Anda di halaman 1dari 4

ESCORPION

(Scorpiones, del latín scorpio, -õnis) o alacranes (del árabe al'aqráb) son un orden
de artrópodos de la clase de los arácnidos. Están provistos de un par de apéndices
en forma de pinza (pedipalpos) y una cola acabada en un aguijón provisto de
veneno. Se conocen unas 1400 especies en todo el mundo. Alcanzan tamaños entre
los nueve milímetros de Alakranius y los 21 centímetros de los escorpiones
emperador (Pandinus imperator) o de Hadogenes troglodytes.

CANGREJO

caracterizado por tener cinco pares de patas, incluye a los crustáceos de mayor
tamaño, como langostas, gambas y camarones, además de las diversas formas que
se llaman cangrejos.

Lo que tienen en común todos los llamados cangrejos es su carácter bentónico, es


decir que viven vagando sobre el fondo. Sólo algunas especies de la superfamilia
Portunoidea han desarrollado secundariamente un hábito nectónico, es decir,
viven nadando entre dos profundidades en vez de en el fondo. Otro rasgo común,
compartido con algunos otros decápodos, es que el primer par de patas
locomotoras se ha convertido evolutivamente en un par de pinzas, que emplean
para la captura y manipulación del alimento, para el cortejo, o para la disputa
territorial.
Hormiga

Las hormigas (Formicidae) son una familia de insectos eusociales que, como las
avispas y las abejas, pertenecen al orden de los himenópteros. Las hormigas
evolucionaron de antepasados similares a una avispa a mediados del Cretáceo,
hace entre 110 y 130 millones de años, diversificándose tras la expansión de las
plantas con flor por el mundo. Son uno de los grupos zoológicos de mayor éxito, con
cerca de 14 000 especies descritas, aunque se estima que pueden ser más de
22 000. Se identifican fácilmente por sus antenas en ángulo y su estructura en tres
secciones con una estrecha cintura. La rama de la entomología que las estudia se
denomina mirmecología.

Atunes

Los atunes (Thunnus), llamados cordilas en sus primeros días de vida, son un
género de una docena de especies de peces que viven en el océano. Nadan con
velocidades de crucero de 3 a 7 km/h, pero pueden alcanzar los 70 km/h y,
excepcionalmente, son capaces de superar los 110 km/h en recorridos cortos.1
Como son animales oceánicos pelágicos, viajan grandes distancias durante sus
migraciones (recorriendo de 14 a 50 km diarios), que duran hasta 60 días. Ciertas
especies de atunes pueden sumergirse hasta los 400 m de profundidad.

La carne de atún es rosada o roja, y contiene una mayor cantidad de hemoglobina


(hasta 380 mg en 100 g de músculo) y mioglobina (hasta más de 530 mg en 100 g
de músculo) que la de otras especies de peces.23
Sapo

Los bufónidos (Bufonidae) son una familia del orden Anura, perteneciente a la
clase de los anfibios. Muchas de sus especies se conocen con el nombre común de
sapos; no obstante, numerosas especies pertenecientes a otras familias también
son comúnmente denominados sapos. Esto es así porque las características que
popularmente se utilizan para distinguir a las ranas de los sapos no son las mismas
que se utilizan en la clasificación científica. Según la cultura popular, se diferencian
en que las ranas tienen la piel lisa y húmeda, mientras que los sapos tienen la piel
áspera y seca y son más caminadores que saltadores, de ahí que sus patas sean
más cortas.

Los bufónidos carecen de dientes y tienen glándulas parotoides en la parte trasera


de su cabeza. Estas glándulas contienen diversas toxinas que tienen diferentes
efectos.

Tortuga

Las tortugas o quelonios (Testudines) forman un orden de reptiles (Sauropsida)


caracterizados por tener un tronco ancho y corto, y un caparazón que protege los
órganos internos de su cuerpo. De su caparazón salen, por delante, la cabeza y las
patas delanteras, y por detrás las patas traseras y la cola.

La característica más importante del esqueleto de las tortugas es que una gran parte
de su columna vertebral está soldada a la parte dorsal del caparazón. El esqueleto
hace que la respiración sea imposible por movimiento de la caja torácica; se realiza
principalmente por la contracción de los músculos abdominales modificados que
funcionan de modo análogo al diafragma de los mamíferos y por movimientos de
bombeo de la faringe.2 Aunque carecen de dientes, tienen un pico córneo que
recubre su mandíbula, parecido al pico de las aves.

Al igual que todos los reptiles, las tortugas son animales ectotérmicos, lo que
significa que su actividad metabólica depende de la temperatura externa o
ambiental. Las tortugas mudan la piel; sin embargo, a diferencia de los lagartos y
serpientes, lo hacen poco a poco. También mudan o desprenden los escudos del
caparazón, individualmente y aparentemente sin un orden determinado.
Águila

Águila es el nombre dado a las mayores aves depredadoras. Las diversas especies
y subespecies de águilas pueden encontrarse en casi cualquier parte del mundo
excepto en la Antártida. Son miembros de las aves de presa, del orden de
Accipitriformes,1 (o Falconiformes acorde a una clasificación anterior), 2 familia
Accipitridae, subfamilia Buteoninae. Pertenecen a varios géneros, los cuales están
sujetos a una reclasificación más adecuada puesto que los expertos no llegan a una
opinión consensuada. Las águilas se caracterizan principalmente por su gran
tamaño, constitución robusta, cabeza y pico pesados.

Como todas las aves de presa, las águilas poseen un pico grande, poderoso y
puntiagudo para desprender la carne de su presa. Cuentan también con tarsos y
garras poderosas. Llama también la atención la fuerza de las águilas, que les
posibilita alzar en vuelo a presas mucho más pesadas que ellas. Además poseen
una vista extremadamente aguda que les permite visualizar potenciales presas a
distancia, por ejemplo el águila real posee dos puntos focales en sus ojos, uno para
mirar de frente y otro para localizar la mirada hacia los costados escudriñando a la
distancia.