Anda di halaman 1dari 2

ORIENTACION VOCACIONAL

Diana Aisenson – aprendizaje, sujetos y escenarios (paradigmas de la Orientación


Vocacional)
En primera medida es necesario destacar que la psicología de la orientación se enfoca en cuestiones que conciernen a
las transiciones de las personas a lo largo de la vida. Ahora bien, la línea de investigación desarrollada estudia:

 Las intenciones para el futuro que construyen los adolescentes que finalizan la escuela media, como anticipan y
se preparan para las transiciones.
 Las representaciones que tienen acerca de sí, del estudio, de las profesiones, del futuro y las significaciones que
otorgan a proyectos y trayectorias que van construyendo.
 Los procesos subjetivos de construcción, en un contexto caracterizado por el empobrecimiento económico y la
crisis social de la población.

Cabe destacar que los fundamentos conceptuales de la investigación no solamente se basan de las teorías clásicas de la
orientación y de los desarrollos actuales de la psicología de la orientación, sino también en los aportes de diversas
disciplinas de las ciencias humanas y sociales, y de los aportes de la psicología social, el psicoanálisis, la prevención, la
psicología comunitaria y el counseling. Así mismo, uno de los aportes más significativos fue el de Jean Guichard, éste
señalo el peso del sistema escolar y de sus reglas en la configuración de las representaciones de los jóvenes acerca de sí,
del futuro, de los estudios y formaciones y de los trabajos. Hilando más fino, la teoría elaborada por Jean Guichard
plantea que el individuo se construye en “formas identitarias” diferentes en función de los contextos y de las
interacciones con las cuales se compromete, según su posiciones en diferentes campos sociales. Estas formas se
configuran a partir de las representaciones de los “prototipos identitarios” de la sociedad en la que vive. Es decir, la
construcción de sí es una actividad continua de “personalización” que encuentra su dinámica no solamente por los
modos de reflexividad del psiquismo (analizar las formas identitarias actuales), sino también por el escenario social
fluctuante que puede establecer nuevos prototipos identitarios. Por último, no está de más destacar que las elecciones
del sujeto son continuas y basadas en el proceso de personalización.

PARADIGMAS VOCACIONALES
En realidad estamos hablando de síntesis teóricas en tres periodos paradigmáticos en la evolución de la orientación
vocacional.
 Primer paradigma: el enfoque de rasgos y factores, fundamentado en la psicología diferencial, es establecido
por el modelo de Parson a comienzos del siglo XX en un contexto caracterizado por cambios tecnológicos, éxodo
rural y el nacimiento de nuevos oficios. Por tales características situacionales, dicho modelo resulto
paradigmático, pues en él se proponen 3 postulados básicos: 1) los individuos difieren unos de otros en los
rasgos que poseen, 2) las profesiones difieren en las exigencias que requieren y 3) es posible asociar sujetos a
profesiones. Los mismos aplicados en forma operativa implican que a partir de medir los rasgos individuales es
posible predecir de que manera los sujetos van a adaptarse a las profesiones. Ahora bien, la orientación
vocacional desde este enfoque se propone como objetivo el apareamiento entre las personas y las profesiones.
En relación al objetivo, la función del orientador es evaluar los rasgos personales de los jóvenes, sobre todo a
partir de sus aptitudes, y aconsejarles la mejor correspondencia con los oficios y profesiones del mercado
laboral. A mediados del 50 surgen las limitaciones de este modelo. Se lo considero estático por no tener en
cuenta los cambios en la vida de las personas, ni las transformaciones en el mundo del trabajo y las profesiones.
Además, se observa que el valor predictivo de los test no resulta el esperado y que solo reflejan algunas
dimensiones y no a toda la persona.
 Segundo paradigma: a partir de los aporte de las teorías psicodinamicas, del psicoanálisis y de la fenomenología,
se inicia un nuevo enfoque fundamentado en la psicología del desarrollo y en la teoría de la personalidad. Sus
mayores exponentes son: Ginzberg, Anne Roe y Donald Super. El primero de ellos, junto con otros autores
(Gisunbur, Axelrad y Herma), plantea una concepción de la elección profesional desde la perspectiva del
desarrollo. En este sentido, postula un esquema de periodos y estadios entre los 6 y los 25 años, afirmando que
la elección de una profesión pasa por tres fases: 1 imaginación, 2 ensayo (intereses, capacidades y valores) y 3
realista (exploración, cristalización y especificación). El segundo de ellos, es decir, Ann Roe, señala que las
primeras relaciones emocionales y el clima familiar son determinantes importantes (a pesar de que el libro diga
determinante yo creo que son en realidad condicionantes) de la elección. Y por último, Donald Super, éste no
solo define la carrera como la secuencia de profesiones, empleos y situaciones desarrolladas durante el curso de
la vida de un individuo, sino que también, tomando la teoría de Havighurst, describe las tareas vocacionales
requeridas en cada etapa evolutiva. Uno de los aportes más significativos de Super fue destacar y definir de la
madurez vocacional para cada periodo a lo largo dl curso de la vida, es decir, la madurez es parte fundamental
en el desarrollo profesional, ésta no se encuentra madura al finalizar la secundaria por ello el hecho que los
jóvenes no estén preparados para tomar una decisión profesional, pues, aun no a han alcanzado una
comprensión de ellos mismos ni del mundo del trabajo que justifique la elección de una formación profesional.
En fin, teniendo en cuenta el enfoque, los objetivos que se plantea la orientación son: lograr la madurez
vocacional y el planeamiento de la carrera. Mientras que la función del orientador es ayudar a su desarrollo.
 Tercer paradigma: surge en el 70 a partir de sucesivas transformaciones en los planos social, económico, político
y cultural, como consecuencia de las nuevas tecnologías, la mundialización de la economía y el trabajo y la
entrada en la era de la información. Por tales motivos, el contexto adquiere importancia en las elecciones de las
personas y en la trayectoria de formación y de trabajo que desarrollan, es decir, hay un entrecruzamiento del
contexto con la elección. Se establecen así enfoques pluridisciplinares que aborden las interacciones de los
sujetos con sus contextos, estos modelos son:
- Modelo meta – teórico: desarrolla una metodología de investigación que toma como unidad de análisis la
persona en contexto, y teniendo en cuenta tanto el desarrollo de la persona como el del contexto. Así
mismo, integra modelos teóricos que enfocan las situaciones contextuales que definen las transiciones la
niñez a la de edad adulta, y de la escuela al trabajo.
- Modelo cognitivo – comportamental (aprendizaje para el asesoramiento de carrera): basándose en el
enfoque de Bandura se propone facilitar el aprendizaje de habilidades, intereses, creencias, valores, hábitos
del trabajo y cualidades personales, que habiliten a cada persona a crear una vida satisfactoria dentro de un
ambiente de trabajo que es fluctuante. En este sentido, la tarea del orientador es promover el aprendizaje,
para ello diseña e implementa nuevas experiencias que incluyen cuestiones tanto personales como la del
contexto.
- Construccionismo social de Bruner: se señala la importancia de la construcción de herramientas simbólicas
que posibiliten ampliar el horizonte de posibilidades para lograr equidad, frente a la precariedad educativa y
laboral,y enfrentar las injusticias sociales, permitiendo que estas injusticias sociales no se naturalicen.
- Ulla Kann: destaca la responsabilidad de los orientadores profesionales, pues estos tienen la posibilidad de
ayudar a las personas y que a veces no son CC de ello. En este sentido, termina señalado que las practicas
de la orientación pueden ayudar a transformas las condiciones y posibilidades de vida y de trabajo, o a
domesticar.