Anda di halaman 1dari 3

Los hemisferios cerebrales y sus funciones

Tatiana Camargo
¿Qué son los hemisferios cerebrales?
El cerebro está constituido por dos mitades, la mitad derecha llamada hemisferio derecho y la mitad izquierda
llamada hemisferio izquierdo.
Ambos hemisferios están conectados entre sí por una estructura denominada Cuerpo Calloso, formado por millones
de fibras nerviosas que recorren todo el cerebro. Gracias a estas fibras, los dos hemisferios están continuamente
conectados.
Cada hemisferio está especializado en funciones diferentes, de ahí que uno de los aspectos fundamentales en la
organización del cerebro lo constituyan las diferencias funcionales que existen entre los dos hemisferios, ya que se ha
descubierto que cada uno de ellos está especializado en conductas distintas.
Conviene saber también, que existe una relación invertida entre los dos hemisferios y nuestro cuerpo. Por
consiguiente, el hemisferio derecho se encarga de coordinar el movimiento de la parte izquierda de nuestro cuerpo, y
el hemisferio izquierdo coordina la parte derecha.
Javier Caicedo
Funciones del hemisferio derecho
La parte derecha está relacionada con la expresión no verbal.
Está demostrado que en él se ubican la percepción u orientación espacial, la conducta emocional (facultad para
expresar y captar emociones), facultad para controlar los aspectos no verbales de la comunicación, intuición,
reconocimiento y recuerdo de caras, voces y melodías. El cerebro derecho piensa y recuerda en imágenes.
Diversos estudios han demostrado que las personas en las que su hemisferio dominante es el derecho estudian,
piensan, recuerdan y aprenden en imágenes, como si se tratara de una película sin sonido. Estas personas son muy
creativas y tienen muy desarrollada la imaginación.
Tatiana Sánchez
Funciones del hemisferio izquierdo
El hemisferio izquierdo es el dominante en la mayoría de los individuos. Parece ser que esta mitad es la más
compleja, está relacionada con la parte verbal.
En él se encuentran dos estructuras que están muy relacionadas con la capacidad lingüística del hombre, el "Área de
Broca" y "Área de Wernicke"(áreas especializadas en el lenguaje y exclusivas del ser humano).
La función específica del "Área de Broca" es la expresión oral, es el área que produce el habla.
Por consiguiente, un daño en esta zona produce afasia, es decir, imposibilita al sujeto para hablar y escribir.
El "Área de Wernicke" tiene como función específica la comprensión del lenguaje, ya que es el área receptiva del
habla. Si esta zona se daña se produce una dificultad para expresar y comprender el lenguaje.
Además de la función verbal, el hemisferio izquierdo tiene otras funciones como capacidad de análisis, capacidad de
hacer razonamientos lógicos, abstracciones, resolver problemas numéricos, aprender información teórica, hacer
deducciones...
Tatiana Camargo
¿Existe un hemisferio dominante?
El hemisferio que más se ha estudiado ha sido el izquierdo, ya que la mayoría de los estudios apuntan a que se trata
del hemisferio dominante.
Parece ser que en los diestros domina el hemisferio izquierdo, y en los zurdos el hemisferio derecho.
Pero esto no quiere decir que tanto zurdos como diestros no puedan desarrollar mejor el hemisferio no dominante, ya
que como se ha dicho anteriormente ambos están conectados.
De hecho, las personas que tienen el cerebro muy desarrollado, utilizan simultáneamente los dos hemisferios.
https://www.lechepuleva.es/nutricion-y-bienestar/los-hemisferios-cerebrales-y-sus-funciones
Javier Caicedo
Características de los hemisferios

Tatiana Sánchez
Los hemisferios cerebrales y la lateralidad
En la mayoría de las personas, se da una prevalencia de uno de los hemisferios, prevalencia que queda definida
alrededor de los cinco años de edad. Esta especialización lateral es lo que llamamos “lateralidad” o “lateralización”. La
lateralidad puede ser, por tanto, diestra o zurda en función del hemisferio cerebral dominante. Lo importante, para que
tengamos un buen desarrollo neurofisiológico, es que, independientemente de si es diestra o zurda, la lateralidad esté
bien definida; es decir, que sea homogénea.
Cuando esto no es así, cuando la prevalencia derecha o izquierda no está bien definida, es cuando hablamos
de trastorno de lateralidad o lateralidad cruzada.
La lateralización del cerebro humano es una condición normal, que no implica dominancia, asimetría o uso preferente
de una u otra mano. Se cree que el cerebro femenino posee una menor asimetría y lateralidad que el masculino. El
cerebro masculino, en cambio, debido a la influencia hormonal, ha sufrido una mayor modificación y lateralización.
Tatiana Camargo
Cómo afecta al desarrollo intelectual y emocional el trastorno de lateralidad
Dado que la definición de la lateralidad en nuestro sistema afecta a la organización de las funciones
superiores, cuando no se ha definido bien y se utiliza la parte derecha para realizar algunas funciones y la parte
izquierda para realizar otras (lateralidad cruzada o heterogénea), el trastorno afecta al aprendizaje del lenguaje y de
las matemáticas, a la capacidad analítica, lógica, de comprensión y concentración, a la percepción espacio-temporal,
al equilibrio, etc., impidiendo a la persona afectada desarrollar todo su potencial intelectual; una dificultad que en los
niños y adolescentes repercute en su rendimiento e integración escolar, y en los adultos se traduce en problemas
personales y laborales, provocando, en ambos casos, mucho sufrimiento: infravaloración, inseguridad, fracaso
escolar, problemas de relación, angustia, preocupación en la familia, etc.
Un ejemplo de lateralidad cruzada fácilmente detectable es el de una persona que es zurda de mano y brazo, pero
diestra de ojo, pierna u otros campos neuromusculares.
Un 25 % de la población (niños, adolescentes y adultos) sufre problemas de lateralidad; un trastorno que, si se
diagnostica con la precisión correcta y se trata con la terapia adecuada, tiene cura, sin recaídas posteriores.
Es necesario aclarar que el trastorno de lateralidad no es un trastorno psicológico, de personalidad o psiquiátrico
(aunque el hecho de padecerlo pueda ocasionar, como consecuencia, problemas de este tipo). La lateralidad es un
trastorno neurofisiológico (del sistema nervioso): los influjos nerviosos que proceden de cada lado del cuerpo y que
deberían confluir en los lados opuestos del cerebro no circulan ordenadamente. Y es hereditario.
http://lateralidad.com/que-es-el-trastorno-de-lateralidad/
Javier Caicedo
ROGER SPERRY Premio Nobel de fisiología y medicina en 1981 por sus estudios sobre el Cerebro partido.
ROGER SPERRY Analizó las diferentes formas de “ver el mundo” que tienen ambos hemisferios, y llegó a la
conclusión de que cada uno de ellos, aunque contienen áreas funcionalmente similares, perciben la información
disponible de manera muy diferente.
Los estudios del Dr. Sperry demostraron que tanto el hemisferio izquierdo como el derecho están especializados en
diferentes habilidades, sin que puede hablarse de “dominancia” sino de coordinación entre ambos. Denominó a este
campo de investigación ESPECIALIZACIÓN FUNCIONAL DE LOS HEMISFERIOS CEREBRALES.
https://es.slideshare.net/manueluz6/lateralidad-cerebral
Tatiana Sánchez
Especialización hemisférica
Por estudios realizados hace ya algún tiempo, lo que comúnmente se sabe es que el hemisferio derecho controla el
lado izquierdo del cuerpo y que el hemisferio izquierdo controla el lado derecho del cuerpo. Esto es cierto y concuerda
con la noción de simetría cerebral. Pues podemos afirmar entonces las funciones cerebrales que se realizan en un
determinado punto del hemisferio derecho se realizan entonces en un punto simétrico en el hemisferio izquierdo,
¿pero ¿qué tan cierto es esto?
Podemos poner como ejemplo una situación empírica y cotidiana sobre este asunto: imaginemos por un momento que
alzamos nuestra mano izquierda cerrando el puño durante algunos segundos, después la bajamos y levantamos la
mano derecha, a la misma altura, durante algunos segundos. Descubrimos entonces que podemos hacerlo sin
dificultad, pero ahora imaginemos que tomamos un lápiz con nuestra mano derecha y comenzamos a escribir nuestro
nombre e inmediatamente después tomamos el mismo lápiz con la mano izquierda e intentamos escribir. ¿Lo
haríamos igual de fácil?
Algo sucedió en nuestro organismo que provocó que no obtuviéramos resultados tan satisfactorios. Esta es una
prueba de que la aparente simetría del cuerpo es engañosa. Con el cerebro la simetría es igual de engañosa, pues
probablemente la parte encargada de controlar una de las manos no pudo desenvolver tan bien su papel como lo
hubiese hecho el otro lado.
Se considera entonces como especialización hemisférica a la realidad de aquella diferencia atómica, bioquímica y
funcional del hemisferio derecho con respecto al hemisferio izquierdo. En realidad, lo que sucede es que estas
diferencias de cada hemisferio contribuyen de manera complementaria para lograr una unidad.
http://especializacionhemisferica.blogspot.com/