Anda di halaman 1dari 54

Actitudes docentes y autoestima de los estudiantes del

primer grado de secundaria de la institución educativa Nº


89002, Chimbote - 2016.

TESIS PARA OBTENER EL GRADO ACADÉMICO DE MAGISTER EN


PSICOLOGÍA EDUCATIVA

AUTOR:

Br. PAJUELO PAJUELO, Juan Mauro

ASESOR:

Dr. LÓPEZ ROBLES Edwin

SECCIÓN:
Educación e idiomas

LÍNEA DE INVESTIGACIÓN:
Atención integral del infante, niño y adolescente

PERÚ – 2016
ÍNDICE

Página

PÁGINA DEL JURADO ii

DEDICATORIA iii

AGRADECIMIENTO iv

DECLARACIÓN JURADA DE AUTENTICIDAD v

PRESENTACIÓN vi

ÍNDICE vii

RESUMEN ix

ABSTRACT x

I. INTRODUCCIÓN 11

I.1 Problema

I.2 Objetivos

II. MARCO METODOLÓGICO

II.1 Variables

II.2 Operacionalización de variables

II.3 Metodología

II.4 Tipo de estudio

II.5 Diseño

II.6 Población, muestra y muestreo

II.7 Técnicas e instrumentos de recolección de datos

II.8 Método de análisis de datos

II.9 Aspectos éticos

III. RESULTADOS
IV. DISCUSIÓN

V. CONCLUSIONES vii

VI. RECOMENDACIONES

VII. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

VIII. ANEXOS:

Anexo 1: Artículo científico

Anexo 2: Base de datos

Anexo 3: Instrumentos

Anexo 4: Validación

Anexo 5: Programa

Anexo 6: Matriz de consistencia

Anexo 7: Evidencias

viii
RESUMEN

La investigación titulada “Relación entre actitudes docentes y autoestima de los estudiantes


del primer grado de secundaria de la Institución Educativa N°89002 – Gloriosa 329”, tiene como
objetivo principal determinar la relación que existe entre la del actitud docente, aquellas situaciones
en que el docente es el principal responsable que exista una atmósfera de desarrollo, interesándose
por cada alumno, lo que le afecta, transmitiendo su afecto y apoyo en la vida de los alumnos, con la
autoestima de los estudiantes, aquello que definirá más adelante su comportamiento, valoración y
expectativas que tenga de sí mismo.

La investigación es de tipo correlacional, el cual para establecer si esa relación determina la


autoestima de los alumnos, la investigación se ha centrado en la Institución Educativa “Gloriosa 329”,
trabajándose con una muestra representativa de 102 alumnos de forma aleatoria del primer grado de
secundaria, seleccionados indiscriminadamente entre hombres y mujeres, provenientes de diversos
estratos sociales, principalmente de hogares de condición económica baja a quienes se les aplico el
inventario de autoestima Coopersmith y una encuesta tipo Likert, procesándose los resultados
estadísticos con el software estadístico StatAssist. Y para el análisis de los datos reunidos en esta
investigación, se aplicó el estadístico chi cuadrado, que nos permite determinar si las dos variables
están o no relacionados. Con respecto a los instrumentos utilizados para la investigación, sobre todo
para medir las actitudes de los docentes como es la escala Likert, nos ha proporcionado un
instrumento adecuado para evaluar las actitudes de los docentes.

Tras el estudio realizado con alto nivel de confiabilidad, y con los resultados de la
investigación se ha podido demostrar y aceptar la hipótesis planteada la correlación existente entre
las actitudes docentes y la autoestima de los estudiantes del primer grado de secundaria de la
institución Educativa N°89002 – Gloriosa 329. En otras palabras se puede afirmar dada las pruebas
científicas que la variable autoestima es afectada por la actitud docente.

ABSTRAC
The research entitled "Relation between teaching attitudes and self-esteem of the students of the
first grade of secondary education of Educational Institution No. 89002 - Gloriosa 329", has as main
objective to determine the relation that exists between the one of the teaching attitude, those
situations in which the Teacher is the main responsible for an atmosphere of development, being
interested in each student, what affects him, transmitting his affection and support in the lives of
students, with the students' self-esteem, what will later define their behavior, assessment And
expectations you have of yourself.

The research is of a correlational type, which in order to establish if this relationship determines the
students' self-esteem, the research has focused on the Educational Institution "Gloriosa 329",
working with a representative sample of 102 students randomly of the first degree of Secondary
education, selected indiscriminately between men and women, from different social strata, mainly
from low-income households with the Coopersmith self-esteem inventory and a Likert-type survey,
and statistical results were processed using statistical software StatAssist. And for the analysis of the
data gathered in this research, the chi-square statistic was applied, which allows us to determine
whether the two variables are related or not. With regard to the instruments used for research,
especially to measure teachers 'attitudes such as the Likert scale, has provided us with an appropriate
instrument to evaluate teachers' attitudes.

After the study carried out with a high level of reliability, and with the results of the research, it has
been possible to demonstrate and accept the hypothesis raised the correlation between the teaching
attitudes and the self-esteem of the students of the first grade of the educational institution N °
89002 - Gloriosa 329. In other words it can be affirmed given the scientific evidence that the self-
esteem variable is affected by the teaching attitude.
INTRODUCCIÓN

1.1. Problema

El progreso científico en las distintas áreas del conocimiento humano, ha permitido a la


humanidad dar grandes pasos en su desarrollo en los diversos campos del saber. En lo referente a los
valores morales y éticos aún no es un tema resuelto por lo complejo de los temas y por la carga
subjetiva que conlleva. Además, por el hecho de ser inherente a la complejidad del ser humano, el
llegar a un consenso se nos hace complicado el resolver variados problemas, sobre todo, en lo
relacionado a la formación de la persona en sus diversas capacidades, en especial de aquellos valores
adquiridos desde la infancia o de la circunstancia actual familiar, aún inclusive las condicionadas por
otros factores, como el económico, raza o religión y cultura. En ese proceso de formación no debe
dejarse de lado tanto a los padres, tutores, y otros modelos sociales como los mismos docentes
influyentes en la formación de valores y actitudes y hasta el grado de autoestima que deben
manifestarse en las personas. De igual modo, no se deja de lado el actuar docente de una institución
educativa, por estar involucrados directamente, las mismas que colaboran o atentan contra el
desarrollo integral, psicológico, espiritual y/o la propia autoestima de los que están a su cargo.

El hecho de ser educadores que trasmiten valores en su actuar, además de ser necesarios e
inherentes en la educación, se ha tomar interés en ellos por ser un elemento importante en la
transmisión de valores y constructores de una sociedad que se desarrolla y adquiere identidad
cultural. El hecho de vivir actualmente en una sociedad secularizada que de la mano del positivismo
quien ha introducido la separación del mundo privado – moral, afectos, espiritualidad – con lo
exterior, con lo material o pragmático, hace de su tarea educativa aún más complicada y en un tema
nada sencillo de resolver, entendiéndose que su conceptualización de esa realidad ha cambiado y se
sigue en función a criterios filosóficos que se modifican en el tiempo ahora necesarios para entender,
analizar y comprender la totalidad de la existencia.

La Logne (1990), se plantea la pregunta ¿qué valores nos proponemos como objetivos en la
educación que consideren al hombre en el sentido de ayudarlo a ser más persona? El responder a
esta pregunta conlleva agregar otras, como: si tiene sentido o no, o ¿de qué o quien depende su
valoración? ¿Su valor depende de lo que sentimos por ellos? ¿de un concepto filosófico? ¿de las
circunstancias? Las respuestas dan como resultado toda una serie de discusiones filosóficas, como se
ve principalmente entre el subjetivismo axiológico y el objetivismo.

Los cambios en la educación se vienen haciendo más complejos ante las exigencias que la
misma sociedad trae consigo. En esta realidad y contexto, el educar sobre todo en valores desde una
Institución Educativa y los docentes involucrados, han de procurar que los alumnos posean, entre
otros, una alta autoestima, un pensamiento autónomo y crítico, inquisitivo y otros valores más de
manera que les permita desenvolverse en la sociedad en la que viven. En este reto, ya demostrada
por la psicología, como elemento importante ha de incluir la autoestima como factor necesario en la
educación, dada la incidencia que tiene en su formación y desarrollo personal, tanto en lo académico
como en otros aspectos indicativos de la personalidad, como así lo señalan los investigadores: “la
autoestima (autodominio, auto motivación y las habilidades emocionales) influye en el desarrollo
intelectual” (Polaino, 1998 y Goleman, 1996). Es un elemento más entre los diversos factores que
configuran la persona y lo que puede ir en contra de ella.

Como se puede deducir, en la formación escolar no debe de estar al margen la autoestima de


los docentes. A este respecto, ya existen diversas investigaciones sobre conductas y actitudes de los
docentes en el aula, detectándose el condicionamiento de esa forma de educar, con una escala de
valores propios, originando una relación positiva o negativa con los estudiantes, o afectando en
muchos casos la autoestima de los estudiantes.

Desde que la vocación los llama a ser educadores se comprometen y se hacen responsables
de la calidad de su compromiso pedagógico y profesional, del conocimiento o el desconocimiento de
los procesos pedagógico para un mayor y mejor resultado en la formación axiológica como en el
rendimiento académico de aquellos a quienes forman. En esta labor se hace presente la identidad del
docente y la valoración que presente su autoestima, porque tanto él como todos, también somos
producto de una formación y de la calidad de formación que se va recibiendo a lo largo de la vida,
que va condicionando nuestro carácter y nuestro saber, como el tipo de afectividad, la atención y los
cuidados que recibimos desde la infancia, el tipo de educación y el contexto que nos rodea, ellos
aflorarán a la hora de impartir conocimiento.

Pero, a pesar de ello, pesar de los avances del conocimiento aún existen muchos docentes
quienes piensan que la autoestima es un asunto que debería ser tratada exclusivamente por los
psicólogos, justificando su actuar profesional que ciertamente dejan mucho que desear, incluso a
nivel personal muestran una deficiencia ética y una pobre formación, repercutiendo en su propia
autoestima que lamentablemente los lleva a actuar en contra de sus alumnos como así mismos que
puede ser una forma de ocultar sus falencias.

En estas circunstancias, el hecho del convivir socialmente y educativamente demandan en el


alumno la necesidad de establecer vínculos afectivos que le provean seguridad y una valoración
apropiada de sí mismo para que sea capaz de elaborar su propia escala de valores y desenvolverse en
una sociedad cambiante. En esa relación armoniosa que debe de existir entre el docente y el alumno,
los primeros al estar involucrados y comprometidos, son los que se convierten en sus principales
proveedores de mensajes, informaciones y conocimientos que ha de permitir en los segundos
construir su propia imagen positiva en la sociedad (De Tejada, 2009)

Está comprobado que en la relación entre docente y alumno no solo es el proceso de


enseñanza - aprendizaje, sino también concurre el trato subjetivo - afectivo con el que se expresan
con cada uno de los distintos caracteres que presentan los niños y niñas, precisamente, son a ellos a
quienes se muestran actitudes y valores ya enraizadas en el docente, los mismos que generan
empatía o antipatía. Los conocimientos, sus valores y su propia autoestima, en el trato diario con
diversos caracteres, además de su forma de ser, sus creencias y expectativas, el clima del aula que
genera su actuación, la opinión sobre sí mismo, y otros aspectos más, hacen que los estudiantes se
formen una opinión positiva o negativa, equivocada o no del docente que lo acompaña en su
formación. Si un alumno no se siente valorado y querido su motivación baja considerablemente,
reflejándose luego en su rendimiento académico, es así porque los maestros son modelos que
trasmiten valores hacia los estudiantes, son ellos los que aprenden aquellos valores, normas,
creencias, actitudes (OEI – 2014)

Eso hace del maestro alguien importante en la vida personal del estudiante, pues también se
ha encargado de moldear la personalidad del alumno, entonces se comprende entonces que las
actitudes que muestran ahora también son el producto de la formación recibida. De lo positivo o
negativo de la acción que manifieste el docente, el alumno ha de elaborar una concepción valorativa
en cuanto a la personalidad de su maestro, de allí que algunos sean más apreciados, y otros vistos
como autoritarios, otros como apáticos, y otros como educadores que “no saben nada”. Ciertamente,
esta es una valoración personal y subjetiva, incluso relativa, pero que se convierten en motivaciones o
desmotivaciones para el aprendizaje que revierte de una manera u otra influyen en su propia
autoestima (Covarrubias P. – Piña R. 2004)

Como parte involucrada en la vida de todo estudiante, en una sociedad actual como la
nuestra, el maestro educador es necesaria, pues, en las diversas etapas de su vida forma parte de su
desarrollo personal, no existe aprendizaje fuera de la sociedad que le rodea con todos los valores
implicados. La persona no aprende por sí mismo, necesita del apoyo tanto afectivo como cognitivo
para desarrollarse, construir y mantener un aprendizaje dirigido a metas, en conformidad con el
aprendizaje de los valores que los guían, en todas las etapas de su vida, pues según Briggs (2004), la
autoestima de los niños no se forma solamente en una etapa, pues es un ser sujeto a cambios, por lo
que en la familia y la escuela el niño o niña deben de crecer seguros y confiados para que puedan
superar las dificultades de la vida con recursos que surgen de una mayor valoración personal (Mirella
Leticia 2009). En este proceso, la escuela junto a sus profesores debe de convertirse en todo
momento en una institución que esté en búsqueda de cambios que puedan mejorar la calidad de la
enseñanza y mejorar las relaciones humanas. Comprometidos en esta tarea, el docente es quien debe
revisar sus prácticas pedagógicas, no solo en el contenido que está trabajando o evaluando sólo el
aspecto cognitivo, sino también a de tener en cuenta el aspecto subjetivo y lo que el estudiante es
capaz de ofrecer. Al evaluarse el docente ha de preguntarse entre otras ¿Qué favorece al alumno para
mejor rendimiento académico?, y sobre todo, el hecho de ser profesional pedagógico, debe revisar
sus propias actitudes personales y las prácticas propias de la enseñanza.

Todos recordamos a nuestros profesores, sobre todo de algunos dejaron marcadas huellas en
nuestras vidas personales, unos de manera alegre y amorosa, otros de una forma dolorosa por haber
tenido que pasar por situaciones vejatorias y humillantes, haciendo que la figura del maestro se
tornase detestable, son tales actitudes los que tienen efectos permanentes ya sea en sentido positivo
o negativo en la vida de cada persona. En todo docente, en su desarrollo profesional ha de estar
patente la ética, el respeto y la vocación personal. La afectividad existente en el proceso de
enseñanza - aprendizaje debe ser reciproca o permeada en valores verdaderamente humanas.

Enseñar y aprender es una relación de causa efecto, es el intercambio de información y


experiencias personales entre el alumno y el maestro. En esta relación, el vínculo afectivo se
encuentra involucrado y se convierte en un gran facilitador en el proceso de enseñanza aprendizaje.
Cuanto más exista ese vínculo afectivo, en el que el estudiante se sienta querido o aceptado,
reconocido en sus capacidades, facilitará su interés en su aprendizaje. Para que pueda darse eso

Situándonos a favor de aquellos investigadores que tienen el anhelo de elaborar estrategias


dirigidas a mejorar los aprendizajes de los alumnos, el diagnosticar los factores que hacen del
estudiante una persona de éxito o fracaso relacionadas con los menores que estudian en la
Institución Educativa “Gloriosa 329”, describimos un aspecto más, como elemento externo de los que
forma parte el ambiente del alumno, en el que se encuentra involucrado directamente con el
estudiante, como lo son los docentes de la Institución Educativa, determinamos la autoestima que
tienen los estudiantes de sí mismos, y de los efectos relacionados por la interacción que se origina
entre profesores y compañeros, al igual que la interacción entre docente – alumno. Entre muchas,
esta investigación no es ni será la única que se realizará sobre la autoestima y los factores
relacionados sobre la incidencia en su autovaloración que muestran de sí mismos los estudiantes por
su importancia que tiene en otros aspectos relacionados con nuestra experiencia de vida diaria.

Así lo demuestran las numerosas investigaciones realizadas preferentemente sobre la


autoestima y el cómo influye en el rendimiento académico de los estudiantes, razón tenida en cuenta
como el factor docente, dada la estrecha relación que existe en el binomio docente – alumno, nos
permite demostrar la estrecha relación que existe entre ambos, los influencia que ejercen sobre la
autoestima de los estudiantes, y además de aquellas actitudes y conductas que tienen mayor
incidencia, como la comunidad educativa, sus características y circunstancias, conocimiento que nos
capaces de construir una atmósfera adecuada que facilite y estimule la expresión del alumno, la
aceptación de sí mismo y de los demás.

Entre otras investigaciones realizadas sobre la autoestima consideramos los siguientes:

Coopersmith (1978), EE.UU. “Inventario de autoestima”, con niños que asistían a escuelas
públicas en Connecticut, encontró relación altamente significativa entre el rendimiento escolar y la
autoestima de los escolares.

En la misma línea, Fitts (1965) ya había descrito la autoestima como un constructo


multidimensional, reflejando el nivel total de auto concepto. En concreto señaló ocho componentes,
cinco externos: físico, moral, personal, familiar y social, y tres internos: identidad, autosatisfacción y
conducta, todos ellos hacen de la autoestima modificable.

Panizo, M. (1985), Pontificia Universidad Católica del Perú, en Lima, "Autoestima y


Rendimiento Escolar", realiza un estudio comparativo donde investiga sobre los niveles de autoestima
y el rendimiento escolar. La población osciló entre los 10 y 12 años de edad, del quinto grado, de
distinta clase social; para lo cual tradujo y validó la prueba de Stanley Coopersmith (1978): Inventario
de la Autoestima forma escolar. En sus resultados encuentra que existe una asociación significativa
entre estas dos variables. Los sujetos con autoestima alta tenían un alto rendimiento escolar. También
haya diferencias de acuerdo al sexo; los varones obtienen mayor puntaje en el nivel de la autoestima
que las mujeres.

Adaneri, (1999), en sus conclusiones de Tesis “Influencia positiva de la Autoestima en el


rendimiento escolar en la I.E. 10797 de Micaela Bastidas” de J. L Ortiz, determinó lo siguiente: si la
autoestima es positiva, ésta ayuda a la construcción de aprendizajes, pero si es negativa, se dificulta
su rendimiento académico. Este resultado refrenda una vez más las diversas investigaciones sobre
autoestima. Por ello, los que lo rodean al joven o estudiante requieren de una influencia positiva que
ayude a elevar el autoconocimiento de sí mismos. Juegan un papel importante en los estudiantes
para lograrlo los padres y los maestros, por lo que requiere de ambos para utilizar estrategias
pertinentes que ayuden a los mismos a mejorar dicho desarrollo, facilitando la construcción de los
aprendizajes.

Malabrigo (2001), en su trabajo de investigación titulado: “Influencia de un programa de


Autoestima en el Rendimiento Académico de los estudiantes del 1er ciclo de Ciencia Agraria de la
Universidad privada Antenor Orrego de Trujillo, llegó a la siguiente conclusión: el programa de
Autoestima aplicado, influyó significativamente en el rendimiento académico de los estudiantes del
1er ciclo de Ciencia Agrarias de la Universidad Antenor Orrego de Trujillo; el rendimiento académico
de los estudiantes es significativamente influido por la experiencia de una autoestima positiva o alta;
la autoestima alta beneficia por igual tanto a educandos del sexo femenino como masculino; y, las
mejoras que se obtienen en todas las dimensiones de la autoestima son significativas.

En este otro estudio realizado en educación primaria sobre los efectos de la baja autoestima
(Guay, Pantano y Boivin (2003), se comprobó que el rendimiento académico tenía efectos sobre la
autoestima de los estudiantes y viceversa. El éxito o el fracaso en sus estudios parecen relacionarse
con la autoestima. Los estudiantes que repiten poseen menor autoestima y mayor ansiedad y
aislamiento que los que no repiten. Los estudiantes que necesitan mejorar sus calificaciones
escolares, se auto perciben con una autoestima menor, lo cual en consecuencia genera una respuesta
negativa sobre todo en sus actitudes. Y si la relación alumno maestro es negativa, más el rendimiento
académico, la respuesta del alumno contra sí mismo es pobre, y como resultado se manifiestan
actitudes negativas, como por ejemplo rebeldía ante la autoridad.

Villalobos (2005), en su tesis titulada: programa de Autoestima y el Aprendizaje de los


estudiantes de 3er grado de Educación Secundaria de la I.E. los Pinos, llegó a la siguiente conclusión:
los estudiantes comprendidos en la muestra que constituyen el grupo de control exhibieron un bajo
nivel de autoestima y deficiente rendimiento académico en las asignaturas consideradas para el
estudio; los estudiantes que construyeron el grupo experimental evidenciaron un desarrollo positivo
tanto en los niveles de Autoestima como de aprendizaje, luego de la aplicación del programa de
Autoestima, lo cual fue convalidado con la prueba de hipótesis correspondiente, al 95% de
confiabilidad, verificándose el efecto positivo de la misma.

Ushiñahua (2008), en su estudio” programa de desarrollo de la autoestima y su influencia en


el rendimiento académico de los estudiantes de cuarto grado de educación Secundaria de la
Institución educativa Virgen del Carmen del Alto Trujillo” Concluye que la aplicación del programa de
desarrollo de la autoestima influyó en forma altamente significativa en el rendimiento académico de
los estudiantes del cuarto grado de educación secundaria de la I.E.” Virgen del Carmen”.

Watson (2003) han descrito la enseñanza como un proceso intensamente psicológico y creen
la capacidad del maestro para mantener la clase productiva entornos, motivar a los estudiantes, y
tomar decisiones depende de sus cualidades personales y la capacidad de crear relaciones personales
con sus estudiantes. Estas actitudes y acciones efectivas empleado por los maestros en última
instancia, puede hacer una diferencia positiva en las vidas de sus estudiantes
En trabajos de investigación realizados sobre la autoestima, como el de Ticona (1998) entre
otros ya se va tomando conciencia y dándole mayor relevancia al aspecto relacional en una
institución. La conclusión que obtiene y confirma en cuanto a la actitud mostrada por los alumnos
influye en sus aprendizajes.

También en otra indagación realizada por Diaz María (2010) con alumnos del tercer grado de
secundaria en Lima, trató de determinar si existe o no influencia de la autoestima en cuanto al
rendimiento académico de los estudiantes, tomando como muestra de investigación a setenta
estudiantes de la I.E. José Granda del distrito de San Martin de Porres utilizando un test de
autoestima, el resultado de su investigación fue que existe influencia relevante de la autoestima en el
rendimiento académico de estos alumnos. Es una muestra más que los factores externos e incluso
internos influyen en el rendimiento escolar de los alumnos. Posteriormente, en su trabajo de
investigación realizada por Acuña José (2013), en su tesis para obtener el grado de Maestría con el
título Autoestima y Rendimiento académico cita a de Díaz María (2010), quien menciona la existencia
de factores externos como internos influyen sobre el rendimiento académico de los estudiantes.

Bolivar R. (2006), señala que la autoestima que desarrollan las personas en su vida diaria, ya
sean provechosas o destructivas influyen en la formación de su propio auto concepto. Para poder
tener en cuenta las críticas, la persona tiene que tener seguridad de sí mismo para poder discernir
cuál crítica va a favor y cuál en contra de su integridad como persona. Una crítica negativa es capaz de
aplastar a una persona y de afectar en gran medida la auto estima, llevándolo incluso a sentirse en un
verdadero fracaso, y ha de apreciar en un sentido negativo a la vida que lleva.

El presente trabajo de investigación, es un un aporte a la educación a lo ya realizado sobre la


autoestima, sobre todo describiendo un factor presente en el proceso enseñanza aprendizaje
presentándose como una problemática real y concreta como es, la baja autoestima de los alumnos de
primer año que estudian en la Institución Educativa N°89002.

Con los datos encontrados, sobre todo en el tema motivacional en las que los docentes, dado
que, por encontrarse en contacto directo con los alumnos, modifican actitudes negativas propias del
carácter o aprendidas afecten de manera negativa en su relación con los estudiantes

Se identifican aspectos relacionadas a la conducta personal que inciden en el problema


mencionado, de tal manera que busca revalorar su trato profesional con los estudiantes mediante la
práctica de actitudes positivas, la aplicación de nuevas metodologías o de nuevos conocimientos,
logrando generar un beneficio en los alumnos en cuanto a su desarrollo integral, puesto que
cconcebimos a la educación como un proceso perfeccionamiento intencional de la persona humana,
mediante un clima cordial y solidario, y una actividad bien prevista, realizada y evaluada, por
profesionales y de expertos, sobre todo de la psicología. (OEI. 2009)

Se reconoce la autoestima como factor que incide de manera determinante en los aspectos
relacionados e implicados en el proceso enseñanza – aprendizaje, es necesario considerar este
aspecto de la Autoestima por la importancia que tiene en la educación integral que reciben los
estudiantes. La autoestima y la actitud del docente condicionan a los alumnos para que sean capaces
de responder a las diversas tareas que se le pueda imponer, en el colegio.

Entre las numerosas investigaciones realizadas sobre la autoestima, y cómo influye en el


rendimiento académico de los alumnos, es uno de esos factores tomadas en cuenta definitivamente,
son los profesores los que ejercen influencia sobre la autoestima de sus alumnos. Al reconocer
previamente con esta investigación las actitudes y conductas que tienen mayor incidencia en la
comunidad educativa, de acuerdo a sus características y circunstancias, seremos capaces de construir
una atmósfera adecuada que facilite y estimule la expresión del alumno, la aceptación de sí mismo y
de los demás, en especial para los alumnos, pues, cuanto más se conozca la naturaleza humana desde
su dimensión psicológica que lo lleve a una mejor comprensión de sí mismo.

Al pretender dar una respuesta a una problemática real y concreta como es, la baja autoestima
de una buena parte de estudiantes de primer año de secundaria de la Institución Educativa N°89002,
nos lleva a afirmar y confirmar la incidencia de uno de los factores determinantes como son las
actitudes que muestran los docentes en el aula, sobre todo si son negativas, la consecuencia será el
bajo rendimiento académico de los estudiantes.

Es razón suficiente para considerar ciertas actitudes de los docentes en los aspectos
relacionados e implicados en el proceso enseñanza – aprendizaje, y por la importancia que tiene en la
educación integral de los estudiantes. Los maestros pueden favorecer u obstaculizar el proceso por el
cual uno puede encontrarse a sí mismo. La autoestima y la actitud del docente condicionan a los
estudiantes en la capacidad de responder las diversas tareas que se le pueda imponer en el colegio.
Una actitud es un marco que afecta a cómo una persona piensa y actúa. Los valores internos pueden
manifestarse en las acciones de una persona. Si un maestro tiene una actitud negativa hacia sus
alumnos pueden influir en la autoestima de los mismos. Igualmente, las motivaciones y las propias
creencias propias de un maestro – ya sea consciente o inconsciente – también pueden afectar
profundamente a sus alumnos.

Se considera el binomio valores – actitudes como factores que configuran la función


socializadora del colegio, ya que en ella los valores (y contravalores) se aprenden porque son el
resultado de ser miembros de un grupo social que los proclama, los argumenta y los pone en
práctica, es decir porque se promueve su construcción (Castro J. 2003)

El resultado obtenido en esta investigación aporta datos en la que los docentes, por
encontrarse en contacto directo con los estudiantes, conozcan y modifiquen actitudes negativas
adoptando actitudes positivas en su relación con el alumno, pues, son los valores interpersonales y el
profesionalismo los medios determinantes para influir en su desarrollo y comportamiento, y en el
cómo lo hacen por estar influidas conscientes o inconscientemente por el sistema de valores que
ellos adopten (Campos L. 2009).

Además, se identifican aspectos relacionadas con la conducta personal que inciden en la


conducta docente, de tal manera que se busque revalorar su trato profesional con los estudiantes,
evaluándose o buscando motivaciones que le apoyen a manifestar y practicar actitudes positivas,
nuevas metodologías o de nuevos conocimientos, que puedan generar beneficios en los estudiantes
en su desarrollo integral (Navas J. 2011), dado que las actitudes determinan las actitudes tanto para
enseñar como para aprender. La efectividad del aprendizaje en el estudiante depende de la actitud
del maestro en el aula para motivar o levantar o aplastar la autoestima de los alumnos.

Las actitudes que muestran los docentes en el aula determinaran el dinamismo el desarrollo de
los educandos y del mismo docente. Cada actuación del docente será observada e incluso medida por
los alumnos. Así se identifican aquellas actitudes que pueden causar temor u otra reacción, además
de otras como el del arrogante autoritario o paternalista, permisivo,
democrático, voluble (inconsistente), juez, paranoico y equilibrado, etc. Cerecedo (2013), describe
mejor estas actitudes

Según Cerecedo, en el aula ocasionalmente encontramos a un docente arrogante quien se cree


y se siente superior a sus alumnos, este docente no es capaz de reconocer sus errores cuando es

Entonces ha sido coherente realizar esta investigación aun cuando afirmamos a priori que los
docentes influyen en la autoestima del estudiante, aunque algunos más que otros factores
intervengan en este caso. El docente considerado por los alumnos una autoridad por los alumnos
será el principal responsable que exista una atmosfera de desarrollo de la autoestima cuando
muestre interés por cada uno de los alumnos, como también, si el docente acepta sinceramente al

El concepto actitud ya es considerado como un concepto central de la psicología social por


estar dedicado al estudio científico de las actitudes. Por lo que Allport G. (1935) define una actitud
como “un estado mental y neural de disposición, organizado a través de la experiencia ejerciendo un
influencia dinámica directiva y de la respuesta del individuo a todos los objetos y situaciones con la
que está relacionado” citado por Schwarz (2001), y más adelante algunos sociólogos y psicólogos por
ejemplo Campbell (1950) la definían simplemente en términos de probabilidad de que una persona
va a mostrar un comportamiento específico en una situación determinada.

Históricamente este concepto comienza a utilizarse en un estudio realizado por Thomas y


Znaniecki (1918) sobre los campesinos polacos residentes en Polonia como en Estados Unidos sobre
sus creencias, normas, valores elaboradas por este grupo social y que comparten, al mismo tiempo
que los diferencia de otros grupos sociales (Tesser N. y Schwarz N. 2001).

En la actualidad el concepto actitud es utilizado para referirse sobre todo al estado de ánimo
que las personas suelen presentar. Al ir evolucionando su

EL ORIGEN DE LA ACTITUD: TEORIAS.

La teoría funcionalista.

Daniel Katz propuso una teoría funcionalista de las actitudes. Considera que las actitudes están
determinadas por lo que sirve o es útil para nosotros. Las personas tienen, actitudes para alcanzar sus
objetivos básicos. Katz distingue cuatro tipos de funciones psicológicas que se encuentran en las
actitudes.

Instrumental. Cuando desarrollamos actitudes favorables hacia las cosas que nos ayudan
o nos beneficia con una recompensa. Queremos maximizar beneficios al mismo tiempo
minimizar las sanciones. Por ejemplo, cuando estamos a favor de un partido político que
nos dé un beneficio económico o si tenemos un negocio, nos ponemos a favor de
mantener bajos los impuestos. Somos más propensos a cambiar de actitud si al hacerlo
nos permite alcanzar nuestros objetivos o evitar consecuencias indeseables.

Conocimiento – actitudes: Son los que nos proporcionan un ambiente significativo


ordenado. En la vida buscamos cierto grado de orden, claridad y estabilidad en nuestro
personal marco referencial. Las actitudes nos ayudan a construir normas de evaluación
personal sobre nuestros actos. A través de las actitudes como los estereotipos, podemos
poner orden y claridad a las complejidades de la vida humana.

Valor. Expresa los valores básicos, refuerzan el auto concepto. Por ejemplo, si se ve a sí
mismo como católico, se puede reforzar esa imagen mediante la adopción de las
creencias y los valores católicos. También podemos tener una auto imagen de nosotros
mismos como un político iluminado o un radical militante de la izquierda y por lo tanto
cultivar actitudes que creemos que indican un valor de aspecto.
Ego – defensivo. Algunas actitudes sirven para protegernos verdades básicas acerca de
nosotros mismo o de las duras realidades de la vida. Ellos nos sirven como mecanismo
de defensa. Por ejemplo, las personas con sentimiento de inferioridad pueden
desarrollar una actitud de superioridad.

La teoría funcionalista de Katz también ofrece una explicación de por qué las actitudes
cambian. Según Katz, una actitud cambia cuando ya no cumple su función o cuando el individuo se
siente bloqueado o frustrado. Es decir, de acuerdo con Katz, el cambio de actitud se logra no tanto
por la modificación de la información o la percepción de una persona acerca de un objeto, sino más
bien por los cambios en las necesidades motivacionales y de personalidad subyacentes en la persona.
Por ejemplo, a medida que pueda cambiar su condición social, sus actitudes frente a un coche viejo
pueden cambiar si necesita algo que refleje mejor su nueva condición. (Michener y Myers).

La Teoría de aprendizaje. Existen varios medios por los que aprendemos actitudes.

El condicionamiento clásico. Ejemplo: Un padre denuncia airadamente el último


aumento de impuestos a la renta. Una madre se encuentra feliz ante la elección de su
candidato de su preferencia. Ambos expresan opiniones y también están mostrando un
comportamiento no verbal que expresa emociones. Para un niño mirando a los padres,
la asociación entre el tema y el comportamiento no verbal se hará evidente si se repite
con bastante frecuencia. Y el comportamiento no verbal será desencadenar respuestas
emocionales en el niño: el niño se siente molesto y perturbado cuando escucha al padre
y feliz cuando escucha a la madre.

Condicionamiento Instrumental u operante. Comportamientos o actitudes que son


reforzadas por las consecuencias positivas y es menos probable que repita conductas y
actitudes con consecuencias negativas. Ej. La gente está de acuerdo con su opinión.

El aprendizaje por observación. Los niños observan el comportamiento de las personas


que los rodean e imitan lo que ven - Modelo. Las respuestas se almacenan de manera
activa en el cerebro. Ej. Si un niño observa a su padre opinando que todos los
funcionarios elegidos son ladrones lo más probable que repita esa misma opinión en
clase. Puede ser reforzado con la aprobación de otras personas.

La teoría de la disonancia cognitiva. Hace hincapié en el cambio de actitud. Los


comportamientos pueden determinar las actitudes.

Según el psicólogo León Festinger (1957),. Son sentimientos de tensión que surgen cuando es a
la vez consiente de dos cogniciones inconsistentes. Por ejemplo, cuando actuamos en contra de
nuestras actitudes o cuando hacemos una decisión de una representación alternativa a pesar de
razones a favor de otra.

La teoría de la simple exposición de Zajonc (1968), propuso que al exponernos


prolongadamente a un objeto de actitud puede que desarrollemos una actitud positiva hacia tal
objeto, pues a medida que pasa el tiempo obtenemos mayor información sobre él. Por ejemplo, nos
acaba una canción que escuchamos repetidamente en la radio o que con el paso del tiempo con una
persona que te es indiferente resulte teniendo una amistad.

DEFINICIONES DEL CONCEPTO ACTITUD

AUTOESTIMA

Tanto en la sociología como en la psicología, la autoestima es la percepción subjetiva y


personal que tiene una persona de sí mismo, de su propio valor, así como una actitud hacia uno
mismo. Así mismo se percibe como una persona competente o digna, asi como estados emocionales
como triunfo, desesperación, orgullo, vergüenza (Hewitt J. 2009).

Smith y Mackie (2007) lo definió como “el concepto de sí mismo”, es lo que pensamos acerca
de la propia autoestima, son las percepciones positivas o negativas de uno mismo y es un factor
influyente en ciertos resultados tales como el rendimiento académico o en sentirse feliz en sus
relaciones con los demás e incluso en el comportamiento criminal (Robbins, 2014). Los psicólogos
consideran a la autoestima como una característica perdurable de la personalidad (rasgo) aunque
existen variaciones normales a corto plazo (estado).

El origen del término se cree que nace en el campo de la psicología en especial en la obra del
filósofo y psicólogo William James (1892). James identificó multiples dimensiones de si mismo, con
dos niveles de jerarquía: los procesos de saber llamado el “yo-yo” y los conocimientos obtenidos
sobre el yo, el “mi-yo”.

A principios del siglo 20, el movimiento conductista minimiza el estudio introspectivo de los
procesos mentales, las emociones y los sentimientos, fue sustituido por el estudio objetivo por el
estudio objetivo a través de experimentos en los comportamientos observados en relación con el
medio ambiente. El conductismo coloca al ser humano como un sujeto animal de refuerzos colocó a
la psicología como una ciencia experimental similar a la química o la biología. A mediados del siglo
20, con el desarrollo de la fenomenología y la psicología humanista condujo a un renovado interés
sobre la autoestima. Luego de ello la La autoestima cobró mayor relevancia sobre todo en la
autorrealización personal y en el tratamiento de trastornos psíquicos. Los psicólogos comenzaron a
considerar la relación entre la psicoterapia y la satisfacción personal de una autoestima alta como útil
para el campo. Esto dio lugar a nuevos elementos que se introdujo en el concepto autoestima,
incluyendo razones por las que las personas tienden a sentirse menos dignos y por qué las personas
se desaniman o son incapaces de responder a los desafíos por sí mismos (Bonet JV. 1997).

Muchas de las primeras teorías sugieren que la autoestima es una necesidad humana básica o
motivación. El psicólogo estadounidense Abraham Maslow incluye la autoestima en su jerarquía de
las necesidades humanas. Describió dos formas diferentes de “autoestima”: la necesidad del respeto
de los demás en la forma de reconocimiento, el éxito y la admiración, la necesidad de respeto de sí
mismo en forma de amor propio, confianza en sí mismo, la habilidad o aptitud. (Maslow, 1987).

La autoestima es importante porque nos muestra cómo nos vemos como somos y el sentido de
nuestro valor personal. Por tanto, afecta a nuestra forma de ser y actuar en el mundo y la forma en
que nos relacionamos con los demás (Bonet JV. 1997).

Carl Rogers (1902 – 1987), un defensor de la psicología humanista, en su teoría manifiesta que
el origen de los problemas de muchas personas es que ellos se desprecian y se consideran inútiles e
incapaces de ser amados. Esta es la razón e importante de dar la aceptación incondicional a un cliente
y cuando se hace esto podría mejorar la autoestima del paciente (Bonet JV. 1997). Su teoría se
resume en esta frase: Todo ser humano, sin excepción, por el mero hecho de serlo, es digno de
respeto incondicional de todos los demás; merece la estima de sí mismo y ser estimado.

Abraham Maslow afirma que la salud psicológica no es posible a menos que el núcleo esencial
de la persona sea aceptado, fundamentalmente amado y respetado por los demás. La autoestima
permite a las personas hacer frente a la vida con más confianza y optimismo para llegar así más
fácilmente cumplir con sus objetivos y autor realizarse.

La autoestima puede convencer a la gente que merecen ser felices. Comprender esto es
fundamental y beneficioso ya que el desarrollo de la autoestima positiva aumenta la capacidad de
tratar a los demás con respeto, benevolencia y buena voluntad, favoreciendo así las ricas
interpersonales y evitar las destructivas (Branden N. 1987).

Desde finales de la década de 1970 hasta la década de 1990 muchos estadounidenses estaban
convencidos de la importancia de la autoestima como un factor crítico en el aprendizaje de los
estudiantes, en sus relaciones con sus pares y el éxito que pueda alcanzar en la vida. Por tal razón en
estados unidos crearon programas con el único propósito de aumentar la autoestima de los
estudiantes.
Este es nuestro caso, en educación la autoestima es un elemento necesario en el desarrollo
integral de la persona humana y sobre todo para un mejor desempeño académico.

La autoestima profundizada en los estudios psicológicos, encierra en su definición, en caso de


carencia, como la culpable de muchos males sociales como también personales. Cuando nos
sentimos contentos de nuestra propia imagen, nos sentimos confiados y libres para ser nosotros
mismos. Cuando nos avergonzamos de nuestra imagen, tratamos de ocultarla en lugar de expresarla.
Así descubrimos que la autoestima es la conciencia de la propia valía de lo que somos.

Desde los años 80 ha pasado a ser uno de los términos más utilizados en educación por
considerar que su posesión o carencia determina todas las posibilidades de equilibrio psicológico y
éxito personal del sujeto. En su definición se busca explicar el comportamiento humano y a atribuirle
un papel relevante en el desarrollo de ciertas patologías o trastornos tanto en la niñez y adolescencia
como en la edad adulta: hiperactividad, conductas antisociales, problemas alimentarios, depresión,
ansiedad, bajo rendimiento académico, etc. (Tiscar J. 1995)

De allí su dificultad en definirla, tal como lo señala Branden, (1977). Por su importancia la
autoestima debe tener un significado preciso y específico.

Otros autores se han ocupado de la autoestima, desde perspectivas muy diversas. Así, por
ejemplo, Tausch y Tausch (1981), quienes hacen depender de la propia estimación el correcto
funcionamiento de las capacidades psíquicas de niños y adultos, el desarrollo de sus respectivas
personalidades, sus habilidades para la adaptación a la convivencia social y, en una palabra, todas sus
capacidades intelectuales, afectivas y sociales. (Polaino – Lorente A. y Martinez P. 1997)

Cabe mencionar, si es constante su minusvaloración personal, de ser indignos, como se enseña


doctrinalmente en las sectas fundamentalistas, da como consecuencia conductas manifestadas luego
en el colegio, como el de rehuir actividades intelectuales, deportivas o sociales por miedo al fracaso.
Engañar, mentir, echar la culpa a otros, conductas regresivas, no confiar en sí mismo, agresividad,
timidez excesiva o violencia, negación frecuente. Frustrarse.

Si deseamos desarrollar en los niños una alta autoestima, se debe proveer al niño de un
ambiente de aceptación y valoración, donde pueda sentirse singular, seguro, libre, querido,
respetado: para ello necesitamos de docentes motivados que actúen adecuadamente, capaces de
proporcionar a sus alumnos, asertividad, autoestima; y según como se encuentre la autoestima dela
alumno, éste será el responsable de su éxito o fracaso, tanto en su formación como en otros campos
de la existencia humana.

Stanley Coopersmith señala la existencia de tres niveles de autoestima: alta, media y baja.
La persona de autoestima alta será capaz de enfrentarse a las presiones que se le
presentan en la vida. No tendrá miedo al fracaso, pues siempre estará alerta para buscar
alternativas a los problemas que se le presenten en la vida.

Será una persona capaz de relacionarse positivamente con otro, como también estará
más capacitado para aprovechar las oportunidades que se le presenten en el camino.

Las críticas que reciba de otros serán aprovechadas como instrumentos de aprendizaje,
al igual que cuando se enfrente a los éxitos y los fracasos, de los errores aprende
tratando de repetirlos.

Aprende a vivir proyectándose al futuro, viviendo intensamente el presente y sin


preocuparse del pasado.

Se acepta como es. Acepta cualquier crítica constructiva de los que lo rodean con el fin
de mejorar partiendo de sus propios errores, sabiendo autoevaluarse.

Los que presentan una autoestima media se caracterizan por disponer de un grado
aceptable de confianza en sí mismo, pero, puede verse afectado ante la opinión o crítica
de las personas de su entorno. A esto puede llamarse si y no, pues, suelen presentarse
seguros de sí mismos, aunque internamente no lo son, su actitud oscila entre momentos
de autoestima elevada como consecuencia del apoyo externo y periodos de baja
autoestima producto de alguna crítica.

Estos son personas que intentan mantenerse fuertes con respecto a las demás personas,
aunque interiormente en ellos exista violencia en querer independizarse ante la
dependencia hacia los demás, solo con su apoyo sobreviven o sino decaen en su propia
confianza.

Los de baja autoestima, son inseguros, desconfiados incluso de sí mismos, de sus propias
facultades o capacidades personales. Necesitan constantemente la aprobación de loas
demás tanto familiar como social.

Tienen mayor dificultad de relacionarse con otros, siempre están pensando en el que
dirán si hace o emite una opinión, interpretará cualquier reacción como negativa.

Son depresivos, básicamente por no aceptarse a sí mismo. Piensan que son


insignificantes y se aíslan del mundo. Tienen dificultad de comunicarse con las personas
de su entorno.

Son muy vulnerables a cualquier crítica que puedan recibir. Tienden a echar la culpa de
sus fracasos, sus errores y su debilidad a otras personas. Son pesimistas, ansiosos,
depresivos, amargos y tienen una visión negativa de sí mismo. No aceptan los errores
que cometen y ceden su responsabilidad a otras personas. Tienen una imagen pobre de
sí mismos.

2.1. Metodología

Se empleó el método cuantitativo correlacional. Con este método medimos la


relación entre las variables mediante el coeficiente de correlación, que describe el
grado en que dos variables varían de modo concomitante. Si lo hacen en el mismo
sentido la correlación será positiva; se lo hacen en sentido contrario, la correlación será
negativa.

En la investigación realizada dada la existencia de una correlación entre dos


variables que son autoestima alumnos y actitud docentes que no pueden ser
analizadas experimentalmente, su presencia en una población o grupo pude ser
detectada con el recurso del método de verificación correlacional. Para ello, en nuestra
investigación se ha construido una batería de test, el de Coopersmith, que contempla
las variables a estudiar y que la muestra tomada de la Institución Educativa tiene que
contestar. Luego, en el posterior análisis estadístico de los datos nos permitirá obtener
la certeza de la verdad o falsedad de la hipótesis.

Este método correlacional se usa frecuentemente en las ciencias de la


conducta como la sociología y la psicología.

2.2. Tipo de Estudio

El presente estudio es una investigación de carácter descriptivo correlacional


no experimental, al determinarse la relación entre la actitud docente con el nivel de
autoestima de los estudiantes

2.3. Diseño

El diseño en el que se enmarca esta investigación es el correlacional, porque


en el proceso de la investigación se da la tarea de detectar las relaciones que se
establecen entre las variables de estudio. Se ha utilizado el diseño transversal, ya que
se recolectará información en un solo momento para elaborar la propuesta. El diseño
indica relación entre variables y se representa de la siguiente manera:

Donde:

OX
M r
OY

M, = representa la muestra de estudio alumnos de primer años de secundaria.


Ox = representa la variable independiente (actitud docente)
Oy = representa la variable dependiente (baja autoestima)
R = representa la relación entre ambas variables.

2.4. Población y Muestra

La población según Balestrini (1997), lo define como "cualquier conjunto de


elementos de la que se quiere conocer o investigar alguna de sus características".

Según Kinnear y Taylor (1993), “Una población adecuadamente designada se


debe definir en términos de elementos, unidades de muestreo y alcance... El proceso
de muestreo puede tener el número de etapas que el investigador desee. Los términos:
unidades primarias de muestreo, unidades secundarias de muestreo, unidades
terciarias de muestreo y unidades finales de muestreo, se utilizan para designar las
etapas sucesivas del proceso”.

En ese sentido, la presente investigación que se llevó a cabo en la Institución


Educativa N°89002 del distrito de Chimbote, provincia del Santa con una población
examinada de 120 alumnos constituida por alumnos del primer año de secundaria
seleccionados indiscriminadamente entre hombres y mujeres, provenientes de
diversos estratos sociales, principalmente de hogares de condición económica baja.;
distribuidos de la siguiente manera:
Tabla 1

DISTRIBUCIÓN DE LA MUESTRA
I.E “Gloriosa 32” – Primer año
Edad Cantidad % TOTAL %
Hombres 12 años 41 32.8 56 44.8

13 años 15 12
Mujeres 12 años 51 40.8 69 55.2
13 años 18 14.4
TOTAL 125 100
Error de aplicación 23 18.4 102

En esta investigación participan alumnos seleccionados mediante el muestreo


aleatorio simple. Del total de 280 alumnos de primer grado de secundaria, se consideró
extraer una muestra de 125 alumnos entre hombres y mujeres que oscilan entre las
edades de 12 a 13 años de edad, provenientes de los diversos estratos sociales de la
ciudad de Chimbote. Considerándose a estos últimos el 45% del total de alumnos que
cursan el primer año de secundaria y el 10% del total de alumnos que estudian el nivel
secundario en la Institución Educativa, de los cuales, por errores en la aplicación de los
instrumentos, solo se han considerado para la muestra a 102 alumnos entre hombres y
mujeres. La muestra según Balestrini (1997), se define como: "una parte o subconjunto
de la población". Para su correlación también están los cuarentaiocho docentes que
trabajan en la I.E.

Considerando el muestreo aleatorio simple a la elección al azar de la muestra y


en una sola etapa. Los alumnos de la muestra han tenido la misma probabilidad de ser
seleccionados mediante el método de la tabla de números aleatorios.

2.5. Técnicas de instrumentos y recolección de datos

Siguiendo lo anterior, los datos obtenidos mediante la aplicación de ese conjunto


de técnicas e instrumentos en diversos momentos, nos permitió conocer, ampliar y
profundizar en la descripción y análisis tanto el estado real de la autoestima de cada uno
de los alumnos participantes en la investigación, como también las actitudes negativas
de sus profesores. Aunque, es necesario dejar en claro, lo que nos dio mayor luz en
conocer estas realidades fueron la observación, la entrevista, y en muchos casos las
conversaciones informales sostenidas con los docentes de la Institución Educativa.
Considerando el muestreo aleatorio simple a la elección al azar de la población y en una
sola etapa, los alumnos de la muestra han tenido la misma probabilidad de ser
seleccionados mediante el método de la tabla de números aleatorios.

En la investigación utilizamos la escala de Likert lo que nos permitió recoger


información, procedimiento más adecuado para el tipo de tesis que se presenta.

Utilizamos la encuesta con los docentes para conocer las actitudes que de
manera general los docentes que se encuentran en contacto con los alumnos. El
cuestionario fue elaborado como fase previa con la finalidad de poder analizar y valorar
las actitudes de los profesores en el proceso enseñanza aprendizaje, en el que
encontraremos las dimensiones de la variable independiente consideradas en la
investigación.

En ese sentido, se realizaron tres encuestas principalmente dirigidas tanto a los


alumnos al igual que a los docentes, notándose relativo interés en participar en la
investigación por la carga subjetiva que conlleva los resultados no fueron significativas,
decidiéndose a trabajar sólo con los estudiantes. Con los alumnos se realizó un pre
encuesta con el propósito de conocer sus apreciaciones, con una actitud flexible
esperando una respuesta que pueda ser simplemente un comentario positivo o negativo
sobre el tema investigado. Además de realizarse en un lenguaje sencillo, espontáneo en
las horas libres que dispusieran los docentes, explicando previamente los objetivos de la
encuesta.

La pre encuesta permitió elaborar un encuesta tipo Likert siguiendo las pautas
para su elaboración, previamente elaborando una lista de enunciados, quedando sólo 22
ítems para que respondan según unos grados, de acuerdo a sus sentimientos y
percepciones, que al igual que los docentes respondan a un cuestionario a que muestren
actitudes de los mismos, teniendo presente las tres dimensiones representativas de las
actitudes docentes, como son: la cognitiva, afectiva y comportamental. Como ya se
mencionó, en la encuesta a los docentes se ha tenido en cuenta que algunos no
respondan con la verdad o la tergiversen con el consiguiente resultado de ser falsa, por
lo que fue desechada como parte de la investigación. Además, la uniformidad de los
resultados puede ser aparente, pues una misma palabra puede ser interpretada en
forma diferente por personas distintas, o ser comprensibles para algunas y no para otras.
Por otro lado, las respuestas pueden ser poco claras o incompletas, haciendo muy difícil
la tabulación.

Los datos obtenidos en esta encuesta realizada tanto de los alumnos como a los
docentes nos han permitido conocer una lista de actitudes positivas y negativas, ya
mencionadas en el marco teórico, que son influyentes en la baja o alta autoestima de los
alumnos, además como en el rendimiento académico de los alumnos, mencionada en
los diversos estudios. En este sentido, la escala de actitudes elaborada puede ser un
instrumento de medida útil para todas aquellas instituciones educativas que puedan
estar interesados en conocer las actitudes de los docentes.

En ambos instrumentos se han considerado las tres dimensiones: cognitiva,


afectiva y comportamental representadas de manera equitativa para su evaluación.

2.5.1. Cuestionario para medir actitudes docentes empleando la escala likert.

La construcción de la escala de actitudes ha sido posible realizarse, gracias a los


resultados previos obtenidos en la encuesta realizada a los alumnos respecto a las
actitudes de los docentes. Lo que nos ha permitido elaborar con una lista de enunciados
o con adjetivos bipolares. Y como instrumento de medición nos ha permitido medir las
actitudes de los docentes de la Institución educativa, (Bravo, 1992).

Para construir esta escala se ha tenido en cuenta la variable actitud docente,


luego se recopiló información pertinente para elaborar los ítems, lo que permitió la
construcción de una escala previa que fue sometida a una valoración piloto en una
muestra representativa de alumnos de otra Institución Educativa. Con el apoyo de la
psicóloga adscrita en ella, se pudieron analizar los ítems que permitieron decidir su
modificación, lo que posibilitó la configuración de la Escala en los alumnos de primer
grado de secundaria de la Institución Educativa “Gloriosa 329”.

Como ya se dijo, la actitud es una disposición más o menos permanente, positiva


o negativa, que presenta una persona, originada posiblemente por su entorno familiar o
educativo, los cuales han plasmado en su personalidad valores condicionando la
manifestación de sus actitudes en el aula. La actitud al poseer tres dimensiones, para
elaborar este instrumento se ha procurado fidelidad para conocer todas ellas de manera
equitativa: cognitiva, afectiva y comportamental.
Inventario de autoestima de Coopersmith

Para para medir la autoestima de los alumnos de la I.E. “Gloriosa 329” se ha


decidido utilizar el test de Coopersmith, dado que es uno de los instrumentos más
validados para medir la autoestima, ampliamente utilizada por su fácil aplicación y
comprensión. El inventario de Autoestima de Coopersmith corresponde a un
instrumento de medición cuantitativa de la autoestima. El autor escribe el instrumento
“como inventario consistente en 58 ítems referido a las percepciones del sujeto en
cuatro áreas: sus pares, padres, colegio y sí mismo” (Brinkmann, 1989).

“El instrumento es un inventario de auto-reporte de 58 ítems, en el cual el


sujeto lee una sentencia declarativa y luego decide si esa afirmación es “igual que yo” o
“distinto a mí”. El inventario está referido a la percepción del estudiante en cuatro áreas:
autoestima general, social, hogar y padres, escolar académica y una escala de mentira de
ocho ítems”.

El inventario mide actitudes evaluativas hacia el sí mismo en cuatro áreas y una


escala de mentira, las sub escalas son autoestima general, autoestima social, autoestima
familiar y autoestima académica.

 Autoestima General: Corresponde al nivel de aceptación con que la persona


valora sus conductas auto descriptivas.
 Autoestima Social: Corresponde al nivel de aceptación con que la persona valora
sus conductas auto descriptivas en relación con sus pares.
 Autoestima Hogar y Padres: Corresponde al nivel de aceptación con que la
persona valora sus conductas auto descriptivas, en relación con sus familiares
directos.

 Autoestima Escolar Académica: Corresponde al nivel de aceptación con que la


persona valora sus conductas auto descriptivas, en la relación con sus
condiscípulos y profesores.

2.5.2. Aplicación del inventario Autoestima.

La forma que se distribuyen los reactivos del inventario es el siguiente: 50


reactivos cuestionan acerca de autoestima y 8 constituyen la escala de mentira, la cual se
interpreta como una medida defensiva del sujeto. Se califica por medio de plantilla,
anotando el número de correctas, según el número que aparece en la plantilla.

La calificación global se obtiene de la suma de las respuestas correctas del total


de 50 reactivos que corresponden al área de autoestima, después se multiplican por dos
para obtener una puntuación sobre 100 puntos. Por tanto, la calificación mínima es 0 y la
máxima 100. Las áreas del cuestionario se miden por separado sumando el número de
respuestas correctas correspondientes a cada una de ellas.

Cada respuesta marcada conforme a la siguiente pauta, es completada con dos


puntos. (Mantenemos la puntuación con el valor propuesto por Copersmith, con el fin de
conservar contrastables los resultados en las comparaciones con aquellos obtenidos por
otros investigadores)

Se suman los puntajes correspondientes a cada una de las escalas del


instrumento:
G: autoestima general.
S: autoestima familiar (en relación al hogar)
M: escala de mentira.

Si este último puntaje resulta muy superior al promedio (T=67 o más), significaría
que las respuestas del sujeto son poco fiables, invalidaría la aplicación del inventario. Por
último, se pueden sumar todos los puntajes (menos la escala M), para obtener un
indicador de la apreciación global que el sujeto tiene en sí mismo.

Validación y confiabilidad (cuando analizamos los ítems, cuando respondan a cada


indicador cuanto tienen relación con la variable) para ver si está bien elaborado el ítem y
si los indicadores están bien elaborados en la matriz.

Confiable. Un instrumento será confiable cuando me permita tener un resultado


uniforme con todos los estudiantes. La confiabilidad se trabaja con algunas pruebas de
estadística.

2.6. Método de análisis de datos

Para el análisis de los datos reunidos en esta investigación, se aplicó el estadístico


chi cuadrado, que nos permite determinar si las dos variables están o no relacionados. El
chi cuadrado mide la diferencia entre el valor que debiera resultar si las dos variables
fuesen independientes y qué se ha observado en la realidad. Cuanto mayor sea la
diferencia, por lo tanto, el valor estadístico, mayor será la relación entre ambas variables.
El hecho de que las diferencias entre los valores observados y esperados estén elevadas
al cuadrado convierte cualquier diferencia en positiva.

Con la aplicación de este método estadístico, nos permite plantear un contraste de


hipótesis entre la hipótesis nula:

Ho: no hay asociación entre las variables

Y la hipótesis alternativa:

Ha: Se hay asociación entre las variables.

Por lo tanto, el chi cuadrado nos ha indicado si existe o no relación entre dos factores,
pero no en qué sentido se produce tal asociación. (Fernandes, Salvador y Pértaga Sonia,
1997).

Bajo la hipótesis nula, se sabe que los valores del estadístico chi cuadrado se
distribuyen según una distribución conocida denominada ji-cuadrado, que depende de
un parámetro llamado “grados de libertad” (g.l.). Para el caso de una tabla de
contingencia de r filas y k columnas, los g.l. son igual al producto del número de filas
menos 1 (r-1) por el número de columnas menos 1 (k-1).

De ser cierta la hipótesis nula, el valor obtenido debería estar dentro del rango de
mayor probabilidad según la distribución ji-cuadrado correspondiente. El valor -p que
usualmente reportan la mayoría de paquetes estadísticos no es más que la probabilidad
de obtener, según esa distribución, un dato más extremo que el que proporciona el test
o, equivalentemente, la probabilidad de obtener los datos observados si fuese cierta la
hipótesis de independencia. Si el valor-p es muy pequeño (usualmente se considera
p<0.05) es poco probable que se cumpla la hipótesis nula y se debería de rechazar.

2.6.1. Inventario de autoestima de Coopersmith

Para para medir la autoestima de los alumnos de la I.E. “Gloriosa 329” se ha


decidido utilizar el test de Coopersmith, dado que es uno de los instrumentos más
validados para medir la autoestima, ampliamente utilizada por su fácil aplicación y
comprensión. El inventario de Autoestima de Coopersmith corresponde a un
instrumento de medición cuantitativa de la autoestima. El autor escribe el instrumento
“como inventario consistente en 58 ítems referido a las percepciones del sujeto en
cuatro áreas: sus pares, padres, colegio y sí mismo” (Brinkmann, 1989).

“El instrumento es un inventario de auto-reporte de 58 ítems, en el cual el


sujeto lee una sentencia declarativa y luego decide si esa afirmación es “igual que yo” o
“distinto a mí”. El inventario está referido a la percepción del estudiante en cuatro áreas:
autoestima general, social, hogar y padres, escolar académica y una escala de mentira de
ocho ítems”.

El inventario mide actitudes evaluativas hacia el sí mismo en cuatro áreas y una


escala de mentira, las sub escalas son autoestima general, autoestima social, autoestima
familiar y autoestima académica.

 Autoestima General: Corresponde al nivel de aceptación con que la persona


valora sus conductas auto descriptivas.

 Autoestima Social: Corresponde al nivel de aceptación con que la persona valora


sus conductas auto descriptivas en relación con sus pares.

 Autoestima Hogar y Padres: Corresponde al nivel de aceptación con que la


persona valora sus conductas auto descriptivas, en relación con sus familiares
directos.

 Autoestima Escolar Académica: Corresponde al nivel de aceptación con que la


persona valora sus conductas auto descriptivas, en la relación con sus
condiscípulos y profesores.
I. RESULTADOS.

3.1. RESULTADOS DE LA MEDICIÓN DE LA VARIABLE AUTOESTIMA

Para evaluar la variable autoestima se aplicó el inventario de autoestima de Coopersmith en


cuatro ámbitos: auto estima escolar, autoestima hogar, autoestima general y autoestima social.

Tabla 4: Resultado de la autoestima de los alumnos en cuatro niveles

Nivel G % S % E % F % T %
Muy bajo 25 24,5 23 22,6 1 0.98 15 14.7 13 12.7
Bajo 26 25,5 26 25,5 9 8.8 17 16.6 17 14
Normal 37 36,3 42 41 41 40.1 48 47 48 47
Alto 11 10,8 10 9.8 23 22.5 16 15.6 15 14.7
Muy alto 3 2,9 1 0.9 27 26.5 6 5.8 7 6.8
TOTAL 102 102 102 102 102
GRÁFICO N°4

48 48
50
45 42 41
40 37

35
30 27 Muy bajo
2526 26
23 23 Bajo
25
Normal
20 17 16 17 Alto
15 15
13 Muy alto
15 11 10 9
10 6 7
3
5 1 1
0
G S E F T
F
uente: Tabla 4

3.2. RESULTADOS DE LA MEDICIÓN DE LA VARIABLE AUTOESTIMA POR NIVELES

Tabla Nº5
Niveles de autoestima general

Nivel Puntaje f % X S2 S

Muy bajo [0-11] 25 24,5


Bajo [12-14] 26 25,5
Normal [15-19] 37 36,3
Alto [20-22] 11 10,8
Muy alto [23-26] 3 2,9
TOTAL 102 100,00 29 46,7 6,83
Fuente: Base de datos de los resultados de aplicar el test de autoestima a los alumnos del primer
grado de la I.E. N° 89002 – Gloriosa 329

GRÁFICO Nº 05:
Representación de los niveles de autoestima general
Nivel de autoestima
40 37
35

30
25 26
25
Nivel de autoestima
20

15
11
10

5 3

0
Muy bajo Bajo Normal Alto Muy alto

Fuente: Datos de la Tabla Nº 06.

Descripción:

En la tabla Nº 1, se observa que 37 alumnos que representan el 36.3% de la población,


se ubican en el nivel normal, 26 alumnos que representan el 25.5% de la población se ubican en el
nivel bajo, 11 alumnos que representan el 10.8% de la población se ubica en el nivel alto, 25
alumnos que representa el 24.5 % de la población se ubica en el nivel muy bajo y, 3 que
representan el 2.9% se ubican en el nivel muy alto. Resulta interesante constatar que, entre la baja,
muy baja y la normal y alta muy alta se encuentran se llegan entre 51% y 51%.

Tabla Nº6
Niveles de autoestima social

Nivel Puntaje f %
Muy bajo [0-3] 23 22,6
Bajo [4] 26 25,5
Normal [5-6] 42 41
Alto [7] 10 9.8
Muy alto [8] 1 0.9
TOTAL 102 100,00
Fuente: Base de datos
GRÁFICO Nº 06:
Representación de los niveles de autoestima social

42
45
40
35
30 26
23
25
20
15 10
10
5 1

0
Muy baja Baja Normal Alta Muy alta

Fuente: Datos de la Tabla Nº 07.


Descripción:

En la tabla n°2 se aprecia que 42 alumnos que representan el 41% de la población se


ubican en el nivel normal, 10 alumnos que representan el 9.8% de la población se ubican en el
nivel alto, 26 alumnos que representan el 25.5% se ubican en el nivel bajo, 1 alumnos que
representan el 0 . 9% de la población se ubican en el nivel muy alto, y 23 alumnos que representan
el 6% de la población se ubican en el nivel muy bajo.

Tabla Nº7
Niveles de autoestima escolar

Nivel Puntaje f %
Muy bajo [1] 1 0.98
Bajo [2] 9 8.8
Normal [3-5] 41 40.1
Alto [6] 23 22.5
Muy alto [7+] 27 26.5
TOTAL 102 100,00
Fuente: Base de datos

GRÁFICO Nº 07:
Representación de los niveles de autoestima social
47
50
45
40
35
30
25
20 16 15 16
15
10 6
5
0
Muy baja Baja Normal Alta Muy alta

Fuente: Datos de la Tabla Nº 08.

Descripción:

En la tabla n°3, se observa que 41 alumnos que constituyen el 40.1% de la población muestran
una autoestima escolar normal, 9 alumnos que representan el 8.8% de la población muestran una
autoestima baja; 1 alumno representa el 1.% de la población investigada con un nivel muy bajo de
autoestima, 23 alumnos se ubican en un nivel de alta autoestima que representa el 22.5% de la
población encuestada y 27 alumnos están ubicados en un nivel de autoestima muy alto
representando el 26% de la población autoestima..

Tabla Nº8
Niveles de autoestima Familia

Nivel Puntaje f %
Muy bajo [2] 15 14.7
Bajo [3] 17 16.6
Normal [4-5] 48 47
Alto [6] 16 15.6
Muy alto [7-8] 6 5.8
TOTAL 102 100,00
Fuente: Base de datos

GRÁFICO Nº 8:

Representación de los niveles de autoestima Hogar


48
50
45
40
35
30
25
17 16
20 15
15
10 6
5
0
Muy bajo Bajo Normal Alto Muy alto

Fuente: Datos de la Tabla Nº 9.

Descripción:

En el cuadro n°4 se observa que 48 alumnos representan el 47% de la población


encuestada ubicándose en el nivel normal, 17 alumnos que representan el 16.6% de la población se
encuentran en el nivel bajo de autoestima. 16 alumnos representan al 15.6% de la población
ubicándose en el nivel alto, y 6 alumnos que representan el 5.8% se ubican en el nivel muy alto, y en
el muy bajo tenemos a 15 alumnos con 14.7% un buen porcentaje de alumnos que tienen la
autoestima Hogar muy bajo sumando el 14.7%.

Tabla Nº9
Niveles de autoestima total

Nivel Rango f % X S2 S

Muy bajo [0-21] 13 12.7


Bajo [22-25] 17 14
Normal [26-34] 48 47
Alto [35-38] 15 14.7
Muy alto [39-58] 7 6.8
TOTAL 102 100,00 29 46,7 6,83
Fuente: Base de datos de los resultados de aplicar el test de autoestima
GRÁFICO Nº 9:
Representación de los niveles de autoestima total
48
50
45
40
35
30
25
17
20 15
13
15
7
10
5
0
Muy baja Baja Normal Alta Muy alta

Fuente: Datos de la Tabla Nº 10

Descripción:

En el presente cuadro se aprecia que 48 alumnos que representan el 47% de la población


se ubican en el nivel normal, 17 alumnos que representan el 14% de la población se ubican en el
nivel bajo, 15 alumnos que representan el 14.7% de la población se ubican en el nivel alto,
asimismo 13 alumnos representan el 13% ubicándose en el nivel muy bajo, y finalmente 7 alumnos
que representan el 6.8% se ubican en el nivel muy alto.

3.3. RESULTADOS DE LA MEDICIÓN DE LA VARIABLE ACTITUDES DOCENTES.

Se presenta los resultados de la escala de likert para cada uno de los alumnos entrevistados.
Las respuestas de cada participante se agrupan en cuatro categorías de la actitud de los docentes a
los alumnos, tomando como puntaje máximo de 110 puntos y el mínimo con 22 puntos. Los puntajes
dan como resultado que 1 alumno (0.98%) posee alta consideración hacia los docentes; 16 alumnos
(15%), se encuentran en la categoría medio alto, aún mantiene esa consideración hacia los docentes;
85 alumnos (83.3%), se encuentran en medio bajo, siendo la mayoría de los alumnos que consideran
a los docentes con relativa consideración; mientras que no se encuentra a docentes que se
encuentren en la última categoría.
Tabla Nº 10
Distribución de resultados en relación a actitudes docentes

CATEGORIAS RANGO f %
Bajo 0 – 22 0 0
Medio bajo 23 – 52 85 83.3
Medio alto 53 – 77 16 15.7
Alto 78 -110 1 0.98
TOTAL 102 100

GRÁFICO Nº 10:
Representación de los niveles de actitud docente

85
90
80
70
60
50
40
30
16
20
10 1
0
Alto Medio alto Medio bajo 0
Bajo

Fuente: Datos de la Tabla Nº 13

3.4.DESCRIPCIÓN DE LAS CORRELACIONES

3.5.

Tabla Nº11

Resultados de la correlación general entre los niveles de autoestima y actitud docente

n X Y  XY  X2  Y2
102 2957 6136 177581 91657 373560
∑ XY 177581
rxy = =
∑ X2 ∑ Y2 (302.75) (611.2)

177581
rxy = = 0,96
185041

0,96 < 1 = Correlación positiva muy fuerte

Grafico N°12

Interpretación

Como se observa, la relación de X entre Y es de -0.090 Tienen una correlación negativa


mínima, pero que no es significativa.

Luego el Sig es 0.369 > Sig =0.05

Teniendo la hipótesis nula de que los datos están relacionados, este resultado indica que se
rechaza la hipótesis nula y se acepta la alterna.

Por lo tanto existe relación entre las dos variables.

3.3. DESCRIPCION DE LAS CORRELACIONES

3.3.1. DESCRIPCIÓN DE LA PRUEBA DE HIPÓTESIS

En esta descripción nuestro interés está en determinar si las dos variables están relacionadas.
En esta prueba se está utilizando datos medibles en una escala nominal. La hipótesis nula de la
prueba Chi – Cuadrado postula una distribución de probabilidad de la población que ha generado la
muestra.

Tabla N° 13

Frecuencias observadas en la relación entre los niveles de autoestima la actitud docente.

Estadística Descriptiva
N Media Std. Desviación Mínimo Máximo
Autoestima 102 57,7941 13,41223 22,00 80,00
Actitud 102 59,2843 6,48437 47,00 75,00

Tabla N° 14
Frecuencias observadas en la relación entre actitudes docentes y autoestima de los alumnos de
primer grado de secundaria de la I.E. Gloriosa 329, Chimbote 2011

Actitudes docentes TOTAL


Bajo Medio Medio Alto Alto
Puntajes
(0-22) Bajo (53-77) (78-110)
Nivel de
(23-52)
autoestima
Muy bajo [0-21] 0 1 12 0 13
Bajo [22-25] 0 1 16 0 17
Normal [26-34] 0 9 42 0 51
Alto [35-38] 0 0 14 0 14
Muy alto [39-58] 0 3 4 0 7
Total [21-] 0 14 89 0 102
Fuente: Matriz de correlación Anexo 1D

Descripción:

En la tabla anterior se observa una correlación significativa entre el nivel medio de actitudes
docentes y el nivel medio de autoestima alumnos con una frecuencia de 42 puntos que correlacionan
en este punto.

Los resultados de la tabla anterior se pasaron a la tabla de frecuencias esperadas (Tabla 15)
aplicando la siguiente fórmula:

(Total fila) (Total columna)


E = Total
Tabla N°15
Frecuencias observadas en la relación entre actitudes docentes y autoestima de los alumnos de
primer grado de secundaria de la I.E. Gloriosa 329, Chimbote

Actitudes docentes TOTAL


Bajo Medio Medio Alto Alto
Puntajes
(0-22) Bajo (53-77) (78-110)
Nivel de
(23-52)
autoestima
Muy bajo [21-] 0,000 1,784 11,343 0,000 13
Bajo [22-25] 0,000 2,333 14,833 0,000 17
Normal [26-34] 0,000 7,000 44,5 0,000 51
Alto [35-38] 0,000 1,922 12,216 0,000 14
Muy alto [39-58] 0,000 0,961 6,108 0,000 7
Total 0,000 14 89 0,000 102
Fuente: Tabla 14

Descripción:

En la tabla anterior se observa la correlación entre las frecuencias esperadas en las variables
Actitud docente y autoestima alumnos; la frecuencia esperada más significativa es 41,5 entre los
niveles medio de ambas variables.

Para conocer si existe una relación significativa entre los niveles de autoestima y actitud
docente en los alumnos de primer año de secundaria de la I.E. N°89002 – Gloriosa 329, se aplicó la
prueba Chi Cuadrado.

4.2.2. HIPOTESIS ESTADÍSTICA

H0. No existe relación estadística significativa entre las actitudes de los docentes y autoestima
de los estudiantes del primer grado de secundaria de la institución educativa N°89002
“Gloriosa” 329, Chimbote.

H0: rxy ≠ 0

H0. Existe relación estadística significativa entre las actitudes de los docentes y autoestima de
los estudiantes del primer grado de secundaria de la institución educativa N°89002 “Gloriosa”
329, Chimbote.
HA: rxy = 0

Para averiguar la correlación estadística significativa se recurrió a los resultados de las tablas y
se aplicó la fórmula:

(O- E)2
X2 = ∑
E

Grados de libertad: V = (r-1)*(c-1) = 12

Tabla N°16
Relación entre frecuencias observadas y frecuencias esperadas en la relación entre actitudes
docentes y autoestima de los alumnos de primer grado de secundaria de la I.E. Gloriosa 329,
Chimbote

Frecuencia Frecuencia
CORRELACIÓN Observad Esperada (O – E) (O – E)2 (O – E)2 / E
(O) (E)
Muy Bajo/Bajo 0 0.000 0,000 0,000 0,000
Muy Bajo/Medio Bajo 1 1.748 -0,748 1.496 0.856
Muy Bajo/Medio Alto 12 11,216 0,784 0.615 0.055
Muy Bajo/Alto 0 0.000 0,000 0,000 0,000
Bajo/Bajo 0 0.000 0,000 0,000 0,000
Bajo/Medio bajo 1 2.333 -1,333 1.777 0.766
Bajo/Medio Alto 16 14,666 1,334 1,779 0,121
Bajo/Alto 0 0.000 0,000 0,000 0,000
Normal/Bajo 0 0.000 0,000 0,000 0,000
Normal/Medio Bajo 9 7.000 2 4 0.571
Normal/Medio Alto 42 44 -2 4 0.091
Normal/Alto 0 0.000 0,000 0,000 0,000
Alto/Bajo 0 0.000 0,000 0,000 0,000
Alto/Medio Bajo 0 1.922 -1,922 3,694 1,922
Alto/Medio Alto 14 12,078 1.922 3.694 0.306
Alto/Alto 0 0.000 0,000 0,000 0,000
Muy Alto/Bajo 0 0.000 0,000 0,000 0,000
Muy Alto/Medio Bajo 3 0.961 2,039 4,157 4,326
Muy Alto/Medio Alto 4 6,036 -2.036 4.145 0.687
Muy Alto/Alto 0 0.000 0,000 0,000 0,000
2
102 ∑(O- E) / E = 3.026
Fuente: Tablas 4 y 5

Descripción:

En la tabla anterior se observa que la mayor frecuencia esperada corresponde a la correlación


entre el nivel medio del normal y el nivel medio del alto con un puntaje de 44; el cuadrado de la
sumatoria de la diferencia entre frecuencia observada y frecuencia esperada sobre frecuencia
observada (∑(O- E)2 / E), dio como resultado chi calculada: 3,026, con ese resultado se realizó la
demostración de la validez de la hipótesis estadística; recurriéndose a la tabla de distribución Chi
cuadrado e interceptándose lo que corresponde a 12 grados de libertad en la columna 0,95; de modo
que: X2 (12gl) = 21,026..
(O- E)2
X2 = ∑ = 3,026
E
Gráfico N°17

Representación de la prueba de hipótesis para establecer la significancia estadística en la correlación


entre las variables: Actitud docente y Autoestima alumnos
Zona de Aceptación de Zona de Rechazo de H0
H0

0
X2 = 21,026 3,026 X2 CAL

Punto crítico X2 TAB


Tabla N°18

Prueba de hipótesis para establecer la significancia estadística en la correlación entre las


variables: Actitud Docente y Autoestima Alumno

Chi Tabular
Nivel de Grados Chi
VARIABLES Hipótesis X2TAB
Confianz de Calculada Decisión
ESTADÍSTICAS Estadísticas (Punto
a Libertad X2CAL
crítico)
Aceptar
X: Actitud docente
H1: rxy = 0 H1
Y: Autoestima 0,96 12 21,026 3.026
H0: rxy ≠ 0 Rechazar
alumno
H0
Fuente: Tabla 18
Grafico N°19
GRAFICO DE PROBABILIDAD DEL CHI CUADRADO
Fuente: Tabla 18

II. DISCUSIÓN DE RESULTADOS

Los resultados mostrados en la investigación comprueban la hipótesis propuesta en relación a


la actitud docente y la autoestima de los alumnos. Se ha podido demostrar que actitudes mostradas
por los docentes llegan a ser también un factor para la baja autoestima de los estudiantes, por lo
tanto, existe una relación significativa entre actitud docente y autoestima, consecuentemente el
rendimiento académico.

Por otro lado, el hecho de que entre docentes y alumnos existan diferencias significativas en
sus actitudes y formación, indica que la posición de autoridad que ocupa el docente y las actitudes
que muestran en los niveles cognitivo, afectivo y comportamental influyen en la formación de la baja
o alta autoestima en los alumnos. Estos resultados coinciden con los estudios realizados por
Rosenthal y Jacopson (1980), quienes demostraron que las expectativas de los profesores
condicionan las expectativas de los alumnos, sobre su autoestima y su propio rendimiento
académico.

Es necesario señalar la importancia de la relación armoniosa que debe de existir entre los
docentes y los alumnos, pues, la autoestima se modifica positivamente con un trato afectivo sincero y
honesto, de igual modo el lenguaje utilizado apropiadamente, la motivación y el trato
necesariamente modificaran personalidades y actitudes en especial de aquellos jóvenes que con
nuevas perspectivas puedan dirigirse hacia el éxito.

Al analizar los datos estadísticos podemos concluir que una buena parte de alumnos están en
el nivel normal de autoestima, indicando que los niños y niñas poseen valoración de sí mismos,
mayores aspiraciones, estabilidad pese a las circunstancias que le rodean. En general, cuando estos
niños se enfrentan a desafíos y problemas responden con confianza y normalmente alcanzan un alto
grado de éxito, reconocen sus propias habilidades, así como las habilidades especiales de otros, se
sienten seguros de sí mismo y se responsabilizan de sus propias acciones. Estos mismos resultados
demuestran que los alumnos poseen habilidades expresando en todo momento su empatía y
asertividad, evidenciando un sentido de pertenencia y vínculo con los demás.

El hecho de ser en su mayoría con un nivel normal de autoestima, también es un indicador


para constatar que los alumnos poseen buena capacidad para aprender, afrontar adecuadamente la
realización de sus tareas, y por lo tanto pueden alcanzar un rendimiento bueno. S on más realistas en
la evaluación de sus propios resultados de logros y no se dan por vencidos fácilmente si algo
les sale mal, son competitivos, se trazan metas superiores, les gusta sentirse desafiados por los
obstáculos. Trabaja a satisfacción tanto a nivel individual como grupal.

Los alumnos que se ubican en un relativo nivel normal, indica también que los alumnos
poseen buenas cualidades y habilidades en las relaciones íntimas con la familia, se sienten
respetados y considerados, poseen independencia, comparten ciertas pautas de valores y sistema
de valores con la familia, tiene concepciones propias acerca de lo que está mal o bien dentro del
marco familiar. Pero al mismo tiempo tenemos a un buen porcentaje de alumnos sumando el bajo y
el muy bajo, lo cual indica lo contrario.

En la tabla n°4, podemos notar que el 47% de los alumnos se encuentran en el nivel normal
de autoestima, si sumamos a ello los niveles alto y muy alto del mismo llegan a sumar el 68.5 de
alumnos que se encuentran con una autoestima necesarias para desarrollar sus demás capacidades,
tanto en los estudios, como en su desarrollo normal, quedando el 31.5%, un porcentaje alto,
considerando la población, quienes requieren un tratamiento exclusivo de los profesionales o es su
caso mejorar las actitudes de los docentes.
Si éste es el caso, un mejoramiento cualitativo de las actitudes de los docentes hará que el
alumno se supere en varios aspectos, además de mejorar las relaciones entre ambos, como un por
ejemplo un mayor aprecio y confianza en sí mismo, es decir en una mayor autoestima,
consiguientemente, mejorar su rendimiento académico.

A razón del tipo de estudio, se ha demostrado la correlación o dependencia que existen entre
las dos variables, por lo tanto se puede afirmar categóricamente dada las pruebas científicas, que la
variable autoestima es afectada por la actitud docente. Demostrada esa relación causal, los
resultados obtenidos en la prueba de correlación, nos permite establecer que a un aumento en una
de las variables corresponde a un aumento en la otra, o a una disminución de la primera
corresponde a una disminución de la segunda.

Con respecto a los instrumentos utilizados para la investigación, sobre todo para medir las
actitudes de los docentes como es la escala Likert, nos ha proporcionado un instrumento adecuado
para evaluar las actitudes de los docentes. En ese sentido, la escala de actitudes elaborada pude ser
un instrumento para todos aquellos que estén interesados en conocer las actitudes docentes.

Con relación al inventario para medir la autoestima de los alumnos fue construido por Stanley
Coopersmith, adaptada para Chile sobre la base de una traducción al español, utilizada y aprobada
por Prewitt – Diaz en Puerto Rico, 1984. Este instrumento ha sido validado y normalizado por Ariana
Llerena en Lima, 1995.
III. CONLUSIONES Y SUGERENCIAS

Conclusión General

Con los resultados de la investigación se ha podido demostrar y aceptar la hipótesis


planteada, esto es: existe relación significativa entre las actitudes de los docentes y la
autoestima de los estudiantes del primer grado de secundaria de la Institución Educativa
“Gloriosa 329” de Chimbote.

Conclusiones específicas.

a. A través de la correlación y del chi cuadrado y el análisis de los resultados nos permite
aceptar y demostrar una influencia significativa de la actitud docente en la autoestima
de los alumnos investigados, por lo tanto, se acepta la hipótesis de investigación.

b. Se comprueba que existe una relación positiva en la autoestima de los estudiantes y


actitud docente con una correlación de 0,96, menor a uno, siendo una correlación
positiva muy fuerte.

c. Analizar la relación existente entre estas dos variables ha presentado un reto. La


aplicación de instrumentos y sus escalas que tratan de evaluarlas han presentado
dificultades en su operacionalización. Dado que, dichas escalas fueron diseñadas para
otro tipo de población.

d. El nivel de autoestima más debilitada, puede considerarse el aspecto social, pues son
aproximadamente el 50% del total de la muestra, esta puede estar relacionada por la
procedencia o lugar donde habitan, en cambio, la autoestima escolar muestra un alto
porcentaje de alumnos con ganas de estudiar, o en todo caso, puede estar relacionada
por la facilidad que puedan encontrar compañeros con quienes relacionarse.

e. La autoestima familia, también se ve afectada, pues, llegan a constituir el 32% de la


muestra, pude tratarse de que los padres no estén tan interesados en la formación de
sus hijos, el cual se puede demostrar por la falta de participación de los padres en la vida
de los estudiantes.

f. Al realizar esta investigación, ha constituido todo un reto por las implicancias propias y
por la propia experiencia con los alumnos en el aula. Ha sido necesario conocer y
dominar sobre todo los instrumentos para poder evaluar tanto las actitudes docentes
como la autoestima de los alumnos, dado que los utilizados previamente han requerido
una adecuación para ser aplicada en una realidad como es la I.E. “Gloriosa 329”

g. Las actitudes de los docentes son siempre blanco de la crítica de los padres de familia,
llegando al extremo de cambiarlos de colegio para que su hijo o hija no se vea afectada
por las actitudes de los docentes, por lo que estos últimos, sin duda, tienen que mejorar
aquellas actitudes que garanticen una buena formación integral de los alumnos de la I.E.
“Gloriosa 329”.

a. Los mismos docentes conocen la importancia en la formación de personas con una


buena autoestima, pero, aún no existen suficientes normas o capacitaciones, sobre todo
en el nivel secundario para mejorar actitudes, es por ello la indiferencia entre los mismos
para analizar su propio comportamiento en el aula. En algunos casos, existe indiferencia
sobre los estudiantes, provocando de alguna manera, la motivación a superarse de los
alumnos.

b. El trabajo de investigación ha demostrado que existe relación entre las actitudes


docentes y las dimensiones afectiva, social, académica y familiar de la autoestima en los
estudiantes del primer grado de la Institución Educativa N°89002 – “Gloriosa 329”.

c. Por último, es importante señalar, que no existen políticas al respecto que consideren
posibilidades de apoyar a los maestros que trabajen en este aspecto, o apoyo, incluso
psicológico en el mejoramiento cualitativo de las actitudes de los docentes.

IV. RECOMENDACIONES
a. Un trabajo de tesis como el realizado aquí, no es algo para que pueda guardarse.
Posiblemente la investigación no haya llenado todos los espacios referentes al tema, por
lo que se recomienda a los docentes de la Institución Educativa completar este informe,
puesto que es un inicio para que se pueda profundizar y ampliar el tema tratado aquí,
de tal manera que pueda ser provechoso para todos aquellos docentes que deseen
mejorar en sus actitudes.

b. Resulta importante trabajar mediante talleres tanto con alumnos como con los docentes
sobre la autoestima, con el apoyo de otras disciplinas afines además del psicológico, para
que tanto alumno como profesores puedan conocer sus capacidades tanto como
profesional como humano, sobre todo en los niveles cognitivo, afectivo y
comportamental, y pueda plantearse correctivos para aquellas actitudes que no le
favorecen tanto al docente como a sus alumnos.

c. En la Institución Educativa debe de plantearse y realizarse talleres o programas sobre


autoestima, de tal manera que pueda significar un aporte para su propio desarrollo
personal, y para los alumnos un mejoramiento en su rendimiento académico.

d. Es necesario promover en los docentes de la Institución Educativa políticas orientadas a


desarrollar su propia autoestima, pues es un factor que condiciona sus actitudes.

e. En la Institución Educativa “Gloriosa 329”, los mismos profesionales de la educación


debe de propiciar actividades que contribuyan al desarrollo en los niveles cognitivos,
afectivos y comportamentales de los docentes, consiguientemente favoreciendo las
relaciones positivas con los estudiantes a su cargo.

f. Los docentes de la Institución Educativa y de otros, tomen conciencia que muchos


alumnos se desarrollan mediante la aprobación y que la crítica o conducta agresiva
puede afectar la autoestima de los alumnos y el rendimiento académico

g. Es preciso efectuar cambios radicales en los modos tradicionales de entender la relación


entre docentes y estudiantes. Dado el cambio cultural que se presenta en todos los
campos del saber. Se debe de construir entre los docentes de la Gloriosa 329 una nueva

CAPITULO VII
actitud frente al proceso en el cual el alumno se hace cada vez más autónomo.

REFERENCIAS
BIBLIOGRAFICAS
VI. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Alarcon, D. (1998). Escuela y Familia en Isla de Pascua: ¿Sistemas Compatibles? Recuperado:


http://www.facso.uchile.cl/publicaciones/enfoques/02/docs/enfoques_02_1998.pdf.

Acuña J. (2012). Autoestima y Rendimiento Académico de los Estudiantes del X ciclo de la Escuela
Académica Profesional de Educación Primaria. Recuperado:
http://190.116.38.24:8090/xmlui/bitstream/

Barros S. y Elia Marcos (1996). Las Actitudes de los Profesores: Cómo influyen en la realidad de la
Clase. Universidad Federal de Rios de Janeiro.

Branden N. (2009). Los seis pilares de la autoestima. Artículos.


http://www.psicologosclinicos.com/articulos/los-seis-pilares-de-la-autoestima/

Bermúdez, M. (2004).Déficit de autoestima. Evaluación, tratamiento y prevención en la infancia


y adolescencia. Pirámide

Bolivar R. (2006). La autoestima se construye constantemente y a lo largo de toda la vida. Lima.

Bonet, C. y Brusa, M. (2003). Autoestima en la infancia. España: Web de la Asociación Española


de Pediatría de Atención Primaria. Recuperado el 30 de noviembre de 2010, de
http://www.aepap.org/pdf/autoestima.pdf

Bonet J.V. (1997). Se amigó de ti mismo: Manual de autoestima. España: Terrae Maliaño

Blog, 2012. Influencia de la autoestima en el ámbito educativo.


http://educacionyautoestima.blogspot.pe/ Recuperado el año 2012

Branden N. (1987). Como mejorar su Autoestima.. Versión traducida: 1990. 1ª edición en


formato electrónico: Enero de 2010: Paidós

Briggs, (2004).El niño feliz. Su clave psicológica, Barcelona: Gedisa,

Castro J. (2003) Actitudes y Desarrollo Moral: Función Formadora de la Escuela. Artículos


Arbitrarios. Universidad de los Andes. Colombia.

Cáceres, N. (1997). Niveles de autoestima en niños que cursan el cuarto y quinto grado de
primaria de la Merced, Chanchamayo. Tesis Universidad Inca Garcilaso de la Vega.
http://unsm.edu.pe/spunsm/archivos_proyectox/archivo_45_TESIS

Campos L. (2009). Los Estilos de Vida y los Valores Interpersonales Según la Personalidad en
Jóvenes del Departamento de Huanuco. UNMSM – Huanuco.
Cerecedo Y. (2013). La Actitud Docente en el aula, Catalizador del aprendizaje. Recuperado de
http://suite101.net/article/

Connell,J.P.-Wellborn,J.G.(1991): Competence, autonomy, and relatedness: A motivational


analysis of self-system processes. En M. R. Gumar y L. A. Sroufe (Eds.), Self processes and
development, vol. 23

Coopersmith,S. (1978): Los antecedentes de la Autoestima. San Francisco: W.H. Freeman.

Cobarrubias P. Patricia – Piña R. María (2004) La interacción maestro-alumno y su relación con


el aprendizaje Revista Latinoamericana de Estudios Educativos (México), vol. XXXIV.
Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=27034103

De Tejada L (2009). La escuela desde una perspectiva ecológica. Universidad Pedagógica


Experimental Libertador. Caracas.

Festinger, L. (1954). Una teoría de procesos de la comparación sociales. Relaciones humanas

Festinger, L. (1957). A Theory of Cognitive Dissonance. Stanford University Prees. Stanford.

Fitts, W. (1965). Las actitudes hacia sí mismo y su medición. Barcelona: Ediciones Universitarias.

Garcia F. Musito G. Autoconcepto. El autoconcepto, la autoestima y su relación con la


educación afectiva recibida. Forma 5. Madrid TEA Ediciones2011

García Hoz, V. y otros (1994). La Orientación en la Educación Personalizada. Madrid 1994.

Gonzales M. (1999) Algo sobre la Autoestima. Qué es y cómo se expresa. Universidad de


Salamanca. Facultad de Educación. revistas.usal.es/index.php/0214-3402/article/

Gonzáles N. – Arratia, Autoestima en jóvenes universitarios. Ciencia Ergo Sum. Julio 2003.
Mexico.

Gonzales N – Arratia (2002). La autoestima. Medición de intervención a través de una


experiencia en la reconstrucción del ser. Universidad Autónoma del Estado de México.

Guay,F.-Pantano,H.W.-Boivin,M. (2003): Auto-concepto académico y logro académico:


perspectivas del desarrollo sobre su ordenamiento causal. Diario de Psicología
Educativa.

Haeussler, I. y otros. (1995). Confiar en uno mismo: Programa de Autoestima. Santiago


- Chile: Ediciones Dolmen – Educación S.A.

Hewitt, John P. (2009). Manual de Oxford de la Psicología Positiva. Prensa de la Universidad de


James, W. (1892) Psicología: El curso más breve . Nueva York: Henry Holt Oxford.
James, W. (1892) Psicología: El curso más breve . Nueva York: Henry Holt

http://educaenvirtudes.files.wordpress.com/2010/10/familia_autoestima.pdf

Jaramillo J. (2013) Blog. Psicología Social. http://psicologia-social-roiel.blogspot.com

La autoestima en el ámbito escolar. Recuperado de http://icar.univ-lyon2.fr/equipe2/

Laporte, Danielle (2002). Escuela para Padres: Como desarrollar la autoestima en los niños.
Lectorum, Mexico. Recuperado de http://repositorio.ug.edu.ec/

Lorenzana, L. (2013). El autoconcepto y la autoestima. Obtenido de


http://psicologiamotivacional.com/el-autoconcepto-y-laautoestima/

Llanos A. (1999). Influencia positiva de la autoestima en el rendimiento escolar en la I.E 10797


de Micaela Bastidas. Tesis. Chiclayo.

Navarro E, Tomás J. (2006). Factores Personales, Familiares, y Académicos en Niños y


Adolescentes con Baja Autoestima. Boletín de Psicología.

Malabrigo B. (2001) Influencia de un programa de autoestima en el Rendimiento Académico de


los alumnos de 1er ciclo de Ciencia Agraria de la Universidad. Antenor Orrego de Trujillo.
Tesis para optar el grado de maestro en educación con mención Psicología Educativa.
UNT..

Maslow, AH (1987). La motivación y la personalidad (Tercera ed.). Nueva York:.

Michener y Myers Manual de Psicología Social. La perspectiva cognitiva.


https://www3.nd.edu/~rwilliam/xsoc530/attitudes.html

Mirella Leticia (2009). La Familia, la Autoestima y el Fracaso Escolar del Adolescente.


Recupedado de http://0-hera.ugr.es.adrastea.ugr.es/tesisugr/17811089.pdf

Musitu, G.-Allatt,P. (1994): Psicología de la Familia. Valencia: Albatros.

Navarro, V. (1997), Niveles de autoestima de los alumnos del 5to. y 6to. grado de educación
primaria del Colegio Nacional 006 - Micaela Bastidas del Distrito de Breña en la ciudad
de Lima, Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Lima. Recuperado de
http://www.unsm.edu.pe/spunsm/archivos_proyectox/archivo_42_TESIS.pdf.

Navas J. (2011). Relación Docente – Alumno Una estrategia de Motivación para Mejorar el
aprendizaje. Universidad Dr. Andres Bello. https://edusique.wordpress.com
Newcomb, T. (1984). El desarrollo de las actitudes en función del gro de referencia: el estudio
de Bennington. En Torregrosa J. y Crespo, E. Estudios básicos de Psicología Social.
Barcelona.

OEI. (2009). Foros de Debate acerca del Proyecto Metas Educativas 2021. La Cuestión docente.
www.oei.es/historico/metas2021/forodocentes.htm

Orth T .; Robbins (2014). "El desarrollo de la autoestima". Current Directions in Psychological


Science. http://hera.ugr.es/tesisugr/17811089.pdf

Panizo, M. (1985), Autoestima y Rendimiento Escolar. Pontificia Universidad Católica del Perú.
Lima.

Pastor,Y.-Balaguer,I.-García-Merita, M.L.(2003): El auto concepto y la autoestima media: análisis


diferencial por curso y género. Revista de Psicología Social

Polaino A. – Goleman, (1996), FAMILIA Y AUTOESTIMA. Reflexiones para avanzar en nuestra


tarea de docentes Recuperado de http://www.santillana.com.ar/03/

Polaino-Lorente, A. y Martínez Cano, P. (1997): Procedimientos de evaluación familiar


(manuscrito): Instituto de Ciencias de la Familia. Universidad de Navarra. Pamplona.

Rodriguez M. - Muro J. (1999) Motivación y Rendimiento académico. Tesis doctoral UNPRG –


Chiclayo. http://h.exam-10.com/doc/15435/index.html?page=11

Ramos G. La Educación informal y su influencia en la actitud de los estudiantes. Rev. De


Investigación V4, N°4 (1). Universidad Nacional del Altiplano. 2008.
http://web.unap.edu.pe/epgrd/investigacion/revistas/revista_investigacion_postgrado

Rodríguez, M. (1996). Autoestima clave para el éxito personal. México: Ed.

Rosenberg, M. (1965): La Sociedad y el Adolescente, imagen de sí mismo. Princeton, New


Jersey: Princeton University Press.

Sagrada Congregación para la Educación Católica. El laico católico testigo de fe de la escuela.

Smith, ER; Mackie, DM (2007). Psicología Social (tercera ed.). Hove:. Psychology Press

Tausch, Reinhard ; Tausch, Anne-Marie Título Psicología de la educación: encuentro de persona


a persona Edición 8ª ed. aum. y rev. Publicación Barcelona: Herder, 1981.

Tejada Fernández, J. Profesionalización docente en el escenario de la Europa de 2010. Una


mirada desde la formación. Recuperado:

www.revistaeducacion.educacion.es/re349_22.html
Tesser N. y Schwarz N. 2001. The Construction of Attitudes. University of Michigan and Gerd
Bohner University of Kent. EE.UU. Recuperado de https://dornsife.usc.edu/assets/
sites/780/docs/schwarzz___bohner_attitude-construction-ms.pdf

Tiscar C. J (1995). La autoestima: Relación con el bienestar y su tratamiento. Recuperado de


http://docplayer.es/157124-Relacion-con-el-bienestar.html

Teijido De Suñer E. (2004). Influencia del Estilo Docente en la Formación de la persona. Facultad
de Filosofía y Letras de la Universidad Católica de Argentina. Recuperado de:
http://www.sta.org.ar/xxvii/files/Martes/SUNER_02.pdf

Teijido de Suñer E. El Educador como Modelo. Conferencia Pontificia Universidad Católica de


Buenos Aires. http://es.calameo.com/books/000230380d9a5dda292b2

Ticona V. (1998). Las actitudes y su influencia en el aprendizaje de las asignaturas del 5to
Grado del CEP “José Antonio Encinas”. Puno

WHITAKER, N. (1984). Psicología. México, Nueva Editora Interamericana.