Anda di halaman 1dari 19

“Año del Diálogo y la Reconciliación Nacional”

UNIVERSIDAD CIENTIFICA DEL PERÚ

ALUMNA : JOANA SANTILLAN ALVARADO

ASIGNATURA : SISTEMAS DE CONTROL INTERNO

DOCENTE : C.P.C.C DELFOR RODRIGUEZ ÁNGULO

TÍTULO : CASO MATILDE PINCHI PINCHI

CICLO : VII

Co-autor : GABRIEL BERGER PEÑA

IQUITOS – PERU

2018
INDICE

PRESENTACION ......................................................................................................... 1
INDICE ......................................................................................................................... 2
DEDICATORIA ............................................................................................................. 3
RESUMEN .................................................................................................................... 4
INTRODUCCION .......................................................................................................... 5
PERFIL ......................................................................................................................... 6
CASO SEÑORA MARIBEL PINCHI .............................................................................. 7
Las secretarías que echaron a Vladimiro Montesinos y Fujimori. .................................. 8
¿Y si no se difundía el video? ....................................................................................... 9
DEFRAUDACIÓN TRIBUTARIA ................................................................................. 11
ENTREVISTA A MATILDE PINCHI............................................................................. 12
Yo sobrevivo ............................................................................................................... 12
–¿Por qué dice que solo sobrevive? ........................................................................... 12
Historia de una amistad .............................................................................................. 13
–¿En qué momento llegó al SIN la noticia del video Kouri-Montesinos? ..................... 13
¿Quién fue? ................................................................................................................ 14
“Con esto me jodí” ...................................................................................................... 14
–¿El mismo 14 se lo dijo? ........................................................................................... 15
–¿De Asia, África del norte, Marruecos?..................................................................... 15
LA CONFRONTACION ............................................................................................... 15
CONCLUSION ............................................................................................................ 18
BIBLIOGRAFIA ........................................................................................................... 19

2
DEDICATORIA

En primer lugar, a Dios por haberme permitido llegar hasta este punto y haberme dado
salud, ser el manantial de vida y darme lo necesario para seguir adelante día a día para
lograr mis objetivos, además de su infinita bondad y amor.

A las personas que me apoyan en todo momento, por sus consejos, sus valores, por la
motivación constante que me ha permitido ser una persona de bien, pero más que nada,
por su amor. a mi padre por los ejemplos de perseverancia y constancia que lo
caracterizan y que me ha infundado siempre, por el valor mostrado para salir adelante
y por su amor. a mi hermana por ser el ejemplo de una hermana mayor y de la cual
aprendí aciertos y de momentos difíciles y a todos aquellos que ayudaron directa o
indirectamente a realizar este documento.

A mi docente por su gran apoyo y motivación para la culminación de nuestros estudios


profesionales, por su apoyo ofrecido en este trabajo, por haberme transmitidos los
conocimientos obtenidos y haberme llevado pasó a paso en el aprendizaje.

3
RESUMEN

La vida no le dio ni un nombre eufónico ni un comienzo fácil a Matilde Pinchi Pinchi.


Pero el destino le reservó un papel decisivo en un momento crucial de nuestra Historia.
Luego, le ha tocado declarar como testigo estelar de los procesos anticorrupción durante
casi cinco años. Sus testimonios han sido duramente atacados por los acusados, pero
muy pocas veces rebatidos. Matilde Pinchi confesó cuáles fueron las razones profundas
que la llevaron a convertirse de la persona de mayor confianza de Vladimiro Montesinos
en la testigo clave en su contra. Dentro esta monografía se detalla casos de Matilde
Pinchi donde no solo cuenta testimonios inéditos sino relata por qué lo hizo. Y la figuras
que emerge de estas confesiones.

4
INTRODUCCION

El Dr. José Ugaz escribe un libro llamado “caiga quien caiga” publicado el 16/07/2015
casi 10 años después de ser Procurador Ad-doc. en este libro en forma amena
comenta sobre los sucesos y procesos que se dieron tras la presentación en la
televisión de los videos de corrupción del gobierno de Fujimori entre asesor del
presidente Vladimiro Montesino, hizo que trajera abajo al gobierno de turno y se
develo la más grande red criminal de corrupción de toda la vida republicana peruana,
que sus tentáculos en varios poderes del estado, fuerzas militares y policiales. Dentro
de esos pasajes de lectura nos topamos con el caso de la señora Pinchi. Alberto
Fujimori debe estar lamentando hasta el día de hoy haber elegido a José Ugaz como
procurador anticorrupción para capturar al prófugo Vladimiro Montesinos y desintegrar
aquella red criminal, de la cual paradójicamente y gracias al trabajo de Ugaz, supimos,
él también formaba parte.

5
PERFIL

NOMBRE: Matilde Pinchi Pinchi

NACIMIENTO: Pilluana (Tarapoto), 19 febrero


1954.

ESTUDIOS: Primaria, carreras cortas sobre


negocios.

TALLA: 1.52 metros

ACTIVIDAD: Importadora mayorista de


bisutería. Por varios años distribuidora exclusiva
de muñecas Barby.

Una mujer que venía de Tarapoto muy 'hábil' en los negocios. Ella traía joyas de China
mediante maletas de turistas, hecho con el cual no pagaba impuestos. Con el tiempo
ella se vio envuelta en un proceso judicial por lo que buscó a un "buen" abogado. Ella
optó por un contacto que le habían recomendado, Vladimiro Montesinos.

Vladimiro Montesinos Torres (Arequipa, 20 de mayo de 1945) es un ex militar, abogado,


político peruano, ex asesor presidencial del Ex Presidente del Perú Alberto Fujimori y
prisionero por tráfico ilícito de armas y asesinatos masivos a terroristas del MRTA y
Sendero Luminoso.

Él la ayuda a salir de ese proceso con una gran cantidad de dinero y con el tiempo se
convirtieron en amigos. Ella era, en ese momento, su mano derecha, quien organizaba
sus conferencias de prensa, fiestas, reuniones y hasta cumplía con comprarle los
mejores sastres. Y como el típico estereotipo de secretaria, ella fue su amante en ese
tiempo. Comían en los mejores restaurantes y pasaban noches en los más caros
hoteles, pero la magia tuvo que acabar.

6
CASO SEÑORA MARIBEL PINCHI

Debido a la confesión de la señora Pinchi Pinchi, que conocía muy de cerca a


Montesinos y sabia los pormenores de los negocios que manejaba, se supo a ciencia
cierta que fue ella quien sustrajo el video de la videoteca de Montesinos y lo envío a
un contacto, pero al final termino en manos del congresista Fernando Olivera que lo
divulgo en los medios, a un costo de $100,000 dólares americanos.

La mañana del 14 de setiembre del 2000, dos sujetos ingresaron al café Olé, en San
Isidro. Recorrieron el local como si lo estuviesen midiendo con sus pasos y observaron
a todos los presentes, uno de ellos el entonces congresista Fernando Olivera. “Creí que
eran sicarios del SIN [Servicio de Inteligencia Nacional]”, dijo el fundador del
desaparecido Frente Independiente Moralizador (FIM).

Tras unos minutos, estas personas se retiraron del local sin pedir la carta, sin sentarse
y sin pronunciar palabra alguna. Al rato, Olivera recibió una llamada. “Sabían dónde
estaban mis hijas, las habían seguido y me advirtieron: “piensa muy bien en lo que estás
por hacer”. En ese momento, ‘Popy’, Luis Iberico, Gonzalo Carriquiry y Francisco
Palacios decidieron que el video que tenían en su poder desde una semana atrás debía
ser difundido ese mismo día.

Una copia del video fue entregada al periodista Gilberto Hume, el primer director de
Canal N, para que lo transmitiera ni bien el FIM hiciera pública la denuncia
contra Vladimiro Montesinos y Alberto Kouri.

“Tuvimos que mejorar el sonido y la imagen, que eran de baja calidad, porque nos dieron
la copia de la copia. Cuando vi el video pensé, inmediatamente, que era el inicio de la
caída del régimen de Alberto Fujimori”, contó Hume, quien dio la orden de que las

7
imágenes de Montesinos pagándole US$15 mil a Kouri para que pase a la bancada del
fujimorismo se repitan cada dos horas.

Aquellas imágenes eran la prueba irrefutable de que el régimen de Alberto Fujimori


compraba congresistas opositores para que se pasen a su bancada. El video fue
presentado por la bancada del desaparecido Frente Independiente Moralizador (FIM)
quienes tuvieron que pagar 110 mil dólares por aquel primer vladivideo. Su
difusión significó la caída del fujimontesinismo. Alberto Fujimori decide convocar a
nuevos comicios, para luego mandar vía fax su renuncia. Mientras Vladimiro Montesinos
se fugó del país y Alberto Kouri pasó seis años en el Penal Castro Castro.

Las secretarías que echaron a Vladimiro Montesinos y Fujimori.

“MARUJA” María Angélica Arce fue secretaria del Servicio de Inteligencia


Nacional (SIN), todo el mundo la llenaba de elogios por su capacidad. Ella fue llamada
por Montesinos para ese puesto ya que necesitaba alguien a quien conociera tantos
años y ella era perfecta, conocía a su familia hace 30 años.

Ella sin dudar aceptó el puesto y vio como políticos, empresarios y periodistas entraban
y salían de la habitación del SIN donde Vladimiro daba y recibía coimas, los cuáles son,
ahora, los famosos vladivideos.

Por su parte, Matilde Pinchi Pinchi escuchó en una conversación que debía acabar con
toda la información que ella tenía en las manos, lo cual para ella era una amenaza de
muerte. Es ahí, donde se arma de valor para poder agarrar uno de los vladivideos y
mostrarlo al congresista de la oposición: Fernando Olivera y Luis Ibérico. Ellos emiten
el primer vídeo que ella le da.

En la puerta del SIN solo había dos personas que no eran revisadas, era Matilde Pinchi
Pinchi y Vladimiro. Fue ella quien decidió acabar con dicho régimen entre Fujimori y
Montesinos. Ambas mujeres fueron los testigos más importantes ante este caso y la
entrega de dinero a diversos personajes.

8
¿Y si no se difundía el video?

Para el profesor de Ciencias Políticas de la PUCP Eduardo Dargent, la difusión del


primer ‘vladivideo’ fue “clave” para evitar que Fujimori consolide su tercer gobierno. “En
esa coyuntura había muchas razones para que el fujimorismo pueda continuar [en el
poder]: la mesa de diálogo promovida por la OEA había bajado su intensidad, la mayoría
de fuerzas económicas estaban a favor de mantener la calma y la tranquilidad y la
oposición había perdido presencia en las calles”, explicó.

Dargent, autor del ensayo “Si el ‘vladivideo’ no hubiese salido a luz”, indicó que Fujimori
se hubiese visto fortalecido por el alto precio de los minerales, cuyos ingresos podría
haberse usado en programas sociales y en asegurar que su hermano, Santiago Fujimori,
lo suceda en el poder, para luego volver en el 2010. Es decir, sin el video Montesinos-
Kouri, Fujimori no habría sido juzgado y en lugar de estar en la cárcel, seguiría en
Palacio de Gobierno. “[En el 2000] el fujimorismo aún tenía los recursos políticos y
económicos para construir un discurso de continuidad. El video fragmentó al régimen y
fue clave para que la relación entre Fujimori y Montesinos se rompa.”, acotó.

Quince años después de la emisión del primer ‘vladivideo’, el fujimorismo, pese a tener
a su fundador en la cárcel, condenado por delitos de lesa humanidad y corrupción,
continúa siendo una fuerza política, con presencia congresal y con perspectivas de cara
a las próximas elecciones. Según la última encuesta de Datum, Keiko Fujimori tiene el
36% de las preferencias en las presidenciales del 2016.

El analista político Fernando Tuesta explicó que el respaldo a Fuerza Popular no se


debe a una falta de memoria de los peruanos, sino a que los electores entre los 18 y 32
años no vivieron el fujimorato. “Esto pasó cuando muchos de los votantes estaban en
edad escolar. Un muchacho de 17 años no está interesado en la política. Hoy, ese chico
tiene 32 años. Entonces, la generación entre los 18 y 32 años no es que haya olvidado
el fujimorismo, simplemente no lo vivió”, señaló.

El sábado 16 de noviembre del 2000, dos días después de la difusión del primer video,
Alberto Fujimori dio un mensaje a la nación de solo seis minutos. “Mi posición, clara y
tajante, no es otra que la de respaldar una severa investigación para determinar
responsabilidades ante la ley. Este es un hecho que ha tenido un fuerte impacto en la
estabilidad de mi gobierno y del país”, dijo.

9
Fujimori también anunció la desactivación del SIN y convocó “en el inmediato plazo” a
elecciones generales en las que –enfatizó– no participaría. “El pueblo sabrá, con
madurez, continuar el camino del progreso. En ese camino también estaré yo, hasta
siempre, identificado con el pueblo”, añadió.
“A pesar de haber sido elegido por una mayoría ciudadana, no quiero constituirme en
factor de perturbación ¡y menos! en obstáculo para fortalecer el sistema democrático”,
concluyó el mandatario.

La empresa de Pinchi Pinchi, personaje muy ligado al entorno de corrupción


de Vladimiro Montesinos adeuda al Estado Peruano la friolera de S/.450’213.893 en
impuestos, de acuerdo con las cifras del ente recaudador.

Cabe señalar que este monto, junto con los S/.14.787 millones que están pendientes de
pago a la Sunat por parte de los 100 principales deudores, corresponde a montos
exigibles al 31 de diciembre de 2010, es decir, que ya no se encuentran en las etapas
de reclamación ante la Sunat ni de apelación ante el Tribunal Fiscal, por lo que son
materia de cobranza.

Identificada con el RUC 20107019881 y dada de baja de oficio, Matty Import se


dedicaba desde 1991 a la venta e importación minorista de productos como la bisutería
y, al igual que las otras dos empresas de Pinchi, Majapi y Manolo Import, estaba inscrita
en el régimen de RUC sensible, que impedía que sus declaraciones juradas fueran
develadas.

En su momento se especulaba que Matilde Pinchi Pinchi había logrado adquirir valiosas
propiedades en los Estados Unidos, gracias a la intermediación de Montesinos para
evitar que sus compañías tributen, lo que le permitió concentrar gran capital. Asimismo,
se sospecha que manejaba empresas pantalla para blanquear el dinero de la corrupción
montesinista.

Pinchi Pinchi cobró notoriedad en el 2001, tras la caída del régimen del ex
presidente Alberto Fujimori, al convertirse en colaboradora eficaz y denunciar la trama
de corrupción tejida por Montesinos en la década de los noventa y de la que ella misma
formaba parte. Sin embargo, en los últimos años su nombre había desaparecido de los
medios.

10
DEFRAUDACIÓN TRIBUTARIA

Pero esa no es la única razón por la que su nombre cobra notoriedad de nuevo.
Hildebrando Vásquez Ruiz, su supuesta pareja, fue hallado culpable del delito de
defraudación tributaria en agravio del Estado por la Tercera Sala Penal Superior para
Reos Libres de Lima.

Vásquez ha sido condenando a cinco años de cárcel efectiva y al pago de S/. 1 millón
por reparación civil al fisco. Según lo informado, la sala comprobó que Vásquez Ruiz
se había beneficiado económicamente de la omisión tributaria de las compañías de
Pinchi Pinchi, Matty Import, Majapi y Manolo Import.

La cuestionada empresaria, testigo en este proceso, se había acogido a los beneficios


de la colaboración eficaz en otro juicio que investigaba la protección que le dio
Vladimiro Montesinos para que sus compañías no tuvieran que cumplir con las
obligaciones tributarias que exige la ley.

Hildebrando Vásquez Ruiz, su pareja sentimental, estaba vinculado a Matty Import,


Majapi y Mevelo, todas de propiedad de Pinchi.

Gracias a la protección de Vladimiro Montesinos, las firmas jamás tributaron desde su


creación, a comienzos de la década de los noventa.

El preso ex asesor presidencial también le adeudaba a la Sunat S/.293 millones en


impuestos al 31 de diciembre del 2010.

11
ENTREVISTA A MATILDE PINCHI

Edmundo Cruz. (Periodista)


(En la casa de Matilde Pinchi. Distrito de San Borja).

–A mí me deprime mucho mencionar todo lo que pasó –comienza a relatar Matilde


Pinchi Pinchi–. Tengo entendido que Vladimiro Montesinos tiene mi preacuerdo de
colaboración eficaz. Ni nosotros lo tenemos. Lo está usando, lo está repartiendo. No sé
al final quién se perjudica.
Yo sobrevivo
–Lo que sí me preocupa es mi situación actual. Mi vida es ahora más vulnerable. Durante
mi estadía en el SIN no viví sino sobreviví, y ahora en los cuatro, cinco años, a pesar de
haber sacado el video, sigo sobreviviendo. Y esto no ha terminado. Son dos años más
fuertes que vendrán para mí, y aún no sé cuánto más viviré.

(Pinchi deberá comparecer como testigo en casi todos los juicios que se siguen a
Montesinos que se verán en los siguientes años)

–Cuándo será ese día en que realmente comience a vivir –prosigue contando–. En el
SIN, yo sobreviví, eso no era vida.
(Pinchi tenía 44 años cuando en 1998 llegó a trabajar cerca de Montesinos)
–¿Por qué dice que solo sobrevive?
–Por todo lo que conocí allí, los maltratos, humillaciones, ambiciones, degeneraciones.
Sabiendo que estaba al lado de una persona así [Montesinos], yo tenía que hacerme la
que no me daba cuenta, a pesar de conocer todo de cerca, hacerme la que no me
interesaba, la que no entendía. Vivir eso para mí fue muy duro.
–¿Cómo fue desarrollándose su relación personal con Montesinos?
–Yo era una persona en la que él realmente confió, la persona que estaba a su lado; no
tenía con quién más conversar. Él pensaba las cosas y me las comentaba. Eso fue
aumentando la confianza. A veces yo le hacía comentarios y a veces no, y, bueno, le
decía: todo te va a salir bien. Yo sabía perfectamente todo lo que estaba sucediendo,
incluso las peores cosas, por ejemplo, ese caso de los asesinatos. Ya no había
escrúpulos, él simplemente decía: de una vez hay que desaparecerlos, como que
desaparezca una cosa, una basura, decía que desaparezca esto que nos interrumpe
en el camino.

Una absoluta soledad


Y esas eran cosas de mi sufrimiento, mi terror, venía a mi casa y no podía conversar
con nadie de lo que me sucedía. Esto se agudizó en el 2000, pero yo iba sufriéndolos
desde mediados del 98.

Me di cuenta realmente de quién era Montesinos, cómo había cambiado desde los años
en que lo había conocido el 85, y durante la etapa del 94 al 97 que me comunicaba
telefónicamente con él. Conversábamos por teléfono, a veces me visitaba. No era la
misma persona que yo había conocido en el 85 cuando contraté sus servicios
profesionales como abogado en el caso que tuve.

12
Era más o menos, pero cuando yo llego a convivir, mejor dicho, llego a ser la mujer que
le llega a ayudar, allí es donde a partir de mediados del 98, que yo viajo con él a los
Estados Unidos, es que empiezo a darme cuenta de quién era. Es más, él ya tenía más
confianza en mí, me daba cuenta de todo, pero no podía decirle: “Oye, por qué haces
esto”. Yo simplemente me hacía la que no me interesaba o no me daba cuenta, y así
fue pasando tantas cosas que he vivido.
Historia de una amistad
–¿Por qué cree que depositó tanta confianza en usted?
–Bueno, nosotros siempre fuimos amigos desde que lo contraté en 1985, cuando él
estaba en Paseo de la República. Me contaba sus cosas, que había estado en la cárcel,
yo no conocía eso, que en esa época había pena de muerte y que estaban por matarlo,
que después lo habían capturado y lo habían torturado en el Ecuador. Y de allí, lo habían
exiliado a la Argentina.
(N. de R. Todo indica que Montesinos nunca fue torturado en Ecuador en 1983-84; y a
Argentina llegó por propia decisión).

Me contaba llorando cosas que nunca me había enterado, yo estaba metida en


mis negocios, nunca me enteré de lo que estaba pasando acá. Bueno, allí se hizo mi
amigo, me contaba sus cosas, así hasta que llegó al poder.
Manejo de videos
–¿Cuál era el manejo que usted tenía de los videos del SIN y desde cuándo?
–Yo guardaba los videos más o menos desde el 99. Montesinos me los traía y me decía:
guárdalos. Los guardaba en maletas. A veces él los dejaba olvidados y yo los metía en
las maletas, había de los medios de comunicación, de muchas personas.
–¿Y usted los veía?
–En algunas oportunidades los he visto porque él mismo me decía: pon este video, mira
cómo está esto, mira cómo el otro, pero, por mi propia voluntad, no me llamaba la
atención.

El 2000 ya empiezan los tránsfugas, empieza la campaña presidencial y se empieza a


filmar a todos los que entraban y salían del SIN.

El SIN, el día 14
–¿En qué momento llegó al SIN la noticia del video Kouri-Montesinos?
–El día 14 al mediodía, más o menos a las 11 ó 12 del día, viene y me dice: “Pollo, Popy
Olivera va a dar una conferencia de prensa, a las 4 de la tarde, y dice que va a presentar
un video. Entonces, yo le digo: ¿video?, pero lógicamente yo ya sabía cuál era el video.
Dice: “qué video será, de quién será”. ¿Y quién te dijo? Uno de los sobrinos, así los
llamaba a los Venero, uno de ellos se había enterado de que Popy Olivera iba a pasar
el video y que con eso caía el gobierno.
–¿Qué sobrino?
–Montesinos siempre decía sobrinos a los Venero. Empezó a dar vueltas en la oficina.
Decía ¿qué video será? A las cuatro de la tarde apareció y me dijo: “Es el video de Beto
Kouri. ¿Dónde está el que filmó ese video? Me empezó a reclamar: busca, Pollo, dónde
está ese video. Pero no puede ser, el video está acá en la maleta, le dije.
–¿Y en realidad estaba allí el video?

13
–No, no estaba. Eso es lo primero que contesté cuando él preguntó. Había mucha gente
pendiente de lo que iba a sacar Popy Olivera, hasta que proyectan el video y sale él, y
me dice: No, ese video es de Kouri, busca, Pollo. Le dije: El video está acá.

Montesinos llama a Huamán y le dice: Busquen ahorita el video. El coronel Huamán y


yo empezamos a buscar, pero, en efecto, faltaba el video Kouri-Montesinos.
¿Quién fue?
“Quién se llevó el video Kouri?”, insistió Montesinos. Yo no sé, pero estaba acá, a lo
mejor no lo entregaron los secretarios.

De repente salió de ahí, me siguió preguntando. No sé. por lo menos los videos que tú
me das yo los tengo aquí en la maleta.

Buscamos y buscamos y al final el coronel Huamán le dijo: Vladi, no hay el video Kouri.
“Pero, cómo ha podido desaparecer”. Él nunca, nunca, pensó que yo había sido,
siempre les echó la culpa a los secretarios. Fue un escándalo. Trataron de encontrar
cómo se filtró, cómo salió. Realmente no había el video, el original salió.

–¿Montesinos sospechó del marino?


–Bueno, él empezó a sospechar del almirante Rozas, empezó a sospechar de los
capitanes, de ellos más que todo. Huamán me mira y me dice: Desapareció, señora. Yo
le digo: A lo mejor no me lo dieron, porque los videos que me dieron a guardar están
acá. No, señora, alguien se los llevó.

A eso de las siete de la noche apareció el coronel PNP Áivar Marca, no venía por
cuestiones de seguridad. Montesinos le había prohibido que fuera al SIN, porque el
nombre de sus familiares había salido publicado en el caso de las armas de las FARC.
“Tu familia está metida en esto y no quiero que me compliquen la vida”, le había
advertido.

Pero ese día, el 14, Áivar llegó a decirle: Yo estoy contigo, Vladi, en este momento no
te puedo abandonar y empezó a meterle en la cabeza: Ha sido Huamán, o los capitanes
o Rozas Bonicelli.
“Con esto me jodí”
En eso Montesinos ingresa, me abraza y me dice: Me jodieron, Pollo, y aquí se acabó
todo.

Pero no pienses así, le dije lo de siempre: todo va a salir bien, cosas así. Pero él dijo:
no, con esto me jodí, ahora sí que se acabó.

Empezó a desesperarse. Mucha gente vino a apoyarlo. Él decía: de esto tengo que salir.
Lo que voy a hacer es que no tenga valor [el video], tengo que moverme ahorita, que
esto no tenga valor, es un robo y no tiene ninguna importancia.
Renuncie usted
Empezaron a tomar sus declaraciones a las personas involucradas, a Beto, a Crousillat.
Para esto, los fiscales llegaron al mismo SIN. Montesinos decía: van mejorando las
cosas. El ex presidente Fujimori lo llamó y le pregunto: ¿qué es lo que pasó?, ¿cómo es
que se desapareció el video? No sé, señor, lo que pasó. Pero, no se preocupe, señor,
yo le voy a dar solución a esto. Ya va a venir la fiscalía, van a tomar las declaraciones y
esto va a quedar archivado.
No, le dijo Fujimori, esto no puede ser así, yo voy a renunciar. Es mi renuncia.

14
–¿El mismo 14 se lo dijo?
–Sí, el mismo 14, en la noche. No, señor, cómo va a pensar en renunciar, esto va a
pasar. Yo me encargo de que todo esto quede en nada. Usted no se apresure.

Fujimori dejó de llamar un día, pero al otro día llamó y le dijo: por qué no me llama, qué
está pasando. Después volvió a llamarlo para decirle: tiene usted que presentar su
renuncia. Es preferible, váyase, dígame a dónde se quiere ir para ayudarle con su asilo
político, quiere irse a Brasil, quiere irse a la Argentina, quiere irse a un país…
A Marruecos o Hong Kong
–¿De Asia, África del norte, Marruecos?
–A Marruecos, váyase a Marruecos, o a Hong Kong. El mismo ex presidente le dijo: vete
a Hong Kong. Entonces él me consulta: Pollo, a dónde me voy, este chino desgraciado
me quiere sacar del país a Marruecos o a Hong Kong. ¿Por qué me quiere mandar tan
lejos? Lo que pasa es que se quiere deshacer de mí.

Pero no pienses eso, dicen que Hong Kong es muy lindo, se parece a Nueva York. ¿Por
qué no te vas? No, ese país tiene otro idioma, la comida, todo es diferente.

Pero hasta que pase esto, ¿por qué no te vas? Y él dijo: no, yo no me voy, antes si
quieren que me saquen muerto, pero yo no salgo. Y empezó la rebeldía de no querer
salir. Empiezan las discusiones. No, que no y no. El ex presidente manda a los ministros
a tratar de convencerlo, le ofrecen que le van a conseguir asilo político. Ahí es donde él
dice: ya, me voy. Lógicamente había conversado, tenía muchos amigos. Mucha gente
que lo apoyaba. Gente negativa que le decía: no, tú no puedes dejar, cómo te vas a ir,
tienes tantos años en este trabajo, pide tus años de trabajo. Hasta que por fin acepta
irse, pero pide, como se conoce, una indemnización de 15 millones de dólares. El ex
presidente le dice, pero de dónde se va a sacar la plata. Al final, Fujimori acepta darle
su indemnización, y que se vaya.

LA CONFRONTACION

En febrero del año 2001, Pinchi Pinchi entregó a la justicia toda la información y los
documentos que guardaba. A cambio tendría la posibilidad de salvarse de la cárcel.
Entonces ella todavía se comunicaba indirectamente con Montesinos, a través de
Silvana, su hija mayor, y él siguió confiando en Pinchi Pinchi mientras estuvo escondido
en Venezuela. Desde allí le escribía correos electrónicos en clave. Le pedía dinero para
poder pagar a sus abogados y para mantener a su familia a la distancia. Le pedía que
no lo abandonara. Pero ya era demasiado tarde. Pinchi Pinchi era una doble agente:
cumplía algunos de sus pedidos, pero le sonsacaba información para que pudieran
apresarlo. Por eso fue la primera en contarle a un fiscal dónde estaba el prófugo ex
asesor. El sábado 23 de junio del 2001, agentes de inteligencia militar venezolana
detuvieron a Montesinos en Caracas. Y él empezó a odiar a Pinchi Pinchi. Para siempre.

Hacia el mediodía del viernes 22 de julio del 2005, Pinchi Pinchi y Montesinos volvieron
a verse las caras.
Habían pasado cinco años desde que se emitiera el video. El escenario era un juzgado
público instalado en la Base Naval del Callao, al oeste de Lima. Decenas de cámaras
de televisión estaban listas para transmitir en directo lo que la prensa había bautizado

15
como «la confrontación del año». Pinchi Pinchi vestía pantalones de color crema, un
saco azul de paño y un pañuelo de seda naranja alrededor del cuello. Su cartera y sus
zapatos eran del mismo color que su pantalón. En la mano derecha tenía una botella de
agua sin gas que parecía una señal de que iba a hablar mucho. Se puso de pie en el
extremo derecho de la sala de audiencias.

En ese momento, Montesinos apareció escoltado por un policía. Lucía una chaqueta
azul y pantalones del mismo color. Parecía vestir ropa nueva, pero no la que antes le
escogía Pinchi Pinchi. Estaba obligado a ser más modesto y se le veía más calvo que
antes, quizá porque ya no tenía a esa ama de llaves que lo peinaba con tanto cuidado.
Era la tercera vez que los citaban, pero la primera en que Montesinos había aceptado
confrontar a Pinchi Pinchi. Las anteriores le habían hecho esperar en vano. Algunos
periodistas decían que Montesinos había querido ganar tiempo para llegar bien
preparado al encuentro. Antes de empezar, la presidenta de la sala advirtió con tono
conciliador pero enérgico que no iba a admitir que se faltasen mutuamente el respeto.
Pinchi Pinchi le dijo a Montesinos, mirándolo a los ojos:

-Yo me encargué de las cuentas del SIN desde octubre de 1999. Aunque lo niegues
tratando de sorprender con mentiras, tú tenías el dinero en cajas de cartón y bajo los
libreros. Cuando yo llegué te recomendé que compraras cajas fuertes.
-No es cierto -respondió él-. Y no le permito que me tutee porque yo la trato de usted. Y
aunque yo permanezca detenido no he perdido mi dignidad.
-Vladi, estás hablando con La Pollito -le dijo ella con sarcasmo-. Yo conozco todos tus
secretos, todas tus cosas. Tú, que dices ser un oficial de inteligencia para impresionar,
cuando sólo eres un oficial de artillería.

El público estalló en carcajadas. Quedaba claro que ambos estaban preparados para
disparar adonde más le dolía al otro. Se conocían demasiado y sabían que ambos tenían
el poder de revelar en público sus secretos, como una pareja que se divorcia después
de una traición. La abogada de Montesinos se quejó del trato «ofensivo» de Pinchi
Pinchi, y la corte le ordenó a ésta que lo tratara de «señor».

Pero la soltura de Pinchi Pinchi ya lo había hecho tambalear. No sólo lo llevó a perder
los papeles, sino que la abogada de Montesinos se dedicó a interrumpirla cada vez que
pudo. Él llegó al límite de agredirla: dijo que Pinchi Pinchi era una simple masajista
analfabeta y que no podía haber manejado sus cuentas porque ella no sabía sumar ni
restar. Al día siguiente, esta agresión sería titular en varios diarios del Perú. Pero Pinchi
Pinchi le respondió con otra frase digna de un titular sensacionalista:

- ¿Así que sólo soy masajista? ¿Por qué no cuentas que tú traías hombres del extranjero
para masajearte?

Ahora es la primera semana de septiembre del 2005, y Matilde Pinchi Pinchi acaba de
llegar a su oficina. La luz de la mañana se cuela entre las persianas de una ventana que
da a la calle. Su despacho queda en un segundo piso. Su rutina suele empezar con una
citación en los juzgados anticorrupción, y termina con otra.

Durante los cinco años que siguieron a la caída del régimen fujimorista, Pinchi Pinchi
fue más de mil veces a declarar ante los jueces. Era una testigo a tiempo completo.

16
Mientras revisa unos documentos que tiene sobre su escritorio, reprende a uno de sus
empleados por no haber efectuado unos pagos como debía. Se siente cansada de
responder a diario decenas de preguntas sobre lo que vio, hizo o escuchó alguna vez
en la oficina de Montesinos. Ahora las vidas de ambos trascurren en dos lados distintos
de la línea. Son rivales. Enemigos. Ambos saben que la subsistencia de uno depende
de la inmovilidad del otro, y Pinchi Pinchi parece estar ganando la partida. Al menos
mientras Montesinos continúe encarcelado en una base militar, en una de esas celdas
de alta seguridad que él mismo mandó a construir para encerrar para siempre a los
líderes terroristas. Y a ella no le da pena.

Pinchi Pinchi se acomoda tras su escritorio con una soltura que parece haber ido
ganando en los últimos años. Dejó de ser la amiga anónima de un poderoso asesor
presidencial y pasó a convertirse en un personaje de los que salen en la televisión.
Ahora todo el mundo sabe quién es. Suele contar con cierto asombro que cuando va al
supermercado hay personas que la saludan con familiaridad. Aunque reconoce que no
siempre es así. Una vez, mientras hacía las compras, se le acercó una mujer y la
empezó a llamar corrupta.

Antes de que Pinchi Pinchi pudiera responderle, otra mujer desconocida se acercó a
defenderla: era una mujer valiente que se había atrevido a delatar toda la corrupción,
decía su espontánea protectora.

Pinchi cuenta que ya se acostumbró a no pasar desapercibida. Uno siempre hablará


bien o mal de ella, pero es difícil que alguien la olvide. En junio del 2005, una encuesta
de la Universidad de Lima decía que uno de cada cuatro limeños creía que era corrupta.
Pero cuando la cadena de radio más importante del país preguntó a sus oyentes a quién
le creían más, a Montesinos o a Pinchi Pinchi, seis de cada diez dijeron que confiaban
más en ella. Para Pinchi Pinchi, haber traicionado a Montesinos es su mayor capital.
Más que todo el dinero de su empresa. Se ha puesto un traje oscuro y tiene el cabello
ondulado como si acabara de salir de una peluquería. Los años de tensión la han ido
desgastando: tiene unas finas arrugas incluso en sus manos. Un día, uno de sus
agentes de seguridad le mostró que alguien había dejado un gato muerto con las patas
amarradas afuera de su casa. Ella lo entendió como una señal de Montesinos. Pinchi
Pinchi dice que alguna vez él le había contado que a los soplones los esposaban y los
lanzaban desde un helicóptero al mar. Antes del gato también le habían dejado un pájaro
desplumado: a ella le decían La Pollito. Esos sustos la han llevado varias veces a
internarse en una clínica.

-Yo no le tengo miedo al pelado, porque es un cobarde. Al que le tengo miedo es a Aivar
Marca: ése sí es capaz de cualquier cosa -dice.

Por eso camina con una escolta policial que la sigue a todos lados. Y casi nadie sabe
dónde está su nueva casa.

También a eso se ha acostumbrado. Sabe que a más de uno le encantaría verla muerta.
Al final de una conversación que ha durado casi dos horas, Pinchi Pinchi se pone de pie
y se dirige hacia la puerta de su oficina. Su actual abogado va tras ella. Es como su
sombra: siempre está a su lado cuando le piden que relate algún episodio de su historia
privada.

17
CONCLUSION

La corrupción, sin duda alguna estaba en toda escala y que en todos los poderes del
estado, hasta en personalidades en puestos claves, para esas personas se le hacían
que sea difícil salir por la extorción de esas personas, esta organización se robaron
millones de dólares y soles del estado peruano, que al final han perjudicado al
desarrollo país, ya que pudieron haberse destinado a obras de infraestructuras para
el pueblo, la corrupción quiso demostrar que todo el mundo podía ser comprado y
que el poder podía más que la razón.

18
BIBLIOGRAFIA

SIERRA & FLORES (2015). Lectura y videos sobre corrupción “caiga, quien caiga” de
Dr. José Ugaz. Universidad de San Martin de Porres, Lima-Callao-Perú,2015

LINKS:

https://www.scribd.com/document/282807195/Base-Caiga-Quien-CAIGA-corregido

https://es.wikipedia.org/wiki/Vladimiro_Montesinos

https://elcomercio.pe/lima/ocurrio-14-anos-difundio-primer-vladivideo-363340

https://diariocorreo.pe/politica/matilde-pinchi-y-maruja-las-secretarias-que-echaron-a-
vladimiro-montesinos-y-fujimori-745935/

http://elcomercio.pe/especiales/vladivideos-15-anos/

http://archivo.elcomercio.pe/economia/peru/firma-matilde-pinchi-pinchi-cuarta-mayor-
deudora-sunat_1-noticia-706191

http://larepublica.pe/politica/299162-matilde-pinchi-pinchi-lo-confiesa-todo

https://www.goodreads.com/book/show/22841253-caiga-quien-caiga

19

Minat Terkait