Anda di halaman 1dari 2

Tipos Más Comunes de Argumentos Inductivos

En general, los argumentos inductivos son aquellos en los que el contenido de la


conclusión pretende de algún modo "ir más allá" del contenido de las premisas. Las
premisas de tal argumento suelen tratar de algún tema que es relativamente
familiar, y la conclusión se traslada más allá de este a un tema que es menos
familiar o sobre el que se sabe poco. Tal argumento puede tomar cualquiera de
varias formas: predicciones sobre el futuro, argumentos por analogía,
generalizaciones inductivas, argumentos de autoridad, argumentos basados en
signos e inferencias causales, por nombrar solo algunos.

Una predicción es un argumento que parte de nuestro conocimiento del pasado


con el fin de afirmar algo sobre el futuro. Por ejemplo, alguien podría argumentar
que, debido a que ciertos fenómenos meteorológicos han sido observados sobre
una región determinada del centro de Missouri, una tormenta ocurrirá allí en seis
horas. O también se podría argumentar que, debido a que ciertas fluctuaciones se
produjeron el viernes en la tasa de interés preferencial, el valor del dólar se
reducirá el lunes en comparación con las monedas extranjeras. Casi todo el mundo
se da cuenta de que el futuro no puede ser conocido con certeza; así, siempre que
un argumento haga una predicción sobre el futuro, está usualmente justificado
considerar que el argumento es inductivo.

Un argumento por analogía es un argumento que depende de la existencia


de una analogía o similitud entre dos cosas o estados de cosas. Debido a la
existencia de esta analogía, una cierta condición que afecta a la cosa o situación
más conocida se concluye que afecta a la cosa similar o menos conocida. Por
ejemplo, alguien podría argumentar que, dado que el Porsche de Cristina es un
coche de fácil manejabilidad, se infiere que el Porsche de Angela también es un
coche de fácil manejabilidad. El argumento depende de la existencia de una
similitud o analogía entre los dos coches. La certeza que asiste a tal inferencia es
probabilística en el mejor de los casos.

Una generalización es un argumento que parte del conocimiento de una


muestra seleccionada con el fin de sostener alguna afirmación sobre todo el grupo.
Debido a que los miembros de la muestra tienen una cierta característica, se
argumenta que todos los miembros del grupo tienen esa misma característica. Por
ejemplo, se podría argumentar que, debido a que tres naranjas seleccionadas de
una cajita determinada eran especialmente sabrosas y jugosas, todas las naranjas
de esa caja son especialmente sabrosas y jugosas. O también se podría argumentar
que, puesto que seis de un total de nueve miembros seleccionados como muestra
de un determinado sindicato tienen la intención de votar por Johnson para
presidente del sindicato, dos tercios de la totalidad de miembros del sindicato
tienen la intención de votar por Johnson. Estos ejemplos ilustran el uso de las
estadísticas en la argumentación inductiva.

Un argumento de autoridad es un argumento que concluye que algo es


verdadero porque un presunto experto o testigo ha dicho que lo es. Por ejemplo,
una persona podría argumentar que los ingresos de la corporación Hewlett-
Packard subirán el próximo trimestre debido a una declaración en ese sentido de
un consejero de inversiones. O un abogado podría argumentar que Mack “el
Navaja” cometió el asesinato porque un testigo ocular testificó en ese sentido bajo
juramento. Debido a que el consejero de inversiones y el testigo pueden estar
equivocados o mentir, tales argumentos son esencialmente probabilísticos.

Un argumento basado en signos es un argumento que se basa en el


conocimiento de un signo para hacer una afirmación sobre la cosa o situación que
simboliza el signo. La palabra "signo", tal como se usa aquí, significa cualquier tipo
de mensaje (generalmente visual) producido por un ser inteligente. Por ejemplo,
cuando se conduce en una carretera desconocida se puede ver una señal que indica
que la carretera presenta varias curvas pronunciadas una milla más adelante.
Basándose en esta información, se podría argumentar que el camino efectivamente
tendrá varias curvas pronunciadas una milla más adelante. Debido a que la señal
puede estar mal ubicada o equivocada acerca de las curvas, la conclusión es solo
probable.

Una inferencia causal es un argumento que procede del conocimiento de una


causa a una afirmación sobre un efecto o, por el contrario, del conocimiento de un
efecto a una afirmación sobre una causa. Por ejemplo, desde el conocimiento de
que una botella de vino se había dejado accidentalmente en el congelador durante
la noche, alguien podría concluir que se había congelado (causa a efecto). A la
inversa, después de probar un trozo de pollo y encontrarlo seco y duro, se podría
concluir que había sido demasiado cocido (efecto a causa). Dado que los casos
específicos de causa y efecto nunca pueden ser conocidos con certeza absoluta, uno
puede interpretar estos argumentos como inductivos.