Anda di halaman 1dari 6
CARMEN F. BLANCO VLADES: El amor en el dolce stil nuovo INTRODUCCION Un estudio del Amor en el Dolce stil novo" debe reportar necesariamente a un estudio del Amor a Jo largo de su historia pero sobre todo, a un estudio del concepto de Amor dentro del marco cultural y literario en el que se encuadra nuestra escuela poética. Cada momento histérico ha tenido su particular modo de concebir e interpretar el Amor. Por ello, hablar de la naturaleza del Amor, intentar dar una definicién sobre el Amor o simplemente describir sus efectos, es una labor tan dificil y ardua hoy en dia. como en cualquier otra época dela historia de nuestra civilizacion. Y, paradojicamente, uno de los aspectos que més llama la atencién es, precisamente, el comprobar que nuestra cultura, la historia del pensamiento occidental, por no decir todo el pensa- miento histérico, se ha preocupado de hablar extensamente del Amor, de tratar de escribir su fernomenologia y, sobre todo, de saber hasta dénde el Amor podia cefiirse una definici6n. Platon y Aristételes, asi como una buena parte de la filosofia clasica que ellos inspiraron, hicferon del Amor uno de los puntos basicos de inflexion mas acuciante de su sistema Mloséfico que, no en vano, era reflejo de una buena parte de la concepcion de su mundo! Igualmente Ovidio, otro de los grandes clasicos del Amor, juega con el Amor cffiéndose casi en exclusividad al amor humano, es decir, al juego amoroso de conquista existente entre un hombre y una mujer y, sobre él, ofrece las mas diversas y varias opiniones?, Dentro de la flosofiay teologia cristiana, este movimiento ha potenciado el amor hacia Dios como el unico y verdadero y aunque no hegaba la existencia del amor hhumano, hablan del amor entre un hombre y una mujer en el sentido de que la existencia del amor entre los hombres era necesaria para ei mantenimiento de la generacién, en aras de la procreacién. Sin embargo, se dibujan posturas diferentes. * La obra que ef lector tlene en sus manos constituye una versién nevisada y parcialmente resumida del ‘texto que originalmente presente como tesis doctoral en a Universidad compostelana, defendida en la Facultad de Fuologia en septembre de 1992, ' Platén decia que el mor es: “no sélo el més antiguo de los diases y el de mayor dignidad sino también el ‘mis elleaz para que los hombres tanto vives como muertos, consigan virtud y felieldad”. Cir. Platin, Et banquete, Fedén y Pedro, ed. y trad. de Luis Gil, Barcelona. 1887, p. 40. 2 Ovidio did que aélo cantani el amor permitido y al describisio se cellere a él traténdolo dente indomito, de cdad moideable y propleto para la ensehanza. Cir. Ovidio, Sl Arte de amar. Remedios contra.et amor. Cosméticos para ef rostre femenino, ed. y trad. de Enrique Montero, Barcelona, 1987. Ei texto pertenece a El Arte de amar, Libro, exordto, pp. 39. 40, San Agustin dina sobre el amor que cuando es malo se lama concupiseencia o libido y ewando es recto amor 0 caridadt, En este sentido, San Agustin distinguira entre la sexualidad que pertenece al orden de la ereacidn, lo que él llama amor recta o caridad y la concupiseencia que es la pena del pecado, Su conclusién es que podria haber fecundidad sin la necesidad 0 el desorden del placer 0 la pasion‘, ‘Mas tarde, con los grandes pensadores del cristianismo como Alberto Magno 0 ‘Santo Tomés ce Aquino, cl analisis del amor trasciende a otraesferay, de acuerdo con Je poca que les ha tocado vivir, lo asocian a conceptos como deseo 0 placer y, Aiseutiendo sobre ello, reflexionan si ésios deber considerarse un pecado, un maloun castigo. La opintén de Santo Toms difiere en algunos aspectos de la ofrecida por cu antecesor. Para Santo Tomés la vida sexual hublera existide aiin antes de la caida. Por ello, el mai de! acto sexual no reside en el deseo o en el placer, sino en la sujecién los mismos de las facullades ractonales, Santo Tomas, en consecuencia, dara rmargen a la sexualidad pero no a Ja pasién arrebatadora que aparta al hombre de la radns. Laopinién ofrecida por Santo Tomés nos introduce de llenoen el nuevo concepto delamor que surge cuando hace su aparicién en escena la poesia provenzal, iniciadora absoluta de la corriente conoelda bajo el nombre de poesia amerasa medieval, ‘Una de las earacteristicas genéricas que se pueden ofrecer de toda la corriente jeanliterarta, -enla queseincluyenuestra escuela poética-, que se inicia.con a poesia tuovadoresca es que. dentro de este convencionalismo literario, el amor se concibe genéricamente como una asptracién en la cual lo menos perfecto tiende siempre hacia, Jo mas perfecto. En este sentido, el amor necesita de la imperfeccion del amante y de la supuesta y efectiva perfeccin de lo amado, Este ser amado que, en consecuencia, se entenderd como la perfeccién, moveré al amante, lo mpulsaré pero sin lanecesidad de ejercer €1 mismo ninguna fuerza. Es decir, en este convencionaligmo Uterario, el amor, entendido como impulse hacia la perfecelén, es innato, partira del amante; pero tal impulso necesitara de un fn en el cual pueda aplicarse ya que sin este fin, sin la dama, no habria amor sino tendencia sin finalidad, apetencia sin objeto’. + tes anumaeseete ineigtramor, qu cum pravys et, ocatur eupetas aut Dio, cus autem rectus, ect veleantas. (| Deleiat autem penis sep cuplellaem, seta carte Cl Sa ‘gern, Baer. PDC 15,9. 66. + Cf. San Agustin, De Cate Det XW, 26 p, 449, Ctr. Santo Tome de Aquins, Sura The, 9 ct. 2. + Tombitnen ateologia cristina clamor se entenda como a perfcsn o, mej dich, cao atendenca ‘Gia pereesin, are en el sorido cektane, amor cm jastamente la tadcala dele sapere de io luca que descend ehaprinia ta pefeosen a lo iienore imperfect, tends de Dios tas a Ramapo. a pertecc sume tenia, en ate aso, na acer que cualquier de fe ens infrioret ye ‘leonjiode todas las, Tal eselseeido nel que debenentanderetas palabras pronsrsadas por San ‘Agta ewando delaraa que todavia no anata que ya satel amor, Noma sebum casero ‘tnabane (i. San agestin, Confestrent Lib lll 1. p27) 10 i ( ‘Una segunda caracteristiea general que se da par igual en este convencionalis- ‘mo lterario es la relacion que se estabiece entre el amante y la amada con respecto al amor. Tres son las relaciones pragmaticas cue pueden darse en una relacién amorosa: samo y soy amadox, sno amo pero soy amador y samo pero no soy amadov. La poesia lirica amorosa medieval girard fundamentalmente sobre esta ultima stmetria: el amante ama peronoes correspondide por su amada. Elle hara que, formalmente, toda Ja genesis poética se astente sobre el presupuesto de la desesperacién y angustia de! amante y sobre la altivezy supertoridad dela dama. Y de aqui deriva la interpretacion del amor como pasion, pues dado que la dama se interpreta como la perfeccion, y puesto que el amante solo se perfecciona por obra de ella. este amante debera amar necesariamente, incluso sabiendo que no sera correspondido. Sobre estas bases, unos pottas optardn por unas formulas y otros por otras, UUnos harén que eu dama sea mas adsequible, otros mas altiva, que el amor sea més ‘© menos placentero 0 mas o menos flero, que el amor pasién sea mas humano © mas espiritual, La eleccién de una u otra de estas postbilidades seré lo que, en definitiva, vaya diferenciando peulatinamente a las distintas escucles que componen este abanico amoroso. ‘Sin embargo, olvidando estas bases, ¢s evidente y queda fuera de discusién que cuando se habla de amor en la Edad Media, es necesario referirse a un amor situado geograflcamente en el sur de Francia y eronolégicamente a finales del siglo X1 y prineipios det XM, y ello porque fue alli y entonees cuando Guailhem de Peitien, Vil ‘conde de Poitiers y IX duque de Aquitante, escribio su primer poema amoroso. tmaugurando con ello una poesia asentada en unas estructuras ideclogicas y ‘compositivas desconocidas hasta entonces y conocidas hasta la fecha’, Appartir de este momento el amor entraré en una nueva dimension que todavia. hoy y, a pesar del tempo y de la evolucton de la sociedad, no puede considerarse cerrada pues, tal y como dice Lewis: Laverdades que existetna inconfundiblecontinuldad, una conexién entrelas canciones de amor proventalea y entre estas -4 través de Petrarea y o2ros-. con las de la epoca presente En elestuclio de la poesia de corte provenzal, el estudioso Martin de Riquer nos advierte sobre un hecho que es necesario tener presente: ‘Al leer las corsposiciones de los trovadores provenzales convene tener en cuenta que ruchas de ss coeas que pueden parecer t6picos o lugares corsunes, mil veces repetdes en poesia, no son tal, sino a manifestacion de un espintu y de un concepto de Is vida Celerminadosy joe, y que hasta entoncea no aparecleron ni pudieron aparece 7 bien econadera.a Guten de Peluewe! inllado dl ata comnte se habla down rorador tain ‘obi, bic ltdeVentador, que pfs sor antral cone de Paters pero dal un secanserva texts pina. Pare mis ilormact, Cit. Cd Giroama {Wouafe. Tonno, 1988, yp 86-8, 1 Gtr 0. Lewis fa aegor de cr. Esti sobre a race medieval Buenos Aiea 199, 9.3 9 cir Manin de Rguer Los eevederes. stra terra y exo, Barceooa, 1875, Vol. 1.9.77 u De un lado ¢s evidente, como ya ha sido dicho, que fueron los trovadores provenzales los que inatsguraron una linea amatoria que postertormente y con gran rapides se extenderia a ambos lados de Ia Buropa Occidental; de otro, las palabras de Riquer. apuntan en la direccién de que tal manifestacién amorosa responde a un espiritu y concepto de vida determinados y que, ese nuevo concepto del amor surge en lun momento preciso porque antes no se habian dado las cireunstanclas necesarias para que pudiera hacerio, En efecto, la poesia pravenzal ve su nacimiento en una época de cambio que. sin embargo, se insertaba plenamente dentro dei contexto histérico del feudalismo, régimen encuadrable en un conjunto de instttuciones que crean y rigen obligaciones de obediencia y servicio -principalmente militar- por parte de un hombre libre Namado wvasallos, hacia un hombre libre llamado «seniors y obligaciones de pro- teccion y sostenimiento por parte del senor al «vasallos!, Como se vera mis Adelante, la relacion que en Ia poesia provenzal se establece entre el amante y la amada, es un copia de las relaciones sociales establecidas entre et senory el vasallo, pero ocupando, enestecaso, el amantela parte del vasalloy la dama ia parte del senor, Lo sorprendente es que en este convencionalsimo literarto, el trovader, en muchos casos de extraccion mas humilde que la dama a la que cantaba -generalmente la esposa de un sefor-, podia, por el simple hecho de amar -puesto que el amor se entendia como tendencia a la perfeccion-, referirsey cantara una dama mAs noble que @lya que, por el amor, también cl trovador se vela ennoblecido, Tal ideologia rompia el molde de una estructura, descuartizando un orden mas amplio que era el de la sociedad! ‘Ahora blen, volviendo a las palabras de Riquer, es necesario, ademés, observar que desde un punto de vista exclusivamene Iiterario, muchos de los conceptos utilizados por los poetas provenzales para relerirse al amor, pucieran parecer tépicos © lugares comunes debido, de un lado, a la frecuencia que hayan podide tener en la poesia amorosa posterior y de otro, alo usual. repelitivo y, en cierto moda, arcalco que ‘hora nos parecen aquellas imagenes tan cominmente utillzadas. El cortejo de la dama en el que es el hombre siempre quien conquista, el nacimiento del amor a través de tos ojos o la mera visién de la dama que enamora al poeta, el dolor de corazén, en ocastones tan punzante, reflejaco mediante el topico de los darddos de amr, la tristera del amante ante el desprecio de su dama, el miedo ante la duda de ser amado, la ‘elicidad ante una sefal, la convieeion de quela dama es inieay exclusiva, son algunas de las imagenes mas frecuentemente utlizadas por los trovadores provenzales para ‘marcarlas manifestactones del hectio deestar enamorado, paracantar elamor poruna © Vid... Canshot PYfeudatsma Barcebes 1986, Pa un etudio mas aise wobec Meckerayobre J soci feud wd, Gurtensh, Las eatagaras de lair meal Nace. 1690: Bahleg Visa euler en ie Bact Nedin, Méslea. IST7.R.Peroud Ata luz doa Bdod Mects Barco, 1sse, ' SobreestepresypusstoUasan muchos estuciosoe a interpreta de or ort emo in mec do sscengo socal, Un gran defensoc de esta tora indo foes Solna dels rumors see treed. Paiva. 1978 Reino parulermenteal capita cvatorie la questooesenaaatne, pp. 190-162, ' } j dama previamente elegida. Pero son imagenes no s6lo recurrentes en la poesia provenzal, iniciadora de este movimiento amoroso, sino de buena parte de ia poesia lirica que le sucedi6 ode cualquier manifestacién quese haya producidoen laliteratura posterior. Loque ocurre es que estos concepts han pesado de tal modo sobre a porsla posterior de Occidente que alhallarosentr los trovadores corzemoscl peligro detomarlos coma puras ‘Grmulas vacias de contenido y de orginalided cuando son, preeisamente, os medelos y Jos arquetipos de lo que luego se repetira constantemente™. Asi puts, creemos que el mérito de los trovadores provenzales, no consiste exclusivamente en haber sido los primeros que vantaron tales imagenes’, sino en haber hecho uso de csas imagenes, en haber reutiizado esos tOpicos dentro de un determinade contexto histérico y de una experiencia amorosa ad hoe, ereando un nuevoy desconoeldo universo amoroso cuyo tnico fin era cantar cl amor por una dama real, de la cual el trovador se dectaraba eternamente enamorado, La mayoria de los trovadores provenzales interpretaron el amor cortés o la fintamors provenzal como una pasion, innatay arrebatadora, Hemos visto que el amor ‘era slempre entendido como aquella tendencia a la perfeccion, como un impulso que no era necesario originar pues estaba creado, y debido a ello, el deseo hacia ese fin se ‘daba necesariamente. La definicién de un amor asi entendiio se halla perfectamente expuesta en el tratado De Amore escrito por Andreas, eapellén de Ia corte de Maria de Francla: ‘Amir est possio quaedam innata procedens ex visione et immoderatacogitatone forma alles seus, ob quam aliqus super omnia cupitalterius pots ampledous et omnia de Uutrlusque voluntate in psius amplexu amoris praecepta complest* 9 Che de quer, Los toundores Vl pF -Canrepero al problema des arenes de rca provera, res han siofundamentalnents atts iain qu mnt pic, cca neon eco ‘lima a que a pone en relacion coal poesia ardhge-andatr. Pam un extolo te detadado Ge ete [oncns, inns Sexo Gn ets cogs deanour onuote oman 1a ‘pp. 148-207 Aa. Demy. +A aq to the origins of Couly Loves, eleot Stuer. 1884 pp T7e3bt H Spare va tera rae bre el eigenen rn rosea la far dfs Uses Investigaciones nua ras Barcel 1, 1988, pp. 3-16 fl Got atstara cong cells A ror alee Ot, Gar Gipes Le ice apenas ym aici dm ea ‘omnes, ArArdafus 21, 1988, pp. 303-258¢A: Ronen Lakes eabo pana cl ecrgers dl rea ‘onansa for del penne, Af Conan Vl Asda once tLe ox, 1S. yp. -S44 Lara, Amour curls cfenersdarslalierture du se Par, 1008 AeA, Tocorkines dea pote gue en Pre au Mayen Age, ars, 1863 "ct Andreas Capalenus, De Arae,Teaede sobre vl amore. de. Grete Visa Quacris, Barcelona, {882, Uibe(p . Ro pedamon hablar ea sen provesal infer elerencl a ate aad. ta _nayer arte des catatonia a compose Ge cla obra ere on sae 1174) 1108s Cavlarqu podiacoalderare linen conslseda' posi trovaoresc El Uslado ae dive ek {Fes ite, Enel primero Acesus ad aot ect, Sela de ln deus de mon George 5 de ss clectos,de laa pesenas entre qusten pute dae el anor y del toda de censeg 41 be segundo Quater anor reas, se sxtuda lon cambios ie pueden Gane Ch ih Aer Ja adguiridey sobre como raatenerio. Se anade un comentario sabre. el amor 13,