Anda di halaman 1dari 12

Vicios del Acto Administrativo

El vicio en el acto administrativo corresponde a toda aquella imperfección o falta


que por su incurrencia podrá afectar la eficacia o validez del mismo acto. Cuando
se encuentra la presencia de dichos vicios en el acto administrativo este puede
detenerse en su ejecución o dejar de existir completamente; esto conforme al grado
de repercusión del mismo vicio.

División de los vicios del acto administrativo.

Los vicios del acto administrativo pueden dividirse en cuestión del elemento del acto
administrativo que estos afecten, es decir por sujeto, voluntad, objeto y forma. Estos
se desarrollan a continuación.

Vicios en relación al sujeto.

Por la irregularidad de la investidura del funcionario.

La Ley General de Administración Publica (1978) establece lo siguiente:

Artículo 115.- Será funcionario de hecho el que hace lo que el servidor


público regular, pero sin investidura o con una investidura inválida o ineficaz,
aun fuera de situaciones de urgencia o de cambios ilegítimos de gobierno,
siempre que se den las siguientes circunstancias:
a) Que no se haya declarado todavía la ausencia o la irregularidad de la
investidura, ni administrativa ni jurisdiccionalmente
b) Que la conducta sea desarrollada en forma pública, pacífica, continua y
normalmente acomodada a derecho.’

Artículo 116.-
1. Los actos del funcionario de hecho serán válidos, aunque perjudiquen al
administrado y aunque éste tenga conocimiento de la irregularidad de la
investidura de aquél.
2. La Administración quedará obligada o favorecida ante terceros por virtud
de los mismos."
Es decir que, aunque este funcionario sea de hecho, sus actuaciones serán
válidas. Estas irregularidades de investidura no generaran una nulidad absoluta en
el acto, esta será relativa.

Por incompetencia e ilegitimidad del sujeto.

La Ley General de Administración Publica (1978) establece lo siguiente:

Artículo 129.-El acto deberá dictarse por el órgano competente y por el


servidor regularmente designado al momento de dictarlo, previo
cumplimiento de todos los trámites sustanciales previstos al efecto y de los
requisitos indispensables para el ejercicio de la competencia.
Es decir, el acto debe ser dictado o llevado a cabo por el ente
correspondiente o cuando interfiere con las competencias de otro, en este caso se
dictará una nulidad relativa, esto porque el elemento está viciado no inexistente,
siendo relativo no pone freno al acto administrativo.

Vicios en relación al contenido.

El contenido o el objeto del acto jurídico pueden encontrarse viciado de las


siguientes maneras:

Por ser un objeto prohibido por la ley.

Se refiere al objeto que o contenido que es jurídicamente ilícito; un ejemplo seria la


ejecución de un delito, ya que este es un acción nula porque su contenido es
contrario a la ley.Se puede decir que este contenido u objeto es ilegitimo porque
estaría irrespetando lo que nuestra legislatura establece.

Por ser un objeto prohibido por la ley.

Si la ley (en sentido lato) dispone que un objeto determinado habrá de


dictarse ante una determinada situación de hecho, el acto estará viciado en
el objeto si a) se dicta ese objeto del acto ante una situación de hecho
distinta de la prevista por la ley, como b) si ante la situación de hecho
prevista por la ley, se dicta un distinto objeto del determinado por ella
(Gordillo, 1984, p.299).
Lo anteriormente citado se refiere a la existencia del vicio en el objeto
cuando se incumple la forma en la que debe producirse este en una situación de
hecho, esto cuando lo establezca nuestro orden jurídico.
Por ser un objeto impreciso.

El objeto o el contenido del acto jurídico deben ser siempre determinable, de lo


contrario se estaría ante un contenido obscuro, indeterminable, impreciso. Si en el
mejor de los casos esta obscuridad pudiese superarse se daría una nulidad relativa,
si no lo fuera se daría una nulidad absoluta.

Por ser imposible de hecho.

El contenido u objeto debe ser cierto física y jurídicamente. Esta imposibilidad puede
ser de tres maneras:

1. Por falta de la base personal: Cuando se establece una obligación personal


con un sujeto ya fallecido.
2. Por falta de la base material: Cuando el objeto en la cual el acto se basa no
es existente.
3. Por falta de la base jurídica: Por ejemplo, en el caso de que se aplique una
sanción disciplinaria a un sujeto que ya no es un funcionario público.

Vicios en relación a la forma.

La forma es la manera en el acto administrativo se comunica, el vicio en esta se


puede dar cuando no se cumple con la forma ya establecida por la Administración.
Esta desobediencia o falta de cumplimiento en la forma constituye un vicio de falta
grave la cual da paso a una nulidad absoluta.
Vicios en relación a la voluntad.

En cuanto a los vicios de la voluntad, estos comprenden los vicios de las voluntades
que dan paso al acto administrativo. Estos se dan de tres maneras:

1. Los vicios en el origen de la voluntad: Cuando provienen de un funcionario


de hecho (de nombramiento irregular) o de una persona que no reúna los
requisitos que establece la ley.
2. Vicios en la preparación de la voluntad: Cuando se incumple las formalidades
requeridas para llevar a cabo la voluntad del acto administrativo.
3. Vicios en la emisión de la voluntad: Los vicios existentes durante el proceso
de difusión de la voluntad.

Clasificación de los Vicios del acto administrativo según su


gravedad.

Existe una relación de causa a efecto entre vicios y nulidades. Precisamente


la nulidad es la consecuencia jurídica que se impone ante la transgresión al
orden jurídico. Las nulidades actúan como antibióticos de la juridicidad, para
el saneamiento del anti derecho. Son un resultado obligado del
antecedente: los vicios jurídicos. Los vicios se clasifican, según la gravedad
e importancia que reviste la antijuridicidad en el caso concreto, en muy
graves, graves, leves y muy leves. Los vicios del acto administrativo, según
su gravedad, afectan la validez del mismo. Es inválido el acto administrativo
con vicios muy graves, graves y leves. El vicio muy leve no afecta la validez,
sin perjuicio de la responsabilidad del agente público. Los vicios que afectan
la validez del acto administrativo producen como consecuencia jurídica su
inexistencia, nulidad o (mutabilidad). La inexistencia corresponde al vicio
muy grave, la nulidad al vicio grave y la anulabilidad al vicio leve (Cijul, s.f,
p. 3).

Los vicios dan nacimiento a la figura de la nulidad, la doctrina nos habla de


tres tipos de clasificación de vicios, a los cuales se le atribuyen un tipo de nulidad
según sea el grado en el que se califique:
1. Muy grave: Acto inexistente, se puede asociar a la carencia total de
uno de los elementos esenciales para la conformación del acto
2. Grave: Nulidad absoluta, cuando están presentes todos los elementos
esenciales del acto, pero alguno de ellos cuente con algún tipo de vicio
3. Leve: Nulidad relativa, cuando se da inicio con el acto, pero este se
detecta un vicio que puede ser subsanado.

Nulidad Relativa

Según el artículo 167 contenido dentro de la Ley General de Administración Publica


(1978) se reconoce como nulidad relativa a aquella que se genera cuando alguno
de los elementos que constituyen al acto administrativo estén viciados, imperfectos.
Debe de mantenerse presente que, a pesar de la imperfección de estos, no se
impedirá la realización del fin de dicho acto. En caso de que el vicio impidiera la
ejecución del acto se estaría refiriendo a la nulidad absoluta.

Modelos o ejemplos de nulidad relativa.

Existencia de elementos constitutivos del acto administrativo


imperfectos.

Competencia.

Se presenta cuando nos encontramos con una incompetencia por razón de grado.
Es decir, cuando un ente inferior al grado necesario de competencia (conociendo
de su incompetencia ante el caso) resuelva asuntos correspondientes a un ente de
rango superior, sin la delegación que se lo permita.

Disposición legal que expresamente sancione con nulidad relativa


un determinado acto defectuoso o una omisión.

La Ley General de Administración Publica (1978), se refiere al enunciado


establecido anteriormente mediante el siguiente artículo:
Artículo 247.-

2. La comunicación defectuosa por cualquier otra omisión será


relativamente nula y se tendrá por válida y bien hecha si la parte o el
interesado no gestionan su anulación dentro de los diez días posteriores a
su realización.

3. No convalidarán la notificación relativamente nula las gestiones de otra


índole dentro del plazo indicado en el párrafo anterior.

Es decir, si al omitir algún elemento en la comunicación no se presente una nulidad


absoluta, será entonces relativa, continuando entonces con la validez de la misma.
Esto tomando en consideración que el interesado no proceda al proceso de
anulación durante el periodo de tiempo establecido.

Características de la nulidad relativa.

1. El acto de nulidad relativa se considerará licito y legítimo, produciendo los


efectos correspondientes mientras este no sea anulado o declarado ilegitimo
por las vías jurisdiccionales correspondientes. La Ley General de
Administración Publica (1978) establece lo anteriormente mencionado
mediante el artículo citado a continuación:

Artículo 176.

1. El acto relativamente nulo se presumirá legítimo mientras no sea


declarado lo contrario en firme en la vía jurisdiccional, y al mismo y a su
ejecución deberá obediencia todo administrado.

2. La desobediencia o el incumplimiento del acto relativamente nulo


producirá responsabilidad civil y, en su caso penal, del administrado (art.
176).
2. Los efectos producidos en el acto de nulidad relativa son limitados. Estos
subsistirán mientras no venzan los términos de impugnación o en el caso en
el cual el acto sea convalidado o saneado.
3. De acuerdo a lo establecido en el artículo 178 de la Ley General de
Administración Publica (1978) cuando un acto de nulidad relativa se anula sus
efectos serán producidos a futuro a menos de que sea necesario el efecto
retroactivo para la prevención de daño alguno al destinatario del acto a
terceros o por el bien e interés público.
4. La responsabilidad civil recaerá sobre la Administración, librando al servidor
público de esta a menos de que se compruebe que la ejecución del acto se
deba a un acto de dolo o culpa grave. La Ley General de Administración
Publica (1978) estipula lo anteriormente mencionado bajo el articulo
redactado a continuación:

Artículo 177.- La ejecución del acto relativamente nulo producirá


responsabilidad civil de la Administración, pero no producirá
responsabilidad de ningún tipo al servidor agente, sino cuando se
compruebe que ha habido dolo o culpa grave en la adopción del acto.

5. No se da responsabilidad penal hacia el servidor público en el caso de


ejecutar un acto de nulidad relativa.
6. La nulidad relativa no puede ser declarada de oficio por un juez, esta debe
ser invocada.
7. Según el artículo 174, inciso 2 de la Ley General de Administración Publica
(1978) cuando se dé la anulación de oficio de un acto de nulidad relativa, debe
existir una justificación por motivo de oportunidad, especifico y actual. De igual
manera el artículo establece que esta anulación debe ser de forma
discrecional.
8. El acto relativamente nulo puede subsanarse por convalidación o
saneamiento, estas con un efecto retroactivo a la fecha de vigencia del acto.
9. El acto relativamente nulo puede subsanarse por conversión con efectos
hacia futuro.

Formas de subsanar el acto relativamente nulo.

Convalidación.

La Ley General de Administración Publica (1978), se refiere al concepto de


convalidación a través del siguiente artículo.

Artículo 187.-

1. El acto relativamente nulo por vicio y en la forma, en el contenido o en la


competencia podrá ser convalidado mediante uno nuevo que contenga la
mención del vicio y la de su corrección.

2. La convalidación tiene efecto retroactivo a la fecha del acto convalidado.

Según el artículo anterior la convalidación será la forma de subsanar


utilizada cuando se esté ante un vicio de forma. Esta se verificará por un nuevo acto
administrativo que contenga mención expresa del vicio y de la corrección aplicada
a este.
Este nuevo acto contara con los defectos del acto anterior ya debidamente
corregidas, logrando con este hecho rectificar el acto anterior.
Es de suma importancia recalcar que la convalidación solo puede
efectuarse en los actos de nulidad relativa, nunca en aquellos que se clasifiquen
como una nulidad absoluta debido a la gravedad de sus vicios.

Saneamiento.

El saneamiento se presenta cuando se preserva el acto que haya cometido una


omisión en cuanto a las formalidades sustanciales en las que se requería la
autorización de otro órgano o la solicitud del individuo administrado, pudiendo
presentarse las formalidades omitidas.
La Ley General de Administración Publica (1978) decreta mediante su
artículo 188 las siguientes consideraciones de importancia a continuación:

Artículo 188

1. Cuando el vicio del acto relativamente nulo consista en la ausencia de


una formalidad sustancial, como una autorización obligatoria, una propuesta
o requerimiento de otro órgano, o una petición o demanda del administrado,
éstos podrán darse después del acto, acompañados por una manifestación
de conformidad con todos sus términos.

2. Lo anterior no podrá aplicarse a la omisión de dictámenes ni a los casos


en que las omisiones arriba indicadas produzcan nulidad absoluta, por
impedir la realización del fin del acto final.

3. El saneamiento producirá efecto retroactivo a la fecha del acto saneado.

Resumiendo lo anteriormente mencionado se puede evidenciar que no


puede darse el saneamiento cuando las omisiones de formalidades sustanciales
sean graves dando paso a una nulidad absoluta. Además, conforme a lo establecido
en el último inciso, se establece que al igual que la convalidación, el saneamiento
producirá efectos retroactivos conforme a la fecha del correspondiente acto
saneado.

Conversión.

En lo que respecta a la conversión, un acto de nulidad relativa (también se da en


casos de nulidad absoluta) podrá ser objeto de conversión, cuando la
Administración así lo declare expresamente.

Conforme a lo prescrito anteriormente es de suma importancia el conocer el artículo


correspondiente a este medio de subsanamiento, este encontrado en la Ley General
de Administración Publica (1978) bajo el numeral a continuación:
Artículo 189.-

1. El acto inválido, absoluta o relativamente nulo, podrá ser convertido en otro

válido distinto por declaración expresa de la Administración a condición de

que el primero presente todos los requisitos formales y materiales del último.

2. La conversión tiene efecto desde su fecha.

En este caso el acto relativamente nulo se convertirá en un acto valido que reunirá
los elementos, o requisitos formales y materiales del primero, es decir el de nulidad
relativa.
Referencias

Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica (1978). Ley General de


Administración Publica.

Recuperado de https://www.pgr.go.cr/transparencia/control-
interno/compendio-de-normativa/ley_general_administracion_publica/

Cijul. (2010). Convalidación, Saneamiento y Conversión del Acto Administrativo.


Recuperado de

https://cijulenlinea.ucr.ac.cr/portal-investigaciones.php?x=Mjc0OQ==

Cijul. (2007). Vicios del Acto Administrativo.

Recuperado de

https://cijulenlinea.ucr.ac.cr/portal-investigaciones.php?x=Mjc0OQ==

Gordillo, A. (2013). Teoría General de Derecho Administrativo.

Recuperado de https://www.gordillo.com/pdf_tomo8/tomo8.pdf