Anda di halaman 1dari 2

Con la misma ilusión, con más experiencia, con energía potenciada, comenzamos a transitar hoy el

nuevo ciclo escolar 2016.

Sin olvidar el anterior ciclo 2015 y orgullosos de nuestros logros, seguiremos trabajando cada vez
con mayor entusiasmo para no defraudar las expectativas de las familias que nos han elegido.
Sean bienvenidos todos: docentes, familiares y especialmente ustedes, chicos, que son el motor de
nuestras iniciativas y quienes le dan sentido a todo cuanto hacemos.
Sean especialmente bienvenidos los alumnos de primer año para quienes pido un cálido aplauso.

Queridos alumnos de primer año, comienza para ustedes una nueva etapa que será fantástica. Si hasta
ahora ha estado buena la vida, ¡no se imaginan lo que viene! Es cierto, habrá cosas que serán un poco
más complicadas: tendrán que aprender a hacerse cargo de sus acciones y las consecuencias de las
mismas, tendrán que ir adquiriendo cada vez más autonomía, ya no estarán “las seños” que los
conocen del derecho y del revés y que les tienen tanta paciencia. El vínculo con los profesores será
diferente y las exigencias mayores. Pero a cambio, irán adquiriendo eso que hace que la vida tenga
sentido: INDEPENDENCIA. Empezarán a decidir por sí mismos y a convertirse en lo que ustedes
decidan ser. Durante los próximos años se educarán para transformarse en la persona que serán para
siempre. Durante los próximos cinco años de la escuela secundaria recibirán conocimientos que los
ayudarán a desenvolverse en la vida, pero, por sobre todas las cosas, los iremos acompañando y
orientando en la formación de su personalidad y en la definición de sus valores.

Queridos chicos de primero, crecer no es fácil y a veces duele, pero es maravilloso. Disfruten y
aprovechen al máximo los años del secundario. Cuenten con nosotros: directivos, profesores,
preceptores que estaremos aquí siempre que nos necesiten y tengan la certeza de que, en la medida en
que ustedes sepan hacerse cargo de sus responsabilidades, el tránsito por el secundario será muy feliz
y quedará grabado en sus mentes y sus corazones como una etapa de sus vidas que realmente valió la
pena.
Queridos papás de primero, sé que no lo pueden creer: ¡YA ESTÁN EN LA SECUNDARIA!
¿CÓMO PUDO HABER PASADO TODO TAN RÁPIDO? Con la misma celeridad transcurrirán los
próximos cinco años. Eso sí, serán años de mucha acción. Los que tienen hijos mayores saben de qué
estoy hablando… Los que inauguran la adolescencia con estos jovencitos que hoy empiezan primero,
a armarse de paciencia. Háganse a la idea de que la adolescencia es un “barajar y dar de nuevo”.
Todas las certezas comenzarán a tambalear, el mínimo orden que pudimos ponerle a nuestras vidas se
alterará con hábitos y horarios insólitos, esas dulces criaturas para quienes los padres eran sus héroes
más admirados se convertirán, por momentos, en enemigos íntimos. Pero no los voy a alarmar el
primer día, ya tendremos oportunidad de encontrarnos y entrar en detalles… Lo cierto es que hoy
comenzamos a transitar juntos una etapa en la que el objetivo predominante de padres y docentes es
hacer de estos niños buenas personas, ciudadanos honorables, estudiantes capacitados y trabajadores
competentes. Para lograrlo, será muy importante que padres y docentes estemos siempre del mismo
lado. Consensuando, acordando, conciliando. Los enemigos de nuestros hijos no están en el colegio.
Están en la calle, están en el mundo, y para defenderse de ellos los tenemos que preparar con amor e
inteligencia.
Queridos papás de primero, hoy me entregan niños. Dentro de cinco años les devolveremos casi
hombres y mujeres. Hechos y derechos. Durante los próximos cinco años les sucederán a estos
jovencitos muchas de las cosas que marcarán sus vidas para siempre. Estemos permanentemente ahí,
atentos, dejándolos crecer, permitiéndoles ser, pero pendientes. Ellos se harán los grandes, se sentirán
omnipotentes, pero seguirán siendo vulnerables y necesitarán de nosotros todo el tiempo. A no bajar
los brazos…
También les doy la bienvenida a los alumnos de todos los otros cursos:
• Al bochinchero segundo ¡Qué bueno volver a verlos! ¿Vieron? Ya no son los más chicos. Ayuden
mucho a los de primero y denles los consejos que más les puedan servir para facilitarles las cosas.
Trabajen mucho, charlen menos y sigan siendo tan inteligentes y creativos como siempre.
• A los terceros: ¡Bienvenidos!!!! ¡Qué altos y hermosos están! Espero que tengan un año muy feliz y
productivo. Sigan alimentando el cariño mutuo y el espíritu de grupo que los caracteriza, pero eso sí,
estudien mucho: en esta nueva secundaria cada año es más difícil que el anterior, a no descuidarse…
• A los cuartos: ¡Suerte! Durante los próximos dos años tendrán que formarse para continuar con
éxito estudios terciarios y universitarios y eso demandará un gran esfuerzo. Pónganle onda y energía
desde el comienzo y no se dejen estar, así evitaremos todos los disgustos.
• Y a ustedes, mi querido quinto, les deseo de todo corazón que transiten este último año de escuela
secundaria con alegría y en la certeza de que todo cuanto suceda dejará sus huellas. Han crecido
mucho, ya son casi hombres y mujeres. Cuenten con nosotros, sus docentes, para apuntalarlos y
ayudarlos y superar esas debilidades que provocan inseguridad. Aquí estamos. Todavía tenemos un
año durante el cual “La Dopazo” seguirá siendo el sitio donde sus requerimientos serán escuchados y
continuaremos acompañándolos para que a partir del año próximo las cosas sean más sencillas.
¡Suerte y buen año, quinto!

Recibo con un afectuoso abrazo a los alumnos nuevos que se suman a casi todos los cursos. También
a sus familiares. Gracias por elegirnos. Espero que se sientan cómodos y no defraudemos sus
expectativas. Les pido a los compañeros de todos ellos que los reciban con cordialidad y los ayuden a
adaptarse a la escuela.
Gracias a todos.
¡FELIZ CICLO 2016!