Anda di halaman 1dari 13

Michel Foucault: una aproximación en torno al concepto de poder Su preocupación fundamental radica en la necesidad de comprender las

Sergio Emiliozzi zonas escabrosas y controvertidas desde donde se construye la


dominación, la violencia, y, por lo tanto, el sufrimiento y las resistencias
Introducción de los grupos sociales: “es imposible hacer historia actualmente sin
El propósito de este trabajo es realizar un sucinto recorrido por ciertos utilizar una serie interminable de conceptos ligados directa o
aspectos del pensamiento de Michel Foucault. Nos detendremos indirectamente al pensamiento de Marx y sin situarse en un horizonte
especialmente en lo que ha sido una cie sus principales preocupaciones que ha sido descrito y definido por Marx. En caso límite se podría uno
de su trayectoria intelectual: el análisis sobre el poder. preguntar qué diferencia podría haber entre ser historiador y ser
Nuestro interés en el pensamiento de Michel Foucault se asienta en marxista”.
primer lugar, en la originalidad de su propuesta. No es un accidente que Ahora bien, Foucault presenta especificidades respecto del sistema
se lo haya considerado uno de los pensadores más audaces y lúcidos del teórico marxista, especialmente por no privilegiar las fuerzas
siglo XX. En segundo lugar, otra razón de peso es su postura económicas, esto es, la estructura de una sociedad. En otros términos,
fuertemente crítica con respecto a las sociedades modernas, que ha no debe deducirse una forma de poder a partir de determinada
generado no pocas polémicas en aquellos campos que ha tomado como estructura económica. Poniendo en cuestión el carácter determinante
objeto de estudio. Foucault no ha vacilado en poner en cuestión ciertas de las relaciones de producción, incorpora la multicausalidad en los
concepciones referidas a la sociedad, al sujeto, al poder, a las procesos sociales.
instituciones y al saber, atravesando todo el horizonte de las ciencias De esta manera, Foucault descarta el postulado que considera el poder
sociales, ofreciendo un abanico teórico versátil, evadiendo todo subordinado a la economía. En la misma dirección, nos dice que la
encasillamiento, transgrediendo cualquier frontera. acumulación de capital es impensable sin la acumulación de hombres,
El 25 de junio de 1984, cuando muere, Foucault era considerado el sin la construcción de sujetos sometidos. Se cuestiona, así, la
pensador más famoso del mundo, casi tanto como lo había sido Jean unilateralidad del componente material, operándose un
Paul Sartre una década atrás. Había nacido en Poitiers, Francia, el 15 de distanciamiento respecto a ciertos trabajos de Marx, para dar lugar a
octubre de 1926, en el seno de una familia de médicos. Su padre fue espacios hasta ese momento olvidados o desconsiderados.
maestro del prestigioso investigador Luc Montagnier, quien descubriera Pero Foucault es un pensador que ha experimentado cambios a lo largo
el virus del Sida. A la vez, Michel Foucault fue el “más brillante de una de toda su producción intelectual. Su pensamiento no se ha mantenido
generación de hombres brillantes”, entre los cuales se encuentran inalterado en el tiempo, sino que, por el contrario, se ha reformulado y
Pierre Bourdieu, Paul Veyne, Roland Barthes y Gilles Deleuze. Tuvo rearmado a sí mismo. Y en esto radica también su virtud, en la medida
maestros de la talla de Maurice Merleau-Ponty, Louis Althusser, George en que las autocríticas le han servido para proponer diferentes
Dumézil, Jean Hyppolite y Georges Canguilhem, quienes declararon que respuestas a las mismas preguntas e inquietudes.
apenas lo conocieron, se dieron cuenta de que era “la promesa de su Es por ello que se puede dividir la vasta obra de Michel Foucault en tres
generación”. grandes campos discursivos que mantienen entre sí una rica variedad

1
de lazos de continuidad y discontinuidad, de diferencias y semejanzas, decisivos en la vida de Michel Foucault, ocurridos entre fines de los años
de identidades y rupturas. sesenta y comienzos de los años setenta.
El primer campo discursivo configura su visión arqueológica y se En primer lugar, aquello que apasiona a la generación de Foucault: la
extiende desde 1954, año en que produce Enfermedad mental y lectura de otro filósofo, Nietzsche, realizada entre los años 1964 y 1968,
personalidad, pasando por Historia de la locura en la época clásica siguiendo la perspectiva de su doble problemática: voluntad de poder y
(1961), Las palabras y las cosas (1965) hasta La arqueología del saber voluntad de saber. Los textos foucaultianos se impregnan de múltiples
(1969). Este período está fundamentalmente referido a la consideración referencias al pensador alemán.
sobre las reglas internas de las formaciones discursivas. La hipótesis En segundo lugar, su presencia en los grupos de autogestión en las
arqueológica, puede afirmarse, tiene como preocupación central la cárceles en el año 1971 con el Grupo de Información sobre las Prisiones
temática del saber. (GIP), junto a J. M. Domenach y a P. Vidal-Naquet, a propósito de las
La segunda etapa discursiva se refiere a la denominada visión huelgas de hambre protagonizadas por estudiantes de izquierda
genealógica y revela la preocupación de Foucault por comprender las encarcelados en enero y febrero de ese año. Esta presencia es un
tácticas y estrategias que utiliza el poder. Si en la anterior etapa se ejemplo del trabajo desarrollado con aquellos saberes menores,
recurre para explicar el discurso a conceptos como el saber, la historia, descalificados, pero donde hay un conocimiento a tener en cuenta: el
la ciencia, el sujeto, la verdad, en esta otra etapa se utiliza un nuevo de los presos. Significa la reivindicación del saber y el actuar de los otros,
lenguaje como dispositivo, maquinaria, guerra, lucha. Los ejes de este de los excluidos y marginados, de los diferentes, de los “anormales”.
período lo representan los cuerpos —noción central en el autor— y el Por último, el clima contestatario del Mayo de 1968 y su escena social
enfrentamiento entre ellos. Los textos más representativos de este marcada por movimientos ciudadanos, estudiantiles, feministas y
segundo arco teórico lo constituyen El orden del discurso (1970), homosexuales, que re-conocen su origen en el rechazo a determinadas
Nietzsche, la genealogía de la historia (1971), Vigilar y castigar (1975) y formas de poder y dominación institucional en Occidente.
el primer volumen de Historia de la sexualidad (1976). El tercer campo discursivo se compone por lo que se ha dado en llamar
la etapa de la gobernabilidad y se corresponde con las denominadas
La hipótesis genealógica descansa en la pregunta del cómo del poder,
“tecnologías del yo”, siendo la problemática expuesta la de la
en su funcionamiento, en su ejercicio, quedando descartada la pregunta
construcción de la subjetividad a través de diversos ideales como la
por el poder mismo, que responde, en realidad, según el autor, a una
pureza, la bondad, etc. —dimensión en la que nos constituimos, a través
idea absoluta. Por esa razón, Foucault considera conveniente atender a
de la ética, en agentes morales.
ciertos recaudos metodológicos respecto del concepto de poder, que a
Las tecnologías del yo “permiten a los individuos efectuar, por cuenta
lo largo del presente trabajo serán desarrollados.
propia o con ayuda de otros, cierto número de operaciones sobre su
El pasaje de una perspectiva teórica a otra —cíe la arqueología a la
cuerpo y su alma, pensamientos, conductas, o cualquier forma de ser,
genealogía— y la modificación de la preocupación central en sus
obteniendo así una transformación de sí mismos con el fin de alcanzar
trabajos pueden ser explicados a partir de una serie de procesos
cierto grado de felicidad, pureza, sabiduría o inmortalidad”.

2
Los textos que han representado este último período en su biografía Pero, en principio, habría que remarcar que, para Foucault, se trata de
intelectual son: “El uso de los placeres”, que constituye el segundo descifrar el poder en términos de guerra, de lucha, de enfrentamiento.
volumen de Historia de la sexualidad, y “El interés por sí mismo”. Este El poder sería, según esta idea, una especie de guerra perpetua
último período se extiende hasta su muerte en 1984. continuada por medios diferentes a los del conflicto bélico tradicional,'
Queda claro, entonces, que nuestro tema de investigación estará a condición de que se entienda la guerra corno manifestación de las
centralizado en desarrollar los textos de Foucault que pertenecen a la relaciones de fuerza en estado puro, como punto de máxima tensión de
segunda etapa discursiva, que se extiende desde 1970 a 1976, la la fuerza. De esa manera, la guerra sirve corno análisis de las relaciones
denominada genealógica. de poder, como matriz de las técnicas de dominación.
No obstante esto, conviene atender una conocida reflexión de Foucault
Para comprender más claramente esta afirmación, se hace necesario
sobre los propósitos de su teoría, a los fines de no interpretarla como
inscribirla dentro de una propuesta más amplia, más detallada. A lo
un sistema cerrado de proposiciones: “los considero libres de hacer de
largo de todos los trabajos de esta época, Foucault ha tratado de hacer
lo que digo lo que quieran. Lo mío son pistas de investigación, ideas,
emerger las relaciones de dominación con el propósito de individualizar
líneas de trabajo. En otras palabras, instrumentos. Hagan así de ellos lo
los instrumentos técnicos que permiten asegurar su funcionamiento,
que quieran”.
adoptando un triple punto de vista: el “de las técnicas, de la
heterogeneidad de las técnicas y de sus efectos de sujeción, que hacen
El poder como relación de fuerzas
de los procedimientos de dominación la trama efectiva de las relaciones
Una vez pasada en limpio la relación de Foucault con las ciencias
de poder y de los grandes aparatos de poder”. Puesto que lo que debe
sociales y detalladas las diferentes etapas por las que ha pasado su
ser estudiado es la dominación y sus operadores, sólo será posible de
pensamiento, se hace necesario comenzar a descifrar la noción de
ser comprendida si se la concibe corno relaciones de fuerza y las
poder que, como veremos, modifica radicalmente lo conocido hasta el
relaciones de fuerza ser remitidas a las relaciones de guerra.
momento.
En cuanto a aquellos “recaudos metodológicos” que Foucault necesita
El poder ha sido comprendido, tanto desde la ciencia política como
tomar para llevar adelante este análisis, podremos encontrar en ellos
desde la sociología, generalmente como vinculado al aparato de Estado
una clara idea de hacia dónde irá dirigiendo su mirada y qué es aquello
o a las relaciones económicas de explotación. Aun desde posiciones
que va a poner en consideración cuando se refiera al poder.
diferentes dentro de estas disciplinas, la referencia inicial es hacia el
En primer lugar, Foucault establece de manera expresa en una serie de
Estado, la ley o la unidad global de la dominación. Para Foucault, éstas
textos que no deben analizarse las formas reguladas y legítimas del
son las “formas terminales” del poder, por lo que, para comprenderlo
poder a partir de su centro, sino que se las debe captar en sus
verdaderamente, para acceder a un análisis más preciso, se hace
extremidades, en las terminaciones, allí donde se hace capilar, se
necesario el desarrollo de un método que dé cuenta de aquellas otras
enviste en instituciones y toma cuerpo en técnicas; esto es, en el
innumerables formas de existencia del poder en las sociedades
extremo menos jurídico de su ejercicio.'
modernas.

3
En segundo lugar, no considera el poder como algo que se adquiera, directamente productor, que constituyen los efectos in-mediatos de las
como se adquiere la riqueza o un bien, que se arranque o comparta, se desigualdades y son, a la vez, las condiciones internas de aquéllas.
conserve o se pierda. Debe ser analizado, por el contrario, como algo En sexto lugar, en torno al poder no se forman ideologías pero sí
que circula y funciona en cadena y se ejerce a través de una saberes. Ha sido una tradición creer “que desde que se toca al poder se
organización que denomina “reticular”; no se aplica a los individuos, cesa de saber: el poder vuelve loco, los que gobiernan son ciegos. Y sólo
sino que transita a través de ellos. aquellos que están alejados del poder, que no están en absoluto ligados
En tercer lugar, no se debe estudiar la dominación global como algo que a la tiranía, que están encerrados con su estufa en su habitación, con
se pluraliza y repercute hacia abajo. No hay, en el principio de las sus meditaciones, éstos únicamente pueden descubrir la verdad [...]
relaciones de poder, una oposición entre dominantes y dominados que Existe una perpetua articulación del poder sobre el saber y del saber
se traslade desde el vértice de la pirámide social hacia su base. Es sobre el poder [...] ejercer el poder crea objetos de saber, los hace
necesario analizarlo en forma ascendente, individualizando a los emerger, acumula informaciones, las utiliza [...] el ejercicio de poder
agentes reales, con su historia, su trayecto y sus técnicas, para poder crea perpetuamente saber e inversamente el saber conlleva efectos de
señalar luego de qué manera, en qué coyunturas y mediante qué poder”.
transformaciones devinieron en económicamente ventajosos y Por último, donde hay poder hay resistencia. No hay relación de poder
políticamente útiles. De esta manera, se podrá comprender cómo estos sin que se produzca resistencia. Las resistencias desempeñan en las
mecanismos terminan formando parte del conjunto y el provecho que relaciones de poder “el papel de adversario, de blanco, de apoyo, de
la burguesía ha sacado de ellos. saliente para una aprehensión”. Constituyen el otro término en las
En cuarto lugar, no se debe analizar el poder a nivel de la intención o de relaciones de poder. Los puntos de resistencia están presentes en todas
la decisión de quien lo ejerza. Si bien no hay poder que se ejerza sin una partes dentro de la red de poder, como un elemento enfrentador y
serie de miras o de objetivos, eso no significa que pueda resultar de la rigurosamente contemporáneo del poder al que se opone. Por esa
opción o de la decisión del sujeto individual. Por esa razón, la pregunta razón, no es posible pensar el poder sin escapatoria; pero tampoco
sobre el por qué algunos quieren dominar, qué es lo que tiene en mente puede esperarse un lugar del “gran rechazo”, una gran revuelta, un
o qué busca el que domina, debe ser abandonada. En su lugar, asalto final. Es, en todo caso, la “codificación estratégica” de los puntos
deberemos interrogamos sobre las modalidades que adquiere el vínculo donde se ejerce la resistencia, lo que hace posible una revolución, una
directo e inmediato del poder con su “objeto”, su “blanco”, allí donde transformación radical destinada a conquistar autonomía y libertad
se implanta y produce efectos inmediatos. En otras palabras, estudiar para los hombres.
los cuerpos que los efectos de poder constituyen como sujetos.
Estas precauciones metodológicas, en suma, subrayan el interés de
En quinto lugar, las relaciones de poder no se encuentran en una
Foucault por el análisis de los mecanismos de “ejercicio de poder”:
situación de exterioridad con respecto a otro conjunto de relaciones
cómo y de qué manera se ejerce el poder en aquellos espacios que
(esto es, relaciones de conocimiento, relaciones de familia, relaciones
existen apartados, distanciados respecto del centro. El poder, su
sexuales o procesos económicos), no son una “superestructura” sino
ejercicio, hay que detectarlo en el trabajo, la familia, la prisión, el
que son inmanentes; esto quiere decir que desempeñan un papel
4
hospital, la escuela. Ubicarlo en esos “puntos descentrados de lo social”, el cuerpo supliciado [...] Ha desaparecido el cuerpo como blanco mayor
que no deben entenderse como simples instancias de la sociedad civil a de la represión penal”.
partir de los que algún actor ejerza su dominación. Hay que librarse del Pero además, ese hecho pone de manifiesto otro, sin duda no menos
análisis que vincula el poder del patrón, el maestro, el padre, etc., como importante: la extinción del espectáculo punitivo, la extinción de la
derivado del poder del Estado, que a la vez expresa los intereses de una necesidad de que el cuerpo sometido sea exhibido públicamente, como
clase social. No importa, entonces, quién detenta el poder, sino dónde castigo ejemplificador y como garantía de la presencia y de la fuerza del
se produce y cómo se ejerce. poder manifestada durante el castigo. El suplicio judicial, su publicidad,
Es este análisis de un campo móvil y múltiple de relaciones de fuerza el forma parte para Foucault de una cierta ritualidad, de las “ceremonias
que le permite a Foucault desplazarse fuera del modelo del derecho, de por las cuales se manifiesta el poder”.
la ley o del Estado y no por una pura “preferencia teórica o por una Esa afirmación revela una de las características más importantes del
opción especulativa, sino porque uno de los rasgos fundamentales de vínculo que unía al poder con el derecho en la edad clásica. Un crimen
las sociedades occidentales consiste, en efecto, en que las relaciones de o un delito afectaba a la víctima, pero también cuestionaba al soberano
fuerza —que durante mucho tiempo habían encontrado en la guerra, “lo ataca personalmente ya que la ley vale por la voluntad del soberano;
en todas las formas de guerra, su expresión principal— se habilitaron lo ataca físicamente ya que la fuerza de la ley es la fuerza del príncipe”;
poco a poco en el orden del poder político”.” y más adelante, Foucault indica: “El derecho de castigar será, pues,
como un aspecto del derecho del soberano a hacer la guerra a sus
Del castigo a la vigilancia
enemigos: castigar pertenece a ese derecho de guerra, a ese poder
En su ya clásico trabajo Vigilar y castigar (1975), Foucault Comienza
absoluto de vida y muerte”. Así pues, el suplicio, su ejecución pública,
describiendo un patético suplicio sobre Damiens, un condenado por
no tiene como finalidad el restablecimiento de la justicia: como ritual
parricidio en 1757; luego expone un reglamento para la “Casa de
'político” constituye una afirmación enfática del poder y de su
jóvenes delincuentes cíe París”, que data de 1838, fundamentado en un
superioridad indiscutible.
empleo riguroso del tiempo de los condenados. Si bien es poco el
La desaparición del suplicio y del espectáculo del castigo no se lo
tiempo que separa una situación de otra, Foucault intenta mostrar con
atribuye Foucault a una creciente humanización, a una mayor
estos ejemplos que en Europa primero y luego en el resto del mundo,
benignidad o a un mayor respeto, como lo hacen los historiadores del
se experimenta la desaparición de los suplicios.”
derecho, sino a un proceso más profundo y complejo, a un “cambio de
Este hecho para nada menor de la historia adquiere un significado
objetivo”. Utilizando sus propias palabras: “a la expiación que causa
importante para Michel Foucault: representa el punto de partida de la
estragos en el cuerpo debe suceder un castigo que actúe en
nueva configuración del poder de las sociedades modernas. Es claro que
profundidad sobre el corazón, el pensamiento, la voluntad, las
Foucault no ve este tránsito solamente como un proceso de
disposiciones”.
humanización, sino como el “efecto de reordenaciones más profundas”.
Este cambio de objetivo se halla inscripto en los innumerables
El físico deja de ser ya el espacio de inscripción de los castigos para
proyectos de reforma de la justicia, en la nueva teoría de la ley y del
quienes habían delinquido: “en unas cuantas décadas, ha desaparecido
delito, en la nueva justificación moral y política del derecho a castigar.
5
Pero como veremos luego, la práctica penal posterior desmiente la del siglo XIX como una institución de hecho, casi sin justificación
finalidad del castigo inscripta en esta nueva propuesta, ya que castigar teórica”.
no es simplemente convertir un alma. Pero la emergencia inesperada de la prisión, al margen de las reformas
De todas maneras, para clarificar el proceso que desemboca en la previstas en el siglo XVIII, es acompañada también por otro conjunto de
práctica actual, Foucault cita como referencia el sistema teórico que ha transformaciones que se producen a partir del siglo XIX y que, como
justificado la elaboración de los códigos penales franceses de la época apunta Foucault, expresan el reemplazo de la idea de utilidad social en
de la revolución. Bentham, Beccaria, Brissot, son los inspiradores de la la legislación penal para abrir el camino a una legislación más ajustada
ley penal de la época. al individuo. Veamos cómo lo explica Foucault: “De modo cada vez más
insistente, la penalidad del siglo XIX tiene en vista menos la defensa
El principio que orienta estos códigos, esta ley, es una redefinición de la
general de la sociedad que el control y la reforma moral y psicológica de
idea de crimen. Como vimos, en la época clásica, era criminal quien
las actitudes y el comportamiento de los individuos.
desafiaba directa o indirectamente el poder del soberano. En adelante,
Toda la penalidad del siglo XIX pasa a ser un control, no tanto sobre si
criminal es quien produce un quiebre en la ley civil establecida por la
lo que hacen los individuos está de acuerdo o no con la ley, sino más
sociedad a través de su poder legislativo —ley que representa lo que es
bien al nivel de lo que pueden hacer, son capaces de hacer, están
útil para la sociedad y reprime lo que es peligroso y conspira contra
dispuestos a hacer o están a punto de hacer.
ella—. El criminal es el enemigo social y no ya el enemigo del príncipe,
Así, la gran noción de la criminología y la penalidad de finales del siglo
es el que rompe el pacto social: “La idea de criminal como enemigo in-
XIX fue el escandaloso concepto, en términos de teoría penal, de
terno, como aquel individuo que rompe el pacto que teóricamente
peligrosidad. La noción de peligrosidad significa que el individuo debe
había establecido con la sociedad, es una definición nueva y capital en
ser considerado por la sociedad al nivel de sus virtualidades y no de sus
la historia de la teoría del crimen y la penalidad”.
actos; no al nivel de sus infracciones efectivas a una ley también efectiva
La ley penal no puede tratar al criminal prescribiendo venganza; ni
sino de las virtualidades de comportamiento que ellas representan”.
mucho menos, buscando que redima un pecado. Debe permitir
El énfasis colocado por Foucault en el novedoso sesgo de la legislación
solamente la “reparación de la perturbación causada a la sociedad”.
penal es útil para demostrar que a la vez que se juzga el delito también
Según los teóricos que impulsaron la reforma a la ley penal, se puede
se juzga la conducta del individuo. O mejor dicho, cada vez más esto
castigar, así, al criminal con la deportación, el trabajo forzado, el
último. El acto de juzgar la conducta evidencia la intención de
escándalo público o la pena del talión. Sin embargo, no han sido estas
corrección, de “neutralizar su estado peligroso, de modificar sus
penalidades las que conocieron las sociedades modernas.
disposiciones delictuosas, y no cesar hasta obtener tal cambio”. De esta
Y aquí la propuesta foucaultiana adquiere una dimensión severa: el
manera, no solamente el juez es quien protagoniza la sentencia, sino
encarcelamiento, el encierro, la prisión, reemplaza a ese conjunto de
que se suman expertos, como psiquiatras, psicólogos, educadores y
disposiciones mencionadas. “La prisión no pertenece al proyecto
funcionarios, para evitar que la “operación penal” sea simplemente un
teórico de la reforma de la penalidad del siglo XVIII, surge a comienzos
castigo legal.

6
El examen pericial psiquiátrico implica “juicios de normalidad, disculpas a los historiadores de la filosofía por esta afirmación, pero
asignaciones de causalidad, apreciaciones de cambios eventuales, creo que Bentham es más importante para nuestras sociedades que
anticipaciones sobre el porvenir del delincuente”. “Al psiquiatra le toca Kant o Hegel. Nuestras sociedades deberían rendirle un homenaje, pues
decir si el sujeto es peligroso, de qué manera protegerse de él, cómo fue él quien programó, definió y describió de manera precisa las formas
intervenir para modificarlo, y si es preferible tratar de reprimir o de de poder en que vivimos, presentándolas en un maravilloso y célebre
curar.” Todos estos procedimientos se integran al proceso de formación modelo de esta sociedad de ortopedia generalizada que es el famoso
de una sentencia. Panóptico, forma arquitectónica que permite un tipo de poder del
espíritu sobre el espíritu, una especie de institución que vale tanto para
El Panóptico: metáfora de la sociedad moderna las escuelas como para los hospitales, las prisiones, los reformatorios,
La decisión de controlar al individuo se aprecia en las nuevas los hospicios o las fábricas”.
características que adquiere la legislación penal. Concebido el individuo
¿Cómo es exactamente el Panóptico? Recurramos a la descripción que
como virtualmente peligroso, la justicia no podrá ser, de aquí en más, la
Foucault realiza en Vigilar y castigar. “Conocido es su principio: en la
única institución encargada de instrumentar su proceso de reforma.
periferia, una construcción en forma de anillo; en el centro, una torre,
Serán dispuestas lateralmente a la justicia una serie de instituciones que
ésta, con anchas ventanas que se abren en la cara interior del anillo. La
Foucault denomina de vigilancia y corrección, que deberán controlar al
construcción periférica está dividida en celdas, cada una de las cuales
individuo y que “encuadrarán a éstos a lo largo de su existencia”.
atraviesa toda la anchura de la construcción. Tienen dos ventanas, una
La disposición de estas instituciones se consolida y se generaliza durante
que da al interior, correspondiente a las ventanas de la torre, y la otra
el siglo XIX, y conforma lo que Foucault grafica como una enorme y
que da al exterior, permite que la luz atraviese la celda de una parte a
espesa red por la que la vida de los individuos pasará en algún
otra. Basta entonces situar un vigilante en la torre central y encerrar en
momento. Instituciones pedagógicas, como la escuela; psicológicas o
cada celda a un loco, un enfermo, un condenado, un obrero o un
psiquiátricas, como el hospital o el asilo, el trabajo, la prisión, etc.,
escolar. Por el efecto de la contraluz, se pueden percibir desde la torre,
tienen por función corregir las virtualidades de los individuos.
recortándole perfectamente sobre la luz, las pequeñas siluetas cautivas
La emergencia de este sistema inaugura lo que Foucault denomina
en las celdas de la periferia. Tantos pequeños teatros como celdas, en
como la “edad del control social”; y la sociedad a la que este modelo da
los que cada actor está solo, perfectamente individualizado y
lugar la llama “sociedad disciplinaria” por oposición a lo que, como
constantemente visible. El dispositivo panóptico dispone unas unidades
vimos, conocía como las sociedades penales de la edad clásica.
especiales que permiten ver sin cesar y reconocer al punto. En suma, se
El esquema en el que la sociedad disciplinaria fundamenta su invierte el principio del calabozo; o más bien de sus tres funciones —
funcionamiento, Foucault lo encuentra en un pensador inglés del siglo encerrar, privar de luz y ocultar—; no se conserva más que la primera y
XVIII, Jeremías Bentham, quien —dice—previó y presentó un modelo de se suprimen las otras dos. La plena luz y la mirada de un vigilante captan
funcionamiento de esta sociedad. Por ese motivo, Bentham mejor que la sombra, que en último término protegía. La visibilidad es
sorpresivamente adquiere para Foucault una relevancia decisiva: “Pido una trampa”.

7
Esta “argucia arquitectónica” que Bentham había pensado para la físico; tiende a lo incorpóreo; y cuanto más se acerca a este límite, más
prisión, bien podía funcionar en el resto de las instituciones. El constantes, profundos, adquiridos de una vez para siempre e
Panóptico sacraliza la idea de transparencia y visibilidad. Es la metáfora incesantemente prolongados serán sus efectos: perpetua victoria que
del iluminismo; por eso, más que el objeto de una ciencia penitenciaria, evita todo enfrentamiento físico y que siempre se juega de antemano”.
se puede ver el objeto de una ciencia política. Suficientes razones como para que Foucault entienda que el Panóptico
Para Foucault, el Panóptico es la utopía de la sociedad moderna, utopía es polivalente en sus aplicaciones; sirve tanto para las escuelas, como
finalmente consumada. La sociedad moderna puede ser explicada e para los hospitales, las fábricas las prisiones, etc.: para todas las
interpretada a partir del Panóptico. Por eso mismo, el alcance de esa instituciones en las que sea necesario mantener vigilados a un cierto
imagen es concluyente. número de personas. Foucault puede ver que este diagrama sirve para
El mayor efecto del Panóptico, como vimos, es crear en el individuo un anular a la multitud, “evita esas masas compactas, hormigueantes,
estado consciente y permanente de visibilidad. El mecanismo permite tumultuosas” e impone una colección de individualidades, permite que
que la vigilancia sea “permanente en sus efectos, incluso si es el individuo quede expuesto ante el vigilante e impide la visibilidad
discontinua en su acción”. Poco importa si quien vigila efectivamente lo lateral, el contacto con el compañero.
está haciendo en el momento: quien es vigilado no puede comprobarlo; Este mecanismo que individualiza, que registra, diferencia y compara,
lo esencial es que se sepa vigilado. El principio de Bentham es claro: el esta tecnología individualizante del poder, que enfoca a los individuos
poder debía ser visible e inverificable. “Visible: el detenido tendrá sin hasta en sus cuerpos, en sus comportamientos, Foucault la denomina
cesar ante sus ojos la elevada silueta de la torre central de donde es “anatomía política”; se trata de una anátomo-política, una política que
espiado. Inverificable: el detenido no debe saber jamás si en aquel hace blanco en el individuo hasta anatomizarlo.
momento se lo mira; pero debe estar seguro de que siempre puede ser
Foucault registra también el ejercicio del poder sobre la población. A la
mirado.”
vez que se ejercita el poder sobre el individuo, también se lo ejercita en
Como ya se vio, no debe interesarnos quién ejerce el poder; el
tanto forma parte de una especie de “entidad biológica” que debe ser
Panóptico es una máquina de crear y sostener relaciones de poder
tomada en consideración. Así, se asiste a la emergencia de problemas
independientemente del que lo ejerce; automatiza y des-individualiza
como los de las condiciones de vida, la higiene pública, la relación entre
el poder. Y dentro de los logros de este dispositivo debe anotarse lo
natalidad y mortalidad; a preocupaciones sobre cómo regular el flujo de
innecesario del uso de la fuerza. La fuerza, que durante mucho tiempo
Ja población, cómo hacer para que la gente tenga más o menos hijos,
fue el componente elemental del poder y la garantía de su eficacia, cede
cómo controlar el crecimiento de una población. Es preciso el desarrollo
su lugar a un dispositivo más económico: la mirada: “Ei que está
de técnicas de observación que originan lo que Foucault denomina
sometido a un campo de visibilidad y que lo sabe, reproduce por su
“biopolítica”.
cuenta las coacciones del poder; las hace jugar espontáneamente sobre
Es evidente así, la importancia capital que adquiere la problemática del
sí mismo; inscribe en sí mismo la relación de poder en la cual juega
sexo, puesto que el sexo “está exactamente ubicado en el lugar de la
simultáneamente los dos pape-les; se convierte en el principio de su
articulación entre las disciplinas individuales del cuerpo y las
propio sometimiento. Por ello, el poder externo puede aligerar su peso
8
regulaciones de la población. El sexo se tornará un instrumento de Constituir individuos normales, que hayan interiorizado determinadas
disciplinamiento y va a ser uno de los elementos esenciales de esa normas y que configuren, adecuen, ajusten sus conductas, sus
anátomo-política; pero por otro lado, es el sexo el que asegura la comportamientos de acuerdo a esas normas, es el objetivo de la
reproducción de las poblaciones, y con el sexo, con una política del sexo, disciplina. Un individuo disciplinado es aquel que ha incorporado e
podemos cambiar las relaciones entre natalidad y mortalidad. Él está en integrado determinadas normas a través de la relación específica con el
la encrucijada de las disciplinas y de las regulaciones y es en esa función maestro, el médico, el capataz, el juez, etc. Un individuo normalizado es
que se transforma, al fin del siglo XIX, en una pieza política de primera un individuo útil, productivo, económicamente rentable.
importancia para hacer de la sociedad una máquina de producir”. Para que los hombres se encuentren fijados, ligados al sistema
El propósito de este dispositivo, que se amplifica y que se difunde en productivo, al aparato de producción para el cual trabajan, es necesaria
todo el cuerpo social, a la vez que hace al poder más eficaz, más ligero una “operación compleja” que ponen en práctica las instituciones
y más económico, es “aumentar la producción, desarrollar la economía, disciplinarias. Esas operaciones permiten el control minucioso del
difundir la instrucción, elevar el nivel de la moral pública, hacer crecer y cuerpo, garantizan la sujeción constante de sus fuerzas y les imponen
multiplicar”. El panoptismo es el principio de las relaciones de disciplina. una relación de docilidad-utilidad. Hacen del cuerpo un objeto tanto
La vigilancia es uno de los mejores instrumentos de la disciplina. más obediente cuanto más útil y viceversa. “La disciplina aumenta las
fuerzas del cuerpo (en términos económicos de utilidad) y disminuye
La disciplina esas mismas fuerzas (en términos políticos de obediencia). En una
Hasta aquí, el análisis de Foucault nos ha permitido observar cómo en palabra: disocia el poder del cuerpo; de una parte, hace de este poder
la sociedad moderna se han generalizado las instituciones de disciplina una `aptitud', una `capacidad' que trata de aumentar, y cambia por otra
que con su red comienzan a cubrir una superficie cada vez más amplia parte la energía, la potencia que de ello podría resultar, y la convierte
y a ocupar sobre todo un lugar cada vez menos marginal en en relación de sujeción estricta. Si la explotación económica separa la
comparación a la época clásica. fuerza y el producto del trabajo, digamos que la coerción disciplinaria
Sin embargo, la generalización de las instituciones de disciplina no debe establece en el cuerpo el vínculo de coacción entre una aptitud
llevar a la confusión por asociar estas instituciones al aparato estatal. La aumentada y una dominación acrecentada”.
distinción entre lo que es y no es estatal es poco importante para un Así, podemos ver que para Foucault, las instituciones disciplinarias con
análisis que intenta dar cuenta del funcionamiento y de la utilidad de el empleo de técnicas minuciosas, “con frecuencia ínfimas”, que definen
esas instituciones. una “microfísica” del poder, tienen por función, en primer lugar, ejercer
La escuela, la fábrica, la prisión, el hospital, etc., que, como vimos, el control sobre la totalidad del tiempo de los individuos. La sociedad
constituyen lo más destacado de esta red institucional de moderna precisa que los hombres coloquen su tiempo a disposición de
disciplinamiento, tienen por finalidad la fijación de los hombres a un ella.
“aparato de normalización”. La fábrica fija a los individuos a un aparato El tiempo de los hombres se tiene que ajustar al aparato de producción
de producción, como la escuela los fija a un aparato de transmisión de y éste debe poder utilizar el tiempo de existencia de los individuos. Así
saber o el hospital a un aparato de corrección y normalización. lo detalla Foucault: “Dos son las cosas necesarias para la formación de
9
la sociedad industrial: por una parte, es preciso que el tiempo de los existencia humana es puesto a disposición de un mercado de trabajo y
hombres sea llevado al mercado y ofrecido a los compradores, quienes, de las exigencias del trabajo”.
a su vez, lo cambiarán por un salario; y por otra parte, es preciso que se En segundo lugar, las instituciones controlan no solamente el tiempo
transforme en tiempo de trabajo. A ello se debe que encontremos el sino también el cuerpo de los hombres. Esto supone, dice Foucault, una
problema de las técnicas de explotación máxima del tiempo en toda una disciplina general de la existencia, finalidad que tiene un alcance más
serie de instituciones”. extenso de aquel para el que fueron creadas. Así, ocurre que estas
instituciones se preocupan por situaciones que no hacen al objetivo
Y, más adelante, enfatiza describiendo una situación: “A lo largo del
confeso de su existencia. En los hospitales psiquiátricos se prohíbe la
siglo XIX se dictan una serie de medidas con vistas a suprimir las fiestas
actividad sexual, en las escuelas se obliga a las personas a lavarse,
y disminuir el tiempo de descanso; una técnica muy sutil se elabora
explica Foucault. Se trata de “controlar, formar, valorizar según un
durante este siglo para controlar la economía de los obreros. Por una
determinado sistema el cuerpo del individuo”. Éste se convierte en algo
parte, para que la economía tuviese la necesaria flexibilidad era preciso
que “ha de ser forma-do, reformado, corregido, en un cuerpo que debe
que en épocas críticas se pudiese despedir a los individuos; pero por
adquirir aptitudes, recibir ciertas cualidades, calificarse como cuerpo
otra parte, para que los obreros pudiesen recomenzar el trabajo al cabo
capaz de trabajar”. Adviértase, entonces, que para Foucault, un cuerpo
de este necesario período de desempleo y no muriesen de hambre por
modelado según ciertas características no tiene otro objetivo que ser
falta de ingresos, era preciso asegurarles unas reservas. A esto se debe
convertido en fuerza de trabajo.
el aumento de salarios que se esboza claramente en Inglaterra en los
En tercer lugar, estas instituciones crean un novedoso tipo de poder, un
años '40 y en Francia en la década siguiente. Pero una vez asegurado
micropoder que se asemeja a un poder judicial. En el interior, en el
que los obreros tendrán dinero hay que cuidar de que no utilicen sus
“corazón” de los sistemas disciplinarios funciona un pequeño
ahorros antes del momento en que queden desocupados. Los obreros
mecanismo penal; se establecen reglamentos, se dan órdenes, se
no deben utilizar sus economías cuando les parezca, por ejemplo, para
toman medidas, etc., instrumentando un sistema de castigos y
hacer una huelga o celebrar fiestas. Surge entonces la necesidad de
recompensas sobre la totalidad de los aspectos de la conducta.
controlar las economías del obrero y de ahí la creación, en la década de
En cada institución reina, dice Foucault en Vigilar y castigar, “una
1820 y, sobre todo, a partir de los años '40 y '50 de las cajas de ahorro
verdadera micropenalidad del tiempo (retrasos, ausencias,
y de las cooperativas de asistencia, etc., que permiten drenar las
interrupciones de tareas), de la actividad (falta de atención, descuido,
economías de los obreros y controlar la manera en que son utilizadas.
falta de celo), de la manera de ser (descortesía, desobediencia), de la
De este modo, el tiempo del obrero, no sólo el tiempo de su día laboral,
palabra (charla, insolencia), del cuerpo (actitudes incorrectas, gestos
sino el de su vida entera, podrá efectivamente ser utilizado de la mejor
impertinentes, suciedad), de la sexualidad (falta de recato,
manera posible por el aparato de producción. Y es así que a través de
indecencia)”.
estas instituciones aparentemente encaminadas a brindar protección y
Las disciplinas establecen una “infrapenalidad”, reticular un espacio que
seguridad se establece un mecanismo por el que todo el tiempo de la
las leyes dejan vacío; y para aclarar más este punto, agrega: “Lo que
compete a la penalidad disciplinaria es la inobservancia, todo lo que no
10
se ajusta a la regla, todo lo que se aleja de ella, las desviaciones”.' Esa en su actividad, son apropiadas por el poder a través del ejercicio
regla, que traduce un programa, un reglamento, refiere a un orden y permanente de la vigilancia; puede verse claramente esta situación en
debe observar- se aun en procesos naturales: “La duración de un una relación de trabajo dentro de una fábrica. En segundo lugar, hay un
aprendizaje, el tiempo de un ejercicio, el nivel de aptitud, refieren a una saber que se constituye “de la observación y clasificación de los
regularidad, que es también una regla”. individuos, del registro, análisis y comparación de sus
El castigo disciplinario que es pertinente cuando no se observa la regla, comportamientos”.
tiene efectos claramente correctivos, y se instrumenta a través de un El ejercicio de la vigilancia permite la constitución de saberes sobre
sistema de gratificación-sanción, de castigo-recompensa que acentúa la aquellos que se vigilan; la observación regular, continua, que implica la
eficacia del proceso de corrección, de encauzamiento, de vigilancia, el “examen permanente e infinito”, produce conocimientos,
normalización. conocimientos que originan, constituyen, determinadas ciencias. La
La emergencia de la micropenalidad al interior de cada una de las psiquiatría, la pedagogía, la criminología, la medicina, la sociología, en
instituciones, revela la presencia de un poder al que el de la definitiva las “ciencias del hombre”, reconocen su nacimiento a partir
micropenalidad funcionaliza, como es el de la “norma”. A partir de esta de la observación, de la vigilancia, de la forma “examen”.
presencia es que se traza el límite que “habrá de definir las diferencias En la génesis de las ciencias del hombre hay una relación de poder que
respecto a todas las diferencias, la frontera exterior de lo anormal”. las funda. El hombre es convertido en un objeto de saber sometido a la
Pero la adscripción a un cuerpo social homogéneo no desdibuja las regularidad, a la continuidad sin rupturas de la vigilancia. Su cuerpo y su
diferencias entre individuos, ya que se establecen mecanismos de tiempo son dispuestos para el control, para luego ser registrados,
“clasificación, de jerarquización y distribución de rangos”. Advierte descriptos, analizados, calificados y comparados, para “saber” de ellos,
Foucault: las disciplinas, como vimos, individualizan, son una “anatomía “no para reducirlo a rasgos específicos como hacen los naturalistas, con
política del detalle”. los seres vivos, sino para mantenerlo en sus rasgos singulares, en su
Esta individualización propia de las disciplinas, tiene como característica evolución particular, en sus aptitudes o capacidades propias bajo la
la de ser descendente “a medida que el poder se vuelve más y más mirada de un saber permanente; y de otra parte la constitución de un
anónimo y más funcional, aquellos sobre los que se ejerce tienden a sistema comparativo, la medida de fenómenos globales, la descripción
estar más fuertemente individualizados”. de grupos, la caracterización de hechos colectivos, la estimación de las
desviaciones de los individuos, unos respecto de otros, y su distribución
Destacando la singularidad, el detalle, característicos de este sistema,
en una población”.
Foucault da cuenta de la cuarta función de las instituciones de
Este saber se ubica en la intersección de lo que se definió como
disciplina: obtener conocimientos, extraer un saber de y sobre los
“anatomía política”, por una parte, y biopolítica, por la otra. Un saber
individuos sometidos a la observación y controlados por los diferentes
que surge a partir de ciertas prácticas sociales de vigilancia. El poder
poderes.
produce saber y no existe relación de poder sin constitución de un
Esto puede entenderse de dos maneras. En primer lugar, los
campo de saber ni saber que no suponga y constituya al mismo tiempo
conocimientos que un individuo puede generar en sus tareas cotidianas,
una relación de poder.
11
El hombre productivo-obediente del capitalismo ligazón es sintética es lo mismo que decir que es política, o sea, activada
Está claro cuál es la función que desempeñan las instituciones por la dominación”.
disciplinarias para Foucault y cuáles, los mecanismos que utiliza; pero Para que sea posible la utilización de la fuerza de trabajo, ésta debe ser
habría que remarcar dos aspectos del proceso para situarlo en su real constituida como tal por el poder. Hay en esta afirmación de Foucault
dimensión. una pretensión explícita de marcar diferencias con cierta idea
Por un lado, estas instituciones no solamente buscan distribuir los formulada en principio por Hegel y luego retomada por “el Marx de la
cuerpos en los espacios y extraer o acumular tiempo en ellos, sino que juventud”, que define al trabajo como la esencia del hombre. Así, el
deben convenirse en un mecanismo eficaz donde se componen, sistema capitalista solamente debería tomar el trabajo del hombre y
concilian y articulan fuerzas. En las disciplinas, desde que se trata de convertirlo en “ganancia, plus-ganancia o plusvalor”.
obediencia y utilidad, los elementos mínimos no son tanto los cuerpos Pero Foucault va más allá y analiza así este proceso: “el sistema
singulares, sino los cuerpos relacionales. El cuerpo singular se convierte capitalista penetra mucho más profundamente en nuestra existencia.
en elemento que se puede colocar, mover, articular sobre otros. Su Tal como se instauró en el siglo XIX, este régimen se vio obligado a
arrojo o su fuerza no son ya las variables principales que lo definen, sino elaborar un conjunto de técnicas políticas, técnicas de poder, por las
el lugar que ocupa, el intervalo que cubre la regularidad, el orden según que el hombre se encuentra ligado al trabajo, por las que el cuerpo y el
el cual lleva a cabo sus desplazamientos. De acuerdo con esto, el cuerpo tiempo de los hombres se convierten en tiempo de trabajo y fuerza de
es segmento móvil de una máquina múltiple. No actúa como pieza trabajo y pueden ser efectivamente utilizados para transformarse en
adyacente o agregada sino que resulta engranaje inherente a un plus-ganacia. Pero para que haya plus-ganacia es preciso que haya sub-
mecanismo social. poder, es preciso que al nivel de la existencia del hombre se haya
En Vigilar y castigar Foucault lo explica de la siguiente manera: “es establecido una trama de poder político microscópico, capilar, capaz de
preciso, además, que las disciplinas hagan crecer el efecto de utilidad fijar a los hombres al aparato de producción, haciendo cie ellos agentes
propio de las multiplicidades, y que se vuelvan cada una de ellas más productivos, trabajadores”.
útiles que la simple suma de elementos: para que aumenten los efectos
El reconocimiento de estas formas de poder es, para Foucault, la
utilizables de lo múltiple es por lo que las disciplinas definen unas
posibilidad de reinterpretar algunas claves del funcionamiento del
tácticas de distribución, de ajuste recíproco de los cuerpos, de los gestos
sistema capitalista. Estas formas de poder y los saberes a los que ya nos
y de los ritmos, de diferenciación de las capacidades, de coordinación
referimos no se ubican en un supuesto espacio superestructural, no son
recíproca en relación con unos aparatos o unas tareas”.
expresión o reflejo ni reconducen las relaciones de producción. Foucault
Por otro lado, y como se ha sugerido antes, se trata de hacer del
rechaza el análisis basado en el modelo infra-superestructura. Las
individuo un sujeto útil, productivo. Para que se encuentre
formas de poder y los saberes están firmemente arraigados en la
efectivamente ligado al trabajo y no sea atraído, por ejemplo, al robo o
existencia de los hombres y en las relaciones de producción: “para que
al bandolerismo, se necesita de una serie de operaciones complejas que
existan las relaciones de producción que caracterizan a las sociedades
lo conecten sintéticamente con la tarea productiva. “Afirmar que la
capitalistas, es preciso que existan, además de ciertas determinaciones

12
económicas, estas relaciones de poder y estas formas de
funcionamiento del saber”.
Este análisis permite comprender una dimensión hasta el momento no
del todo visible en los modelos interpretativos del capitalismo. Fue el
desarrollo del capitalismo el que hizo necesario esta “mutación
tecnológica” del poder a partir del siglo XVIII; pero esa mutación, a la
vez, hizo posible el desarrollo del capitalismo. “Una implicación
perpetua de dos movimientos que de algún modo están engrampados
el uno con el otro”.
El despegue económico de Occidente comienza, entonces, con los
procedimientos que permiten la acumulación de capital. A un nivel más
general, dice Foucault: “los métodos para dirigir la acumulación de los
hombres han permitido un despegue político respecto de las formas de
poder tradicionales, rituales, costosas, violentas, y que, caídas pronto
en desuso, han sido sustituidas por todo una tecnología fina y calculada
del sometimiento. De hecho los dos procesos, acumulación de los
hombres y acumulación del capital, no pueden ser separados; no habría
sido posible resolver el problema de la acumulación de los hombres sin
el crecimiento de un aparato de producción capaz a la vez de
mantenerlos y utilizarlos; inversamente, las técnicas que hacen útil la
multiplicidad acumulativa de los hombres aceleran el movimiento de
acumulación de capital”.
El crecimiento de la economía capitalista ha exigido la modalidad
específica del poder.

13