Anda di halaman 1dari 8

Biografía

Albert Bandura (Mundare, Canadá, 4 de diciembre de 1925) es


un psicólogo canadiense, cuya familia es originaria de Ucrania. Se centró en estudios de
tendencia conductual-cognitiva y es profesor de la Universidad Stanford, reconocido por
su trabajo sobre la teoría del aprendizaje social y su evolución al Sociocognitivismo, así
como por haber postulado la categoría de autoeficacia.
A lo largo de una carrera de casi seis décadas, Bandura ha sido responsable de grandes
contribuciones en campos muy diferentes de la psicología, incluyendo la teoría social-
cognitiva, terapia y psicología de la personalidad. También ha tenido una influencia
decisiva en la transición entre el conductismo y la psicología cognitiva. Es conocido como
el creador de la teoría de la autoeficacia, un importante contribuyente a la teoría de
aprendizaje social, y responsable del experimento del muñeco Bobo sobre el
comportamiento agresivo de los niños.
Ha recibido el título de Doctor Honoris Causa en universidades de distintos países por sus
contribuciones a la psicología. Algunos de estos títulos fueron otorgados por las
universidades de Roma, Indiana, Leiden, Berlín y Salamanca.
Bandura fue además presidente de la American Psychological Association en el año 1974.
En 1980 fue nombrado presidente de la Western Psychological Association (WPA,
Asociación de Psicología de Occidente) y además en el año 1999 recibió el título de
presidente honorario de la Asociación Psicológica Canadiense.
Una encuesta en 2002 situó a Bandura en el cuarto puesto de los psicólogos más citados
de todos los tiempos, después de B. F. Skinner, Sigmund Freud y Jean Piaget, y el más
citado vivo. Bandura es reconocido como el más grande psicólogo actual y uno de los
más influyentes de todos los tiempos.
Introducción

Albert Bandura centra el foco de su estudio sobre los procesos de aprendizaje en la


interacción entre el aprendiz y el entorno. Y, más concretamente, entre el aprendiz y el
entorno social. Mientras que los psicólogos conductistas explicaban la adquisición de
nuevas habilidades y conocimientos mediante una aproximación gradual basada en varios
ensayos con reforzamiento, Bandura intentó explicar por qué los sujetos que aprenden
unos de otros pueden ver cómo su nivel de conocimiento da un salto
cualitativo importante de una sola vez, sin necesidad de muchos ensayos. La clave la
encontramos en la palabra "social" que está incluida en la TAS.
Los conductistas, dice Bandura, subestiman la dimensión social del comportamiento
reduciéndola a un esquema según el cual una persona influye sobre otra y hace que se
desencadenen mecanismos de asociación en la segunda. Ese proceso no es interacción,
sino más bien un envío de paquetes de información de un organismo a otro. Por eso, la
Teoría del Aprendizaje Social propuesta por Bandura incluye el factor conductual y el
factor cognitivo, dos componentes sin los cuales no pueden entenderse las relaciones
sociales.

La Teoría del Aprendizaje Social de Albert Bandura:

ESTA TEORIA SE BASA EN EL APRENISAJE QUE POSEE EL INDIVIDUO ATRAVEZ


DE TIEMPO MEDIANTE LA INTERACCION CON LOS DEMAS .Por un lado, Bandura
admite que cuando aprendemos estamos ligados a ciertos procesos de condicionamiento
y refuerzo positivo o negativo. Del mismo modo, reconoce que no puede entenderse
nuestro comportamiento si no tomamos en consideración los aspectos de nuestro entorno
que nos están influyendo a modo de presiones externas, tal y como dirían los
conductistas.

CUANDO BANDURA HACE REFERENCIA ENTRE EL APRENDIZ Y EL ENTORNO DE


SU AMBIENTE Ciertamente, para que exista una sociedad, por pequeña que esta
sea, tiene que haber un contexto, un espacio en el que existan todos sus miembros. A
su vez, ese espacio nos condiciona en mayor o menor grado por el simple hecho de que
nosotros estamos insertados en él. Es difícil no estar de acuerdo con esto: resulta
imposible imaginar a un jugador de fútbol aprendiendo a jugar por sí sólo, en un gran
vacío. El jugador refinará su técnica viendo no sólo cuál es la mejor manera de marcar
goles, sino también leyendo las reacciones de sus compañeros de equipo, el árbitro e
incluso el público. De hecho, muy probablemente ni siquiera habría empezado a
interesarse por este deporte si no le hubiera empujado a ello una cierta presión social.
Muchas veces son los demás quienes fijan parte de nuestros objetivos de aprendizaje.

Sin embargo, nos recuerda Bandura, también hay que tener en cuenta la otra cara de la
moneda de la Teoría del Aprendizaje Social:
El factor cognitivo: El aprendiz no es un sujeto pasivo que asiste desapasionadamente a
la ceremonia de su aprendizaje, sino que participa activamente en el proceso e incluso
espera cosas de esta etapa de formación: tiene expectativas.

En un contexto de aprendizaje interpersonal somos capaces de prever los resultados


novedosos de nuestras acciones (de manera acertada o equivocada), y por lo tanto no
dependemos totalmente del condicionamiento, que se basa en la repetición.

Es decir somos capaces de transformar nuestras experiencias en actos originales en


previsión de una situación futura que nunca antes se había producido.

Gracias a los procesos psicológicos que los conductistas no se han molestado en


estudiar, utilizamos nuestra continua entrada de datos de todos los tipos para dar un salto
cualitativo hacia adelante e imaginar situaciones futuras que aún no se han dado.

En definitiva, Bandura utiliza su modelo de la Teoría del Aprendizaje Social para


recordarnos que, como aprendices en continua formación, nuestros procesos psicológicos
privados e impredecibles son importantes. Sin embargo, a pesar de que son secretos y
nos pertenecen sólo a nosotros, estos procesos psicológicos tienen un origen que, en
parte, es social. Es precisamente gracias a nuestra capacidad de vernos a nosotros
mismos en la conducta de los demás por lo que podemos decidir qué funciona y qué no
funciona. Además, estos elementos del aprendizaje sirven para construir la personalidad
de cada individuo.

"La Teoría de la Personalidad de Albert Bandura"

Somos capaces de prever cosas a partir de lo que les pasa a otros, del mismo modo en el
que el hecho de vivir en un medio social nos hace plantearnos ciertos objetivos de
aprendizaje y no otros.

Por lo que respecta a nuestro papel como aprendices, está claro: no somos ni dioses
autosuficientes ni autómatas.

Bandura empezó a valorar la personalidad como una compleja interacción entre tres
elementos: el ambiente, el comportamiento y los procesos psicológicos individuales. Estos
procesos psicológicos recogen la capacidad humana para retener imágenes en la mente y
los aspectos relacionados con el lenguaje.

Así, Bandura analizará aspectos cruciales de la psique humana: el aprendizaje por


observación (también llamado modelado) y la auto-regulación.

Bandura establece su teoría basada en dos supuestos:

-La conducta humana es, en su mayoría, aprendida, no innata.

-Gran parte del aprendizaje es asociativo y simbólico


Es la observación de alguna pauta de comportamiento es seguida posteriormente por la
ejecución de dicho comportamiento u otro similar. El modelo que se observa puede ser
otra persona o cualquier representación de una pauta de respuesta, la cual puede
referirse a seres humanos, animales y representaciones simbólicas, mediante el empleo
de estímulos verbales, televisión, cine u otros medios.

Los estudios de Bandura comprenden la teoría de la personalidad, abordados desde el


punto de vista conductista, o sea experimental. Afirma que nuestro comportamiento es
causado por el entorno. Pero no conforme con los resultados, amplió el espectro,
afirmando que también existe una acción del comportamiento sobre el ambiente. A esto le
llamó “determinismo recíproco.

NOMBRES DADOS AL MODELAMIENTO

a) Aprendizaje por imitación: Cuando se hace énfasis en copiar aspectos del


comportamiento. En algunos casos, las respuestas pueden copiarse exactamente, sin
comprenderlas. Tal modelamiento se considera imitación pura. “copiar aspectos del
comportamiento”, sin necesariamente comprenderse.

b) Aprendizaje observacional: Se estudia los factores que afectan la percepción, para


determinar las influencias sobre la atención al modelo.

c) Aprendizaje social: Acentúa el papel desempeñado por las relaciones interpersonales


sobre el aprendizaje por modelamiento.

d) Aprendizaje vicario: Cuando el observador es capaz de determinar no sólo las pautas


de acción del modelo, sino también la causa y consecuencias de tales acciones. Las
consecuencias de las acciones ayudan a determinar si se imitará o no el comportamiento.
Por lo cual es más completo.

TIPOS DE MODELAMIENTO

El aprendizaje por modelamiento puede dividirse en dos grandes categorías: experiencias


sensoriales directas (imágenes), y representaciones verbales (ideas).

a) Modelamiento sensorial: Si la exposición al estímulo modélate llega a asociar


secuencias de experiencias sensoriales ( Copio imágenes).

b) Modelamiento verbal: cuando se usan palabras (u otros símbolos) para representar


experiencias sensoriales reales. Dichas señales verbales pueden ser dadas por el modelo
o creadas por el observador
c) Modelamiento en vivo: modelo está realmente presente en el ambiente de los
observadores en Psicología: el terapeuta se pone de modelo.

d) Modelamiento simbólico: situación donde el modelo no está presente en el ambiente


del observadores: tv, cine, libros o cualquier otra fuente simbólica que se puedan copiar.

Al observar a los otros, la gente adquiere conocimientos, reglas, habilidades, estrategias,


creencias y actitudes.

Capacidad de aprender observando a un modelo o recibiendo instrucciones, sin la


experiencia directa del sujeto.

De los numerosos estudios e investigaciones que llevó a cabo Albert Bandura, existe uno
que fue (y sigue siendo) objeto de especial atención. Los estudios sobre el muñeco bobo.
La idea surgió a partir de un video grabado por uno de sus alumnos, donde una niña
golpeaba repetidamente un muñeco inflable con forma de huevo llamado “Bobo”.

La niña estimulaba sin piedad al muñeco, mientras le gritaba “¡estúpido!”. Le pegaba,


tantos con golpes como con un martillo, y acompañaba estas acciones agresivas con
insultos. Bandura enseñó el video a un grupo de niños de una guardería, que disfrutaron
del video. Más tarde, una vez terminada la sesión de video, los niños fueron conducidos
hasta un salón de juegos, donde les esperaba un muñeco bobo nuevo y martillos
pequeños. Obviamente, también se encontraban en la sala Bandura y sus colaboradores,
analizando la conducta de los niños.

Los mismos no tardaron en agarrar los martillos y ponerse a pegar al muñeco bobo,
mimetizando los insultos de la niña del video. Así, al grito de “¡estúpido!”, copiaron todas
las ‘fechorías’ que habían visto minutos antes.

Aunque las conclusiones de este experimento quizá no parezcan muy sorprendentes,


sirvieron para confirmar que los niños cambiaron su conducta sin que existiera ningún
refuerzo dirigido a realizar dicho comportamiento.

Los Pasos realizados para el proceso de observación

ATENCION:

Si vas a aprender algo, necesitas estar prestando atención. Si el modelo es colorido y


dramático prestamos más atención de igual manera si el modelo es atractivo o prestigioso
o parece ser particularmente competente, también si el modelo se parece más a nosotros.
Este tipo de variables encaminó a Bandura hacia el examen de la televisión y sus efectos
sobre los niños.

RETENCION:
Somos capaces de retener (recordar) aquello a lo que le hemos prestado atención. Aquí
es donde la imaginación y el lenguaje entran en juego: guardamos lo que hemos visto
hacer al modelo en forma de imágenes mentales o descripciones verbales. Una vez
“archivados”, podemos hacer resurgir la imagen o descripción de manera que podamos
reproducirlas con nuestro propio comportamiento.

REPRODUCCION:

Convertir en acción la observación recordada, en este punto, estamos soñando


despiertos. Debemos traducir las imágenes o descripciones al comportamiento actual. Por
tanto, lo primero de lo que debemos ser capaces es de reproducir el comportamiento.
Otra cuestión importante con respecto a la reproducción es que nuestra habilidad para
imitar mejora con la práctica de los comportamientos envueltos en la tarea. Y otra cosa
más: nuestras habilidades mejoran ¡aún con el solo hecho de imaginarnos haciendo el
comportamiento.

MOTIVACION:

No basta con: observar, almacenar y reproducir la conducta la , se necesita estar


motivado para que se produzca el aprendizaje.

Aún con todo esto, todavía no haremos nada a menos que estemos motivados a imitar; es
decir, a menos que tengamos buenas razones para hacerlo. Bandura menciona un
número de motivos:

La motivación puede venir de tres fuentes distintas:

-Reforzamiento externo

-Reforzamiento vicario

-Auto refuerzo

REFUERZO VICARIO:

El refuerzo vicario es aquel con el cual aprendemos ciertas conductas nuevas por medio
de la observación, se aprende observando a los otros, se aprende a repetir o evitar la
conducta según la experiencia de ver las consecuencias positivas o negativas de las
acciones de otras personas.

Un ejemplo de reforzamiento vicario, puede ser en mi familia mi hermana ve, que mi


madre me regaña por utilizar malas palabras en público, o a saludar a la visita y ofrecerles
un café, cuando tengo esta conducta de amabilidad soy premiada con permisos y al no
hacerlo soy castigada y esa noche me toca lavar la losa, esta conducta la aprende mi
hermana al observar la consecuencia bien sea negativa o positiva.

MODELO DE ATOEFICACIA:
La autoeficacia percibida fue un concepto ofrecido por Bandura dentro de la Teoría del
Aprendizaje Social y hace referencia a aquellas creencias de las personas acerca de sus
propias capacidades para el logro de determinados resultados. Según Bandura, si las
personas no están totalmente convencidas de su eficacia personal tienden a abandonar
rápidamente las competencias que les han sido enseñadas, en cuanto dejan de obtener
resultados o experimentan algún revés.

En este sentido, existen personas con baja autoeficacia y personas con elevada
autoeficacia .

Las personas con baja autoeficacia: se sienten indefensas, incapaces de ejercer control
sobre los acontecimientos de su vida. Creen que cualquier esfuerzo que hagan es inútil.
Cuando encuentran obstáculos, se rinden con rapidez si su primer intento para enfrentar
el problema es infructuoso. La baja autoeficacia puede destrozar la motivación, disminuir
las aspiraciones, interferir con las capacidades cognoscitivas y afectar de manera adversa
la salud física.

Por el contrario, las personas con una elevada autoeficacia: creen que pueden tratar de
manera efectiva con los acontecimientos y situaciones. Como esperan superar con éxito
los obstáculos, perseveran en las tareas y, a menudo, se desempeñan con un nivel
elevado. Estas personas tienen mayor confianza en sus habilidades que los sujetos con
baja autoeficacia, y expresan pocas dudas en sí mismas. Ven las dificultades como
desafíos, más que como amenazas, y buscan activamente situaciones nuevas.

Las expectativas de autoeficacia funcionan como un factor motivacional y determinan, en


gran medida, la elección de actividades, el esfuerzo y la persistencia en las tareas
elegidas, los patrones de pensamiento y las respuestas emocionales.

Conclusión

Concluimos en que la teoría del aprendizaje social y el desarrollo de la personalidad


están afectados y determinados por el entorno social en el que el individuo convive
diariamente; para dar cuenta de esta teoría tríadica de Bandura que nos habla de la
intersección reciproca de ambiente, conducta y persona, la cual la relacionamos con uno
de los relatos de Mayra Arena, los cuales da a conocer en una charla subtitulada “ ¿Qué
tienen los pobres en la cabeza?” donde nos propone una profunda reflexión sobre
aquellos prejuicios desde los que suele mirarse a la pobreza. Lo narra en primera
persona, compartiendo su propia experiencia de nacer y crecer en uno de los barrios más
pobres de Bahía Blanca, en Argentina. Uno de los relatos habla de la violencia como
escudo para no ser burlado por ser pobre, conducta adquirida como un capital social
siendo aprendiz de las conductas adquiridas en la villa, asimilándolo como reproducción
visual como lo es en comportamiento que es realizado por Bandura, llamadola
investigación con el muñeco bobo; podemos visualizar como el entorno social condiciona
su persona pero no la determina, más allá de su reproducción social siendo que a través
de lo largo de sus experiencias pudo encontrar que había otro mundo paralelo fuera de la
marginalidad. Esto nos hace reflexionar con la frase de Bandura; “Confiar en ti mismo no
garantiza el éxito, pero no hacerlo garantiza el fracaso”.

Bibliografía

PsicologíaAldi.com

Biografías.com

Psicologíaymente.com

Prez.com

https://www.youtube.com/watch?v=4JDu69Jy41Y (video de Mayra arena)