Anda di halaman 1dari 178

Tearía Cuántica para Principiantef

Título en inglés: lntroducing Quantum Theory (lcon Books, U.K.)

@ del texto: J. P. McEvoy.


@ de las ilustraciones: Oscar Zárale.
@ de los derechos exclusivos para ¡dioma español: Era Naciente SRL.

Director de la serie: Juan Carlos Kreimer


E-mail: kreimer@ ciudad.com.ar
Traducción: Paula Grossman

PanPñncipianEg
es una colección de libros de
Era Naciente SRL
Fax: (5411) 4775-5018
Buenos Aires, Argentina
E-mail: kreimer@ ciudád.com.ar
www. paraprincipiantes.com

Mc Envoy, J.P
Teía cuánt¡€ para principiantes / J.P Mc Envoy ; ilustEdo por Ofrr Záale - 1a
ed. 3a re¡mp. - Buenc Airs : EE Naciente, 2007.
176 p. : il. ; 20x14 cm. (Dcumentiales ilustrados)

Traducido por Paula Gr6man


rsBN 97E-987-9065-56-3

1. Fís¡€-Teoría Cuántica. L Oscar Zárate, ilus. ll. Paula Grosman, tEd. lll. Título
cDD 530.12

ISBN: 978-987-9065-56-3

Queda hecho el depós¡to que prevé la Ley 11 .723

Ninguna parte de este libro puede ser reproducida,


almacenada o transmitida de manera alguna
por ningún med¡o, ya sea electrónico, químico
o de fotocop¡a, sin permiso previo escrito del editor.

Esta edición de 3000 ejemplares se term¡nó de imprimir


en la planta ¡mpresora de Sevagraf S.A., Buenos A¡res,
República Argentina, en noviembre de 2007.
¿Qué es Ia teoría cuántica?
La teoría cuántica es el conjunto de ideas más exitoso jamás
concebido por seres humanos. Ella explica la tabla periódica de
los elementos y el porqué de las reacciones químicas. Formula
predicciones exactas acerca delfuncionamiento de lásers y
microchips, la estabilidad delADN y el modo en que las partícu-
las alfa abandonan el núcleo.

EüEIE II
'fz/-
(r1,6

RecleNTewNTe,
qJgCO|WTTO6FWRON
LATERÍA @¡VP AR,AO 06 CO N L A F II.O# A e51e
¿Ll,ANfl¿At jO OR IÉNfAL Y UT ILIZAD O9 ? AR.A
LloRoReqotwLA
E' INÍUIÍIVAY ÉXPLCRAR@6*R?TOSW PffiaUtÍf Az PÉ.OÓ\'W
w*(AeL gJR&LATERIA
*ítiloo LA COI'lClÉ l€l A, e L L l%e a)Arnt¿A?
ALWR\OYELMUNOO

leárcpuwR
q)q6-TRUCTURA
LATCRACUÁNTEAE,EN RevoL(ElotúeL
e *$Vl A l^AT efv\^T CA...
I
lv\@O%WReL
¡AUwoFi^tco.

É arcagE HEt!?EflaÉrc
La presentación por parte de Niels Bohr de la teoría cuántica en
1927 integra la ortodoxia actual. No obstante, los experimentos
mentales de Einstein en la década de 1930 cuestionaron la
validez fundamental de la teoría y aun hoy siguen siendo objeto
de debate. ¿Acaso tenía razón nuevamente? ¿Falta algo?
Empecemos por el principio...
Presentación de la teoría cuántica...
;M6A)e \
kL ey.p LtcpRLÉ
eg ¡v\Mr
L^IaRAaJÁNTI¿A A uN
MVAfo q)e AuNrlao

es-r^6gRdwAt:go.
¿cI.)É LE??A4, Ae5Í6
cLAgtCG @N LA reRía

El problema es el siguiente. A fines del siglo pasado, los físicos


estaban tan absolutamente seguros de sus ideas acerca de la
naturaleza de la materia y la radiación que no tomaban muy en
cuenta los conceptos nuevos opuestos a su cuadro clásico.
Además de la perfección delformalismo matemático de
lsaac Newton (1642-1727) y James Clerk Maxwelt (1831-79),
las predicciones basadas en sus teorías habían sido confirmadas
mediante minuciosos experimentos practicados durante años.
¡La Era de la Razón se había convertido en la era de la certeza!
Físicos clásicos ¿Cuáles la definición de "clásico"?

Eltérmino clásico se refiere a los físicos


de fines del siglo XIX alimentados en lo
intelectualcon una dieta estricta a base
de la mecánica de Newton y el electro-
magnetismo de Maxwell: las dos síntesis
de fenómenos físicos de mayor éxito en
la historia del pensamiento.

UNPLAM IN¡CLINA'O
y uf\A e*e3.A¡|/lefÁLtcA,
wtt0SlRe q)e LA F lgtcA WL
q.AN AA51AEIE6ER,A

La puesta a prueba de teorías mediante


la observación había sido el rasgo
distintivo de la buena física desde
, Galileo (1564-1 642). El enseñó a idear
experimentos, realizar mediciones
y comparar los resultados con las
predicciones de las leyes
matemáticas.

La interacción de teoría y experimentación sigue siendo el mejor


camino a seguir en el mundo de la ciencia aceptable.
Está todo probado (al me¡or estilo clásico)...
En los siglos XVlll y XlX, las leyes del movimiento de Newton
fueron confirmadas mediante
pruebas confiables.

LAA,AVITArIÓNFUC
UTILIWA?AÍ4\RlDeClR
to,¡rcvtMte\to'
YAtffptooSwt4
?LA|:ETAáffin6F.AN

ENMITE6F.{AW LP6
a-ecrRdv\MrÉr cpo w ffi , ?R€e
I I

LA exlS-re$vtA w otg A9 w " LUZ' INV t9tgt-86,


Y Hen€tcH Hekrz (tffi7-qq wfec-rÓ LM
*lWLe6 ÉN /BBB frltesreÁg ttu^e,Ay\gA
EN gJ LAW,A¡ Glo W SRLíN. rcY +
LMLLA,IAAOivNW RPIa
e51M ONDP6 4
REFLEJAN Y REFR.¿6-TAN N-
la)AL aJe LAU)2.

¡No es de extrañar que estos


clásicos confiaran en lo que sabian!
"Completar la serrta posición decimal"
Un físico clásico de la Universidad de Glasgow, el prestigioso
Lord Kelvin (1824-1907), afirmaba que sólo dos nubes
oscurecían el horizonte newtoniano.

¿útw toAYO ANaR.


cx.lÉ ut\A w
e51 M N!J%9 wN
AR^GRÁ AN eL
qJR6IMENTO W LA reLAT IV IO P... Y A)E LA ORA
M\DUCIRÁ A LA T EG{ A ANÁ¡]r CAZ
En junio de 1894, el
Premio Nobel estadounidense, Atbert Michelson (1852-1 931 ),
pensó que no hacía más que reformular a Kelvin al realizar una
bservación que lamentaría por el resto de su vida.

AJÉD^?R.I.'IA&R.EN
rio¡ceeocqwLef AR LA
*xrA?oqtctóNoear¡*.
fito?ueooRee?.a)e
?lAYAQtCtDeA!)

L?15,
Postulados fundarnentales de la física clásica
-:s Íísicos clásicos habían concebido toda una serie de postulados
qr:e orientaban su razonamiento y en virtud de los cuales resultaba
muy difícil aceptar ideas nuevas. He aquí una lista de lo que
sabían con certeza en cuanto al mundo material...
1) El universo era como una máquina gigante que operaba en un
marco de tiempo y espacio absolutos. Los movimientos complicados
podían entenderse como movimientos simples de las piezas internas
de la máquina, aun si no era posible visualizar tales piezas.
2) La síntesis newtoniana implicaba que todo movimiento tenía una
causa. Si un cuerpo manifestaba algún rnovimiento, siempre podía
imaginarse qué lo producía. Simplemente se trataba de causa y
efecto, y nadie lo cuestionaba.
3) Sise conocía el estado de movimiento en un momento dado
ejemplo, el presente-, era posible determinarlo en cualquier
-por
otro delfuturo o incluso del pasado. No había nada incierto, todo era
consecuencia de una causa anterior. Esto era el determinismo.
I Las propiedades de la luz habían sido descriptas en forma cabal
::r la teoría de la onda electromagnética de Maxwell y confirmadas a
"avés de los patrones de interferencia observados en un sencillo expe-
' rento de ranura doble llevado a cabo porThomasYoung en 1802.
5 Existían dos modelos físicos para explicar la energía en movimien-
': el de las partículas, representadas por esferas impenetrables
=
-rilares a bolas de billar, y el de las ondas, sernejantes a las olas
:,e aparecen en la superficie del mar y barren la playa. Estos mode-
: s se excluyen mutuamente, es decir que la energía puede tomar
:: c una de estas formas.
: lra posible medir con la precisión deseada las propiedades
de
- -
sistema, tales corno su temperatura o velocidad. Bastaba con
'=:Lrcir la intensidad de sondeo del observador o realizar las co-
"'=:ciones necesarias a través de un ajuste teórico. Los sistemas
=':rnicos no eran considerados una excepción.
-:s f isicos clásicos creían que estas aseveraciones eran absoluta-
*ente ciertas pero, con eltiempo, los 5 supuestos resultarían du-
: isos. Los primeros en saberlo fueron los físicos que se reunieron
=
- el Hotel Metropole de Bruselas el 24 de octub¡"e de 1927.
g
La Conferencia Soluay de 1927
Formulación de la teoría cuántica
Pocos años antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, el
industrial belga Ernest Solvay (1838-1922) auspició el primero
de una serie de encuentros internacionales de física que tendrían
lugar en Bruselas. Para asistir a tales encuentros era menester
una invitación especial, y los participantes (por lo general no más
de 30) debían concentrarse en un tema prefijado.
Los primeros cinco encuentros, celebrados entre 191 1 y 1927,
describieron notablemente eldesarrollo de la física del siglo XX.
La reunión de 1927 estuvo dedicada a la teoría cuántica y en ella
se hicieron presentes por lo menos nueve de los físicos teóricos
cuyos aportes resultaron fundamentales para dicha teoría. Poste-
riormente, cada uno de los nueve recibiría el Premio Nobel por su
contribución.

eOCOtv\O9l$W
wgté*¡ttre REUNtPo
PARA UT\¡A F¿TTO ÉN
&n'H@AS @t\)tv/É;lv1ÚF-AclÓNWL
WAR?d).OWLA

llar<tñu
Esta fotografía de la Conferencia Solvay de 1927 es un buen
punto de partida para presentar a los protagonistas del desarro-
llo de la física mode¡'na. Las generaciones futuras se maravilla-
rán ante la proximidad en tiempo y espacio que reunió a estos
gigantes de la física cuántica en 1927.
Es difícil encontrar otro período en la historia de la ciencia en el
que tanto fuera explicado por tan pocos en un lapso tan breve.
Vean a Max Planck (1858-1947), el de la mírada triste en la
primera fila, junto a Marie Curie (1867-1934). Con su sombrero
y cigarro, Flanck parece haber perdido la vitalidad, exhausto
luego de intentar refutar durante años sus propias ideas revoh¡-
cionarias sobre la n'lateria y la radiación.

'* N-?OqTULAR
,r.:' vo c{Nfi€y!'É Tño 66TA Ér.J |SOA
GJ€ LA NAAISRIA ?L|€W AWffiE
;ffi" y4tɡ,{a e*tR RA?
{T tA, trr\ €LECtR#AAúr"xár r¿a G5 wcl?., LUz)
ffi ? AcJereo
ú€ EívRatADÉ\¡CIflAiNAp{É á.ta¡¡7s9,
CUYA T AMAIü' €9 ?Rffi RC\ASJAL A LA F ?.€CUüTVIA
W LARAPIAdi'N]"
Pocos años después, en 1905, un.ioven empleado de la Oficina
de Patentes de Suiza llamado Albert Einstein (1879-1955)
generalizó la noción de Planck.
Allí está Einstein en el centro de la primera fila, sentado rígido y
con su atuendo formal. Había pasado más de veinte años dándole
vueltas al problema del cuanto sin aportar nada nuevo desde su
escrito de comienzos de 1905. Durante ese tiempo continuó
contribuyendo al desarrollo de la teoría y apoyó las ideas origina-
les de otros con una confianza asombrosa. Ya había pasado una
década desde su gran obra Teoría General de la Relativi-
dad-, que lo convirtió en una -lacelebridad a escala mundial.

LA U)Z qEMPRE EXIqIE gAN LA


FCRIV\AW CtJANf&.egle, CLR) eSÍ^,
e9 eL lwT lvo ?R. eL a)N. LA f\4AtERtA
LA A?rc Y eMffe üv\O f N-. ie6 UNA
. I-ASlIN\ac¡-)e PIA¡WKM ME T4AYA,
En Bruselas, Einstein había debatido las extrañas conclusiones
de la teoría cuántica con su más respetado y firme defensor, el
"gran danés" Niels Bohr (1885-1962). Bohr partíciparía más que
cualquier otro en la lucha por interpretar y entender la teoría. Se
lo ve relajado y seguro en el extremo derecho de la foto, en la
fila central: un profesor de 42 años en la cima de sus facultades.

HtcE uN ar'weeoe ua
'f.iÍCFPRET4rÓN
?R@A7ILI'I ICA W LA TER{ A
A)ANT ICA q)C AL ? ARÉ ('.,:
co\\Etvlo A coél f@6

Así comenzó una larga


polémica entre estos dos
maestros de la física del
siglo XX, que se extendió
hasta la muerte de
Einstein en 1955. 13
En la última fila, detrás de Einstein, Envin Schródinger (1887-
1961) luce llamativamenle informal, vestido con un saco sport y
moño. Hacia su izquierda se encuentran los "rebeldes", Wolfgang
Pauli (1900-58) y Werner Heisenberg (1901-76) veintea-
ñeros-, y delante de ellos, Paul Dirac (1902-84),-aún
Louis de
Broglie (1892-1987), Max Born (1882-1970) y Bohr. Estos
hombres fueron inmortalizados por su relación con las propieda-
des fundamentales del mundo microscópico la ecuación de onda
de Schródinge¡ el principio de exclusién de Pauti el principio de
incertidumbre de Heisenbergel átomo de Bohr...elc.
Allí estaban todos: desde Planck, el mayor (69 años), quien dio el
puntapié inicial en 1900, hasta Dirac, el más joven (25 años),
quien completó la teoría en 1928.
El día siguiente al de esta fotografía de octubre de 1927-,
mientras seguían resonando en su mente -30 los históricos diálogos
entre Bohr y Einstein, los conferencistas abordaron diversos
trenes en la Estación Centralde Bruselas de regreso a Berlín,
París, Cambridge, Gotinga,
Copenhague, Viena
y Zurich.
,6&&,

,-9

DEAFtUUe

Se llevaban consigo el
conjunto de ideas más extraño jamás concebido por unos
científicos.lnteriormente, es probable que la mayoría de ellos
coincidiera con Einstein en que esta locura denominada teoría
cuántica no era más que un primer paso hacia una teoría más
completa y sería desechada para dar lugar a algo mejo¡ más
acorde con elsentido común. 15
Pero... ¿cómo surgió la
teoría cuántica? ¿Qué
experimentos obligaron a
estos hombres, tan cuida-
dosos, a ignorar los
principios de la física
clásica y proponer ideas
acerca de la naluraleza
que violaban elsentido
común?

Antes de estudiar estas paradojas experimentales, necesitamos


algunos conocimientos de termodinámica y estadística, que
fueron fundamentales para el desarrollo de la teoría cuántica.
¿Qué es la termodinámica?
La palabra significa el movimiento det calor, que siempre fluye
de un cuerpo de lemperatura superior hacia uno de temperatura
inferior, hasta que las temperaturas de ambos cuerpos son
iguales. Esto se denomina equilibrio térmico.
El calor puede describirse como una forma de vibración...

e51e Meñro
€5-tÁ cx¡erare.
fe ev0^61e
N,@Tfui@
s)
/g'

oa)RR6e9AJe Lpé.
IW.éA)LA'WL AAENTO
q6JeN VtgRAf\pO AL ?.tTW W
lw cueRPo, a)e *6úN ? AR€&
e6 tAA6 \E\-OZ q)e eL WL tuY o,
?R.tna)6eL
^5ENTOTe
RE^)LTACALENTE.

16
La primera ley de la termodinámica
Los modelos mecánicos creados a fin de explicar elflujo del
calor se desarrollaron velozmente en la lnglaterra del siglo XlX,
a partir de los logros de James Watt (1736-181g), un escocés
que habia construido una máquina de vapor que funcionaba.
Poco después, el hijo de un cervece-
ro de Manchester, James Prescott
Joule (1818-89), demostró que una
cantidad de calor puede equipararse
a una cantidad de
trabajo mecánico.

egTe l\YJeVO
ÉCUI UALÉ NTE T,IEáNI @ ft L
CAIORFU€ €L CüV\EWA W LA
Más tarde Te?fv\g|--ll\Pf/l,,CA
alguien dijo:
"Ya que el calor puede convertirse en
trabajo, debe tratarse de una forma de
energía" (la palabra griega energeia
signif ica "que contiene trabajo") ;
pero no fue hasta 1847 que un
científico académico respetable, "
Hermann von Helmholtz
(1821-94), afirmó...
\,\'\-:.1

l'" LeY

x
WT€R|V\INÑA CANí IOÑ
W€IER5\AWWARECE EN UN Lw(fr&¡o)- - -- AH(CaLor)
LWAR, UNA CANII? AD EQ,'IV A-
LeNfe wge pAReG?.€N
N-6ÚNOIRO LU6.AR.WL x,.
,
| 6É- AW+AH
\\ ,-
\vrerSta)
Esta es la ley de \,/
\/
./

conservación de la
energía, y sigue siendo uno de los pilares de la física actüal,
que no se vio afectado por las teorías modernas. 17
Rudolf Clausius: dos leyes
En 1850, elfísico alemán Rudolf Clausius (1822-88) publicó un
escrito en elque denominaba a la ley de conservación de la
energía la primera ley de la termodinámica. Al mismo tiempo,
sostenía que existía un segundo principio de la termodinámica
según el cual siempre hay cierta degradación de la energía total en
el sistema, cierto calor innecesario en un proceso termodinámico.
Clausius introdujo un nuevo concepto
llamado entropía, definido en términos
del calor transferido de un cuerpo a otro.

LAENTREIATOIALW UN
96'TEMA AUMENIA A ¡WQ IQ A qJE
eLcAt R.FU)Ye 9É UN A)epO CA-
U E NTE ÍCMreÍ<AT URA A.WRIR
\ a ürw refogeMPÉR.ATUtAt
rNFERroR).

H
/ t\
* @*RVÓ FLUR.CL
.A.R.W t-O
AWFR(O,?|W pd
EXPreAR.AffiU|OA
CALteNre

La entropía de un sistema alslado


siempre aumenta, alcanzando su
valor máximo en el punto de
equilibrio térmico, es decir, cuan-
do todos los cuerpos del sistema
la misma temperatura.
La existencia de los átornos
Un filósofo griego llamado Demócrito
(c.460-370 a.C.) fue el primero
en formular el concepto de átomo
(significa "indivisible" en griego).

L6 ÁTAND, AN
LO?AWO|E$lfeo
oAgte)wLA
MATEFJA.

La idea fue cuestionada por


Aristóteles y debatida duránte
siglos antes de que el químico
inglés John Dalton (1 766-18 44) ta
empleara para predecir las propie-
dades químicas de los elementos
y compuestos en 1806.
. . zt

--"tttgffi {
rl¡.
Pero pasó un siglo hasta que un
/-tttlC. cálculo teórico de Einstein y los
experimentos del francés Jean Perrin
(1870-1942) convencieron a los
,9ltt' escépticos de que la existencia de los
@ Le&' átomos era un hecho.
lG S,\n'
\y ,.1
No obstante, durante elsiglo XlX,
incluso sin tener pruebas físicas,
tt va utilizaban el
\0 lX"¿".ioteóricos
Promedio de molécr¡las diatómicas
il':: :.;':,T::ff .'":',::,
$*" ".
[€¡ E
su teoría cinética de

""tafue@
UN 6A5 EE"TAaA ARENA MUAVI?
?R.glÁ-Ol:É9
FCRIV\ADO CrietALes&.*erc fAoLézuh&.og-¡a
wN\aLÉcuLp6a)e * f orndospor
biLLo¡e.s &. álomo
f orn&qortres
q. álomog.
MUÉVEN ?.&IQAMENTE

Effi
EN FORMA N-EATRIA,
Y C|!,CANENIRÉ 9i Y
@NTRA LA9?AREW6
wL Rect?teNTe.

6A9H.,O,oN, APN
¡v\oLe-íL"'Ug"e MoLiuuLo&ñN
lorrwhpor dos ormdapor centos
f

átmoE. &.átomos.

U/i/
t\

Este rnodelo era coherente en el aspecto cualitativo con las propie-


¡aCes físicas de los gases si se acepta la noción de que al calentar
-n cuerpo, sus moléculas se mueven a mayor velocidad y chocan
::Í"rtra las paredes del recipiente con mayor frecuencia.
-a :ecría de Maxwell recurría alos promedios estadísticos a fin de
'"enricar si era posible predecir las propiedades macroscópicas (las
:-: pueden medirse en un laboratorio) a partir de un modelo
2A - c:oscópico de un conjunto de moléculas de gas.
Maxwell planteó cuatro supuestos:
/a-61óNy 6¡g¡7,¿g;\
MOW4'JL^é * MU?\EN
6IN IMERA¿TUAR, A
\E@CIzM CON''IANTEY
ANOIÑWTR%
MACIZA€
MUCF4oW$weqq)e LA
O 151 Al,E A e$ff Re eU-A1.
I

\!

/
a
\

' Lre?6EtO$89 Este último supuesto fue el


Y \EtOCIOM)W más insólito y revolucionario;
LreIIMI-ÉCULA) qN mostraba un profundo
INIAALAENTE entendimiento de la
física por parte
de Maxwell.
.-Rdr4ÉOl6?
¿e*.aSREcuRRlA\
AcA90lv ?oc)A'
:

(fr tA6
aALCULAR eL MA/tMtÉNrO
Nvt EcungaNneaaó¡:t
MWAíneLa^wwq
[ii{iiii{¡ffi
ilir :;
?N.ffi.A,l'D...lf?04.
FUe rel AJeFre?e.
U*RL6R0t¡Ql6
F$iiiiutu
?Ér.wNto.INrLugouNIA
reqyñecañtpñw6M,?R.
$i$j*ffi
e^EletDUN tn , @trf'F-¡E 6Xl@
Ivo..ÉcULp6. L A cIF R,A e 6 T AN oRANDE
q,E N-e*lot?tA?Re&

(600.000. 000.000.000.000.000.000)

Sería imposible tratar de


calcular los movimientos
individuales de tantas partícu-
las. Sin embargo, el análisis
de Maxwell, basado en la
mecánica de Newton, demos-
tró que la temperatura mide la
velocidad cuadrática media
microscópica de las molécu-
las. Es decir, el promedio de
la velocidad multiplicada por
sí misma.
!'q6ú¡ie Lo d¿oto¡lo ob*rvdo ga?urln.

El caior es causado por el incesante movimiento al azar de los


22 á o¡mos.
La verdadera importancia de la teoría de Maxwell radica en la
predicción de la probable distribución de las velocidades de las
moléculas, sobre la base de su modelo. En otras palabras, esto
proporciona el rango de velocidades... el grado en que el conjun'
to se desvía del promedio.

?ARrE¡91O W A)C IA^?ARTíc/-)1re


w6p6 rÉ n4ov[AN w MAt's;?AuNtFoRfi4E eNeLePMo,
-
ERAN i\DÉ(UI9IÉNTE6 UNMW OIRPé Y f\lo ÍENIAN UN¡A QI@C¿ÚN
f

REFCreNTE, ?UW CALCULAR IA R@MILIO P W q)E UI\A


¡IAfuJ'A CLE6V A AL Az¡R. fUV IERA WTE?M$IÑ A

Esta es la conocida curva que


hoy los físicos denominan la
distribución de Maxwell. Brinda
información valiosa acerca de 3
los billones de moléculas, aun .^i
cuando es imposible calcular !
el movimiento de una t
molécula dada. Así, se recurre $
a las probabilidades cuando 5
Y
un cálculo exacto no es t7t95b7
factible en la práctica. VeLoctü &.bsmobuta¡ 23
(unt&e abltrabs)
Ludwig Boltzmann y la mecánica estadística
En la década de 1870, Ludwig Boltzmann (1844-1906), inspirado
por la teoría cinética de Maxwell, hizo un pronunciamiento teórico.
. Presentó una ley general de distribución por
probabilidades que denominó distribución canó-
nica u ortodoxa; ésta era aplicable a cualquier
conjunto de entidades que tuvieran libertad de
movimiento, fueran independientes enlre sí e
interactuaran en forma aleatoria.
. Formalizó el teorema de equipartición
de la energía.
Esto implica que si e/ sistema alcanza
el equilibrio térmico, la energía se
dividirá en partes iguales entre
todos los grados de libertad.
. Dio una nuevainterpretación
a la Segunda Ley.
Cuando la energía de un sistema se
degrada (como dijo Clausius en 1850),
los átomos del sistema se desordenan
aun más y crece Ia entropía; pero es
AlÉLO (rcLdo)
posible medir ese desorden. Equivale
a Ia probabilidad del sistema en
cuestión, definida como el número de G E.*\-//\
(
farmas en las que puede estructurarse
a partir de su conjunto de átomos.
Con más exactitud, la entropía
,4 ú
O l2 Mt)A (vopo)

está dada por: ,{


v ¡C\
\_/
r r)
VNR.
9 - ( LogUü... k"t)

donde k es una constante (hoy llamada constante de Boltzmann) y


W es la probabilidad de que tenga lugar una configuración determi-
nada de átomos. Esta obra convirtió a Boltzmann en el creador de
la mecánica estadística, método por el cualse predicen las propie-
dades de los cuerpos macroscópicos a través del compcrtamiento
21 estadístico de sus partes constituyentes microscópicas.
Equilibrio térmico y fluctuaciones
YO?ART|W qJE UN
66íeMA eV A)JClOr:l¿€Á CE fr É
UN e57 ñ o ¡v¡Él\W R@ AgLE A or RO
tAfu ?R@AgtE AL *R Mlr ño wo IA$ne
c ALoR o v teq^aóu rw¿Árut¿a, HAEr A Le6 AR.
N. EXALVRIO Táf.¡V\ICO. EN ExJLERIO, ÉL
glqr eMlA rwRt^ ALc A¡{EAD O q) e51 ñ O
tvw?R@peEY LAeñrRP-p'
T ctttp€A au ¡ttPxlt¡c. v N-G..

eL N1pv IAlE$rT O W t 09 ?tLt-OtVI


? Akr i cuL p€ i ?eRo eL NÉf Q o (E
w
L M ?R@ Ag IL IO AW 9 ?UEW G RE CER
RE*UE 7 A9 O IREC-T A9 ? ARACL

s
Estas ideas nuevas
extSleu$A?esJeñA -el uso
de las probabilidades y de la
?R@pelLloñwq)efnA)
fvg,ÉcuL Ao w UN aEI eMA
L A9 estadística de los sistemas
.ÉR?J'D O OE 6 A9 * COI6RE A)E N ? G. microscópicos para predecir
uN tNgrAMÉ eN uxv€xr ce oeu
Rect? Eíff e. e57 p ? ryto Lt? Ao, las propiedades macroscópi-
LL pMñ A " e uuct u aaó N w E l ¡R6 í A", cas que pueden medirse en
rEWéXIEÍIR)I4 ADMffELA
INrER?RE- Actó p e<o astLí sr c a el laboratorio (temperatu ra,
WLAEÑT?P\A. presión, etc.)- son la base
de todo lo que luego vendría
en la teoría cuántica.
La Guerra de los lleinta Años (í9OO-3O):
física cuántica us. física clásica
Pasemos a los tres experimentos críticos de la era precuántica
que no pudieron ser explicados a través de la aplicación directa
de la fÍsica clásica.

@temc1Po,
L^R,9Ip@|ÓN eLeFecro &ncosw Ll¡g.pú,
WLa)RPO¡ERO TRtUA¡.ne9 GL
Y AC^rA;rROFe ñorp?ewtR)
'.J''-IRAV.O[EÍA FL
dJa¡n?* PtAr.táK)

materia según lo habían establecido los científicos experimenlales


confiables. Las mediciones eran exactas y reproducibles, y aun así
paradójicas...la clase de situación por la que se moriría un buen
físico teórico.
Describiremos cada experimento paso a paso, señalando las
crisis provocadas y las soluciones ofrecidas por Max Planck,
Albert Einstein y Niels Bohr, respectivamente. Al proponer sus
soluciones, estos científicos hicieron sus primeros aportes funda-
mentales a una nue\na visión de la naturaleza. En la actualidad, las
obras de estos tres hombres combinadas, que culminan con el
modelo del átomo ideado por Bohr en 1913, se conocen como la
26 antigua teoría cuántica.
Radiación del
cuerpo negño
Cuando se calienta un objeto, éste
emite radiación, que consiste en ondas
electromagnéticas (es decir, luz) con
unl amplia gama de frecuencias.

LP€ lv\EOlClOl\Eo
REALEÑPaW LA
RA'tActÓN q)e en&A
POR UN RIFICIOreXJEÑD
EN UN F{ORNO CALENIE
&RRÑO -AUÉ
EN
A'gMANIA ILPMAWq
AVIaP-MUE5IR,AN A)É
A) TNTENAQÑ VARíA MUY
6I6]NIFICATIVAMENÍÉ
&NgJFreA)etlctA.

La f recuencia predominante
adquiere valor mayor a medida
que la temperatura aumenta,
según indica elgráfico obtenido a
partir de las mediciones de fines
delsiglo XlX.

:$

x
-s
t
T
r¡\
g
a
Fre¿t-te.neia & Lo rdloclón
ttu' ¿cF" Qavrü) & rdlerón
Un cuerpo negro es un cuerpo que
absorbe por completo toda la radiación
electromagnética que llega a é1. Dentro
de una cavidad, la radiación no tiene
jly es absorbida y reemitida por
las paredes en forma continua. Así, una
pequeña abertura dejará salir la radia-
ción emitida por las paredes, no la
reflejada, siendo esta radiación caracte-
rística del cuerpo negro.
Cuando el horno está apenas tibio, la radiación se encuentra pre-
sente, pero no podemos verla. A medida que se calienta más y
más, las frecuencias alcanzan el rango visible y la cavidad se vuelve
rojo brillante, como una hornalla caliente en una cocina eléctrica.

lnfrúrojo ULtravíol¿.ta Fre¿uen¿b ->


, ?.oio Ve_r&. AzuL I
A[arwo ct srd o estÁn to¿ o s Lo s Asíera como los prime-
coLores(?VA) pre*nlzs
ros alfareros determina-
ban la temperatura en el
interior de sus hornos.
w eqJLlgRto, LARñIA-
CIÓN ú',O WPE$DE W LA Ya en 1792, el famoso
fetvwS.ATUR.A. A@e C. NROXT- ceramista Josiah Wed-
MAD PMENTE, ND IfVIPORI A A)é gwood había advertido
PAYAÉN ELI&W (CAMN, que a cierta temperatura
vtRlooMqTAL),*\F-UN
&I-G. RA,U UNIFORMÉ. todos los cuerpos se
vuelven rojos.

aLIÍAWL N)FARERC'
ffiw ?aDo%uRo
mec
qOOV
Roüa)$DAoo
ANAP/\NJA?O
l.ooo ac AMARtLt-o
1.200 ec g{-At\cn
En 1896, un amigo de Planck,
Wilhelm Wien, y otros miembros o 5fRlat-tcto N w t G co|,Reg
WLARÑIMIÓNxéCALA?R
del departamento de física de la UNRIFICIO??pCT|6,ÑOCNUN
R e i c h s a n st a/f (Of c n a
i i exr RetM w L ctLltwo, Mto E$D o
de Patrones) de WffieL INTRARR4ú &RáAND
PP6TAELVIALETA.
Berlín montaron un
costoso cilindro de
porcelana y platino
vacto.

Ap.rturo&,la
av'&Á
W¿ició^ & laf re¿vetleio

En la Tech nisch e Hoch sch ule


de Berlín, otro de los colegas
más cercanos de Planck,
Heinrich Rubens, trabajaba
con un horno diferente.

?.die:ó^&L é&.po Q i Etrbu¿ión &. veLo c:&, E &. MoxweLL


^e3to
Estas curvas de radiación de los problemas centrales de
la física teórica de fines de-uno
la década de 1890- resultaban muy
similares a las calculadas por Maxwell para la distribución de las
velocidades (es decir, la energía) de las moléculas de un gas
caliente en un recipiente cerrado. 29
Resultados paradójicos
¿Acaso era posible estudiar el problema de la radiación de! cuerpo
negro del mismo modo que el gas idealde Maxwell, pero utilizando
para el cálculo ondas electromagnéticas en lugar de moléculas, que
rebotabah equilibradamente contra las paredes de una caja cerrada?
Wien obtuvo una fórmula, basada en algunos argumentos teóricos
discutibles que concordaban con los experimentos publicados, pero
sólo para la parte de alta frecuencia del espectro.
Los físicos clásicos ingléses Lord Rayleigh (1842-1919) y Sir James
Jeans (1877-1946) recurrieron a los mismos supuestos teóricos que
Maxwell había empleado en su teoría cinética de los gases.

ALJfIA.JÉ I\@TR6
tNfR@Lutf\4rt ot9Ate\
NUC5IR,A¿AIAÉN UEAR
w Pmrla)us.
I l¿tdbla
Royteteh4/ 1?'tl"!".
,bonc / vLvovloLeÍa

exp.rirentalea
/o
t@¡
/O,i
,'"
/@

/.,'6
/.'.O
Oq¡ofruue:la Frecwtwbfi ALta¡recue,rcb
(lnfrtro¡o) (ULtroviol,eb)

La ecuación de Rayleigh y Jeans era adecuada para bajas


frecuencias, pero ambos se impresionaron al ver qué sucedería
en la región de alta frecuencia. La teoría clásica predecía la
existencia de una intensidad infinita para la región ultravioleta
y más allá de sus límites, según señata el gráfico. A este fenóme-
no se lo apodó "la catástrofe ultraviolela".
30 ¿Qué implica en realidad este resultado experimental?
¿Qué salió mal?
El resultado de Rayleigh-
Jeans es claramente erróneo;
de lo contrario, a quien mirara
el interior de la cavidad (o el
Sr.Wedgwood, de su horno)...

LA AI/A'.TRIFE ULTRAVOIÉTA 4
TIi/\NIFRIú ÉN UflA A,A\E?RADC\'A
? AR/^ LO6 F I
qC& A.Á61@9.

6l RAYIEI6H Y .EAIU á6IUVIERAN


e\Í-o cv<to, *RA wLtRofr $wufr
*$TTAR*FRÉNTE A UN I.{O6AR.

Si los físicos
clásicos tenían
razón, el romántico
resplandor de las brasas se convertiría en poco tiempo en
radiaoión mortal. ¡Había que hacer algo! 31
f-a catástrofe ultravioleta
TCIdos eslaban de acuerdo en que el método de Rayleigh y
Jearrs era válido; por eso, resulta instructivo analizar los pasos
que s(¡uieron y por qué no funcionaron.
'n
-&ICA¡VWELN\E1AO (h

w tA F iglcA e'-r ñítI tcA A LA^ 6 I aú
?R. ANN.6ía ¿Oru Lpe e*rl&Uag; 12
o
Cc-':t 6 W MpX\AELL eW Le AW O LA eq)P AR - o-'
o
T',t i,tN w el\ER6i A. q)?ot\El\t\G q)É LA etvR5i f
- r 4- w LA g.ñIACTON 4 7lElRtgt )Ye eq)ff A- c
I orú
- r'ArllENTE ÉNTRÉ T Q pé LM FREA)íNC|A6 ñ
:'
?6tgt E6w vrgRA¿rÓN. o
ll12otú
AUNAJÉ EXIS'ÍEUIA
6RANOFERÉI\JCIA ENEL CAA
WLPéOT\DA^.ELNÚMEROW 2 oús
NWO6W V('€.AC\ÓN A)e
?UEWNEXCffAR* $N
TENE LiMffE...
...A)e6e5FfulL ?R.E$W, LA
CANTI?P W ?.ÑIACIÓN
ii\ L]A Cp*A A FREOJEíVPé CÑ A ?REV6-TA?R.LATER\A
' -€Z MA, ALT PG (LM t ONEITUWO E9 r-IMITÑAY WWR\A
)E A\DA * VUCL\EN CADA NTEN6FICR4 AMEOOA
wzwtweq. AJE AU¡V1ÉNTAN LA
rEMre?ÁIURA Y LA
FRECTE$VIA.

I\DE6WEXTRAÑIAR.
q,t€ q LACOI\DAa?.ACOIM LA
ATÁ6-IRFÉ WTRAVIOIEÍ,
Max Planck entra en escena
La historia de Max Planck comienza en el departamento de física
del lnstituto Kaiser Wilhelm de Berlín, a fines del siglo pasado.

gir¿t EF'
l'¿l'4-r

UNAYOTRA\EZW
E N¡¿UE NTRO F RE ITT E A 3 AT 6 EX?C.
retS6 MRCA% LA
RI¡VlEÑÍ AI.E5 COIF I

ep rc ó N oeL oJee o t:wo, @T eNlo09


t

eNRtEzA^ReAL\Wp6?&.t$l6Re06
pMlffi , q)e req)LT AN lt.g.y,PLtcMtEg

Planck era un miembro bastante


conservador de la Academia Prusiana,
-!9tl

li:*il:,"iH,frt*iH,l'"'p
termodinámica. n"-"ñJ,'J".de la
De
t ¡. t. ruritrurDotlr'
época de su tesis doctoral, r. t. r.
--- ; $r-*,
G ..,TEBTD r-.or,trE'
presentada en 1879 (el año en
que nació Einstein), hasta que dictó su cátedra u^to,,]l;.
".",,.
en Berlín veinte años después, había trabajado ','."'^'1]']
casiexclusivamenteenproblemasre]acionados',.....ffi:

i?:'5i,?i""'1"#^::Ti:?il:f;1",aenrropía,:lryK
iba más allá de lo generarmente admit'.o.,,r,*
u"u"*r,,,''-ii:::,:._",*.'llld
Planck se sentía atraído por los aspectos absolutos y universales del
problema del cuerpo negro. Argumentos convincentes enseñaban
que, en equilibrio, la curva de intensidad versus frecuencia de radia-
ción no debería depender deltamaño o forma de la cavidad nide los
materiales de sus paredes. La fórmula sólo lenía que incluir la tempe-
ralura, la frecuencia de radiación y una o más constantes universales
que serían las mismas para todas las cavidades y colores.
Encontrar dicha fórmula significaría
descubrir una relación de interés
teórico fundamental.

C6-TALEYWLA

rwu-a., *eÁ wwNDENre wL


eMP L€O W OJep O9 Y qJSr pú,'{ctpg
effiaN,eqY ü'iWeVa¿Áqu
vl6Éf\¡cfA gN T@ p6 tre éercaa

?R.AñREqAJÉ fV?
*ANTERÉ51re6O

Ipíinll-inlr7
S
TI
I
;: ;
::"¡ I
profundas fi:t":::"" ffi ';',, SFI;
de lo que él mismo
* I*,
eptrcio¡t2qr\tcawrorpo
pensaba. En 1990, un grupo 1 KffNtvt-'1'LvtovAtv,lte
PRaiENtE NfÉ WL O16 OAI'E ( 9n)
de científicos midió con el
satélite COBE la radiación de J /
I / \ co¡worüncto
\ éluto "o"tn
fondo en los márgenes del I I \ Le,v &?b,v(
universo (secuetas d"t Jü II \f
Bang), y halló una concordan-
cia pedecta con su ley de '!-.,

radiación delcuerpo negro.


34
$
Fru.uenclo
Modelo preatémico de la materia
Planck sabía que las mediciones realizadas por sus amigos
Heinrich Rubens y Ferdinand Kurlbaum eran muy confiables.

cñAwztAAg t¡wcRrAñre
INVERT lR T Q A Ml el'EROI A eN
eSle CA-C.t)t-o T€ÓRlco W
LAR,ADIACIÓN DÉ LA

Covtü exgtkrentá
lr
O*.iláo¡es &? Ianc( en he pt&,s &, b avtM

-e>\@
-Ó' (o,
(O'(@ C&unte

Planck conrenzó por proponer que en las paredes de la cavidad


existía unconlunto de osciladores'eléctricos que vibraban con un
movimiente vátrlén al ser sometidos a agitación térmica.
(rNeita: ¡Atir,tpg se sabía nada sobre los átomos!)
$uponía quél¿starían presentes todas las frecuencias posibles.
Asirnismo, espbraba que la frecuencia promedio aumentara a más
altasterfrpelatt¡ras, pues al aplicar calor a las paredes los oscilaclo-
res vibraban ggda vez a mayor velocidad, hasla que se alcanzaba el
eq¡ilibrb ttáxll¡va¡¡entoeon
lermiCg; üa.pmpaotrroo
.. . i+;:¡ ',...
t f,
farp.cflroÁs4b

35 ''
La teoría electromagnética tenía todas las respuestas acerca de la
emisión, absorción y propagación de la radiación, pero ninguna
sobre la distribución de la energía en equilibrio. Este era un
problema termodinámico.
Planck formuló ciertos supuestos en los que relacionaba la
energía promedio de los osciladores con su entropía;asíobtuvo
una fórmula para la intensidad de la radiación que coincidiría con
los resultados experimentales, o por lo menos eso esperaba.

lNtctALfvlÉNtÉ,
úuor'¡v?Reu*
WIAOE-TRAR.LA
r&.¡v\ut a @TeñoA
?R.Mt p¡At@ wEN,
AJE T@6 J)Z6ADAN

¡wp lclotvg t A^5 RÉaeNre;


t¡ea.trctóN {2É wtÉN eNLARE-
otÓx weAg?¿ttA o oE BN| FRE-
A.E tEl A. qRO 'úiRON O lF ?.?6t'tr.l PG
tw$,6RtA\89 a)e L6?6Et e9
eR&qeY.reRll/É|ü

@ ?untosexg}lentáz¡ O
Ley&Wbn /
o/
o/ Planck intentó modificar su
expresión de la entropía de
o la radiación generalizándola,
y llegó a una fórmula nueva
para la intensidad de la
radiaciónválida para todo el
rango de frecuencias.
36
Rgrlnfrtro¡o
reRFeCr Nv\É.NfÉ CON} L6 QAf 6
EXre?JA¡€NT Ré\E L RÉ LA
#ut ttARto Flfl
F &MUL^ eN eL^185. ft a
WLAUNWE IAPW #RLÍN
eL 19 w E-rugRÉ w t900.
t-ot4AR€ A%,*.
w aní r'w cüvRé$Da
a) a6Nvtcño.

C, ft--frecuencia
('c"f F ) -l
temperatura

Las constantes C, y C. son números elegidos por Planck a


fin de que la fórmula coincidiera con los exper¡mentos.
Entre los presentes en el histórico seminario se enconlraba
Heinrich Rubens. Este regresó a casa de inmediato y comparó
sus mediciones con fa fórmula de
@ ?vntosexginentd,e,s
Flanck. Luego de trabajar toda la * - -Lay&Wba
noche, halló que se correspondían
en forma perfecta y se lo comunicó a
Planck a primera hora de la mañana.
Planck había encontrado la fórmula
correcta para la ley de radiación.
Genial. Sin embargo, ¿podría utilizar
esa fórmula para descubrir la física
subyacente?
fe¿*th-+ f
La diffcil situación de Planck

MtamÍal¡ro oÁev q)e


eua¡,ne€ LA\ÉY w LA
eñtrcó*woeotqtÉ
a
QOTRIAWWROMRO

R@AR.1@6t-6
{,iÉfeog?6tgtE9Rea)-
RR|ÉNIPO ALAa &UCrclO-
l\86 ClA9lCA6 W I-P6 I-EY€) wIAX,I'D *P6
(X L{rce¡vWnvtntCa, TANÍERCO,VAI.É
LAre.Ilp'€L

La versión estadística de
Boltzmann de la Segunda Ley
basada en las probabilidades
parecía la única alternativa. No
obstante, Planck rechazaba el A@NaI'€R,€ UaWUrcÓN
ENTreENTREI^Y R@MILIOP
supuesto oculto en elenfoque *aÚ,t aA6 twA6 w M.7zI|,r.NN.
de Boltzmann, según elcual la TRAq AL Jf\IAá W LA6, áEIVIAI\A9
Segunda Ley podía violarse rvrÁg t¡¡rerugaE w ¡At vlQA,
momentáneamente durante las uw¡ÉAVER aAwz...
fluctuaciones.
Esa luz consistía en

6- tL4W
(versión de Boltzmann de la 2¡ Ley de la Termodinámica)
¡En ninguno de los cuarenta trabajos, más o menos, escritos por
Planck antes de 1900 utilizó la formulación estadística de
38 Boltzmann aunque fuera una vez, ni se refirió a ellá!
Energía en rebanadas
Entonces, Planck aplicó 3 de las ideas de Boltzmann sobre la entropía.
1) Su ecuación estadística para calcular la entropía.
2) Su condición de que en equilibrio la entropía debe estar en su
punto máximo (es decir, debe haber un desorden total).
3) Su técnica de cómputo para determinar la probabilidad W en
la ecuación de la entropía.
A fin de calcular la probabilidad de las diversas configuraciones
posibles, Planck siguió el.método de Boltzmann: dividir la energía
de los osciladores en pequeñas rebanadas arbitrarias pero finitas.
Así, la energía total se expresaba como E = N e, donde N es un
entero y e una pequeña cantidad arbitraria de energía que se vuel-
ve infinitesimalmente pequeña a medida que el número de rebana-
das se hace infinito, en ar¡nonía con el procedimiento matemático.

wqJJsRi a)e AFww


ffireC-f A W LA
@Tel\ER LA F 6RMA
a\ER6A TOTAL Wgi^ E'-E6IR. UNIQM) W
e$ER6iA ReRAOítAtE, A t 06 FreCUet\CtA^
WL &lLñR., A MR, e = h ¡, QOIW ¡ é6 LA
FReA)eílctA v h UNA @t\67Añre A)YO
V AIG, ? I'A4INU IRÁ ?/@l51 A UÉ6AR.

hfz

39
q
OCUR?.IO N.C.A MMR@,
?ERMff i A q)E LA9 RE?ANÑ A5 W
E$]ER6\ A AI¿ANZARA N EL V N.G. CERO,
46ÚN LO EX@i A EL ?ROCÉ7 IMIE NTO,
LA V N-IWZ &NE?.AL W LA EA) ACION
WRIVADA* ?ERO\A. 6IN
aM2AR@...

ADWRT( A)€ 9l t\0


LLEVAáALACN€R1AOh A
CERO,@TENIA iil REA
r&uuta aeM:TA PARA
uaptrcóN... qE qeíe

¡Eureka! Planck había tropezado con un método matemático que por


lo menos proporcionaba algún fundamentq teórico para su ley de
radiación experimental, siempre que la energía fuera discontinua.
Aun cuando no tenía ningún motivo para proponer semejante noción,
la aceptó provisoriamente, ya que no tenía nada mejor. Entonies se
vio obligado a postular que la cantidad e h f debe ser un número
=
finito y h, distinta de cero.
Si esto es correcto, debe concluirse que no es posible que un
cscilador absorba y emita energía en un rango conlinuo. Debe ganar
v oerder energía en forma discontinua, en pequeñas unidades
4t ndivisibles de e = h f, que Planck denominó .cuantos de energía,'.
^-6

n=9

h:+
.9
o
I
P
n.)
\$

J
n=z
il
ul

FR]X:P€AAAEN LA RE6ION W ALT A


F reC{E$IC A W L A CURV A W L CUEP A
I

tycuANrat roN fAN


¡waao. N-t-i
RAtVS(e=h0qJÉ ñtourwt
?@5MAé:WUAgrctÓrl - ¿¿¡g¡¡tj¡i,lÉRowcR€_
\ aNercffñ%' cvvréwpwnqJe?uee€N
*R €rcff AD6, t-6 Oí\LAD GE I *
q,FQ1¡I¡ÉN Y LA RÑ MI IÓ N C AE HP61 A
t t-É6^R A &RO eN €L eXTRetM W
¡,lW ALT A F recuetv I A. t\o r-{Ay
c AT RG e wr R Av tot Ef A.
^gr
De ese modo, la relación de cuantos de Planck inhibe la equiparti-
ción de energía y no todos los modos lienen la misma energía
total. Esta es la razón por la que no nos bronceamos con una taza
de café. (¡Piénsenlo!)
El enfoque clásico de Rayleigh-Jeans funciona bien para bajas
frecuencias, donde todos los modos vibracionales existentes
pueden ser excitados. A altas frecuencias, aun cuando es posible
excitar una gran cantidad de modos de vibración (recuerden que
es más sencillo acumular ondas cortas en una caja), no muchos
son excitados pues lleva demasiada energía crear un cuanto a
una frecuencia alta, ya que e = h f. 41
o e
A partir de allíse comprendería por I
^\ qué deben emplearse las reglas \
$
ñv estadísticas para los átomos, por S
qué los átomos no brillan todo el
tiempo y por qué los electrones
S S
¡'
G
Q atómicos no avanzan en espiral e o
hacia el núcleo.
\-a
oQ
A principios de 1901, la ións- !-
tante h conocida como
I -hoy
constante de Planck- apare-
\
¡ vez. ( f
imPresa Por Primera
39
El número es pequeño, '--'
o h = 0,000 000 000 000 000 000 000 000 006 626
) ¡pero no es cero! Si lo fuera, sería imposible sentarse frente a \\
un hogar. De hecho, todo el universo sería diferenle. ¡Demos
42 gracias por las pequeñas cosas de la vida!
\
e%fficoReFÉaJ69¿
LA UNIVER4At IO Ñ W
gOLf Z¡4AN N A)€ ? pé
LA I-EY W
e ñrÍ<e i A w
ANIO' i\ffENT NQ O EYP LI C AR IAIa
I

RESJLTADOS?G.ÚNMETAO
f,tÉ íW ReV OLU C tO NAR I O.

qdEM9'ARÉO,
LATEORIAA)ÁN¡IEA
HAOIANA/,I?O.

Pasemos ahora al segundo


experimento que no pudo
explicarse mediante la
física clásica. Es más
sencillo, pero inspiró una
explicación más profunda. 43
El efecto fotoeléctrico
Mientras Max Planck lidiaba con el problema del cuerpo negro,
otro físico alemán, Philipp Lenard (1862-1947), dirigía haces
de rayos catódicos (que poco después serían identificados
como electrones) a láminas metálicas delgadas.

INÍÉNÍAR CON AAGq W LUZ EN


LWAR. W P|AGq W ELÉC-TRANE6. AL
UI ILIZAR LUZ W\DCRiVAT CA (W UNA I

nLA F ReCUÉr.¡ClA) @TU\E UN RegJL-


\ TADOMUY INIERE6ANÍE, ,./

l-ónpuo&.a'co
{fcrenie&luz \
biLLa^t¿)
?risnu (<.Leuiono
íre¿L'e.nc:os &Lvz)

Col¿¿tq

Luzmonocronálbo

VoLtap
va'úb o
@

Este efecto había sido observado por Heinrich Hertz diez años
atrás, pero ahora Lenard podía medir algunas propiedades de
estos fofoelectrones con ün senc¡llo circuito eléctrico.
Los electrones desprend¡dos son producidos por la iluminación de
la placa de metal llamada emisory rec¡bidos en otra placa denomi-
nada colector.La corr¡ente fotoeléctrica total se mide en el sensor
para medición de corriente indicado con la letra A. El potencial
eléctrico o voltaje existente entre el emisor y el colector puede ser
4 modificado y tiene un fuerte efecto sobre la corriente medida.
La corriente disminuye en forma pronunciada cuando se aplica
un voltaje de retardo, volviendo negativo al electrodo colector
respecto del emisor. (Los electrones tienen carga negativa y son
repelidos por un voltaje negativo.) Cuando elvoltaje de retardo
toma un valor definido, indicado como Vo en el diagrama, la
corriente fotoeléctrica desaparece por completo.

/
ffietfuRcAweqreex?e- \
I A)ew vsJx,tuRq I
errneruro
\ rÁ¿rr-meNfÉ EN rA¡vttt'pooe,/

C or'ente. ¡ ote,l,értrica (net:ú p or A)

+
Los electrones : ---€---
arrancados +
+ -- -o-rr,-
abandonan la placa
con cierta energía
cinética y la pierden
de manera continua a medida que viajan en'contra delvoltaje de
retardo negativo ehtre las placas emisora y colectora.
Los electrones que son recogidos y contribuyen a la corriente
medida deben haber tenido (cuando fueron emitidos inicialmente)
por lo menos una energía mayor que qVo (q es la carga del
electrón). Esta es la tan conocida relación para la energía de un
electrón sometido a la acción de un voltaje. 45.
;-;.-
.-ar 1
"
t-
AlbeÉ Einstein entra en escena
Esta vez no fue un profesor universitario respetable quien
solucionó el problema, sino un joven empleado de la
Oficina de Patentes de la ciudad de Berna.
En 1905, a la tierna edad de 26, Einstein
publicó tres artículos en un mismo volumen
de Annalen der
Physik. TRE\A\O¡WL

. eRtTofrRE tptdañrÉ \
9E LIJZ, A)e tW '¡üÍeRe'p.,eNe5-re
e*ffO
l'ñOfvlENfO; ?É UN *A):t.PlO
FUI\PAMENTAL EN EL A)E R@AOA LA
ex;tÉtwtA ffi tp' ÁTquG, Y w
IJN Te?-
&Ro eNeL qJe eeeoxlaLA reaflvt-
?P, MEO|ANIE LA A)N- * ilLUAA.
NAAAN ?R@IEMA6 *RI6W LA

Einstein estaba familiarizado


con los enigmas prácticos
del experimento fotoeléctrico
y conocía eltrabajo de Planck
y su ley de'radiación. A pesar
de esto, su método fue pura-
mente personal, basado en su propio enfoque
estadístico.Ce la fÍsica y en la expresión de Boltzmann
para !a e¡tr:opía de un conjunto de partículas
a)ERO $^MT?.ART7 M6 Ca-0Jt6
MAq RE *
CE NI E 5. AJ VA9 AN O P61 AM E
6.
?Rtr UI\D ÉN PRIMÉR LU6 AR' RECUERO M
LA IN\PRI ANTE ¡-EY W WLTZY\ANN'@RÉ
LA.€NTRE i A 9E UN A'-TEMA W ? PRT i CULP6
EN IER.TV\II\W (X qJ ?R@ATILIQ AD,
I - t Lo9W...

CLARO, LAECUACION
qJE PLAIW @IAOA.?€RO AJÉ
* vto @Lt6ADo A uTlLlz^R eN eL
?R@LáN\A WL CUARPO t\ERo.
RECROPR.AáTNA?I€NLA
F w
ÓR.If\UL^ ? ARA LA ?.AD IA'IÓN w EN,
EL CNL€aAW ?LAI\\LK EN AEfuíN, A{ERCA
W A)Y A V ALIWZ ? AR.A I-A RE6IÓN
w ALTAfRea)erv^Tffioq

W ?Lpj"NCY
VECID, LA F OSAULA
RÑ I^CIÓN * REOUC\
? AR.A LA
ALAW WIÉN PAP.A ALTA' ^

MUv AtÉN,
MIL€VA.

yo r\' q)ERo
RECURR.IR.ALA
FOKAULAW

gM,R Ml lRAe,^)O ÉN LA
LEY EW\?ICAWWEN, A)E
9AWIIAO6 IAUY AWCUAO A ? AR.A
EY€ERIWNT 09 OE ALT A F R€CU€N-
CIA.E'"TAY UTILIZAWO UN MÉIO-
QO FEíDMEIPLO1ICD EN LU6AR
AE Uí!, EETRICTNACNTE
l^06FUE-lUrcl6\89,
ENELqJEFETRÑA.
wo tJLft,i/lpmet'rTe,
?*ACAT.CUL&,EL
CATI\OIO 6N LAÉN1RPíA
6l UN q5leMAe6 &v|PR.L
lv\tOOW WNTí CON-
VIRTIéND& EN UN
9tbvoLu¡enb. o¡&e %a"]el!, q)g,voLulwv
WqJ VOLUMÉN

7 CONLA -
F&MULA'.Ewtr-N. e9 MUY
TOTAL EN LA EÑnPEIAW LA?,ÑIrcON (ár:
I/loI\W^V\ÁÍ ICA (UN¡A NLA F REOJÉf\¿ IA)
CüWR.IMIQA ÉN UN g¿gYfuU¡A€N 15
reeJelv. ñva<te, Ltewr+N, ale e510
ES IAUY 6IMIL¿€, A LA QI^I'III.ILICIÓN EN LA
É ÑTRE IA A)6 ACíI¡\PAÑA UIIA
a
4INTR.MCION ÉN ÉL V&Ulv\eNW
ft$
reRO, lvlt AJáR tQ A Mtt"ÉV A,
yo f\¡o 9,91s96 [\¡APA &R(AW LA7;IRUC1IJRAW
W
Lp6 t É.ye6W.L rt/ovtfyltevTo. úuO eWue€
LA6?ARTICtJLA9 Nt
LAFo&AULA(X LAeNfRcP{A, I = V @6 W, iN¿¿UtPA ÉN LA 7XR€61óN W
9OLÍZI¡V1ANN W #61J¡PA LEY, EL REA)LT PO ? ARIA LA RÑ\rcÓN E6 MUY
I-A
AL WL 6p6 UvRIMIQO , W tttWo AJe ?UÁQO áA)PAR(^R t-G O06
ey,P OI\ENT e I Y @T € l\ER U f\¡JA RegJetl A 6tMP t-E ...

É=nkf3f
MtHt?ÓTe66e9LA
6l6Ut€NTe... eN eL |^ARCO tX V ALTWZ
7 ft
w LA +eY wtÉN (ALT^FRea)ervp.), LA
RÑI4CÓN 4 ffiW&TA Iz fvlANÉRA Tefuvw\.
ill/Afh lCA, COW q e51)V E?.A CO$F 6t<tu\ñ A ? R.
A)ANToÉ W E$ER6IA IIWre.¡.€I1¿NTC' ENTRE
6T W N\reNITUO ( B f. EN CTRIM ? ALAER.A9
cdw ?ARf {a)LA)w LUZ.

a
L
ta
Y
At-w<t.\teo a)6?1A6
INY)-UIOO LA @N6TANTE BW
LA|EY WWVN EN TU R€*U€5ÍA¡
fry?o ¿AcAa PLAMK l\D Wv\0E-1
qJe B ?Q A ex??e+e& ¿on o UNA
I "Ó
?AZONENI?E SJ?REACONA
IANIEhYLACONqIANTE

¿qJ€ocuR?e
6IELIMINA6 LA
BWWI7N?

wNv\oq.
tJ=hl(
e - nhf

9I HA@ 7fr, @TEIW UNA


CCUACIÓN ? AR.A LA ENE? i A W LA ?Ñ IACION
A)E E6 6UAL AL ¡*^UEEOW PAKTI4JLAí
MULTIPLICPO PR LA ANTI?Ph f , L,O SJE
lf\P{cA A)e h ¡ É6 eL
CLAR Nv\eNTe
cuANTo w?.AalAclÓN.
eE-ro lM?LlcARÁa)e
TAA RPIPéIÓN QE LUZ Y
6¿E¿:7gd+4M NCTI CA V A)A ÉN
I

?Acd)eTegQe €Ne?64la)N-€a Ah f.
É5"1 A €9 UNA RE6LA MUC?D MA)
' eNé?¿la.)e Túo I-o
. ¿Ree' q)e ANNALáN ER PHY'|K
?uwcARiAeq-re e*ffo? w ?RUesA
N@A EN
FRIAA?EFINIIIVA, REO A)E?UEW *R.ÚTIL
?ERO
PARA IN'PIRAR TRAE ADS FUTUR6,

¿rm. an€ $D u*6


LA ? ALAeRA HEURI ,TCHE N EN
€L TÍUA W TU E*ffA? AIáNIFICA
frLU¿tÓN tpK6(ROA,?eRO
lN5-fl6ADR.AW NUzV@

e{RtI o Y 6\MULR. q)€ rD LO


TdVP€ WL T@O eN *RlO , 6ll\D
AJE LO GRECÉ6?AR.A
?RGUWIZAR.LA
,NVegTláACtON.

LleocwN.t^t ateNTo
IAN 9IEN CUA¡]CO ME


¿aJéTe eE-re
"ARe& '- ¡¡¡,t'4
@tlcEPCtON H^URI;T\CA
AGPCAQE LA NATLIRALEZ

¡A)eNA
9IENI
W A)E LALUZ IN¿IPENI'
861 A F CFiIV\AO A ? G. OJ ANf &
w e$vR6iA (FOTOW6) W
wme$D [AleNT o w eLÉc-rRaÍvq
?G. ACCION W LA LUZOE LA
qIA)ENTC MANÉRA. IN6 A)ANÍ 6
W CíVRáAPENÉTRAN LA CA? A
qJ?ERFICIAL WL WTN-WL
eLÉc-tR@o. sJ eNeR6Á *
TRAN'F ERE, ? R. I.O MÉI\¡O' ÉN
? Rre, A tA e$ER6A ct¡Ér ca
w t 6eECrRorE6Y
NA)|WWeLL&tuN
kLu;
^g{bb
&LnetÁ.

€l-e¿t¡ores

et€RáiA clíÉTlcA = h f
F\ER6( A WL F OT ÓN q)e K.WaA)
fne$w ? (TRAaAD rEcE^,ARlO ? pRtA
AAAI\PONAR áLWTAL)
F rqlencio&LaLuz
Millikan: físico clásico testarudo
En los años 1 912-17 , Robert A. Miilikan (1868-1953), que trabajaba
en los Laboratorios Ryerson de la universidad de chicago, sometió
la ecuación de Einstein a la siguiente prueba de rinearidad. utilizó
diversos metales, incluido el sodio altamente reactivo, y los iluminó
con luz de variadas frecuencias.
Su técnica era impecable; hasta raspaba la superficie de los metales
alvacío a fin de evitar que las capas oxidadas pudieran afectar el
experimento. Siempre obtenía resultados lineales... y, sin embar-
go, estaba muy decepcionado.

*VA?R@ADOUNA
Y ¡TR.A wZ a)e LA RaLAaIÓN
v o veRgJ9 f f Recuervtq e5
LINÉAL, *6UN I.O RCA)ERDO
?G.efNtÍelN. ¡M t-o
?UEQO CREÉR.!

ep&p añw
W MI VIPA IRAIAN?O
reFUTRLAEY€LICACION
W ErlJ67EN?ARAELEFECTO
rsreLfuet@, aJe yo coN-
Cagiacow UN ATAaJE ALA
reeia 21\pULATCF.IA Ct-*
qcAoeLAu)2.

57
?.eauLtdos &M¡LLi<on

s
o-l
\a

-2
Aun así,
Millikan
no.hizo -t
mas que tOe t7D
Fre¿uerca'---l
refarzar la explicación de Einstein al
obtener datos sorprendentemente
exactos, que descr¡bían una
ex?ec-f AT lV M, WW @f'v'\ ll lR
linealidad casi perfecta. De hecho, q)e w wRtF tcño LA exReqÓN
más tarde sus resultados lo hicie- ÉN FORMA UNíVO4A AreAR.W
ron merecedor del premio Nobel. gJFALTAW *NTIOO.

9RINI'A9A UNA EX? LICACIÓN ÚT IL


? APr\ eL t+*0 wa)e LA e$vR6Á
C2E UN EEC'TRÓN AR?.AI:VAOOE6

W LA LUZ... ?ERO W?E$W W LA


F ?ecJJe$tc A. T e f@ I Nf e w l? o
I

A)E II.¿rLUil EIN'IEIN YA

Sentimientos como ésos


eran típicos de los físicos
de la segunda década del siglo
XX. Es evidente que la predicción
de la radiación cuanlizada no
constituyó un gran triunfo eNeqTe reRiao
para Planck y Einstein. NUC'IRO TRAE AJO FUE
l6l\W.ñ O ? R. Cdv\P LeT o.
58
A principios delsiglo XX, se estaban reali-
zando descubrimientos más espectaculares,
tales como los referentes a la radioactividad
por parte de Becquerel y los Curie en Fran-
cia, así como los milagrosos rayos X proba-
dos por Róntgen en Alemania.

Estos desviaron la
atención de los físicos
del problema de la radiación de la
luz. Mientras tanto, el propio Planck
rechazaba no sólo los logros de
Einstein, sino su propia obra
revolucionaria acerca de los cuan-
tos de luz. No obstante, lo asombró
eltrabajo de Einstein sobre la
relatividad, y escribió a la Acade-
mia Prusiana a fin de apoyar su
incorporación; pero se sintió obliga-
do a disculparse por los fotones...

ea)NuÓ eL cpmtrnev qJ'


efficuLActotva, ?G. e,Etwt-o eN q)
HI?OT€919 AreRCA W I.O9 A)ANT & W
LUZ, e5-ro $D WW effiJf\t<.* eN gJ
CDNTR A; e9 lW 6lOLe tNfR@U¿ tR
IWP6 NUEVAa EN LA€ CEWIA7 MA6
EXACT A9 6IN CRRC?. R.Effi
IANÍO ÉN fANfo.
Espectros de luz con líneas brillantes
Ya estamos listos para eltercer experimento que no pudieron
explicar los físicos clásicos: los espectros de luz con líneas brillan-
tes. Recordemos la lista...
La radiación del cuerpo negro (explicada por Planck)
El efecto fotoeléctrico (explicado por Einstein)
Los espectros de luz con líneas brillantes (que explicaría Bohr)
Durante 150 años, en les laboratorios de f ísica europeos se habían
acumulado observaciones precisas de la luz emitida por gases.
Muchos creían que allíse encontraban los secretos del átomo;
¿pero cómo descifrar semejante volumen de información y poner
orden en el caos? Ese era el desafío. Los registros se remontan
hasta 1752, cuando un físico escocés, Thomas Melvill, colocó
recipientes con gases distintos sobre una llama y estudió la luz
brillante emitida.
LUE@ 3E UOEAR.UNA
LAMINA 4ON UN R.IFICIO CIR¿ULAR EN
ELLAENTRE MIAJO Y LALLNV\A... EXAMIN¡É
LA CON -TffUCIÓN W Eq-TA6 LUCES QFE.
?ENI€) UT ILIZAWO U N PR I'I\4A.

Melvill hizo un descubrimiento bastante llamativo. Halló que el


espectro de la luz emitida por un gas caliente al atravesar un
prisma era completamente distinto del clásico espectro en arco
iris que produce un sélido incandescente. Lí¡e.as

nítlvLs

?ontoLLo

e PÉ cf Ro w Li t$ p6 w.lLL ANT e6
WUN6A9LLMIIOQ
Espectros de emisión
Al ser examinado a través de una ranura estrecha, el espectro de
luz generado por un gas caliente reveló estar formado por líneas
brillantes definidas, cada una con el color de la parte correspen-
diente del espectro. Distintos gases produjeron patrones diferentes.

CUAf\r2o ÉN L A CLA* w ajiwlc,A


(zL aE6@ aaL&.MANU¡¡ atñapo
W ALW l¿VA(Ct RUR)W W@\ eN
ut\A ? LAC A W a¡n tawro y I a ryt eÑi aN
ffiELALLAMAWUNIAéCreROW
Ot )l\WN? LA LL Nv:É. * VOLVíA

Tubo ¿on qL ,L
lvV¿lero&.
Oun*¡
a^ffi
¿-rl¡
ts

LAAL * WRR.ffE Y
?R@UCEVNR,W6M
w wto, a)e a/NTlÉt\E
A& L{Napgep'lILANTaa
MUY INÍÉN6A9EN LA
AAÍ\PA PMARILLAPE|L

Las propiedades integradoras del ojo impiden que los seres


humanos (y otros animales) vean dichas ríneas. Los diversos
colores se funden de modo tal que sólo vemos la mezcla (p.ej.,
rojizo para el neón incandescente, azul claro para el nitrógeno,
etc.). En el caso del sodio, el ojo combina las dos líneas amari-
llas y la llama toma el color de los ardientes pétalos del narciso.
61
El Eas de mercurio (de líquido evaporado) y el de nitrógeno
emitían patrones de líneas brillantes bien definidos y reconocibles
al ser fotografiados con un aparato sensible llamado espectrómetro.

En realidad, los patrones espectrales de los elementos son tan'


distintos y las mediciones tan exactas que no se conocen dQs
que presenten el mismo grupo de líneas. Los espectros podían
utilizarse para identificar gases desconocidos, como ocurrió"
con el descubrimiento delgas helio en el espectro del sol;pero
antes de relatar este asombroso hallazgo, digamos unas breves

l
palabras sobre las líneas oscuras en los espectros de luz.

lll '*'
lllllllll *

.'-''€e'
:ffi
Espectros de absorción (líneas oscuras)
Los tres diagramas que aparecen a continuación muestran cómo
observar las dos clases diferentes de espectros.
1) La radiación de
"luz blanca" que contiene todas las frecuencias
es emitida por un sólido caliente (como elfilamento de una lámpa-
ra eléctrica) y pasa a través de una ranura antes de incidir sobre la
parte angosta delvértice de un prisma triangular. Aparece en la
-< úz&Luz pantalla un espectro continuo (en arco iris).
, pttaLlz

2) Se utiliza éspzttoZonttnuo &,Luz


el mismo tuz&Luzeat/eh)
dispositivo experimental,
excepto que con un gas caliente como fuente en lugar de un sólido
caliente. En este caso, aparece en la pantalla un espectro de
líneas brillantes y la forma de cada línea es la imagen de la ranura.
Recipente É sp.tr o s &, Lí r:e.oe brlLLonf.ee
co^ 9o9

(cd,unte)

3)Y ahora, una


innovación. Volvamos
al primer caso, en el que el sóiido caliente emite una radiación con
todas las frecuencias. se ubica el recipiente con gas entre la fuente
y la ranura; pero esta vez, el gas no es calentado... está frío.
írwar&sce nt e br iLlante € opetr oe &, G t@5 o gcuroe
RPzipe^t¿
coí 9o9 no
irwa&scenf"e(fÁo
Miren la pantalla.
Se advierte un espectro
de líneas oscuras en el cual faltan líneas que coinciden perfecta-
mente con las líneas- brillantes del experimento anterior, en el que
9i93" estaba caliente. Así llegamos a una"conclusión simple. Elgas
frío (no excitado) abqa¡be ruz a ras misrnas frecuencias i." qr"
ese gas emitía luz ai ser calentado. Debe de haber en un " gas ciertos
estados característicos $e energía que sean reversibles, e-s decir,
que puedan recibiro despedirenergía. Muy interesante... 68
Líneas de Fraunhofer
Todo esto era muy enigmático, pero a la vez alentador, ya que
en el espectro de emisión asícomo en el de absorción la
frecuencia (o longitud de onda) a la que tales líneas aparecían
era siempre la misma. Los espectros de líneas proporcionaron a
los físicos información reproducible precisa acerca de los
elementos puros.
En 1814, Joseph von Fraunhofer (1787-1826) creó elprimer
espectroscopio, combinando un prisma con un telescopio
pequeño apuntado a una ranura estrecha distante. Luego utilizó
el instrumento para observar el espectro del sol y vio...

... UN NÚMÉ?O CMI II{FINIIO


w LitÉpg l M)J?.A6 qJe eL ReEl 0 w
LA tM&NW^6C-OLR; PLA)NP€?ARECíAN
CMI N€6€.M?R. AWLÉTO.

CIQO Oe A)e €E-T PO Lll\E AO *


W7EN ALA NAIURALEZAW
LALUZQLAR, Yf\¡oAUNA

'v
'\
t9@ .+@
"E

iltitrliil mfflrilruililwfrilr lrrúffiirIuinufiurrm


?e kH Fe
Las líneas oscuras del espectro solar se conocen como Líneas de
64 Fraunhofer y constituyen la base de la espectroscopía astrofísica.
El descubrimiento del helio
Años más tarde, Gustav Kirchhoff (1A24-87) estudió estas
líneas oscuras utilizando un método ingenioso: superpuso las
líneas amarillas brillantes de una solución salina (ClNa) con el
espectro solar de Fraunhofer. La coincidencia perfecta demostró
que la líneas oscuras eran producto de vapores fríos de sodio y
otros elementos presentes en la atmósfera que rodea al sol.

oq?AfRoNegw 300
t Lít\eA6 tt
C ffi C-T R.AI.E 9 W L C qE CTRO NL AR ¡¡ lrr
It,l? tcag¿¡ ale eEMeNT 09 sbo'
ta I r I ' APAREC1AN EN LA AI\W*á<,A a
Irlatllrl[-
¿\od
lrll,

rl
'
ALR€WOR.WLAL.
N,WKLW.R,*UN
?ATR.ON CLARO, W @*RVÑO
4700
HA6-f A eNTOt\W6, eN t 6
LAetRpv
TG.t6 WQ \CADO? AL etruQ 0 0e tre
-2. €LEMENT 6 TERRE E-TRÉ6 CNV\EIUÓ L
súru,soawL M6re<l@ 6M. ^

s400

6t00
tt I
tt I
6500
tl I
ll
6900
-|
rl
¡¡¡.
I tl
7100
a

IliINI
77gO

€spctro
&emlsibn

Por fin fue detectado y aislado el escurridizo elemenlo: un gas


inodoro, incoloro y químicamente inerte. Se lo denominó hé¡io
por la palabra griega (helias) para el sol.
65
Hidrógeno: el test de la estructura atómica
Muy probablemente, estos espectros de líneas revelen algo
fundamental acerca de la estructura interna del átomo; ¿pero
qué? Hacía falta un estudio más profundo.
No resulta sorprendente que, en el intento de relacionar las líneas
brillantes características con alguna teoría acerca de la estructura
atómica, los físicos hayan decidido analizar los espectros del
hidrógeno. De todos los elementos, su átomo es el más simple'
Las cuatro líneas más prominentes del hidrógeno, todas situadas
en la parte visible del espectro luminoso, habían sido medidas
con exactitud ya en 1862 por el astrónomo escocés
A. J. Angstróm (1814-74).

EPECTRO%&ICA) AFINW
WTEC'\ L A ?re*$VI A WL HIRÓ -
4$D eN ^R.eL nL, Y LUe@ M\eOi CON
?ReaqÓN eL efficrRo w otc?D
ELCN\ENT O. 1.6 V N-RE6 REqJLf ANTEá
FUÉRON MUY PIFUNPIQ%Y * I.O
IN\E -IIÓ PURANIE AÑ!'É..
rearÉ oe
EM'NIRAR UN
6R'ÉN€NI.&
QAT6.I\D
ÑLIC&ALA
FiqlCA, 4/{rl, q)e
€R,A?U?.A
$YJMEROI.6{A.

Milagrosamente, Balmer logró descubrir una fórmula con núme-


ros enteros que predecía con un alto grado de exactitud las
frecuencias de las cuatro lÍneas visibles del hidrógeno...y de otras
ubicadas en la región ultravioleta, posteriormente confirmadas.

'T'":?""'[nf
z_ *,,
Mediante esta ecuación, Balmer predijo las frecuencias de las
cualro líneas del hidrógeno cuando n, (final) era reemplazada
por 2; n,(inicial)= 3,4, 5 y 6, y R recíbía elvalor 3,29163 x 101s
ciclos/seg. Estos cálculos mostraban una gran correspondencia
con las mediciones.
67
En la tabla siguiente se comparan los valores
APVIÉRfAN
de Balmer con los resultados obtenidos
IA
en las mediciones: I¿AII4ATIVA
CA\WN\VA
ENTRg IA9
¡¡ecctn dc ernl¡lón del hldrógeno {Balmcr, 1885} FreA)e$tctAq
Valores erperimentales Fórmula de Ealmer ffivA'IfA.E
Longitud de onda Frccwncia Frecuencia Valorde n, Y LOéAJE
(nm ='l0e) (106Mhz) (106Mhz) (nF2) eLa!.ecoN
6s6,210 (ro¡o) 457,170 457,171 3 Mtea)ActÓN.
486,074 (verde) 617,190. 617,181 4
434,01 (azul) 691,228 691,242 5
410,.l2 (violeta) 731,493 731,473 6

¡La correspondenc¡a era demas¡ado buena paÍa no sercierta! Esta


ecuac¡ón debe de ocultar algo esencial. Tal vez ciertas leyes de la
física aplicadas al átomo den origen a una ecuac¡ón de esta forma.
Mientras tanto, Balmer predecía otras líneas (en el rango ultravioleta
e infrarrojo) que ni siqu¡era podían medirse aún. Utilizó valores
diversos para n, y anunció la existencia de numerosas series de
líneas espectrales.
La ecuación de Balmer pred¡jo una ¡nf¡n¡dad de líneas... y era, como
verán, ¡bastante acertada! Aunque faltaba saber siconduciría a una
teoría nueva'
uLbavtobb vrsbt¿, lnfrato¡o
*ónla
J\. b.
ñ+t
;1 n.t

l]
É',rl
':l
P{
\-1J
tu& tub& tuE& *& \/

-- Lynwn Oalrre ?osáen


- Orde\e
A*vy or Loaglhd & la tl¿áa, ¡rÉs &b Í¡e¡t ercb & l¿¿2.
68 éad, @rarc * h&at Loe oágae¡ &, La dlvqrrcc sbc & l¡.re.te erycb&s.
Frecuencias del hidrógeno
según la fórmula de Balmer
Balmer especuló que existirían otras lÍneas de hidrógeno si n,
tomaba valores distintos de 2.Y así, n, = 1 dio como resultado
una serie nueva en la región ultravioleta y hr = 3 y 4, otras en la
zona infrarroja.

Tabla de series espectrales del hidrógeoo (Ecuaclón de Balmer)


ñr,n¡ ñt=1 n¡=2 ñt=3 ñt=4
ñn¡n, nr = 2,3,4,5,6... nr = 3,4,5,6,7.., n, = 4,5,6,7,8... n¡ = 5,6,7,8,9"'
banda de luz ultravioleta visible inlrarroja inlrarroia
descubrimiento 1906-14 1885 1908 1922
descubridor Lyman Balmer Paschen Brackett

Estas secuencias parecían indicar alguna clase de esquema para


la energía, ya que la emisión/absorción de luz por un átomo
debe corresponderse con una disminución/aumento en la
energía del átomo. La tabla anterior muestra cómo se ut¡l¡zó la
fórmula de Balmer para predecir las frecuencias de las líneas
espectrales, iniciando cada secuencia con otro número.

Frecuencias del hidrógeno según la fórmula de Balmer


Esta información sería crucial para cualquier teoría atómica. Los
cambios de números enteros, que generaban frecuencias
exactas para la radiación emitida, sugerían que se estaba produ-
ciendo cierta reorganización de las partes delátomo.

En la década de 1890 nadie tenía idea acerca de la


conformación de un átomo. Sin embargo, patecÍa claro
que una teoría del átomo exitosa debía incorporar como
íngrediente relevante la milagrosa fórmula de Balmer.
69
Descubrimiento del electrón
Fue en los sagrados salones del mundialmente famoso Labora-
torio Cavendish, en la Universidad de Cambridge, que eláiomo
comenzó a ser disecado por J. J.Thomson (1856-1940), uno
de los grandes físicos clásicos del siglo XlX.

EXrtrlA ur.¡A ret^rctól¡ oer N tPA É NrRÉ


I

LA CAR6 A Y L A I¡IA9p. WL EECT EO N, Y AJE,


?R. t o r Añro, b¡e eee u¡v pagr|ane,
rúuNRAya ca¡futa.
Y en los últimos cinco años del siglo XlX, se probó que otros
supuestos rayos se comportaban también como partículas.Los
rayos alfa y beta se transformaron en las partÍculas alfa y beta.
El paso siguiente consistía en descubrir cómo podían estas
partículas conformar un átomo.
Pan dulce atómico
Thomson y Lord Kelvin desarrollaron (talvez en Navidad) un
modelo atómico según el cual los electrones negativos estaban
diseminados en una esfera uniforme de carga positiva, como las
pasas de uva en un pan dulce. Debían aplicarse los supuestos
típicos de la física clásica:

CAENEL INÍERIOR
LAR,NIrcÓN %LAfdffiwo^
elAlTtoA?R.eL Ñotw MW,e<.LA6tEYe6
T7NÁAEW*tOtR* wt€vtrcNffi
wolA\reLATe&lA eL¡,¡ÚVln|el'íO.
€t ÉclRdÁre¡Érca

lA&Lo atánbo & pat óube con poas &, uva. Lo¡ el.at¡orct co^ cúgc
rcgoliva (las pras\ están eepacdoe en vtv eef uo .

unif ornv. con cagopositivo(eL pan dvLce),

-.
A pesar de su difusión, este esquema era
inestable y no condujo a ninguna parte.
Alrededor de 1907, uno de los físicos
clásicos más imaginativos, quizás un
iconoclasta, pasó a primer plano. Ernest
Rutherford (1 871 -1 937), ex-alumno de
Thomson en Cambridge, era para enton-
ces profesor de física en la Universidad
de Manchester y trabajaba en la nueva
esfera de investigaciones sobre la radiac-
tividad.
EI átomo nuclear de Rutherford
A pesar de ser un expenmentalista de alma, Rutheñord estaba
siempre dispuesto a partir de un modelo teórico, mientras éste se
basara en rnediciones confiables que él pudiera ver y entender.
Había creado un equipo de trabajo con sus alumnos. Para alentarlos
recorría los laboratorios cantando "Adelante, soldados cristianos".

F'.pnte&
LómtnailM&,do .-
?anbLt¿ w -o PüLtcuLo,oLlo
tI

Mbros¿opio @ IIMNTAEW
RUTT.ERFRQ?ABE
LAOlqe?goNw
?pRTicULpgALFA

En 1908, mientras trabajaba en un programa de investigación


sobre las partículas alfa radiactivas, Ruthedord concibió la idea
de que estos proyectiles masivos de carga positiva podían
constituir las herramientas de sondeo ideales para estudiar la
estructura del átomo. Con uno de sus alumnos, el alemán Hans
Geiger (1882-1945), comenzó a analizar la dispersión de
partículas alfa por una lámina fina de oro, observando a través
de un microscopio los pequeños centelleos producidos a medi-
72 da que las partículas chocaban contra una pantalla fluorescente.
" RUT'+|R"ORT',
LAWAIIMIÓNWR,AN
7 ?ARÍe w LM?ART1a)LMa6 \ t(wLUÉr{¿tA aEL
íwtrna, w lt¡rct:v,w uN 6RApo. w'ft$v\*NeNeL?ROYaCTL
^Tdw
et\MARa, eL xúneeo w ?A.F.rle')LA?
'tN W7ERIAIIAWR^IQOMUY re.
WQVlñAg eN At\gJtn? W.?EZ C[.JÉÑA. CArc q €E ÍI.?.TAR.A
*.ño9 o tA,&e7MLWo MAycF.. w ?oLvo Ft$0 qJ*erDDo
q)e Lo Pqo$nq-r Eño ?R. eL
lvWt-OW rlfltafrN.

Aldía siguíente...
Dos o tres días después...

-\
s,
€'
-v
*,*{..*

¡ÉSUl.lCI W"t-{X
t-€fJ".{$6 w\s hlcRÉ í6LFS n"lÉ
- ¡í!1AR#6N - I

t-% V{6fo 6},¡ fHl VltrAi ¡á.# {&v\ü 5l


NOTü GJg NA}- AL LAI\¡ZAR trNTRI\ UN¡ TRÜZüÉ€
r\¡ASPÉ tA6PÁRl{- ?ñ€t uNtA $ALA pg 4CI dÉN¡-
SIJLA4 AIfA RÉ. T ift¡'gr Rffi . ésT a xeffiÉáÉ'Ra
rR6dÉtrÉN!
Qlsryrslónd.fo
&.retroceso Ftnnte&
6dpnla Lárnhtoflno&.
panbLby
rewteLven
/f-n ptticvlaea,Lfo

üxnínosÉe

--*---- evwRtwNTowotffiRgtÓN
--l Wele?.Y I\'\R*N@N
?n"t tLl¿ tA^lttP€ÍX.ROY
?ARTICULA'ALFA.

Más tarde, en el estud¡o... -: \


Elatrón..'
\-/
Atr \
io o
wRefRoce*w2e *R.eL t
RE^)LTAOO ?E UNA CNUAÓN ñ.claopoeitivo l_'\ r

9(Wt-8... AUNAJE e51e CÁLAI-O


RÉ\ELA A)l eg llvP 6lglE @Tá$ER
o I
I
I

AI@ W C4, N\ÑNITUQ A MEID6 qJE


LA MAY R. ? ARTC OE LA IAA p., WL
o o I
I
I

CqE üN¿'NÍRAPA ÉN
^TdW
UN N(EI'O PIMINUÍO. t.. O O ,,'
\/
w*oÉ TEN€eux Estos experimentos
eñRo t¡léRalota¡,le¡{fe y la interpretación de
recwíbreRoMpétw,
Rutherford marcan el
nacimiento del moderno
modelo nuclear del átomo.
fiamaño del núcleo
Como resultado secundario de los experi-
mentos de dispersión, pudo estimarse el
tamaño del núcleo. Si una partí-
cula alfa avanza directamente
hacia un núcleo, alacercarse su
energía cinética se transforma en
energía potencial eléctrica hasta que dismi-
nuye su velocidad y por fin se detiene. La
distancia del mayor acercamiento
puede calcularse por la conser-
vación de la energía.

eEtÁcpet
VAC\O
v euNtkrca
ocueaúuo
UNA glL{.r-
Matrna
?AKÍEWL
ÉPMtO!

Por eso, la mayoría de las partículas alfa u otros proyectiles (áto-


mos, electrones o neutrones) pueden penetrar miles de capas de
átomos de láminas metálicas o gases y producir sólo ocasional-
mente una deflexión de retroceso importante. De ahí que Geiger y
Marsden tuvieran que ser muy pacientes (como todo buen científi-
co) para descubrir la dispersión de retroceso en Manchester. Este
modelo delátomo nuclear logró explicar los fenómenos de la
dispersión, pero dio origen a muchos nuevos interrogantes. 75
¿cÓt¡o * ' ¿a.É ÉvfrA _
-
O\PO|,EN,n9 GUCCLEECIRON
eEClROt€.qeN $riaaoY ue MPtw rv.aATlvo cAlaAlwlA
T4.I.{p N. a)eexPLofe AAUA,
¡:$h.eoz W IARC?UL^IÓNW ecp arerccÓx
ELéC-TRCA?

Wt)t{f A9N-PRPOI\ERUN
IVWI.O ? LAi€T ,€.IO ? RA EL AT d@,
EN EL qJE L6 ELEC-|ROI€6 6IRAN ÉN
foRftr, A UN NtkWnomtwro.LA
AT R,MIÓN E',8C1 RIC ARE
&CIOf\¡AR f A
E NÍ AIW 6 L A F UERA dEI'IT Riref A
l:VG *lA?ARA fi4ANfE NER At
et-rcIRoNwqLA7ÁNDeeN
No obstante, este modelo presentaba otro obstáculo...

fROf\ErFmfnANUtVeffi- \ rew-
aewqqIetAAQt^R¡AtR@- RíAN f@A
qJer'ER6Á
? l@, OO|IW * lvlUE!E¡N eN @ff P€
EN UT{A
CIROJLRE, ALREWR, %L NIKLEO U
?&. erv 9E ACÉLÉRAN\. ; AtÉ MP tü FRArcÓNW
O[Jg EM tfAN RAp I rcóÑ ft tvlp¡t-ERA ffiuwo.
covr tw A, ürc ?Ro¡95Í tC4€.Á LA
Tm[AeECIRqv\/É¡r,Grtca

El modelo de wWWRAeffi?R.*A&
Rutherford era UNtvl@É.t O A?ARflR f2E UN @N-
inestable. .JJNTO W -&epo
RESJLT pO6eN@wATtA6
A& 2XPL\C&A
W lv@O AT tq MIRIO- ?UQ A RenL\ER,
A9twtqtvp T @06 LAg 0Íe.O5 eM6/.v\p6.
,ER f AN T.EE4RI6 T,TJEV 6
A F f N f2E AMET P,R. EL
d¿MO, EN E*AAL &N RELMÓN A
^)?UCE16
t o9 wf Au-É6 w tA eqlRUC-ruR A
ATÓMICA.

Almenos se había comenzado a visualizar elátomo. Elpaso


siguiente también tuvo lugar en el seno del grupo de Rutherford
en Manchester, con la llegada desde Cambridge de un joven
estud¡ante danés...
77
Llegada del héroe cuántico, lUiels Bohr
En el laboratorio de Rutherford, el 'gran danés" empezó en 1912 a
buscar incansablemente el sentido más profundo de la física cuánti-
ca, tarea que continuó durante 50 años, hasta su muerte en 1962.
En este gran empeño, nadie se
txtctÉ
compara con Bohr, ni siquiera
Einstein. El es el padre fundador
-w
ENCL CA\E|DI*.
s\p LAq)reRvgtÓN
de la f ísica cuántica; propuso las w J.J. T|aMAN,%RO
primeras ideas y colaboró con ID IRE U.ÉVARIAE
gle\ coNe*
casitodos los que contribuyeron
al desarrollo de la teoría.
ENEffiCFL
Bohr llegó a lnglaterra en 191 1 wffi a)e lÁeQlD
con un diccionario enorme y a)ÁNwÁ?cloNño
las obras completas de eqlMA?eMtl ffiLo
AIOMI(N WL?AN
Charles Dickens, con las que
estudiaba inglés. A pesar de
sus limitaciones idiomáti
tenía gran confianza
en símismo y una
asombrosa capa-
cidad de trabajo.

78
Bohr conoció a Rutherford en una cena en Cavendish y se sintió
muy impresionado ante su entusiasmo y alabanzas en relación
con eltrabaio de otra persona.

eSro tD eRAP@truAL eN ,.o,


clRoJ'.ogA¿MtAtffi.w t:{AeotATo t E
rca¿¡vé 6t ?QlA uNtFJ|'/É AL RWO W
¡t/lAt\W+5IeR y APGÍ.J tR tR. ey.reRtelúl{.

¡\GvrÉ 6tN TlruwAR. Me


a);-rÓ LAtwAw qJe elR
J,I6 APp. PAP.A M I ÉAJI? O.

Cuando Bohr llegó a Manchester, todo estaba conmocionado por


la aplicación del nuevo átomo planetario de Rutherford. Bohr no se
dejó inlimidar por las restricciones del modelo de Rutherford y
presintió que de todos modos la mecánica clásica no era válida en
el interior del átomo. SabÍa que la obra de Planck y Einstein sobre
la radiación de la luz era muy importante, y que no se tralaba sólo
de una ingeniosa idea alemana. 79
Ya en el verano europeo de 1912, Bohr preparó para Rutherford
un borrador sobre la constitución de los átomos y moléculas que
\ trataba directamente el problema de la estabilidad atómica.

f 6leL ATüWW
HIRÓ&IDEq-TPOAFR,MÑO
? G. UN EIE C'rRoN y UN PRarÓN,
n e LG ta s'P otwR, cdw t-o
HNIARUTVERF@,qJEEL
áLÉC'RO N 6 lRAg A e N T 6F:l\D AL
xtkueo mwÉN uN PEaJÉño
661elvA4l-PR.
,- ftRogotrc \
ex61 I A? *6t)N LA6 t-EYe^
AAacpa UN ELÉ¿TRÓN f\O
?@1AaÉ!ROURA€.t^^6 q)e
utrAFRMctONw *a)$Do
EN Ut\¡¡A AWIA)RACIÓN
\- mvtO É*,.
7
ALAVAf\ZAR
EN C(Rd{)L6, EL
ernffp.íaRñtrctóNaaEta
^LEC-|RÓN
q)QPR*^NETWRáIAYCACR
1eur'uktro._.
5 (-/ TN,WZPAyA
tr4¿ vé¿- rl,-\T,{
- / óreffA;eqragEo
- effiaN-eq aJÉ lEf{6AN
N.É,CNó6TV1úN @NLARELA-
cloN aJANT\CAW PLATWV
eblgtq N et{rre LA etvRat A w
UNFATÓN |UuMffiA'rY A)
FTOJáNAA,G =h¡.

O /oifas eet"bl¿ s & L o ¡ ótar¡o e & 9 oE


Bohr logró un adelanto importante al descubrir la
fórmula de Balmer a comienzos de 1913. Hasta
entonces nisiquiera había pensado en los espectros

A&RCAW LAF&MULA
.W OALMER., NV WQWJE A
ColvP LÉT AR. eL RMeRo W f re9
e*ff6eNLO' A)N-a901*A
F óR¡J//')LA €RA IÑTCFPRET M A W
AOJERQO CON MI NUÉVO |lffi\.O

logró descubrir una fórmula que


un alto grado d€ oxsct¡lud las lrecu€ncias
dgl h¡dróqeno... y de otras ubicadas en la

f =k f t-
Constante de Rvdbero
|

\nft ntz

Balmer orediio las lrecuencias a


era reémplazada por 2;

Este acontecimiento mañca el comienzo de la teoría cuánüca


de la estructura aüímica.
Bohr a llicholson:
GotüDGe
cuanti:ación del momento angular

CAI!'RIW A J. W. Né'4OLAN.
eETeAgucÓ UNTRrB'a,p OIE
lf!¿tufA urvA lwA *ta ffi eL
V AL6R, WL I'tgv\ÉNT O Ai.¡5UtAR

PtANfl HTtew ret,gvAt{rtp'


aró¡v\ta,, alvft r,npuqJe a,veC
lvg#ñf O Ai\EUI-AR PE UNA PAR-
rla;uaúw nrn at¡ne;¡¡raR o
3tq\4 rNJ tR *a)N cqñr to M6
QIMTMAJAIDOTD6
EEC|ROIV6 * reTR,AN O

J.W. Nicholson (1881-1955) había cuantizado et momento


angular, procediendo a calcular el valor correcto L = tnvR = n
(h/2n) para el hidrógeno.
Bohr no pareció necesitar entonces ta idea de Nicholson para
continuar trabajando; pero tuego resultó importante, por lo que
gZ deberíamos estudiar en detalfr elimpulso o momento angular.
?(¿eLbL4t-e) =nv

€L VAI.R. NJfu\REO WL
IMPWA LÍNEAL* WFlt'E
*wtuAwífle ürceL
RQUC-TOW IAMp6É,WL
a)epa?R.qJW.&toÚt
P=mv(lWULfrLlf\EAL)..
Segundo: impulso angular
En un sistema rotativo la física es
similar. Si un cuerpo es puesto en
movimiento de rotación en una órbita
cerrada sin roce, continuará sin frenarse,
con impulso angular constante, hasta
que se le aplique un torque externo. La
magnitud está dada simplemente por el
producto entre la masa del cuerpo, su
velocidad y el radio de la órbita...
L = m v t. (impulso angular)
donde m es la masa y v la velocidad
alrededor de la órbita.

lmpuLso ongular
cone?zrnte (sín trqw)

En el modelo de Bohr, si un
electrón es excitado en su E9LARETAIA
estado de energía inicial, &ÑTRALWMI
e%JÉ¡lvlA...LA
solamente podrá "salta/' a a)^NrVEÓNn
una órbita en la que su im- upafurcaEwLo6
pulso angular se modificará EEC-TRAW9ÉNÉL IN
TáRttr'.WL^TqW*
(aumentará o disminuirá) en MIWENUNIOMS
cierto número entero WLA@¡\9-fAfl,¡fe
multiplicado porhl2n.
Los postulados de Bohr sob¡e la cuántica
A fin de explicar la existencia de órbitas estables de electrones,
Bohr formuló dos nuevos postulados. En el primero, justificó el
uso delátomo nuclear desafiando las objeciones clásicas.

Primer postulado de Bohr

RIP¡vlENTe AL6
RÉVI67O?R.LA ó@trp6*w\to-
FlgtcAaÁ^tA,uN Mtf\AN e5rño6 egrA-
E'-ÉC1RÓNA)CW ao?uRlüY * &RAc
ex6rR.eNa)AL- TeR?Al\l?R.VAL&6
AJICRAWOI\E?A9 w lÍ'tgJLa Af\6utAR
furageffiaA- reffAL0ñ06
tE66lN ÉrnfftR
epotrcÓn
L=l¡rvr=n(WZn)
Esta es la condición orbital cuántica.

eLu,trón en eetdo esteiorwio


Llsto ptaraLizt un xLto cuántbo

85
El impulsoangular L no puede tomar cualquier valor arbitrario,
como suele ocurrir en la física clásica, sino determinados valores
exclusivos. L - 1 (W2n) en la primera órbita; L = 2 (W2n) en la
segunda órbita; L = 3 (h/2¡) en la tercera... etc. Sólo son viables
las órbitas en las que L es un múltiplo entero de la unidad cuántica

oóó
h/2n. (Este entero n se denomina número cuántico principal.)

t (,h¡) t(t¡".t) t(htf) e(^/za)


"(Ytn)

Iag&lta¡nús
grot&sltelrn
hnpvLeoe angulae,s

?ul4reneLre,nldo
&Lve¿la&L
impuLsoangu(n

-------
I
I
/

'*í;h*"ffiftT,S-
¿Cuáles la unidad cuántica
fundamental, h o hl2n?
Primero vimos que la luz puede existir
solamente como pequeñas unidades de energía E = h f
(frecuencia). Ahora, hallamos que el impulso angular también
está cuantizado, pero esta vez en unidades de h/2n. Entonces,
¿cuáles la diferencia? ¿De dónde surge elfactor 2n? ¿Por qué
el impulso angular está cuantizado de manera diferente que la
86 energÍa? Esta era una gran intriga, ¡que se resolvería pronto!
Combinando las físicas clásica y cuántica
Si se conoce el impulso angular de un cuerpo en órbita
-en
este caso se lo poslula- es bastante fácil calcular el radio y la
energía de la órbita recurriendo a las ideas clásicas. Bohr basó
sus deducciones en el modelo planetario del sistema solar
expuesto por Newton a lin de obtener una fórmula para los
radios de las órbitas de electrones...
constante de Planck.
/ \ue \ número cuántico
,f = I +lnz.-orincioal
radio de t{0,¡tt^ \ +"2r{carsa erectronica
del electrón masa del electrón

Así, eltamaño de la órbita


Ffuvut,A?ARA depende únicamente del
to9Rplo6wL^o6 número entero n (que
@ffMeqr&Leg
w.LeLeclqÓNeN también cuantiza el impulso
euñqww angular), pues todos los
otros términos de la
io = ntñ
ecuación son
constantes
físicas.

ñz ¡l
El radio más pequeño aparece para n = 1, cuando su valor es
5,3 x lOem o 5,3 nanómetros. Este valor se acerca a las estima-
ciones modernas deltamaño del átomo basadas en mediciones
reales. En este valor, denominado el radio de Bohr,la energÍa
del átomo de hidrógeno toma su valor mínimo y el átomo se
encuentra en su estado fundamental.
Segundo postulado de Bohr
Continuando con su descripción del átomo por analogía con un
sistema solar en miniatura, Bohr calculó fácilmente la energía de
cada órbita una vez conocido el radio. Luego utilizó la diferencia de
energía entre los estados estacionarios para determinar las frecuen-
cias de la emisión y absorción de luz. Esto lo condujo a su segundo
postulado...

REÍUNÍITIA WLELECTRÓN
eNTRe Q OO e6-r p6
eq'T MtO -
[\ARIO' EIERPRÁ UN¡A ÉM I'ION
o MmcÓNwRñtMtÓN,
dON UNA FRÉA)CIVAOMA E$ER6IA9WL
?G,L^RÉLACIONW atoweNL6
?awK/aNsrqN... eElñ6
eSlACtOtnARtO^
hf=4-G¡ estdo€,
(wyaercrgía)

l-
€mlslón
otimbo
&gol¡
^@ (hr)

- J--.
{otandetuz
/ \
/ \
I \ \
I I
I I Nlrb"O t
I \ I I
I
\ / I
/
\ /
\ --/ettáoe,
(nenaere.ryío)
/
\

\ \--/
88 Esta es la condición de transición cuántica.
Bohr obtiene la fórmula de Balmer
A partir de los postulados precedentes, Bohr se propuso llegar a la
lórmula de Balmer (que daba valores correctos para los espectros
de líneas del hidrógeno) utilizando su nuevo modelo atómico.

=+(+-#)
Combinó la física clásica con la cuántica a fin de lograr...

f
Esla era exactamente la misma lóimula que Balmer había obtenido
para las frecuencias de hidrógeno, si podía demostrarse que la
constante R de la ecuación de Balmer (llamada la constante de
Rydberg) era igual a: R = (2n2mqÍh3).
Usando para q, m y h valores ya conocidos en 1914, Bohr calculó:
R = 3,25 x 101s ciclos/seg., valor muy cercano al de Balmer.
Bohr había llegado a lafórmula de Balmer (que, según se sabía,
brindaba todos los espectros de hidrógeno correctos) a partir de
una teoría física basada en electrones que giran en torno al núcleo.
¡Un resultado notable!
Entonces, sobre la base de las órbitas físicas del átomo, Bohr trazó
un diagrama de energía para enseñar cómo se originan las diversas
series espectrales. ¿Acaso eljoven danés había resuelto el enigma
de la estructura atómica? ¿Serviría su modelo para todos los
elemenlos restantes (predeciría sus espectros)?

6erb&Oaher(vletob)
I;¿
-6$t

f ro^tñieío^et
OaLne.r y
orb¡tal.et &Oohr parala *rle&,
Urue eepctrolca eone4orlbntce
ff
IÉ.g 89
|-os especb,os uisúos más de cefca...
y ntevas líneas
Al poCo tiempo aparecieron nuevas lÍneas espectrales, incluso en el
hidrógeno, y el modelo de Bohr fue cuestionado. A medida que se
contó con mediciones más precisas de los espectros de hidrógeno,
se hizo evidente que aún faltaban elementos estructurales en el
átomo. Parecía haber otros estados posibles para el electrón
además de los que permitían las sencillas órbitas circulares de
Bohr, con un número cuántico único;pero vino en su rescate un
teórico ren

O¡bit¿s
eLíptiae&
SomnerfeLd

Arnold Sommerfeld
(1868-1951), el gran
teórico y profesor en
Munich.

I
t-MtwAqw wT@o,eL p6
wR.N-A@W rec-rolt\fuer.vRAL
furrc ÉLl?flcAt WL lffiVll\Ne$fo
Y€xPua)éeE'r6 reffpLe) ELPneY
eL ctRa)tR.eáuN

Johannes Kepler (1571-1630) habÍa


hecho lo mismo para explicar los
desvíos de la circularidad en el movi-
miento del planeta Marte a la luz de las
mediciones precisas de Tycho Brahe.
90
5e agrcga otro número cuántico, k
A pesar del estallido de la Gran Guerra, enlre Munich y Copen-
hague circulaban secretamente escritos en los que Sommerleld

"5;qh.
describía órbilas elípticas de formas variadas con los mismos

.S
-Z-

}E¡; OIEIINT6VALCRE)?AÍi?'
= LAe$ERálAeN LA)e51ñ6
e;'r p¿tor\ARlE @t\ LÉ\89
AutwnrcÉ 0 0 lql-¡'tñ)ctowq eN
tA6 fRAvatctorve e¡we*T 1a9... Y
LAG R1PA\DENTáS Ll¡f'e6
effi c-r RAt-E 6 MTJLT l? tE6.

Una vez más, sólo se perrnitían


ciertos valores para las forrnas
orbitales. Se incorporó un nuevo
numeio cuántico, k... también
cuantizado en unidades de il2¡.
El efecto ?eeman... ! siguen las líneas
Ya en la década de 1890, el holandés Pieter Zeeman (1865-1943)
había mostrado que cuando los álomos excitados eran colocados
en un campo magnético aparecían líneas espectrales extrañas. Una
verdadera teoría atómica debería explicar este fenómeno, que se
dilundió como efecto Zeeman. Sommerfeld tenía una respuesla.

O4E*TMIÓNWIAÓreffA
ñ A)ERE ret-EV AtlE A. CU AI:OO *
* ¿ s uN cAIt¡? o, ÉL et cÍ ?Ó N ercff p o
I

11 E
?w eEÉ el,rr RE tttw Ó@ff M aJe
tR.
APUMAN RrcIONEq O I\ER.N
EN O
RÉ*C1 0 WL C AI|¡P O. reWÍ Etg. 0
erER6Á9?tFéWNÍea.

Estas direcciones también estaban cuantizadas y


así se agregó un número cuántico magnético, m.
Sommerfeld lo había logrado
a nponqrétborygdo de nuevo.

conp o r4rélk. o en¿eúbo


qagdo aetdáo

$VFF4 ¡=O thÉl m.7


En febrero de 1916, Einstein le
escribió a Sommerfeld expresando
que consideraba los nuevos
resultados "una revelación". Un mes
más tarde Bohr agregó:"No
recuerdo haber leído nada que me
haya dado tanto gusto como su
hermoso trabajo"
ftes números cuánticos: n, k, m
Utilizando los cálculos de Sommerfeld como respaldo, Bohr formu-
ló una serie de reglas de selección para las transiciones atómicas
sobre la base de tres números cuánticos... eltamaño de la órbita
(n), su forma (k) y la dirección en la que apunta (m).
Ahora se podía asignar a cada estado de energía una combinación
distinta de estos números enteros, n, k y m, y las transiciones
entre tales estados producirían las líneas
espectrales observadas.

¡OFl, Ml ¿e51O t{
AC4ry,^ÍA f\¡Ut!CA?

¿Era suficiente el
esquema de Bohr-Sommerfeld
para explicar todas las líneas
observadas en los espectros de
hidrógeno? No deltodo. Aún faltaba algo.
ra explicar cabalmente los efectos mag-
se requería otro número cuántico. 93
Wolfigang Pauli¡ el efecto Zeeman anó¡nalo,
el spln del eleclnón y el principio de exclusión
La explicación de la separación magnética de
las líneas espectrales, observada por Zeeman
en 1894, fue uno de los grandes éxitos de las
órbitas de Bohr-Sommerfeld; pero resultados
magnéticos posteriores revelaron nuevas
líneas, y los fÍsicos se quedaron sin
respuestas. Esto fue denominado* efecto
Zeeman anómalo (EZA).

'A(Jf\ru9
sDTÉNíAÍ\AOA
W AIúMA¿.O.
rn Lo
^lwtEwNTe
ÉNTÉf\PIÉRON.

Entre 1924 y 1925, todos eslaban


perplejos ante el EZA, y el leórico
suizo Wolfgang Pauli (1900-58) no
ela la excepción. Lo perturbaba tanto
que inspiró una de las tantas historias que
la gente contaba sobre é1, la mayoría de
las cuales eran probablemente ciertas.
Paulihabía aceptado una invitación para trabajar con Bohr en
Copenhague y redactó dbs escritos acerca del EZA, sin que
ninguno lo satisficiera. Durante su estadía entre 'l g22y .l923, a
menudo se sentía deprimido y nervioso por no progresar en
este tema. Un día, un colega se encontró con pauli, que camina-
ba sin rumbo por las hermosas calles de Copenhague...

?A&EqMUY
tweLz,?r4JU. ¿A.É
TEMJW?

'a..JÉ¿&¡w q)8re6 \
l\r, Ljetle,'i'tr9
w^DwftNN,eNeL
ÉfECfOZerrAN

il
ffi
Í
F
f
.\{
'&
\

Pauli comenzó sus estudios en Viena, su ciudad natal, donde ya


de adolescente tenía conocimientos avanzados de matemáticas
y f ísica. En 1918 ingresó en la Universidad de Munich y con el
aliento de su profesor, Sommerfeld, publicó un artículo en elque
resumía la relatividad general. Se volvió legendario cuando
Einstein escribió: ¡Quien estudie esta obn madura y geniatno
podrá creer que su autor sólo tiene 2l años!
95
La "rotación oculta" de Pauli
y el electrón rotante
Pauliformuló una hipótesis según la cual lo que produce el
impulso angular adicional es una rotación oculta causante del
EZA. Propuso un cuarto número cuántico con dos valores,
justo lo que se requería para explicar el enigmático EZA.

¿*R4?6tALe qJeeL
tvtRo ELECTRONROTE...
Cq@LATERRAreRE @JPGEN¿|A
@ti@¡oR. q)e,E AMeolQAa-)e g€ILLANTE,?ERO
Fl^tcp,tvlÉNfe e9@vtoQJeeSr^
e51eRrcefr 4TR,AaI-PAALRE.
WQR,WLAL? LaWW LA
oeeOTrclol't

Mientras lanto, dos jóvenes físicos holandeses,


George Uhlenbeck y Sam Goudsmit, tuvieron la misma idea.
Su profesor, Paul Ehrenfest, fue más cordialy envió el escrito de
ambos para su publicación.

I LAOlvtálóN \,/ ...6n\Dw ¡Y A9i,


w Ltr\g.re exewNfe' arc et ?Reo Éu.6
íne6R@uc1ow aECIRÓN 6ANIAROÍ!
oreostlweo aANTtco e57^ eLPRiel'rllo
íWL!
f.
ROfAr9o.
?ARt^eL A-EC'T"óN6¡

97
Pronto se demostró que los misteriosos resultados del EZA se
debían a la rotación o sprn del electrón, que lo dotaba de un
impulso angular adicional.

€x6leN2Qt%el)tvq ...e,reRA
?ogtoteqwRorúlÓN-4N J)51P¡v\ÉNleeL
eL*l'nlOOWLPéMIWWL "yp¿pgQ@p" Q-E
ret d 3
( IN LP, FtpClA a€F.lsA) YOVE{AIMA6II{APO,
t O€NEL*ñ|\OO@NfRp€.lO LA?167AFll,W?RA
(qNoa^/N,v{A¿lA üvWl:WR.LA
eqRtan¿ea

Existía, empero, un problema con eldescubrimiento del spin,y


él condujo en forma inevitable a la nueva teoría cuántica surgida
un año después. El impulso angular del electrón rotante resultó
equivalente a sólo un medio del valor normal h/2+ de las
órbitas atómicas, denominado spin 1 12.
He aquíotro concepto semiclásico que no funcionó (p. ej', ¡el
electrón tendría que rotar dos veces a fin de regresar a su punto
de partida!).
El principio de exclusión de pauli
Elprimer interrogante sobre la estructura atómica habÍa sido por
qué los electrones no caían sin más al estado fundamental. para
explicar eso, Pauli había propuesto que cada estado atómico
(combinación de tres números cuániicos) contenía
dos erectro-
nes y necesitaba una órbita propia exclusiva. Esto recibió
et
extravagante nombre de cuantización espaciat.

Nlvelas &,erergfa
¿tttt^toe

Ahora, si el sprn podía tomar dos valores, paulitenía las


herramien-
tas para formular de manera definitiva su principio de exclusión...

/ a)Áñraooet arqw r,p \ CLIECFD


* LtMtTA A eo'et EC-\RO\E^,
w a)E LO6
tlt\t2 A Utp. p6(, eXgIeN
a)ATRo NÚwecs CUÁNTI%^ etÉcrRotv6
f\OPUE?AN
CONTAI\DOeL PN WO PILAR* Ul\W
DA^/N,PARI CADANIVEL
otqltñro oe erwgaA. reRe orRo)2A
n-twzALAS
MÉNY AL
t Re5-row tA^
eo*ottü*o
eROx[v9eEC-r?óNWwtR @€.
(
uN egr ADo ilftRt&. w e ¡sÉaf a \
-A
A)e e5're LtRe, Avp ET AWOí t 06
eE! po, v Ml 09 wffi LA eraRál A
fv\,rc o NA
HA€l A Ua rvtfu etr a. egt o
ÉvffAq.EeLewcteóNcava
cowT N{rewvr e A qJ e Ef ADO tyt^6
OAD O FU|ailAE TrALY ERI NPA A
cMAet-ew$noq)eá-rRUC
TURrepgpqqlsÍtc^
A diferencia de su hipótesis anterior acerca del EZA, limitada a
los electrones externos (o de valencia), ahora Pauli propuso que
esta regla era aplicable a todos los electrones y todos los
átomos. Con una explicación tan sencilla y al mismo tiempo
profunda, pbOían construirse los estados cuánticos de cualquier
átomo y era posible entender la forma de la tabla periódica de
los elementos desde sus principios básicos.
La tabla periódica: Mendeleiev
La periodicidad de los elementos se
conocía desde la década de 1890,
cuando el ruso Dimitri Mendeleiev
(1834-1907) inventó una ayuda visual
para los alumnos que lidiaban con la
química orgánica.

?RPEQAW6q)iMtCAgW t-@
eLÉMeñro^ * Re?erfAN 6l * tfr
6R'ÉNAaAEN UNA 1AoLAW FILAqY
CrI-UMNA6 ? R. NúMERO ÓMICO
^T

ON NTI CIICTEMbI 3N EM EHTOBI'


OClOilgHOn üA üI! Alorloxa stot ll ¡tlllllqEcroxl CIOICT!¡.
T¡='50 Zr= ,99 ? - 180.
Y-51 Nb- 94 T¡:182.
Ce -32 l{qr g6 W- 186.
lln- 55 .Rh- lot.r Pt- ¡97.¡.
Fc-56 .Ru-¡9¡¡ lr-lg8
Ni¡Co¡59 Pl- ¡95.¡ Q6'r t99.
ll- I 6u-63.o Ago l0g H6-Z0O
$s- 9,rilg-21 Zrir'6s¡ Cd:l12
8-lt Alr2?¡ ?-68 Ur-¡ ¡5 Au- t9??
C-12 Sr-28 !r?0 5n-¡¡g
JÚ-tl Pr3l ¡3rlt Sb-t22 8¡.-210?
Qr16 S-32 $srr?9J Te-¡28?
F-19 Clr!¡.¡Br-66 l-12?
U-f ll¡-23 C:-ro Sr-E?t Br- t3t Pb-297.
?rl! Cc-92
100
?Er-fC h-91
Dicha periodicidad fue un misterio hasta que.elprincipio de
exclusión de Pauli le dio una explicación esencial en 1925. No
obslante, Niels Bohr la había explicado antes que Pauli, recu-
rriendo a su modelo orbitaldel átomo.
Explicación de Bohr para la tabla periódica
Cuando Bohr inició sus estudios sobre elátomo en 1913, su
principal preocupación no era la explicación de los espectros de
Balmer, sino la tabla periódica. Se valió de su gran intuición
física y de los detalles de su modelo orbital.

LASREEQAWg AJTAICA^
Y FI^ICAS DE UN ELE¡¡ÉNT)
wreíwNwLrvwoÉNa)e *
OR6AN IZAN A6 EI.CCIRONE' ÉN
TORIV? AL NI,r¿T.ÉO,

lO -l c*t
H

Cada capa sólo puede contener un


número determinado de electrones y las propiedades químicas
se relacionan con cuán llena o vacía se encuentra una capa. Por
eiemplo, las capas llenas se asocian con la estabilidad química.
Las capas de electrones de los gases inertes (helio, neón,
argón, elc.) se consideran completamente llenas.

101
Bohr partió de la observación de que los elementos hidrógeno
(con 1 electrón) y litio (con 3 electrones) son bastante parecidos
en términos químicos. Ambos tienen valencia de uno y forman
parte de.compuestos de clases similares, como elcloruro de
hidrógeno, ClH, y el cloruro de litio, ClLi.

OPATN.NWAINA,
MreftGqE2Wt G3et EC'|RO|Vq \
WL AT üvg W LIT O * etVUENfRAN
retAT lv N\^Eñre GRCAWT Wkt*O,
reRo eL TeR&Ro e 5r w cP o 6 N u r\¡A
Qp¡17 p, 7 t-tÉ?.^ WL q51
^ eMA NrÉRM.
I

(
j

Así, elátomo de litio puede describirse a grandes rasgos como


semejante a un átomo de hidrógeno. La estructura física similar
es el motivo del comportamiento químico similar. Por lo tanto, la
primera capa contiene 2 electrones y eltercer electrón pasa a la
102 capa siguiente o más lejana respecto del núcleo.
Capas cerradas y gases inertes
El sodio (con 11 electrones) es el próximo elemento en la tabla pe-
ríódica con propiedades químicas similares a las del hidrógeno y
litio. Esta similitud sugiere que el átomo de sodio también se organi-
za como el hidrógeno, con un cuerpo centraly un electrón que gira a
su alrededoi. En elcaso delsodio, el undécimo electrón debe estar
en una capa externa;por ende, la segunda capa tiene 8 electrones.

eLME¡VPRAU-
NAMiÉNrOÉgVA¿lOO
?Atu^eL?Orf relO(@t'llg
et-ec-f ROt'89), lfnA6 f\nN9O I
avp
UTIAVgZfT4A6UN4NTRO e5t66p@6TtÉf\EN
I NfÉRNl, PÉ I I eEllRO$E9 Y cPA9Av,PtÉTA9,'otl
UNNNELÉCTRONFLIÉRA aJfMEAfv€NfÉ e61MtE6
wotape$nRo. YeNá¿$WA)eíVtA
r'DreM-flVO9O
TR.tOfANrO,
ts{AY 2, 8, Y I 8 et-É.CI RiOr:V9
cp o9 eN cP A9 lvf eRit\p6
ugt
64¿Pl> P$ € 5Í P€ C Aln lQ Mq q
:,

CREPO$WN@NLAESTRU'-
TURAW t-O96p@5$WLeq
?ELIO,I\@NYAR@N,
reffic'rNA^^Eñre-

22 .'\ l- -:';

=-K u
itii:;: Gr
'::::í iJ
46 .;';' 1g ,,,,,

;-HftSl':" -
la rii HPd i" Gt
I i¡d..-
s": l"l ':::'
:-c lI lt
al E-Í
,?,
:Ff 'Ra
lrc Estas ideas
cualitativas llevaron a Bohr a
concebir un cuadro coherente
en elque los electrones estaban organizados en grupos, o capas,
alrededor del núcleo. Tanto el hidrógeno como el litio, el sodio y el
potasio tienen un solo electrón en torno a un centro muy similar
alelemento anterior, un gas inerte. Se supone que este electrón
periférico puede relacionarse fácilmente con los átomos
cercanos, y asíocurre en los hechos. 103
Bohr llevó a cabo un análisis exhaustivo siguiendo este rumbo y
en 1921 propuso el formato de tabla periódica que se muestra
abajo. La tabla de Bohr sigue usándose en la
actualidad. Es un ejemplo de una teoría física
que brindó una base convincente para la lt
to ^c
1r
comprensión de la química. "tcc l.rt&
Y
tl l.
t¡u

l.r¡.dc t.rlcac
tt ur
tetlodo 7! !r-ll I.
| ,'- r &-¡Z rl
_/ !¡-rlrl
¡.\.-\\\
rr<
If t.\,-\\\
-.-_-\::
t, aC-la!r
t r
\\\B#"::_Jt#
t
\\,or,-,.^\N3ll-lil:
ii l: :.
c¡\\\\\.n
r.-.! cú

Sin embargo,-:l:l
-rt fue Pauli \;¡ i:-ll i:
quien proveyó el sustento \l: I:-';
-,? i.
fundamental a la tabla
periódica "física" de Bohr. Su principio de
exclusión (según el cualtodos y cada uno de los electrones deben
tener su propia combinacíón de números cuánticos) produce de
manera automática los números mágicos 2,8,18, etc., que Bohr
había concebido para sus capas. Este es el primer indicio de que
cada electrón de un átomo "conoce la dirección" de todos los
electrones restantes y ocupa un lugar singular en la estructura
atómica. (Habrá más acerca de esta conectividad luego.)
La tabla que aparece a continuación enseña el modo en que el
principio de exclusión genera los números mágicos (la cantidad
de electrones que existen en cada órbita o capa). El rango de
valores para los números cuánticos k y m puede inferirse a partir
de los diagramas que aparecen en las páginas 90-2. Elcuarto
número cuántico, determinado a causa del EZA, es s, elsprn del
electrón, que sólo puede tomar valores up o down En la tabla,
las capas de Bohr corresponden a órbitas designadas con el
número cuántico principal n.
n k posibles m posibles s posibles estados totales
lra.capa I I o !1t2 2 =2
zda.capa
2 1 0 t 1t2 2
t 6
=8
2 -1,0, 1 112
3 1 0 t 112 2
3ra. capa 3 2 -1, 0, 1 t112 6 =18
104 3 3 -2,-1,0, 1, 2 + 1t2 10
La dualidad onda/partícuta
Antes de lanzarnos a un modo radicalmente nuevo de concebir los
electrones de los átomos, es importante entender las propiedades de
las ondas y considerar la paradoja más desconcertante de la f ísica.
¿Qué representación es la más acertada para describir la
naturaleza fundamental de ta radíación y ta materia: Ia de
ondas o la de partículas? ¿O acaso necesítamos ambas?
A fin de encontrar el origen de la controversia onda/partícula,
nos remontaremos a los días en que lsaac Newton y elfísico
holandés Christiaan Huygens (1629-95) discutían sobre la
naturaleza de la luz.
e5l0Yq6URO - YOSI@qJELA \
wqJeLALUZÉE-\^ LUZ*Iñ\E&AqR. Ot9A9.
FRTV\AAA?G.PRTÍaU Y?REO$WUNIA'ENCIILA
teso,*eút'tmtt2EM- cowr RUcc to N aeov\eT ?t c A q)e
MINA¿pN,COR. 3A E L RE qJLT AD O CRRE C-T O
?AP,ALARaF¡,exÓN,
ReF R Acc to N, e tF RAcc tó N
elñTeRFeRer\EA.

¿Entonces, quién tiene razón? ¿y en qué argumenfos se


funda la teoría ondutatoria de la luz? 105
Propiedades de las ondas
lmaginemos un pulso que se Adviértase que si los Pulsos
transmite a lo largo de una tienen el mismo tamaño Y forma
cuerda estirada y flexible. pero polaridad oPuesta, se
Este es eltipo más sencillo cancelan Por comPleto en el
de movimiento ondulatorio. punto común (la energía se
incorpora al movimiento de la
cuerda) y siguen de largo uno a
*n través delotro.
._.,l

\-/ +
Ondas Periódicas
Las ondas Periódicas existen
Ahora, pensemos en pulsos cuando un pulso sucede a otro
generados a ambos extremos de en forma regular. Tanto las
la cuerda, cada uno avanzando ondas de sonido como las de
hacia el otro. Lo que ocurre agua y luz son Periódicas.
cuando se juntan enseña una
importante propiedad de las
superposición
ondas, llamada superpos¡c¡ón -!>
(que no tiene lugar entre partículas). ,¡- |
Q¡¡narnaciaiÁn
Superposición +
Si en una cuerda dos pulsos
pasan por un punto en particular
al mismo tiempo, el desplaza-
miento total de la cuerda equivale
a la suma de los desplazamientos
individuales.

106
Velocidad de onda
La velocidad (v), longitud ( ) y frecuencia (f) de una onda se relacio-
nan de manera sencilla: v = f . Esto resulta evidente, ya que la
frecuencia es el número de ondas por segundo y
es la longitud.
lnterferencia: el experimento de la ranura doble
Analicemos el clásico experimento de la ranura doble. Si dos ondas
periódicas idénticas llegan al mismo punto desfasadas, es decir,
separadas exactamente por media longitud de onda, tiene lugar
la interferencia destructiva y las ondas se anutan (p. ej., en el
caso de la luz se ve un punto negro). Si la separación es de exacta-
mente una longitud de onda completa, ocurre la interferencia
constructiva, y aparece un punto brillante (para la luz). El experi-
mento de la ranura doble fue descripto ante todo por Thomas
Young (1773-1829) en 1801 . Su demostración de la interferencia
mediante el empleo de líneas brillantes y oscuras alternadas fue
considerada una clara evidencia de la naturaleza ondulatoria de la
luz. Véanlo ustedes mismos en el bosquejo original de young
reproducido a continuación.

Q bu¡o ar$hld. &.lhoñas Y oung en eL qx, *, me,etra h lnte¡fererwb. ÉL dngranv re


qru,b nqior mlrá¡.doLo aL re &L pryL && eL nwgn &tulv

I nterl etetwla &, r anl:r o óotLe.


$lnLer'Íaelb consl
/ bnLlantze(otús'
¡lSlnt*ferencla &,Etat¿tivo pr duce Uezs
¿v osct roe ( otúe' &ef a&s' )

S nbrf terv.lo ¿o neln-tcllv a pr dLte,


I

/ LircoebiLhntzs (otúe'sincrontz&)
107
Difracción e interferencia
La difracción, fenómeno por el que una onda se desvía al encon-
trar un borde, también puede causar patrones de interferencia.
Cuando una fuente lumínica puntual (o cualquier otra clase de
onda) atraviesa un pequeño orificio circular de un tamaño seme-
jante a la longitud de onda, la difracción desde los bordes de la
abertura dispersa la luz creando un disco amplio y tiene lugar la
intederencia.

El patrón aparece en la fotografía. A pesar de que las trayecto-


rias de las ondas son más cómplejas que el experimento de lá
ranura doble, los principios son los mismos. Volveremos a ver
esta figura, prueba inequívoca de las ondas.
Además de estos efectos de interferencia, la teoría de las ondas
electromagnéticas de Maxwell aportó en 1865 nuevas pruebas
de la naturaleza ondulatoria de la luz. Los físicos clásicos del
108 siglo XIX estaban satisfechos. La luz estaba formada por ondas'
Einstein... lrlri uoz solitaria
Pero a medida que se desplegaba elsiglo XX, eljoven Einstein
volvía a recurrir a la noción de corpúsculos para explicar el
efecto fotoeléctrico (ver la página 44). Pocos años más tarde, en
1909, aplicó su método potente e innovador de las fluctuaciones
estadísticas a la ley del cuerpo negro de Planck y demostró que
aparecían dos términos independientes, lo que indicaba una
dualidad...

...RÉOAJe
Lareoxtna
ETNAENEL
wRRettw
LAFí^ICATúRICA
l.lot?ARÁUt\¡A
T€R\^W LALUZ
q)e?aRÁ
r'rÍeRPRief N&
Cq|'/gUf'lp'fUgtÓ¡'t
'f/::t*"<i: -.

CNTRELA,
TER\M
OI\DULATRIAY
@UrcULR..

Einstein era el único preocupado por este problema. Nadie creÍá


en los fotones. No era la primera vez que se adelantaba a sus
contemporáneos en resolver parte de la ambigüedad de la teorÍa
cuántica, al menos en lo relativo a la radiac¡ón lumínica.
Aunque ni siquiera élestaba preparado para la sacudida produci-
da en París en 1924. Portortuna, se lo ubicó de inmediato.
¡Su
opinión era requerida con urgencia!
\N[
Un príncipe francés descubre
las ondas de rnateria
En 1923, un estudiante avanzado de la Sorbona en ParÍs, el
príncipe Louis de Broglie (1892-1987), formuló la sorprendente
idea de que las partículas podían exhibir propiedades ondulato-
rias. De Broglie había sido muy influido por los argumentos de
Einstein según los cuales para comprender la luz se debía
recurrir a una dualidad.
En su tesis doctoral
de 1924, De Broglie
escribió...

olFtaLe$¡Tetg-?.
a¡,tneagtÓ¡teL
*NTOOF{EI@WLA
. ?ñÉR{A \ FreCUEI. IAENLA
A,ELAI'W,IONOp-
^AWIATffiIA
aÁsrrcaegLAtMPo-
p w
UNA ¿At ¡f IPAP
^lolLlS
tfvtA6 f\¡AR
I

W elú?6[ A E=$)(f)
Atg.poAátNaJ¡e * tAetvR6lAe9ta)eA
LAP@E@N IA@N51AÑTCW?LAI1r'V
DÉTERTAII{@A Ml"ltrTI?LICÑA?R.LA
FReAEtVtA...

pPAreN.
TelvtÉñfe
(x4,t%
uNctekTo
,RMA
caua"
INTERfV'.

110
Lo habían impactado profundamente las partículas de luz de Eins-
tein, que podían causar el efecto fotoeléctrico (desprender electro-
nes de un metal) mientras se las arreglaban para transportar esta
información "periódica" a fin de producir efectos de interferencia en
un contexto diferente, como eldelexperimento de la ranura doble.
Luego vino el gran éxito. En la primera parte de su tesis, De Broglie
propuso uno de
los grandes
principios
unificadores
de toda la ebcbó^
física... e>,quLdo

ld
Fotón - Un(obncon
Ír¿;nrcb
íe,^su¡bl¿
(Lo4tü-d&o,&)
in?¿.rehhconun
aoLoeLe¿trón

"lvÉ" &eLect¡oteq

Fta%R.QUOAW A)e LA
TICULAWflJgERf A?G, 4p7p6A¿X2N ft UtU O¡9A
ÉIN'IÉ IN EN gJ TERIA ¿UÁN. egrÁ ffilQA AL tltovweñro
TICAW LALUZE9 MWLETA. w u¡u?Rrla)LAft anat
MENÍE E$ERALY 4
CXTE$W ATQOEL

J¿
-g'
111
Una onda asociada
De Broglie asignó una frecuencia, no directamente al comporta-
miento interno periódico de la partícula (como imaginaba el
fotón de Einstein), sino a una onda que acompañaba a la
partícula a través del espacio y el tiempo de modo tal que
siempre estaba sincronizada con el proceso "interno".

AeE-f AO OÍ\DAá, AJe


aJíAN ALA?ARTICULAEN
qJ ¡t/f,Vl¡/'leíffo, Lpe
LLAIW'?u-UlO".

¿Acaso podrían delectarse esas ondas algún día? ¿Sería


posible que estas ondas misteriosas se relacionaran con el
112 movimiento real de la partícula y fueran medidas?
Sí, contestó De Broglie, estas ondas no son meras abstracciones.
El importante resultado físico de las nuevas ideas profundas es
que existen dos velocidades asociadas a las ondas piloto.
VeLoctA.¿ &,fa*&Lootú VeLocf'lad&'
3rupo&L
p4ttete&
aús

? qete & ptús &sgle,gdo en una distarcb x

U$AEq LA!./qJ.OCIQAQ
w FAg(ALAq)e*MUa\ELA
Reql A?E UNA Of\pA) Y LA OTRAEo UNA
\EttctQp w Rt'Po (LAw LA6Re60tv9
OO|W * RáFUáRZAN LA6 OI\DPé
c-uAwo * q)?e?PorvN).

De Broglie identificó la velocidad de grupo con la veloc¡dad de


una partícula y enseñó que la región de refuerzo mueslra todas
las propiedades mecánicas como energía e impulso-
que suelen asociarse a una -tales
partícula. (Esto es parecido al modo
en que un pulso es el producto de la superposición de
numerosas ondas de frecuencias diferentes.) 113
eq-TO Ifu1PLICAA)e 6l
LAl,Ot\blTUO W O|:QA
w LA t UZ Ct*'1ff{JYe,
EL IIVPULn W CADA
FATÓN AIAIIEÑTA.
REqJLTPA MUY áI6NIFI.
CATIVOY *I.OU^ARÁ?ARA
IIV6IRAR eL[v@o ÉN AUÉ
t+t*r:wR6 exPLtú sJ ?Rt N-
aPpw nvE4nerA4gre, A9l

a4 AF|,RIA. qJ FÓRMULAC, *N-

rgJ¿
Una tesis increíble
En 1924, cuando De Broglie presentó su tesis denominada
lnvestigación sobre la teoría cuántica, estas ideas asombraron y
confundieron alcomité examinador de la Universidad de parís.
Era miembro del comité el respetable físico Paul Langevin
(1 87 2-'l 946), quien afortu nadamente había
obtenido de De Broglie una copia por
adelantado, y se la había enviado a Einstein.
Einstein leyó la tesis e informó
a Henrik Lorentz...

H?ñeq'w%R6ue Y}/
ARRAA UN PRIMÉR, IE$YJ€
WLUZMCELreR.W
NUáEIROq eNt.cAAg F i
R,AYO

6tCU.
^n

V Ante elcomité
examinador, hizo
un comentario
profundo.

,,.WORreUE
ELRAN\EI,O,

Elcomité aprobó
su tesis doctoral.
Confirmación de las ondas de nateria
En pocos años, todas las predicciones de De Broglie se confir-
maron mediante la experimentación. De manera llamativa, al
defender su tesis frente a un miembro escéptico del comité
examinador, De Broglie había sugerido en realidad que...

LA)OI\DPo
WMATCRJA?@F.:íAN
@*RVAR,*éNéY€EK.
Por una tttvldbmeOFRrcCÓN
de esas eN CA6'f AI-86, Cfrv\O L6
extrañas L\EVñOqACMCON
?AY6X.
e irónicas
vueltas de
la vida, tales
patrones de difracción füeron demostrados por G. P.Thomson
(1892-1975), probándose la propiedad ondulatoria de los electrones.

qJCEotóutD9
n añwoe*uás
WAJEN\?M?8,
J.J.ftAU^aN,
w.rvuEl?^RALA
?RetaAa &Pu^
A)LARWLry
eLeC-f?Ol\V4.

De Broglie albergaba aún otra idea inleresante


sobre las ondas de electrones en los átomos...
como enseguida veremos.
Ondas de electrones en los átomos

${rcRlR.WU¡:tÑO¡]/r,A)
P@ ñ A 4 ef'ElE ñft<A
Ol\D A I

e51 ¿ú.lol{4€.te, ¿otr¡ Uru PareÓru


6),
O!\DULX! RIO F l,P (\F¿3. ?. I
mpu$AawAqJe4w^
?LEARA?ORUIAAEWA
'Év\d'-i\AT,CAEN
AffUMION,A¡IMffi
TQO A)eN eEIWAñre W
MtigtcA,ún *?R@ueNw-
leQl4k'lPo46 FReA)elVAg Ol

/"Otúefl¡oe' &Lel,e¿t¡dn \
en un át otn o. *L
o cbrta s L o ngih,&,s
& otú *. quetqán en lonto o un círcuLo.
Esto era justo lo que Bohr necesitaba en 1913 para su postulado
del átomo de hidrógeno. (¿Recuerdan el factor 2n, para el cual no
se hallaba explicación?) Alajustar solamente un número entero de
ondas de electrones a lo largo de la circunferencia del átomo, y
valiéndose de las relac¡ones de De Broglie, Bohr podría haber
ofrecido una just¡ficación teórica completa para la cuantización
orbital. Observen, un poco de álgebra...

h Z ff f (ondas fiias)

n ^=
fu/mV) = Z fl f (con ta ecuación de De Broglie)
n fu/Zt) = Wl V F (postulado sobre lacuantización orbital)
La condición euántica de Bohr ya no es un postulado, es una
118 realidad...
Visualización del átomo:
la "antigua teoría cuántica"
La "antigua teoría cuántica", que produjo el modelo orbital de Bohr
para el átomo y sus modificaciones introducidas por Sommerfeld,
había dado origen a grandes éxitos:elespectro de hidrógeno, o
sea, la deducción de la fórmula de Balmer; los
números cuánticos
y las reglas de
selección para los
estados de energía
en un átomo; la
explicación de la
tabla periódica de los
elementos;y el
principio de
exclusión
de Pauli.

&NEFRMAW^{A¡V!,'9'
E$W7IR. EL ELECIR,ON WL
erawwÁtnoelv... ürc
Uf\A P IM INUT A ? AKT( A)LA
CARaPAA)E 6IR.A ÉN TORNo
AL NIELEO,^LIAWOW
UI\A ÓRgITA reRMffIQA

UNA ONPA q)E PMTA


A) LOI:VITW PAP.A Ef,.ldAJAR
exAc-rp{wNfe ÉN utlA w tAq
órerca^ eqrmtÉcgr\?o uN
?ATRÓNW OIIrAFIú UN SJ
CAR6 A CI.fu RI CA O 6T R@U I.
?A AI.O LAR@W LA
ctRa¡.FeReN¿tA?

Por el momento, no importa. Necesitaremos ambas posibilidades


para continuar. Con este cuadro ambiguo de las ondas o partícu-
las para los electrones que se encuentran en el interior del átomo,
nos acercamos a la esencia de la teoría cuántica. 119
ttiple nacimiento de
la nueYa teoría cuántica
Pasemos al sorprendente final de 25 años de confusión: entre junio
de 1925 y junio de 1926 fueron publicados no 1 , ni 2, sino 3 desa-
rrollos distintos e independientes de una teoría cuántica completa...
que luego demostraron ser equivalentes.

'-¡'-s1
v(Alr/,
.(\'

I
I
t
Hcl¡enborg! gcnlo y alplnlrta
{, Heisenberg (1901-76) creció en Munich,
t
donde su padre era profesor universitario
de griego. Le gustaba caminar por la
montaña y tenía la suerte de que
Munich estuviera al pie de los Alpes
bávaros. Era un alumno brillante y
excelente pianista. En sus años de
escuela secundaria ya dedicaba mucho
tiempo a estudiar física por su cuenta.
En el otoño europeo de 1920, justo
después de ingresar en la Universidad
de Munich para estudiar física con
Sommerfeld, conoció a Wolfgang Pauli.
Este fue el principio de una amistad
duradera.
Tanto Pauli como Heisenberg estaban
en Gotinga en junio de 1922 cuando
este último tuvo su primer encuentro
con Bohr. Heisenberg, que sólo
tenía 20 años y estaba trabajando
en su tesis doctoral, se levantó
para plantear una objeción
luego de una ponencia
de Bohr. Este respondió
dubitativo...

a/'L='-\
f,Á*i
l<¡

t\

121
AíWUIR LA POIWNTIA,
AL
W+.4EM8 AGRúY IA6
INVITÓACAMINAR @NEL
E*,MIá/IV\ATAM?R.LA WZ *RÁ tvlpra RRe C'T o WCtR.
qJg Ml CARreR A üv\e¡.)?O e4,
TAM, A)AT\DOWR.ME
coNTetlÓ a)e... ¡14 ÁTouot

/
SURAr.ITÉ fReg FWpA Y ptnef i
AJe UI\DW L%FU$DpRegW LAT1RIA
a)ÁNT CA e 5t M A \Érc) +CERAI\AÉ l{f e
I

RF &Lp ño ? R tA' 0 tF Ia)LT pwq AJe e51 A


re.*Nr MA. WR. exq@ia Una g ruoerw
üvWGl\F¡lON, qJÉ tD eRA eL REq)Lf pO
WL Al\NlglíMATeNWt@ 6ft\DW LA
WRVTQNWt-6FelDWl.Do REL ACIÓN NTU IT VAME NTE
I I

_-__-- 6tN RÉ¿(JRRt?. AtAÉfA6


' Luego de la caminata, Bohr le contó a
sus amigos acerca de Hei

g lÉ f\pÉ T QO.,A 4UCtó N


Nf
e 5t Á eN gJ? ttrlpÍ|ü,6. cEeÉRÁ
tlAUAR UN\VWO(Z *reAR
LA6OVONLTMqWLA Según parece,
Bohr no tardó en
reconocer en Heisenberg
a un joven físico de
talento excepcional.
Pero Heisenberg le tenía guardada una sorpresa.
Detestaba las órbitas imaginarias para los
electrones del modelo atómico de Bohr...
\
',
Lt
¿oea-ÉaetnFwLARw
T RAY ECT RI M I NV q AE 1? R,A ,T
aLECTROwqqJe*W*L^ZAN
wñTRow?eateñwaraws

primavera de 1925, abandonó ',, ' /l


Copenhague y regresó a Gotinga, 7
' ''/
donde Max Born (1882-1970) lo
había convertido en privatdozent
¡con sólo 22 añost. En Alemania lo a
quejaron dos males: elpolen delaire
y el problema de las órbitas atómicas.

TUVE UN
FUE?IC ATAd.)EW
FERE ?E F€T\K?. NI
qq)vt<AeoAw*

ÉN uN eErñowPtn.AgtÍ, Mi
ale wcví ou*ag uxa ert p*eea
POLÉN. ME FUI A LA I+A W 4{-4;'
'IN }EI.Cú.AI'V, ÉNEtMAR
WL$WTE.

a)Ntpo u-Éa)CeElAoA
exvAuS-ro y coN eL ?o51Ro
la weñw oe
MUy Hrr!¿r-{APo .
Ul:V?ONA¡Wnean¡:VÓ Ot
r&
\s'
ME |-{Ao[AN @tfrAao.
Esquema del átomo según Heisenberg
Heisenberg apenas dormía;dedicaba todo su tiempo a inventar
la mecánica cuántica, escalar montañas y memorizar poemas
de Góethe. Su intención era diseñar un código que relacionara
los números cuánticos y los estados de energía de un átomo
con las frecuencias e intensidades (brillo) de los espectros de
luz determinados experimentalmente.

l{(

cnN)DeRe N- cov\o
UN 6IIWI-É WILÑR.
^fdwVIRIUAL
CNMW?RAUCIR.Í@P6LM
RE OJEíIC A9 WL E PE A RO, E N
F I

LU6AR.W ExJI?ARARLo CON UN


?€AJel,n ilEIEMAfuLAR..

Esto se parecía a lo que Planck había hecho con respecto a lá


radiación del cuerpo negro en 1900.
Empleando elconcepto que Bohr denominaba principio de corres-
pondencia (donde se superponen las zonas cuántica y clásica),
Heisenberg imaginó el átomo de Bohr en órbitas muy grandes. Allí
la frecuencia orbital resultaría igual a la frecuencia de la radiación y
124 el átomo sería un simple oscilador lineal.
1l

Sabía cómo analizar este problema a partir de la física clásica.


Podían usarse cantidades que le eran familiares, como el impulso
lineal (p) y el desplazamiento del equilibrio (q).Con la física
clásica pudo resolver la ecuación del movimiento y calcular la
energía de la partícula en el estado n, los valores cuantizados, En.
A partir de la órbita mayor obtuvo respuestas- íntentó
-donde
una extrapolación al interiordel átomo. Aquí, su intuición (o lo que
algunos llamarían su genialidad) lo condujo a una fórmula que
incluía todos los estados posibles. Había descifrado el código
espectral.
Sabiendo que se acercaba a algo nuevo, Heisenberg hizo un

Se sentía muy confun-


TER{ACLÁ6ICA,EL dido ante esta propie-
RúJCT)(E p?R. q dad, que violaba la ley
qel,¡Re e6 @JN- AL conmutativa de la
e't¿Ut-O lN\z€R9O, q multiplicación.

gN LA TC&Á
aJANftcA e'-ro $D
6l€l\tRÉ e9 Ml.

7
WREUIPA
A)E q|V-*AIAJAL A
qp... ¡AJe qrurcON
wM.ññt-Et

? A fin de obtener para su teoría las frecuencias e intensidades


correctas de las líneas espectrales, Heisenberg tenía que incorporar
de algún modo el postulado cuántico, como lo había hecho Bohr.
I
INruIaf.JÉ LAOFERENAA...
og-qp lrDERA &RO,áll,D
I
w2n¡,OüV te6W,UN
NL¡^4ERO IMAé N¡¡AR lO.

16 23 32
I

I
13 18 18 ú

z 51
se obtiene: 19 29 29
43 2

126 I-1
Esa misma noche, en Helgoland, logró demostrar que los estados
de energía estaban cuantizados independientes deltiempo, o
sea, esfacionarios como en el modeloátómi
de Bohr. Más tarde llamó a
Ytonico
"_"tl='"
i
- \--t
--
a^

... uN Ra6N-O WL Ct€t-O.

EI<AN &RCAW LMTREqW


LA MARUáQ A CtJAt\9O e AeeCÓ aNre
MI EL REqJLTÑ) F II\AL wL cA-CUI-o.
4ENrluN TeMa-R. tNIENáo; e6'rAgA
TANEIWC@N¡9:O q)E NI PEN6A9A

^I-iWLACPAYEffiRÉ
EL NV\AI\E&R EN LA CIfVIA
PE uN¡A rnoruraña. eaFue
"LAI\D*+Wl+t@LA¡P".

Si su teoría era correcta, había


dado el primer paso para poner
fin al concepto de las órbitas. Ya
estaba casi completamente
recuperado de sus dos enfer-
medades... ¡la fiebre de heno
y las órbitas de electrones! 127
Max Born y Ia mecánica matricial
La reacción de Paulifue favorable, así que antes de visitar el Labora-
torio Cavendish en Cambridge y emprender unas vacaciones como
montañista, Heisenberg presentó su artículo ante Max Born.

t
I
'o.

¡

1o.

:o.
--B--E¡
t
?€ EI
I
I

EI
¡l !. I
I

ELIRAE'AN W FEI*I:WR6 Y
cowrv€ AfzN4AR QAY t\pcw
A&RcAw LAÉxrRAñA tEy w

wL lo w J)Lto, w Re?€NTe
VI LA LUZ. LA MULr I?LTcacIÓN
IEI*$DER6 $D ER,A
II^A' q)E UN ÁLA.LA MATKA AL,
^IMúLICAW
MATÉRIA qJC YO PONAINAgA
wffitÁt90iA6w

Y así nació la mecánica matricial.


Trabajando con un alumno talento-
so, Pascual Jordan (1902-80)
en métodos matricia-
-experto
les-, Born expresó la teoría de
4 Heisenberg en un lenguaje
2 m atrici al sistemático.

a
Ahora podÍan representarse las frecuencias del espectro óptico
mediante una matriz infinita como ésta...

I^n l' lrz ln frr, lro fts cts.

lzt la lzs lzt lz¿ lzc etc.

fu la, fss lu l¡¡ lza etc.


lt lrz l.s ls ls l$ ctc.

ctc. ctc. etc. stc. etc. etc. etc.

Según Heisenberg los osciladores individuales con impulso p(t) y


desplazamiento q(t) vibran con estas frecuencias;por lo tanto,
también cons¡stirán en matrices infinitas.

p= Prr P¡z P¡r Pr¡ etC. 9¡r 9¡¡ 9¡s 9r¡ etc.

Pzr P,:z P¿¡ pl{ ctc. 91 9ca 9gs 9gr ctC.


v
P¡¡ .P¡z P¡¡ P¡¡ Ctc. 9¡r 9¡r 9¡¡ 9¡¡ ctc-

etc. ctc. ctc- ctc. ctc. etc. etc. ¿tc. €tc. ctc.

Elpostulado cuántico de Heisenberg fue planteado a fin de


obtener las frecuencias e intensidades correctas, cada una
representada por un par de números en forma de matriz.

pq - qp = (h/2ni) I (condición cuánt¡ca)

les la matriz unidad, que se aseme¡a a...

!= l0 o etc.

ol 0 ctc.

00 I ctc.

ctc. €tc. ctc. ctc- 129


Pauli demuestra que la mecánica
matricial es correcta
Cuando se agregó esta condición a la ecuación clásica de la mecá-
nica escrita en forma de matriz, se obtuvo un sistema de ecuacio-
nes que generaba valores para las frecuencias e intensidades
relativas de las líneas espectrales de los átomos. No obstante...

WWCI?.cON MI TER.íA
T@G1.6 ANTI.d)6
Re s)LTñ O5 fWWfON Af\Ot,
I

Nt áaJtÉRA t-MO
tpTe?RF-etJfry',
WÉRIWR. FE l.ffi.ÑO
wrclF ?AR LA6 COIW tÉJl2 AW6
WTU NUEVAMECÁNICA Y tr¡rl
ñLo twee( eLefficTRow
HIRÓ*$D 9fi:9 Lp6 Lit!.V A9
ñ lctoNN-E 6 ??üJ Cl? p6 ? R.
L@ C p,tv\P G eUéCt g.t CU V

Heisenberg había
descubierto la primera
versión completa de la
mecánica cuántica.
tÉ9w qvRatNfr tn)
ñA4Rt co'. Y A q)e eL
^TdWgCNTRMIIW?U?.A-
liÉñte
Q IP &IT IVO MATEM^Í IA UT I
LIW O PARA MAN IPULAR. E5T 6
Nl)trcROO * LLAMAáA lvlAf RlZ,
MI TER\AFUE D.i-I.üo¡AIÍ\A'A
MEáNI cA fuIATRI d AL, TR..
Mtf\¡oaJÉ YowTeSrAgA
?R.*R.TAN
IVÉ?RÑJ+
WATSRCLLAROTR.A
\E;RáION,aAADAENEL
ü|:WTOW)WPOW
MATCRIAIWÑO?R.
wRM,te.
Mte¡FoaneegMÁ6
AG?TAA.E ?R,AI.06FI^W
Y %ÑIN-AELRÉREQ AL MUI\PO
¿oNf tNUo Y v lsJALEAeLÉ w
LAF\^\CAaÁqcA.
etI6
-_LAr,RJA-A*-;n
OiMIE W tA)t9W ?Re*NTA4a¿e.16
TRAaA)t^C)O sRreLE... ¿psTAcun;-l
lv\UCVD eN... ^ rrurarurát*!
ú$ oml ÉN vAM...

IMA6INAR LAOíDAW
E LE A RONE 9, RE F BACI AD A E N
LAMEQDATECEAT\PIA?ARA
VIAJAR...

ÉN UNA
W LMÓ@ITM
ww..Y
íNTO|VE^...

I
.v
v
D
Ecuación de La solución de la ecuación de Schródinger
era una onda que describía mágicamente
Schródinger los aspectos cuánticos delsistema. La
interpretación física de esta onda se
convertiría en uno de los grandes
HAU.E UNA EAJMÉN problemas filosóficos de la
NLtCAgt-E AT@O AQlema mecánica cuántica.
Flatü eNeL q)e q üt\n?ÍA
LAF6RI!/É Í'/late¡¡arca

segunda derivada
resp.ecto de X energía eneroía ootencial

#(:'#G_()v=o
./ función de onda de Schródinger
posición

La onda se representa con el símbolo griego \y, que para


cualquier f ísico de hoy sólo significa una cosa... la solución de
la ecuación de Schródinger. Había tomado muy en serio la idea
134 de De Broglie sobre la descripción ondulatoria de la materia.
Análisis ondulatorio de Fourier
para las funciones periódicas
Este título suena muy técnico, pero conviene decír unas pocas
palabras acerca del análisis de Fourier a fin de apreciar la alegría
sentida por los físicos al aparecer la ecuación_d_e Schródinger, en
enero de 1 926.

oe¿¡rcou-ÉuN
MÉf A O ? APJ\ REN\ER. E A) AC IOI\E 9
exPRe gnlp. o cu ALa.l ER. ru ¡¡c ló c.t
¡¡arervrca ffiw LA sJtv\A PE UNA
({""''€átñt'E'"'u'"'n--r^r?AYr"^É{tr,fnÉ#l,oro
6ÉRlE llWlNlTA9É OT?P6 FUl.ü4lOf\86
-t,A^ñ -rt,ñt^ñ ^
aIDCIQ A TÉaNICA w FaRI eR * LA
ILAMAaA r¡éroo w t 6 vAt oRet pRtptcg
¡en alerv6ru É@eN). eL TRU& egt Á er..t
VW.U^R LPG F Ul'$clol\86 &ReC-r M Y Lo€
ATIAPLIIUW; ? ARIA CAO A UNA PE TVWO
TN- A)e SJttt\ñM?R g'treWUVtóX
@rg;ReNuanulctóN
e*e?pA.

= \= ". hv_"
+ NA#-. *
+et¿. +
hf..-'
ef¿.
Ctd4ubr fvrcónpriilbof(l) eo i3uL ouna avrc& lunciotes qtenícos eimpl,es,

Así, la solución para la ecuación de Schródinger (la función de


onda del sistema)fue reemplazada por una serie infinita de
funciones (la función de onda de los estados individuales)
que son armónicos naturales unas de otras, es decir que la
relación enlre sus f recuencias son números enteros. 135
El método se enseña en los siguientes gráficos. La curva indica
la función inicial, que luego es reemplazada por la suma de la
serie infinita de las ondas periódicas armónicas.
El sorprendente descubrimiento de Schródinger consistía en
que las ondas reemplazantes describían los estados indivi-
duates delsistema cuántico y sus amplitudes indicaban el
grado de importancia relativa de cada estado particular respeclg
del sistema global.
eNeL RAA'IAM|ENíO
MATEMATICO NLICPO CN
LA6 F Ul'lClOr'Eg W tG V N-Re6
?Ret6,M?TÚOY
eNTerDlQo ?R.7@O9, eq-f MA
A)OYMN1E L^ AAÑNZMIÓN
ft tOg 4trá rtAé
ATÓMICO',

La ecuación de Schródinger es recono-


cida mundialmenle como uno de los
mayores logros del pensamiento del
siglo XX, pues contiene gran parte de la
física y, en principio, toda la química.
Fue aceptada de inmedialo como una
herramienla matemática cuya eficacia
para tratar los problemas de la estructu-
ra atómica no tenÍa precedentes.
No es de extrañar que fuera conocida
136 con el nombre de mecánica ondulatoria.
Uisualización del átomo de Schródinger
Schródinger redujo el problema de los estados de energía de un
átomo a la tarea de hallar los armónicos naturales de su siste-
ma vibratorio mediante elanálisis de Fourier.
Las frecuencias naturales y la cantidad de nodos de /as ondas
fijas unidimensionales (p.ej., una cuerda de violín) se visualizan
fácilmente. Este esquema puede extenderse a un sisfema
bidimensional como el de las vibraciones de un tambor al ser
golpeado. La simulación por computadora de los distintos
estados vibratorios de un tambor muestra de algún modo lo que
Schródinger tenía en mente.

I
{

A pesar de que es muy difícil visualizar sislemas vibratorios


tidimensionales en un átomo como el del hidrógeno, las figuras
unidimensionales y bidimensionales pueden ser de utilidad.
Ahora, los enteros denominados números cuánticas por Bohr,
Sommerfeld y Heisenberg se relacionaban de manera naturalcon
el número de nodos de un sistema vibratorio. 137
La fórmula de Balmer, el efecto
Zeeman y todo lo demás
Pronto se demostró que la teoría de Schródinger ofrecía una
descripción completa de las líneas espectrales delátomo de
hidrógeno, reproduciendo una vez más la fundamentalfórmula
de Balmer. Asimismo, la separación entre campos eléctricos y
magnéticos surgió a partir de la ecuación de onda.
Entonces, Schródinger observó que los enteros (números de
nodos) obtenidos con.una solución de onda tridimensional se
correspondían pérfectamente con los tres números cuánticos n,
k y m de la antigua teoría cuántica.

IN/'OACERAP.O.

138
Schródinger: ¿de regreso a la física clásica?
A pesar de su innovador avance en la teoría cuántica, el físico
matemático austríaco pertenecía a la escuela tradicional de física.
Aborrecía la noción de los saltos cuánticos discontinuos en el
interior del átomo propuestos por Bohr. Su sistema matemático
podía ahora explicar las líneas espectrales sin necesidad de
postular la existencia de esos despreciables saltos. Recurrió a
una analogía con las ondas sonoras...

v gJ N-lzAR. Lp6 F ?eA,teívt A6 w


LO) E PE CI R6 AE L$E P6 ORILL ANT E 6
CüAO AATI ?ü CNT ?E LM F RÉCUEM IA6
V IOR,AT RIPé AE OTRG 06
EEl AD@

eN L 46 T?.ANgtClOt\Eg anÁr'r Caa


LAE$ER6A?MW ¿ONIINLIO 12É UN
? RIO A OTRO, EN U)6AR. W
V IER.AT
PRO\iEN lR W ALT M W áLECT?ONá1
^TR.ÓN
ft\WfR?llA-eq eO MUclD MÁ6
ATR.ACIIVA.

Schródinger intentó utilizar su nuevo descubrimiento


como ruta de vuelta hacia una física basada en procesos
continuos inmutables ante transiciones repentinas. Proponía una
teoría de las ondas de materia esencialmente clásica, cuya
relación con la mecánica sería equivalente a la de la teoría de
las ondas electromagnéticasde Maxwellcon la óptica.
139
¿Quién necesita las pattículas?
Schródinger hasta comenzó a dudar de la existencia de las partículas.
3 ispr ;b n &L gue,t¿ & o ¡&o

PE UN 6t51elv\A ¡'|VCÁ¡I\CO
?UEW?E?RE*NT4'R* A
TRA\Jé6oE uN Ru?ow
orvryw?eq)elnA6
OtMeN60t:VteN CAOA

etfo?ARe&
wY,e5104 U-NAA UNAPARIí¿uLA,?€RO
PAq)€ TÉ W A eL ?Ul'n O €NREALPÑE1UIA
^DA6. q)rew@tctoNwMr-89
W*LAZAALA\EI.OCIOM WOI\DA6,CdWOl&
(DI-ÉCTNAWL?MJCTC wR&ue.

Oi\DP6*MANÍÉf\EA
\' =:-\
ffiwpoYw*taA
a-erccteó¡le¡'l
xr,xÑ
Schródinger quería describir todas
las partículas como la superposición
de ondas. Sin embargo, elpatriarca
de la física clásica, Henrik Lorentz
tr,{fh.ll (1853-1928), que conservaba en su

,'tH.F vejez la misma lucidez de siempre, lo


hizo entrar en razón criticando cruda-
mente su interpretación física.
\
ÉRl^/fN, OUaRDO, FReCUeí)Ctre
\EA,¡VW AI.6JNA9 W áATIQO I'!?
cueS-TpNeq... 6EtÉRt^R/^Nu^6
L(N€P6
e*ecr?AtE9,
cdw qJ@RtE-re
W ONDA6* EN UN ??.IMER
OIffiRI*RAN
coN€LTtelwo
Y fU IWAW
R6?RE*NTAR.
LM?ART1CUL^9 QE{TW.IM,EN.
CXCLU'IVNAéNTC T6R€CENTEq
üwsJre<.. I'D 4 A.JJ5IAN
?6lcloNw EN AWLUTO
AíDAOI\DÉ6 N-MARA

Poco después se \.r wQtñoqw tq2b,


demostró que, en MtaNvtrcÓNRt6|
efecto, la función de NAL ME LA IMPORÍAN.
CIAWL II4OVIMIENTO
onda se expande con el OTVJLATRIOENV
tiempo. ¡ Evidentemente, FUENTEW T@ARCA-
Schródinger estaba equivocado Lt7ñ F6EAetv%
y Lorentz tenía razón! ATAWALEARaE

¿Cuál es la relación entre la función de onda para las partículas


y las partÍculas mismas? Era una pregunta difícil, y lo único que
faltaba resolver en el desarrollo de la mecánicaondulaloria. 141
CLFRMN-WV\O
W lEl%\WROMe
c )ARect4pzowot2o ANEM^AR@,?ARA
ALAO CdWLICACO$É)WL MlreRlA,WvtblRe
ÁLEW.AU.TILVAOAY LA a)E Lp6O6TeGipé
FALTA?É UN AN#|AU4 áRAN CdWLeTNv\ÉNTe
u4lKeff,UNA?eR/ eqJlvNENTe)SÉffi UlnA
?€CTIVAO CIARO furcaMATaMATI;A.

Una se basaba en un claro modelo ondulatorio de la estructura


atómica y el otro sostenía que semejante modelo carecía de
sentido. Aun así, ambos producían los mismos resultados. ¡Sí
que era extraño!
La ecuación de Schródinger ya no podía ser soslayada. En 1987
apareció en su forma definitiva en la estampilla austríaca con que
142 se conmemoró el centenario del nacimiento de Schródinger.
Schrtidinger conoce a Heisenberg
En julio de 1926, Schródinger presentó una ponencia en Munich, en el
coloquio semanalde Sommerfeld. Heisenberg estaba en el público.
Schródinger terminó de exponer; su ecuación aparecía desplegada
en elpizarrón. ¿Tienen alguna duda?...

A?ARTI?.W SJ ltlMt O W
ow M coNTt NUA6, ¡ZUaW ev€LtCAR.
?RO6Aq A)ANT\ZñG, Cdrc eLeFeC-TO
F or GuÉc-Rtco Y LA eao waóN oeu

TIÉTW RAUN!MI
r|{TEWRCTACIÓN W
LP6O$DM @NTIN{JA' É,-reÉ6eLMAYG.
W eLEC-fROf\Et t\¡O
?R@I.EMA EN EL Q€#RRa.I.O
ARI\4ONIZA@NFEI\D- PE UNA TCR\^ CIÁ6IC^. ?G,
fne$w cdweL N.ICRIA, T\D LE EíY.UÉNIRO
eFecTo Foro-
eLÉct"tco.
lUlax Born: La interpretación
probabilística de Y
Schródinger había decidido que V representaba una "onda
sombra" que de algún modo indicaba la posición del electrón.
Luego cambió de parecer, y afirmó que se trataba de la "densi-
dad de la carga electrónica". En realidad, estaba confundido.
En 1926, Max Born desarrolló una idea más aceptable. Escribió
un artículo sobre los fenómenos
de colisión en elque
v e,t AAIt4PLtfl.eOE
incorporaba las PROAAAUqMÉ,W AE UN
probabilidades eEC'RONeNeLeStMO ¡t 4
mecánico-cuánticas. w^tie EN rA otre,a,tóxl'¡..eE,
eN aeKto *Nftoo. sJReA
ONDAW l}üte¡\ttloQ.

AL EI.EV ARLA AL CUACRAOO


Y T6xVlAR. SJ V AIR. A7&UTO, *
GTIE$E Ut\A PSAAALPP FI'ICA
WLARE*.NIC'APÉLA
?AK!íC{)LA o&1ñA.

fi;n
eLect"anYn

ELef¡ó¡en eotdo'i
6n"
Un mes más tarde, Born postuló que la probabilidad de la existen-
cia de un estado está dada por el cuadrado de la amplitud de la
función de onda individual (¡.e.Vr) normalizada. Este era otro
concepto nuevo: la probabilidad de que exista un determinado

144
o
*1LAOotv
v
;?W@ R,&EÉL
"oaroeq€ vt/oY
MWKTOAAWZ

A,E lA FUeNfe R./^O Ac:f N A


I

e6TAL a.E, *aJNLAT7RIA


anÁ.¡fl¿a, PAy uN tr/ow
R@M\L\QMqWA)e
W,CAI6 A Uf\¡A PART f AJLA
?RVWA.U)@WUt\A
IG,A,LOéR.@MILIQM6
w aE eL 6AT0 e51e WVO,
OEqTE MUERTOAN
iLA INTER-
?RCTMION
R@A7ILÍ;-ÍICA
WMIFUWIÓNW

..( 'b
M.IIVW LA CA)A A FIN
W WR,5I LARFPICCIÓN
AJÁ¡\¡T ICA E5 C&REC-T A,
WNRE&LA
?AR]^DCÜA,

$vJet-rRo Ac-ro
WffiRVrcIÓNrcMA
CnN LA 4-WW 6lctot\) W LpG
Q6 F Ul'VlOlV) W Of\pA, re?,Mt -
f leN9O Uf\A toLA T%lOlLtQ ñ ; éL
6 AT O €91 A PÉF tN tf tvAME NTÉ
LAQIF€REIYIA
LA C'-T AaI.E CE LA C'I\CIÉ NI¿ IA
WL @*RVñG.. AJAI\DO
T dWIvW COI\Y El\C A W Al-@,
I

?ROV OCAM& €L COLN A Q€CI)IVO


W LA FUf\¡¿lrN W OI\DA, W f\¡WO
TAL A)e tG COíFU#eE7ñ6
MIXT&WVI?AY MUERTC

*?RE6/JNTAP¿N
NA€7A?Úi^?ROVOCAR.CL
'IUNA
COLNN,OIWLUAqLA
@\EEw\AWLRPIO 6AT0
?@ A I FIAG? AJE EALF UER.A
?URANÍÉ ÑO €L EXftRIMENT O
1
LAF6ICA*VAVUELTO ,RRE.
Ctt\DClglE OeqE L.Oo
Paul Adrian Maurice Dirac:
genio y ermitaño
Luego de analizar dos versiones alternativas :v/+
de la nueva teoría cuántica
-la desarrollada por
Heisenberg con métodos matriciales y la dominada
por la ecuación de onda de Schródinger-,
pasemos a estudiar una tercera, formulada
con independencia de las otras por el
matemático inglés Paul A, M. Dirac.
A mediados de 1925, Heisenberg dio una
charla en el Club Kapitza de Cambridge, luego
de la cual presentó a su anfitrión, Ralph Fowler
una copia del manuscrito inédito de su nueva
y pionera teoría. Fowler se lo pasó a su joven
alumno avanzado Paul Dirac con la siguiente
nofa'."Dime qué opinas al respecto". Dirac
tomó las instrucciones muy en serio.
Trabajando solo, como lo haría durante los
44 años de su carrera de físico,
Dirac advirtió que Heisenbe
establecía un nuevo -;+:
punto de partida
significativo.

).-
REfrL\ER, LM Q IF ICIJLT AW6
W LA ANrIoIJA rcEIa
aJÁNTt¿A w aot&.
EINñIEINY PLAIWK.

149
eNMeÍD9W
2rw*9,ercR@( uN
AKI{AJLO W TREINTA
?MINMAJ€ €NVE A
W\*$DERO ?PRA

r
I _,

LE(TU í\\ARIAVILLCEO
ARTÍCUI.O CONEL IlAAYOR N1CRC6,
Y l\D CAW AUQAW AJe TQ6
REA)LTÑ6 NN CRREC-T6. \
|
TU6

'iffi,wf,iaiffiiffi'3
A)e íWÍRÉFilClfi¿W.

{>.4á
La teoría de la transformación de Dirac
eero apenas era el comienzo. Hacia noviembre de 1925, sólo cuatro
meses después de recibir elgermen de la nueva mecánica, Dirac
lr¡abía escrito una serie de cuatro artículos que llamaron la atención
de leóricos de todas partes, pero en especial de Copenhague,
Gotinga y Munich, principales centros de investigación sobre cuánti-
ca. Dirac reunió el contenido de sus artículos en una tesis doctoral
que presentó ante la facultad de Cambridge. La aprobaron gustosos.
En seti de 1926, Bohr lo invitó a Copenhague, donde Dirac
completó olro artículo importante sobre la teoría de
la transformación. O

il
.= 16 r

¡
I

LA W CÁN]CA OI\DU LAT RI A W


ER\IüIN *RÓOT'WR, PIFUT\DI?A ÉN
ut'A ?uoucAclÓN RecENTe, colú LA
I¡É.áNICA MNf R.ICI AL CF-I6II\AL W
t+ l*íWR6 ? Q i AN CON6IWRAR4
CA#E*CIN-E5W MI"RE'A
r cR'l¡u. pctóN qt\E?.AL. F?.AN

151

'":. 'l: -i: i:ii, :r1:ii


lllatimiento de la electrodinánica cuántica
Primero en Copenhague y luego en Gotinga, Dirac comenzó a
trabajar en los problemas de la emisión y absorción de la radiación
electromagnéiica, es decir, la luz. Un cuarto de siglo antes, Planck
y Einslein habÍan probado teóricamente que la luz estaba formada
por partículas, hoy denominadas fofones.

Pese a
evidencia
abrumadora
presentada en el siglo XIX
en apoyo al modelo
ondulatorio, Einstein había LAII¡É.¿piNICACTJANÍI¿A
reavivado la controversia ALATER\ACECTRO.
¡AretÉf tcAw Mpxr,^te&.
acerca de la dualidad aí$rRul €L9F.tne?¡vffito
partículaslondas. AIWIOOPÉ UNA rcAIA
Sin embargo, el
sentido común exigía
oplar entre ambas
posibilidades. Dirac
l/
,¿
c¿ aa¡po¿wÁñnéa.

probó que la teoría


cuántica contenía la
solución de la paradoja. Ahora el concepto de un
N campo conlinuo, formulado
por Faraday y otros (¿recuer-
dan las limaduras de hierro y
el imán de la clase de cien-
cias?), podía dividirse en

i'i j
parles que inleracluaban con
?.! I.i'i la materia, formada, como es
sabido, por entidades discre-
tas tales como eleclrones,
protones, etc. Con el nuevo
enfoque de Dirac la luz podía
ser tralada como ondas o
parlículas y dar las respues-
las correctas. ¡Era magia!
152
CN$DUC-TA@J*UL4€.
YWryLA@IICA

eRA@lw6t Na)ENWgtw
mN)lWRñO t¡ücOl\CEglgLÉ qJÉ UN
MA{AIF ERO ?U9I€?A UN HUEVO Y W RCreíITE
NA¿ IERA UN ORN IIORR IT!¿O.

LL AMP¡'I1d6 A NUE 6TRA Te&l A' ELE C-T R@ lt\lAMlCA A)plNT lC A',
O EOC,?APJ\ AE<ÉVIAR. ÉN ELLA* W*IW LA 1J.{-TER.WION
W LA U)Z Y LA fVIAIÉRIA CON UNA EYAC-TITUO ffiV\R&,,

ffi
La ecuación de Dirac y el spin del electrón
El reconocimiento internacionalno cambió demasiado los hábitos
de Dirac. De regreso en Cambridge, siguió trabajando intensamen-
te, casisíempre en la intimidad de su habitación en los claustros
del St. John College. Estaba por hacer otro gran descubrimiento.
La mecánica ondulatoria de Schródinger había pasado a primer
plano y la omnipresenle ecuación de onda dominaba la teoría
cuántica (para la mayoría de los profesionales sigue siendo asi).
schródinger no conocía la curiosa propiedad magnética del electrón
llamada spin y no había podido incorporar la relatividad de Eirntein
a su ecuación de onda. Dirac lo hizo por él con un estilo impecable,
recurriendo en esencia a argumentos estéticos.

IA W LA REIAT IV IQ M
effia^IWTR{A
N Y tA ///gcliNk,A A)ÁNÍ tCA,
INÍUÍ UNA I!T,!ÉVA EA)ACIÓNW OI'DA
?RAEL ELEC-TRÓN. ?RÉE

\\

Y$-:-vY- t t:1.:-

La fórmula que halló (hoy conocida como la Ecuación de Dirac)


no sólo describió cómo se desplaza un electrón a una velocidad
cercana a la de la luz, sino que predijo sin ninguna hipótesis
ad hoc que el electrón tenía un sprn de un medio, según habían
154 revelado los experimentos.
La predicción de la antimateria
La ecuación de Dirac también anunciaba la existencia de un
electrón con carga positiva, es decir, opuesta a la de todos
los electrones observados hasta entonces.

?RIMERA?I'1A
w ale?miA
t4p,wR N-@ p6i
CdVPUNA
ANfIMAIÉRIA,
TART{CIJLM @N
MAa,^y 4>gU
túNTtc& At 6
W LA MAÍERIA
C¿/fAÚN,reRO
CONCAR6A
ELÉCTPlCA
CONIRARIA.

Dicha predicción fue verificada pocos años


después, en 1932, cuando Carl Anderson
descubrió los antielectrones, hoy denomi-
nados positrones, en una cámara de
nubes en Caltech. Dirac había abierto el
extenso territorio de la física de las anti-
partículas.

Un año después de la observación del positrón, Dirac recibió


el Premio Nobel de 1933 junto con Schródinger por sus aportes
a la teoría cuántica. Regresemos a 1g26-27... 15s
El principio de incertidumbre
En 1927 , Heisenberg hizo un segundo gran descubrimiento, tan
importante como elde la mecánica matricial. lmpulsado por su
creencia positivista de que sólo debían formar parte de una teoría
cantidades mensurables, advirtió que la teoría cuántica implicaba una
limitación fundamental respecto de la precisión con la que podían
medirse simultáneamente determinados pares de variables físicas.
Recuerdan la no conmutatividad de las dos variables: posición e
impulso (pq - qp - hl2ni)...

WvWl?Éale
IDEXIS-TE UNIAMAf\ERA
RECIAW*Ñ!!4{"/|R.LA
?6IAONA<AC1APE UNA tlAY ltWOWeEIAgl-E&R
? RT i CUL A q'D AT Ó IAIC A,
eL I*tPuLQAAC-|O(XLA
AlAe$D6q)e4Re€E?.A ?AKT1CULAáALVOA)E*
tv?ffie reecrgtór.¡ g ru ¿uarvro
w*e?eRwR.ce?reame
ALIWULAWOICIIA?AP.. gJ?6tctoN.e6wP6tot-É
TICULA.Of EIWOA¡vWo
coNReaqóN. MFPIR.ALMI6¡WTEWO
AMwcoN?RectqóN.

Fue sencillo establecer una relación cuantitativa para esta incerti-


dumbre estimando la imprecisién en una medida simultánea de
la posición y el impulso. A fin de ubicar o'Ver" cualquier objeto con
precisión, la radiación que lo ilumina debe ser significativamente
menor que el objeto mismo. En el caso de un electrón atómico,
estaríamos hablando de ondas mucho menores que las ultraviole-
tas, pues eldiámetro del átomo de hidrógeno en su totalidad es
sólo una fracción de la longitud de onda de la luz visible.

Lvz&,Loqitcd
&aú ¡
f royelorb&L(otón
refLe.¡do por eL eLe¿lrón

il1 lrcqen&L
eletrón

156
El microscopio de rayos gama
de Heisenberg
Para estudiar el problema, Heisenberg recurrió a un microscopio
hipotético que empleaba rayos gama;éstos son muy cortos pero
contienen un impulso considerable. Así, la trayectoria del electrón
no es suave y continua, sino más bien entrecortada debido al
bombardeo de los fotones de los rayos gama. En esta página se
reproduce elfamoso
diagrama de George
Gamow sobre el
montaje hipotético
de Heisenberg. Bohr
ayudó a Heisenberg
a esclarecer esta
parte de la
deducción.
Mbroxopio ccnntbo
vkoL&lbi*ntxrg

6qaebnmíairc
r-i A'- r

Esta
imprecisión es aproximadamente
l"
LAt¡t.PP:ectátóNeNJ
LA¡AeepAoetaeutctóx igual a la longitud de onda de la
WUN@,ETO ¿PLICA^.q.OUN radiación empleada, según se
6RANAUMEMOFTCOe.eJ., muestra en el bosquejo. La impre-
coNUNMT¿Rmeo1énÁ
L tMn ñ A ? R. aO V ekC O r,t,
U cisión en la medida de la posi-
CU As.D O 4
gJ? CRP OT\E N LO 6 ción es Ax-¡, (N.8. Se utiliza x pára
?ATROIEqW INfÉR- posición en lugar de,q, y - significa
FeRerc,p'.
"aproximadamente igual a".)
157
La imprecisién rnínima en la medida del impulso es aproxima-
damente igualal impulso dado al electrón por un solo fotón
utilizado para iluminar la partícula, la menor perturbación posible.
De la relación de De Broglie/Einstein, Ap - h/1., Heisenberg
obtuvo la imprecisión en el impulso. Multiplicando entre sí las
dos imprecisiones, demostró que el producto, Ax - Ap, siempre
será mayor o igualque (>) determinado número...

n Relación de De Broglie

(AX)(ap): (r)(h/I) > h o=... A¡ A 7 zh


Desde el límite de difracción .Este es el principio
de incertidumbre de Heisenberg (PlH), según el cual...

N\aOEÓN aTAUL-

M
rÁs¿a oeL twuLn
v uaeuctós,ue
Nl¿ÉRl IPUMWC 6lelvtPRe
I

e5 M\AY G. qJÉ UN Nl,,¡rneeO


FIú, ÑROXIMAPAMÉMÉ
IAJAL ALACO¡6IANTE
Irrr¡r.Nrr\'lrrz¡ust rl lAFu

d,e ll

t¡er don anscbTll:S 5afi

)[it2¡55ildun8eo"(E!89gasger'"''^"""'"'"2'"''-""'"''llt

ffiffi
El derrumbe del determinismo
Hacia fines del siglo XVlll, elfilósofo
francés Pierre Simon de Laplace ...6tÉNUN
(1749-1827) enunció el principio ItgWNloQño
a|wtkA¡vw L A9 ? 6l c tot\89
del determinismo: Y fto\t t¡,^letn 6 w T Q A9 I-A9
? ART I CULAS W L UNI\ER,A,
?MAMO,CALCU' AR.qJ
cdwoRrA|A|ENToÉN
A)A/"4d)le?.OT?OlvgWñfo

--l qworwoftL \
FRA¡tétALhvr,etP*

ELNHWSIRUWLArefWR.A
PRiÉtfl A W e 51 e e N)t\Ct O, Y Añ qE
$D e 6 ? AOIaW @|WR LA e OOC tó t't
íXMI A Y eL VO! IM'É-NTO CU Ut\¡A
? AKr ICUL^ e N N N6ÚN r44É NrO QpO.
LA Mn ¡lrtóx wu ogreRM I N t4\^o
req)LT A I t{¿Ot\FRtJÉ NTÉ COt l
Ante esta ELflH.
conclusión, algunos críticos sostienen que semejante relación, basada
en el mundo atómico, no puede considerarse una ley universal. Hace
algunos años, dicha objeción lue refutada con elocuencia por Victor
Weisskopf (n. 1908), físico húngaro que en la década de 1930 asistió

llllrrRÍ tQl,vvlw. et.g.t q-EctÓ


l!'8 úvwf\Eto N ?E tA f\tAfu-
-rRA
R ALÍZA, I't, tA etú? ReAó p *p I

PRlt\El?lO LIIAITALA NLICMILIOñ W LA


F i 9t cA ctÁ91 c A A Lu q)&ry
ar ónt w
? ARA O AR L\E AR A F e (\D ME\'D) ñ)eV 6,
ñ
cdw LAwALlo Ot D A / ? AKr iCUt A.

'IIAY*IA9@9ENEL
CIÉI.OYEN LATIERRA,
IPRrcIqPELAé4E Aunque nadie podría haber
4EÑAruril-ffife.
soñado lo que vendría con la
filosofía del olro "gran danés",
Bohr, en la primavera de 1927. 159
Complementariedad
Ese año, mientras esquiaba en Noruega, Bohr descubrió lo que
a su entender era el núcleo para la comprensión de la mecánica
cuántica, la dualidad onda/partícula;pero su punto de vista era
innovador.

LOSCA¡PRTpMvnr%
OIIDUL AT RIO Y (R
UÁUL AR.
W UN @,,ET O 9ON fvluf UAME NTE E
EXCLUY E NT 89. reRO ATV\W N fr
I\E(E ARlOq ? AR/\ U*A CCTWRíN9 loN
CAaAL W S)6 RE ÉO M
9. LLA}M Pero como
Ae6lAt]v-)evAglTU¿lr.tON
4WLaMEñr&tAp. físico
cuántico yo
Un físico afirmo...
clásico diría...

6t06
tfr{g1v¿16¡g.t
nNexcLUYeñTe5
q
ññ @,ETOTEIEAUN
r?
ENÍRÉ 9{,?R.I-O c6wRT^MVñTO
M\elD6U$IAWW
*RáRROI'EA. * CÑU4ULR,U
#
t OI.DULATRIOW|W
I
WLGll\6-rRU¡v€l'{Í6
eue6too9?ARA9U
ffia)pctoN.

I
?!
tFuent¿
/\ ¡-
E
\) ü
I
Ob*rveén&. un f otoncon vn&tector &,pulíevlao -
J

MltulllM
160 &l¿¿tq&o,ús
prop:&,
La interpretación de Copenhague
Luego de discutir con Heisenberg semanas enteras acerca de este
concepto, Bohr comenzó a reunir las diversas partes de la teoría
cuántica en un todo coherente. Combinó varios aspectos de la obra
de Heisenberg, incluidos la mecánica matricialy el principio de
incertidumbre, con la interpretación probabilística de Born de la
ecuación de onda de Schródinger y su propia complementariedad.

:)YFr ,,
Y:t*-

Este era otro concepto novedoso, centrado


en el problema de las mediciones cuánlicas y su
conexión con la física clásica. Esta recopilación de ideas se
conoce como la interpretación de Copenhague (lC). 161
tComo, ltalia, setiembre de 19in
Tras meses de lucha por articular su pensamiento para incluir
todos los aspectos de la teoría cuántica, en setiembre Bohr dio
una conferencia en Como, ante la mayoría de los grandes
físicos europeos. Libre del ojo y oído críticos de Einstein (pues
él no pisaría la ltalia fascista), Bohr describió con lujo de deta-
lles el principio de complementariedad por primera vez.

S9O¡\ÉNW6A-E
uN cof\tJNfo wRtJeaM
exft,8.'t¡rsivT{.e9ñLO^)ffi
NTffif AR4 A ? RT ]R. W IA9 RE E-
OtgUlAfORl A9, Y OíRO AOí\rt.JNTo,
úw ee¿gre.w tAgReEpM;
éARtuEt¿LtLARE . 6EIOO Q6 ü¡'IlJl:{-
roe te nN cot rTRótáeüÁ.' ^-
-
e-ulWyW-
* -ry. -ry
@lUVleRON EN cc{¡9lClOl\EO
dreKMÉÑT N'9 Q I\ERA6, V IZJffi
uN a)Mo ÚNtcr,
crfrc$Rq)a,sN gt¡*o
aEwwN*R @¡.vtwRñM
EONAPEMENTRIA'.

.,f

,1.
La conferencla Soluay, octubre de 19in
A fines de octubre de 1927, poco después del encuenlro de Como,
Bohr llegó al HotelMetropole en Bruselas para la histórica Confe-
rencia de Solvay a la que aludimos alcomienzo de este libro.

Einstein quería que la teoría


describiera la cosa en sí
misma y no sus probabili-
dades. Aun así, Bohr confia-
ba en que aceptaría su
interpretación, derivada de
los experimentos. Era el
e51A\J2. Élf\6fÉlN método con elque el
eq-r&Áre*t'neY propio Einstein había defen-
r|'/Él,^tERO?&.OR. dido su teoría de la relativi-
4J PINÚN. dad especial, que también
desafiaba el sentidó común.

No obstante, para sorpresa y decepción de Bohr, Einstein anunclo...


*w

ffi,ÑAIATZRA
R@MLIqTIAY M
GUCEL ¿AMIf{O *ÉU]QO?R
eoRN, t+t*NwR6Y TÚ
E6úLOTEMPRp€.IO,W
vAtR.wLRIsrt@,

Einstein se propuso destruir la lC atacando el"desagradable"


principio de incertidumbre que la sustentaba. Recurrió a ingeniosos
experimentos mentales a fin de contradecir la ley de Heisenberg.
Sin embargo, Bohr siempre encontraba fallas en los esquemas
de Einstein y refutaba sus argumentos. 163
La caja de luz de Einstein
Tres años después, en el siguiente Encuentro de Solvay, se
presentó eldesafío más serio. Einstein estaba seguro de haber
encontrado un caso en el que se violaba el PlH. Describió una
caja llena de luz y sugirió que era posible establecer con preci-
sión tanto la energía de un fotón como eltiempo durante elcual
era emitida. Tiempo y energía eran, en principio, otro par de
variables regidas por el PlH.

?g.l|,^e<o * reáALA
Cp*lAY QEPU€? * LIW?AUN
QI-OFOTON ÉN UN IN'TANTÉ
? AKT IC]JLAR., A TR.A\]€o I>E UN
O I AF ?M\r\A E€?pD O POR UN
NVCANIqW CO\ACADOeNeL
W LACA]É'
INTERIOR

LUE@,*|ry*,LACAA (
NUÉVAMENÍE. @íDCEWOEL
CN\AAIO EN LA inpi'p.'4?UEW
LAE$E?6[AWLFOTÓN
CON Ml €A)MON, E = MC2.
4
A)e 4
A6( I
CO$WeL CAMOIOW
TEI,VPO EXAC-TO EN 1JE EL
F7TONFUe€MfftOO. ¡é9EL
F tN W TU ?Rk\Cl? lO W
r\&Rfl?Ufv\gRel

164
Una noche en vela
¿Acaso Bohr se había quedado mudo? Según parece, se pasó
toda la noche tratando de descubrir una falla en el experimento,
hasta que lo consiguió. La mañana siguiente, hizo un dibujo de
la ca.ia luminosa.Y para gran desilusión de Einstein, Bohr refutó
su argumento de la "caja de luz".

.Fuente&. Reso.teporo
E f oto¡es pesa(grove&)
.9¡ (retroefu)
F
-tl
{l
il
\Di
.Un toLo
lobn

O,o¡r4nv
Pdo
Lifu.o
ReLo¡ I oLo
(prograrrdo
&onbnwno)

Cq¡a &. Luz &Élnefzln (díouio &9o*)

a)d,[|'{D? LtgeRAeL*
OfÓN. PAY UN RETROG.A, A)E
F

?ROVrcA ft,|&RT IWMaRE ÉN CTJANTO A


LA ?O^tCtÓN WL reLOJ eN eL CAWO
RAV IT AT RIO W LA T |F'RRA.

El maestro había olvidado su propia


¡e51OCA)ALA
ffiRE*ONQÉ-NÍE teoría, que Bohr utilizó para calcular
k't6E¡Kfl7t)M%e eNeL la incertidumbre anticipada por la
Rá667RO WL TEI)'IPO, relación de Heisenberg. Tras este
wotQo -&a* o f!o-
ATU?REATER\A incidente, la lC se convirtió en el
@$ERN-W LA modo ortodoxo de concebir la
RELATIVIQADI teoría cuántica, y ha conser-
vado su vigencia hasta hoy. 165
La paradoia EPR
¿Einstein acepló su derrota? No precisamente, 5 años después,
luego de que la llegada de Hitler al poder dispersara a los físicos
europeos por el mundo, Einstein terminó en el lnstituto para Estudios
Avanzados de Princeton, Nueva Jersey. Junto con dos colegas mas
jóvenes, Boris Podolsky (1896-1966) y Nathan Rosen (n. 1909),
preparó otro desafío para Bohr que no se basaba en el principiq
de incertidumbre. Se lo conoce como paradoja EPR por
los apellidos de sus autores.

. -- (x ?RrlaJ-M
e9?a9totÉter\ERUNPAR
e .e¿.,et-ÉcrRo¡Ét) EN uN
9t tSltTEOON& SJq P t€* A¡¡¡6¡ ¡L¡1LJA,!€MÉ.
I

O A|'DO CdvP reSJLT PO UN * Nf Or N úRO.


I
gnot\g NvW qE e51 M ? Rr énVA a V V * NÍ.,AN
UtlAo€ IA OÍI<A, *JQ AI'DO * Rñ A6POR U¡¡A éRAN
\
o t6-f Aw\A, uEa w tt a)N- * Mtw F+ 3 Nw A
€NUt'lp.OF.frcÓXV q&*qEeErA -/ t F::ifi
cnML6?O6 Pr'6W#N
AI\uuARgE ENTRÉ EI, E Cn ua
M t4r4A o twutó¡t w% Tet.g.R

Fm
PIN"WIAMAV,

a-&caeEto ¡p *efa u¡¡ .a


a( \o.t T.t f,
a aaa...lE
qE¡Vre ruVO PtN "V4rclA MAV, a¿
l¡-

ffi$ a-1
L.
fO-,
'otd
Il-O-o-¡
l-a-alo
a
ra

€ln¡tela¿ta¡ürc
Nanvnb&,por
166 vtü,193..
El principio de localidad
-- á\a'ngR@,qÉ4tNtA E,eL -\-
*INW TIEfV UN VA-G 9q-f,IN]QOHAq-TA
A f\T2
qE * MlW, lvlr',tnÉñf2 eN eL A)e W
LO
nco¿ctR. uN trec-ro trgrAf\¡TÁr\Eo ffi a,
u.ev4.ú]p12 rAFUf\¡¿tÓN wagAwq) PNN
eqlpo GuÉ510 0 '+{rc\A M4W .

AEAÓN A ?I'rA¡EIAO UI.A


üv\u\trctÓN IrtÁs wLaz
GUEA¿{2:r Nlf\6Uf{AOE
l'.f:t¡
a-...-o .-o
OOt
aa
a
a

a Einstein y sus
a
aa Foie,
a o colegas estaban
taa
'. a l convencidos de que
za .aO a
a.ata habían probado la existencia de
r

l.t.T
. t-a
aarta
a.
variables ocultas (elementos de la
realidad) que la teoría cuántica
no contemplaba, demostrando
aaa. así que ésta era incompleta.
rr¡ a a
aa. a
Eltema pasaba por el
aaa
aaaa
raa.
I j. a
estado de separación
raaa de Einstein, su principio
O aa
,Ca
aoa de localidad...
rtao
aa
a a,,
9t Q6 66teMA5
C67AN AIaT^P%EÑTRÉ 6( QUR.ANIE
can O T ElPo, Ut\A NVP lClÓN WL
PRIN\ÉRO ¡9 VJéW RQUC\S. e$ OtOt
wAtE9eNeL*A)$DO.
Nr2 OLVrf2ÉN Mt
RáLATIVIOñ eqeaAL...
¡N@A VIAJA AMAY6€
\Etrctoñ a)e
LALUZ!

. . a.. rltltr
a Ja o.aaa
\a a -a - a a eaaa
aaa
a aa.
a..al
a.-
aa
aa
aa
Bohr y la no localidad
Talseparación o localidad no estaba permitida, argumentó Bohr.
Le recordó a Einstein (y al resto del mundo) que la lC siempre
sostuvo que...

06eECrRO|.ES
AllP|N\:CTO
f+{oo
AO

co
eqf P6,tlACtAAK<t- ¡'ot-ow&
9AOtWlA&aJO., HA6IAAEA¿.AJEN
t
o
eEtA&eN MEMIQA
qÉthwR\.
s
tI
-9
sq
J
-s
s
.E
J

e@
La mecánica cuántica no acepta que haya una separación entre
el observador y el objeto observado. Los dos electrones y el
observador farman parte de un solo sistema. El experimento EpR
no prueba la incompletud de la teoría cuántica, sino la ingenuidad
de recurrir a condiciones locales en los sistemas atómicos. una
vez conectados, /os sLslemas atómicos no se separan.
El gran enigma era sieste llamativo atributo de la no localidad
podría probarse experimentalmente, o si podría demostrarse la
168 existencia del estado de separación de Einslein.
El teor,ema de la desigualdad de Bell
Durante treinta años, luego de la EPR, no se hicieron grandes
progresos acerca de este lema tan importante, hasta que un
físico de Belfast, John S. Belt (1928-90), se tomó un año de
licencia delCentro Europeo para la lnvestigación Nuclear. para
poner a prueba los interrogantes planleados por la paradoja
formuló un ingenioso principio de desigualdad.

L-
I

4 aA'AÉN FArOtE'
&RétAClOt'tpOO GN LWR.
w *
eLEC-tROflEt) EN L6 AJe
WT E C-T A L A ? A- AR,ITAC IO N W
LALUZENWZWL qN.L6
R.lt.tct? t6 9E t\4ANTEfrE N:
¿0E cltÉ FoRtuU t^O9 AIr4Ot Ot
ÉNAtrÉCTANAU?

Para deducir su desigualdad, Bell se valió de ciertos hechos e


ideas con los que cualquiera coincidiría, excepto Einstein, cuya
condición de localidad Bell dio por verdadera.
Ahora bien, si los experimentos enseñaban que la desigualdad
era violada, significaría que una de las premisas de su planteo
era falsa. Bell prefirió interpretar que la naturaleza es no local. 169
Experimentos realizados por John Clauser y otros en Berkeley
en 1978 y, en especial, por elgrupo de Alain Aspect en París
en 1982, verificaron la violación de la desigualdad de Bell.

TF M = T cb ¡ ot^anuLtpltdor

e trr,'*aúo e Aryr;t e^ ? dí e, I
g¿
Esto significa que a pesar de la aparienc¡a localde los fenóme-
nos, nuestro mundo está sostenido por una realidad invisible sin
intermediarios que permite la comunicación a mayor veloci-
dad que la de la luz, incluso instantánea.

lnteracciones en la realidad no local


1. La interacción no disminuye con la distancia.
2. Puede operar instantáneamente (a mayor velocidad que la luz)'
3. Conecta distintos lugares sin atravesar el espacio.

Los únicos ejemplos conocidos


de no localidad que se nos
ocurren son los rituales vuduis-
tas del folclore haitiano-africano
y, talvez, la percepción extra-
sensorial.
Un mundo desconocido
Este descubrimiento originado en la aplicación de la teoría
cuántica muestra un aspecto muy llamativo de la naturaleza. La
obra de Bell, que debería ser aplicable a toda teoría sobre la
naturaleza (no sólo a la cuántica), podría convertirse en una de
las ideas más importantes de este siglo.

Pese algran
entusiasmo de
la última década,
experimentos como
los de Aspect,
basados en el
análisis estadístico de centenares de medidas, parecen presen-
tar ciertas lagunas. Estas lagunas convirtieron la prueba del
teorema de Bell en un interrogante. ¡Einstein y la paradoja EPR
siguen vivos! En todo el mundo se están llevando a cabo investi-
gaciones al respecto, segtin se advierte en esta página de la
web que acabamos de obtener en lnternet.
CJtt
o Tucsrlay 2l Novemb¿r ¡995. 16.00 h prccisely ¡r rhe UyA --
r Thursday 7 December 1995. ¡6.m h paciscly ¡t u*
lh^ - üe
elprincipio
at úc Univeristy of Am.' ü099hl
r' ,ñ'
wc¡E not mat
*];"r$"1$#,if:i
;i:S:$
ñ¡rlt¡¡ 13i".$*;"S5-::.:l
ral;';."i?sü:tJ
3,í^'*Í;$üiFs;l$Es:$;** .l¡.WÍ)BLDWlD3Wla\i
t
¡d.-¡¡¡b
ePR'Kl'itls
i¡eoul
:*5,I1;*.$-ri:;¡,* ¡1. -
^^ *
-.--.)
'ltecise\Y
tb¡/F tFt
.t;.
b+
171
La teoría cuántica y el nuero milenio
Elfamoso diálogo reproducido en la foto que aparece en esta
página no es representativo del más serio desafío planteado
por Einstein contra la interpretación de Bohr para la teoría
cuántica. ¡Las ondas de Schródinger y el PIH funcionan! Pero la
paradoja EPR es otra cuestión.

JJa6AAt O9QMA6
CONáLUNI\iER 0"

¡trÉJA trÉ
wct?t-É A016
AJ€TEIÉ A)E

Es cierto que los experimentos de 1982 (de Aspect y otros) con


fotones correlacionados parecían confirmar las violaciones del
teorema de Bell, lo que sugería que la naturaleza es no local"A
simple vista, este asunto ya estaba zanjado.
Sin embargo, ¿es posible que la no localidad sea real? ¿Pode-
mos aceptar elconcepto absurdo de acción a distancia (vuduis-
mo, percepción extrasensorial, etc.)?
En la actualidad, no todos coinciden acerca de que los experi-
mentos sobre correlación sean concluyentes. Entonces, ¿dónde
172 estamos parados?
lohn Archibald Wheeler, físico cuántico
El hombre ideal para responder hoy a esta pregunta es John
Wheeler (nacido en 191 1), profesor emérito de Física en la
Universidad de Princeton. Wheeler ha sido durante más de 60
años un físico de vanguardia del siglo XX, dedicado a la cosmo-
logía relativista y a la teoría cuántica. Es bien conocido por sus
incansables esfuerzos por comprender todos los aspectos del
formalismo cuántico. Su obra asigna un papel central alobser-
vador en la creación de la realidad.

NA)$n6 |rD rV?6 ¿ONF RMAIIrW üN TOA? LA6


EY'P L CACIOI'E
I 6 IW LV IT A9 EN LA I C, ÉN EqE A AL LA REF ÉRIO Á
A LA f\r? t-ocN-tQp. ¿wiA*R A)e EtN'tÉtN TUV\6R.A
\*- ?.AZnN,.UNA..\F-ZtvlÁ9? _-¿

EL attor
vt9t!,o a
JohnWlwLq
enPrin¿eLan
durante.un
frÍodía&
¿i¿.enúe
elffi.

gN ¿UANTO A LA EPR,, RCCJJERWN q)E


íD TE$EIVA6 WREC?O A?RE.dJNTAR$W A)E HACÉN
t-& F oTotv, w?ANTe gJ T?.AyeCrO. Nt t6uttA pRTfd)LA
ELEMENTAL Eil,NTUYE UN FE|IÓMEIP I1A9TA reAá1?O,
WW WCIR. qJE ÉN EL CONTEXIA 2 IAR.O, LA'UTER.í A
CUÁNI ICA E9 NCUCq\ IONAaLÉ E RREF UI AEL€ : W, O
?UE'-T A A ?RUEOA €N T Q A9 LM OAT ALLA6. ^ID

Palabras finales
Recientemente Wheeler le escribió al autor...
En diciembre del año 2000 hará cien años desde el mayor
descubrimiento jamás realizado en el mundo de la física, el
cuanto. Para celebrarlo, propondría el siguiente titular:,'El
cuanto: su gloria y su vergüenza".' ¿por qué ta gtoria? porque no
hay rama en la física que no fuera iluminada por el cuantoi,. La
vergüenza, porque aún no sabemos cómo es que existe. 17A
LECTURAS COMPLEMENTARIAS
La teoría cuántica no puede explicarse. Físicos y matemát¡cos,
desde Niels Bohr hasta Roger Penrose, han admitido que
carece de sentido. Lo que sí se puede hacer es descubrir cómo
fueron evolucionando las ideas y cómo se aplica hoy la teoría.
Nuestro libro se concentró en lo primero. A continuación enume-
ramos otras obras recomendadas.
Desarrollo de la teoría cuántica
J. C. Polkinghorne, The Quantum World (El mundo cuántico),
Penguin, 1990. Excelente, a pesar de ser sólo una síntesis
realizada por un hombre que aprendió eltema de boca del
propio Dirac.
George Gamow, ThirtyYears that Shook Physics (Treinta años
que sacudieron la física), Doubleday, 1966. Una gema lograda
por elfísico y autor de libros de historietas que aplicó por
primera vez los descubrimientos de la teoría cuántica en la
década de 1930.
John Gribbin, ln Search of Schródinger's Cat (En busca del gato
de Schródinger), Black Swan, 1984. Hasta ahora, la meior guía
para el público en generalsobre elsurgimiento de la teoría.
Ofrece ejemplos de su aplicación, describe la electrodinámica
cuántica de Feynman y resume la interpretación moderna de
esa época.
Fred Alan WolÍ, Taking the Quantum Leap (Demos elsalto
cuántico), Harper and RoW 1989. Vívida presentación de las
ideas básicas más sorprendentes de la teoría cuántica.
lnterpretaciones de la teoría cuántica
Nick Herberl, Quantum Reality, Beyond the New Physics (La
realidad cuántica, más allá de la nueva física), Rider, 1985.
Resumen de las diversas interpretaciones de la teoría cuántica,
algunas de las cuales ya perdieron vigencia.
P. C. W. Davies y J. R. Brown, The Ghost in the Atom (El fantas-
ma en el interior del átomo), Cambridge University Press, 1986-
Recopilación de entrevistas con John Bell, Alain Aspect, John
Wheeler y otros que describe la situación teórica del principio de
no localidad alrededor de una década atrás. Expone, con todos
sus antecedentes, las dos paradojas de 1935: el gato de
Schródinger y la EPR.
174
Vida y obra de los protagonistas
J. L. Heilbron, The Dilemma:s of an Upright Man (Los dilemas de
un hombre recto), Univ. of California Press, 1986. Biografía fiely
exhaustiva de Max Planck, descubridor delcuanto.
Abraham Pais, Subf/e is the Lord (El Señor es sutil), Oxford
University Press, 1982. De las decenas de escritos biográficos
sobre Einstein, éste es elcanónico.
Abraham Pais, Nie/s Bohr'sTimes (Los tiempos de Niels Bohr),
Oxford University Press, 1991. Un relato inusual nos revela a un
hombre que se abrió camino a lravés de gran parte de la física
atómica del siglo XX hasta llegar a ser su máxima autoridad.
Werner Heisenberg , Physics and Philosopñy(Física y filosofía),
Harper and Brothers, 1958. Un examen de la lnterpretación de
Copenhague y su importancia para la filosofía realizado por el
descubridor de la mecánica matricial y el principio de incerti-
dumbre con treinta años de perspectiva.
Max Born, The Restless Universe (El incansable universo),
Dover, 1951. Fácil de leer, este clásico de la física del siglo XX
explica también los aspectos estadísticos de la teoría cuántica.
lncluye páginas desplegables con secuencias temporales.
Louis de Broglie, Mafter and trghf (Materia y luz), Norton, 1939.
El punto de vista del príncipe francés según sus recuerdos.
Walter Moore, Schródinger: Life and Thought (Schródinger: vida
y pensamiento ), Cambridge University Press, 1989. Biografía
ya célebre del erudito austriaco, que no se abstiene de mencio-
nar sus defectos.
K. V. Laurikainen, Beyond the Atom: PhilosophicalThoughts of
Wolfgang Pauli(Más allá del átomo: pensamientos filosóficos de
Wolfgang Pauli), Springer-Verlag, 1 985. Pensamientos del
escéptico que ideó el principio de exclusión y que una vez,
refiriéndose a una teoría, expresó que era lan mala... ¡que ni
siquiera era incorrecta!
Paul Dirac, Directions in Physics (Rumbos de la física), Wiley,
1978. Compilación de conferencias ofrecidas por Dirac que
incluye su visión de la obra inconclusa de los teóricos funda-
mentales.

175
Teoría cuántica en lnternet. Se pueden copiar algunos frag-
mentos audiovisuales interesantes (en formato Windows o
Macintosh) que muestran funciones ondulatorias ilustrativas del
principio de incertidumbre y la dispersión cuántica. Palabras
claves para la búsqueda: VisualQuantum Mechanics Project.
Dirección de e-mail: kzollman @ bluegiant.phys.ksu.edu.
Agradecimientos
Este libro resultó más difícil de lo que habría imaginado jamás.
Afortunadamente, tuve la dicha de contar una vez más con
Oscar Zárate como colaborador para mostrar que, después de
todo, se trata de una aventura humana. Las conversaciones
mantenidas con John Polkinghorne, Chris lsham y John Whe-
eler fueron de gran ayuda y la biografía de Bohr escrita por
Abraham Pais constituyó un recurso esencial. Estoy en deuda
con el historiador de la ciencia Martin Klein, cuyos artículos en
The Natural Philosopheracerca de la obra pionera sobre los
cuantos de Planck y Einstein me abrieron los ojos por primera
vez, hace 25 años. Mi esposa Pat y otros integrantes de mi
familia se mostraron increíblemente pacientes ante misilencioso
malhumor.
J. P. McEvoy, 7 5O1 3.2764 @ compuserve.com
J. P. McEvoy es un ex-investigador y docente que en la actuali-
dad se desempeña como escritor y periodista científico. Es autor
de Stephen Hawking para principiantes.
Oscar Zárale ilustró varios libros de esta misma serie, como
Freud, Lenin, Mafia, Maquiaveloy Stephen Hawking para
principiantes: Publicó numerosas novelas gráficas que luvieron
éxito internacional. Su obra A Small Killing (Un pequeño asesi-
nato), en colaboración con Alan Moore, obtuvo el premio Will
Eisner a la mejor novela gráfica de 1994. Su trabajo más recien-
te fue la edición de /fb Dark in London (Está oscuro en Lon-
dres), una recopilación de historietas para Serpent's Tail.
Créditos fotográficos
Páginas 10 y 1 1 : lnstitut de Solvay
Páginas 164 y 172: Archivo de Niels Bohr

176
PARA PRINCIPIANTES
Ia Teoria Guántica presenta raras paradojas que
molestan al lógico edificio de Ia fislca clásica. Segl-rn Ia
propiedad. de no-localización, err un nivel sub-atómico,
1as parlícuIas parecen conocer 1o que hacen las otras.
Y eI principio de incerteza, formulado por Heisenberg
Lra,za un limite en la manera cómo podemos obervar Ia
naturaleza. De todos mod-os, Ia teorÍa es muy fiel y
ampliamente aplicada, ya que sirve para explicar casi
todos 1os fenómenos químicos y casi todos los de Ia fí-
sica. IIasta los filósofos la aceptan.
La Teoria Grránüioa para Principiantes ofrece r:na vi-
sita glriada por ese ánnbito, de la mano de sus princi-
pales intérpreies. Planck, Einstein, Bohr, Heinsenberg,
Schrédinger y otros muestran los conceptos crrrciales
de tra teorÍa.
Este libro de cf. P. ryfcevoy y Oscar ZArafu
-e,utores
ta,rrbién de1 cIásim Steplneln Hanrking pan tuincipiantes-
presenta la dualidad onda/partÍcuJa junto con las des-
cripciones de las dos cuestiones planteadas contra la
Interpretación de Copenhaguen de Bohr: el famoso "ga-
to muerto y vivo" y la paradoja EPR, ambas sjn resol-
ver aun a] final del siglo )O(.

L,I 3ñ
Dis'tribuye
OS
o@
..o
oo
tt c -,

tllcussclicr
I
93
-@
ON
.Po
P=
I
;qñ
I