Anda di halaman 1dari 37

Introducción editorial

Número especial sobre AR Orage

Queridos lectores,

¿Alguien notó nuestro cambio de nombre? Los comentarios importantes de los lectores nos han
convencido de que el nombre original de nuestro sitio, la página de inicio de Gurdjieff , es quizás
demasiado coloquial y no representa con precisión lo que presentamos aquí. Nuestro nuevo
nombre, el Gurdjieff International Review , fue recomendado por uno de nuestros lectores, que
desea permanecer en el anonimato. Le agradecemos y creemos que el nombre nos queda bien. En
lo que respecta al tema de las recomendaciones de los lectores, también hemos decidido
proporcionar copias impresas del sitio web por lo que creemos que es una tarifa razonable.

Nos complace presentar este número especial sobre Alfred Richard Orage . El Sr. Orage es
ciertamente uno de nuestros favoritos dentro del panteón de los alumnos mayores de
Gurdjieff. Este tema ha sido divertido e enormemente instructivo para nosotros porque, bueno,
solo porque hemos tenido que leer mucha literatura de y sobre Orage, y ha sido muy
inspirador. Con mucho, la parte más difícil de los últimos tres meses ha sido decidir qué publicar:
hay mucho material de calidad para elegir. Esperamos que disfrutes de lo que tenemos para ti.

Nuestro material de Orage comienza con una breve biografía y bibliografía. Sigue un maravilloso
ensayo de Gorham Munson, "Black Sheep Philosophers". El Sr. Munson fue un amigo, colega
literario y miembro del grupo de Orage durante sus años en la ciudad de Nueva York. Deseamos
agradecer a McIntosh & Otis, Inc. por otorgarnos permiso para publicar este trabajo.

J. Walter Driscoll ciertamente ha brindado un servicio para seleccionar y editar una colección de
los aforismos de Orage y las observaciones tomadas de muchas fuentes diferentes, algunas
publicadas y otras no publicadas. Esta pieza, "La esencia de Orage", ciertamente merece un
tiempo de silencio.

Orage fue editor de la enormemente influyente revista The New Age desde 1907 hasta 1922. Orage
contribuyó con muchos ensayos. Te traemos algo de lo mejor de ti bajo el título "Lectores y
escritores".

Concluimos con lo que probablemente sea mi material favorito de este número, los tributos y las
cartas de obituario publicados poco después de la muerte de Orage, tomada de las revistas
literarias New Democracy and New English Weekly . Estos tesoros perdidos pintan la imagen de
un hombre que bien vale la pena estudiar y emular.

Después de leer y contemplar este material en Orage, no puedo dejar de reflexionar sobre ese
breve capítulo de Los cuentos de Beelzebub , "Tomar conciencia del ser genuino en el deber",
donde Hassein, con los ojos llenos de tristeza, confía a su abuelo lo siguiente:

Cosas de las que nunca antes había pensado ahora están pensando en mí.

Gracias a su charla, gradualmente se ha vuelto muy claro para mi conciencia que en el Universo
de nuestra AUSENCIA, no siempre ha sido todo lo que veo y entiendo ...
Parece que ciertos seres en el pasado han trabajado durante mucho tiempo y han sufrido mucho
por esto, y han soportado muchas cosas que tal vez ni siquiera deberían haber soportado.

Trabajaron y sufrieron solo para que pudiéramos tener todo esto y usarlo para nuestro bienestar.

Y todo esto lo hicieron, ya sea consciente o inconscientemente, solo para nosotros, es decir, para
seres bastante desconocidos y totalmente indiferentes para ellos.

Y ahora no solo no les agradecemos, sino que ni siquiera sabemos nada acerca de ellos, sino que
lo tomamos todo como en el orden natural, y ni reflexionamos ni nos preocupamos en absoluto
por esta pregunta.

AR Orage
Introducción-Bibliografia
por J. Walter Driscoll

Equipado con la más mínima educación formal, una formidable inteligencia natural y un
insaciable anhelo de comprensión, ALFRED RICHARD ORAGE surgió de la pobreza de la clase
trabajadora británica del siglo XIX para examinar las importantes tendencias literarias,
psicológicas, políticas y espirituales de principios del siglo XX. Sus habilidades literarias y su
amplia gama de intereses lo llevaron a editar la enormemente influyente revista New
Age desde 1907 hasta 1922, cuando se mudó de Londres a Fontainebleau para asistir
al Instituto para el Desarrollo Armonioso del Hombre de Gurdjieff.

Orage se había reunido con PD Ouspensky en Londres en 1914, cuando este último regresaba a
Rusia, después de haber viajado por Asia en busca de lo milagroso.Cuando Ouspensky se mudó
posteriormente a Londres en el otoño de 1921, Orage asistió a sus conferencias sobre
'fragmentos de una enseñanza desconocida' como un alquimista estudiantil y lo ayudó a reunir
audiencia. En febrero de 1922, Orage conoció la fuente del oro de Ouspensky, en la persona y
las enseñanzas de GI Gurdjieff, quien, con una banda de seguidores, había huido de la
Revolución Rusa en 1917 y estaba considerando Londres como un lugar para emigrar.

Gurdjieff estableció su Instituto para el desarrollo armonioso del hombre cerca de París Francia,
en Fontainebleau el 1 de octubre de 1922. Ese mismo mes, Orage vendió la Nueva Era y entregó
la vanguardia de la vida intelectual en Londres para aprender de Gurdjieff mientras cavaba
zanjas en la Prieuré. , como se conoció el Instituto de Fontainebleau. Orage invitó a su amigo
Dennis Saurat a venir al Prieuré unos meses más tarde, en febrero de 1923. La visita de Saurat a
Gourdyevtransmite un sentido vívido de la agitación y las enormes dificultades que todos
experimentaron mientras Gurdjieff luchaba para establecer el Instituto. En Enseñanzas de
Gurdjieff: El diario de un alumno , su registro de Fontainebleau, Stanley Nott informa que
Orage describió este período diciendo:

Cuando estaba en lo más profundo de la desesperación, sintiendo que ya no podía seguir, me


comprometí a hacer un esfuerzo extra, y justo entonces algo cambió en mí. Pronto, comencé a
disfrutar del trabajo duro, y una semana más tarde, Gurdjieff vino a mí y me dijo: "Ahora,
Orage, creo que cavas lo suficiente. Vamos al café y bebemos café". A partir de ese momento
las cosas empezaron a cambiar.

En enero de 1924, Orage fue a Nueva York para ayudar a Gurdjieff en su primera visita a
América. En octubre, después de que Gurdjieff regresó a Francia, designó a Orage para
supervisar el Trabajo en América. Luego, en julio de 1924, Orage se sorprendió por la noticia de
que Gurdjieff resultó herido de gravedad en un accidente automovilístico y podría no
sobrevivir. A través de la posterior recuperación de Gurdjieff y la decisión de centrar su atención
en escribir Cuentos y reuniones con hombres notables de Beelzebub , Orage se convirtió en el
líder de facto de numerosos grupos y líderes de grupos de Gurdjieff en todo Estados
Unidos. Entre otros, los ensayos de Gorham Munson sobre Orage describen este período con
vívidos detalles.

Habiendo establecido algo auténtico en sí mismo como resultado de las enseñanzas de Gurdjieff
y de sus esfuerzos concienzudos, Orage se casó por segunda vez a mediados de los 50 y tiene
dos hijos con Jessie Dwight. En mayo de 1930 regresó a Inglaterra y comenzó a establecer una
vida renovada. Se involucró profundamente con temas políticos, contribuyó a reavivar el interés
en el movimiento socialista llamado Crédito Social, que se convirtió en una fuerza marginal en
la política durante muchas décadas. Fundó una nueva revista, New English Weekly , en abril de
1932. Estaba planeando introducir las ideas de Gurdjieff en ese periódico y en otros lugares,
cuando murió la noche del 5 de noviembre de 1934.

Al enterarse de la muerte de Orage, Gurdjieff emitió la siguiente invitación:

6 de noviembre de 1934

Acabo de enterarme de la muerte del Sr. Orage, quien durante muchos años fue su guía y
maestro y mi amigo de la esencia del mundo interior. Los invito a asistir a una reunión, a
rendirle homenaje y hablar en su memoria el viernes 9 de noviembre a las 9 de la noche en el
estudio de la señorita Bentley en Carnegie Hall, momento en el que también se jugará. parte de
su música favorita y algunas de las piezas dedicadas a él que fueron compuestas por mí mientras
estaba en el Prieuré.

G. Gurdjieff

Orage AR: una breve bibliografía


Alfred Richard Orage escribió muchos cientos de ensayos sobre diversos aspectos de la filosofía,
la religión, la literatura, la psicología, la historia, la economía y la política. Además de
desempeñar un papel importante en la interpretación de los Cuentos de Beelzebub de Gurdjieff
al inglés, Orage editó e influyó o se analiza en un enorme cuerpo de literatura. Esta lista se centra
en el material de y sobre Orage en relación con la enseñanza de Gurdjieff. Con la excepción de
la versión orageanade C. Daly King, estas fuentes suelen estar impresas o disponibles en los
buscadores de libros. Para los estudiosos interesados en todo el cuerpo de los escritos de Orage,
el profesor Wallace Martin ha compilado una bibliografía completa.
Material de Orage

 Lectores y escritores (1917-1921). Nueva York: Knopf, 1922, 181p. índice.

Orage fue editor de treinta volúmenes de la enormemente influyente revista New Age entre
1907 y 1922. Bajo el título de "Lectores y escritores", contribuyó con una gran cantidad de
ensayos, artículos y comentarios editoriales de los que esta antología reproduce 78
artículos.

 La mente activa: aventuras en la conciencia. Londres: Janus Press, 1930. También


publicado como Ejercicios psicológicos . Nueva York: Farrar & Rinehart, 1930; Nueva York:
Hermitage House, 1954, 122p. Revisado y publicado posteriormente como Ejercicios y
Ensayos Psicológicos . London: Janus Press, 1965, 121p., Y como The Active Mind:
ejercicios psicológicos y ensayos . Nueva York: Weiser, 1965, 121p. Los ensayos se
publicaron por primera vez como "Quince ejercicios en psicología práctica" en Psychology
Magazine (Nueva York) entre abril de 1925 y enero de 1926.

Cerca de ciento treinta ejercicios psicológicos para enfocar la agudeza mental, vocal y
visual. Estos se complementan con quince ensayos sobre temas como "El control del
temperamento", "Cómo leer a los hombres", "Al morir diariamente", "Economizar nuestra
energía" y "¿Estamos despiertos?"

 Ensayos y Aforismos. Con una nota biográfica de CS Nott y que contiene los ensayos
"Sobre el amor", "Sobre la religión", "¿Qué es el alma?" y "Charlas con Katherine
Mansfield en Fontainebleau", Londres: Janus Press, 1954, 55p. Edición limitada de 1000
ejemplares. Posteriormente publicado bajo el título On Love: con algunos aforismos y
otros ensayos . Londres: Janus Press, 1957, 72p .; Nueva York: Weiser, 1966, 72p.

Los cuatro ensayos de esta colección reflejan la profundidad de la influencia de Gurdjieff


en Orage. CS Nott editó los aforismos de sus notas personales sobre las conversaciones de
Orage a grupos de Gurdjieff entre 1924 y 1930.

 Sobre el amor y los ejercicios psicológicos. Playa de York: Samuel Weiser, 1998.

Los dos títulos anteriores, paginados por separado en un volumen de bolsillo.

 Comentario de Orage sobre 'Beelzebub'. Publicado por primera vez en Teachings of


Gurdjieff: el diario de un alumno ; un relato de algunos años con GI Gurdjieff y AR Orage
en Nueva York y en Fontainebleau-Avon. Por CS Nott. Londres: Routledge & Kegan Paul,
1961, 254p .; Nueva York: Weiser, 1962, 230p., Índice. La edición de Weiser fue emitida
con el subtítulo variante; Diario de un alumno . después de 1978. También publicado en
una variante de la edición como Comentarios de AR Orage sobre "TODOS y TODO: los
Cuentos de Beelzebub a Su Nieto" de GI Gurdjieff. Editado por CS Nott con una
introducción de AL Staveley. Aurora: Prensa de dos ríos, 1985, 136p.

Orage fue en gran parte responsable, bajo la estrecha dirección de Gurdjieff, por
convertir los Cuentos de Beelzebub en un inglés articulado. Las notas personales de Nott
compiladas durante varios años proporcionan un registro detallado de los iluminadores
comentarios de Orage.
Material sobre orage

 Gurdjieff, George I.

La vida es real solo entonces, cuando "yo soy". La tercera serie de Todo y Todo. Prólogo
de Jeanne de Salzmann. Impresión privada, Nueva York: Triangle Editions, 1975, 170p
.; Segunda edición ampliada impresa de forma privada, Nueva York: Triangle Editions,
1978, 177p; Nueva York: Dutton, 1982, 177p .;Londres: Routledge & Kegan Paul, 1982,
177p.

Orage es la única figura históricamente verificable mencionada más que brevemente en los
escritos de Gurdjieff. Gurdjieff señala que el devastador accidente automovilístico que
sufrió provocó el nombramiento de Orage como líder de sus grupos de estudio en los
Estados Unidos entre 1924 y 1930 y proporciona un relato vívido de cómo desafió el
desempeño, los motivos y la preocupación de Orage por la autoobservación. Gurdjieff
examina la cuestión de cómo lidiamos con la muerte y describe la falsa simpatía a la que
fue sometido repetidamente con motivo de "la muerte de mi amigo íntimo, el Sr.
Orage". Destaca la importancia para él del 6 de noviembre de 1934; la fecha de la muerte
de Orage y el día en que comenzó el período final para escribir la Tercera Serie.

 Rey, C. Daly

La versión orageana. Impreso en privado en una edición limitada de 100


ejemplares. Nueva York: 1951, 289 p., Índice.

Convencido de que la presentación de Orage era una versión sin distorsión de una antigua
enseñanza que se perdería irremediablemente después de la muerte de Orage, King presenta
una formulación rigurosa y detallada del material que recopiló durante varios años de un
estudio minucioso con Orage. Las páginas 257 a 269 contienen la representación de King
de 118 aforismos de Orage.

 Mairet, Philip

Orage AR: una Memoria. Londres: JM Dent, 1936, 132 p .; revisado con una nueva
introducción por Philip Mairet, New Hyde Park, NY: University Books, 1966, 140p.,
índice.

Mairet proporciona un relato exigente de la vida de su amigo como una figura literaria y
social influyente. Cuenta una anécdota significativa sobre una discusión entre Gurdjieff y
Orage sobre tener un objetivo. Cuando se le preguntó sobre su "capricho" o verdadero
deseo, Gurdjieff respondió que "era vivir y enseñar para que haya una nueva concepción
de Dios en el mundo, un cambio en el significado mismo de la palabra".

 Munson, Gorham

El despertar de los años veinte: una historia-memoria de un período literario. Baton


Rouge: Louisiana State University Press, 1985, 317p., Índice.

Como escritor profesional, Munson vivía en el Greenwich Village de Nueva York cuando
realmente se trataba de una nueva bohemia. Este relato de varias de las principales figuras
literarias del período incluye un capítulo entusiasta sobre "Orage en América" y una
descripción del mes de Munson en Fontainebleau con Gurdjieff.

 Nott, CS

Enseñanzas de Gurdjieff: el diario de un alumno; un relato de algunos años con GI


Gurdjieff y AR Orage en Nueva York y en Fontainebleau-Avon.Londres: Routledge &
Kegan Paul, 1961, 254p .; Nueva York: Weiser, 1962, 230p., Índice. Después de 1978 se
emitió la edición de Weiser con el subtítulo variante; Diario de un alumno .

Viaje a través de este mundo: el segundo diario de un alumno que incluye una relación
de reuniones con GI Gurdjieff, AR Orage y PD Ouspensky.Londres: Routledge & Kegan
Paul, 1969, 254p .; Nueva York: Weiser, 1969, 253p., Índice. La edición de Weiser se
publicó con el título de la variante, Enseñanzas adicionales de Gurdjieff: viaje a través de
este mundo .

Además de su valor como la fuente original del Comentario de Orage en Beelzebub (ver
más arriba), estos volúmenes complementarios proporcionan un relato extenso y ahora
clásico de la vida como estudiante de Gurdjieff con Orage en Francia y posteriormente en
Nueva York. Nott vívidamente documenta sus años sostenidos e intensos de trabajo interno
con estos hombres.

 Welch, Louise

Orage con Gurdjieff en América. Boston: Routledge and Kegan Paul, 1982, 142p.

Louise Welch estudió con Orage durante sus ocho años en Nueva York. Luego pasó a
convertirse en líder principal en el estudio de la enseñanza de Gurdjieff.Welch proporciona
un relato vívidamente personal de los antecedentes de Orage, su continua influencia como
escritor y editor, así como su papel fundamental como representante de Gurdjieff en
Estados Unidos.

Filósofos de ovejas negras


Gurdjieff — Ouspensky — Orage
por Gorham Munson

El 29 de octubre de 1949, en el American Hospital de París, murió un griego caucásico llamado


Georgy Ivanovitch Gurdjieff. Pocas noches después, en Cooper Union, Nueva York, se presentó
una medalla al revolucionario arquitecto Frank Lloyd Wright. Una vez que terminó su parte en la
ceremonia, Wright le pidió permiso al presidente para hacer un anuncio. "El hombre más grande
del mundo", dijo, "ha muerto recientemente. Su nombre era Gurdjieff". Pocos, si alguno, en la
audiencia de Wright habían escuchado el nombre antes, lo cual es bastante
comprensible; Gurdjieff evitó a los reporteros y logró la mayor parte del tiempo mantenerse
alejado de los medios de comunicación.
Sin embargo, había un tipo de publicidad que siempre recibía en Europa y América, y ese era el
que hacía la lengua humana: los chismes. En 1921 se presentó en Constantinopla. "Su llegada a
Constantinopla", dice el científico británico JG Bennett , "fue anunciada por los chismes
habituales de los bazares. Se decía que Gurdjieff era un gran viajero y lingüista que conocía todas
las lenguas orientales, que según dicen los musulmanes. un converso al islam, y por los cristianos
para ser miembro de una oscura secta nestoriana ". En aquellos días, Bennett, que ahora es un
experto en la utilización del carbón, estaba a cargo de una sección de inteligencia británica que
trabajaba en Constantinopla. Conoció a Gurdjieff y no lo encontró ni musulmán ni
cristiano. Bennett informó que "sus logros lingüísticos se detuvieron cerca del Mar Caspio, por lo
que solo pudimos conversar con dificultad en una mezcla de Azerbaiyán Tartar y Osmanli Turco.
Sin embargo, él poseía un conocimiento muy diferente del de los jeques itinerantes de Persia y
Trans -Caspia, cuya llegada a Constantinopla había estado precedida por rumores similares: fue,
sobre todo, asombroso conocer a un hombre, casi sin familiarizarse con ningún idioma de Europa
Occidental, que posea un conocimiento práctico de física, química, biología y astronomía
moderna, y capaz para hacer comentarios de búsqueda sobre la nueva y moderna teoría de la
relativa, y también sobre la psicología de Sigmund Freud ".

Para Bennett, Gurdjieff no se parecía en nada a un sabio oriental. Fue construido poderosamente,
con el cuello ondulado por los músculos, y aunque solo era de estatura media, dominaba
físicamente. Tenía una cúpula afeitada, un rostro moreno sin arrugas, ojos negros penetrantes y
un bigote de tigre que se curvaba en grandes puntos. En sus últimos años tuvo una gran
panza. Pero en un aspecto, la reputación de Gurdjieff siguió el patrón de todos los swamis, gurus
y maestros que han vagado por el mundo occidental: su pasado en el Este fue velado en un
misterio. Sólo se conocen los hechos más escasos sobre él antes de que apareciera en Moscú
alrededor de 1914.

Gurdjieff nació en Alexandropol, una ciudad armenia, en 1866. Su padre era una especie de bardo
local. Se dice que el niño fue educado para el sacerdocio, pero de joven se unió a una sociedad
llamada Buscadores de la Verdad y se fue con este grupo en una expedición a Asia. Estuvo en
Asia durante muchos años y luego llegó a Moscú, donde se habló de que planeaba producir un
ballet llamado "La lucha de los magos".

El resto es rumores. Se ha dicho que los Buscadores de la Verdad fueron al desierto de Gobi. Se
ha dicho que estaban revisando la Doctrina Secreta de Madame Blavatsky, y en los lugares donde
dijo que había "maestros" que no encontraron ninguno; mientras que en lugares no especificados
por ella, encontraron "maestros".Se ha dicho que Gurdjieff encontró un maestro con el que estudió
durante quince años y de quien obtuvo su conocimiento más importante. Se ha dicho que varias
veces se hizo rico en el este. Todo esto es un rumor.

Un mejor grado de rumores se centra alrededor de Gurdjieff en el Tíbet. ¿Fue o no fue el principal
oficial político del Dalai Lama en 1904 cuando los británicos invadieron el Tíbet? Según Achmed
Abdullah, el escritor de ficción, Gurdjieff fue el "Dordjieff" a quien los libros de historia hacen
referencia, supuestamente un ruso que influyó en el Dalai Lama en el momento de la Expedición
Younghusband. Abdullah era miembro de la Inteligencia británica asignada para espiar a este
"Dordjieff", y cuando Abdullah vio a Gurdjieff en Nueva York en 1924, exclamó: "¡Ese hombre
es Dordjieff!" En cualquier caso, cuando en 1922 había planes para que Gurdjieff viviera en
Inglaterra, se descubrió que el Foreign Office se oponía, y se conjeturó que su archivo databa de
la época del problema entre el gobierno británico y el Tíbet. Según el rumor, Gurdjieff aconsejó
al Dalai Lama que evacuara a Lhasa y dejara que los británicos se sentaran en una ciudad vacía
hasta que la fuerte nevada pudiera cerrar los pasos de los Himalayas y cortar la expedición de
Younghusband. Esto se hizo, y los británicos se apresuraron a hacer un tratado mientras su ruta
de regreso aún estaba abierta.

Mucho más se sabe acerca de Gurdjieff después de 1914. Un libro recientemente publicado por
PD Ouspensky que el autor llamó Fragmentos de una enseñanza olvidada , pero que el editor
cambió de nombre En busca del milagroso , da cuenta de las relaciones de Ouspensky con
Gurdjieff durante diez años. Período En su primera entrevista con Gurdjieff, Ouspensky dice: "No
solo mis preguntas no lo avergonzaron, sino que me pareció que ponía mucho más en cada
respuesta de lo que había pedido". Para 1916, Ouspensky mantenía conversaciones telepáticas con
Gurdjieff. También registra un ejemplo de la transfiguración de Gurdjieff de toda su aparición en
un viaje por ferrocarril, de modo que un periodista de Moscú lo llevó a ser un impresionante "rey
del petróleo de Bakú" y escribió sobre su desconocido pasajero. La mayor parte de In Search of
the Miraculous consiste en las copiosas notas que Ouspensky hizo en las conferencias de Gurdjieff
en San Petersburgo y Moscú, que nos brindan el único resumen completo y confiable del sistema
de ideas de Gurdjieff hasta ahora impreso 1 . De la exposición de Ouspensky se desprende
claramente que Gurdjieff intentó transmitir el conocimiento oriental en las formas mentales de
Occidente; estaba tratando de cerrar la brecha entre la filosofía oriental y la ciencia occidental.

Para nosotros en Estados Unidos, la historia de Gurdjieff es la historia de tres hombres a los que
llamo "filósofos de ovejas negras". Gurdjieff fue el maestro, y los otros dos, Alfred Richard Orage
que murió en el otoño de 1934, y Peter Demianovich Ouspensky que murió en el otoño de 1947,
fueron sus principales discípulos.Los llamo filósofos; otros los llamarían psicólogos; muchos los
han llamado charlatanes. Como sea que se los nombre, eran ovejas negras: los filósofos y
psicólogos profesionales los miraban con recelo por el color diferente de sus
enseñanzas. Tampoco fueron aceptados por teósofos, místicos o varios profesores ocultos. Se
apartaron y su apelación fue a lo que llamaré, a falta de una palabra más incluyente, la
intelectualidad.

Es imposible asimilar a Orage, Ouspensky y Gurdjieff en cualquier escuela de pensamiento


occidental reconocida. Los obituarios de Nueva York de Gurdjieff lo llamaron el "fundador de
una nueva religión". Se dijo que enseñó a sus seguidores cómo alcanzar "paz mental y
calma". Este fue un intento de asimilarlo. Pero Gurdjieff no reclamó originalidad para su sistema
y no organizó a sus seguidores; además, no hizo nada para establecer una nueva religión. En
cuanto a la "paz mental y la calma" ... Existe el incidente de un novelista estadounidense que se
hace llamar "místico naturalista". En medio de una cena con Gurdjieff en Montmarte, este
novelista se levantó de un salto y gritó: "¡Creo que eres el diablo!" y se apresuraron desde el
restaurante. La verdad es que Gurdjieff violó todas nuestras ideas preconcebidas de un "líder
espiritual" y, a veces, rechazó a los "buscadores religiosos".

En mi opinión, el hombre era un enigma, y eso significa que mi estimación debe ser
necesariamente una estimación suspendida. La suposición de que él estaba fundando una religión
no se sostendrá. Y no creo que fuera un demonio fuera de las páginas de Dostoevski. Hay un viejo
dicho que dice que un maestro debe ser juzgado por sus alumnos, y por esa prueba Gurdjieff tuvo
conocimiento de que dos de las mentes más fuertes de nuestro período querían adquirir. Estas
mentes pertenecían al editor en inglés, AR Orage, y al filósofo matemático ruso, PD
Ouspensky. Ambos se rindieron a Gurdjieff. Miremos a los discípulos y luego vayamos a su
maestro.

~•~
ORAGE , un yorkshireman, compró un pequeño semanario de
Londres, The New Age , en 1906. Desde entonces hasta 1922,
cuando abandonó el periódico y fue a Fontainebleau, donde
Gurdjieff tenía su sede, Orage hizo historia periodística. Fue
notable por encontrar y entrenar a nuevos escritores. Entre ellas se
encontraba Katherine Mansfield, quien reconoció su gran deuda
con él como mentora literaria. Otro fue Michael Arlen, quien una
vez dedicó una novela a Orage en términos como estos: "A AR
Orage: lento para formar una amistad pero nunca duda en hacer un enemigo". Bernard Shaw, HG
Wells, GK Chesterton, Hilarie Belloc y Arnold Bennett debatieron entre sí en The New Age , y
Shaw calificó a Orage de "desperado de genio".

La Nueva Era fue más que una reseña literaria. Desempeñó un papel activo en los movimientos
políticos y económicos británicos. Comenzó siendo muy crítico con el fabianismo, luego dio un
giro positivo al abogar por los gremios nacionales, o el socialismo de gremios, como se llamaba
popularmente al movimiento de gremios. Con AG Penty y SG Hobson, Orage fue uno de los
principales instigadores del movimiento de los Gremios Nacionales, pero siempre tuvo dudas
acerca de la practicabilidad de sus plataformas y en 1919 lo abandonó y se unió al Mayor CH
Douglas para fundar el Crédito Social. movimiento. Con él fueron muchos de los más brillantes
Socialistas del Gremio, a la mortificación de GDH Cole, quien denunció la "herejía de
Douglas- Nueva Era ".

A la literatura y la economía, Orage agregó un interés sostenido en el ocultismo, y fue esto lo que
finalmente lo llevó al Château du Prieuré de Gurdjieff en Fontainebleau-Avon. Nietzsche había
ampliado los horizontes del pensamiento de Orage durante sus años de formación, y el semanario
de Orage se convirtió en un foro para los nietzscheanos. Él mismo escribió dos pequeños libros
sobre ese filósofo incomprendido que siguen siendo las exposiciones más claras de la doctrina del
superhombre. En el espacio del superhombre, Orage investigó la teosofía, la investigación
psíquica y la literatura india, y escribió un libro, Conciencia: Animal, Humano y Superman , que
insinuaba los ejercicios mentales que practicaba para ampliar y elevar la conciencia. TS Eliot
llamó a Orage la mejor inteligencia crítica de su generación, lo que es una garantía para el lector
de que Orage no era una gaviota en sus excursiones al misticismo. En 1922, a la edad de cuarenta
y nueve años, cortó todos los lazos en Inglaterra, fue a Gurdjieff en Fontainebleau-Avon, y se
dedicó a cavar trincheras y lavar cazuelas.

En ese momento, el Instituto de Gurdjieff para el Desarrollo Armonioso del Hombre estaba en
plena marcha. Con fondos provistos por Lady Rothermere, Gurdjieff adquirió el histórico Château
du Prieuré, que fue la residencia de Madame de Maintenon, el consorte de Louis Quatorze y, en
los últimos años, la propiedad de Labori, el abogado del exonerado oficial francés Dreyfus. El
instituto proporcionó un entrenamiento completo para los tres "centros" de psicología
humana. Sus miembros se dedicaban a duras tareas físicas, desde largas horas de trabajo en la
cocina hasta la tala de árboles en el bosque del castillo. Las situaciones inusuales, la fricción entre
los miembros y la música aseguraron una gran actividad para el "centro" emocional. Para el
"centro" mental había ejercicios que a menudo tenían que realizarse al mismo tiempo que las
tareas físicas. Un hangar de aviones había sido instalado en los terrenos. Esto se conoció como la
"casa de estudio" y fue el escenario para la instrucción en movimientos de baile
complicados. Había lemas en las paredes de la "casa de estudio". Uno de ellos en la traducción
decía: "No puedes ser demasiado escéptico". Este fue el entorno en el que entró el brillante editor
inglés para convertirse en un granista de cocina.
En 1924, Gurdjieff llegó a Estados Unidos con cuarenta alumnos (inglés y ruso) y realizó
demostraciones públicas de derviches, danzas de templos y gimnasia sagrada. Orage llegó pero
no realizó los movimientos, aunque los había practicado para una manifestación en París. Nunca
se había visto nada como estos bailes en Nueva York, y despertaron un intenso interés. Pidieron
gran precisión en la ejecución y requirieron una coordinación extraordinaria. Se podría creer que
estaban, como se afirma, escritas en un lenguaje exacto, aunque no se podía leer ese lenguaje, sino
que solo recibían un efecto de vigilia muy diferente del agradable sentido de armonía que la
mayoría de arte produce. Cuando Gurdjieff y sus alumnos se dirigieron a Francia, Orage se quedó
en Nueva York para organizar grupos para el estudio del sistema de Gurdjieff, y durante los
siguientes siete años estuvo involucrado en esta tarea.

Permítame llamar de memoria una de las noches en que Orage habló con un grupo en Nueva
York. El lugar es una habitación grande sobre un garaje en East Fortieth Street. Es el piso de
Muriel Draper y hay una nota extraña en sus muebles producidos por el trono dorado de una
producción de Hamlet que la señora Draper había recogido. En aquellos días, la señora Draper era
la anfitriona de "música de medianoche" que había estado en Florencia y Londres. A las nueve en
punto se habían reunido unas setenta personas. Echemos un vistazo alrededor de la
habitación. Sentado bien atrás está Herbert Croly, el fundador y editor de la Nueva República , un
admirador de Auguste Comte y por lo tanto un racionalista. Unas pocas filas en frente es Carl
Zigrosser, el experto en impresión. Bien a un lado está Amos Pinchot, el publicista liberal, y
apenas entramos vemos a John O'Hara Cosgrave, el editor del domingo del New York
World . Cerca de la parte delantera se encuentra Helen Westley del Theatre Guild, y siempre en
la primera fila está la novelista histórica Mary Johnston. En cuclillas en el suelo al frente con una
manta india alrededor de sus hombros, Tony se muestra impasible, el marido indio de pura sangre
de Mabel Dodge Luhan, y cerca de él, pero sentado en una silla está el célebre maestro de
memorias; se dice que ella compró una de las $ 12,000 "acciones" del Instituto Gurdjieff. Ahora
llega el Dr. Louis Berman, la autoridad en glándulas, y justo detrás de él agita la hermosa barba
del pintor Boardman Robinson. Es el tipo de público que puedes encontrar en la noche de estreno
de Strange Interlude , que actualmente se está reproduciendo en Broadway. Algunos de los
hombres que verías en las comidas del Club de Tratamientos Holandeses; algunas de las mujeres
en las reuniones de ese grupo exclusivo avanzado llamado "Heterodoxy". Una multitud mundana,
una multitud de 1920, porque en retrospectiva, la década de 1920 parece un período que vibra con
curiosidad intelectual.

Orage llega poco después de las nueve. Deliberadamente, siempre llega un poco tarde y, a
menudo, toma un trago de ginebra pirata en la cocina de la señora Draper antes de entrar en la
gran sala. Es alto, con un fuerte armazón de villano de York, una cara alerta, una nariz de elefante,
una boca sensible, un cabello aún oscuro. Él es un fumador empedernido durante toda la
reunión. Él pide preguntas. Alguien pregunta sobre la "autoobservación", alguien quiere saber
"qué enseña este sistema sobre la muerte", alguien más pronuncia un largo discurso que termina
en una pregunta sobre el psicoanálisis. Después de que tiene cinco o seis preguntas, Orage
comienza a hablar, y habla bien en oraciones lúcidas que a menudo brillan con ingenio. Un
estudiante graduado en psicología en Columbia se opone a uno de sus comentarios. Orage maneja
la objeción y continúa hasta que un maestro de escuela progresivo interpone una pregunta. Es
como un diálogo socrático, con Orage dilucidando un solo tema de todos los lados. Todas las
preguntas finalmente vuelven al "método", y para las once en punto vuelve a iluminar el método
de autoobservación con una no identificación, que parece ser el procedimiento de inicio prescrito
por Gurdjieff para el autoaprendizaje.
Brevemente, lo que Orage ha dicho es que el hombre es un ser mecánico. Él no puede hacer
nada. Él no tiene voluntad. Su organismo actúa sin su conocimiento concurrente y se identifica
con varias partes de esta víctima de las circunstancias, su organismo. Solo hay una cosa que puede
intentar hacer. Puede tratar de observar el comportamiento físico de su organismo y, al mismo
tiempo, no identificar su "yo" con él. Más tarde puede intentar observar sus emociones y
pensamientos. El problema es que solo puede observar fugazmente sin identificación, pero debe
continuar haciendo el esfuerzo. Se afirma que este método difiere de la introspección.La
característica de no identificación lo diferencia de una apperception. El hombre que finalmente
logra desarrollar el poder de la autoobservación está en el camino del autoconocimiento y la
actualización de un estado superior de conciencia. Este estado superior, que Orage llama
"autoconciencia" o "individualidad", se mantiene en nuestro estado actual de vigilia, mientras que
el estado de vigilia se mantiene en nuestro estado de sueño.

Este resumen no explicará, por supuesto, por qué tantos neoyorquinos vinieron a escuchar a Orage
entre 1924 y 1931. Algunos salieron solo una o dos veces por una débil curiosidad, como
Heywood Broun, que escuchó en una reunión, y luego preguntó: "Cuándo llegamos al sexo? y se
fue, para no volver jamás. Otros se sintieron fascinados por el encanto y la agudeza de la
personalidad literaria de Orage y encontraron epigramas como "HG Wells es un hombre común
con un carbunclo de genio", una compensación total por las disertaciones sobre psicología a las
que asistieron. Pero el núcleo sólido de su grupo fueron probablemente las personas que prefieren
a Platón a Aristóteles; es decir, las personas que sienten que hay algún tipo de película sobre la
realidad y responden a la idea de que esta película puede ser penetrada.

En 1931 Orage enfrentó una crisis personal. Se había casado con una niña estadounidense y tenía
un hijo pequeño. Gurdjieff, un duro creador de tareas, quería que él llevara a su familia al Château
du Prieuré y continuara trabajando en la traducción al inglés del enorme libro que se
llamaba Cuentos de Beelzebub a Su nieto , que Gurdjieff había escrito en parte en ruso y en parte
en Armenio. Orage no quería dejar a su familia ni ponerlos en el entorno nunca estable de
Fontainebleau-Avon.Decidió ir a Londres y allí fundó el New English Weekly . En el día de Guy
Fawkes [noviembre 5] en 1934, el que nunca se había dirigido a más de unos pocos miles de
lectores se dirigió a cientos de miles de oyentes de la BBC con un discurso sobre Crédito Social,
se fue a su casa y murió antes del amanecer.

~•~

El vínculo entre Orage y Gurdjieff fue originalmente PD Ouspensky , quien llegó a Londres en
1921 y formó grupos para el estudio del sistema Gurdjieff. Orage asistió a estos, al igual que
Katherine Mansfield, y ambos fueron a la fuente en Fontainebleau. Como lo explicó Ouspensky,
había tres formas principales para un mayor desarrollo del hombre: el camino del faquir que lucha
con el cuerpo físico, el camino del monje que somete todas las demás emociones a la emoción de
la fe y el camino del monje. Yogui que desarrolla su mente. Pero estos caminos producen hombres
torcidos; producen el "fakir estúpido", el "santo tonto", el "yogi débil".Hay una cuarta forma, la
de Gurdjieff, en la que el estudiante continúa en sus circunstancias de vida habituales, pero se
esfuerza por lograr un desarrollo armonioso de su vida física, emocional e intelectual, la "forma
no monástica del hombre astuto". El acento estaba en el desarrollo armonioso, versátil.

Ouspensky era un tipo altamente mental. En sus conferencias en Nueva York parecía un profesor
europeo. No era nervioso y tenía un tipo peculiar de serenidad emocional; uno sintió que no le
importaba lo que sus oyentes pensaran de él. En su juventud, había estado fascinado por el
problema de la cuarta dimensión, la naturaleza del tiempo y la doctrina de la recurrencia. Cuando
solo tenía treinta y un años, escribió un libro, La Cuarta Dimensión , que fue reconocido como
una contribución a la teoría matemática abstracta. También practicó el periodismo para un
periódico de San Petersburgo. A los treinta y cuatro años, completó el libro en el que descansa su
popular fama, Tertium Organum . Este libro tuvo una gran influencia en el poeta estadounidense
Hart Crane, una influencia que Brom Weber ha rastreado cuidadosamente en su biografía de
Crane. Pero Tertium Organum es una obra previa a Gurdjieffian, y gran parte de ella debe
reiniciarse en un patrón posterior del pensamiento de Ouspensky, como lo insinuó una nota
críptica insertada después de las primeras ediciones. Ouspensky también escribió un breve libro
sobre las cartas del tarot, que se supone contiene un significado oculto.

El joven pensador ruso intentó ser práctico sobre su pensamiento especulativo. Hizo viajes a
Egipto, India y Ceilán en busca de claves para el conocimiento.Experimentó con drogas, ayuno y
ejercicios de respiración para inducir estados más elevados de conciencia. Cuando conoció a
Gurdjieff en Moscú en 1914, estaba maduro para ser profesor.

Con el paso de los años, Ouspensky comenzó a distinguir entre Gurdjieff el hombre y las ideas
transmitidas por Gurdjieff. Permaneciendo fiel a las ideas, finalmente decidió alrededor de 1924
enseñar independientemente del hombre Gurdjieff. El último capítulo de In Search of the
Miraculous , trata sobre este "break", pero es demasiado reticente para hacer que el "break" sea
entendido.

Ouspensky organizó grupos en Londres a lo largo de los años 20 y 30, y tenía un lugar fuera de
Londres para sus alumnos más devotos, algunos de los cuales eran bastante ricos. Cuando las
bombas comenzaron a llover sobre Inglaterra, él y algunos de sus alumnos ingleses emigraron a
Estados Unidos y compraron Franklin Farms, una gran propiedad en Mendham, Nueva Jersey. En
Nueva York, dio conferencias a grupos cambiantes de unos sesenta años, mientras que en
Mendham su esposa supervisaba a los alumnos que realizaban tareas agrícolas y domésticas como
parte de su entrenamiento psicológico. La instrucción en los movimientos de danza Gurdjieff
también se dio en Mendham.

Los últimos libros de Ouspensky han incluido Un nuevo modelo del universo , que comenzó en
los días anteriores a Gurdjieff pero que se revisó y completó bajo su influencia, y una novela,
La vida extraña de Ivan Osokin , que tiene un sabor que recuerda a Gogol. Aunque Ouspensky ha
escrito extensamente sobre relatividad, los físicos profesionales parecen haberle dado un hombro
frío; Al menos, nunca se menciona en la literatura científica. Sin embargo, A New Model of the
Universecausó una gran impresión en el novelista JB Priestly, quien escribió uno de sus ensayos
más entusiastas 2 al respecto.

~•~

GURDJIEFF fue, con mucho, el más dramático del trío; De


hecho, Gurdjieff como pedagogo fue principalmente un
dramaturgo improvisador, un aspecto difícil de su personaje para
explicar brevemente. La mayoría de la gente cree que puede tomar
decisiones. Creen que cuando dicen "Sí" o "No" con respecto a un
curso de acción, quieren decir "Sí" o "No". Piensan que son
sinceros y pueden cumplir sus promesas y conocer sus propias
mentes. Gurdjieff no les dio una conferencia sobre la ilusión del libre albedrío. En cambio, en una
conversación con una persona, produciría una situación, generalmente trivial y, a veces, absurda,
en la que esa persona dudaría, tal vez diga "Sí", luego cambia a "No", se paraliza entre opciones
como el famoso burro de Zeno que se muere de hambre entre Dos balas equidistantes de heno, y
terminan llenas de dudas sobre cualquier "decisión" alcanzada. Si la persona después miró la
pequeña escena por la que había sido expuesta, vio que su habitual "Sí" o "No" no tenía peso; que,
de hecho, se había desviado a medida que soplaban las brisas psicológicas.

A menudo, en su primer contacto con una persona, Gurdjieff chocaba con uno o los dos "nervios"
que producían agitación. Estos fueron el "nervio de bolsillo" y el "nervio sexual". Como diría
nuestra jerga, "pondría la abeja sobre alguien para un poco de masa", o podría, como lo hizo con
un sacerdote de Grecia, incitarle a contar una serie de chistes. El evento a menudo demostró que
no necesitaba el dinero que había estado rogando. En cuanto al pobre sacerdote, cuando se superó
a sí mismo con una anécdota, Gurdjieff lo desinfló con el comentario de disgusto: "¡Ahora estás
sucio!" y se dio la vuelta. "Deseaba mostrarle que no era un verdadero sacerdote", dijo Gurdjieff
después. Ir por el "nervio de bolsillo" o el "nervio sexual" era tomar un atajo a la psicología de
una persona; En lugar de trabajar a través de las superficies, Gurdjieff inmediatamente se puso
debajo de ellas. "Nada muestra a la gente tanto", dijo una vez, "como su actitud hacia el dinero".

Hay leyendas sobre cómo Gurdjieff llegó por las grandes sumas de dinero que gastó
libremente. Se ha rumoreado que ganó dinero por el tratamiento hipnótico de los adictos a las
drogas. Solía haber una historia de que era dueño de un restaurante, o incluso de una pequeña
cadena de restaurantes, en París. Su fortuna variaba mucho, y había veces en que tenía poco
dinero. Perdió su castillo en Fontainebleau-Avon a principios de los años treinta. Sus gastos eran
grandes e incluían el apoyo de uno o dos de los partidarios. Se inclinó en una escala fabulosa. El
dinero nunca se pegó a sus dedos, pero él mismo no llevó una vida lujosa. Bromeó con sus
alumnos sobre sus necesidades financieras y abiertamente llamó a sus maniobras de recaudación
de dinero "esquilar ovejas".

Cuando la revolución bolchevique golpeó a Rusia, Gurdjieff se mudó al sur. Se detuvo en varios
lugares, especialmente en Tiflis, para lanzar grupos, pero finalmente él y sus seguidores cruzaron
las montañas del Cáucaso a pie y se dirigieron a Constantinopla. A través de Alemania, llegó a
Francia donde, según lo relatado, Lady Rothermere le permitió fundar el Instituto para el
desarrollo armonioso del hombre en el Château du Prieuré. Este Instituto, me dijo una vez Orage,
debía haber hecho que el proyecto de Bacon para una Academia para el Avance del Aprendizaje
pareciera una escuela rústica. Pero en 1924, Gurdjieff se encontró con un accidente
automovilístico que casi lo mató, y luego se dedicó a la actividad menos ardua de escribir. Los
planes del Instituto se cancelaron y comenzó los relatos de Beelzebub tal como se lo contó a su
nieto en un barco en el espacio interestelar. Este libro es una gran parábola con capítulos sobre la
civilización envuelta de la Atlántida, la "ley de los tres" y la "ley de los siete", el arte objetivo y
muchos enigmas de la historia del hombre. Pretende ser una crítica imparcial de la vida del hombre
en el planeta Tierra. En este período, Gurdjieff también compuso muchas piezas musicales,
haciendo uso original de escalas y ritmos antiguos.

En el último año o dos de su larga vida, Gurdjieff terminó con sus escritos e intensificó sus
contactos directos con sus seguidores. Las clases de movimiento se iniciaron en París, y varios
cientos de franceses ahora asisten más o menos a estas y otras reuniones. En Inglaterra, la
exposición de las ideas de Gurdjieff es llevada a cabo por el físico matemático JG
Bennett 3 . Bennett es el autor de The Crisis in Human Affairs , una introducción al sistema
Gurdjieff. Se dice que Bennett atrae a unas trescientas a sus conferencias y que la clase en
movimientos asciende a casi doscientos.
Gurdjieff pasó el invierno de 1948–49 en Nueva York, como de costumbre pasó inadvertido para
la prensa. El remanente de los viejos grupos de Orage vino a él, al igual que los Ouspenskistas de
Mendham y mucha gente nueva. Con la hospitalidad oriental, ofreció la cena noche tras noche
durante setenta y más en su gran suite en el Hotel Wellington, donde la cena estuvo salpicada por
brindis en armagnac a varios tipos de idiotas: "idiotas normales de la salud", "candidatos de idiotas
para la salud". "idiotas retorcidos de salud", "idiotas compasivos de salud". Cuando Gurdjieff
bebía agua, siempre proponía "hombre sabio para la salud". Las preposiciones quedaron fuera de
los brindis; Gurdjieff hablaba un inglés simplificado que a menudo requería un esfuerzo para
seguir. Después de la cena, los escritos de Gurdjieff fueron leídos hasta altas horas de la
madrugada. Mientras estuvo aquí, firmó un contrato con un editor de Nueva York para publicar
en 1950 la versión en inglés de los cuentos de 1000 páginas de Beelzebub , bajo el título Todo y
Todo . También se espera que después de que aparezca el libro, sus alumnos estadounidenses
harán una demostración pública de los movimientos de danza.

Gurdjieff había reservado un pasaje para América en octubre pasado, pero cayó gravemente
enfermo. Un médico estadounidense voló a París, lo llevaron al Hospital Americano y lo hizo
sentir cómodo. "¡Bravo, América!" le dijo al doctor. "Ahora podemos tomar una taza de
café". Esas fueron sus últimas palabras.

¿Cómo voy a resumir este hombre extraño? ¿Un siglo Cagliostro del siglo XX? Pero la evidencia
sobre Cagliostro es conflictiva, y las historias que escucharán sobre Gurdjieff son altamente
conflictivas. Personalmente puedo responder por su sorprendente capacidad de trabajo. El sueño
de dos a cuatro horas le pareció suficiente;sin embargo, siempre parecía tener mucha energía para
pasar un día escribiendo, tocando el acordeón, el automovilismo, la conversación en un café, la
cocina.Aquellos que tenían que seguirle el ritmo a veces estaban listos para abandonar la fatiga,
pero parecía inagotable después de veinte horas y fresco a la mañana siguiente de un breve
sueño. Tenía ochenta y tres años el invierno pasado en el Hotel Wellington. Se retiraría a las tres
o cuatro de la mañana. Alrededor de las siete, los muchachos del ascensor lo bajaban y él iba a su
"oficina", un restaurante para niños en la parte alta de la Quinta Avenida. Aquí, como en un café
europeo, recibiría llamadas toda la mañana.

Algunas veces me he preguntado qué haría nuestra civilización de especialistas de ciertos hombres
del Renacimiento, hombres como Roger Bacon, un precursor, y Francis Bacon y Paracelso que
llegaron a la cima, si reaparecieran entre nosotros. Creo que los encontraríamos desconcertantes,
y sería su lado múltiple lo que nos desconcertaría. Los biógrafos e historiadores nunca han sabido
cómo tomar su escandalosa no ortodoxia. Para mí, Gurdjieff era un enigma a quien asociaba con
figuras extrañas del Renacimiento en lugar de con líderes religiosos. Nunca reclamó originalidad
por sus ideas, pero afirmó que provenían de la ciencia antigua transmitida en escuelas
esotéricas. Su humor era rabelaisiano, sus papeles eran dramáticos, su impacto en las personas era
molesto. Los sentimentalistas llegaron, esperando encontrar en él una semejanza con la pálida
literatura de la figura de Cristo que había inventado, y se fueron jurando que Gurdjieff era un
traficante de magia negra. Los burladores vinieron, y algunos se preguntaron si Gurdjieff sabía
más sobre la relatividad que Einstein.

"Un griego pitagórico", lo llamó Orage, y así conectó la prominencia dada a los números en el
sistema Gurdjieffian con el descenso de Gurdjieff de los griegos jonios que habían emigrado a
Turquía. Quizás esta denominación, "Griego de Pitágoras", es una manera tan breve como
cualquier otra de indicar la extrañeza de Gurdjieff a nuestra civilización, que nunca se ha
comparado con Grecia en su gran período del sexto al cuarto siglo antes de Cristo.
¿Cómo debemos explicar el interés que las personas de la cultura metropolitana en el mundo
occidental han mostrado en las ideas orientales de Gurdjieff y sus transmisores, Orage y
Ouspensky? Una explicación es fácil, y vale para las personas que buscan un respiro por su
infelicidad personal en el psicoanálisis, los cultos pseudo-religiosos y la adoración del grupo (el
nostrismo se manifiesta en el comunismo y el fascismo).Este es el interés terapéutico, y muchos
de los que han asistido a las reuniones de Gurdjieffian lo han tenido. Dejemos de lado este interés
común y preguntemos por qué las ideas orientales han atraído en estos años el interés de
pensadores sofisticados como Aldous Huxley, quien ha sido notable por su tipicidad. La respuesta
aquí es que la cultura occidental está en crisis. El nuestro es un período de dos guerras mundiales
y una depresión mundial. En este período ha sido imposible para una persona reflexiva no haberse
decepcionado profundamente de sus esperanzas para el hombre. Ha visto un esfuerzo tras otro
producir un resultado involuntario. La Primera Guerra Mundial hizo al mundo inseguro para la
democracia. La prosperidad de la década de 1920 llevó a la sequía económica. La segunda guerra
mundial se convirtió en guerra fría. El sueño socialista se convirtió en una pesadilla totalitaria. La
ciencia se convierte en una agencia de destrucción.La doctrina del progreso da lugar al sentimiento
de que el hombre occidental está estancado. En una crisis uno espera o se desespera. Gurdjieff,
Orage y Ouspensky confirmaron la desesperación, pero al mismo tiempo elevaron la esperanza
de los occidentales, cuyo estado de ánimo era decepcionante por los recursos de su cultura. Se
dice que Aldous Huxley, ese moderno de los modernos, asistió a algunas reuniones de Ouspensky
en Londres. Finalmente, Huxley se conformó con Gerald Heard, quien se basa en gran medida en
la filosofía oriental. En Huxley podemos encontrar un síntoma de una tendencia desesperada a
convertir nuestra crisis en ideas y enseñanzas que se encuentran fuera del flujo de la cultura
occidental. Orage, Ouspensky y Gurdjieff pintaron una imagen de crisis, en una parte tan negra
como cualquier escuela de pesimismo occidental, en otra parte tan brillante como el cristianismo
primitivo.En este equilibrio por contraste de la oscuridad y la luz es la razón principal de su
atractivo para los modernos.

Discusión sobre "El bien y el mal"


con AR Orage
5 de noviembre [1927] - Parte 1 de 3

[Se tomaron once números.]

Reese: Según recuerdo, originalmente no existía tal concepción del bien y el mal como la tenemos
ahora; surgió de la idea de lo positivo y lo negativo. Es una degeneración de estas ideas, en las
que un estado como el hambre, por ejemplo, puede considerarse malvado.

Orage: Recuerda que estos conceptos de bien y mal nunca llegaron a la experiencia del hombre
hasta que la razón objetiva se había degenerado. Antes había discriminación de valores, pero era
desinteresada: diferencias cualitativas derivadas de diferencias de la naturaleza. Después de la
disminución de la razón objetiva, esta discriminación se asoció con el centro emocional y sus
intereses y vino el bien y el mal en lugar de lo positivo y lo negativo.

Lucille: No había ningún elemento neutralizador presente, ¿verdad?


Orage: Recuerdas que se suponía que cierto ser había introducido el bien y el mal en el mundo. Su
error fue señalado, que había subrayado insuficientemente el elemento neutralizador. La pregunta
que surge es si en su mente él pensaba que el bien y el mal eran una fuerza neutralizadora, una
fuerza más allá del bien y el mal, por así decirlo. Pero el hecho es que sus oyentes no tenían ningún
concepto de fuerza neutralizadora en el bien y el mal. Quizás veamos cuál es la fuerza
neutralizadora en estas ideas, algo que no es ni bueno ni malo sino que participa de ambas.

Mary Johnston: Si el bien está cumpliendo la potencialidad de la esencia, entonces el mal no


está a la altura de esto. Aunque no estaba aquí cuando se leyó ese capítulo.

Orage: Eso está bien, esta es una definición de los propósitos de los valores. El mérito objetivo
de un ser es su realización de los valores para los cuales fue creado.A eso se añade el criterio de
dirección: el estado de un ser es bueno si permanece estáticamente bueno, pero un ser con
potencialidades debe estar constantemente en un estado de volverse bueno para ser bueno. Los
valores progresivos surgen de este proceso de actualización de posibilidades. Así que tenemos
tanto conceptos estáticos como dinámicos del bien. Un ser perfectamente bueno sería aquel cuya
sección transversal (la sección transversal de su tubo de tiempo) siempre estaría en la dirección
de cumplir su objetivo. Pero podemos encontrar que necesitamos otra palabra para describir la
responsabilidad de un ser con la naturaleza de su ser: el diseño de su creador. En esta discusión,
trate de ejercitar la simultaneidad de la comprensión, teniendo en cuenta todas las afirmaciones y
contemplándolas en un solo patrón.

Edna: El mal es definitivamente el problema que Dios enfrentó cuando elaboró las leyes de 3 y
7, la vida y la muerte. Lo bueno es mantener las 3–7–9 funciones, alimentación recíproca.

Orage: ¿ Pero dónde entra el bien y el mal? Invito a comentar sobre esto como una contribución.

Edna: Preguntas dónde entran el bien y el mal, pero hablé de hacer un esfuerzo en un momento
de crisis, a través de la reflexión, lo que ciertamente es bueno.

Orage: Estamos cerca de la escuela ascética cuando equiparamos bien con esfuerzo.

Edna: Pero ponderar es una fuerza igualadora.

Orage: reflexionar es un proceso. Si hay un esfuerzo mal dirigido, entonces el esfuerzo por sí solo
no es necesariamente bueno, puede haber un esfuerzo bueno y malo en relación con el
resultado. Había una idea en la declaración original que hiciste: sobre el gobierno del universo
según las leyes de 3, 7 y 9. Nueve introduce el esfuerzo contra el tiempo. Esto presupone que el
creador pensó que el universo merecía el esfuerzo de mantener. Lo que tenemos que considerar
con respecto al bien y al mal objetivo es si vale la pena mantener la vida en este universo a costa
del esfuerzo de los semitonos 3, 7 y 9.

Sherman: ¿Estás hablando de este planeta, o de todo el universo?

Orage: Todo el universo. La vida no se desarrolla sin problemas en ninguna otra parte (la única
diferencia es que en otras partes se hacen provisiones para asegurar el esfuerzo necesario para el
universo en estos semitonos) a través de escuelas, maestros, etc. Llegamos a la mayoría sin darnos
cuenta de la naturaleza de nuestra vida como adultos, y si tenemos el deseo de superación personal
(el primer semitono) o de ayudar a Dios (segundo semitono), no encontramos a nadie ni a ninguna
escuela para ayudarnos. En otros planetas los jóvenes encuentran tales escuelas. En otros aspectos,
somos lo mismo que otros seres.

Sr. Brown: El libro dice que ninguna abuela nos dijo nunca.

Orage: Ni siquiera tenemos tradición, ya ves. Es esperanzador saber que realmente somos
normales, pero deprimente saber que nuestro entorno no proporciona ayuda para el desarrollo.

Hugh: ¿Por qué nuestro ambiente es tan poco atractivo para los maestros?

Orage: No lo es. Pero imaginen ir a este planeta a predicar la paz, por ejemplo. Las personas ni
siquiera piensan que no lo quieren, dicen que lo quieren y de inmediato van a la guerra. Imagina
cuánto más imposible sería enseñar el deber objetivo al Creador.

[En este punto, Edna planteó su pregunta sobre algo que Beelzebub le había dicho a
Hassein. Orage dijo que era irrelevante, dijo que su tipo de "mente" era el obstáculo para la
enseñanza, y luego modificó esto un poco para evitar herir sus sentimientos.]

Orage: Dejo de lado la pregunta algo irrelevante de Edna para responder que Hugh y Edna no
escuchan. Ahora entiendes, Sr. Ferriss, algunas de las dificultades de los maestros. Pensé que
estábamos en el buen camino hacia una discusión sobre el bien y el mal, y aquí estamos.

Edna: Pero es una pregunta absolutamente buena, absolutamente. [Todos rieron]

Orage: Pensé que en mi 1000.a encarnación sería un maestro religioso, pero ya me estoy poniendo
frío. Todos escuchan preguntas y respuestas desde el centro de gravedad en el que se encuentra
en este momento. Su interpretación depende de esto solamente. La esencia tiene la forma de ser
del centro de gravedad, es animal, infantil o bárbaro, y cada segundo la psique cambia de forma. A
tales seres, ¡se dirigen las doctrinas! Puedes imaginarte cómo tal ser transforma una doctrina
habiéndola escuchado en tres centros. Las dificultades de un maestro del mundo son tan tremendas
que no es de extrañar que el Hijo de Dios, y él fracasó, le explicara a los hombres algunas doctrinas
éticas simples.

Hugh: Se ha dicho que deberíamos ser como niños pequeños, ¿esto es como un niño?

Orage: Explico que algo significa que, si existe algún motivo para perseguir el autoconocimiento,
el objetivo se distorsiona. Debe perseguirse a medida que los niños buscan un interés, sin
comentarios ni motivos. No debemos volvernos como niños, sino como niños. Ser como ellos no
sería el reino de los cielos, sino el reino de la guardería.

Sherman: ¿ Quieres decir que deberíamos ser, como los niños deberían ser, no como son?

Orage: No, como son. Recuerda: el arte es como la naturaleza, pero no es la naturaleza. Bueno,
puedes descifrarlo por ti mismo.

Lewis: ¿Muchos maestros potenciales abandonan la idea?

Orage: Cientos.

Sherman: ¿ Puedo preguntar si los conceptos buenos y malos surgieron después de la eliminación
de Kundabuffer?
Orage: El concepto era una consecuencia del órgano. Todavía no hemos alcanzado una definición
de bien. ¿Estabas pensando en lo que dije sobre la responsabilidad de un ser con su naturaleza?

Sherman: Estaba pensando en ese ser que fue desterrado a una isla malvada por su error.

Orage: Sugeriría que la negación de la posibilidad de ser valioso es el único mal objetivo. Cuando
una máquina es desechada y es totalmente inútil es mala. Su sufrimiento es como el de los seres
en el planeta donde nada de lo que hacen tiene ningún valor para el universo, literalmente, nada.

Hugh: ¿Podría decir que la ausencia de fuerza neutralizadora entre el bien y el mal, en el sentido
de la falta de posibilidad de hacer una elección, sería mala?

Orage: Esa es una buena formulación.

John: Heropass es la fuente de todo mal, ya que es el gran privador de posibilidades.

Orage: En ese sentido lo es.

[Mary Johnston sugirió que en el universo en su conjunto el bien podría superar al mal, ya que el
bien es nativo del sol absoluto].

Orage: Sí, pero hay planetas para seres que no tienen absolutamente ningún uso en el universo y
aún así conservan su ser. La idea planteada es demasiado optimista desde nuestro punto de
vista. Algunos seres que se niegan a ser valiosos, mantienen su ser pero dejan de existir en la
mente de Dios, dejan de tener algún valor.

Nat: En cierto modo, están mejor que nosotros; No sabemos por qué existimos.

Orage: No lo sabemos todavía. Pero tenemos un deseo de ser necesitados, de contribuir con
valores y desear esto, pero ser incapaces de hacerlo es el estado de los seres en esos planetas que
hemos mencionado. Somos de valor inconsciente, al menos, como estiércol para la luna.

Hugh: Incluso las personas que salen a criar el infierno contribuyen al menos con valores
negativos: no son malvados, sino simplemente malos.

Orage: Exactamente.

Carl: Por el corolario de que la máquina desechada es absolutamente mala, el bien absoluto debe
cumplir una función.

Orage: Sí, pero debemos decidir qué función cumplir. Si pudiera dibujar un diagrama de este
concepto sería:

• •
• •
••

La fuerza neutralizadora positiva es absolutamente buena. La fuerza neutralizadora negativa es el


mal absoluto. La neutralización inconsciente tiene valor para la luna.
Melville: ¿Hay menos otra palabra para negativo aquí?

Orage: Sí, una buena palabra. Más y menos.

John: No hay conexión, no hay tríada, entre las fuerzas neutralizantes más y menos.

Orage: Sí, hay presente en cada ser una neutralización de las fuerzas positivas y negativas que se
manifiestan constantemente en el ser. Pero el estado de ser depende de la capacidad de servicio a
Dios, y al carecer de esta capacidad de servicio, los seres no dejan de existir sino dejan de ser.

Carl: Una descripción de este estado sería la vida en la muerte.

Orage: Sí, una muerte viviente.

Carl: ¿Cómo escapan los seres negativos de Heropass?

Orage: Están obligados a durar tanto como Dios, si Dios ha suspendido Heropass en toda su
esfera.

[Mary Johnston sugirió que la amenaza del mal, que amenaza la existencia de Dios, proporciona
el drama de la vida].

Hugh: ¿Cómo nos afecta prácticamente todo esto?

Orage: Solo cuando nos damos cuenta de este drama de la posibilidad de no ser y la lucha por
desarrollar nuestro ser. Además, la fuerza neutralizadora tiene la función de coordinar las fuerzas
positivas y negativas en cualquier ser para que ese ser cumpla su objetivo. Los animales, al no
tener conciencia, no corren ningún riesgo como lo hace el hombre, cuya conciencia le permite
actualizar el desarrollo de consciente más neutralizante, o caer en menos neutralizante. En la
crítica objetiva del hombre al libro, él es literalmente inferior a los animales en que puede hacer
una contribución positiva al mal absoluto al no contribuir conscientemente más las
neutralizaciones. Ashiata comenzó con la suposición de valores inactivos subconscientes:
conciencia objetiva. La disciplina para despertar esta conciencia comienza con la
autoobservación.

Lewis: ¿ Entonces la conciencia objetiva no es un poder de atracción hacia la conciencia?

Orage: La conciencia objetiva es una sensación de deber y el cumplimiento de este deber, que
requiere un estado de conciencia más alto que el que uno tiene. Por lo tanto, la conciencia objetiva
exige la conciencia que exige más neutralizaciones y es su motivo para cumplir con su obligación.

Lewis: Entonces la conciencia no es una fuerza neutralizadora.

Orage: No, se puede decir que es un impulso hacia el desarrollo de una fuerza neutralizadora.

Lewis: Pero si finalmente perdemos todos nuestros motivos negativos para la autoobservación,
como el deseo de poder, etc., nos quedamos en una especie de estado estéril.

Orage: Pero si finalmente descubre un impulso hacia la autoobservación, el descubrimiento de la


conciencia objetiva, no importa con qué motivo haya comenzado.La autoobservación, de hecho,
podría enseñarse y practicarse simplemente como una técnica en psicología ordinaria. Es muy
probable que Watson lo tome. Pero cuando alcancemos la conciencia objetiva, nos daremos
cuenta de la falsedad de todos los motivos.

Nat: El trabajo de la autoobservación sería el mismo después de descubrir la conciencia objetiva,


¿no es así?

Orage: Sí, pero luego se convierte en un deber sagrado, el valor más alto en su experiencia. Los
valores son transvalorados.

Hugh: ¿No hay una conexión entre el impulso y el centro magnético, de modo que después de
descubrir el centro magnético y la conciencia objetiva, ya no son necesarios los motivos de los
trucos?

Orage: Sí, eso se puede agregar.

Hugh: ¿ Pero algunas personas no descubren esto y luego pierden su interés?

Orage: En la terminología de Gurdjieff, la fe es igual al centro magnético. Las personas con


centro magnético desarrollado "huelen" el tesoro escondido que se encuentra a través de una
autoobservación adicional.

Sherman: Has hablado de esta etapa de la fe como un "desierto", pero a mi me parece que no,
gracias a Dios.

Orage: Rosas, rosas todo el camino! Mucho más suerte.

Nat: Sabiendo lo que es bueno, todavía no conocemos nuestra función.

Orage: sí. Podemos preguntar, ¿cuál es la naturaleza de nuestro organismo? La función está
definida por la estructura y esto nos lleva a la cuestión de las normas.Presupone el autoestudio y
esto presupone un estado de desinterés. Solo en este estado es posible el autoaprendizaje y solo
cuando existe, se puede descubrir el valor objetivo de la estructura del organismo. Si nos
observamos a nosotros mismos durante un tiempo suficiente, se produce un estado de desinterés,
de no identificación.Y debido a la presencia de nuestra conciencia, está implícito que estamos
destinados al desarrollo de la comprensión de nuestra función.

Milliken: ¿ No estamos destinados a ser conducidos, como los automóviles?

Orage: Inconsciente, somos conducidos.

Hugh: ¿Afirma usted que la autoobservación llevará a la no identificación?

Orage: sí.

Mary Johnston: ¿La no identificación es sinónimo de autoobservación impersonal?

Orage: sí. Tu palabra es mejor Sin esta no identificación, la autoobservación lleva mucho tiempo
para producir el estado; el esfuerzo consciente por introducir el estado de autoobservación
impersonal acorta el proceso.

Hugh: No cuestiono esto, pero ¿quién introduce la no identificación?


Orage: Sugerencia. Lo sugiero, diciendo cuánto tiempo toma la autoobservación para producir el
estado, y así sucesivamente. El desinterés no es falta de interés, sino ausencia de sesgo. El sesgo
supone un objeto en movimiento. Es la fuerza neutralizadora.

Sally R .: ¿Puedes decir que la autoobservación está soplando aire en el cerdo para hacerlo más
grande, pero aún es un cerdo?

Orage: Sí, las características de la psique se vuelven más claras.

Edna: El verdadero desinterés es un interés apasionado por los hechos observados,


independientemente de lo que demuestren.

Orage: Exactamente.

Lewis: No existe el mal, sino la privación del bien.

Orage: En vista de lo que hemos dicho, debemos cambiar eso a "privación de la posibilidad de lo
bueno".

Blanche: Hasta que no vivamos por esencia, no podemos preocuparnos por el bien y el
mal. Ahora estamos preocupados por el bien y el mal.

Orage: Sí, en el descubrimiento de la esencia, lo correcto es aquello que conduce al


descubrimiento de la esencia, y lo incorrecto es lo contrario: aquello que oculta aún más la
esencia. Podemos ser estáticamente buenos, pero también debemos ser dinámicamente buenos en
el desarrollo de potencialidades. Dios debe mantener el universo de esta manera, no solo
estáticamente. Sun Absolute no es la morada del bien absoluto, excepto porque contiene el estado
del bien dinámico.

Milliken: Entonces los habitantes de ese planeta que mencionaste son una condena permanente
del creador.

Orage: Y por eso Dios no tiene uso para ellos.

Reese: ¿La estática no es buena negativa y la dinámica buena positiva?

Orage: Cuando el bien estático es totalmente estático, deja de ser eso y se vuelve menos
neutralizante. El pecado contra el Espíritu Santo es la supresión del bien dinámico.

Reese: ¿ O bien estática?

Orage: Así cuelga un cuento que no te contaré ahora.

Alguien: no puedo concebir un ser sin potencialidad, como representante del mal.

Orage: Bueno, digamos que no podemos encontrarnos con un ser así durante mucho tiempo. El
estado de tal ser no es ser ni no ser, sino ser menos.

Gertrudis: ¿Cómo puede un ser menos actualizado o continuar actualizándose?


Orage: Permanece estáticamente actualizado. Ya no está en la corriente de convertirse; Se
fosiliza en su forma actualizada.

Gert: ¿ Puede separarse de la ley de siete?

Orage: Sí, en ese planeta en particular. Es el montón de chatarra del universo. Ya sea voluntaria
o ignorantemente, estos seres han fallado en actualizar sus potencialidades; Su destino es el
mismo. Y pueden ser una condena permanente de su creador. Eddington dice que algunos átomos
existen así, sin la flecha del tiempo. Son algo así como corazones que siguen latiendo fuera del
organismo al que pertenecen.

Milliken: ¿Qué los mantiene latiendo?

Orage: Pregúntale a Eddington.

ORAGE COMO HOMBRE RELIGIOSO

por Allan R. Brown

En el sentido popular, un hombre religioso es un seguidor de un credo religioso reconocido. Tal


hombre no necesita ser religioso en absoluto. Como solían decir en los misterios, "los portadores
de Thyrsus son muchos, pero los bacchics son pocos", es decir, hay muchos adherentes formales,
pero solo unos pocos realmente sienten en sí mismos la presencia de Dios. El verdadero hombre
religioso de alguna manera se ha dado cuenta de que hay un propósito final en el universo. Él
perdió su vida y la encontró nuevamente en ese propósito más grande, que podemos llamar divino.

En este sentido funcional, Orage fue un claro ejemplo de hombre religioso. Jesús dijo: "Sed
perfectos como vuestro padre en el cielo es perfecto". Este ideal infinito e imposible, como él lo
llamó, era el corazón de la religión para Orage. "La religión es el estudio y la práctica de la
perfección", dijo. Nunca permitió que los intereses subjetivos lo desviaran de su dedicación a este
propósito, a la no poca mistificación y molestia de algunos que no podían comprender. Pensó,
escribió, actuó, no por sí mismo, no por el hombre, sino por Dios. Dios, verdad, justicia, propósito
cósmico, normalidad perfeccionada, cada uno debe usar el término correspondiente a su propio
entendimiento. Orage dijo Dios. Él definió la religión como el intento de establecer una relación
ideal y consciente entre el hombre y Dios, distinguiéndola así de sus imitaciones más coloridas en
forma de moralidad, vecindad o humanitarismo.

El hecho de que Orage nunca hizo hincapié en la adhesión a una "fe" religiosa no es un signo de
su irreligión. Era una parte esencial de su religión. Buda dijo que la existencia del alma, la
existencia misma de Dios, no eran cuestiones religiosas. Nos cuesta entender esta aparente
contradicción. Entendemos mejor el significado de Sócrates: "Me parece ridículo, cuando no
puedo conocerme a mí mismo, investigar cosas irrelevantes". Esta fue la opinión de Orage: "La
religión sin humanidad es más peligrosa que la humanidad sin religión". La gnosis del hombre
precede a la gnosis de Dios. Esto debe ser así para que la religión sea la vida en lugar de la
conformidad o la especulación.
Orage no se engañó a sí mismo. Incluso al final de su vida, confesó que no sabía el significado y
el objetivo de la existencia. ¿Quién de nosotros sabe? ¿Es religión aceptar informes? Orage no
pudo estar satisfecho con los informes. Pero era religioso porque, a pesar de la falta de
conocimiento directo, sentía en su ser que había un significado en el universo y sentía la necesidad
de averiguar ese significado y cooperar con él. Debemos cultivar nuestros jardines. Tal vez la
admisión de una falta de conocimiento dogmático, que llevaría a algunos a decir que Orage era
agnóstico, fue lo que lo hizo, lo que le permitió ser, el hombre religioso. Hay una diferencia entre
un conocimiento de la vida y la comprensión que es la vida. El conocimiento sin experiencia es el
principal obstáculo para la vida, y la religión es la vida o no es nada. Plotino dijo: "El alma, cuando
trata con cuestiones de conocimiento, sufre una cierta disminución de la plenitud de su ser".

Había tres parcelas en el jardín de Orage, él mismo, las personas con las que entró en contacto, la
sociedad en la que vivía. Su actitud hacia los tres fue la misma, como debe ser si él fuera realmente
religioso.

Lectores, oyentes, discípulos, amigos, no había línea de división. Por todo esto, Orage codiciaba
una sola cosa, ni siquiera el conocimiento hasta el grado de realización, sino el crecimiento en el
ser, el crecimiento desde dentro. Estaba dispuesto a aceptar, como definición de evolución
espiritual, una formulación como la autopercepción del Sí mismo. Sintió que no era importante,
incluso si era posible, impartir una comprensión del significado de tal frase. "Infeliz es el maestro
cuyos alumnos solo aprenden". Lo que Orage apuntaba no era la comprensión verbal sino la
actualización en el ser. La potencialidad en el estudiante era lo que le interesaba. Era una semilla,
pero el crecimiento tenía que estar en el oyente. La palabra era creativa o era un sonido muerto y
sin sentido. Para Orage, la religión era una parte del ser, no una vestimenta de ser. No podía, ni
para sí mismo ni para los demás, estar satisfecho con la realización en el lugar de la actualización.

Su actitud hacia el problema social era fundamentalmente religiosa. Toda su vida estuvo
trabajando por la justicia social, por la libertad económica, no como fines en sí mismos sino como
medios. Por qué trabajar con los medios instrumentales, dijo, si el fin no tiene ningún valor. Como
hombre religioso vio el valor de la meta, por lo tanto pensó que valía la pena luchar con los medios.
Si el orden de la sociedad es injusto, todas las personas en ella son desviadas de su propósito
normal por la preocupación de tolerar o combatir la injusticia. Jacob Boehme dijo: "Un lirio
florece en las montañas, en los valles, en las llanuras, en cada cuarto de la tierra; y los que buscan
lo encontrarán". Para brindar la oportunidad de buscar, esta fue la fuente y el fin del interés de
Orage en el problema social y económico.

Orage solía considerar al hombre químicamente, fisiológicamente, psicológicamente y


sociológicamente. En cada uno de estos aspectos, el hombre lleva a cabo un propósito del cual no
tiene conocimiento. Está cumpliendo una función de la que no sabe. El hombre religioso ha
tomado conciencia de este fin último. Es consciente, al menos, de que tiene una función. Orage
sintió este último significado. Intentó traer a la conciencia un sentido de esa función en el hombre
que es más que animal, incluso más que humanitario. Al hacerlo, no era un hombre religioso. Era
un hombre religioso . Porque cuando el hombre se mide religiosamente, la unidad no es el átomo,
ni la célula, ni la impresión, ni la familia, sino la raza. Todos somos un cuerpo.

Muchas veces, fue un año o varios años después de una conversación aparentemente casual y
tópica, antes de que su importancia se hiciera repentinamente clara. Había reconocido una semilla
en su pupila, la había regado y luego había dejado el impulso de la naturaleza para que brotara el
brote.

Orage como profesor

por Lawrence Morris

En los años que pasé en la escuela y la universidad, sucedió que nunca conocí a un maestro.
Bostezaba o, con suerte, escuchaba ante las plataformas de especialistas en varios temas, hombres
llenos de información, que consideraban mis oídos como pequeños lanzadores en los que podían
verterlos. Y a excepción de uno o dos, vertieron concienzudamente; por mi parte, me absorbí con
cierta facilidad y me olvidé con aún más, ya que, aunque no lo sabía en ese momento, no era la
información lo que quería. Cuando me di cuenta, después de abandonar sus salas de conferencias
para siempre, que había desperdiciado mis años allí, me volví injustamente amargado hacia los
hombres que me habían engañado lealmente. Habían sido maestros de escuela pero no maestros.

Pasaron algunos años antes de que conociera a AR Orage, una tarde de otoño en una casa de
Nueva Jersey. Aún confundido por mis fracasos anteriores, esta vez no me di cuenta de inmediato
de que me estaba encontrando con el único maestro que mi fortuna ha encontrado en mi vida. No
tenía ninguna de las marcas, ni tiza en los dedos ni solemnidad en los ojos. Hablamos, como vi
después, acerca de la psicología, aunque sin etiquetarla; Esa noche solo supe que algo en mí se
había acelerado, y no salí de la casa sin preguntar dónde podría reunirme con él nuevamente.

En los próximos diez años lo escuché dar conferencias en un momento u otro sobre literatura,
filosofía, psicología y economía. Sin embargo, no fue principalmente en estas conferencias que
se reveló a sí mismo como un maestro, aunque sí lo descubrió, de una manera que creo que nunca
combinó con la pluma, la fertilidad, los felices descubrimientos, el discurso picante y, sobre todo,
la forma esencial. de una mente que se basa libremente en sus recursos ocultos, así como en su
intención consciente. Lo he visto, como cualquier artista, sorprendido por la forma emergente de
su propio pensamiento.

Pero su inclinación como maestro encontró su mejor expresión de una manera incluso menos
costosa que esas conferencias improvisadas. Se convirtió en genio en un momento lluvioso en el
bordillo mientras esperaba una brecha en el tráfico, entre los actos de una obra de teatro o tomando
una taza de café. Las verdaderas arboledas de su Academia, durante los años que estuvo en Nueva
York, fueron las cafeterías y los restaurantes Childs. Había una cafetería en la calle 28, al lado de
su oficina, donde se sentaba a las once de la mañana o a la medianoche, con café negro y un
cigarrillo, inclinado sobre la mesa, para hablar sobre cualquier tema que había traído. Olvidó en
esos momentos que fue su genio el que estaba en plena acción; solo te sorprendió encontrarte a ti
mismo pensando y diciendo cosas que no sabías que estaban en ti.

Era, por así decirlo, una enseñanza invisible, porque como la de Sócrates, se disfrazaba bajo
muchas capas. Tal vez surgió como una pregunta repentina y penetrante, que arrojó luz sobre las
relaciones de una docena de cosas distantes; a veces tomaba la forma desconcertante de una
defensa ardiente por parte de Orage de una vista que estabas seguro de que no podía sostener
seriamente; y con frecuencia estaba incrustado en una anécdota (dada siempre como un ejemplo
verdadero que había encontrado), que permanecía en la mente como una parábola preocupante.
No recuerdo que alguna vez haya tratado de dictar una opinión, pero tampoco se encontró con una
sin pedirle que muestre sus credenciales. Una vez me recordó el título que Coleridge había elegido
para un libro, Aids to Reflection , y los comentarios de Orage fueron diseñados para el mismo
uso. Ciertamente, su concepción de la enseñanza no era llenar las mentes de sus jóvenes con
información, aunque gran parte de ella estaba allí, sino sugerirles pasos que serían de ayuda en el
futuro. En el momento muy a menudo eran simplemente una fuente de perturbación interna.
Muchas veces, fue un año o varios años después de una conversación aparentemente casual y
tópica, antes de que su importancia se hiciera repentinamente clara. Había reconocido una semilla
en su pupila, la había regado y luego había dejado el impulso de la naturaleza para que brotara el
brote.

Este es, creo, el único tipo verdadero de enseñanza. Y su sabor puede ser ligeramente sugerido al
decir que aquellos cuya educación comenzó como la mía en asociación con Orage deben sentirse,
por extraño que parezca, ser autodidactas.

"Escribo escritores", le dijo a un amigo ... Escribió a sus escritores con un bolígrafo sumergido en
Posibilidad, y se sorprendieron a sí mismos por su crecimiento. Ante ellos, él elevó una norma
que era simplemente la actualización de sus méritos latentes, y dado que había descubierto sus
méritos no desarrollados, fueron despedidos por la norma.

El editor ideal

por Gorham Munson

Orage fue, para usar los términos de su elección, un presentador, no un representante, editor. Sus
reseñas, The New Age y The New English Weekly , no representaban un público ya existente,
con un gusto formado, un hábito de pensamiento y sentimientos conocidos. Presentaron un nuevo
punto de vista y, con el tiempo, unieron a un público a su alrededor, y este nuevo público fue
necesariamente pequeño. Pocos son los buscadores de una nueva era.
Una nueva era fue la concepción unificadora de la vida de Orage. Gobernó su genio para la edición
e hizo que sus revistas fueran tanto inspiradoras como inspiradoras. Nunca marcó en su bienvenida
a los nuevos escritores ni descansó de la búsqueda de ellos. Y el registro dice que, según su propia
prueba de gran dirección editorial, "el gran editor se mide por el número y la calidad de los
escritores que da a luz o la madurez", llegó a la cima. "Escribo escritores", dijo a un amigo en
Nueva York que lamentó que Orage no escribiera ensayos sobre los poetas.

La piedra de toque de Orage para el escritor desconocido era una promesa. La promesa es
potencialidad. Lo que pueden hacer los escritores establecidos es conocido. Por lo tanto, Orage,
atraído hacia adelante por la visión de una nueva era, se dirigió naturalmente a los escritores
desconocidos que prometieron pronunciar las palabras hasta entonces no dichas en la literatura
inglesa que podrían evocar una pasión por alcanzar el nuevo mundo. Escribió a sus escritores con
un bolígrafo sumergido en Posibilidad, y se sorprendieron por su crecimiento. Ante ellos, él elevó
una norma que era simplemente la actualización de sus méritos latentes, y dado que había
descubierto sus méritos no desarrollados, fueron despedidos por la norma. Les concedió la mayor
libertad de medios para alcanzar su nivel, por lo que hubo placer en el esfuerzo, el deleite de la
disciplina voluntaria.

Orage, el editor, fue el cher maitre de su personal y colaboradores. Como instigador y guía,
presidió una escuela de escritores, y fue cher porque era católico y permitió el desarrollo de la
libertad. Las aulas solían ser la oficina de la Nueva Era y una mesa en el Café Royale;
recientemente fueron la oficina de The New English Weekly y el restaurante ABC cercano.

Orage se distinguió de otros editores por la confianza que depositó en sus lectores. Supuso que
eran lo suficientemente maduros para escuchar cualquier cosa razonable, sin importar cómo se
hubieran acumulado las nubes de prejuicios sobre el tema. Él asumió que eran lo suficientemente
fuertes como para seguir las controversias. Él asumió que podían soportar la verdad. Aquí estaba
la libertad de prensa y en el voluminoso departamento de Cartas al Editor, la libertad de expresión
para sus lectores. Libertad genuina, sin miedo ni favor demostrado.

Para algunos, Orage parecía pasar por muchas fases. Pero eran fases de un solo objetivo desde el
cual nunca se desvió, el objetivo de despertar la aristocracia latente de hombres y mujeres
británicos y estadounidenses. Editó para estimular a sus lectores a la acción noble dirigida a una
renovación de la vida occidental.

Pensé en escribir sobre The New English Weekly in America, cómo explotó sobre nosotros, cómo
nos impulsó a la acción para su programa de una Sociedad Libre y Leisured, cómo nunca dejó de
ser memorable en nuestras vidas ... pero una El soldado en la línea de fuego no tiene momentos
para revisar el pasado. El periódico siempre enfrentó el futuro, y traicionaríamos su espíritu si nos
detuviéramos perdidos en la memoria de su pasado mientras se libra la batalla.
¡El futuro! Eso debía haber sido compartido con Orage. Está muerto y con él parte del futuro y
parte de nosotros desconocidos para nosotros. Hubo un elixir en todas las comunicaciones de
Orage para nosotros. Hay un sabor extraño en la sensación de pena ante su muerte. No sé qué es
a menos que sea al menos un mínimo de emoción desinteresada por el paso de la grandeza humana
que se mezcla con las emociones personales.

Sin embargo, en las pocas ocasiones en que se encontró con una mente que sentía que era superior
a la suya, fue el primero en admitirlo y en beber de la fuente de la sabiduría como el discípulo más
humilde. Él era impersonal hacia sí mismo; El final fue más importante que los escrúpulos
personales de orgullo.

El tipo renacentista

por Carl Zigrosser

Es difícil abstenerse de usar superlativos al hablar de Orage. Era un personaje extraordinario y de


muchos lados, uno de los hombres más grandes y más valientes que he conocido. Su paso deja un
hueco que nunca puede ser reemplazado.

Era un gran editor porque no se contentaba con interpretar ideas y eventos importantes, sino que
también tenía como objetivo darles forma. Su conocimiento y aprendizaje fueron prodigiosos en
campos tan diversos como la literatura, la filosofía (tanto clásica como oriental), la religión, la
psicología, la historia, la economía y la ciencia en general. Tenía ese raro don de pensamiento
claro y formulación exacta y esas cualidades que hacen que cualquier conversación o conversación
sea un deleite sin fin: la frase viva, la cita adecuada, la imagen iluminadora. Tenía una mente de
primera clase, sin embargo, soportó su aprendizaje a la ligera: lo utilizó como fondo para sus
críticas y su enseñanza. Su crítica de la literatura y los asuntos era única, ya que era humana,
informada, imparcial y basada en los criterios más sólidos y tangibles. Se expresó en algunas de
las mejores prosas del idioma inglés, simple, clara, memorable, poderosa: sentido común sublime
que hablaba tanto al corazón como que encantaba a la mente. Influyó en muchas personas
mediante el contacto personal y las estimuló a la realización personal y la actividad creativa.
Siempre fue generoso con su tiempo y sus dones (que incluían un profundo conocimiento de la
naturaleza humana) a todos los que acudían a él para pedirle consejo y ayuda. Como compañero,
era encantador: podía ser sutil, ingenioso, fantasioso, entretenido, un gran conversador.

Fue uno de los mejores florecimientos de la civilización. En la urbanidad y la comprensión, en la


sabiduría madura y en la totalidad de la visión, Orage era un ciudadano distinguido del mundo,
no tenía nada de provincial, pero, paradójicamente, supongo que realmente no era de este mundo.
Utilizo la palabra "conjetura" muy intencionalmente, ya que muy pocas personas, si es que alguna,
alguna vez, conocieron el verdadero Orage detrás de los muchos roles que asumió para
desempeñar. Fue el sutil maestro de la filosofía de "como si". Era tan indiferente al renombre en
el futuro como descuidado del éxito en el presente. En varias fases críticas de su vida, renunció a
todo y comenzó una nueva vida. Dotado de brillantes regalos, rara vez se encontró con su
mentalidad; si a veces era sumario en sus argumentos, era por falta de un hombre digno de su
acero. Sin embargo, en las pocas ocasiones en que se encontró con una mente que sentía que era
superior a la suya, fue el primero en admitirlo y en beber de la fuente de la sabiduría como el
discípulo más humilde. Él era impersonal hacia sí mismo; El final fue más importante que los
escrúpulos personales de orgullo. La clave, para él, era el conocimiento. Quería saber todo en el
mundo, incluso lo incognoscible.

Recuerdo un proverbio que Orage solía citar. No sé si fue suyo, pero en cierto sentido resume su
actitud hacia la vida. "Haga más y más, mejor y mejor, y piense cada vez menos".

Despertar a otros para encontrar y luego perseguir sus propias curiosidades más profundas: ese
era su tipo de enseñanza y eso era todo lo que había allí; No hay otro tipo de enseñanza que valga
el nombre.

Edna Kenton, Escritora

Era un profesor natural, ya sea que escribiera, hablara o escuchara. Solía preguntarme si cultivaba
el regalo o si se cultivaba en él; solía preguntarme sobre esto incluso en los días de la Nueva Era
cuando, casi desde su comienzo, lo conocía solo a través de sus páginas. A través de los años que
lo conocí aquí en América, llegué a creer que su curiosidad no dormida y nunca dormida sobre
las cosas profundas de la vida era la raíz de todo esto; que su don de "enseñar" fue simplemente
el resultado del proceso de mucha búsqueda, cualquiera que sea el hallazgo, que se desarrolla para
siempre dentro de él y, como parte del proceso, arrojar destellos o segmentos de verdad que
podrían impactar profundamente en los demás y agitarlos. ellos a nueva actividad. Despertar a
otros para encontrar y luego perseguir sus propias curiosidades más profundas: ese era su tipo de
enseñanza y eso era todo lo que había allí; No hay otro tipo de enseñanza que valga el nombre.

Se necesita el valor del jugador para preguntar constantemente la posibilidad de que la respuesta
no responda. Orage tuvo ese coraje; no hay forma de decir y no hay forma de saber a cuántos
transmitió una chispa. Pienso en Jessie con una simpatía inexpresable, pero también pienso en sus
hijos. Ojalá hubiera vivido lo suficiente como para ver su curiosidad y su clase de coraje.

Con su apertura a las ideas de los demás y su entusiasmo y participación mientras escucha ... creó
una atmósfera en la que las ideas de uno se expandieron más allá de las expectativas. Tenía la
facultad de hacer que las ideas y las personas maduras, él podría sacarlos de sus complacencias y
animarlos a desarrollar sus potencialidades.

Elizabeth Delza [Sra. Gorham Munson], bailarina


La amistad con Orage nunca podría resultar en una admiración pasiva. Su pensamiento, su
presencia, su actitud siempre creaban la necesidad de hacer, de vivir, de estirarse más allá de uno
mismo. Un aumento de energía e imaginación era inevitable. Y esto no fue la mera ambición que
despertó, sino que, como por arte de magia, provocó los deseos más profundos y les dio actividad.

Su propia emoción de vivir era contagiosa. Él ejemplificó su creencia de que el hombre debería
actuar sobre la vida en lugar de actuar sobre él. Toda su vida fue un esfuerzo por encontrar los
medios para hacerlo. Ese debe ser el secreto de la carga eléctrica que tenía en sus propias
actividades y en su influencia en las actividades de otros. Ciertamente, han existido pocos hombres
que resumieran tan asombrosamente su concentración de mente y sentimiento, y emitieran una
intensidad correspondiente.

No es de extrañar, entonces, que Orage debería haber jugado un papel tan influyente con artistas
de todo tipo. Con su apertura a las ideas de los demás y su entusiasmo y participación mientras
escucha (uno siempre escuchó a Orage con la atención más intensa y viva, pero Orage también
podría ser el oyente), creó una atmósfera en la que las ideas de uno se expandieron más allá de las
expectativas. . Tenía la facultad de hacer que las ideas y las personas maduras, él podría sacarlos
de sus complacencias y animarlos a desarrollar sus potencialidades. Con franqueza y sorprendente
sutileza, podía atacar lo esencial y crear una síntesis iluminadora.

Mis conversaciones con Orage sobre el baile fueron tan emocionantes como si él hubiera sido un
experto, incluso más. Parecía intuir las sutilezas involucradas y estaba imaginativamente vivo para
todas las posibilidades.

Siempre veré a Orage, con los pies plantados, la cabeza fuerte y alta, los ojos hacia adelante,
viendo y penetrando; Y en relación a la batalla de la vida, siempre en ella y por encima de ella.
Por encima de él, porque él siempre estaba utilizando recursos más allá de sus recursos.

Gracia, fuerza, simplicidad que una vez describió como los elementos de una gran literatura en el
Grand Style Simple. Estas, apropiadamente, eran las características de Orage, el hombre. Él era
un hombre en el gran estilo, y aquellos de nosotros que lo conocimos hemos tenido un raro y
memorable privilegio.

La repentina muerte de Orage trajo un dolor paralizante. Pero grande en nuestra memoria es la
fuerza viviente de su ser, esa imagen de él y con sus múltiples recordatorios de una vida rica,
dinámica, alegre y peligrosamente viva, desesperada, valiente, que busca; una vida dedicada "no
para la continuidad de la vida, sino para la superación de la vida". Orage en su muerte, como en
su vida, se convierte en un estímulo para la vida.
Una revisión de los asuntos públicos, la literatura y las artes

Æ (George W. Russell)

Conocí por primera vez la mente de Orage en las notas que escribía semanalmente en la Nueva
Era dos o tres años antes de la guerra. Había encontrado un número de ese diario, algo que no
había escuchado antes, y apenas había leído más de una página cuando comencé a sentir una
emoción intelectual. De hecho, aquí estaba un espadachín de la mente. Ahora me olvido de qué
burbujas eran, estaba pinchando con una persistencia tan brillante. Lo que me interesó fue la
calidad de la pasión intelectual que lo inspiró. Tenía sus raíces en motivos más profundos que el
vacío de las burbujas que se lanzaron. Adiviné al idealista que hablaba desde profundidades de
pensamiento y sentimiento que son raros en el periodismo. Cuando lo conocí, encontré que lo que
supuse de él era cierto. Las raíces de su cultura estaban en la antigüedad, en la sabiduría de los
sabios de Kapila, Vyassa o Patunjali, una sabiduría que, aunque data de hace miles de años, sigue
siendo igual a muchos miles de años, tal vez antes del pensamiento contemporáneo. El estudio de
estos había dado edad a su pensamiento, y el hábito de ver todo en relación con las profundidades
del ser del que hablaban. Sin embargo, esto no hizo de él un hombre fuera de lugar en su tiempo,
expresando pensamientos que otros no podían entender. Con la mente superficial, podría ser tan
moderno como cualquiera, y no conozco a ningún periodista contemporáneo que pudiera penetrar
tan rápidamente en lo que era esencial en una política, su vacío o su plenitud.

Viviendo como lo hice en Irlanda, lo conocí, pero rara vez hasta este año pasado, cuando creo que
mi sentimiento amistoso hacia Orage fue recibido por él como si hubiéramos nacido bajo la misma
estrella. Llegué a creer que en él había una mente que nunca había manifestado plenamente su
grandeza o su profundidad. Hay escritores que conocen sus propios pensamientos más preciosos
y los configuran en oraciones preciosas que atesoramos. Pero nos sentimos decepcionados cuando
nos encontramos con esos escritores porque no encontramos nada más en el hombre que lo que se
reveló en el libro. Lo que me encontré continuamente en Orage era una mente cuyo alcance y
profundidad no podían manifestarse plenamente ni siquiera en el periodismo más brillante. No
recurriría a las armas mágicas del espíritu para matar a los efímeros que podrían ser asesinados
por un epigrama o una frase desdeñosa que revelara su relleno de aserrín. Cuando llegué a una
mayor intimidad con su mente, descubrí que su mejor sabiduría nunca se había impreso. Casi no
había nada de lo que hiciera preguntas que no pudiera iluminar desde sus propias profundidades.
Cuando hablé del aforismo más profundo de algún sabio oriental, descubrí que estaba
familiarizado con él y la partícula de pensamiento ardiente ya era una de las linternas en su mente.
Si se trataba de la interpretación de una filosofía, una dificultad en la psicología de un personaje
intrincado o las profundidades que uno descubre en la meditación, tenía una lámpara dentro de él
que podía iluminar la oscuridad. Casi en todas partes que exploré en su mente encontré los largos
pasillos iluminados. En las profundidades detrás de esa mente consciente que está relacionada con
la luz del día, creamos nuestra propia luz, en los ardores de la meditación y por la voluntad alta y
celestial. Nunca hay una luz en esas profundidades, a menos que haya habido lucha, trabajo,
sacrificio, el conflicto interno en el que hacemos que nuestras noblezas salgan de nuestras bases.
Las luces dentro de nosotros solo nacen de un conflicto en el que en algún lugar de nosotros
mismos hemos transmutado lo oscuro, lo opaco, y las hemos hecho transparentes. No obtenemos
nada por lo que no hayamos pagado, y supongo un esfuerzo infinito y a tientas dentro de sí mismo
para tener la casa de su alma tan iluminada que un amigo aventurero como yo, explorando allí,
pueda encontrar en todas partes casi el consuelo de las formas iluminadas. Las señales que guían
hacia adelante.

Me di cuenta de la hospitalidad lista que dio a los pensamientos de los demás. Si encontraba en
un tropecón discurso el germen de una idea, la tomaría, y rápidamente a medida que la floración
fantasma parpadea bajo los dedos de un fakir oriental, la idea se habría convertido en algo bien
pensado en su mente. Laotze dice "Para ver una cosa en el germen, a esto lo llamo inteligencia",
y Orage tenía esa inteligencia. En los días de la Nueva Era, le permitió descubrir mucho talento
nuevo, y no creo que pueda recordarlo que elogie el trabajo pobre o pretencioso. No tengo ninguna
duda de que pronto se habría atraído como una compañía brillante en el New English Weekly.

Pienso tristemente en esas luces en lo profundo de su mente, que ahora nunca serán reveladas en
nuestros días. De tal mente que nunca se reveló completamente, no puede haber un memorial
adecuado. Sin embargo, estoy seguro de que alguien que pasó por todo ese periodismo brillante
hecho desde los años previos a la guerra podría seleccionar un volumen de aforismos,
profundidades, sublimes, políticos, económicos y culturales, que serían atesorados por muchos,
por escrito del Las cosas que pasan pasan continuamente diciendo cosas que no nos gustaría que
pasemos o que seamos olvidados. Espero que alguno de sus muchos amigos que lo conoció más
íntimamente de lo que intentaré hacer una colección de esos recuerdos. Si se hace correctamente,
sería un libro que se guardaría al lado de la cama de economistas, estadistas y escritores, y que no
se olvidaría a la ligera.

La mayoría de nosotros no tenemos el conocimiento de nosotros mismos para darnos cuenta de lo


parasíticos que somos con los pocos hombres de principios fijos y devoción desinteresada, de
cómo depende el patrón de nuestro mundo, no tanto de lo que nos enseñan, sino solo de su
presencia allí.

TS Eliot

Tuve una sensación de pérdida cuando Orage renunció a la Nueva Era y se fue a América; Tuve
un sentimiento de alivio cuando regresó y comenzó el New English Weekly ; Sentí una pérdida
muy profunda cuando leí su muerte el otro día. No fue una pérdida personal, ya que mis reuniones
con él, durante un período de unos dieciocho años, habían sido poco frecuentes y en lugares
públicos. Es algo tan perturbador como una pérdida privada: es una pérdida pública.

Mucha gente recordará a Orage como el evangelista incansable y totalmente desinteresado de la


reforma monetaria; muchos lo recordarán como el mejor escritor y escritor de Londres; los
miércoles por la mañana siempre leo la primera parte del New English Weekly antes de asistir a
cualquier otro trabajo. Un número más pequeño lo recordará, como RHC de la Nueva Era , como
el mejor crítico literario de esa época en Londres. Algunos lo recordarán como el editor benévolo
que alentó el mérito y (lo que es aún más raro) toleró el genio. Era algo más que la suma de estos.
Era un hombre que podía estar perfectamente bien y completamente equivocado; pero cuando
estaba equivocado, uno lo respetaba aún más, como un hombre que buscaba las cosas esenciales
y, por lo tanto, no tenía miedo de hacer el ridículo, una cualidad muy rara. Lo bueno de él no era
su inteligencia, por muy buena que fuera, sino su honestidad y su desinterés. La mayoría de
nosotros no tenemos el conocimiento de nosotros mismos para darnos cuenta de lo parasíticos que
somos con los pocos hombres de principios fijos y devoción desinteresada, de cómo depende el
patrón de nuestro mundo, no tanto de lo que nos enseñan, sino solo de su presencia allí . Pero
cuando un hombre como Orage muere, debemos admitir que su ya no estar allí nos arroja, por el
momento, al desorden; de modo que es necesaria una reorganización más profunda de lo que
deberíamos haber creído posible.

No esperaba ganar dinero con usted, no intentó atraerlo como discípulo o prohibirlo si demostró
ser un rival; Le bastaba que te creyera genuino.

Sr. Richard Aldington

En el período justo antes de la guerra hubo tres publicaciones periódicas a las que un joven escritor
aspiraba ingresar como contribuyente. Una fue la revista inglesa de Ford Hueffer, la poesía de
Harold Monro y la tercera era de la tercera Orage. Hoy en día, los jóvenes escritores, confrontados
con el mal comercial o el peor editor de alto nivel, no tienen ni idea de lo amable y alentador que
Orage podría ser en aquellos días para cualquiera que él creía que era prometedor. No esperaba
ganar dinero con usted, no intentó atraerlo como discípulo o prohibirlo si demostró ser un rival;
Le bastaba que te creyera genuino.

No creo que ningún interés pueda haber estado más alejado de él que el mío en 1912–13. La poesía
griega, su renacimiento en el Renacimiento, los simbolistas franceses y los inicios del verso libre
en Inglaterra no eran el tipo de cosas que quería alentar. Sin embargo, publicó algunas de mis
versiones de poetas latino-italianos y una serie de artículos (juveniles poderosos) que describen
mis primeras aventuras en Italia. Desde entonces he sospechado que él pagó por estos de su propio
bolsillo. Mis propios poemas eran demasiado para él, pero en aquellos días todos los editores de
Inglaterra pensaban lo mismo, y teníamos que ir a París y a los Estados Unidos para ser publicados.
Orage a quien no le gustaba lo que intentábamos hacer solía escribir admirables artículos críticos
que nos reprendían, con largas citas del Dr. Johnson. Pero nos publicó, nos dio una oportunidad;
Además, nos hizo el cumplido de tomarnos en serio. ¿Quién puede olvidar o ser desagradecido
por tal amistad y tales servicios?

Como editor, Orage tenía el don inusual de inspirar a los colaboradores a hacer su mejor esfuerzo,
a menudo sin recompensa monetaria. Como periodista, escribió con notable claridad, vigor e
independencia. Creo que admiré su integridad sobre todo. Con sus grandes dotes, fácilmente
podría haberse ganado un nombre y un gran ingreso si hubiera estado dispuesto a vender sus
convicciones por el bien de una carrera. Puedo adivinar las tentaciones que deben haber surgido
en su camino y honrar su memoria por el coraje con el que se mantuvo fiel a sus convicciones.
Inconscientemente, un hombre así inspira a los hombres más jóvenes, establece un estándar. Orage
hizo eso por nosotros. Ojalá pudiera decir que conozco a alguien que ocupe su lugar.

Me dolió cuando me enteré de su muerte. Ojalá hubiera vivido más tiempo, ojalá hubiera recibido
un mayor reconocimiento de sus dones y de su lucha incesante por lo que él creía que era la verdad.
Como siempre, tales lamentos son inútiles. Por mi parte, no olvidaré que Orage me alentó y
publicó mis escritos en un momento en que dicha ayuda era valiosa.

Su gran logro fue crear un centro de libre discusión intelectual que en nuestro tiempo ha conducido
a nada menos que una revolución en el pensamiento sobre cuestiones sociales.

Sr. AJ Penty

Conocí al Sr. Orage en el otoño de 1900 en Chapel Allerton. En aquellos días, él era un maestro
de escuela primaria, un ex socialista que había sido uno de los miembros originales de la ILP de
Leeds y un teósofo. Habló de Neitzsche, Heine, Ibsen y Bernard Shaw (quienes en ese momento
eran desconocidos fuera de un círculo muy limitado) y como resultado de nuestras largas
conversaciones, comencé a sentir que sabía dónde estaba en el mundo. Crecí en confianza en sí
mismo, y él me instó a escribir, y a escribir mientras hablaba, aunque no actué de inmediato en su
consejo.

Una vez, cuando estaba leyendo una colección de ensayos que acababa de publicarse. "¿Para qué
estás leyendo eso?" preguntó Orage. "No lo sé", respondí, "pero me resulta muy difícil de
entender". "Entonces no leas más", continuó, "los hombres que escriben así no pretenden ser
entendidos; viven por su oscuridad". Creo que es verdad. De todos modos, de esa conversación
salgo con mi emancipación de la ignorancia aprendida.

Cuando en 1906 llegó a la ciudad, dio la bienvenida a mi "Restauración del sistema de gremios"
y juntos intentamos iniciar una organización de propaganda para abogar por los gremios. Pero el
intento fue prematuro. En aquellos primeros días nuestra cooperación era estrecha; Pero llegó un
momento en que nuestros caminos se separaron. Descubrimos diferencias fundamentales en
nuestra actitud hacia la vida y la sociedad que no se podían salvar; pero seguimos siendo amigos,
y cooperamos de vez en cuando para objetos inmediatos. Orage era un hombre muy satisfactorio
para diferenciarse, porque siempre se sabía exactamente por qué; Su mente incisiva siempre lo
probaba todo hasta el fondo. Como resultado de esto, descubrí que cada diferencia política y
económica que tenía con él se debía a una diferencia filosófica.

Orage respetaría las diferencias de opinión si uno supiera claramente por qué se diferenció de él.
Lo que no pudo soportar fue la tristeza; y no sufriría a los tontos de buena gana. Su gran logro fue
crear un centro de libre discusión intelectual que en nuestro tiempo ha conducido a nada menos
que una revolución en el pensamiento sobre cuestiones sociales. Solo aquellos cuya memoria se
remonta a 1907 pueden darse cuenta de la magnitud de ese logro. La discusión libre era
prácticamente inexistente. Si hoy vivimos en una atmósfera diferente, es en gran medida gracias
a Orage, quien fue el primero en romper el hielo y abrir un camino para nosotros. Era inigualable
en cuanto a exposición y coraje intelectual. En cierto sentido, siento que le debo todo, porque fue
el primero en instarme a escribir e imprimir lo que escribí. Su muerte no es solo una pérdida
pública, sino personal, y siempre apreciaré su memoria.

Con él, el pensamiento brotó de un reservorio oculto, no hubo ninguno de los prematuros, los
abortos involuntarios de los demás, sus pensamientos caminaron al nacer ...

Sr. Will Dyson

Lo que escribo aquí es casi para oídos privados. Es para aquellos que, como yo, han sufrido una
muerte parcial en el paso de Orage.

La muerte trae en su tren cien actividades pobres para los amigos más adyacentes. Es en la primera
pausa de estas que escribo.

No escribo solo de Orage, sino de sus amigos, son todo lo que queda de él. Son esa vida de él que
aún continúa, esa parte de nosotros que le debemos es todavía Orage.

El defecto de la referencia del obituario es su sugerencia de perfecciones imposibles. No deseo


ser culpable de esto. Simplemente diría que había en Orage una serie de cualidades humanas que
invitaban a creer y trabajar por algunas perfecciones.

Él evocó con todo el respeto que va a la superioridad sin esfuerzo del tejido personal puro. Yo
digo en todo, ningún enemigo lo dispuso. He luchado contra él, pero nunca he diferido con él en
ningún momento sin, en última instancia, a menudo con reticencia egoísta, llegando al terreno en
el que se encontraba. Con él, el pensamiento brotó de un reservorio oculto, no hubo nada de
prematuros, los abortos involuntarios de los demás, sus pensamientos caminaron al nacer, por lo
que se puede decir de cualquier hombre que siempre tuvo la razón, sus errores eran locales y
temporales. Sus derechos fueron construidos para todos los tiempos. Incluso sus ocasionales
desesperaciones con respecto a la vida tenían la calidad de poder vivirla, ¿qué debería decir, el
trabajo de un hombre? He usado la palabra "hombre" en un sentido laudatorio. No todos los
hombres son admirables, pero ser puramente hombres en el área intelectual es admirable y raro.
La masculinidad de Orage fue un faro en un área en la que un brillante hermafroditismo conquista
en todas partes. Él era nuestro líder y el líder está muerto. ¿Qué de nosotros que fuimos guiados?
Aquí estaba la norma secreta por la cual nos juzgábamos a nosotros mismos. Ahora sé que durante
años de ausencia y con el ancho del mundo entre nosotros, siempre he buscado de alguna manera
la aprobación de una parte de mí que debía la dureza que tenía a la influencia de Orage. Ahora se
puede decir de nosotros que estamos solos en el mundo y por mí mismo confesaré una cosa: tengo
la sospecha de que en el fondo de mis pensamientos estoy temblando vagamente por mi propia
seguridad. Es casi como si estuviera diciendo: "¿Qué será de mí?"

No es un pensamiento insistente. Si lo saco de la nebulosidad que lo envuelve, parece pura


tontería. Lo que me puede pasar, soy un hombre adulto. Pero en mis profundidades sé que me
puede pasar mucho. Sé que ya no puedo resistir la presencia de las cosas malas que su presencia
me hizo pensar que vale la pena resistir.

En cierto sentido, una de las cualidades de mi vida puede empeorar en su ausencia: dirigirse a
aquellos amigos dispersos que sienten como yo siento una debilidad personal y digo "nuestras
vidas". Sé que lo que digo no es una simple confesión personal.

Solo hay una cosa que podemos hacer. Podemos vivir como si nuestro amigo estuviera vivo, casi
como si se hubiera convertido en nosotros.

No podemos traerlo de vuelta, pero podemos mantener aquí las cosas que dejó.

Aquellos que reconocen una deuda con él pueden liquidarla de una sola manera: a través de nuestra
lealtad continua a las cosas que sirvió. Solo por esta única cosa podemos recordar la derrochadora
implacabilidad de la Muerte.

Su mejor monumento es que las cosas que él promovió continuarán viviendo.

No enterramos a Orage el viernes pasado: él no morirá hasta que los que lo conocieron estén
muertos, y tal vez no entonces.

Sr. Holbrook Jackson

Orage fue uno de esos autores que convencieron por su presencia. Valía la pena saberlo. No es
fácil para los que lo conocieron bien resumirlo porque era volátil y definitivo. Me hubiera gustado
oponerme a volátil con sólido, pero eso, una vez más, habría transmitido una idea equivocada. De
la misma manera era dominante sin ser dominante. Hizo que los jóvenes, especialmente los
tímidos y los reprimidos, se sintieran seguros de sí mismos. Lo dejaron mentalmente vigorizado
y dispuesto a la polémica. Y las mujeres en su presencia se inclinaron a desarrollar lo que
Marchbanks en "Candida" llama "la queja de Prossy".

Conocí a Orage por primera vez en 1901. Tenía veintitantos años y estaba inquieto bajo la
esclavitud de la enseñanza de la escuela primaria, ya que aunque era un maestro nato, su ubicación
bajo la autoridad educativa de Leeds era tan incongruente como la de Swinburne en Eton, o
Shelley en Oxford. No es que él fuera infeliz. La buena salud, un sentido de superioridad templado
con humor y un genio para las amistades no posesivas lo dotaron de una alegría de espíritu que se
alegró de transmitir a los demás tan rápidamente como se generó. Inspirado por este espíritu gay,
pasó sus tardes y fines de semana enseñando estas extrañas doctrinas a sus contemporáneos
mayores.

Los grupos se formaron a su alrededor automáticamente. A la vez para la lectura y exposición de


platón. En otro de Blavatzky. Sus interpretaciones de la "Doctrina Secreta" e "Isis Revelada"
revoloteaban los palomares de la Teosofía. También hubo excursiones a los "Upanishads" y al
"Bhagavat-Gita", y FWH Myers y la Sociedad para la Investigación Psíquica fueron puestas al
servicio de una nueva cosmología. Luego vino Nieztsche. Eso fue mi culpa Orage pasó por encima
y el grupo también. Todos desarrollamos supermania. Quería un círculo de Nietzsche en el que
debían mezclarse Platón y Blavatzky, Fabianismo e Hinduismo, Shaw y Wells y Edward
Carpenter, con Nietzsche como catalizador. Una cerveza emocionante.

Yo era un fabiano y mis héroes eran William Morris y Bernard Shaw, una mezcla que demuestra
que yo era el tipo equivocado de Fabián. Tomé Nietzsche en pequeñas dosis como estimulante
durante algún tiempo y no encontré ninguno que compartiera mi gusto, hasta que un sábado por
la noche le presté a Orage "Zarathustra". A la mañana siguiente, salió de su casa de campo en
Chapel Allerton a la mía en Headingley con una nueva luz en sus ojos. Había pasado la noche con
"Zarathustra" y había llegado el momento de la acción, y así nació el Leeds Arts Club.

Trabajamos juntos en esta aventura (admitido por él mucho tiempo después de haber sido el más
agradable de su vida) desde 1902 hasta 1906. El Club hizo un ruido que se escuchó y se hizo eco
en Hull y Bradford, aunque nunca reunimos a más de 100 miembros. , y nuestras audiencias rara
vez fueron ese número, excepto cuando hubo una caza de leones, y particularmente en una ocasión
famosa cuando el león era GBS. El objetivo del Club era "afirmar la dependencia mutua de Arte
e Ideas", con una aplicación especial para Leeds y su salvación sociológica y estética. Leeds fue
divertido pero por lo demás no se movió.

Hasta ese momento, Orage había considerado el misticismo como un fin en sí mismo. Repudió el
propósito. Ahora se convirtió en uno de sus famosos saltos mortales. La "luz interior" y "la voz
del silencio" no se abandonaron, se hicieron para servir a la "imaginación práctica". Se convirtió
casi en un militante. Diseñamos una publicación periódica, el "Camino de la acción", pero no
llegó más allá de un simulacro de esbozo. Exigimos una nueva aristocracia para guiar una
democracia desconcertada hacia la utopía. Luego vino Penty de York con propuestas para la
restauración del sistema de gremios. Lo agarramos y lo convertimos en un miembro honorario, y
de este incidente surgió la idea de Guild Socialism, el precursor del Crédito Social en la "Nueva
Era".

Llegó a Londres en 1905. Lo seguí el año que viene. Nuestras actividades se volvieron a unir en
la "Nueva Era" y en el Fabian Arts Group, que consideramos extensiones de nuestro trabajo en
Leeds. La asociación se disolvió en 1908. Seguimos siendo amigos hasta el final. Y ahora él está
muerto. ¡Orage está muerto! Una lámpara brillante se ha apagado.

A través de todas sus mutaciones, fue fiel a un maestro: Sócrates. Y mientras estaba junto a su
ataúd en la Iglesia Hampstead, pensé en su pasaje favorito en el "Phædo": "¿Cómo debemos
enterrarte?" preguntó Crito. "Como quieras", respondió Sócrates, "solo debes atraparme primero".
No enterramos a Orage el viernes pasado: él no morirá hasta que los que lo conocieron estén
muertos, y tal vez no entonces.

Él es el único hombre que he conocido, a quien cualquiera de nosotros probablemente conozca en


la vida ordinaria, y ciertamente en la vida pública, que no tenía egoísmo.

Sr. JS Collis

"Lo que el mundo necesita es el genio sano ", me dijo una vez Orage. Estamos más familiarizados
con los genios ligeramente locos y con las grandes obras literarias que a menudo erigen. El genio
sano es raro. Pero a veces existe. Creo que Orage era uno. Eso es lo que siempre sentí al escuchar
la precisión de su frase, la exactitud de su visión al hablar de cualquier problema, político o
personal. Tomó el problema, cualquiera que fuera, lo vio de inmediato en su totalidad, y lo
devolvió rodeado de un aforismo absolutamente convincente. Ese es un recuerdo que todos los
que lo oyeron llevarán a su propia hora de morir. Hay otro. Él es el único hombre que he conocido,
a quien cualquiera de nosotros probablemente conozca en la vida ordinaria, y ciertamente en la
vida pública, que no tenía egoísmo. No lo haré, porque no puedo, expresar lo que significó para
mí; No tengo palabras para esta ocasión, me trató como si fuera su hijo. No era solo que a Orage
le gustaba y apreciaba. Uno lo amaba. Ese es el problema.

Minat Terkait