto V , R i p a -
(1) V . el n ú m . 38, 8 del apéndice.
t r a n s o n e 1754) en f a v o r d e G r o t t a m m a r e . Tempesti se e q u i v o c a sin e m b a r g o ,
(2) Cf. n u e s t r o s d a t o s del v o l u m e n VII.
c u a n d o (I, 4) a t r i b u y e a s u héroe origen e s c l a v ó n , d a t o q u e m a n t u v i e r o n t o d o s
(3) E s t o lo dice s u m i s m o hijo F é l i x e n el d o c u m e n t o c i t a d o p o r Della
los posteriores h a s t a R a n k e (Los P a p a s , I®, 285), H ü b n e r (I, 218) y C h l e d o w s b i
S a n t a (6).
( R o m a , I I , M u n i c h , 1912, 62). L a b u l a de S i x t o V p a r a l a n u e v a c o n s t r u c c i ó n d e
(4) V . * S i x t u s V P . M . , C. 1, Archivo secreto pontificio.
la iglesia de S a n J e r ó n i m o d e los E s c l a v o n e s , c o n l a indicación del origen d a l m à -
(5) Cf. [B. M a s c a r e t t i ] , Memorie stor. di G r o t t a m m a r e , R i p a t r a n s o n e 1841;
tico de su f a m i l i a , que se a l e g ó desde P i a z z a , h a s t a a h o r a no ha a p a r e c i d o . P o r
Moroni, L X V I I , 79 s.; Pistolesi, Sisto V , 64; Sparacio, 1 7 ss.
eso u n benemérito i n v e s t i g a d o r local, F r . Pistoiesi, en la r e v i s t a P i c e n u m , X
(6) Cf. G a m u r r i n i e n l a s Notizie degli sea v i 1888, 559 s.; 1895, 18 s.; Enci-
(1913), 207 s. y e n su o b r a Sisto V , p . 1 3 ss., rechaza el d a t o m u y v u l g a r i -
c l o p e d i a de la a n t i g ü e d a d clásica de P a u l y , n u e v a elaboración, I V , 1760 s.
zado de que los antepasados] de S i x t o V habían venido de D a l m a c i a a la Marca
(7) * H i c [en G r o t t a m m a r e ) n a t u s perhibetur a n n o 1521 I d i b u s D e c e m b r i s
h u y e n d o d e los t u r c o s . T a n t o la * V i t a S i x t i v ips. manu e m e n d . , c o m o o t r a s
v e n e r i s die, q u i f e s t u s est d i v a e L u c i a e , h o r a circiter decima s e x t a c u m pater
numerosas f u e n t e s , m e n c i o n a n expresamente a G r o t t a m m a r e c o m o l u g a r del naci-
L u d o v i c i V e c h i i F i r m a n i h o r t u m exerceret, m a t e r D i a n a e nurui eius perhonestae
miento. H ü b n e r (I, 218, n o t a 1) escribió y a en 1870, c o n razón, que las
m a t r o n a e domesticis ministeriis o p e r a m p r a e s t a r e t . V i t a Sixti V i p s . manu e m e n d .
pruebas d a d a s p o r T e m p e s t i e x c l u y e n t o d a d u d a de q u e Sixto V naciese en
Archivo secreto pontificio.
G r o t t a m m a r e , l o c u a l a t e s t i g u a t a m b i é n Priuli (en Mutinelli, I , 163). A pesar
de esto P a s i n i - F r a s s o n i ( E s s a i d ' A r m o r i a l des P a p e s , R o m e 1906, 29-40) y F . di (8) Cf. * V i t a S i x t i V i p s . m a n u e m e n d . , Archivo secreto pontificio; v . el
n ú m . 38, 1 del apéndice.
44 L I B . PRIMERO, I, SIXTO V
F É L I X P E R E T T I CON LOS F R A N C I S C A N O S
45
fianza por el hecho de que una extraordinaria protección de Dios Mas de ahí no se sigue que el futuro Papa, como más tarde contó
parecía velar por la vida del pequeño Félix. Un día había hecho la leyenda, era porquero de oficio. Quien conoce a Italia, sabe que en
presa en su cuna el fuego de una luz que cerca de ella habían dejado; el país cada familia posee algunos de estos animales domésticos, de
cuando la madre como fuera de sí acudió presurosa, halló a su predi- cuya guarda cuidan los niños (1).
lecto ileso y riendo (i). Algunos años más tarde Félix estuvo a Según toda probabilidad, Félix habría sido labrador como su
punto de ahogarse en un estanque (2). También quedó libre de la padre, si no hubiese tenido un favorecedor en fray Salvador, su tío
peste que arrebató a su hermano, a pesar de haber tenido inmediato materno. Éste, sacerdote digno y severo (2), vivía en el convento
contacto con los vestidos del difunto (3). de los franciscanos conventuales de San Francisco, situado junto a
Peretto estaba tan firmemente persuadido de la futura grandeza Montalto. Interesóse con grande amor por el muchacho vivo y des-
de su hijito, que invitaba a los vecinos a besar sus piececitos. Aunque pierto, que había aprendido a leer con los abecedarios de otros dis-
aquéllos se reían de él, persistía en que su hijo era el futuro Papa (4).
cípulos. De buena gana pagaba por Félix el salario del maestro, que
A los conocidos y amigos que le hacían beneficios, les aseguraba que
el padre no podía allegar durante los tiempos difíciles de entonces,
Félix se lo recompensaría todo abundantemente más adelante (5).
pues como casi toda Italia, así también la Marca fué afligida por la
Cuando la hermanita Camila pedía a los transeúntes una limosna,
guerra, la peste y el hambre (3). Félix prestaba a su tío pequeños
nunca dejaba de añadir que su hermano les pagaría más tarde el
servicios; con frecuencia le traía la ropa blanca que su madre había
donativo (6).
lavado (4).
Félix fué educado con severidad por sus padres. Desde muy niño
Fray Salvador al fin tomó enteramente para sí al muchacho
hubo de ayudar a su padre en sus trabajos en la huerta y en el campo.
ávido de saber, y se lo llevó al convento. Félix ayudaba allí a servir
Sixto V, cuando Papa, gustaba de contar el estado pobre en que había
la mesa. El tío le trataba muy rigurosamente. Todavía cuando Papa
sido criado. No sólo hacía esto ante las personas íntimas que solían
contaba Sixto V, que había recibido muchos golpes, por no haber
acompañarle, sino también mencionó una vez en el consistorio la
presentado bien los manjares, lo cual para él, que era aún muy peque-
opresiva pobreza de su familia (7).
ño, había sido muy difícil. Dos veces al día iba Félix del convento
Poco después de su elección, Sixto V describió extensamente de los franciscanos a Montalto, para aprender latín con un maes-
con toda franqueza cómo siendo niño había recogido escarola en tro que no era menos riguroso que fray Salvador. Entretanto había
los prados, buscado leña en el bosque, cavado la tierra en la huerta, cobrado tanta afición a la vida religiosa, que expresó el deseo de vestir
dividido el césped y guardado también los cerdos de su padre (8)! el hábito de San Francisco. Aunque sólo tenía doce años, fuéle esto
otorgado (5). U n piadoso ciudadano de Montalto, Rosato Rosati,
(1) V . e n el n ú m . 41 del a p é n d i c e los d a t o s de » S i x t u s V P . M . , Archivo
secreto pontificio.

(2) V . Galesinus, »Annales, Biblioteca Vatic.; cf. el núm. ,8 4 del p . 1 9 1 : H o y p a r t i ó el m a r g r a v e de B a d é n ) , p r o m e t i ó S i x t o V u n s u b s i d i o pecu-


apéndice. '
niario, h o r a che d i p o v e r o h o r t o l a n o era d i v e n t a t o ricco giardiniero. * A v v i s o
(3) V . * S i x t u s V P. M . , l o c o c i t . de 4 d e m a y o de 1585, U r b . , 1053, P- 192, Biblioteca Vatic.
(4) V . ibid.
(1) C f . H ü b n e r , I , 221. L a a f i r m a c i ó n de q u e h a b í a s i d o p o r q u e r o , f u é
(5) E l f r a n c i s c a n o J u l i á n M a t e o r e f i r i ó e s t o m á s tarde al P a p a . a . Six- la q u e b o r r ó S i x t o V e n la * V i t a a él p r e s e n t a d a (cf. el n ú m . 4 x del apéndice);
t u s V P . M , Archivo secreto pontificio; v . el n ú m . 41 del apéndice. Cf. Priuli, 310. Leti la utilizó luego más tarde malévolamente.
(6) V . Priuli, 310. Según l a r e l a c i ó n de l o s e m b a j a d o r e s de L u c a , publi- (2) S e n e x a n t i q u i m o r í s ac s p e c t a t a e p r o b i t a t i s , dice la * V i t a Sixti V i p s .
c a d a en los S t u d i e d o c u m . , X X I I , i 9 4 , decíase q u e t a m b i é n S i x t o V en su j u v e n - manu e m e n d . , Archivo secreto pontificio.
t u d había p e d i d o limosna. Su p a d r e , l a b r i e g o de M o n t a l t o . e s a q u í d e s i g n a d o c o m o
(3) Cf. G a l e s i n u s , » A n n a l e s , Biblioteca Vatic.
hortelano de G r o t t a m m a r e .
(4) E s t o lo c o n t ó S i x t o V m i s m o a s u s a m i g o s ; v . la » c a r t a de Capilupi
(7) V . A c t a c o n s i s t . , 869. de 11 de m a y o de 1 5 8 5 , Archivo Gonzaga de Mantua.
(8) V . en el n ú m . 1 del a p é n d i c e e l * A v v i s o de 27 de abril de 1585, Biblio- (5) S a c r a v e s t e a b i p s o a v u n c u l o S a l v a t o r e i n d u i t u r duodennis p u e r a n n o
teca Vatic. A l m a r g r a v e E d u a r d o F o r t u n a t o de B a d é n , que en abril de 1585 se eius saeculi 1533. * S i x t u s V P . M . , c . 4, Archivo secreto pontificio; cf. el n ú m . 41
hallaba en R o m a (cf. sobre esto el » A v v i s o de 1 ° de m a y o de 1585 U r b 1053 del a p é n d i c e . S e g ú n o t r a s f u e n t e s q u e s i g u e T e m p e s t i (I, 27), efectuóse l a e n t r a d a
46 M B . PRIMERO, I , SIXTO V F R A Y F É L I X PREDICADOR E N ROMA 47

le compró el vestido monástico. Como los decretos tridentinos toda- Y a durante el tiempo de sus estudios y todavía antes de su orde-
vía no existían, pudo el jovencito pronunciar sus votos y a a fines nación sacerdotal había fray Félix ejercido muchas veces el cargo de
del año siguiente (1534). Por deseos de su padre retuvo su nombre predicador: primeramente en 1540 cuando tenía diecinueve años
de pila Félix de felices augurios (1). de edad en Monte Pagano en los Abrazos, y durante los años siguien-
Con verdadero ardor se dedicó el joven franciscano al estudio; tes en las cercanías de Ferrara y Bolonia. También más tarde continuó
con frecuencia se le veía junto al farol del claustro, o cuando éste esta actividad. En su libro de apuntamientos anotó que en 1545
estaba apagado, en la iglesia junto a la lámpara del Santísimo, predicó en Rímini, en 1546 en Macerata, en 1547 e n San Gimignano,
engolfado en sus libros (2). Su intento era ser algún día un célebre en 1548 en San Miniato al Tedesco, en 1549 e n Ascoli, en 1550 en
predicador (3). Para la ulterior formación fray Salvador envió a su Fano y en 1551 en Camerino (1).
sobrino primeramente a Fermo, en 1540 a Ferrara, en 1543 a Bolo-
El cardenal Carpi no perdió de vista al franciscano que mucho
nia, en 1544 a Rímini, y en 1546 a Siena. Fray Félix concluyó brillan-
prometía; hizo que en 1552 fuese llamado a Roma para predicar los
temente sus estudios de largos años de filosofía y teología, adqui-
sermones de cuaresma. Fray Félix estaba en todo el vigor de la edad
riendo el 26 de julio de 1548 en Fermo el grado de maestro en sagrada
viril, cuando se encaminó a Roma seguramente a pie, pisando por
Teología (4). En la disputa pública trató cuestiones teológicas muy
primera vez el suelo de la Ciudad Eterna, donde entabló relaciones
difíciles con tanta claridad como sutileza (5).
que debían ser de grande influencia sobre su vida y su carácter.
También en las disputas tenidas durante la celebración del capi- El cardenal Carpi tuvo el gozo de que los sermones que pronunció
tulo general en Asís en 1549 señalóse el joven fray Félix por la agu- su protegido en la iglesia de los Santos Apóstoles, fuesen muy
deza y la habilidad con que defendió sus tesis contra Antonio Pérsico, aplaudidos. Altos y bajos eran arrebatados por la fogosa elocuencia
partidario del filósofo Telesio. Entonces por primera vez llamó la de fray Félix, de tal manera que la grande iglesia muchas veces no
atención del cardenal Carpi, protector de los franciscanos. Los supe- podía contener el número de los oyentes.
riores le nombraron en 1551 prefecto de los estudios teológicos en el Había pasado la mitad de la cuaresma, y fray Félix se prepa-
convento de los franciscanos de Siena (6). raba precisamente para su sermón, cuando un hermano lego de su
Orden le entregó un escrito sellado que había encontrado en el pul-
y a en 1532. Sobre el convento de San F r a n c i s c o v . Pistolesi, A l t o d u n e n s i a , Mont- pito de la iglesia de los Santos Apóstoles. Ambos creyeron que se
alto, 1920, 26 s . , 100.
trataba de una de aquellas peticiones que con ocasión de los sermo-
(1) V . • S i x t u s V P . M., Archivo secreto pontificio. P o r g r a t i t u d n o m b r ó
S i x t o V a u n R o s a t i camarero de honor d e l P a p a ; v . Cicconi, 28. nes se solían recomendar a los oyentes. Por eso fray Félix mandó a
(2) V . * S i x t u s V P . M., Archivo secreto pontificio; cf. el n ú m . 41 del su compañero que lo pusiese entre los otros papeles de este género.
apéndice.
Cuando lo abrió en la pausa que se hacía ordinariamente después de
(3) V . la * relación de Capilupi de n d e m a y o de 1585, Archivo Gonxaga
de Mantua. la primera parte del sermón, halló algo muy diferente de la petición
(4) V . el libro de a p u n t a m i e n t o s de l a B i b l i o t e c a Chigi en el A r c h . d . S o c . de una plegaria. Eü el escrito estaban antes bien reunidos todos los
R o m . , V , 299. A su permanencia en F e r r a r a h a c e referencia la c a r t a p u b l i c a d a dogmas de la fe católica que hasta entonces había expuesto fray
en el A r c h . F r a n c i s c . , I , 470.
Félix en sus sermones; al lado de cada uno de ellos estaba escrito
(5) * P o s t p r o p u g n a t a s p u b l i c e in F r a n c i s c a n o r u m t e m p l o u t r a q u e e x f a c ú l -
t a t e sententias et n u m e r o et g r a v i t a t e i n s i g n e s theologiae magister m a g n o c u m con grandes caracteres: Mientes. A pesar de su consternación, con-
s u o r u m aliorumque, q u i frequentes aderant, p l a u s u ó m n i b u s rite s u f f r a g i i s renun- servó fray Félix al leer el escrito la más completa tranquilidad; sólo
ciatur {Sixtus V P. M . , c. 4, Archivo secreto pontificio). * E o s b r e v i in d o c t r i n a r u m
cuando procuró esconderlo disimuladamente en su seno creyeron
studiis progressus fecit, u t s e x t o p o s t a n n o F i r m i in F r a n c i s c a n o r u m t e m p l o . . .
c u m propositas difficillimas quaestiones d i l u c i d e ac subtiliter explicasset, m a g n a muchos observar en él cierta turbación. Dióse prisa a terminar su
o m n i u m approbatione magister theologiae s i t c r e a t u s ( V i t a S i x t i V ips. rnanu sermón, y envió luego el escrito al comisario general de la Inquisi-
e m e n d . , Archivo secreto pontificio).
ción romana, Miguel Ghislieri. Con su ardiente celo fué éste al punto
(6) V . * S i x t u s V P . M., c. 5, Archivo secreto pontificio. Cf. Cicarella, V i t a
Sixti V. (1) V . A r c h . d . Soc. R o m . , V , 300 s.
F R A Y F É L I X Y P A U L O IV
presuroso a verse con fray Félix. Todavía siendo Papa contaba
dral de Perusa (1). Varios de sus sermones se dieron a la estampa (2).
Sixto V con frecuencia el terror que le sobrevino, aunque sabía que
En éstos trata de la necesidad de la Sagrada Escritura para la reno-
era del todo inocente, cuando este varón con su severa frente, las
vación del hombre, de los obreros de la viña, del saber del escolar
cejas fruncidas y los ojos hundidos, entró en su celda. Ghislieri con
cristiano, de la venida del Mesías y de la Inmaculada Concepción
breves y graves palabras le exigió que diese cuenta de lo sucedido.
de la Santísima Virgen. Dos sermones se diferencian poco de los
De la cual resultó clara no sólo la inocencia de Félix, sino también
usuales de entonces; la impresión que hacían, estaba esencialmente
su celo por la fe católica. El severo semblante de Ghislieri se serenaba,
condicionada por la enérgica personalidad del predicador, por la
y su rostro se esclarecía cada vez más, de tal manera que parecía
fuerza, seguridad y la ausencia de contemplaciones con que el joven
ser un hombre del todo diferente. Con lágrimas de gozo en los ojos
franciscano sabía exponer los dogmas de la fe, que había estudiado
abrazó al excelente franciscano (i). En adelante estuvieron estrecha-
a fondo. En esto se apoyaba el secreto de sus triunfos en el pùlpito.
mente unidos, y con frecuencia se veían en casa del cardenal Carpí.
Quien estaba sentado a sus pies, sentía el efecto de su alma de fuego,
También varios cardenales fijaron su atención en fray Félix. Da
que comunicaba chispas a las palabras, las imprimía indeleblemente
consecuencia fué que Julio III mantuvo al célebre predicador todo
y transformaba los corazones.
el año en Roma, donde explicaba tres veces a la semana la carta a
los romanos (2). Como fray Félix durante su estancia en Roma se había hecho
amigo de los varones de la reforma católica — además de San Igna-
Pero el celoso religioso durante su permanencia en la Ciudad
cio de Loyola, pudo entonces conocer también a San Felipe Neri,
Eterna trabajaba también incansablemente de otras maneras. A él
al capuchino San Félix de Cantalicio (3) y al cardenal Carafa, - lá
debió su origen la hermandad del Santísimo Sacramento. Él hizo
elevación de este cardenal a la silla de San Pedro, efectuada el 23
que esta asociación se uniese con una hermandad de beneficencia
de mayo de 1555, hubo de ser para él de la mayor importancia. En
fundada por San Ignacio de Loyola, por lo cual ésta recibió el nombre
efecto, el nuevo Papa a fines de enero de 1556 le llamó a las delibe-
de los doce Apóstoles (3). E l Palacio Colonna estaba contiguo al con-
raciones de la Congregación que se debía ocupar en la reforma de
vento de los franciscanos de Roma. Fray Félix fué allí pronto un
la curia romana (4). Un ano más tarde fray Félix, a quien sus supe-
huésped visto con agrado. Dió enseñanza filosófica a un hijo de la
riores en 1556 habían destinado para prefecto de estudios del con-
casa, Marco Antonio Colonna, arzobispo de Tarento (4).
vento de Venecia, fué nombrado por Paulo IV inquisidor para todo
Cuando fray Félix asistió en 1553 al capítulo general de su Orden el territorio de la república. Aunque este cargo demandaba toda su
celebrado en Génova, predicó allí también. Después que en el año
mencionado fué hecho superior de la residencia de su Orden en (1) V . el libro de a p u n t a m i e n t o s en el A r c h . d . Soc. R o m . , v , 301. Sobre
l a v i s i t a q u e hizo entonces a Montalto, y su cuidado de su familia v Pistoiesi
Nápoles, explicó en la iglesia de San Lorenzo el Evangelio de San S i s t o V , 45 ss. '
Juan. En el año 1555 predicó a petición del cardenal Carpi en la cate- (2) U n e j e m p l a r de estos sermones y a s u m a m e n t e raros, impreso en N á -
poles en 1554, se h a l l a en la B i b l i o t e c a Barberini, Impresos, X X X V , B . 87. a .
N a r d u c c i , Intorno a d a l c u n e prediche s t a m p a t e di Sisto V , R o m a 1870. V. tam-
bién O r b a a n , S i x t i n e R o m e , 40.
(1) V . » S i x t u s V P . M . , c . 6, Archivo secreto pontificio; cf. el n ú m . 41 del
apéndice. O t r a versión del s u c e s o d a Cicarella ( V i t a S i x t i V ) . (3) R a n k e (Los P a p a s , 1«, 2 88) hace de él u n ¡San Felino, por otra parte
e n t e r a m e n t e desconocido!
(2) Cf. en el n ú m . 40 del apéndice la » V i t a Sixti V ips. manu e m e n d . .
(4) I / a ° 1 5 5 6 f u c h i a m a t o a R o m a a l concilio generale che già principiò
Archivo secreto pontificio. E o s t r e s ilustrísimos cardenales q u e f r a y F é l i x men-
l a S a di P. P a o l o I V , se dice en el libro de a p u n t a m i e n t o s de F é l i x (Arch. d. Soc.
ciona en su libro de a p u n t a m i e n t o s (Arch. d. Soc. R o m . , V , 301) c o m o s u s pro-
R o m . , V , 301). S e g ú n l a e x p o s i c i ó n de R a n k e (I», 2 88) se ha de creer, q u e f r a y
tectores, deberían de ser C a r p i , D a n d i n o , protector de la archicofradia de los
F é l i x había y a t r a b a j a d o en t i e m p o de P a u l o I V «como t e ó l o g o en la Congrega-
Santos A p ó s t o l e s , y F u l v i o della Corgna, sobrino de Julio I I I . c i ó n p a r a el concilio tridentino». E n realidad c o n l a s palabras «consiglio gene-
(3) V . T a c c h i - V e n t u r i , I , 675. rale» es significada la comisión de reforma, a m p l i a d a a fines de enero de 1556
(4) E n » S i x t u s V P . M . , c . 7 , Archivo secreto pontificio, se dice q u e h a b í a sobre l a c u a l cf. n u e s t r o s d a t o s del v o l u m e n X I V . E s t o se saca claramente de
explicado a l mencionado p h i l o s o p h i c a a l i q u o t e Scoti disciplina a c u m i n a , f o r m a - la » V i t a S i x t i V ips. manu e m e n d . , Archivo secreto pontificio; v . el número 40
litates dicunt. del apéndice.
HOSTILIDADES CONTRA F R A Y F É L I X 51
atención, hallaba todavía tiempo para predicar varias veces a la
Pusiéronle una demanda en justicia ante el Consejo de los Diez, y
semana. También consiguió que el Indice de Paulo IV pudiese
éste, celoso siempre de la guarda de sus derechos políticos, fué presto
imprimirse en la ciudad de las lagunas (i).
ganado. Entretanto se había informado del negocio a Roma, a la
Pero a par de este feliz éxito tampoco faltaron hostilidades,
Congregación de la Inquisición. Ésta decidió remover de su puesto
que en parte tuvieron su origen en el gran convento de los Frari
a fray Félix, pero al mismo tiempo sustrajo también la Inquisición
(franciscanos). No solamente se hacía allí valer contra él, que no
veneciana a los franciscanos y la transfirió a los dominicos. Ahora
era veneciano, y por tanto que era extranjero, sino también se le
finalmente volvieron en sí los moradores del convento de los Frari,
oponía excesiva severidad (2). Que tuviese esta fama, no puede
a excepción del apasionado superior. Pero era demasiado tarde para
causar maravilla, pues sus superiores y a antes le habían encargado
evitar la pérdida, que tocaba a toda la Orden. Fray Félix salió de
muchas veces la reforma de los monasterios de los franciscanos con-
Venecia a fines de junio de 1560. Y a a 16 de julio del mismo año
ventuales (3), en los cuales su celo eclesiástico hallaba mucho que
nombróle la Inquisición romana consultor suyo (1). Si esta honra
corregir. Como era de natural violento y áspero, su proceder excitó
tuvo que agradecerla a Ghislieri, poco después fué'designado para
repetidas veces grande enojo. Los adversarios de fray Félix aumen-
el cargo de procurador general de los franciscanos a solicitación del
taban, cuanto menos éste se dejaba desconcertar en su santo celo
cardenal Carpi. Éste apoyóle también en las dificultades que le
por respetos personales. En Venecia le hicieron también el reproche
ponían al principio en el convento romano de los franciscanos (2),
de que había publicado con precipitación el índice de Paulo IV y
y consiguió que fuese agregado al número de los consultores de la
con esto perjudicado a la república. Las hostilidades fueron tan
Congregación relativa al concilio de Trento (3).
violentas, que fray Félix, cuya salud por los esfuerzos y excitaciones
Designa bien la energía que desplegó Montalto siendo procu-
había padecido mucho, se retiró a Montalto con ocasión de la muerte
rador general, una carta a sus paisanos de Montalto, que todavía
de Paulo IV (4). Su antiguo protector, el cardenal Carpi, había tenido
hoy allí se conserva. «Dejadme los negocios de mi Orden, di cese en
noticia con grandísimo disgusto de las hostilidades a que estaba
ella, así como yo no me entremeto en los negocios de vuestro
expuesto su protegido en Venecia. Después de la elección de Pío IV
municipio» (4).
consiguió que fray Félix por febrero de 1560 fuese enviado nueva-
La ordenación de la asamblea eclesiástica de Trento, de que los
mente a Venecia como inquisidor con ampliadas facultades y confir-
religiosos ni aun con permiso de los superiores poseyesen bienes
mado también en su cargo de prefecto de estudios del convento de
algunos temporales, cumplióla fray Félix de Montalto ya en noviem-
dicha ciudad (5).
bre de 1564 mediante una nueva expresa renuncia ante el vicario
Los adversarios de fray Félix, a cuya cabeza estaba el superior general de su Orden. Por el respectivo documento (5) se ve que ya
del convento de los Frari, se irritaron con esto en extremo grado. antes había hecho donación de su herencia paterna a su sobrina.

(1) V. el libro de a p u n t a m i e n t o s en el A r c h . d . Soc. R o m . , V , 300 s. (1) V . S i x t u s V P . M., c. 8, Archivo secreto pontificio. Cf. T e m p e s t i , I , 56 s.
L o s afanes para que se imprimiese el í n d i c e (cf. R e u s c h , I , 260) los hace (2) Cf. » S i x t u s V P . M., c. 8, Archivo secreto pontificio. A los sucesos de
resaltar especialmente la biografía * S i x t u s V P . M., c. 7 (Archivo secreto ponti- entonces v o l v i ó a referirse S i x t o V t o d a v í a cuando P a p a hablando c o n sus her-
ficio). U n documento relativo a la a c t i v i d a d d e F é l i x como inquisidor de Vene- manos de religión; v . el » A v v i s o de 3 de m a y o de 1586, U r b . , 1054, p. 156, Biblio-
cia, de 1557. puede verse en Mutinelli, I , 260. C f . a d e m á s De L e v a , D e g l i eretici teca Vatic.
di Cittadella, Venezia 1873, 62. (3) V . los d a t o s en * S i x t u s V P. M . , Archivo secreto pontificio; cf. el núme-
(2) V . la circunstanciada narración e n » S i x t u s V P . M., c. 7, Archivo r o 41 del apéndice.
secreto pontificio. Cf. t a m b i é n Cecchetti, I , 1 9 s . S o b r e el m a n u a l de f r a y F é l i x c o m o (4) L a c a r t a f e c h a d a a 13 de marzo de 1563 f u é p u b l i c a d a por H ü b n e r
inquisidor, conservado en la Biblioteca Chigi, v . A r c h . d . Soc. R o m . , V , 10 s. ( I r > 397 s.). Otras c a r t a s pertenecientes a este lugar pueden verse en F. Pisto-
(3) Cf. el libro de a p u n t a m i e n t o s en el A r c h . d. Soc. R o m . , V , 302. lesi, I , Peretti ai Montaltesi (1907), y Sisto V , 67 ss., Apéndice, X V I I ss.
(4) Cf. Pistolesi, Sisto V , 62 s. sobre la precaria situación en q u e e s t u v o (5) E s t e »escrito auténtico se conserva en la Biblioteca Querini-Stampalia
entonces f r a y F é l i x . de Venecia, el. I X , n . 12. a . Della Santa (arriba p. 42, nota 2), 4 s. y Pisto-
(5) V . el libro de a p u n t a m i e n t o s en el A r c h . d . Soc. R o m . , V, 302. lesi, Sisto V , 69 ss.
Lo más valioso que con permiso de sus superiores poseía entonces tomos, como, por ejemplo, los escritos de San Agustín en once libros
el docto fraile, que colaboraba también en la edición de Aristóteles, en folio. Según el contenido, la Patrística y las demás ciencias teoló-
de Posio (i), eran sus libros. Cuánto tenía éstos en el corazón, infié- gicas son las que están más abundantemente representadas, en
rese también de la circunstancia de que en su libro de apuntamientos total con 230 obras, la filosofía con 140, el derecho canónico y el civil
había hecho tres minuciosos catálogos de ellos (2). con 105, la historia y la geograf a con 106, la cosmografía y la astro-
Este libro de apuntamientos, que ahora pertenece al número nomía con 30, y la literatura con 100: una biblioteca muy notable
de los más preciosos tesoros de la Biblioteca Chigi de Roma, es tam- para aquel tiempo. Entre los escritos teológicos se hallan también
bién en otros conceptos de no pequeño interés. No solamente estriba algunos menos conocidos, como los escritos de San Paulino de Ñola,
en él el hechizo de la personalidad de que procede, sino también de San Zenón, de San Marcial y de San Policarpo. Está abundante-
refleja muy fielmente el carácter de fray Félix y las circunstancias mente representada la bibliografía de controversia, pues fray Félix
en que se movió su vida hasta que se trasladó a Roma. El librito como inquisidor había de ocuparse mucho en herejías. Entre los clá-
está escrito enteramente de su mano clara y firme. Comienza por el sicos se encuentran también autores griegos (1).
nombre de Jesús y esta hermosa oración: «Rogárnoste, Señor, que
La posición importante que ocupaba fray Félix en Roma como
prevengas nuestras acciones con tus inspiraciones y las acompañes
procurador general de los franciscanos, como consultor de la Inqui-
con tu ayuda, para que todas nuestras palabras y obras tengan siem-
sición y como miembro de la comisión para una nueva edición del
pre de ti su principio, y como en ti empezaron, así también por ti ter-
Decretum Gratiani (2), llevaba consigo que estuviese expuesto a
minen» (3). Una oración en demanda de la ayuda divina precede
múltiples acometidas envidiosas de parte de sus propios hermanos
también a los gastos e ingresos asentados en primer lugar, los cuales
de hábito. Con todo Carpi, que ciertamente murió en mayo de 1564,
nos permiten conocer cosas muy pequeñas. El gran gusto por el orden
y Ghislieri tendían su mano protectora sobre él (3). Para sustraer
que aquí se muestra, se caracteriza tan claramente en los tres catá-
de ulteriores acometidas al severo religioso que había procurado
logos de libros, compuestos por orden alfabético, como en los apun-
inútilmente desarmar a sus enemigos con un generoso perdón, con-
tamientos autobiográficos que les siguen. Comprenden el tiempo
siguió Ghislieri que fray Félix en el otoño de 1565 fuese agregado
transcurrido desde 1540 hasta 1560, y dan exacta información sobre
como teólogo al legado Boncompagni y enviado a España por el
e] curso de los estudios de fray Félix, los empleos por él desempeñados,
negocio de Carranza (4). A su vuelta recibió la satisfactoria noticia
los diversos encargos especiales que le confiaron sus superiores, final-
de que su protector Ghislieri había ascendido al trono pontificio
mente sobre los muchos sermones que tuvo en casi todas las partes
con el nombre de Pío V. Ahora estaba decidido su ulterior encum-
de Italia. Forma el final una lista de la modesta ropa blanca de que
bramiento. El nuevo Papa, que había podido conocer exactamente
disponía. En todo el libro se manifiesta la más escrupulosa exactitud
y el orden más riguroso. De los catálogos de libros se deduce, que la
(x) V . Della S a n t a , loco c i t . , 20-30. A q u í e s t á n reimpresos los libros de la
biblioteca de fray Félix, que durante su permanencia en Nápoles r e n u n c i a de 1564 s e ñ a l a d o s c o n las l e t r a s D , O, P y R . U n c o t e j o c o n el c a t á l o g o
había sido aumentada con la librería a él legada por su amigo Mar- de los libros de f r a y F é l i x , q u e h a s i d o desconocido de Della S a n t a , y p u b l i c a d o
y a e n 1882 p o r C u g n o n i e n el A r c h . d . Soc. R o m . , t o m o 5, d a por r e s u l t a d o q u e
milio de Monte Lupone, variaba frecuentemente cuanto al número
el c a t á l o g o de la renuncia es el q u e m á s se a p r o x i m a al i n v e n t a r i o impreso p o r
de volúmenes. En el documento de la renuncia se indica que en 1564 C u g n o n i (p. 263 ss.).
contenía 742 obras, entre las cuales había no pocas de varios (2) V . T e m p e s t i , I , 97.
(3) V . los d a t o s q u e h a y e n * S i x t u s V P. M . , Archivo secreto pontificio.
Cf. t a m b i é n Cicarella, V i t a S i x t i V ; Ehses-Meister, Relaciones de n u n c i a t u r a ,
I , x v n s.
(1) Sobre esto, a d e m á s del p a s a j e de la V i t a de Gualterio, c o m u n i c a d o p o r
R a n k e (Eos P a p a s , I I I 8 , 74*), c f . t a m b i é n H . S b a r a l e a , S u p p l . a d script. t r i u m (4) * A l e x a n d r i n u s , u b i ó m n i b u s t e n t a t i s nihil profici o b s t r u c t i s per inimi-
o r d i n u m S. F r a n c i s c i a W a d d i n g o descriptos, R o m a e 1806, 88, 664. c o r u m artes o m n i u m a u r i b u s a n i m a d v e r t i t , s u b t r a h e n d a m invidiae m a t e r i a m
p r u d e n t e r r a t u s egit c u m P o n t í f i c e , u t a d contentiones q u a e nullurn reperient
(2) V . C u g n o n i e n el A r c h . d. Soc. R o m . , V , 4 s . , 210-262, 263-290, 290-299.
e p n t u m p r a e c e d e n d a s M o n t a l t u m a l i q u a honoris c a u s a a b l e g a r e t . S i x t u s V P . M „
(3) F a c s í m i l e e n el A r c h . d . Soc. R o m . , V , 15.
c . 9, Archivo secreto pontificio.
54 M B . PRIMERO, I , SIXTO V MONTALTO DESIGNADO C A R D E N A L 55
y apreciar mucho a fray Félix en la Inquisición, nombróle vicario allí, preguntó a Peretti, en aquellas cuatro grandes cajas?» «Libros,
general de los franciscanos conventuales y en 15 de noviembre respondió éste, que quiero llevarme conmigo a mi obispado», y abrió
de 1566 le confirió el obispado de Santa Agueda de los Godos en la una. «Espero, dijo el Papa, que entre ellos estará también la nueva
Italia inferior (1). En ambos puestos mostró fray Félix tanta energía edición de Santo Tomás a que he dado impulso». Sin aguardar res-
como prudencia. Su breve gobierno de los franciscanos conven- puesta, se despidió muy afectuosamente. Algunos días después contó
tuales (1566-1568) caracterizóse por los afanes en mejorar la disci- a Peretti el fin de su visita (1).
plina. También siendo obispo, en cuyo cargo fué llamado común- Pero los envidiosos adversarios del obispo de Santa Águeda
mente monseñor Montalto (2), trabajó celosisimamente en el sentido debían padecer todavía un mayor desengaño. E l 17 de mayo de 1570
de la reforma católica (3). Pío V estaba extraordinariamente con- Pío V concedió la sagrada púrpura al varón tan injustamente hecho
tento de su labor; cada vez más reconocía en él a uno que participaba sospechoso, que sólo contaba cuarenta y ocho años de edad. Junta-
de su espíritu. mente le dió quinientos escudos para los gastos más necesarios y le
El obispo de Santa Águeda, que ya desde 1555 se llamaba asignó la subvención anual de mil doscientos escudos que se solía
Peretti por el sobrenombre de su padre (4), gozaba con el Papa de otorgar a los cardenales pobres (2). Montalto como en todas las ante-
creciente favor. Esto hizo que no descansasen sus envidiosos en la riores posiciones, así también siendo cardenal se señaló por su virtud
curia, a quienes, según se decía, se juntó también entonces oculta- y habilidad (3). A causa de los conocimientos de libros que había
mente el cardenal Bonelli. Primeramente se reprochaba a Peretti adquirido el diligente franciscano, Pío V le agregó a la Congregación
el emplear por su propia autoridad y sin el debido permiso los dineros del índice. El cardenal de Montalto, como se llamaba ahora el en
de su Orden. Fuéle fácil justificarse en este respecto con Pío V, pues otro tiempo fray Félix, fué también nombrado miembro de la Con-
éste conoció al punto el origen y la inconsistencia de las acusacio- gregación de obispos y regulares y de la Congregación para el
nes (5). Más peligrosa parecía deber ser para Montalto otra inculpa- negocio de Carranza (4). Para mejorar sus rentas, el 17 de diciembre
ción: se hizo correr la voz de que había olvidado enteramente su de 1571 trasladóle el Papa, de Santa Águeda al obispado de Fermo,
pobreza religiosa, adornado suntuosamente su habitación y con esto al que, no obstante, renunció en el verano de 1577 (5).
causado escándalo. Este rumor llegó a ser tan insistente, que Pío V Esto estaba relacionado con su tirantez de relaciones con el
reso1vió enterarse por sí mismo de la verdad de la acusación. Del sucesor de San Pío V, Gregorio X I I I . Y a en el viaje a España parece
todo inesperadamente se presentó en el convento de los franciscanos, haberse llegado a desavenencias entre el cardenal Boncompagni y
situado junto a la iglesia de los Santos Apóstoles, y fué al punto al Montalto. Contábase en Roma, que Montalto sintió amargamente
aposento de Peretti. La misma vista de las paredes desnudas le per- el trato poco considerado que le cupo en suerte, por cuanto a veces,
suadió de que todo era una vergonzosa calumnia. «¿Qué es lo que hay
(1) Cf. en el n ú m . 41 del apéndice » S i x t u s V P . M . , Archivo secreto ponti-
ficio. Qué c a l u m n i a s se p e r m i t í a n los e n v i d i o s o s de f r a y F é l i x , se ve claro por
(1) V. G u l i k - E u b e l , I I I , 109; Sparacio, Sisto V , 40 s. S i x t o V t o d a v í a p o c o u n » A w i s o de 12 de m a y o de 1568 (Archivo público de Viena), según el c u a l
antes de su muerte d e s i g n ó su a c t i v i d a d en la Inquisición c o m o la f u e n t e del corría la v o z de q u e éste había caído en desgracia de P í o V , porque el P a p a había
f a v o r de que g o z ó con P í o V y que decidió su e n c u m b r a m i e n t o ; v . la relación oído decir q u e ¡tenía d o s h i j a s en u n m o n a s t e r i o d e T o s c a n a ! Y a antes u n tal
del c a r d . A r a g ó n , de 21 de agosto de 1590, en H ü b n e r , I , 227, nota x . Cipriano Saracinello en u n a »relación al c a r d e n a l F a r n e s i o , f e c h a d a en R o m a
(2) V . Pistoiesi, Sisto V , 70. il p r i m o di q u a r e s i m a de 1568, había c o n t a d o la f á b u l a de q u e el obispo de Santa
(3) Cf. T e m p e s t i , I , 70 s . ; Holzapfel, 590. E l cáliz que u s a b a S i x t o V c u a n d o Á g u e d a h a b í a caído en desgracia de Pío V por su a m b i c i ó n . Archivo público de
era o b i s p o de S a n t a Á g u e d a , se halla ahora en la iglesia de Santa L u c í a de Grot- Ndpoles, F a r n e s . , 763.
t a m m a r e . Cf. a b a j o , p . 1 1 3 , nota 8. (2) V . Santori, A u t o b i o g r a f í a , X I I , 350.
(4) Cf. Pistoiesi en P i c e n . Seraphic., 1 9 1 5 , 837 s.; Sparacio, Sisto V , 12, (3) V . L . Priuli, 309.
40 s. E n sus c a r t a s anteriores se llama sólo «Fra Felice de Montalto»; v . T e m - (4) V . » S i x t u s V P . M . , c . 1 1 , Archivo secreto pontificio. •
pesti, I , 25; P a s t o r en las Comunicaciones del I n s t i t u t o Histórico A u s t r í a c o , (5) V . G u l i k - E u b e l , I I I , 213. S o b r e l a labor beneficiosa de Peretti en
I I I , 636 s . F e r m o , donde f u n d ó u n seminario, v . Moroni, X X I V , 36 y l a monografía de
(5) Cf. la » R e l a c i ó n de 1574, Biblioteca Corsini de Roma. G. Cicconi, p . 21 s., 43, c i t a d a a b a j o , p . 62, n o t a .

OC
57

si faltaban caballos en el camino, había de tomar asiento en el carro cuando Gregorio al volver de una solemnidad eclesiástica celebrada
de bagaje (i). La oposición que entonces se empezó a hacer notar en Santa María la Mayor, divisó la hermosa quinta de Félix, hizo
en secreto, se manifestó tanto más vivamente después de la elección esta observación: Los cardenales pobres no edifican palacios. No se
de Boncompagni para Papa, si no al punto, a lo menos en el decurso contentó con esta expresión, y en la primavera de 1581 sustrajo al
del tiempo. El natural fogoso y áspero de Montalto no podía conge- cardenal de Montalto la pensión anual que le había señalado
niar con el tranquilo y algo pedantesco de Gregorio XIII. A esto se San Pío V (i). El cardenal hubo de hallarse en la posición de uno
añadía aún, que el Papa tenía la opinión de que lo mejor era dejar que ha caído en desgracia: retiróse lo más posible (2). Así era sólo
a los religiosos en su convento, opinión que halló también su expre- conocido de pocos, y el público se formó muchas veces sobre él jui-
sión en que de los treinta y cuatro cardenales por él nombrados cios enteramente falsos. Con todo eso a los de más honda penetración
ninguno pertenecía a una Orden religiosa (2). Sin embargo de esto, no se les había escapado la importancia de su personalidad. Y a en
Gregorio X I I I reconoció la ciencia teológica del cardenal de Mon- el año 1575 es mencionado entre los cardenales que tenían probabili-
talto y se sirvió de él, como informa una relación del año 1574, en dades de alcanzar la tiara (3). Ciertamente sólo en segundo término
el negocio de Carranza (3); pero fuera de esto no le consultó. El se tuvo cuenta con él, pues redundó en disfavor suyo el que desde
cardenal de Montalto sentía tanto más esta desatención, cuanto el tiempo de Paulo IV no se quisiese a ningún religioso y los fran-
tenía conciencia de su valer y era muy notable la diferencia en com- ceses fuesen sus adversarios (4). Montalto, notificaba en 1579 el
paración del tiempo de San Pío V. embajador veneciano Antonio Tiépolo, es de vivo ingenio y podría
Como con el docto Sirleto, así también tenía mucho trato Mon- darse a conocer; que él nos fuese favorable, no podría yo afirmarlo (5).
talto con Alejandro Farnesio. Vivía muy sencillamente y sabía admi- En julio de 1581 Francisco de Vera, encargado de los negocios de
nistrar bien sus rentas (4). Apoyado por diversos hombres doctos,
trabajaba asiduamente en la nueva edición de las obras de San teca Corsini. Q u e t a m b i é n e r a t e n i d o por malévolo, c o m o dice R a n k e , I 8 , 289,
ni e s t á a q u í , ni en el «Discorso s o p r a i s o g g e t t i p a p a b i l i , citado p o r R a n k e , i b i d . ,
Ambrosio, que ya Pío IV y San Pío V le habían confiado. Cuando sin indicar el l u g a r donde se halla; e n éste sólo se a d v i e r t e : L a n a t u r a s u a t e n u t a
en 1580 se estampó en Roma el primer tomo, dedicólo a Grego- terribile, imperiosa et arrogante non li p u ò conciliare p u n t o gratia ne di Medici
rio X I I I (5). Pero el ánimo del Papa permaneció también ahora ne d ' A l t e m p s . E s t e »Discorso se h a l l a e n los I n f o r m . p o l i t . , V I I de l a Biblioteca
de Berlin. O t r a copia h a y t a m b i é n en l a Biblioteca nacional de Paris ( v . Mar-
desfavorable. Gregorio X I I I era influido manifiestamente por los s a n d , I , 325), y u n a t e r c e r a e n el Cod. 6333, p . 302 s. de l a Biblioteca pública de
antiguos enemigos de Montalto siempre activos, los cuales presen- Viena. S e g ú n L e l i o Maretti, el enemigo c a p i t a l de Montalto era n a d a menos q u e
taban a éste como astuto, altivo y presuntuoso (6). Cuéntase que, e l cardenal Galli: «Da C o m o si tenne o f f e s o S i s t o p i ù v o l t e nel pontificato di Gre-
gorio X I I I a t t r i b u e n d o a l u i l a p r o v i s i o n e l e v a t a g l i da Gregorio c o m e a cardinale
p o v e r o et le persecutioni che h e b b e all'hora nella religione s u a di S. Francesco.
(x) V . e n e l n ú m . 41 d e l apéndice » S i x t u s V P . M . , Archivo secreto pon- Conclave di Gregorio X I V , Cod. I b , 55, p . 27, Biblioteca de los servitas de Innsbruck.
tificio.
(1) V . e n el n ú m . 41 del apéndice » S i x t u s V P . M . , Archivo secreto pontifi-
(2) V. ibid.
cio, y los » A v v i s i de 22 de f e b r e r o y 18 de m a r z o de 1 5 8 1 , U r b . , 1049» P- 82 y I 2 9>

(3) * C o n il P a p a h a a u t o r i t à nelle materie teologiche et per la c a u s a d i Biblioteca Vatic.


Toledo S. Sta l ' a s c o l t a , se dice e n la relación de 1574, Biblioteca Corsini. Con e s t e (2) V . el » A v v i s o de 18 de m a r z o de 1 5 8 1 , loco c i t . , 128. I b i d . , 137 h a y
d a t o viene al s u e l o l a h i p ó t e s i s de Gnoli (v. A c c o r a m b o n i , 10, n o t a 1), de que u n » A v v i s o de 22 de m a r z o , s e g ú n el c u a l e l cardenal M o n t a l t o i n t e n t a b a hacer
e l negocio de C a r r a n z a h a b í a d a d o la primera ocasión a l a s desavenencias. H a b l á - poner «sopra la p o r t a della s u a fabrica» e n v e z del escudo de Gregorio X I I I las
base entonces e n R o m a h a s t a d e q u e Montalto sería e n v i a d o a E s p a ñ a por c a u s a a r m a s de S a n Pío V . E l e m b a j a d o r v e n e c i a n o refiere v a r i a s expresiones de P e r e t t i
del proceso de C a r r a n z a y d e o t r o s negocios; v . la c a r t a de Gabriel S a l v a g o e n q u e c e n s u r a b a n el gobierno de Gregorio X I I I e n los E s t a d o s pontificios; v . M u -
los A t t i L i g u r e , X I I I , 870 s. tinelli, I , 1 6 5 .
(4) V . la »relación de 1 5 7 4 , Biblioteca Corsini. M u y bien hace n o t a r R a t t i (3) V . la c a r t a de Gabriel S a l v a g o de 1575 e n los A t t i L i g u r e , X I I I , 890
(II, 348, 357), q u e M o n t a l t o n o pertenecía al número de los cardenales ricos, pero (cf. 893) y la R e l a c i ó n de P a b l o T i é p o l o , de 1576, en A l b è r i , I I , 4. 225.
que t a m p o c o e r a pobre.
(4) V . l a relación de H o r a c i o Scozia, de 1 7 de enero de 1 5 7 9 . e n el n ú m - 18

(5) L a d e d i c a t o r i a e s t á f e c h a d a : R o m a e , Cal. Dee. 1580. S o b r e los méri- del apéndice del v o l u m e n X I X . M o n t a l t o es m e n c i o n a d o t a m b i é n e n 1584 P o r
t o s y f a l t a s de la edición cf. v o i . X X I I , c a p . V I I I .
Mateo Z a n e c o m o «papabile»; v . A l b è r i , I , 5> 369-
(6) * É d o t t o i n t h e o l o g i a et a s t u t o , se dice en l a relación de 1574, Biblio-
(5) A . T i é p o l o , 252 s .
58 U B . PRIMERO, I , S I X T O V
MONTALTO ADOPTA A SUS SOBRINOS 59
la embajada española, llamaba la atención de Felipe II sobre el car- hijas, Flavia yOrsina. Después de la muerte de María Félix Mignucci
denal que tenía grandes probabilidades de alcanzar la tiara. Notifi- el cardenal de Montalto adoptó a sus hijos, que con esto recibieron
caba de Vera, que en favor de Montalto estaban todos los cardenales también el nombre de Peretti (1) y fueron educados en casa de Lucre-
de Pio V, que Borromeo le era muy afecto a causa de su piedad y cia Salviati, esposa de Latino Orsini (2). El 21 de junio de 1573
virtud, y que se mostraba sumamente adicto al rey católico (i). casóse también Francisco Peretti, a quien el cardenal asignó una
El cardenal de Montalto supo aprovecharse bien del ocio invo- dote de cinco mil escudos. Francisco contrajo matrimonio con la
luntario que le cupo en suerte. Más y más se engolfaba en sus libros hermosa, ingeniosa y de muchos pretendida Victoria Accoramboni,
que siempre habían sido sus mejores amigos. Seguía ante todo tra- hija de un noble oriundo de Gubbio y de Tarquinia Albertoni. Con
bajando en su nueva edición de las obras de San Ambrosio, y a este todo, este casamiento fué muy desgraciado, pues la joven esposa
fm mantenía una activa correspondencia epistolar con San Carlos era tan codiciosa de placeres como derrochadora. Victoria se rodeó
Borromeo, de Milán, que le apoyaba según sus fuerzas (2). Siendo de adoradores e indujo a su esposo falto de voluntad a hacer tan
parco para sí, era liberal para con los demás. A su patria Montalto exagerados gastos, que éste no salía de deudas. El tío eclesiástico
había dado en 1578 para la fundación de una escuela de gramática había siempre de prestar ayuda. Por espacio de dos años dejó éste
mil trescientos setenta escudos y un año más tarde dos mil escudos a los jóvenes esposos hasta su querida viña de junto a Santa María
para la plaza de un médico (3). la Mayor (3). Como otras casas, que el cardenal adquirió con sus
Como se deja entender, también fué generoso el cardenal con ahorros, así también a nombre de su hermana Camila había com-
su familia. A su hermana Camila, mujer muy piadosa, que estaba prado esta propiedad en junio de 1576, probablemente para sus-
casada con Juan Bautista Mignucci, sencillo labriego de Montalto traerse a las miradas envidiosas de los curiales (4).
después de la muerte de su esposo la había hecho venir a Roma con La viña de Montalto (5) se extendía sobre suelo clásico en una
sus dos hijos Francisco y María Félix (4). Al principio como pobre hondonada del monte Esquilmo. Estaba situada en un terreno casi
franciscano sólo pudo socorrerlos con lo que se quitaba a sí mismo- enteramente sin edificar, sumida en profundo silencio, que era sólo
más tarde, siendo cardenal, ya fué otra cosa. María Félix Mig- interrumpido a mediodía y al anochecer por el sonido de la campana
nucci casó en 1572 con un tendero de Roma llamado Fabio que tocaba el ángelus en las iglesias vecinas de Santa María de los
Damasceni (5), a quién dió a luz dos hijos, Alejandro y Miguel, y dos Ángeles y Santa María la Mayor. Semejante soledad, que predicaba
de una manera conmovedora lo transitorio de las cosas terrenas y
(1) V . D o c u m e n t o s del a r c h i v o de A l b a , 2 8 i . Cf. Herre, 306. Según esto
h a y q u e c o r r e g í el juicio del «Discorso c i t a d o e n la página 56, n o t a 6. Cf. t a m - la divina Providencia en la historia, era preferentemente apropiada
bién contra él M a f f e j i , H i s t . , 2.
para un varón, a quien después de una vida rica en trabajo V fatigas
(2) V . las c a r t a s en el A r c h . d. Soc. R o m . , V , 551 s .
se le ofrecía ocasión para recogerse interiormente y para reflexionar
(3) V . Gnoli, V . A c c o r a m b o n i , 30. E l c á l i d o sentimiento patriótico de
Montalto se muestra en l a s c a r t a s publicadas p o r F r . Pistoiesi (I Peretti ai Mon- sobre lo pasado y lo por venir. Aunque el sitio en que estaba la viña
t a t e s i Montalto, 1907) y t a m b i é n en su c u i d a d o d e la ciudad de Tolentino, que era considerado como insalubre, pronto el cardenal vivió de mejor
le había elegido por su protector; v . B e n a d u c d , D o d i c i lettere inedite di Sisto V
Tolentino, 1888 (publicación de bodas). L a s c a r t a s del cardenal que t o m a d a s del gana allí que en su morada ordinaria, situada en el distrito de Panone,
Archivo Municipal de Tolentino a q u í e s t á n i m p r e s a s , comprenden el tiempo en la calle dei Leutari (6) junto al Pasquino. Por un joven arquitecto
transcurrido desde 1574 h a s t a I 5 8 4 . Sobre los e s f u e r z o s f r u c t u o s o s de Montalto
por librar a Tolentino de la p l a g a de los b a n d i d o s v . Marangoni, Storia di Civi-
t a n o v a , R o m a , 1743, 365. (1) V . l a » V i t a S i x t i V i p s . manu emend., Archivo secreto pontificio.
(2) V. el » A v v i s o de 27 de abril de 1572, U r b . , 1043, Biblioteca Vattc.
(4) V. Pistoiesi, Sisto V , 36 ss., 63 s s . , 7 5 s.; Sparacio, 43.
(3) V . Gnoli, V . A c c o r a m b o n i , 9 s-> 24 ss., 34 s.
(5) «Mercadantello» le llama el » A v v i s o d e 24 de abril de 1585, U r b 1053
p . 179, Biblioteca Vatic. R u m o r e á b a s e q u e e s t a b a m a l con el P a p a , lo cual t a m - (4) V . I b i d . , 27. .. . .
bién lo dice la relación de los embajadores d e E n e a , p u b l i c a d a en los Studi e (5) Cf. l a h e r m o s a obra del príncipe Víctor Camilo Massimo: Notizie stor.
d o c u m . , X X I I , 194, l a cual añade que p r i m i t i v a m e n t e se había llamado To- della villa Massima alie T e r m e Diocleziane, R o m a , 1836. V. t a m b i é n el volu-
inasinì. men X X , cap. 8. .
(6) Cugnoni en el Arch. d. Soc. R o m . , V , 7 546 s . y la r e v i s t a R o m a ,
6o
M B . PRIMERO, I , SIXTO V TEMPERAMENTO Y FISONOMÍA D E E PAPA 61

de Mili cerca del lago de Como, Domingo Fontana, que había edifi- la noche del 16 al 17 de abril de 1581 (1), había vuelto a mencionarse
cado esta casa, hizo el cardenal en su nueva propiedad una elegante su nombre en toda la ciudad. Da fortaleza de alma con que soportó
casa de campo, qne fué adornada con pinturas y estatuas antiguas la gran debilidad del anciano Gregorio XIII respecto del poderoso
según el gusto de aquel tiempo. Como la sustracción de la pensión autor del homicidio, el duque de Bracciano, llenó a todos de asombro.
anual puso un momento en contingencia su terminación, dícese que Con dignidad y cristiana resignación, pero no sin alguna esperanza
Fontana se declaró dispuesto a continuar a propia costa la construc- de un porvenir mejor, sobrellevó el nuevo grave golpe (2).
ción con la ayuda de sus ahorros. En la viña había hecho el cardenal El dominio que Montalto tuvo de sí mismo, ha de apreciarse
que en todas partes se plantasen vides y se pusiesen olivos y otros tanto más, cuanto el cardenal poseía un temperamento muy vio-
escogidos árboles frutales. lento y fogoso. Con el ímpetu de un torrente largo tiempo reprimido
Cuando Montalto se alegraba del crecimiento de las planta- volvió a estallar éste, después de la forzada inacción, durante el
ciones de su villa, debía de acordarse del tiempo en que había ayu- pontificado de Gregorio, cuando la elección para Papa otorgó al
dado a su padre en Grottammare en los trabajos campestres. Aunque varón enérgico el más ancho campo para manifestar las relevantes
fuerzas que en él dormitaban. Aquellos cardenales que como Bonelli
acadn 7 ^ S~US í U e n 0 S P a d r e S ^ t Í e m P ° f a U e c i d o s habían
creían haber elegido a un pobre anciano, y ahora esperaban ser ellos
sacad0 de un sueno, de ningún modo se había cumplido aún entera-
mismos los señores (3), debían experimentar un completo desengaño.
Z T a Z r ^ P a r e d a n 0 6 S t a r e x d u í d a l a P a n d a d de ello, Más tarde exornó esto la leyenda con la conocida narración de que
desde que fray Félix pertenecía al supremo senado de la Iglesia
el cardenal Montalto, luego que estuvo decidida su elección, arrojó el
Como quiera que sea, tenía todas las razones para dar gracias a la
bastón en que se había apoyado durante el conclave, y se irguió
divina Providencia, que a él, hijo de un pobre labriego, lo £ b í a regido
majestuosamente. Nada puede ser más contrario a la historia que
hasta entonces con tanta largueza de gracias. Aun la crisis econó-
esta relación. El cardenal Montalto no fué ningún hipócrita o come-
num que a consecuencia de la supresión de la pensión anual le ame-
diante que engañó a sus electores con un ardid disparatado. Semejóse
d Z Í M a r 7 e n 1 \ e ' P U e S 61 d u ^ e de cubrió el más bien, como hace notar acertadamente su último biógrafo, al
v abl , 6üal P 0 C ° P a r a sí P e n a l m e n t e ,
águila, que libertada súbitamente de su prisión, despliega sus alas
y sabia ahorrar, aunque sus rentas anuales no subían más que a
y se remonta por los aires en dirección al sol (4).
su b i b l t (2)' P U d ° e m b e U e C e r " qU6rida ^ — t a r
su biblioteca, erigir un hermoso sepulcro en Santa María la Mayor El hijo de los pobres campesinos de Grottammare tenía sesenta
al Papa Nicolás IV, que había pertenecido asimismo a la Orlen y cinco años de edad cuando obtuvo la más alta dignidad que puede
franciscana y descendía de una familia enteramente pobre, y dar caber en suerte a un mortal (5). Su presencia exterior anunciaba al
comienzo a la construcción de una capilla, escogida p ra su hombre de la voluntad y de la acción, pero delataba al mismo tiempo
su origen aldeano. Era de mediana estatura, de constitución robusta
S ^ ( 3 ) . * ^ d G b í a SGr t r a S k d a d 0 d — ™ ** y no tenía nada de hermoso. Da gran cabeza, ligeramente inclinada
hacia adelante, estaba rodeada de una barba espesa y pardoscura
en Incuria dG ™ muy poco ya se hablaba
en la cuna de cardenal Montalto, que vivía enteramente retirado algo encanecida. Dos juanetes eran muy salientes, la nariz grande y
Sólo con ocasión del asesinato de su querido sobrino Francisco en basta. Numerosas arrugas surcaban la alta frente, y arqueadas
y sumamente espesas cejas sombreaban los pequeños y encendidos
¿2?¿,!£ V o m a da — — 5
(1) Cf. nuestros datos del v o l u m e n XX.
f¡nes del tiempo dei R — r n n n s ^ (2) V . H ü b n e r . I , 243.
(x) H ü b n e r , I , 234, n o t a x n
(3) V . S a n t o r i , A u t o b i o g r a f í a , X I I I , 164-
(2) V . E . P r i u l i , 306. ' (4) H ü b n e r , I , 250. ...
(5) Sobre la coronación (x.<> de m a y o de x 5 8 5 ) v . P . Alaleone e n G a t ü c a s
(3) V . m á s pormenores en el v o l u m e n X X I I , c a p . V I I I .
394 s.; i b i d . , 395 s. sobre la t o m a de p o s e s i ó n (5 de m a y o ) . Cf. Cancellien, 121 s s .
62 CAR A C T E R Í STIC AS D E SIXTO V 63

ojos, La mirada del Papa era tan penetrante, que bastábale dirigir Todos los relatores atestiguan cuán fácilmente podía Sixto V
una sola vez la vista a su alrededor en el consistorio para orientarse irritarse y ponerse colérico. Pero añaden también, que se dejaba
enteramente. Los labios fuertemente apretados uno sobre otro indi- aplacar prontamente. Otras diversas oposiciones juntaba asimismo
caban energía e inflexible voluntad, y el fresco color del rostro una su carácter apasionado. Siendo en todo, principalmente en la admi-
buena salud (i). nistración de justicia, en extremo severo, era sin embargo muy fácil
en conmoverse hasta derramar lágrimas. A pesar de ser extraordi-
(J) Sobre el e x t e r i o r de S i x t o V v . Gritti, 340. Cf. t a m b i é n la relación de nariamente parco, se mostró siempre caritativo y muchas veces
los e m b a j a d o r e s de L u c a e n los S t u d i e d o c u m . , X X I I , 194. E n t r e los r e t r a t o s hasta muy liberal. Como era en gran manera prudente, sabía ser
de S i x t o V sobresale e l q u e h a y en l a B i b l i o t e c a V a t i c a n a (una c o p i a de él p u e d e
o muy afable y condescendiente, o en extremo difícil y seco denega-
verse e n O r b a a n , S i x t i n e R o m e ) y el de l a A c a d e m i a de S a n L u c a s de R o m a .
E l p r i m e r o , p r o b a b l e m e n t e d e P e d r o F a c c h e t t i (cf. el v o i . X X I I , c a p . 8), f u é dor de lo pedido, según las circunstancias lo exigían (1).
tenido l a r g o t i e m p o c o m o o b r a de P a d o v a n i n o , y el último procede, s e g ú n A . B a c -
ter de S i x t o V e n u n a c u a r t a e s t a t u a de bronce, q u e e s t á erigida e n Fermo en
chini (Dei r i t r a t t i di P . S i s t o V , en L ' A m a t o r e d ' a r t e I I , R o m a , 1 9 2 1 , n ú m . 2),
la f a c h a d a del P a l a c i o C o m u n a l s o b r e l a e n t r a d a y procede de Accursio Baldi
de O c t a v i o L e o n i . U n a t e r c e r a i m a g e n perteneciente a este l u g a r , d e u n a r t i s t a
(cf Gaetano de Miniéis, S t a t u a d i S i s t o V nel p r o s p e t t o del P a l . com. di F e r m o
veneciano, p u b l i c a d a en « R o m a . R a s s e g n a illustr. d e l l ' E s p o s i z . del 1911», p. 18,
en L ' A l b u m , V I I , R o m a , 1841, 1 6 7 s . , 1 7 1 , y G . Cicconi, Sisto V e F e r m o , 49 s.
se c o n s e r v a en el d e p ó s i t o de la P i n a c o t e c a V a t i c . ; r e p r e s e n t a al P a p a s e n t a d o ,
con u n a copia); o t r a r e p r o d u c c i ó n d e l a m i s m a se puede ver t a m b i é n e n Pisto-
en el f o n d o se v e e l O b e l i s c o V a t i c a n o . U n r e t r a t o s e m e j a n t e se h a l l a e n el p a l a -
lesi Album 85. L a e s t a t u a de bronce del Capitolio, c u y a erección f u é d e c r e t a d a
cio de L e t r á n ( h a y u n a c o p i a e n C h l e d o w s k i , R o m a , I I , M u n i c h , 1912, 60). S o b r e
y a en 1585 ( V I Cal. D e c . y 3 N o n . D e c . ; v . * C o d . G . I I I , 78, p . 239 de la Biblioteca
e l r e t r a t o de S i x t o V q u e e s t á e n G r o t t a m m a r e , v . P i c e n u m , X (1913), 166. E l
Chigi), es o b r a de T a d e o L a n d i n i ( v . R o d o c a n a c h i , Capitole, 1 1 2 ) ; existe de ella
r e t r a t o q u e h a b í a en su v i l l a , se halla a h o r a en el I s t i t u t o Massimo alle T e r m e
u n d i b u j o , que posee P a b l o G a f f u r i en B é r g a m o ( v . R i c c i , loco cit., 172; cf. t a m -
de R o m a , g ì p a p a q u e s e v e e n la p i n t u r a del M u s e o F e r n a n d i n o de I n n s b r u c k
bién Pistolesi, loco c i t . , y p r i n c i p a l m e n t e S t e i n m a n n , L a s e s t a t u a s de los P a p a s
(núm. 1 3 7 ) , la c u a l h a s i d o m u y discutida y t r a z a d a según el c u a d r o del R o s a r i o
en el Capitolio, R o m a , 1 9 2 4 , 1 2 s.). L a inscripción se halla en F o r c e l l a , I , n ú m . 64.
de D í i r e r , y se a t r i b u y e a M a r t í n T e ó f i l o P o l a k , s e g ú n el c a t á l o g o representa
L a e s t a t u a e s t a b a d o r a d a ; f u é d e s t r u i d a e n t i e m p o de la r e v o l u c i ó n f r a n c e s a . A
a S i x t o V , lo c u a l sin e m b a r g o podría ser f a l s o . I n d u d a b l e m e n t e no representa a
consecuencia de ello no se h a l l a e n Roma sino una sola e s t a t u a c o n t e m p o r á n e a
S i x t o V e l r e t r a t o d e c a r d e n a l de la B i b l i o t e c a V a t i c a n a a t r i b u i d o a S a s s o f e r r a t o ,
del gran P a p a , l a q u e h a y e n s u sepulcro de la Capilla S i x t i n a e n S a n t a M a n a
el c u a l t o d a v í a B a l z a n i a c o m p a ñ ó a s u m o n o g r a f í a . Cf. Pistoiesi, I r i t r a t t i d i
la Mayor, o b r a d o c u m e n t a l m e n t e a s e g u r a d a de V a l s o l d o (cf. B e r t o l o t t i , Art.
Sisto V e n II I V C e n t e n a r i o di Sisto V (Montalto, 1922), f a s e . 5, p . 65 ss. —
L o m b . , I , 222; S o b o t k a , loco c i t . , 265), l a c u a l c o n t o d o es notablemente sobre-
M u c h o m á s c a r a c t e r í s t i c a s son l a s e s t a t u a s y b u s t o s del P a p a , de que ha t r a t a d o
p u j a d a por la e s t a t u a de F e r m o . E n R i c c i , loco cit., no está mencionada la esta-
Ricci r e c i e n t e m e n t e en l a r e v i s t a L ' A r t e , X I X (1916), 163; R i c c i dice que per-
t u a p u e s t a e n P e r u s a al P a p a p o r el c a r d e n a l D . Pinelli, o b r a del perusino Vi-
t e n e c e n a l a e s c u e l a de R e c a n a t i (cf. G . P a u r i , I L o m b a r d i - S o l a r i e l a s c u o l a
cente Martelli, d e s g r a c i a d a m e n t e a s i m i s m o destruida en 1798 A- Rossl> L a
R e c a n a t e s e di s c o l t u r a , M i l a n o , 1915). E l b u s t o de S i x t o V de la villa M o n t a l t o
p i a z z a del S o p r a m u r o i n P e r u g i a , P e r u g i a , 1887, 3 7 ) . - D e los retratos de S i x t o V
de R o m a , m e n c i o n a d o p o r B a g l i o n e , y q u e se s e ñ a l a p o r s u e x a g e r a d o realismo,
grabados e n cobre (cf. D r u g u l i n , C a t á l o g o general de retratos, L e i p z . g , 1860,
f u é a p a r a r a l a c a t e d r a l d e T r e j a (provincia de Macerata) p o r d o n a c i ó n del car-
n ú m . 19, 650 s. y P o r t r a i t I n d e x , e d . b y W . Cooüdge L a ñ e a n d N i n a E . B r o w n e ,
denal G r i m a l d i ; u n v a c i a d o de y e s o de e s t a o b r a eminente se h a l l a en el I s t i t u t o
W a s h i n g t o n , 1906, 1348; v . t a m b i é n e l c a t á l o g o e d i t a d o por C. L a n g , de los
M a s s i m o d e R o m a ( v . e l e s c r i t o j u b i l a r de Diego Angeli: Sisto V) y u n a copia,
R i t r a t t i ital. d . R a c c o l t a C i c o g n a r a - M o r b i o , 186) son los mejores los de A m b r o -
desde 1 9 2 2 , e n l a g r a n s a l a de l a B i b l i o t e c a V a t i c a n a . S o b o t k a (en el A n u a r i o
sio B r a m b i l l a (v. T h i e m e , I V , 520) y N i c o l á s de A e l s t ( R o m a , 1590). E n estos
de las c o l e c c i o n e s p r u s i a n a s de arte, X X X I I I , 267 s.) h a sido el primero en p u b l i -
grabados e s t á n t a m b i é n r e p r e s e n t a d a s las m á s i m p o r t a n t e s construcciones del
c a r el b u s t o d e T r e j a y e n d e m o s t r a r que él f o r m a l a c l a v e p a r a el m a g n í f i c o
Papa. - S o b r e el privilegio d a d o p o r S i x t o V al grabador N i c . v . A e l s t v . Hen-
b u s t o de b r o n c e d e S i x t o V q u e h a y e n el a n t i g u o palacio de Berlín; tiénelo p o r
sen, Mededeelingen v a n het N e d e r l . H i s t . I n s t i t u í , R o m a , 1922. Sobre las me-
o b r a d e S e b a s t i á n T o r r i g i a n i . E n e l l u g a r c i t a d o h a y t a m b i é n u n a f o t o t i p i a del
dallas de S i x t o V , v a r i a s de l a s cuales reproducen m u y idealizadas s u s facciones,
busto d e B e r l í n . R i c c i (loco cit.) a t r i b u y e el busto de T r e j a a T i b u r c i o Vergelli.
a d e m á s de l a o b r a d e B o n a n n i , A r m a n d , I , 169, I I , 268, 332, I I I , 333, cf. Mar-
De las e s t a t u a s de Sixto V existen aún, d e s p u é s de haber desaparecido la de
tinori, 38 y F . Pistolesi en A r t e e s t o r i a , X X X , 4 (1911).
Landini, q u e e s t a b a e n el p a l a c i o de los c o n s e r v a d o r e s , u n a e n Grottammare con
la i n s c r i p c i ó n : «Sixto V P . O. M. c i v i munificentissimo» (v. G . S p e r a n z a , G u i d a
(1) L . Priuli, 304 s., G r i t t i , 340 s. y los d a t o s de H ü b n e r , I , 224. S o b r e la
de G r o t t a m m a r e , Ripatransone, 1889). S e g u r a m e n t e es o b r a de T i b u r c i o Ver-
caridad y m u n i f i c e n c i a de S i x t o V t r a t a c o n especial detenimiento Gualteno,
gelli l a e s t a t u a d e b r o n c e d e S i x t o V q u e e s t á en la p l a z a de Camerino (v. M. S a n -
• E p h e m e r i d e s , 1 2 1 s. (Biblioteca Vatio.). Q u e l a supresión de las limosnas de
toni, S i s t o V e l a s u a s t a t u a a Camerino, 1904, 2 , 1905); se halla c o p i a d a en R i c c i ,
Gregorio X I I I p a r a los colegios f u é y a p r o n t o r e v o c a d a , dicelo C. C a p i l u p ^ e n
loco c i t . , 1 6 4 . I b i d . e s t á r e p r o d u c i d a la e s t a t u a de bronce de S i x t o V q u e se l e v a n t a
su »relación de 27 de julio de 1585, Archivo Gonzaga de Mantua. Cf. ibid la re-
d e l a n t e d e l a c a t e d r a l d e Loreto, l a b r a d a e n 1589 por A n t o n i o B e r n a r d i n o Cal-
lación de 19 de a g o s t o de 1585, s e g ú n la c u a l f u e r o n t a m b i é n c o n t i n u a d a s las
c a g n i ( v . P a u r i , l o c o c i t . , 46; cf. M u n t z , I I I , 244). Mejor a ú n se e x p r e s a el c a r á c -
limosnas de Gregorio X I I I e s p e c i a l m e n t e p a r a « u l t r a m o n t a n o y «donne Cipnote»
La gran impetuosidad que imprimía un sello tan individual medio; dice que ni por un lado ni por otro se debía hacer demasiado.
al carácter de Sixto V, estaba en la más estrecha conexión con muchas Quien sabía tratar bien a Sixto, y no l e importunaba con demandas,
buenas cualidades, con su inflexible fuerza de voluntad, su arrebata- podía contar con un buen éxito en l a s negociaciones. La más fácil
dora elocuencia, su incansable anhelo de crear obras grandiosas y manera de hacer que concediese gracias, era no pedírselas. En general
su facilidad en entusiasmarse. mostrábase siempre afable con aquellos en quienes tenía puesta su
En muchas cosas Sixto V nos recuerda a Julio II. Como éste confianza, y violento y duro con los que se le atravesaban en sus
era él en alto grado un soberano absoluto y sin miramientos en intentos (1).
llevar adelante sus fines: un personaje grandemente enérgico, de El orador que había llenado un tiempo a toda Italia con la fama
modo que los contemporáneos pudieron también aplicarle a él la pala- de sus sermones, se delataba en la predilección por largas explica-
bra «Terrible»: el prepotente, grandioso. El meollo de su ser, lo extraor- ciones. Pocos Papas han hablado tanto como él. Semejante a un
dinario de Sixto V estaba en lo ponderado de su pensar y querer. torrente impetuoso fluía de sus labios el discurso, acompañado de
Como se deja entender, no era fácil el trato con un hombre de vivos y significativos gestos y brillantes miradas, en los consistorios,
natural tan impulsivo y al mismo tiempo colérico. Ante todo no se congregaciones y audiencias privadas. Sus discursos en los consis-
debía ofender su dignidad, de la que hacía muchísimo aprecio. Quien torios son majestuosos, enfáticos, solemnes, al paso que en las
en esto faltaba, podía fácilmente perderlo todo. Por eso dice el emba- conversaciones ordinarias sabía ser ingenioso y chispeante; con todo
jador veneciano Lorenzo Priuli, que si el trato con el Papa anterior sus explicaciones eran por lo general demasiado extensas. Por espacio
había sido difícil por su inclinación a negar las peticiones, se hacía de largas horas gustaba de oír relaciones de los diplomáticos, así de
aún mucho más difícil con el actual, pues se le había de tratar con los suyos propios como de los extranjeros, y entablar con ellos dis-
tanta cautela como el vidrio (i). Como era del todo consciente cusiones. Con hombres de talento se engolfaba de buena gana en
de su dignidad y de su valer interior, no admitía fácilmente con- disquisiciones. En ello le era muy de provecho su extraordinaria
sejos. Tan poco efecto producía en él la lisonja como la áspera contra- memoria. Lo que una vez había leído u oído, lo retenía con grandí-
dicción. Por eso el sobredicho diplomático aconseja tomar un camino sima facilidad (2). Así los conocimientos médicos que había adqui-
rido en Siena, le hacían posible hablar también sobre este ramo del
D a c u e n t a a d e m á s de ricas l i m o s n a s de S i s t o V el » A v v i s o de 16 de julio de 1588, saber con sus médicos (3). En sus discursos numerosas citas de la
U r b . , 1056, p . 294, Biblioteca Vatic. C f . t a m b i é n el » D i a r i u m a u d i e n t . c a r d . S . Sagrada Escritura alternaban con ejemplos históricos y recuerdos
Severinae, Archivo secreto pontificio, EU, 18. S o b r e el c u i d a d o del P a p a de
de su vida. En ello se recordará siempre al predicador, que recorrió
p r o c u r a r el c a s a m i e n t o de doncellas p o b r e s v . Galesino, * Anuales, I , 1126 s .
C Biblioteca Vatic.); cf. el n ú m . 38, 4 del apéndice. C u á n generosamente c u i d a b a por espacio de largos años una gran parte de Italia (4). Como cons-
S i x t o V de poner en libertad a los presos por deudas, m u é s t r a l o el » A v v i s o de 7 d e tantemente había trabajado mucho, estaba bien informado de todos
enero de 1587, U r b . , 1055, p . 4- Biblioteca Vatic. Cf. t a m b i é n B u l l . , I X , 104 s.
los negocios eclesiásticos. Como su predecesor era apreciado como
y la b u l a de 5 de abril de 1589, A r m . 44, t . 29, p. i 2 Ó b s., Archivo secreto ponti-
ficio. S e g ú n la » V i t a S i x t i V i p s . m a n u emend. (Archivo secreto pontificio; cf. el canonista, así él lo era como teólogo.
n ú m . 40 del apéndice) dió el P a p a p e r s o n a l m e n t e 6000 e s c u d o s de oro p a r a la
redención de e s c l a v o s . Cf. Moroni, E X I I , 142. V . t a m b i é n * F o n d o di P . S i s t o ,
(1) V . L . P r i u l i , 304 s. C . Capilupi n o t i f i c a el 1 3 de a g o s t o de 1585: »Conobbi
X X X , t r a s l a d a d o del A r c h i v o del c a s t i l l o de S a n Á n g e l al Archivo secreto ponti-
n e l p a p a ardire et vigore et m o s t r a di c o n f i d a r a s s a i in Dio et verso V . A . mostra
ficio; en él e s t á : 1. L i s t a di pregioni liberati d'ordine di N . S . nel natale 1587,
g r a n d i s s i m a b u o n a v o l u n t á , m a é p e r s o n a s e n s i t i v a ne bisogna t o c c a r l a nell'
a s i m i s m o e n l a P a s c u a de 1587 y 1588; 2. Elemosine alli loghi p i i d'ordine di
honore n e c o n t e n d e r seco q u a n d o si o p p o n e a d a l c u n a c o s a . Cf. t a m b i é n la »carta
S i s t o V p o r P a s c u a de 1589 y 1590, e n t o t a l 2040 s c u d i di m o n e t a . Sobre e l ú l t i m o
de C a p i l u p i de 25 de o c t u b r e de 1585; l a s d o s se hallan en el Archivo Gonzaga
consistorio del P a p a de 13 de a g o s t o de 1590, refieren las A c t a consist.: » P r o -
de Mantua.
p o s u i t et fecit legi b u l l a m s u p e r d o t i b u s p a u p e r u m p u e l l a r u m et p a u p e r u m car-
(2) V . Gritti, 340.
c e r a t o r u m . Cod. B a r b . , X X X V I , 5, Biblioteca Vatic.
(3) Cf. la »relación del e m b a j a d o r v e n e c i a n o B a d o e r de 19 de m a y o de 1590,
(1) S i c c o m e del p a p a p a s s a t o p o t e v a m o dire di avere u n p a p a n e g a t i v o , Archivo público de Venecia.
così del presente si p u ò a f f i r m a r e che a b b i a m o u n p a p a vitreo per dire cosi, col (4) V . G . A b a t e , U n ' o m e l i a ined. di S i s t o V , en las Miseell. Francesc.,
q u a l e bisogna s o p r a t u t t o g u a r d a r s i d i non urtare. Priuli, 306 s. X X I I I (1922), 3 s.
U B . PRIMERO, I , S I X T O V
I M P E T U O S I D A D D E S I X T O V . SU P I E D A D
67
Las audiencias con Sixto V no eran ninguna pequeñez aun para
fogosos discursos es muchas veces difícil de decidir hasta qué punto
varones expertos: habían de ir muy bien pertrechados, pues el Papa
salían espontáneamente o eran sólo un ardid de guerra, para des-
sabía lo increíble. Si a pesar de esto se lograba alguna vez ponerle concertar y espantar al adversario (1).
en aprieto, nunca sin embargo perdía su serenidad. Mostrábase
La excitación que con frecuencia se apoderaba de Sixto V,
siempre dispuesto al combate, claro, lógico y prudente.
lanzaba tal fuego, que el oyente era por él casi consumido. Impetuo-
En las numerosas cartas de los diplomáticos, principalmente samente y sin contemplaciones iba en pos de su fin, y sin miramientos
de los representantes de Venecia, que se afanan por reproducir lo manifestaba la verdad. Esto le hacía tan temido de muchos. Fre-
más fielmente posible los discursos, ideas y disposiciones de ánimo cuentemente desenvolvía ideas y programas que ponían asombro.
de Sixto V, se pone ante los ojos del lector con grandísima viveza Pero aunque era rico en planes, calculaba sin embargo con previsión
su persona. Se ve y oye cómo paseándose andando y volviendo, sus medios materiales, antes que se empeñase en alguna cosa (2).
escucha las relaciones de los embajadores, les habla, los reprende Mas lo que tras madura deliberación había resuelto, lo ejecutaba
y censura, pero también les deja ver confidencialmente su política. con energía y firmeza (3). Su curso de formación y desenvolvimiento
Nos familiarizamos con su modo de ser resuelto, enérgico, autori- había traído consigo el que hubiese permanecido extraño a las cues-
tario. Llegamos a saber particularidades que manifiestan que este tiones de la gran política. Por eso había de familiarizarse primero
Papa frecuentemente tan terrible podía también ser afable y poseía con estos asuntos; lo cual consiguió en tan breve tiempo, que cau-
aún mucho de la llana sencillez del hombre del pueblo que con sus saba admiración. Pronto fué también en este terreno un maestro
propias fuerzas se había encumbrado a la más elevada posición que en tanto grado, que se ha juzgado que la prudencia política de este
hay sobre la tierra (i). Pero también conocemos aquí sus flaquezas: Papa criado en el convento había sido más notable que la de muchos
así, cuando con candorosa complacencia en sí mismo alaba sus pro- de sus predecesores, que siempre habían vivido entre nobles y pode-
pios hechos y siempre de nuevo censura los yerros supuestos o reales rosos (4).
de su predecesor, del que se sentía más en oposición de lo que en
F,1 que quiere abarcar enteramente a Sixto V, ha de mencionar
hecho de verdad lo estaba (2); o cuando suelta la rienda a su natural
aún una cualidad que es conciliable con algunas durezas de su impe-
agudeza (3) o se deja llevar de violentos arrebatos de cólera por cosas
tuoso carácter: su profunda piedad interior. Ella era natural, una
pequeñas (4). Como era extraordinariamente vivo, muy sensible e
herencia de su sencilla familia. Sobre este sólido fundamento se había
incapaz de contenerse, se expresaba con frecuencia muy indiscreta
ido formando el incansable predicador, el inquisidor celoso de la fe,
y precipitadamente con las impresiones del momento (5). En sus
el obispo fielmente solícito por su grey, hasta llegar a ser el Cardinalé
(1) V . C h l e d o w s k i , R o m a , I I , 62, el c u a l se r e m i t e a las relaciones de papabile. Elevado a la silla de San Pedro, daba a todos los fieles un
Reszka.
(2) S i x t o V se q u e j a b a especialmente de los m u c h o s g a s t o s de Grego-
brillante ejemplo con la solemne y mesurada compostura y el reco-
rio X I I I ; reprochábale el h a b e r d i s t r i b u i d o s u s dineros sin la d e b i d a distinción gimiento con que asistía a los oficios divinos (5). Aunque padecía
y a g o t a d o el tesoro; v . el * A w i s o de 22 de m a y o de 1585, U r b . , 1053, p . 2 1 7 ,
Biblioteca Vatic., y S a n t o r i , A u t o b i o g r a f í a , X I I I , 167. Su a c e r b a crítica de Gre-
gorio X I I I (cf. s o b r e ella la »relación del e m b a j a d o r veneciano, de r2 de o c t u - ( ! ) Cf. P r i u l i , 307 y H ü b n e r , I I , 188 s „ donde se h a hecho resaltar j u s t a -
bre de 1585, Archivo público de Venecia) c o n d ú j o l e h a s t a a i m p u g n a r su m i s m a mente que el p r o f u n d a m e n t e d i s g u s t a d o Olivares p r e s e n t ó al P a p a de u n m o d o
r e f o r m a del c a l e n d a r i o ( v . Santori, loco c i t . , 194; H ü b n e r , I I , 187). P o r lo d e m á s enteramente equivocado c o m o mudable y falso.
S i x t o V se e x p r e s ó t a m b i é n m u y d u r a m e n t e sobre o t r o s predecesores s u y o s , p o r (2) V . E . P r i u l i , 304.
e j e m p l o , sobre Clemente V I I ; v . S a n t o r i , loco c i t . , 1 7 5 . (3) V . el j u i c i o del secretario de la e m b a j a d a t o s c a n a , V i n t a , en s u rela-
c i ó n de 24 de abril de 1 5 S 5 , e n G a l u z z i , I V , 18. Cf. F u s a i , B . V i n t a 35 s
(3) V . S a n t o r i , loco c i t . , 172.
(4) V . R e u m o n t , I I I , 2, 580.
(4) V . la relación del e m b a j a d o r de E s t e , de 4 de m a y o de 1588, en R i c c i ,
(5) R e p e t i d a s v e c e s h a c e n resaltar esto los » A v v i s i . E l P a p a , se dice e n
Silingardi, I , 45.
u n o de 5 de abril de 1586, a s i s t i ó a t o d o s los oficios c o n grandísima devoción
(5) Sobre la precipitación del P a p a cf. S a n t o r i , loco c i t . , 186 s. y el * A v v i s o
silencio y o r d e n . U r b . , 1054, p . xr8, Biblioteca Vatic. Cf. ibid., 1053, p 5 4 5 b
de 26 de n o v i e m b r e de 1585 (promesa de g r a c i a s que t r a s m e j o r r e f l e x i ó n h a de
25 de diciembre de 1585: E a s s o l e m n i d a d e s de los oficios divinos h a n d u r a d o
retirar), U r b . , 1053, p . 503, Biblioteca Vatic.
t a n t o por c a u s a del P a p a , c h e v a in essi considerato et d e v o t o .
tanto bajo el molesto calor de agosto, acudía puntualmente a las pero ya en los meses siguientes efectuóse una nueva reducción:
fiestas eclesiásticas y exigía lo mismo a los cardenales (i). En la pro- diecinueve palafreneros, numerosos camareros superfluos y otros
cesión de Corpus, yendo a pie y con la cabeza descubierta, llevaba empleados fueron despedidos, y la manutención de los que quedaban,
en sus propias manos con grandísima reverencia el Santísimo Sacra- rebajada (1). En enero de 1586 el Papa al examinar las cuentas
mento (2). Con frecuencia hacía la visita a las siete iglesias de la halló que todavía se gastaba demasiado. Ordenáronse nuevas limi-
Ciudad Eterna, y con ocasión de ella permanecía en larga medita- taciones, otras se anunciaron (2) y en julio y septiembre se pusieron
ción en aquellos santos lugares (3); las reliquias y las imágenes de en ejecución (3). En abril de 1587 se efectuó una nueva rebaja de los
los mártires le conmovían hasta hacerle derramar lágrimas (4). gastos para la mesa y la servidumbre (4). El Papa mismo iba delante
Durante el carnaval se retiraba a su villa (5). Grande era su venera- con su ejemplo. Si había de dar banquetes a personajes eminentes,
ción al Pobre de Asís. En el año 1586 en la fiesta de este santo (4 de eran de extrema sencillez. De sus estancias desterró todo lujo; las
octubre) predicó un sermón a su corte, en el cual causó admiración el alfombras que en invierno no se pueden excusar, habían de ser de
frescor así de su mente como de su cuerpo (6). Desde el otoño de 1587 una clase enteramente ordinaria (5). En enero de 1588 suprimió
se hacía leer todos los viernes las reglas y la vida de San Francisco (7). Sixto V todos los días de vacación usuales hasta entonces para sus
Con toda pompa se presentaba Sixto V en las fiestas eclesiás- empleados de palacio; fundó esta ordenación en que él tampoco se
ticas y solemnidades oficiales (8), y en su palacio en cambio guardaba daba a sí mismo ningún descanso (6).
grandísima sencillez. También en este respecto siguió siendo el rigu-
roso franciscano. En junio de 1585 opinaba Camilo Capilupi, que
Mantua. U n » A v v i s o de i . ° de m a y o de 1585 n o t i f i c a que t o d o s los servidores
los gastos para sostener la corte se habían en extremo limitado (9); del P a p a h a b í a n de llevar s o t a n a , y los c a m a r e r o s recibir sólo 300 escudos a n u a -
les p a r a los gastos e n v e z d e 700. U r b . , 1053, P- 190. Biblioteca Vatic.
(1) E l domingo, n o t i f i c a u n * A w i s o de 1 3 de a g o s t o de 1586, c a p e l l a in (x) Cf. los » A v v i s i de 3, 10 y 13 de j u l i o y de 10 de agosto de 1585, U r b . ,
S. L o r e n z o c o n f o r m e a l a b u l a p o n t i f i c i a con asistencia de S i x t o V y de t o d o s 1053, P- 278, 28o b , 294, 302, 303, 359, Biblioteca Vatic.
los cardenales, benché a s s e d i a t i d a l caldo et coperti della p o l v e r e . U r b . , 1054, (2) V . los » A v v i s i de 29 de enero, x.° y 22 de f e b r e r o de 1586, U r b . , 1054,
p . 345, Biblioteca Vatic. p . 38 b , 4 i b , 69, Biblioteca Vatic. Cf. Ehses-Meister, Relaciones de nunciatura,
(2) V . el " " A v v i s o de 7 de j u n i o de 1586 (el P a p a con incredibile d e v o t i o n e , I , t x i v , n o t a 3, s e g ú n lo c u a l el despensero J u a n B a u t . S a n t o n i o p a r a e l des-
s o d i s f a t t i o n e et a g e v o l e z z a ) , U r b . , 1054, p . 204. Cf. i b i d . , 1056, p . 244> 18 de j u n i o e m p e ñ o de s u s obligaciones sólo recibía m e n s u a l m e n t e 5000 escudos, q u e e n 1586
de 1588: E l P a p a a piedi c o n la t e s t a s c o v e r t a et c o n grandissima d e v o t i o n e et b a j a r o n a 4000, luego a 3000 y m á s t a r d e h a s t a a 2200.
spirito. Biblioteca Vatic. (3) » A c e n t ' a l t r e bocche è s t a t a l e v a t a la spesa a P a l a z z o ( A v v i s o del 9 de
(3) V . G u a l t e r i o , * E p h e m e r i d e s a l 27 de diciembre de 1585, Biblioteca julio de 1586). U n » A v v i s o del 20 de septiembre de 1586 notifica: N o n c u r a il
Victor Manuel de Roma. Cf. el » A v v i s o de 25 de o c t u b r e de 1586, U r b . , 1054, P a p a , che v i g i l a i super g r e g e m q u a n t o p u ò f e d e l m e n t e d'impoverire l a s u a per-
p . 467, Biblioteca Vatic. V . t a m b i é n Galesino, » A n n a l e s , I , 107, Biblioteca Vatic. s o n a di t a n t e c o m m o d i t à et grandezze, che g o v e d e v a n o gli altri suoi predecessori
(cf. el n ú m . 38, 4 del apéndice). per arrichire la sede a p o s t . et m e t t e r l a in t r e m e n d o s t a t o per f r e n o de suoi n e m i c i . . .
(4) V . e l » A v v i s o de 21 de j u n i o de 1589 (el d o m i n g o en la r o t o n d a de S a n riducendo t u t t a v i a per potere ciò f a r e c o n le riforme p a l a t i n e le t a n t e p r o d i g a l i t à
E s t e b a n lloró el P a p a al c o n t e m p l a r las imágenes; v . O r b a a n , A v v i s i , 310) y el i n poche spese et togliendo di n u o v o a se, alla sorella, alli n i p o t i et li suoi i n t i m i
» A v v i s o de 21 de j u l i o de 1589 (ordenó e n S a n A d r i á n el correspondiente encerra- molte c o m m o d i t à et spese et riducendo a 240 quello c h e a t e m p o di Gregorio X I I I
m i e n t o de los h u e s o s de los mártires: n o n si potè di tenerezza continere dalle c o s t a v a alla C a m e r a 800. U r b . , 1054, P- 272, 419, Biblioteca Vatic.
lacrime et così nel f a r e oratione alla i m m a g i n e della glor. vergine). U r b . , 1057, (4) V . la » c a r t a de Sporeno al a r c h i d u q u e F e r n a n d o , de 25 de abril de 1587,
p. 364, 433, Biblioteca Vatic. Archivo del Gobierno provincial de Innsbruck. Otras economías menciona el
(5) V . l a »relación de Atilio Malegnani de 4 de febrero de 1587, Archivo » A v v i s o de 4 de marzo de 1587: L e p r o v i s i o n i e stipendii, che la Camera sbor-
Gonzaga de Mantua. s a v a i n Campidoglio a certi d i q u e s t o popolo d e s t i n a t i alla g u a r d i a della colonna
(6) V . e l » A v v i s o de 8 de o c t u b r e de 1586; U r b . , 1055. P- 379, Biblio- T r a i a n a , a l l a c u s t o d i a de muri di R o m a , intorno a l l a f o n t a n a di T r e v i , alla let-
teca Vatic. t u r a di T i t o L i v i o et sopra il carico d'altre cose simili sono s t a t i l e v a t i indifferen-
(7) A v v i s o de 5 de septiembre de 1587. ed. O r b a a n , 300. t e m e n t e t u t t i . U r b . , 1055, P- 77, Biblioteca Vatic.
(8) E s t e le dirigió p o r ello u n reproche sin r a z ó n (v. H ü b n e r , I , 415), pues (5) V . »Galesino, 42 s.: De t e m p e r a n t i a , parsimonia et f r u g a l i t a t e S i x t i V ,
t a m b i é n a q u í g u a r d a b a S i x t o V su p a r s i m o n i a , c o m o se mostró y a e n su coro- Biblioteca Vatic.
nación; v . S a n t o l i , A u t o b i o g r a f í a , X I I I , 165. (6) V . el » A v v i s o de 27 de enero de 1588, U r b . , 1056, p . 35, Biblioteca
(9) V . la » c a r t a de Capilupi de 1 9 de j u n i o de 1585, Archivo Gonzaga de Vaticana.
M B . P R I M E R O , I , SIXTO V
ACTIVIDAD D E SIXTO V

Una mirada a la manera de vivir del Papa muestra cuán justi- Esta infatigable actividad como la impetuosidad de su tempe-
ficada era esta observación.
ramento hacían temer a muchos, que se gastaría antes de tiempo.
Sixto V solía levantarse muy temprano. Después de la santa Tampoco el mismo Papa creía que se le concedería un largo ponti-
misa gustaba de despachar los negocios más urgentes, paseándose ficado (1). Tanto más se tenía por obligado a aprovechar su tiempo
por espacio de dos horas en el Belvedere, andando y volviendo. Denota bien los pocos miramientos que tenía consigo mismo, lo
Comía a las doce y media y cenaba muy tarde (i). Para su mesa no mucho que exigía a su fuerte naturaleza. Después que había traba-
debía gastarse sino muy poco, no más de cinco giulios diarios (2). jado con la mayor intensidad todo el día, no solamente limitaba
En la elección de los manjares tenía cuenta con que fuesen sólo su sueño a muy pocas horas, sino también al anochecer se paseaba
ordinarios y se sirviesen pocos platos. Hacía una excepción en la aún largo tiempo en los corredores del Vaticano, sin cuidarse de que
preferencia de buenos vinos, con los cuales quería mantener en vigor con esto se exponía a la malaria (2). Sólo una concesión hacía a su
sus fuerzas. Bebía y comía muy de prisa (3). Como los médicos le salud: por el verano iba regularmente a residir en su villa o en el
prohibieron en 1587 dormir la siesta después de comer, en adelante nuevo palacio del Quirinal. Esto estaba relacionado con lo mal que
permanecía largo tiempo de sobremesa engolfado en muy animada le probaba el gran calor del verano romano. Como era de naturaleza
conversación con las personas que le rodeaban más de cerca; también muy sensible, padecía mucho de falta de sueño mayormente en esta
en estas horas se hacía leer documentos y libros (4). A los negocios pro- estación (3). Prescindiendo de esto, casi durante todo su pontificado
piamente tales era dedicado todo el tiempo restante hasta el anoche- fué notable su buen estado de salud. Para médicos suyos eligió a
cer. El despacho de los mismos, en que era incansable, parecíale un algunos facultativos de la Marca. Uno de éstos, Durante, compuso
gozo; dábase a ellos enteramente y tenia cuenta con todo, aun lo más un libro sobre la salud, que dedicó a la hermana del Papa, Camila (4).
pequeño (5). Nunca se le veía ocioso. Siempre estaba en grandísima Un acceso de fiebre que acometió a Sixto V en noviembre de 1586,
actividad; hasta durante los paseos en su jardín otorgaba audiencias pasó rápidamente (5). Los embajadores no se cansan de notificar
o daba órdenes (6). Para las audiencias el tiempo más favorable eran la salud y robustez del Papa, que solía andar tan aprisa que los car-
las horas de después de comer (7). Por la noche trabajaba el Papa denales viejos no le podían seguir (6).
todavía largo tiempo, pues no se concedía sino muy poco sueño (8).
(1) V . E- P r i u l i , 3 1 1 s.
(2) V . el A v v i s o de 22 de m a y o de X585, e d . O r b a a n , A v v i s i , 283. Cf. el
(r) » E l l a Ueva a b u o n h o r a e t d o p o l a messa p a s e g g i a due hore in B e l v e - • A v v i s o de 8 de j u n i o de 1585: E l P a p a t o d a s las t a r d e s al anochecer v a aUa
dere negotiando et alle 12 »/, hore d e s i n a et alle 22 al più c e n a . M a n g i a con g u s t o f o n t a n a di Giulio I I I , a pesar de q u e s t a n z a et sito son c a t t i v i s s i m i . U r b . , 1053,
et beve benissimo. E . O l i v a e n 1 6 d e j u l i o de 1586, Archivo Gonzaga de Mantua. p . 243 b , Biblioteca Vatic.
(2) V . el * A v v i s o de 1 5 d e m a r z o de 1586, U r b . , 1054, p. 94, Biblioteca
(3) V . l a »relación de S p o r e n o de 26 de j u l i o de 1586, Archivo del Gobierno
Vatic. Cf. O r b a a n , D o c u m e n t i , 425. S e g ú n esto por t a n t o h a y que corregir cierta-
Provincial de Innsbruck. Cf. la » c a r t a de O l i v a , de 23 de j u l i o de 1586 y la » c a r t a
m e n t e a Gritti, 340. Cf. E- Oliger, S i x t u s V et e j u s c o q u u s Ferrariensis, en e l
de A . Malegnani de 5 de a g o s t o de 1587, Archivo Gonzaga de Mantua. V . el núme-
A r c h . F r a n c i s c . hist., I , 469 s . U n giulio es i g u a l a diez sueldos.
ro 16 del apéndice. U n » A v v i s o de 8 de m a y o de 1585 notifica: D a P a l a z z o si sono
(3) Cicarella, V i t a S i x t i V . a l l o n t a n a t i e gaUi e cani et i t a m b u r r i della guardia per n o n interrompere c o n
(4) V . el A v v i s o de 22 de j u l i o de 1587, e d . O r b a a n , A v v i s i , 299. stridi et strepidi tali q u e l l a p o c a quiete del sonno, che piglia il P a p a con m o l t a
(5) * N . S. è così diligente n e l s u o c a r i c o pastorale che vuole intendere, dis- d i f f i c o l t à . U r b . , X053, p . 200, Biblioteca Vatic.
ponere et ordinare fino alle m i n u t i e . A v v i s o de T2 de octubre de 1588, U r b . , ro56,
(4) D u r a n t e menciona el primer t a b a c o q u e S a n t a Croce t r a j o consigo de
p. 467, Biblioteca Vatic.
P o r t u g a l a R o m a ; v . O r b a a n , S i x t i n e R o m e , i n s.
(6) V . el * A v v i s o de 1 1 de j u n i o de 1586, U r b . , 1054, P- 213. E n u n • A v - (5) V . la »relación de A . Malegnani (Archivo Gonzaga de Mantua), la
v i s o de 14 de octubre de 1587 ( U r b . , ro55, p . 38g b ) se dice: I l Pontefice sollecito relación del e m b a j a d o r veneciano (Archivo público de Venecia), q u e se halla
s u p e r g r e g e m non solo si r e n d e i n d e f e s s o in t u t t e le f a t t i o n i ordinarie, m a a n c o t r a d u c i d a al a l e m á n e n H ü b n e r , I I , 492 s . , y el » A v v i s o de 8 de n o v i e m b r e de X586,
dispensa quel poco di t e m p o , c h e d o v r i a pigliare di ricreatione, q u a n d o esce f u o r i U r b . , 1054, p- 48r, Biblioteca Vatic. Cf. l a »relación de Sporeno de 16 de noviem-
in a u d i e n z e et negotii c o n t i n u i . Biblioteca Vatic. bre de X586, Archivo del Gobierno provincial de Innsbruck.
(7) V . la »relación de C a p i l u p i de 8 de febrero de 1586, Archivo Gonzaga (6) P a r a 1585 v . las »relaciones de Sporeno, de 1 7 , 24 y 28 de a g o s t o ,
de Mantua. de 7 y X4 de s e p t i e m b r e , de 5 de octubre, 30 de n o v i e m b r e y 21 de diciembre,
(8) V . Cicarella, loco cit. Archivo del Gobierno provincial de Innsbruck. Cf. los » A v v i s i de 24 de abril y
Esta fuerte salud hizo posible a Sixto V tener en su mano todos La actividad de Rusticucci era más nominal que efectiva (i),
pues todos los negocios importantes los despachaba Sixto V perso-
los negocios importantes, como correspondía a su carácter de sobe-
nalmente. Por eso era tanto más importante el puesto de Secretario
rano absoluto. No quería ser ningún testaferro, como dijo una vez,
íntimo, que el Papa confirió a un varón que durante el tiempo de su
sino decidirlo todo por sí mismo (i). Por más comunicativo que fuese,
cardenalato había sido su secretario particular y cuyos servicios
a nadie enteraba de sus secretos (2). Súbitamente daba a conocer
había experimentado. Era éste Decio Azzolini, que procedía asi-
sus resoluciones, e inexorablemente las ponía en ejecución (3). Con
mismo de la Marca. Sixto V quería mucho a este fiel servidor (2);
él, juzga Juan Gritti, casi nadie tenía voto consultivo, cuánto menos
ya en diciembre de 1585 le admitió en el Sacro Colegio (3). Aun
decisivo (4).
siendo cardenal permaneció Azzolini en su puesto anterior, pero el
El despacho de los negocios extranjeros confiólo Sixto V luego
cuidado de los trabajos de oficina pasó ahora a Antonio María Gra-
después de su elección al cardenal Jerónimo Rusticucci, que y a
ziani, obispo de Amelia. Éste había aprendido la diplomacia estando
había ocupado este puesto en tiempo de San Pío V, e igualmente
al servicio del insigne cardenal Commendone, cuyo secretario había
había caído en desgracia de Gregorio X I I I . E l nepote de San Pío V,
sido y cuyo biógrafo fué más tarde (4).
cardenal Bonelli, fué cabeza de la Consulta, que tenía a su cargo la
dirección de los negocios de los Estados pontificios (5). El nombramiento de Rusticucci y Bonelli fué motivado por el
22 de junio, U r b . , 1053, p . i 7 8 b , 259, Biblioteca Vatic. P a r a 1586 v . l a s »rela-
sentimiento de gratitud del Papa para con su antiguo bienhechor
ciones de S p o r e n o de 2, 4 y 18 de enero, i . ° de febrero, 15 de m a r z o , 3, 1 7 y 31 San Pío V. Pero se relacionaba también con la imposibilidad de con-
d e . m a y o , 21 de junio, 26 de julio, 27 de s e p t i e m b r e y 29 de n o v i e m b r e , loco c i t . ; fiar al punto a su nepote Alejandro Damasceni, que sólo contaba
los » A v v i s i de 28 de m a y o y 8 de o c t u b r e de 1586, U r b . , 1054, p . 198, 1055,
p . 3 7 9 b , Biblioteca Vatic. y l a » c a r t a de O l i v a , de 16 de j u n i o de 1586, Archivo
quince años, la dirección de los negocios (5). L a edad juvenil no
Gonzaga de Mantua. P a r a 1587 v . l a s »relaciones de Sporeno, de 14 y 21 de m a r z o , impidió ciertamente que Sixto V el 13 de mayo de 1585 concediese
de 18 y 25 de a b r i l . d e 27 de junio, de 4, n y 25 de j u l i o , l o c o c i t . Cf. en e l n ú m . 28 a su resobrino la sagrada púrpura y juntamente su nombre y su
del apéndice l a »relación de Malegnani, de 20 de j u n i o de 1587, Archivo Gonzaga
de Mantua, y e l » A v v i s o de 21 de o c t u b r e de 1 5 8 7 , U r b . , 1055, Biblioteca Vatic.
escudo (6). Cuéntase que el cardenal Farnesio había propuesto este
1
P a r a 1588 v . l o s » A v v i s i de 20 de abril y 18 de junio, U r b . , 1056, p . 149, 244,
loco c i t . (cf. el n ú m . 18 del apéndice), y la » c a r t a de S p o r e n o de 14 de m a y o , loco (1) Cf. H i n o j o s a , 333. S e g ú n el » A v v i s o de 18 de febrero de 1587 R u s t i -
cit. E l dia de P a s c u a de 1589 c a n t ó S i x t o V c o n v o z v i g o r o s a la m i s a solemne, c u c c i pidió y a entonces, a u n q u e inútilmente, s u dimisión. U r b . , 1055, p. 56,
y e n s e p t i e m b r e f u é en u n a procesión a S a n t i a g o de l o s E s p a ñ o l e s ; v . e l » A v v i s o Biblioteca Vatic.
de 6 de abril, U r b . , 1057, p . 178, Biblioteca Vatic.; cf. i b i d . , 235 el » A v v i s o d e (2) V . el » A v v i s o de 22 de j u n i o de 1585, U r b . , 1053, p . 257. Biblio-
29 de abril. P o r otoño v i s i t ó los t r a b a j o s q u e se e f e c t u a b a n e n las L a g u n a s P o n - teca Vatic.
t i n a s (v. a b a j o , c a p . I I ) . Q u e allí c o n t r a j o la fiebre, lo niega Moroni (LXVII, (3) Cf. l a característica escritura de n o m b r a m i e n t o en Ciaconio, I V , 158 s.
107); R e u m o n t ( I I I , 2, 588) lo tiene f a l s a m e n t e p o r probable, p u e s no se d a t a n (4) V . R i c h a r d en la R e v u e d ' h i s t . ecclés., X I , 528; E h s e s , I I , 523. A z z o -
larga incubación. lini estaba m a l con la f a m i l i a de S i x t o V ; cf. Grottanelli, F r a G e r e m i a , 84 s.
(1) V . e l » A v v i s o de 10 de a g o s t o de 1585, U r b . , 1053, p . 364, Biblioteca E n los M s s . E g e r t o n 1079, 1080, 1081 del Museo Británico de Londres se hallan
Vatic. Cf. l a relación de V i n t a de 24 de abril de 1585 en F u s a i , B . V i n t a , 35 s . varios »escritos de los q u e dejó al morir Azzolini. Los papeles de Graziani
(2) V . el » A v v i s o de 7 de junio de 1589, U r b . , 1057, p . 332, Biblioteca e s t á n en el A r c h i v o Graziani d e C i t t à di Castello; cf. el c a t á l o g o de P . Berti
Vatic. Cf. el juicio de Sporeno s o b r e l a p e r s o n a l i d a d del l e g a d o d e s t i n a d o p a r a (Firenze, 1863) y Mazzatinti, Gli archivi d'Italia, IV, Rocca di Casciano,
Polonia en su »relación de 14 de m a y o de 1588, Archivo del Gobierno provincial 1904, 6-31.
de Innsbruck. (5) V . Ciaconio, I V , 147; H ü b n e r , I , 264. Q u e m u y p r o n t o se m e d i t ó el
(3) Cf. l a relación de los e m b a j a d o r e s de L u c a en los S t u d i e docum., i n t e n t o de g o b e r n a r c o n el nepote, se saca d e l hecho de q u e S i x t o V pidió c o n
X X I I , 194. S o b r e el n o m b r a m i e n t o de A l a n o p a r a c a r d e n a l dice A . Malegnani: i n s t a n c i a a Farnesio que le informase, come egli g i o v i n e t t o si g o v e r n a v a a t e m p o
»et q u e s t o f u talmente all'improviso che nissuno lo seppe se n o n il c a r d . C a r a f a . d i P a o l o I I I s u zio circa a l h speditioni et dispositioni di t a n t e et t a n t e altre cose.
R e l a c i ó n de 8 de agosto de 1587, Archivo Gonzaga de Mantua. » A v v i s o de 22 de j u n i o de 1585, U r b . , 1053, p . 257, Biblioteca Vatic. Cf. a d e m á s
(4) V . R a n k e , I 8 , 301. l a »relación de C. C a p i l u p i , de 25 de j u n i o de 1585, sobre la r e s p u e s t a de F a r -
(5) Cf. los » A v v i s i de 24 de abril, 8 de m a y o y 22 de j u n i o de 1585, U r b . , nesio, quien d i j o que t e n i a por m a e s t r o s s u y o s a Marcelo Cervini, Sadoleto y
1053. P- i 7 8 b , 199, 259. » H a destinato s u b i t o le s t a n z e di S . Sisto al c a r d . A l e s - M a f f e i . Archivo Gonzaga de Mantua.
s a n d r i n o , se dice en el primero de estos A v v i s i , dipoi d a t o il l u o g o di C o m o a (6) V . G u l i k - E u b e l , I I I , 55 s.; R a t t i , I I , 359 s. U n h e r m o s o r e t r a t o del
R u s t i c u c c i . Biblioteca Vatic. Cf. Ehses-Meister, Relaciones de n u n c i a t u r a , I , 7 9 . c a r d e n a l M o n t a l t o , p i n t a d o por E s c i p i ó n P u l z o n e e n 1588, se h a l l a e n l a Galería
I N D E P E N D E N C I A D E SIXTO V
nombramiento, que recordaba el suyo propio hecho por Paulo III M 75

Pero es cierto que tampoco faltó quien se opusiese a un proceder elevado a cardenal por su tío, ya a fines de 1585 (1) cayó en com-
que había de parecer peligroso. El cardenal Santori dice en sus memo- pleta desgracia (2). Sixto V a pesar de su impetuosidad guardó en
rias, que, aunque había la mala costumbre de que los Papas nom- ello la forma exterior, pues no quería ofender la memoria de San
brasen cardenales a sus sobrinos, por más jóvenes que éstos fuesen Pío V por él tan venerado: en enero de 1586 exoneróse de su cargo al
con todo no se había debido esperar semejante cosa de un Papá cardenal Bonelli por motivos de salud y confióse a Alejandro Peretti
que había sido franciscano, y que por eso también el cardenal Carafa su sustitución en la Consulta (3). Juntóse a esto una división de los
se había mantenido alejado del consistorio (2). negocios entre Peretti, Rusticucci y Azzolini (4).
Este estado transitorio no duró mucho tiempo. A principios del
Afortunadamente Alejandro Peretti, llamado ahora general-
año 1587 Sixto V efectuó ima completa reorganización. Rusticucci,
mente el cardenal de Montalto, correspondió en todos respectos
que desde el principio había sido tan malquisto de los españoles,
a las esperanzas que su tío puso en él. Bajo la guarda del insigne
como Bonelli de los franceses (5), se retiró, y la Consulta fué supri-
Angel Papio, se desenvolvió muy satisfactoriamente (3). En julio
mida (6). El Papa en adelante gobernó enteramente solo con los
de 1585 entró en la Consulta para tomar conocimiento de los nego-
cardenales Montalto y Azzolini. Con todo, éste murió ya el 9 de
cios de Estado (4). Mostróse pronto tan aplicado como prudente.
octubre de 1587 con grandísimo dolor de Sixto V (7). El secretario
Pnuli juzga en 1586, que el nepote hablaba poco, pero tenía buena
de Azzolini, Antonio María Graziani, pasó ahora a serlo de Mon-
cabeza y era cada día más la alegría del Papa (5). Peretti debía ser
talto. Éste a fines de 1587 llamó a la secretaría de Estado a un dis-
con el tiempo uno de los miembros más sobresalientes del Sacro
cípulo de Commendone, Juan Andrés Caligari, obispo de Bertinoro,
Colegio (6).
que en tiempo de Gregorio X I I I había ejercido la nunciatura de
Mientras el modesto y dócil Rusticucci se afirmaba en el favor
del Papa, el presuntuoso Bonelli, que pensaba dominar a Sixto
(1) N o al p u n t o , c o m o Herre (367) o p i n a . T o d a v í a el 1 7 de a g o s t o de 1585
» n o t i f i c a C . C a p i l u p i q u e Bonelli g o z a b a del m i s m o aprecio que a n t e s . Archivo
Corsini de R o m a . Sobre el b u s t o l a b r a d o por A l g a r d i v . el A n u a r i o de las Colec-
ciones p r u s i a n a s de arte, X E I V (X923), 120 s. Gonzaga de Mantua. Cf. t a m b i é n S t u d i e d o c u m . , X X I I , 192.
(2) D u r ó p o r e s p a c i o de t o d o e l reinado de S i x t o V ; v . Santori, A u t o b i o -
(1) V . el » A v v i s o de 15 de m a y o de r 5 8 5 , U r b . , 1053, p . 207, BibUo-
g r a f í a , X I I I , 178, 192.
teca l'atte.
(2) Santori, Autobiografía, X I I I , 165. (3) Cf. e l » A v v i s o d e 8 de enero de X586, U r b . , 1054, P- 8, Biblioteca Vatic.,
y P r i u l i , 3x3.
(3) Cf. » V i t a S i x t i V i p s . manu e m e n d . , Archivo secreto pontificio
(4) » A v v i s o de 10 de j u l i o de 1585, U r b . , 1053, p . 2 9 4 b , Biblioteca Vatic. (4) V . el » A v v i s o de 29 de enero de 1586, U r b . , 1054, P- 38, Biblioteca
Vatic.
E l b r e v e al c a r d . M o n t a l t o con la f a c o l t à di intromettersi ne negotii lo menciona
C. Capilupi en su »relación de 10 de j u l i o de 1585, Archivo Gonzaga de Mantua. (5) Y a en 25 de j u n i o de 1585 h a b í a »C. Capilupi v i s t o venir q u e los nego-
(5) P r i u l i , 312. Cf. T e m p e s t i , I I , 373. cios de E s t a d o se c o n f i a r í a n a P e r e t t i , t a n t o più che v e g g e n d o ella [Sixto V ]
che signori S p a g n u o l i m a l volentieri c o m m e t t o n o li secreti loro al c a r d . R u s t i -
(6) a . Ciaconio, I V , r 4 7 s . ; B a r o z z i - B e r c h e t , R e l a z . d. a m b . Veneti I I I
c u c c i et signori F r a n c e s i al c a r d . Alessandrino, pare che S. S s i a in necessità di
1, V e n e z i a , 1877, 1 2 1 ; Siri, Memorie, V , 507 s.; B e n t i v o g l i o , Memorie, 86 s'. L a s
t r o v a r persone che h a b b i n o sola d e p e n d e n z a da lei et che siano confidenti a t u t t e
«Instrucciones» de S i x t o V a su sobrino son apócrifas, c o m o y a lo h a n hecho
le p a r t i volendo e l l a essere p i ù u n i v e r s a l e di t u t t i . Archivo Gonzaga de Mantua.
notar R e u m o n t ( H o j a literaria de B o n a , 1869, 618, nota) v Maurenbrecher (Re-
(6) a . e n l o s n ú m s . 11 y 12 del a p é n d i c e las »relaciones de A . Malegnani
v i s t a H i s t . , X X V I I I , 184) c o n t r a H ü b n e r ( I I , 74). C a u s a m a r a v i l l a que t a n t o
de 1 7 y 24 de enero de X587, Archivo Gonzaga de Mantua. V . t a m b i é n Gritti,
G o b b i o (Dipi, pontif., 252) c o m o Herre (369) m a n t e n g a n a ú n su a u t e n t i c i d a d
240 y Schweizer, R e l a c i o n e s de n u n c i a t u r a , I I , 184.
L a primera mención de estos A v v e r t i m e n t i la hallo en el » A v v i s o de 6 de f e b r e r o
de 1588 (Va in v o l t a u n a scrittura i n t i t o l a t a etc.), U r b . , 1056, p. 50, Biblioteca (7) G u a l t e r i o (»Ephemerides, X48 b ) escribe a la muerte de Azzolini, que
Vahe. Copiáronse m u c h a s veces (Berlín, B i b l . , I n f o r m . p o l i t . , X I I , 29 s • Bolo- é s t a h a b í a acaecido incredibili Pontificis dolore, q u i n o n s o l u m a b ipso a u c t u s
nia, Biblioteca de la u n i v e r s i d a d , Cód. 2324; Florencia, A r c h i v o público,' Carte c a r d i n a l i s q u e c r e a t u s e r a t , sed eius prestanUssimis d o t i b u s t a m q u a m filius dili-
g e b a t u r . I d q u o d e x eo p o t i s s i m u m i n t e l e c t u m est, q u o d eius a u d i t a morte lacri-
S t r o z z . , I I , 765; Karlsruhe, B i b l . f v . Holder, I I I , 13]; Milán, Bibl. A m b r o s . ,
m a s continere n o n p o t u i t , a t q u e adeo eius c a d a v e r a d S . M a r i a m Mai. honori-
S. 91; Oxford, Bodleian L i b r a r y ; París, B i b l . nacional, Ms. i t a l . , 196 [St Ger-
f i c e n t i s s i m e afferri s u a i m p e n s a v o l u i t . U r b s u n i v e r s a cardinalis et i u v e n i s et
mani]; Roma, A r c h i v o S . Croce) y t a m b i é n se imprimieron (en P h . Honorii The-
p r u d e n t i s s i m i et h u m a n i s s i m i et s u m m e c x p e c t a t i o n i s i m m a t u r a m mortem s u m -
s a u r u s p o l i t . , I , 351 s.).
mo dolore m i s e r a t a est.
Polonia (i). Sixto resarció a Rusticucci, concediéndole el vicariato Después del nombramiento de Alejandro Peretti se hubiera
general en diciembre de 1587 a la muerte del insigne Savelli, lleno podido creer que se introduciría de nuevo un indebido nepotismo.
de celo de las almas (2). También de otras maneras mostró Sixto V Pero afortunadamente no fué así. Por más aficionado que estuviese
gratitud a sus fieles servidores: aunque se expuso a vehementes Sixto V al cardenal Montalto (i), éste con todo no tenía ningún influjo
reproches, sin embargo adornó a varios de ellos con la púrpura (3). determinante en los negocios de gobierno (2). Los numerosos parien-
tes lejanos que acudieron al punto a Roma, fueron recibidos y tra-
De los nuevos cardenales, fuera de Montalto y Azzolini, todavía
tados con mucha afabilidad, pero no llegó a más la atención que se
otros dos gozaron de la especial confianza del Padre Santo: Pinelli
tuvo con ellos (3). Sólo de su hermana Camila, dos años mayor que él,
y Aldobrandini. Éstos vivían en el Vaticano, de modo que Sixto V
y de los hijos de la hija de ésta, María Damasceni, cuidó Sixto V
fácilmente podía tratar con ellos de los negocios corrientes (4). Para
aun siendo Papa, al principio todavía muy parcamente, pero luego
las negociaciones con los diplomáticos se servía el Papa algunas
con mucha largueza, aunque no a costa del Estado (4). Como habi-
veces de los cardenales Santori, Gesualdo y Aragón, pues para ello
tación asignóse a Camila el palacio situado junto a la iglesia de los
era aún el nepote demasiado joven. Por lo demás, semejantes encar-
Santos Apóstoles (5).
gos no se daban con demasiada frecuencia: casi durante todo su
reinado Sixto V negoció personalmente con los embajadores. Los Sixto V amaba muy de corazón a su hermana; apreciaba singu-
representantes de las potencias principales eran recibidos por él una larmente su gran piedad, que comparaba con la de Santa Mónica.
vez a la semana; sus audiencias duraban con frecuencia varias horas, A su oración atribuía su elevación al pontificado. Camila recibió
porque el Papa gustaba de espaciarse en extensas y circunstanciadas también una pequeña corte propia, en cuya disposición exhortóla
explicaciones. Tanto más callado era su joven nepote, el cual al mismo Sixto a acordarse siempre de su humilde origen, a no dar escándalo
tiempo con una aplicación rara en su edad y con su modesto comedi- con un lujo exagerado y a no mezclarse en modo alguno en los nego-
miento se mostraba digno del amor que le tenía su tío (5). cios de Estado. Camila, a quien el Papa dió más tarde numerosas
propiedades y su viña (6), siguió estos consejos, mientras vivió su
(1) V . la c a r t a de M o n t a l t o a Caligari de 9 de diciembre de 1587, e n S c e l t a hermano. Las posesiones, de que éste le hizo donación en abundancia,
di curios, lett., C X C V I I I , 232 s. Cf. R i c h a r d , loco cit.; E h s e s , Relaciones de supo administrarlas muy bien (7). Como veía frecuentemente al
nunciatura, I I , r x , 523; S c h w e i z e r , R e l a c i o n e s de n u n c i a t u r a , I I , 184; Reichen-
Papa, los diplomáticos se afanaban por obtener su favor (8). Pero
berger, Relaciones de n u n c i a t u r a , I , 458; M o n u m . Poloniae V a t i c . I V , Craco-
viae, 1915, x x x v i . A n t o n i o B o c c a p a d u l i f u é secretario p a r a las c a r t a s a los prín-
cipes desde 1585 h a s t a 1588, y desde 1589 Marcelo V e s t r i o B a r b i a n o ( A r m . 44, (1) Cf. la »relación de Sporeno, de 11 de j u n i o de 1 5 8 7 , Archivo del Go-
t . 29 y 30, Archivo secreto pontificio). Sobre a m b o s secretarios cf. B a u m g a r t e n , bierno provincial de Innsbruck. L a s r e n t a s a n u a l e s de M o n t a l t o s u b í a n según
V u l g a t a S i x t i n a , 95, 1 1 6 . E l n o m b r e de los d e m á s secretarios s e g ú n el registro Cicarella (Vita S i x t i V) a 100 000 escudos cabales.
de 1587 puede verse en las C o m u n i c a c i o n e s del I n s t i t u t o A u s t r . , X I V , 586. Sobre (2) V . B e n t i v o g l i o , Memorie, 90.
los breves de S i x t o V v . W i r z , x x v i . L a b u l a concerniente a la r e f o r m a t i o o f f i c i i (3) V . los » A v v i s i de 18 de m a y o y 23 de n o v i e m b r e de 1587, U r b . , 1053,
secretarii domestici, de i . ° de abril de 1586, se halla en el B u l l . , V I I I , 685 s. Q u e p. 2 i i b , 5oo b , Biblioteca Vatic. L o que m e j o r orienta sobre los parientes l e j a n o s
desde S i x t o V el c a r g o de r e d a c t a r las b u l a s e r a a d m i n i s t r a d o p o r u n prelado, es la relación q u e h a y en los S t u d i e d o c u m . , X X I I , 194 s- -
q u e las hacía sellar por u n s u s t i t u t o , se saca de B a u m g a r t e n , A u s K a n z l e i u n d (4) V . Priuli, 305, 312-
K a m m e r , F r i b u r g o , 1907, 104, 150. » L e t t e r e scritte a n o m e di S i s t o V per il (5) F u é a v i v i r allí a principios de j u ü o de 1585; v . el * A w i s o de 3 de
c a r d . Peretti di M o n t a l t o d a l s u o segretario Msgr. G . A . Caligari, 1588-1590, julio de 1585, U r b . , 1053, p . 200 (cf. 1055, p . 120), Biblioteca Vatic.
e n Borghese, I I , 495, Archivo secreto pontificio. Sobre el secretario de la c i f r a (6) V . R a t t i , I I , 351 s.; Massimo, V i l l a Montalto, 150 s., 253 s-> 255 s.
J u a n B a u t i s t a A r g e n t i v . Meister, Criptografía, 51, 55 s. Sobre la c o m p r a de «casali» con dineros d a d o s p o r el P a p a v . las »relaciones de
(2) V . Moroni, C I X , 94. A . Malegnani, de 24 de j u n i o y 25 de julio de 1587, Archivo Gonzaga de Mantua.
(3) V . la 2. a p a r t e de * S i x t u s V P . M . , Archivo secreto pontificio. Cf. t a m - (7) V . H ü b n e r , I I , 144. S o b r e la p i e d a d de Camila v . Priuli, 312 y la Rela-
bién a b a j o , c a p . I I I . ción de los e m b a j a d o r e s l u q u e s e s en los S t u d i e d o c u m . , X X I I , 192. E n la
(4) V . Priuli, 313 s. Cf. Moroni, X I X , 135. A l principio se creía q u e el iglesia de S a n t a S u s a n a de R o m a f u n d ó a la i z q u i e r d a la Capilla de S a n L o r e n z o ;
cardenal A l b a n i sería el q u e g o z a r í a d e m á s crédito c o n S i x t o V ; v . la * c a r t a cf. Moroni, L X V I I , n o ; A r c h . R o m . , I I , 232. G . de Minicis t r a t a en s u s Monu-
de C. Capilupi, de i . ° de m a y o de 1585, Archivo Gonzaga de Mantua. m e n t i di F e r m o (sin año) de u n a medalla de Camila Peretti.
(5) V . H ü b n e r , I I , 69 s. a . R a t t i , I I , 351. (8) V . H ü b n e r , I I , 145. V e n e c i a n o m b r ó nobles a l o s d o s nepotes; v . l a
7 8 UB. P R I M E R O , I, S I X T O V U N I Ó N D E EOS P E R E T T I CON EOS ORSINI Y COLONNA
79
hubieron de experimentar que Sixto no otorgaba a su hermana También vió Sixto V todavía el casamiento de sus resobrinas
ningún influjo en negocios de importancia (i); no hablaba con ella Flavia y Orsina. Ambas eran muy hermosas y al igual que su madre
de tales cosas, sino sólo de asuntos de familia. con facilidad aprendieron a tener el trato del mundo aristocrático (1).
Cuán tiernamente amaba Sixto V a sus resobrinos (2), no sola- Así probablemente habría tenido buen éxito el plan de casar a una
mente lo mostró la elevación de Alejandro a cardenal y su dotación de las sobrinas pontificias con Ranuccio Farnesio, príncipe here-
con beneficios (3); también al hermano de éste, Miguel, en quien dero de Panna, si no lo hubiese impedido Felipe II (2). Las negociacio-
estribaba la continuación de la familia, concedió Sixto V su favor nes por eso entabladas con las dos familias más principales de Roma
de una manera muy amplia. Aunque Miguel en 1585 sólo tenia ocho llegaron a su término a principios del año 1589. Flavia Peretti con-
años de edad, recibió el título de capitán general de la guardia per- trajo matrimonio primeramente por procurador con Virginio Orsini,
sonal del Papa y gobernador del Borgo, y más tarde otros cargos duque de Bracciano, hijo de Pablo Jordán (3), y Orsina Peretti con
honoríficos y posesiones. Camila le instituyó su heredero universal. Marco Antonio Colonna, gran condestable del reino de Nápoles,
A los once años fué casado luego con Margarita della Somaglia, muy sobrino del Colonna del mismo nombre, célebre desde la batalla de
rica milanesa (4). Lepanto. Las bodas de las dos hermanas se celebraron el 20 de marzo
de 1589; recibieron un dote de ochenta mil escudos, veinte mil escu-
• c a r t a de a c c i ó n de gracias d e l c a r d e n a l de M o n t a l t o a l d u x d e 16 de n o v i e m b r e
y *la de Camila de 15 de n o v i e m b r e de 1585. E a f i r m a a u t ó g r a f a de C a m i l a : dos en alfileres y valiosos presentes. A Colonna le fué concedido el
humill. s e r v a Camilla P e r e t t i , m u e s t r a a q u i u n a m a n o t o d a v í a m u y d e s m a ñ a d a . título de duque de Paliano (4). En su recibimiento expresó el Papa su
E l original se h a l l a e n e l Archivo público de Venecia. T a m b i é n S i x t o V d i ó las
gracias al d u x ; v . • B r e v i a , X X X , 1 1 3 , Archivo secreto pontificio.
(1) Sólo p a r a gracias y b e n e f i c i o s p o d í a ella s e r útil; v . P r i u l i , 340. C u a n d o tulación a l P a p a p o r el m i s m o . • R e l a c i ó n de 30 de j u l i o de 1588, ibid. Sobre u n
C. Capilupi t r a b a j a b a p o r q u e f u e s e n o m b r a d o c a r d e n a l E s c i p i ó n G o n z a g a , c r e y ó busto de Miguel P e r e t t i v . e l A n u a r i o de la Colección p r u s i a n a de arte, X E I V ,
e n su • c a r t a de 4 de enero de 1 5 8 6 , q u e primero se h a b í a d e e n t e r a r al P a p a d e 122 s.
lo digno q u e a q u é l e r a , y d e s p u é s ganar a M o n t a l t o y C a m i l a : bisogna p a s s a r (1) V . l a • c a r t a de E u i s O l i v a de 15 de j u l i o de 1586, e n la c u a l describe
per q u e s t a p o r t a . C a m i l a se a f a n ó t a m b i é n , pero n a d a c o n s i g u i ó , c o m o lo h u b o de u n a v i s i t a q u e hizo a C a m i l a . D e d o n Miguel dice: è p u t t i e r o garbato. Archivo
notificar C a p i l u p i e n 1 3 de d i c i e m b r e de 1586 (Archivo Gonzaga de Mantua). Gonzaga de Mantua.
U n a c a r t a de Camila p u e d e v e r s e e n F r . P i s t o i e s i , S i s t o V , XXIII. O t r a c a r t a
(2) V . H ü b n e r , I I , x 4 6 . Sobre los a f a n e s del gran d u q u e de T o s c a n a p o r e l
•original de la m i s m a a S i x t o V , f e c h a d a e n N a r n i a 1 5 de s e p t i e m b r e de 1589,
enlace de F l a v i a c o n Virginio Orsini, e m p a r e n t a d o c o n él, v . F u s a i , B . V i n t a ,
a p o y a la petición de los h a b i t a n t e s de N a r n i , de q u e se les p e r m i t i e s e i m p o r t a r
43. T a m b i é n S p o r e n o hace o b s e r v a r e n su • c a r t a de 2 de enero de 1588, que p o r
t r i g o . Princ., 49, p . 363, Archivo secreto pontificio. I b i d . , 48, p . 1 5 s . , 233 s., 277 s . ,
este c a s a m i e n t o e s p e r a b a Farnesio alcanzar la tiara; q u e con t o d o S i x t o V era
467, 567, 589 h a y u n a c a r t a ' o r i g i n a l de l a r e s o b r i n a de S i x t o V , q u e era m o n j a
mucho m á s r o b u s t o que Farnesio. Archivo del Gobierno provincial de Innsbruck.
en F e r m o , al P a p a ; las c a r t a s n o tienen n i n g ú n i n t e r é s g e n e r a l .
(3) Cf. los • A v v i s i de i . ° y 4 de f e b r e r o de 1589, U r b . , 1057, p . 49, 52,
(2) V . la • r e l a c i ó n de C a p i l u p i , de i . ° de j u n i o d e 1 5 8 5 , Archivo Gonzaga Biblioteca Vatic. S e g ú n la • r e l a c i ó n de B r u m a n i de n de f e b r e r o de 1589, recibió
de Mantua. Cf. i b i d . , la • c a r t a d e O l i v a de 1 5 de j u l i o d e 1 5 8 6 . U n • A v v i s o de F l a v i a u n anillo c o n u n d i a m a n t e de valor de 1200 escudos. Archivo Gonzaga
27 de abril de 1585 dice q u e M i g u e l P e r e t t i e r a l ' a n i m a i s t e s s a di S . B n e . U r b . , de Mantua. A l 8 de abril de 1589 n o t i f i c a el • D i a r i o de Alaleone: I n g r e s s u s u r b e m
1053, P- 186, Biblioteca Vatic. Virginius Ursinus, d u x B r a c h i a n i , novellus s p o n s u s F l a v i a e P e r e t t e . B a r b . , 2814,
(3) A l e j a n d r o e n 1587 r e c i b i ó t a m b i é n e n d o n a c i ó n l a villa B a g n a i a Biblioteca Vatic. A c e r c a del palacio de los e s p o s o s Virginio Orsini y F l a v i a P e r e t t i '
j u n t o a V i t e r b o ; v . O r b a a n , A v v i s i , 300 s. A l a m u e r t e d e F a r n e s i o , a c a e c i d a s i t u a d o en la V i a Parione, n ú m . 7, p u b l i c a r á m u y p r o n t o u n t r a b a j o E s c i p i ó n
e n marzo de 1589, a l c a n z ó t o d a v í a el c a r g o de v i c e c a n c i l l e r , p e r o sólo u n a p a r t e Tadolini en el B u l l , d'arte del Minist. di p u b b l . istruzione.
de las rentas; v . el • A v v i s o de 4 d e m a r z o de 1589, U r b . , 1 0 5 7 , Biblioteca Vatic. (4) V . la • r e l a c i ó n de B r u m a n i de 4 de enero de 1589, Archivo Gonzaga
E n 12 de m a r z o de 1589 • o b t u v o M o n t a l t o la f a c u l t a d d e p o s e e r t o d a v í a o t r a s de Mantua, y el • A v v i s o de 15 de febrero de 1589, U r b . , 1057, p . 7 1 , Biblioteca
prebendas, a d e m á s del c a r d e n a l a t o y el c a r g o de v i c e c a n c i l l e r . Archivo Graziani Vatic. Cf. R a t t i , S f o r z a , I I , 3 5 9 . A l 20 de m a r z o de 1589 a n o t a el • D i a r i o de
de Città di Castello. Alaleone (loco cit.): S p o n s a l i a Ínter M. A . C o l u m n a m c o n t e s t a b . et U r s i n a m
(4) V . R a t t i , I I , 353; M o r o n i , E X V I I , 94, 103 s . ; H ü b n e r , I I , 149. Cf. las de P e r e t t i s . Sobre el c a s a m i e n t o de Orsina Peretti c f . t a m b i é n el escrito y a raro de
F u e n t e s e investigaciones del I n s t i t . prus., V I , 109 s. • D o p p o t a n t i si et non bodas: T r e p r a n z i nel secolo X V I , B o l o g n a , 1838. V . a d e m á s G . M. Guicciardi
f i n a l m e n t e è concluso in si il m a t r i m o n i o del s. D o n M i c h e l e colla figlia della da B a g n a c a v a l l o , R i m e nelle N o z z e del sig. M a r c a n t . Colonna e dell'ecc. sig.
c o n t e s s a della S o m a i a , escribe M a t e o B r u m a n i el 1 9 d e m a r z o de 1588, Archivo Orsina Peretti, R o m a , 1589. U n • b r e v e de acción de gracias d e S i x t o V al d u x
Gonzaga de Mantua. E l m a t r i m o n i o h a b í a sido p r o p u e s t o p r i m e r a m e n t e por e l p o r la gratulación p o r las b o d a s de s u s nepotes, f e c h a d o a 10 de m a r z o de 1589,
g r a n d u q u e de T o s c a n a ; t o d o s l o s c a r d e n a l e s y e m b a j a d o r e s e x p r e s a r o n su gra- se h a l l a e n e l Archivo público de Venecia, Bolle. E n el consistorio de 15 de diciem-
viva alegría por haber unido mediante un casamiento las dos familias
más importantes de Roma (i). Al nombrar a los esposos de sus
resobrinas asistentes al trono pontificio, ordenó Sixto V que la pre-
cedencia tanto tiempo disputada debía pertenecer al de mayor
edad de los dos dignatarios (2). Este cargo honorífico, el mayor que
concede el Papa a un lego, ha permanecido hasta hoy en las familias
de los Colonnas y Orsinis. También en otras ocasiones se mostró II. Restablecimiento de la tranqui-
Sixto V muy propicio a los barones de los Estados pontificios, cuando lidad y orden en los Estados ponti-
éstos se ajustaban a las leyes. Y a en el primer año de su reinado,
en grata memoria de anteriores tiempos, nombró a Alejandro Sforza
ficios. Represión de los bandoleros.
duque de Segni, a Juliano Cesarini duque de Civitá Castellana y a Cuidado del bien de los vasallos.
Roberto Altemps duque de Gállese (3). Con todo, éstos eran sola-
mente títulos, que perjudicaban tan poco a la soberanía pontificia
Administración y hacienda
como la constitución de las ciudades, que también bajo el pontifi-
cado de Sixto V permaneció intacta (4).
Uno de los primeros cuidados de Sixto V consistió en poner fin
bre de 1589 ( A c t a c o n s i s t . , 869) se l e y ó l a * B u l l a c o n f i r m a t i o n i s instrumento a la insoportable situación de Roma y de los Estados pontificios
400 000 Se. a C a m e r a Marco A n t o n i o d u c i P a l i a n i et P h i l i p p o e i u s f r a t r i m u t u o que se había creado bajo el gobierno del anciano Gregorio X I I I
d a t o r u m ; v . el d o c u m e n t o en e l A r m . 44, t . 29, p . 353 s . , Archivo secreto pon-
en lo tocante a la seguridad pública (1). Cuán radical mudanza estaba
tificio.
(1) V . el * A w i s o de 18 de f e b r e r o d e 1589, U r b . , 1057, p . 87, Biblio-
resuelto a hacer en esto el nuevo Papa, mostróse al punto. Cuando
teca Vatic. los conservadores el día después de la elección se presentaron a Sixto V
(2) V . el * A w i s o de 20 d e j u l i o d e 1 5 8 5 , U r b . , 1053, p . 319, Biblioteca y le rogaron que se dignase procurar una ordenada justicia y la sufi-
Vatic. CS. T e m p e s t i , I , 256.
ciente introducción de comestibles, recibieron por respuesta, que cui-
(3) V . R a t t i , S f o r z a , I I , 325. ^f- M o r o n i , E V , 233 s., E X V i l , 104.
(4) V . B r o s c h , I , 288 s . , d o n d e se e x p l i c a m á s d e t e n i d a m e n t e c ó m o al daría de que no hubiese falta de víveres, como había sucedido en
i g u a l q u e R o m a t a m b i é n l a s d e m á s c i u d a d e s d e los E s t a d o s pontificios h a b í a n tiempo de otro Papa, pero que la administración de justicia era
perdido s u c a r á c t e r de m u n i c i p i o s i n d e p e n d i e n t e s .
cosa suya; que si ellos faltasen en esto, él procedería inexorablemente,
sin arredrarse aun de imponer la pena de muerte (2). Palabras igual-
mente severas tuvieron que oír los barones y los cardenales; el Papa
les amenazó con los castigos extremos en caso de que protegiesen
a los malhechores so pretexto del derecho de asilo: aplicaría a los
barones la pena de muerte y a los cardenales la encarcelación en el
castillo de San Ángel (3).
Una de las principales causas por que se habían frustrado todos
los esfuerzos de Gregorio X I I I por extirpar el bandolerismo, estaba
en la indisciplina e inseguridad de las tropas por él reclutadas. Sixto V

(1) Cf. n u e s t r o s d a t o s del v o l u m e n XX.


(2) V . la * relación de B a b b i de 26 de abril de 1585, Archivo público de
Florencia, u t i l i z a d a p o r H ü b n e r , I , 226.
(3) V . en el n ú m . 1 del apéndice el * A v v i s o de 27 de abril de 1585, Biblio-
teca Vatic.
viva alegría por haber unido mediante un casamiento las dos familias
más importantes de Roma (i). Al nombrar a los esposos de sus
resobrinas asistentes al trono pontificio, ordenó Sixto V que la pre-
cedencia tanto tiempo disputada debía pertenecer al de mayor
edad de los dos dignatarios (2). Este cargo honorífico, el mayor que
concede el Papa a un lego, ha permanecido hasta hoy en las familias
de los Colonnas y Orsinis. También en otras ocasiones se mostró II. Restablecimiento de la tranqui-
Sixto V muy propicio a los barones de los Estados pontificios, cuando lidad y orden en los Estados ponti-
éstos se ajustaban a las leyes. Y a en el primer año de su reinado,
en grata memoria de anteriores tiempos, nombró a Alejandro Sforza
ficios. Represión de los bandoleros.
duque de Segni, a Juliano Cesarini duque de Civitá Castellana y a Cuidado del bien de los vasallos.
Roberto Altemps duque de Gállese (3). Con todo, éstos eran sola-
mente títulos, que perjudicaban tan poco a la soberanía pontificia
Administración y hacienda
como la constitución de las ciudades, que también bajo el pontifi-
cado de Sixto V permaneció intacta (4).
Uno de los primeros cuidados de Sixto V consistió en poner fin
bre de 1589 ( A c t a c o n s i s t . , 869) se l e y ó l a * B u l l a c o n f i r m a t i o n i s instrumento a la insoportable situación de Roma y de los Estados pontificios
400 000 Se. a C a m e r a Marco A n t o n i o d u c i P a l i a n i et P h i l i p p o e i u s f r a t r i m u t u o que se había creado bajo el gobierno del anciano Gregorio X I I I
d a t o r u m ; v . el d o c u m e n t o en e l A r m . 44, t . 29, p . 353 s . , Archivo secreto pon-
en lo tocante a la seguridad pública (1). Cuán radical mudanza estaba
tificio.
(1) V . el * A w i s o de 18 de f e b r e r o d e 1589, U r b . , 1057, p . 87, Biblio-
resuelto a hacer en esto el nuevo Papa, mostróse al punto. Cuando
teca Vatic. los conservadores el día después de la elección se presentaron a Sixto V
(2) V . el * A w i s o de 20 d e j u l i o d e 1 5 8 5 , U r b . , 1053, p . 319, Biblioteca y le rogaron que se dignase procurar una ordenada justicia y la sufi-
Vatic. CS. T e m p e s t i , I , 256.
ciente introducción de comestibles, recibieron por respuesta, que cui-
(3) V . R a t t i , S f o r z a , I I , 325. ^f- M o r o n i , E V , 233 s., E X V I I , 104.
(4) V . B r o s c h , I , 288 s . , d o n d e se e x p l i c a m á s d e t e n i d a m e n t e c ó m o al daría de que no hubiese falta de víveres, como había sucedido en
i g u a l q u e R o m a t a m b i é n l a s d e m á s c i u d a d e s d e los E s t a d o s pontificios h a b í a n tiempo de otro Papa, pero que la administración de justicia era
perdido s u c a r á c t e r de m u n i c i p i o s i n d e p e n d i e n t e s .
cosa suya; que si ellos faltasen en esto, él procedería inexorablemente,
sin arredrarse aun de imponer la pena de muerte (2). Palabras igual-
mente severas tuvieron que oír los barones y los cardenales; el Papa
les amenazó con los castigos extremos en caso de que protegiesen
a los malhechores so pretexto del derecho de asilo: aplicaría a los
barones la pena de muerte y a los cardenales la encarcelación en el
castillo de San Ángel (3).
Una de las principales causas por que se habían frustrado todos
los esfuerzos de Gregorio X I I I por extirpar el bandolerismo, estaba
en la indisciplina e inseguridad de las tropas por él reclutadas. Sixto V

(1) Cf. n u e s t r o s d a t o s del v o l u m e n XX.


(2) V . la * relación de B a b b i de 26 de abril de 1585, Archivo público de
Florencia, u t i l i z a d a p o r H ü b n e r , I , 226.
(3) V . en el n ú m . 1 del apéndice el * A v v i s o de 27 de abril de 1585, Biblio-
teca Vatic.
las licenció ya el 3 de mayo de 1585, aunque los cardenales se lo des- Por muy duro que fuese este proceder, los más con todo juzgaron
aconsejaban (1), excepto los trescientos hombres destinados para favorablemente este acto de gobierno, mayormente siendo como eran
su guarda. Si a pesar de esto los romanos temblaban, ello era debido los ajusticiados notorios asesinos. Tendremos, opinaba Camilo Capi-
a que en el modo de hablar conciso y resuelto del Papa se reconocía lupi, un soberano justo, que es adecuado a las difíciles circunstancias
su inflexible voluntad de quitar los desórdenes introducidos. Firme y a la decadencia del gobierno temporal; en adelante se observarán
y decidido se mostró también el Papa hablando con Pablo Jordán aún puntualmente los edictos rigurosos (1). La mayor parte de los
Orsini, cuando éste tuvo la avilantez de presentarse ante él. El pode- romanos alabó el enérgico proceder del Papa. En el Pasquino se leía
roso barón, sobre quien pesaba la complicidad en el asesinato de esta inscripción: «Pío V ha resucitado. ¡Aleluya, aleluya!» (2).
Francisco Peretti, el día de la elección pontificia había llevado al Daba también esperanza de un porvenir mejor la circunstancia
cabo su casamiento con Victoria Accoramboni; a sus protestas de de que ademas de la Consulta para los Estados pontificios, se insti-
sumisión recibió ahora la respuesta de q u e lo que había cometido tuyó todavía una especial congregación, compuesta de los cardenales
contra el cardenal Montalto se le perdonaría, pero no lo que se atre- Albani, Salviati y Carafa, la cual recibió el encargo de oponerse
viese a hacer contra el Papa Sixto; que se f u e s e a sus castillos, y los enérgicamente a los bandidos y a todos los otros perturbadores.
limpiase de malhechores y bandidos. E l d u q u e quedó tan turbado, Además esta congregación debía hacer una revisión del procedi-
que aquella misma noche se encaminó a s u fortaleza de Bracciano y miento ejecutado por los predecesores de Sixto V respecto al dere-
allí despidió a todos los bandoleros (2). cho para poseer de los feudatarios de la Santa Sede (3), pues el rigor
Un saludable temor se apoderó de l o s romanos, cuando el 30 empleado en esto había convertido a una multitud de nobles en
de abril de 1585 apareció la renovación d e un edicto que vedaba encubridores de bandoleros o en participantes de su mismo oficio (4).
bajo pena de muerte llevar armas prohibidas (3). Que esta ordena- Cuando Sixto V el 5 de mayo de 1585 se trasladó en solemne
ción no debía quedar incumplida como t a n t a s otras del último tiempo procesión desde Araceli a San Juan de Letrán para tomar posesión
de Gregorio XIII, mostróse al punto. A q u e l mismo día prendió la de su catedral, la población de Roma corrió presurosa de todas las
policía delante de la Puerta de San Juan a cuatro mozos de Cori partes de la ciudad para ver al nuevo soberano, que en pocos días
por llevar armas prohibidas y los condenó a muerte. Algunos carde- se había hecho temer tanto. Como los cardenales, prelados, emba-
nales querían pagar cuatro mil escudos, si s e perdonaba la vida a los jadores y los enviados del Japón, así también el Papa concurrió a
mozos y se los condenaba a galeras. T a m b i é n se indicaba que no era caballo en esta brillante procesión, que más tarde fué perpetuada
oportuna una ejecución, porque el 1 ° de m a y o había de efectuarse por un fresco en la Biblioteca Vaticana. Imperturbable, con miradas
la coronación del Papa. Pero Sixto V persistió en que la ley dada severas iba cabalgando Sixto V. Cuando levantaba la mano, no se
se había de cumplir. Dijo que mientras él viviese, todo contraventor sabía si más amenazaba que bendecía. El Papa había prohibido la
de la misma había de morir. E n la madrugada del día siguiente eje-
B r o s c h (I, 269) c a l l a e s t a i m p o r t a n t e circunstancia y j u n t a m e n t e a M. S f o r z a
cutóse la sentencia (4). ¡lo hace cardenal!
(1) V . e n el n ú m . 2 del apéndice l a * relación de Capilupi, de i.» de m a y o
(x) V . Gualterio, * E p h e m e r i d e s , Biblioteca Víctor Manuel de Roma. Cf. l a de 1585, Archivo Gonzaga de Mantua.
(2) V . el * A v v i s o de 1.° de m a y o de 1585, U r b . , x o 5 3 , p. x 8 9 , Biblioteca
relación de Gritti e n B r o s c h , I , 275, n o t a x.
Vaticana.
(2) V . Gnoli, V . A c c o r a m b o n i , 241 s . , 2 5 3 s . , 445-
(3) V . Gualterio, * E p h e m e r i d e s , Biblioteca Víctor Manuel de Roma. Cf. (3) A d e m á s de la » c a r t a e x u r b e 15 M a j i 1585, Archivo de Wittingau,
H i s t . , n ú m . 5 3 1 1 , v . las »relaciones de Capilupi de 1.° de m a y o , 29 de j u n i o y 9 de
* S i x t u s V P. M . , Archivo secreto pontificio.
o c t u b r e de 1585, Archivo Gonzaga de Mantua. Cf. el n ú m . 2 del apéndice.
(4) A d e m á s de Gualterio, * E p h e m e r i d e s ( l o c o cit.) y S i x t u s V P . M . (loco
(4) V . nuestros d a t o s del v o l u m e n X X . Con t o d o , m á s tarde c r e y ó S i x t o V
cit.) v la * c a r t a de C a p i l u p i de 1 ° d e m a y o d e 1 5 8 5 , Archivo Gonzaga de Man-
tener que v o l v e r a e n t r a r e n el c a m i n o de la devolución, que t a n t a e x a s p e r a c i ó n
tua, l a * c a r t a de Priuli, de 4 de m a y o e n M u t i n e l l i , I , 165 y el * A w i s o de 1.» de
h a b í a c a u s a d o e n t i e m p o de s u s predecesores; a d e m á s de la relación de Gritti
i n a v o de 1585, U r b . , 1053, P- 189, Biblioteca Vatic. Gnoli (loco c i t . , 255) hace
de 11 de marzo de 1589 en B r o s c h , I , 293, n o t a 2, v . t a m b i é n el » A v v i s o de 17 de
o b s e r v a r acertadamente q u e el p e r m i s o q u e l o s c u a t r o j ó v e n e s t e m a n de Mario
m a y o de 15S9, U r b . , 1057, p . 283, Biblioteca Vatic.
S f o r z a , representante del d u q u e de S o r a , h a b í a c a d u c a d o p o r el n u e v o e d i c t o .
modo se dirigió también al gran duque de Toscana, pero sin hallar
costumbre que hasta entonces se tenía en esta solemnidad, de arrojar
en éste la condescendencia que había esperado. Tanto le fué más
monedas entre la multitud, las cuales no cogían los más necesitados,
agradable el que Felipe II, así como los duques de Urbino y Ferrara,
sino los más fuertes. En vez de esto hizo dar limosnas a los pobres.
le otorgasen su cooperación en la lucha contra los bandidos. También
Tampoco se permitió esta vez la erección de arcos de triunfo usada
logró el Papa alcanzar un satisfactorio convenio con Venecia, la cual
anteriormente, y se renunció al banquete en Letrán en atención al
celosa de su derecho de asilo, ponía dificultades al principio respecto
estado aflictivo de la población (i).
a la extradición de los bandidos (1).
El i o de mayo de 1585 tuvo Sixto V su primer consistorio. En
Mientras de esta manera se quitaba a los bandoleros el amparo
él hizo observar, que a dos cosas quería dirigir la atención como
extranjero, se afanaba el Papa por desembarazar de ellos a Roma
soberano: a administrar severamente la justicia y a proveer larga-
y a todo el Estado de la Iglesia con el empleo de grandísima severi-
mente de víveres a sus vasallos. Dijo que para la ejecución de sus
dad. El 24 de mayo de 1585 se expuso a la subida del puente de San
intentos esperaba la asistencia de Dios, caso que fallasen los medios
Ángel la cabeza de un delincuente con una corona dorada; era la
humanos. Al mismo tiempo exhortó de nuevo a los cardenales a que
cabeza del Prete Guercino (2), que se había llamado «rey de la Cam-
no abusasen de su derecho de asilo para proteger a los malhechores (2).
paña» y en tiempo de Gregorio X I I I había llenado de espanto con
Extraordinariamente significativo de la impresión que produjo
sus homicidios a todas las cercanías de Roma (3). Al día siguiente
la severidad de Sixto V, es el hecho de que Pablo Jordán Orsini ya
comenzó la celebración del jubileo ordenado para impetrar un buen
no se sintió seguro en su fuerte castillo de Bracciano y voluntaria-
gobierno, en la que tuvo parte personalmente el Papa (4).
mente salió de los Estados pontificios. Refugióse en el territorio de
la república de Venecia, con la que tenía antiguas relaciones. Pero Repetidas veces había declarado Sixto V a los conservadores,
y a el 13 de noviembre le alcanzó la muerte en Saló junto al lago que en todo caso el Estado de la Iglesia había de ser limpiado de los
de Garda. Su esposa Victoria le sobrevivió sólo poco tiempo: el bandidos (5). Una confirmación de esta declaración contenía un
22 de diciembre fué asesinada cruelmente en Padua con su hermano edicto que publicó el 1.0 de junio de 1585 el gobernador de la ciudad,
Flaminio a instigación de Ludovico Orsini, mientras un grupo de San Giorgio. En él a todo bandido que entregase vivo o muerto a
bandidos mercenarios cercaban su morada (3). un compañero de profesión, no sólo se le prometía el indulto para sí,
sino también para varios de sus amigos, y además todavía un pre-
Este suceso mostraba bien, que hasta en un Estado tan orde-
sente en dinero (6). Esta promesa hizo maravillas; rompió la com-
nado como el veneciano estaba muy mal guardada la seguridad
pacta cohesión de las bandas, cuyos miembros ya no se fiaban unos
pública. El bandolerismo allí y en general en todos los Estados ita-
lianos había echado tan hondas raíces como en los territorios ponti-
(1) V . H ü b n e r , I , 301 s. Cf. Mutinelli, I , 166 s. Menciona dificultades
ficios (4). Sixto V sabía muy bien, que para combatir eficazmente c o n Ferrara a c a u s a de la e x t r a d i c i ó n de a l g u n o s c o n d e n a d o s a muerte l a
esta plaga pública era necesario un proceder común de los diversos • r e l a c i ó n del e m b a j a d o r m a n t u a n o de 1 7 de m a y o de 1588, Archivo Gonzaga de
Mantua.
gobiernos. Por eso y a el 10 de mayo de 1585 había escrito al rey de
(2) V._el * A v v i s o de 25 de m a y o de 1585, ITrb., 1053, P- 220, Biblioteca
España, rogándole que ordenase a sus gobernadores de Italia apoyar Vatic.; G u a l t e r i o , » E p h e m e r i d e s , Biblioteca Víctor Manuel de Roma. C. Capilupi
de su parte los conatos para extirpar los bandoleros (5). De igual c u e n t a e n su »relación de 25 de m a y o de 1585 t o d a la historia de G u e r c i n o . Ar-
chivo Gonzaga de Mantua. Cf. R e b a s c h i C a r o t ü , 32 s.; P . Paoli, Sisto V e i ban-
(x) Cf. P. A l a l e o n e e n G a t t i c u s , 395 s.; Cancellieri, P o s s e s s i , 121 s.; B o n -
diti, S a s s a r i , 1902.
c o m p a g n i - E u d o v i s i , A m b . d e i G i a p p o n e s i , 23 s. I b i d . , 22 s. t a m b i é n l a relación
(3) Cf. nuestros d a t o s del v o l u m e n XX.
de Alaleone sobre l a c o r o n a c i ó n de S i x t o V .
(4) V . el * A v v i s o de 25 d e m a y o de 1585, U r b . , 1053, p . 221, Biblioteca
(2) V . l a relación de P r i u l i de 11 de m a y o de 1585 e n R a n k e , I8, 292, n o t a 1
Vatic.; » c a r t a de S p o r e n o de 25 de m a y o de 1585, Archivo del Gobierno provin-
y el * A v v i s o de 1 1 de m a y o d e 1585, U r b . , 1053. P- 202 b , Biblioteca, Vatic.
cial de Innsbruck; »relación de C. Capilupi de 29 de m a y o de 1585, Archivo Gon-
(3) V . Gnoli, V . A c c o r a m b o n i , 257 s . , 280 s . , 322 s.
zaga de Mantua; » D i a r i u m P. A l a l e o n i s , B a r b . lat. 2814, Biblioteca Vatic.
(4) Cf. M o l m e n t i , I b a n d i t i della R e p u b b l i c a V e n e t a , e n l a N . A n t o l o g i a ,
(5) V . la »relación de C a p i l u p i de 25 de m a y o de 1585, loco c i t .
XEVI (1893), 145 s . , 325 s . R e s p e c t o de T o s c a n a v . Eeo, V , 574-
(6) E l t e x t o c o m p l e t o de e s t e b a n d o p u e d e verse e n T e m p e s t i , I , 265 s.
(5) V . A r c h . d . S o c . R o m . , V , 563-
compasión. Sixto V en el próximo consistorio reprobó con severas
de otros, y se combatían mutuamente (i). Y a después de breve tiempo
palabras este proceder de San Giorgio. Notifica una relación de 18
pudieron exponerse en el puente d e San Ángel las cabezas de ban-
de julio de 1585, que no había faltado mucho para que éste hubiese
didos que habían oprimido el país con sus latrocinios y asesinatos (2).
sido depuesto, pues había obrado contra los intentos del Papa (1).
Entretanto fué preparada u n a extensa constitución pontificia
Algunas semanas más tarde fué en efecto sustituido San Giorgio
contra los asesinos, ladrones, bandoleros y otros malhechores y fir-
por Mariano Pierbenedetti, antiguo amigo del Papa (2).
mada el 1.0 de julio de 1585 por e l Papa y todos los cardenales. Este
Con singular satisfacción observaron los romanos, que el Papa
documento renovaba al principio todas las ordenaciones semejantes
con su cuidado enérgico de la tranquilidad y el orden no perdonaba
que habían dictado los Papas d e s d e Pío II, y prohibía a todos los
a los grandes. Nacimiento, alta posición y relaciones ya a nadie
barones, ciudades y municipios d e los Estados pontificios otorgar
ahora protegían (3). Con ocasión de haber sido castigado un alemán
abrigo a los malhechores de d i c b o jaez. E n caso de contravención
del séquito de la embajada de obediencia de Rodolfo II expresó
debían los municipios pagar la m u l t a de dos mil ducados, y los baro-
Sixto V, que si el mismo emperador viniese a Roma, habría de suje-
nes de quinientos. Tan pronto c o m o se dejasen ver ladrones y bando-
tarse a las leyes (4).
leros, se debía tocar a rebato y emprender su persecución, a la que
habían de cooperar los municipios vecinos. Quien se mostrase en Y a a fines de julio de 1585 un agente del archiduque Fernando
esto negligente, no solamente h a b í a de sufrir las penas ordinarias, del Tirol había podido notificar desde Roma que por efecto de la
sino también resarcir los daños ocasionados por los robos cometidos rigurosa justicia que allí se ejercía, reinaba tal temor, que casi ya no
en su territorio. Quien prestase ayuda a un bandido, aunque este se cometían los crímenes que antes eran allí tan frecuentes (5). De
fuese su próximo pariente, o le diese acogida o impidiese de alguna las regiones circunvecinas se enviaban constantemente cabezas de
manera su captura, había de perder sus bienes y ser expulsado de bandoleros, que se exponían junto al puente de San Ángel. Las rela-
país. A la ejecución de estas disposiciones fueron exhortados el ciones contemporáneas dan cuenta repetidas veces durante el verano
camarlengo, el gobernador de l a ciudad, el auditor de la Cámara, asi de 1585 de semejantes exposiciones, que apestaban el aire (6). El Papa
como todos los legados y otros funcionarios de las provincias con la
v o c e m , q u a t r i e n n i u m suis e x annis e u m reo donare u t l e g i t i m u m sit s u p p l i c i u m
amenaza de rigurosísimas penas (3).
a u d i t u m sit, sed s e v e r i t a t i s iis t e m p o r i b u s necessariae odio e a conficta esse certo
En Roma el gobernador d e la ciudad se dejó arrastrar a proce- comperi. Archivo secreto pontificio.
der aún con más dureza de l o que intentaba el Papa. Así el 7 de (1) V . el » A v v i s o de 18 de j u l i o de 1585, U r b . , 1053, p . 3 1 1 , Biblioteca
Vatic. Cf. la relación de P r i u l i e n B r o s c h , I , 269.
julio de 1585 condenó a muerte sin más a un joven florentino, que
(2) A d e m á s de la relación p u b l i c a d a por H ü b n e r , I , 289 s . , v . el » A v v i s o
se resistió con violencia a que l a policía se llevase un asno que perte- de 21 de a g o s t o de 1585, s e g ú n el c u a l el P a p a e x h o r t ó al n u e v o gobernador e n
necía a su amo (4). El caso m e t i ó mucho ruido y excito general la t o m a de posesión de s u cargo, c h e v o g l i a attendere alla giustitia senza r i s p e t t o
alcuno et che p a r t i c o l a r m e n t e le siano r a c c o m a n d a t e le c a u s e de p o v e r i . U r b . ,
(X) V la relación de P r i u l i d e 29 de j u n i o de x 5 8 5 e n R a n k e , I 8 , * 9 4 , I 0 53> P- 37°> Biblioteca Vatic.
nota 2 Cf la I s t o r i a di Chiusi e n T a r t i n i u s , S c n p t . , I , ¡092.
(3) * Questo principe n o n h a r i s p e t t o ne a cardinali ne a coronati a m b a -
2) V . la »relación de C. C a p i l u p i de 22 de j u m o de 1585, q » a - d e - I sciatori. A v v i s o de 26 de j u n i o de 1585, U r b . , 1053, p . 270. Cf. t a m b i é n en el
b a n d o f a t t o et 1c taglie che si p a g a d o f a n n o il loro f r u t t o . * n ú m . 5 del apéndice l a expresión de S i x t o V contenida en el » A v v i s o de 1 3 de
j u l i o de 1585. Biblioteca Vatic.
M a nT } V B u l l . , V I I I , 585 s. C f . A c t a c o n s i s t . , 842 y la »relación de C . Capi-
(4) V . H ü b n e r , I , 293. Cf. T e m p e s t i , I I , 583.
• [ ; 1 - ' Aa F1 24 d e j u l i o »escribe Capilupi acerca de las difi-
(5) V . las »relaciones de Sporeno, f e c h a d a s e n R o m a a 27 de julio de 1585
£ £ £ encontró T J t Z Z * ^ c u c i ó n de la b u l a . * * *
(S. S ^ t o t a e s t i n eo u t pacifice v i v a n t i n s t a t u eccl. et a n n o n a a b u n d e sit) y 30
de julio (Adeo t i m e t u r a malis u t nemo a u d e a t c o m m i t t e r e f a c i n u s aliquod).
* M u T ' v el * A v v i s o de x 3 de J u l i o de x 5 8 5 , U r b . , x o 5 3 > P- 3°3», pateca
Archivo del Gobierno provincial de Innsbruck.
Vatio V Gnoli V . A c c o r a m b o n i , 2 6 7 . R a n k e ( I ^ s P a p a s , I» 293) e s e n t e :
(6) A d e m á s de los » A v v i s i utiliziados p o r Gnoli, V . A c c o r a m b o n i , 267,
T i S P a n a su j u v e n t u d [ d e l c o n d e n a d o ] , «Yo le aüadxré u n par de
«Representóse al P a p a su j u ^ e s t o e s l a b i o g r a f ¡ a »Six- c f . l a s »relaciones de C. C a p i l u p i , de i o y 1 7 de agosto de 1585, Archivo Gonzaga
de Mantua.
hizo acuñar una moneda con la inscripción: Noli me tangere (i). los grandes para infundir temor a los otros (i). Un caso de este género,
En las cercanías de Roma fué especialmente el legado de la Cam- que causó grandísima impresión en toda Italia, aconteció a fines de
paña quien limpió la tierra de bandidos. Y a el 10 de agosto de 1585 agosto de 1585 en Bolonia, donde el cardenal Salviati ejercía un se-
pudo notificar Camilo Capilupi su casi completa desaparición en esta vero gobierno (2). Da persona de que se trata, pertenecía a una de
comarca antes tan insegura. Añadió que el rigor había tenido mejor las familias más principales de la ciudad. Era el conde Juan Pepoli,
éxito que las costosas expediciones militares de Gregorio X I I I . Que muy querido del pueblo por su liberalidad y beneficencia. Los autos
había sido también de favorable influjo el tratado sobre extradición del proceso del archivo de las causas criminales de Bolonia demues-
concertado con Nápoles (2). Una relación de 17 de agosto de 1585 tran que Pepoli se había hecho culpable anteriormente de numerosos
notifica que el cardenal Colonna había levantado dos horcas entre delitos y aun de homicidios (3). A consecuencia de lo cual tenía muchos
Anagni y Fresinone, de las que colgaban las extremidades de los enemigos, especialmente al notario y fiscal Juan Bautista Cappello (4).
bandidos descuartizados (3). No tan diligentes como el cardenal Éste no dejó escapar la ocasión de vengarse, cuando Pepoli fué preso
Colonna, que sabía muy bien enconar a los bandidos unos contra por el cardenal Salviati, pues se negó a entregar un cabecilla de ban-
otros (4), mostráronse en su persecución el cardenal Gesualdo, que didos, alegando su calidad de feudatario del Imperio. Salviati encargó
residía en Perusa, y el anciano cardenal Farnesio, que decía que él el seguimiento del proceso a un fiscal de sentimientos tan notoria-
no era ningún capitán de policía. Por eso fueron exhortados lo mismo mente hostiles al acusado, como era Cappello. La suerte del conde
que el nuevo gobernador de la ciudad, a usar de mayor rigor (5). quedó decidida, cuando se hizo público, que desde la cárcel había
Éste era necesario, porque los bandoleros tentaban todos los escrito cartas al duque de Ferrara y a los cardenales Farnesio y Este,
medios para apartar de su ulterior persecución con actos terro- en las que se insultaba a Sixto V, llamándole «fraile tiránico». Cap-
ríficos a las tropas de policía enviadas contra ellos. Así en julio pello en prueba de la felonía del preso envió las cartas al Papa. Éste
de 1585 una banda de treinta de estos malhechores sorprendió a en vista de ellas mandó sin esperar más la ejecución del conde, aun-
un capitán de policía pontificio con siete alguaciles en las cercanías que muchos personajes calificados y el mismo cardenal Este inter-
de la abadía de Farfa, descuartizó al capitán y colgó de la horca cedieron por Pepoli.
a los demás (6). Al año siguiente fué descubierto y frustrado aún a El seguimiento parcial del proceso por el cardenal Salviati no
tiempo un plan del cabecilla de bandidos, Bernardino de Magnano puede justificarse. Mas el empleo de extrema severidad por parte
de Garfagnana, cuyo fin era asesinar al Papa y a los cardenales Cesi del Papa era políticamente necesario (5). Según la relación del emba-
y Salviati (7). jador toscano Alberti, se había intentado conceder a Pepoli el indulto,
Desde el principio había declarado el Papa, que en la adminis- a condición de que se hubiese retractado de sus insultos y reconocido
tración de justicia había de procederse con el mayor rigor contra al Papa como a señor feudal. L a obstinación con que se negó a esto,
así dijo Sixto a Alberti, ha acarreado su ejecución (6). El espanto que
(1) »Che bisogna tagliare delle t e s t e grosse per f a r p a u r a a gli altri per-
(x) V . l a » c a r t a de C a p i l u p i de 1 7 de a g o s t o de 1585, l o c o cit.
ciochè per a p p i c a r ogni dì di q u e s t i f u r f a n t i n o n si f a niente venendo t u t t o il
(2) V . l a »relación de C a p i l u p i d e 10 de a g o s t o d e 1585, Archivo Gonzaga
male da c a p i grossi che sono spalli agli altri. Relación de C. C a p i l u p i de 29 de
de Mantua.
j u n i o de 1585, Archivo Gonzaga de Mantua. Cf. R e b a s c h i C a r o t t i , 33.
(3) V . e l A v v i s o de 1 7 de a g o s t o d e 1585 e n Gnoli, V . A c c o r a m b o n i , 268.
(2) V . B e n t i v o g l i , Memorie, 70; Gozzadini, G . Pepoli e S i s t o V , B o l o g n a ,
(4) V . el » A v v i s o de 1 7 de s e p t i e m b r e de 1585, U r b . , 1053, p . 404, Bi-
1879, 88 s.
blioteca Vatic. C f . la I s t o r i a di Chiusi e n T a r t i n i u s , Script., I , 1092.
(3) V . O. Mazzoni-Toselli, Processi antichi e s t r a t t i d a l l ' A r c h i v i o criminale
(5) V . Gnoli, l o c o cit. Cf. M u t i n e l l i , I , 168. S i x t o V e s t a b a t a m b i é n indig-
di B o l o g n a , I , B o l o g n a , 1866, 70 s.
n a d o c o n t r a F a r n e s i o , p o r q u e éste h a b í a e s t a d o m á s q u e nadie c o n t r a la o b r a
(4) V . G o z z a d i n i , loco cit., 158.
de las e x p e d i c i o n e s militares u s u a l e s en t i e m p o de Gregorio X I I I ; v . la »relación de
(5) E s t o lo hace notar E . Masi e n su artículo s o b r e Pepoli p u b l i c a d o en
C. C a p i l u p i de 1 3 de a g o s t o de 1585, Archivo Gonzaga de Mantua.
la R a s s e g n a s e t t i m . , 1878, 446 s. Q u e no se p u e d e hablar de u n a s e s i n a t o l e g a l ,
(6) V . la relación de P r i u l i de 5 de j u l i o de 1585 en B r o s c h , I , 275, n o t a 2.
y a R a n k e y H ü b n e r lo h a n p u e s t o de realce.
(7) V . l a relación d e l colector e s p a ñ o l de 1586, N u n z i a t . di S p a g n a , X I X ,
(6) V . B a l á n , V I , 621 s . , quien c o n t r a la exposición a p o l o g é t i c a , p a r c i a l
27 y 29, e n B a l á n , V I , 623.
causó esta disposición en los boloñeses conocidos por su insubordina- otro severo edicto de seguridad (1). Con él se dió ocasión a que el
ción, fué tan duradero, que en adelante la ciudad permaneció ente- capitán de ladrones Juan Valente exigiese por un comerciante preso
ramente tranquila. L o s Malvezzi, que hacían devastar los contornos un rescate de diez mil escudos (2). Este hombre cruel, que había
por sus bandidos, buscaron su salvación en la huida (i). También cometido innumerables homicidios, había escapado hasta entonces
en otras partes del E s t a d o de la Iglesia fué muy honda la impre- a todas las tentativas del cardenal Colonna para apoderarse de él.
sión (2). Los barones conocieron que había pasado el tiempo en que Cayó finalmente en manos de las tropas del virrey de Nápoles, que
podían hacer causa común con los bandidos. Como ven, juzgaba el dispersó su banda. El 24 de diciembre de 1585 se vió expuesta en el
embajador veneciano. cuán duro es el gobierno y cuan poco caso puente de San Ángel la cabeza de este «rey de los salteadores» (3).
hace de ellos, permanecerán, cuanto puedan, fuera del país; pero por De los principales cabecillas de los bandidos quedaba todavía
otra parte se cree q c e este gran rigor es una fianza de la tranqui- Lamberto Malatesta, cuya temeridad sólo fué sobrepujada por su
lidad pública, y t o d o el mundo conoce que lo que importa ahora es fortuna. Todos los esfuerzos del Papa durante el año 1586 por prender
vivir tranquila y honradamente y obedecer al príncipe soberano (3). a este hombre peligroso, fueron inútiles; al principio ni siquiera
En una relación d e Roma de 18 de septiembre de 1585 se notifica, se logró hallar su escondrijo (4). En la primavera de 1587 se descu-
que este año se expidieron en el puente de San Ángel más cabezas brió finalmente que Malatesta había invernado en territorio toscano
de bandidos, que melones se llevaron al mercado (4). Que a pesar de y allí, de un modo semejante a lo que se había concedido en
eso dejaba aún q u e desear la seguridad en los alrededores de la tiempo de Gregorio X I I I a Alfonso Piccolómini, se le otorgó la posi-
Ciudad Eterna, muéstralo el hecho de que a principios de octubre bilidad de proveer a sus bandas de todo lo necesario, de suerte que
el correo veneciano f u é asaltado detrás de Ponte Molle (5). E l Papa podían, cuando venía mejor estación, ejercer el pillaje en el territo-
ordenó ahora la t a l a de los bosques de la Campaña, que servían de rio pontificio.
guarida a los salteadores (6). El 5 & noviembre de 1585 se publicó El Papa quedó extraordinariamente maravillado de este descu-
brimiento. Y a a principios de 1586 había creído, después de los ante-
riores ejemplos de rigor, haber llegado a ser dueño de los bandi-
y apasionada de G o z z a d S n i e n s u o b r a c i t a d a a r r i b a , p . 89, n o t a 2, ha s i d o el pri-
dos (5); donde se cogía aún a tales malhechores, mandaba como
mero en poner claro e l o t r o l a d o del a s u n t o . Con la »relación de A l b e r t i de 6 d e
s e p t i e m b r e de 1585 (Archivo público de Florencia), utilizada por Balán, concuerda
u n a » c a r t a de C. C a p i f a p i de 7 de s e p t i e m b r e de 1585, s e g ú n la c u a l el P a p a ser decidida. E s digno de mención q u e S i x t o V p r o t e g i ó e l célebre pinar de R a -
d i j o que Pepoli h a b í a e s c r i t o c a r t a s a l d u q u e de F e r r a r a c o n t r a el «governo d e vena; v . Boll, d'arte, V I I , 1 1 2 .
preti»; que c o m o n o h a b í a q u e r i d o arrepentirse de esto, h a b í a sido c a s t i g a d o con (1) » B a n d o che nessuno p o s s a a n d a r e s e n z a f e d e di non esser b a n d i t o , c h e
l a muerte c o m o p e r t i n a z (Archivo Gonxaga de Mantua). S e g ú n Galesino (»Ephe- li padroni di procoii e masserie d i a n o i n n o t a t u t t i quelli che tengono nei lor
merides, 42, Biblioteca Vatic.) Pepoli h a b í a insistido en que n o e s t a b a s u j e t o al casali, che non si facci p o l v e r e , a r c h i b u g g i etc. E d i t t i , V , 57, P- 54. Archivo secreto
P a p a , sino sólo a Dios. pontificio. Cf. los » A v v i s i de 5 y 9 de n o v i e m b r e de 1585, U r b . , 1053, p . 474. 4 8 i b ,
(1) V. Galesino, »Ephemerides, loco cit. Biblioteca Vatic.
(2) V . el » A v v i s o de 9 d e n o v i e m b r e de 1585, loco c i t .
(2) Cf. l a » r e l a c i ó n de Malegnani de 4 d e s e p t i e m b r e de 1585, la c u a l hace
(3) V . el » A v v i s o de 25 de diciembre d e 1585, U r b . , 1053. P- 545. Biblio-
resaltar e s p e c i a l m e n t e e l d e s e n g a ñ o y el dolor d e l c a r d e n a l E s t e . Archivo Gonzaga
teca Vatic.; Galesino en T e m p e s t i , I , 268 s.; G u a l t e r i o , » E p h e m e r i d e s , Biblioteca.
de Mantua.
(3) V . M u t i n e l l i . I , 169. Victor Manuel de Roma.

(4) V . el Awiso publicado por Orbaan, 284. Cf. Gnoli, V. Accoram- (4) V . R e i c h e n b e r g e r , R e l a c i o n e s de n u n c i a t u r a , I , 259. 261, 294.
(5) » E gode S . B n e , che c o n p o c o rigore u s a t o nel principio d e l s u o i m p e r i o
boni, 270.
h a b b i a a b a s s a t o l'orgoglio deUa c i t t à et f r e n a t e l'insolenze delle provincie, R o m a
(5) V . la » r e l a c i ó n de C. C a p ü u p i de 9 de o c t u b r e de 1585, Archivo Gon- c o n u n a s i n o i n T r a s t e v e r e , B o l o g n a con la morte del c o n t e G i o v a n n i , l ' U m b r i a
zaga de Mantua. col c a s t i g o simile in u n solo, l a C a m p a g n a c o n la decollatione di due preti con
(6) V . el » A w i s o de 5 de n o v i e m b r e de 1585, U r b . , 1053, P- 474, Biblio- s p e r a n z a in breve d'introdurre p e r q u e s t a v i a e p a c e e t r a n q u i l l i t à in t u t t i gli
teca Vatic. De l a t a l a d e b o s q u e s j u n t o a T e r r a c i n a p o r c a u s a de los salteadores altri luoghi del s u o s t a t o et f a t t o q u e s t o u s a r e con o g n u n poi gratie, benignità,
d a cuenta el » A w i s o d e 29 de abril de 1589, U r b . , 1057, P- 234. Biblioteca Vatic. h u m a n i t à et c l e m e n z a q u a n t o p o t r à . A w i s o de i . ° de enero de 1586, U r b . , 1054,
E a cuestión s o b r e e l i n f l u j o de los b o s q u e s e n l a s a l u b r i d a d de R o m a t a m b i é n p . X. Biblioteca Vatic.
P i n t o (Sixto V e l ' i g i e n e i n R o m a , R . 1880, 23) j u z g a q u e n o e s t á e n e s t a d o de
antes ejercer la más rigurosa justicia (i). A pesar de esto hubo de condescendiese, e hiciese llevar a Roma a Malatesta preso y enca-
ver que en marzo de 1587 n o solamente en las próximas cercanías denado. Cuando llegó allí el 26 de junio de 1587 (1), muchas personas
de Roma, sino también en Velletri y Corneto, aparecían de nuevo huyeron, prueba de cuán extensamente se habían ramificado las
bandas de salteadores, perpetraban robos y homicidios, echaban a secretas inteligencias del cabecilla de bandidos. A éste formósele al
perder los acueductos y se mofaban de las providencias del gobierno punto proceso, que terminó con su condenación a muerte. En aten-
tomadas contra ellos (2). E l 10 de marzo de 1587 Sixto V, cuya ción a la familia ilustre de Malatesta, se contentaron con una simple
paciencia fué puesta a dura prueba por el gran duque Francisco de degollación. El 13 de agosto de 1587 vieron los romanos expuesto
Toscana, dirigió a éste una c a r t a de su puño y letra, en que se decía: el cadáver del temido bandolero en la subida del puente de San
«Si alguna vez he puesto la esperanza en un mortal, éste ha sido Ángel (2).
Vuestra Alteza, y ahora sufrís que Lamberto Malatesta, excomulgado Cuando se acercaba el otoño del año 1587, pudo Sixto V afirmar
por la Iglesia, reclute gente e n Vuestros Estados con gran perjuicio con satisfacción, que la seguridad y tranquilidad quedaban restable-
de mis súbditos. Vos estáis mirando esto y calláis, y yo, para no cidas en los Estados pontificios. Los grandes, dijo al cardenal Jo-
faltaros al respeto debido, h e de soportarlo con gran afrenta mía yeuse, se someten, y los bandidos han desaparecido (3). Esto no era
y ¡burlado de todo el mundo! Y o he permitido a Vuestra Alteza per- ninguna exageración. Con su enérgico proceder, al que se acomodaron
seguir a los bandidos en el territorio de la Iglesia. Deseo de Vuestra finalmente también sus vecinos, había Sixto V hecho respetar la ley
Alteza la misma autorización. Ruego que os sirváis contestarme, y restablecido la pública tranquilidad así en Roma como en las pro-
y espero que no permitirá Vuestra Alteza que este hombre conti- vincias. Pero en cuanto a la constante seguridad de que gozaba el
núe reforzando sus bandas, y seamos Nos objeto de la pública Estado de la Iglesia (4), alabada en una medalla acuñada en aquel
irrisión» (3). entonces, no se consiguió. De ninguna manera estaba desarraigado
El Papa daba tanta m a y o r importancia a tener en sus manos
(1) V . la »relación de Malegnani y l a » c a r t a de Sporeno, a m b a s de 27 de
vivo a Malatesta, cuanto q u e cartas interceptadas y otras circuns- j u n i o de 1587, loco c i t .
tancias indicaban una alianza de este bandolero con los hugonotes (4). (2) V . e l » A w i s o de 15 de a g o s t o de 1587, U r b . , 1055, p . 316, Biblioteca
Vatic., y la »relación de Malegnani de la m i s m a f e c h a , Archivo Gonzaga de Man-
Como todas las representaciones que hizo Sixto V al gran duque
tua. C f . H ü b n e r , I , 308.
fueron ineficaces, era inminente el peligro de un rompimiento entre (3) V . H ü b n e r , I , 310. G u a l t e r i o (»Ephemerides, 135b) escribe con oca-
Roma y Florencia (5). Las expresiones del Papa eran cada vez más sión de l a degollación de M a l a t e s t a : I a m sentiant o m n e s q u i d e m longas habere
m a n u s , a t S i x t u m l o n g i s s i m a s , q u a s f a c i n o r o s u s nullus e f f u g e r e posse sperare
amenazadoras; al fin tuvieron el buen éxito de que el gran duque
a u d e a t . Hic P o n t i f i c i s c o n s t a n t i a m á x i m e c o g n i t a e s t , c u m principibus p e r m u l t i s
pro Malatesta s u m m e deprecantibus s u r d a s omnino prebuerit a u r e s , q u a m g r a v i u s
(1) V . la »relación de O l i v o de 23 de a g o s t o de 1586 sobre l a e j e c u c i ó n i n e u m consulere decreverat, sed a b E p . M a r t u r a n o U r b i s P r e f e c t o a d m o n i t u s ,
de n u e v e salteadores de c a m i n o s . Archivo Gonzaga de- Mantua. Éstos eran quizá fore u t g r a v i o r i supplicio M a l a t e s t a c h r i s t i a n a m c o n s t a n t i a m in a n i m a s e r v a n d a
aquellos salteadores que el m e s a n t e r i o r h a b í a n cometido a c t o s de pillaje en M a r t a minime retineret, i d q u o d e x i p s o a u d i t u m erat. P o n t i f e x non t a m iustitie q u a m
j u n t o al lago de Vico; v . el * A v v i s o de 5 de j u l i o de 1586, U r b . , 1054, p . 264, misericordie r a t i o n e m h a b e n s , e i u s a n i m e s a l u t e m plurimi faciens, securi t á n d e m
Biblioteca Vatic. D o s » b a n d o s c o n t r a b a n d i d o s . d e 15 de enero y 26 de marzo percutí i u s s i t . Id q u o d s t a t i m a t q u e L a m b e r t u s a u d i v i t , Deo g r a t i a s egit seque
de 1586, e n los E d i t t i , V , 57 y 1 4 3 , Archivo secreto pontificio. intrepidum a d s u p p l i c i u m p a r a v i t , f a s s u s q u e e s t se t a n t a P o n t i f i c i s pietate omnino
(2) A d e m á s de los » A v v i s i d e 4, y y n de m a r z o de 1587 ( U r b . , 1055, m d i g n u m s u p p l i c i o q u e longe g r a v i o r i d i g n u m , c u m n o n m o d o s i c a r i u m perduellem
p ; 75 b > 81, 87, Biblioteca Vatie.) v . l a s »relaciones de Malegnani de n de m a r z o , grassatoremque se gesserit, sed i n G e r m a n i a et in Gallia c u m hereticis commer-
22 y 25 de abril de 1587, Archivo Gonzaga de Mantua. U n »Bando contra banditi, c i u m h a b u e r i t , e o s q u e a d v e r s u s A p o s t o l i c a m S e d e m ac P o n t i f i c e m e t i a m solleci-
complici et f a u t o r i et ordini p e r l a l o r d e s t r u t t i o n e , f e c h a d o a r.° de m a r z o de 1587, tarit. A n t e q u a m a d s u p p l i c i u m iret, litteras a d u x o r e m scripsit, q u i b u s eam
p u e d e verse en los E d i t t i , V , 5 7 , p . 59, Archivo secreto pontificio. consolabatur, c o m m u n e s c o m m e n d a b a t liberas de P o n t i f i c i s benignitate o p t i m e
(3) V . H i i b n e r , I , 305 s . sperare i u b e b a t , sed a d s u p p l i c i u m , q u o d promeritus erat, e q u i s s i m o a n i m o iré
(4) V . ibid., 307 s. asseverabat. Biblioteca Víctor Manuel de Roma.

(5) Cf. la »relación de M a l e g n a n i de 18 de marzo de 1587, Archivo Gonzaga (4) S o b r e esta y o t r a s medallas v . B o n a n n i , I , 382 s. y A r t a u d de Mon-
de Mantua, y la »relación de S p o r e n o de 25 de abril de 1587, Archivo del Gobierno tor, I V , 484, 495. Cf. ibid., 426, n o t a 1 sobre el a n a g r a m a perteneciente a esta
provincial de Innsbruck. materia.
enteramente el bandolerismo, cuyas fuentes no podían suprimirse en en cuanto se trataba aquí de los peores y más peligrosos ladrones y
tan corto tiempo (i). En el verano de 1590 se recrudeció el mal (2), homicidas, que la propia conservación obligaba a rechazar por todos
y cuando el Papa enérgico murió, además de otros bandidos, volvióse los medios disponibles. Sus bandas, que en el último tiempo de Gre-
a presentar también Piccolómini (3), cuyo patrocinio por parte del gorio X I I I se habían aumentado hasta llegar a ser verdaderos ejér-
duque Alfonso II de Ferrara había irritado mucho al Papa todavía citos — se valoraba en veinte mil hombres su número total ,
poco antes de su fallecimiento (4). Las ideas populares y el carácter ponían en contingencia la existencia del Estado (i). Su alianza con
nacional, el temperamento de los habitantes y las condiciones socia- los turcos o hugonotes hubiera tenido que acarrear sobre Italia una
les han hecho todavía por varios siglos de la Italia central y meridio- catástrofe de incalculables consecuencias (2). Por eso los contempo-
nal el país clásico del bandolerismo, que tampoco pudo extirpar de ráneos aprueban casi unánimemente la mano de hierro del Papa y
un modo duradero la extrema severidad de las autoridades napo- le alaban como a restaurador de la seguridad pública no sólo en los
leónicas (5). Por esto no puede reprocharse con razón a Sixto V el Estados pontificios, sino indirectamente en toda Italia. Opina Gual-
no haberlo conseguido. terio, que el que le acusa de excesivo rigor, no sabe que se han de
Por lo que toca al empleo de las más rigurosas disposiciones cortar los miembros podridos, y que el pueblo perece si no se admi-
contra los bandoleros, en tanto éstas eran enteramente justificadas, nistra justicia. Que castigar gravemente aun faltas ligeras, se reco-
mienda para intimidar. Que mientras antes habían sido matados
(1) E n el año 1588 p e n s ó S i x t o V en q u i t a r u n a de l a s c a u s a s principales, los inocentes, ahora esta suerte tocaba a los culpados; que mientras
l a división en facciones, q u e c u n d í a m u c h o sobre t o d o e n l a R o m a ñ a , la c u a l se
anteriormente reinaba el robo y el asesinato, de manera que el Es-
o c u l t a b a b a j o e l n o m b r e de g ü e l f o s y gibelinos; p a r a deliberar acerca de los medios
q u e se habían de emplear e n este a s u n t o , s o b r e c u y a s d i f i c u l t a d e s le l l a m ó la tado de la Iglesia había caído en descrédito, ahora gozaba éste de
atención Santori (v. su Autobiografía, XIII, 180), c o n s t i t u y ó una comisión seguridad y de paz. Según Gualterio, el mismo Sixto V se lamentaba
especial; v . los * A v v i s i de 27 de f e b r e r o y 2 de m a r z o de 1588, U r b . , 1056, p. 78-
con frecuencia de que se veía obligado por las circunstancias a usar
85b, Biblioteca Vatic. U n a b u l a de 19 de f e b r e r o de 1588 p r o h i b í a b a j o severísi-
m a s penas a t o d o h a b i t a n t e de los E s t a d o s pontificios procurarse la defensa pro- más de hierro que de aceite en la curación de las llagas del Estado
p i a con las a r m a s . B u l l . , V I I I , 399 s-
de la Iglesia (3).
(2) B r u m a n i opina e n su * c a r t a de 21 de f e b r e r o de 1590 (Archivo Gonzaga
de Mantua), que h a b í a y a p o c o s b a n d i d o s . Pero desde j u n i o se a u m e n t a r o n ; v . e l
Si el empleo de los medios extremos en la lucha contra los ban-
* A w i s o de 6 de j u n i o de 1590, U r b . , 1058, p . 296. I b i d . , p . 367 h a y u n * A v v i s o didos halla su justificación en el estado de cosas realmente incompa-
de 18 de julio de 1590: E l s á b a d o se p r e s e n t a r o n j u n t o a F a r a (Sabina), a diecio- tible con el orden que debe reinar en una nación (4), no se puede negar,
cho millas de R o m a , seiscientos bandidos bien a r m a d o s , procedentes de Á q u i l a
y de la Marca; u n o de los cabecillas, Marcos Sciarra, se l l a m a F l a g e l l u m Dei
sin embargo, que Sixto V fué demasiado lejos, cuando con la misma
et c o m m i s s a r i u s inissus a D e o contra usurarios, «pone tagli», t o m a a los ricos el severidad que contra los bandidos de Roma, procedió también contra
f r u t o de s u s mieses y lo d i s t r i b u y e entre los pobres; p . 373 e s t á otro * A w i s o de los otros malhechores, como rufianes, adúlteros, adivinos, blasfemos
21 de julio; h a y seiscientos bandidos j u n t o a V e t r a l l a , a ocho millas de V i t e r b o ,
a l o s que se j u n t a r o n otros cuatrocientos de Monterotondo; cerca de T r e F o n t a n e
h a y s e s e n t a b a n d i d o s procedentes de Velletri; p . 385, 387 * A v v i s o de 28 de j u b o : (1) V . H ü b n e r , I , 3x0. Cf. el j u i c i o de F u n k en el L é x i c o eclesiástico de
R e t i r a d a de los b a n d i d o s a T o l f a y F i a n o ; e n t o d a s p a r t e s h a y g r a n espanto; F r i b u r g o , X I 2 , 382. V . a d e m á s Cicconi, 9 s.
l o s b a n d i d o s tienen tres b a n d e r a s (blanca, a z u l y encarnada) y t a m b i é n u n t a m - (2) Cf. B a l z a n i , S i s t o V , 28.
bor, escudo de Piccolómini; p . 397 * A w i s o de 4 de agosto: E l P a p a e n v i ó seis-
(3) V . Gualterio, * E p h e m e r i d e s , Biblioteca Víctor Manuel de Roma. Cf.
c i e n t o s s o l d a d o s c o n t r a los bandidos, q u e c a d a v e z h a c e n m á s d a ñ o ; p . 407, 11 de
e n el n ú m . 4 del apéndice e l * A v v i s o de 1 3 de j u l i o de 1585, Biblioteca Vatic.
a g o s t o : t r e s c i e n t o s b a n d i d o s a siete millas de R o m a a n t e l a P u e r t a de S a n S e b a s -
(4) B r o s c h , para q u i e n n i n g ú n P a p a p u e d e hacerlo bien, o r a use de seve-
tián; p . 417, 18 de agosto: B a n d i d o s j u n t o a P o n t e Salara, a m e d i a milla de la
r i d a d o de b l a n d u r a , o p i n a (I, 270), q u e l a s «atrocidades» de l a s ejecuciones
P u e r t a P i n c i a n a , y e n T r e Fontane; p . 429, 25 de agosto: n u m e r o s o s bandidos; ¡«habían sido q u i z á peores y h a b í a n hecho m á s s a l v a j e al p u e b l o que los excesos
p e r o sólo r o b a n m e r c a n c í a s . Biblioteca Valic. de los perseguidos»! R e c u é r d e s e c o n t r a esto u n a sentencia de R . A . H a s e , que
(3) Cf. B a d o e r e n Mutinelli, I , 189 s.; T o m a s s e t t i , C a m p a g n a , I , 282 s . , escribió e n 1829: «Las c o s t u m b r e s b á r b a r a s de los p u e b l o s e x i g e n p a r a s u extir-
V e r n a c c i , Storia di F o s s o m b r o n e , I I , F o s s . , 1914, 368 s. p a c i ó n l e y e s bárbaras» ( R e c u e r d o s de I t a l i a , L e i p z i g , 1891, 72). Sobre la parcia-
lidad de la e x p o s i c i ó n de B r o s c h v . Las r e s p e c t i v a s o b s e r v a c i o n e s en la R e v . c r i t . ,
(4) Cf. R i c c i , Silingardi, I , 22.
1880, 325, 327.
(5) Cf. H e r g e n r ó t h e r , E o s E s t a d o s pontificios, n o s.
96 UB. PRIMERO, n , SIXTO V PENAS D R A C O N I A N A S 97

y propagadores de falsas noticias. A la bula expedida el 5 de enero de estas ordenaciones. Llenábanse las cárceles (1), y las ejecuciones
de 1586, que iba dirigida contra la astrologia y otras supersticiones (1), se aumentaban de una manera horrorosa (2). Algunos casos hacían
siguieron en los dos años siguientes una serie de ordenaciones, qué estremecer, aun a los contemporáneos acostumbrados a escenas terri-
castigaban con penas draconianas especialmente ciertos juegos, el bles. Así un día un padre y su hijo fueron conducidos a la plaza del
maldecir, el poner inscripciones e imágenes obscenas en las posadas suplicio del Capitolio, aunque ambos aseveraban su inocencia. Enton-
o cárceles, la difusión de noticias falsas e injuriosas, diversos géneros ces se presentó al senador, llorando y gritando, ima mujer con un niño
de inmoralidad, todas l a s apuestas y la profanación del domingo. de pecho, y le pidió una pequeña demora, pues, según decía, podía
Los maldicientes debían estar atados públicamente durante un día, demostrar la inocencia de su esposo y de su hijo. Luego que vió la
en caso de repetición la lengua debía taladrármeles y a la tercera vez infeliz que su súplica era inútil, se arrojó de la ventana diciendo estas
ser condenados a galeras; asimismo todos los que no denunciaban palabras: «Quiero apagar vuestra sed de sangre». Cuando después
este delito. Castigábase c o n la pena de muerte no solamente el incesto los condenados fueron llevados al patíbulo, el padre no quiso ver
y el delito contra la v i d a embrional, sino también la difusión de morir a su hijo, ni el hijo a su padre; mientras el insensible verdugo
calumnias de palabra y por escrito, en lo cual quedaban especial- echaba pestes por la inútil demora, los circunstantes se llenaban
mente comprendidos los autores sin conciencia de los periódicos de hondísima compasión a vista de la noble contienda (3).
manuscritos que circulaban con el nombre de Avisos, los llamados
General desaprobación halló también la ejecución, efectuada
Menanti (detractores) (2).
a principios de junio de 1586, de una romana que había vendido la
Las autoridades procedieron al punto al riguroso cumplimiento honra de su hija. El cumplimiento de la sentencia agravóse aún en
este caso, por cuanto la hija, ataviada con los dijes de su amante,
(1) V. Bull., V I I I , 6 4 6 s . Cf. S a n t ó n , A u t o b i o g r a f í a , X I I I , 175; O r b a a n tuvo que asistir a la ejecución y estar en pie por una hora ¡bajo la
A v v i s i , 297. V . t a m b i é n C a t e n a , l e t t e r e , 153 s . , 1 7 1 s. retirada de t o d o s los
horca de que colgaba el cadáver de su madre! La rufianería, esto se
permisos para j u g a r a la l o t e r í a la notifica u n » A v v i s o de 21 de enero de x 5 8 7
U r b . , 1055, p . 20, Biblioteca Vatic. da por disculpa en una relación contemporánea sobre este suceso,
(2) Gualterio ( » E p h e m e r i d e s , Biblioteca Víctor Manuel de Roma) men- se había extendido tanto en Roma que las doncellas estaban menos
ciona p . 60 el edicto contra l o s j u e g o s de 6 de enero de 1586; ibid. otro contra los protegidas en casa de sus madres que en las de los extraños. Por eso
maldicientes; p . 93* u n e d i c t o f e c h a d o a 3 de octubre de 1586, q u o gravissimis
penis cavetur, ne in c a u p o n i s , diversoriis, hospitüs carceríbusve obscena et con-
quiso el Papa intimidar a los culpados con semejante ejemplo (4).
tumeliosa vel seri bantu r v e l d e p i n g a n t u r (cf. Mutinelli, I , 179); p . 9 4 edicto d e Todavía el mismo mes mandó Sixto V quemar a un sacerdote y a un
11 de octubre de 1586 c o n t r a l o s escritores d e A v i s o s calumniosos; p. 96, cons-
titución contra la i n m o r a l i d a d , d e 3 de noviembre de 1586; p . 1 2 1 , p e n a de muerte
contra el incesto, 5 de a b r i l d e 1587 (v. B u l l . , V I I I , 830 s.; cf. Santori, A u t o - (1) U n » A v v i s o de 31 de diciembre de 1586, U r b . , 1054, p . 540, notifica
biografía, X I I I , 177); p. i 4 3 , e d i c t o de 18 de septiembre de 1587, q u e prohibe que las cárceles e s t a b a n t a n repletas d e j u g a d o r e s , que y a n o eran suficientes.
bajo las más graves p e n a s t o d a s las a p u e s t a s , quae incredibili t u m u l t u non s o l u m Cf. los » A v v i s i de 3 y 6 de julio de 1585 y de 12 de marzo de 1586 (Urb., 1053,
cardinalium creandorum c a u s a , v e r u m minima q u a de re a n t e a fieri solebant, p . 2 8 o b , 285, 1054, p . 90) sobre el prendimiento y condenación de bandas enteras
c u m a mercatoribus t u m a b o p i f i c i b u s a r t i f i c i b u s q u e , q u a q u i d e m in re innume- de j u g a d o r e s . Biblioteca Vatic.
rabiles f r a u d e s , mendacia, d e t r a c t i o n e s decoctionesque fieri solebant, praesertim (2) » N u l l u s erat dies noxiorum suppliciis v a c u u s , dice con s i g n i f i c a t i v a
a proxenetis, neque interdiu s o l u m , sed noctu a b huiusmodi h o m i n u m multitu- exageración u n biógrafo del P a p a . C a p i t a caeterorum e x u l u m in agris silvisque
dine B a n c a r u m quae v o c a t u r v i a , i t a c o m p l e b a t u r , u t transitus o m n i u m impe- quotidie publice palis a f f i x a p r o p o n e b a n t u r , alíi l a q u e o , alii laceratione poenas
diretur; p . 173b, edicto del v i c a r i o contra los profanadores del domingo, f e c h a d o legibus s o l v e b a n t . S i x t u s V P. M., Archivo secreto pontificio.
a 29 de marzo de 1588. c o n s t i t u c i ó n contra a b o r t u m , f e c h a d a a 29 de octu- (3) V. ibid.
bre de 1588, se halla en el B u l l . , I X , 39 s. Cf. Santori, A u t o b i o g r a f í a , X I I I , 186. (4) V . el » A v v i s o de 7 de junio de 1586, U r b . , 1054, p. 205, Biblioteca Vatic.
Sobre los efectos perjudiciales d e los escritores de A v i s o s sin conciencia v . la rela- Cf. la »relación de Gritti, utilizada por B r o s c h , I , 272, de 7 de junio de 1586,
ción de Sega en R e i c h e n b e r g e r , Relaciones de n u n c i a t u r a , I , 306 s. Cf. » V i t a Archivo público de Venecia. D e u n m o d o s e m e j a n t e f u é a g r a v a d a l a pena de
Sixti V ips. manu e m e n d . , Archivo secreto pontificio; Ciampi, Innocenzo X , 254. muerte de un carnicero, per haver f a t t o il r u f f i a n o alla moglie, la quale è s t a t a
Sixto V hizo u n escarmiento c o n la ejecución de u n o de los más infames menanti, c o n d o t t a et legata sotto la forca; v . la relación de Malegnani, de 1587, en Ber-
Aníbal Cappello; v . en el n ú m . 17 del apéndice el » A v v i s o de 14 de n o v i e m b r e t o l o t t i , Repressioni straord. alla prostituzione in R o m a nel sec. X V I , R o m a ,
de 1587, Biblioteca Vatic.
1887, 15.
niño por causa de sodomía, aunque ambos habían confesado volun-
tariamente su culpa (i). En 5 de julio de 1586 fueron ahorcados adúlteros y adúlteras, así como los padres que prostituían a sus
diez ladrones (2), y poco después, un miembro de la embajada hijas, se habían de castigar con la muerte, y los casados que se sepa-
de obediencia de Rodolfo II recibió una paliza por llevar armas raban por su cuenta, asimismo con las penas correspondientes a juicio
prohibidas. El Papa dijo entonces al cardenal Madruzzo, que de los jueces (1). Para que nadie pudiese disculparse con la falta de
él había dado leyes en Roma para que todo el mundo las cum- conocimiento de la bula, publicóse un extracto italiano de la misma.
pliese (3). Siguiéronse ahora prendimientos sobremanera numerosos. Muchos
se sustraían del castigo huyendo de Roma. A causa de la gran mul-
Produjo gran terror y admiración el caso de haber sido desca-
titud de los acusados no pudo ejecutarse la ordenación en todo su
bezado por causa de múltiples homicidios, el 29 de julio de 1586, un
rigor; se contentaron con azotar públicamente a los culpados y con
primo del cardenal secretario de Estado, Azzolini, el capitán Nicolás
imponerles multas (2).
Azzolini (4). A su querido copero Bellocchio, que para poder comprar
una casa se había servido del sello del Papa (el anillo del pescador) Como a sus predecesores, así también a Sixto V dió mucho que
para falsificar un breve, lo condenó Sixto V a galeras. Al secretario hacer el mal de la prostitución, que en una tan gran ciudad cos-
Gualterucci, a quien tenía por sospechoso de complicidad, le tocó mopolita como Roma siempre de nuevo se presentaba. En mayo
igual suerte. La condenación de Gualterucci desagradó generalmente, de 1585 comenzó haciendo arrojar a las cortesanas primeramente
porque este varón era por otra parte un prelado insigne, y su falta del Borgo (3). Luego en el decurso del verano se procedió en toda
fué tenida por tan pequeña, que después de la muerte de Sixto V la ciudad metódicamente con ellas, en lo cual se ofrecieron difi-
recobró la libertad (5). En agosto de 1586 la ejecución de una ilustre cultades parecidas a las que hubo en tiempo de San Pío V (4).
y rica romana con dos cómplices produjo vivo sentimiento en la Por especiales edictos de los años 1586, 1588 y 1589 se procuró lo
mayor parte de la población (6). Sixto V se dejó mover tan poco por más posible poner un dique a este mal (5). Francisco Tromba a
ello, que a principios de octubre mandó al cardenal Santori la elabo- (1) B u l l . , v i l i , 789 s.
ración de una bula, que conminaba con la pena de muerte a los adúl- (2) V . los » A v v i s i de 15, 19 y 22 de n o v i e m b r e y de 24 de diciembre de
1586 (Urb., 1054, p . 488, 494, 496
b, 536) y »los de 21 de enero y 22 de a g o s t o
teros. Procuróse desviar al Papa de esta idea, representándole que
de 1587 (Urb., 1055, P- z o b , 328), Biblioteca Vatic.
los herejes utilizarían para sus fines semejante documento en prueba (3) »11 marchese A l t e m p s ha s c a c c i a t o di B o r g o c o m e governatore t u t t e
de la corrupción de costumbres de la curia, pero inútilmente (7). le meretrici. A v v i s o de 8 de m a y o de 1585, U r b . , 1053, P- 200, Biblioteca Vatic.
(4) V . los » A v v i s i de 1585; 1 3 de j u l i o : E l P a p a m a n d ó a Santori proceder
El 3 de noviembre de 1586 se publicó la bula, que ordenaba que los
rigurosamente contra l a s meretrices; 7 de s e p t i e m b r e : T u t t e le parochie di R o m a
h a n n o h a v u t o ordine che lor d i a n o i n l i s t a t u t t e le cortegiane che h a b i t a n o nelle
(1) V . el * A v v i s o de 14 de j u n i o d e 1586, U r b . , 1054, p . 231, Biblioteca loro parochie et m o n s . Pertico ne h a h a v u t o il pensiero di farle ridurre tutte
Vatic. sotto u n a insegna; 4 de diciembre: E l l u n e s c o m e n z ó el a l g u a c i l a encerrar a
(2) V . el * A w i s o de 5 de j u l i o d e 1585, i b i d . , p . 2Ó5 b . t o d a s las meretrices e n u n ortaccio; resistencia; Savelli quiere recordar al P a p a
los malos y nefandos progresos e n t i e m p o de S a n Pío V ; 7 de diciembre: A d e -
(3) V . el * A w i s o de 19 de julio de 1 5 8 6 , i b i d . , p . 293, y l a relación p u b l i -
rezamiento del ortaccio p a r a l a s meretrices; 1 1 de diciembre: E l espacio del
c a d a p o r H ü b n e r , I , 293.
o r t a c c i o n o es suficiente; m u c h a s meretrices s a l e n de R o m a ; 14 de diciembre: E l
(4) V . el » A w i s o de 30 de julio d e 1 5 8 6 , U r b . , 1054, P- 3 * 4 b . Biblioteca
Consejo de los reformadores a c u e r d a a l e j a r a las meretrices sólo de las calles prin-
Vatic. Q u a e res, escribe G u a l t e r i o ( » E p h e m e r i d e s , 86) incredibilem t e r r o r e m nobi-
cipales y de la p r o x i m i d a d de l a s iglesias y monasterios. U r b . , 1053, p . 304, 392,
l i t a t i o m n i b u s q u e intulit. Biblioteca Víctor Manuel de Roma.
513. 520, 523, 5 3 i b , Biblioteca Vatic. Cf. la »relación de Capilupi de 7 de diciem-
(5) V . Cicarella, V i t a S i x t i V.
bre de 1585, Archivo Gonzaga de Mantua.
(6) V . el * A v v i s o de 30 de agosto d e 1586, U r b . , 1054, P- 381. Biblio-
teca Vatic. (5) S o b r e el edicto de 1586 v . el » A v v i s o de 1 4 de m a y o de 1586, U r b . ,
1054. p- i 6 9 b , Biblioteca Vatic.; el » E d i t t o c o n t r o le cortegiane e donne dis-
(7) V . las »relaciones de Gritti, u t i l i z a d a s p o r Broscli, I , 273, de 4 de o c t u -
honeste che non possino andare in cocchi o carozze, de 16 de octubre de 1588,
bre y 8 de n o v i e m b r e de 1586, Archivo público de Venecia, y Santori, A u t o -
y el » B a n d o delle cortegiane e deU'arme, de 29 de m a y o de 1589, en los E d i t t i ,
b i o g r a f í a , X I I I , 176. E l P a p a y a en j u n i o d e 1586 se había o c u p a d o e n la e x p e -
V , 60, p . 212 s . , Archivo secreto pontificio. Son interesantes respecto de la histo-
dición de s e m e j a n t e bula; v . el * A w i s o de i x de j u n i o de 1586, U r b . , 1054, p . 213,
ria de la civilización las I n v e c t i v a s p u b l i c a d a s por César R o c o en 1587 e n Vene-
Biblioteca Vatic.
c i a , de l a s cuales la c u a r t a se dirige c o n t r a le meretrici e lor s e g u a c i .
fines de 1588 señaló un notable mejoramiento del estado moral de a la subida del puente de San Ángel, el siguiente diálogo: «¿Por qué,
Roma (1). preguntó San Pablo a San Pedro, llevas tu saco a la espalda?» «Me
También se opuso enérgicamente Sixto V al lujo que iba tomando escapo, fué la respuesta, por temor de un proceso a causa de la oreja
aumento (2) y a los excesos usuales durante el carnaval. Por efecto que corté a Maleo» (i).
de su severidad ya en 1586 tuvo la satisfacción de que estas diver- Cuando Sixto V el 8 de junio de 1588 a su vuelta de Civitavecchia
siones transcurriesen con entera tranquilidad; sucedió el caso inau- comunicó a los cardenales con legítima satisfacción, que ahora en
dito de que esta vez no hubiese ni una sola herida (3). Tampoco en los Estados pontificios se podía viajar en todas partes por tierra
los años siguientes ocurrieron durante el carnaval excesos algunos segura y pacífica, señaló juntamente otro buen éxito de su actividad
dignos de mención, gracias a la severidad draconiana que Sixto V de soberano (2). Éste se referia a la seguridad del litoral del Estado
había desplegado al principio de su reinado. En 1588 permitió el Papa de la Iglesia, que desde hacía tiempo estaba castigado de un mal de
a la compañía teatral de los Deseosos salir públicamente a las tablas, igual carácter, pero de otro género que la plaga de los bandidos. Pues
pero las representaciones debían efectuarse sólo de día, los papeles varios corsarios turcos no solamente impedían con sus naves el
de mujeres encargarse a hombres y asistir sin armas los especta- comercio marítimo, sino también desembarcaban ora en una parte,
dores (4). ora en otra de la costa, para robar y arrastrar a la esclavitud a pací-
Sintióse muy gravemente el que repetidas veces se desenterrasen ficos habitantes. Pío IV, Pío V y Gregorio X I I I habían procurado
y castigasen crímenes largo tiempo olvidados (5), y así produjo proteger las costas con la construcción de fuertes torres (3), las cuales
una impresión especialmente penosa que Sixto V, condescendiendo con todo, no fueron suficientes para contener a los piratas. Sixto V
con los ruegos de su hermana Camila, no descansara hasta que ya poco después de su elección expresó el intento de intervenir efi-
Venecia le hubiese entregado a Marcelo Accoramboni, que por orden cazmente en este negocio (4). Con la mirada práctica que le era pro-
verbal de Pablo Jordán había perpetrado en abril de 1581 el asesi- pia, se resolvió a crear una flota especial que constase de diez trirre-
nato de Francisco Peretti. Se le llevó a Ancona, y aunque el Papa mes, la cual debía tener su asiento en Civitavecchia. En enero de 1587
le había perdonado cuando todavía era cardenal, se le formó nombró para este asunto una congregación particular de cardena-
proceso, que terminó con su ejecución (6). les (5). Como los corsarios eran cada vez más atrevidos (6), no des-
cansó hasta que en el astillero situado al pie del Aventino (7) estu-
El castigo de delincuentes cuyos crímenes hacía mucho tiempo
vieron a fines de mayo de 1588 terminadas seis galeras y cuatro de
que se habían cometido, dió ocasión a un chiste mordaz. Un día se
leyó junto a las estatuas de los Príncipes de los Apóstoles que están
(1) Cf. H ü b n e r , I , 297.
(2) V . la »relación de las A c t a consist. al 8 de j u n i o de 1588 e n e l Archivo
(1) » C a r t a al c a r d e n a l R u s t i c u c c i , f e c h a d a desde c a s a a 1 7 de diciembre consistorial del Vaticano.
de 1588, Misceli., X V , 37, Archivo secreto pontificio. (3) Cf. nuestros datos de los volúmenes X V I I I y X X . U n a relación de 1589
(2) V . B u l l . , V I I I , 819 s.; R i f o r m a del vestire, delle doti et altre spese sobre el e s t a d o de las fortificaciones de l a s c o s t a s se halla en l a s F u e n t e s e i n v e s -
da o s s e r v a r s i in R o m a , R o m a , 1586, B i a d o . Cf. Santori, A u t o b i o g r a f í a , X I I I , 1 7 7 . tigaciones del I n s t i t . P r u s . , V I , 1 1 1 s.
(3) V . l a »relación d e C a p i l u p i de 22 de febrero de 1586, Archivo Gonzaga (4) V . el » A v v i s o de 9 de m a y o de 1585, U r b . , 1053, P- T98, Biblioteca
de Mantua. Cf. los » A v v i s i de n de enero y 5 de febrero de 1586, U r b . , 1054, Vaticana.
p. 12 y 54, Biblioteca Vatic., y el » B a n d o che non si p o s s a n o tirare o v e ne por- (5) V . B u l l . , V I I I , 990 s.; » A w i s o de 24 de enero de 1587, U r b . , 1055,
tare 1 interne d i n o t t e [nel c a r n e v a l e ] , de 8 de febrero de 1586, en los E d i t t i , p . 26, Biblioteca Vatic.
V , 60, p. 68, Archivo secreto pontificio. V . t a m b i é n el A v v i s o q u e t r a e Orbaan, (6) Cf. e n H ü b n e r , I I , 507 la c a r t a de S i x t o V al g r a n d u q u e de T o s c a n a .
302 y Galesino, » A n n a l e s , I , i o 2 c , Biblioteca Vatic. (7) * I n r i p a Tiberis a d A v e n t i n i radices, q u e m l o c u m M a r m o r a vocant,
(4) V . H ü b n e r , I I , 107; A d e m o l l o e n l a N . A n t o l o g i a , 2.» serie, XXVI n a v a l e i n c h o a v i t a m p l i s s i m u m et c o m m o d i s s i m u m , q u a e res incredibili emolu-
(1881), 59; E . R e e n el Giorn. d . lett. i t a l . , L X I I I , 291. L a s »Ordini circa l a c o m e - mento e c c l c e ditione f u t u r a censetur...; sollers p e r s p i c a x q u e illis excogitandis,
dia delli Desiosi en los E d i t t i , V , 60, p . 123, Archivo secreto pontificio. que p u e d e n s e r v i r a la Sede A p o s t ó l i c a y a la cristiandad, in e o q u e i t a t o t u s est,
(5) V . l a s relaciones c i t a d a s por H ü b n e r (I, 292) y B r o s e h (I, 270). C f . u t s u p e r i o r u m P o n t i f i c u m s o l e r t i a m longe s u p e r a r e v i d e a t u r . Gualterio, » E p h e -
t a m b i é n G u a l t e r i o , » E p h e m e r i d e s , 86, Biblioteca Víctor Manuel de Roma. merides, 143b. a . i b i d . , 144 sobre la inspección del astillero por el P a p a el 22 de
(6) V . Mutinelli, I , 1 7 2 s.; Gnoli, V . A c c o r a m b o n i , 378 s. s e p t i e m b r e de 1587. Biblioteca Víctor Manuel de Roma.
ellas enteramente armadas (i). Para revistarlas, el 27 de mayo con esta leyenda: Terra marique securitas (seguridad en la tierra y
de 1588 se trasladó personalmente a Civitavecchia (2). La capitana en el mar) (i).
recibió el nombre de San Buenaventura; tenía de longitud ciento Además de la congregación para la flota de guerra pontificia,
ochenta pies (3). El mando supremo fué confiado al cardenal Sauli, en tiempo de Sixto V todavía otras diversas congregaciones cui-
y su representación la obtuvo el genovés Horacio Lercari, e l cual daban de los negocios de gobierno temporales de los Estados ponti-
en la primavera de 1589 en unión con algunas galeras florentinas ficios. Dos de ellas, la de Signatura de Gracia y la Consulta, las halló
apresó doce navios de corsarios (4). ya instituidas el Papa. La primera constituía la suprema instancia
Según el plan primitivo la flota debía constar con el t i e m p o de para asuntos de gracia y justicia, así de la Iglesia como de sus domi-
doce naves (5). Para que los Papas posteriores no abandonasen la nios temporales, y la otra para todos los otros ramos de la adminis-
empresa a consecuencia de los grandes desembolsos, se aseguraron los tración de los dominios temporales, los cuales tomaron ahora más y
fondos necesarios para mantener la escuadra, con impuestos y otros más las formas de los Estados de la época moderna en vez de las insti-
subsidios (6), para cuya inspección Sixto V en noviembre ¿ e 1588 tuciones medievales (2). Sixto V, por su célebre bula de 22 de enero
se trasladó de nuevo a Civitavecchia (7). En su último consistorio, de 1587, además de la ya mencionada congregación para la flota,
de 13 de agosto de 1590, pudo participar el Papa, que su escuadra fundó aún nuevamente otras cuatro para los negocios del Estado
había logrado apresar tres navios de corsarios turcos y llevarlos en de la Iglesia, a las cuales se asignaron la universidad romana, la venti-
triunfo a Génova (8). Una medalla de Sixto V muestra sus galeras lación de las cuestiones sobre los víveres y subida de precio de los
mismos (Anona o Abundancia), la conservación de los caminos,
puentes y acueductos y la justa regulación de la imposición de tri-
(1) V . los » A v v i s i de 7 de febrero, 26 de septiembre, 28 de o c t u b r e y n de
noviembre de 1587, U r b . , 1055, p . 42, 370, 4o8 b , 423 b , Biblioteca Vatic. (cf. la butos (3).
»relación de Malegnani de 11 de julio de 1587, Archivo Gonzaga de Mantua) Y a antes de la institución de la Congregación de la Abundancia
y los » A v v i s i de 24 de febrero, 2 y 9 de marzo, 2, 9 y 13 de abril y de 9 d e m a y o
de 1588, U r b . , 1056, p . 74, 86, 96, 125, 134, 136, 187 s., Biblioteca Vatic. había atendido a proveer copiosamente de pan a los romanos (4).
(2) »27. Maji 1588 discessit a d Centum Celias, dormivit ad c a s a l e t t u m Quería que éste fuese no solamente barato, sino también de buena
Pii V ; el 28 continuación del viaje: vidit triremes 4 armatas et 2 alias n o n arma- calidad. Los conservadores habían de procurar una severa policía
tas, fuit deinde a d T o l f a m et a d lumerias; el 2 de junio vuelta a R o m a . D i a r i u m
P . Alaleonis, 388, Biblioteca Vatic. Cf. l a »relación del embajador v e n e c i a n o ,
de los mercados y cuidar de que el pan y la harina no se encareciesen
de 28 de m a y o de 1588, Archivo público de Venecia, y Guidi Gualterii, S . Genesini indebidamente (5). Refiérese que Sixto V se hizo mostrar el pan ordi-
*Sixti V P . M . a d Centum celias Iter, U r b . , 8x3, p . 481 s., Biblioteca Vatic. Cf. nario, y cuando vió que éste era negro y malo, ordenó al punto la
Orbaan, Sixtine R o m e , 60 s.; Guglielmotti, Squadra, 35 s.
publicación de un riguroso edicto contra los panaderos sin concien-
(3) V . el » A v v i s o de 11 de noviembre de 1587, loco cit.
(4) V. el » A v v i s o de 9 de abril de 1588, U r b . , 1056, p . 131» Biblioteca cia (6). Poco después de la erección de la Congregación de la Abun-
Vatic. Cf. ibid. el » A v v i s o de 9 de marzo de 1588, según el cual dijo el P a p a , che
si trovano anco tra preti alli t e m p i nostri prelati di spada et d a t o g a (p. 96 b ), (1) Bonanni, I , 400. O t r a medalla tiene esta leyenda: F é l i x praesidium.
y los A v v i s i publicados por B a l á n , V I , 633. Cf. A r t a u d de Montor, I V , 492 s.
(5) V . la »relación de Malcgnani de i . ° de noviembre de 1 5 8 6 , Archivo (2) Cf. Moroni, E X I I I , 210 s. Sobre la Consulta cf. Ee B r e t , Estadística,
Gonzaga de Mantua. I I , 222 s.; Hinschio, I , 481.
(6) V . » D i a r i u m P . Alaleonis, 415, Biblioteca Vatic. Cf. el » A v v i s o de (3) V . B u l l . , V I I I , 989 s . , 992 s . , 995 s. a . Tempesti, I , 702 s.; E e Bret,
26 de noviembre de 1588, U r b . , 1056, p . 536, ibid. loco d t . , 228, 256 s .
(7) V . A c t a consist., 862 s.; Bulla Sixti V impositionis et a s s i g n a t i o n i s (4) C. Capilupi p u d o » p a r t i d p a r el 14 de diciembre de 1585, q u e Sixto V
subsidii annui pro manutentione classis decem triremium, R o m a e , 1 5 8 9 ; Cica- había enviado a l a Marca 14 000 escudos p a r a granos. Archivo Gonzaga de Man-
rella, V i t a Sixti V ; Arch. d . Soc. R o m . , V , 9, 547 s.; Guglielmotti, S q u a d r a , 23 s. tua. Menciona la apertura de u n almacén de harina para los pobres por la c á m a r a
Cf. l a Relatione di S. P a r u t a e n Albèri, I I , 4, 405 y Baumgarten, V u l g a t a Six- u n » A w i s o de 12 de octubre de 1585, U r b . , 1053. P- 446, Biblioteca Vatic. Cf.
t i n a , 13. Tempesti, I , 257-
(8) V . A c t a c o n s i s t . , 874. Y a en marzo había dicho el P a p a q u e quería (5) V . Brosch, I, 289.
hacer terminar cuanto a n t e s o t r a s siete galeras; v . el » A v v i s o de 1 0 de marzo (6) V . los » A v v i s i de 22 de enero y 5 de febrero de 1586, Urb., 1054. P- 23,
de 1590, U r b . , 1058, p . 104, Biblioteca Vatic. 46, Biblioteca Vatic. Cf. Tempesti, I , 356 s. Según Galesino (»Annales, I, 99 .
dancia se dijo que el Papa, fuera de los graneros de trigo de Roma, años del reinado de Sixto V (1). Qué sacrificios hizo el Papa, se ve
quería hacer construir otros dos en la Marca y en Ravena y monopo- claro por el hecho de que para el abasto de la ciudad y la conserva-
lizar todo el comercio de trigo (i). Como tantos otros planes, ción de una tasa baja del pan gastó en total ochocientos mil escu-
tampoco éste llegó a realizarse. dos (2). Sixto V en 1586 había procurado atajar con un riguroso
Como repetidas veces hubo malas cosechas (2), Sixto V tuvo edicto el creciente retroceso de la agricultura, principalmente en la
el suficiente cuidado de abastecer a Roma de cereales, y mantener Campaña (3). También en otras partes, por ejemplo en el territorio
equitativo el precio del pan (3). No obstante, aunque hizo introducir de Civitavecchia, se esforzó el Papa por fomentar la agricultura;
trigo de fuera con considerables gastos, en la primavera de 1589 lo cual se hacía no solamente para proveer mejor a Roma de trigo,
reinaban en la Ciudad Eterna la indigencia y carestía (4). Sixto se sino también para mejorar el clima con el cultivo, y dar ocasión de
afanó de todas maneras por remediar esta necesidad. Expidió una trabajo a los pobres (4).
bula, por la cual se depositaron en manos del tesorero Juan Agustín Son sumamente loables los esfuerzos de Sixto V por desecar las
Pinelli doscientos mil escudos, que debían emplearse únicamente comarcas pantanosas del Estado de la Iglesia. Respecto a esto fijó
para abastecer a Roma de pan bueno y barato, y para hacer prés- su atención en las partes bajas insalubres del torrente Chiana junto
tamos a labradores necesitados que cultivan el trigo, y administrarse a Orvieto (5), en el terreno bajo de la desembocadura del Tíber (6),
por la Congregación de la Abundancia (5). En la bula dice Sixto, en los contornos de Ravena (7) y sobre todo en las Lagunas Ponti-
que uno de sus mayores cuidados era el proveer a Roma de comesti- nas. Estas lagunas, situadas al sur de Roma entre los montes Alba-
bles, pues dado el gran número de sus habitantes, al sobrevenir falta nos y Volscos y el mar, comprendían un territorio de setenta a
de víveres los pobres tendrían que padecer demasiado. Los decre- ochenta mil hectáreas aproximadamente. Por su desecación se habían
tos de la Congregación de la Anona, como los edictos del Papa, mues- ya afanado los romanos al principio del siglo n antes de Cristo.
tran que éste procuró también además cumplir según sus fuerzas con Más tarde Julio César y los emperadores Augusto y Trajano se ocu-
su incumbencia de abastecer de buen pan a los romanos. Una ordena- paron en el desagüe de estas lagunas. Luego el rey de los godos,
ción fechada a 10 de septiembre de 1589 y firmada por tres conser- Teodorico, y varios Papas, especialmente Bonifacio VIII y León X ,
vadores regulaba de la manera más minuciosa la preparación y la hicieron serios conatos para reconquistar para el cultivo este te-
venta del pan; su precio era relativamente muy bajo a los cuatro rreno (8).
Los malos éxitos anteriores no pudieron arredrar a un hombre

Biblioteca Vatic.; cf. el n ú m . 38, 4 d e l apéndice) f u é ahorcado u n p a n a d e r o r o m a n o (1) Benigni, 42.


que había falseado el p a n con ceniza. (2) B r o s c h , I , 307. T o d a v í a e n s u último consistorio, e n 13 de agosto de
(1) V . la »relación de M a l e g n a n i de 18 de julio de 1587, Archivo Gonzaga 1590, o c u p ó al P a p a l a i m p o r t a c i ó n de trigo; v . A c t a consist., 874.
de Mantua. (3) V . Galesino e n T e m p e s t i , I , 368. Cf. el » A v v i s o de 26 de febrero
(2) I,a esterilidad de l a tierra q u e entonces a f l i g i ó al sur de E u r o p a , m o v i ó d e 1586, U r b . , 1054, P- 74i Biblioteca Vatic.
al gobierno v e n e c i a n o a e n v i a r a P o l o n i a al secretario Marcos O t t o b o n i , p a r a (4) Cf. Calisse en la Revista de historia social y de economía, VII
c o m p r a r allí t r i g o , lo c u a l c o n d u j o a e n t a b l a r relaciones comerciales con D a n z i g ; {1900), 189.
v . B o r a t y n s k i , P r z y c z y n e k do d z i e j ó w p i e r w s z y c h s t o s u n k ó w h a n d l o w y c h , e n las (5) V . Cicarella, V i t a S i x t i V .
S p r a w o z d a n i a de l a A c a d e m i a de C r a c o v i a , 1908, n ú m . 5. (6) V . Moroni, I , X V I I , 106. Cf. » D i s c o r s o al c a r d . S a u l i , legato dell'ar-
(3) V . los » A v v i s i de 8 de f e b r e r o y 26 de marzo de 1586, de 9 de sep- m a t a , circa li b o n i f i c a m e n t i da f a r s i alle f o c i d e l T e v e r e , V a t . , 6549, p . 228 s.,
tiembre de 1587 y 10 d e m a y o de 1589, U r b . , 1054, p . 5 1 , 53 b , 107, 1055, p . 352, Biblioteca Vatic.
1057, P- 267, Biblioteca Vatic. Cf. a d e m á s la » V i t a S i x t i V ips. m a n u e m e n d . , (7) * P r o p u e s t a s , planes y d i c t á m e n e s p a r a la desecación de las l a g u n a s de
Archivo secreto pontificio. j u n t o a R a v e n a , f e c h a d o s e n j u l i o de 1588 (entre o t r a s c o s a s u n escrito de los
(4) V . el » A w i s o de 9 de abril de 1589, U r b . , 1056, p . 132, Biblioteca h e r m a n o s D o m i n g o y J u a n F o n t a n a , y u n d i b u j o de T o m á s Spinola), e n N u n -
Vaticana. z i a t . di F r a n c i a , 20, p . 286-292, Archivo secreto pontificio.
(5) V . B u 11., V I I I , 1019 s . ; G u l i k - E u b e l , I I I , 54; Nicolai, I I , 44 s . ; Benigni, (8) Cf. N . M. N i c o l a i , De b o n i f i c a m e n t i delle terre P o n t i n e , R o m a , 1800;
40 s.; De C u p i s , 23. E l a u m e n t o de los privilegios del gremio de p a n a d e r o s en el T . B e r t i , P a l u d i P o n t i n e , R o m a , 1884; v . D o n a t , L a s l a g u n a s P o n t i n a s , Kas-
B u l l . , V I I I , 924 s. sel, 1886 y 1898. R e s p e c t o de I<eón X v . nuestros d a t o s del v o l u m e n VII.
de la energía de Sixto V de una nueva tentativa para desaguar la utilidad para todos los interesados, así como para el bien de la gene-
empantanada llanura Pontina, hacerla útil para la economía rural ralidad, todos los privilegios otorgados al empresario no podían
y librarla de las fiebres palúdicas (i). Para el caso de buen éxito era anularse nunca (1).
de esperar el remedio de la falta de trigo que con frecuencia ocurría A causa del paludismo reinante en las Lagunas Pontinas durante
en Roma, y una importante ganancia para la Cámara Apostólica. el verano, los trabajadores no pudieron ser empleados en grande
Cuando en la primavera de 1586 un ingeniero de Urbino, por nombre extensión hasta el otoño de 1586. Como unos dos mil fueron enton-
Ascanio Fenizi, propuso al Papa u n plan para la desecación del ces ocupados (2). Con un dibujo en la mano expuso Fabio Orsini
terreno pantanoso, Sixto V abrazó el negocio con ardentísimo el plan de toda la empresa, que consistía esencialmente en conducir
afecto (2). Ante todo se trató de remover un principal impedimento, las aguas de los arroyos del monte que se estancaban en la llamada
con el que habían luchado también sus predecesores: la oposición Piscinara, al «Río antiguo» y éste más adelante entre Terracina v el
de los grandes propietarios interesados en la continuación del anterior cabo Circeo al mar. En febrero de 1587 todos los propietarios de las
estado de cosas. Confióse este negocio a Fabio Orsini, que logró Lagunas Pontinas que sacarían provecho de su desecación, fueron
llevarlo pronto a feliz término (3). llamados a pagar los gastos (3). Se calculó entonces que hasta mayo
se desaguaría un terreno que podría rendir cuatro mil fanegas
Según la carta autógrafa que Sixto V dirigió a la Cámara Após-
(rubbio) de trigo (4). En enero de 1588 se participa el buen éxito de
tólica el 28 de marzo de 1586, Ascanio Fenizi había recibido de él
los trabajos (5), los cuales al año siguiente estaban en lo esencial
asignadas para el desagüe y administración todas las tierras y lagu-
terminados. El gran canal de desagüe, que transportaba ahora gran-
nas situadas entre los territorios de Terracina, Pipemo y Sezze, que
des masas de agua de las lagunas al mar, en el que desembocaba
desde los últimos cinco años no habían sido cultivadas. Fenizi y sus
junto al promontorio de Circe, se llamó «Río Sixto» por el Papa.
herederos tenían que satisfacer año por año a los propietarios, durante
Además de este canal se debía construir todavía otro más pequeño (6).
el tiempo de los trabajos de desecación, lo que los respectivos terrenos
En total, después de tres años de trabajo quedaron libres del agua
produjeron hasta entonces. Después de efectuada la desecación debían
quedar libres, ó para seguir pagando el impuesto de la misma manera,
(x) V . Nicolai, loco c i t . , 134 s . ; Benigni, 42 s.
o para devolver el valor correspondiente en terrenos desecados.
(2) V . e n el n ú m . 9 d e l a p é n d i c e e l * A v v i s o de 18 de octubre de 1586,
Fuera de esto Fenizi, después de terminada la desecación, había de Biblioteca Vatic.
pagar a la Cámara Apostólica el cinco y medio por ciento del rendi- (3) V . e l * A v v i s o de 25 de f e b r e r o d e 1 5 8 7 , U r b . , 1055, Biblioteca Vatic.,
y el » E d i c t o de F . Orsini de 16 d e f e b r e r o de 1587, e n los E d i t t i , V , 51. P- 320,
miento de los terrenos hechos cultivables, los cuales debían distri-
Archivo secreto pontificio.
buirse a juicio del Papa entre los interesados conforme a su parti- (4) »Si f a conto che a q u e s t o M a g g i o sarà diseccato uno s p a t i o p e r p i ù d i
cipación en los terrenos hechos labrantíos. Fenizi recibió la facultad 4000 rabbia di grano e s s e n d o hora i n o p e r a a q u e s t a impresa p i ù di 1400 h u o -
mini, i q u a l i h a n n o p u r g a t o q u a s i t u t t o quel grandissimo alveo. A v v i s o de 25 de
de ensanchar los cursos de agua existentes y abrir nuevos canales y
febrero de 1587, U r b . , 1055, p . 65, Biblioteca Vatic. E l «rubbio» era e n el siglo x v n i
desaguaderos hacia el mar con la correspondiente compensación algo m á s de cinco a n t i g u a s f a n e g a s p r u s i a n a s ; v . N a u d e , Política de comercio
para los dueños de los respectivos terrenos. Decíase al fin en la carta, f r u m e n t a r i o , I , 147.

que como la empresa exigía grandes medios y era extraordinaria su (5) U n » A v v i s o de 27 de enero de 1588 p a r t i c i p a : Dicen que por septiem-
bre estarán desecadas l a s L a g u n a s P o n t i n a s de j u n t o a Sezze y Piperno, a c q u i s t o
di ca. i 4 m rabbia di terreno a r a t i v o fertiliss 0 , et il letto, che si f à a l f i u m e scola-
(1) »Opus d u a b u s de causis P o n t i f e x aggressus e s t , t u m u t a g r a v i coelo toio alla marina per diseccare d e t t e p a l u d i largo forsi t r é canne si c h i a m a r à
T e r r a c i n a m a l i a q u e f i n i t i m a loca l i b e r a r e t , c u i p a l u d i s illius c a u s a plurimum Sisto, et v i l a v o r a n o h o r a mille persone di continuo a costo di alcuni gentilhuo-
mini; q u e s t ' o p e r a c o n utile della c a m e r a A p 1 ^ di 5 % • H l a v o r o de q u a l i viene
o b n o x i a s u n t , t u m u t rei f r u m e n t a r i a e c o n s u l e r e t , dice G u a l t e r i o , »Ephemeri-
a i u t a t o d a l beneficio del terreno c r e s c i u t o ben o t t o p a l m i d a l t e m p o , che si narra
des, 7915, Biblioteca Víctor Manuel de Roma.
essere s t a t e diseccate altre v o l t e . U r b . , 1056, p . 3Ó b , Biblioteca Vatic.
(2) V . en el n ú m . 7 del a p é n d i c e e l » A v v i s o de 16 de abril de 1586, Biblio-
(6) V . e n el n ú m . 22 del a p é n d i c e e l » A v v i s o de 15 de marzo de 1589,
teca Vatic.
Biblioteca Vatic. Cf. t a m b i é n G u a l t e r i o , » E p h e m e r i d e s , 178, Biblioteca Victor
(3) V . los » A v v i s i de 3 y 1 4 d e m a y o de 1586, U r b . , io54> p- 156 . i 7 ° »
Manuel de Roma.
Biblioteca Vatic.
IO 8 L I B . PRIMERO, IX, SIXTO V IMPULSO INDUSTRIAL

noventa y dos fanegas cuadradas de terreno, que se mostró muy cipio de cuidar de los pobres inhábiles para el trabajo y precaver
favorable para la agricultura. Se calculaba que la nueva empresa los abusos que van unidos con la mendiguez (1).
producía el treinta por ciento (i). En vista de tan faustas noticias Y a luego en los primeros 'años de pontificado se refiere, que el
resolvióse el Papa, por el otoño de 1589, a visitar personalmente tan Papa enérgico y emprendedor se interesaba mucho en promover la
importante obra (2), que por desgracia después de su muerte había industria de lana y de seda para dar ocasión a los pobres de que tra-
de caer en ruina. E l 11 de octubre se trasladó con gran séquito a bajasen y pudiesen vivir de su labor (2). En efecto, a fines de 1585
Terracina. Las ciudades de Marino, Velletri, Sermoneta y Sezze, dos tratantes en lanas, Alejandro Capacéfalo y Fenicio Alfano, obtu-
en que tocó en su viaje, le hicieron un brillante recibimiento. En vieron el monopolio de la tintura de lana y un anticipo de doce mil
todas partes le dieron el parabién por el restablecimiento de la segu- escudos a fin de subvenir a los gastos para establecer los talleres
ridad en estas comarcas en otro tiempo tan castigadas de bandidos. necesarios (3).
A tres kilómetros al este de Sezze, a una altura media del monte Es aún más interesante el intento de Sixto V de dar mayor
de Trevi, cuya cumbre coronan las ruinas del castillo de Setino, hay impulso en el Estado de la Iglesia a la industria de la seda, que en
una piedra, que todavía hoy lleva el nombre de «Piedra (o silla) de tiempo de San Pío V había sido introducida en Roma por el florentino
Sixto». Allí fué donde el gran Papa se detuvo largo tiempo en su
(x) E l p l a n de a l b e r g a r a t o d o s los mendigos en u n hospicio, ocupó a
viaje y se alegró con la vista de las mejoras que su fuerte voluntad
S i x t o V repetidas veces en el a ñ o 1586 (v. los » A v v i s i de 8 de marzo, 14 de m a y o ,
y el ai te de su ingeniero habían producido. En Terracina el Papa, 2 de julio, 18 de octubre, x.° de n o v i e m b r e de 1586, U r b . , 1054, p . 88, 178, 226 b ,
que también pensaba en la restauración de la Vía Apia, consultó a 463^, 473, Biblioteca Vatic.). E s t a gente i m p o r t u n a de R o m a debia acomodarse
en u n a c a s a especial b a j o la c u s t o d i a del director del H o s p i t a l de la T r i n i d a d
su arquitecto sobre el restablecimiento del antiguo puerto romano (3).
(v. los » A v v i s i de 1 7 y 24 de enero y de 4 de febrero de 1587, U r b . , 1055, p. 18,
2Ó b „ 39, loco cit.). L a b u l a s o b r e el hospitale a d p o n t e m S i x t i e s t á en el B u l l . , V I I I ,
Planes semejantes tenía Sixto V respecto de los puertos de
847 s. (cf. A c t a consist., 859). S o b r e su ejecución y la provisión de rentas v . el
Ancona (4), Rímini y especialmente del de Civitavecchia, que se » A v v i s o de 4 de abril de 1587, U r b . , 1055, P- " 5 (cf. 125), loco cit.; la »relación
había hecho inaccesible para grandes buques. A la ciudad últimamente de Malegnani de 13 de m a y o de 1587, Archivo Gonzaga de Mantua; » S i x t i V confir-
matio et applicatio i n t r o i t u u m et concessio f a c u l t . hospitali p a u p e r u m mendic.,
mencionada procuróle el Papa, con la construcción de un acueducto,
d. V I I I I d . Sept. 1588, en los E d i t t i , V , 9, p . 209 s.; Archivo secreto pontificio. Como
agua potable buena y sana (5). los mendigos vem'an a miles, u n a p a r t e de ellos h u b o de ser despedida c o n l i m o s n a s
Como la agricultura, así también procuró Sixto V fomentar la (v. el A v v i s o de 13 de j u n i o de 1587 en O r b a a n , 287). E n v i s t a de esto se ensanchó
el hospital de mendigos ( v . el » A v v i s o de 16 de enero de 1588, U r b . , 1056, p . 18,
industria. Estos conatos estaban relacionados con su intento de repri-
Biblioteca Vatic.). U n n u e v o » E d i t t o per i p o v e r i m e n d i c a n t i publicóse el 19 de
mir en Roma la mendicidad y la vagancia, para cuyo fin fundó enero de 1588 (Editti, l o c o c i t . , 291 s.), u n s e g u n d o el 6 de septiembre de 1588
el 11 de mayo de 1587 una casa de caridad, el Hospicio del Puente (Bull., I X , 33 s.). T o d a v í a en 1590 n u m e r o s o s mendigos hubieron de ser e c h a d o s
de la c i u d a d ( » A v v i s o de 1 4 de m a r z o , U r b . , 1058, 1 1 5 , loco cit.). A p e n a s S i x t o V
Sixto. En la bula se hace notar la obligación de un ordenado muni-
hubo cerrado los o j o s , c u a n d o los mendigos a b a n d o n a r o n su hospicio, a m a n d o
la l i b e r t à et se ne v e g g o n o t a n t i che n e tengono h o r m a i assediati ( » A v v i s o de 8
(1) V . B e n i g n i , 43.
de septiembre de 1590, U r b . , 1058, p . 4Ó2 b , loco cit.). Sobre el h o s p i t a l de los
(2) V . los » A w i s i d e 20 y 23 de septiembre de 1589, U r b . , 1057, P- 575,
mendigos v . t a m b i é n Moroni, X X I X , 278 s.; A r e h , R o m . , I I , 495; Forcella, X I , 507;
579, Biblioteca Vatic.
Galesino, »Annales, I , 1 1 6 s., Biblioteca Vatic. (cf. el n ú m . 38, 4 del apéndice).
(3) V . l o s » A w i s i de 1 1 y 21 de o c t u b r e de 1589, TJrb., 1057, p . 612, 624,
Biblioteca Vatic., l a »relación del e m b a j a d o r v e n e c i a n o de 28 de o c t u b r e de 1589, (2) U n » A v v i s o de 1 7 de s e p t i e m b r e de 1585 p a r t i c i p a : H o y se ha con-
Archivo público de Venecia, y l a relación de S i x t o V en el consistorio de 25 de s u l t a d o al P a p a , q u i e n h a resoluto d i t r o v a r e m o d o che le p o v e r e genti possino
o c t u b r e de 1589, v . G u l i k - E u b e l , I I I , 55- Sobre u n a m e d a l l a de 1588 q u e se viver delle lor f a t i g h e e però v u o l e introdurre l'arte della l a n a et della seta. U r b . ,
I053, p . 404, Biblioteca Vatic.
refiere a las L a g u n a s P o n t i n a s , v . B o n a n n i , I , 410 s. y A r t a u d de Montor, I V , 494.
(4) C f . * R e s t a u r a t i o n e del p o r t o d i A n c o n a per Jac. F o n t a n a a S i s t o V , (3) V . l a b u i a de 18 de diciembre de 1585, que c o n f i r m a los e s t a t u t o s de la
Societas m e r c a t o r u m a r t i s lanae, e n e l B u l l . , V i l i , 638 s. Cf. la »relación de
V a t . , 5463, Biblioteca Vatic.
C . Capilupi de 9 de o c t u b r e de 1585, Archivo Gonzaga de Mantua, y el » A v v i s o
(5) V . l a s »relaciones d e Gritti de 31 de enero de 1587 y d e 28 d e m a y o
de 21 de m a y o de 1586, U r b . , 1054, p . 185, Biblioteca Vatic. V. también Rodo-
y 10 de j u n i o de 1588, Archivo público de Venecia; Albéri, II, 4, 386; Fon-
c a n a c h i , Corporations, I I , 58. Cf. A r c h . R o m . , V I , 466; C. de Cupis, L a l a n a e
t a n a , I , 90; A n n o v a z z i , 298. S o b r e l a inspección del a c u e d u c t o v . el * A v v i s o
l a s u a i n d u s t r i a in R o m a , R . 1923, 6 s.
de 8 de julio de 1589, U r b - , 1057, p . 401, Biblioteca Vatic.
mavera de 1589 (1) y recibió el nombre de Puente Félix (2).
Baldesi (i). Sixto V, que recordaba cuánto babia florecido en tiempo Merece gratitud el haber emprendido el Papa suprimir las deudas
anterior en las Marcas la cría de l o s gusanos de seda, dió a un tos- de los municipios del Estado de la Iglesia. Fueron por él limitadas
cano procedente de Pienza, por nombre Pedro Valentini (2), que las enajenaciones y fianzas, y prohibidos los gastos innecesarios (3).
había adquirido derecho de ciudadanía en Roma, un privilegio de Seis clérigos de cámara recibieron el encargo de examinar la hacienda
plantar moreras para cierto tiempo. Es significativa en el Papa como pública en las diversas ciudades y hacer propuestas para la extinción
príncipe soberano la manera t a n comprensiva como intentó aquí de la deuda (4). En el otoño de 1587 Juan Bausista Ricci de Loreto
intervenir. En su bula de 28 de m a y o de 1586 mandó que en todo fué nombrado comisario general para la restauración de calles,
el Estado se plantasen moreras en las huertas, haciendas, pra- puentes y fuentes en el Estado de la Iglesia y dotado de amplios
deras, valles y colinas donde no s e hubiese sembrado trigo, en lo cual poderes (5). Por orden del Papa el camarlengo Gaetani, en 24 de enero
la Cámara Apóstolica debía preceder con su buen ejemplo a todos de 1589 publicó ima serie de disposiciones para precaver abusos y
los propietarios. Quien dentro d e cuatro años no cumplía con esta durezas en la imposición de tributos (6). Todas estas ordenaciones
obligación, debía ser castigado c o n multas. Al senado y al pueblo fueron tan saludables, que fué visible el impulso que recibieron los
fueron cedidos algunos terrenos sin dueño de los contornos de la municipios (7). Los documentos notariales, que se hallaban en poder
ciudad para la plantación de moreras (3). Atraídos por esta ordena- de los notarios con gran incomodidad de las partes litigantes, mandó
ción, anunciáronse al punto diversos empresarios, que conforme a Sixto V que se depositasen en archivos especiales, donde todo el mundo
las condiciones hechas por la Cámara Apostólica querían dedicarse podía examinarlos a cambio del pago de un pequeño tributo (8).
a la fabricación de la seda en R o m a : así el judío Magín di Gabriele,
oriundo de Venecia, el napolitano Juan Bautista Corcione, el genovés
(1) V . l o s » A v v i s i d e 29 d e a b r i l y 1 0 d e m a y o d e 1 5 8 9 , U r b . , 1 0 5 7 , p . 2 3 5 ,
Juan Bautista Chiavari y Lorenzo Fabri de Luca, donde la industria 267, Biblioteca Vatic.; O r b a a n , A v v i s i , 309.
(2) S o b r e el P u e n t e F é l i x , e n el c u a l se m a n i f e s t ó c o m o i n g e n i e r o D . F o n -
de la seda florecía desde el siglo ix. t a n a , v . F o n t a n a , I , 5, I I , 20 s . ; A . M a r t i n e l l i , S t a t o del P o n t e F e l i c e , Roma,
Por desgracia las empresas de los mencionados tuvieron mala 1682; K e y s s l e r , I I , 3 9 1 ; M a r o c c o , I , 1 0 2 , 1 2 3 ; M o r o n i , E X V I I , 106; A r t a u d de
Montor, I V , 495; B e r t o l o t t i , B . C e n c i , 28; M a r t i n o r i , 33 s. S o b r e el p r o y e c t o q u e
estrella, que frustró los nobles intentos del Papa. E l intento de
Julio R o s d o p r o p u s o a l P a p a , cf. H ü l s e n e n l a H o j a de c o r r e s p o n d e n d a r o m . -
Sixto V de elevar en su país un t a n importante ramo de la industria, g e r m . , V ( 1 9 1 2 ) , n ú m . 6, p . 82, n o t a 3.
es con todo siempre notable, a u n sólo por el hecho de que las ideas (3) V . l a b u l a d e 30 d e s e p t i e m b r e d e 1 5 8 6 , e n el B u l l . , V I I I , 785 s . a.

sobre el fomento de la exportación de las manufacturas, de que en ibid., I X , 127 s. las o r d e n a d o n e s p a r a Bolonia. V . t a m b i é n A . Sarti, B a n d i ema-
n a t i dai l e g a t i p o n t i f . i n B o l o g n a n e l s e c . X V I , R o c c a S . C a s c i a n o , 1 9 1 4 , 30 s .
esto se dejó guiar, le hacen mostrarse como un precursor del mer- (4) V . G u a l t e r i o e n R a n k e , I 8 , 298, n o t a 1 y l a r e l a d ó n de G r i t t i e n B r o s c h ,
cantilismo económico (4). I , 283, d e l a c u a l se s a c a q u e S i x t o V e n s u d i s p o s i d ó n t e n í a t a m b i é n a n t e l o s
o j o s el e n r i q u e c i m i e n t o d e l a c á m a r a . E a » R e l a z i o n e d i V i s i t a d e l l ' U m b r i a f a t t a
Del cuidado que tuvo S i x t o V de las carreteras del Estado de
d a M o n s i g n o r e M a l v a s i a c h i e r i c o d i c a m e r a p e r o r d i n e d i S i s t o V s e h a l l a e n el
la Iglesia, dan testimonio las cuentas de su reinado, así como el gran O t t o b . , 987, Biblioteca Vatic. O t r a c o p i a e n el C ó d . 7 5 d e l a B i b l i o t e c a V a l e n t i n i ,
puente sobre el Tíber junto a Otrícoli, que se comenzó en la pn- v e n d i d a en R o m a e n 1 9 1 1 . E a s » a c t a s s o b r e l a v i s i t a d e B o l o n i a y s u t e r r i t o r i o
q u e e s t á n e n el A r c h . S . A n g e l o , A r m . 15, c . 4, Archivo secreto pontificio, las men-
ciona Garampi (316).
M V. Rodocanachi, loco cit., 35- . (5) V . el » A v v i s o d e 2 1 d e o c t u b r e d e 1 5 8 7 , U r b . , 1055, p . 398, Biblioteca
(2 R a n k e ( E o s P a p a s , 1 « , 2 9 8 : , a u n q u e T e m p e s t i (I, 260) m d . c a c o n e x a c - Vaticana.
(6) V. Collezione delle d i s p o s i z . s u li c e n s i m e n t i d e l s t a t o p o n t i f i c i o I ,
t i t u d el n o m b r e y l a p a t r i a d e V a l e n t i n i , h a c e d e él ¡«un c t e r t o P e d r o d e Va-
R o m a , 1845, 73 s .
lencias!
(7) V . el p a s a j e d e l a s M e m o r i a s e n R a n k e , I 8 , 298, n o t a 1.
S V d ' e x c e l e n t e ' t r a t a d o d e O . T o m a s s e t t i : E ' a r t e della s e t a s o t t o S i s t o V (8) V . B u l l . , I X , 23 s . C f . el » A v v i s o d e 24 d e a g o s t o d e 1 5 8 8 , U r b . , 1 0 5 6 ,
in R o m a en os S t u d i e d o c u m . , I I , x3x-x5a, q « e desgraciadamente R e d a d o P- 3 6 3 b , Biblioteca Vatic. Roma y Bolonia, donde tales archivos y a existían,
d e s l n o d d o a R o d o c a n a c h i (loco c i t . , 96). Conforme a u n » A v v i s o de 5 de febrero f u e r o n e x c e p t u a d a s d e l a o r d e n a d ó n . S i x t o V f i j ó e n t r d n t a el n ú m e r o d e l o s
d e 1^9o p r e s t ó a ú n e n t o n c e s S i x t o V 45 000 e s c u d o s p a r a l a xntroduccxón d e l a n o t a r i o s de R o m a ; e r i g i ó e l C o l l e g i u m N o t a r i o r u m c u r i a e C a p i t o l i n a e y u n i ó c o n
i n d u s t r i a d e l a s e d a e n R o m a . U r b . , 1058, p . 5 ! , BtbhoUc* VaUc.
También dirigió el Papa su atención al mejoramiento de las tituyó a la ciudad de Ancona algunos de sus antiguos privilegios.
En Macerata erigió un tribunal supremo para toda la provincia de
cárceles (i).
la Marca (i). Fermo recobró su universidad (2) y fué elevado a arzo-
Con qué espíritu quería Sixto V que se llevase la administración bispado (3), la villa de Montalto a ciudad y a sede episcopal (4).
de los Estados pontificios, se deduce de las instrucciones para sus El mismo honor alcanzaron San Severino (5), Tolentino (6) y Lo-
funcionarios eclesiásticos y civiles. A éstos se inculca principalmente reto (7). E n Montalto cuidó el Papa de fundar escuelas, comenzó
que den audiencia con regularidad y de un modo afable, distribuyan la construcción de una gran catedral, a la que hizo donación de un
precioso relicario, erigió un palacio episcopal y casas para los canó-
limosnas en abundancia, cuiden de importar trigo y ordenar los
nigos (8). Todavía de mayor favor había gozado Loreto, que era
cursos de las aguas, y de conservar las carreteras, puentes y fortifi- especialmente caro a Sixto V a causa del santuario de Nuestra Se-
caciones, se enteren personalmente recorriendo sus distritos de las ñora. En la iglesia que circunda la Santa Casa, hizo el Papa adornar
necesidades de sus súbditos y den cuenta regularmente a Roma
de las mismas. En su porte deben unir la dignidad con la modestia
y vivir religiosamente, como corresponde a representantes del
(1) V. B u l l . , I X , 81 s .
Papa (2). Los funcionarios que descuidaban su obligación, eran (2) V . C i c c o n i , 28 s .
depuestos sin indulgencia, aunque fuesen hasta cardenales, como (3) V . l a s » A c t a c o n s i s t . a l 24 d e m a y o d e x 5 8 9 , Archivo consistorial del
Vaticano. C f . C i c c o n i , 30 s .
el legado Spinola en Perusa (3). También trabajó repetidas veces
(4) A d e m á s de la »relación d e Gritti d e 1 5 de n o v i e m b r e de 1585 (Archivo
Sixto V para dirimir los litigios sobre los lindes entre los municipios
público de Venecia) y la »relación de M a l e g n a n i de 15 de noviembre de 1586
de los Estados pontificios (4). (Archivo Gonzaga de Mantua), v . B u l l . , V I I I , 800 s . I b i d . , I X , 2 5 4 s . e s t á l a
b u l a s o b r e l a e r e c t i o p r a e s i d i a t u s M o n t i s A l t i . S o b r e el c o l e g i o d e M o n t a l t o v . v o l u -
Muy especial favor concedió el Papa a su patria, la propia-
men X X , c a p . 8. E n general cf. Pistoiesi, S i s t o V e Montalto da documenti
mente dicha y la tomada en sentido más amplio, por la cual se había i n e d i t i , M o n t a l t o M a r c h e , 1 9 2 1 , 91 s s . , c o n valiosas noticias circunstanciadas,
ya interesado vivamente cuando cardenal (5). E n memoria de su y h a s t a c o n v a r i a s t o m a d a s de l o s a r c h i v o s .

propia dura juventud cuidó de la formación de jóvenes de talento (5) A d e m á s d e l » b r e v e de 2 7 d e o c t u b r e d e 1 5 8 6 (su o r i g i n a l e s t á e n el


Archivo municipal de Sanseverino), v . l a b u l a e n el B u l l . , V I I I , 805 s . a . t a m -
de las Marcas, fundando un colegio especial en Bolonia (6). Res- b i é n S . S e r v a n z i - C o l l i o , S e r i e dei v e s c o v i d i S a n s e v e r i n o n e l l a M a r c a , C a m e -
rino, 1874.

él el a r c h i v o n o t a r i a l d e l C a p i t o l i o , f u n d a d o p o r P í o I V ; v . G r e g o r o v i o e n l a s (6) V . B u l l . , V i l i , 817 s.
R e l a c i o n e s d e s e s i o n e s de l a A c a d e m i a d e M u n i c h , s e c c i ó n filos., 1 8 7 2 , 492 s . (7) V . l a » r e l a c i ó n d e P r i u l i de 9 d e n o v i e m b r e de 1 5 8 5 y l a » r e l a c i ó n d e
(x) V . la b u l a de 4 de septiembre de 1589, en el Bull., I X , 121 s. G n t t i de 1 7 d e o c t u b r e d e 1 5 8 7 , Archivo público de Venecia. Cf. B u l l . , V i l i , 666 s . ;
V o g e l , D e e c c l e s i a R e c a n a t . , 308 s .
(2) L a s » i n s t r u c c i o n e s se h a l l a n e n t r e l o s p a p e l e s q u e d e j ó a l m o r i r Ora-
ziani h o y e x i s t e n t e s e n e l Archivo Oraziani de Città di Castello. E s significativo (8) C f . l a » V i t a S i x t i V i p s . m a n u e m e n d . , Archivo secreto pontificio ( v . el
t a m b i é n e n S i x t o V el h a b e r i n s p e c c i o n a d o s i s u s e m p l e a d o s t e n í a n p a r t e e n l a núm. 4 o del apéndice) y los » A v v i s i de 13 de m a y o y 17 de octubre de 1587 y
p r o c e s i ó n d e C o r p u s ; v . l a » r e l a c i ó n de M a l e g n a n i d e 30 d e m a y o d e 1 5 8 7 , Ar- d e 10 d e j u n i o d e 1 5 8 9 , U r b . , 1055 y 1057, Biblioteca Vatic. L a catedral la edificó
chivo Gonzaga de Mantua. J e r ó n i m o R a i n a l d i , d i s c í p u l o de F o n t a n a ( v . G u r l i t t , E s t i l o b a r r o c o , 3 7 7 ) . F o n -
(3) Sobre esto pueden verse casos particulares en los » A v v i s i de 10, 19. t a n a m i s m o c u e n t a q u e él t r a z ó l o s p l a n o s p a r a el e n s a n c h a m i e n t o de l a s ciu-

23, 26 y 30 d e a b r i l y d e 1 4 y i 7 d e m a y o d e 1 5 8 6 , U r b . , 1 0 5 4 , P- «3, 136, dades de Montalto y Loreto. L a catedral de Montalto conserva aún h o y c o m o
v a l i o s í s i m o t e s o r o e l c é l e b r e relicario r e g a l a d o p o r S i x t o V , p a r a e l c u a l se utili-
i 4 i b , 147, i68b, i 7 8 b , Biblioteca Vatic.
zaron preciosas piezas del t i e m p o del cardenal P . B a r b o , posteriormente P a u l o II,
(4) V . B u l l . , V I I I , 691 s . , I X , 109 s .
lleno d e p i s t o p o r l a s a r t e s . S o b r e el R e l i c a r i o d e M o n t a l t o c f . l o s a r t í c u l o s d e
M L o s ciudadanos de Á s c o ü le n o m b r a r o n c i u d a d a n o honorario cuando
C. A s t o l f i y G r i g i o n i e n A r t e e s t o r i a , 1 9 0 9 / 1 0 . V . t a m b i é n O r b a a n , A v v i s i , 289;
Visitó su c i u d a d en x 5 7 4 ; v . P . Capponi, Mem. stor. d. C h i e s a Ascolana Ascoli
P i s t o i e s i , S i s t o V , 1 6 s . , 83 s . , 91 s s . , 100 s s . S o b r e u n r e g a l o d e l P a p a , d e m e d a -
Piceno, x898, 146. Sobre l a s relaciones de S i x t o V c o n A s c o l i - t o d a v í a S_Ante
l l a s de o r o y p l a t a a c u ñ a d a s d e i n t e n t o p a r a M o n t a l t o , d e l a ñ o 1 5 8 8 v . P i s t o i e s i
a n t o n e l l i , H i s t . A s c o l a n a , A s c o l i , x6 7 6, 25 s . C f . V i n c e n z o S e r a f i n o »Trat a o
en A r t e e storia, X X X ( 1 9 1 1 ) , 1 1 7 s . ; e l m i s m o , A l t o d u n e n s i a , M o n t a l t o , 1920,
dell'acquisto et c o n s e r v a t a n e della pace u n i v . et p e r p e t u a della c i t t à d Ascoli
1 7 s . , 34 s . C f . B o l l . i t a l . d . n u m i s m a t . , X I I I ( 1 9 1 5 ) . L a i g l e s i a d e G r o t t a m m a r e
( d e d i c a d o a S i x t o V ) , V a t . , 5533, Biblioteca Vatic.
p o s e e el c á l i z d e q u e s e s e r v í a S i x t o V , s e g ú n l a i n s c r i p c i ó n , s i e n d o o b i s p o de
(6) V . B u l l a a c p r i v i l e g i a Collegii M o n t i s a l t i a S . D . N . S i x t o V i n crvxtate S a n t a Á g u e d a ; v . P i c e n u m , X ( 1 9 1 3 ) , 168 ( r e t r a t o ) . I b i d . , 2 7 1 e s t á el p l a n o de l a
Bononiae erecti, B o n o n i a e , X627. C f . F o n t a n a , I , 8 9 b ; L e B r e t , A l m a c é n , IX, reconstrucción de la ciudad.
554; G u i d i c i n i , M i s c e l i . B o l o g n . , 20, 53-
la capilla del Santísimo Sacramento con estucos y pinturas (i); estaba desnivelada. Luego después de su elección, y más tarde tam-
fuera de eso se terminó la fachada comenzada por Gregorio X I I I (2) bién en el consistorio de 13 de mayo de 1585 (1), lamentó Sixto V
y se fabricaron dignas entradas laterales (3). Loreto debe a Sixto V amargamente su escabrosa situación económica. Dijo al cardenal San-
una ampliación y nueva fortificación (4), así como la hermosa Puerta tori, cuando éste le recomendó en 26 de abril que auxiliase al cole-
Romana (5). Por el mejoramiento del estado sanitario de la ciudad gio de los neófitos y al de los armenios, que Gregorio X I I I había ago-
estuvo el Papa tan solícito (6) como por el remedio de la indigencia tado las rentas de Pío V y las de su propio pontificado (2). Con todo,
material mediante la fundación de un Monte de piedad (7). Una de las cosas no estaban enteramente tan mal como Sixto V creía. Cuando
las últimas bulas del Papa concedía a la ciudad de Loreto una serie se volvieron a contar los caudales depositados en el castillo de San
de privilegios (8). Los habitantes, agradecidos, le erigieron en la esca- Ángel, halláronse allí 326 500 escudos en oro y 33 500 en plata (3).
linata que hay delante de la catedral, una estatua de bronce labrada Pero como Priuli participaba el 18 de mayo de 1585, las cajas públi-
por Antonio Bernardino Calcagni de Recanati, obra insigne, que cas estaban vacías y empeñadas todas las rentas para el semestre
representa primorosamente los rasgos distintivos del Papa (9). En siguiente (4). La energía de Sixto V consiguió aumentar constante-
Loreto, como en la mayor parte de las otras ciudades, inscripciones mente sus ingresos (5) y, a pesar de sus grandiosas construcciones y
en mármol anunciaban también a la posteridad las mercedes ponti- otras empresas, depositar todavía en el castillo de San Ángel un
ficias (10). fondo de reserva que subía a su muerte a cinco millones y medio
de escudos de plata, feliz éxito que pareció un milagro a los con-
Muy especial amor mostró Sixto V a su residencia (11) • Lo que
temporáneos (6).
hizo por su expansión y embellecimiento es de tal importancia,
que ha de tratarse por separado (12). Los medios por los cuales alcanzó Sixto V semejante resultado,
Las empresas arquitectónicas de Sixto V así como las necesi- fueron muy diversos y de ninguna manera del todo nuevos. No
dades de la Iglesia exigían el empleo de muy grandes sumas, las podrán ser alabados incondicionalmente; con todo, para juzgar sobre
cuales eran al principio tanto más difíciles de adquirir, cuanto por ellos hay que tener también en cuenta los principios económicos y
efecto de la generosidad sin límites de su predecesor y su aversión usuales modos de obrar de aquel tiempo, y difícilmente puede repro-
a imponer nuevos tributos la hacienda pública de la Santa Sede charse al Papa el no haber ido más lejos de los mismos (7).

(1) V . Beissel, L a s a n t a c a s a d e E o r e t o , F r i b u r g o , 1891, 21. Cf. B o n a n n i , (1) V . l a » r e l a c i ó n d e C . C a p i l u p i de 1 5 de m a y o d e 1 5 8 5 , Archivo Gonzaga


de Mantua.
I , 384; A . C o l a s a n t i , E o r e t o , B e r g a m o , 1 9 x 0 , 62 s s . ; F r a n e . D a l M o n t e Casoni,
(2) Santori, Autobiografía, X I I I , 1 6 7 . E a f e c h a (26 d e a b r i l ) que aquí
N e l I V C e n t e n a r i o d a l l a n a s c i t a di S i s t o V . U n a p a g i n a d e l l a s u a v i t a ( M e m o r i e
f a l t a , l a s a q u é del » D i a r i u m a u d i e n t . c a r d . S . S e v e r i n a e , Archivo secreto ponti-
documentate di storia Recanatese e E o r e t a n a ) , Eoreto, 1921.
(2) A d o r n a el f r o n t i s p i c i o el e s c u d o d e S i x t o V c o n l a i n s c r i p c i ó n : S i x t o V ficio, EU, 18.
(3) V . S t u d i et d o c u m . , X I V , 65; c f . X I I I , 314.
P . M. A . I I I . 1587-
(3) Sobre las entradas laterales s e lee: S i x t u s V . (4) V . B r o s c h , I , 278.
(4) V . F o n t a n a , I , 90. Cf. el * A w i s o d e 2 1 d e o c t u b r e d e 1 5 8 7 , U r b . , 1 0 5 5 , (5) S e g ú n C o p p i ( F i n a n z e , 5, 10) l a s r e n t a s s u b i e r o n e n 1585 a 1318414
e s c u d o s , y y a e n 1 5 8 7 a 1 599 303. C o n f o r m e a o t r a c u e n t a s e c a l c u l a n p a r a 1 5 8 7 :
p . 397, Biblioteca Vatic.
(5) C f . G u i d a di E o r e t o , S i e n a , 1 8 9 5 , 32; F r . D a l M o n t e C a s o n i , I l s a n t u a - I n t r a t e i n c e r t e 383 600, e e r l e 1 201 920, s u m a t o t a l : 1 585 520; u s c i t a 1 498 540.
C o d . 39 B . 1 3 , p . 1 5 0 s . , Biblioteca Corsini de Roma.
rio d i E o r e t o e le s u e d i f e s e m i l i t a r i , R e c a n a t i , 1 9 1 9 , 88.
(6) C f . el * b r e v e a l C a r d . P e r u s i n u s , p r o t e c t . L a u r e t . , d e 20 d e a b r i l d e 1589, (6) V . l a s e x p r e s i o n e s del c a r d e n a l P r ó s p e r o S a n t a Croce e n l a » r e l a c i ó n
d e G r i t t i , d e 7 d e m a y o de 1 5 8 8 (Archivo público de Venecia), utilizada por Brosch,
A r m . 44, t . 29, p . 1 1 9 , Archivo secreto pontificio.
(7) A d sublevandam pauperum i n o p i a m , dice l a i n s c r i p c i ó n d e 1590. I, 282.
(7) Juicio de R e u m o n t al tratar sobre H ü b n e r en la H o j a literaria teoló-
(8) B u l l . , I X , 230 s .
g i c a de B o n a , 1 8 7 0 , n ú m . 1 6 . T e m p e s t i (I, 457 s s . ) n o t i e n e s i n o a l a b a n z a s p a r a
(9) C f . a r r i b a , p á g . 62, n o t a .
l a a d m i n i s t r a c i ó n e c o n ò m i c a de S i x t o V . C f . C o p p i , F i n a n z e , 5 s s . , R a n k e , I8,
(10) V . Ciaconio, I V , 127 s. 301 s . , H ü b n e r , I , 341 s . , B r o s c h , I , 278 s . y B a u m g a r t e n , N u e v a n o t i c i a , 31 s .
(11) V . e n el n ú m . 25 d e l a p é n d i c e e l » A v v i s o de 3 de m a y o d e 1 5 8 9 , Bi-
V . t a m b i é n M a r t i n o r i , 5 s . , 21 s . s o b r e l a e m i s i ó n d e m o n e d a s de c o b r e d e v a l o r
blioteca Vatic. inferior a l oficial. Sobre las monedas de Sixto V v . t o d a v í a Serafini, I I , 71 s .
(12) V . voi. X X I I , cap. VIII.
Ii6 L I B . PRIMERO, n , SEXTO V POEÍTICA ECONÓMICA

La reorganización de la hacienda, efectuada por Sixto V, estri- ficios, de que sus habitantes sólo estaban cargados con muy peque-
baba por una parte en ahorros, y por otra en el amplio aprovecha- ños tributos. Hiciéronse al Papa las más diversas propuestas, entre
miento de las fuentes de economía que ofrecían la venta de los cargos las cuales algunas de un género enteramente extraordinario (1).
y los llamados Montes de piedad. Refiérese que tampoco desdeñó el consejo de hacendistas judíos (2),
Cuanto a los ahorros, comenzó Sixto V por sí mismo. Su mesa así como, probablemente por motivos comerciales, se mostró en
y todo su modo de vivir eran lo más sencillos posible (i). Por el libro general muy benigno con los judíos y les restituyó en el Estado
de apuntamientos de fray Félix escrito de su mano se conoce cuán de la Iglesia los más de los derechos de que los privaron Paulo IV
lleno estaba ya entonces del espíritu de economía. Estos sentimientos y San Pío V (3).
retúvolos también siendo Papa. Refiérese que la parsimonia en sus Los principales consejeros del Papa en materias económicas
gastos personales iba aun ahora tan lejos, que en vez de com- fueron los tesoreros de la cámara. A éstos confió puestos importantes,
prarse un par de zapatos nuevos, se hizo remendar los viejos (2). primeramente al genovés Benito Giustiniani, el cual se acreditó de
En su corte se suprimieron muchos cargos inútiles, en otros se tal manera, que ya en 17 de diciembre de 1586 se le otorgó la sagrada
disminuyeron los salarios, y al principio hasta se suspendió la subven- púrpura. La misma honra cupo en suerte tres años más tarde a su
ción que se daba a los colegios eclesiásticos (3). También el número sucesor Guido Pepoli, quien en enero de 1590 fué sustituido por
de las tropas fué limitado en extremo, y en general en todos los Bartolomé Cesi (4). *
ramos de hacienda convirtióse en regla la reducción de los desembol-
La tesorería de la cámara era del número de los cargos vendibles.
sos a lo estrictamente necesario (4). Sobre el empleo de los mismos
En tiempo de Gregorio X I I I la había adquirido últimamente Rodolfo
se ejerció la más severa inspección (5).
Bonfiglioli por veinticuatro mil escudos romanos. Giustiniani hubo
Los ahorros, cuya cuantía se valoraba anualmente en ciento de pagar cincuenta mil, Pepoli treinta mil escudos de oro, y Cesi,
cincuenta mil escudos (6), apenas bastaban sin embargo para cubrir aunque las rentas habían sido disminuidas en la mitad (cinco mil),
los gastos que ocasionaban las empresas de utilidad general del Papa, de nuevo cincuenta mil. También el cargo de camarlengo se hizo
principalmente sus construcciones. L a proyectada formación de un vendible en 1588; el cardenal Enrique Gaetani hubo de satisfacer
fondo de reserva sólo fué posible mediante la apertura de ulteriores por él cincuenta mil escudos (5).
fuentes de economía. Hallar éstas era singularmente difícil, pues Pero no solamente se aumentó el precio de los cargos, sino tam-
Sixto V deseaba mantener la antigua fama de los Estados ponti- bién se extendió la venta a empleos que hasta entonces se habían
otorgado gratuitamente. Esto sucedió entre otros con el cargo de
Martinori da p. 27 s. una serie de ordenaciones monetarias. E a s medallas del (1) V . el p a s a j e de l a s Memorias e n R a n k e , E o s P a p a s , I I I 8 , 73*. Cf. la
Papa las caracteriza bien Artaud de Montor (V, 12). »relación de C. C a p i l u p i , de 18 de s e p t i e m b r e de 1585, Archivo Gonzaga de Man-
(1) Cf. arriba, p á g . 70. tua. U n a » c a r t a de S i x t o V al tesorero Giustiniani, f e c h a d a e n Montecavallo
(2) V . el » A v v i s o de 9 d e s e p t i e m b r e de 1587, U r b . , 1055, P- 373. Biblio- a 23 de j u n i o de 1585, t r a t a de cierto V i c e n t e B a d a l o c c h i o , q u e quería adquirir
teca Vatic. dinero, s e n z a imponere g r a v e z z a e s e n z a f a r t o r t o a nessuno. E l original se halla
(3) V . la »relación de C a p i l u p i de 19 de j u n i o de 1585, Archivo Gonzaga e n la Colección de Pedro Pieri de Roma, vendida actualmente en pública subasta.
de Mantua. Cf. los » A w i s i de 29 de m a y o y 15 de junio de 1585, U r b . , 1053. (2) D e s e m p e ñ ó u n g r a n p a p e l especialmente el p o r t u g u é s Juan Eópez;
p. 229, 250b, Biblioteca Vatic. A l a s e m p r e s a s orientales de Gregorio X I I I negó v . el * A v v i s o de 9 de octubre de 1585, U r b . , 1053, p . 439, Biblioteca Vatic.
S i x t o V e n p a r t e e l a p o y o ; v . H o f f m a n n , I n s t i t u t o de misiones, 210. (3) V . B u l l . , V I I I , 786 s.; De Maulde, E e s J u i f s d a n s les é t a t s du S t . Siège
(4) V . B r o s c h , I , 280. Cf. a r r i b a , p á g . 69. S o b r e l a limitación ordenada (1886), 45; R i e g e r - V o g e l s t e i n , I I , 178 s.; R o d o c a n a c l i i , S t . Siège et les J u i f s (1891),
en 1586 de l a f i e s t a e n el a n i v e r s a r i o de la coronación v . G u l i k - E u b e l , I I I , 54- 64, 187 s . , 231; Giorn. E i g u s t . , 1888, 263 s. Cf. t a m b i é n las expresiones de u n
E a reducción de l a f a m i l i a p o n t i f i c i a m e n c i ó n a l a S p o r e n o en su »relación de c r o n i s t a j u d í o e n e l E m e k H a b a c h a v o n R . Joseph ha Cohen, e d i t a d o por M. Wie-
22 de m a r z o de 1586, Archivo del Gobierno provincial de Innsbruck. ner, L e i p z i g , 1858, 127; los Capitoli e R i f o r m a delli Banchieri Hebrei («ridotta
(5) C f . los » A w i s i de n de m a y o de 1585 y de 26 de f e b r e r o de 1586, a 18 % l'anno»), f e c h a d o s P r i d . N o n . J a n . A n n . I V , en los B a n d i , V , 10, p . ni,
U r b . , 1053, P- 202, 1054, P- 7 3 . Biblioteca Vatic. Archivo secreto pontificio. H o f f m a n n , I n s t i t u t o de misiones, 223.
(6) A s í y a e n el » A v v i s o de 29 de m a y o de 1585, U r b . , 1053. Biblioteca (4) V . Moroni, L X X I V , 292 s.; G a r a m p i , 333; Martinori, 28.
Vatic. M á s t a r d e los v a l o r ó S i x t o V en 146 000 escudos; v . H ü b n e r , I , 355- (5) V . Moroni, V I I , 81, E X X X V I I , 91.
Como la venta de cargos, así la organización de la deuda del
solicitador de la cámara, así como con numerosas notarías y fisca-
Estado mediante el aumento y transformación de los Montes de
lías. También aquí hubieron de satisfacerse en p a r t e grandes sumas (i).
piedad presentaba igualmente lados muy peligrosos. Pero Sixto V
Por el cargo de tesorero de la Dataría hubo de p a g a r monseñor Rus-
de ninguna manera anduvo aquí por caminos nuevos, sino dispuso
ticci cincuenta mil escudos. Las notarías de Fermo, Umbría, Fano,
sólo sistemáticamente y con gran habilidad los métodos existentes.
Orvieto, Espoleto, Terni y Narni, así como veintiún cargos de refe-
Los empréstitos públicos de la Santa Sede, llamados «Monti»
rendario, produjeron cuarenta y dos mil escudos (2).
(montes de piedad), llevaban aún diversos sobrenombres, o por el
Se ha hecho observar con razón, que la costumbre de vender
Papa que los había fundado, o por el uso que debía hacerse de los
cargos, que entonces reinaba también en la m a y o r parte de los otros
dineros recibidos, o por las fuentes de ingresos a que eran consig-
Estados, de ninguna manera fué introducida por primera vez por
nados los intereses. Se distinguían Monti vacabili y non vacabili.
Sixto V en el Estado de la Iglesia (3). Por eso su conservación no Como los Uffizii vacabili se extinguían con la muerte del adquiridor
puede en modo alguno reprochársele, pero sí su gran extensión, o en ciertos casos con su promoción a la dignidad de obispo o de
principalmente también a algunos cargos que pertenecían a la admi- cardenal, así se entendían por Monti vacabili los empréstitos que
nistración eclesiástica. después de cierto tiempo eran amortizables. Los Monti non vacabili
Qué amplitud recibieron los Uffizii vacabili, muéstralo un cata- o simplemente Monti representaban la deuda del Estado consoli-
logo compuesto antes de diciembre de 1586, e n el cual se indica su dada. Las acciones o billetes de participación, los Luoghi di Monti,
precio de compra y valor de entonces, en t o t a l 3596225 escudos eran formales títulos de renta transferibles, que circulaban al igual
de oro. L a larga lista comienza por los grandes cargos: el de camar- que el moderno papel del Estado (i). Los intereses naturalmente
lengo y el de tesorero. Se ve que también por otros cargos se paga- eran diversos y subían entre los primeros al doce por ciento y toda-
ban muy grandes sumas, así, por la auditoría de la cámara cincuenta vía más alto, mientras entre los últimos ascendían al cuatro por
y cuatro mil escudos de oro, por cada uno de los diez empleos ciento y más según las circunstancias (2).
de clérigo de cámara treinta y seis mil. Sumas inferiores habían de
L a institución de los Monti non vacabili, de la deuda del Estado
satisfacerse por las fundaciones de renta vitalicia unidas con obli-
consolidada en sentido estricto, había comenzado en el año 1526,
gaciones de poca importancia, como los puestos de abrevadores,
cuando Clemente V I I , imitando el modelo de aquel monte de piedad
camareros y escribientes, así como por los empleos de caballeros;
que había erigido la república de Florencia el año 1345 (3), fundó
estos últimos empleos, fundados por León X con los 401 caballeros
el Monte de la fe, así llamado porque el dinero debía emplearse
de San Pedro, subían ahora ya a 1 486 (4); Sixto V a los 240 caba-
para la guerra contra los turcos. E l capital subía a doscientos mil
lleros de Loreto les había añadido aún 60 (5).
escudos en dos mil billetes del Estado a cien escudos cada uno con
(I) v el recuento e n l a s » E n t r a t e e spese d e l l a Sede A p o s t . s o t t o il pon- un interés de diez por ciento consignado a la duana. Todavía el
t i f i c a t o di Clemente V I I I , B a r b . L V , 51. Biblioteca Vati, E s éste a q u e l m a n u s - mismo año fundó Clemente V I I el Monte de sal y oro de 284 800
c S o sobre l a hacienda pública r o m a n a que R a n k e ( L o s P a p a s , 1«, 304) a t a n
escudos al interés legal del ocho por ciento, y al año siguiente, des-
l a t u r a n á s c o n c r e t a y con la f a l t a de i m p r e n t a «Clemente VII», que se repite
pués del saqueo borbónico, el Monte del macinato (molienda) de
doscientos noventa mil escudos (4).
que c e b a b a n e e J f e quisiese

hacer vendibles diversos c a r g o s , v . Rodocanachx, I n s ü t u ü o n s , 315 8. de 1586, U r b . , 1054, p . 436, Biblioteca Vatic.; »relación de Malegnani de 10 d e
(2) v . » E n t r a t e e spese s o t t o Clemente V I H , l o c o ext. o c t u b r e de 1586, Archivo Gonzaga de Mantua.
(1) V . Moroni, X L , 146 s . , L X X X V I I , 70 s.; Brosch, I , 280.
U) 8- * se P«ed£ d e t e r m Í n a l P M 61 h e C h ° d e
t
q U e (2) V . nuestros d a t o s del v o l . V I .
Giustiniani^ q u e ' f u é n o m b r a d o c a r d e n a l el x 7 de d i c i e m b r e de x 5 8 6 , es a ú n teso- (3) D e b í a n c o n él p a g a r s e los g a s t o s de la guerra sostenida con los pisa-
f e r o C L t a m b i e n el » A w i s o de 25 de enero de x 5 8 6 , U r b . , 1054, P- 3 6 b , »bUo- n o s por c a u s a de la posesión de L u c a .
(4) V . n u e s t r o s d a t o s del v o l . X.
^ ( f v Btill., I X , 324 s . Cf. A c t a consist., 8 4 6 ; » A v v i s o de 1 . ° de o c t u b r e
De esta manera continuaron también los Papas siguientes. los diez millones de escudos de oro que Sixto V juntó durante sus
Paulo III fundó un Monte, Paulo IV no menos de cuatro, Pío IV cinco años de reinado, sólo un millón se reunió por medio de nuevos
dos, San Pío V cuatro y Gregorio X I I I uno (i). De modo que al fin tributos, y todo lo demás por venta o aumento de los cargos y por
el capital subió a cinco millones y medio de escudos y los intereses otras operaciones rentísticas (1). L o arriesgado de los medios que
anuales a 281 968 (2). Sixto V aumentó el número y el capital de los empleó Sixto V para producir nuevas fuentes de ingresos, parece
Montes de tal suerte, que sobrepujó a todos sus predecesores. Donde- que no llegó a conocerlo; tan penetrado estaba de lo necesario que
quiera que descubría una fuente de economía, era capitalizada, y era hacer incontrovertible aun con su independencia y superioridad
como generalmente eran genoveses los que franqueaban los capita- económica la autoridad y el influjo del papado y de la Iglesia en
les, el comercio pecuniario fué a parar casi enteramente a sus manos. el mundo (2). Censuraba en sus predecesores, aun en San Pío V (3)
En conjunto Sixto V no erigió menos de once Montes, de los cuales por él tan venerado, el que no hubiesen atendido suficientemente a
ocho eran vacabili (3). La suma de capitales de los empréstitos tener preparados medios pecuniarios. Decía que los príncipes pobres
hechos de esta manera subió a dos millones y medio de escudos en y más aún un Papa pobre son burla de los niños, especialmente en un
oro (4), para los cuales sólo podían hallarse los intereses agravando tiempo en que todo se puede emprender con dinero; que un príncipe
los tributos existentes o imponiendo nuevas cargas. Por más que prudente había de seguir el ejemplo de las hormigas, que recogen
Sixto V se resistió al principio, no tuvo más remedio que aumentar en el verano la provisión de invierno (4).
los impuestos, lo cual, contra sus mejores intenciones, entorpecía La política económica de Sixto V estribaba principalmente en
también el comercio y la industria. Después de haber sido vencida que estaban a su disposición todos los medios de subsistencia del
la tardanza del principio, Sixto, que no conocía vacilaciones, fué Estado de la Iglesia; mostrábase cuán extraordinariamente impor-
adelante también en este punto con la energía propia suya (5). Juan tarte y necesario era para toda la posición de los Papas el que pose-
Gritti dice en su relación de 1589, que el Papa había ya introducido yesen un Estado (5).
hasta entonces dieciocho nuevas contribuciones (6). Un impuesto La circunstancia de que Sixto V empleó desde el principio gran-
muy pesado, el del vino, que había sido resuelto en la primavera des sumas en el embellecimiento de su residencia y en empresas de
de 1587, tuvo que abandonarlo en el verano del año siguiente (7). utilidad común, hizo que la carga de los impuestos, unida inevitable-
Según Cicarella el número de los nuevos tributos debió de haber mente con la venta de cargos y la apertura de nuevos empréstitos,
subido a más de treinta y cinco (8). Pablo Paruta asegura que de no se sintiese tan gravemente como se podría suponer. Las grandes

(1) V . Coppi, F i n a n z e , 42. Cf. n u e s t r o s d a t o s del v o l . X I I .


(2) Coppi, F i n a n z e , 5. d e 1587, Archivo Gonzaga de Mantua. Q u e entonces h a b í a en R o m a m u c h a efer-
(3) A s i R a n k e , E o s P a p a s , I 8 , 304, c i e r t a m e n t e según el m a n u s c r i t o de vescencia, refiérelo t a m b i é n e l e m b a j a d o r v e n e c i a n o e n s u d e s p a c h o de 27 d e
la Biblioteca Vatie. c i t a d o a r r i b a , p . 118, n o t a x. Hállanse d a t o s en p a r t e discre- j u l i o de 1587, Archivo público de Venecia. Se p r o f e t i z ó a S i x t o V u n a m u e r t e
v i o l e n t a (v. l a »relación de Malegnaiú de 5 de s e p t i e m b r e d e 1587, loco cit.),
p a n t e s en Coppi, F i n a n z e , 8 s. y Moroni, X E , 250 s.
pero el P a p a se r e í a de q u e se reforzase l a g u a r d i a en su palacio; v . el » A w i s o
(4) V . R a n k e , I 8 , 306. Cf. R e u m o n t , I I I , 2, 583-
de 2 de s e p t i e m b r e de 1587, U r b . , 1055, p. 338, Biblioteca Vatic.
(5) V . R e u m o n t , I I I , 2, 583 s.; B r o s c h , I , 281.
(1) P . P a r u t a en A l b é r i , I I , 4, 410.
(6) Gritti, 337-
(2) V . H e r r e , E l p a p a d o , 374 s.
(7) Cf. H ü b n e r , I , 354. G u a l t e r i o (»Ephemerides, n o s . , Biblioteca Víctor
(3) V . l a »relación de G r i t t i , de 26 de j u l i o de 1586, Archivo público de
Manuel de Roma) p r o c u r a j u s t i f i c a r d e t e n i d a m e n t e e l i m p u e s t o del vino. T a m -
Venecia.
bién h u b o de ser s u p r i m i d a u n a c o n t r i b u c i ó n sobre los géneros introducidos en
(4) V . G r i t t i , 338.
A n c o n a , que f u é m u y p e r j u d i c i a l ; v . la »relación de B a d o e r d e 1589, Biblioteca
(5) V . R a n k e , E o s P a p a s , I 8 , 270. E a b u l a de S a n P í o V e n que se decla-
Quirini de Venecia (Ranke, III8, 78*).
r a b a inajenable e inseparable el Dominium temporale, tan importante para
(8) Cicarella, V i t a S i x t i V . S e g ú n esto h a y que corregir a Moroni, L X V I I ,
u n i f i c a r el E s t a d o de l a Iglesia y convertirlo en u n a f u e r t e m o n a r q u í a (v. nues-
1 0 1 . S o b r e la oposición de los cardenales P a l e o t t o y C a r a f a a la c a r g a de los
t r o s d a t o s del v o l . X V I I ) f u é j u r a d a p o r S i x t o V el xo de m a y o de 1585 (Gulik-
i m p u e s t o s v . » A c t a c o n s i s t . al 11 de m a y o de 1587, Archivo consistorial del Vati-
E u b e l , I I I , 53) y r e n o v a d a el i . ° de julio con adiciones confirmatorias; v . Thei-
cano. U n libelo c o n t r a los i m p u e s t o s y el allegamiento de dinero de S i x t o V , que
ner, Cod. d o m . t e m p . , I , 553 s.
se p r e s e n t ó c o m o a v a r i c i a , m e n c i o n a M a l e g n a n i e n s u »relación de 4 de j u l i o
obras que su energía logró levantar en Roma en pocos años y que San Ángel un millón de escudos en oro para la defensa de la Santa
presentaron la ciudad de los Papas aun exteriormente como el centro Sede, dedicándolos a Cristo Nuestro Señor, a la Santísima Virgen
del mundo, disculparon en cierto modo para la mayor parte de la María, Madre de Dios, y a los santos Apóstoles San Pedro y San
población los nuevos impuestos (i). Pablo.
El celo con que el Papa atendió a la acumulación de un tesoro, La bula establecía además los casos en que debía permitirse al
de ninguna manera fué generalmente censurado. Cuando ya antes de Papa y a sus sucesores servirse de este tesoro, esto es, cuando se
terminar el primer año de su pontificado corrió la voz de que a empezase una guerra para la conquista de la Tierra Santa o una cam-
pesar de los gastos para abastecer a Roma de trigo, para combatir paña general contra los turcos; cuando sobreviniese el hambre o la
a los bandidos, para los negocios eclesiásticos y las empresas arqui- peste; en caso de peligro manifiesto de que un país cristiano se per-
tectónicas, especialmente la restauración de los acueductos, se diese pasándose a los infieles o a los enemigos de la Iglesia; en una
hallaría en disposición de depositar pronto en el castillo de San irrupción en los Estados pontificios; o cuando una ciudad que perte-
Ángel la suma de un millón de escudos en oro (2), se maravillaron neciese a la Santa Sede, fuese amenazada, o por reversión pudiese
todos ciertamente, pero alabaron luego t a l precaución para casos ser recobrada. Pero aun en todos estos casos debía cuidarse de que no
de serio peligro y especial necesidad (3). se tocase más que la mitad del tesoro. Sigue la bula diciendo que
Sobre el empleo de este tesoro, en el consistorio de 21 de abril todas estas disposiciones se han de entender literalmente; que quien
de 1586 fué propuesta a los cardenales una bula para que la firmasen no se atenga a ellas, incurrirá en las más graves penas. Para la con-
y fuese jurada por todos (4), en la que declaraba el Papa, que llamado servación de los dineros, se tomaron las más extensas precauciones,
por la Providencia en tiempos sumamente difíciles para dirigir la las cuales se ampliaron en el consistorio de 28 de abril de 1586 en
navecilla de Pedro, abrazaba cuidadoso de una mirada no solamente el sentido de que el tesoro debía ser reconocido cada cuatro meses
las borrascas presentes, sino también las futuras. Continuaba diciendo, para que pudieran cerciorarse de su integridad (1).
que poderosos enemigos, los herejes llenos de odio irreconciliable Los romanos quedaron atónitos cuando supieron que a pesar
y el turco, esta vara de la ira de Dios, amenazaban a la religión cató- de los inmensos gastos empleados en construcciones, al año siguien-
lica y especialmente a su centro, la Santa Sede. Que aunque el Papa te (1587) se había reunido un segundo millón de escudos en oro (2)
confiaba sobre todo en la protección del Pastor de Israel, con todo, y ya en abril de 1588 un tercer millón (3), los cuales como los pri-
precisamente, aquel que tenía potestad de mandar al mar y a las olas, meros fueron asegurados con bulas especiales (4).
enseñaba que el padre de familia tenía que vigilar también de noche, Todos, aun los cardenales, se maravillaban de que a pesar de
y que no se había de tentar a Dios, pidiendo milagros donde la pru- este resultado se acumulasen aún más dineros (5), sobre cuya adqui-
dencia y previsión humana podían prestar ayuda. Que dolorosos sición se consultaba en el tiempo siguiente a unos y a otros, pues el
ejemplos de los tiempos pasados enseñaban que la Santa Sede había
de estar preparada para todos los casos y provista de suficientes
(x) V . A c t a c o n s i s t . , 841; G u l i k - E u b e l , I I I , 53- Sobre la v i s i t a del tesoro
auxilios para los tiempos de necesidad. Que así había resuelto a e n junio de 1586 v . G u l i k - E u b e l , I I I , 54.
ejemplo de los Padres del Antiguo Testamento, que acumularon (2) V . el * A w i s o de 7 de abril de 1587, Urb., 1055, P- 129, Biblioteca
Vatic.
asimismo en el templo sumas de dinero, depositar en el castillo de
(3) Cf. los * A w i s i de 9 y 13 de enero y 30 de a b r ü de 1588, TJrb., 1056,
p . 12, i 5 b , 170, Biblioteca Vatic. V . t a m b i é n G u l i k - E u b e l , I I I , 54-
(1) V . B a l z a n i , S i s t o V , 30. (4) L a s b u l a s de 6 de n o v i e m b r e de 1587 y 27 de abril de 1588 e s t á n en el
(2) V . las »relaciones de Capilupi de 30 d e n o v i e m b r e de 1585 y 25 de B u l l . , V I I I , 939 s s . I X , 1 s s . Cf. A c t a c o n s i s t . , 853 s.; G u l i k - E u b e l , I I I , 54; * A v -
enero de 1586, Archivo Gonzaga de Mantua. Cf. e l * A v v i s o de 25 de enero de 1586, v i s o de 2 de diciembre de 1587, U r b . , 1055, P- 461, Biblioteca Vatic.
U r b . , 1054, p . 36 b , Biblioteca Vatic. (5) »Congessit u s q u e m o d o in c a s t e l l u m s. A n g e l i S . D. N . tres milliones
(3) V . el » A v v i s o de 21 de m a y o de 1586, i b i d . , p . 186. auri et q u o t i d i e p e c u n i a m a g g r e g a t e t o m n e s cardinales a d m i r a n t u r , et n e m o
(4) I m p r e s a en el B u l l . , V I I I , 693 ss. Cf. A c t a c o n s i s t . , 845 y G u l i k - E u b e l , illorum n o v i t , q u a r e f i a t , licet a m u l t o t e m p o r e sciant non f u i s s e f a c t u m , escribe
Sporeno e l 25 de abril de 1588, Archivo del Gobierno provincial de Innsbruck.
I I I , 53-
momento dispone más que cualquier otro, de las sumas que necesita
Papa no quería gravar más a1 pueblo (i). En el consistorio de 23 de
para satisfacer las exigencias de la situación, y para poner por obra
enero de 15S9 pudo Sixto V participar que el cuarto millón se comple-
los planes que ha concebido (i).
taría pronto, pero que éste no se aseguraría de la manera que los
Si Sixto V hablaba con mucho gusto a los cardenales, los emba-
otros, sino que estaría a la libre disposición de su sucesor. Cuando
jadores y enviados de las importantes sumas de dinero que estaban
estuvo ya completo, se resolvió y determinó conforme a esto, que el
a su disposición, además de cierta ingenua complacencia propia,
cuarto millón se guardase en el antiguo erario del castillo de San
había también en ello interés político. Quería que se supiese, no
Ángel, separado de los otros tres, que se hallaban en el erario se-
solamente que era rico, sino que quería permanecer siéndolo. Por eso
creto (2). Éste era aquel lugar redondo y abovedado situado en el
era muy reservado en conceder subsidios, y cuando los prometía, era
centro de la Torre Borja del castillo de San Ángel, el cual ya en
esto siempre con la cláusula de que los dineros no se pagasen
tiempo de Paulo III servía de erario (3). Todavía hoy ve allí el visi-
sino en casos determinados con precisión, esto es, cuando se hubiesen
tante del castillo de San Ángel tres grandes cajas de nogal guarne-
alcanzado ciertos resultados. Así se portó con Felipe II con ocasión
cidas de hierro de diversa magnitud. L a de en medio muestra el mono-
de los armamentos contra Inglaterra, con el duque de Saboya,
grama de Julio II, y las otras dos son las que fueron construidas en
cuando éste fué obligado por el gobierno francés a aplazar su
tiempo de Sixto V según lo que contienen las cuentas. La mayor de
ataque a Ginebra, y con Enrique III durante las guerras contra
las cajas la compuso nada menos que el célebre arquitecto Domingo
los hugonotes (2). Si los representantes diplomáticos de los prín-
Fontana (4). A la muerte de Sixto V estaban encerrados en estas
cipes siempre necesitados de dinero se quejaban de semejante Papa,
arcas tres millones de escudos en oro. A esto añadíanse todavía un
esto desde su punto de vista es tan comprensible, como su curio-
millón 159 543 escudos en plata. El valor total de las sumas deposi-
sidad de saber qué fines se pretendían con la acumulación de tan
tadas subía a cinco millones y medio de escudos de plata, pues el
grandes sumas (3).
oro estaba más alto que la plata en un veinte por ciento (5).
Y a los contemporáneos y todavía más varios críticos posteriores
Compréndese enteramente la satisfacción de Sixto V por seme-
han señalado los perjuicios que se originaban de sustraerse de la
jante resultado de su política económica (6), si se considera que el
circulación tan grandes sumas (4). Sin embargo de ningún modo
emperador Rodolfo II, Enrique III de Francia y Felipe II de España
era cosa tan del todo extraordinaria, como se ha afirmado (5), el que
padecían constantemente notable falta de dinero a pesar de sus
Sixto encerrase en el castillo de San Ángel un tesoro para casos de
grandes rentas. Por los millones asegurados en el castillo de San
serio peligro. En realidad esta providencia ninguna otra cosa signi-
Ángel había llegado a ser el Papa el príncipe más rico de Europa, en
ficaba que la formación de un fondo de reserva, como también hoy
cuanto se puede afirmar, que el más rico es siempre aquel que en todo
todo instituto bien dirigido ha de tenerlo en sus cajas (6).
(1) V . el » A v v i s o de 21 de enero de 1589, según el c u a l c u e n t a n h a b e r El célebre tesoro del castillo de San Ángel, perpetuado también
dicho el P a p a , che li 4 milioni d'oro, che S . B . h a in Castello, sono u n a insalata
r i s p e t t o a l s u o urgentissimo bisogno, onde o g n u n o r e s t a a m m i r a t o . U r b . , 1057,
(1) V. Hübner, I, 3 4 2 s.; Balzani, Sisto V, 3 1 . Cf. el » A v v i s o d e 2 7 de
p . 27, Biblioteca Vatic.
enero de 1590, Urb,, 1058, Biblioteca Vatic.
(2) A c t a c o n s i s t . , 863. a . Bonanni, I , 388.
(2) V. H ü b n e r , loco cit. Cf. Pierling, I I , 313.
(3) V . n u e s t r o s datos del voi. X I I .
(3) C f . la » r e l a c i ó n d e S p o r e n o de 2 2 de abril de 1 5 8 9 , Archivo del Go-
(4) V . Cerasoli en los Studi e d o c u m . , X I I I , 306 y F r . T o m a s s e t t i en la
bierno provincial de Innsbruck.
N . A n t o l o g í a , C X X I X (1907). 717 s., donde h a y t a m b i é n u n a copia de las casse-
(4) Y a u n * A v v i s o d e 1 1 d e d i c i e m b r e d e 1 5 8 5 h a c e o b s e r v a r q u e l o s mi-
f o r t i di Sisto V . U n a reproducción t o d a v í a m e j o r se halla en P. S c h u b r i n g , Cas-
llones d e p o s i t a d o s e n el c a s t i l l o d e S a n Á n g e l h a b í a n o c a s i o n a d o f a l t a de dinero.
. soni. Cofres y r e t r a t o s de cofres, Leipzig, 1 9 1 5 , l á m i n a C E X V . Cf. a d e m á s Tellu-
Urb., 1053, p. 524, Biblioteca Vatic-,
c i n i e n la R i v . ital. di n u m i s m a t . , 1 9 1 0 y 1912.
(5) Ranke, Eos Papas, I8, 306.
(5) V . C o p p i , Finanze, 10 s. y Cerasoli, loco c i t . , 304, 314 s .
(6) V . F r . T o m a s s e t t i e n la N . A n t o l o g í a , C X X I X , 7 1 7 - V . también Seb.
(6) Cf. A c t a consist., 869 s. E n 21 de febrero de 1590 v i s i t ó el P a p a el
B r u n n e r , I t a l i a , I I , 1 9 5 y E . P i n c h i a , U n a p a g i n a m e m o r a b i l e d e l P a p a t o (Sisto V ) ,
erario del castillo de San Ángel; v . el » A v v i s o de este día, U r b . , 1058, p . 74, Bi-
Portici, 1 9 0 3 , 14.
blioteca Vatic.
con medallas (i), dió a Sixto V una gran confianza en sus propias
fuerzas y un desacostumbrado crédito con los príncipes; con él podía
satisfacer toda urgente necesidad así de la Iglesia como de su Estado,
y defender enérgicamente la fe católica, aunque le amenazasen ahora
los herejes o los turcos.

(i) V . A r t a u d de Montor, I V , 491, 493-


III. Actividad religiosa. Reformas.
Posición respecto de los jesuítas.
Fomento de las misiones. Inqui-
sición e índice. Edición de la
Vulgata. Nombramiento de carde-
nales. Erección de quince Congre-
gaciones de cardenales

La gran severidad que manifestó Sixto V como príncipe sobe-


rano de los Estados pontificios, mostróla también como cabeza su-
prema de la Iglesia. Cuando el cardenal Santori luego después de la
elección le recordó el ejemplo de Paulo IV y San Pío V para la reforma
interior de la Iglesia (1), no pudo dejar de ser esto muy simpático
al nuevo Papa, pues siempre había venerado en sumo grado a San
Pío V. El partido de la reforma creía que sobrepujaría aún a este
santo Papa, porque era de un natural mucho más enérgico (2).
De todo en todo según el espíritu de San Pío V procedió Sixto V
desde el principio de su pontificado en el terreno eclesiástico, prime-
ramente en la misma Roma. Allí, durante los últimos años del anciano
Gregorio X I I I se habían vuelto a introducir algunos abusos aun en
el clero. Sixto V estaba resuelto a desterrarlos. Y a el 29 de julio
de 1585 se confió la visita pastoral de todas las iglesias y colegios de

(1) V . Santori, A u t o b i o g r a f í a , X I I I 164. Cf. l a c a r t a de S a n t a María


Magdalena de P a z z i s a los c a r d e n a l e s s o b r e l a renovación de la Iglesia, de 3 de
a g o s t o de 1586, p u b l i c a d a p o r V a u s s a r d e n la R e v . d ' a s c é t i q u e et de m y s t i q u e ,
V (1924), 1 5 9 s.
(2) V . Gualterio, *Ephemerides, Biblioteca Víctor Manuel de Roma. Cf.
t a m b i é n l a »relación de M a s e t t i de 15 de m a y o de 1585, Archivo público de
Módena.
con medallas (i), dió a Sixto V una gran confianza en sus propias
fuerzas y un desacostumbrado crédito con los príncipes; con él podía
satisfacer toda urgente necesidad así de la Iglesia como de su Estado,
y defender enérgicamente la fe católica, aunque le amenazasen ahora
los herejes o los turcos.

(i) V . A r t a u d de Montor, I V , 491, 493-


III. Actividad religiosa. Reformas.
Posición respecto de los jesuítas.
Fomento de las misiones. Inqui-
sición e índice. Edición de la
Vulgata. Nombramiento de carde-
nales. Erección de quince Congre-
gaciones de cardenales

La gran severidad que manifestó Sixto V como príncipe sobe-


rano de los Estados pontificios, mostróla también como cabeza su-
prema de la Iglesia. Cuando el cardenal Santori luego después de la
elección le recordó el ejemplo de Paulo IV y San Pío V para la reforma
interior de la Iglesia (1), no pudo dejar de ser esto muy simpático
al nuevo Papa, pues siempre había venerado en sumo grado a San
Pío V. El partido de la reforma creía que sobrepujaría aún a este
santo Papa, porque era de un natural mucho más enérgico (2).
De todo en todo según el espíritu de San Pío V procedió Sixto V
desde el principio de su pontificado en el terreno eclesiástico, prime-
ramente en la misma Roma. Allí, durante los últimos años del anciano
Gregorio X I I I se habían vuelto a introducir algunos abusos aun en
el clero. Sixto V estaba resuelto a desterrarlos. Y a el 29 de julio
de 1585 se confió la visita pastoral de todas las iglesias y colegios de

(1) V . Santori, A u t o b i o g r a f í a , X I I I 164. Cf. l a c a r t a de S a n t a María


Magdalena de P a z z i s a los c a r d e n a l e s s o b r e l a renovación de la Iglesia, de 3 de
a g o s t o de 1586, p u b l i c a d a p o r V a u s s a r d e n la R e v . d ' a s c é t i q u e et de m y s t i q u e ,
V (1924), 1 5 9 s.
(2) V . Gualterio, *Ephemerides, Biblioteca Víctor Manuel de Roma. Cf.
t a m b i é n l a »relación de M a s e t t i de 15 de m a y o de 1585, Archivo público de
Módena.
Roma a dos experimentados obispos: Felipe Sega de Plasencia, denales por la piedad que habían manifestado durante la cuaresma (i).
amigo de San Carlos Borromeo, y Julio Ottinelli de Castro (i). Tam- Sixto V en 1585 nombró datario suyo al auditor de la Rota
bién César Speciani, obispo de Novara, fué llamado a tener parte Hipólito Aldobrandini, y más tarde, en septiembre de 1587, a Juan
en las deliberaciones preliminares para esto (2). Él lo mismo que Sega Evangelista Pallotta (2). Alabóse el haber preterido el Papa a su
habían reformado de un modo excelente sus diócesis en tiempo de nepote en la concesión de este importante cargo (3). Los represen-
Gregorio X I I I 3), de modo que eran especialmente apropiados tantes del datario recibieron serias amonestaciones, pues Sixto V
para su nueva incumbencia. Propusieron inmediatamente al Papa quería que como servidores suyos diesen ejemplo a los otros (4).
un proyecto circunstanciado respecto de sus designios sobre la refor- Cuán severamente pensaba el Papa sobre todo lo que tenía carácter
ma del clero romano, de la corte pontificia y de la ciudad de Roma (4), de simonía, muéstralo la incoación de una averiguación judicial
y luego ya durante el verano emprendieron su trabajo (5). Cuán contra el datario de Gregorio XIII, el cardenal Contarelli, muerto
radicalmente se procedió en él, muéstralo el hecho de que, entre otras el 28 de noviembre de 1585, el cual sin embargo había sido puesto
cosas, todos los clérigos que tenían beneficios eran preguntados muy en sospecha injustamente (5). Por una constitución de 5 de enero
en particular sobre cuanto se refería a sus personas (6). Cuando Sega de 1589 mandóse a los obispos so graves penas evitar toda simonía
en la primavera de 1586 fué enviado a la corte imperial, nombró y otras irregularidades en la colación de las sagradas órdenes (6).
Sixto V una nueva comisión de reforma, que constaba de seis miem- Las disposiciones canónicas contra la ilegitimidad y otras irregulari-
bros (7). El 16 de noviembre de 1587 pudo el Papa afirmar en el con- dades las había renovado y agravado Sixto V el 26 de noviembre
sistorio, que ahora el clero romano de todos los grados había mejo- de 1587 y el 21 de octubre de 1588; y mantúvose riguroso en su cum-
rado, de suerte que la Ciudad Eterna podía con verdad calificarse plimiento (7). También respecto de la acumulación de beneficios
de santa (8). E n el consistorio de 12 de abril de 1589 alabó a los car- Sixto V de buena gana hubiera hecho observar las disposiciones
canónicas; con todo, así él como sus representantes hubieron de usar
muchas veces de indulgencia en este punto como en otros, especial-
(!) v . A c t a c o n s i s t . , 842 s. C f . el * A v v i s o de 27 de julio de 1585, U r b , ,
mente en Alemania, para evitar mayores males (8).
1053, Biblioteca Vatic.
(2) C f . el * A v v i s o de 28 de junio de 1585, ibid. En la visita pastoral de Roma puso el Papa principalmente la
( 3 ) V . M o r o n i , X L V I I I , 135, L X I I I , 203.
mira en el mejoramiento del clero regular (9). Y a en agosto de 1585,
(4) * Questi Monsignori Riformatori n u o v a m e n t e deputati f u r o n o hieri
l'altro con N . S . , a cui portarono u n a minuta delle cose che per hora p a r e v a se deliberó sobre todo acerca de la mejor manera de oponerse a los
che havessero p i ù bisogno di riforma. Relación de C. Capilupi, f e c h a d a en R o m a religiosos que vagaban de acá para allá fuera de sus conventos (10),
a 31 de julio de 1585, Archivo Gonzaga de Mantua. L o s pareceres de Sega se con-
s e r v a n en el O t t o b . 2473, p . 58: »Parere del v e s c o v o di Piacenza intorno al modo (x) V. ibid., 863.
di trattare la r i f o r m a di R o m a (Biblioteca Vatic.). A q u í se propone q u e se ponga (2) V. Moroni, X I X , 135.
el asunto en m a n o s de los cardenales Savelli, Santori y Farnesio y se f o r m e n (3) Gualterio, * E p h e m e r i d e s , loco cit.
congregaciones p a r a los diversos negocios, camino q u e según t o d a s las aparien- (4) V. el * A v v i s o de 27 de enero de 1587, Urb., 1055, Biblioteca Vatic.
cias pareció a S i x t o V demasiado largo. (5) V . los * A v v i s i de 16 de julio y 20 de agosto de 1586, Urb., 1054, Biblio-
(5) V . el * A v v i s o de 17 de agosto de 1585, U r b . , 1053, Biblioteca Vatic. teca Vatic. E n las s o s p e c h a s hizo t a m b i é n su papel manifiestamente la circuns-
Sobre l a v i s i t a del Colegio Germánico v . Stcinhubcr, 1 , 1 7 0 s . , sobre la del Á n i m a tancia de que Contarelli como «oltramuntano», como se dice en el A w i s o de 20 de
Schmidlin, 423. L a * R e l a t i o status collegii Graeci de urbe a d S i x t u m V en el agosto de 1586, era odioso a los italianos, los cuales tomaron a mal su rápido
Vat 5526, la * R e l a t i o s t a t u s collegii Maronitici en el V a t . 5528, Biblioteca Vatic. encumbramiento (cf. Herre, 296).
• D o c u m e n t o s sobre la visita del seminario romano en el Archivo del m i s m o . (6) Bull., I X , 63 s. Cf. Santori, Autobiografía, X I I I , 179-
Sobre l a visita de la basílica de L e t r á n v . Gualterio, *Ephemerides al 5 de octu- (7) V . Ehses, Relaciones de nunciatura, I I , 453, nota. Cf. Santori, loco
bre de 1587, Biblioteca Víctor Manuel de Roma. cit., 186. L a constitución era tan rigurosa, que Gregorio X I V hubo de mitigarla;
(6) V . el * A v v i s o de 1 4 de diciembre de 1585, U r b . , 1053, Biblioteca Vatic. v . B u l l . , I X , 392 s.
(7) E l * A v v i s o de 23 de agosto de 1586 nombra como miembros de la (8) Cf. Hirn, I I , 398 s. y v . Bezold en las Gott. Gel. Anzeigen, 1897, 312.

comisión a: S. Severina [Santori], Lancelotto, Gaetano, Torres, Celso e Bor- (9) Cf. los » A v v i s i de 27 de julio de 1585 y de 23 de agosto de 1586, Urb.,
1053 y 1054, Biblioteca Vatic.
ghese. U r b . , 1054, Biblioteca Vatic.
(10) V. la »relación de C. Capilupi de 19 de agosto de 1585, Archivo Gon-
(8) V . A c t a consist., 854.
pero sólo en mayo de 1586 se llegó en una asamblea presidida por el voto de pobreza (1). El presidente de la Congregación casinense de
cardenal Carafa a una resolución que parecía apropiada para poner benedictinos recibió en 1586 el encargo de reformar los monasterios
fin a este desorden (1). de Ragusa (2). E l arzobispo de Milán fué asignado en 1589 para la
En la visita de los monasterios romanos se procedió con tanta ejecución de la clausura en todos los monasterios de monjas de su
exactitud como severidad (2). Especialmente la clausura fué estre- arquidiócesis (3). En el mismo año confió el Papa a los obispos de
chada por un severo edicto (3), y aunque intervinieron tan impor- Calahorra y Palencia una visita a todos los monasterios de su terri-
tantes intercesores como el gran duque de Toscana, esta disposición torio para el restablecimiento de la disciplina decaída (4). Y a dos
fué mantenida en pie con todo rigor (4). En octubre de 1588 publi- años antes había revocado todo permiso concedido por Papas ante-
cóse para Roma la prohibición de que ningún religioso pudiese servirse riores para entrar en la clausura de los monasterios españoles de
en la ciudad de un carruaje (5). E l embajador veneciano refiere en monjas (5). La visita de los conventos de monjas de Portugal había
la primavera de 1590 desde Roma un ejemplo de terrible severidad sido encargada en 1585 a los obispos de dicha nación (6). Una orde-
de Sixto V: un religioso que había delinquido con una monja, fué nación de 1589 se dirigía contra los abusos en la celebración de la
descabezado, y también a la monja le tocó el mismo castigo, aunque Semana Santa, introducidos en Portugal (7). Contra desórdenes
pertenecía a un ilustre linaje (6). parecidos había procedido el Papa ya antes en Roma (8). En toda
España (9), como en el remoto Perú, instó a la observancia de
Como en Roma, así se procedió también en otras partes. En la
las ordenaciones tridentinas (10). En Francia debían permanecer
reforma de los monasterios de Salerno, promovida por el incansable
infructuosos desgraciadamente sus esfuerzos por su definitiva
cardenal Santori, sirvióse el Papa de un teatino (7). Denota bien la
aceptación (11).
fama del rigor de Sixto V el que todavía hoy corre la voz en Terra-
cina de que allí hizo destruir un monasterio relajado en el monte El alto clero de ninguna manera fué perdonado por Sixto V;
de San Angel (8). Que se procedió inexorablemente, muéstranlo las así en 1586 fué removido el indigno obispo de Catania, Vicente de
actas de la visita de los conventos dominicanos del reino de Nápo- Cultellis (12). El Papa instaba principalmente a la observancia del
les (9). En la ciudad de Nápoles (10), como también en otras partes, decreto tridentino tocante a la residencia de los obispos. El edicto
por ejemplo en Ferrara (11), se puso la atención sobre todo en los
monasterios de monjas, en los cuales andaba mal lo perteneciente (x) V . B u l l . , V I I I , 651 s. Cf. la disposición de r e f o r m a de S i x t o V de 12 de
a la clausura. A los miembros de la Congregación de San Jorge en m a r z o de 1586 e n el B u l l . can. r e g . congreg. S . S a l v a t o r i s , R o m a e , 1733, 170 s .
(2) V . e l * b r e v e al praeses congreg. Cassinens. de m a y o de 1586, e n e l
Alga junto a Venecia, exhortó el Papa a la estrecha observancia del
Archivo de breves de Roma. Sobre la r e f o r m a de los monjes basilios de j u n t o a
R a g u s a e n 1588 v . Guillaume, E ' A b b a y e de C a v a , C a v a dei Tirreni, 1877, 324.
zaga de Mantua, y el * A w i s o de 28 d e a g o s t o de 1585, U r b . , 1053» Biblioteca (3) V . B u l l . , V T I I , 337 s.
Vatic. Cf. G u a l t e r i o , * E p h e m e r i d e s a l 16 de a g o s t o de 1585, Biblioteca Víctor (4) V . los * breves a l episc. Calagurit. y a F e r d i n a n d . episc. P a l e n t i n . de
Manuel de Roma. 1 5 de abril de 1589 (por orden de S i x t o V e x p e d i d o s e l 16 de m a y o ) , A r m . 44,
(1) V . el * A w i s o de 7 de m a y o d e 1586, U r b . , 1054. Biblioteca Vatic. t . 29, p. i 3 7 b , Archivo secreto pontificio.
(2) V . el * A w i s o de 14 de f e b r e r o de 1587, U r b . , 1055, ibid- (5) V . B u l l . , V I I I , 258 s. Sobre l a s r e f o r m a s de monasterios en E s p a ñ a
(3) V . el * A w i s o de 19 de o c t u b r e d e 1588, U r b . , 1056, ibid. e n 1586-88 cf. t a m b i é n V i t a di Msgr. Ces. Speciani, B e r g a m o , 1786, 1 1 2 s s .
(4) V . el * A w i s o de 21 de o c t u b r e de 1589, U r b . , 1057, ibid. (6) V . B u l l . , V I I I , 244 s.
(5) * O t t o b . , 2461, p . 454 s-> Biblioteca Vatic. (7) I b i d . , 343 s .
(8) V . el edicto de i . ° de m a r z o de 1588, m e n c i o n a d o p o r G u a l t e r i o en s u s
(6) V . la * relación de A l b . B a d o e r , f e c h a d a e n R o m a a 14 de abril de 1590,
* E p h e m e r i d e s . Cf. i b i d . a l 14 de abril de 1588. Biblioteca Víctor Manuel de Roma.
Archivo público de Venecia.
(7) V . S a n t o r i , A u t o b i o g r a f í a , X I I I , 185. (9) V . B u l l . , V I I I , 275 s.
(8) V . Cr. Gmeiner e n l a s H o j a s h i s t . - p o l . , C X I X , 332. (10) V . B u l l . , V I I I , 96 s .
(11) Cf. a b a j o , c a p . I V . S o b r e la v i s i t a c a n ó n i c a de A v i ñ ó n v . los * b r e v e s
(9) *Acta visitationis a p o s t . f r a t r u m o r d . praedic. i n regno Siciliae de
d e 13 de s e p t i e m b r e de 1588 a las a u t o r i d a d e s de a q u e l l a c i u d a d , al a r z o b i s p o y
m a n d a t o Sixti V , V a t . 6564, Biblioteca Vatic.
a l clero, A r m . 44, t . 29, p . 53 b , 58, Archivo secreto pontificio.
(xo) V . Santori, A u t o b i o g r a f í a , X I I I , 188 s.
(12) R o d o c a n a c h i , E a R é f o r m e e n I t a l i e , I I , París, 1921, 427.
(11) V . B u l l . , I X , 248 s.
132 U B . PRIMERO, m , SIXTO V DISPOSICIONES P A R A EOS OBISPOS

de octubre de 1585 relativo a esto estaba redactado en los términos A fines de noviembre de 1585 corrió la voz en Roma, de que el
más fuertes; nadie debía quedar exceptuado de esta obligación (1). Papa intentaba renovar la Visitatio liminum SS. Apostolorwn, la
Dicha ordenación se inculcó aún de nuevo más tarde (2) y tuvo muy visita regular de los obispos a los sepulcros de los santos Apóstoles
saludables efectos. E l Papa tuvo cuidado de que también los carde- de Roma (1). Casi un mes más tarde, el 20 de diciembre, se publicó
nales guardasen residencia lo más posible (3); a principios de 1587 la bula que ha abierto el camino para ello (2). Fundándose en la
volvió a recordar enérgicamente a los párrocos esta obligación (4). potestad suprema pontificia sobre todos los obispos y la evidente
A los directores y alumnos de todos los seminarios expidió Sixto V utilidad de una regulada información, laméntase el Papa amar-
el 23 de agosto de 1586 un magnífico breve exhortatorio, en el cual gamente al principio de este documento, de que una institución tan
hace notar que la Santa Sede ha abrazado siempre con igual amor saludable y necesaria haya venido a menos, pretextando los unos
a todas las naciones (5). esto y los otros aquello con gran perjuicio de las propias almas y
de los obispados. A la omisión de este uso saludable atribuye Sixto
Una disposición de grandísimo alcance se refería a los viajes
lisa y llanamente el origen y difusión de las herejías sumamente
regulares de los obispos a Roma. Esta institución tan saludable
peligrosas, por las cuales es turbada la Iglesia y rasgada la vesti-
había decaído mucho desde las revueltas del cisma de occidente (6).
dura de Cristo. Por eso, impelido de la grave responsabilidad de su
San Pío V había procurado hacerla revivir, pero no lo consiguió (7).
supremo cargo pastoral, renueva la prescripción de que todos los
San Carlos Borromeo, el gran reformador, había vuelto a inculcar
patriarcas, primados, arzobispos, obispos y también los cardenales
el antiguo uso en el sexto sínodo de Milán del año 1582, mas su
antes de recibir la consagración o el palio y antes de tomar a su
ordenación quedó naturalmente limitada a la arquidiócesis de Milán.
cargo otra diócesis hayan de visitar personalmente en determinados
Al gran reorganizador Sixto V estaba reservado extender esta refor-
espacios de tiempo los Limina apostolorum. E n caso de hallarse
ma a toda la Iglesia.
impedidos pueden enviar indicando los motivos un apoderado de
su cabildo u otro dignatario eclesiástico, los cuales no deben ser
(1) V . G u a l t e r i o , * E p h e m e r i d e s al 25 de octubre de 1585, Biblioteca Víctor
sustituidos sino en caso de necesidad por otro sacerdote de la dió-
Manuel de Roma. C f . las »relaciones de C a p ü u p i de 30 de octubre y i . ° de n o v i e m -
bre de 1585, Archivo Gonzaga de Mantua, el * A v v i s o de 2 de n o v i e m b r e de 1585, cesis o religioso. E l Papa da juntamente por primera vez determi-
U r b . , 1053, Biblioteca Vatic., y l a * c a r t a de S p o r e n o de 9 de n o v i e m b r e de 1585, nadas, aunque breves prescripciones sobre lo que además de la
Archivo del Gobierno provincial de Innsbruck.
tributación de obediencia, era indudablemente lo más importante
(2) V . G u a l t e r i o , * E p h e m e r i d e s , loco cit.; * A w i s i de 19 y 22 de m a r z o
de 1586 y de 15 de n o v i e m b r e de 1589, U r b . , 1054 y I057, Biblioteca Vatic. Cf.
en la visita de los sepulcros de los Apóstoles de Roma: los obis-
L e t t e r e di B e r n a r d o B a l d i , P a r m a , 1873, 28. E n Castilla protestó e l clero c o n t r a pos en esta ocasión debían «dar cuenta del cumplimiento de toda su
u n breve de S i x t o V q u e p a r a el q u e b r a n t a m i e n t o de l a obligación de residencia
obligación pastoral y de todo lo que se refiere de alguna manera al
establecía p e n a s m á s rigurosas q u e l a s q u e d i s p u s o el concilio tridentino; v . Se-
rrano, A r c h . de l a E m b a j a d a de E s p a ñ a , I , R o m a , 1915, 52. M u y diligente f u é
estado de las iglesias a ellos sujetas, de la disciplina del clero y del
el o b i s p o de C o m o , F é l i x N i n g u a r d a ; cf. A t t i di v i s i t a pastorale diocesana di pueblo, finalmente de la salud de las almas confiadas a su fidelidad,
F . N i n g u a r d a P. i , Como, 1892/94.
y a su vez recibir los mandatos apostólicos y ejecutarlos con el mayor
(3) V . los * A v v i s i de 14 de enero de 1587 y de 31 de enero de 1590, U r b . ,
cuidado posible). A l mismo tiempo fija Sixto el intervalo de tiempo
1055 y 1058, Biblioteca Vatic., y B u l l . , V I I I , 1023 s.
(4) V . l a * r e l a c i ó n de A t i l i o Malegnani de 17 de enero de 1587, Archivo de los viajes a Roma según la distancia de los obispados. Dos obis-
Gonzaga de Mantua. pos de Italia, de las vecinas islas de Sicilia, Cerdeña y Córcega, de
(5) * B r e v i a S i x t i V , e n el A r m . 44, t . 30, n . 52, p . 231: Praefectis et a l u m n i s
n o s t r o r u m et a l i o r u m c a t h . s e m i n a r i o r u m , Archivo secreto pontificio; el t e x t o se
(1) V . la *relación de C. Capilupi, f e c h a d a e n R o m a a 30 de n o v i e m b r e
h a l l a e n el n ú m . 8 d e l apéndice. Sobre e l i n t e r é s de S i x t o V por los colegios de de 1585, Archivo Gonzaga de Mantua.
l a s d i v e r s a s n a c i o n e s e s t a b l e c i d o s e n R o m a v . Ehses-Meister, I , 104, y sobre el (2) V . B u l l . , V I I I , 641 s. L a b u l a está impresa m u c h a s veces t a m b i é n en
a p o y o que p r e s t ó S i x t o V al seminario de V e n e c i a , Pierling, I I , 314- o t r a s p a r t e s , así en L u c i d i , D e visitatione ss. l i m i n u m i n s t r u c t i o S. C. Concilii
(6) a . el e s m e r a d o t r a t a d o de J . P a t e r , E a V i s i t a t i o l i m i n u m ss. A p o s t o - e d i t a i u s s u B e n e d i c t i X I I I e x p ó s i t a et i l u s t r a t a I I I , R o m a e , 1883, 1 s. y e n
l o r u m prescrita a l o s o b i s p o s , P a d e r b o r n , 1914, 80 s s . C a p p e l l o , D e v i s i t a t i o n e ss. l i m i n u m et dioeceseon, I , R o m a e , 1912, 9 s.
(7) V . i b i d . , 86 s., 88 s.
constituye un punto culminante y una causa impulsora de la reforma
Dalmacia y Grecia han de emprender el viaje cada tres años, los
católica, cuya importancia no puede apreciarse bastantemente (1).
obispos alemanes, franceses, españoles, belgas, bohemios, húngaros,
De la importancia de los nuncios no estaba Sixto V menos
ingleses, escoceses y otros europeos de países situados junto al mar
penetrado que su predecesor. Entre los papeles de su secretario se
Báltico y al mar del Norte y los de las islas del mar Mediterráneo
halla la minuta de una instrucción para los representantes de la
cada cuatro, los de los países europeos más remotos, los de la costa
Santa Sede en las cortes, la cual muestra qué espíritu reinaba enton-
africana y de las islas de esta parte del continente de América cada
ces en la curia y cuán prudentemente se procuraba satisfacer a las
cinco, y todos los demás cada diez años. El que no cumpla esta rigu-
necesidades de aquellos tiempos. El nuncio, se dice aquí, debe infor-
rosa obligación, incurrirá al punto en suspensión y perderá sus rentas
marse exactamente sobre sus incumbencias, y estudiar también la
hasta que obtenga la absolución.
historia del país a que ha sido enviado, y la correspondencia de su
La presencia regular de todos los prelados o de sus representantes
predecesor. Fuera de eso se recomienda al representante de la Santa
ante el Papa, condicionada por la repetición y la reorganización de
Sede ima cuidadosa elección de su acompañamiento, una parte del
los viajes episcopales a Roma, debía tener por efecto informar a
cual debe ser natural del país respectivo, afabilidad y bondad con
fondo al Vicario de Cristo sobre el estado de la Iglesia en los diversos
todo el mundo, prudencia y modestia en el trato con la corte. Debe
países y facilitarle una intervención más activa y más ilustrada en
unir dignidad con cortesanía, severidad con blandura; ha de ser
el curso del desenvolvimiento general eclesiástico. Al mismo tiempo
riguroso consigo y llevar sobre todo una vida piadosa, diciendo misa
con la nueva institución los obispos veían más claramente lo que
con frecuencia y dando la sagrada comunión varias veces al año a
convenía para el bien espiritual de sus diócesis y se avivaba la con-
quienes le rodean de continuo. Junto con el mayor retiro posible
ciencia de su obligación (i). Fácil es conocer cuán importante era
recomiéndase además al nuncio un completo desinterés; no debe
todo esto para volver a aproximar más a los obispos a su cabeza
pretender beneficios ni dignidades, debe apoyar las obras pías con-
suprema, e informar las cosas eclesiásticas del espíritu de los decre-
forme a su estado, pero no ser demasiado ostentoso. En el primer
tos tridentinos y darles unidad (2). Las consecuencias saludables
término de sus intereses han de estar los negocios religiosos, de los
mostráronse también pronto, especialmente en Alemania, donde el
cuales dará cuenta a Roma conforme a la verdad y con frecuencia (2).
grandioso impulso que recibió la Iglesia coincide cuanto al tiempo
con la ejecución de esta ordenación (3). Así esta disposición de Sixto V Es también mérito de Sixto V el haber introducido de nuevo
la fiesta de la Presentación de la Santísima Virgen (21 de noviem-
bre) (3). Él fué además quien en 1587 con la concesión de indulgen-
(1) V . S c h m i d l i n , x i x s. cias aseguró a la letanía llamada lauretana tan sumamente her-
(2) V . P a t e r , loco cit., 6; D e n g e l e n las F u e n t e s e investigaciones p a r a la

historia del T i r o l , I V (x907), 3"-


(3) V . el v o i . X X , c a p . V I . Felipe I I negoció con S i x t o V sobre q u e los q u a l bolla poiché n o n si f a c e v a mentione del privilegio di Pio 4 t 0 ne se gli dero-
o b i s p o s españoles no f u e s e n o b l i g a d o s a c u m p l i r personalmente el deber de la gasse, per consiglio de iuristi et di theologi, u s ò del privilegio del breve.
v i s i t a a d l i m i n a . I/>s d o c u m e n t o s sobre esto de los años 1586-89 se hallan e n Per l ' a v v e n i r e desidera dechiaratione come si h a v r à da g o v e r n a r e in simili
e l Archivo de la embajada española en Roma; v . Serrano, Arch. de la E m b a j a d a occasioni per sicurità di s u a conscienza... P r i n c . , 46, p . 448, Archivo secreto pon-
de E s p a ñ a , I , 52. - » l e t t e r a d e l l ' a r c i v e s c o v o della c i t t à dei R e nell'Indie al tificio.
P a p a , f e c h a d a a 8 de s e p t i e m b r e de 1588: (r) V . Schmidlin, xx.
D i m a n d a licenza di v i s i t a r e E m i n a A p o s t o l o r u m per procuratore m R o m a .
(2) * B o r r a d o r q u e se h a l l a en el Archivo Graziani de Città di Castello.
E t perche la s u a diocesi è grandissima et non gli v u o l m a n c o d i sette anni
R e s p e c t o del u s o de l a s f a c u l t a d e s se dice: * S e h a f a c o l t à di collationi et di dis-
a v i s i t a r l a , s u p p l i c a che l i sia c o n c e s s o t a n t o t e m p o .
pense et di simili gratie come t u t t i ordinariamente h a n n o e c c e t t o il N u n t i o i n
H a c o n s é c r a t e il v e s c o v o di P a n a m a con l'assistentia di tre canonici, essendo
F r a n c i a l a a d o p e r i con c a r i t à et g r a v i t à e t non solo s e n z a a v a r i t i a , m a c o n odio
difficilissimo h a v e r a l t r i v e s c o v i p e r l a grande lontananza, et q u e s t o h a f a t t o
di g u a d a g n a r e p r o p o n e n d o s i per grandissimo honore il ritornar niente più ricco di
f o n d a t o s u l privilegio concesso p e r breve da Pio 4
to alle Indie di p o t e r f a r la
quello che era q u a n d o v i a n d ò . A ñ á d e s e q u e l a codicia de r i q u e z a s de los nun-
consacrazione c o n l'assistenza d i due dignità o di d u e canonici; a n c h o r a che
cios h a b í a c o o p e r a d o al origen de las herejías.
l'eletto di P a n a m a h a v e s s e p r e s e n t a t o l a bolla spedita da R o m a nella f o r m a
(3) V . B a u m e r , 480.
solita nella q u a l e si d i c e v a c h e consecrasse con l'assistenza di dui v e s c o v i , nella
mosa, procedente de la poesía mariana medieval, la superioridad
donde había salido, tuvo el Papa un amor tan ardiente, que con
sobre otras formas semejantes de oración (i).
frecuencia en sus habitaciones privadas vestía de nuevo el hábito de
Luego al principio de su pontificado había prohibido Sixto V San Francisco (i). Con numerosas gracias y disposiciones respecto
toda aclamación en las iglesias (2). Un embuste que se permitió un de las interiores instituciones de los franciscanos mostró su interés
ermitaño con un crucifijo, motivó la orden pontificia de hacerlo y su solicitud por la fundación del Pobre de Asís. Con preferencia
pedazos (3). Fué importante para reanimar la vida religiosa en Roma promovía religiosos franciscanos a obispos (2).
la renovación del uso antiquísimo según el cual el Papa mismo en
Pero por más afecto que fuese Sixto V a los franciscanos, no
las más notables festividades celebraba el divino sacrificio en las
por eso descuidó a las otras Órdenes. A él deben su confirmación los
diversas iglesias principales de la Ciudad Eterna. Una bula de 13 de
fuldenses, procedentes de la Orden cisterciense, los ermitaños de
febrero de 1586 regido esto por menudo. Débese también a Sixto V
San Agustín de Centorba, los hospitalarios de San Hipólito, los clé-
la costumbre de que el Papa abra su pontificado con la publicación
rigos regulares menores y los Padres de la Buena Muerte (3). A los
de un jubileo extraordinario para suplicar el auxilio divino (4).
fuldenses, que causaban extraordinaria admiración por su gran
En el año 1586 canonizó el Papa al dominico Luis Beltrán (5), rigor, asignó el Papa en Roma un monasterio especial junto a la
y en 1588 al franciscano lego Diego de Alcalá (6). Como San Pío V iglesia de Santa Pudenciana (4). A los Padres de la Buena Muerte
agregó a Santo Tomás de Aquino a los cuatro doctores de la Iglesia, permitió pedir limosna en la Ciudad Eterna. La vida del fundador
así Sixto V adjudicó este extraordinario honor a su hermano de de esta asociación, que prestó tan grandes servicios en los hospi-
hábito San Buenaventura. En la bula de 14 de marzo de 1588, en tales y casas privadas con su asistencia corporal y espiritual a los
que lo establecía, recomendaba a este gran escolástico como a uno enfermos, está estrechamente enlazada con Roma. Al principio fué
de los más principales y primeros doctores que ilustraron la Igle- extraordinariamente agitada. Nacido Camilo de Lelis (5) en el año
sia (7). Para el estudio de las obras de San Buenaventura fundó el
Papa en Roma junto a la iglesia de los Santos Apóstoles el cole-
E a s Constitutiones collegii S . B o n a v e n t u r a e se hallan e n las * M i s c e l l . V a l e n t i ,
gio del nombre de este santo, que debía formar un establecimiento 846, n ú m . i , Biblioteca Victor Manuel de Roma, y en W a d d i n g , X X I I , 190-194.
de enseñanza para los franciscanos conventuales (8). A l a Orden de E a s r e n t a s y l a b i b l i o t e c a del colegio f u e r o n sustraídas en 1873 p o r el gobierno
italiano.
(1) Cf. * S i x t u s V P. M . , Archivo secreto pontificio.
(1) Cf. A . de S a n t i , E e s E i t a n i e s de l a s. Vierge, t r a d . p . A . B o u d i n h o n , (2) Cf. ibid. V . a d e m á s H o l z a p f e l , 429, 454, 554, 599, 677 y Sparacio, 95 ss.
P a r í s , 1901, 205. S a n t i m u e s t r a que el t e x t o a c t u a l de l a l e t a n í a l a u r e t a n a a p a - E a b u l a q u e prohibía a los o b s e r v a n t e s p a s a r s e a los c a p u c h i n o s , en el B u l l . ,
rece por primera v e z e n 1576 en u n librito de romería p a r a los peregrinos q u e i b a n V I I I , 657 s. I b i d . , 931 s . la c o n f i r m a c i ó n de los privilegios de los o b s e r v a n t e s .
a Eoreto. Sobre el f a v o r o t o r g a d o a los m í n i m o s v . D . Taccone-Gallucci, M o n o g r a f i a d e l
(2) E a f e c h a (17 d e m a y o de 1585), q u e f a l t a e n G u l i k - E u b e l , I I I , 54, se s a n t u a r i o di S . F r a n c e s c o di P a o l a , R e g g i o di Calabria, 1901, 25.
s a c a de l a s * E p h e m e r i d . e s de G u a l t e r i o , Biblioteca Victor Manuel de Roma. (3) Cf. B u l l . , V I I I , 700 s., 945 s., I X , 5 s.; H e i m b u c h e r , I, 241, 453, 496,
(3) D e ahí n a c i ó e l p r o v e r b i o : Papa Sisto non la perdonò neppure a I I , 264, 270. A los t e a t i n o s , q u e h a s t a entonces eran regidos por su capítulo,
Cristo (Besso, R o m a n e i p r o v e r b i , R o m a , 1889, 141). m a n d ó S i x t o V q u e eligiesen u n general. E l P a p a f a v o r e c i ó t a m b i é n a los barna-
(4) V . Moroni, V I I I , 141 s., 210. bitas; v . E i t t . et constit. S u m m o r u m P o n t i f i c u m pro congreg. cler. r e g u l . S.
(5) V . A c t a c o n s i s t . , 846. Cf. el * A v v i s o de 25 de j u n i o de 1586, U r b . , P a u l i , R o m a e , 1853, 56 s., 59 s.
1054, Biblioteca Vatic. (4) V . el * A v v i s o de 12 de s e p t i e m b r e de 1587, U r b . , 1055, Biblioteca
(6) A d e m á s d e l *E>iarium A l a l e o n i s al 2 de julio de 1588 (Biblioteca Vatic.), Vatic.
v . los * A w i s i de 13 d e j u n i o y 2 de j u ü o de 1588, U r b . , 1056, Biblioteca Vatic. (5) S o b r e S a n C a m i l o de Eelis cf. los t r a b a j o s de Sanzio Cicatelli (Viterbo,
Cf. R a y n a l d , 1436, n . 25; B u l l . , I X , 8 s.; B o n a n n i , I , 407; B r e m o n d , 271 s. 1615 y N á p o l e s , 1627; n u e v a elaboración por P a n t a l e ó n Dolerá, R o m a , 1742,
(7) Bull., V I I I , 1005 s. Cf. * D i a r i u m A l a l e o n i s al 14 de m a r z o de 1588, 1837 y 1882), D o m . R e g i (Nápoles, 1676), E u i s M u ñ o z (Madrid, 1693), Guardi
Biblioteca Vatic.; E á m m e r , M e l e t . , 232 s . ; Santori, A u t o b i o g r a f í a , X I I I , 179. ( R o m a , 1846, e n a l e m á n , R a t i s b o n a , 1858), T r a m b u s t i ( R o m a , 1860), J u s t i n o
V . t a m b i é n Kneller e n l a R e v i s t a de t e o l o g í a c a t ó l i c a , 1916, 39. E l d i s c u r s o de F é v r e (París, 1885), Guillermo B à u m k e r (Francfort del Main, 1887), M. A m i c i
S i x t o V en el c o n s i s t o r i o de 12 de o c t u b r e de 1587 se h a l l a e n e x t r a c t o e n las (Mem. stor. intorno S. Camillo de Eellis, R o m a , 19x3) y la hermosa biografía
A c t a consist., 853 s. y e n los A n a l , juris P o n t i f . , X I , 853 s. e d i t a d a p o r los P a d r e s camilos a l e m a n e s p a r a l a celebración del tercer cente-
(8) Cf. Moroni, X I V , 150 s., E X X V , 228, E X X X V , 193; H o l z a p f e l , 605. nario de la m u e r t e del s a n t o , F r i b u r g o , 1914.
jubilar 1550 en el lugar de Bucchianico, situado no lejos de Chieti una dolencia. Por medio del lombardo Pompeyo Baratelli obtuvo
en los Abrazos, era hijo de un noble guerrero que estuvo al servicio una casa en la Vía delle Botteghe Oscure (1), la cual no estaba
de Carlos V, y privado en temprana edad de sus padres, había abra- expuesta, como la que había tenido hasta entonces, a las inunda-
zado igualmente la carrera de las armas. Por espacio de siete años ciones del Tíber. En 1585 se trasladó allí con sus compañeros. Camilo
tuvo parte en la guerra contra los turcos al servicio de la república añadió ahora a las obligaciones de los miembros de su congregación
de Venecia. Aunque se mantuvo libre de las crueles depredaciones e todavía otra, la de prestar asistencia corporal y principalmente
inmoralidades a que se entregaban los soldados mezclados y revuel- espiritual en la hora de la muerte a los enfermos en casas privadas.
tos como salvajes, con todo durante este tiempo estuvo tan grave- El amor sacrificado con que Camilo y sus compañeros ejercitaron
mente dado a la pasión del juego, que perdió toda su hacienda. este oficio, mereció que el pueblo les diese el honroso nombre de
Reducido a la mayor necesidad, hubo de ganar al fin su sustento «Padres de la Buena Muerte».
como peón de albañil en la construcción del convento de capuchinos
Dos años había estado Camilo de Lelis ocupado en estas obras
de Manfredonia. Esta humillación junto con el ejemplo de los capu-
de misericordia, cuando su congregación alcanzó la confirmación
chinos le hicieron reflexionar sobre sí y mudar de vida. Entró en su
pontificia por mediación del cardenal Laureo. En el breve expedido
Orden, pero el habérsele vuelto a abrir una llaga del pie, por causa
por Sixto V el 18 de marzo de 1586 se dice, que entre todas las obras
de la cual había estado ya antes en el hospital de Santiago de Roma,
de caridad cristiana ninguna agrada más a nuestro divino Redentor
obligó a los superiores a despedirle. Ahora fué por segunda vez a
que el cuidado de los enfermos pobres y abandonados de los hospi-
dicho hospital, en el cual después de curado ejerció diversos cargos
tales. Que Camilo y sus compañeros habían tomado a su cargo esta
por espacio de cuatro años. Durante este tiempo trató mucho con
incumbencia con una solicitud y amor, cual sólo lo manifiesta ordi-
San Felipe Neri y se resolvió al fin a entrar de nuevo en la Orden
nariamente una madre con su propio hijo. Que como los sobredichos
de los capuchinos. Como volvió a abrirse su llaga, hubo de ser despe-
querían llevar una vida común en pobreza, castidad y obediencia,
dido otra vez. Vuelto nuevamente al hospital de Santiago, admi-
sin obligarse con voto, aprobaba y confirmaba el Papa su asociación
nistró allí el oficio de despensero. La indiferencia con que se trataba
bajo el nombre de «Congregación de los Ministros de los Enfermos»;
a los enfermos, la cual hubo de presenciar, despertó en él la idea de
que les permitía pedir limosna en la ciudad, y caso que fuesen aproba-
fundar una congregación de cuidadores de los enfermos, los cuales
dos por el vicario general, oír en confesión a los enfermos en los hospi-
únicamente por amor de Dios se interesasen por estos pobres pró-
tales (2). El 26 de jimio del mismo año otorgó aún el Papa a los miem-
jimos. Para prestarles ayuda no sólo corporal, sino también espi-
bros de este instituto llevar en el manteo una cruz de color rojo.
ritual, debía constar la asociación de sacerdotes y hermanos legos.
Por eso Camilo, siendo ya de treinta y dos años, se resolvió a Después que Camilo hubo sido elegido por unanimidad superior
estudiar y en 1584 recibió el presbiterado; confiésele el cargo de de la congregación, en 1586 por mediación de Félix Colonna adquirió
capellán en la pequeña iglesia de Santa María de los Milagros un edificio mayor al lado de la iglesia de Santa Magdalena (3), el
junto a la Plaza del Pueblo. Allí fundó con algunos que partici- cual ha seguido siendo la casa matriz de la congregación. En Nápoles,
paban de sus sentimientos, una asociación para cuidar a los enfer- donde Camilo fundó en 1588 una segunda residencia, pasó su asocia-
mos. El cardenal Cusani, protector del hospital de Santiago, estuvo ción como por la prueba del fuego, cuando se declaró allí la peste
tan poco conforme con esto como San Felipe Neri; ellos deseaban el mismo año (4). Todavía mayores servicios debían prestar los
conservar para dicho hospital las preciosas fuerzas de Camilo. Padres de la Buena Muerte en los años que siguieron al fallecimiento
Como éste perseverase en su propósito, San Felipe Neri rehusó diri- de Sixto V, en los cuales Roma fué azotada con terribles epidemias.
gir por más tiempo el alma de su hijo de confesión y le remitió a otro
Padre del Oratorio. Camilo aceptó esta prueba con grandísima resig- (1) Cf. Amici, M e m . stor., 1 4 s., 16.
(2) V . Bull., V I I I , 6 6 9 s.
nación, y continuó su actividad, aunque impedido nuevamente por
(3) Cf. A m i c i , M e m . stor., 2X3.
(4) Cf. F . Ce v a - G r i m a l d i , Della città di N a p o l i , Napoli, 1857.
140 U B . P R I M E R O , I I I , SIXTO V FÉEIX DE CANTALICIO

Así se comprende el que más tarde San Camilo de Lelis al lado de de probación, obtuvo su admisión definitiva. Los superiores le envia-
San Felipe Neri fuese venerado como patrón de la Ciudad Eterna. ron a Roma, donde tuvo que ejercitar el trabajoso oficio de hacer
Aunque el intento de Sixto V de establecer una unión entre los ' la cuestación. Por espacio de cuarenta años enteros, diariamente, a
franciscanos observantes y los capuchinos junto con las demás excepción de los domingos y días de fiesta, se podía encontrar allí
ramas de reforma de la Orden tuvo tan mal éxito (1) como anterior- en las calles a fray Félix, que, con las alforjas al hombro, la paz de
mente los esfuerzos de San Pío V dirigidos a lo mismo, con todo, el Dios en el corazón, para toda limosna, y también para las burlas y
Papa permaneció muy afecto a los capuchinos (2). Además de las escarnios sólo tenía una palabra, la sentencia: a Dios gracias (Deo
otras cualidades excelentes de estos amigos del pueblo, apreciaba gratias), que tan frecuentemente se halla en la Sagrada Escritura,
manifiestamente con especialidad el que sus teólogos casi siempre que emplea la Iglesia repetidas veces en el santo sacrificio de la misa
siguiesen la doctrina de San Buenaventura (3). Entre los muchos y que era muy usual especialmente a los antiguos cristianos. Como
varones santos que produjo entonces la Orden de los capuchinos (4), «fray Deogracias» era Félix conocido en toda Roma, y después de
sobresalen tres especialmente: Jerónimo de Narni, Félix de Canta- San Felipe Neri era sin duda el personaje más original y popular
licio y José de Leonisa. Jerónimo Mantini de Nami (5) brilló como de la ciudad. Se presentía la santidad de este varón, que poseía la
orador sagrado al lado del franciscano Panigarola y del jesuíta humildad y radiante apacibilidad de San Francisco, encomendá-
Toledo; los mencionados tuvieron repetidas veces la honra de pre- banse a sus oraciones y le atribuían el don de predecir lo futuro y
dicar ante el Papa y los cardenales (6). curar enfermos. Cuando en el domingo de Pentecostés del año 1587
Félix de Cantalicio (7), hijo del país montañoso de Umbría, se durmió en el Señor, una inmensa muchedumbre de pueblo corrió
nacido en 1515, había llevado hasta los treinta años de su edad la presurosa a su cadáver, que fué venerado como el de un santo (1).
vida dura de los lugareños de aquella comarca. Salvado felizmente Todo el mundo quería poseer una reliquia de él. También Sixto V
de un gran peligro de la vida que había corrido al ser embestido era del número de los sinceros admiradores de este varón lleno de
por dos furiosos toros, hizo voto de entrar en la estrecha Orden de Dios. Mandó introducir y acelerar el proceso de su canonización.
los capuchinos. Después de haber terminado ejemplarmente el año Después de terminado quiso hacer trasladar los restos mortales a
Santa María la Mayor (2).

(1) V . H o l z a p f e l , 3 1 1 . U n * A v v i s o d e i . ° d e m a r z o d e 1 5 8 6 d a c u e n t a de Dos años después de la muerte de fray Félix fué a Roma otro
c ó m o se t e m í a e s t a u n i ó n . U r b . , 1 0 5 4 , Biblioteca Vatic. capuchino, a quien se tributó una veneración semejante: José de
(2) S o b r e las relaciones de S i x t o V c o n los c a p u c h i n o s , a d e m á s d e Bove-
Leonisa, nacido en 1556. Como ya cuando novicio era modelo de un
rius, I I , 949 s . , v . t a m b i é n B u l l . C a p u c e . , I I , 286, 337 s . , 3 6 7 , I I I , 1 1 7 s. S o b r e
el i m p o r t a n t e a u m e n t o d e l o s m i e m b r o s d e la O r d e n c a p u c h i n a c f . la c a r t a de verdadero religioso, sus superiores en 1587 le habían enviado a Pera,
2 7 d e m a y o d e 1 5 8 7 e n las E e t t e r e d i B . B a l d i , P a r m a , 1 8 7 3 , 40. donde el año anterior habían sido arrebatados por la peste los jesuí-
(3) V . el L é x i c o e c l e s i á s t i c o d e Friburgo, V I I 2 , 130. S o b r e la S u m m a a d
tas que allí trabajaban como misioneros. Estando con dos hermanos
m e n t e m s. B o n a v e n t u r a e d e l c a p u c h i n o P e d r o T r i g o s o (I, R o m a e , 1 5 9 3 ) v . H u r -
ter, Nomenclátor, I , 46 s. de hábito incansablemente ocupado en procurar el bien espiritual de
(4) Cf. B o v e r i u s , I I , passim. los católicos, que vivían en medio de los mahometanos y griegos
(5) Sobre Jerónimo Mantini (t 1 6 3 2 ) c f . S c r i p t , o r d . Min., Romae, 1650,
1 7 2 ; R a n k e , I I 8 , 298; * P r e d i c a f a t t a d a F r a G i r o l a m o M a n t i n i d a N a r n i , v i c a r i o
generale dell'ord. dei C a p p u c i n i , n e l p a l a z z o A p o s t . nel v e n e r d ì d e l l a d o m e n i c a (x) v . los * A v v i s i d e 20, 23 y 2 7 de m a y o d e 1 5 8 7 , U r b . , 1055, Biblioteca
I I di q u a r e s i m a , e n e l C ó d . i t a l . , 70, p . 1 - 1 0 d e la Biblioteca pública de Munich. Vatic. ( O r b a a n , 296; D e j o b , 83), y la *carta de A . Malegnani de 20 d e mayo
(6) C f . la * r e l a c i ó n d e C a p i l u p i d e 7 d e d i c i e m b r e d e 1 5 8 5 , Archivo Gon- de 1587, Archivo Gonzaga de Mantua.
zaga de Mantua. S o b r e l o s s e r m o n e s c u a r e s m a l e s d e P a n i g a r o l a en San Pedro (2) V . l a * r e l a c i ó n d e M a l e g n a n i d e 24 d e j u n i o d e 1 5 8 7 , i b i d . Cf. t a m b i é n
y e l gran c o n c u r s o q u e t e n í a , * d a c u e n t a A t i l i o M a l e g n a n i e n x i y 18 d e f e b r e r o el Awiso d e 20 d e a g o s t o de 1588, U r b . , 1056, Biblioteca Vatic., y Santori,
de 1587, ibid. Cf. t a m b i é n Baumgarten, Nueva noticia, 303 s. Autobiografía, X I I I , 178. L a b e a t i f i c a c i ó n d e F é l i x n o se e f e c t u ó h a s t a 1625,
(7) V. Matth. Salo (O. C.), V i t a Felicis: A c t a Sanct. Maii 21. Cf. Aug. y su solemne c a n o n i z a c i ó n en 1 7 1 2 p o r C l e m e n t e X I . S u s a n t o cuerpo e s t á s e p u l -
d e E o s s i , V i t a , R o m a , 1 7 1 2 ; C a p e c e l a t r o , F . N e r i , 266 s.; E é x i c o eclesiástico de tado en la i g l e s i a d e los c a p u c h i n o s d e R o m a , l l a m a d a S a n t a M a r í a d e la Con-

F r i b u r g o , I I I 2 , 1 5 1 9 s.; G o y a u , F i g u r i n e s F r a n c i s c a i n e s , P a r í s , 1921. cepción, en la c u a r t a c a p i l l a d e l l a d o izquierdo.


cismáticos, y de los numerosos cautivos, José de Leonisa, a ejemplo cauta relación al derecho canónico de entonces. La Compañía de
de San Francisco, concibió el plan atrevido de convertir al sultán. Jesús no tiene capítulos generales, ni conventos, ni abades, ni prio-
Pero preso por las guardias del gran toco, fué condenado a una res, como todas las Órdenes anteriores, sino en vez de ello una Con-
muerte lenta y penosa: por espacio de tres días estuvo pendiente de gregación general, colegios y casas, rectores y superiores; el lenguaje
un madero por el pie derecho y la mano izquierda. Libertado de un y la legislación del derecho canónico anterior no podían hallar aplica-
modo milagroso, volvió a su patria con el mérito del martirio, que ción a las cosas y usos de la nueva Orden, que no se habían visto. Los
sin culpa suya no había llegado a consumarse. Sixto V le recibió con Papas fueron los que con mirada perspicaz aceptaron los planes de
gozo como a confesor del nombre de Jesús. Todavía veinte años Loyola y facilitaron su ejecución. San Vicente de Paúl, San Alfonso
enteros desplegó José de Leonisa una actividad verdaderamente de Ligorio y los fundadores de muchas congregaciones de misión de
apostólica en Umbría como misionero. También a él se atribuían los los tiempos modernos siguieron la misma senda. Redundó en gran
dones de profecía y curación de enfermos. Hacia el fin de su vida provecho de la Iglesia el que las ideas de Loyola se llevasen adelante.
padeció un horrible cáncer y hubo de someterse dos veces a una Con todo casi de suyo se dejaba entender que no podían abrirse
operación. Cuando se le propuso hacerse atar para ello, dijo seña- camino sino después de larga lucha. Levantaron contradicción prin-
lando el crucifijo: «Ésta es la más fuerte de todas las ataduras; segu- cipalmente algunos religiosos de las antiguas Órdenes, y ciertamente
ramente me tendrá más sin movimiento que las cuerdas». Murió, no es ninguna casualidad el que en el siglo x v i todos los Papas que
como había predicho, el 4 de febrero de 1612 (1). habían salido del estado religioso, pensasen haber de reformar en
Las relaciones de Sixto V con los jesuítas requieren ser tratadas puntos esenciales la creación de Loyola; así el teatino Paulo IV, el
con más detención. Para la Compañía de Jesús comenzó en su ponti- dominico San Pío V y, como se mostrará, también el franciscano
ficado un tiempo de efervescencia, en que las ideas del fundador Sixto V.
tuvieron que sostenerse contra la contradicción y hostilidad proce- Desde 1582 fueron especialmente algunos dominicos, los que
dentes del interior de la misma Orden. como de acuerdo renovaron las antiguas acusaciones de su hermano
La creación de Loyola en el terreno monástico significaba una de hábito Melchor Cano contra los jesuítas (1). A causa de las conse-
conformación enteramente nueva. En la redacción de las leyes en cuencias de las mismas para el derecho canónico son de general im-
ninguna parte tomó Ignacio como decisiva la costumbre, sino siempre portancia principalmente las impugnaciones de los votos de la Com-
solamente lo que hacía relación a su fin, es a saber, al fin de poner pañía de Jesús.
a disposición de la Iglesia una legión de hábiles operarios para las Desde la edad media se diferenciaban de los votos simples ordi-
necesidades precisamente candentes del cuidado y dirección de narios los que por su íntima esencia son solemnes y se señalan por
las almas. Aunque alguna cosa no se hubiese admitido hasta enton- especiales efectos jurídicos. E l voto de castidad, por ejemplo, si era
ces en ninguna asociación religiosa, él la ordenaba si era conducente simple, hacía un matrimonio sólo ilícito, si era solemne, también
a su fin. Aunque otras tuviesen vigor de ley en todas las Órdenes inválido. Por el voto de pobreza solemne quedaba el hombre inhábil
anteriores, dejábala a un lado, si parecía ser menos compatible con para poseer cosa alguna, mientras que después de pronunciado el
su fin. Ni siquiera se paraba en este respecto a vista de las disposi- voto de pobreza simple la posesión sólo era ilícita. Ahora bien, Santo
ciones del derecho canónico regular; pensaba que el Papa tenía facul- Tomás de Aquino había enseñado que pertenecía a la esencia del
tad de dispensar precisamente para que él en tales casos pudiese estado religioso el que los tres votos de pobreza, castidad y obedien-
prestar socorro. Hasta en su manera de expresarse se refleja esta cia se pronunciasen como solemnes; pero San Ignacio introdujo en
su Orden la solemnidad de los votos sólo para los profesos, para
(1) José de L e o n i s a f u é b e a t i f i c a d o en 1 7 3 7 y c a n o n i z a d o en 1746 P o r
todos los demás, principalmente los estudiantes, prescribió votos
B e n e d i c t o X I V . S o b r e él c f . L e c h n e r , V i d a s de los s a n t o s de l a O r d e n c a p u c h i n a ,
I , Munich, 1863, 81 ss.; I l g , E s p í r i t u d e l s e r á f i c o S a n F r a n c i s c o , I I , A u g s b u r g o ,
(1) A s t r á i n , I I I , 2, 257-356.
1879, 175 s.; L é x i c o eclesiástico de F r i b u r g o , V I 2 , 1869 s .
simples, aunque su fimdación debía ser Orden religiosa. Las bulas giosos. Todo el que impugna el instituto de la Compañía de Jesús
pontificias habían confirmado esta disposición. o pone en duda las determinaciones de la presente bula, incurre por
Sucedió pues que en 1582 en Ávila un joven jesuíta, hijo de el mismo hecho en excomunión.
noble familia, después de la muerte de su hermano se escapó de la Peredo sostenía ahora, que la bula pontificia no había sido
Orden y se casó. El fugitivo halló un defensor en Diego Peredo, pro- promulgada suficientemente, y prosiguió todavía, lo mismo que sus
fesor de teología en el convento de dominicos de Ávila, el cual sos- partidarios, impugnando secretamente la nueva Orden aun después
tenía que por los votos simples de los escolares jesuítas no se hace que su provincial le había reprendido severamente en el capítulo
un hombre religioso; que en caso de un quebrantamiento de estos por su pertinacia. Después de la exaltación al trono de Sixto V cobró
votos los superiores de la Orden no tienen ningún derecho a proce- nueva esperanza y a fines de 1586 se encaminó a Roma para defen-
der judicialmente, y que cualquier obispo puede dispensar de tales der de nuevo su causa. En 24 de enero de 1590 decidió una senten-
votos (1). Semejantes doctrinas comenzaron a propagarse en la Uni- cia de la Inquisición, que las tesis ya antes condenadas con el
versidad de Salamanca (2), en vista de lo cual el general de los jesuí- nombre de Peredo habían sido justamente reprobadas, pero Peredo
tas, Claudio Aquaviva, alcanzó de Gregorio X I I I una bula que decla- alcanzó tanto que se le quitaron las penas impuestas, porque
raba expresamente, que los escolares de la Orden de los jesuítas aquellas tesis no se hallaban con toda exactitud en sus escritos (1).
después de pronunciar sus votos simples eran religiosos y lo habían Las contiendas con Peredo no eran naturalmente a propósito
sido también ya hasta entonces (3). para aplacar a los adversarios de los jesuítas que había entre los
Con el pretexto de que el Papa no había hablado como cabeza dominicos. Para los miembros de la Orden de predicadores, recono-
de la Iglesia, sino sólo como doctor particular, persistió Peredo sin cida defensora de la ortodoxia y ciencia teológica, fué un golpe en
embargo en sus opiniones (4). Principalmente para impedir su difu- extremo duro el haber sido condenada por sentencia pública en las
sión en las universidades españolas, quejáronse los jesuítas de nuevo dos universidades españolas la doctrina teológica de uno de los suyos;
en Roma, por lo cual el nuncio de España recibió el encargo de decían que esto significaba poner a toda la Orden el «sambenito»
reprender gravemente a Peredo y publicar un breve con la conde- (vestido de delincuente que llevaban los convictos de herejía) (2).
nación de sus tesis en las universidades de Salamanca y Alcalá. Añadióse para aumentar aún la tirantez un conflicto con el primer
A la queja del provincial de los dominicos, Cuevas, respondió Aqua- profesor de teología en Salamanca, el célebre teólogo y meritísimo
viva (5), que si las opiniones de Peredo prevalecían, la Compañía consejero de Santa Teresa, Domingo Bañes (3). Aquaviva había
de Jesús ya no sería reputada como Orden religiosa, sino como mera indicado a los suyos no hablar de la bula Ascendente sino en caso
congregación o hermandad, y que sólo la sentencia del Papa podía de necesidad (4). Como se podría creer, el mismo Bañes no había
poner un eficaz remedio a todo esto. Guiado de esta persuasión, tenido conocimiento de ella, pues para una disputa pública que se
alcanzó Aquaviva de Gregorio X I I I la célebre bula Ascendente había de efectuar el 13 de diciembre de 1589, renovó la antigua tesis
Domino de 25 de mayo de 1584 (6), la cual es de gran importancia de que la solemnidad de los votos era indispensable para el estado
no sólo para la Orden de los jesuítas, sino también para todo el religioso (5). Cuando Bañes en el mismo año 1589 declaró en un escrito
derecho regular. Declárase en ella, que los votos simples de los jesuí- con palabras harto claras que la Compañía de Jesús era la Orden más
tas eran verdaderos votos religiosos y constituían verdaderos reli- imperfecta, porque carecía de austeridades exteriores, y se permitió

(1) Astráin, 277.


(2) I b i d . , 278. (1) A s t r á i n , 288-294.
(3) B u l a Q u a n t o f r u c t u o s i u s de i . ° de febrero de 1583, B u l l . , V I I I , 406 s s . (2) I b i d . , 286. L i f r a t i dominicani h a n n o sentito terribilmente questa
(la f e c h a de la b u l a ¡ c a m b i a d a allí arbitrariamente!). b a s t o n a t a , escribía el n u n c i o e n 26 de m a y o de 1584, ibid., 283.
(4) A s t r á i n , 278. (3) I b i d . , 296-314.
(5) e n 1 5 de j u l i o de 1583, i b i d . , 284 s. (4) I b i d . , 288.
(6) B u l l . , V I I I , 457 s s . (5) I b i d . , 300.
un despropósito contra los Ejercicios, los jesuítas habían callado (i); esto a Gregorio X I I I (i) habla Aquaviva de diversos encuentros
pero ahora mandaron a toda prisa un propio al nuncio, para pedirle que han sucedido y cada día suceden, y suplica la intervención del
su intervención. La noche antes de la disputa llegó un breve con la Papa contra un mal tan inveterado. Pero a pesar de todas las amo-
prohibición de aquella tesis; al día siguiente se acababa de dar nestaciones del Papa, de los nuncios y de los superiores regulares
comienzo en el salón de actos, llenísimo de oyentes, a la lectura del de los dominicos las impugnaciones duraron hasta fines de aquel siglo.
discurso preliminar, cuando entró un notario con algunos funcio-
No obstante estos encuentros no demuestran una enemistad
narios de justicia, y ante el rector, los profesores y doctores de la
de los dominicos como tales contra la nueva Orden (2). E l provin-
ciudad y todos los estudiantes leyó la prohibición del nuncio (2).
cial de Castilla, de las Cuevas, era sinceramente afecto a la Compa-
Bañes no se dió aún por vencido. Procuró atraer a su partido ñía de Jesús e hizo cuanto pudo para poner fin a las contiendas (3).
primero a la universidad, después a la corte y al nuncio. Pero tam- Atestigua expresamente, que en su Orden había muchos varones
poco los jesuítas permanecieron ociosos. Nadie quería interesarse por graves amigos de la Compañía de Jesús (4). Un hombre como Alonso
la causa desesperada de Bañes (3). Finalmente el 2 de febrero de 1590 de Avendaño era tenido por loco aun por sus hermanos de religión (5).
escribió a Sixto V, pidiéndole que le enseñase en sus dudas, afirmó Pero aun así el antagonismo de no pocos miembros de tan esclare-
que no había ninguna contradicción entre su tesis y la bula de Gre- cida Orden contra los jesuítas no dejaba de ser arriesgado. «La Orden
gorio X I I I , y para defenderse alegó de un modo hábil una expresión de Santo Domingo, escribe en 1594 el nuncio en España, Camilo
menos cuidadosamente elegida que había en un documento del Gaetano (6), goza umversalmente de grandísimo aprecio, por tener
mismo Sixto V." Todo fué inútil; el 14 de julio de 1590 decidió la personas de eminente doctrina en todas las universidades y monas-
Inquisición contra Bañes; la muerte del Papa impidió ciertamente terios, y porque los confesores de los reyes y príncipes son casi siem-
la publicación de la sentencia hasta febrero de 1591 (4). Por lo demás pre de esta Orden y en España los confesores gozan de grandísimo
Bañes ya antes de asentar su tesis del año 1589 había traducido el crédito. Por eso estos Padres tienen grande influjo en el gobierno
escrito de un hermano de hábito, Juan de Orellana, según el cual así temporal como espiritual de España».
los jesuítas no guardaban el sigilo de la confesión, abusaban de ésta
Sin embargo, mucho más peligrosa que la hostilidad exterior
para la dirección exterior de los miembros de la Orden y hacían poco
fué para la fundación de Loyola la contradicción que dentro de la
caso de la prescripción del Evangelio sobre la corrección fraterna (5).
misma Orden se levantó contra ella. Tampoco allí las ideas del fun-
A estas doctas contiendas se añadieron impugnaciones desde dador habían sido entendidas de todos. Para los unos San Ignacio
el púlpito. El dominico Alonso de Avendaño desde 1577 por espa- era demasiado severo; hasta estaban descontentos de que en general
cio de diecisiete años predicó contra la nueva Orden, la cual compusiese constituciones, pues esto destruía la libertad de espíritu;
ciertamente nunca nombraba por su nombre; llegó hasta afirmar su deseo hubiera sido una vida a manera de canónigos (7). Otros, al
que desde la fundación de la Iglesia el demonio no había hallado revés, ansiaban mayor austeridad en el modo de vivir exterior, pre-
instrumento mejor para combatirla que ella; que los jesuítas eran ferencia de la oración al trabajo de los ministerios espirituales con
herejes encubiertos, hipócritas y fariseos (6). Si topaba con un jesuíta, los prójimos, mayor retiro del mundo, y en general más aproxima-
se santiguaba (7). También otros dominicos tuvieron parte en la ción al espíritu y a las formas del monacato. Simón Rodríguez no
lucha contra la Compañía de Jesús. En un escrito de quejas sobre
(1) D e 27 de a g o s t o de 1582, e n A s t r á i n , 261.
(1) A s t r á i n , 298 s. (2) I b i d . , 260.
(2) I b i d . , 301 s . (3) I b i d . , 263 s . , 290 ss.
(3) I b i d . , 304-311. (4) I b i d . , 272.
(4) I b i d . , 311-314- (5) I b i d . , 320.
(6) I b i d . , 258 s.
(5) I b i d . , 338-342-
(6) I b i d . , 326; Scorraille, I , 264 s s . (7) O. Manarei, De rebus Societatis Iesu commentarius, Florentiae,
(7) Scorraille, I , 273. 1886, ni.
era el único representante de esta dirección. San Ignacio tuvo que tipos de religiosos (1). Para fundamentar más sus exigencias alega-
luchar varias veces con ella y se opuso a la misma con férreo rigor. ban las instituciones y costumbres de las demás Órdenes. Por lo que
La corriente que ya en tiempo del general de la Orden, Mercu- toca en particular a la exigencia de un superior especial, que debía
riano, y especialmente en el de Aquaviva, se levantó contra la crea- ser independiente del general de la Orden residente en Roma, una
ción de Loyola, reunía en sí notables rasgos de ambas direcciones. cosa semejante se proyectó en tiempo de Felipe II para todas las
La fácil entrada de los jesuítas de España y Portugal en las cortes Órdenes de España. La causa de estos deseos de independencia estaba
y palacios de los grandes había tenido en algunos por consecuencia primeramente en la desconfianza de los españoles con Roma, y
una aproximación al espíritu palaciego; deseaban mayor libertad además en la alta idea que se habían formado de la pureza de su
y más comodidades y por eso estaban descontentos de los poderes propio catolicismo. Lo que era genuinamente católico, nadie, según
que San Ignacio había concedido al general de la Orden. Pues él era su opinión, lo sabía y conocía mejor que el español; el rey de España
principalmente quien, bien informado de la situación de España, era el rey católico, las armas e influjo de España los únicos seguros
pero no desconcertado por ideas ni influencias españolas, instaba apoyos de la Iglesia católica en el orbe de la tierra (2). Del contacto
siempre de nuevo a la observancia de las constituciones de la Orden, con otros países, aunque fuese en el rodeo por Roma, temía el español
y nombraba los superiores subordinados según su juicio y no según un perjuicio de la pureza de su fe; un memorial de aquellos días pide
el de los descontentos. Se deseaba para España un representante para todas las religiones de España generales propios independientes
especial del general que residiese en España, así como la elección de Roma, pues de lo contrario amenazaba el peligro de la herejía (3).
de los superiores subordinados por mayoría de votos de los súbditos. En materia dogmática defendían ciertamente con ardor los teólogos
Causaba aún especial disgusto otra ordenación de Loyola, la cual españoles las prerrogativas del Vicario de Cristo, pero de la corrup-
requería ciertamente una mayor medida de humildad que la que ción de la curia romana se tenían ideas tan exageradas, que se acep-
algunos tenían, es a saber, la distinción entre profesos y coadjutores. taban con desconfianza todas las decisiones romanas, y Melchor
Conforme a los deseos de los descontentos, en lo futuro todos debían Cano llegó a decir, que mal conocía a Roma, quien pretendía sa-
ser admitidos a los votos religiosos solemnes, y a la verdad regular- narla (4).
mente después de un determinado número de años de religión, de
Entre los jesuítas españoles hallaron entrada semejantes ideas
suerte que ya no estuviese en mano del general dilatar o negar a
por el primer provincial de España, Antonio Araoz, quien y a en
alguno la profesión.
tiempo de San Ignacio estaba descontento del gobierno de Roma, y
Al fundamentar estas pretensas reformas no intentaban los des- bajo el generalato del P. Laínez criticaba que el cargo de general
contentos demostrar que las ordenaciones de Loyola eran inconve- fuese vitalicio, quería que en España los rectores y provinciales se
nientes o en sí imperfectas; al contrario, ensalzaban el instituto de designasen por elección y pedía que hubiese un capítulo general en
la Compañía de Jesús con las más sublimes expresiones como santo suelo español (5).
y perfecto, pero para declarar luego al punto, que el tiempo de la Los primeros pasos para alcanzar una mudanza de las consti-
ya sobrevenida decadencia no estaba en consonancia con tan altas tuciones de la Orden, se dieron en el tiempo en que el nuncio Orma-
exigencias, y que por tanto el instituto de Loyola se había de acomo- neto reformaba por encargo pontificio las Órdenes españolas (6). Algu-
dar a la flaqueza de los hombres (1). En efecto, los defensores de la nos jesuítas, cuyos nombres se ignoran, entregáronle dos memoriales,
supuesta reforma, conocidos más de cerca, son todos ellos tristes en los cuales se pedia la supresión de la distinción entre profesos y

(1) A s í escribe F r a n c i s c o A b r e o , u n o de los principales defensores de la (1) I b i d . , 362-380.


«reforma»: «El instituto de l a Compañía que d e j ó hecho y c o n f i r m a d o Ignacio de (2) I b i d . , 102.
L o y o l a , su f u n d a d o r , es en sí t a n l e v a n t a d o , perfecto y evangélico, q u e pide y (3) I b i d . , r o s ; cf. «7.
requiere hombres s a n t o s de grande y p r o f u n d a humildad, simplicidad, verdad, (4) I b i d . , 102.
rectitud y religión y de p u r i d a d y perfección angélica y apostólica, desligados (5) I b i d . , 103.
de sí mismos y de t o d a s las c o s a s del mundo». Astráin, 433- (6) Cf. n u e s t r o s d a t o s del v o l . XIX.
generales extraordinarias en la historia de la Orden de los jesuítas
coadjutores, la elección de los provinciales y que se dificultase el des-
y ponen a riesgo toda su existencia.
pedir de la Orden (i). Después de la muerte de Ormaneto (f 1577)>
En marzo de 1586 Antonio Marcén, hasta poco antes provincial
por los papeles que dejó al morir, llegó a conocer estas intrigas el
de Castilla, y ahora provincial de Toledo, estaba ocupado en la
provincial de los jesuítas, Cordeses (2); un año más tarde el visitador
visita del colegio de Madrid cumpliendo su cargo, cuando el 18 del
Antonio Ibáñez logró tener en su mano los hilos principales de la
mismo mes recibió la orden de comparecer dentro de seis días ante
conjuración (3)- Todo el movimiento procedía principalmente del
la Inquisición de Valladolid. Obedeció y luego después de presen-
anterior rector del colegio romano, Dionisio Vázquez, el cual por
tarse fué puesto en prisión. Lo mismo se hizo con un acompañante
exasperación personal trazó el plan de cambiar las constituciones
suyo, antiguo rector del colegio de Monterrey, y después de algunos
de la Orden en los puntos que no eran de su agrado (4).
días todavía con otro jesuíta del mismo colegio (i). Una vez que se
Dos largos memoriales, de los cuales quería presentar uno al hubieron cerrado tras ellos las puertas de la Inquisición, habían, por
rey, llegaron a manos del visitador (5)- Con todo, por los consejos de decirlo así, desaparecido del mundo. «De los detenidos, escribía a
Ibáñez y Ribadeneira se arrepintió Vázquez de lo hecho; en 1579 Roma Villalba, provincial de Castilla (2), no sabemos nada más que
rasgó todos los papeles que tenía sobre sus proyectos de reforma (6), si estuvieran en las Indias». Ni siquiera se sabía por qué estaban
y por espacio de algunos años ya no se oye hablar nada de planes presos; sólo esto había llegado al conocimiento del público en los
contra las constituciones de la Orden. cuatro meses siguientes, que veintiún jesuítas habían de comparecer
Pero la tranquilidad era sólo aparente. Como se manifestó más para ser interrogados y algunos de ellos fueron detenidos por espacio
tarde, además de Vázquez había aún otros descontentos, que con de dos o tres semanas para responder a las innumerables preguntas
memoriales secretos procuraban mover a la Inquisición a intervenir; que les hicieron los jueces (3).
un pretenso desaire hizo también a Vázquez mismo continuar des-
El prendimiento de los tres jesuítas causó extraordinaria impre-
pués de algunos años su antiguo trabajo de agitador (7). Bajo el
sión. El año anterior la embajada japonesa en Roma había difundido
influjo de los jesuítas reformadores y sin duda también de los que
por todo el mundo el elogio de la Compañía de Jesús. Ahora en Es-
entre los dominicos eran adversarios de los jesuítas crece continua-
paña su nombre iba de nuevo de boca en boca, pero esta vez cubierto
mente la desconfianza del supremo tribunal de la fe contra la nueva
con la ignominia de que la Inquisición se había de ocupar en algunos
Orden. La efectiva intervención de la Inquisición desencadena luego
hijos de ella. L a impresión subió aún de punto, cuando en 26 de
tormentas, que y a no cesan durante todo el tiempo de gobierno de
febrero del siguiente año 1587 un cuarto jesuíta, Ripalda, rector del
Aquaviva, excitan a compasión a cada vez más extensas clases socia-
colegio de Villagarcía, había de compartir la cárcel de los otros
les, hasta al rey y al Papa, motivan las dos únicas Congregaciones
tres (4).
El que dió impulso a todos estos acontecimientos era un miembro
(1) Astráin, 106-107. de la misma Orden, es a saber, el jesuíta Diego Hernández del colegio
(2) I b i d . , 105.
de Monterrey. Algunas mujeres de la ciudad le habían comunicado
(3) Ibid., 112.
(4) Aquaviva en 1589 llama a V á z q u e z «hombre q u e me turbaba todas
que otro jesuíta, Briviesca, las había querido solicitar al pecado,
a q u e l l a s p r o v i n c i a s » (de E s p a ñ a ) . A s t r á i n , 479- E l visitador Gil González Dáv.la enseñaba doctrinas falsas, les permitía recibir diariamente dos veces
dice sobre él: E l a u t o r [de l a s t u r b a c i o n e s ] f u é D i o n i s i o , q u e por h a v e r s i d o s a c a d o la sagrada comunión y en ella les daba varias hostias. Hernández
d e N á p o l e s , d o n d e é l d i ó m a l a c u e n t a d e si, t o m ó u n odio irreconciliable c o n el
dió cuenta de ello al provincial de Castilla, Antonio Marcén, el cual
g o b i e r n o d e R o m a , y s i e m p r e m a q u i n ó contra él e n A n d a l u c i a , en T o l e d o , e n t i e m p o
del Reverendísimo O r m a n e t t o , e n la Sede v a c a n t e d e l P . E v e r a r d o , c o n e l R e y
y C a r d e n a l d e T o l e d o , y a g o r a en estos t i e m p o s , a m o t i n a n d o á l o s q u e p u d o etc. (I) I b i d . , 390 s.
Ibid., 496. (2) I b i d . , 394-
(5) I b i d . , 112. (3) Ibid.
(6) I b i d . , 352-354- (4) I b i d . , 391.
(7) I b i d . , 352-354-
bajo pena de excomunión mandó al acusado declarar la verdad. estaba aún promulgado como ley, pero había sido enviado a las pro-
Briviesca lo negó todo, excepto lo de dar la comunión con varias vincias por Aquaviva, para oír sus dictámenes antes de la publica-
hostias. Como más tarde se averiguó, parece por lo demás casi cierto ción definitiva. No solamente a este esbozo del plan de estudios,
que era inocente; en cambio su acusador Hernández, que poco des- sino también a las bulas de los Papas les tocó la suerte de que por
pués hubo de ser despedido de la Compañía, no era en modo alguno encargo de la Inquisición las calificasen diversos teólogos, y las arre-
un religioso digno de confianza. Briviesca fué luego enviado por glasen según las exigencias de la ortodoxia española. La censura
Mareen a Italia, donde se pasó a los capuchinos (i). por otra parte moderada de un franciscano, Nicolás Ramos, acom-
Ahora viniéronle grandes escrúpulos a Hernández, como él a paña, por ejemplo, la prohibición de Gregorio XIII de disputar
lo menos lo afirmaba, de no haber dado cuenta del hecho a la Inqui- contra el instituto de la Compañía de Jesús, esto es, de ponerlo seria-
sición. A pesar de la prohibición de su provincial, en la primavera mente en duda, con esta reprensión: «Sólo Mahoma fué el que no
de 1584 halló medio de reparar el descuido. Al mismo tiempo denun- quiso que su ley se disputase, sino que con armas se defendiese» (1).
ció al provincial Mareen, porque había enviado a Briviesca a Italia Otro dictamen halla muchos puntos arriesgados, y un tercero mani-
y con esto sustraídole al tribunal de la fe, y a otro hermano de reli- fiesta herejías en los libros presentados. Pero el más peligroso para
gión, Francisco de Ribera, que según indicaba, había predicado mala los jesuítas fué un juicio, en el cual el confesor del rey, el dominico
doctrina en Segovia (2). Esta denuncia explica suficientemente la Diego de Chaves, dió cuenta a Felipe II del instituto de la Compañía
prisión de Marcén. Él había pedido cuenta a un súbdito por una de Jesús (2). Chaves resume al final sus objeciones; refiérense a la
acusación, sobre la cual también el tribunal de la fe solía decidir. obediencia de los jesuítas, a su doctrina sobre la obligación de denun-
Según la opinión de éste, había con ello usurpado la jurisdicción de ciar respecto de los herejes, a su supuesto desaprecio de la vulgata
la Inquisición. A los otros tres presos se les inculpaba el haber tenido latina y de la doctrina de Santo Tomás, al favor que se concede a la
participación en este delito. Contra Ripalda se dirigió además la indebida libertad de opinar en teología, a sus constituciones, que son
acusación de herejía y de apostasía de la fe católica, pero las razones tan diversas de las de las otras Órdenes, y sobre todo a sus facultades
dadas para estas inculpaciones son extremadamente fútiles (3). de absolver de herejía y de leer libros prohibidos. «¿Qué otra cosa,
exclama, se ha de temer de todo esto, sino una total ruina de la cris-
Con todo, al cabo de poco las primeras acusaciones no fueron ya
tiandad?» Es necesario y convenientísimo que se mire con mucha
para los inquisidores el punto principal de la causa. Del proceso con-
atención en el remedio de tan gran mal, y considerar cuán poca fir-
tra los cuatro jesuítas se derivó muy pronto otro contra el instituto
meza tiene aun el poder temporal de los príncipes en todas las pro-
de la Orden misma de los jesuítas, y como ésta estaba confirmada
vincias en que por nuestros pecados reina la división en la fe.
por el Papa, el negocio privado pasó a ser público, vino a consti-
tuir un conflicto entre la Inquisición española y la Sede romana. La inmediata consecuencia de estos dictámenes fué, que la
Los jesuítas tenían la facultad pontificia de absolver en el fuero Inquisición mandó a los jesuítas so pena de excomunión entregar al
de la conciencia y en confesión del pecado de herejía (4). Con dis- Santo Oficio todos los impresos de las bulas pontificias y privilegios
gusto habían tenido noticia los inquisidores de este privilegio pon- y de los demás libros tan peligrosos para la religión y el Estado.
tificio, y su pesar ocasionó el deseo de informarse también de los Como parece muy probable que también se exigieron las constitu-
otros privilegios de la Orden. Apoderáronse de las bulas y constitu- ciones, no le quedó a la Orden ni un solo impreso de sus propias
ciones y de las reglas de la Compañía de Jesús, así como de un impreso leyes (3).
del llamado plan de estudios (Ratio studiorum), que entonces no En su aflicción se dirigieron los jesuítas adonde únicamente
podían aún esperar auxilio: a Roma. Y a antes de que las bulas
(x) Astráin, 385 ss.
(x) Astráin, 396.
(2) Ibid., 386 s.
(2) Ibid., 399-404.
(3) Ibid., 391-392.
(3) I b i d . , 4 0 4 s.
(4) v . P a s t o r , Decretos, 4 2 , nota.
pontificias hubiesen sido exigidas por la Inquisición, Aquaviva fué
a ver a Sixto V, informóle de la prisión de los cuatro jesuítas y pidióle Roma a Transilvania, donde la peste había arrebatado a más de
que decidiese la cuestión principal sobre si compete a los superiores treinta de sus hermanos de religión, dióles el provincial las patentes
regulares juzgar sobre ciertas faltas de sus súbditos aun entonces de viaje para aquel país. Pero cuando los dos llegaron a Valla-
cuando también la Inquisición conoce de los mismos delitos. Dijo dolid, pareció más prudente a los jesuítas de allí el que primero se
que la Inquisición romana no protestaba contra tal proceder de los les diese sólo un pasaporte para Roma y allí después otro para Tran-
superiores regulares. silvania. Jerónimo de Acosta poseía varias firmas en blanco del pro-
vincial; escribió sobre dos de ellas la patente para Roma, y retuvo
Sixto V acogió bondadosamente las representaciones de Aqua-
el primer pasaporte que había extendido el provincial. Esta mudanza
viva y le consoló, diciéndole que tales contrariedades venían y se
de patentes habría sido sin importancia, si Valladolid no hubiera
iban, y que el general animase a los superiores a cumplir con su obli-
albergado a dos de las cabezas de los «jesuítas reformadores». Al
gación. Que él, el Papa, haría escribir a España; que Aquaviva tra-
punto éstos, Dionisio Vázquez y Enrique Enríquez, fueron a la Inqui-
tase el caso de los cuatro jesuítas con los cardenales de la Inquisi-
sición, se quejaron de la crueldad de enviar jóvenes jesuítas a Tran-
ción romana. Una carta en que la Inquisición romana indicaba a la
silvania para vivir entre herejes y denunciaron la mudanza de las
española que no pasase adelante hasta nueva orden en el proceso
patentes como indicio de fraude o de mala voluntad (i).
de los cuatro jesuítas, Sixto V la hizo retener (i); en cambio el nuncio
español Speciani hubo de entregar al inquisidor general, cardenal La Inquisición tuvo ahora ocasión para hacer pagar a los jesuítas
Quiroga, a principios de marzo de 1587, un breve, en el cual proba- los pasos que habían dado en Roma. El 29 de abril de 1587 escribió
blemente se preguntaba la causa de aquel proceso. A lo que parece, al rey sobre la misión a Transilvania, en la cual por lo demás no se
esta primera intervención del Papa no hizo en Quiroga la deseada trataba sólo de los dos jesuítas nombrados, sino también de otros
impresión. Se irritó en gran manera, porque los jesuítas se habían cuatro, que habían sido elegidos entre muchos y ofrecídose volunta-
atrevido a dirigirse a Roma. Dijo que de momento no se acordaba riamente para aquella misión. Demás de eso representó, que pronto
por qué habían sido presos los cuatro jesuítas, pero que su prisión algunos jesuítas partirían a Roma para la congregación de procura-
era justificada. Lo mismo que Quiroga estaban también muy excita- dores de la Orden. ¿No sería bueno prohibir en ambos casos a los
dos los otros inquisidores por los pasos que había dado Aquaviva jesuítas salir del suelo español? El rey dijo que sí a la pregunta,
cerca del Papa (2). recomendando que se procediese con circunspección, para no irritar
la sensibilidad de Roma (2).
Entre tanto llegó a Roma la noticia del secuestro de las bulas
pontificias. Con esto quedaba ofendida la honra de la misma Santa El cardenal Quiroga recibió esta contestación del rey el 7 de
Sede, y Sixto V tuvo por oportuno proceder con más rigor. En tono mayo de 1587. Muy servicial mandó el mismo día a las autoridades
resuelto hizo ordenar por Rusticucci al inquisidor general, que devol- de la Inquisición, que ordenasen a los provinciales de los jesuítas
viese los libros exigidos y suspendiese el proceso de los cuatro que no permitiesen a ningún súbdito traspasar la frontera española,
jesuítas (3). sin dar antes noticia a la Inquisición de la persona que se había de
enviar y del término del viaje. En caso de contravención al mandato
La nueva carta estaba aún en camino, cuando el enojo por los
debían los culpados incurrir por el mismo hecho en excomunión y
pasos dados por Aquaviva arrastró a la Inquisición a nuevas usur-
había de procederse contra ellos como contra perturbadores del ejer-
paciones. A dos jesuítas españoles que debían hacer el viaje por
cicio de la Inquisición (3).
(1) Según la c a r t a d e A q u a v i v a , en Astráin, 406.
(2) I b i d . , 405 s. (1) I b i d . , 407.

(3) E a q u a l e [la c a r t a p o n t i f i c i a ] v e n e n d o t a n t o r e s o l u t a , c h e n o n si p r o - (2) Ea decisión de p u ñ o y letra de F e ü p e I I dice asi: E s t á bien lo q u e

c e d e s s e p i ù oltre q u i in q u e s t a c a u s a , e t c h e si r e s t i t u i s s e r o li libri c h e si e r a n o paresce, y lo s e r á q u e se h a g a c o n b u e n m o d o y de m a n e r a q u e n o s e a irritarlos,


l e v a t i alli s u d e t t i P a d r i , f e c e g r a n p a u r a al C a r d i n a l e . Speciani a Rusticucci en q u e p o d r í a d a ñ a r p a r a lo q u e se p r e t e n d e d e R o m a , a d o n d e será bien a v i s a r de
3 d e j u n i o d e 1 5 8 7 , en A s t r á i n , 406 s. todo y p r e v e n i r l o . I b i d . , 407 s.
(3) I b i d . , 408.
Este mandato iba mucho más allá ciertamente de lo que pres- marzo de 1588 escribió Quiroga muchas cartas al Papa y a los car-
cribía la orden del rey. Pero no tuvieron más remedio los jesuítas denales Rusticucci, Savelli, Castagna y Deza, para justificar su pro-
que no dejar salir a los misioneros que iban a Transilvania, y soli- ceder y mostrar su reverencia a la Santa Sede. Pero entretanto se
citar el permiso de ir a Roma para los que habían de tener parte en prolongaba indefinidamente el proceso. Las recomendaciones de los
la congregación romana de procuradores. La Inquisición fué tan amigos y más sin duda todavía el miedo a Sixto V aceleraron al fin
incauta que dió por escrito semejante permiso, en otras palabras, tanto el negocio, que en abril de 1588 se pronunció la sentencia abso-
atestiguó ella misma que impedía la libre comunicación con Roma. lutoria; los cuatro jesuítas pudieron alegrarse de la declaración oficial
Apenas el viceprovincial de Toledo, Francisco de Porres, tuvo en de que habían estado dos años en la cárcel sin motivo (1).
sus manos esta licencia, hizo legalizar por un notario una copia de
El proceso ofreció naturalmente a los adversarios de la Compa-
ella y la envió a toda prisa a Roma. Aquaviva cuidó de-que la viese
ñía de Jesús un asidero para nuevas impugnaciones. Como el nuncio
el Papa (i).
de España anunciaba a Roma en 1587, un profesor de Salamanca
Ahora la paciencia de Sixto V llegó a su término. Inmediata- desde su cátedra y un predicador en Alcalá desde el púlpito profi-
mente mandó al nuncio de España, que en nombre del Papa repren- rieron tales infamias contra los jesuítas, que merecían la mayor com-
diese al cardenal Quiroga por haberse extralimitado a recoger las pasión y el amparo del Papa (2).
bulas pontificias de los jesuítas, y le ordenase devolverlas al instante; También al partido de reforma del interior de la Orden se le
anunciándole que en caso de desobediencia el Papa le depondría y aumentó el ánimo con el proceso. De nuevo se llenó la Inquisición
le despojaría del capelo cardenalicio. Mandábale además que enviase de memoriales para la reforma de la Orden, esta vez de docenas de
a Roma todo el proceso de los cuatro jesuítas (2). ellos (3); el tribunal de la fe de Valladolid exhortaba lisa y llana-
Quiroga no se atrevió a oponer resistencia; el anciano quedó mente a entregar memoriales de este género, que debían llegar al
aterrado cuando el nuncio le transmitió la orden y la amenaza del rey por el cardenal Quiroga (4); los dictámenes que la Inquisición
Papa. Después de muchos dares y tomares, se devolvieron a los jesuí- se hacía presentar sobre el instituto de la Compañía de Jesús son
tas sus bulas y libros (3). p o r otra parte procuró Aquaviva, a la tomados en gran parte de los memoriales del partido de reforma y
verdad por mucho tiempo inútilmente, aplacar a los inquisidores; reflejan su curso de ideas (5). En Roma hasta bien entrado el año 1588
la principal piedra de escándalo: el privilegio de absolver de herejía, no se conocía el texto de ninguno de estos escritos de reforma. Pero
fué suprimido, revocando Sixto V a propuesta de Aquaviva este como sólo el Papa podía mudar las constituciones de la Orden, hubié-
privilegio, en cuanto se trataba de herejes públicamente conocidos (4). ronse al fin de enviar algunos de ellos a Roma, por donde vinieron
Su prohibición de salir de España la había ya limitado por sí misma también al conocimiento de Aquaviva. Expresó su grande asombro
la Inquisición después de un memorial del viceprovincial Porres; de que sus autores faltasen aun a la verdad en cosas reales. «Se han
sólo el viaje a Transilvania o a otros países herejes debía continuar descubierto ochenta o noventa mentiras, escribía a Juan Suárez;
prohibido (5). quiera Dios que algún día salgan a luz, para que se vea lo que merecen
El proceso de los cuatro jesuítas no lo envió Quiroga a Roma; hijos que pelean contra su madre» (6).
dijo que los autos se guardaban en la cámara de las tres llaves que
(1) I b i d . , 413 s s .
hay en cada una de las Inquisiciones españolas, y de ella no se per- (2) I b i d . , 412. P r o b a b l e m e n t e son significados B a ñ e s y A v e n d a ñ o .
mitía sacar ningún documento. Desde la primavera de 1587 hasta (3) I b i d . , 417-434-
(4) I b i d . , 424.
(1) A s t r á i n , 410 s. (5) I b i d . , 382, 386, 407. M o d e r n a m e n t e R a n k e , e n e l juicio que se lia for-
(2) I b i d . , 411. m a d o sobre estas contiendas, se h a d e j a d o determinar por los escritos de reforma
(3) Ibid. (Eos P a p a s , 11», 186 ss.). L a ^Consulta del Cód. 1099 de la Biblioteca, Corsini
(4) D e c r e t o de 19 de f e b r e r o d e 1587, e n A s t r á i n , 413, n o t a ; v . P a s t o r , de Roma, c i t a d a p o r él p . 191, n o t a 2 c o m o f u e n t e , R a n k e mismo, t . I I I , apén-
Decretos, 41 s. dice n ú m . 150, p . 204*, la califica d e «satírica y ficticia».
(5) A s t r á i n , 411. (6) A s t r á i n , 423.
Qué impresión de desaliento produjeron en algunos jesuítas las después de la Congregación nombró a Vázquez vicerrector (1), pero
hostilidades del poderoso tribunal de la fe, mostróse claramente precisamente cediendo por las dificultades refutaba de un modo con-
cuando en el año 1587 se juntaron las congregaciones provinciales tundente las opiniones de la congregación provincial: dijo que un
de la Orden. E s de saber que con un intervalo regular de tres años superior común de las provincias españolas que residiese en España,
se reunían en cada provincia todos los profesos y superiores para la no podía atajar la confusión introducida. Que la salvación de la
elección de procuradores, que habían de ir a Roma y deliberar y Orden estaba más bien al contrario en que tuviese un general fuera
decidir allí sobre la necesidad de celebrar una Congregación general de España, el cual precisamente por eso no estaba en peligro de
de toda la Orden. E n una carta a los cuatro provinciales de las pro- sucumbir a las influencias de los españoles que le rodeaban, y reba-
vincias jesuíticas españolas propuso entonces Dionisio Vázquez, jarse a ser instrumento de la Inquisición. Aquaviva reprendió inme-
que se eligiesen de cada provincia diez Padres para deliberar en una diatamente al provincial por su timidez (2), depuso a Vázquez y
congregación nacional sobre la gravedad del presente estado de a sus partidarios (3), y dió a la provincia de Castilla un nuevo
cosas. Esta propuesta, sugerida por espíritu cismático, fué recha- superior (4). L a Congregación de procuradores de Roma desechó los
zada unánimemente. E n Aragón se recibió «como si procediese del dos postulados de la asamblea provincial de Castilla (5).
mismo Martín Lulero». Aquaviva respondió brevemente, que no
E l partido de reforma entre los jesuítas no por eso se dió todavía
comprendía qué podrían ver más aquellos cuarenta elegidos que los
mucho tiempo por vencido. Había ganado a la Inquisición, y ésta
doscientos que sin eso habían de juntarse en las congregaciones pro-
ahora atrajo también al rey mismo a su partido. E n junio de 1587
vinciales de España (1). Ribadeneira escribía entonces, que la Com-
supo Porres, viceprovincial de Toledo, que Felipe I I había alcanzado
pañía de Jesús no está fundada sobre tan flacos cimientos, que se
en Roma un breve que ordenaba una visita de la Orden por un pre-
haya de hundir porque el Santo Oficio prenda a cuatro o aun cua-
lado de fuera.
renta jesuítas y quizá -también los queme, caso que lo merezcan;
E n efecto, los descontentos, por medio de Quiroga y el confesor
que cosas parecidas han sucedido asimismo en la historia de otras
del rey, habían hecho llegar sus memoriales al monarca, que tanto
Órdenes (2).
se afanaba por la reforma de las Órdenes (6). Poco a poco logróse
Más feliz fué Dionisio Vázquez en la congregación de la provincia por este camino infundirle la persuasión de que en la administración
de Castilla, donde habían acaecido los más de los recientes sucesos. de la Compañía de Jesús no todo estaba en orden, y que la visita
B a j o el influjo de Vázquez se declararon con mayoría de votos por por un inquisidor u obispo sería el remedio apropiado. E n 21 de
la necesidad de una Congregación general, y unánimemente por que marzo de 1587 don Felipe encargó a su embajador en Roma, Oli-
se pidiese un especial representante del general para las cuatro pro- vares, que influyese con el Papa en este sentido (7).
vincias españolas. E n las razones para apoyar estas propuestas se Sixto V condescendió con el deseo del rey. Por consideración
manifestaba el deseo de una declaración de las constituciones, la a los jesuítas, no estaban éstos nombrados expresamente en el breve
cual sin embargo hubiera sido una mudanza (3). Si aun hombres pontificio, sino que se otorgaba en general la facultad para visitar
bien intencionados se dejaron ganar para estas resoluciones, la causa a todas las Órdenes religiosas de España (8).
principal de ello estaba en la indecisión del provincial Villalba,
quien en vista de la fuerza unida de la Inquisición, de los descon- (1) I b i d . , 444.
tentos y de los adversarios exteriores vió la salvación en el condes- (2) I b i d . , 444 s.
(3) Ibid.
cender temporalmente (4). Con el mismo espíritu de condescendencia
(4) I b i d . , 447.
(5) I b i d . , 445.
(6) I b i d . , 448 s.
(1) A s t r á i n , 436.
(7) E x t r a c t o s de la c a r t a i b i d . , 449 s m R e v i s t a de E s p a ñ a , L (r876), 434 s - ;
(2) I b i d . , 436 s.
R e v i s t a histórica, X X X I X (1878), 41 x s .
(3) I b i d . , 440-442.
(8) A s t r á i n , 450.
(4) I b i d . , 440.
Naturalmente la visita por un extraño o por la Inquisición sino a las constituciones de la Orden; apuntaba a su destrucción (1).
había de sentirla como un nuevo grave golpe la Compañía de Jesús. La salvación vino de nuevo a la Orden también esta vez por
Luego al punto expuso Porres al rey en el Escorial, que el buen la energía y la destreza de su general. Como los memoriales de los
nombre de la Orden padecería grave perjuicio y el pueblo recibiría descontentos habían ejercido tanto influjo en el curso de las cosas,
grande escándalo tan pronto como se hiciese pública la noticia del Aquaviva mandó a los provinciales de las cuatro provincias espa-
breve pontificio. Por eso pidió Porres, que el rey, si persistía en la ñolas y de la portuguesa, que hiciesen escribir asimismo memoriales
idea de la visita, la mandase practicar a lo menos por dos cardenales. para la defensa de las constituciones de la Orden. Luego representó
Representaciones semejantes hizo al cardenal Quiroga (i). al Papa lo peligroso de la visita; expúsole que todas las maquinaciones
Porres no consiguió producir gran impresión en el rey, pero sin de los últimos años sólo tenían por fin sustraer a los jesuítas espa-
embargo don Felipe dilató hacer ejecutar inmediatamente el breve. ñoles de la dependencia de Roma, y hacer decidir los negocios españo-
Pues había propuesto en Roma, que le dejasen a él mismo la elección les en suelo español bajo la presión del rey y de sus ministros. Al fin
de los visitadores. Mas Sixto V no había accedido a ello, sino que añadió todavía, que un hombre como Manrique, que era hijo ilegí-
había puesto todo el asunto en manos del nuncio de España. Éste timo y en su juventud había tenido tres hijos bastardos, era imposi-
era conocido como amigo de la Compañía de Jesús, y por eso no ble que pudiese ser el instrumento para la reforma de una Orden
aceptó a los jesuítas reformadores. Después de una inútil tentativa religiosa (2).
para ganar a cuatro obispos para la visita de las cuatro provincias Especialmente esta última observación causó profunda impre-
españolas, el rey don Felipe devolvió a Roma el breve sin abrirlo, sión en Sixto V. Tan pronto como se hubo convencido de su verdad,
y mandó a su embajador que pidiese más bien para visitador al envió al nuncio de España la orden de no comenzar la visita, o si
obispo de Cartagena, Jerónimo Manrique (2). estuviese ya comenzada, de hacerla interrumpir. El 8 de septiembre
Sixto V accedió también a esta propuesta; el 5 de marzo de 1588 de 1588 se notificó a Felipe II esta resolución pontificia (3).
Quiroga tenía el respectivo breve en sus manos. Inútilmente se afa- Más difícil fué hacer mudar de parecer al rey que al Papa; mas
naron los jesuítas por mover a Manrique a recusar la incumbencia con todo logró Aquaviva amortiguar su solicitud por los jesuítas
para que había sido destinado, inútilmente hizo Porres llegar al rey reformadores. Una carta del general de la Orden (4), entregada por
nuevos memoriales. El 9 de junio de 1588 se entregó el breve ponti- Porres el 15 de octubre, señalaba como un daño irreparable para la
ficio al visitador elegido (3). Una carta de Rusticucci le indicaba Compañía de Jesús el que se produjese la apariencia de que la mano
más en particular cómo se había de practicar la visita, y que correctora de un extraño había de intervenir en sus cosas. Decía
debía empezar por la Orden religiosa que su majestad indicase. que el general estaba dispuesto a nombrar de la misma Orden algu-
Una instrucción del rey designaba los puntos que Manrique en la nos varones, de los cuales podía el rey elegir luego visitadores para
ejecución de su incumbencia debía poner en claro. Había de pre- las provincias españolas de la Orden. Juntamente puso Porres en las
guntar por qué los jesuítas se diferenciaban de otras Órdenes respecto reales manos un documento, en el cual los setenta jesuítas más
al hábito y las ceremonias exteriores, por qué no recibían limosnas calificados de la provincia de Toledo designaban como una desdicha
por misas y sermones ni cantaban el oficio en el coro, por qué se dis- para la Orden la intervención de un extraño. Pocos días más tarde
tinguían en el modo de hacer la profesión, por qué despedían de la llegaron manifestaciones semejantes de las otras tres provincias
Orden sin proceso, por qué no se determinaban los superiores por jesuíticas españolas y de la portuguesa (5).
elección y la dirección de la Orden era de todo en todo dependiente
de Roma. Por tanto el examen no debía referirse a las personas,
(1) I b i d . , 455.
(2) I b i d . , 455 s .

(1) A s t r á i n , 451 s. (3) I b i d . , 456 s .


{4) D e 6 de s e p t i e m b r e de 1588, e n A s t r á i n , 459-
(2) I b i d . , 452.
(5) I b i d . , 460 s.
(3) I b i d . , 453-455.
Por estos documentos parecía demostrado lo que también el permanencia en la otra parte del océano había venido a España y a
muy autorizado provincial de Portugal, Pedro de Fonseca, repre- Roma en el año 1587 por negocios de la misión (1). A fines de 1588
sentó al rey (i): que la mayor parte de los jesuítas en ningún modo le envió Aquaviva a España, para apaciguar al rey y a la Inquisi-
deseaba una visita y reforma, sino sólo dos docenas de ambiciosos, ción, componer las interiores turbaciones de la Orden y alcanzar
cuya importancia en comparación de las muchas confirmaciones de que fuese visitada por uno de sus miembros y no por una persona ex-
las constituciones de Doyola por los Papas y el concilio de Trento traña (2). Él y todavía más la habilidad de su compañero, el inglés
no pesaba en la balanza. A pesar de esto Felipe I I no mudó aún de Roberto Persons, consiguieron ganar al rey: el 16 de enero de 1589 de-
parecer. Pues su confesor Diego de Chaves le había representado claró don Felipe, que no quería oponerse a los deseos de Aquaviva (3).
como obligación de conciencia instar la reforma de los jesuítas; pero Al punto se publicaron ahora los nombres de los visitadores ya
Chaves estaba bajo la influencia de su hermano de religión Juan de nombrados; Acosta mismo era uno de ellos, debía visitar las provin-
Orellana, que era declarado adversario de la Compañía de Jesús (2). cias de Andalucía y Aragón. No hacía mucho que ejercía su nuevo
Demás de esto procuraron los jesuítas reformadores hacer ver al rey, cargo, cuando vino de Roma la noticia de que Felipe II había sin
que las muchas firmas puestas al pie de los memoriales procurados embargo alcanzado un nuevo breve, que nombraba tres obispos
por el general no probaban lo que debían probar, es a saber, que la para la visita de los jesuítas españoles. Pero la muerte del obispo de
mayor parte de los jesuítas no deseaba la visita; pues nadie había Segovia, que había sido nombrado en primer lugar entre los tres,
podido negarse a firmar, sin dar motivo para ser tenido por enemigo hizo que la cosa no llegase a ejecutarse (4). Felipe II parecía tranqui-
de la Orden, y las firmas se habían recogido precisamente para poder lizarse más y más. Oyó con agrado la relación que Acosta le leyó
conocer los amigos de reformas. Que fuera de los superiores sólo los sobre el estado de la provincia de Andalucía (5). Dió muestras de
profesos habían sido admitidos a firmar, pero que éstos no formaban vivo asentimiento, cuando Gil González Dávila, al darle cuenta de la
la mayor parte de la Compañía de Jesús (3). Ahora ciertamente provincia de Castilla, defendió uno de los puntos más combatidos,
Aquaviva sólo había querido demostrar, que a las dos docenas la designación de los superiores por el general; pues aleccionado por
de amigos de reformas se podía oponer una abrumadora mayoría de malas experiencias don Felipe mismo había suprimido en el Escorial
los jesuítas más calificados; pero a pesar de esto pudo el rey de hecho la elección de los superiores por todos los religiosos del monasterio (6).
desconcertarse, al ver que también un Dionisio Vázquez y sus parti- Poco a poco se persuadió también de la apasionada preocupación
darios no se habían avergonzado de poner su firma en los memoriales de su confesor Diego de Chaves contra la Compañía de Jesús (7).
contra la necesidad de la visita (4).
Si fué para los descontentos entre los jesuítas un notabilísimo
A pesar de estas razones don Felipe al fin ya no persistió en la éxito el haber atraído a su partido al más poderoso monarca de
visita por un extraño. A Manrique se le compensó, nombrándole aquella época, pronto pudieron gloriarse de un triunfo todavía
visitador de la chancillería de Valladolid (5). mayor. E l poder que en la tierra es absolutamente inapelable, bajo
Aquaviva, que y a en el año 1586 había pensado en una visita el influjo de ellos parecía querer alzar la mano para descargar un
de las provincias españolas por un jesuíta, volvió ahora con nuevo golpe aniquilador contra la creación de Loyola.
ardor a fomentar este pensamiento y procuró ganar para él al rey. De Sixto V nadie esperó desde el principio una predilección
Parecióle apropiado mediador en este difícil asunto el antiguo pro- especial a los jesuítas. También bajo su pontificado manifestá-
vincial del Perú, José de Acosta, que después de diecisiete años de
(1) I b i d . , 491 s.
(2) I n s t r u c c i o n e s d a d a s a él por A q u a v i v a , ibid., 492-495.

(1) En 12 de n o v i e m b r e d e 1588, A s t r á i n , 461. (3) Ibid., 496-498.

(2) Ibid., 461-463. (4) Ibid., 499.


(5) Ibid., 501-504.
(3) Felipe II a Olivares en 9 d e d i c i e m b r e d e 1588, i b i d . , 463 s.
(6) I b i d . , 510 s .
(4) I b i d . , 464.
(7) Ibid., 514.
(5) Ibid., 467.
especialmente Galli y Santori, precisamente por eso durante el con-
ronse varias veces de un modo brillante los frutos de la actividad de
clave habían incluido en la capitulación electoral una cláusula sobre
los hijos de San Ignacio. La embajada japonesa, llevada por ellos
la conservación de estos establecimientos (1). Con todo parecía al
a los pies del sumo pontífice desde los últimos confines de la tierra,
principio que los rumores esparcidos no se verificarían. Cuando
daba testimonio de sus trabajos por la propagación de la fe (1); y
Aquaviva se presentó por primera vez al nuevo Papa, para poner a
cuando a fines de noviembre de 1585, conducido por el embajador
su disposición los servicios de la Orden, Sixto V se expresó de un
español y el patriarca de Jerusalén, el primogénito de una casa de
modo laudatorio sobre los méritos de ésta (2) y prometió una sub-
príncipes italiana, Luis Gonzaga, se presentó ante él y le pidió la
vención para la construcción del Colegio Romano (3); el subsidio
bendición pontificia para la resolución ya ejecutada de renunciar a
anual de Gregorio X I I I de cuatro mil escudos para la iglesia del
su principado y vestir la sotana de jesuíta (2), podía el anciano Papa
Japón y sus seminarios lo subió a seis mil (4). A la verdad, Sixto
recordar el tiempo en que él mismo vistió el hábito de San Francisco,
manifestó luego que los subsidios pontificios para los seminarios
podía hacer consideraciones sobre la consolidación de las ideas cris-
no se seguirían pagando (5), y en realidad cesaron por algún tiem-
tianas, que desde entonces, en no pequeña parte bajo el influjo de
po (6); pero en vista de las representaciones de los cardenales Galli
la Compañía de Jesús, se había efectuado y ahora se dejaba advertir
y Madruzzo mudó el Papa de parecer. En 9 de julio de 1585 dió al
aun en las alturas en que solía sentirse un hijo de príncipes italianos.
general de los jesuítas la seguridad de que no solamente conservaría
Pero desde varios decenios estaban acostumbrados a ver en los los seminarios, sino también los dotaría con rentas estables, donde
Papas una actitud mudable respecto de los jesuítas. Paulo IV había éstas faltasen. Di jóle que la Compañía de Jesús no echaría de menos
introducido mudanzas en las primitivas ordenaciones de Loyola, bajo su pontificado a Gregorio XIII. Que algunos nuncios le habían
Pío IV lo había devuelto todo al antiguo estado, Pío V pareció querer escrito, que los adversarios de los jesuítas creían que había llegado
retroceder siguiendo la senda de Paulo IV, pero Gregorio X I I I resta- su tiempo después de la muerte de Gregorio, pero que él quería obrar
bleció enteramente las constituciones de la Orden. No es de mara- de manera que todos conociesen su buena voluntad hacia la Orden,
villar, por tanto, que se preguntasen qué actitud tomaría el sucesor y que en este sentido había respondido a los nuncios (7).
de Gregorio.
Casi generalmente se creía en Roma, y más todavía fuera de ella, Pero la esperanza de alcanzar del Papa franciscano una mudanza
que Sixto V no era afecto a los jesuítas y cambiaría sus constitu-
(1) I b i d . , n . 30.
ciones (3). Especialmente los que o eran en general adversarios de
(2) Ibid., n. 14.
los seminarios o a lo menos veían con malos ojos que estuviesen en (3) * A v v i s o de 27 d e abril d e 1585, U r b . , 1053, P- 188, Biblioteca VaHc.
manos de los jesuítas, veían en él a un participante de sus mismos (4) Sacchini, n . 17; S y n o p s i s , 143, n . 8.
sentimientos (4); en cambio los cardenales amigos de los seminarios, (5) Sacchini, n . 25.
(6) Ehses-Meister, N u n c i a t u r a de Colonia, I , x m s . , 103, n o t a 2; E h s e s ,
N u n c i a t u r a de Colonia, I I , 245, n o t a ; F o l e y , 6, 1 1 3 . S o b r e l a s u b v e n c i ó n p a r a
(1) Conducidos p o r los j e s u í t a s , se p r e s e n t a r o n ios e m b a j a d o r e s ei 24 d e el colegio de G r a z v . R e i c h e n b e r g e r , I , 467 ». * S . S t à v a t u t t a v i a p i ù t o s t o deme-
m a y o de 1585 ante S i s t o V , p a r a p r e s t a r o b e d i e n c i a p o r l o s r e y e s de A r a n a y nuendo che a c c r e s c e n d o le spese i n t a n t o che h a r i d o t t o le cose della s u a c a s a
O m u r a (Gualterio, * E p h e m e r i d e s , 24, Biblioteca Víctor Manuel de Roma). Eos t a n t o Stretto c h e n o n p o s s o n o essere p i ù , et quelle provisioni che si d a v a n o a
e m b a j a d o r e s f u e r o n a r m a d o s caballeros e l día de l a A s u n c i ó n (ib.). A los prín- molti collegii et a d a l t r i n o n si v e d e che continuino. Se infiere de e s t o que el P a p a
cipes de A r i m a y O m u r a e n v i ó S i x t o , c o n u n b r e v e de 26 de m a y o de 1585, la p r o y e c t a u n a g r a n e m p r e s a . C a p i l u p i en 19 de junio de 1585, Archivo Gonzaga
e s p a d a y sombrero bendecidos y u n a reliquia d e l l i g n u m crucis ( S y n o p s i s , 143, de Mantua. .
(7) S a c c h i n i , n. 26 s. D e los sentimientos p o c o a m i s t o s o s h a c i a e l Colegio
G e r m á n i c o d a noticia t a m b i é n a l año siguiente u n * A v v i s o de 29 de julio de 1586
D ^ (2) * E 1 lunes (25 d e n o v i e m b r e ) v i s t i ó L u i s G o n z a g a l a s o t a n a nella chiesa
( U r b . , 1054, p . 3x0b, Biblioteca Vatic.): T e m e ü P a p a g r a n d e m e n t e , che gli Ale-
di N o v i t i a t o d i quella s e t t a , nella q u a l e è e n t r a t o c o n principio d ' i n d u b i t a t a san- manni, c h e v e n g o n o q u à nel Collegio G e r m a n i c o a s t u d i a r e , nel ritorno loro al
tità s ' h a v e r a v i t a . A v v i s o de 30 de n o v i e m b r e de 1585, U r b . , 1053, P- 5 " , Bi- paese n o n s e r v i n o per spie di R o m a c o n d a n n o del p o c o giuditio del s u o pre-
blioteca Vatic. deccesore i n q u e s t o c h e l'eresse, c a v a n d o c i ò S. B . da u n libro v e n u t o di la pieno
(3) Sacchini, P . V , 1. 5. n. 25- d e b i a s m i et di q u a l c h ' a l t r a c o s a p i ù peggiore in pregiuditio di q u e s t a corte.
(4) Ibid.
nuevo se renovaban, engendraron en él la sospecha de que las consti-
de las constituciones de los jesuítas, siguió a pesar de esto subsis-
tuciones del fundador de la Orden podrían tener graves faltas. E n
tiendo en muchos. Como se pretendía saber, se instaba urgentemente
el verano de 1588, al mismo tiempo que eximía a los jesuítas de la
a la Santa Sede no sólo a ejecutar las reformas intentadas por San
visita de Manrique, se intimó una orden pontificia de enviar a Roma
Pío V, sino sencillamente a suprimir las constituciones de Loyola y
todos los escritos del partido de los jesuítas descontentos (1). Pronto
a sustituirlas por alguna de las reglas de los mendicantes (i). Una
comenzó Sixto mismo a leer las constituciones de Loyola. Cuando
visita de los seminarios romanos dirigidos por jesuítas, de los Colegios
Aquaviva por aquel tiempo habló con él sobre las perturbaciones de
Germánico e Inglés, del Seminario Romano y del colegio de los
España, vituperó a la verdad a los sembradores de cizaña, pero
maronitas fué ordenada realmente en el año 1585; con todo, el examen
advirtió que tenía dudas sobre varios puntos de las constituciones
detenido redundó en favor de los jesuítas (2). Después de la visita
de la Compañía, y que había entregado al cardenal Carafa algunas
Sixto proveyó de rentas el colegio de los maronitas (3), y también
observaciones sobre esta materia; que Aquaviva tratase con éste
otras veces experimentaron semejantes establecimientos la libera-
sobre ello (2). Las objeciones del Papa calificólas ahora también
lidad del Papa (4). A la súplica de Aquaviva, de que concediese un
Carafa de frivolas, pero los puntos contra que se dirigían no lo eran
jubileo a la Compañía de Jesús para el año 1586, pensó el Papa
en manera alguna; referíanse a la obediencia en la Compañía de
acceder por un breve especial, para que se tuviesen por falsos los
Jesús, a la obligación de dar cuenta de conciencia a los superiores,
rumores sobre una intentada mudanza de las constituciones de
y a la distinción entre profesos y coadjutores. Especialmente des-
los jesuítas (5). Cuando Sixto V hubo reservado la admisión de novi-
agradable era para Sixto V el nombre de Compañía de Jesús; pare-
cios a los capítulos generales y provinciales para todas las Órdenes
cíale soberbia llamarse como nuestro divino Redentor (3).
en general (6), concedió para los jesuítas una excepción y mitiga-
ción (7), pues entre ellos las asambleas provinciales no se reúnen sino Aquaviva vió fraguarse una nueva tempestad. Para prepararse,
cada tres años, y las congregaciones generales no se juntan por lo encargó a los provinciales de las regiones del norte, que pidiesen a
común regularmente. los príncipes, nuncios y obispos cartas de recomendación, en las cuales
se reconociese la actividad de la Orden, y se expresase la tristeza
Sin embargo de eso, el influjo del partido de reforma entre los
de los católicos y la alegría de los herejes por los atentados a su inte-
jesuítas poco a poco se dejaba sentir también en Roma. Cuando en
rior modo de ser. A l mismo tiempo hizo componer una breve respuesta
el año 1587 llegaron a Roma algunos escritos de los jesuítas reforma-
a las observaciones pontificias acerca del instituto de Loyola. Carata,
dores, Sixto V al principio prestó a ellos ciertamente poca aten-
amigo de la Orden, opinaba, con todo, que un hombre del tempera-
ción (8). Pero pronto las turbaciones de España que siempre de
mento de Sixto V se irritaría aún más, si se le resistiese de frente;
(1) * S o n o i n t o r n o i r i f o r m a t o r i alli Jesuiti, a c c i ò il P a p a c o m m a n d i loro, por eso Aquaviva permaneció callado entretanto (4).
che f a c c i n o professione, cantino l'hore c a n o n i c h e et i n t e r v e n g a n o alle proces-
sioni et a sepellire i m o r t i , et s e n z a m u t a t i o n e de loro h a b i t i v i vino secondo q u e l l a Pero aun sin estar irritado, muy presto dió Sixto V ulteriores
r e g o l a de M e n d i c a n t i , c h ' e s s i s'elegeranno delle q u a t t r o , he si t r o v a n o , poiché pasos. E l 10 de noviembre de 1588 mandó a la Inquisición romana
t a n t o lor p i a c e la m e n d i c a r i a per non dire f o r f a n t a r i a . A v v i s o de 18 de septiem-
elegir dos teólogos que examinasen las constituciones de la Orden
bre d e 1585, U r b . , 1053, p . 406, Biblioteca Vatic. U n a poco g r a t a o b s e r v a c i ó n
sobre los j e s u í t a s i b i d . , 16 octubre, 1585, p . 448 b . Cf. Reichenberger, I , 454 s. y corrigiesen sus errores, consultando para esto a un jesuíta docto (5)-
(2) S a c c h i n i , P . V , 1. 5, n. 30 s s . ; relación d e l c a r d e n a l Sega sobre s u v i s i t a Por algún tiempo nada se oyó decir sobre el trabajo de la comisión,
del S e m i n a r i o I n g l é s de R o m a , en M e y e r , 428-454. pues por el honor debido a una Orden religiosa la había hecho jurar
(3) S a c c h i n i , n . 35.
(4) I b i d . , n . 17; S y n o p s i s , 141, n. 1, 143, n . 8.
(5) S a c c h i n i , P . V , 1. 6, n . 1.
(1) I b i d . , 468.
(6) 26 de n o v i e m b r e de 1587, B u l l . , V I I I , 951 s s .
(2) I b i d . , 470.
(7) D e c r e t o s d e i . ° de m a r z o de 1588 ( S y n o p s i s , 152, n . 38, donde se indica
(3) Ibid.
f a l s a m e n t e 1587 c o m o año) v de 21 de o c t u b r e de 1588 (Bull., V I I I , 957, n. 7)-
Cf. S a c c h i n i , P . V , 1. 8, n . 1 ss. (5) EMestoen A s t r á i n , 4 7 1 , n o t a y v . P a s t o r , D e c r e t o s , 45-
(8) A s t r á i n , 469.
ACTITUD D E SIXTO V

También las negociaciones de la Inquisición romana parecían


guardar silencio. Por fin en el verano de 1589 supo Aquaviva que
se habían presentado a la comisión las memorias de los jesuítas refor- querer tomar un rumbo favorable para los jesuítas. El cardenal
madores españoles, y que Felipe II pedía dos mudanzas en las cons- Carafa, para ganar tiempo, había procurado dar largas lo más posi-
tituciones de la Orden: el hacer la profesión después de un plazo ble a este negocio. Sixto V, a quien no se le escapó este intento, hubo
fijado por ley y la designación de los superiores por elección. Que de dar orden expresa a los teólogos, de que presentasen al fin su
el Papa estaba inclinado a otorgar ambas mudanzas (1). Así, pues, dictamen. El cual fué ahora ciertamente conforme con las ideas del
la memoria para la defensa de estos dos puntos (2) parecía ser super- papa y en parte fundado sobre sus observaciones manuscritas acerca
flua. A una comedida pregunta del cardenal Colonna respondió del instituto de la Compañía de Jesús. El nombre de la Compañía,
Sixto que no quería capítulos entre los jesuítas, pues de lo contrario la falta de penitencias prescritas expresamente por la regla, la orde-
cada uno de éstos pondría en movimiento a sus amigos e hijos de nación sacerdotal antes de la profesión solemne, la cuenta de con-
confesión, y así habría capítulo en cada ciudad y familia. Que seme- ciencia, la dilatación de la profesión, la manera de hacer la corrección
jante sistema no era a propósito para los jesuítas. Si esta respuesta fraterna en la Orden, los votos simples, que ataban al escolar a la
sonaba como a una especie de retirada, las cartas de recomendación Orden, pero no a ésta al escolar, éstos eran los puntos que ofrecían
en favor de la Orden, que llegaron muy pronto del archiduque Carlos, dificultad (1). Pero la respuesta de Aquaviva (2) satisfizo a estos
del rey Segismundo de Polonia, del duque Guillermo de Baviera y reparos. . .
de algunos obispos (3), no podían sino favorecer la disposición de El juicio definitivo de la Inquisición fué por tanto favorable,
ánimo más indulgente del Papa. Al principio se encendió en ira, pero con esto se había ganado poco frente a un hombre como Sixto V.
cuando en la carta del duque de Baviera (4) leyó grandes encomios Los cardenales no se atrevían a presentarle su juicio. «Vosotros
sobre la actividad de la Orden; creyó que la carta era una ficción procuráis dar largas al negocio, dijo un día el Papa, porque esperáis
de los jesuítas, y el embajador de Baviera hubo de mostrarle otras mi muerte, pero Nos lo terminaremos según bien nos pareciere» (3).
firmas y cartas autógrafas del duque para convencerle de que la pre- Que según tales palabras se daría alguna disposición contra los
sente era auténtica. Mas las cartas produjeron con todo impresión; jesuítas, de suyo se dejaba entender. Por desdicha para la Orden
hizo Sixto escribir a Alemania, que no era su intención mudar el hacia el mismo tiempo algunos sucesos hicieron inflamar la ira del
instituto de la Compañía de Jesús, el cual era útil para la Iglesia, Papa contra algunos jesuítasytoda la Compañía de Jesús. En Madrid,
pero que quería oponerse a las faltas de algunos jesuítas particu- el día de la Ascensión de 1590 un jesuíta en el púlpito se había pro-
lares (5). pasado a calificar a Sixto V de favorecedor de un hereje por su acti-
tud respecto a Enrique IV de Francia (4). Casi por el mismo tiempo

(1) Astráin, 472. Si Felipe I I pidió de nuevo e s t a s m u d a n z a s en el año 1589,


loco cit., 3x5; a Frangipani, en Ehses, l o c o d L 270; al j o - duque* aévens
o si se significan anteriores demandas del r e y , no e s t á a v e r i g u a d o . Ibid.
en 29 de abril de x 5 8 9 , i b i d . , 276. Cf. A s t r a m , 476 s ei ^ no
(2) E x t r a c t o en ibid., 472-475.
de las cartas. L a ingerencia de los jesuítas e n p o h b c a prmapatoe-x e
(3) Sacchini, P . V , 1. 9, n. 20 ss. Cartas del j o v e n d u q u e Juan Guiller-
silvania, se indica como c a u s a de los planes de reforma pontificios
mo de Juliers-Cléveris, Düsseldorf, 22 de marzo de 1589, en E h s e s , N u n c i a t u r a
de Montalto a Frangipani, i b i d . , 270.
de Colonia, I I , 259 s.; del nuncio Frangipani al c a r d e n a l Montalto, Colonia, 13 de
marzo de 1589, ibid., 253; del obispo J u a n de E s t r a s b u r g o , S a v e r n a , 14 de abril (1) Astráin, 477 s-

de 1589, en Ehses-Meister, N u n c i a t u r a de Colonia, I , 312 s.; del arzobispo de (2) E x t r a c t o , ibid., 478-481-
Tréveris J u a n de Schonenberg, Wittlich, 14 de m a r z o de X589, p u b l i c a d a por
g S : d ¡ b £ - c a p . I V . E n el consistorio de x ^ a.sto d e ^ « o -
Ehses en el Pastor bonus, I V (1892), 523 s s . R e s p e c t o de Guillermo V y del
Papa que el jesuíta había predicado, P a p a m esse N a v . d e n t i s s i m u m
archiduque Carlos v . R e v i s t a trimestral rom., X X I V , 150. E l emperador R o -
dolfo I I encargó al f i n a lo menos al cardenal M a d r u z z o q u e hiciese representa- ticorum [sobre lo c u a l hace observar Santón: ^ n d a a u m h ^ p u ^
ciones al P a p a ; v . H ü b n e r , I I , 49. ipse commentus est, n a m res aliter se h a b u i t ] et t e n t l ' ^ l o
e u m etiam
in Iesuitas et in illum, sed tacite contra regem cathobcum a p p e U a n d o ^ ^ ^ ^
(4) E n Sacchini, V , 1. 9, n. 22. L a m i n u t a de l a c a r t a procede del provin-
scelestissimum. A c t a s consistoriales de S a n t ó n , e n las Anal.
cial de los jesuítas de A u s t r i a , Fernando Alber.
{1872), 874.
(5) E l cardenal Montalto al obispo de E s t r a s b u r g o , en Ehses-Meister,
L A E M B A J A D A JAPONESA I 7 I

de su pontificado con el favor que otorgó a los embajadores japoneses


las palabras en cierto modo imprudentes de un predicador romano
nue todavía se hallaban en Roma. A pesar de su parsimonia, la sub-
de la Orden de los jesuítas irritaron de nuevo el ánimo del Papa.
vención anual señalada por Gregorio XIII para los colegios de los
Es el caso que durante el sitio de París llegaron noticias de que el
iesuítas en el Japón la subió, como queda ya mencionado, de cuatro
nuncio de Francia estaba en gran peligro; a ruegos de sus parientes
mil a seis mil escudos, mandando que este aumento continuase hasta
y por mediación del asistente de Aquaviva, Lorenzo Maggio, el
cue se hubiese cuidado de otro modo de estos establecimientos.
jesuíta Bartolomé Blondo lo encomendó a las oraciones del pueblo.
Para las iglesias del Japón destinó preciosos ornamentos y reliquias.
Ahora bien, el nuncio por su política de amistad con España era muy
malquisto de Sixto V; éste mandó al punto meter en la cárcel a A fin de dar aún a los embajadores una muestra especial de su bene-
Blondo y prohibir en castigo al asistente decir misa (i). Hacia el volencia, armólos personalmente caballeros de la espuela de oro. El
mismo tiempo hizo poner en el nuevo índice un tomo de la gran pueblo romano concedió a los embajadores el derecho de ciudadanos
obra de controversias de Belarmino; logróse con todo retardar la honorarios. En la audiencia de despedida el Papa les entrego a mano
publicación de aquél; después de la muerte del Papa el nombre de breves para los reyes del Japón y cartas de recomendación para su
Belarmino fué borrado (2). v je ' i - ^e que pudiesen pagar los gastos del nusmo asignóles
tres mil ducados. Después los embajadores salieron d e ^ ^ « W
A pesar de su irritación parecía Sixto querer mantener su pro-
Eterna el 3 de junio de 1585. Sumamente honrados en ^
mesa de no mudar el instituto de la Compañía de Jesús; pero por
partes, se encaminaron por Espoleto, Perusa Loreto, Ferrara,
otra parte pudo considerar como punto de honra no dejar entera-
Veneda, Mantua y Milán a Génova, a fin de embarcarse para Bar-
mente el examen de las constituciones una vez comenzado. Por esto
pensó en insistir ante todo en la mudanza del nombre ofensivo de
Cel0n La (l e!nbajada japonesa del año 1585, cuya
«Compañía de Jesús»; la sola supresión de un nombre no podía pare-
cerle mudanza esencial. Los cardenales Santori y Castagna hubieron raron rebajar inútilmente los enemigos de os jesuítas (a ; J t ó « t a
de anunciar al general Aquaviva la voluntad pontificia; dijéronle dada en todo el mundo católico como
que si la Orden se sometía en este punto, había esperanza de que el efecto ella designa el apogeo de la c r i s t i a n a n del J pom Cuando
Papa renunciaría a otras reformas (3). Que la mudanza se debía efec- los embajadores finalmente volvieron a su patria despues de una
tuar no por bula pontificia, sino por decreto del general, porque el
v . l a relación de P r i u l i e n el A r c h . V e n e t o ,
Papa había prometido a los príncipes del norte no cambiar por sí (1)

Giappone, I , T o r i n o , 1825, 3x3 s , S y n o p s i s , x 4 3 ; B o n c o m p a g m - E u d o v i s i ,


mismo nada en el instituto de la Orden. Que el nombre de jesuítas
y apéndice, p . 17 s - , protestante a l e m a n a se
podía seguir usándose (4). ( 2 ) Cf. B á r t o l i , I , 277- Q u e t a m p o c o l a p o ^ c a protest ^ &

quedó atrás e n este p u n t o se d e d u c e d e l ^ o e x p u e s t o por P ^


Aquaviva redactó el decreto, que fué presentado al Papa por l a Confesión d e A u g s b u r g o , d e l q u e h a t r a t a d o K e n « blos

Santori. Para examinarlo despacio, mandó ponerlo sobre su mesa de la Gaceta General, x 9 o 5 núxn. & R o m a y n0

de trabajo. Allí estaba todavía, cuando una rápida muerte puso fin m u y remotos y n u e v o m u n d o p o r decirlo asi, fuesen^ p ^ ^ ^ ^ ^ ^
a la vida del Papa, y y a nadie pensó en su ejecución (5). a l pais de l o s t e u t o n e s o a S a j o n i a , y allí m i s m o b ^ de DioS doctor
y la luz del v e r d a d e r o E v a n g e l i o , q u e p o r medio a e difundida m u y
Su interés por las misiones mostrólo Sixto V luego al principio Martín E n t e r o h a sido s a c a d a de d e b a j o del banco y » entera-
ampliamente, m u c h o m á s que e n e l a n t i g u o p a p a d o d e c a i y ^ ^
mente arruinado»; pero se c o n s u e l a c o n u n a n u s u , ^ ^ ^ P
&ra el degüello
(1) A s t r á i n , 485 s.
que sea p o n e r l a e n ejecución, d a d a l a f a l t a de vino reses b u P rara
(2) V . Hilgers, í n d i c e , 12 s.
y dinero q u e h a y en a q u e l p a í s . A d e m á s «los c o r t e s ^ y gent £ ^ ^
(3) A s t r á i n , 486 s. E l * D i a r i u m a u d i e n t i a r u m de Santori notifica al 7 de
vez son f e r v o r o s o s e n l a fe», pero los comerciantes, que v ^ P ^ ^ ^ ^
j u n i o de 1590: Della correttione delle R e g ó l e di Giesuiti; l a risolutione presa, che
y usura, abrazarían ciertamente el protestantismo ^ en
si f a c c i n o di n u o v o e che v u o l e vedere lui le confirmationi. Archivo secreto ponti-
obras «no s o n n e c e s a r i a s n i útiles» p a r a ^ f ^ ^ ^ i d o mucho para l a
ficio, E I I , 19.
Francia y l o s P a í s e s B a j o s los comerciantes h a b í a n con
(4) I b i d . , 487.
propagación d e l a f e e v a n g é l i c a .
(5) I b i d . , 487 s.
LAS MISIONES EN CHINA 173

de l a provincia jesuítica portuguesa, Sebastián de Moralez. Pero


ausencia de ocho años (i), hallaron allí u n estado de cosas entera-
tampoco esta vez el nuevo prelado llegó al término de su destino;
mente cambiado.
En el mismo año en que partió para Roma la embajada, había murió durante el viaje en Mozambique (1).
sido asesinado Nobunaga. Sucedióle uno de sus generales, el violento Extraordinario gozo sintió Sixto V cuando en enero de 1586
Taikosama, en cuyo reinado, después de haberse favorecido al prin- llegó a Roma la noticia cierta de que al fin los jesuítas habían logrado
cipio a los cristianos, comenzó una época de persecución. Indícanse establecerse en la China, enteramente cerrada hasta entonces a todos
diversas causas de esta mudanza. Según algunos habíase irritado los extranjeros. Fundaba en esto grandes esperanzas de que se cris-
el tirano, porque las mujeres y doncellas cristianas no querían entre- tianizase este grande imperio (2). Con todo sólo se podía confiar en
garse a él según la costumbre pagana. Conforme a una relación del un cumplimiento de sus esperanzas, si se conservaba el método
insigne misionero P. Soldi Gnecchi Organtino al general Aquaviva (2), seguido hasta entonces en Oriente, de propagar el Evangelio única-
una parte de la culpa del estallido de la persecución se ha de atribuir mente por el camino de la predicación. Algunos jesuítas españoles,
a la imprudente conducta del que entonces era superior de la misión, especialmente el fogoso Alonso Sánchez, creían, con todo, que sólo
Gaspar Coello. Un edicto de julio de 1587 ordenaba, que los misio- se podían alcanzar grandes éxitos, si se agregaban soldados a los
neros cristianos dentro de un plazo determinado habían de salir del misioneros, no para arrancar violentamente la conversión a la fe,
país. Éstos al principio aparentaron obedecer la orden, pero luego pero sí para romper con fuerte mano todas las barreras exteriores
hallaron traza de mantenerse en el Japón; y lográronlo tanto más que se opusiesen a la predicación, y asegurar al cristianismo una
fácilmente, cuanto que otros intereses demandaban la atención de libertad incondicional (3). Sin embargo, las opiniones de Sánchez
Taikosama. Así la misión, aunque frecuentemente perjudicada, hallaron sólo débil eco en sus hermanos de religión italianos y portu-
pudo seguir subsistiendo y en algunos sitios hasta hacer progresos. gueses que trabajaban en Oriente, y en parte fueron por ellos vigoro-
Dos cristianos japoneses padecieron el martirio en esta persecución (3). samente rechazadas. E l visitador Alejandro Valignani se espresó
Y a San Pío V había intentado dar una jerarquía al Japón, pero sobre ellas de un modo inequívoco en una carta al general de la
los dos obispos por él nombrados no llegaron a este país tan remoto (4). Orden (4). . .
Sixto V acogió de nuevo esta idea. El 19 d e febrero de 1588 erigió Valignani tenía otro plan para asegurar las misiones en China:
para el Japón un obispado, de cuya dotación se encargó Felipe II Sixto debía ser inducido a enviar una embajada al emperador de la
que tenía el patronato (5). Como sede señaló a Funai, capital de China. A este fin se envió a Roma al P. Ruggieri. Cuando este llegó
Bungo, donde el cristianismo, a consecuencia de la conversión de la allí en 1589, halló al Papa tan ocupado por los negocios de Francia
familia real, contaba mayor número de seguidores y podía estar que no se siguió ningún efecto a la sugestión. Mateo Rica por el
seguro de que sería protegido (6). El primer obispo fué el provincial
(!) V . Sacchini, P . v , 1. 8 n 184. diebus
(2) Galesino refiere en s u s Anales al x7 de I5
iuius sodetatis
(x) C f . l a carta del rey Protasio de A r i m a a S i x t o V en el Arch. Veneto, Iesuitarum litteris et nunciis a d P o n ü ü c e m P « l a t u m est tres
viros in S y n a c u m , regionem q u a m Chinam vocant, s
1877, I I , 1 8 1 .
homines e x antiquo nationis
(2) L a »relación está f e c h a d a en «Nangasaqui», a 10 de marzo de 1589,
presertim a d religionem n o v a m dissenunandam patres au ^ arbomm
y se confirma por la »relación de Valignani a A q u a v i v a , f e c h a d a ibid., a 14 de
praeside, u t reciperentur, facile rmpetrasse cmus praesiOi p
o c t u b r e de 1590; a m b a s se hallan en el Archivo de la Compañía de Jesús.
corticibus a m p l u m ac tenuissimum P o n t i f i a ostenderunt qux ea ^
(3) V . Delplace, I , 239 ss-> 254- Cf. L i t t e r a e annuae, 1590/91, 833.
in spem v e n / f o r e u t amplissima illa regio brevr t á n d e m < ^ s ^ s ü t ^
(4) C f . Delplace, I I , 14-
tenebris l u m e n accipiat christianae religionxs. V a t . , 543». P- W . Ministerios
(5) Cf. A c t a consist. en Gulik-Eubel, I I I , 215 y en la Synopsis, 193; Jann.
(3) C f . T a c c h i Venturi, Ricci, I I ^ f ^ p ^
Misiones, 128 s.
apost. de los obreros de l a Comp. de Jesús en as « ^ P P ^
(6) V . el * breve a l o s reyes de Bungo y A r i m a , f e c h a d o a 6 de febrero Colin, n u e v a edic. por el P . P . P a s t d l s , I , B a r c e l o n a i900, 390 ,
de 1588, B r e v i a Sixti V , Archivo secreto pontificio. Sobre los embajadores de conquista de China, en las Stimmen der Zeit, L X X X I X (x9x5), 130.
Gamo Ugisato, señor f e u d a l de Aidzu, v . el artículo de Valenziani en los A t ü (4) V . T a c c h i Venturi, Ricci, I , 146, nota.
d . A c c a d . dei Lincei, V , 4 (1895), 229 s .
mismo tiempo había sido expulsado de Tschaoking por un nuevo nitas (1). Llenó de gran dolor al Papa el conocimiento de que el pa-
virrey; con todo, pudo establecerse en Tschaotschen, donde no con- triarca de Antioquía, Neemet, que vivía desterrado en Roma a costa
siguió más felices éxitos que en su residencia anterior. Pero ni el de la sede pontificia, trabajaba contra el obispo de Sidón, enviado
exiguo resultado de sus fatigas, ni las numerosas hostilidades a que por Gregorio X I I I para agenciar que se volviesen a unir con Roma
Ricci y sus compañeros estaban expuestos, pudieron desalentarlos. las iglesias orientales (2). Cuando dicho obispo llegó a Roma por la
Precisamente en la cadena casi no interrumpida de dificultades y primavera de 1587, dió un extenso informe al Papa. De él se pudo
padecimientos que sobrevinieron a Ricci, veía éste una señal visible deducir que sólo los maronitas del Líbano, los armenios de la pro-
de que Dios estaba con él; pues, como escribía a Roma a su general, vincia de Nachitschewan, perteneciente a Persia, y los caldeos de
todas las grandes empresas de la Iglesia han sido igualmente al prin- Diarbekir, Seert y sus contornos querían mantener una firme y leal
cipio muy combatidas (i). unión con la Santa Sede. En todos los otros se habían hallado errores
En las Filipinas, donde tan gran interés se había mostrado por del más diverso género, aunque también ellos protestaban su sumi-
la misión de la China, tuvo por el mismo tiempo tan buen suceso la sión al Papa. El obispo de Sidón opinaba que a pesar de esto no se
actividad de los franciscanos, que Sixto V , después que hubieron debía desesperar de reducir también a ellos a la unidad de la Iglesia,
llegado nuevos misioneros de España, elevó a provincia la custodia pues tenían buena voluntad. Propuso nuevas negociaciones y reco-
erigida allí por Gregorio XIII; juntamente el provincial obtuvo mendó el envío de misioneros y de apropiados escritos religiosos ára-
permiso para erigir nuevas casas en la India y la China (2). Los domi- bes y caldeos a Oriente (3). Que allí continuaban pasándose al verda-
nicos, a quienes el obispo de Manila había llamado a las Filipinas, dero centro de la Iglesia, muéstralo la conducta de los nestorianos
se interesaron con ardor en la obra de misión. En 1586 fundaron en no unidos, un enviado de los cuales se presentó en Roma en 1588 (4).
la isla de Luzón la provincia del santo Rosario (3), que había de La profesión de fe del patriarca caldeo Elias V (1559-1591) llevada
representar un importante papel en la historia de las misiones del por aquél se halló a la verdad que no era aún suficiente, pero desde
Asia Oriental. Con satisfacción supo Sixto V la celebración del con- entonces mejoraron las relaciones de tal suerte, que continuaron
cilio provincial de Méjico. Dirigió al arzobispo de aquella ciudad también en tiempo de los inmediatos sucesores del patriarca (5).
un breve laudatorio y exhortó a él y a sus sufragáneos a continuar Asimismo reanudó Sixto V los trabajos para conseguir la unión de
en sus trabajos apostólicos (4). En 1588 confirmó Sixto V los decre- los coptos de Egipto, donde el jesuíta Eliano mandado por Grego-
tos del sínodo celebrado en Lima en 1583, corregidos por la Congre- rio X I I I tuvo que sufrir persecución por parte de los turcos (6).
gación del Concilio. El Papa fomentó todo lo posible la actividad En 20 de abril de 1590 envió a Gabriel, nuevo patriarca de
de los franciscanos en el Brasil y en la India (5). Alejandría, una carta por el florentino Vecchietti, en la que
se exponía con palabras elocuentes la doctrina del primado
Los conatos de Gregorio X I I I para efectuar la unión en el Oriente
y la necesidad de una unión con Roma; al mismo tiempo se
ocuparon también a Sixto V. Después de la visita de todos los cole-
gios romanos practicada luego en el primer año de su pontificado
(1) V. Arcaissi, Bull. Maronit., 100 s. La *Relatio status collegii
cuidó de abrir nuevas fuentes de ingresos para el colegio de los maro-
Maronitici ad Sixtum V (1585) se halla en el Cód. Vat. 5528, Biblio-
teca Vatic.
(2) * S i dolse c h e si desse i l m a n g i a r e a chi ci i n s i d i a v a , a n o t ó el cardenal
(1) Carta de 15 de noviembre de 1592. e n la Civiltà Catt., 1910,
S a n t o r i s o b r e s u a u d i e n c i a de 12 de m a y o de 1588, A r m . 52, t . 18, Archivo secreto
I I , 400.
pontificio. Cf. S a n t o r i , A u t o b i o g r a f í a , X I I I , 166.
(2) V . B u l l . , V I I I , 802 s. a . t a m b i é n A n a l . B o l l a n d . , X X X V I I I (1920), (3) V . B a l u z e , Miscell., e d . Mansi, I V , 158.
467 y Schmidlin, H i s t o r i a de las misiones, 2 6 1 . (4) Cf. * A c t a c o n s i s t . a l 30 de marzo de 1588, Archivo cionsistorial del
(3) V . L é x i c o eclesiástico de F r i b u r g o , V I 2 , 691. Vaticano.
(4) V . e n el n ú m . 8 d e l apéndice e l » b r e v e d e 23 de agosto d e 1586, Archivo (5) V . L ü b e c k , L a iglesia c a l d e a , en l a s H o j a s hist.-pol., C L I V , 85.
secreto pontificio. L a c o n f i r m a c i ó n de los d e c r e t o s n o se e f e c t u ó h a s t a 1589 des- (6) Cf. Sacchini, V , 1 7 5 s. S o b r e E l i a n o c f . H o f f m a n n , I n s t i t u t o de mi-
p u é s de u n detenido e x a m e n ; v . B u l l . , I X , 350 s . ; H a r d u i n , X , 1784. siones, 223.
(5) Streit, B i b l i o t h e c a , I , 508.
dirigió al vicario general del patriarca, que había estudiado en badas seguía sólo en general la sentencia de que se habían de consi-
Italia (1). derar respectivamente como heréticas, falsas, temerarias y escanda-
Fué especialmente desgraciada la misión de Constantinopla, losas. Así se sabía a la verdad, que entre las tesis condenadas se
donde una epidemia pestilencial arrebató en el año 1586 a todos hallaban también proposiciones heréticas, pero de ninguna tesis
los jesuítas que allí trabajaban. Sustituyéronlos animosamente los se podía afirmar con precisión, que la bula había querido imponer
capuchinos, los cuales ejercitaban los ministerios espirituales no sólo cabalmente a ella la infame marca de herética; siempre quedaba
con los católicos, sino también con los numerosos cristianos cauti- el efugio de que sólo había sido reprobada como escandalosa; pero
vos; pero también ellos sucumbieron a la peste. Su adalid José de Bayo podía creer evitar suficientemente el escándalo con tal que no
Leonisa, que hizo la tentativa de convertir al sultán, estuvo pró- defendiese públicamente ninguna de las afirmaciones condenadas.
ximo a padecer martirio; hubo de alegrarse de poder volver a Italia Indicaba el nuncio que muchos habían llegado a pensar que Bayo
en 1589 (2). interiormente tenía aún por verdaderas las proposiciones reprobadas,
También en la unión de los griegos cismáticos parece haber y que era de opinión, que aun según la bula le era esto todavía per-
pensado Sixto V (3). Dieron motivo para ello las noticias sobre la mitido; que si en la universidad se defendía lo contrario de las pro-
resistencia de los obispos griegos contra la elevación del metropoli- posiciones reprobadas, se notaba en él que lo oía con desagrado.
tano Job de Moscou a patriarca, proyectada por el zar Iván IV y Pero que, lo que era aún peor: sus discípulos habían llevado a otros
ejecutada también en 1589 con ayuda del patriarca de Constanti- sitios las opiniones de su maestro y las defendían y propagaban (1).
nopla, Jeremías II (4). Bonhómini bajo mano tomó informes de los más antiguos y sabios
doctores de la universidad acerca de las expresiones de Bayo y se
Al igual que de la propagación de la Iglesia, cuidaba Sixto V
persuadió de que el anciano letrado mantenía aún sus antiguas opinio-
de que la doctrina de la misma se conservase pura y no falseada.
nes, que decía que no las habían entendido rectamente en Roma (2).
Al principio de su pontificado mostróse que en los Países Bajos el
Después de una deliberación con el arzobispo de Malinas, pareció
bayanismo a pesar de todas las declaraciones y firmas no estaba aún
al nuncio, lo mejor, que se elaborase por la mismaFacultad de Lovaina
vencido. Hacia fines del reinado de Gregorio X I I I habían llegado
una exposición seguida de la doctrina católica sobre los puntos
de nuevo a Roma noticias nada tranquilizadoras sobre el estado de
controvertidos y se prescribiese para la universidad. Confióse este
las cosas en Lovaina; cuando Gregorio X I I I en 1584 mandó a Ale-
trabajo a Lenseo, profesor de Lovaina. No se terminó hasta después
mania como nuncio al obispo de Vercelli, Juan Francisco Bonhó-
de la muerte de Gregorio X I I I y fué autorizada con la firma de todos
mini, dióle el encargo de dirigir también su atención a este negocio.
los profesores (3). Por lo que toca al mismo Bayo, Bonhómini había
Das relaciones que Bonhómini envió a Roma, no podían sino
al principio aconsejado llamar a Roma con algún honroso pretexto
aumentar aún los temores. A principios de junio de 1585 escribió al
a este profesor todavía muy acreditado (4). Pero una enfermedad
secretario de Estado de Sixto V, Rusticucci (5), que las disposiciones
del sabio teólogo, que contaba además setenta y cinco años, hizo
tomadas hasta entonces contra el bayanismo habían sido insuficien-
parecer irrealizable este plan (5). Por eso Bonhómini aconsejó que
tes; según la opinión de Bonhómini, la falta estaba en que en la bula
se procediese por tanto contra él en forma, y se le obligase a abjurar
de Pío V y Gregorio X I I I a la enumeración de las proposiciones repro-

(1) A R u s t i c u c c i e n 9 de n o v i e m b r e de 1585, i b i d . , 184. L a s p r e g u n t a s


(1) V . l a » c a r t a de 20 de a g o s t o d e 1590, B r e v i a S i x t i V , Archivo secreto
q u e hizo a l o s t e s t i g o s , e n Claudii Fleurii H i s t o r i a eccles. c o n t i n u a t a , L , A u g s -
pontificio. b u r g o - I n n s b r u c k , 1 7 7 2 , 354 s s .
(2) A d e m á s de l a s o b r a s de E e c h n e r e I l g , c i t a d a s a r r i b a , p . 142, n o t a , (2) A R u s t i c u c c i , L o v a i n a , 30 de o c t u b r e de 1585, loco c i t . , 180.
cf. t a m b i é n l a m o n o g r a f í a de B r e m a n : S t . J o s e p h of E e o n e s s a , E o n d r e s , 1912. (3) L e B a c h e l e t e n e l D i c t . . d e t h é o l . c a t h . , I I , 56.
(3) Cf. l a »relación d e C a p i l u p i de 8 de enero de 1586, Archivo Gonzaga (4) A R u s t i c u c c i , G a n t e , 1 3 de j u n i o y 4 de septiembre de 1585, Ehses-
de Mantua. Meister, I , 91, 1 3 3 .
(4) Cf. Pichler, I I , 84 s.
(5) A l m i s m o , 30 d e o c t u b r e de 1585, i b i d . , 180.
(5) E l 5 de j u n i o de 1585, en Ehses-Meister, I , 88.
no solamente los errores condenados por la bula pontificia, sino sea, los jesuítas de Lovaina supieron en la semana de Pascua de 1587,
también sus expresiones sobre el origen de la jurisdicción episcopal; que se preparaba también contra ellos una acometida; en vista de su
dijo que semejante paso no le parecía ahora tan aventurado, como petición de que les señalasen de una manera precisa los puntos
antes había temido (1). de su doctrina que desagradaban, la Facultad les presentó una lista de
En Roma se accedió a las propuestas del nuncio y se dotó al treinta y cuatro proposiciones inconvenientes. Los jesuítas pidieron
mismo Bonhómini de extensos poderes para intervenir en Lovaina. ahora poder explicar más en particular y defender sus ideas en amis-
Pero al tiempo que se expidió el breve respectivo (2), Bonhómini tosas conferencias con los representantes de la Facultad. Con todo,
ya había fallecido, y aquel cuyas doctrinas habían dado ocasión a a esto no se acomodaron los teólogos de la universidad. Condenaron
tantos disturbios, siguióle al sepulcro en el año 1589. las treinta y cuatro proposiciones de Lesio, difundieron su censura
en copias y procuraron ganar el asentimiento de otras facultades
Y a antes de la muerte de B a y o una nueva controversia teoló-
y de los obispos de Flandes (1).
gica en Lovaina atrajo toda la atención del nuevo nuncio Frangi-
pani. Desde fines de 1585 los jesuítas habían fundado en Lovaina Una furiosa excitación fué la consecuencia de estos pasos. Más
un establecimiento de enseñanza y se presentaron como adversarios de cien eclesiásticos de Malinas y Bruselas declararon pelagiana la
del bayanismo. Uno de ellos, el insigne teólogo Leonardo Lesio (3), doctrina de los jesuítas, en las calles se llegó a pendencias entre los
con su doctrina sobre la gracia y sobre la inspiración del Espíritu estudiantes partidarios de las diversas direcciones, y en el pueblo
Santo parecía ahora ofrecer a B a y o un asidero para devolver a sus se decía que los jesuítas habían apostatado de la Iglesia (2). La
adversarios el reproche de dudosa ortodoxia (4). Facultad de Douai se adhirió a la censura de Lovaina, mientras que
la universiad de París se negó a hacer lo mismo, porque estaba con-
La contienda que ahora se encendía, era precursora de la gran
forme con la doctrina de los jesuítas sobre la gracia (3). Entre los
controversia que en tiempo de Clemente V I H y Paulo V condujo
obispos de Flandes estaban contra Lesio, a lo menos al principio, el
a debates de tan largos años. B a y o podía tener conocimiento de que
arzobispo de Malinas y los obispos de Roermond e Iprés (4), y sólo
en Salamanca ya en el año 1581 el dominico Bañes se había expre-
poco a poco fueron dejando su oposición; pues el obispo de Middel-
sado contra la doctrina de los jesuítas sobre la gracia, y con esto
burg, Juan Strien, discípulo él mismo de la universidad de Lovaina
sentirse animado a proceder como sabemos (5). Como quiera que
y presidente del Colegio Real de la misma, defendió valientemente
(1) A R u s t i c u c c i , Amberes, 9 d e noviembre de 1585, i b i d . , 184.
(2) 27 de febrero de 1587. Dícese en él: a d aures nostras... pervenit, q u o d a los jesuítas, y en cartas elocuentes indicó a los obispos, que los
ille tantum abest u t a b fette opinionibus, sententiis et d o g m a t i b u s sic damnatxs adversarios de Lesio eran todos discípulos de Bayo y habían conde-
abduci potuerit, u t etiam de illis p u b l i c e disputare et contrariara p a r t e m tenen- nado en los jesuítas la doctrina de la antigua universidad de Lovaina
tes calumniarum defensores appellare a u s u s fuerit. Ibid.
y de sus más célebres representantes (5). El deán de Courtrai, que
(3) Cf. R . v a n S a l i , E . Eessius, W e t t e r e n , 1923.
(4) Eos documentos sobre la controversia en E i v i n u s de Meyer, Histo-
había recibido su formación teológica en la universidad de Lovaina,
riae controversiarum de divinae g r a t i a e auxiliis, Amberes-Bruselas, 1715- Cf. declaró asimismo que treinta y seis años antes se había enseñado
G Schneemann, E l origen de la c o n t r o v e r s i a tomista-molinista, F r i b u r g o , 1879. allí sobre la gracia muy de otra manera de lo que se hacía desde
(5) Que h a y que atribuir el o r i g e n de l a contienda al influjo de B a y o
dícenlo Belarmino, Eesio, Strien y o t r o s (Schneemann, 123, n o t a 1 , 124). E
nuncio Frangipani juzgó: Con tutto si crede, che non tanto il zelo di carità et il
(r) Schneemann, 125 ss.
sospetto di scisma habbia d a t o occasione alla F a c o l t à di censurare la dottrina
(2) I b i d . , 127.
delii teologi del Giesù, ...quanto l'ha v e r v o l u t o i detti teologi del Giesù nelle loro
(3) I b i d . , 126 s . , 1 3 1 .
lettioni reprendere et dannare con p o c o modestia la F a c o l t à sopra quelli articoli
(4) I b i d . , 127. J u a n Hauchino, arzobispo de Malinas, a Sixto V en 15 de
dannati dalle fel. me. di Pio V et Gregorio X I I I , che f e movere l a F a c o l t a a
diciembre de 1588, en Ehses, Frangipani, I I , 207. Pedro Simonio de Iprés había
render la pariglia alla Società, d i v o l g a n d o f u o r a et dentro della Fiandra, li padri
f i f t n a d o l a censura de E o v a i n a (ibid., r66 y su carta de 10 de m a y o de 1588 en
del Giesù a c c o s t a n t e al Pelagianismo per la dottrina ch'insegnano alle lor
E i v . de Meyer, I , 16). Guillermo Eindano de R o e r m o n d parece haberse expre-
scole Frangipani a Santori en 4 de j u l i o de 1588, en Ehses, I I , 164; cf ibid 166:
s a d o al principio duramente contra los jesuítas (Ehses, loco cit., 207, nota 2).
procedendo questa discordia da u n emulatione et da u n mal a f f e t t o d'animi
(5) Schneemann, r28 s.
delle parti.
Bayo y Hessels. También el obispo de Amberes y el obispo electo había combatido sin razón las opiniones de los jesuítas como con-
de Tournai se declararon en favor de los jesuítas (i). trarias a la Iglesia. Pero al mismo tiempo se guardó Sixto de causar
Éstos mismos no habían estado entre tanto ociosos. Alcanzaron disgusto a la Facultad de Lovaina. En un breve al decano y a los
de los teólogos romanos de su Orden la aprobación de las proposi- profesores (1), que inculcaba las mismas exigencias que la carta a
ciones impugnadas; principalmente Belarmino en una apología salió Frangipani, alaba al principio con encarecidas expresiones su celo
en defensa de Lesio (2). Éste mismo expuso también en un breve y sus méritos para con la fe católica. Pero, sin embargo, Frangipani,
escrito la doctrina de sus hermanos de religión y la opuesta de los cuando estuvo en Lovaina, no entregó el breve, porque la Facultad
profesores de Lovaina, y obtuvo que lo aprobasen las Facultades no había correspondido hasta entonces de la manera deseada a la
teológicas de Tréveris, Maguncia e Ingolstadio (3). invitación pontificia a que suministrase material para la nueva ela-
boración del índice de los libros prohibidos (2).
La contienda había durado un año aproximadamente cuando el
nuncio Frangipani intervino. Notificó a Roma, que los de Lovaina Sin buen éxito se afanó entonces Frangipani por conseguir una
se afanaban por alcanzar el asentimiento de los obispos de Flandes, unión de los partidos con su influencia personal (3). Dijo que esta
y deseaban que el arzobispo de Malinas decidiese el asunto; que él causa no le parecía dejar de ofrecer peligro, porque contenía el ger-
había escrito a la Facultad, que con tales contiendas no introdujese men de cuyo desenvolvimiento podía originarse un daño para la
la desunión en la Iglesia de Dios, al arzobispo, que la decisión del Iglesia (4). Que si por lo demás la Sede Apostólica condenase o
asunto pertenecía únicamente a la Sede Apostólica, y a los jesuítas, tuviese por buena una de las doctrinas opuestas, o también entram-
que no provocasen a la Facultad. Que él iría personalmente a Lo- bas a dos, se hiciese de manera, en atención a la Iglesia de aquellas
vaina para poner paz, y que entre tanto transmitía a Roma (4) las regiones, que no quedase perjudicado el crédito de ninguna de las dos
proposiciones controvertidas. Frangipani mandó a ambas partes corporaciones (5). El 10 de julio de 1588 dió Frangipani un edicto
guardar silencio hasta la decisión pontificia (5). que bajo pena de excomunión prohibía a ambas partes censurarse
mutuamente. La censura de Lovaina contra Lesio era por tanto
Sixto V tomó la cosa muy seriamente. Escribió al nuncio, que
reprobada y se establecía de nuevo expresamente, que la diversidad
de tales contiendas podía resultar para la Iglesia un daño muy per-
de opinión se refería a puntos de sana doctrina. Con esto quedaba
nicioso (6); que Frangipani se esforzase de todas maneras, y si era
compuesta la contienda de Lovaina (6).
posible con su presencia personal en Lovaina, por concertar la paz,
que el precepto del silencio se impusiese también en nombre del Después de la actividad que había desplegado Sixto V anterior-
Papa a ambas partes, y que los escritos de las mismas se entregasen mente siendo inquisidor (7), era de esperar de antemano, que con-
al nuncio para ser enviados a Roma (7). En esta carta era favorable cedería todo auxilio a la Inquisición romana. Sin embargo de esto
para los jesuítas la expresión de que la controversia se movía «acerca el celoso cardenal Santori creyó haber de recomendar aún de la ma-
de algunos puntos de sana doctrina» (8); la universidad por tanto
(1) D e 1 5 de abril de 1588, i b i d . , 132 s .
(1) Schneemann, 128.
(2) F r a n g i p a n i a l c a r d e n a l Santori, L o v a i n a , 4 de j u l i o de 1588, ibid.,
(2) I m p r e s a e n X a v i e r - M a r i e L e B a c h e l e t S. J . , A u c t a r i u m Bellarminia-
164 s . E l n u n c i o h a b í a llegado a L o v a i n a e l 22 de j u n i o (ibid., 163).
n u m , P a r í s , 1913, 94-100; L i v . de Meyer, I , 780-784.
(3) I b i d . , 163-166.
(3) Schneemann, 129.
(4) Q u e s t a c a u s a è d a stimarse a l mio parere, perchè h a seco u n male che
(4) A Montalto, Colonia, 1 7 d e m a r z o de 1588, e n E h s e s , F r a n g i p a n i , I I , n i .
p u ò crescere giornalmente col seme d i q u e s t a d i v e r s a d o t t r i n a . I b i d . , 166.
(5) Montalto a F r a n g i p a n i , R o m a , 9 d e abril de 1588, i b i d . , 129.
(5) Ibid.
(6) C u m a u t e m e i s u m o d i c o n t e n t i o n e s . . . ecclesiarum scissuras parere con-
(6) E n t i e m p o de Inocencio X I l a F a c u l t a d i n t e n t ó de n u e v o alcanzar u n a
s u e v e r i n t , v e r e n d u m m a x i m o p e r e e s t , ne d a m n u m e x i t i a l e ecclesiae catholicae
a p r o b a c i ó n d e s u c e n s u r a c o n t r a Eesio; en t i e m p o de Inocencio X I I se a f a n ó
a f f e r a n t . A F r a n g i p a n i e n 15 de abril de 1588, i b i d . , 1 3 1 .
por o b t e n e r el e x p r e s o p e r m i s o p o n t i f i c i o p a r a poder perseverar en l a doctrina
(7) I b i d . E s t o s escritos los e n v i ó F r a n g i p a n i el 28 de abril de 1588, c o n t e n i d a e n a q u e l l a c e n s u r a . Pero n i s i q u i e r a e s t a ú l t i m a petición le f u é otor-
i b i d . , 166. gada. I b i d . , 132.
(8) c o n t r o v e r s i a s . . . in q u i b u s d a m sanae doctrinae [2 T i m . , 4, 3] articulis (7) C f . n u e s t r o s d a t o s del v o i . XVI.
o r t a s fuisse. Ibid., 1 3 1 .
SENTENCIAS D E EA INQUISICIÓN 183
L I B . PRIMERO, I H , SIXTO V

nera más encarecida al nuevo Papa, que favoreciese a la Inquisi- La concurrencia del pueblo a este espectáculo fué singularmente
ción (i). Todos los temores de Santori hubieron de desaparecer, grande, porque desde hacía cinco años no se había visto ninguno de
cuando Sixto V ya en agosto de 1585 ordenó la erección de nuevos este género (1). Doce de los acusados abjuraron sus errores y reci-
tribunales de la Inquisición en Ascoli, Fermo y Camerino. En octu- bieron castigos menores; cuatro fueron condenados a muerte: el por-
bre confirmó por una bula la pena de muerte dispuesta por Paulo IV tugués Gaspar Eliseo y un sacerdote de Montecchio por herejía, un
contra los que celebraban misa sin estar ordenados (2). En 1586 sacerdote de Aquila por quebrantamiento del sigilo de la confesión
restableció la fiesta del inquisidor San Pedro Mártir, a quien dieron y celebración de la misa sin consagración, así como un franciscano
muerte en el ejercicio de su cargo (3). E l mismo año hizo ensanchar que con bulas falsificadas se hacía tener por patriarca de Jerusalén.
el palacio de la Inquisición de Roma con la construcción de nuevas Tres de los mencionados murieron arrepentidos. Fuera de eso se pro-
cárceles (4). En Nápoles alcanzó el Papa que el virrey Osuna en los nunció todavía la sentencia de muerte contra el genovés Horacio
procesos de los herejes otorgase que se hallara presente un comisa- Pallavicini, residente en Inglaterra, por favorecer la herejía. El fran-
rio de la Inquisición romana (5). En 13 de agosto de 1587 salió ciscano Cristóbal Cheffontaines, que defendió una proposición peli-
una orden pontificia a todos los obispos e inquisidores, de que no se grosa sobre el momento de la transubstanciación en la santa misa,
admitiesen apelaciones de una sentencia pronunciada por el ordi- fué llevado a Roma desde los Países Bajos; pero en atención a sus
nario o inquisidor en cosas de fe, sino a la Santa Sede. En 1588 se grandes méritos anteriores halló un tratamiento benigno (2). Fuera
estableció también en Aosta un tribunal de la Inquisición (6). de eso también exigía y alcanzaba la Inquisición repetidas veces
la extradición de los que eran sospechosos de herejía (3). Caía bajo la
Teniendo presente la terrible severidad con que procedió Sixto V
como soberano temporal, podía esperarse que en su reinado sería
in R o m a di persone eretiche e religiose, q u e dice: A di 5 a g o s t o 1587 Gasparo
también muy grande el número de las sentencias de muerte dictadas R u n c h i , c h e morì i m p e n i t e n t e e r i l a s s a t o , D . P o m p o n i o R u s t i c i eretico e infedele,
por la Inquisición romana. Pero no sucedió así. En total durante sus D . A n t o n i o N u n t i o eretico pernicioso, f r a G i o v a n n i Bellinello n e g r o m a n t e [cf.
a d e m á s el artículo de B e r t o l o t t i sobre Streghe nel sec. X V I i n R o m a en l a Riv.
cinco años de pontificado sólo se ejecutaron cinco sentencias de
E u r o p . , A . X I V , Firenze, 1883, X X X I I , 634 s . y R o d o c a n a c h i , E a R é f o r m e en
muerte, dos de las cuales por crímenes que nada tenían que ver con I t a l i e , I I , P a r i s , 1 9 2 1 , 418 s . ] et idolatro f u r o n o in C a m p o di F i o r e a p p i c c a t i e
la herejía. Después de haber sido ajusticiado primeramente en febrero p o i b r u g i a t i . Morirono li 3 u l t i m i c o n buoni s e n t i m e n t i . Archivo secreto pontifi-
cio, I I I , 8, p . 365. C f . i b i d . las » m e m o r i a s c o n t e n i d a s en u n t o m o sin s i g n a t u r a
de 1586 un carmelita por sus errores heréticos (7), efectuóse el 2 de
procedente del A r c h i v o de l a D a t a r i a : I n d e x anni, mensis et diei e x p e d i t . causa-
agosto de 1587 un auto de fe delante de la iglesia de la Minerva (8). r u m i n S . O f f i c i o per c a r d , general. I n q u i s i i . , c o m e n z a d o el 13 de m a y o de 1 5 8 7 ,
i n q u a die d e p u t a t u s assessor e g o I u l i u s Caesar Salicetus. Sobre varias ejecucio-
(1) Santori, A u t o b i o g r a f í a , X I I I , 164. nes p r o c u r a d a s p o r la I n q u i s i c i ó n en B o l o n i a en los a ñ o s 1587 y 1588 v . Battis-
(2) V . P a s t o r , Decretos, 40. t e l l a , 106 s . E o s e j e c u t a d o s e n B o l o n i a en octubre de 1588 s o n c a l i f i c a d o s de
(3) D e b í a celebrarse c o m o d u p l e x ; v . e l * A v v i s o d e 23 de abril d e 1586,
«luteranos y sodomitas».
U r b . , 1054, Biblioteca Vatic. C f . B a u m e r , 480, donde h a y t o d a v í a o t r a s ordena-
(1) V . Gualterio, » E p h e m e r i d e s , Biblioteca Víctor Manuel de Roma.
ciones s e m e j a n t e s respecto a f i e s t a s de s a n t o s .
(2) Cf. Ehses-Meister, R e l a c i o n e s d e n u n c i a t u r a , I , L x v m . E l d a t o de
(4) V . el » A v v i s o d e 9 de a g o s t o de 1 5 8 6 , U r b . , 1054, Biblioteca Vatic.
D ó l l i n g e r - R e u s c h ( A u t o b i o g r a f í a de B e l a r m i n o , 235), d e que B . Bartoccio f u é
(5) C f . E e a , T h e I n q u i s i t i o n in t h e S p a n i s h D e p e n d e n c i e s , N e w Y o r k , 1908.
e j e c u t a d o e n t i e m p o de S i x t o V , es f a l s o . Sobre B a r t o c c i o cf. nuestros datos del
(6) V . P a s t o r , D e c r e t o s , 43, 44.
voi. X V I I .
(7) » Q u e l f r a t e C a r m e l i t a n o , che d a l S . O f f i c i o f u m a n d a t o a Torre di
(3) Así »refiere S p o r e n o e n 8 de j u l i o de 1589, que los cardenales de la
N o n a per a b b r u g g i a r l o l'altro giorno i n P o n t e p e r errori degni di s e c r e t e z z a , f u
Inquisición r o m a n a d e m a n d a r o n l a e x t r a d i c i ó n de u n a hereje veneciana que se
per m a n c o scandalo strangolato i n prigione e t p o r t a t o alla f o s s a a m e z z a notte
había f u g a d o de l a I n q u i s i c i ó n de V i c e n d a , y é n d o s e a l Tirol y allí se h a l l a b a e n
d'ordine del P a p a . A v v i s o de 8 de f e b r e r o de 1586, U r b . , 1054, Biblioteca Vatic.
la cárcel del conde W o l k e n s t e i n e n Castel T h u n (Archivo del Gobierno provincial
(8) P a r a lo que sigue c f . l a s »relaciones de Malegnani de i . ° y 5 de agosto
de Innsbruck). E n t r e los papeles del c a r d e n a l Santori, q u e e s t á n en el Cod.
de 1587, Archivo Gonzaga de Mantua, la » c a r t a d e G . G r i t t i de i . ° de a g o s t o de
lat 8994 de l a Biblioteca nacional de París, se h a l l a u n proceso contra Fran-
1587, Archivo público de Venecia, el » D i a r i u m Alaleonis, Biblioteca Vatic., y
c i s c o Moriscus d e c i v i t a t e Cales Normandiae, el c u a l f u é preso en Nápoles
el » A v v i s o de 5 de a g o s t o de 1587. S e g ú n el » A v v i s o de 8 de agosto l a ejecución
y l l e v a d o de allí a R o m a , y o t r o »proceso contra B e r t r a n d u s d e Santre de
de los c u a t r o condenados a m u e r t e efectuóse e l 5 de a g o s t o . U r b . , 1055, Biblio-
Eorena, que en r59° había sido preso en N o v a r a . Cf. t a m b i é n A r c h . stor.
teca Vatic. Concuerda con esto u n a p u n t a m i e n t o del » D i a r i o delle giustizie f a t t e
I84 LIB. PRIMERO, H I , SIXTO V EL ÍNDICE J85

jurisdicción del tribunal el ejercicio de la adivinación y de la magia (i), la Inquisición romana no experimentó para nada transformación
conforme a ima constitución de Sixto V, de 5 de enero de 1586, que alguna, como muchas veces se afirma (i); el Papa solamente deter-
mandaba a los obispos e inquisidores proceder severamente contra minó ahora con más precisión los delitos que son de la competencia
los astrólogos y otros adivinos, como también contra los hechiceros, del tribunal de la fe (2).
y renovaba las penas establecidas contra éstos por Papas ante- De igual manera la ordenación de Sixto V, de 22 de enero de 1588,
riores (2). Repetidas veces se pidió dictamen a la Inquisición romana; tampoco trajo nada esencialmente nuevo para la Congregación del
así por ejemplo respecto de la unión de los husitas (3). índice (3). Y a el año anterior el Papa, que en otro tiempo había per-
Al principio del reinado de Sixto V ejercía las funciones propias tenecido él mismo a esta Congregación y tenía opiniones severas
del cardenal más antiguo de la Inquisición Jacobo Savelli. Cuando respecto de los libros prohibidos (4), le había dado el encargo de com-
éste en 1586 comenzó a estar achacoso, mandó el Papa dirigir los poner un nuevo índice de libros prohibidos. Ordenáronse para ello
documentos más importantes al cardenal Santori, muy celoso en las amplios trabajos preparatorios. En un breve de 20 de junio de 1587
cosas de la Inquisición, aunque éste hizo instancias para que se obser- dirigióse Sixto V a las universidades, como París, Salamanca, Alcalá,
vase el curso ordinario de los negocios, según el cual tales documentos Coimbra y Lovaina para obtener su ayuda para este trabajo. De 9 de
debían remitirse al más antiguo (4). Savelli murió a principios de marzo de 1590 es la fecha de la bula puesta al principio del nuevo
diciembre de 1587 (5). Por la bula de 22 de enero de 1588, publicada índice, el cual, aunque impreso, de ninguna manera estaba tan
en 15 de marzo, respecto a la erección de quince congregaciones enteramente acabado, que se hubiese podido publicar; el Papa lo
hizo al punto retocar, pero no vió la terminación (5).
L o m b . , X X I X (1902), 122 y S c e l t a di curios, l e t t . C X C V I I I , B o l o g n a 1883,
192 s. E l nuncio de P r a g a , V i s c o n t i , en 2 de octubre d e 1589 l l a m a l a atención (1) A s í B a n g e n , Curia, 95 y t o d a v í a recientemente Henner, Aportaciones
del c a r d e n a l M o n t a l t o sobre el s e c t a r i o Francisco P u c c i y a c o n s e j a prenderle; a l a organización de los t r i b u n a l e s d e la fe pontificios, Leipzig, 1890, 370.
v . Schweizer, Relaciones de n u n c i a t u r a , I I I , 65, donde f a l t a u n a remisión a las Henner a l a ordenación d e S i x t o V le pone f a l s a m e n t e l a fecha de X587 en v e z
comunicaciones d e Friedrich sobre P u c c i en l a s Relaciones de sesiones de l a d e 1588.
A c a d e m i a de Munich, 1880, 1 1 1 s. E n n de febrero d e 1589 la Inquisición d e (2) Cf. a b a j o , p . 226. Sólo en este concepto es e x a c t a l a a f i r m a c i ó n de
B o l o n i a recibió de R o m a l a orden d e prender por hereje a: A l b e r t o S c h e n k Mirbt en l a R e v i s t a H i s t . , L X I X , 333, de q u e S i x t o V había dado su f o r m a
b a r o n e di E i m b u r g e c o n l u i il figliolo del duca di Sassonia; v . B a t t i s t e l l a , 145. d e f i n i t i v a a la Inquisición.
O t r o s e j e m p l o s p u e d e n verse en A m a b i l e , I , 334 ss. y R o d o c a n a c h i , L a R é f o r m e (3) V. Hilgers, 1 1 .
en I t a l i e , I I , 421 s . , 428. (4) Cf. l a »relación de