Anda di halaman 1dari 2

Anemia

La anemia se define como la disminución de la concentración de hemoglobina (Hb) de la sangre, y constituye una de
las causas más frecuentes de consulta clínica. La OMS ha establecido los rangos de referencia normales dependiendo
de la edad y sexo. De acuerdo a estos criterios la anemia está presente cuando la hemoglobina se encuentra por debajo
de 13g/L en los hombres o 12g/L en las mujeres. Según este criterio, unánimemente aceptado, existe anemia cuando
la concentración de hemoglobina en sangre se halla por debajo de los límites establecidos por la OMS,
independientemente de que la concentración de eritrocitos sea normal o incluso elevada por la variación de tamaño
que experimentan estos.
Es importante considerar que la anemia no se trata de una enfermedad sino más bien de la expresión de un trastorno o
enfermedad subyacente; por lo tanto aparece como un signo o síntoma.
Las anemias pueden clasificarse por criterios morfológicos o etiológicos. Las anemias son microcíticas (<80 fl), normo
o macrocíticas(>100 fl), dependiendo del volumen corpuscular medio (VCM). También se mide la cantidad media de
hemoglobina en cada hematíe (HCM). Si la HCM es baja, la anemia es hipocrómica (<28 pg); y dependiendo de la
concentración de la misma puede ser normocrómica o hipercrómica (>32 pg).
Anemia ferropénica
La anemia ferropénica obedece a una disminución de la concentración de hierro en el organismo, y presenta un
desarrollo progresivo en el que intervienen varias etapas caracterizadas por una disminución gradual de hierro en los
depósitos y del tamaño eritrocitario
1. Ferropenia prelatente. Se caracteriza por la desaparición del hierro de reserva (hierro medular). En esta etapa
la concentración de hierro circulante (sideremia) puede ser normal y sólo puede hallarse disminuida la ferritina
plasmática como reflejo de la ausencia de hierro de reserva.
2. Ferropenia latente. Caracterizada por el descenso del índice de saturación de la transferrina(IST). En esta
etapa la sideremia es variable aunque generalmente disminuida al igual que la ferritina plasmática. Aumento
del porcentaje de microcitos con VCM inferior a 60 fL.
3. Eritropoyesis ferropénica. Se caracteriza por un descenso de la concentración de hemoglobina, microcitosis
e hipocromía (anemia microcítica-hipocrómica). En esta etapa suele observarse una disminución de todas las
magnitudes sanguíneas relacionadas con el metabolismo del hierro (sideremia, ferritina e IST).
Las necesidades de hierro del organismo humano varían con la edad y el sexo. Las causas fisiológicas de anemia
ferropénica obedecen siempre a un aumento de las necesidades de hierro debido a un mayor consumo (crecimiento
corporal, lactancia y embarazo) o a un aumento de las pérdidas (menstruación). En ocasiones, a estos factores
fisiológicos puede añadirse una alimentación inadecuada (pobre en carne y vitaminas). Entre las causas patológicas de
ferropenia destacan la hemorragia digestiva, la mala absorción y la hemolisis.
Los hallazgos hematológicos son: microcitosis e hipocromía, reducción de hierro y ferritina séricos (para distinguirla
de los rasgos talasémicos) y falta de depósitos de hierro demostrada por frotis de médula ósea.
Anemia megaloblástica
Existe macrocitosis cuando los eritrocitos tienen un tamaño superior al normal, lo que se traduce en un aumento del
volumen corpuscular medio (VCM > 98 fL). Cuando la macrocitosis va acompañada de anemia (anemia macrocítica)
obedece, prácticamente siempre, a un trastorno madurativo de la serie eritropoyética (megaloblastosis) casi siempre
debido a un déficit de factores vitamínicos, esencialmente, cobalamina (vitamina B12) y folato.
Entre las observaciones hematológicas encontramos:
• Anemia macrocítica (leucopenia y trombocitopenia en la anemia megaloblástica grave), hipersegmentación del
núcleo del neutrófilo (desplazamiento a la derecha), macroovalocitos, asincronismo, se observan megaloblastos en la
extensión de médula ósea y hay concentraciones séricas bajas de vitamina B12 o reducción del contenido eritrocito de
folato.