Anda di halaman 1dari 1

Actividades de estimulación de los 3 a los 6 meses

Hacedle caricias y cosquillas en zonas sensibles como la cara, las palmas de las manos, las plantas
de los pies y la columna vertebral. Ello fomenta la sensación del tacto y hace que el bebé se mueva
como muestra de bienestar o como reacción a las cosquillas.

Poned en la mano del bebé objetos de fácil presión y de distintas texturas (muñecos de trapo,
sonajeros, pelotas de trapo, etc.) para estimular su capacidad de coger objetos y de explorarlos.

También podéis poner al bebé boca abajo y atraer su atención con un objeto vistoso o sonoro
situado dentro de su campo visual. Cuando lo observe atentamente, levantad el objeto para que
alce la cabeza. Después, podéis tumbarlo boca arriba y llamar su atención con otro objeto,
moviéndolo de izquierda a derecha y de arriba a abajo para que el bebé lo siga con la vista.

Es bueno coger al bebé en brazos. Mientras lo hacemos, estamos estimulando que aguante su
cabecita.

Si el bebé está tumbado boca arriba, podéis cogerle de las manitas o de los antebrazos y hablarle
mientras hacéis que os ayude a sentarlo. También podéis sentaros frente a él y acercarle vuestras
manos incitándole a alargar las suyas para cogerlas. Después podéis levantarlo, poco a poco, hasta
que esté sentado o incluso de pie.

Con el bebé tumbado sobre una mantita, vestido sólo con el pañal, podéis ir moviéndole
lentamente las diferentes partes del cuerpo (brazos, manos, cabeza, pies, piernas, etc.), mientras
las vais nombrando.

Otra actividad estimulante puede ser sujetar al bebé con las dos manos por debajo de las axilas
manteniéndolo de pie y animándole a que, en contacto con el suelo, mueva las piernas, las
flexione y las estire.

Tumbado boca arriba, podéis ayudarle con el gesto a pedalear, flexionar y estirar las piernas. Al
mismo tiempo, podéis incitarlo y animarlo a que lo haga. A partir de los 4-5 meses, también podéis
ayudar al niño a que dé una vuelta sobre sí mismo.

Tumbado boca abajo sobre una superficie plana, podéis sostener su juguete preferido a la altura
de su cabecita, cerca de él pero fuera de su alcance. Incitadle con el gesto a que intente cogerlo.
Manteniéndolo en esta posición, podéis mover otro objeto atractivo de derecha a izquierda
haciendo que se gire para intentar cogerlo.