Anda di halaman 1dari 162

PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE CHILE

INSTITUTO DE ESTUDIOS URBANOS Y TERRITORIALES


MAGÍSTER EN ASENTAMIENTOS HUMANOS Y MEDIO AMBIENTE

GESTIÓN DEL RESIDUO PELIGROSO ACEITE LUBRICANTE

USADO: ¿SE COMPLETA EL CICLO DE VIDA DEL PRODUCTO

ACEITE LUBRICANTE EN CHILE?

POR
MARÍA TERESA CORTÉS HERMOSILLA

Tesis presentada al Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Pontificia


Universidad Católica de Chile para optar al grado académico de Magíster en
Asentamientos Humanos y Medio Ambiente

Profesor Guía
Jonathan Barton

Agosto 2009
Santiago, Chile.
© 2009, María Teresa Cortés Hermosilla.

Se autoriza la reproducción total o parcial, con fines académicos, por cualquier medio o
procedimiento, incluyendo las citas bibliográficas que acredita el trabajo y a su autora.
ÍNDICE DE CONTENIDOS

DEDICATORIA ................................................................................................... iv
AGRADECIMIENTOS ............................................................................................v
ÍNDICE DE TABLAS ............................................................................................ vi
ÍNDICE DE FIGURAS ......................................................................................... vii
RESUMEN.........................................................................................................viii
GLOSARIO..........................................................................................................x
LISTA DE ACRÓNIMOS ..................................................................................... xiv

CAPÍTULO 1: INTRODUCCIÓN..............................................................................1
1.1. Acerca de la generación de residuos ..........................................................1
1.2. Definición e identificación de los RESPEL ....................................................4
1.2.1. Características de los lubricantes y su correspondiente RESPEL, el ALU ....6
1.2.2. Riesgos para la salud humana e impactos ambientales asociados a ALU ...7
1.3. Legislación internacional referida a sustancias y RESPEL ..............................8
1.4. Política y legislación referidas a residuos en Chile ...................................... 13
1.5.1. Política de gestión integral de residuos sólidos ..................................... 13
1.5.2. Legislación de sustancias y RESPEL ..................................................... 14
1.5.2.1. Descripción de las exigencias del DS 148 ........................................ 17
1.5.2.2. Críticas e inconvenientes detectados en el DS 148 ........................... 18
1.5. Argumentos de la elección de RESPEL ...................................................... 20
1.6. Justificación para realizar la investigación ................................................. 24
1.7. Objetivo principal y específicos ................................................................ 25
1.8. Formulación e importancia del problema .................................................. 26

CAPÍTULO 2: METODOLOGÍA............................................................................. 27
2.1. Definición de etapas y cronograma ......................................................... 27
2.2. Estrategia de trabajo ............................................................................. 30
2.3. Metodología aplicada ............................................................................. 30
2.3.1. Método cuantitativo .......................................................................... 32
2.3.2. Método cualitativo ............................................................................ 34

CAPÍTULO 3: MARCO TEÓRICO .......................................................................... 44


3.1. De la cuestión a la gestión ambiental ....................................................... 44
3.2. Transitando de la sociedad industrial a la sociedad del riesgo..................... 49
3.2.1. Teoría de la Sociedad de Riesgo ........................................................ 50
3.2.2. Teoría de Modernización Ecológica ..................................................... 52
3.3. Principios relacionados a la gestión de residuos......................................... 53
3.3.1. Principios precautorio y preventivo ..................................................... 53
3.3.2. Principio de reducción al mínimo ........................................................ 54
3.3.3. Principio de responsabilidad de la cuna a la tumba .............................. 54
3.3.4. Principio contaminador pagador ......................................................... 55

ii
3.4. Instrumentos económicos de regulación indirecta....................................... 56
3.4.1. Subsidios estatales ........................................................................... 56
3.4.2. Impuestos a los productos................................................................. 56
3.4.3. Depósitos y reembolsos..................................................................... 57
3.4.4. Permisos comerciales transferibles ..................................................... 58

CAPÍTULO 4: MARCO CONCEPTUAL.................................................................... 59


4.1. Técnicas de tratamientos de RESPEL......................................................... 59
4.1.1. Incineración ..................................................................................... 59
4.1.2. Tratamientos físico, químico y biológico.............................................. 60
4.1.3. Relleno de seguridad ........................................................................ 61
4.2. Instalaciones autorizadas para eliminar RESPEL en Chile............................ 63
4.3. Alternativas viables para eliminar ALU en Chile ......................................... 65

CAPÍTULO 5: RESULTADOS Y DISCUSIÓN........................................................... 67


5.1. Método cuantitativo ................................................................................ 67
5.1.1. Totalidad en las ventas del producto aceite lubricante ......................... 67
5.1.2. Expectativa y porcentaje potencial de recuperación de ALU.................. 74
5.2. Método cualitativo ................................................................................... 86
5.2.1. Tema problemas y riesgos................................................................. 86
5.2.2. Tema estrategias e instrumentos ....................................................... 95
5.2.3. Tema respuestas y eficacia.............................................................. 108
5.3. Complementariedad de los métodos........................................................ 116

CAPÍTULO 6: CONCLUSIONES.......................................................................... 119

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICA ........................................................................ 122

ANEXOS ......................................................................................................... 140


Anexo 1: Regulaciones y normas de residuos en diferentes países del mundo. ..... 140
Anexo 2: Propuesta de soluciones para la implementación del DS 148 ................. 141
Anexo 3: Documento de Declaración y Seguimiento de Residuos Peligrosos.. ....... 147

iii
DEDICATORIA

Esperando que esta investigación signifique una contribución para el fortalecimiento de


responsabilidad en el sector privado, particularmente de la micro y pequeña empresa
generadora de aceites lubricantes usados y al conocimiento de la ciudadanía para crear
conciencia y cultura del manejo y gestión de los residuos peligrosos, y así, mejorar la
calidad de vida y bienestar de todos los chilenos.

iv
AGRADECIMIENTOS

Agradezco a mi madre Marta Hermosilla por su apoyo y cariño incondicional, a mi Oscar


Seguel, por sus valiosos consejos que permitieron dar sentido al estudio, a Marina Paz
Hermosilla por contactarme y derivarme a quienes correspondió, y al profesor guía
Jonathan Barton por su buena voluntad, disposición para atenderme e importantes
observaciones para la construcción y desarrollo de la tesis. A los cuatro, muchas gracias
por enseñarme a cultivar la paciencia y por darme ánimo durante todo el proceso de
titulación.

Doy las gracias a todas aquellas personas que colaboraron durante el proceso de
recolección de información para abordar ambos métodos de la tesis, entre ellos: Vinko
Agüero (Ejecutivo de la Empresa Copec y Responsable del Programa Vía Limpia), Luis
Molina (Gerente General de Asolub A.G), M. Teresa Mallea (Profesional Fiscalizadora de
la Secretaria Regional Ministerial de Salud en la Región Metropolitana), Joost Meijer
(Encargado del Área de Residuos de la Comisión Nacional de Medio Ambiente),
Alejandra Marín (Jefa Comercial de Coactiva), Patricio Riquelme (Gerente Comercial
Química Industrial Futuroil S.A), Mario Ubilla (Gerente General de León y Compañía),
José Daroch (Administrador de Lubricentro Daroch & Bülher), Nelson Doren
(Administrador de sucursal del Supermercado del Neumático), Juan Astorga (Dueño de
Taller Mecánico), Tania Kamues (Gerente de Gestión y Desarrollo de STU Ltda.), Nelson
Belmar (Gerente de Medio Ambiente de Bravo Energy S.A.) y a Carolina Escandón
(Profesional de la Gerencia Comercial de Hidronor Chile).

Por último, agradezco a mis compañer@s de promoción y alumn@s pertenecientes al


Magíster de Desarrollo Urbano, especialmente a l@s extranjer@s amistos@s de quienes
aprendí y con quienes me divertí mucho en estos dos años de estudio.

v
ÍNDICE DE TABLAS

Tabla 1: Clasificación de los RESPEL según la condición de su naturaleza………… 5


Tabla 2: Evaluación de los inconvenientes susceptibles de mejorar del
DS 148……………………………………………………………………………………….… 20
Tabla 3: Calendario de entrevistas.................................................................. 37
Tabla 4: Entrevista al encargado de organismos públicos……………………………….. 40
Tabla 5: Entrevista al encargado de empresa generadora de RESPEL o que
considera la alternativa de minimización…………………………………………… 41
Tabla 6: Entrevista al encargado de empresa de transporte o eliminación
de RESPEL……………………………………………………………………………………. 42
Tabla 7: Operaciones de tratamiento de los RESPEL y características técnicas
definidas por procesos……………………………………………………………………. 61
Tabla 8: Resumen de ventas de aceites lubricantes, año 2007……………………….. 72
Tabla 9: Expectativa y porcentaje potencial recuperable de ALU en Chile………… 76

vi
ÍNDICE DE FIGURAS

Figura 1: Componentes del sistema de manejo y gestión integral de residuos….. 2


Figura 2: Etapas del ciclo de vida de un producto… ………………………………………. 14
Figura 3: Resumen del flujo de lubricantes y ALU, año 2005………………………….. 68
Figura 4: Instalaciones destinatarias finales y trasporte de RESPEL en Chile……. 94
Figura 5: Actual manejo y gestión según cantidad de ALU en Chile…………………. 99
Figura 6: Estrategia internacional jerarquizada para el manejo y gestión de
RESPEL…………………………………………………………………………………….. 101

vii
RESUMEN

El Decreto Supremo N° 148 del año 2005, establece las exigencias que deben cumplir
las generadoras de residuos peligrosos con respecto al almacenamiento, transporte y
eliminación ambientalmente seguros. El objetivo de esta investigación fue evaluar la
eficacia de la nueva norma, especialmente en la gestión de los aceites lubricantes
usados.

Los objetivos específicos fueron: analizar fuentes y volúmenes de la venta de lubricante


para la aplicación del Modelo Concawe y establecer la expectativa y porcentaje
potencial recuperable de los aceites lubricantes usados; identificar percepciones de los
informantes claves que permiten completar el cierre del ciclo de vida del lubricante y el
aceite usado y; establecer recomendaciones que permitan mitigar el incorrecto manejo
y gestión de residuos peligrosos en pequeños y medianos generadores.

La metodología consideró dos métodos complementarios. Del enfoque cuantitativo,


resultó que del total de 138.858 m3 de lubricantes, la expectativa a recolectar ascendió
a unos 92.239 m3 de aceites usados, correspondiendo al 66,4% de la venta nacional.
Sin embargo, en un trabajo previo existe una subestimación de este porcentaje, por lo
que se recomienda que la Comisión Nacional del Medio Ambiente y el Ministerio de
Salud recalculen la expectativa de recolección, identificando la cantidad exacta de
aceites lubricantes usados con destino desconocido.

Para el método cualitativo, se asignó una entrevista semi estructurada, analizando


según tres grupos estratégicos combinado a tres temas relevantes. Ello con la intención
de investigar lo que es común y diferente en el proceso de manejo y gestión de ALU e
identificar los riesgos asociados a los residuos peligrosos para la salud pública e
impactos por contaminación de los componentes ambientales, suelo, agua y aire. El
número final de entrevistas alcanzó un total de 12 personas. Con respecto al tema
problemas y riesgos, los conocimientos son buenos en las grandes generadoras, pero

viii
deficiente en la micro, pequeña y mediana empresa; además, faltan instalaciones para
la eliminación de residuos peligrosos en la zona norte.

Del tema estrategias e instrumentos, las fiscalizaciones realizadas son frecuentes en las
grandes generadoras de residuos peligrosos, mientras que en el resto sólo se efectúan
cuando existen denuncias por parte de la ciudadanía. Por lo tanto, el grado de
adaptación al decreto es directamente proporcional al tamaño de la empresa y su
correcto accionar está asociado a las empresas de transporte, estaciones de servicios,
talleres mecánicos y construcción, y es precaria en los rubros de alimento y bebida,
forestal y textil.

No se consideran instrumentos de regulación indirecta para fortalecer la gestión de


aceite lubricante usado en Chile. Las propuestas se relacionan principalmente con los
impuestos al producto lubricante y al subsidio estatal de recolección y transporte con
red completa para continuar con el actual reciclaje y co-procesamiento.

Con respecto al tema respuestas y eficacia, ha habido un incremento en las cantidades


y tipos de residuos peligrosos, pero no se proyecta ampliar la capacidad de las
instalaciones autorizadas. Es importante destacar que el aceite lubricante usado puede
ser reciclado por refinación de aceites y se trabaja como combustible alternativo para el
funcionamiento de hornos cementeros y diesel marino, por lo tanto, no es confinado en
rellenos de seguridad.

Por último, existe consenso en la necesidad de mayor difusión del Decreto Supremo N°
148 (2005), la Hoja Explicativa N°3 (2006) y la Guía Técnica para aceites usados del
sector transporte (2008), donde se establecen obligaciones y recomendaciones para el
manejo y gestión de aceites lubricantes usados respectivamente, y de esta manera
fortalecer el accionar de la micro, pequeña y mediana generadora de residuos.

Palabras claves: Gestión Ambiental y Regulación Ambiental

ix
GLOSARIO

Almacenamiento: conservación de los aceites lubricantes usados en un sitio


acondicionado por un período determinado (GTZ y CONAMA, 2007).

Análisis del Ciclo de Vida: proceso objetivo empleado para evaluar las cargas
medioambientales asociadas con un producto, proceso o actividad, identificando y
cuantificando energía, materiales usados, residuos y emisiones al ambiente. El estudio
del ciclo completo, abarcando diversas actividades, desde extracción y procesamiento
de materias primas, pasando por la fabricación, transporte, distribución, (re)uso,
mantenimiento, hasta el reciclaje y disposición final (Portal Sostenibilidad, s/f).

Disposición Final: procedimiento que permite aislar y confinar los residuos peligrosos
mediante el depósito definitivo en el suelo, con o sin tratamiento (Beltrand y Quiroz,
2004). Estos lugares son especialmente seleccionados, diseñados y debidamente
autorizados, para evitar la contaminación, daños y/o riesgos para la salud humana y el
medio ambiente.

Eliminación: cualquiera de las operaciones destinadas a reuso, reciclaje, tratamiento o


disposición final de los residuos (SINIA, 2005). Sin embargo, solo las primeras tres
operaciones son posibles de realizar para el caso del aceite lubricante usado (GTZ y
CONAMA, 2008).

Evitar: concepto que promueve la no generación de los residuos. Algunas medidas


tendientes a no generarlos, por ejemplo son: uso exclusivo de envases retornables no
aceptando los envases desechables, y el reemplazo de bolsas de polietileno por
aquellas hechas de tela o canastos para hacer las compras (SINIA, 2005).

Gestión Ambiental: conjunto de acciones normativas, administrativas y operativas


que impulsa el Estado para alcanzar para lograr el mantenimiento de un capital

x
ambiental suficiente para que la calidad de vida de las personas y del patrimonio
natural sean lo más elevados posibles siendo su objetivo el desarrollo sustentable,
dentro del complejo sistema de relaciones económicas y sociales lo condicionan (Ortega
y Rodríguez, 1994). Las principales funciones para su administración son el diseño y
formulación de las políticas ambientales, de una legislación ambiental, de un sistema
administrativo y de un conjunto de instrumentos para su acción (CEPAL y PNUMA,
1990).

Gestión de Residuos: conjunto de actividades encaminadas a dar a los residuos un


destino final que garantice la protección de la salud humana, la conservación del medio
ambiente y la preservación de los recursos naturales. La gestión comprende las
operaciones de recogida, recuperación, regeneración y combustión de residuos (GTZ y
CONAMA, 2008). Además, incorpora el análisis de las materias primas y los procesos
productivos de una determinada industria con el fin de minimizar los impactos y los
residuos asociados (Arellano y Rihm, 2005).

Impacto Ambiental: alteraciones significativas de carácter perjudicial o benéfico, que


se producen en el ambiente como resultado de una actividad humana (Espinoza, 2007
y Ecoportal, 2008). Alteración del medio ambiente provocada por una actividad
determinada expresada por la diferencia entre la evolución del medio con y sin
proyecto, pudiéndose clasificar como negativo o positivo (Ortega y Rodríguez, 1994).

Manejo de Residuos: operaciones a las que es sometido un residuo posterior a su


generación; incluyendo, almacenamiento, transporte y eliminación (SINIA, 2006; GTZ y
CONAMA, 2007).

Minimización: acciones para evitar, reducir o disminuir en su origen, la cantidad y/o


peligrosidad de un residuo. Considera las medidas de reducción de la generación, la
concentración y el reciclaje (GTZ y CONAMA, 2007).

xi
Plan de Contingencia: programa de tipo predictivo, preventivo y reactivo con una
estructura estratégica, operativa e informática desarrollado por una empresa para el
control de una contingencia producida durante el manejo, transporte y almacenamiento
de sustancias o residuos peligrosos. El propósito es mitigar las consecuencias y reducir
los riesgos de empeoramiento de la situación y acciones inapropiadas, para regresar a
la normalidad con el mínimo de resultados negativos para la población y el medio
ambiente (Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial de la República de
Colombia et al., 2006).

Reciclaje: recuperación de aceites lubricantes usados o de materias presentes en ellos


para ser utilizados en su forma original o previa transformación en la fabricación de
otros productos en procesos productivos distintos al que los generó (GTZ y CONAMA,
2008).

Regulación Ambiental: esfuerzo regulatorio para adecuar las conductas de los


agentes económicos de la sociedad y consecuentemente promover la creación y
mantenimiento de los bienes públicos ambientales de calidad. Afín con el derecho a
vivir en un medio ambiente libre de contaminación descrito en la Constitución Política
de la República de 1980 (Biblioteca del Congreso Nacional, 2008).

Residuo o Desecho: está referido a la sustancia, elemento u objeto que el generador


elimina, se propone eliminar o está obligado a eliminar (GTZ y CONAMA, 2008).

Riesgo: probabilidad de ocurrencia de daño con consecuencias adversas en la salud


humana e integridad del ambiente (GTZ y CONAMA, 2008), no sólo por el aumento en
el número de muertos en la población afectada, sino por la disminución de su calidad
de vida y alteración del equilibrio natural existente Por lo tanto, el riesgo asociado a un
RESPEL está en función de la exposición al residuo o a la contaminación generada por
las actividades de manejo y gestión de ellos (Instituto Nacional de Ecología de México,
2005).

xii
Sistema de Gestión Ambiental: parte del sistema administrativo que incluye la
estructura organizacional, actividades de planificación, responsabilidades, prácticas,
procedimientos, procesos y recursos para desarrollar, implementar, lograr, revisar y
mantener una política ambiental predefinida (GMA-INFOR, 2001).

Tratamiento: proceso destinado a cambiar las características físicas y/o químicas de


los aceites lubricantes usados, con el objeto de neutralizarlos, recuperar energía o
materiales, o eliminar o disminuir su peligrosidad (GTZ y CONAMA, 2008).

Trazabilidad o Rastreabilidad: sistema que permite seguir la ruta de un producto,


sus componentes, materias primas e información asociada, desde el origen hasta el
punto de destino final o viceversa, a través de toda la cadena. Permite satisfacer la
necesidad que tiene el consumidor de saber cómo se ha obtenido y procesado un
determinado producto o residuo (PROCHILE, 2007).

xiii
LISTA DE ACRÓNIMOS

AEPA: Asociación de Empresas y Profesionales para el Medio Ambiente


ALU: Aceite Lubricante Usado
APL: Acuerdo de Producción Limpia
ASIMET: Asociación de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas
ASIQUIM: Asociación Gremial de Industriales Químicos de Chile
CONAMA: Comisión Nacional del Medio Ambiente
COREMA: Comisión Regional del Medio Ambiente
DIPROREN: División de Protección de los Recursos Naturales Renovables
DS: Decreto Supremo
EPA: Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos
GTZ: Sociedad Alemana para la Cooperación Técnica
ISP: Instituto de Salud Pública
MINSAL: Ministerio de Salud
MIPYME: Micro, Pequeña y Mediana Empresa
PYME: Pequeña y Mediana Empresa
RESPEL: Residuos Peligrosos
RM: Región Metropolitana
SEREMI: Secretaria Regional Ministerial
SIDREP: Sistema de Declaración y Seguimiento de Residuos Peligrosos
SOFOFA: Sociedad de Fomento Fabril

xiv
CAPÍTULO 1: INTRODUCCIÓN

1.1. Acerca de la generación de residuos

Doménech (1994) explica brevemente que los primeros problemas con respecto a la
acumulación de residuos se remontan a la época de formación de las grandes urbes
medievales en los siglos XII y XIII, los habitantes se emplazaban en un espacio físico
reducido y dejaban sus residuos en las proximidades de la ciudad, en condiciones
insalubres que favorecían la aparición de epidemias y su propagación.

Durante el siglo XX se inicia la era industrial, cuya principal creencia estuvo enfocada a
que el crecimiento de la producción era ilimitado, lo que favoreció el consumo sin
restricción; que al combinarse con usos de nuevas tecnologías, resultó en la
transformación de materias primas a productos elaborados y la aceleración del proceso
de oferta y demanda de los bienes a comerciar (Doménech, 1994). Según Acuña
(1997), en la década del sesenta se planteó fuertemente un enfoque de ingeniería
sanitaria que incluyó, por ejemplo, la instalación de filtros y tratamiento de efluentes o
depósitos de residuos, los cuales eran generados pero sin el cálculo de los volúmenes o
sin la definición del grado de peligrosidad. Posteriormente, hubo una orientación a la
reutilización y reciclaje de los residuos, que durante la década del ochenta evolucionó a
la prevención y minimización de los residuos.

Durante el siglo XXI, se establece que las principales causas de generación de residuos
son: el proceso de crecimiento de los países industrializados, la concentración de la
población urbana y el modelo de consumo de la sociedad; que repercuten en el
agotamiento de los recursos naturales, y que conllevan riesgos para la salud humana e
impactos en el medio ambiente (Doménech, 1994).

Ortega y Rodríguez (1994) destacan que uno de los fenómenos ambientalmente más
preocupantes en los últimos cincuenta años es la proliferación de nuevos residuos
procedentes de la diversificación de los procesos industriales, agrarios, urbanos y su

1
continuo aumento en cantidad y volumen. Acuña (1997) indica que para enfrentar el
actual desarrollo económico, se debe minimizar la generación y mejorar todos los
procesos y procedimientos empresariales, a través del uso de la tecnología y la gestión,
tendiendo en el largo plazo a lograr niveles de contaminación cero.

El consenso a nivel internacional señala que para que exista un manejo y gestión
integral de residuos, debe aplicarse una estrategia jerarquizada con esquema de
prioridad (Figura 1). Lo más preferido es prevenir su generación; cuando ello no sea
posible, se debe buscar la minimización (conocido como 3R: Reducir en cantidad y/o
peligrosidad idealmente en fuente, Reusar y Reciclar para aprovechar los materiales y/o
la energía que contiene el residuo); si ésta no fuese posible, se debe considerar el
tratamiento (con el objetivo de reducir cantidad y/o peligrosidad del residuo) y; cuando
este último tampoco sea posible, se debe recurrir a la disposición final, que es la menos
preferida (SINIA y SAG, 2005).

Figura 1: Componentes del sistema de manejo y gestión integral de residuos.

ANTES GENERACIÓN DE RESIDUOS DESPUÉS GENERACIÓN DE RESIDUOS

EVITAR GENERACIÓN

ALMACENAMIENTO

TRANSPORTE

MINIMIZAR

REUSO/RECICLAJE TRATAMIENTO

ELIMINACIÓN

DISPOSICIÓN FINAL

Fuente: CONAMA y GTZ, 2005a.

2
También, se ha logrado determinar un comportamiento diferenciado en la generación
de residuos que depende del sector económico del cual procede (Doménech, 1994). El
Sector Secundario es el más importante en la generación de Residuos Peligrosos
(RESPEL), liderado por la Industria Química (petroquímica, industria del cloro,
fabricación de productos oleosos y carbono química) y Metalúrgica. Simultáneamente,
se ha identificado una importancia creciente en la generación de residuos agrícolas
provenientes del Sector Primario y se han ampliado las actividades generadoras de
RESPEL procedentes del Sector Terciario (limpiezas, imprentas, laboratorios
farmacéuticos, hospitales) aunque es en pequeñas cantidades.

Sánchez et al. (1990) señalan que entre el 10 y el 20% aproximadamente de todos los
residuos generados son de carácter peligroso. Se estima que la cantidad de RESPEL
podría ascender entre los 325 a 375 millones de toneladas al año a nivel mundial,
siendo el 90% procedente de los países industrializados y tan solo el 10% de los países
en vías de desarrollo. Según estudios realizados por la Agencia de Protección Ambiental
de los Estados Unidos (EPA), dicho país aportaría con la elevada cifra de 275 millones,
con una tasa de crecimiento de generación variante entre el 2 y 4% anual. Sin
embargo, Campins (1994) indica que el conocimiento exacto de la generación de
RESPEL supone auténticos y reales problemas debido a que los datos existentes son
heterogéneos, incompletos y parcialmente fiables, y cobran importancia cuando
ocurren episodios por contaminación o accidentes industriales.

Son pocos los países latinoamericanos que llevan un control sobre el origen de sus
RESPEL y menos aún los que se preocupan de adquirir una regulación adecuada; las
razones postuladas se asocian al desconocimiento en relación a las industrias, forma de
generación, tratamientos a realizar y lugares de destino utilizados. Aguado et al. (1999)
definen que el aumento progresivo de la peligrosidad de los residuos se debe a la
intensificación y diversificación de la actividad industrial. Hoy, los países desarrollados
han incrementado su preocupación por el estudio de los problemas relativos a la

3
caracterización, a la evaluación de los riesgos asociados y al desarrollo de estrategias
adecuadas para la gestión de RESPEL.

El desafío al corto y mediano plazo, consiste en eliminar los RESPEL adecuadamente e


intentar reparar los daños que han sido y que están siendo causados por inadecuadas e
indiscriminadas prácticas. En este sentido, es indispensable incluir mayor control en la
generación de residuos, establecer niveles de toxicidad tolerables y formas de
almacenamiento, transporte y destino final responsables y seguros.

La formulación del Acuerdo Convenio de Basilea1 se constituye como un adelanto para


cuantificar los RESPEL, puesto que las definiciones en los países no son las mismas y
las estadísticas de generación varían dependiendo de la definición que se utilice para su
identificación. Sería interesante adquirir una definición internacional que estandarizara
los criterios para contabilizar exactamente estas cantidades.

1.2. Definición e identificación de los RESPEL

Un RESPEL es un(a) (mezcla de) desecho(s) que puede presentar riesgos para la salud
de las personas y/o efectos adversos para el medio ambiente, o por estar provisto de
alguna de las cuatro características de peligrosidad: inflamabilidad, corrosividad,
reactividad y toxicidad (GTZ y CONAMA, 2008). A su vez, los RESPEL están en directa
relación con las condiciones de su naturaleza, siendo éstos sumamente variables,
situación que explica Martínez (1991) en la Tabla 1.

La toxicidad potencial de los RESPEL se mide en referencia a la cantidad de sustancias


presentes, a la concentración, a la forma física en que se presentan, a la tasa de
generación del material peligroso y a la movilidad y persistencia del residuo en el
ambiente donde ha sido colocado, a la vía de administración o absorción, al tipo y
gravedad de la lesión que ocasiona y al tiempo para producirla (Sánchez et al., 1990).

1
Tratado global que regula el movimiento transfronterizo de los RESPEL, definiéndose ciertas obligaciones
a los Estados ratificados, y de esta forma, asegurar una disposición racional en donde son originados los
residuos.

4
Según Ortega y Rodríguez (1994), el estado físico del residuo importaría por dos
razones. Los residuos sólidos conllevan un menor riesgo de contaminación al ser menos
dispersables por los medios fluidos terrestres, como son el aire y el agua. Existe una
relación inversamente proporcional entre el grado de solidez del mismo y el costo
unitario de tratamiento, o sea que el costo de tratar una misma unidad de masa de
residuo sólido es menor que el de un residuo líquido y a su vez menor que en otro de
naturaleza gaseosa.

Tabla 1: Clasificación de los RESPEL según la condición de su naturaleza.


CLASIFICACIÓN CONDICIÓN DE SU NATURALEZA
Sustancias o preparados que pueden explosionar bajo el efecto de una
Explosivo
llama de fuego

Materias que sin ser combustibles, pueden ceder oxígeno y provocar o


Comburentes
favorecer la combustión de otras materias

Líquidos, mezcla de líquidos o líquidos que contienen sólidos en


Inflamables solución o suspensión que emiten vapores inflamables a una
temperatura cercana de los 65,6° C

Sustancias no corrosivas, que al entrar en contacto inmediato,


Irritantes prolongado o repetido con la piel o mucosas, pueden provocar una
reacción inflamatoria

Sustancias y preparados que a través de las vías de inhalación,


Nocivos ingestión o penetración cutánea pueden producir daños o ser
perjudiciales con gravedad limitada

Sustancias y preparados que por inhalación, ingestión o penetración


Tóxicos cutánea pueden producir riesgos graves, agudos o crónicos e inclusive
la muerte

Sustancias y preparados que por inhalación, ingestión o penetración


Cancerígenos
cutánea pueden producir o aumentar la frecuencia cáncer

Sustancias y preparados que en contacto con los tejidos vivos pueden


Corrosivos
ejercer una acción destructiva

Materias que contienen microorganismos viables o sus toxinas causan


Infecciosos
enfermedades en el hombre y animales

Residuos que presentan riesgos inmediatos o diferidos para el medio


Ecotóxicos
ambiente

Fuente: Martínez, 1991.

5
1.2.1. Características de los lubricantes y su correspondiente RESPEL, el ALU

Los lubricantes son sustancias sólidas, viscosas o líquidas que tienen la capacidad de
reducir el rozamiento entre piezas que giran o se desplazan unas sobre otras, y su
finalidad es disminuir las pérdidas de energía y así evitar el desgaste. Los lubricantes
están constituidos por una base que otorga las características lubricantes primarias y
otra parte denominada aditivos, que aumentan su rendimiento, eficacia y vida útil,
siendo la proporción utilizada entre un 15 y un 20% del volumen total del producto.
Algunos tipos de aditivos corresponden a inhibidores de corrosión, detergentes y
dispersantes, antioxidantes, antidesgaste, antiespumantes y disminuyentes del punto
de fluidez (GTZ y CONAMA, 2007).

Según el origen del lubricante, la base puede ser mineral o sintética. Induambiente
(2007) indica que si la base es mineral, son refinadas del petróleo y sus características
están determinadas por la fuente del crudo y por los proceso de refinación utilizado
(parafínicos, nafténicos y aromáticos); en cambio, cuando la base es sintética, se
fabrican mediante procesos distintos de la refinación (ésteres carboxílicos,
polialquilenglicoles, polímeros de silicona, fluorados o clorados). En comparación con el
aceite mineral, el sintético presenta más ventajas puesto que tiene un amplio rango de
temperaturas de operación, es más resistente a la oxidación, favorece al ahorro de
energía, requiere mantenimiento menos frecuente, utiliza menos aditivos y en general,
es más fácil de degradar.

Como consecuencia del empleo, los lubricantes se degradan perdiendo las cualidades
que permitían que fueran útiles y acumulando sustancias contaminantes, originándose
un RESPEL llamado Aceite Lubricante Usado (ALU), haciendo necesario la sustitución
por otros nuevos (Reporte Shell Chile, 2003). Según Martínez (1991), los ALU son
mezclas de productos, cuya composición es asignada con un 65% correspondiente a
hidrocarburos procedentes del petróleo y el restante 35% es agua, metales, cloro,
flúor, fósforo, compuestos de azufre, fenoles, aditivos, ácidos orgánicos e inorgánicos.

6
1.2.2. Riesgos para la salud humana e impactos ambientales asociados a ALU

Se debe tener presente que un residuo o sustancia tóxica liberada al medio ambiente
puede ser transportada por diversos medios: a través del suelo, aguas subterráneas o
superficiales, sedimentos, aire y cadenas alimentarias. Sin embargo, el ambiente
dispone de mecanismos que lo ayudan a retornar al equilibrio, haciéndose posible que
la capacidad toxicológica del residuo o sustancia pueda reducirse o eliminarse al
romperse los enlaces de sus moléculas por acción lumínica (fotólisis), transformarse por
la acción del oxígeno (oxidación) y/o descomponerse por la acción del agua (hidrólisis).

No existe conocimiento cabal sobre el impacto que generan las distintas formas de
tratamientos y destino final de los ALU, solo existe una clara conciencia por parte de los
países industrializados, por el hecho de representar un potencial daño ambiental de no
realizarse una adecuada gestión. Sánchez et al. (1990) señalan que su peligrosidad los
hace agentes potenciales de deterioro ambiental, pudiendo destruir los recursos
naturales y desestabilizando los equilibrios ecológicos. Además, según el Instituto
Nacional de Ecología de México (2005) puede ocurrir un detrimento de los servicios
ambientales, como los que se relacionan con la purificación del agua y el aire, el ciclo
de nutrientes, la formación del suelo y la estabilización del clima.

GTZ y CONAMA (2007) señalan que cuando los ALU son liberados a la atmósfera
pueden causar desde pequeñas afecciones en el sistema respiratorio humano, como
bronquitis, asma y asfixias, pudiendo ser irritante y/o tóxico hasta tener efectos
cancerígenos y mutagénicos en los diferentes órganos. En caso de que los ALU sean
eliminados al aire por combustión incontrolada, pueden ocasionar graves problemas de
contaminación atmosférica procedente de los gases de contaminación tóxica, como lo
son: el cloro, el fósforo y el azufre e incluso por la combustión incompleta de ciertos
compuestos orgánicos.

Belausteguigoitía (1995) indica que el vertido de lubricantes o ALU en cuerpos de agua,


puede causar un incremento en los costos de potabilización del agua, daños a la

7
agricultura de irrigación del agua y efectos estéticos adversos en las playas y otras
zonas recreativas. También, pueden generar finas películas impermeables en la
superficie del agua, que por su insolubilidad impidan el paso de oxígeno, provocando la
muerte de los organismos que ahí habitan. A modo de ejemplo, la muerte de pájaros
acuáticos debido a la pérdida de flotación, aislamiento térmico en las plumas y
hambruna por alteración del hábitat, y efectos letales en los peces por el cubrimiento
de las branquias y por la demanda bioquímica de oxígeno extra.

Por último, los hidrocarburos no biodegradables que componen el ALU, cuando entran
en contacto con el suelo, pueden provocar la destrucción del humus vegetal y modificar
la fertilidad de los suelos, y de infiltrarse de forma horizontal o en profundidad pueden
generar la contaminación de aguas superficiales y subterráneas (GTZ y CONAMA,
2007).

1.3. Legislación internacional referida a sustancias y RESPEL

En un interesante estudio, Concha (2003) compara las normativas existentes para la


disposición de residuos sólidos en dos países de la Unión Europea: Alemania y España,
además de Estados Unidos, México y Chile (Anexo 1). En la Unión Europea, rigen las
Directivas Comunitarias, exigibles para todos los países miembros. En particular, la
Directiva sobre Residuos del año 1995, introdujo un cambio radical al generar una
norma común para todos ellos, estableciendo la clasificación de residuos en categorías
de peligrosos y generales, hecho que está siendo imitado por países en vías de
desarrollo. En Chile, particularmente los ALU, están identificados en listados especiales
y detallados en la legislación vigente.

Otra directiva de la Comunidad Europea, esta vez del año 1999, relativa al vertido de
residuos, buscó impedir y reducir los efectos negativos en el medio ambiente y la
disposición final de residuos mediante la introducción de requisitos técnicos para ellos y
los rellenos, estableciéndose tres tipos de rellenos de seguridad: para los RESPEL, los
residuos no peligrosos y los inertes. En Chile, los RESPEL también son almacenados en

8
rellenos de seguridad, dos de ellos ubicados en la Región Metropolitana (RM) y un
tercero localizado en la VIII Región; en particular los ALU son reciclados o regenerados
por refinación en plantas como Futuroil y Castañeda Hermanos (Polite oil) en la RM, y
empleados con valorización energética como combustible alternativo para el
funcionamiento de hornos industriales de empresas cementeras tales como, Coactiva
(Polpaico), Cementos Meón (Lafarge) y Cementos Bío Bío con cobertura nacional.

Actualmente, la Unión Europea dirige principalmente sus esfuerzos de regulación del


manejo y gestión de ALU a través de la regeneración de los mismos, no incidiendo
mayormente en las medidas de prevención y reducción (Campins, 1994). También, se
definió una lista de 20 clases de residuos, divididas en 750 subclases en total,
identificándose los RESPEL (SINIA, 2005). Si se compara con Chile, la mayor cantidad
de ALU es eliminado en hornos industriales cementeros y secundariamente reciclado o
regenerado en plantas de refinación de aceites. Por lo tanto, y al igual que en la Unión
Europea, no son del todo aplicados los principios preventivo y de reducción al mínimo,
básicos para lograr una gestión integral del ALU.

La Ley sobre Residuos de 1998 de España, define los RESPEL como aquellos que
figuran en un listado aprobado por la entidad reguladora, donde se especifica también
el requerimiento de caracterizar adecuadamente los envases. Además, se define
obligaciones a los productores de hacer separación en origen, llevar un registro
actualizado de la generación de los residuos y presentar informes anuales a la
Administración Pública competente, donde se debe detallar la cantidad del residuo
producido, naturaleza y destino final. Por último, son los gobiernos locales,
representados por las Comunidades Autónomas, las que deben aprobar la autorización
de recolección, transporte y almacenamiento, y realizar el correspondiente control y
fiscalización de las mencionadas actividades (Concha, 2003).

La situación en Chile es bastante parecida en algunos aspectos porque, por ejemplo,


los generadores separan sus RESPEL por tipo, ya que es una de las exigencias de la

9
normativa vigente, pues así se evitan las incompatibilidades y previenen los accidentes
ambientales. Sin embargo, por desconocimiento, existe la posibilidad que se mezclen
RESPEL con otros que no lo son y por lo tanto, aumente la cantidad y costos de
eliminación. Además, existe un sistema obligado de declaración de RESPEL para los
grandes generadores, transportistas y destinatarios finales. Por su parte, es la
Autoridad Sanitaria la que fiscaliza y debe tomar las medidas pertinentes en sanciones,
multas y cierres de instalaciones cuando así lo considere.

En Alemania la normativa vigente es la Ley de Ciclo Integral de 1996, cuyo propósito es


priorizar la protección eficaz de los recursos naturales, desarrollar productos que
generen la menor cantidad de residuos y hacer el ajuste ecológico y económico del
sistema de producción y consumo en un circuito cerrado (Concha, 2003). En este
sentido, se prioriza asegurar el reciclaje y la recuperación material (como se menciona
más adelante en la etapa de producción del ciclo de vida de un producto) y energética
de los residuos generados (a realizar en la etapa de fin de vida), y la eliminación eco-
compatible de los residuos no recuperados.

La ley alemana se preocupa de equilibrar el principio contaminador pagador con la


responsabilidad respecto al tipo y cantidad de residuos que generan los productos. De
esta forma, para potenciar y fortalecer la iniciativa del sector privado, la norma admite
la posibilidad que determinadas funciones de gestión sean asumidas por asociaciones y
corporaciones autónomas, estableciendo la obligación de presentar planes y balances
de gestión de residuos, por su parte, el Gobierno Federal estimula los compromisos
asumidos voluntariamente por los responsables de los productos, como complemento
idóneo para dicha regulación legal (Concha, 2003).

En este sentido, Alemania lleva la delantera en lo que respecta a gestión integral de


residuos, ello porque el productor incorpora en el precio final del producto a la venta, el
costo de gestión del residuo, asumiendo la Responsabilidad Extendida al Productor
(REP), particularmente en envases, refrigeradores y vehículos (SINIA, 2005). En Chile,

10
el proyecto que considera la REP para los ALU se está comenzando a estudiar; además,
el Estado no considera el uso de instrumentos económicos de regulación indirecta,
idealmente el sistema de depósito y reembolso de ALU, que podrían combinarse y
fortalecer la gestión de residuos.

En Estados Unidos, el manejo de desechos sólidos y RESPEL se basa en la Ley de


Eliminación de Desechos Sólidos de 1969, reformada por la ley de la Conservación y
Recuperación de Recursos de 1990. Se señala que para que una sustancia sea
considerada RESPEL debe cumplir, a lo menos, con ser sólido, aparecer en un listado
especial, o poseer alguna de las cuatro características de peligrosidad. De ser así, esto
implica que los ALU, por presentarse en estado líquido, no son incluidos en la categoría
de peligrosos, como lo son en Chile.

La norma norteamericana establece exigencias en detalle para los generadores de


RESPEL y para los responsables del transporte, tratamiento, almacenamiento o
eliminación de ellos. Cuando el generador sobrepase los 100 kg/mes de RESPEL, debe
contar con un número de identificación otorgado por la EPA, determinar si sus residuos
son o no peligrosos, cumplir con requisitos de almacenamiento temporal y etiquetado
en sus instalaciones y preocuparse de transportar o eliminar en un plazo máximo de 3
meses. A diferencia, en Chile el tiempo de almacenaje temporal es más extenso,
alcanzando los 6 meses, situación que lo hace más riesgoso.

Cuando los RESPEL sean transportados fuera del lugar de donde han sido originados,
deben portar identificación de la carga, identificándose el generador. A su vez, los
generadores deben presentar informes dos veces al año indicando el volumen, tipo,
técnica de eliminación y ubicación de sus residuos. En Chile, es obligatorio hacer la
identificación de la carga y la cantidad transportada, y portar la hoja de seguridad de la
sustancia o RESPEL en caso de accidente.

11
Finalmente, en caso que los RESPEL sean almacenados más allá del período señalado o
si son tratados en el lugar, su instalación será considerada como planta de tratamiento,
almacenamiento o eliminación y está sujeta a las leyes ambientales del país. Lo anterior
incluye entre otros, requisitos para la obtención del número de identificación de
RESPEL, análisis de residuos, inspecciones periódicas para verificar que no existan
fugas o defectos, separación de desechos inflamables, reactivos o incompatibles y la
preparación de programas para enfrentar emergencias (Concha, 2003). En el caso de
Chile, la norma vigente exigió a las grandes generadoras de RESPEL la presentación de
planes de manejo elaborados por profesionales idóneos e incluir un plan de
contingencias que detallara a los trabajadores cómo reaccionar y enfrentar situaciones
como accidentes ambientales, incendios, entre otros.

En México las regulaciones con respecto a residuos de tipo industrial y peligroso tienen
como objetivo fundamental la protección del medio ambiente, a través de la Ley
General del Equilibrio Ecológico, y están influenciadas por la aprobación del Tratado de
Libre Comercio suscrito con Estados Unidos. Es en este contexto que se ha generado
un marco de definiciones operacionales de cómo deben guiar el accionar los
generadores, la caracterización de la peligrosidad de los residuos y procedimientos para
un adecuado manejo y gestión, estableciendo las condiciones de envasado y
almacenamiento, transporte y disposición final y dar cuenta de los riesgos de corto y
mediano plazo. La aplicación y control de las normas están a cargo de la Secretaría de
Desarrollo Urbano y Ecología y las respectivas institucionalidades descentralizadoras
distribuidas por el territorio (Concha, 2003).

En todos los países antes mencionados existe desconcentración de funciones a niveles


regionales y locales, asumiendo la gestión de los residuos, ya sea directamente a través
de sus municipios o manteniendo la responsabilidad de supervisión, delegando a
terceros la recolección, transporte y disposición de los residuos. En Chile, existe
descentralización en la función de fiscalización por parte del Estado, puesto que la

12
Autoridad Sanitaria está representada en cada Secretaria Regional Ministerial (SEREMI)
de Salud, abarcando todo el territorio.

Además, se observa una diferencia importante que se observa hasta la fecha, y es que
los países europeos ponen énfasis en la reducción de residuos en origen, mientras que
los países americanos continúan preocupados por la disposición final, sin estímulos
explícitos para el desarrollo de políticas y programas de reciclaje y/o reutilización.

En Chile, la política y la legislación de residuos se alinean más con el modelo europeo


que con el americano que tiende a la disposición final de los residuos poniendo cuidado
en que los rellenos de seguridad sean contenedores impermeables para no afectar la
salud de la población y evitar impactos ambientales.

1.4. Política y legislación referidas a residuos en Chile

1.5.1. Política de gestión integral de residuos sólidos

Aprobada por el Consejo Directivo de la Comisión Nacional del Medio Ambiente


(CONAMA) en enero de 2005, fue el resultado de un largo proceso de negociación y
concertación entre diferentes actores, actuando como uno de los referentes de esta
investigación. En ella se identifica que la situación de los RESPEL en comparación con
los residuos sólidos domiciliarios es deficitaria, por la carencia de información precisa
sobre su generación y eliminación y por poseer complejidades diferentes (Willumsen,
2007), lo que impide el desarrollo de alternativas de gestión porque no existen reglas
claras, y los posibles inversionistas se desincentivan de realizar proyectos.

La política recuerda criterios primordiales de la gestión ambiental, los cuales se refieren


a la gradualidad en la aplicación de las normas ambientales; incentivo de participación
ciudadana y su acceso a la información y; la racionalidad económica que debe asegurar
que las decisiones tomadas por los actores e instituciones participantes minimicen
costos sociales y maximicen los beneficios sociales (CONAMA, 1998 y SINIA, 2005).

13
A su vez, la política está basada en la estrategia jerarquizada de residuos que está
indirectamente ligada al ciclo de vida de un determinado producto, puesto que las
posibilidades de hacer reciclaje se encuentran en dos de las cinco etapas (Figura 2). Al
comienzo, durante la etapa de producción a través de la sustitución de materias primas
originales por materias recicladas en la fabricación de nuevos productos, o bien, en la
última etapa llamada fin de vida por medio del reciclaje del residuo generado (ACR,
2008). Por lo tanto, esta investigación se centra en caracterizar la gestión realizada con
el RESPEL ALU procedente del producto lubricante en la etapa final del ciclo de vida.

Figura 2: Etapas del ciclo de vida de un producto.

Obtención de
materiales

Tesis

ALU

Fin de vida Producción

Uso Distribución

Fuente: ACR, 2008.

1.5.2. Legislación de sustancias y RESPEL

Existen otros dos referentes de esta investigación concretados como materias legales,
los cuales fueron formulados a partir de dos organismos públicos con la intención de
mejorar el manejo y gestión de sustancias y RESPEL. Cronológicamente, un primer

14
paso ocurrió en el año 1995 con la publicación del Reglamento que regula el Transporte
de Cargas Peligrosas por Calles y Caminos, Decreto Supremo N° 298 del Ministerio de
Transporte y Telecomunicaciones, donde se establecen las condiciones, normas y
procedimientos aplicables al transporte de carga de sustancias y productos que por sus
características son considerados peligrosos.

Además, durante décadas hubo una gestión de residuos industriales insuficiente,


porque todo era llevado a depósitos y almacenamientos no controlados de materiales
tóxicos, lo que provocó filtración de sustancias y residuos nocivos a la red de
alcantarillado o cursos de agua (CONAMA, 2007a). Con la intención de corregir esta
situación, es que el 16 de junio de 2005 se propicia el segundo paso, con la entrada en
vigencia del Reglamento Sanitario sobre Manejo de Residuos Peligrosos, Decreto
Supremo N° 148 del Ministerio de Salud (de aquí en adelante DS 148) que responde a
lo señalado en el artículo 90 del Código Sanitario y dictado por el Ministerio de Salud.
Sin embargo, la elaboración del texto responde a un trabajo interdisciplinario realizado
por distintos actores públicos: los ministerios de Economía, Secretaría General de la
Presidencia, Minería, Agricultura y la CONAMA.

Según Martínez (1991), la forma más utilizada para identificar RESPEL es el empleo de
listados inclusivos, donde se agrupa los diversos residuos según la industria que los
fabrica, los compuestos más peligrosos contenidos o el tipo de proceso que les da el
origen. Además, para que este método sea eficaz, se requiere que todos aquellos
RESPEL desconocidos, y que no forman parte del listado, sean sometidos a análisis. La
descripción puede ser perfectamente aplicada en el DS 148, porque en el Artículo 18 se
describen los residuos que están contenidos en listas de categorías y que son
considerados peligrosos. En el caso de los ALU, ellos estarían contemplados en la Lista
I, llamada categoría de residuos consistentes o resultantes de procesos con Código I9,
que incluyen las mezclas y emulsiones residuales de aceites y agua o de hidrocarburos
y agua.

15
En términos generales, con la promulgación del DS 148 se implantaron las condiciones
sanitarias y de seguridad mínima a que debe someterse las etapas de generación,
tenencia y almacenamiento, transporte, y las posibilidades de eliminación de reuso y
reciclaje, tratamiento y disposición final de estos residuos. Además, a las grandes
generadoras se les exigió la formulación de planes de manejo de RESPEL, que debían
ser presentados con plazo hasta el 13 de diciembre de 2005, de tal manera de
identificar la peligrosidad de los residuos producidos y planificar el(los) tratamiento(s) y
la forma de eliminación según el caso (CONAMA y GTZ, 2005b). Es claro que este plazo
para un trabajo de esta envergadura pareciera ser extremadamente corto, puesto que
dio tan solo 180 días tras la puesta en vigencia del decreto, y de hecho aún se están
presentando planes de manejo frente a la Autoridad Sanitaria.

En el plan de manejo se debe declarar cuánto y cómo se tratan los residuos, material
que es utilizado por la Autoridad Sanitaria a modo de catastro, para desarrollar un plan
acorde a la realidad de cada región, que intente minimizar la generación de residuos
(PNUMA, 2005). Considerando que estos nuevos estándares de generación tendrán un
impacto económico sobre las empresas, la idea de la implementación es incentivar un
nuevo mercado para disponer residuos, ya que son pocas las empresas orientadas a
procesar y confinar los residuos tóxicos y peligrosos.

Se esperaba que con la aparición del DS 148 se pusiera fin a más de diez años de
discusiones en torno a los RESPEL, pero su aprobación ha provocado una serie de
opiniones divergentes en torno a los plazos y formas en que se decidió poner en
marcha (El Mercurio, 2006). Por ejemplo, se plantea que la nueva normativa está
llamada a aplicarse a nivel nacional, lo que supone un problema en la distribución,
transporte y cobertura, porque hay regiones en que la infraestructura aún no existe;
seguramente para las industrias de la RM no será tan dramático, ya que hace tiempo
están operando bajo políticas ambientales modernas, pero es incierto para las restantes
regiones, especialmente por la capacidad de las SEREMI de Salud, responsables de

16
procesar la información para evaluar la declaración de residuos, lo que genera un
importante desafío.

Ahora, con respecto a los ALU2, toda la agroindustria que compraba estos residuos a
los lubricentros para ser empleados como combustible alternativo a menores precios,
ahora tendrá dificultades, porque de seguir usándolos pasarán a ser catalogadas como
empresas de depósito y/o a ser consideradas como empresas incineradoras. En
consecuencia, en vez de potenciarse el uso responsable y sustentable de los residuos,
se puede tender a inhibir el uso y el generador que antes los vendía, ahora tendrá que
pagar para que sean eliminados en un lugar autorizado.

1.5.2.1. Descripción de las exigencias del DS 148

A continuación se presentan las exigencias descritas para cada una de las etapas que
permiten conformar el correcto manejo y gestión de cualquier RESPEL. Se definieron
tres etapas, cada una personificada a través del generador, el transportista y el
destinatario, a quienes se les confirió ciertas exigencias y pueden ser intervenidos por
la Autoridad Sanitaria Regional.

En este sentido, las intervenciones por parte de la Autoridad Sanitaria corresponden a


la aprobación de las autorizaciones sanitarias para los transportistas y los destinatarios,
la aprobación de los planes de manejo presentados y la fiscalización en terreno de las
empresas generadoras, transportistas y destinatarias (CONAMA, 2007b).

Según Aguilar (s/f), a los generadores de RESPEL se les exige la identificación y manejo
diferenciado por residuo, la formulación de los planes de manejo que deben incluir
todos los procedimientos técnicos y administrativos necesarios para lograr que el
manejo interno y la eliminación de todos los residuos se realicen con el menor riesgo
posible, la utilización de los transportistas y los destinatarios autorizados. En cambio, a

2
Jaime Dinamarca, Gerente de Medio Ambiente de SOFOFA, El Mercurio, 2006.

17
éstos dos últimos, se les exige la obtención de la autorización sanitaria apta para poder
operar.

Además, el DS 148 establece el funcionamiento de un Sistema de Declaración y


Seguimiento de Residuos Peligrosos (SIDREP) que es común para las tres etapas, en
donde los datos de información de residuos deben ser suministrados por el mismo
generador, seguido del transportista y finalmente por el destinatario. De esta manera,
se crean las condiciones para implementar el principio de responsabilidad de la cuna a
la tumba, fundamental para el conocimiento y control de residuos a nivel nacional
(Aguilar, s/f). Esta situación permitiría a la Autoridad Sanitaria disponer de información
completa, actual y oportuna sobre los RESPEL, desde que salen del establecimiento de
generación hasta su recepción en la instalación de eliminación (CONAMA, 2007c).

La documentación para la declaración de residuos en papel consta de un original y 5


copias que son distribuidas entre cada uno de los involucrados. Por lo tanto, es
importante que al final del proceso el generador retenga las copias 1 y 5, el
transportista la copia 3, el destinatario la copia 2 y la Autoridad Sanitaria el original y la
copia 4 (Coactiva, 2005).

1.5.2.2. Críticas e inconvenientes detectados en el DS 148

En el artículo 25 del DS 148 se señala que una parte de las generadoras de RESPEL son
las que están obligadas a presentar los planes de manejo diseñado por un profesional
calificado y someterse a la declaración y seguimiento permanente de sus residuos.
Concretamente, se describe que todas las instalaciones, establecimientos o actividades
que anualmente den origen a más de 12 kilogramos de residuos tóxicos agudos o más
de 12 toneladas de RESPEL que presenten cualquier otra característica de peligrosidad,
son consideradas grandes generadoras de RESPEL (MINSAL, 2004).

En el artículo 27 del decreto, también se precisa que aquellas generadoras que no


superan esta cuota, no están obligadas a sujetarse a un plan de manejo, pero sí deben

18
realizar la eliminación de sus RESPEL en instalaciones autorizadas. Al parecer, surgiría
un vacío legal, porque se estimularía a que estas otras generadoras, clasificadas como
Micro, Pequeña y Mediana Empresa (MIPYME), continúen igualmente con la incorrecta
o parcial eliminación de sus RESPEL.

Durante el año 2008, gracias a la coordinación y colaboración de la CONAMA RM y la


Sociedad Alemana para la Cooperación Técnica (GTZ) se realizó el proyecto “Evaluación
del proceso de implementación del DS 148 sobre el manejo de Residuos Peligrosos en
la Región Metropolitana”, donde participaron generadores, asociaciones industriales,
transportistas, laboratorios, empresas de eliminación final y representantes del sector
público, como la SEREMI de Salud y el Instituto de Salud Pública (ISP).

A continuación se presentan los principales inconvenientes detectados tras la puesta en


marcha del DS 148, éstos fueron clasificados en aspectos transversales y específicos
durante las etapas sucesivas desde la generación, incluido ahora el almacenamiento,
seguido del transporte, hasta la disposición final de los RESPEL (Tabla 2).

Se realizaron tres talleres de trabajo en conjunto; en el primero se hizo la identificación


y priorización de aspectos críticos de la implementación del DS 148 (24 de septiembre);
durante el segundo taller se trató acerca de la evaluación y propuesta de soluciones
(22 de octubre) y, por último, se elaboró una propuesta de plan de acción futura y
conformación de una mesa de trabajo (12 de noviembre) (CONAMA RM, 2008).

19
Tabla 2: Evaluación de los inconvenientes susceptibles de mejorar del DS 148.
GENERACIÓN ALMACENAMIENTO TRANSPORTE DISPOSICIÓN
Aspectos transversales
Necesidad de capacitación en el manejo de RESPEL en todas sus etapas, principalmente en su
clasificación e identificación, con énfasis en personal operario que trabaja dentro de la
empresa
Necesidad de fomentar el uso del SIDREP por parte de las generadoras de RESPEL y el
desarrollo de un plan de contingencia para enfrentar eventuales problemas del soporte
tecnológico
Retroalimentación de los planes de manejo presentados a la Autoridad Sanitaria para su
actualización y mejora
Necesidad de mayor difusión y fiscalización del DS 148 a todo nivel para controlar, regularizar
y eventualmente formalizar actividades no autorizadas
Necesidad de fomentar acciones de minimización, reuso y reciclaje de RESPEL dentro de las
empresas generadoras
Aspectos específicos
Infraestructura
Inexistencia de
mínima en función de No existen criterios de
procedimientos para
criterios diferenciados autorización de
Falta información para rechazar un RESPEL
por volumen transporte por tipo de
caracterizar el RESPEL que no cumple con lo
generado, tipo de contenedor, sólo se
indicado en la
RESPEL y tiempo de autoriza al camión
declaración
almacenamiento
Escaso número de
laboratorios Transporte conjunto
autorizados para el Servicio de bodegaje de RESPEL de Déficit de
análisis de RESPEL o almacenamiento pequeños instalaciones de
Falta incorporar intermedio (temporal) generadores en un eliminación
metodologías no está considerado mismo camión, no principalmente en
estándares de en el DS 148 está considerado en regiones
muestreo y análisis de el DS 148
RESPEL
Fuente: GTZ y CONAMA, 2008.

1.5. Argumentos de la elección de RESPEL

La elección del tema a investigar se gesta durante la última experiencia laboral como
Ingeniera Agrónoma Asistente, porque comprendí que la generación del ALU, para el
funcionamiento de maquinaria agrícola, en la producción de uva es inevitable. Si bien
es cierto que se realiza un correcto manejo, determinado por el almacenamiento en
bodega acondicionada por separación con mallas para los productos agroquímicos y
algunos RESPEL (baterías, envases de plaguicidas, filtros de aceites, aserrín y equipos

20
de protección personal contaminados), no se realizaba la eliminación resultando una
gestión incompleta.

Además, coincidió con que la Empresa empleadora estaba postulando voluntariamente


al Acuerdo de Producción Limpia (APL) en el Sector Vitivinícola, administrado por la
Corporación Chilena del Vino (CCV), cuyas metas eran: promover la minimización de los
residuos generados reduciendo el volumen destinado para la disposición, e implementar
programas de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) orientadas a proteger la salud de las
personas que trabajan en el campo y bodega de vinos, promoviendo la eficiencia
productiva de la empresa (CCV, 2007). Después de averiguar acerca de este acuerdo y
de estudiar sobre las tareas a cumplir, se concretaron algunas construcciones, se
implementaron registros en papel y se capacitó al personal a cargo. Transcurrido un
año para la adecuación, se fijó la fecha de la auditoria y posteriormente se informó de
su aprobación y éxito.

Estas dos situaciones fueron las que dieron origen a una reflexión por la necesidad de
comprender acerca del ordenamiento y planificación establecidos para la eliminación y
transporte seguros de los RESPEL, identificando tres variables a considerar. Existe el
requerimiento de una variable espacial, o sea, suelo para la localización de actividades
generadoras, depósitos de almacenamiento, estaciones de transferencia y definición de
vías de transporte, que ofrecen interesantes posibilidades para facilitar o dificultar el
manejo y gestión de los residuos.

Además, se debe considerar la variable económica optimizada con beneficios sociales y


ambientales para ser mejor distribuidos en sociedad. Según Induambiental (2007a), la
experiencia demuestra que es posible lograr economía de escala en la venta de sus
propios residuos y los de sus clientes, en definitiva ocurre que mientras más volumen
se produzca, menor es el costo de producir cada una de las unidades, solo por el hecho
de incorporar más actores en el sistema.

21
Se debería reforzar la idea de que la gestión de residuos es capaz de generar ingresos
económicos superpuestos haciendo rentables nuevas y/o paralelas inversiones y crear
fuentes de empleo, de tal manera de concebir un negocio y aumentar la eficiencia en el
uso de recursos humanos, tecnológicos y financieros (Leal del Castillo, 2004). Por lo
tanto, en lugar de ser un problema, la puesta en práctica del reciclaje y la reutilización
de productos obsoletos/usados, puede significar un ahorro significativo para la empresa
(Sunkel y Gligo, 1980) y constituirse como una alternativa segura para la eliminación de
sus RESPEL.

Por último, la incorporación de la variable temporal permite hacer un balance en la


determinación de un retroceso, neutralidad o avance en la implementación de la
reciente norma vigente para los RESPEL que tiene implícitos diversos principios: el
principio de precautorio y preventivo, el principio de reducción al mínimo, el principio
de responsabilidad de la cuna a la tumba y el principio contaminador pagador,
reconociendo de antemano que otros residuos que no lo son, están en ventaja y
presentan progresos significativos a nivel regional y nacional.

22
A partir de estas situaciones descritas, se formularon las siguientes preguntas centrales
a responder:

¿Cuál es el volumen potencial a recolectar del RESPEL ALU y cuales son las actuales
alternativas realizadas para su eliminación en Chile?
Esta pregunta está asociada al objetivo específico 1 de la investigación.

¿Existe el conocimiento suficiente, cómo han enfrentado y reaccionado los actores


involucrados que trabajan con ALU frente al proceso de adaptación con respecto al
Reglamento Sanitario sobre Manejo de Residuos Peligrosos emitido por el Estado
chileno?

¿Cuales serían los riesgos para la salud humana e impactos en el medio ambiente de
realizar un escaso manejo y gestión de ALU?

¿Existe un adecuado control fiscalizador por parte del Estado para mejorar y asegurar
un correcto manejo y gestión de RESPEL y ALU generados por las diversas actividades
productivas del sector económico en Chile?
Estas preguntas están asociadas al objetivo específico 2 de la investigación, abordando
las materias de problemas y riesgos, estrategias e instrumentos y respuestas y eficacia.

¿Qué medidas y consideraciones se ha tomado para mejorar el manejo y gestión de


ALU para los generadores de la pequeña y mediana empresa en Chile?
Esta pregunta está asociada al objetivo específico 3 de la investigación.

23
1.6. Justificación para realizar la investigación

La presente investigación es innovadora porque busca obtener una proporción del ALU
generado por el empleo de lubricantes y analiza el grado de adaptación al Decreto 148
vigente para los actores involucrados en el manejo y gestión de RESPEL. En primer
lugar, el conocer los volúmenes de lubricantes permitirá estimar la expectativa y el
potencial porcentaje de recuperación del ALU a nivel nacional. En segundo lugar,
incorporar las percepciones, experiencias y opiniones de los informantes claves
ubicados en la RM que interactúan con otros generadores regionales, lo que permitirá
establecer un balance de la evolución en la implementación del DS 148.

Han pasado cuatro años desde la entrada en vigencia del DS 148 y tres años y medio
del vencimiento del plazo establecido para hacer llegar los planes de manejo a la
Autoridad Sanitaria, por lo que parece pertinente la ejecución de esta investigación. De
esta forma, se pretende conocer el grado de interés en someterse o no al decreto, la
disponibilidad de información, conocimiento e interés, preocupación de los generadores
pertenecientes a las MIPYME para adaptarse a la norma, la consideración de reducción
y/o minimización en la generación de RESPEL y, la identificación de instrumentos
económicos para la regulación indirecta de los ALU por parte del Estado.

Así como también es necesario conocer si es suficiente la capacidad de las instalaciones


autorizadas para hacer el manejo y gestión de los residuos, la restricción debido a los
costos económicos que implica la eliminación de RESPEL, el asumir el pago de multas y,
la caracterización de los riesgos en la salud e impactos ambientales.

24
1.7. Objetivo principal y específicos

La investigación tiene por objetivo general evaluar la eficacia del Reglamento Sanitario
sobre Manejo de Residuos Peligrosos y saber si ha aumentado la trazabilidad y
eliminación segura de este tipo de residuos provenientes de las diversas actividades
productivas del sector económico a nivel nacional, enmarcado en las políticas y normas
legales que exige el sector público chileno en materia de gestión ambiental.

Siendo los objetivos específicos presentados a continuación:

1) Analizar fuentes y volúmenes de la venta del producto aceites lubricantes para


la aplicación del Modelo Concawe y así, establecer el correspondiente porcentaje
potencial recuperable de ALU proveniente de diversas actividades productivas
del sector económico a nivel nacional.

2) Identificar las percepciones de las diversas actividades de informantes claves,


diferenciados por grupos estratégicos, entre ellos: reguladores y fiscalizadores,
generadores y minimizadores, transportistas y eliminadores de RESPEL,
involucrados en las etapas que permiten completar el correcto procedimiento de
trazabilidad para el cierre del ciclo de vida del producto lubricante y su
correspondiente residuo, el ALU.

3) Establecer recomendaciones que permitan mitigar el incorrecto manejo y


gestión de RESPEL y promover la minimización en la producción de ALU de los
pequeños y medianos generadores chilenos a través del empleo de buenas
prácticas ambientales.

25
1.8. Formulación e importancia del problema

Tal y como señala Acuña (1997), para que el manejo y gestión de residuos sea
ambientalmente adecuado, es imprescindible que sea tratado con un enfoque holístico.
Ello involucra a diferentes actores, siendo los principales el gobierno nacional, el sector
empresarial y la población residente por ser determinante en las exigencias de calidad
de vida y bienestar.

La resolución del problema se basa principalmente en la articulación público privada. Al


ser temáticas nuevas, puede que para el sector privado no sea prioritario o no esté en
conocimiento de algunos sectores económicos productivos que emplean lubricantes y
generan ALU. Además, pueden operar comportamientos, nociones y rentabilidades
diferenciados, dependiendo si se trata de una micro, pequeña, mediana o gran
generadora de residuos, ya que una prestación de servicio que asegure el correcto
tratamiento o disposición de RESPEL tiene costos asociados que algunos pueden no
estar dispuestos a solventar. Sin embargo, el problema podría originarse a partir del
sector estatal, ya que puede haber poco énfasis en la fiscalización del manejo y gestión
de los RESPEL, más si se reconoce que los lubricantes son empleados en múltiples
actividades productivas. Otro supuesto es que puede que no exista el número necesario
de profesionales expertos en controlar el manejo y gestión y/o que no sean capaces de
visitar con determinada frecuencia a todos los generadores de RESPEL distribuidos en
las 15 regiones del país.

Existen razones e intereses económicos y de desarrollo del país que están ligados al
cumplimiento descrito en un marco regulador exigente que permite mantener y
fortalecer la imagen exportadora. En este sentido, Acuña (1997) señala que a medida
que existe adaptación a nuevas normas, ocurren dos fenómenos: se van forjando
ventajas comparativas, que son potenciales exportables debido a la introducción de
técnicas innovadoras y tecnologías limpias y; surgen ventajas competitivas, porque los
mercados de consumidores son cada vez más exigentes en términos de calidad
ambiental de productos.

26
CAPÍTULO 2: METODOLOGÍA

2.1. Definición de etapas y cronograma

La investigación consideró seis etapas y se establecieron los tiempos para su ejecución.


Para cada una de estas etapas se explica brevemente lo que se persiguió.

Primera etapa / enero a marzo 2008: Recopilación de antecedentes e información


con respecto al manejo y gestión de RESPEL en Chile y el extranjero. A través de la
búsqueda de material de lectura, libros, reportajes, noticias de diarios y referencia en
Internet para entender el contexto y exigencias del DS 148. Se identificó instancias que
garantizan la trazabilidad de RESPEL, empresas afectadas y desafíos, y se reconoció a
la Autoridad Sanitaria como la encargada de controlar las disposiciones y los
mecanismos de fiscalización. También, se complementó con experiencias de otros
países como España, Alemania, Estados Unidos y México, para así conocer acerca de
otras realidades en países industrializados.

Segunda Etapa / abril a mayo 2008: Formulación del marco teórico y conceptual,
aproximación al título, definición del objetivo general y objetivos específicos, y
descripción de la metodología propuesta. Sin embargo, fue en julio de 2008 donde se
definió y consolidaron los enfoques cuantitativo y cualitativo de la tesis.

Tercera Etapa / julio a agosto 2008: Construcción y ajustes de la entrevista semi


estructurada, en la cual se consideraron preguntas abiertas transversales para los tres
grupos estratégicos, para dos de ellos, e incluso específicas para uno de ellos, según lo
que se pretendió abordar.

Cuarta Etapa / septiembre a diciembre 2008: Desarrollo del enfoque cualitativo,


tomando los datos de las ventas de los aceites lubricantes a Chile para el año 2007,
que fueron entregados por Asolub, y posteriormente aplicados al Modelo Concawe.

27
Quinta Etapa / enero a febrero 2009: Desarrollo del enfoque cualitativo, a través
de una solicitud de entrevista a los diversos informantes claves.

Se solicitó reunión con representantes de organismos públicos chilenos relacionados


con el DS 148 para mejorar el manejo y gestión de RESPEL. Esto incluyó,
particularmente fiscalizadores de la SEREMI de Salud y Economía, Ministerio de
Agricultura a través del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), CONAMA y Ecoriles Filial
de Aguas Andinas (51,2% en consorcio franco español y el restante estatal). A través
de la aplicación de una entrevista se quiso conocer si se estaba elaborando un catastro
de RESPEL procedente de los planes de manejo y la declaración de las empresas
generadoras. Además, conocer si prestan apoyo para orientar a los distintos rubros
productivos que son generadores de RESPEL para la clasificación, recolección,
almacenaje, transporte y eliminación.

Se concertó reunión con representantes de generadores y minimizadores de RESPEL


provenientes de diversas actividades productivas del sector económico ubicadas en la
RM. Ésta consistió en la obtención de entrevista a empresas pertenecientes al sector
privado, y de esta forma se caracterizó el proceso de adaptación en manejo y gestión
de sus ALU. En este sentido, se consideró pertinente incorporar al menos tres tamaños
de empresas, determinados según los volúmenes de generación de residuos al año:
grande (Servicentro León y Compañía con 18 ton/año y Lubricentro Daroch & Bülher
con 15 ton/año), mediano (Servicentro Supermercado del Neumático con 4 ton/año) y
micro/pequeño generador de RESPEL (Taller Mecánico con 60 Lt/año). Además, se
contactó a representantes de actividades que consideran otras alternativas como el
reciclaje o refinación de aceites (Futuroil) y la valoración energética (término más
correcto es el co-procesamiento de ALU, caso de Coactiva), y finalmente se descartó
una empresa minera que fabricara explosivos porque el flujo de ALU era irrelevante.

En última instancia, se solicitó reunión con representantes de empresas autorizadas


para el transporte e instalaciones certificadas que realizan eliminación de ALU. Ésta

28
consistió en concertar entrevistas a los representantes del sector privado que realizan
el transporte de residuos (STU Ltda.), con la finalidad averiguar como ha afectado la
entrada en vigencia del DS 148, si han experimentado mayor demanda de sus
servicios de transporte y otros provenientes de diferentes generadores de residuos,
conocer los mecanismos utilizados para asegurar la trazabilidad del producto lubricante
y su residuo el ALU. Además, se coordinó reunión con aquellas empresas que realizan
la eliminación de RESPEL (Hidronor y Bravo Energy), con la intención de conocer si
fueron beneficiados con la entrada en vigencia del decreto, especialmente si
aumentaron las cantidades recepcionadas y/o se vieron sobrepasados en su
capacidad.

Sexta Etapa / marzo a mayo 2009: Ordenamiento, procesamiento y análisis de los


datos recopilados para la construcción de la tesis.

Esta etapa se centró en la construcción de la tesis propiamente tal. Ello incluyó la


estructuración, presentación de los resultados y las conclusiones, éstas desglosadas en
dos grandes partes: la expectativa en volumen y el porcentaje potencial recuperable de
ALU (Método Cuantitativo), y las percepciones de los informantes claves con respecto al
proceso de adaptación al DS 148 y la definición de un listado de recomendaciones para
mejorar el manejo y gestión de los ALU a nivel nacional (Método Cualitativo). En este
período se consideró las correcciones realizadas por el profesor guía y el segundo
lector.

Además, se abarcó la asociación del manejo y gestión de RESPEL entre los sectores
público y privado; haciendo un diagnóstico de la actuación de los diferentes actores
involucrados que permitieron la formulación de un resumen del desempeño;
reconociendo los riesgos y problemas con sus posibles soluciones, estrategias e
instrumentos económicos posibles de ser empleados, y respuestas y eficacia de los
grupos involucrados.

29
2.2. Estrategia de trabajo

A través del plan de trabajo se pretendió abordar y conocer el rol y responsabilidad de


los tres grupos que tienen incidencia en el manejo y gestión de los RESPEL,
encabezados por: organismos públicos reguladores y fiscalizadores, generadores y
minimizadores, y las instalaciones autorizadas y empresas certificadas que se ocupan
de diversos RESPEL pero particularmente del ALU (táctica establecida por la
investigadora con la intención de facilitar la comprensión del lector). De acuerdo a las
etapas con sus respectivas actividades descritas, el estudio se completó en 15 meses
correspondiente al período enero 2008 a mayo 2009.

2.3. Metodología aplicada

Esta investigación utilizó dos métodos. Por una parte, el cuantitativo, pues se quiso
conocer cifras de venta del producto lubricante empleado en las diversas actividades
productivas del sector económico para establecer la expectativa y porcentaje potencial
de recuperación de ALU. En este caso, mediante la aplicación del Modelo Concawe a la
realidad chilena, sin el uso de la estadística.

Según Samaja (1941) entre los principales fundamentos para la elección del método
cuantitativo, está la objetividad para alcanzar el conocimiento gracias a la utilización de
la medición controlada, intentando la búsqueda de certeza; permitiendo la comprensión
explicativa y predicativa de la realidad bajo una concepción estática con tendencia a la
reducción; usando datos sólidos de una fuente fiable y cuyo fin está directamente
orientado a la obtención de un resultado particular. Sin embargo, UNFPA (2004) indica
que existen algunas limitantes porque no se obtiene al máximo toda la información que
pudiera necesitarse pues sus resultados se basan en los números sin consideración de
otros factores, y por lo tanto, son fácilmente generalizables.

Por otra parte, se incorporó el método cualitativo, que permite describir los problemas y
posibles soluciones a las que se han visto sometidas las diversas empresas generadoras

30
de RESPEL para lograr un adecuado manejo y gestión de sus ALU. Consecuentemente
se quería conocer si la empresa certificada responsable de su eliminación, ya sea por
reciclaje de aceites y/o valorización energética, vio incrementada la cantidad recibida
en sus instalaciones y corroborar el fortalecimiento en la articulación público privada.
Además, se quiso conocer con respecto a las estrategias, políticas asociadas e
instrumentos económicos susceptibles de ser empleados por el Estado, y las respuestas
y eficacia de la implementación del DS 148.

Asimismo, fue posible identificar los fundamentos para la incorporación del enfoque
cualitativo. Tal y como señala Samaja (1941), la búsqueda subjetiva de una perspectiva
holística que trate de conocer y comprender los hechos, procesos, estructuras y
personas como un todo; está fuertemente orientada al proceso mismo y de esta
manera, a partir de datos profundos, conocer la naturaleza de las realidades, su
sistema de relaciones dinámicas con la finalidad de obtener un registro narrativo de los
fenómenos de interés a través de la aplicación de entrevistas. No obstante, y según
UNFPA (2004) este enfoque también presentaría algunas limitantes, porque se
reconoce que las observaciones son menos comparables en el tiempo y ocurren en
circunstancias diferentes, y por lo tanto, se tornan más particulares. Los investigadores
participan del estudio a través de la interacción con los sujetos, deben eliminar y
apartar los prejuicios y creencias personales de los resultados finales.

La incorporación de ambos métodos en esta investigación se hizo con la intención de


ayudar a corregir los sesgos propios de cada procedimiento y lograr una visión global
hasta lograr cierta complementariedad, validez y firmeza entre ellos. En concordancia a
lo señalado por Rodríguez et al. (1999), una buena investigadora no debe limitar su
entrenamiento y habilidad a un solo método, pues ello no hace más que restringir las
posibilidades de estudio.

La metodología empleada se realizó de manera secuencial, respetando el carácter


específico de cada método, sin provocar la mezcla de resultados, sino su integración.

31
Con respecto a las fechas de realización, primero se concretó el método cuantitativo
(septiembre a diciembre 2008) y después el cualitativo (enero a marzo 2009).

2.3.1. Método cuantitativo

Por la necesidad de hacer transparente y simple el procedimiento de construcción del


método cuantitativo, es preciso señalar que el objetivo 1 finalmente planteado en la
tesis fue el resultado de sucesivos cambios progresivos en el tiempo. Lo anterior se
explica, porque se presentaron algunos inconvenientes para trabajar con información
específica y fuentes de datos fidedignas para conocer cantidades de ALU que son
declarados en Chile.

Conforme la investigación avanzaba en el desarrollo del marco teórico y conceptual,


acorde con la Guía Técnica para Aceites Usados del Sector Transporte elaborado por
GTZ y CONAMA (2008), se localizó una fuente primaria para conocer en detalle y saber
si era posible el acceso a información con respecto a la estimación de ALU que son
eliminados en instalaciones autorizadas, en base a un estudio realizado por Copec
durante el año 2006. Fue así como en el mes de Agosto de 2008, se tomó contacto con
Vinko Agüero, ejecutivo de la Empresa Copec y Responsable del Programa Vía Limpia
con cobertura y red nacional para el retiro de ALU, iniciativa que recolecta este residuo
altamente tóxico y peligroso desde las diferentes empresas que pueden adherirse sin
costo.

Sin embargo, debido a que la información era de carácter confidencial, la propuesta


consistió en trabajar en conjunto en el próximo desafío que debía ser presentado
urgentemente a la CONAMA, y en el cual finalmente se centró la tesis. El proyecto de
Copec solicitó mi colaboración para la aplicación de un nuevo Modelo Europeo llamado
Concawe, que busca estimar la expectativa en volumen y el porcentaje potencial de
recuperación de ALU, con respecto al total de los volúmenes de venta del producto
lubricante, que es requerido en las diversas actividades del sector económico nacional,
resultados que son presentados y discutidos en el capítulo 5.

32
La primera, segunda y tercera reuniones formales se realizaron los días 12 de
septiembre, 08 de octubre y 26 de noviembre de 2008, en las oficinas centrales de la
Empresa Copec ubicada en el centro de Santiago, calle Agustinas 1382, 2° piso.
Durante las visitas, se comentó y discutió la presentación del Modelo Concawe, se
recibió las planillas impresas con los datos consolidados de ventas por marcas para el
volumen importado de productos aceites lubricantes en Chile para el año 2007;
parcializadas en trimestres consecutivos y el total acumulado para ese mismo año. No
se pudo acceder a la versión digital fragmentada de otros años y de esta forma poder
comparar (datos que maneja actualizados la Asociación de Productores y
Representantes de Productos Lubricantes, Asolub A.G.). Por lo tanto, sólo con
información del 2007 se procedió a presentar resultados preliminares en diciembre de
2008.

Se trató de ajustar y unificar los criterios para poder clasificar cierto tipo de aceites
lubricantes clasificados por Asolub dentro de las categorías establecidas en el Modelo
Concawe. Sin embargo, no fue posible localizar los diferentes ítems de la categorización
de Asolub, pues se debía conocer con mayor profundad los tipos de aceites usados que
circulan en el mercado. Por esta razón, se contactó con Luis Molina, gerente general de
Asolub, para solicitar algunas reuniones que permitieran aclarar esta situación, las
cuales fueron concertadas para los días 14 de octubre y 26 de noviembre de 2008, en
la oficina ubicada en calle Providencia 2601, número 21.

Particularmente, se trabajó para lograr solucionar problemas de definiciones, criterios y


cantidades, mientras que durante la segunda reunión, se precisaron correcciones en
relación a las unidades de medición de los ALU y se informó de la pronta incorporación
de otras tres compañías participantes en Asolub.

Se seleccionó la Empresa Copec por ser una de las empresas más representativas y
disponer de un sistema de gestión ambiental, y porque es la principal compañía
distribuidora de combustibles y lubricantes, con una participación en el mercado

33
nacional que supera el 62% y el 40% respectivamente (Copec, 2007). Se hizo hincapié
en que la mayoría de lo ALU son recolectados para combustible alternativo en hornos
cementeros3.

También se identificó que Concawe es una organización aglomerada de compañías


europeas que promueve la protección de la salud y el medio ambiente, establecido en
La Haya, Holanda. La organización conformó un equipo de profesionales conocido como
WQ/STF-26, con la misión de reunir datos con respecto a las ventas de aceites
lubricantes en el continente Europeo. Entre sus objetivos es posible destacar:
recopilación de datos, revisión de los sistemas de recolección de ALU, conocimiento y
estudios de la legislación relevante y vigente, establecimiento de los volúmenes
recuperados, identificación de los destinos y averiguaciones sobre técnicas disponibles
de eliminación y la examinación de los costos ambientales y beneficios potenciales de la
recolección, uso y disposición de ALU en detalle, entre otros (Concawe, 1996).

Además, productos como aceites usados e hidráulicos, pueden ser recolectados en


grandes industrias, siendo regenerados y retornado a la fuente original. Los procesos
de recuperación incluyen filtración, flotación, remoción de agua y descomposición de
productos volátiles bajo condiciones de vacío, que en algunos casos se puede hacer in
situ a través del uso de plantas móviles (Carpanetti, 2006). En este sentido, el Modelo
Concawe es esencial y se torna importante porque reconoce que todos los ALU podrían
ser recolectados para una disposición controlada a nivel nacional.

2.3.2. Método cualitativo

Con la intención de dar respuesta a los objetivos específicos 2 y 3 de la tesis, se definió


un método cualitativo específico denominado Teoría Fundamentada, en la cual, según
Strauss y Corbin (2002), se muestrean hechos e incidentes que son indicativos de
conceptos teóricamente relevantes. Rodríguez et al. (1999) agregan que ésta tiene
como principal tema de investigación, las cuestiones de proceso, es decir, todo aquello

3
Vinko Agüero, Ejecutivo de la Empresa Copec, comunicación personal el 08/10/2008

34
que está relacionado con la experiencia a lo largo del tiempo o con situaciones de
cambio. A continuación se describe el planteamiento del método cualitativo de esta
investigación.

Acceso al campo de estudio: cada informante clave fue contactado por teléfono y/o
a través del correo electrónico con la finalidad de hacer la presentación formal de la
investigadora, el título y los objetivos de la tesis de magíster, coordinando horario
disponible y lugar para la ejecución de la entrevista.

De los 15 informantes claves seleccionados sólo tres decidieron no responder a la


entrevista dando sus razones y argumentos. Con fecha 22 de enero de 2009, el jefe de
la Unidad de Política de Innovación contestó por correo electrónico que había revisado
la pauta de entrevista y creía que como Ministerio de Economía no manejaban la
información relativa a RESPEL con la especificidad requerida. Al mismo tiempo se
contactó a dos profesionales de la División de Protección de los Recursos Naturales
Renovables (DIPROREN) para la Gestión Regional y Sectorial dependiente del SAG,
quienes sugirieron focalizar las consultas a instituciones con competencias explícitas en
esta materia. Solo el Encargado del Área de Residuos de la CONAMA, hizo llegar la
entrevista a través del correo electrónico con contestaciones breves y omitiendo una de
las preguntas, y se estimó la duración de la entrevista.

Conformación de grupos y selección de informantes claves: se estableció


intencionalmente tres grupos estratégicos de informantes claves conformados por un
número tentativo de personas, con un denominador común y es que todos estuviesen
relacionados con el tema de manejo y gestión de RESPEL y ejercieran en diversas
actividades del sector político, ambiental y/o económico a nivel nacional. En la práctica,
se definieron algunos criterios, el primer grupo correspondió a los involucrados en la
formulación y dictación de reglamentaciones, fiscalizadoras de organismos públicos
(Grupo A), el segundo grupo estuvo conformado por generadores de RESPEL y aquellos
que consideran las alternativas de minimización para reciclaje / reutilización /

35
valoración energética de ALU (Grupo B). Y por último, el tercer grupo formado por el
sector privado que actúa en la prestación de servicios de transporte y eliminación de
RESPEL (Grupo C), todos ubicados en la RM.

El resultado final para el número de informantes se adecuó en la medida que se obtuvo


la información que permitió sustentar la tesis, alcanzando un total de 12 personas,
subdivididos de la siguiente manera: 3 en el Grupo A, 6 en el Grupo B y los restantes 3
en el Grupo C. En este sentido, Rodríguez et al. (1999) describen que para el muestreo
del enfoque cualitativo, lo importante no es el número de casos, sino la posibilidad que
otorga cada uno de los entrevistados en ayudar a la investigación y así desarrollar la
mayor comprensión teórica del área estudiada; por lo tanto, no responde a un esquema
o plan de acción fijado de antemano, sino más bien al producto del propio proceso que
se genera con el acceso al campo por parte del ejecutante de la investigación.

Se consideró que los entrevistados podían brindar información detallada debido a su


experiencia o conocimiento en profundidad y por lo tanto, se encontraban en el ámbito,
contexto y territorio en donde se realizó la investigación. Según Rodríguez et al. (1999),
la selección supone la individualización de observadores competentes y calificados,
capaces de informar con objetividad y precisión acerca de sus experiencias propias y
ajenas.

Se completó un calendario de entrevistas realizadas en donde se señaló fecha de la


entrevista, institución a la cual pertenece el entrevistado(a) y relación con los RESPEL
y/o ALU, dirección de la institución, nombre y cargo del entrevistado(a), forma de
obtención y duración de la entrevista (en minutos puesto revela la magnitud de la
información recopilada), y el grupo estratégico asignado por la investigadora (Tabla 3).

36
Tabla 3: Calendario de entrevistas.
FECHA INSTITUCIÓN Y DIRECCIÓN DE NOMBRE Y FORMA Y GRUPO
RELACIÓN CON LOS LA INSTITUCIÓN CARGO DEL DURACIÓN
RESPEL ENTREVISTADO ENTREVISTA
(MINUTOS)
19 enero SEREMI Salud Avenida Bulnes María Teresa Comunicación A
2009 RM: Unidad de N° 194, Mallea, personal, 35
Residuos Santiago Centro Profesional
Industriales Fiscalizador de
Residuos
02 febrero CONAMA: Área de Teatinos Joost Meijer, Correo A
2009 Residuos 254/258, Encargado del electrónico,
Santiago Centro Área de 15 (estimado)
Residuos
09 marzo Ecoriles Filial de Avenida Diego Jiménez, Comunicación A
2009 Aguas Andinas Presidente Gerente Técnico personal, 30
Balmaceda y Operativo de
1398, piso 6, Ecoriles
Santiago
28 enero Lubricentro Rodrigo de José Daroch, Comunicación B
2009 Daroch & Bülher: Araya 2418, Administrador personal, 45
Gran generador Ñuñoa del lubricentro
de ALU, Santiago
declarante
09 enero León y Compañía: Cristóbal Colón Mario Ubilla, Comunicación B
2009 Gran generador 6640, Gerente General personal, 35
de ALU, Las Condes de sucursal
declarante
07 enero Supermercado del General Nelson Doren, Comunicación B
2009 Neumático: Velásquez Administrador personal, 45
Mediano 10901, de sucursal
generador de San Bernardo
ALU, no
declarante
29 enero Taller Mecánico: Andes 2547, Juan Astorga, Comunicación B
2009 Micro/Pequeño Quinta Normal Dueño del local personal, 30
generador de
ALU, no
declarante
13 enero Química Industrial Camino Lo Patricio Comunicación B
2009 Futuroil: Reciclaje Castro parcela 9 Riquelme, personal, 55
de ALU Lampa, Gerente
Santiago Comercial
21 enero Coactiva: Ruta 5 Norte, Alejandra Comunicación B
2009 Valorización Kilómetro 38, Marín, Jefe personal, 65
energética de ALU Til Til Comercial

37
FECHA INSTITUCIÓN Y DIRECCIÓN DE NOMBRE Y FORMA Y GRUPO
RELACIÓN CON LOS LA INSTITUCIÓN CARGO DEL DURACIÓN
RESPEL ENTREVISTADO ENTREVISTA
(MINUTOS)
27 enero STU Ltda: El Quillay 466, Tania Kamues, Comunicación C
2009 Transporte de Lampa (Parque Gerente de personal, 50
RESPEL Industrial Valle Gestión y
Grande, Desarrollo
Santiago)
22 enero Bravo Energy: Avenida Las Nelson Belmar, Comunicación C
2009 Planta de Industrias Gerente de personal, 80
tratamiento de 12.600, Maipú Medio Ambiente
ALU, eliminación y
almacenamiento
temporal de
RESPEL
04 febrero Hidronor: Planta Avenida Carolina Comunicación C
2009 de tratamiento de Kennedy 5741, Escandón, personal, 40
ALU, eliminación y Torre Oriente Profesional
almacenamiento Oficina 1601, perteneciente a
definitivo de Santiago la Gerencia
RESPEL Comercial
Fuente: Elaboración propia en base a entrevistas realizadas entre enero y marzo de 2009.

Estrategia de recogida y registro de datos: en base a la aplicación de una


entrevista, en donde la investigadora es entrevistadora y solicita la información de otra
personas permitiéndoles que se manifiesten de manera espontánea (Eyssautier de la
Mora, 2008). La finalidad fue obtener información sobre el problema a investigar
determinado por la posibilidad de interacción verbal.

La técnica de trabajo fue la elaboración de un formato de entrevista, dependiendo si se


trataba del Grupo A, B ó C, con preguntas que podían ser transversales para los tres
grupos, formuladas para dos de los tres grupos y específicas dirigidas para un solo
grupo, idea que fue tomada de la tesis de magíster realizada por Hormazábal, 2008. Se
asignaron criterios temáticos que consideraron conversaciones, sucesos y actividades
que ocurrieron en la situación estudiada (Rodríguez et al., 1999). Razón por la que la
entrevista se ordenó en tres temas relevantes como fueron: problemas y riesgos,
estrategias e instrumentos, y respuestas y eficacia, permitiendo alcanzar una mayor
comprensión de la investigación.

38
Las entrevistas fueron registradas en una grabadora digital previo consentimiento del
entrevistado. A través de la aplicación de la entrevista se persiguió obtener una visión
actualizada de las diversas opiniones, perspectivas y grado de conocimiento con
respecto al manejo y gestión de los RESPEL y de los ALU, antes y después de la puesta
en marcha y adecuación del DS 148.

La aplicación de una entrevista semi estructurada dirigida a un grupo estratégico


significó algunas mejorías por el hecho que cada uno de los entrevistados expusiera su
realidad frente al manejo y gestión de RESPEL en Chile, pero con posibilidad de redirigir
una o más preguntas y de explorar áreas que surgieron de manera espontánea que no
estaban consideradas durante la ejecución de la entrevista para la obtención de la
información que sustenta la tesis.

Por último, a continuación se presenta la entrevista semi estructurada propiamente tal


con el guión de preguntas específicas utilizado para cada grupo estratégico y los temas
abordados (Tablas 4, 5 y 6).

39
Tabla 4: Entrevista al encargado de organismos públicos.
TEMA PREGUNTAS GRUPO A
¿Cómo evalúa usted la conducta y grado de conocimiento ciudadano y empresariado chileno
frente a riesgos para la salud e impactos ambientales originados por el incorrecto manejo y
PROBLEMAS Y RIESGOS

gestión de los RESPEL? ¿Por qué?


¿Cómo calificaría usted la relación existente en la articulación público privado para mejorar el
manejo y gestión de los RESPEL provenientes de diversas actividades productivas a nivel
nacional? Justifique
¿Cree usted que existen las suficientes instalaciones certificadas y empresas de transporte
para atender la demanda actual y futura de los RESPEL originados a nivel nacional? ¿Por
qué? ¿Cuáles serían los principales inconvenientes para que éstas pudiesen operar en Chile?
¿Existen actualmente las condiciones necesarias para implementar un manejo y gestión
INSTRUMENTOS

integral de RESPEL en donde se aplique una estrategia jerarquizada como la descrita en la


Política de Gestión Integral de Residuos Sólidos aprobada en el año 2005?
¿Cuál es su opinión con respecto al grado de adaptación que han experimentado los
generadores de RESPEL a partir de la entrada en vigencia del Reglamento Sanitario sobre
Manejo de Residuos Peligrosos en el año 2005? ¿Por qué?
ESTRATEGIAS E

¿Considera usted que es suficiente con los actuales mecanismos de control y fiscalización
estatales que aseguran el manejo y gestión eficaz de los RESPEL? ¿Por qué?
¿Cuál sería su propuesta de instrumento económico de regulación para mejorar la actual
prestación de servicios de recolección, transporte, tratamiento, disposición final y/o para
minimizar generación de RESPEL? ¿Cómo lo lograría?

¿Cómo considera usted que ha sido el funcionamiento del Sistema de Declaración y


RESPUESTAS
Y EFICACIA

Seguimiento de Residuos Peligrosos dirigido por el Ministerio de Salud? ¿Por qué?

¿Qué recomendaciones y prácticas ambientales haría usted para mejorar el manejo y gestión
de RESPEL de los pequeños y medianos generadores chilenos?

Fuente: Elaboración propia.

40
Tabla 5: Entrevista al encargado de empresa generadora de RESPEL o que considera la
alternativa de minimización.
TEMA PREGUNTAS GRUPO B
¿Qué tipo de RESPEL y en que proporciones son generados, recepcionados y/o comprados por la
Empresa al año y qué manejo y gestión ambiental realizan con ellos?
PROBLEMAS Y

¿Cómo lograría establecer, en caso de duda, si un residuo es o no peligroso (toxicidad,


RIESGOS

corrosividad, reactividad o inflamabilidad)? Explique


¿Cree usted que es relevante para la ciudadanía y empresariado conocer acerca de los riesgos
para la salud humana e impactos ambientales asociados a RESPEL? ¿Qué medidas concretas han
adoptado para disminuir los riesgos y cómo logra que sean percibidos por la sociedad?
¿Cuál es su opinión con respecto al grado de adaptación que han experimentado los generadores
de RESPEL a partir de la entrada en vigencia del Reglamento Sanitario sobre Manejo de Residuos
Peligrosos en el año 2005? ¿Por qué?
¿Hasta que punto se ha aplicado la estrategia jerarquizada para fortalecer el Manejo y Gestión
INSTRUMENTOS

Integral de Residuos descrita en la Política de Gestión Integral de Residuos Sólidos aprobada del
año 2005? Justifique
¿Considera usted que es suficiente con los actuales mecanismos de control y fiscalización estatales
que aseguran el manejo y gestión eficaz de los RESPEL? ¿Por qué?
¿Cómo han evolucionado las exigencias para proceder con la generación, almacenaje, trasporte y
ESTRATEGIAS E

disposición final de RESPEL? Justifique


¿Qué mecanismos de trazabilidad son empleados durante el ciclo de vida de un RESPEL que
permita respaldar el correcto manejo y gestión de los mismos? ¿Existen costos asociados a la
implementación de trazabilidad? Haciendo un balance general ¿Considera que han ayudado u
obstaculizado el proceso? Justifique
¿Cuál sería su propuesta de instrumento económico de regulación para mejorar la actual
prestación de servicios de recolección, transporte, tratamiento, disposición final y/o para minimizar
generación de RESPEL? ¿Cómo lo lograría?
¿Cuáles han sido las implicancias de los nuevos cambios regulatorios con respecto al manejo y
gestión ambiental de RESPEL para el funcionamiento y permanencia de su Empresa?
RESPUESTAS Y
EFICACIA

¿Cómo considera usted que ha sido el funcionamiento del Sistema de Declaración y Seguimiento
de Residuos Peligrosos dirigido por el Ministerio de Salud? ¿Por qué?

¿Qué recomendaciones y prácticas ambientales haría usted para mejorar el manejo y gestión de
RESPEL de los pequeños y medianos generadores chilenos?

Fuente: Elaboración propia.

41
Tabla 6: Entrevista al encargado de empresa de transporte o eliminación de RESPEL.
TEMA PREGUNTAS GRUPO C
¿Cómo evalúa usted la conducta y grado de conocimiento ciudadano y empresariado chileno frente
PROBLEMAS Y

a riesgos para la salud e impactos ambientales originados por el incorrecto manejo y gestión de los
RIESGOS

RESPEL? ¿Por qué?


¿Cuáles son las exigencias para reducir los riesgos asociados en el transporte de RESPEL desde el
lugar de origen hasta el destino para ser manejados de manera ambientalmente correcta?
¿Cuál es su opinión con respecto al grado de adaptación que han experimentado los generadores
de RESPEL a partir de la entrada en vigencia del Reglamento Sanitario sobre Manejo de Residuos
Peligrosos en el año 2005? ¿Por qué?
INSTRUMENTOS

¿Existen actualmente las condiciones necesarias para implementar un manejo y gestión integral de
RESPEL en donde se aplique una estrategia jerarquizada como la descrita en la Política de Gestión
Integral de Residuos Sólidos aprobada en el año 2005? Justifique
¿Existen certificados que acrediten que el trabajo que realizan de manejo y gestión de diversos
RESPEL está orientado a la protección ambiental y salud pública? ¿Cuáles son y de que países
ESTRATEGIAS E

proceden?
¿Cómo calificaría usted el funcionamiento del mecanismo de trazabilidad durante el ciclo de vida
para un determinado RESPEL que respaldan el correcto manejo y gestión eficaz de los mismos?
Justifique
¿Cuál sería su propuesta de instrumento económico de regulación para mejorar la actual
prestación de servicios de recolección, transporte, tratamiento, disposición final y/o para minimizar
generación de RESPEL? ¿Cómo lo lograría?
¿Existen evidencias de cambios en los volúmenes y tipos de RESPEL ingresados a la empresa en
los últimos tres años? ¿Se proyecta aumentar la capacidad de recepción / transporte de los
diversos residuos? Justifique
RESPUESTAS Y EFICACIA

¿Cómo considera usted que ha sido el funcionamiento del Sistema de Declaración y Seguimiento
de Residuos Peligrosos dirigido por el Ministerio de Salud? ¿Por qué?
¿Qué recomendaciones y prácticas ambientales haría usted para mejorar el manejo y gestión de
RESPEL de los pequeños y medianos generadores chilenos?
¿Cuál es la proporción de RESPEL generado por aquellas instalaciones, establecimientos o
actividades dan origen a menos de 12 kilogramos de residuos tóxicos agudos y menos de 12
toneladas de que presenten cualquier otra característica de peligrosidad al año, que no están
obligadas a presentar un plan de manejo?
Fuente: Elaboración propia.

42
Análisis de datos y fase informativa: se incluyó la reducción y transformación de
los datos cualitativos y la difusión de los resultados y las conclusiones.

El procedimiento para la reducción y elección de información se basó en la trascripción


e incluyó aquello que el entrevistado contestó de manera precisa y era atingente a la
pregunta y por lo tanto, combina la transcripción parcial y/o total dependiendo del
sujeto, lo que permitió la simplificación para hacerla abarcable y manejable. La restante
información entregada se descartó por el hecho de ser irrelevante porque la respuesta
ofrecida no se adecuó a la pregunta, o por ser considerada adicional y complementaria
al estudio.

A su vez, con el propósito de transformar los datos es que se procedió a codificar en


grupos estratégicos versus criterios temáticos en combinaciones de 3x3 (Strauss y
Corbin, 2002) para encontrar lo que es común y diferente en el proceso de manejo y
gestión de ALU tras la puesta en vigencia del DS 148, resultado que son presentados y
discutidos en el capítulo 5.

43
CAPÍTULO 3: MARCO TEÓRICO

Este capítulo tiene por finalidad la descripción de importantes y significativos eventos


ambientales por sus consecuencias adversas en la salud humana e impactos
ambientales en el planeta, y que han trascendido como tema de discusión en diferentes
reuniones y acuerdos globales en los últimos setenta años. Tras esta contextualización,
se asoció el tránsito experimentado en la sociedad contemporánea, particularmente
desde la sociedad industrial a la sociedad del riesgo y la conformación de dos teorías
que emergen desde el campo de la Sociología y que respaldan el marco teórico de esta
investigación.

Además, durante el desarrollo del capítulo, se expone que una de las problemáticas
ambientales tiene relación con los RESPEL y la necesidad de considerar ciertos
elementos que permitan fortalecer la gestión de cualquier residuo. Dichos elementos se
refieren a principios de reconocimiento universal y al uso de instrumentos económicos
de regulación indirecta por parte del Estado.

3.1. De la cuestión a la gestión ambiental

A partir de accidentes y problemáticas ambientales se ha puesto en evidencia procesos


de deterioro, destrucción y agotamiento de los recursos naturales en el planeta. Tras el
correr del tiempo, se ha manifestado una creciente toma de conciencia, muchas veces
plasmada en acuerdos y conferencias globales en consenso con los gobiernos, los
agentes económicos y las comunidades locales, identificándose los riesgos para la salud
humana e impactos ambientales asociados que pueden producirse y se han producido,
al manipular ineficientemente sustancias tóxicas o eliminar incorrectamente los RESPEL.

A modo de ejemplo, se registran tres accidentes con resultados desastrosos: durante la


década del cuarenta, el vertido de 20.000 toneladas de desechos químicos peligrosos
por parte de la Empresa Química Hooker Chemical en Love Canal, Estados Unidos, lo
que provocó el incremento de los casos de cáncer en las personas, aparición de

44
defectos en los niños recién nacidos, ocurrencia de abortos espontáneos y problemas
en la piel (Rodríguez, 2007); en el año 1954, el vertido de 27 toneladas de mercurio
por parte de la Fábrica Química Chisso en Minamata Japón, lo que resultó con el
envenenamiento de casi 1000 personas y 2500 afectados (Valls de Rossi, 2005).

Por último, en 1984 el vertido de unas 40 toneladas de metil-isocianato por la Fábrica


de Pesticidas de la Empresa Union Carbide en Bhopal India, resultando entre 2.500 y
4.000 muertos y unos 180.000 heridos, de ellos, la mitad afectados por incapacidad
permanente (King y Schneider, 1991) y con daños crónicos en los ojos y pulmones
(Girardet, 1992). Según Loayza (2006) este accidente, es reconocido como símbolo
internacional de contaminación y muerte debido a la magnitud de los daños y porque
los sistemas de seguridad de la empresa no funcionaron.

La problemática ambiental se vuelve importante a partir de la década del sesenta,


especialmente en países industrializados, por el elevado grado de deterioro debido a su
propia contaminación ambiental. En 1962 la bióloga norteamericana Rachel Carson
publicó el libro La primavera silenciosa, donde por primera vez se habló del peligro de
usar DDT y otros productos químicos aplicados como pesticidas de uso agrícolas. Como
consecuencia, muchos productos fueron prohibidos, principalmente los organoclorados.

Esta progresiva toma de conciencia ha llevado a que se realicen reuniones tales como
la Conferencia Mundial sobre el Medio Ambiente Humano, el año 1972, considerada el
primer gran acto internacional realizado en Suecia, Estocolmo, en donde los líderes
mundiales deciden reunirse sucesivamente cada diez años para analizar el estado del
medio ambiente y el impacto del desarrollo económico. El principal contenido abordado
fue la contaminación originada por el crecimiento industrial concentrado en zonas
urbanas con consecuencias adversas para la salud de los habitantes.

En la reunión se elaboró la Declaración de Estocolmo, que resumen dos intenciones a


seguir y que se están relacionadas con la investigación (ONU, 2004), explicitando que:

45
“Debe ponerse fin a la descarga de sustancias tóxicas o de otras materias y a la
liberación de calor, en cantidades o concentraciones tales que el medio no pueda
neutralizarlas, para que no se causen daños graves irreparables a los ecosistemas.
Debe apoyarse la justa lucha de los pueblos de todos los países contra la
contaminación” y “Como parte de su contribución al desarrollo económico y social, se
debe utilizar la ciencia y la tecnología para descubrir, evitar y combatir los riesgos que
amenazan al medio, para solucionar los problemas ambientales y por el bien común de
la humanidad”.

Posteriormente en el año 1987 la Comisión Brundtland con respaldado por las Naciones
Unidas, elabora el Informe Nuestro Futuro Común, donde se formaliza el concepto de
desarrollo sustentable, definido como “aquel que abre nuevas vías de progreso
económico y social que satisfaga la necesidades del presente, sin comprometer la
capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las propias suyas”. Para su logro
se proponen una serie de cambios en los valores y metas sociales, en los incentivos
económicos y en los procesos de toma de las responsabilidades (Geisse, 1993).

Por su parte, Ortega y Rodríguez (1994), indican que dicha comisión se fijó como meta
conocer las contradicciones que se dan entre la realidad física del medio ambiente y la
socioeconómica del desarrollo a escala global, su conclusión rotunda indicando que se
debe proceder a un cambio radical del modo de dirigir la economía mundial.

Los países que han alcanzado los niveles más altos de desarrollo, coincidentemente son
los más grandes generadores de RESPEL y al mismo tiempo los que están en mejores
condiciones para incorporar la tecnología capaz de reducirlos, tratarlos o eliminarlos
(Sánchez et al., 1990). Sin embargo, en la década del ochenta fueron evidenciadas
numerosas situaciones negativas, porque se trasladaban residuos hacia los países más
pobres, menos desarrollados, más permisivos, faltos de dinero y/o sin capacidad para
gestionarlos de forma adecuada, constituyéndose en verdaderos receptáculos. Para que
ello fuera posible, se empezó a conformar un sistema mundial de empresas dedicadas

46
al comercio y tráfico de residuos, en donde los más afectados han sido los países
africanos, de Europa del Este y del Caribe, forjándose la llamada “exportación de la
polución” (Aguado et al., 1999).

Para regular esta particular problemática ambiental es que se estableció a nivel global
el Acuerdo Convenio de Basilea sobre el Movimiento Transfronterizo de Desechos
Peligrosos y su Eliminación del año 1989, que entró en vigencia en 1992. A la fecha han
ratificado 165 países, todos los de América Latina y el Caribe. Chile lo hizo en 1992,
adquiriendo como política de salud la prohibición de ingreso de los RESPEL bajo
cualquier circunstancia, mientras no exista la capacidad real de tratar adecuadamente
los residuos, inclusive existen solicitudes de importación que han sido rechazadas por
provenir de países que cuentan con mejor capacidad de gestión o por no ser partes del
acuerdo (Santibáñez, 2004). Siendo Estados Unidos uno de los principales generadores
de RESPEL, no ha suscrito al convenio, argumentando que requiere estudiarlo según
los procedimientos gubernamentales.

Según Fuentes (1999), en este convenio se consolidó un conjunto de obligaciones que


debían ser asumidas por los Estados, entre ellas: se prohíbe la exportación de RESPEL y
otros desechos a los países que hayan o no impedido la importación y la adaptación de
una serie de medidas apropiadas para minimizar los efectos adversos, tales como,
reducir al mínimo la generación de RESPEL en su territorio; establecer instalaciones
adecuadas para el manejo ambientalmente racional de RESPEL ubicados dentro del
territorio; y velar porque las personas que participan en el manejo de los RESPEL y
otros desechos adopten las medidas necesarias para impedir que ese manejo produzca
contaminación, y que en caso de producirse, se minimicen las consecuencias.

Consecutivamente en 1992 se realizó la Conferencia Cumbre de Río, en Río de Janeiro,


Brasil, en donde se reunieron los líderes mundiales y adoptaron el plan conocido como
“Agenda 21”, un ambicioso programa de acción para la consumación del desarrollo
sustentable, cuyas grandes áreas de actuación eran básicamente la lucha contra el

47
cambio climático, la protección de la biodiversidad, y la eliminación de las sustancias
tóxicas emitidas. Entendiendo que el problema es a escala mundial y discutiéndose la
paradoja central, “el planeta Tierra está a la vez enfermo de subdesarrollo y enfermo
de desarrollo excesivo” (INCEP, 1992). Para Ortega y Rodríguez (1994), la Agenda es
un documento estrategia global, donde se define un programa de acción que permite
aplicar una política ambiental mundial, pero cuyo fundamento está encaminado a una
sustentabilidad a nivel local.

Como forma de analizar la presión, estado e impactos provocados por los RESPEL,
muchos países han comenzado a aplicar indicadores de sustentabilidad tales como:
generación de RESPEL (ton/año), área de suelos contaminados (km2), RESPEL
trasladados a rellenos de seguridad (ton/año) y la inversión en el tratamiento ($/año),
acordes con la gestión de residuos realizado en Norte Americana. Para seguir
avanzando con la Agenda 21 en Chile, sería conveniente que cada región aplicara
indicadores que permitieran establecer tendencias, mediante la traducción de bases de
datos suministradas por el MINSAL, para que sea información comprensible por los
actores involucrados.

Para comenzar con el nuevo régimen de gestión integral nacional de RESPEL, que sea
compatible como lo logrado en Europa, los esfuerzos deben dirigirse a la estrategia de
reducción, reutilización y reciclaje de ALU, puesto se deben definir indicadores tales
como: venta de lubricante sintético (m3/año), ALU reciclados (m3/año) y ALU eliminado
por co-procesamiento (m3/año), pero éstos todavía no están disponibles al público.

Asimismo, la Declaración de Río reafirma la de Declaración de Estocolmo, planteándose


como objetivo el establecimiento de una alianza mundial nueva y equitativa, mediante
la creación de nuevos niveles de cooperación entre los diferentes Estados, los sectores
sociales claves y las personas, para alcanzar acuerdos internacionales en los que se
respeten los intereses de todos y se proteja la integridad del sistema ambiental y de
desarrollo mundial.

48
Durante el 2002 se realizó la Cumbre de Johannesburgo en Sudáfrica, considerada
como la continuación de las dos reuniones anteriores. Se logró unificar criterios acerca
del camino a seguir para garantizar la conservación del ecosistema, considerando el
rápido avance del progreso del mundo. Además, ONU (2002) indica que se vuelve a
reconocer los problemas del planeta que requieren de respuestas globales, se reafirma
el compromiso adoptado en Río y se busca promover la implementación de acciones
concretas en tiempos delimitados para temáticas relacionados con aguas y sistemas de
saneamiento, salud, agricultura y biodiversidad. Se comienzan a incluir otras materias
como la energía, puesto que los países acordaron concentrarse en la búsqueda de
fuentes renovables, y el fomento de la transferencia tecnológica y proyectos de
financiamiento en países desarrollados.

En virtud al escenario recientemente descrito, el Programa de Naciones Unidas para el


Medio Ambiente en 1990 elaboró un informe, en donde se plantearon los seis tipos de
problemas ambientales que podrían tener efectos globales: 1. Cambio climático, 2.
Destrucción de la capa de ozono, 4. Pérdida de biodiversidad, 3. Cultivos ilegales de
drogas, 5. Riesgo nuclear y 6. RESPEL (Hurtado et al., 1990), siendo éste el tema de
tesis de magíster.

3.2. Transitando de la sociedad industrial a la sociedad del riesgo

Durante los últimos tres siglos se han evidenciado cambios profundos en la sociedad,
consecuencias que se han vivido de manera catastrófica, reconociéndose que están
vinculadas a los procesos de industrialización y modernización que se comenzaron a
desencadenar a partir del siglo XIX. Beck (1998) señala que, en ambos procesos se han
experimentado intromisiones drásticas y amenazantes en las condiciones de vidas
humanas, plantas y animales. Sin embargo, las consecuencias han sido diferenciadas,
puesto que para el caso de la industrialización hubo miseria material, escasez y
hambre, mientras que en la modernización existe la amenaza de las bases naturales de
la vida, estableciéndose dos afirmaciones generalizadas, ocurre un tránsito de ser un

49
fenómeno exterior a otro interior, y simultáneamente, de ser un fenómeno dado a ser
uno producido.

Según Beck (2002), el concepto riesgo debe ser entendido como el enfoque moderno
de la previsión y control de las consecuencias futuras de la acción humana. Además, el
riesgo está íntimamente ligado al proceso administrativo y técnico de la toma de
decisiones en condiciones de incertidumbre fabricada -como serían las referidas al
peligro, efectos colaterales, asegurabilidad, individualización y globalización- no solo
cuando es incompleta la base del conocimiento, porque al disponer de más y mejor
conocimiento, frecuentemente supone más incertidumbre. Dicho en otras palabras,
Luhmann (1997), indica que el riesgo es una forma de descripción presente del futuro y
que, teniéndolo en cuenta, es posible optar por una u otra alternativa y sólo se hablaría
de ello cuando se atribuyen consecuencias dañinas a una determinada decisión.

Por lo tanto, la producción económica y social de la riqueza de un país, se acompaña


sistemáticamente por la producción social de riesgos, existiendo el convencimiento de
que la sociedad actual vive su futuro en función del riesgo de la toma de decisiones.

3.2.1. Teoría de la Sociedad de Riesgo

También conocida como Sociedad Global, Beck (2002) define a la Sociedad del Riesgo
como, “aquella fase de desarrollo de la sociedad moderna en que los riesgos sociales,
políticos, ecológicos e individuales creados por el impulso de innovación eluden cada
vez más el control y las instituciones protectoras de la sociedad industrial”.

El principal paradigma de la Sociedad del Riesgo es el reparto, la minimización, la


canalización de los riesgos generados por el desarrollo económico y científico técnico
del proceso modernizador (Oltra, 2005). La sensación actual de “estar en riesgo” es
consecuencia del modo de vida, las crisis medio ambientales extremas y la pérdida de
fe en la ciencia, la verdad y el progreso (Irwin, 2002), y es considerado un negocio,
pues trae implícito oportunidades de mercado, originándose una tercera afirmación en

50
donde se vive un proceso de reflexividad, atraído por los círculos del cuestionamiento y
replanteamiento de su actuar (Beck, 1998 y 2002).

En un sentido más amplio, Beck (2002) distingue dos aproximaciones dentro de su


teoría, la realista, en donde los peligros existen y son globales, y la constructivista, en
donde los peligros son construidos socialmente. Además, crece el significado social y
político del saber; aumentando el poder sobre los medios que lo configuran (ciencia e
investigación) y la forma cómo se difunde (medios de comunicación), entonces también
es identificada como la Sociedad de la Ciencia, de los Medios y de la Información (Beck,
1998).

Algunos de los fenómenos atribuidos a la Sociedad de Riesgo, dicen relación con las
contaminaciones nucleares y químicas con diseminación de sustancias tóxicas en el
aire, suelo y agua, la presencia de sustancias nocivas en los alimentos para consumo,
la destrucción masiva de bosques y las mutaciones genéticas en la experimentación
científica (Beck, 1998). Todos estos fenómenos tienen características en común, que
son descritas brevemente a continuación:

Primero, los riesgos tienen un carácter antrópico, puesto es el mismo hombre quien con
el desarrollo de la técnica, la ciencia moderna y el crecimiento económico, los crea.
Lamentablemente estos riesgos causan daños, que a menudo son irreversibles y suelen
permanecer invisibles por largo tiempo (Beck, 2002).

Segundo, los riesgos no reconocen fronteras entre los Estados y se extienden a todo el
mundo; consecuentemente el reparto e incremento de los riesgos es a nivel global y
supranacional (Ianni, 1998 y Oltra, 2005). Entonces se comienza a desarrollar un
proceso de desterritorialización sin locación específica, formándose nuevas estructuras
de poder económico, político, social y cultural internacionales. En este sentido, King y
Schneider (1991) agregan que las amenazas ambientales de nuevo orden de magnitud,
exigirían tratamientos y costos a solventar muy diferentes.

51
Tercero, los riesgos no reconocen clases sociales y son transversales a todos los
estratos socioeconómicos, por lo tanto, las situaciones sociales de peligro tarde o
temprano afectan a quienes los producen y a quienes se benefician de ellos (Beck,
2002), y por lo tanto, estas nuevas amenazas son el resultado del “impacto social en lo
natural “ (Irwin, 2002).

Actualmente, el petróleo y sus derivados son una fuente importante de contaminación


de suelo, agua y aire, lo que se traduce en riesgo para la salud e impactos ambientales.
En Chile, la industria y el transporte utilizan lubricantes que generan una cantidad de
ALU que requiere ser cuantificada para que pueda efectuarse su correcta eliminación.

3.2.2. Teoría de Modernización Ecológica

Es considerada como otra perspectiva de la Sociología, y comparte junto con la


Sociedad del Riesgo, su interés por el análisis del cambio social en las sociedades
industriales avanzadas. Sin embargo, ambas desarrollan una visión particular sobre el
papel asignado a la ciencia y tecnología en la superación de la crisis ambiental global
(Oltra, 2005). Para la Modernización Ecológica, ciencia y tecnología tienen un rol
importante en la prevención y solución de los problemas, no así en la creación. En
cambio, la Sociedad del Riesgo apunta a que es justamente el desarrollo científico y
técnico, el causante principal de los riesgos emergentes del proceso modernizador y por
lo tanto, tendrían una connotación netamente negativa.

La Modernización Ecológica comenzó a desarrollarse en la década de los ochenta en


países europeos, estableciéndose fuertemente su carácter prescriptivo, a través del
desarrollo de legislación y planificación ambiental, donde se planteaba un conjunto de
pautas deseables para avanzar a una sociedad sustentable, cuya principal vía de
actuación consistía en la definición de las políticas medio ambientales (Mol, 2002).

En la década de los noventa, según Oltra (2005) se produce una nueva organización de
la investigación ambiental, incorporándose otras formas y estrategias en la práctica, la

52
construcción de discursos y la creación de instituciones a cargo, tales como agencias,
fundaciones, institutos y organizaciones ecológicas no gubernamentales. Mol (2002)
agrega que ésta no se centra en la continua sobrecarga de la base del mantenimiento
sino en acentuar la necesidad una reforma ecológica y una reestructuración medio
ambiental de los procesos de producción y consumo, y el papel innovador que tienen
los agentes estatales, los sectores económicos y los movimientos sociales.

En Chile, a partir de la década del noventa, ha habido una creciente conciencia y


preocupación de los problemas ambientales derivados de los residuos en general,
especialmente los residuos sólidos domiciliarios existiendo actualmente un eficiente
manejo y gestión de los mismos (SINIA, 2005). La Política de Gestión Integral de
Residuos Sólidos que sirvió de base al logro de una buena gestión de residuos
domiciliarios fue también la base del DS 148 de corta existencia y que requiere de una
revisión en cuanto a sus logros y a las medidas que falta implementar hasta lograr un
eficiente manejo y gestión de los ALU particularmente.

3.3. Principios relacionados a la gestión de residuos

Estos principios tienen aplicación, validez y reconocimiento internacional y en Chile han


sido incluidos en la Política y Legislación sobre residuos. Un principio debe ser
entendido como la idea en la que se apoya un razonamiento y que ayuda a orientar el
obrar de las personas.

3.3.1. Principios precautorio y preventivo

Se refiere a la obligación que tiene cada país de evitar o limitar el daño, antes de que
ocurra, aún cuando no se tenga certeza científica sobre las consecuencias sanitarias y
ecológicas, particularmente en el largo plazo, y la gravedad y potencial irreversibilidad
de los daños en la salud humana y ambiental que una inadecuada y deficiente gestión
de residuos puede provocar (Fuentes, 1999). Por lo tanto, se refiere a tomar decisiones

53
hoy afín de evitar que sucedan hechos que dañen la salud humana y el medio
ambiente.

Además, se promueve la conveniencia de prevenir la generación de residuos, que está


ubicada en primera prioridad. Prevención que implica el uso de tecnologías adecuadas y
tratamientos, e idealmente en el lugar donde se estén originando los residuos (SINIA,
2005).

En consecuencia, estos principios llevan a la obligación de visualizar de antemano los


problemas que pueden derivarse de la generación de RESPEL y tomar las precauciones
necesarias para su manejo y gestión.

3.3.2. Principio de reducción al mínimo

Este principio alude a que si no es posible evitar la generación de residuos, se debe


reducir la generación al mínimo. Según Montenegro et al. (2001), cuando ésta sea
inevitable, se debe considerar la proximidad de las instalaciones donde se realiza la
adecuada eliminación, y de esta forma, minimizar los costos económicos y los riesgos
para la salud e impactos al medio ambiente que implica además el transporte, logrando
que sea lo más cerca posible de su fuente de origen.

El reducir es una forma de minimización, siendo una de las 3R que es parte de la


Estrategia Jerarquizada de Residuos. Para los consumidores de lubricante este principio
es difícilmente aplicable ya que son los fabricantes los que recomiendan la duración de
la utilización del producto.

3.3.3. Principio de responsabilidad de la cuna a la tumba

Procura que exista una cadena de responsables durante toda la gestión del residuo, lo
que implica que puede haber uno o más responsables (Ecoamérica, 2008). En
consecuencia, este principio se considera en la legislación nacional porque en cada una

54
de las etapas del manejo y gestión de RESPEL se responsabiliza al generador, al
transportista y al destinatario, controlado a través de la fiscalización y del SIDREP.

Además, según SINIA (2005) debe existir una preocupación durante todo el ciclo de
vida, desde el comienzo en la fabricación de un producto y posteriormente cuando ya
fue utilizado, del residuo generado, y asegurar que ingrese a un sitio autorizado para
ser eliminado.

Por lo tanto, este principio se referiría tanto al ciclo de vida del residuo como al ciclo de
vida del producto. La presente investigación se enfocó en el ciclo de vida del ALU.

3.3.4. Principio contaminador pagador

Según CONAMA (1998) y SINIA (2005), en ningún caso debe ser interpretado como un
derecho adquirido para contaminar según quien pueda pagar, sino que al deber de
internalizar los costos asociados a posibles daños. Compins (1994) agrega, corresponde
al contaminador, el pago de los costos de la prevención de la contaminación, los daños
causados por el movimiento de residuos, la reparación de daños ambientales y sociales
que puedan originar su actividad o reducirla con el fin de cumplir la normativa en un
determinado país.

La aplicación de este principio implica la fiscalización de parte de la Autoridad Sanitaria,


quien debe determinar el alcance y costo de los daños a la salud y medio ambiente que
puede ocasionar un inadecuado manejo y gestión de RESPEL.

Los cuatro principios mencionados son posibles de ser aplicados a la gestión de los
RESPEL, están explícitos en la estrategia jerarquizada residuos descrita en la política
nacional, y están implícitos en la legislación vigente a nivel nacional.

55
3.4. Instrumentos económicos de regulación indirecta

El estado debe ejercer su rol de árbitro, en el intento de solucionar conflictos de interés


que se presentan entre la economía y el medio ambiente, a través del diseño y empleo
de instrumentos orientados a influir o condicionar el comportamiento de los agentes de
la sociedad con el fin de inducirlos a actuar de un determinado modo, y de esta forma,
minimizar el deterioro ambiental o para maximizar los efectos positivos de sus acciones
(Butze, 2006).

Esta motivación por influir o condicionar el comportamiento puede llevarse a cabo a


través de dos formas o soluciones: regulación directa (obligada) y/o regulación
indirecta (voluntario). Entre los principales instrumentos económicos de regulación
indirecta posibles de ser empleados en la gestión de residuos destacan los siguientes:

3.4.1. Subsidios estatales

Es un término generalizado para distintas formas de asistencia financiera, y tal vez, el


más difundido es el estatal para promover cambios orientados a las tecnologías limpias
o para la realización de proyectos con fines ambientales (Borregard et al., 1995). Sin
embargo, Field y Azqueta (1996) añaden, no son muy aceptados socialmente porque
representan una desviación del principio contaminador pagador, y porque suelen
generar efectos distributivos perversos que pueden inducir a la expansión del volumen
total de contaminación, en la medida que se van haciendo permanentes.

3.4.2. Impuestos a los productos

Cuando en la producción de un bien o servicio se genera una externalidad negativa,


como sería la emisión de contaminantes, ruido y congestión, se procede a instalar un
impuesto proporcional a la cantidad producida, de manera de equiparar el costo
marginal para la sociedad de producir ese bien con el costo para el productor privado
(Borregard et al., 1995). Apuntan a desincentivar el consumo de productos con efectos

56
dañinos para el medio ambiente, lo cual se logra poniendo impuestos a materias
primas, insumos, bienes de consumo final y residuos (Belausteguigoitía, 1995).

En este sentido, y con respecto a los ALU, Hurtado et al. (1990) señalan que se ha
comprobado el alto contenido aceite lubricante quemado que es lanzado al aire a partir
de motores diesel en mal estado. Estos lubricantes son de baja calidad y de bajo precio
comercial, y sólo sirven para motores que consumen mucho del producto. Entonces, un
impuesto especial para los lubricantes que subiera sustancialmente el precio, podría
convertir en mal negocio para el empresario y en un desincentivo para el consumidor
simultáneamente.

3.4.3. Depósitos y reembolsos

Muy utilizado cuando se quiere inducir acciones en el futuro, instalando un sistema de


cobro asociado a la compra de un bien potencialmente contaminante para el medio
ambiente, el que posteriormente se devuelve cuando se asegura el cumplimiento de las
acciones. Según Borregard et al. (1995), el mecanismo ha sido empleado profusamente
para promover el reciclaje, reutilización de materiales y la recuperación de productos
que al final de su vida útil tienen un alto potencial contaminante, principalmente
baterías de automóviles, pilas eléctricas y envases. Además, mediante el retorno de los
productos o residuos, se lleva a cabo un reembolso, lo que favorecería una reducción
significativa en los volúmenes de contaminantes (Belausteguigoitía, 1995).

Por otro lado, Field y Azqueta (1996) complementan que es la combinación de un


impuesto y un subsidio porque consiste en pagar un subsidio a los consumidores
cuando ellos devuelven un bien a un punto asignado de recolección. De esta forma, el
propósito del subsidio consiste en suministrar el incentivo a las personas para que se
abstengan de eliminar en forma ambientalmente perjudicial. Los fondos para pagar el
subsidio se consiguen al aplicar impuestos a estos artículos en el momento que se
compran. Por lo tanto, el impuesto de denomina depósito, y el subsidio, reembolso.

57
3.4.4. Permisos comerciales transferibles

Son una composición de regulaciones de carácter cuantitativo al dar un límite a la


emisión de contaminantes y la distribución de esa cuota global entre los responsables;
considera los elementos propios del mercado con posibilidad de transferir y transar la
cuota asignada (Belausteguigoitía, 1995). El resultado es que se logra dar un valor
económico a la reducción de las emisiones de manera de generar excedentes de cuota
que se pueden vender en el mercado; y es particularmente ventajoso cuando hay una
gran heterogeneidad tecnológica, bastantes participantes y se presenta un proceso de
ajuste para reducir el monto total de emisiones en tiempo limitado (Borregard, 1995).
Para que funcione se requiere que los niveles de contaminación autorizados sean
periódicamente revisados y ajustados decrecientemente, de manera de encarecer los
créditos e incentivar a las industrias a ser ambientalmente más eficientes; así no se
deja de cumplir el propósito de control de la contaminación (Hurtado et al., 1990).

Estos cuatro instrumentos económicos y su posible incorporación para fortalecer la


gestión integral de los ALU a nivel nacional, se exponen en el capítulo 5. Ello gracias al
conocimiento de los entrevistados y a propuestas que han sido exitosas en España
según Belausteguigoitía (1995).

58
CAPÍTULO 4: MARCO CONCEPTUAL

En el capítulo 5 se desarrollan aspectos conceptuales, técnicos y operacionales que


permiten conocer las tres principales técnicas de tratamiento para la eliminación de
cualquier RESPEL utilizadas a nivel mundial. Luego, se hace una descripción de las
instalaciones autorizadas para hacer eliminación de los RESPEL y la descripción de las
alternativas viables para la eliminación de los ALU, a nivel nacional. Esta información
facilita la comprensión de los resultados y discusión.

4.1. Técnicas de tratamientos de RESPEL

El avance tecnológico crece a un ritmo inferior que la generación misma de residuos y


generalmente, las técnicas de tratamiento y disposición final relativamente inocuas
vienen asociadas a altos costos de implementación (Sánchez et al., 1990). El proceso
de selección de la técnica de tratamiento más apropiada, debe contemplar factores
como: tipo y volumen de residuo, las posibilidades de recuperación de materiales o
aprovechamiento energético, la generación de residuos como consecuencias de las
operaciones de tratamiento y el costo, entre otros (Aguado et al., 1999). Actualmente
existen tres técnicas de tratamientos reconocidas, ellas son descritas a continuación.

4.1.1. Incineración

Es un procedimiento térmico que se puede utilizar siempre y cuando el residuo cumpla


con ser combustible, lo que permite recuperar energía. La destrucción térmica de los
RESPEL implica necesariamente la exposición controlada a elevadas temperaturas,
normalmente por sobre los 900°C y en medio oxidante. La temperatura óptima para
conseguir una adecuada incineración es muy elevada, alrededor de unos 12.000° C, y
los sistemas para prevenir las emisiones de residuos a la atmósfera deben ser muy
buenos y estar sometidos a controles sumamente estrictos (Ortega y Rodríguez, 1994).
Ello hace que este sistema tenga un gran rechazo social y su costo sea dos veces y

59
media más que el costo de eliminación en un relleno de seguridad (Sánchez et al.,
1990).
La incineración puede aplicarse a desechos sólidos, líquidos o gaseosos; aunque éstos
últimos son los menos usados. Los sistemas de incineración diseñados permiten la
destrucción de los componentes orgánicos de los residuos y la reducción del volumen, y
en algunos casos, recuperan energía en forma de vapor o electricidad o materiales
como el ácido clorhídrico o sulfúrico.

No obstante, una construcción u operación inapropiada de incineración pueden suponer


riesgos, debido a la emisión de componentes potencialmente peligrosos del residuo o
de los subproductos de su combustión (Martínez, 1991). Por lo tanto, es imprescindible
la utilización de cámaras de post combustión que proporcionen un volumen adicional de
combustión y por lo tanto, un mayor tiempo de combustión a temperatura elevada, así
como también, puede ser incorporado el lavado de los gases, que funcionan retirando
materiales particulados, gases ácidos y compuestos orgánicos residuales de la corriente
gaseosa de combustión (Sánchez et al., 1990).

Sin embargo, igualmente existen desventajas durante la técnica de incineración porque


no se logra detener totalmente las sustancias contaminantes liberadas el medio,
específicamente cenizas y gases, además, muchos residuos son el resultado de una
combustión incompleta, es decir, se descomponen en diferentes elementos que no son
todos quemables; de esta manera, los no combustibles se pueden combinar con otras
sustancias y llegar a ser más complejas, peligrosas y difíciles de destruir que el
compuesto a partir del cual se originaron (Martínez, 1991).

4.1.2. Tratamientos físico, químico y biológico

Pretenden ser opciones de carácter permanente y comprenden un conjunto de técnicas


que pueden ser utilizadas para prevenir la descarga de materiales peligrosos al medio o
alterar su composición (Martínez, 1991). Consecuentemente, el tratamiento implica la
eliminación parcial o total de los contaminantes que confieren al residuo su peligrosidad

60
a través de la destrucción, extracción o inmovilización. En la Tabla 7 se definen las
operaciones de tratamiento de los RESPEL según naturaleza y características técnicas
definidas en los correspondientes procesos.

Tabla 7: Operaciones de tratamiento de los RESPEL y características técnicas definidas


por procesos.
OPERACIONES DE
EJEMPLOS PARA ESE DETERMINADO TRATAMIENTO
TRATAMIENTOS
Sedimentación / Espesamiento
Centrifugación
Filtración
Sistema de tratamiento físico Flotación
Arrastre con aire o vapor de agua
Proceso a base de membranas: ultrafiltración, ósmosis inversa y
electrodiálisis
Solidificación / Estabilización
Floculación
Absorción
Tratamientos físico-químicos
Adsorción
Intercambio iónico
Extracción
Oxidación
Reducción
Métodos de tratamiento químico Neutralización
Precipitación
Descloración
Aerobios
Sistema de tratamiento biológico
Anaerobios
Incineración / combustión
Métodos térmicos Pirólisis
Vitrificación
Fuente: Aguado et al., 1999.

4.1.3. Relleno de seguridad

Consiste en la selección de un sitio para ubicar una instalación de depósito de residuos


originado por actividades antropogénicas, donde el diseño garantice el aislamiento en
un área cerrada, evitando las filtraciones de contaminantes líquidos y gaseosos, con
reglamentaciones cada vez más estrictas (Ortega y Rodríguez, 1994). El relleno tiene la
función de preservar la salud humana y protección del medio ambiente, a través del
aislamiento de los RESPEL y residuos persistentes durante extensos períodos

61
(Doménech, 1994). Además, se debe asegurar la no contaminación del medio ambiente
circundante, en especial cuando exista riesgo de contaminar aguas, siendo necesaria
una construcción con óptimas condiciones de hermetismo (Sánchez et al., 1990).

Por lo tanto, según Sánchez et al. (1990), en la práctica el uso de rellenos parece ser
inadecuado para la eliminación de residuos en tiempo, pero es el más aceptado y el
mejor medio empleable en el corto plazo; en cualquier caso es preferible si se compara
con una eliminación incontrolada.

Algunas de las experiencias internacionales con respecto a las técnicas de tratamiento


de RESPEL son descritas brevemente, por ejemplo, en Dinamarca y Francia, casi el
50% de los RESPEL se incinera, mientras que los Países Bajos, Finlandia y la Región de
Flandes registran un reducido porcentaje. El tratamiento físico-químico puede variar
desde el 0% en Dinamarca hasta más del 30% en Suiza. El uso de rellenos de
seguridad abarca desde menos del 10% en Finlandia hasta más del 50% en Flandes,
pero las elevadas cantidades de RESPEL eliminados han tenido tratamientos previos. En
consecuencia, los rellenos y la incineración son los métodos más utilizados para la
gestión de RESPEL en Europa Occidental (Eurostat, 2000).

Los incineradores más utilizados en Europa para la eliminación de RESPEL son los de
hornos rotatorios, ya que permite la destrucción de residuos sólidos, fangos, líquidos y
envasados. Por lo mismo, estos equipos se encuentran frecuentemente incorporados en
los diseños de instalaciones comerciales o de gestión colectiva y no ligados al mismo
productor de residuos. Un diseño estándar para una planta de incineración de RESPEL
presenta incorporados dos hornos rotatorios funcionando en paralelo y casi continuo,
con un capacidad de 30.000 a 40.000 ton/año (Martínez, 1991).

La regeneración de ALU en España se lleva a cabo en las propias industrias


generadoras o a través de un mercado de valores especiales denominado bolsa de
residuos (Ortega y Rodríguez, 1994).

62
4.2. Instalaciones autorizadas para eliminar RESPEL en Chile

Hidronor comenzó a funcionar en la Comuna de Pudahuel en la RM, a partir de


septiembre del año 1997, ofreciendo la posibilidad de gestionar diferentes tipos de
residuos, lo que marcó un hito y precedente, considerando que en esa época todavía
no existía el DS 148. La empresa trabaja con elementos que entran en la categoría de
RESPEL, entre ellos: aceites y lubricantes usados, solventes, escorias y arenas de
fundición, lodos, hidrocarburos, polvos de filtros, pesticidas, residuos ácidos y con
metales pesados que generan un verdadero problema para muchos industriales
(Hidronor Chile S.A, 2007). Entre sus funciones destacan, ofrecer a las empresas los
servicios de tratamiento, acondicionamiento y eliminación de residuos; tramitar
autorizaciones ante la Autoridad Sanitaria; entregar a sus clientes la experiencia
adquirida en el manejo y gestión de residuos; facilitar la logística de transporte
adecuado; y asesorar en el cumplimiento de la normativa actualmente vigente.

Dicha empresa cuenta con una Planta de Revalorización que permite la formulación de
un combustible alternativo para ser empleado posteriormente en hornos cementeros
aprovechando el valor energético residual del ALU. Existe una Planta de Tratamiento de
Residuos Industriales Líquidos que emplea diversos tratamientos físico-químicos para
tratar soluciones y suspensiones para su depuración. El resultado es un efluente que si
cumple con los requerimientos de calidad, puede ser descargado o reutilizado como
agua de proceso en otras plantas de la misma empresa. Sin embargo, durante esta
operación también se producen fangos o tortas con sólidos contaminados, los cuales
deben ser derivados a la Planta de Tratamiento de Inertización para ser estabilizados y
solidificados. Una cuarta planta, es el Relleno de Seguridad que permite confinar los
residuos previamente tratados debido a la presencia de sustancias peligrosas.

También existe Bravo Energy, ubicada en la Comuna de Maipú perteneciente a la RM,


la cual inició sus operaciones en el año 1998 y tiene una capacidad de 50.000 ton/año.
Tiene el propósito de prestar servicios en el tratamiento de residuos, ofreciendo la

63
eliminación vía incineración. Sin embargo, los ALU son tratados para ser vendidos como
combustible alternativo a las cementeras y a la marina.

La gama de residuos a recepcionar incluye aceitosos concentrados (aceites usados


provenientes de vehículos, maquinarias y procesos, grasas y ceras, borras o lodos de
hidrocarburos y petróleos combustibles contaminados), acuosos aceitosos (aceites de
corte o solubles, emulsiones, refrigerantes, líquidos hidráulicos, aguas de cámaras
separadoras aceite-agua), acuosos no aceitosos (aguas de procesos industriales,
soluciones de limpieza de estanques y cañerías, líquidos reveladores y fijadores),
solventes (halogenados y comunes y combustibles contaminados) y sólidos (borras de
pintura y tintas, lodos de plantas de tratamiento y de residuos de limpieza y tintas y
pigmentos) (Bravo Energy S.A, 2007).

Induambiental (2007b), agrega que la empresa dispone de camiones para el transporte


de residuos, que recolectan en los distintos puntos de generación y llevan a la planta
para su tratamiento, siendo la frecuencia de recolección programada con el generador
asumiendo la responsabilidad de un adecuado manejo y gestión gracias al respaldo de
un certificado de destrucción que va acompañado por las copias de los formularios del
SIDREP, para lo cual dispone de seguros comprometidos en caso de daños y/o por
responsabilidad civil.

Una tercera empresa es Copiulemu filial de Hidronor, ubicada en Concepción en la VIII


Región, que comenzó sus operaciones en el año 2001. Está compuesta por una Planta
de Tratamiento de Residuos Industriales Líquidos; un Relleno Sanitario; y una Estación
de Transferencia para Residuos Urbanos, con recuperación y reciclaje (Copiulemu,
2007). Además, colabora en la optimización de procesos para minimizar la generación
de residuos y asesorando en la identificación, separación y manejo, aplicación de
pautas de seguridad y planes de contingencia para la manipulación de sustancias
peligrosas, con el objetivo de dar cumplimiento al DS 148.

64
4.3. Alternativas viables para eliminar ALU en Chile

Existen tres procesos de eliminación de ALU en lugares previamente establecidos y


autorizados por la Autoridad Sanitaria. Un primer proceso es el reciclaje de ALU, según
Futuroil (2009), la finalidad consiste en la destrucción y separación de las moléculas de
carbón contaminantes a través de la pirólisis o craqueo térmico. Posteriormente, los
aceites bases pueden ser utilizados como materias primas para la producción de nuevos
aceites regenerados que son más estables y con menor tendencia a la oxidación, con
posibilidad de ser nuevamente comercializados.

Por lo tanto, y según GTZ y CONAMA (2007), el procedimiento de reciclaje de ALU


implica la recuperación del recurso, y es considerado el más adecuado, ya que cierra el
ciclo de vida al volverse a utilizar el aceite refinado para fabricar el mismo producto que
lo generó, disminuyéndose así el empleo del aceite virgen.

En la teoría, ocurre que casi todos los ALU pueden ser reciclados, aunque la factibilidad
depende de la cantidad de aceite disponible, su naturaleza, el grado de contaminación
y su composición. Sin embargo, en la práctica el reciclaje de ALU se dificulta cuando el
costo se vuelve inviable o cuando el aceite presenta gran cantidad de base sintética,
agua y sólidos (GTZ y CONAMA, 2008).

Un segundo proceso corresponde al reacondicionamiento, el cual consiste en que los


contaminantes insolubles y los productos de oxidación del aceite son eliminados
parcialmente, por medio del calentamiento, sedimentación, filtración, deshidratación y
centrifugación, y por lo tanto, pueden seguir siendo utilizados. Generalmente, el aceite
reacondicionado vuelve al mismo proceso en que fue usado originalmente, por lo que
se debe comprobar que sus propiedades continúen siendo adecuadas, recomendándose
un sistema de análisis en paralelo. Esta es una forma de reutilización que no puede
restaurar el aceite a su forma original, pero al menos tiene la función de prolongar su
vida útil (GTZ y CONAMA, 2007).

65
Y un tercero proceso es la valorización energética que desprecia la capacidad del
residuo por ser reciclado o ser reacondicionado. Según Herrero (2003), ocurre cuando
el producto lubricante ya no es apto para el uso de maquinarias o vehículos, pero
todavía conserva sus propiedades energéticas, entonces al eliminarle el agua y ciertas
partículas, los ALU pueden ser utilizados como combustible alternativo en hornos
industriales. GTZ y CONAMA (2008) indican que un 1 m3 de ALU contiene un valor
energético estimado de 40.000 kJ o 9.000 kcal, justificando su potencialidad de ser
empelado en el funcionamiento de hornos cementeros y cal.

Los ALU también pueden ser ocupados para la fabricación de explosivos; los insumos
requeridos para esta preparación son un 95% de Nitrato de Amonio y solo un 5% de
petróleo diesel, de este último generalmente se reemplaza un 50% por aceite, pero
puede alcanzar la totalidad, dependiendo del tipo de aceite y la validación de la mezcla
para su uso sin problema (GTZ y CONAMA, 2007).

En el año 2004, la Minera El Tesoro localizada en Antofagasta comprobó que ocupando


una proporción de 50% de ALU provenientes de los propios talleres de mantención de
equipos mineros y el restante 50% con petróleo diesel N° 2, podían continuar con las
actividades de tronaduras (Editec, 2004). Ojalá esta situación se siguiera replicando en
otras empresas mineras chilenas, puesto que ayuda a cerrar el ciclo de vida del residuo
generado, permite eliminar de manera eficiente a través de la combustión instantánea
aprovechando el poder calorífico del residuo y disminuir los costos al reemplazar parte
del petróleo diesel por el ALU.

66
CAPÍTULO 5: RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Este capítulo presenta los resultados y discusión de los dos métodos considerados, con
análisis crítico y apoyo de referencias bibliográficas. Primero se describe el método
cuantitativo desglosado en dos contenidos, estos son, la totalidad en las ventas del
producto aceite lubricante, y la expectativa y porcentaje potencial de recuperación de
ALU a nivel nacional, permitiendo el desarrollo del objetivo 1 de la tesis.

Luego se describe el método cualitativo desglosado en tres los temas relevantes


mencionados, contenidos que fueron abordados por cada entrevistado perteneciente a
uno de los tres grupos estratégicos, permitiendo el desarrollo de los objetivos 2 y 3.

5.1. Método cuantitativo

5.1.1. Totalidad en las ventas del producto aceite lubricante

Con respecto a las características del mercado de lubricantes durante el 2005, en Chile
se comercializaron más de 130.000 metros cúbicos (m3) de aceites lubricantes al año4;
de los cuales, el 60% lo consume el parque vehicular, el 32% corresponde a aceites
industriales, el 4% son grasas y el restante 4% se usa en la marina. En consecuencia,
los principales usuarios de aceites y los más importantes generadores de ALU, son las
empresas de transporte terrestre, las estaciones de servicio y los talleres mecánicos, los
rubros minero, construcción, pesquero, alimentos y bebidas, forestal y textil. A partir de
la cifra de los 130.000 m3, se indica que un 50% del ALU se puede reciclar o valorizar,
esto es 65.150 m3/año5, el residuo que se elimina en instalaciones autorizadas asciende
a 46.800 m3/año, y se estima que unos 18.350 m3/año tendrían destino desconocido6,
por el hecho de que no se disponía información de la instalación para la eliminación o
se considera un destino ilegal (GTZ y CONAMA, 2007).

4
Monografía Aceites Lubricantes para Motor elaborado por Asolub (2006), citado en GTZ y CONAMA, 2007
5
Datos estadísticos proporcionados por Asolub (2006), citado en GTZ y CONAMA, 2007
6
Estimaciones realizadas en base a un estudio de Copec (2006), citado en GTZ y CONAMA, 2007

67
En la Guía Técnica para Aceites Usados del Sector Transporte elaborado por GTZ y
CONAMA (2008) se describe el recorrido y destino del comportamiento del volumen de
flujo de lubricante y su respectivo ALU, y así conocer la dinámica y el ciclo de vida
durante un año. En este resumen se definió, el volumen de venta de los aceites
lubricantes, el volumen total de ALU generado y sus correspondientes pérdidas por
fuga y combustión (Figura 3).

Figura 3: Resumen del flujo de lubricantes y ALU, año 2005.

ALU 50% Venta de 50% Pérdida por fugas y


(65.150 aceites combustión
m3/año) (130.300 (65.150 m3/año)
X% m3/año) 100%-X%

Hornos industriales
(27.000 m3/año)

Reciclaje o
Destinos Eliminación en regeneración
desconocidos instalaciones (12.000 m3/año)
(18.350 autorizadas
m3/año) (46.800 m3/año) Diesel marino
(7.200 m3/año)

Explosivos
(600 m3/año)

Fuente: GTZ y CONAMA, 2008.

Resulta importante mencionar que en el casillero designado como pérdidas por fugas y
combustión, se contabilizan eventos relacionados con fugas y derrames de los aceites
lubricantes y/o ALU (limpieza que se realiza usando aserrín o tierra para la absorción o
paños, donde se generan más RESPEL), que pueden o no estar siendo declarados por
el generador, dependiendo del tamaño y rubro de la empresa, compromiso y
responsabilidad de efectuar una gestión integral de residuos. En este sentido, y con

68
respecto al total de pérdidas, el ciclo de vida del ALU podría estar siendo rebajado de la
contabilidad efectuada a nivel nacional. En cambio, cada vez es mayor el conocimiento
con respecto a la combustión y el quemado característicos durante el funcionamiento
de motores y maquinarias, lo que permitió al equipo WQ/STF-26 consolidar el Modelo
Concawe, a través de la definición de los porcentajes potenciales de recuperación de
ALU específicos para cada subcategoría dentro de las categorías y la expectativa del
volumen a recolectar total, situación que se describe más adelante aplicado a la
realidad chilena (Tabla 9).

Por lo tanto, el hecho de incorporar este modelo, refleja el intento de Modernización


Ecológica, porque tanto ciencia y tecnología fomentan la prevención y facilitan a la
solución de problemas ambientales (Oltra, 2005), en este caso, mejorando la gestión
integral de los ALU a nivel nacional.

Del total de ALU generado, se identificaron los volúmenes de aceite que tienen destino
desconocido y aquellos que son eliminados en instalaciones autorizadas. Como destinos
inadecuados conocidos de los ALU se mencionan, el vertido al suelo, cursos de agua,
alcantarillados y sistemas de drenaje, la utilización como matapolvo para controlar el
polvo en caminos, el control de la vegetación para disminuir la cantidad de maleza, la
conservación de la madera por pintado, la entrega para la recolección municipal, el uso
como combustible en quemas al aire libre no controladas y la adulteración para su
posterior comercialización en el mercado (Induambiente, 2007; GTZ y CONAMA,
2008).

Con respecto a la eliminación en instalaciones autorizadas y según importancia en las


cantidades descartadas, GTZ y CONAMA (2007) describen que grandes volúmenes de
ALU son incinerados en los hornos industriales para la producción de cemento y, a
través del reciclaje o regeneración para la nueva venta de aceite comercial, en cambio,
en menores volúmenes, son empleados como diesel marino y para la elaboración de
explosivos de uso en faenas mineras, siendo este último muy escaso (Figura 3).

69
Al observar la Figura 3, del total de ventas de aceites, el 50% corresponde a pérdidas
por fugas y combustión, y el otro 50% se consigna al ALU. Es justamente en este
segundo porcentaje, denominado porcentaje potencial de recuperación, donde se
procedió a ajustar mediante la aplicación del Modelo Concawe, y conocer si se está
subestimando, calculando correctamente o sobreestimando la cantidad de este RESPEL
a recolectar a nivel nacional.

Durante el año 2005, se reportó un total de compra importada y vendida del producto
aceite lubricante que ascendió a los 130.300 m3/año (GTZ y CONAMA, 2008), mientras
que durante el año 2007, Asolub (2008) reportó un total de venta de lubricantes de
143.800 m3/año (se asumió que el nivel de importaciones es mayor o igual que el nivel
de las ventas), resultando un alza del 9,5% para el período comprendido entre los años
2005-2007. De estos 143.800 m3, la mayor parte está incorporada en el grupo
productivo automotriz, con un 67,37% (96.861 m3), sigue el grupo productivo
industrial, con un 29,20% (41.997 m3) y finalmente el grupo productivo de grasas
lubricantes, con un 3,44% (4.942 m3).

Esta situación de alza del 9,5% en la venta de productos lubricantes es completamente


contraria si se contrasta con la estrategia jerarquizada de residuos, específicamente con
respecto al concepto de minimización, pues si bien es cierto, no existe un producto
sustituto al lubricante que evite la generación de ALU, se cumple en parte con la
aplicación de prioridades y solo ocurre al final de las 3R, en el reciclaje de los ALU
(SINIA, 2005).

Al aumentar la cantidad comercializada de lubricante, se presume en igualdad de


condiciones, se generan mayores volúmenes de ALU, y consecuentemente, no se
reduce la cantidad generada del residuo anualmente. No fue posible identificar algún
reuso o reacondicionamiento de aceites lubricantes en procesos productivos con la
intención de extender su vida útil. Efectivamente, se corroboró en terreno la alternativa
de reciclaje o regeneración en el funcionamiento de tres plantas refinadoras de aceites

70
a nivel Metropolitano. Por lo tanto, en términos absolutos, la demanda por lubricantes
ha aumentado al igual que la minimización por reciclaje de ALU porque se siguen
presentando proyectos de refinación al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental
(SEIA) de la CONAMA.

Sin embargo, en términos relativos, cuando la demanda por lubricantes aumenta, ésta
se explicaría siempre y cuando hubiera un aumento en el número de empresas que
utiliza los lubricantes de manera eficiente y los eliminara correctamente, y no en el caso
de mantenerse el número de empresas que hacen un inadecuado manejo y gestión de
los ALU generados, supuesto que no pudo ser confirmado o rechazado en el transcurso
de la investigación.

En la Tabla 8, se enseña el resumen consolidado en las ventas lubricantes para el año


2007, según información suministrada por Asolub. En la tabla, se clasifican y describen
tres grupos importantes y sus correspondientes productos, en donde el grupo total
automotriz está conformado por cuatro tipos de productos: los aceites automotrices
gasolina (incluye vehículos livianos con motor a gasolina), aceites automotrices diesel
(vehículos con motor diesel), aceites transmisiones (aceites para transmisiones del tipo
mecánico y automático) y aceites otros automotrices (aceites para motocicletas y
motores fuera de borda). Asimismo, el grupo total grasas lubricantes, está conformado
por un único tipo de producto, correspondiente a las grasas destinadas a todo uso. Por
último, el grupo total industriales con tres tipos de productos: los aceites marinos
(motores marinos de baja y mediana velocidad), aceites de mantención (hidráulicos,
engranajes, compresores, turbinas) y otros industriales (aceites de producción y aceites
dieléctricos para transferencia de calor).

71
Tabla 8: Resumen de ventas de aceites lubricantes, año 2007.

ACEITES AUTOMOTRICES GASOLINA

ACEITES OTROS AUTOMOTRICES


ACEITES AUOMOTRICES DIESEL

TOTAL GRASA LUBICANTES

ACEITES DE MANTENCION
ACEITES TRANSMISIONES

TOTAL INDUSTRIALES
TOTAL AUTOMOTRIZ

OTROS INDUSTRIALES
ACEITES MARINOS

TOTAL FINAL
ITEM

REVENDEDORES
Total 5 Cias
Asolub 11.206 17.642 4.857 1.779 35.484 1.551 89 8.012 1.587 9.688 46.723
Total otras Cías 6.720 7.253 3.949 890 18.812 842 57 1.883 383 2.323 21.977
Total
revendedores 17.926 24.895 8.806 2.669 54.296 2.393 146 9.895 1.970 12.011 68.700
CONSUMIDORES
Total 5 Cias
Asolub 240 17.929 15.683 1.619 35.471 2.203 6.295 18.274 2.243 26.812 64.486
Total otras Cías 712 3.937 1.814 631 7.094 346 485 2.001 688 3.174 10.614
Total
consumidores 952 21.866 17.497 2.250 42.565 2.549 6.780 20.275 2.931 29.986 75.100

Total grupo
productivo (m3) 18.878 46.761 26303 4.919 96.861 4.942 6.926 30.170 4.901 41.997 143.800
Fuente: Asolub, 2008.

72
Además, se establece que son dos los principales canales de venta de lubricantes 7
representado por: los revendedores (venta indirecta a través de intermediarios) y los
consumidores (venta directa), representando respectivamente el 48% y 52% del total
de ventas a nivel nacional del año 2007 (Tabla 8).

Para el caso de los revendedores se considera la venta en Estaciones de Servicio con


cobertura nacional e independiente del RUT comercial que tengan, como es el caso de
Mobil a través de Copec. Un segundo revendedor, son los Garajes y Representantes de
Marcas Automotrices, donde se encuentran los talleres oficiales y los representantes de
marcas automotrices con marca propia. Un tercer revendedor, corresponde a los otros
Revendedores que son mayoristas y minoristas en general.

Por su parte, dentro de los consumidores se contempla la venta al Transporte Terrestre


(aceites para empresas de transporte camionero, pasajeros, carga y ferrocarriles y para
vehículos de la industria pesquera), Minería (venta a la pequeña, mediana y gran
minería), Construcción (empresas constructoras), Pesquera (venta de todos los aceites
usados en la industria extractiva de pesca), Servicio (Energía y Organismos Públicos
como Ferrocarriles) y Otras Industrias (ventas a todas las industrias no consideradas
anteriormente como por ejemplo: las Industrias Manufactureras, Alimentos y Bebidas,
Forestales y Textiles).

Es importante señalar que hasta fines de año 2008, Asolub estaba conformada por
cinco compañías, ellas eran: Compañía de Petróleos de Chile Copec S.A (COPEC), Esso
Chile Petrolera Limitada (ESSO), Shell Chile S.A.C. e I. (SHELL), Chevron Chile S.A.C
(TEXACO) y Comercial Interdi Limitada (CASTROL); las que conformarían el 78% del
total del mercado de Lubricantes. A partir del año 2009, se incorporarán otras tres
compañías, siendo ellas: Gli Lubricantes Internacionales Ltda., Liqui Molly Chile S.A, y
Terpel Chile; aumentando la participación en el mercado nacional.

7
Luis Molina, Gerente General de Asolub, comunicación personal el 14/10/2008

73
5.1.2. Expectativa y porcentaje potencial de recuperación de ALU

Para hacer compatible los datos de Asolub con el Modelo Concawe, hubo que resumir
toda la información en la Tabla 9, denominada expectativa y potencial recuperable de
ALU en Chile, y nombrar las diferentes columnas. En la primera de las columnas, o sea
aquella definida como CONCAWE, se describe la categorización de los tres grandes
grupos productivos y generadores de ALU establecida por el equipo WQ/STF-26. En la
segunda columna, indicada como ASOLUB, se acomodó la clasificación de los aceites
lubricantes manejados por la Asociación a lo dispuesto en el modelo. En la tercera
columna, descrita como VOLUMEN (M3), se detallan los volúmenes de ALU, una vez
descontadas las grasas y redistribuidas las cantidades para cada uno de las categorías y
subdivisiones de las mismas.

En la cuarta columna CRITERIO, se especifica cual fue el razonamiento para ajustar los
datos desde Asolub al Modelo Concawe, y para el caso descrito como Idem, no hubo
que hacer cambios en el ajuste numérico manteniéndose intacto. En la quinta columna,
identificada como VOLUMEN AJUSTADO AL MODELO (M3), se exponen las cantidades
de ALU correspondientes a cada una de las subdivisiones de las categorías generadoras
de los sectores generadores del residuo. En la sexta columna, llamada POTENCIAL %
DE RECUPERACIÓN, se indica el porcentaje a aplicar para cada una de las subdivisiones
de las categorías generadoras de ALU definidas por el modelo. Por último, la columna
VOLUMEN ALU EN CHILE, muestra el resultado tras multiplicar las dos columnas
anteriores y obtener los volúmenes finales para cada uno de las subdivisiones de las
categorías y, al final se presenta el total de metros cúbicos a recuperar de ALU para el
año 2007.

Se definió que el Total de Grasas Lubricantes no podrían ser incluidas en el Modelo


Concawe por presentarse en un estado distinto, esto es, con apariencia sólida y semi
sólida, y porque son de amplia utilización para la operación de partes móviles de
maquinarias de uso industrial, por lo que hubo que descontarlas. Esta situación quedó
evidenciada en la Tabla 9, donde se descontaron los 4.942 m3 del Total de Grasas

74
Lubricantes, resultando un Total de 138.858 m3 del volumen total por ajustar.

Para facilitar la comprensión, es necesario indicar que dentro de la Categoría de


Vehículos, fue sumamente fácil acomodar las cifras para las clases Automotriz, Diesel y
Transmisión. Sin embargo, los Aceites Otros Automotrices, con un total de 4.919 m3,
fueron fraccionados en una proporción especial y definida según indicaciones de los
expertos, para contabilizar las clases restantes (Engranajes y Otros). A continuación se
desglosa por categorías según el Modelo Concawe:

Categoría Vehículos: para el caso de aceites lubricantes pertenecientes a la clase


automotriz o diesel, el potencial recuperable de ALU alcanzaría un 65% (Concawe,
1996). Liqui Molly (2008), agrega que el diferencial de pérdida se explicaría porque
ocurre un quemado y consumo parcial durante el funcionamiento del motor, que es
aceptable y esperable (menos de un litro de reposición por cada 1.000 kilómetros
recorridos se considera algo normal); en bastante menor proporción se produce escape
de aceite, siendo una de las vías más comunes, la pérdida por goteras y manchas de
aceite bajo el vehículo, aunque también pudiese deberse a derrame durante el servicio
de cambio de aceite y filtro.

Estos eventos relacionados al vertido de lubricantes y/o ALU en el alcantarillado o al


suelo urbano y rural, pueden provocar aumento en los costos de potabilización del agua
para consumo humano y daños cultivos silvoagropecuarios (Belausteguigoitía, 1995).
Como ejemplo, se indica que un litro mal manejado puede contaminar 1.000 m3 de
agua, que es el consumo de unas 50 personas al año. Además, esta misma cantidad de
ALU puede cubrir unos 33 m2 de agua superficial, alterando el equilibrio ecológico
porque bloquea la luz solar, obstaculizando la fotosíntesis y dificultando la reposición
del oxígeno disuelto (Ibáñez, 2009).

75
Tabla 9: Expectativa y porcentaje potencial recuperable de ALU en Chile.
VOLUMEN VOLUMEN
VOLUMEN % POTENCIAL
CONCAWE ASOLUB CRITERIO AJUSTADO A ALU EN
(M3) RECUPERACIÓN
MODELO (M3) CHILE, 2007
VEHICULOS VEHICULOS
Automotriz Automotriz 18.878 Idem 18.878 65 12.271
Diesel Diesel 46.761 Idem 46.761 65 30.395
Transmisión Transmisión 26.303 Idem 26.303 90 23.673
Engranajes Aceites Otros Automotrices 1/3 de AOA 1.640 90 1.476
4.919
Otros (A0A) 2/3 de AOA 3.279 0 0
TOTAL VEHICULOS TOTAL VEHICULOS 96.861 96.861 67.814
INDUSTRIAL INDUSTRIAL
Aceites de Proceso Aceites de Proceso 0 No se reporta 0 0 0
Transformador Transformador 2.806 Registro de ventas 2.806 95 2.666
Hidráulicos 3/4 de AM 22.628 70 15.839
Engranajes Aceites de Mantención (AM) 30.170 1/8 de AM 3.771 75 2.828
Compresor 1/8 de AM 3.771 70 2.640
Metal Metal 1.984 Registro de ventas 1.984 20 397
Otros Otros 111 Diferencia 111 50 56
TOTAL INDUSTRIAL TOTAL INDUSTRIAL 35.071 35.071 24.426
MARINA Y AVIACION MARINA Y AVIACION
Marina Marina 6.926 Idem 6.926 0 0
No se reporta
Aviación Aviación 0 separado 0 90 0
TOTAL MARINA Y TOTAL MARINA Y
AVIACION AVIACION 6.926 6.926 0
TOTAL FINAL TOTAL FINAL 138.858 138.858 92.239
66,4%
Fuente: Aplicación del Modelo Concawe WQ/STF-26 a partir de información de Asolub, 2008.

76
Tal y como se observa en la Tabla 9, la venta de aceite lubricante para ser empleado
en vehículos autos fue de 18.878 m3 y en vehículos diesel de 46.761 m3, al aplicar el
65% del potencial recuperable se espera tener que recolectar un total de 12.271 y
30.395 m3 de ALU respectivamente.

Con respecto a la clase aceites de transmisión, se estableció un potencial recuperable


de ALU del orden del 90%. La determinación asociada a que el uso de este aceite en
particular, provoca la generación de calor interno debido al efecto de fricción que
produce el convertidor, las placas de embrague cuando enganchan entre ellas y la
fricción normal creada por los engranajes. En consecuencia, podrían explicarse ciertas
pérdidas mínimas, porque podría evaporarse en condiciones de altas temperaturas al
estar en movimiento el vehículo. Según Rolcar (2002), la temperatura óptima para su
funcionamiento, a la cual están diseñados la mayoría de los aceites de transmisión, es
de alrededor de los 80° C, asegurando su marcha durante unos 100.000 Kilómetros.

Contrariamente las elevadas temperaturas de funcionamiento del aceite hacen que se


experimente procesos de oxidación, tornándose de color café, adquiriendo olor a
quemado y provocando su contaminación, lo que obliga a cambio. En la práctica ocurre
que cuando la temperatura alcanza niveles superiores a los 114° C, los sellos de goma
empiezan a endurecerse, provocando escapes y pérdidas de presión. En este sentido,
existen otras situaciones que pueden elevar las temperaturas del aceite de transmisión
por sobre la capacidad del sistema de refrigeración, como acarrear remolques, conducir
en zonas montañosas, manejar a exceso de velocidad en época calurosa o cuando el
tráfico está denso en la ciudad. En la Tabla 9, se observa que la venta del aceite de
transmisión para ser empleado en vehículos automotrices o diesel alcanzó los 26.303
m3 y al aplicar el 90% del potencial recuperable, se espera tener que colectar unos
23.673 m3 de ALU.

77
Por su parte, Asolub informó como total comercializado de Aceites Otros Automotrices
(AOA) la cantidad de 4.919 m3, el criterio utilizado8 fue dividir en proporción 1/3 para la
clase engranaje y el restante 2/3 para la clase otros; ambos pertenecientes al Modelo
Concawe. Con respecto a la clase engranajes, estos aceites son empleados para hacer
funcionar los rodamientos de diferentes vehículos y camiones, y al igual que los aceites
de transmisión poseen un alto porcentaje recuperable del orden de 90%, con baja
posibilidad de pérdidas relacionadas a la ocurrencia de escapes accidentales o fugas. En
la Tabla 9, se observa que la venta para su comercialización alcanzaría a los 1.640 m3,
lo que implicaría recolectar un total de 1.476 m3 de ALU.

Dentro de la clase otros, se incluyen los motores de dos tiempos que se caracterizan
por presentar combustión interna y realizar las cuatro etapas del ciclo termodinámico:
admisión, compresión, expansión y escape, en dos movimientos lineales del pistón, o
sea, una sola vuelta del cigüeñal. La adecuada lubricación de estos motores se
consigue mezclando constantemente el aceite con el combustible, en porcentajes que
pueden oscilar entre 2 al 5% y 98 al 95% respectivamente, permitiendo el contacto
continuo de las piezas móviles durante el funcionamiento (EFTM, s/f). De acuerdo a
esto, todo el aceite de engranaje es quemado en la cámara de combustión asignándose
un porcentaje recuperable del 0% por el Modelo Concawe. Tal y como se observa en la
Tabla 9, el volumen importado es de 3.279 m3, pero la cantidad a recolectar es nula
porque el residuo de aceite es consumido por completo.

Sin embargo, son las combustiones no controladas las que pueden tener consecuencias
adversas para la salud humana e impactos ambientales por la producción de emisiones
contaminantes. A modo de ejemplo, al quemar una lata con 5 litros de ALU, se produce
contaminación atmosférica de componentes metálicos y otros (GTZ y CONAMA, 2007),
con liberación de gases altamente tóxicos capaces de contaminar un volumen de aire
equivalente al que respira un adulto a lo largo de 3 años (Depuroil, 1999). Según
Ortega y Rodríguez (1994), en ello radicaría la importancia de la operación de los

8
Luis Molina, Gerente General de Asolub y Vinko Agüero, Ejecutivo de Empresa Copec, comunicación
personal el 08/10/2008

78
incineradores con doble cámara de combustión, destinados a la eliminación de RESPEL.

Categoría Industrial: se mantuvo las clases definidas como aceites de procesos,


transformador, metal y otros, y sólo hubo que redistribuir los Aceites de Mantención en
el desglose específico para aceites hidráulicos, engranajes y compresores definidos en
el modelo. Sin embargo, los volúmenes de ALU estuvieron sujetos a modificaciones,
situación que se detalla más adelante, uno por uno (Tabla 9).

La clase de los aceites de procesos son consumidos por completo durante su uso,
pasando a formar parte de los insumos que se utilizan para la fabricación de un
producto. Consecuentemente, no pueden ser considerados como una fuente de
generación de ALU, y por lo tanto, el modelo asigna un porcentaje recuperable del 0%
(Concawe, 1996). En esta clase se incluyen todos los aceites lubricantes provenientes
de diversos sectores, tales como: Manufactureras, Alimentos y Bebidas, Forestales y
Textiles. En la Tabla 9, se observa que el total importado de aceites de proceso es de 0
m3, esto porque ninguna de las 5 principales compañías vendedoras de lubricantes
contempladas tiene la obligación de reportarlo como tal, por lo tanto, estaría asociado a
una estrategia de mercado para cautivar a los clientes9, aunque en términos de esta
investigación no es relevante, porque nada de ese ALU es posible de recolectar.

Para seguir definiendo las clases de lubricante empleados se debió comprender, en


términos simples, el funcionamiento de algunas maquinarias. Exportquim (2004) señala
que la principal función de los transformadores es poder aumentar o disminuir el voltaje
o tensión en un circuito eléctrico de corriente alterna manteniendo la frecuencia, para
lo cual es necesario el uso de aceites lubricantes de uso eléctrico, especialmente
refinados para cumplir con los requerimientos de enfriamiento o disipación del calor
generado durante la operación y de aislamiento eléctrico para prevenir la formación de
arcos entre dos conductores con alta diferencia de potencial. En general, los
transformadores son ampliamente utilizados en la actualidad, ya que forman parte de la

9
Vinko Agüero, Ejecutivo de Empresa Copec, comunicación personal el 26/11/2008

79
red de transporte de energía eléctrica que conforma el alumbrado público de las
ciudades (Niccarino, 1980).

En la práctica, los transformadores pueden presentar pequeñísimas pérdidas, ya sea


como aceite lubricante o como ALU, que estarían relacionadas al diseño y tamaño de la
marca en particular, por la ocurrencia de fugas o derrames durante actividades como
mantención, reparación y desarme del equipo (Portal del Mantenimiento, s/f). Por
último, al momento de completar su vida útil, el equipo y su correspondiente ALU
deben ser separados y tratados de manera diferente, más aún si este residuo es
portador de Contaminantes Orgánicos Persistentes como los Policlorobifenilos (PCB)
(PNUMA y CONAMA, 2004).

En este sentido, se menciona que su aplicación es de uso cerrado porque los aceites se
mantienen completamente dentro del transformador sin ser expuestos a los usuarios o
al entorno, disminuyendo los riesgos para la salud humana e impactos ambientales
(Sánchez et al., 1990; GTZ y CONAMA, 2007), justificando que el modelo estableciera
un porcentaje potencial recuperable elevado y máximo del 95%.

En la clase aceites lubricantes para transformador, se incluyó, lo se conoce como


“aceites aislantes de uso eléctrico” (según glosa aduanera) provenientes de Empresas
específicas como la Compañía de Petróleos de Chile, Copec S.A; Codelco Chile;
Distribuidora Portland S.A; Empresas Eléctricas Melipilla, Colchagua y Maule; Empresa
Eléctrica Ventana S.A; Minera Escondida Limitada; Siemens S.A; Transformadores CH
S.A y Transformadores Tusan S.A. Las respectivas cantidades fueron filtradas del
Registro de Importaciones detallado por Asolub, hasta totalizar la cantidad 1.403 m3
para el primer semestre de 2008, y por lo tanto, se debió multiplicar por dos para
poder cubrir la proyección para el año 2007. Como se observa en la Tabla 9, el ingreso
de aceite lubricante para transformador sumaría unos 2.806 m3, lo que supone una
expectativa de recuperación total del orden de 2.666 m3 de ALU.

80
Para efectos de poder completar el Modelo Concawe y al igual que en la Categoría
Vehículos, fue necesario establecer criterios definidos finalmente por los expertos 10 y
de esta forma, lograr ajustar la cantidad total de 30.170 m3 de los Aceites de
Mantención (AM) comercializados. Finalmente, se especificó que 3/4 de los AM
corresponden a los aceites hidráulicos, 1/8 a los aceites de engranajes y el restante 1/8
a los aceites de compresores.

Los aceites hidráulicos son indispensables para mantener en funcionamiento las


máquinas y favorecer la producción continua. IHOBE (2002) agrega que éstos son
líquidos transmisores de potencia utilizados para transformar, controlar y transmitir los
esfuerzos mecánicos a través de una variación de presión o flujo. Entre las principales
funciones se menciona el realizar el cierre entre piezas móviles de la maquinaria
industrial, reduciendo fricciones y desgastes, proteger contra la corrosión de las piezas
del sistema y disminuir el efecto del desgaste mecánico.

Según las proporciones definidas, y como se observa en la Tabla 9, el total


comercializado de la clase aceites hidráulicos ascendería a un total de 22.628 m3 y
aplicando un porcentaje de recuperación del 70%, se debiese recolectar un total de
15.839 m3 de ALU. Según Sener (2005), a partir de grandes volúmenes de residuos
almacenados en una empresa, donde existe la mayor posibilidad trabajar con el
reciclaje o regeneración para la obtención de los aceites bases originales, siendo la
primera opción de gestión característico del continente europeo. Situación que no
ocurre en Chile porque la mayoría de los ALU son recolectados, provenientes de
diversos tamaños de empresas generadoras de residuos, y eliminados
fundamentalmente en hornos industriales y secundariamente reciclados y etiquetados
para ser comercializados nuevamente en el mercado interno (GTZ y CONAMA, 2007).

10
Vinko Agüero, Ejecutivo de Empresa Copec y Luis Molina, Gerente General de Asolub, comunicación
personal el 08/10/2008

81
El Modelo Concawe indica un potencial recuperable del orden del 75% para la Clase
Aceites Engranajes. Ello estaría fuertemente influenciado por el consumo durante el
empleo mismo y porque es usual empapar en áreas de la maquinaria donde hay fuerte
presión para lograr disminuir la fricción entre las superficies que puedan sufrir daño.
Además, su constitución en la mezcla del lubricante incorpora un espesante o sustancia
viscosa que dificultaría las pérdidas por escape (Inter Oil S.A, 2008). Como se observa
en la Tabla 9, el total estimado ascendería a los 3.771 m3 y aplicando el porcentaje
indicado, se obtiene una recolección total de 2.828 m3 de ALU.

Los compresores aumentan la presión permitiendo el desplazamiento de fluidos


compresibles de gases y vapores, gracias al intercambio de energía, facilitando el
traspaso y conversión en energía de flujo, logrando su movilidad (Mc Graw, 1979). En la
actualidad, los compresores son ampliamente utilizados porque forman parte de los
sistemas de refrigeradores y aires acondicionados. Según el modelo, dicha clase
presenta un porcentaje recuperable del 70%, debido a que, parte de los aceites
lubricantes para compresores serían consumidos durante su funcionamiento (Concawe,
1996). Como se observa en la Tabla 9, el nivel de comercialización ascendería a unos
3.771 m3 y su correspondiente total ALU a recolectar se estimó en unos 2.640 m3.

También se requiere del uso de aceites para trabajar los metales, ya sea en los proceso
de corte, pulido, laminado y templado de los mismos. Sin embargo, UMSS (s/f) describe
que para estos procesos se requiere del uso de aceites que al ser mezclados con agua
se dificultaría mucho su recolección, puesto que implica volver a separar el agua del
residuo mismo.

En este sentido, los lubricantes empleados para laborar con metales se aplican en la
interfase comprendida entre la herramienta y el trabajo mismo, en muchas operaciones
de formado para reducir los perjudiciales efectos de la fricción. Los beneficios obtenidos
incluyen la reducción en la adherencia, fuerza, potencia, desgaste de las propias
herramientas y mejor terminación de la superficie en el producto final. Las

82
consideraciones para escoger un lubricante apropiado para el trabajo de metales
incluyen el tipo de procesos de formado que se va a utilizar (laminado, forjado,
embutido de lámina metálica u otros), temperatura de trabajo, así como el material de
trabajo, la reactividad química con la herramienta y con los metales de trabajo (es
deseable que los lubricantes se adhieran a las superficies para que sean más efectivos
en la reducción de la fricción), facilidad de aplicación, toxicidad, inflamabilidad y costo
(UMSS, s/f).

Como se observa en la Tabla 9, la cantidad en la venta de aceites para la clase


metales, mediante un filtrado en el programa computacional de Asolub, ascendió a los
1.984 m3 y al aplicarle el porcentaje potencial recuperable del 20%, sería necesario
recolectar un total de 397 m3 de ALU. “En esta clase se incluyeron aquellos aceites
lubricantes identificados como: aceites de corte, aceite sin terminar, aceite mineral
blanco, aceite mineral liviano, hidrocarburo parafínico, lubricante para cadena y
petróleo hidrocarbonílico”11.

De manera excepcional, para los Aceites Otros contenidos en el Modelo Concawe no se


describen especificaciones, y por lo tanto, el volumen fue calculado a partir de la
diferencia que se produjo según datos de Asolub. Como se observa en la Tabla 9, al
Total Final ajustado correspondiente a 138.858 m3, se le descontó los 96.861 m3 del
Total Vehículos y los 6.929 m3 provenientes de la Marina, lo que resultó en un Total
Industrial del orden de 35.071 m3. Ahora, teniendo como referencia los 35.071 m3,
hubo que restar cada una de las clases contenidas en el Grupo Industrial, es decir; 0
m3 (aceites de proceso), 2.806 m3 (aceites de transformador), 30.071 m3 (aceites de
mantención) y 1.984 m3 (aceites de metales), obteniéndose el Volumen de la clase
Otros, que resultó en 111 m3. Asimismo, en el modelo se indicó que para la clase Otros,
el porcentaje recuperable alcanzaría el 50%, lo que es considerado un punto medio
para su estimación, entonces habría que recolectar un total 56 m3 a nivel nacional.

11
Luis Molina, Gerente General de Asolub, comunicación personal el 14/10/2008

83
Categorías Marina y Aviación: en cuanto al mercado de aceite lubricantes
empleados en la marina, se asume que es muy difícil establecer el potencial porcentaje
de recuperación, porque la mayoría de los aceites son consumidos durante el
funcionamiento de los propios motores de los buques; y por lo tanto, el ALU es
consumido a bordo, a través de incineración o por mezcla en el sistema de combustible,
práctica no recomendada por los propios fabricantes de motores marinos (Concawe,
1996). Como se observa en la Tabla 9, la cifra de 6.926 m3 fue fácil de ajustar al
modelo, aunque no fue aporte porque el porcentaje potencial recuperable es 0%, y por
lo tanto, el volumen a recolectar es nulo también.

En Asolub no se reporta por separado el volumen de aceites lubricantes empleados en


aviación y consecuentemente, no se puede calcular el total de metros cúbicos
recuperables de ALU a nivel nacional, asumiéndose que la cantidad tendía a cero. La
razón de tomar esta decisión se basa en que, al realizarse una extrapolación de los
datos europeos, la proporción de aceites de aviación solo alcanzó el 2,36% del Total de
la categoría Marina y Aviación. Sin embargo, se asume este error porque el porcentaje
de recuperación del ALU es bastante alto, del 90%, lo que se explicaría porque existen
bajas cantidades de consumo durante el funcionamiento del avión y a las menores
pérdidas durante el empleo mismo (Concawe, 1996).

Existe otra situación asociada a la gestión de ALU que tiene relación con la fiscalización
por parte del Estado, en especial dentro de la categoría Vehículos, generadora de un
mayor volumen de ALU estimado a recolectar al año, dificultado por ser fuentes móviles
en comparación con la categoría Industrial por ser fuentes fijas, con facilidad de
intercepción, sanción, multa en el caso de ser necesario (Tabla 9).

El resultado final destacado en color rojo, indica que del total de volumen de lubricante
comercializado en Chile durante el año 2007 calculado en 138.858 m3, solo 92.239 m3
correspondería a ALU propiamente tal, lo que representa un 66,4% del total ajustado
(Tabla 9), al que se le debiese hacer un seguimiento al final del ciclo de vida y

84
trazabilidad que permitiera asegurar un correcto manejo y gestión de los residuos. Es
por ello, que al observar la Figura 3, se deriva que existe una diferencia por
subestimación en los cálculos del flujo de lubricantes y su ALU, correspondiente al
16.4%.

A modo de comparación, se indica que los países que conforman la Unión Europea
tienen un porcentaje de recuperación del orden de 49,3% (Concawe, 1996) y que en
países latinoamericanos como Colombia, donde ya se ha aplicado el modelo, el
porcentaje registrado es del 53% para la recolección de ALU 12 . Así, el elevado
porcentaje resultante en la presente investigación, estaría siendo significativamente
más alto porque dentro de la Categoría Industrial, la minería nacional aportaría con un
gran volumen de ALU que estaría siendo declarado.

En concordancia, es importante señalar que a partir de la década del noventa, Chile ha


triplicado la producción de cobre alcanzando las 4,6 millones de toneladas anuales. Ello
ha implicado una variación importante en la participación mundial, puesto que para el
año 1990 se alcanzaba el 15%, duplicándose al 31% en el año 2002 (MINMINERÍA,
2007). Además, la Comisión Chilena del Cobre dio a conocer en su Informe “Inversión
en la Minería Chilena del Cobre y del Oro Proyección del período 2009 - 2013”, que la
producción de cobre registrada para el año 2008 alcanzó los 5,3 millones de toneladas
y se pronostica un alza del 18,8% hasta lograr unas 6,3 millones de toneladas anuales
para el año 2015 (COCHILCO, 2008). Por lo tanto, junto con el incremento en la
producción de cuprífera, se generarán mayores demandas por aceites lubricantes que
conllevan a una mayor generación de ALU13.

Con fecha jueves 27 de noviembre de 2008 se realizó una reunión final en la Oficina de
Asolub, donde se presentó el resultado para la determinación de la expectativa y
porcentaje potencial recuperable de ALU a nivel nacional, estimaciones que no fueron

12
Vinko Agüero, Ejecutivo de Copec, comunicación personal el 08/10/2008
13
Vinko Agüero, Ejecutivo de Copec y Luis Molina, Gerente General de Asolub, comunicación personal el
26/11/2008

85
corregidas, los cuales fueron aprobados por los representantes de las compañías que
conforman la Asociación. Se acordó comenzar a almacenar los datos con las mismas
clases definidas por el Modelo Concawe y de esta forma recalcular y verificar errores,
transcurrido los primeros seis meses del año 2009.

5.2. Método cualitativo

En el Anexo 2 se describe la propuesta de soluciones obtenidas a partir del Proyecto


“Evaluación del proceso de implementación del DS 148 sobre el manejo de Residuos
Peligrosos en la Región Metropolitana” coordinado por GTZ y CONAMA durante el año
2008. En letra cursiva y asterisco (*), se agregan otras soluciones a trabajar en
asociación público y/o privado, que fueron identificadas por los informantes claves
conocedores del Decreto 148 y del manejo y gestión de RESPEL. En la medida que se
vaya haciendo referencia a las posibles soluciones, se relacionará al anexo con su
determinando aspecto y, posteriormente confirmando con citas textuales y/o
referencias bibliográficas.

5.2.1. Tema problemas y riesgos

Dentro del sector público, existe consenso en que el manejo y gestión, conocimiento y
definición de RESPEL es bueno en las grandes empresas chilenas, pero no para la
MIPYME donde persiste la necesidad de mejorar y reforzar su conducta. Entre las
soluciones se propuso, establecer un centro de consultas sobre el manejo de RESPEL,
impulsar campañas de sensibilización pública para promover el manejo de estos
residuos y elaborar instructivos para los trabajadores y manuales particulares por
empresa (Anexo 2, Aspecto Capacitación).

“Grandes empresas: muy bien, con el Reglamento se definieron los residuos y su manejo, las
empresas respondieron. Mediana y pequeña industria: varía, algunos trabajan muy bien,
otros no conocen el Reglamento y por lo tanto, tampoco las definiciones y exigencias”.14

14
Joost Meijer, Encargado del Área de Residuos de CONAMA, comunicación por Internet el 02/02/2009

86
Además, se indicó que la ciudadanía efectivamente realiza las denuncias con respecto a
la acumulación de residuos y/o por malos olores frente a la Autoridad Sanitaria.
Denuncias que pueden ser formalizadas en el subdepartamento de Entorno Saludable
dependiente del departamento de Acción Sanitaria del Área de Gestión Operativa de las
SEREMI de Salud.

“…cada persona denuncia y sabe más, cuando hay acumulación de residuos en algún lado se
atreve a denunciarlo, lo que antes no era habitual”.15

Por el hecho de que las personas se atreven a denunciar se identifica la importancia


que ha sido otorgado al tema de la gestión de residuos, más aún por ser peligrosos,
confirmándose que los diferentes medios de comunicación cumplen con el rol de
informar.

A su vez, el sector privado representado por los transportistas y los destinatarios, hace
una aprobación con respecto a la conducta ciudadana y empresariado, señalando que
es cada vez mayor el conocimiento con respecto al manejo y gestión de RESPEL.

“Estamos en un período transitorio y generacional. El nivel de impacto de los residuos que yo


puedo generar en mi casa es muy distinto al que genera una industria. Actualmente existen
soluciones de barrio, como son Punto Limpio en Vitacura, Ecobas en La Reina, hay proyectos
en Quinta Normal, Estación Central y Ñuñoa para abarcar el tema del reciclaje, todas
concentradas en la Región Metropolitana.”16

“La conciencia ha aumentado en la mayoría de los actores que están involucrados, hay mayor
conocimiento y educación ambiental en las carreras universitarias y técnicas, más
profesionales para hacerse cargo del manejo y gestión de los RESPEL y no peligrosos,
ayudando en la regularización frente a la Autoridad Sanitaria.”17

Es importante destacar que ningún entrevistado se refirió a los riesgos para la salud

15
María Teresa Mallea, Profesional Fiscalizador SEREMI Salud RM, comunicación personal el 19/01/2009
16
Tania Kamues, Gerente de Gestión y Desarrollo STU Ltda., comunicación personal el 27/01/2009
17
Nelson Belmar, Gerente de Medio Ambiente Bravo Energy, comunicación personal el 22/01/2009

87
humana e impactos para el medio ambiente en específico, ya que solo se enuncia la
conciencia y mayor interés por los residuos en general. Además, es frecuente encontrar
que uno de los impactos ambientales asociados a los RESPEL es la contaminación, sin
señalar cual de sus componentes (aire, agua y suelo).

“En la medida que la gente se entere de los riesgos en la salud que corre con botar residuos
y contaminar… y porque a la larga tiene un efecto acumulativo en el medio ambiente.”18

“Para mí que todos saben que el aceite contamina, pero la gente no se mete mucho con los
aceites usados, pues se les atiende y ni se ensucian las manos, esa es pega de los
mecánicos.”19

La contaminación de aguas ya sea superficial o subterránea puede ser determinante


para la existencia de los asentamientos humanos. Se indica que el vertido de lubricante
y/o ALU en el agua deteriora notablemente su calidad. Concentraciones de ALU en el
agua de 1 mg/L la convierten en no apta para el consumo humano y, el valor límite de
0,44 mg/L provoca la alteración del sabor del agua potable (Depuroil, 1999).

Con respecto al manejo y gestión de RESPEL por parte de la MIPYME, el principal


problema captado en entrevistas es que reaccionan de acuerdo a lo que ofrece el
mercado, siendo su principal ganancia el deshacerse de estos residuos al menor costo
posible e incluso gratuitamente en el caso de los ALU.

“… somos chicos y eliminamos cerca de 4.000 litros al año lo que representa el 5%… a través
de Vía Limpia de Copec. Los aceites lubricantes se retiran gratis, los neumáticos no son
gratis, pagas y en las baterías te pagan algo.”20

“El aceite lubricante lo recibimos en bidones de 19 kilos…, entonces los vienen a buscar
desde una empresa de metales y lo mezclan en la máquina y con eso funden metales, es

18
Juan Astorga, Dueño de Taller Mecánico, comunicación personal el 29/01/2009
19
José Daroch, Administrador de Lubricentro Daroch & Bülher, comunicación personal el 28/01/2009
20
Nelson Doren, Administrador del Supermercado del Neumático, comunicación personal el 07/01/2009

88
decir, aquí cero contaminación por aceite.”21

Sin embargo, la situación es diferente para aquellas empresas donde el insumo


principal o utilizado es el ALU, siendo el caso de las plantas recicladoras y donde el
residuo es usado como combustible alternativo, ello porque la capacidad de recepción
en volúmenes altos puede ser empleada durante el proceso productivo en la
elaboración de cemento.

“…compramos y trabajamos los aceites y lubricantes… estamos hablando de unos 400.000


litros mensuales, provenientes de aceites industriales, aceites de garajes, aceites de
22
estaciones de servicio, aceites hidráulicos, aceites de caja de cambio etc...”

“El tema de si compramos o no aceites lubricantes pasa por una estrategia comercial y por el
mercado que lo ha catalogado como un producto que se valoriza. Estas 500 toneladas de
aceites provienen de grandes clientes, principalmente Vía Limpia de Copec… nosotros
tasamos este aceite lubricante que es combustible alternativo a un precio similar al
combustible tradicional que nosotros usamos (no alcanza a ser el 4 o 5% de sustitución), que
es el carbón y el petco, que tienen precios muy bajos”.23

El servicio Vía Limpia de Copec está dirigido a los generadores de ALU en Chile, aunque
es muy específico para mejorar la gestión de este RESPEL, su compromiso es asegurar
la recolección, transporte y disposición final de los aceites en empresas autorizadas por
la Autoridad Sanitaria, no tiene costo para quien lo solicita y consecuentemente
respalda el fin del ciclo de vida del producto lubricante. Según Copec (2008), también
se efectúa el ingreso al SIDREP y se hace el envío de un certificado de destrucción que
respalda la trazabilidad del residuo, entre otros.

Se comprobó una articulación público privada para mejorar el manejo y gestión de


RESPEL, que se ha ido incrementando y fortaleciendo en el tiempo, gracias al apoyo
extranjero de una entidad alemana. Con anterioridad a la entrada en vigencia del DS

21
Juan Astorga, Dueño de Taller Mecánico, comunicación personal el 29/01/2009
22
Patricio Riquelme, Gerente Comercial Química Industrial Futuroil, comunicación personal el 13/01/2009
23
Alejandra Marín, Jefe Comercial de Coactiva, comunicación personal el 21/01/2009

89
148, en el año 2003 nace el “Proyecto de gestión de RESPEL” con la coordinación
técnica de la CONAMA y GTZ, organismos responsables de iniciar diferentes trabajos en
torno a estos residuos y que continúan involucrados hasta el día de hoy, abarcando a
nivel nacional. Por esta razón, se constituyó un Comité de coordinación en donde se
agregaron otras entidades tales como: el MINSAL, la Autoridad Sanitaria de la RM, la
Sociedad de Fomento Fabril (SOFOFA), la Asociación Gremial de Industriales Químicos
de Chile (ASIQUIM), la Asociación de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas
(ASIMET) y la Asociación de Empresas y Profesionales para el Medio Ambiente (AEPA).

Por su parte, son algunos de los generadores de ALU, quienes se han encargado de
investigar y formular otros proyectos, ya sea como Estudio o Declaración, los que han
sido sometidos a una Evaluación de Impacto Ambiental en la Comisión Regional del
Medio Ambiente (COREMA) respectiva. Sin embargo, es indispensable priorizar su
revisión y respetar los tiempos de evaluación para no desmotivar al titular del proyecto
(Anexo 2, Aspecto Fomento a la minimización).

“…siguen presentando proyectos, diciendo tengo este residuo pero puedo generar un
producto con esto o lo podemos incorporar en otros procesos, por lo tanto, son ellos mismos
quienes están investigando otras variables para no botarlos.”24

“…este residuo tiene un valor de mercado y por lo tanto, todas las empresas destinatarias
están interesadas por adquirirlos. Además, siguen apareciendo nuevos actores de manejo de
ALU, el año pasado se presentaron cuatro empresas nuevas dirigidas a refinación de los
mismos.”25

Actualmente, el proyecto “Planta de reciclaje de aceites usados por extracción por


solvente” de la empresa Info Service S.A. (E-SEIA, 2009), se encuentra en estado de
calificación y entre sus objetos busca la compra, elaboración, venta, importación,
exportación y distribución de toda clase de ALU, lo que permitiría contabilizar y ajustar
los volúmenes de aceites lubricantes reciclados y el aseguramiento del final del ciclo de

24
María Teresa Mallea, Profesional Fiscalizador SEREMI Salud RM, comunicación personal el 19/01/2009
25
Nelson Belmar, Gerente de Medio Ambiente Bravo Energy, comunicación personal el 22/01/2009

90
vida del residuo a nivel nacional. A modo de ejemplo, esta declaración fue presentado a
la COREMA de Valparaíso, el 30 de diciembre de 2008 y tiene como plazo de evaluación
hasta el 12 de mayo de 2009, evidenciándose extensos tiempos de revisión.

Además, entre las soluciones para impulsar la minimización de los ALU, destacan la
posibilidad que permita entregar información para apoyar y potenciar la reducción,
reuso y reciclaje de RESPEL, desarrollar seminarios para difundir experiencias exitosas
de reciclaje y reuso de ALU y, establecer una bolsa de residuos26 para poder transarlos
a través del contacto entre el generador y el comprador, para conocer el volumen, flujo
y gestión de los diferentes residuos (Anexo 2, Aspecto Fomento a la minimización).

De las empresas que trabajan con ALU, solo aquellas que ofrecen reciclaje de aceites y
valorización energética de residuos tienen un verdadero conocimiento acerca de la
peligrosidad de los residuos y a su vez, cuentan con laboratorios para análisis y
determinación de muestras (Anexo 2, Aspecto Etapa de Generación). Contrariamente,
en la gran mayoría las generadoras de la MIPYME no saben de la existencia de listados
de chequeo de RESPEL descritos en el DS 148, laboratorios autorizados y/o certificados
y de la posibilidad de solicitar asesorías a la Autoridad Sanitaria.

“…todo residuo que ingresa a la plataforma debe ser muestreado y analizado en el


laboratorio… Sin embargo, como dice el decreto 148 hacemos pruebas de lixiviación,
reactividad, corrosividad para poder definir si es o no un residuo peligroso… y así hacer la
desclasificación para su eliminación.”27

Entre las soluciones en asociación público privada se indica la necesidad de una red de
RESPEL que se encargue de desarrollar metodologías estándares oficiales en la toma de
muestras y análisis en laboratorios. Además, la promoción de APL Municipales para
facilitar el manejo y gestión de residuos de la Pequeña y Mediana Empresa (PYME)
(Anexo 2, Aspecto Etapa de Generación), y como forma de concentrar la recolección, el

26
Operativa en Chile y cuenta con más de 200 empresas entre oferentes y demandantes. Más información
en http://www.residuos.cl/ (página en construcción)
27
Alejandra Marín, Jefe Comercial de Coactiva, comunicación personal el 21/01/2009

91
generador debiera hacer llevar sus envases lubricantes con ALU a lugares de
almacenamiento definidas en una comuna, y para ser derivados para su eliminación.

Aún persisten problemas con respecto al compromiso de asumir la responsabilidad de


los residuos, pues los pequeños y medianos generadores al solicitar el transporte y/o
eliminación de sus RESPEL, insisten en delegar o traspasar la responsabilidad del
llenado del documento de declaración de residuos frente a la Autoridad Sanitaria, para
que sea realizado por quienes prestan estos servicios. Es así como los transportistas y
destinatarios tienen la opción de mejorar su calidad de servicio ofreciendo nuevos
atractivos como estrategias de mercado, situación que se observa concretamente en
este hecho.

“…generador también debe cumplir con exigencias en el almacenamiento, embalaje,


etiquetado y declaración, que en su mayoría tampoco se cumplen, porque delegan todo al
transportista y a los destinatarios, como son parte del servicio va todo aparejado. La razón
radicaría en que el generador se siente con el derecho a decir “hazlo tú”, “porque es tu
problema”, aunque por ley les corresponde a ellos y eso no está resuelto. Falta tiempo para
que eso ocurra, porque a medida que las empresas van ampliando su cobertura y servicio de
calidad, siempre van a ir quedando arraigados en el destinatario y en el transportista.”28

En este sentido, entre las soluciones se propone diseñar e implementar una iniciativa
público privada destinada a lograr el uso del SIDREP por la MIPYME con participación
activa de transportistas y destinatarios de RESPEL, y desarrollar capacitación del
personal interno para la completación de los formularios del SIDREP que permiten la
trazabilidad de los residuos (Anexo 2, Aspecto SIDREP). Dicha situación fue confirmada
durante una de las entrevistas, en donde es el propio gerente quien enseña y asigna a
un determinado trabajador de la Empresa para asumir esta función.

“Yo lo manejo para saber volúmenes de recepción, yo enseñé a algunos de los trabajadores,
especialmente al contador quien siempre se deja una copia impresa de respaldo”.29

28
Nelson Belmar, Gerente de Medio Ambiente Bravo Energy, comunicación personal el 22/01/2009
29
Patricio Riquelme, Gerente Comercial Química Industrial Futuroil, comunicación personal el 13/01/2009

92
La tendencia en la ubicación de las empresas destinatarias finales y de las prestadoras
del servicio de transporte estarían concentradas principalmente en las zonas centro y
centro sur, evidenciándose que tienen la capacidad para manejar los volúmenes de
RESPEL recepcionados (Figura 4). A diferencia de las bodegas de almacenaje temporal
que al parecer, están mejor distribuidas a lo largo de Chile.

“…las mineras traen y transportan todos sus residuos a Hidronor y ahora los generadores
ubicados más al sur, pueden llevarlo a Copiulemu…Sin embargo, la mayoría de los residuos
llegan acá a Santiago. Sería el ideal que una empresa se estableciera en la II o III Región
para que esos residuos no tuviesen que venirse para acá”30

La encargada de la Unidad de Residuos de CONAMA Bío Bío, Patricia Hormazábal indica


que existe un déficit de infraestructura en la VIII Región, aún en presencia de la Planta
Industrial en Concepción (Copiulemu), hay muchos procesos que no se pueden hacer y
deben realizarse en Santiago, lo que implica costos más altos que solo algunas
empresas pueden abordar (CPL, 2008).

Los RESPEL generados en el norte deben ser transportados por tierra y los generados
en el extremo sur deben ser transportados por mar y luego por tierra hasta la RM y
VIII Región, y en este sentido, se plantea la inclusión de proyectos para la eliminación
de RESPEL que permitieran ajustar el cubrimiento de las empresas destinatarias en el
territorio (Anexo 2, Aspecto Etapa Eliminación).

Para contener y tratar de contrarrestar esta situación de crecimiento económico de las


regiones del norte, Hidronor construyó una Planta de Almacenamiento de Residuos
procedentes de la minería en la ciudad de Antofagasta, la que está operativa desde
mayo de 2008 (Group Machiels, 2009).

30
María Teresa Mallea, Profesional Fiscalizador SEREMI Salud RM, comunicación personal el 19/01/2009

93
Figura 4: Instalaciones destinatarias finales y trasporte de RESPEL en Chile.

HIDRONOR

BRAVO
ENERGY

COPIULEMU

Transporte de RESPEL por tierra


Transporte de RESPEL por mar
Necesidad de nueva instalación
para eliminación RESPEL

Fuente: gochile, 2009.

94
En el intento por descentralizar las actividades de eliminación y disposición final de
RESPEL se estaría disminuyendo considerablemente los altos costos de transporte
debido a las distancias en el recorrido, situación que debe asumir el generador desde el
origen al destino (Figura 4). El promedio valor por kilo de la gestión de disposición de
RESPEL oscila entre 4 y 8 Unidades de Fomento31, se debe agregar el costo económico
del transporte y la disminución de los riesgos y peligros para la salud humana e
impactos ambientales durante el traslado mismo.

5.2.2. Tema estrategias e instrumentos

Resulta que el grado de adaptación al DS 148 es directamente proporcional al tamaño


de la empresa y su correspondiente generación de RESPEL. Sin embargo, las empresas
que no están relacionadas directamente a la compra y venta de aceites lubricantes pero
que los utilizan para el funcionamiento de las diversas maquinarias, no son concientes
de ser generadoras de estos residuos.

“Por lo menos ya sabemos que todas las empresas grandes ya están cumpliendo y están en
línea y han regularizado las cosas que tenían pendientes, pero nos falta la gran cantidad de
empresas que conforman los sectores del pequeño y mediano generador de residuos.”32

“…hemos tenido la oportunidad de atender a industrias… faenadoras de pollos y vacunos,


empresas frutícolas y lecherías entre otras…Tal vez, por el hecho de ser industrias
alimenticias que no generan residuos tóxicos, no hemos hablado del decreto 148. Sin
embargo, yo diría que no muchas están preocupadas debido a que no se sienten o no saben
que son generadoras de RESPEL.”33

Una solución propuesta por el sector público dice relación a proporcionar y designar un
profesional estatal que capacite a los trabajadores del sector privado sobre el Decreto
148 y la definición de quien capacitar dentro del organigrama de la empresa y la
definición de la modalidad de la capacitación (Anexo 2, Aspecto Capacitación).

31
Tania Kamues, Gerente de Gestión y Desarrollo STU Ltda., comunicación personal el 27/01/2009
32
María Teresa Mallea, Profesional Fiscalizador SEREMI Salud RM, comunicación personal el 19/01/2009
33
Diego Jiménez, Gerente Técnico y Operativo de Ecoriles, comunicación personal el 09/03/2009

95
Las grandes generadoras de RESPEL se han adaptado al DS 148, pero no ha habido
una implementación total y continua de los planes de manejo presentados. A su vez, la
norma exige que la MIPYME generadora de RESPEL haga una eliminación en lugares
autorizados, pero no hay control alguno de ello.

“Yo diría que muchos de los que elaboraron planes de manejo no los implementaron en un
100% y solo lo tienen ahí. Nosotros vemos que empresas grandes con planes de manejo,
autorizados, bien ordenaditos y con sistemas bien robustos, resulta que llegan acá y no
tienen señalizados los camiones ni los envases...”34

“Lo que tienen que hacer es ir a fiscalizar a los pequeños y medianos que generan menos de
1.000 litros al mes y de esa manera, sensibilizarlos a tomar conciencia. Ellos están urgidos
porque nos llaman contándonos que los fueron a fiscalizar y que les van a hacer un sumario
si no les vamos a retirar.”35

Los entrevistados plantearon como solución, la posibilidad de inyectar más recurso


humano y económico, de tal forma de ampliar la dotación de profesionales
fiscalizadores y terceros idóneos que puedan retroalimentar los planes de manejo ya
presentados y mejorar los que se siguen presentando a la Autoridad Sanitaria (Anexo 2,
Aspecto Planes de Manejo).

“…no nos alcanza el tiempo para fiscalizar a las empresas clandestinas. Por lo menos ya
sabemos que todas las empresas grandes están cumpliendo y han regularizado aspectos que
tenían pendientes, pero nos falta la gran cantidad de empresas que conforman la PYME
generadora de RESPEL.”36

“Faltan recursos, por ejemplo para revisar las declaraciones sobre generación y destino en
papel del SIDREP”.37

34
Alejandra Marín, Jefe Comercial de Coactiva, comunicación personal el 21/01/2009
35
Patricio Riquelme, Gerente Comercial Química Industrial Futuroil, comunicación personal el 13/01/2009
36
María Teresa Mallea, Profesional Fiscalizador SEREMI Salud RM, comunicación personal el 19/01/2009
37
Joost Meijer, Encargado del Área de Residuos de CONAMA, comunicación por Internet el 02/02/2009

96
Pareciera que el grado de adaptación al DS 148 está en función directa de la intensidad
de fiscalización realizada por la Autoridad Sanitaria. En general, se comprobó que las
grandes empresas cumplen por estar permanentemente siendo fiscalizadas, pero es
decreciente en la medida que las empresas se hacen más pequeñas y su localización es
más dispersa.

“Lo puedo clasificar en dos grandes grupos, las grandes empresas y las medianas y pequeñas
empresas. Las grandes empresas tienen una conciencia súper grande respecto a todas las
consecuencias que pueden tener un mal manejo de RESPEL, tanto para la salud de las
personas, ya sean trabajadores y la comunidad en general y el medio ambiente. La mayoría
de las empresas grandes están certificadas, cuentan con un plan de manejo, hacen su
declaración de residuos en el SIDREP, con lo cual todo se facilita mucho y todo está muy
bien. Por otra parte, en la PYME hay de todos los casos…En consecuencia, hay gente muy
comprometida y otros que no, creo que eso depende del grado de información, capacitación
y fiscalización.”38

En este sentido, concuerdo con lo señalado por Patricia Hormazábal, encargada de la


Unidad de Residuos de CONAMA Bío Bío, la capacidad de fiscalización del Estado está
condicionada y limitada por la cantidad de potenciales fiscalizados (CPL, 2008). Por lo
tanto, las soluciones con respecto a la fiscalización se refieren a coordinar con otros
organismos competentes como: Carabineros, Policía de Investigaciones y SAG, y la
difusión de nuevos mecanismos de denuncias en el sistema para ser empleados por la
ciudadanía (Anexo 2, Aspecto Fiscalización).

Las bodegas de almacenaje temporal no son consideradas como secuencia intermedia


del manejo y gestión de RESPEL (CONAMA, 2007b) y tampoco en la declaración en el
SIDREP (Anexo 2, Aspectos Etapa de almacenamiento y SIDREP) respectivamente.

“El gran problema de la normativa es que las bodegas de almacenaje de RESPEL no fueron
contempladas y piensan que no les afecta, eso tendría que mejorarse”39

38
Carolina Escandón, Profesional de la Gerencia Comercial Hidronor, comunicación personal el 04/02/2009
39
Tania Kamues, Gerente de Gestión y Desarrollo STU Ltda., comunicación personal el 27/01/2009

97
“Por lo tanto, es un bodegaje de servicio pero que no está considerado y la Autoridad aplicó
el mismo criterio que para los transportistas.”40

Es necesario modificar el DS 148 e incluir la etapa de almacenamiento temporal


autorizados para solucionar los problemas de doble declaración en el seguimiento de
los residuos (Anexo 2, Aspectos Etapa de almacenamiento). Situación que afecta la
trazabilidad del RESPEL involucrado porque se confunden las funciones y roles de los
transportistas con quienes realizan el almacenaje.

En la Política de Gestión Integral de Residuos Sólidos del 2005 es posible cumplir con la
jerarquización para fortalecer el manejo y gestión de residuos aplicado a los RESPEL.
Primero, utilizando los productos aceites lubricantes tal y como lo indica el fabricante,
específicamente utilizándolos en los kilometrajes indicados, lo que ayuda a disminuir la
generación de residuos ALU (CONAMA, 1999). Segundo, la posibilidad de minimización
mediante el reciclaje por refinación de los aceites y tercero, se considera la valorización
energética por co-procesamiento41 para la eliminación de ALU (HOLCIM y GTZ, 2006).

“El co-procesamiento es un proceso en que los residuos pudiendo ser o no peligrosos


son eliminados, donde la parte orgánica del material se combustiona completamente y
la parte mineral pasa a ser un elemento constituyente del clínker, que es el sólido
artificial estable finamente molido que posteriormente es convertido a cemento”42. Por
lo tato, hay incorporación de diversos residuos, previamente acondicionados y tratados
en la plataforma o planta, excepcionalmente exentos el ALU y el aserrín contaminado,
que son incorporados al proceso de producción de cemento con alto nivel de seguridad.

Como se observa en la Figura 5, las cifras del flujo y destino de los ALU indican que la
incineración en hornos industriales ocupa una proporción bastante alta, siendo más del
doble de lo empleado en la refinación de los aceites. Para que Chile pueda avanzar en

40
Nelson Belmar, Gerente de Medio Ambiente Bravo Energy, comunicación personal el 22/01/2009
41
Sustitución del combustible primario y las materias primas por residuos en procesos industriales como
cemento, cal o producción de acero y centrales eléctricas o en plantas donde se realice mucha combustión
42
Alejandra Marín, Jefe Comercial de Coactiva, comunicación personal el 21/01/2009

98
la gestión de los RESPEL es deseable invertir esta pirámide, para lo cual se requeriría la
incorporación de instrumentos económicos de regulación indirecta por parte del Estado,
pero que no son aplicados actualmente en los ALU.

En consecuencia, en la práctica se observa que el principio precautorio y preventivo en


la generación de ALU no es aplicado según prioridad jerárquica. Gracias a la aplicación
de entrevistas, se reconoció que los generadores comprenden ambos conceptos, pero
no lo aplican porque ya tienen uno o más interesados en la compra o recolección de su
residuo, y se conforman con exigir un certificado de destrucción que permita demostrar
y respaldar la trazabilidad y responsabilidad frente a sus residuos en caso de una
inspección y fiscalización por parte de la Autoridad Sanitaria.

Figura 5: Actual manejo y gestión según cantidad de ALU en Chile.

prevención
y reducción

Prioridad
reutilización y reciclaje

co-procesamiento

Fuente: Elaboración propia a partir de GTZ y CONAMA, 2008.

Además, en estos tres niveles de la pirámide levantada ocurre la recuperación y


aprovechamiento de los materiales y/o la energía que contiene el residuo (Figura 5), y
en este sentido, es hasta el co-procesamiento donde existe un lugar privilegiado en la
jerarquía de gestión de RESPEL. Actualmente, existe una sociedad entre las empresas

99
Hidronor y Lafarge en proporción del 50% por cada una, creándose el convenio
Hidrotermia que está orientado al co-procesamiento de residuos de naturaleza líquida
con poder calorífico, entre ellos, aceites usados, grasas, borras de hidrocarburos,
pinturas y solventes (Group Machiels, 2009).

“…nosotros ponemos las instalaciones, la fuerza comercial y la presencia en el mercado, lo


que nos ayuda a captar los residuos para producir el combustible alternativo, y a su vez,
Lafarge pone a disposición los hornos cementeros para quemar los residuos y su beneficio
está en el ahorro de energía porque no gasta dinero en combustible fósil y ayuda a la
protección del medio ambiente”. 43

Existe el consenso que para poder implementar una gestión integral de RESPEL, se
debe definir previamente el tipo de residuo al que se esté refiriendo. En la actualidad,
la MIPYME generadoras de ALU conoce los movimientos del mercado, y prefieren
continuar con la demanda por la compra, por lo tanto, no es posible adoptar al 100% la
estrategia jerarquizada de RESPEL o porque sencillamente deciden recolectarlo,
almacenarlo y entregarlo gratuito. Se reconoció que los generadores comprenden el
principio de reducción en la generación al mínimo de los ALU, pero tampoco se observa
su aplicación en la práctica. Como se describe en la Figura 5, la tendencia es eliminar
los ALU por co-procesamiento en hornos cementeros y secundariamente por reciclaje
de aceites (GTZ y CONAMA, 2008).

Además, no existe la factibilidad económica y los conocimientos técnicos por parte de la


MIPYME para emprender un nuevo negocio paralelo al original a través del refinamiento
o elaboración de combustible alternativo. Más bien, existe el interés por parte de los
grandes transportistas y destinatarios finales por recolectar el ALU y dar paso al nuevo
negocio. Sin embargo, se debe considerar la existencia de un mercado que asegure la
compra del producto final, puesto que si el reciclaje implica mayores costos, nuevos
conocimientos y trabajo, no hay beneficios y solo son complicaciones para el productor,
se prefiere no considerar y se inclina por la eliminación en hornos cementeros.

43
Carolina Escandón, Profesional de la Gerencia Comercial Hidronor, comunicación personal el 04/02/2009

100
Tanto el DS 148 como la Política de Gestión Integral de Residuos Sólidos no reconocen
el co-procesamiento realizado en hornos industriales como una alternativa tecnológica
viable para la eliminación de residuos. De hecho, esta industria se rige a partir de la
estrategia internacional jerarquizada en la gestión de RESPEL representada por una
pirámide invertida (Figura 6).

“Dicha estrategia plantea que yo como generador de RESPEL, lo primero que debiera
hacer…es minimizar ya sea reduciendo el volumen… y/o bajando la peligrosidad a los
residuos. Ya hice un trabajo sobre eso… entonces veo la posibilidad de reutilizarlo… y si aún
me sigue quedando residuo, trato de reciclarlo… Posteriormente viene el co-procesamiento
que es la incorporación de residuos previamente tratados al proceso productivo existente en
condiciones y operaciones favorables. Luego, viene la alternativa de incineración que puede
ser con o sin recuperación de energía para que… sea aprovechada, y por último, viene el uso
de los rellenos de seguridad. Entonces, la razón de que la pirámide sea invertida es porque
debiera darse mayor prioridad a la minimización, o sea en la base…”44

Figura 6: Estrategia internacional jerarquizada para el manejo y gestión de RESPEL.

prevención y reducción

reutilización y reciclaje

co-procesamiento

Prioridad incineración

relleno de
seguridad

Fuente: Enviado por Alejandra Marín, fecha 22 de enero de 2009.

44
Alejandra Marín, Jefe Comercial de Coactiva, comunicación personal el 21/01/2009

101
Es importante precisar que con o sin residuos, el horno sigue operando y las emisiones
son las mismas, pero en vez de estar ocupando con 100 unidades de combustible fósil
no renovable, lo hace con 95 unidades porque una parte está siendo suplementada con
residuos peligrosos y no peligrosos. Residuos que pueden ser considerados renovables
por el hecho de estar permanentemente generándose y porque su existencia no se
agota aún existiendo una permanente utilización. En este sentido, las cementeras no
están hechas para sustituir cada vez más por combustible alternativo sino para prestar
servicio a la comunidad y proyectarse como un negocio sustentable en el mediano y
largo plazo.

Además, como se observa en la Figura 6 y en comparación con lo descrito en la Figura


5, los dos quintos inferiores de la pirámide invertida que incluyen la incineración y el
relleno de seguridad, corresponden a formas de disposición que deben ser las menos
preferidas. Consiguientemente, incluye un manejo más sustentable de los RESPEL que
se combina con la gestión integral de los ALU, que es a donde Chile debiese apuntar.

A todo nivel dentro de las generadoras y empresas que eliminan los ALU, existe la
impresión que no existe el suficiente mecanismo de control y capacidad fiscalizadora
que sería necesario para abarcar las diversas generadoras de residuos por región,
apuntándose a la inyección de más recursos (Anexo 2, Aspecto Fiscalización). Algunos
entrevistados hicieron hincapié que son alrededor de 8 los profesionales fiscalizadores
para las 270 empresas grandes generadoras de RESPEL que están identificadas y que
presentaron los planes de manejo para el cubrimiento de la RM.

Esta falta de recursos ha dificultado el dirigir los esfuerzos y mejorar la actuación de la


MIPYME con sus RESPEL y ha repercutido para la elaborar de la información estadística
a partir del SIDREP Internet para cada uno de los residuos, y la retroalimentación de
los planes de manejos presentados como lo pretende la Autoridad Sanitaria (Anexo 2,
Aspecto Fiscalización, SIDREP y Planes de manejo respectivamente).

102
“…particularmente con el decreto 148, pero el problema que una legislación sin un poder de
fiscalización es como letra muerta y por lo tanto, queda mucho por resolver.”45

El cumplimiento del DS 148 con respecto a las nuevas exigencias para proceder en la
generación, almacenamiento, almacenaje, transporte y eliminación es solo parcial. Lo
anterior, se explica porque existen buenas intenciones para cumplir adecuadamente a
través de la separación en origen y evitar la mezcla de los residuos, pero existen fallas
en la implementación demostradas por la deficiencia en el uso de señalética en las
instalaciones y durante el transporte, no conocimiento de las incompatibilidades e
identificación de los RESPEL (Anexo 2, Aspecto Capacitación).

“Yo preparé un ambiente con rejas y malla acma y fierros, identifiqué una zona en el local e
hice varios casilleros con reja y dispositivos que van con llave. Así hay una para cada una de
los RESPEL, una para huaipes, otra para baterías, otra de envases plásticos y así
sucesivamente. Por lo tanto, entre ellos no se mezclan, están clasificados y ordenados.”46

“En el caso del lubricante, se exige que el pozo de almacenamiento tenga ciertas
características, que no sea permeable, que no haya fugas, formas construidas especiales
para sacarlo de ahí, aparataje de cómo bombearlo, donde debe estar ubicado, y eso se
cumple”.47

Los certificados emitidos por las plantas receptoras y destinatarias de RESPEL dicen
relación con acreditar la recepción, tratamiento y/o destrucción de un determinado
residuo. Pero este documento no tiene la validez legal como el SIDREP frente la
Autoridad Sanitaria, y por lo tanto, es otra forma más de comprobar rastreabilidad.

“…emitimos un certificado de destrucción pero que no tiene reconocimiento ni validez legal


para la Autoridad Sanitaria. Todas las empresas, previo convenio entre las partes, lo hacen
porque respalda la trazabilidad del residuo, donde se especifica el tipo de material y
cantidad.”48

45
Alejandra Marín, Jefe Comercial de Coactiva, comunicación personal el 21/01/2009
46
Mario Ubilla, Gerente General de León y Compañía, comunicación personal el 09/01/2009
47
Nelson Doren, Administrador del Supermercado del Neumático, comunicación personal el 07/01/2009
48
Nelson Belmar, Gerente de Medio Ambiente Bravo Energy, comunicación personal el 22/01/2009

103
Por consiguiente, en la práctica ocurre que el principio de responsabilidad de la cuna a
la tumba es parcializado según la etapa, compromiso que asume el generador,
transportista y destinatario, quienes declaran en el SIDREP. Esta situación se explica
porque no existe trazabilidad completa desde el producto Lubricante hasta la
eliminación de ALU, se presenta por empresa y se pierde al momento que se mezcla
con otros aceites, ya sea por considerar la refinación de los aceites o como combustible
alternativo en las cementeras.

Asimismo, la posibilidad de rastrear un residuo en cualquiera fase de la cadena del


proceso productivo, solo es posible en las grandes empresas que han adquirido un
sistema de programación computacional que tiene un elevado costo.

“De hecho si es un residuo nuevo, nosotros lo ingresamos en un sistema nuevo llamado


HIDREP donde hay un link que va directo a análisis de laboratorio y en base a eso se le
otorga un código de tratamiento, ya sea físico químico, directo al depósito, si es combustible
alternativo, o se va a incineración al extranjero.”49

Al parecer la trazabilidad se refiere al momento en que se trasportan o eliminan los ALU


y se concreta al momento de la entrega de un certificado de destrucción, previo
acuerdo entre las partes. Coactiva e Hidronor disponen sistemas computacionales (SAP
e HIDREP respectivamente), que permiten hacer un seguimiento de cada uno de los
residuos que han ingresado a la plataforma o instalación y conocer la factibilidad de
eliminarlo.

“De todos estos residuos yo recibo documentos. Bravo Energy me manda un certificado de
destrucción, por cada despacho de transporte me hacen una guía, cada vez que vienen a
retirar, eso se va con copia, donde se detalla tantos kilos de esto y tantos kilos de esto
otro.”50

49
Carolina Escandón, Profesional de la Gerencia Comercial Hidronor, comunicación personal el 04/02/2009
50
Mario Ubilla, Gerente General de León y Compañía, comunicación personal el 09/01/2009

104
A su vez, en el caso específico de la planta de reciclaje se actúa de dos formas, por una
parte se encarga de emitir certificados de disposición de RESPEL, exclusivamente de los
ALU recepcionados y por otra parte, durante el proceso de refinación se originan
nuevos RESPEL que deben ser manejados y gestionados por otras empresas, por los
cuales se reciben los correspondientes certificados de destrucción.

“Nosotros hacemos un certificado de disposición final por cada uno de los despachos
ingresados de aceite usado, que luego enviamos a los clientes habitualmente por correo.
Además, tenemos certificados de destrucción de Polpaico donde van las borras, de Hidronor
para los filtros de aceite, Sernaril de aguas residuales y Envases de la Fuente donde se
envían los contenedores contaminados vacíos. Te demuestro con estos documentos que a
partir de lo que nos llega, también tenemos que hacer una disposición final de otros RESPEL,
para lo cual pagamos.”51

Se supone que es el SIDREP administrado por el sector público, el que tendría la


trazabilidad, los volúmenes y los destinos al final del ciclo de vida de cada uno de los
RESPEL originados a nivel nacional (CONAMA, 2007c). A través de las entrevistas en
terreno y por medio de la búsqueda de la investigadora, se confirmó que hasta ahora,
dicha información no se encuentra a disposición pública en Internet y es de esperar
que en un futuro cercano se pueda acceder y fortalecer el conocimiento de quienes
estén interesados en la gestión integral de residuos (Anexo 2, Aspecto SIDREP).

“Además, se supone que la legalidad indica transparencia por parte del gobierno, y todavía
no salen los reportes que debieran dar algo de información aunque fuera desfasada.”52

Los instrumentos económicos de regulación indirecta propuestos por los entrevistados


abarcan puntos relevantes posibles de asociar a la Jerarquía de Gestión Integral de
Residuos y de esta forma fortalecer el correcto manejo de los ALU por parte de la
MIPYME. Una primera proposición consiste en disminuir el impuesto asociado al
producto lubricante, particularmente de los aceites de origen sintético para que

51
Patricio Riquelme, Gerente Comercial Química Industrial Futuroil, comunicación personal el 13/01/2009
52
Alejandra Marín, Jefe Comercial de Coactiva, comunicación personal el 21/01/2009

105
compitan con aquellos de origen mineral que son de uso masivo. Por lo tanto, el
impacto se enfoca en la primera parte del principio de responsabilidad de la cuna a la
tumba, específicamente en las cantidades generadas por el propio consumidor y no en
la elección de las alternativas viables que considere el generador porque no existen
diferencias entre ellos para su eliminación. Al favorecer a la venta de los aceites
sintéticos, se produciría una menor generación de ALU definido por la recomendación
de mayor kilometraje para el funcionamiento de vehículos o maquinarias (CONAMA,
1999).

“Tendría que haber algo nuevo, como lo que ha estado pasado con los aceites sintéticos,
porque duran 20.000 kilómetros pero son más caros.”53

Una segunda proposición podría estar orientada a un impuesto diferenciado según la


actuación de una determinada empresa, en vez de mayor fiscalización en terreno. O
sea, promover el correcto manejo y gestión de residuos a través de un incentivo
monetario mediante la reducción de los impuestos.

“Yo creo que mi propuesta estaría dirigida a los impuestos… si yo estoy con todo en regla en
el aspecto legal me debiesen cobrar menos impuestos, o sea establecer para los diferentes
tramos de PYME un determinado porcentaje. De esta forma, se logra motivar a la gente…”54

Además, se propone establecer criterios diferenciados según el tamaño de la empresa


generadora, lo que ayudaría en el proceso de adaptación al DS 148 por parte de la
MIPYME.

“…los talleres mecánicos, tiene un gran problema y es que tiene que cumplir con el
almacenaje, para un almacenamiento que genera dos tambores, se le aplica la misma
normativa que a una planta industrial gigantesca, cuando no tienen las mismas
oportunidades, ni los recursos para poder hacerle frente a las exigencias. Por lo
tanto,...podría haber una suerte de separación de las exigencias, en función de los

53
José Daroch, Administrador de Lubricentro Daroch & Bülher, comunicación personal el 28/01/2009
54
Mario Ubilla, Gerente General de León y Compañía, comunicación personal el 09/01/2009

106
volúmenes que se están generando.”55

A ello, y como una tercera propuesta, se puede combinar la idea de focalizar los
esfuerzos para concretar un sistema simple basado en la recuperación de ALU, a través
de subsidio estatal en el cual la prestación de servicios de recolección y transporte
tuviese costo cero para los pequeños y medianos generadores. De esta manera, la idea
es conformar una red de gestión con subsidio para priorizar la actividad de reciclaje a
través de la refinación de los aceites por sobre la eliminación de ALU en los hornos
cementeros.

“… en Europa y creo que en Francia, donde hay un Vía Limpia de recolección de aceites
usados como aquí en Chile, pero que es estatal y que va recogiendo y mezclando en el
camión distintos generadores. Tiene la facilidad de tomar muestras en cada punto de
recolección… si alguien es el problema… paga la cisterna completa, en caso contrario las
muestras se destruyen y así funciona impecable pues se evita el sobre stock.”56

Lo interesante de esta propuesta es que tiene implícito el principio contaminador


pagador, porque existiendo requisitos de calidad del ALU al momento de la recolección
(porcentaje máximo de agua), y en caso de que un generador no cumpla, le será
traspasado e internalizado el costo del transporte de todo el recorrido. Además,
posibilita que cada generador pueda deshacerse de los residuos y que sean llevados a
una instalación donde de haga la eliminación adecuada.

Por su parte, Belausteguigoitía (1995) describe dos instrumentos económicos para el


reciclaje y disposición final adecuada de los ALU en España. Ellos buscan actuar en dos
sentidos claramente definidos, elevando el valor del ALU a través del depósito
reembolso y/o aumentando la demanda por lubricante reciclado a través de cuotas
comerciables.

55
Nelson Belmar, Gerente de Medio Ambiente Bravo Energy, comunicación personal el 22/01/2009
56
Alejandra Marín, Jefe Comercial de Coactiva, comunicación personal el 21/01/2009

107
En el corto plazo pareciera que una forma posible de aplicar a Chile, es el depósito y
reembolso, en donde el comprador del producto debe pagar un cargo y existe un
agente, que puede ser el gobierno o los distribuidores organizados por comuna, fuera
el encargado de juntar estos ingresos y lo devuelvan al momento de ser entregados en
condiciones adecuadas previamente determinadas. Ello permitiría concentrar los ALU en
un solo lugar evitando que los consumidores lo mezclen con otros residuos y bajar los
costos en el reciclaje.

5.2.3. Tema respuestas y eficacia

Con respecto a los tipos y volúmenes de RESPEL manejados y gestionados, la empresa


de transporte autorizada ha evidenciado un fuerte incremento del servicio, alcanzando
el orden del 63% en los tres años consecutivos tras la puesta en marcha del DS 148.
Sin embargo, durante los últimos dos años, ésta se ha propuesto mejorar en términos
de calidad ofrecida al generador, esto es, a través de la incorporación de nuevas tareas
que sean complementarias como la formulación de planes de manejo, asistencia en la
identificación de residuos, establecimiento de señalética en bodegas de almacenaje,
capacitación de sus trabajadores, entre otras.

Tal y como indica Carrasco (2007), para tener una referencia de las dos importantes
empresas autorizadas para hacer la eliminación de RESPEL en Chile, es que se ha
conocido el volumen y tipo de residuos recepcionados en Bravo Energy e Hidronor
antes de la entrada en vigencia del DS 148. Según el Servicio de Salud Metropolitano
del Ambiente (SESMA) antigua Autoridad Sanitaria, durante el año 2002 los principales
residuos recibidos en Bravo Energy fueron: los ALU con 7.823 ton/año (74% del total),
las aguas de lavado de maquinaria con 1.456 ton/año y los solventes con 490 ton/año.
Por su parte, Hidronor recepcionó los siguientes residuos de mayor a menor
importancia: los lodos arsenicales con 7.144 ton/año, los polvos y las cenizas con 5.047
ton/año, las tierras contaminadas 4.766 ton/año, los residuos ácidos con 3.075 ton/año
y los ALU con 1.106 ton/año (correspondiente a un 41% del total).

108
Posterior a la entrada en vigencia del DS 148, Bravo Energy ha debido ampliar los
permisos para la eliminación de residuos porque ha habido una doble situación, un
incremento en la cantidad de residuos y variabilidad en los residuos recepcionados. Sin
embargo, no considera la necesidad de ampliar la capacidad de instalación, lo que se
explicaría porque los residuos sólidos recepcionados no pueden ser eliminados, sino
que temporalmente almacenados y por lo tanto, son derivados a otras empresa,
fundamentalmente Hidronor.

“Existe evidencia de que han aumentado las cantidades de ALU ingresados, triplicándose
desde el 1998 a la fecha… nosotros cuando partimos en el año 1998 recolectábamos 350
toneladas al mes, el año 2000, 700 toneladas al mes, y hoy en el 2008 estamos del orden de
1.000 toneladas al mes (12.000 ton/año)…Fundamentalmente el ALU proviene del transporte
de micros y vehículos. No se proyecta ampliar la capacidad de la bodega porque el mercado
ya está definido y distribuido.”57

Por su parte, Hidronor también ha evidenciado cambios en las cantidades y tipos de


RESPEL recepcionados. La línea de trabajo empleado con los ALU es para la venta
como combustible alternativo para el funcionamiento de los hornos industriales. Esta
empresa no proyecta ampliar la capacidad de recepción puesto todavía no se llena el
33% de la capacidad total que está confinada como relleno de seguridad de RESPEL.

“Actualmente… se está cerrando la celda N° 3 y… abriendo la celda N° 4, estamos esperando


el visto bueno de la SEREMI de Salud para empezar a llenarla con residuos. Cada una de las
celdas tiene una capacidad de 330.000 m3, quedan 4 celdas por llenar lo que se estima para
los próximos 10 años. O sea, en los 12 años que llevamos trabajando se han llenado 3 de las
9 celdas que hay en total, y desde el 2005 con la entrada en vigencia del decreto 148 hemos
crecido mucho.”58

No fue posible conocer la proporción o cantidad de ALU que no estaría declarado


actualmente por no constituir un mínimo legal en la producción anual de la MIPYME y
que se estaría generando a nivel nacional. En el caso de Hidronor se mencionó que no

57
Nelson Belmar, Gerente de Medio Ambiente Bravo Energy, comunicación personal el 22/01/2009
58
Carolina Escandón, Profesional de la Gerencia Comercial Hidronor, comunicación personal el 04/02/2009

109
son muchas las empresas que estarían en esta categoría, y en Bravo Energy, fue
acogido el desafío y se plantea hacer el ejercicio prontamente.

Ahora con respecto al funcionamiento del SIDREP, existen dos apreciaciones bien
definidas por los involucrados, puesto que para algunos ha sido positivo y para otros ha
sido negativo. Claro está que lo ideal es que todas las declaraciones emitidas por los
generadores de residuos se realizaran por Internet, puesto que es mucho más fácil
procesarla y poder emitir informes para conocimiento público. En este sentido, SIDREP
Internet es más conveniente porque presenta dos ventajas, hay ahorro de dinero y
tiempo, y se confirmó que cada vez son más usuarios los que lo ocupan.

“…existe un incentivo para declarar vía electrónica pues hacerlo vía manual implica más
tiempo y plata, son más los costos. En cambio por Internet es más fácil aunque igualmente
hay muchos generadores que lo siguen haciendo por papel y en ese sentido, habría que
erradicarlo.”59

“Eso ahorró que tuviesen que venir para acá, evita timbres y además es más rápido y facilita
mucho a que la persona no se olvide de declarar, lo que es una gran ayuda.”60

“Cada vez más generadores declaran a través de este sistema.”61

Además, se reconoce que esta vía de declaración es de gran ayuda especialmente para
las grandes empresas generadoras de residuos, pero simultáneamente es una gran
debilidad cuando el sistema falla o no está disponible y se debe recurrir a la declaración
manual.

“...el SIDREP es extraordinario porque es fácil de ingresar a la página, es rápido y ágil en el


trámite, además te enseñan a manejarlo, en definitiva es un sistema bastante amigable y es
una de las buenas cosas hechas...”62

59
Nelson Belmar, Gerente de Medio Ambiente Bravo Energy, comunicación personal el 22/01/2009
60
María Teresa Mallea, Profesional Fiscalizador SEREMI Salud RM, comunicación personal el 19/01/2009
61
Joost Meijer, Encargado del Área de Residuos de CONAMA, comunicación por Internet el 02/02/2009
62
Patricio Riquelme, Gerente Comercial Química Industrial Futuroil, comunicación personal el 13/01/2009

110
La solución planteada a esta falla tecnológica, fue establecer un procedimiento gratuito
en caso de contingencia, usando el formulario de declaración en papel pero enviado por
fax o correo electrónico, para no entorpecer ni atrasar el proceso administrado por la
Autoridad Sanitaria (Anexo 2, Aspecto SIDREP).

Parte de la MIPYME generadora de ALU no utiliza o no conoce el SIDREP, ya sea


Internet y/o manual, en ciertos casos, la empresa generadora no hace directamente el
trámite de declaración de residuos, sino que es parte del servicio de otra empresa,
aquellas que transportan o realizan la eliminación del residuo propiamente tal, ya sea
reciclándolo o eliminándolo en los hornos cementeros.

A través de las entrevistas, se planteó que el formulario SIDREP debiese ser mejorado
en su formato para facilitar su completación por parte de personal no especializado y
para quienes recién comienzan a utilizarlo, y se reitera la necesidad de la inclusión de la
etapa de almacenamiento temporal de RESPEL en el documento (Anexo 2, Aspecto
SIDREP). Por ejemplo, entre las recomendaciones se indica agregar una página previa
con los términos abreviados y nomenclaturas utilizadas, desplegar más posibilidades y
entregar una opción abierta para la caracterización del residuo que se está declarando
(Anexo 3).

“…le falta, el SIDREP vía Internet está mal hecho, porque puedes cumplir la función de
declarar pero no se despliegan más posibilidades para los envases, es muy limitado por
ejemplo para tipo de envases, te dice tambor de 100, 200 y 1.000 litros, y solo te da para
especificar en un reglón de observaciones que salieron 5 bidones de 25 litros.”63

Además, se identificó que tanto el destinatario como el transportista deben tener la


posibilidad de rechazar los RESPEL que no cumplan con lo declarado, y para ello, habría
que agregar un campo que permitiera la devolución al generador correspondiente en el
SIDREP (Anexo 2, Aspecto Etapa Eliminación).

63
Tania Kamues, Gerente de Gestión y Desarrollo STU Ltda., comunicación personal el 27/01/2009

111
Las implicancias de los nuevos cambios regulatorios tienen relación con evitar la
contaminación con RESPEL, noción y/o toma de conciencia que se observa en todos los
tamaños de empresas generadoras. Asimismo, para la empresa puede significar costos
diversos en términos de aseo y limpieza hasta inversiones en construcción, compra de
equipos y capacitación al personal; situación que proporcional al tamaño de la empresa,
porque mientras más pequeña sea la empresa, menores son los costos económicos de
implementación y adaptación al DS 148 y viceversa, situación que se constató en las
siguientes entrevistas respectivamente.

“…en términos de costos no es tan grande, pues debo considerar para la compra de
productos que dejan todo limpio”64

“Por supuesto que existen costos asociados, partiendo por el plan de manejo y después hay
que agregar el costo de las obras civiles o de construcción. A los trabajadores se les ha
debido comprar equipos de protección personal y se les mantiene al tanto del tema.”65

Sin embargo, queda la incertidumbre que siendo ambas empresas grandes generadoras
de ALU con la obligación de declaración de sus residuos, fiscalizados por la Autoridad
Sanitaria y que deben cumplir el DS 148, en instalaciones del primer entrevistado en
terreno no se observó construcciones indispensables como son las jaulas con llave para
el almacenamiento diferenciado por residuo. En cambio, en instalaciones del segundo
entrevistado, se verificó mejores condiciones de almacenamiento de residuos peligrosos
y no peligrosos, y en especial para el caso de los ALU, la existencia de un pozo
subterráneo con capacidad de unos 3.000 litros. Razones que hacen suponer costos
económicos muy dispares entre ellos, pero que igualmente les permiten el ejercicio de
su negocio.

La normativa ambiental y particularmente la entrada en vigencia del DS 148 incentiva a


la participación en nuevos mercados y las aperturas comerciales con otros países, lo
que contribuye a la estabilidad de las operaciones de las empresas en Chile.

64
José Daroch, Administrador de Lubricentro Daroch & Bülher, comunicación personal el 28/01/2009
65
Mario Ubilla, Gerente General de León y Compañía, comunicación personal el 09/01/2009

112
“…los inversionistas que eran todos de afuera… vieron que si Chile quería entrar en los
tratados de libre comercio tenía que ponerse con estos temas ambientales y eso significa
cambios en la legislación, entonces esto no es al azar.”66

“Yo pienso que el empresariado chileno tiene la voluntad y las ganas para hacer muchas
cosas y no solamente por la presión de la fiscalización sino porque ellos tienen convenios y
tratados internacionales de comercio que los obligan a cumplir con las condiciones sanitarias
y ambientales.”67

El proyecto “Gestión de Residuos Peligrosos en Chile”, elaboró la Hoja Informativa Nº 3


dirigidas a aquellos generadores pertenecientes a los sectores de la MIPYME, que dan
origen a menos de 12 kilogramos de residuos tóxicos agudos o menos de 12 toneladas
de otros RESPEL anualmente (CONAMA y GTZ, 2006). Dicho documento fue indicado
por Joost Meijer como programa de capacitación porque enumera las recomendaciones
para fortalecer el manejo y gestión de los ALU según etapa, las cuales son descritas a
continuación:

Durante la etapa de minimización y también antes de realizar un cambio de aceite, se


debe verificar y disponer de elementos necesarios para efectuar estas operaciones,
como son: embudos, sistemas de drenaje, recipiente para recibir y drenar filtros; contar
con materiales para el control de filtraciones y derrames (arena y aserrín); tener un
sistema de traslado seguro del ALU desde el motor o equipo hasta el lugar de
almacenamiento, y de esta manera, evitar derrames, goteos y fugas en la zona de
trabajo; utilizar equipo de protección personal (overol, ropa de trabajo, botas o zapatos
antideslizantes, guantes impermeables ajustables y lentes de seguridad); el generador
debe rotular los ALU de acuerdo a su característica de peligrosidad; e identificar con
señalética el residuo.

Con respecto a la etapa de almacenamiento, se debe almacenar los ALU por un período
máximo de 6 meses, tenerlos en contenedores apropiados (con espesor adecuado, sin

66
Alejandra Marín, Jefe Comercial de Coactiva, comunicación personal el 21/01/2009
67
María Teresa Mallea, Profesional Fiscalizador SEREMI Salud RM, comunicación personal el 19/01/2009

113
filtraciones y capaces de resistir la manipulación); se debe mantener los rótulos y
etiquetas de los contenedores de aceites en buenas condiciones (visibles y legibles); el
lugar de almacenamiento de estos residuos debe estar identificado, techado, alejado de
fuentes de calor, y tener una base resistente al ALU, para poder retener cualquier fuga
o derrame producido durante el almacenamiento.

Por su parte, las consideraciones establecidas en la etapa del transporte de RESPEL,


están dirigidas a realizar el transporte de ALU con transportistas autorizados. No
obstante, cuando el generador esté exento de presentar los planes de manejo, podrá
hacer él mismo el transporte siempre y cuando, no se transporte más de 12 toneladas
o más de 6 kilogramos de residuos tóxicos agudos, y necesariamente cumpla con lo
establecido en el DS N° 298.

Por último, en la etapa de eliminación se recomienda que los ALU sean eliminados en
instalaciones autorizadas por la Autoridad Sanitaria, en donde existen las siguientes
modalidades: a) reacondicionados, a través de la eliminación parcial de las impurezas
de manera de prolongar su vida útil y seguir siendo utilizados; b) regenerados a través
del reciclaje, mediante tratamiento físico químico que elimina las impurezas y aditivos,
de tal manera de poder utilizarlo como materia prima para la producción de nuevos
aceites; c) valorizados energéticamente como combustible alternativo en procesos
industriales de hornos cementeros o como materia prima para la fabricación de
explosivos de faenas mineras; y d) aquellos ALU que estén contaminados con PCB’s en
concentraciones superiores a 50 partes por millón (ppm) deben ser eliminados a través
de destinatarios autorizados para manejar este residuo específico.

Con la difusión de la Hoja Informativa Nº 3 se pretende abordar el desconocimiento y


acciones inadecuadas de la MIPYME para disminuir destinos desconocidos como son el
vertido a alcantarillado, impregnaciones en madera y para evitar el levantamiento de
tierra en caminos (Induambiente, 2007).

114
“…todavía ocurre que a nivel micro y pequeño, hay quienes vierten al alcantarillado lo que no
deben hacer, pero es prácticamente imposible pillarlos, es el caso de los aceites usados
provenientes de cambio de aceites de vehículos.”68

“El aceite lubricante en desuso lo ocupan mucho en la playa, cuando hacen cierres plantan
unos palos y les ponen unos alambrados, después los impregnan con aceite quemado, eso es
antioxidante y sirve para que no se pudra la madera y tiene bastante durabilidad…Otros les
ponen alquitrán, pero como hay que comprarlo, prefieren el aceite usado que es regalado.”69

Además, se identificó un nuevo destino desconocido que tiene relación con el empleo
de ALU para el funcionamiento de hornos panaderos en zonas saturadas. Al parecer,
dicho destino que fue identificado en dos de las entrevistas, no es de reconocimiento
de la CONAMA porque no está descrito en la bibliografía referenciada (GTZ y CONAMA,
2008).

“…existe mucha gente que saca el aceite y lo llevan a las panaderías de los alrededores para
quienes es más fácil y barato comprarlo para alimentar la caldera de la panadería, que
comprar petróleo o gas. Y eso es un mercado completamente informal, que nadie maneja y
donde no hay manera de hacerle trazabilidad, a menos de que vayas panadería por
panadería, es como el “manejo hormiga” que se da mucho a nivel nacional.”70

“Antes, estaremos hablando de unos 10 años atrás, lo pagaban muy bien ya que eran como
$10.000 por tambor, eso cuando se vendían a las panaderías para hacer andar las
calderas.”71

En general, las recomendaciones para mejorar el manejo y gestión de RESPEL se


refieren continuar con la difusión del DS 148, dar más información y capacitación sobre
la importancia de separar los residuos en origen, mejorar la educación ambiental de las
generaciones más jóvenes, y considerar más propaganda que fortalezca la imagen de
la misma empresa generadora y su correcto accionar con sus residuos.

68
Diego Jiménez, Gerente Técnico y Operativo de Ecoriles, comunicación personal el 09/03/2009
69
Juan Astorga, Dueño de Taller Mecánico, comunicación personal el 29/01/2009
70
Tania Kamues, Gerente de Gestión y Desarrollo STU Ltda., comunicación personal el 27/01/2009
71
José Daroch, Administrador de Lubricentro Daroch & Bülher, comunicación personal el 28/01/2009

115
“…tiene que ver con la difusión del decreto 148, así como un ciudadano tiene que conocer las
leyes que le auto aplican, las empresas tienen que saber las que les aplican a su negocio,
pero no necesariamente así, …la normativa dice que contaminas con un residuo que no es
peligroso pero que al mezclarlo con un residuo con componentes de peligrosidad, el total o el
global pasa a ser peligroso. Ahora, los pequeños y medianos generadores tienen la mala
costumbre de pensar que es basura y lo mezclan todo, lamentablemente el manejo de los
RESPEL viene con una base cultural.”72

“…con los proveedores hemos estado trabajando la idea de poner pendones y afiches con
publicidad llamativa para explicar las consecuencias de eliminar los residuos incorrectamente,
destacando la exigencia de responsabilizarse por los residuos… de tal manera que quede
figurando de que son una empresa que se preocupa del cuidado del medio ambiente”73

Las empresas privadas se preocupan de imprimir información referente al manejo y


gestión de residuos y difusión del DS 148, situación que fue comprobada a través de la
entrega de un tríptico elaborado por Hidronor, Bravo Energy y Coactiva.

5.3. Complementariedad de los métodos

Los resultados y discusión de los métodos cuantitativo y cualitativo fueron presentados


por separado en el capitulo 5, pero entre ellos son complementarios. Esta afirmación se
respalda en que el documento preliminar con la aplicación del Modelo Concawe a la
realidad chilena fue enviado a la CONAMA para dejar constancia del gran desafío en
materia de manejo y gestión del RESPEL ALU a nivel nacional. Desafío que al menos,
definió metas relacionadas con la venta de lubricantes y la generación de ALU por
actividad realizada para ser replicada idealmente en períodos sucesivos, ojalá de una
vez al año.

Además, queda en evidencia la necesidad de recalcular la expectativa y porcentaje


potencial recuperable de ALU, por parte de la CONAMA y el MINSAL, para ajustarse a
una gestión integral de RESPEL, concordante con el DS 148 y la Política de gestión
integral de residuos sólidos vigentes a nivel nacional.
72
Alejandra Marín, Jefe Comercial de Coactiva, comunicación personal el 21/01/2009
73
Nelson Doren, Administrador del Supermercado del Neumático, comunicación personal el 07/01/2009

116
En este sentido, se reconoce que Chile es un país en vías de desarrollo que intenta
controlar el ciclo de vida, la trazabilidad de los productos y sus residuos, la evaluación
de los riesgos y peligros para la salud humana e impactos ambientales, mediante el
establecimiento de una política de residuos posible de aplicar a los RESPEL y a una
legislación específica para los RESPEL, pero pese a todos los esfuerzos, todavía existe
altos volúmenes de ALU con destino desconocido al cual se le rebaja el volumen
potencial de recolectar, lo que contribuye a aumentar el riesgo en la Sociedad Global
(Beck 1998; 2002). Lo anterior, hace presumir que en otros países menos desarrollados
pueda haber mayor cantidad de ALU que no sea eliminado en forma segura, resultando
efectos acumulativos e incrementándose los riesgos en el mundo.

El papel del Estado en la política y legislación medioambiental está cambiando o tendrá


que cambiar, para dejar de ser curativo/reactivo y pasar a ser preventivo, y de ser
centralizado a ser descentralizado (Mol, 2002). En Chile, resulta que la gestión integral
de RESPEL está en transición, puesto que ambas pretenden condicionar el actuar de los
generadores de ALU en el sentido preventivo por implicar menores costos económicos,
observándose un avance gradual en su adaptación y la descentralización de la
fiscalización a niveles regionales.

Es importante ampliar los estudios dirigidos resolver el problema para diversificación en


la eliminación de los diversos RESPEL, que se desarrollaran nuevas tecnologías que
permitieran aprobar más proyectos en el SEIA, que estimularan el reciclaje de los ALU y
que potenciaran el reuso o reacondicionamiento de los aceites lubricantes en diferentes
procesos productivos, y que estos esfuerzos no sólo fuesen solo de carácter público,
sino que con la participación del sector académico, privado y de la sociedad (Concha,
2003).

Es evidente que ha habido un avance en términos de Modernización Ecológica para la


gestión integral de residuos, adaptación relacionada frente al cumplimiento del DS 148
de RESPEL por parte de las grandes empresas generadoras de ALU, a la frecuencia de

117
la fiscalización estatal y al tratar de evitar las multas o prohibiciones de funcionamiento.
Situación que después de cuatro años tras la entrada en vigencia del DS 148, fue
corroborada por los tres grupos estratégicos definidos en la investigación. Por lo tanto,
la recomendación se refiere a que los esfuerzos públicos se centraran en fiscalizar el
accionar del sector privado de la mediana, pequeña y micro empresa generadoras de
ALU distribuidas a nivel nacional.

118
CAPÍTULO 6: CONCLUSIONES

Mediante la aplicación del Modelo Concawe fue posible establecer el porcentaje


potencial recuperable de ALU gracias a los datos de ventas de lubricantes del año 2007
suministrados por Asolub. Descontadas las grasas lubricantes, existe un total de
138.858 m3 de lubricantes y por lo tanto, la expectativa a recolectar se estima en unos
92.239 m3 de ALU, correspondiente al 66,4% de las ventas de lubricantes líquidos.

Al comparar información de GTZ y CONAMA (2008) con el resultado recientemente


descrito, existiría una diferencia subestimada que alcanzaría el 16,4% del total de ALU
potencial de recolectar a nivel nacional. Por lo tanto, la recomendación apunta a que
las entidades CONAMA y MINSAL, éste último poseedor de las declaraciones de ALU,
pudiesen aplicar el porcentaje potencial recuperable del 66,4% al total importado de
lubricantes y así descontar la cantidad que se elimina adecuadamente en instalaciones
autorizadas para obtener la cantidad exacta de ALU con destino desconocido o ilegal
para el año 2008.

Mediante la aplicación de entrevistas semi estructuradas, se estableció que el


conocimiento sobre los temas tratados en el DS 148, las formas para determinar
peligrosidad de RESPEL y las exigencias de almacenamiento y transporte, están en
relación directa con el tamaño de la empresa generadora de los ALU. Particularmente la
MIPYME, continua el proceso de adaptación a la norma para mejorar el manejo y
gestión de sus ALU, eventualmente pertenecerían a los rubros de alimento y bebida,
forestal y textil.

Entre los destinos no conocidos de los ALU, además de los que tradicionalmente han
sido identificados, se agrega el uso para el funcionamiento de hornos panaderos con el
objetivo de disminuir costos en combustible tradicional, con riesgos para la salud de los
consumidores, situación que se concentra en los alrededores de ciudades grandes y/o
intermedias.

119
Asimismo, la MIPYME no ha tomado conciencia y/o no ha asumido la responsabilidad
de tener que hacer los trámites para declarar en el SIDREP, porque consideran que es
parte del servicio que prestan las empresas recolectoras transportadoras y eliminadoras
de los ALU. Simultáneamente, se reconoce que SIDREP Internet presenta ventajas
comparativas porque existe un ahorro de tiempo y tiene menos costos económicos, y
afortunadamente cada vez son más los usuarios. El inconveniente identificado es que el
sistema es susceptible a fallas tecnológicas por lo que no está cien por ciento disponible
y la solución inmediata es usar SIDREP manual en papel.

Al parecer existirían las suficientes instalaciones autorizadas con capacidad para hacer
la eliminación de RESPEL concentradas en la RM, VIII y II Región. Por lo tanto, aquellas
generadoras ubicadas en las regiones extremas deben asumir mayores costos durante
el transporte. Al contrario, las bodegas almacenadoras temporales de RESPEL estarían
homogéneamente distribuidas en las regiones centrales, pero lamentablemente no son
consideradas como etapa intermedia del manejo y gestión de residuos, tanto en el DS
148 como en el funcionamiento del SIDREP.

El mercado de los ALU ya está definido, fuertemente consolidado y existen múltiples


intereses económicos. En este sentido, existen muchos otros RESPEL que no tienen un
mercado definido que asegure una eliminación adecuada, lo que determinaría un gran
problema que hace reflexionar sobre donde estarán.

Existen beneficios por minimizar a través del reciclaje por refinamiento de aceites, lo
que hace que haya una recolección y transporte gratuito e incluso remunerado en
ciertos casos, con lo que el proceso de manejo y gestión se facilita enormemente en el
cierre del ciclo de vida y trazabilidad. Pese a ello, la mayor proporción de ALU es
llevado y eliminado por co-procesamiento en hornos cementeros, lo que garantiza la
destrucción en forma ambientalmente adecuada. Lamentablemente, el concepto de co-
procesamiento empleado en la jerarquización integral de RESPEL no es considerado en
el DS 148 ni en la Política de Gestión Integral de Residuos Sólidos, lo que dificulta la

120
compresión del tema y por lo tanto, se recomienda su pronta inclusión.

Como formas de realizar protección ambiental, los entrevistados hicieron una propuesta
de instrumento económico interesante y factible de aplicar. Ella se basa en que debiese
existir un procedimiento subsidiado por el Estado Chileno que permitiera recolectar de
forma gratuita los ALU generados por la MIPYME, organizados para un conjunto de
comunas y, solo en caso de existir problemas en el análisis de las muestras, identificar
al generador que lo originó y hacer que pague el servicio de recolección del camión
cisterna y transporte. Posteriormente completar el manejo y gestión en plantas de
reciclaje de aceites y en hornos cementeros, idealmente en ese orden de prioridad,
previo convenio entre las partes involucradas.

Otra forma que ha funcionado exitosamente en España, sería estableciendo un sistema


de depósito y devolución, similar a lo que se hace con los envases retornables de las
bebidas plásticas en los supermercados. En este caso, la idea es que al momento de
compra del lubricante se incluye en el precio final, el costo del producto mismo y el
costo del manejo y gestión del ALU. El objetivo es conseguir que el cliente se incentive
y asuma la responsabilidad de devolver el envase con el ALU recolectado, por lo cual
recibe un reembolso en dinero, acción que se realizaría en centros de recepción
previamente autorizados por la Autoridad Sanitaria y que estarían distribuidos a nivel
comunal.

Por último, es imprescindible el requerimiento de más educación ambiental enfocada en


la MIPYME a través de asesorías y capacitaciones para los diferentes niveles de la
organización empresarial, desde el gerente hasta los operarios, independiente del
tamaño de la generadora de RESPEL. Además, se debiese hacer nuevas campañas
masivas para difundir documentos legales y explicativos indispensables como son: el
Reglamento Sanitario sobre Manejo de Residuos Peligrosos (2005), la Hoja Explicativa
N° 3 (2006) y la Guía Técnica para aceites usados del sector transporte (2008), donde
se establecen las recomendaciones para el manejo de ALU respectivamente.

121
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICA

ACR (2008) Agencia de Residuos de Cataluña. Centro Catalán del reciclaje: Etapas del
ciclo de vida de un producto. Disponible en http://www.arc-
cat.net/es/ccr/reciclatge/disseny/que.html. Consultado el 06 de mayo de 2009.

ACUÑA, GUILLERMO (1997). Gestión ambientalmente adecuada de residuos urbanos en


América Latina: un enfoque de política integral. Disponible en
http://www.eclac.cl/publicaciones/xml/5/9835/lcl1548e_2.pdf. Consultado el 02 de
mayo de 2008.

AGUADO ALONSO, J; ALONSO PEREZ, A. I; ANDRÉS PAYÁN, A; GALAN CORTA, B;


GARCIA CALVO, E; GONZÁLEZ GARCÍA, V; BÁÑEZ MEDIZÁBAL, R; ORTIZ URIBE, I;
URTIAGA MEDÍA, A. M y VIURI FUENTE, J (1999). Los Residuos Peligrosos:
caracterización, tratamiento y gestión. Editorial Síntesis. Madrid, España. 335 páginas.
ISBN 84-7738-703-6.

AGUILAR, GONZALO (s/f). Reglamento Sanitario sobre manejo de RESPEL. Ministerio


de Salud, División Rectoría y Regulación Sanitaria, Departamento de Salud Ambiental.
Disponible en
http://www.asimet.cl/pdf/Reglamento_Sanitario_sobre_Manejo_de_Residuos_Peligroso
s.pdf. Consultado el 05 de enero de 2009.

ARELLANO, JOSÉ y RHIM, ALFREDO (2005). Comisión Económica para América Latina y
el Caribe. Gestión de residuos: Residuos industriales sólidos en la Región Metropolitana
de Santiago. Santiago, Chile. Disponible en
http://www.eclac.cl/publicaciones/xml/5/9835/lcl1548e_2.pdf. Consultado el 20 de abril
de 2008.

122
BECK, ULRICH (1998). La Sociedad del Riesgo: hacia una nueva modernidad. Editorial
Paidos Ibérica S.A. Barcelona, España. 304 páginas. ISBN 84-493-0406-7.

BECK, ULRICH (2002). La Sociedad del Riesgo Global. Editorial Siglo Veintiuno de
España S.A. Madrid, España. 290 páginas. ISBN 84-323-1083-2.

BELAUSTEGUIGOITÍA, JUAN CARLOS (1995). Encuentros: Economía del Medio


Ambiente en América Latina. Editor Juan Ignacio Varas. Ediciones Universidad Católica
de Chile. Santiago, Chile. 361 páginas. ISBN 956-14-0375-7.

BELTRAND, JANETTE y QUIROZ, GABRIELA (2004). Tesis de Título: Análisis sobre el


uso de Test SPLP para determinación de peligrosidad extrínseca en residuos mineros
masivos. Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago de Chile. Santiago, Chile.
148 páginas. Disponible en http://www.digeo.cl/doc/Beltrand_Aviles_Jeanette.pdf.
Consultado el 30 de Diciembre de 2008.

BIBLIOTECA DEL CONGRESO NACIONAL (2008). Constitución Política de la República


de 1980: Artículo 19, Número 8. Santiago, Chile. 143 páginas. Disponible en
http://www.uv.cl/corporativo/archivos/marco/ConstitucionPolitica.pdf. Consultado el 03
de mayo de 2009.

BORREGARD, NICOLA; DOWER, ROGER; GAUER, KARIN; HARTJE, VOLKMAR; KATZ,


RICARDO; SÁEZ, BALDOMERO; SANCHEZ, JOSE MIGUEL; URQUIZA, ALBERTO; VIAL,
JOAQUIN y VON AMSBERG, JOAQCHIM; (1995). Uso de instrumentos económicos en la
política Ambiental: análisis de casos para una gestión eficiente de la contaminación en
Chile. Publicación de la Comisión Nacional del Medio Ambiente, con apoyo técnico del
Instituto de Recursos Mundiales y financiado por la Agencia de los Estados Unidos para
el Desarrollo Internacional. Santiago, Chile. 201 páginas.

123
BRAVO ENERGY S.A (2007). Planta de Tratamiento. Disponible en
http://www.bravoenergy.com/htmlPages_Esp/chile.html. Consultado el 19 de mayo
de 2007.

BUTZE, WALTER (2006). Revista Análisis Económico. Permisos de contaminación


negociables: un instrumento de mercado para la regulación ambiental. Ciudad de
México, México. ISBN 0185-3937. Disponible en
http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/413/41304813.pdf. Consultado el 01 de abril
de 2009.

CAMPINS, MAR (1994). La gestión de los Residuos Peligrosos en la Comunidad


Europea. J. M Bosh Editor, S.A. Barcelona, España. 318 páginas. ISBN 84-7698-265-8.

CARPANETTI, JUAN CARLOS (2006). Declaración de Impacto Ambiental: Planta de


manejo y revalorización de hidrocarburos y mezclas oleosas. Empresa SOLECO S.A.
VIII Región, Chile. Disponible en http://www.e-seia.cl/archivos/DIA_SOLECO_F.pdf.
Consultado el 30 de marzo de 2009.

CARRASCO, JUAN (2007). Gestión de Residuos Peligrosos. Disponible en


http://www.udt.cl/tl_files/www/descargas/seminario_geris/jcc.pdf. Consultado el 19
de junio de 2007.

CCV (2007). Corporación Chilena del Vino. Centro Tecnológico Ambiental: informe final
“Estudio de Impacto Implementación de APL Sector Vitivinícola”. Disponible en
http://www.produccionlimpia.cl/medios/Evaluacion_de_Impacto_Vitivinicola.pdf.
Consultado el 03 de mayo de 2009.

CEPAL y PNUMA (1990). Comisión Económica para América Latina y el Caribe y


Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente. América Latina y El Caribe: El

124
reto ambiental del desarrollo. Publicidad Medusa S.A. Santiago, Chile. 123 páginas.
ISBN 7097-01-0.

COACTIVA (2005). Co-procesamiento de Residuos Industriales: Sistema de Declaración


y Seguimiento de Residuos Peligrosos. Disponible en
http://www.coactiva.cl/Declaraci%C3%B3n%20de%20Residuos%20Peligrosos.pdf.
Consultado el 20 de enero de 2009.

COCHILCO (2008). Comisión Chilena del Cobre. Informe Inversión en la Minería


Chilena del Cobre y del Oro Proyección del período 2009 - 2013. Disponible en
http://www.lasegunda.com/ediciononline/economia/detalle/index.asp?idnoticia=4776
69. Consultado el 17 de abril de 2009.

CONAMA (1998). Una Política Ambiental para el Desarrollo Sustentable. Santiago, Chile.
Disponible en www.sinia.cl/1292/articles-26000_pdf_politica.pdf. Consultado el 01 de
octubre de 2008.

CONAMA (1999). Estaciones de Servicio: Guía para el control y prevención de la


contaminación industrial. Santiago, Chile. 75 páginas. Consultado el 05 de julio de
2008.

CONAMA y GTZ (2005a). Proyecto Respel: Gestión de Residuos Peligrosos en Chile.


Disponible en http://www.respel.cl/filedoc/Unidad_I_seia.pdfIM. Consultado el 24 de
marzo de 2008.

CONAMA y GTZ (2005b). Guía para la elaboración de planes de manejo de Residuos


Peligrosos. Disponible en
http://www.minsal.cl/ici/destacados/residuos_peligrosos/Guia_planes_de_manejo.pdf.
Consultado el 24 de enero de 2008.

125
CONAMA y GTZ (2006). Proyecto Respel. Gestión de Residuos Peligrosos en Chile:
Aceites Usados. Hoja informativa N° 3. Disponible en http://www.respel.cl/filedoc/HI-
03%20Aceites%20Usados.pdf. Consultado el 16 de enero de 2009.

CONAMA (2007a). Aprobado Reglamento de Residuos Peligrosos en Chile. Disponible


en http://www.conama.cl/portal/1255/article-29925.html. Consultado el 21 de abril de
2007.
CONAMA (2007b). Proyecto de Gestión de Residuos Peligrosos en Chile. Disponible en
http://www.conama.cl/portal/1301/article-34853.html. Consultado el 21 de abril de
2007.

CONAMA (2007c). Expertos internacionales preparan a Autoridades Sanitarias para


comienzo del Reglamento de Residuos Peligrosos. Disponible en
http://www.conama.cl/portal/1301/article-31731.html. Consultado el 13 de octubre de
2007.

CONAMA RM (2008). Residuos Peligrosos: CONAMA Región Metropolitana y Agencia de


Cooperación Alemana organizan segundo taller. Disponible en
http://www.conama.cl/rm/568/article-44338.html. Consultado el 23 de enero de 2009.

CONCAWE (1996). Colección y disposición de aceite lubricantes Usado (Reporte 5/96).


Preparado por el Grupo de Dirección de Calidad de Agua de Concawe, fuerza Especial
WQ/STF-26. Disponible en http://www.concawe.org/Content/Default.asp?pageID=31.
Consultado el 12 de septiembre de 2008.

CONCHA, JOSÉ (2003). Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Beneficios
y costos de políticas públicas ambientales en la gestión de residuos sólidos en Chile y
países seleccionados. Disponible en
http://www.eclac.cl/publicaciones/xml/7/13887/lcl1992e.pdf. Consultado el 26 de
agosto de 2007.

126
COPEC (2007). Compañía de Petróleos de Chile: Nuestra Empresa y quienes somos.
Disponible en
http://www.copec.cl/extranet/wps/wcm/connect/copec+publico+web+content/Copec+
Publico/Nuestra+Empresa/Quienes+Somos/. Consultado el 16 de octubre de 2008.

COPEC (2008). Compañía de Petróleos de Chile. Vía Limpia Red Nacional Retiro Aceites
Usados: Carta de presentación. Disponible en www.e-
seia.cl/archivos/Carta_Presentacion_Via_Limpia.doc. Consultado el 27 de octubre de
2008.

COPIULEMU (2007). Tratamiento y gestión de residuos. Disponible en


http://www.copiulemu.cl/. Consultado el 22 de mayo de 2007.

CPL (2008). Consejo de Producción Limpia. Una mirada a la actual normativa y desafíos
en materia de Residuos Peligrosos. Reportaje sobre el Tratamiento de Residuos
Peligrosos en Chile: avanzando a paso lento. Disponible en
http://www.produccionlimpia.cl/medios/REV_PL_CUARTA_EDICION.pdf. Consultado el
06 de mayo de 2009.

DEPUROIL (1999). Control reciclaje y mantenimiento de aceites industriales: Riesgo


para el medio ambiente. Disponible en
http://www.euskalnet.net/depuroilsa/Riesgosmedioambiente.html. Consultado el 04 de
noviembre de 2008.

DOMÉNECH, XAVIER (1994). Química Ambiental: El impacto ambiental de los residuos.


Miraguano Ediciones. Madrid, España. 254 páginas. ISBN 84-7813-109-4.

EL MERCURIO (2006). Primeros meses del Decreto 148: buen comienzo para un largo
camino. Disponible en

127
http://www.edicionesespeciales.elmercurio.com/destacadas/detalle/index.asp?idnoticia
=0110012006021X1020039&idcuerpo=486. Consultado el 19 de mayo de 2007.

ECOAMERICA (2008). Residuos Sólidos: Industria del reciclaje toma vuelo en Chile con
proyecto de ley para 2008. Disponible en
http://www.ecoamerica.cl/sitio/index.php?area=1272. Consultado el 24 de noviembre
de 2008.

ECOPORTAL (2008). El Directorio Ecológico y Natural: Glosario de términos


Ambientales. Disponible en http://www.ecoportal.net/content/view/full/169/offset/8.
Consultado el 29 de mayo de 2008.

EDITEC (2004). En la Minera el Tesoro: Uso de aceites residuales


en la fragmentación de rocas. Disponible en
http://www.editec.cl/mchilena/nov2004/Articulo/tesoro.htm. Consultado el 04 de mayo
de 2009.

EFTM (s/f). Escuela de Formación Técnica Motul. El motor de dos tiempos. Disponible
en http://www.motul-america.com/eftm/el_motor_de_2_tiempos.pdf. Consultado el 28
de octubre de 2008.

E-SEIA (2009). Ficha de Proyecto: Planta de reciclaje de aceites usados por extracción
por solvente. Disponible en https://www.e-
seia.cl/expediente/ficha/fichaPrincipal.php?modo=ficha&id_expediente=3458575&idExp
ediente=3458575. Consultado el 20 de abril de 2009.

ESPINOZA, GUILLERMO (2007). Gestión y Fundamentos de la Evaluación de Impacto


Ambiental. Disponible en http://idbgroup.org/sds/doc%5CGesti%C3%B3n-y-
Fundamentos-v02.pdf. Consultado el 29 de mayo de 2008.

128
EUROSTAT (2000). Fuentes Estadísticas publicará en breve estadísticas sobre el
tratamiento de residuos. Disponible en
http://www.ine.es/revistas/fuentes/Numero41/9y10.htm. Consultado el 28 de agosto
de 2007.

EXPORTQUIM (2004). Especificaciones Técnicas Ficha Técnica Aceite Para


Transformadores. Disponible en
http://www.exportquim.com/VBeContent/NewsDetail.asp?ID=3098&IDCompany=10.
Consultado el 02 de octubre de 2008.

EYSSAUTIER DE LA MORA, MAURICE (2008). Metodología de la investigación:


Desarrollo de la inteligencia. Ciudad de México, México. 326 páginas. ISBN-13: 978-
970-686-384-3.

FIELD, BARRY y AZQUETA, DIEGO (1996). Economía y Medio Ambiente. Departamento


de Recursos Económicos de la Universidad de Massachussets. Massachussets, Estados
Unidos. 310 páginas. ISBN 958-600.536-4.

FUENTES, FLAVIO (1999). Manual de Derecho Ambiental: Los residuos y otros


contaminantes. Editorial Libromar Ltda. Valparaíso, Chile. 657 páginas. ISBN 956-
7890-03-X.

FUTUROIL (2009). Tecnología: Proceso para la obtención de aceites comerciales


industriales o automotrices. Disponible en
http://www.futuroil.cl/proceso/proceso.htm. Consultado el 04 de mayo de 2009.

GEISSE, GUILLERMO (1993). Diez años de debate ambiental. Centro de Investigación


y Planificación del Medio Ambiente y Editorial Ambiente y Desarrollo. Santiago, Chile.
228 páginas. ISBN 956-7280-04-5.

129
GIRARDET, HERBERT (1992). Atlas Gaia: Ciudades, alternativas para una vida urbana
sostenible. Celeste Editores. Madrid, España. 191 páginas. ISBN 84-87553-53-2.

GMA-INFOR (2001). Grupo Medio Ambiente e Instituto Forestal de Chile. Glosario para
Sistema de Gestión Ambiental. Disponible en http://www.infor.cl/webinfor/PW-
GMA/Articulos/Glosario.htm. Consultado el 01 de octubre de 2008.

GOCHILE (2009). Mapa de Chile: 183 x 700 - 19 KB - jpg


http://www.gochile.cl/spa/Guide/ChileDestinationsGuide/Img/Map-Attr.jpg. Consultado
el 18 de marzo de 2009.

GROUP MACHIELS (2009). Información Empresarial de Hidronor. Disponible en


http://www.groupmachiels.be/sp/fiches-milieu/tablemilieu_hidronor_hp.htm.
Consultado el 04 de mayo de 2009.

GTZ y CONAMA (2007). Sociedad Alemana para la Cooperación Técnica y Comisión


Nacional del Medio Ambiente de Chile. Guía Técnica para Generadores de Aceites
Industriales Usados. Disponible en
http://www.respel.cl/filedoc/Guia%20Aceites%20Industriales%20Usados%20Final.pdf
Consultado el 03 de mayo de 2008.

GTZ y CONAMA (2008). Sociedad Alemana para la Cooperación Técnica y Comisión


Nacional del Medio Ambiente de Chile. Guía Técnica para Aceites Usados del Sector
Transporte. Disponible en
http://www.respel.cl/index.php?idtema=6&subtema=6&iddoc=84. Consultado el 15
de mayo de 2008.

HERRERO, JOSÉ (2003). Asociación Española de Lubricantes: ASELUBE apuesta por la


valorización energética para el aceite usado. Disponible en
http://www.aselube.com/pdf/EntrevistaJH.pdf. Consultado el 04 de mayo de 2009.

130
HIDRONOR CHILE S.A. (2007). Gestión de residuos. Disponible en
http://www.hidronor.cl/. Consultado el 19 de mayo de 2007.

HOLCIM y GTZ (2006). Guía para el co-procesamiento de residuos en la producción


de cemento. Disponible en http://www.e-
seia.cl/archivos/09_Guidelines_COPROCEMesp_v2.0.pdf. Consultado el 5 de abril de
2009.

HORMAZÁBAL, PATRICIA (2008). Tesis de Magíster en Desarrollo Urbano presentada


al Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales. Política de Gestión Integral de
Residuos Sólidos: fundamentos y aplicación en la Región del Bío Bío. 175 páginas.

HURTADO, CARLOS; HAJEK, ERNST; VOHRER; MONTENEGRO, PEDRO; VALENZUELA,


RAFAEL y DIAZ, JAVIER (1990). Regulación, Mercado y Medio Ambiente ¿hacia una
economía de mercado ecológica?. Corporación Libertas. Santiago, Chile. 194 páginas.

IANNI, OCTAVIO (1998). La Sociedad Global: Sociología y Política. Siglo Veintiuno


España Editores. Cuidad de México, México. 131 páginas. ISBN 968-23-2156-5.

IBÁÑEZ, JEOVANY (2009). Mundo & Motor: Aceite quemado ¿qué hacemos con él?.
Disponible en
http://www.mundoymotor.com/No.135_0008_01_2009/mym_109026115373.htm.
Consultado el 08 de abril de 2009.

IHOBE (2002). Gestión Eficaz del Aceite Lubricante Usado y Fluidos Hidráulicos
Disponible en
http://www2.medioambiente.gov.ar/ciplycs/documentos/archivos/Archivo_70.pdf.
Consultado el 03 de Noviembre de 2008.

131
INCEP (1992). Instituto Americano de Estudios Públicos. Ambiente y Desarrollo
Sostenible en América Latina: Cumbre de Río, Panorama Centroamericano. Temas y
Documentos de Debate N° 5/92. Centro América. Septiembre y octubre 1992. Ciudad
de Guatemala, Guatemala. 234 páginas.

INDUAMBIENTAL (2007a). Residuos domiciliarios: El negocios de residuos. Disponible


en http://www.induambiental.cl/1615/article-88423.html. Consultado el 19 de mayo de
2007.

INDUAMBIENTAL (2007b). Residuos industriales: Fichas de actualidad. Disponible en


http://www.induambiental.cl/1615/article-88428.html. Consultado el 19 de mayo de
2007.

INDUAMBIENTE (2007). Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y


ecología. Extra duración: extracto de la Guía Técnica para generadores de aceites
industriales usados del Proyecto Gestión de Residuos Peligrosos en Chile. Santiago,
Chile. Septiembre y octubre 2007, año 15, N° 88, p. 54-56. ISSN-0717-0432.

INSTITUTO NACIONAL DE ECOLOGÍA DE MÉXICO (2005). Definición y consecuencias


de accidentes de alto riesgo ambiental: Efectos de sustancias tóxicas en el ambiente y
los ecosistemas. Disponible en
http://www.ine.gob.mx/ueajei/publicaciones/libros/132/definicion.html. Consultado el
26 de mayo de 2008.

INTER OIL S.A (2008). Grasas Industriales. Disponible en


http://interoilchile.cl/2008/05/06/grasas-industriales/. Consultado el 02 de octubre de
2008.

132
IRWIN, ALAN (2002). La Sociología del Medio Ambiente: Una perspectiva Internacional.
Coordinadores Redclift, Michael, Woodgate, Graham y Mc Graw Hill. Madrid, España.
509 páginas. ISBN 84-481-3656-X.

KING, ALEXANDER y SCHNEIDER, BERTRAND (1991). La primera Revolución Mundial:


Informe del Consejo al Club de Roma. Fondo de Cultura Económica. Ciudad de México,
México. 329 páginas. ISBN 968-16-3675-9.

LEAL DEL CASTILLO, GABRIEL (2004). Introducción al Eco-urbanismo: el nuevo


paradigma. Ecoé Ediciones. Bogotá, Colombia. 252 páginas. ISBN 958-648-365-7.

LIQUI MOLLY (2008). Consejo para mi motor: está perdiendo aceites. Disponible en
http://www.liqui-moly.cl/commerce2/noticia_despliegue_consejo.php?id=33.
Consultado el 02 de octubre de 2008.

LOAYZA, JORGE (2006). Boletín electrónico informativo sobre productos y residuos


químicos: Gestión integral de residuos peligrosos. Lima, Perú. Publicación año 2, N° 10,
febrero 2006. Disponible en
http://www.unmsm.edu.pe/quimica/docentes/ing%20loayza/BOLETIN_10.pdf.
Consultado el 06 de mayo de 2008.

LUHMANN, NIKLAS (1997). Observaciones de la Modernidad: Racionalidad y


contingencia en la Sociedad Moderna. Editorial Paidós. Barcelona, España. 203 páginas.
ISBN 84-493-0422-9.

MARTÍNEZ ORGADO, CARLOS (1991). Los residuos tóxicos y peligrosos. Edita la


Secretaría General técnica del Ministerio Obras Públicas y Transporte. Madrid, España.
93 páginas. ISBN 84-7433-776-3.

133
Mc GRAW, HILL (1979). Fluid movers: pumps, compressors, fans and blowers. New
York, United States. 373 pages. ISBN 0070107696.

MINISTERIO DE AMBIENTE, VIVIENDA Y DESARROLLO TERRITORIAL DE LA


REPÚBLICA DE COLOMBIA, ALCALDIA MAYOR DE BOGOTA, DEPARTAMENTO TECNICO
ADMINISTRATIVO DEL MEDIO AMBIENTE BARRANQUILLA Y DEPARTAMENTO
ADMINISTRATIVO DE GESTIÓN DEL MEDIO AMBIENTE (2006). Manual Técnico para el
Manejo de Aceites Lubricantes Usados: Convenio de cooperación científica, tecnológica
y financiera para el diseño de las estrategias y lineamientos teóricos requeridos para la
gestión ambientalmente adecuada de los aceites usados de origen automotor e
industrial en el territorio nacional. Bogotá, Colombia. 90 páginas. ISBN 958-97878-8-6.
Disponible en
http://www.acp.com.co/assets/documents/Medio%20Ambiente/MANUAL%20ACEITES
%20LUBRICANTES%20USADOS.pdf. Consultado el 20 de mayo de 2008.

MINMINERÍA (2007). Ministerio de Minería: La Minería en Chile. Disponible en


http://www.minmineria.cl/574/propertyvalue-1981.html. Consultado el 04 de diciembre
de 2008.

MINSAL (2004). Ministerio de Salud: Reglamento Sanitario sobre manejo de residuos


peligrosos, Decreto Supremo N° 148. División Rectoría y Regulación Sanitaria,
Departamento de Salud Ambiental del Gobierno de Chile. Disponible en
http://www.minsal.cl/ici/destacados/residuos_peligrosos/residuos_peligrosos.html.
Consultado el 27 de mayo de 2008.

MOL, ARTHUR (2002). Modernización Ecológica. Transformaciones industriales y


reforma medio ambiental en Sociología del medio ambiente: una perspectiva
internacional. Coordinado por Michael Redclift y Graham Woodgate. Madrid, España.
502 páginas. ISBN 844813656X.

134
MONTENEGRO, SEGIO; HERVÉ, DOMINIQUE y DURAN, VALETINA (2001). Los tratados
ambientales: Principios y aplicación en Chile. Gobierno de Chile y Universidad de Chile
Facultad de Derecho, Centro de Derecho Ambiental. Santiago, Chile. 403 páginas. ISBN
956-7204-25-X.

NICCARINO, JORGE (1980). Apuntes de máquinas eléctricas. Patrocinado por el


Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Pontifica Universidad Católica de Chile.
Santiago, Chile. 198 páginas.

OLTRA, CHRISTIAN (2005). Modernización Ecológica y Sociedad del Riesgo: hacia un


análisis de las relaciones entre ciencia, medio ambiente y sociedad. Barcelona, España.
Disponible en http://ddd.uab.cat/pub/papers/02102862n78p133.pdf. Consultado el 10
de enero 2009.

ONU (2002). Organización de las Naciones Unidas. Documentos Cumbre de


Johannesburgo: Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible. Disponible en
http://www.un.org/spanish/conferences/wssd/doconf.htm. Consultado el 29 de
diciembre de 2008.

ONU (2004). Organización de las Naciones Unidas. División Desarrollo Sustentable –


Programa 21. Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo.
http://www.un.org/esa/sustdev/documents/agenda21/spanish/riodeclaration.htm.
Consultado el 20 de noviembre de 2008.

ORTEGA, RAMÓN y RODRÍGUEZ, IGNACIO (1994). Manual de Gestión del Medio


Ambiente. Editorial Mapfre S.A. Madrid, España. 342 páginas. ISBN 84-7100-957-9.

PNUMA Y CONAMA (2004). Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y


Comisión Nacional de Medio Ambiente. Manual de Chile sobre el manejo de Bifenilos

135
Policlorados y Askareles: un estudio de caso sobre la Aplicación de Guías. 114 páginas.
Consultado el 07 de julio de 2008.

PNUMA (2005). Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Chile: entra en
vigencia nueva normativa sobre tratamiento de desechos peligrosos. Disponible en
http://www.pnuma.org/informacion/noticias/2005-06/17jun05e.doc. Consultado el 19
de mayo de 2007.

PORTAL DEL MANTENIMIENTO (s/f). Mantenimiento transformadores eléctricos.


Disponible en http://www.solomantenimiento.com/articulos/mantenimiento-
transformadores-electricos.htm. Consultado el 07 de noviembre de 2008.

PORTAL SOSTENIBILIDAD (s/f). Definición del Análisis del Ciclo de Vida. Disponible en
http://portalsostenibilidad.upc.edu/detall_01.php?numapartat=6&id=143. Consultado el
12 de enero de 2009.

PROCHILE (2007). Chile sorprende siempre: calidad y medio ambiente. Definición de


trazabilidad, sinónimo de rastreabilidad. Disponible en
http://www.prochile.cl/servicios/medioambiente/trazabilidad.php. Consultado el 29 de
mayo de 2008.

REPORTE SHELL CHILE (2003). Nuestra contribución con el Desarrollo Sustentable:


Lubricantes más amigables. Disponible en http://www.shell.com/static/cl-
es/downloads/news_and_library/publications/reporte_shell_2003_2004.pdf. Consultado
el 15 de mayo de 2008.

RODRÍGUEZ, AMPARO (2007). Conflictos ambientales que amenazan la salud de la


población y la biodiversidad del planeta. Revista de Derecho, Nº 28, ISSN: 0121-8697.
Bogotá, Colombia. Disponible en

136
http://ciruelo.uninorte.edu.co/pdf/derecho/28/12_Conflictos%20ambientales.pdf.
Consultado el 06 de mayo de 2008.

RODRÍGUEZ, GREGORIO; GIL, JAVIER y GARCÍA, EDUARDO (1999). Metodología de la


investigación cualitativa. Editorial Aljibre. Málaga, España. 378 páginas. ISBN 84-87767-
56-7.

ROLCAR (2002). ¿Cuándo cambiar el aceite de transmisión? Disponible en


http://www.rolcar.com.mx/Tu%20amigo%20en%20el%20camino/Tu_amigo_3.htm.
Consultado el 10 de noviembre de 2008.

SAG (2005). Servicio Agrícola y Ganadero. Boletín división de protección de los recursos
naturales renovables: Gestión de residuos sólidos agroindustriales. Disponible en
http://www2.sag.gob.cl/Recursos-
Naturales/boletin_deproren/marzo_abril2005/pdf_mayo/residuos_agroindustriales.pdf.
Consultado el 19 de mayo de 2007.

SAMAJA, JUAN (1941). Epistemología y Metodología: Elementos claves para una teoría
de la investigación. Editorial Eudeba. Buenos Aires, Argentina. 414 páginas. ISBN 950-
230-93-16.

SÁNCHEZ, VICENTE; SEPÚLVEDA, CLAUDIA y CERDA, RODRIGO (1990). Tráfico de


desechos peligrosos en América Latina, documento de estudio N° 8. Editorial Comisión
Sudamericana de Paz. Santiago, Chile. 61 páginas. ISBN 956-7087-03-01.

SANTIBÁÑEZ, PAMELA (2004). Convenio de Basilea sobre el control de los movimientos


transfronterizos de desechos peligrosos y su eliminación. Ministerio de Salud del
Gobierno de Chile. Disponible en
www.minsal.cl/ici/destacados/agenda_quimica/convenio_basilea.ppt. Consultado el 20
de abril de 2008.

137
SENER (2005). Secretaría de Energía de México. Proceso INTERLINE-SENER para la
regeneración de aceites usados. Madrid, España. Disponible en http://www.todo-
masters.com/Noticias/Actualidad/Proceso_Interline-
SENER_para_la_regeneracion_de_aceites_usados/. Consultado el 04 de noviembre de
2008.

SINIA (2005). Sistema Nacional de Información Ambiental. Política de Gestión Integral


de Residuos Sólidos en Chile. Disponible en http://www.sinia.cl/1292/articles-
26270_pol_rsd.pdf. Consultado el 15 de septiembre de 2007.

SINIA (2006). Sistema Nacional de Información Ambiental. Reglamento Sanitario


sobre Residuos Peligrosos. División Rectoría y Regulación Sanitaria, Departamento de
Salud Ambiental, Ministerio de Salud del Gobierno de Chile. Disponible en
http://www.sinia.cl/1292/articles-38293_pdf_respel.pdf. Consultado el 15 de abril de
2008.

STRAUSS, ANSELM y CORBIN, JULIET (2002). Bases de la investigación


cualitativa: técnicas y procedimientos para desarrollar la Teoría Fundamentada.
Medellín, Colombia. 341 páginas. ISBN 9586556247.

SUNKEL, OSVALDO y GLIGO, NICOLO (1980). Estilos de desarrollo y Medio Ambiente


en la América Latina. El Trimestre Económico, Lectura 36. Fondo de Cultura Económica.
Ciudad de México, México. 663 páginas.

UMSS (s/f). Universidad Mayor de San Simón. Formado de Metales y Trabajo con
Lámina Mecánica, Capitulo III. Facultad de Ciencias y Tecnología, Departamento de
Ingeniería Mecánica. Cochabamba, Bolivia. Disponible en
http://materias.fcyt.umss.edu.bo/tecno-II/PDF/cap-31.pdf. Consultado el 04 de
noviembre de 2008.

138
UNFPA (2004). Fondo de Población de las Naciones Unidas. Planificación y gestión de
una Evaluación: El proceso de reunión de datos. Nueva York, Estados Unidos.
Disponible en http://www.unfpa.org/monitoring/toolkit/spanish/tool5iii-spanish.pdf.
Consultado el 04 de enero de 2009.

VALLS DE ROSSI (2005). Grupo de Apoyo Jurídico por el Acceso a la Tierra: desastre
ambiental de Minamata. Disponible en
http://www.ceppas.org/gajat/index.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=58.
Consultado el 17 de abril de 2008.

WILLUMSEN, HANS (2007). Revista Ecoamérica. Trabajamos en una ley de residuos


sólidos que permita articular la regulación con el fomento y la fiscalización. Santiago,
Chile. Disponible en http://www.ecoamerica.cl/pdf_notas/71/5-8_eco71.pdf.
Consultado el 01 de abril de 2009.

139
ANEXOS

Anexo 1: Regulaciones y normas de residuos en diferentes países del mundo

CRITERIO ESTADOS
PAÍS ESPAÑA ALEMANIA UNIDOS MÉXICO CHILE
Publica y
Regulación Pública Pública Pública Pública
privada
Leyes y Leyes y normas
Normas
normas con con incentivos a Leyes y normas Leyes y normas
Método generales y
incentivos la Producción específicas específicas
específicas
económicos Limpia
Protección eficaz
Contaminador Contaminador Contaminador Contaminador
Principio de recursos
pagador pagador pagador pagador
naturales
En origen y
En origen, con
proceso, sin
responsabilidad Recolección,
Punto perjuicio de Recolección, Recolección,
en el producto. transporte y
principal de regular transporte y transporte y
Regula disposición
regulación transporte y disposición final disposición final
transporte y final
disposición
disposición final
final
Otros Mercado /
Económicos Económicos Mercado Mercado
instrumentos Económicos
Sobre el
Costos de Sobre el bien o Sobre el bien y Sobre los Sobre los
proceso y los
gestión producto el producto residuos residuos
residuos
Promueve la
Producción Directrices y Normas
Normas Ordenanzas en Normas
Limpia y la normas específicas por
específicas comunidades específicas
participación de específicas tipo de residuos
privados
Transporte y
Estrategia Economía del
Reciclaje disposición Disposición final Disposición final
principal ciclo integral
final
Fuente: Concha, 2003.

140
Anexo 2: Propuesta de soluciones para la implementación del DS 148

ASPECTOS
TRANSVERSALES
SOLUCIONES ÁMBITO PÚBLICO SOLUCIONES CONJUNTAS SOLUCIONES AMBITO PRIVADO

Talleres organizados por


destinatarios con el registro de las
Proporcionar un profesional estatal
personas capacitadas a validar por la
que capacite a monitores del sector
Autoridad Sanitaria (CP). Central de
privado, orientado a la
Generación de guía básica para la llamado telefónico. Capacitación a
implementación del DS 148 (CP).
PYME sobre el manejo de RESPEL todos los clientes de acuerdo al DS
Establecer un centro de consultas
(CP). Elaborar guías prácticas de 148, enfocado en la PYME.
vía telefónica o Internet sobre
CAPACITACIÓN

implementación del DS 148 por rubro Compromiso de capacitación de


manejo de RESPEL. Definir a quien
orientadas a buenas prácticas y expertos facilitadores que debe ser
capacitar y modalidad de
minimización de RESPEL en la PYME. reconocido por la Autoridad
capacitación. Capacitación a otros
Campaña de sensibilización pública Sanitaria. Elaborar instructivos para
organismo públicos por ejemplo
para promover el manejo adecuado de operadores. Aportar infraestructura
Municipios (MP). Conductores
RESPEL, convocado por el sector del sector privado para capacitar en
capacitados mediante curso validado
público y apoyado por el sector RESPEL. Generar programas de
por la Autoridad, como requisito
privado (MP). capacitación estándar de acuerdo a
para obtener una licencia específica
necesidades y requerimientos
para el transporte de RESPEL
orientados a nivel administrativo y
(Modificación Ley de Tránsito) (LP).
operativo. Financiar campaña de
sensibilización pública (MP).

141
ASPECTOS
TRANSVERSALES
SOLUCIONES ÁMBITO PÚBLICO SOLUCIONES CONJUNTAS SOLUCIONES AMBITO PRIVADO
Establecer un procedimiento en caso
de contingencia gratuito, usando
Diseñar e implementar una iniciativa
formulario de declaración en papel y
publico privada destinada a lograr el
envío por fax o correo electrónico
uso del SIDREP por la MIPYME con
(CP). Desarrollar fiscalización
participación activa de transportistas y
gradual para actores que ingresan
destinatarios de RESPEL (MP). Desarrollar capacitación interna para
por primera vez al SIDREP.
el uso del SIDREP y crear líneas de
Establecer procedimiento para
Modificar el documento formato del coordinación entre el destinatario y
SIDREP

generación automática de código


SIDREP para facilitar y agilizar la el generador de RESPEL, para
SIDREP y obligación de uso para
completación de los usuarios fomentar el uso del SIDREP (CP).
todos los generadores,
principiantes *. Desarrollar capacitación interna del
independiente del volumen (MP).
SIDREP (MP).
Incluir la etapa de almacenamiento
Poner a disposición pública en
temporal de RESPEL en el documento
Internet, los volúmenes de RESPEL
formato del SIDREP *.
generados a partir del año 2005 en
adelante *.

Diseñar e implementar una iniciativa


publico privada destinada a capacitar a
certificadores de implementación de
PLANES DE MANEJO

Diseñar y mantener registros o crear


planes de manejo de RESPEL que
herramientas que permitan evaluar
apoyen en actividades de fiscalización
la implementación efectiva del plan
Considerar plazo de respuesta y a la Autoridad Sanitaria (MP).
de manejo de RESPEL en las
estado de revisión por Internet (MP).
instalaciones, a través de indicadores
Incorporar un tercero idóneo que
medibles y verificables por la
pueda retroalimentar los planes de
Autoridad Sanitaria (MP).
manejo ya presentados y mejorar los
que se siguen presentando ante la
Autoridad Sanitaria a nivel regional *.

142
ASPECTOS
TRANSVERSALES
SOLUCIONES ÁMBITO PÚBLICO SOLUCIONES CONJUNTAS SOLUCIONES AMBITO PRIVADO

Mantener bases de datos de


transportistas y destinatarios
autorizados actualizados (CP).
Difundir resultados de la
implementación del SIDREP. Desarrollar modelo de fiscalización
Coordinar fiscalización con otros público privada. Difundir los resultados
organismos competentes del proyecto con la finalidad de apoyar Tanto el generador como el
FISCALIZACIÓN

(Carabineros, Policía de el proceso de implementación del DS destinatario se comprometen a


Investigaciones y SAG). Difundir 148 en todas las regiones (MP). fiscalizar (CP). Promover la
mecanismos de denuncias del formalización de la implementación
sistema. Fomentar regularización de Posibilidad de inyectar más recursos del DS 148 para incluir a la PYME
transportistas y entregar para ampliar la dotación de (MP).
autorizaciones temporales. profesionales fiscalizadores y terceros
Estandarizar criterios a nivel nacional idóneos en regiones *.
por parte del MINSAL (MP).
Considerar el manejo de RESPEL
municipales en la futura ley de
residuos (LP).

143
ASPECTOS
TRANSVERSALES
SOLUCIONES ÁMBITO PÚBLICO SOLUCIONES CONJUNTAS SOLUCIONES AMBITO PRIVADO

Desarrollar seminarios para difundir

FOMENTO A LA MINIMIZACIÓN
experiencias exitosas de minimización
Establecer o potenciar una Bolsa de
y reciclaje de RESPEL (CP). Preparar y
Residuos. Desarrollar campaña de
desarrollar giras tecnológicas público
sensibilización pública para promover
Entregar información para apoyar y privadas a países con experiencias
el buen manejo de los RESPEL,
potenciar la reducción, reuso y replicables (MP). Generar incentivos
incluyendo el concepto de las 3R
reciclaje de distintos tipos de para empresas que reducen sus
(MP).
residuos (CP). Fomentar reuso en residuos (LP).
proceso (MP).
Incluir un a cuarta R que permita
Priorizar la revisión de los Estudios y
“Rechazar” un RESPEL según
Declaraciones de Impacto Ambiental
corresponda *.
destinados al reciclaje y reuso de los
ALU *.

Laboratorios privados trabajan en


Mantener y potenciar coordinación Red RESPEL encargado de desarrollar
mesa de cooperación para
ETAPA GENERACIÓN

con red de RESPEL (ISP y metodologías para muestreos y


homologar metodologías de análisis
Laboratorios Privados) (CP). análisis para oficializar (CP). Crear
y muestreo. Destinatario implementa
Fortalecer la red actual de software para identificar RESPEL.
procedimiento de rechazo por
laboratorios con otros nuevos Desarrollar capacitación en la
inadecuada caracterización e
acreditados (MP). Crear incentivos identificación y clasificación de RESPEL
identificación e informa al generador
para potenciar laboratorios del (pequeños generadores). Promover
(CP). Capacitación en uso de
sector privado o en las universidades APL municipales, para facilitar el
software. Potenciar capacidad
(LP). manejo de RESPEL en PYME (MP).
analítica (LP).

144
ASPECTOS
TRANSVERSALES
SOLUCIONES ÁMBITO PÚBLICO SOLUCIONES CONJUNTAS SOLUCIONES AMBITO PRIVADO

Generar un solo registro SIDREP


para todas las sucursales de una
empresa. Definir criterios para
ETAPA ALMACENAMIENTO requerimientos de almacenamiento
por tipo de residuos y cantidad (CP). Implementar iniciativa público privada
Normar dentro del DS 148 para la destinada a formular un documento de
autorización de sitios de propuestas par unificar criterios y
almacenamiento intermedio requerimientos diferenciados para
temporal para solucionar problema sitios de almacenamiento de RESPEL
de doble declaración. Definir (CP).
condiciones de almacenamiento de
acuerdo a la capacidad de la bodega
del generador con un límite de
tiempo extendido (MP).

145
ASPECTOS
TRANSVERSALES
SOLUCIONES ÁMBITO PÚBLICO SOLUCIONES CONJUNTAS SOLUCIONES AMBITO PRIVADO

Desarrollar guía técnica que defina


tipo de contenedores de acuerdo a
residuos a transportar. Mejorar y
simplificar procedimiento en papel
para varios generadores en un Compromiso de destinatarios de no
ETAPA TRANSPORTE

mismo camión (CP). Crear figura que recibir RESPEL en camiones no


facilite la gestión y asegure el autorizados. Mantener registro de
control sobre los pequeños contenedores por parte del
generadores de RESPEL. Establecer generador y transportista. Entregar
procedimientos para definir base de información de
compatibilidades e contenedores usados durante en el
incompatibilidades para que un transporte a la Autoridad Sanitaria
mismo camión de una empresa (CP).
pueda transportar materias primas
peligrosas o RESPEL. Incorporar al
DS 148 transporte de pequeños
generadores (MP).

Agregar un campo de rechazo en el


ETAPA ELIMINACIÓN

SIDREP. Habilitar campo para otros


destinatarios (alternativo) (CP).
Destinatario o transportista deben
Generar circular aclaratoria que Ajustar el cubrimiento y distribución de
tener la posibilidad de rechazar los
defina procedimiento a seguir en empresas destinatarias en el norte del
RESPEL que no cumplen con lo
caso de rechazo de RESPEL. Otorgar país *.
declarado (MP).
permisos transitorios de lugares de
almacenamiento, con fecha
determinada (MP).

CP = Corto Plazo (12-2008 a 04-2009), MP = Mediano Plazo (05-2009 a 08 2009) y LP = Largo Plazo (09-2009 a 12-2009)
Fuente: GTZ y CONAMA, 2008; elaboración propia en base a entrevistas.

146
Anexo 3: Documento de Declaración y Seguimiento de Residuos Peligrosos

Fuente: Coactiva, 2005.

147