Anda di halaman 1dari 7

PROYECTO: PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA ESCOLAR

OBJETIVO DEL PROYECTO: “Promover la escuela como un espacio seguro


tanto al interior como al exterior de los planteles escolares a través de
intervenciones y estrategias que ayuden a prevenir y erradicar la violencia
escolar”.

TALLER PARA PADRES: “Fomento de vínculos afectivos en la familia como


herramienta para la prevención de la violencia”.

OBJETIVO DEL TALLER: “Que las madres y padres de familia reconozcan las
estrategias educativas que emplean en casa para promover alternativas no
violentas para la solución de conflictos partiendo de su experiencia personal como
hijos y miembros de una familia con estilos de crianza particulares”.

SEDE: PRIMARIA “EMILIANO ZAPATA”

DIRECCIÓN: Prolongación Benito Juárez s/n, el palacio, C.P. 52767, Huixquilucan


de degollado, Edo. De México.

NÚMERO DE SESIONES: 5

HORARIO: 8:00 am a 9:30 am

TOTAL DE HORAS IMPARTIDAS: 7 horas y 30 minutos.

FECHAS: 2, 9, 16, 23 Y 30 DE OCTUBRE DEL 2018.

SESIÓN 1: “¿Cómo me relaciono con mi hijo/hija desde los estilos de


crianza?”

SESIÓN 2: “¿Cómo fomento el vínculo en mi hogar?”

SESIÓN 3: “¿Qué es el apego?”

SESIÓN 4: “Expectativas sobre el niño y la niña/ disciplina positiva”.


SESIÓN 5: “Estrategias desde la disciplina positiva para generar vínculos de
seguridad con niños y niñas”.

DESCRIPCIÓN DEL GRUPO: Hombres y mujeres, en su mayoría mujeres,


madres, padres o familiares de niñas y niños de primaria pertenecientes a la
comunidad de El Palacio en Huixquilucan, Edo. De México.

ANÁLISIS CUALITATIVO

Los procesos grupales son significativos en cuanto que promueven la participación


colectiva en un marco de respeto y escucha activa de cada uno de los asistentes;
se promueven valores así como cohesión cuando la atención es captada. Existe
una retroalimentación de ida y vuelta entre los participantes y los facilitadores que
capitalizan los conocimientos volviéndolos herramientas de valor para el
desenvolvimiento social; en la familia generan la promoción de estilos de vida
coherentes cuando el objetivo cardinal es la educación de niñas y niños.

El presente taller se llevó a cabo con un grupo determinado de personas, es decir


madres, padres y familiares extensos de niñas y niños, que al verse involucrados
en la educación de los menores requieren de conocimientos y habilidades que les
permitan promover en casa prácticas prosociales que impacten de manera directa
y positiva en el tejido social.

Tener la habilidad para generar así como para promover vínculos es una tarea de
suma importancia dentro de la familia, más cuando se trata de educar niñas y
niños que por la etapa del desarrollo en que se encuentran requieren de un adulto
disponible, coherente y capaz de traducir el mundo para generar seguridad. De
acuerdo a las actuales teorías sobre el vínculo y el apego se decidió que el taller
tomara dichas bases así como de los estilos de crianza para visibilizar en los
participantes las diferentes formas en las que se relacionan con sus hijos y cómo
estas pueden representar un gran motor o un gran obstáculo cuando de prevenir
violencia se trata, ya que varios casos, a veces, dentro de la familia se llega a
generar violencia.
Los estilos de crianza se pueden entender como las diferentes formas en que los
padres o cuidadores responden a las necesidades emocionales y conductuales de
sus hijos, estableciendo así 4 categorías: estilo democrático, estilo negligente,
estilo permisivo y estilo autoritario. Dentro del análisis en el pretest realizado al
principio del taller, los participantes conceptualizan los estilos de crianza como
“formas de educar a los hijos” sin considerar, quizá por falta de información el
entramado de emociones, conductas e historia de vida que se ponen en juego
cuando de educar se trata:

“En cada familia o lugar, los individuos tenemos diferentes formas de


educar” A., 26 años

“Pienso que es la forma en que uno como padre va formando a los hijos” G.,
25 años.

El vínculo por su lado, de forma sintética se puede definir como la posibilidad de


“darle un lugar a la persona en mi”, esta idea nos remite necesariamente a pensar
en la habilidad que yace en la persona para mirar al otro como igual, como alguien
con quien podría identificarse para permitirle entrar al mundo de sentidos y
significados que la persona en cuestión otorga a la realidad. Esta situación pone
en dificultad a la niña y al niño, ya que, al encontrarse situados en un mundo
cultural adultocéntrico sería entonces muy difícil que un adulto pueda identificarse
con un niño y más aún compartir su mundo ya que existe una división muy
marcada en la convivencia donde el adulto dirige y el niño o la niña obedece. Aún
con esta situación, los participantes conceptualizan el “vínculo” como un medio
para llegar a alguien, un acceso a algo que desconocen:

“Unión de padres e hijos” K., 31 años

“Unión de dos personas” V., 28 años.

El apego es un tipo de vínculo que tiene como una de sus principales funciones
generar y establecer relaciones de seguridad cuando del cuidad de niñas y niños
se trata, es base para la formación de la personalidad y genera en el o la menor la
posibilidad de regresar al adulto cuando se sienta amenazado. Aquí se encontró
una de las categorías de análisis más interesantes en el grupo debido a que, el
apego es conceptualizado como: dependencia emocional, posesión, relación
extrema, “que no quiere despegarse”, “tener a los hijos muy consentidos”,
“sobreprotección, “demasiado cariño”.

“Cuando madre, padre e hijo están sobreprotegiendo” N., 28 años

“Deben ser independientes, que no debe estar o no todo el tiempo van a


estar con los papás” M.F., 40 años

“Es una dependencia emocional hacia alguna persona o cosa donde llega a
ser tóxico ese comportamiento de posesión” N., 32 años.

Con relación a lo anterior podemos considerar que los padres conceptualizan al


apego como algo negativo e incluso nocivo para el desarrollo de la niña o el niño,
probablemente se relacione con las formas en que ellos fueron educados,
considerando las diferencias culturales y estructurales que existen en los estilos
de crianza dependiendo la temporalidad.

Respecto a las formas que los padres y madres consideran mejores para
relacionarse con los hijos, las respuestas se inclinaron a dos formas, que si bien
no son opuestas entre sí, en el discurso de los familiares pareciera que no es
posible que ambas se integren en una misma forma de relación; por un lado
prevalece el respeto, las muestras de confianza, el interés y la escucha mientras
que por el otro se encuentran el juego, la convivencia y la plática; es necesario
integrar ambos campos de ideas en la interacción con las niñas y los niños para
establecer lazos más óptimos de vinculación y apego seguro:

“Para mi punto de vista es dejar claro que la autoridad somos papá y mamá;
pero también dar confianza para que ellos aclaren dudas” G., 31 años.

“Platicar, interesarme en sus problemas, vivencias, sueños, objetivos, etc.”


V., 39 años
Es muy contrastante la diferencia que existe entre la conceptualización de un
participante y otro, donde por un lado se percibe interés el niño, mientras que en el
otro prevalece como eje rector de la convivencia la autoridad.

Respecto a las ideas sobre la necesidad de fomentar vínculos es interesante notar


que el generar vínculo se visualiza como una herramienta para ejercer la
corrección y que el contexto es lo que demanda el fomento de vínculos, por lo que
motivarlos en casa se vuelve una demandan del exterior:

“Hoy en la actualidad la vida así nos lo requiere, los niños están rodeados
como nunca de un exceso de información y todo está a su alcance, como
padres nos corresponde ayudarlos a elegir lo que es mejor para ellos.” G.,

“Para crear unos mejores niños y que tengan, los valores, respeto hacia los
demás y sean mejores seres humanos. L., 41 años.

Al finalizar el taller los cambios en la percepción y la conceptualización de los


temas abordados fueron muy notorios:

Estilos de crianza:

“Un estilo de crianza es cuando nos relacionamos con nuestros hijos de


diferente manera como permisivos, autoritarios, negligentes y
democráticos.” M.L., 22 años

“Es la forma en la que llevo la educación de mi hijo y aquí aprendí que la


mejor es la equitativa”. G.M., 32 años.

Respecto al vínculo:

“Yo como adulto responsable darle un lugar a la otra persona en mí, saber
responder como padre”. R.I., 44 años.

“Es el acercamiento a mi hijo, es una conexión entre madre e hijo o dos


personas.” S., 44 años
Apego:

“El apego no es malo, es cuestión de seguridad y protección, desde


pequeños hasta la edad adulta ir y regresar, sino, ya sería dependencia.” E.,
50 años.

“Es el primer vínculo entre el hijo y el cuidador y debe ser bueno e


importante porque forma parte del desarrollo de la personalidad.” R.I., 44
años.

Formas de relación:

“Llevando un estilo de crianza donde los escuche, comprenda, sea


responsable ante sus necesidades físicas y emocionales”. G.M., 32 años.

“Pues ahora tratando de platicar con él en lugar de gritarle.” R.I., 37 años.

Fomento de vínculos en mi familia:

“Para evitar situaciones problemáticas, para transmitir confianza.” G., 41


años.

“Para generar niños seguros y que la familia este más estable” S., 44 años.

En conclusión una parte pequeña del grupo mostró un avance muy significativo
con relación a las formas de entender, interpretar y conceptualizar los puntos y
temas revisados a lo largo del taller. Se debe de tener en cuenta que el grupo no
se mantuvo estable en cuanto a la asistencia, principalmente en la última sesión
por lo que hubiera sido muy interesante reconocer los cambios en todos los
miembros que participaron desde la primera sesión.

Es importante sugerir que se tome en consideración ampliar las horas para la


impartición del taller así como el número de sesiones con el objetivo de generar
cambios más significativos con el uso de más herramientas vivenciales.

Debido al interés que se mostró se sugiere llevar el taller a todos los grados
escolares para impactar al mayor número posible de la población escolar.
ANÁLISIS CUANTITATIVO

GRÁFICA 1: ASISTENCIA DE LOS PARTICIPANTES

Asistencia de los Participantes


40
35
30
25
20
15
10
5
0
) ) ) ) )
b re b re bre bre bre
tu tu tu ct
u tu
O c O c Oc O Oc
de de de de de
(2 (9 (1
6
(2
3
(3
0
1 2 3 4 5
n n
s ió s ió ón ón ón
Se Se si si si
Se Se Se

La gráfica representa la cantidad de asistentes que se presentaron a cada


una de las sesiones en las 5 diferentes fechas. Se puede observar
inestabilidad en el número de participantes, teniendo una baja significativa
en la última sesión donde menos de la mitad de madres y padres de familia
se presentaron en comparación con el número de asistentes de la primera
sesión.

Elaboró

Lic. En Psic. Ulices Espejel García