Anda di halaman 1dari 5

La enuresis nocturna es muy común en niños mayores de cuatro años

y adolescentes, pero con DuermeSek y algo de voluntad se puede


superar.
Afortunadamente, cuando el niño no tiene problemas de incontinencia
durante el día, casi con toda seguridad, no tendrá lesión ni deficiencia
orgánica que la cause durante la noche. Normalmente, la
incontinencia nocturna se debe a que durante el sueño no se
reconocen o asocian las señales realizadas por la vejiga y, en
consecuencia, no se realiza el acto reflejo de contraer el esfínter y de
despertarse para ir al servicio. En estos casos, que son la gran
mayoría, está admitido que los sistemas de condicionamiento
conductual, las 'alarmas de pipí' o 'pipí stop', son el medio más natural
y eficaz para conseguir el control de la incontinencia nocturna.

PipíStop DuermeSek es un equipo para el tratamiento de la


enuresis nocturna por condicionamiento conductual indicado
para personas de cualquier sexo y edad. Está realizado con
estudiado diseño en todos sus elementos y la tecnología más
actual para ofrecer los mejores resultados con su utilización, sus
principales características son:

FUNCIONAMIENTO SENCILLO
Es muy fácil de utilizar, incluso para los más pequeños. No tiene
interruptores ni mandos que se tengan que accionar para su puesta en
marcha, por lo que siempre estará preparado para su utilización, y
para detener la alarma basta con tocar sobre el aparato despertador.

CONFORTABLE
Porque el usuario solo porta el detector de pipí que, una vez
colocado para dormir, no contacta con la piel, no molesta y apenas se
nota que se lleva puesto. Permite total libertad de movimientos porque
no lleva cables ni accesorios que se tengan que colocar para dormir.

DISCRETO
Porque exteriormente apenas se puede notar que se lleva puesto.

AYUDA A DESPERTAR JUGANDO


PipíStop DuermeSek es un 'juego' interactivo. Para ello incorpora un
temporizador ajustable llamado 'Tiempo de juego' cuyo fin es animar al
niño/niña a reaccionar con la alarma. Cuando se produce la alarma de pipí, el
"jugador" tiene el reto de despertarse lo más rápido que pueda para conseguir
detenerla antes de que concluya el 'Tiempo de juego', momento en que
cambiará el sonido de la alarma, y con ello ganar puntos que luego podrá
cambiar por premios.

EVITA EL MIEDO A DESPERTAR EN LA


OSCURIDAD
Cuando ocurre la incontinencia el aparato despertador, situado sobre la mesita
de noche, a la vez que produce el sonido de aviso o alarma, se ilumina
alumbrando tenuemente la habitación. Con ello se facilita al niño/niña el
despertar y se evita que se sienta asustado o desorientado en la
oscuridad. Luego, cuando detenga la 'alarma', el sonido cesará pero la
iluminación del aparato permanecerá durante un tiempo para permitirle poder
levantarse y encender la luz de la habitación para, a continuación, ir al servicio,
cambiarse, etc. sin quedar a oscuras en ningún momento.

EFICAZ
La eficacia de un PipíStop depende de la capacidad que tenga para detectar la
incontinencia y de que el aviso que produzca logre realmente alertar al usuario
en todas las ocasiones, para ello:
- DuermeSek utiliza un innovador detector de pipí que por su amplia superficie
de detección, su colocación y su sensibilidad, reconoce y delata al instante
cualquier pequeña incontinencia que se produzca durante la noche.
- El aparato despertador, que produce la alarma de pipí, va colocado sobre la
mesita de noche junto a la cama. Este aparato es independiente del detector de
pipí que lleva el niño/niña con el que se comunica con una señal de telemando,
sin cables. Con ello se consigue que el sonido de la alarma suene alto y claro
fuera de la cama* logrando alertar al usuario en todas las ocasiones.
* Cuando la alarma de pipí suena dentro de la cama su sonido queda muy
amortiguado por las mantas y ropas de cama y, en muchas ocasiones,
totalmente anulado cuando el niño duerme sobre el aparato.

FUNCIONAMIENTO SEGURO y FIABLE


DuermeSek es un sistema de detección de humedad con aviso a distancia sin
cables, totalmente seguro en su utilización.
- El aparato emisor incorporado en el "detector de pipí" funciona con una pila
tipo A23/12v (incluida y solo accesible mediante la utilización de una
herramienta) que en ningún caso puede suponer riesgo o molestia para el
niño/niña.
- El aparato "despertador" ,colocado cerca de la cama, funciona mediante un
alimentador de 9v. que garantiza en todo momento su fiable y seguro
funcionamiento. Esto, junto con el ínfimo consumo del emisor (que únicamente
se produce en el momento que envía la señal de pipí) elimina la habitual
preocupación por el estado de de las pilas.
DuermeSek garantiza el correcto funcionamiento de sus equipos y la atención a
sus clientes.
Todavía moja la cama...
¿Que podemos hacer?

Tranquilizar al niño .
El niño que moja la cama, normalmente, siente culpabilidad y
vergüenza. Es importante hacerle comprender que él no tiene la culpa
porque no puede evitarlo y que su situación es muy normal y común,
que hay muchísimos otros a los que les ocurre lo mismo y que el
"problema" se puede solucionar (incluso de forma divertida) contando
con su interés y colaboración.

Ejercicios de refuerzo vesical.


Es muy recomendable que el niño durante el día procure retardar el
orinar todo el tiempo que pueda con el fin de aumentar la capacidad
funcional de la vejiga y conformar el músculo detrusor responsable de
la micción. También, será bueno ejercitar y reforzar el esfínter en el
momento de orinar interrumpiendo y recomenzando la micción las
veces que pueda.

Consultar con el especialista.


Cuando la incontinencia sucede muy a menudo se debe acudir a la
consulta de un médico especialista para que realice una detenida
exploración y los análisis que considere, con el fin de excluir que la
causa pueda deberse a alguna infección o lesión orgánica y, en su
caso, seguir el tratamiento farmacológico que aconseje.
Afortunadamente, en los casos de enuresis nocturnas las lesiones
orgánicas tienen una incidencia mínima.

Las alarmas de pipí.


Cuando la causa de la incontinencia no se debe a un problema
orgánico o es ocasional (hay noches que no ocurre) el procedimiento
debe ser: inocuo, seguro sin contraindicaciones y con las mayores
probabilidades de solucionar el problema. Estas características solo
las proporcionan los "tratamientos de condicionamiento conductual"
conocidos como "alarmas de pipí" o "pipí stop".
Al cabo de unas noches de utilizar el sistema, el sonido de la alarma
consigue que la persona, automáticamente, contraiga el esfínter en el
comienzo de la micción y se despierte para terminar de orinar en el
servicio. También contribuye a que el sueño sea más ligero pendiente
de las señales de presión de la vejiga. Por esto, muchos usuarios, a
los pocos días de utilizar la alarma de pipí y con las primeras señales
de aviso de evacuación de la vejiga, ya se despiertan para ir al
servicio.
Las alarmas de pipí también son aconsejables para reforzar los
tratamientos farmacológicos, cuando estos son necesarios, ya que
mejoran los resultados y acortan su prescripción.

El tratamiento con la alarma de pipí y el compromiso del niño .


Para conseguir superar la enuresis el niño tiene que desear realizar el
"tratamiento" sin ejercer ninguna presión sobre él. Deberá
comprometerse a que el tratamiento no se abandonará hasta
conseguir los resultados, a colocarse la alarma para ir a dormir, a
procurar levantarse para ir al servicio cuando suene la alarma, a
recoger la ropa mojada, etc.. Establecerá con sus padres algún 'juego'
con el que se puntúe su participación y los resultados de cada noche,
para conseguir los premios acordados.

El tratamiento con la alarma de pipí y el compromiso de los


padres.
En ningún momento castigarán, humillarán, avergonzarán o harán que
el niño pueda sentirse culpable. Deberán demostrar a diario el interés
en el desarrollo del tratamiento y en los resultados obtenidos. Se
mostrarán contentos y alabarán cualquier pequeño progreso.
Cumplirán sin demora con las gratificaciones acordadas cuando el
niño las consiga.

Todavía moja la cama...


¿Que no debemos hacer?

No pensar en lo de... " ¡ ya se le pasará ! "


Es cierto que con el paso del tiempo el niño conseguirá controlar la
incontinencia nocturna, pero, ¿cuanto tiempo tiene que pasar para
ello?...
Es un error muy perjudicial para el niño esperar a "que se le pase".
Hoy en día todas las formas de enuresis tienen tratamiento y pueden
superarse. Siempre es aconsejable, en primer lugar, recurrir a un
profesional médico para descartar que el problema se deba a un
trastorno orgánico y, en su caso, tratarlo. Por fortuna, normalmente
bastará con utilizar un tratamiento de condicionamiento conductual (la
"alarma de pipí" o "pipí stop") para poder superar la enuresis.

No se debe castigar, avergonzar o humillar.


Los malos tratos ya sean físicos o psicológicos, además de no ser
aconsejables en ninguna ocasión, en este caso resultan
contraproducentes. El niño no moja la cama por voluntad propia y por
mucho que lo desee no puede evitarlo. Por ello, cuando se va a dormir
con el temor al castigo, lo único que se consigue es ponerlo nervioso y
facilitar la incontinencia. Esto no quiere decir que hay que ser
totalmente permisivos, pero tenemos que hacerle comprender que
entendemos su problema, que nos preocupa y que le vamos a ayudar,
pero que él también tiene que poner lo que pueda de su parte.

No se debe impedir tomar líquidos antes de ir a dormir.


Si bien es cierto que: "cuanto más se bebe más se orina" esta no es la
causa de la enuresis.
No permitir al niño tomar líquidos antes de ir a dormir es penoso y le
dificultará sentir y reconocer las señales de presión en la vejiga,
retrasando el aprendizaje del control de la micción. El niño debe beber
con normalidad y orinar antes de acostarse.

No se debe utilizar pañales.


Los pañales son una forma muy cómoda de despreocuparse del
problema, pero lo que tienen de cómoda solución también lo tienen de
humillación y de frustración para el niño o la niña.
Los pañales no contribuyen en nada para superar la incontinencia
nocturna. Al contrario, con el pañal puesto el niño se despreocupa y se
orina en la cama porque sabe que puede hacerlo sin que ocurra nada
y, de esta manera, no conseguirá el control. El niño debe sentir las
consecuencias y la necesidad de controlar su micción durante el
sueño. Un buen salva colchón será mejor opción.

No se debe levantar al niño durante la noche.


Levantar sistemáticamente al niño a determinadas horas de la noche
para ir al servicio a orinar es contraproducente para él y cansado para
todos. Con este "sistema" se puede conseguir que alguna noche no
moje la cama, pero se despierta al niño independientemente de si en
ese momento necesita, o no necesita, orinar y se le impide sentir y
reconocer las señales de presión en la vejiga retrasando el
aprendizaje del control de la micción.