Anda di halaman 1dari 5

17 de feb.

de 19
La educación Argentina no está perdida:
“Hombre, pueblo, nación, estado: todo
está en los humildes bancos de la escuela.”
-Domingo Faustino Sarmiento

Año tras año, el mes de marzo comienza con los conflictos y reclamos
planteados por los sindicatos docentes: mayor salario, mejor infraestructura, una
obra social más completa y por último mejorar el sistema educativo, o eso le
tratan de hacer creer a la sociedad. Se repite que para solucionar este conflicto
habría que aumentarles a los docentes el sueldo por encima de la inflación e
invertir más dinero para mejorar el sistema educativo. Esto suena bien, pero cabe
preguntarse si esto es suficiente o, mejor aún, ¿Realmente soluciona el
problema?
La realidad Argentina refleja que paradójicamente, cuanto mayor es el
gasto en educación, los datos de eficiencia empeoran. En 1970 los 98,6% de los
jóvenes entre 6 a 11 años asistían al colegio, mientras que actualmente sólo
asisten un 72% (Fuente: El PAIS). Fuimos para la década del 70’ el país con los
estudiantes de mayor cantidad de años de estudio de la región, hoy nos
posicionamos en tercer lugar y cerca de ser superados por Perú y Colombia,
cuarto quinto puesto respectivamente. Mientras en los exámenes internacionales
hemos sido degradados, cuando en 1970 nos hallábamos primeros en todas las
áreas respecto a Latinoamérica, hoy en exámenes reconocidos como los PISA,
nos muestran que respecto a la región nos encontramos quintos en matemática,
sextos en lectura y cuartos en ciencia. Respecto al gasto en educación pasamos
de 1,46% del PBI en 1970 a 5,90% del PBI en 2019 (Fuente: Banco Mundial),
con lo cual podemos sacar una conclusión rápida: el problema no radica en la
inversión, sino que en el sistema en el cual se invierte.
Partiendo de tal diagnóstico, debemos reflexionar sobre cuáles serían las
posibles soluciones para nuestro país con el objeto de intentar resolver este
conflicto que venimos arrastrando hace décadas. Abrazo una idea –no del todo
propia- que proviene del sistema de Vouchers esbozado por el economista Milton
Friedman el cual me aventuré a modificarlo para utilizar en mi argumentación.
En primer término, habría que independizar el sistema educativo en las
escuelas, dejando libre albedrío al colegio sobre la enseñanza hacia sus
alumnos. De esta forma cada colegio se inclinaría hacia las áreas que crea
correcto dirigirse, o designar más atención, por ende, comenzarán a haber
colegios con más especializaciones en determinadas áreas que otros. Al mismo
tiempo los títulos quedarían en manos del colegio y no del estado. El titulo te lo
proporciona la institución sin pasar por un proceso de aprobación de la mano del
estado. Esto crearía un sistema más competitivo debido a que los colegios con
mejor educación darán un título con mayor reconocimiento.
En segundo término, el sistema de financiación de los colegios cambiaría
a uno de libertad institucional, donde el estado dejará de financiar a los colegios,
y empezaría a financiar a los alumnos otorgándole un voucher, si es que el chico
y los padres lo consideran necesario. Este tendrá en un principio un valor X,
poniendo un ejemplo, el valor seria 5 mil pesos el cual le permitiría ir a cualquier
colegio. A medida que ese alumno avance en el ciclo escolar este voucher podrá
aumentar o disminuir de precio según su conducta o sus calificaciones. Un
alumno de promedio 9 por ejemplo podría subir su voucher de 5 mil pesos a 8
mil pesos siguiendo el ejemplo anterior, mientras que uno con promedio de 4
podría bajarlo de 5 mil pesos a 3 mil. De esta forma crearemos un sistema
competitivo, en el cual los estudiantes competirán por tener un promedio alto,
debido a que cada colegio tendra la opción de elegir, un alumno con voucher
superior por encima de uno con voucher inferior, hablando en términos de valor.
A este sistema de financiación también se le debe agregar el sistema de cupos
pagos, donde desde el 1% al 10% de los cupos de alumnos (determinado por el
colegio) serán pagos, esto significa que al no ser aceptado por tu nivel bajo de
voucher, puedas ser aceptado pagando este cupo, el cual tendrá un precio fijado
por la institución. Concluyendo, las finanzas quedarían en mano de los colegios,
donde la mejor forma de recaudar es atraer a la mayor cantidad de alumnos
posibles, para obtener el mayor capital posible, y esto solo se dará si la
educación proporcionada atrae a los alumnos.
En tercer término, el funcionamiento de los colegios con este sistema de
financiación va a ser sencillo, si tu educación es mediocre y no logras atraer
alumnos quiebras, solo quedaran aquellos que son competitivos. Respecto al
manejo del dinero de parte del colegio deben lograr mantener su infraestructura
y pagar los salarios. Respecto a los colegios estatales vale aclarar, que la
administración del dinero queda a cargo del director de la institución en curso, el
cual deberá mes a mes blanquear la entrada de capitales y mostrar el libro diario,
esto será así hasta que algún sujeto compre la institución al estado.
En cuanto al cuarto término, este sistema es solo para profesores que
demuestren que sus conocimientos y habilidades están a la altura. Debido a que
este es un modelo de competencia, no solo hace competir a los alumnos, sino
que también a los profesores, debido a que su sueldo va a estar determinado por
el colegio, por consiguiente, los profesores mejores pagos serán aquellos que
trabajen en los mejores colegios. Comprendo que esta es una de las claves por
las cuales los profesores se van a esforzar mucho más de lo que vienen
haciéndolo, ergo plan solo beneficia a aquellos que realmente se esfuerzan en
hacer bien su trabajo.
Hasta acá tenemos explicado cada punto a poner en marcha en este
nuevo sistema educativo, ahora toca explicar su implementación, las dudas
recurrentes y como afecta al poder ejecutivo nacional y los provinciales.
 Eliminación del Ministerio de Educación tanto provincial como
nacional, se suplantaría por la Secretaría del Fondo Educativo, que
estaría a cargo de Hacienda o el Ministerio de Economía. La
eliminación de dicho Ministerio se debe a que deja de intervenir en
la enseña de los jóvenes, y pasa a manos de privados. Mientras
tanto, la nueva Secretaría se encargará de emitir los Vouchers
educativos e ir nivelándolos según las notas.
 Este sistema regirá en todos los niveles escolares, desde prescolar
hasta el sistema universitario. Los Voucher tendrán un valor inicial
de X el cual en prescolar no podrá tener alzas en el precio, pero si
disminución en caso de que el alumno tenga mala conducta.
Recién en el Primario podrán empezar a reflejar un aumento solo
si sus notas acompañan y su conducta no es pésima.
 El Valor del Voucher se reiniciará por cada ciclo terminado una vez
sido inscripto en el nuevo. Esto significa qué si durante la primaria
tuviste un promedio de 9 y tu Voucher tuvo un incremento, lo podrás
utilizar el primer año del secundario. Pero para el segundo año del
secundario solo tendrás la nota del primer año secundario, debido
a que el primario es un ciclo terminado.
 El sistema al largo plazo, solo si la economía acompaña, tiene
intención de ir aumentando los cupos pagos debido a que el poder
adquisitivo de la gente se va incrementado. Esto permitiría bajar el
gasto sin afectar la eficiencia.
 Una de las cosas que más beneficio dará este sistema es el interés
de las empresas y sus inversiones en los colegios. Suponte que un
empresario/a tiene en la Argentina una multinacional de software,
y busca empleados que cumplan con las demandas de la empresa
y contengan todos los conocimientos adecuados para llevar a cabo
el trabajo. Este empresario podría invertir su capital en un colegio
para que los jóvenes de esa institución logren conseguir esas
habilidades que él requiere, como también ofrecer pasantías o un
trabajo apenas se reciba. Este mismo ejemplo se puede dar con
los clubes deportivos o cualquier otra empresa.

Este sistema como se habrán podido dar cuenta es altamente competitivo,


y busca recompensar a aquellos que mejor hacen su trabajo. Este modelo
educativo intenta recuperar la libertad del aprendizaje, permitiendo elegir la
institución donde uno quiera estudiar, sin importar la clase socioeconómica. La
única condición es el esfuerzo. Comprendo que implementar esto en la Argentina
es un proyecto muy ambicioso, pero no perdemos nada en soñar con volver a
ser ese país que un día logró sacar a su pueblo del analfabetismo. Me gustaría
cerrar esta nota tal como la empecé con una frase para recordar de por vida,

“La educación es el arma mas poderosa que puedes usar para cambiar
al mundo” – Nelson Mandela
Fernando Ezequiel López Hiralde
Estudiante de Política y Administración Pública
– Gobierno y Relaciones Internacionales
DNI 42.781.614