Anda di halaman 1dari 20

LA SITUACIÓN DE LA SALUD

MENTAL EN MÉXICO
UN PROFUNDO REZAGO

JUNIO DE 2017
Guadalajara, Jalisco, México
LA SITUACIÓN DE LA SALUD MENTAL EN
MÉXICO;
UN PROFUNDO REZAGO

Psic. Luis Eduardo Baltazar Arias


Director de la División de Psicología Clínica.
Guadalajara, Jalisco, México, junio de 2017

Presentación
Hablar de salud mental en México remite a la mayoría de las persona a pensar
irónicamente en problemas que afectan la salud mental de alguna persona, una pareja,
una familia o una comunidad, en lugar de tener en cuenta los factores que llevan al
mantenimiento de un equilibrio, de una paz y de relaciones saludables y nutricias.
Los problemas de Salud Mental, están, por otro lado, lamentablemente muy
posicionados en la jerga de la poblaci ón, términos como depresión, suicidio, ansiedad,
bipolaridad, psicosis, neurosis, anorexia, bulimia, estrés, adicciones, bullying,
esquizofrenia y violencia, por sólo mencionar algunos de los más populares. Términos
que a su vez están generalmente mal empleados por el grueso de la población, la cual
se encuentra mal informada sobre los criterios diagnósticos para su uso técnico.
Es muy común darse cuenta por medio del flujo de la información principalmente por
notas de programas televisivos de noticias, cómo es que la población se entera de
“breves” fragmentos de información sobre los problemas de salud mental citados
anteriormente, algunos menos por la información vertida en programas radiofónicos
sobre los temas en cuestión; un porcentaje muy bajo por tener acceso a notas
periodísticas y un porcentaje aún menor los que tienen acceso a información técnica
por medio de revistas impresas o electrónicas.
Por lo que no es extraño escuchar frases como “mi prima está deprimida por su
divorcio”, “mi hijo es víctima de bullying”, “mi vecina es anoréxica”, “su tío es
esquizofrénico por las drogas”, entre otras perlas que se pueden escuchar en lo
cotidiano.
Lo anterior sin tener en cuenta la diversidad de factores que se mezclan para que las
condiciones de un problema o un trastorno se puedan diagnosticar por un profesional
de la salud. Y a la vez por un gran subregistro por parte de las autoridades en salud,
educación y seguridad pública.
De acuerdo al portal de la Organización Mundial de la Salud (OMS por sus siglas en
español) “la salud mental abarca una amplia gama de actividades directa o
indirectamente relacionadas con el componente de bienestar mental incluido en la
definición de salud que da la OMS: «un estado de completo bienestar físico, mental y
social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades».
Está relacionada con la promoción del bienestar, la prevención de trastornos mentales y
el tratamiento y rehabilitación de las personas afectadas por dichos trastornos.”
(http://www.who.int/topics/mental_health/es/)
Pero en México, esta promoción del bienestar sólo es membrete de algunas
administraciones gubernamentales y la prevención de trastornos mentales se reduce a
esporádicas e intrascendentes acciones, que están lejos de ser programas y estrategias
reales para el tratamiento de las problemáticas que afectan a la población. Con
respecto al tratamiento y rehabilitación se puede poner en duda cuando los centros de
atención a problemas de salud mental se reducen a unas cuantas dependencias en
cada entidad.

Legislación En Salud Mental


De acuerdo con el documento: “ESTRATEGIA DE COOPERACIÓN DE LA
ORGANIZACIÓN PANAMERICANA DE LA SALUD/ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA
SALUD CON MÉXICO. 2015-2018” (publicado por la propia OPS en el 2015).
México es uno de los países con mayor desarrollo a nivel regional y el Índice de
Desarrollo Humano (IDH) lo coloca entre los países de desarrollo humano alto.
En el país concurren en forma simultánea una serie de transiciones, entre ellas la
demográfica, epidemiológica, econ ómica, social y política. A su vez las reformas
estructurales propuestas por el Poder Ejecutivo y aprobadas por el Poder
Legislativo están orientadas a estimular el desarrollo económico y para cerrar en
forma progresiva y continua las brechas de inequidad y desigualdad social. Estos
nuevos desafíos demandan mayor agilidad, calidad y capacidad de respuesta del
Sistema Nacional de Salud para los temas de su competencia.
El Sistema Nacional de Salud, bajo la rectoría de la Secretar ía de Salud, se
encuentra en un proceso de transformación en busca de una mayor
convergencia funcional entre las diferentes instituciones que lo conforman, que
permita alcanzar mayores niveles de eficiencia y eficacia al reducir por un lado la
fragmentación institucional prevalente y, por el otro, disminuir las inequidades y
desigualdades existentes y avanzar así hacia un acceso universal a servicios de
salud de calidad homogénea para todos los mexicanos.
(Estrategia de Cooperaci ón de la Organización Panamericana de la
Salud/Organización Mundial de la Salud con México. 2015-2018, México 2015, P. 3)
Situación que contrasta con la realidad puesto que sólo cinco (5) entidades cuentan con
legislación en la materia: Ciudad de México, Jalisco, Michoacán, Morelos y Sonora.
Otras cinco (5) cuentan con iniciativas para legislarla: Nuevo León, Querétaro de
Arteaga, Chihuahua, Coahuila, y Puebla de los Ángeles, además de una iniciativa
federal para la Ley General de Salud Mental en México. Mientras que los restantes
veintidós (22) estados carecen de leyes o iniciativas sobre el tema.

La Problemática Sociodemográfica

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señalan que en el 2015
la poblaci ón en México era de 121, 005, 816 personas.

(http://www.beta.inegi.org.mx/temas/estructura/)

Mismos que no cuadran con lo reportado en su cuadro resumen, pues en este señalan
que la población en el 2015 fue de 119, 530, 753.
(http://www3.inegi.org.mx/sistemas/temas/default.aspx?s=est&c=17484)
Es decir, en datos publicados por una misma institución hay una diferencia de 1, 475,
063 personas que desaparecen, o aparecen, según la interpretación.

Esto es una muestra del subregistro que tienen las instituciones


como el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el
Consejo Nacional de Población (CONAPO), tan sólo por
mencionar algunos.

Lo anterior resalta la importancia de contar con estadísticas


confiables para poder tomar en cuenta los registros de
incidencias y poder tener estimaciones confiables con
respecto de las personas que acuden a atención a las
instituciones de salud dependientes del Estado, lo cual a su
vez sólo nos darían una muestra de la problemática en salud mental que presentan las
y los habitantes de este país.

Los Problemas de Salud Mental


De acuerdo con el Plan de Acción Integral sobre Salud Mental de la OMS:

Los determinantes de la salud mental y de los trastornos mentales incluyen no


solo características individuales tales como la capacidad para gestionar nuestros
pensamientos, emociones, comportamientos e interacciones con los dem ás, sino
también factores sociales, culturales, económicos, políticos y ambientales tales
como las políticas nacionales, la protecci ón social, el nivel de vida, las
condiciones laborales o los apoyos sociales de la comunidad. La exposición a las
adversidades a edades tempranas es un factor de riesgo prevenible bien
establecido de los trastornos mentales.

Dependiendo del contexto local, algunas personas y grupos sociales pueden


correr un riesgo significativamente mayor de sufrir problemas de salud mental.
Entre estos grupos vulnerables se encuentran (aunque no siempre) miembros de
las familias que viven en la pobreza, las personas con problemas de salud
crónicos, los niños expuestos al maltrato o al abandono, los adolescentes
expuestos por vez primera al abuso de sustancias, los grupos minoritarios, las
poblaciones ind ígenas, las personas de edad, las personas sometidas a
discriminaciones y violaciones de los derechos humanos, los homosexuales,
bisexuales y transexuales, los prisioneros o las personas expuestas a conflictos,
desastres naturales u otras emergencias humanitarias. La actual crisis financiera
mundial es un excelente ejemplo de factor macroeconómico que genera recortes
en la financiación, a pesar de la necesidad simultánea de más servicios sociales
y de salud mental debido al aumento de las tasas de trastornos mentales y
suicidio, así como a la aparición de nuevos grupos vulnerables, como los jóvenes
desempleados. En muchas sociedades los trastornos mentales relacionados con
la marginación y el empobrecimiento, la violencia y el maltrato doméstico, el
exceso de trabajo y el estrés suscitan una creciente preocupación,
especialmente para la salud de la mujer.
(Plan de acción sobre salud mental 2013-2020.P. 9)

Estos párrafos muestran lo multifactorial de la problemática de la salud mental a nivel


mundial, apoyándose en los distintos sectores que pueden influir para la presencia o
cronificación de los problemas de salud mental y trastornos mentales, en los cuales se
citan sólo algunas de las condiciones que pueden agravar el nivel de vida de este
sector poblacional y sus familias. Puesto que, cuando existe la presencia de
sintomatología de alguna o varias problemáticas se piensa generalmente en la “persona
afectada” o en “la persona sintomática” sin tomar en cuenta que su familia también se
encuentra envuelta en esa sintomatolog ía, al convertirse en el primer círculo de apoyo -
en el mejor de los casos- de la persona con sintomatología, diagnosticada o no, o, en el
primer círculo agravamiento, principalmente por el desconocimiento y discriminación –
en el peor y más común de los casos-.

Lo cual se ve reflejado de acuerdo a cifras otorgadas por la Dra. María Elena Medina
Mora, Directora del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, en su
Conferencia Magistral: “El Impacto de la Salud Mental en el País”1.

1
Conferencia Magistral: “El impacto de la salud mental en el país” Dictada el 26 de mayo del 2017 en la Ceremonia de
entrega del Premio Mexicano de Psicolog ía y Conmemoración del Día Nacional del Psicólo go organizada por la
Federaci ón Nacional de Colegios, Sociedades y Asociaciones de Psicólo gos de México , A. C., en la s in stalaciones
de la Cámara de Diputados en la Ciudad de México . Lámina 25.
En el

mismo Plan de Acción Integral de la OMS se menciona lo siguiente:

11 Las personas con trastornos mentales presentan tasas


desproporcionadamente elevadas de discapacidad y mortalidad. Así, por ejemplo,
las personas con depresión mayor o esquizofrenia tienen una probabilidad de
muerte prematura un 40% a 60% mayor que la poblaci ón general, debido a los
problemas de salud física, que a menudo no son atendidos (por ejemplo,
cánceres, enfermedades cardiovasculares, diabetes e infección por VIH), y al
suicidio. A nivel mundial, el suicidio es la segunda causa más frecuente de
muerte en los jóvenes.

Lo cual va de la mano con las estadísticas registradas por el INEGI que muestran las
siguientes cifras con respecto al suicidio a nivel nacional en los siguientes años: 2010
(5,012), 2011 (5,718), 2012 (5,550), 2013 (5,909), 2014 (6,337), 2015 (6425)

(http://buscador.inegi.org.mx/search?q=Suicidio&site=sitioINEGINS&client=INEGI_DefaultNS&proxystyles
heet=INEGI_DefaultNS&getfields=*&filter=1&sort=date%253AD%253AL%253Ad1&ie=UTF-8&oe=UTF-
8&tlen=260&entsp=a__inegi_politicaNS)

Por
otra
parte
en el
portal
del
tema
de Depresión de la misma OMS se puede leer lo siguiente:
Ginebra/Washington, 30 de marzo de 2017 (OMS/OPS)- La depresión es la
principal causa de problemas de salud y discapacidad en todo el mundo. Según
las últimas estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de
300 millones de personas viven con depresión, un incremento de más del 18%
entre 2005 y 2015. La falta de apoyo a las personas con trastornos mentales,
junto con el miedo al estigma, impiden que muchos accedan al tratamiento que
necesitan para vivir vidas saludables y productivas.

En las Américas, cerca de 50 millones de personas vivían con depresión en 2015,


alrededor del 5% de la población. "La depresión nos afecta a todos. No
discrimina por edad, raza o historia personal. Puede dañar las relaciones,
interferir con la capacidad de las personas para ganarse la vida, y reducir su
sentido de la autoestima", señaló la Directora de la Organización Panamericana
de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne. Sin embargo, dijo, "incluso la depresión
más grave se puede superar con un tratamiento adecuado”.

Una de las barreras para buscar tratamiento son los prejuicios y la discriminación.
"El continuo estigma asociado con la enfermedad mental fue la razón por la que
decidimos nombrar nuestra campaña Depresión: hablemos", sostuvo el director
del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS, Shekhar
Saxena.
(http://www2.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=13102%3Adepression-
lets-talk-says-who-as-depression-tops-list-of-causes-of-ill-health&catid=740%3Apress-
releases&Itemid=1926&lang=es)
En concordancia, la Dra. Medina Mora en su Conferencia Magistral del 26 de mayo 2,
aporta lo siguiente:

En cuya imagen se
puede ver claramente el
impacto económico que
tiene la depresión no
sólo para las personas que
tienen la sintomatología,
sino la influencia que
tienen en el detrimento de la economía familiar y por supuesto el impacto a nivel de
productividad para las instituciones y empresas del país.

Por otro lado se puede relacionar el impacto de los problemas de Salud Mental con
otros problemas de índole biológico, y problemas multifactoriales como el alcoholismo,
citando nuevamente el Plan de Acción sobre Salud Mental 2013- 2020
12 Los trastornos mentales influyen a menudo en otras enfermedades tales como
el cáncer, las en-fermedades cardiovasculares o la infección por el VIH/sida, y se
ven influidos por ellas, por lo que requieren servicios y medidas de movilizaci ón
de recursos comunes. Por ejemplo, hay pruebas de que la depresión predispone
al infarto de miocardio y a la diabetes, que a su vez aumentan la probabilidad de
sufrir depresión. Muchos factores de riesgo, tales como el bajo nivel
socioeconómico, el consumo de alcohol o el estrés, son comunes a los trastornos
mentales y a otras enfermedades no transmisibles. También hay una
considerable coincidencia entre los trastornos mentales y los trastornos por

2
Conferencia Magistral: “El impacto de la salud mental en el país” Dictada el 26 de mayo del 2017 en la Ceremonia de entrega del
Premio Mexicano de Psicología y Conmemoración del Día Nacional del Psic ólogo organizada por la Federación Nacional de
Colegios, Sociedades y Asociaciones de Psic ólogos de México, A. C., en las instalaciones de la Cámara de Diputados en la Ciudad
de México. Lámina 4
consumo de sustancias. Tomados en su conjunto, los trastornos mentales,
neurológicos y por consumo de sustancias se cobran un alto precio, y
representaban un 13% de la carga mundial de morbilidad en 2004. Por sí sola, la
depresión representa un 4,3% de la carga mundial de morbilidad, y se encuentra
entre las principales causas mundiales de discapacidad (un 11% del total mundial
de años vividos con discapacidad), sobre todo entre las mujeres. Las
consecuencias económicas de estas pérdidas de salud son igualmente amplias:
en un estudio reciente se calculó que el impacto mundial acumulado de los
trastornos mentales en términos de pérdidas económicas será de US$ 16,3
billones entre 2011 y 2030.3

De acuerdo a los resultados de la Encuesta Nacional de Adicciones realizada en el 2011.


Se muestran los siguientes resultados:
Al analizar el promedio de la edad de inicio del consumo de alcohol (Gr áfica 1),
este valor es a los 18 años y se ha mantenido estable de 2008 a 2011. Por sexo,
se distinguen variaciones, particularmente en los hombres, ya que en ellos se dio
un decremento significativo en este periodo, debido a que la media de edad en
2008 fue a los 16.95 años y en 2011 disminuyó a los 16.62 años. En las mujeres, la
media de edad fue similar en las dos encuestas, permaneciendo alrededor de los
19 años.
(http://www.conadic.salud.gob.mx/pdfs/ENA_2011_ALCOHOL.pdf)

Los cuales nos muestran que la edad de inicio de consumo de alcohol cada vez es a
menor edad en general, siendo en hombres la edad de inicio, aproximadamente a los 16
años, mientras que las mujeres inician a los 19 años.

Quizá estos datos no parezcan muy contundentes, o problemáticos, pero cuando se


trazan líneas de conexión entre problem áticas como depresión, consumo de alcohol y
suicidio se pueden encontrar datos muy alarmantes. Cabe señalar que la encuesta es
del 2011 y se publicó en el 2012, lo cual podría generar sesgos importantes en la
actualidad.

Otro párrafo del Plan de Acción sobre Salud Mental de la OMS muestra la relación
existente entre los problemas de salud mental y la economía de las familias.
13 Con frecuencia, los trastornos mentales hunden a las personas y a las familias
en la pobreza. La carencia de hogar y la encarcelación impropia son mucho más
frecuentes entre las personas con trastornos mentales que en la población
general, y exacerban su marginaci ón y vulnerabilidad. Debido a la
estigmatización y la discriminación, las personas con trastornos mentales sufren
frecuentes violaciones de los derechos humanos, y a muchas se les niegan
derechos económicos, sociales y culturales y se les imponen restricciones al
trabajo y a la educación, así como a los derechos reproductivos y al derecho a
gozar del grado más alto posible de salud. Pueden sufrir también condiciones de
vida inhumanas y poco higiénicas, maltratos físicos y abusos sexuales, falta de
atención y prácticas terapéuticas nocivas y degradantes en los centros sanitarios.
A menudo se les niegan derechos civiles y políticos, tales como el derecho a
contraer matrimonio y fundar una familia, la libertad personal, el derecho de voto
y de participación plena y efectiva en la vida pública, y el derecho a ejercer su
capacidad jurídica en otros aspectos que les afecten, en particular el tratamiento
y la atención Así, las personas con trastornos mentales suelen vivir situaciones
de vulnerabilidad y pueden verse excluidas y marginadas de la sociedad, lo cual
representa un importante impedimento para la consecución de los objetivos de
desarrollo nacionales e internacionales. La Convención sobre los derechos de las
personas con discapacidad, vinculante para los Estados Partes que la han
ratificado o se han adherido a ella, protege y fomenta los derechos de todas las
personas con discapacidad, incluidas las que padecen trastornos mentales e
intelectuales, y también estimula su inclusión plena en la cooperación
internacional, y en particular en los programas internacionales de desarrollo.

Ante esta situación en el portal de la OMS para el año 2017 Hablemos de Depresión,
sobre las acciones que se deben implementar se puede leer entre otros el siguiente
texto:

Un aumento en la inversión también es necesario. En muchos países, no hay, o


hay muy poco, apoyo disponible para las personas con trastornos de salud
mental. Incluso en los países de ingresos altos, casi el 50% de las personas con
depresión no reciben tratamiento. En promedio, sólo el 3% de los presupuestos
de salud de los países se invierte en salud mental, variando de menos del 1% en
los países de bajos ingresos al 5% en los países de altos ingresos.

La inversión en salud mental beneficia el desarrollo económico. Cada dólar


invertido en la ampliaci ón del tratamiento para la depresión y la ansiedad
conduce a un retorno de 4 dólares en mejor salud y habilidad para trabajar. El
tratamiento por lo general implica una psicoterapia o medicación antidepresiva o
una combinación de los dos. Ambos enfoques pueden ser proporcionados por
trabajadores de salud no especializados, siguiendo un curso corto de
capacitación y utilizando la Guía de Intervenci ón de mhGAP de la OMS. Más de
90 países -23 de ellos de las Américas-, de todos los niveles de ingresos, han
introducido o ampliado programas que proporcionan tratamiento para la
depresión y otros trastornos mentales usando esta guía.

La falta de acción es costosa. Según un estudio dirigido por la OMS, que calculó
los costos de tratamiento y los resultados de salud en 36 países de ingresos
bajos, medios y altos durante los 15 años que van de 2016 a 2030, bajos niveles
de reconocimiento y acceso a la atenci ón de la depresión y otros trastornos
mentales comunes, como la ansiedad, resultan en una pérdida económica global
de un billón de dólares cada año. Las pérdidas son incurridas por los hogares,
los empleadores y los gobiernos. Los hogares pierden financieramente cuando la
gente no puede trabajar. Los empleadores sufren cuando los empleados se
vuelven menos productivos y son incapaces de trabajar. Los gobiernos tienen
que pagar mayores gastos de salud y bienestar.
En las Américas, casi 7 de cada 10 personas con depresión no reciben el
tratamiento que necesitan. "Debemos actuar ahora para cerrar la brecha que
separa a las personas con trastornos mentales de los servicios de salud que
necesitan", abogó la jefa de la Unidad de Salud Mental y Abuso de Sustancias de
la OPS/OMS, Dévora Kestel.

Nuevamente, haciendo un cruce con la información que proporcionó la Dra. Medina


Mora 3, se
puede ver lo

siguiente:

3
Conferencia Magistral: “El impacto de la salud mental en el país” Dictada el 26 de mayo del 2017 en la Ceremonia de
entrega del Premio Mexicano de Psicolog ía y Conmemoraci ón del Día Nacional del Psicólogo organizada por la
Federaci ón Nacional de Colegios, Sociedades y Asociaciones de Psicólo gos de México , A. C., en las instalaciones
de la Cámara de Diputados en la Ciudad de México . Lámina 40
Por otro lado se encuentra otro de los problemas cruciales en México y en el mundo,
con respecto al número de profesionales especializados en la promoción, prevención e
intervención en problemas de salud metal.

15 El número de profesionales sanitarios especializados y generales que se


ocupan de la salud mental es manifiestamente insuficiente en los países de
ingresos bajos y medios. Casi la mitad de la población mundial vive en países en
los que, por término medio, hay un psiquiatra para atender a 200 000 o más
personas; otros prestadores de atención sanitaria mental capacitados para
utilizar las intervenciones psicosociales son aún más escasos. Del mismo modo,
la proporción de países que disponen de pol íticas, planes y legislación sobre la
salud mental es mucho más elevada entre los de ingresos elevados que entre los
de ingresos bajos; por ejemplo, solo el 36% de las personas que viven en países
de ingresos bajos están amparadas por una legislación en materia de salud
mental, en comparación con el 92% en los países de ingresos elevados.
(http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/97488/1/9789243506029_spa.pdf?ua=1. P. 11)

Es de llamar la atención que la OMS se refiera sólo a los psiquiatras y no mencione a


las y los profesionales de la psicología, y más propiamente de la psicología clínica y de
la salud, que son las que pueden tener mayor impacto en las áreas anteriormente
mencionadas de promoción, prevención e intervención.

Sobre todo por el hecho de que son pocas las plazas en instituciones como la
Secretaría de Salud, el IMSS, ISSSTE y la Secretaría de Educación, por sólo mencionar
algunas de mayor incidencia.

Secretarías de Gobierno
Por ejemplo en la página de datos del Gobierno Federal (al cual envían todas las
páginas de las dependencias como la Secretaría de Salud, Secretaría de educación, del
Trabajo y Previsión Social), al buscar la correspondencia “psicólogos empleados”,
muestra el mensaje “no hay categorías, nivel de gobierno, etiqueta, organizaciones, o
grupos que coincidan con esta búsqueda”, al menos en la sección de datos abiertos al
público.
(https://datos.gob.mx/busca/dataset?q=Psic%C3%B3logos%20empleados&)
Instituto Mexicano del Seguro Social
En la Página del Instituto Mexicano del Seguro Social por su parte en el área de
transparencia se puede acceder a los documentos: “informe de servicios personales
2015” e “Informe de labores 2016”.

En el Informe de servicios personales 2015, al revisar la información se puede encontrar


en el numeral 3.4 Distribución de plazas presupuestarias por Tipo de Servicio, se
encuentra una tabla comparativa del 2014 y 2015 en la que se señalan las plazas que se
tienen para el personal, con un total de 410, 546 trabajadores en el 2015, en el que se
encuentran: enfermeras (107 414, en el 2015), paramédicos(69,706, en el 2015), médicos
(62,053 en el 2015), médicos residentes (10,796 en el 2015), por mencionar algunos, pero
no existe –o al menos no lo reportan- la plaza de psicólogo o psicóloga.

Lo mismo sucede con el numeral 3.5 Servidores públicos con puestos de mando y
homólogos y con el numeral 3.6 Servicios profesionales por honorarios.
http://www.imss.gob.mx/sites/all/statics/pdf/informes/2016/2016_InfServiciosPersonales2015.pdf

Mientras que en el Informe de labores 2015 – 2016, el rubro de salud mental no existe o
no se reporta como alguna de las acciones que haya realizado el personal del Instituto
en menci ón.

http://www.imss.gob.mx/sites/all/statics/pdf/informes/2016/2016_informe_labores_activid
ades.pdf

Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores


Por su parte, en el portal WEB del ISSSTE, en la pestaña “Datos abiertos”, se puede
encontrar un apartado y liga denominado “Inventario estadístico de datos del ISSTE”,
que abre una pestaña por años. Al abrir el inventario del 2016, en el capítulo 13. Del
Personal, se puede ver en el numeral 13.2.1 un documento en formato Excel, con la
información del personal con que cuentan. Encontrando los siguientes datos: Total de
trabajadores: 102, 676, total de personal médico: 22,182, enfermeras: 22,629,
paramédicos: 12,298, administrativos: 22,283, personal profesional: 146 (este último no
especifica a qué tipo de profesión se refiere).

http://www.issste.gob.mx/datosabiertos/anuarios/anuarios2016.html#cap13

De la misma manera que en la información publicada por el IMSS, el ISSSTE tampoco,


muestra en sus informes que cuente con personal de psicología contratado de base.
Datos estadísticos referentes a los motivos de consulta a nivel
Nacional
De acuerdo con la Dra. Medina Mora en la misma presentación ya citada, menciona los
trastornos de ansiedad como los problemas de mayor prevalencia en personas de 18 a
65 años de edad como lo muestra en las láminas siguientes:

Mismos datos que no están publicados en el portal del Instituto Nacional de Psiquiatría
que ella dirige. Por lo cual se podrían poner en duda. Puesto que no se especifica si
estos datos son referentes a las personas que atienden en el Instituto o son producto de
algún estudio a nivel nacional detectado por medio de las instituciones por entidad
federativa que cuentan con atención a la Salud Mental.

Algunas conclusiones
• Los registros de población son insuficientes e incompletos, lo que no permite
establecer parámetros comparativos con respecto de los porcentajes de atenci ón
a la poblaci ón en general y a la población con alguna afectación en la salud y en
la salud mental en específico.
• Las instituciones oficiales en la prestación de servicios de salud no cuentan con
personal capacitado y especializado contratado suficiente para poder brindar
atención a la población.
• Las instituciones oficiales en la prestación de servicios de salud no cuentan con
personal capacitado y especializado contratado suficiente para poder brindar
servicios de asesoría e implementación de programas de promoción de la salud
mental o de prevención de problemas y psicotrastornos a la población.
• Las Instituciones de Salud a nivel nacional, estatal o municipal no cuentan con
algún área especializada para la implementación de un sistema de recopilación
de información de las dependencias adscritas que proporcionen servicios en
salud mental en sus distintos niveles.
• Falta de legislación estatal sobre salud mental, ya que sólo 5 entidades de 32
cuentan con ley de salud mental.
• Falta de revisión y actualización de la legislación vigente con respecto a la salud
mental y sus presupuestos.
• Falta un registro a nivel nacional de las Instituciones de Educación Superior (por
lo menos las oficialmente registradas) que cuenten con centros de servicio,
clínicas universitarias o consultorios universitarios.
• Falta implementar un registro nacional universitario que permita el vaciado de
datos de las problemáticas por las que la población solicita los servicios de salud
mental.
• Falta un sistema nacional de registro y vaciado de información de las y los
profesionales de la salud mental dedicados a la práctica privada de información
estadística diagnóstica producto de su ejercicio privado.

Referencias
• http://www.who.int/topics/mental_health/es/
• Estrategia de Cooperación de la Organización Panamericana de la
Salud/Organización Mundial de la Salud con México. 2015-2018, México 2015.
• http://www.beta.inegi.org.mx/temas/estructura/
• http://www3.inegi.org.mx/sistemas/temas/default.aspx?s=est&c=17484
• Plan de acción sobre salud mental 2013-2020
• Conferencia Magistral: “El impacto de la salud mental en el país” Dictada el 26 de
mayo del 2017 en la Ceremonia de entrega del Premio Mexicano de Psicología y
Conmemoración del Día Nacional del Psicólogo organizada por la Federación
Nacional de Colegios, Sociedades y Asociaciones de Psicólogos de México, A. C.,
en las instalaciones de la Cámara de Diputados en la Ciudad de México.
• http://buscador.inegi.org.mx/search?q=Suicidio&site=sitioINEGINS&client=INEGI_De
faultNS&proxystylesheet=INEGI_DefaultNS&getfields=*&filter=1&sort=date%253AD
%253AL%253Ad1&ie=UTF-8&oe=UTF-8&tlen=260&entsp=a__inegi_politicaNS
• http://www2.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=13102%3A
depression-lets-talk-says-who-as-depression-tops-list-of-causes-of-ill-
health&catid=740%3Apress-releases&Itemid=1926&lang=es
• http://www.conadic.salud.gob.mx/pdfs/ENA_2011_ALCOHOL.pdf
• https://datos.gob.mx/busca/dataset?q=Psic%C3%B3logos%20empleados&
• http://www.imss.gob.mx/sites/all/statics/pdf/informes/2016/2016_InfServiciosPersonal
es2015.pdf
• http://www.imss.gob.mx/sites/all/statics/pdf/informes/2016/2016_informe_labores_acti
vidades.pdf
• http://www.issste.gob.mx/datosabiertos/anuarios/anuarios2016.