Anda di halaman 1dari 9

Magia de combate, por Joseph

Max

Se define a la Magia de Combate como el uso de técnicas mágicas para hacer


daño a otra u otras personas. El amor y la guerra son los pasatiempos preferidos del
animal humano, la Magia agresiva esta probablemente en segundo puesto luego de
los hechizos de amor en el ranking de popularidad de las prácticas mágicas.
Es probable que muchos de aquellos con experiencia en la Magia no estén para
nada de acuerdo con la publicación un articulo como este . Algunos magos
aborrecen la Magia de Combate, y es algo de lo que nunca se debe hablar, excepto
cuando el tema viene acompañado de una advertencia calamitosa para evitar tal
práctica a toda costa. Clichés como el de "dar armas cargadas a los niños" con
seguridad serán sermoneados a montones. No estoy de acuerdo con la analogía.
Sería más exacto describirlo como el dar a un niño una caja con todas las piezas
necesarias para construir un arma, junto con la pólvora, plomo , etc. Es totalmente
inverosímil que un principiante pueda ensamblar las piezas transformándolas en
alguna cosa peligrosa para sí mismo u otra persona . Cuando se haya acumulado el
conocimiento necesario para construir algo peligroso, el estudiante también sabrá
evitar darse un disparo en el pie.
Lo demás son consideraciones éticas de gente armada con las armas de la Magia.
Personalmente, comparo esto con las distintas enseñanzas de cualquiera de las artes
marciales. Es muy raro oír hablar de cinturones negro karatekas buscando pleitos por
la calle sin ninguna razón o participando en peleas de bares.
Como artistas marciales, la mayoría de los magos con suficiente poder como para
dañar a cualquier persona :

1. A) Tienen mejores cosas en las cuales ocupar su tiempo.


2. B) Han llegado a saber que por lo general hay maneras más eficientes de
ocuparse de situaciones potencialmente violentas
3. C) Han alcanzado una mente y carácter equilibrados y la autodisciplina que
hace de la violencia sin sentido algo poco atractivo.

Habrá siempre excepciones a la regla, por supuesto. Pero tales psicópatas son
personas muy hábiles, y encontrarán siempre alguna manera de infligir miseria a otros
tanto si practican la Magia o no.
Uno se debe aproximar a la agresión por medios mágicos con la misma actitud de
seriedad que uno le brinda a cualquier otra forma de ataque agravado. Si uno no
puede concebir el utilizar violencia física contra un enemigo, tampoco se podrá
ejercerla psíquicamente. Cualquier cobarde puede fanfarronear de estar blandiendo
un arma, pero será totalmente incapaz de afrontar las consecuencias de apuntarle a
alguien y volarle la cabeza.

Las maldiciones mágicas no han sido solamente conocidas por infligir graves daños a
sus blancos previstos, pero a cualquier otra cosa que se encuentre próximo al blanco
también -- y muy a menudo en lugar de al blanco elegido. La violencia mágica
(como cualquier otra forma de violencia) es un instrumento extremadamente poco
preciso. La desventaja más grande del ataque mágico es su exactitud
exasperadamente mala. Todas estas connotaciones negativas se multiplican cuando
dos o más magos se atacan. Peter Carroll la describió de forma muy exacta como
una lucha a duelo con granadas de mano.
Conozco a un poderoso mago o que una vez me dijo que su trabajo de combate
preferido era el "La evocación mayor del Magnun 357 entre los ojos." Él dijo que
nunca falla. Hablado sin embargo en broma, sería sabio tener en cuenta esta
anécdota cuando se considere el uso de la Magia de Combate. Si uno no puede
aceptar el uso del tipo de hechizo de mi amigo ", no tiene sentido el considerar el uso
de cualquier otro.
Ser forzado a una situación donde el recurrir a la violencia es la única opción
disponible es el fruto de planes erróneos y estupidez. Muy a menudo, esto significa
que la situación ha llegado a tal punto de descontrol que en realidad ya está
perdida. Mucho antes de alcanzar tal punto, el mago astuto habrá encontrado los
medios para explotar las debilidades del adversario para beneficio propio, o como
último recurso, manipular a sus enemigos de tal forma que los mismos se vuelvan poco
dispuestos o incapaces de ejercer un ataque. Como Sun Tzu dijo en el "Arte de la
Guerra", la "excelencia suprema en la guerra es la capacidad de derrotar al enemigo
sin la necesidad de librar batalla."
De todas formas, va a haber situaciones en que la agresión mágica será la única
línea de conducta razonable y prudente. A menudo una contraofensiva o aún un
ataque preventivo será lo adecuado, si solo se trata de mantener al enemigo en su
lugar. Pero tenga presente que esto debe ser encarado con la misma actitud
delicada y cuidadosa que se merece el manejo de armas mortales, y la
responsabilidad que cualquier delito conlleva. Hacerlo de otra manera es arriesgarse
a sufrir el temido "efecto bumerán" de la leyenda popular.

"El Efecto Bumerán o Kármico"


Contrario a la creencia popular, la opinión del autor es que tales efectos no son
debido a una cierta "Ley moral universal" que limita de ésta forma el uso de la Magia
guerrera. Al menos en mi experiencia, tales "certezas kármicas" como la ' Ley de triple
retribución' Wiccana, en la cual cualquier daño hecho por medios mágicos volverá a
su autor en forma triplicada, parece raramente funcionar. ¡De hecho, sin incluir la
reencarnación como parte de tal filosofía, es dolorosamente obvio que aquel que
esta constantemente dañando a la gente es dejado absuelto por los dioses tan a
menudo como que los buenos mueren jóvenes! Los antiguos paganos conocían
mejor todo este asunto de dejar la retribución y justicia humanas en manos de los
dioses, contrariamente a sus imitadores modernos.
Una mucho mas acertada explicación, una que considere la dudosa naturaleza de
tal rebote kármico, es que los propios miedos del mago atacante y sus complejos de
culpa inconscientes crean un vínculo recíproco entre la víctima y el victimario. Por
consiguiente, lo único que el mago logra es invocar su propia Némesis así como la del
enemigo. Esto significa que para evitar ser la víctima de sus propios ataques mágicos,
uno debe encontrar la manera de privarse de toda compasión una vez se haya
concretado los dispuesto.
Este efecto psicosomático es empleado con total éxito por muchos cultos neo-
paganos y órdenes de "Magia Blanca" imponiendo de esta manera un código moral
arbitrario entre sus seguidores, y así probablemente evitar que el joven y agitado
mago usurpe el poder que la alta jerarquía tiene. Virtualmente todos los que integren
"La orden interna" de adeptos serán informados de que tales leyes como la "Ley de
retribución triple" son simplemente ideadas para evitar que los neófitos "lastimen a
alguien" - esto en realidad quiere decir "alguien" que pertenezca al atrincherado
liderazgo de tal Orden.
El otro lado de la moneda es que, algunos practicantes solitarios o en grupo de
"Magia Negra" van lanzando hechizos aquí y alla con una total indiferencia de las
potenciales consecuencias. Como el matón del colegio, acometen contra alguien
más grande y más malo que ellos mismos. O los vínculos mágicos que se forjan en el
proceso se convierten posteriormente en cadenas de culpabilidad y paranoia que los
hunden en el hoyo mortuorio de su propio ego. La muerte, la desgracia extrema o la
locura incontrolable son los resultados habituales. Que los ataques mágicos
frecuentemente están montados por motivos de venganza puede también ser una
explicación a la opinión de que el combate mágico no está libre del peligro de traer
destrucción sobre uno mismo. La venganza está emocionalmente cargada de todos
los motivos posibles de violencia, y tal emoción invocará indefectiblemente su
contrario dual, la compasión, en la mente subconsciente. Si la venganza es el motivo
de uno, sería sabio explorar otras posibilidades de acción, por ejemplo ataduras.
Magia Práctica de Combate
La Magia de Combate se puede subdividir en dos categorías básicas, a las cuales
llamaremos por los nombres de Roja y Negra; podían también ser llamadas "Magia de
Guerra" y "Magia de Muerte" respectivamente. Los medios para evitar los efectos de
rebote dañinos son diferentes para cada tipo, y adaptado a cada estilo según lo
detallado en las siguientes secciones.

Magia Roja
El factor que se destaca en la Magia Roja es que no se practica en secreto. En
hecho, su eficacia está en directa proporción a lo descaradamente obvio de su
ejecución. La forma clásica es el "maldecir en la plaza pública" de las antiguos
cuentos de brujas malvadas; La vieja y horrible hechicera que hecha una maldición
sobre la víctima delante de muchos testigos - a veces cuando la bruja esta a punto
de ser ejecutada en la horca. Quizás el trabajo más célebre de Magia Roja de la
historia es el de Jaques DeMolay, líder de los místicos Caballeros Templarios , quien fue
condenado a muerte en 1314 por el Papa Clemente V y el rey Phillip IV de Francia por
brujería y herejía. Fue desde la horca que él maldijo a ambos, declarando que
morirían dentro de un año. Ambos hombres estaban muertos en el plazo de seis
meses.
Sin embargo, no es cuestión de exponerse uno mismo ante los ojos públicos como el
agresor.
La forma más clásica de Magia Roja es cuando la víctima es el destinatario de un
sigilo de aspecto repugnante enviado por correo, encuentra una "muñeca vudú"
clavada en la puerta o a un gato muerto que cuelga del árbol del jardín delantero.
La clave está en que la víctima esté absolutamente segura de que esta siendo
víctima de un ataque mágico. Esto tiene ventajas y desventajas. La ventaja es que
dependiendo del estado mental del enemigo, el miedo y la paranoia generada por
la certera sospecha de que uno está en la lista Negra de un mago puede ser una
arma muy eficaz. De hecho, los psicólogos catalogan a este efecto psicosomático
como la suma total de la eficacia de un ataque mágico. Sin embargo, se ha sabido
de muchos casos comprobados de escépticos totales sucumbiendo a los efectos de
alguna maldición. Esto es porque es muy dudoso que incluso el incrédulo más
materialista esté totalmente libre de la gran carga supersticiosa la cual todos los seres
humanos han heredado. Esto hace la situación de la víctima aun peor, porque
vacilarán en tomar cualquier medida prudente para contrarrestar el ataque.
La desventaja es que un enemigo advertido es un enemigo con las defensas altas.
Como cualquier ciudadano de Haití puede decirle, la manera de ocuparse de la
maldición de un médico brujo es ir a consultar a otro médico brujo para que la
contrarreste - lo cuál es posible solo si uno sabe de antemano que a sido maldecido.
La Magia Roja es la Magia de la guerra, y la llave para el éxito es la agresión maniaca
y el incremento de emociones de odio hasta el punto de llegar al trance gnóstico. Las
danzas guerreras de varias culturas primitivas son ejemplos excelentes de esta
técnica. El ritual de quema de efigies es otro ejemplo operativo, como lo es el clavar
alfileres a "muñecos vudú". Mientras que éstos pueden ser métodos de direccionar la
gnosis de forma efectiva, la identificación directa del enemigo en el proceso es lo
que expone al mago al riesgo de contragolpe. Para aquellos que de todas formas
están decididos a declararle la guerra a un enemigo, aquí va una segunda
consideración a tomar en cuenta - un soldado asume siempre que cualquier misión
de combate puede dar lugar a su propia muerte, así como a la del enemigo. Pero
para la mayoría que fueran a hacer uso de la Magia de Combate, sería preferible
sobrevivir y mantenerse ilesos más bien que morir como un mártir.
Para evitar esto, es mejor sigilizar al enemigo en un símbolo abstracto, y acumular las
emociones requeridas de odio y maldad enfocando la atención en cualquier otra
cosa mas bien que en el objetivo o blanco en si mismo. Entonces cuando se alcanza
la gnosis, el sigilo se destruye ritualmente y la voluntad es dirigida sin la conexión
consciente, evitando asi el peligro de la "retribución psíquica".

El Rayo del Caos: Una Operación de Magia Roja


Para aquellos que fantasean con magos lanzando con sus manos rayos mágicos a sus
adversarios, esto es lo mas parecido (al menos en este plano de existencia.)
Recuerde, esta operación no se limita a ser utilizada contra simples individuos, sino
que es también eficaz contra entidades tales como corporaciones, instituciones
gubernamentales y grupos mágicos rivales.
Vestirse con los atuendos de un guerrero es altamente eficaz - el ropaje de batalla, las
máscaras y la pintura ceremoniales de guerra de las culturas tribales chamánicas son
ejemplos de los métodos que sus guerreros utilizaban para alcanzar el estado gnóstico
de trance necesario para el combate, y el cual puede ser utilizado por el mago con
gran eficacia. Si las vestimentas típicas de ciertas tribus indígenas no le sirven para
invocar el espíritu marcial, pruebe usar el casco, cargadores y armas de fuego del
soldado moderno. Lo importante es encontrar un método que lo hagan sentir como
un guerrero.
Materiales: Papel y lápiz o pluma (para dibujar el sigilo gráfico), daga, fuego (una
hoguera pequeña o un envase incombustible para quemar el papel), velas, incienso
rojo de "Marte", una aguja limpia o dispositivo similar para extraer sangre de uno de
sus dedos.

Preparación: Con el método gráfico, cree un sigilo representando al enemigo o


enemigos. Después dibujar el sigilo, este es cargado untándolo con la sangre que uno
mismo se ha extraído. Entonces, usando el método de mantra, cree un canto
sigilizado con la declaración de intención detallando el horrible destino que le espera
a el enemigo (véase la sección Sigilos de éste sitio.)
Coloque varias velas Rojas en un círculo alrededor suyo y enciéndalas, al mismo
tiempo que quema copiosas cantidades de incienso. Si usted está a la intemperie y
no hay peligro que se produzca un incendio forestal, cree un circulo de fuego con
algún líquido inflamable alrededor suyo, siendo esto una técnica muy efectiva.
Procedimiento: Ahora viene la parte dura. Usted debe azotarse a sí mismo con un
violento frenesí, sin pensar en absoluto en su enemigo. Hay bastantes maneras de
hacer esto, pero todas implican situaciones nada placenteras. Aquí es donde la
memoria emocional entra en juego. Trate de recordar un momento de su vida en el
que usted estaba tremendamente enojado con algo. Invoque en su mente las
sensaciones que usted experimentó. Puede ser que necesite de la ayuda de alguien,
que deliberadamente le insulte o hasta le ataque físicamente (aquellos que sean
sadomasoquistas pueden considerar esto como una extensión de su juego y utilizar las
accesorios y técnicas que ya conocen.)
Mientras esto continúa, comience a cantar el mantra y a mirar fijamente o a visualizar
el sigilo del enemigo. ¡No piense en el sujeto! Una variación personal imitando las
danzas indígenas de guerra, incluso algún cliché Hollywoodense, puede ser usado
para ayudarle a llegar al filo de la "gnosis Roja", la cual inflama a uno con la correcta
cólera. Golpear la tierra u otros objetos con garrotes u otras armas, o hasta armas de
fuego o dispositivos explosivos puede ser eficaz para lograr el estado mental
apropiado.
A ésta altura del trance colérico, el sigilo será visualizado dentro de un triángulo
equilátero. Este triángulo viene a ser el fondo de una pirámide de tres lados, cuyo
ápice apunta hacia usted. Este es el rayo del caos. Cuando la gnosis llega a su
clímax, el triángulo se visualiza contrayéndose rápidamente de tamaño hasta
desaparecer. Aquí el rayo del caos se aleja de su punto-de-vista dirigiéndose de esta
manera hacia el blanco establecido. Para concluir, quémese el papel del sigilo,
preservando las cenizas. Embálelas en algún tipo de envase apropiado (por ejemplo
una caja Negra pequeña) que se entregará de alguna forma al enemigo- por correo
anónimo, clavándolo en su puerta a altas horas de la noche, etc. Ahora derrúmbese
sobre algo blando y haga que alguien le lance agua fría sobre su cuerpo. Para una
total eficacia y seguridad máxima de que no haya un efecto rebote , uno debe
hacer todo lo posible de no pensar en el enemigo a partir de este punto.

Magia Negra
"no hay nada bueno ni malvado, sino solo aquello que el pensamiento crea." - William
Shakespeare
En términos caóticos, la Magia Negra también se puede llamar de Muerte o Magia de
Entropía. Siendo Entropía la antítesis del Caos, de un modo en la que pudiera ser
considerada como antiética para la Magia del Caos. Sin embargo, cada herramienta
tiene sus aplicaciones, y la Magia del caos no reconoce ninguna fuerza moral a priori
en el universo manifiesto. El fuego puede cocinar su alimento o destruir su casa; la
moralidad no tiene nada ver con esto.
No toda la Magia Negra se utiliza para propósitos de combate. En ocasiones el mago
puede encontrarla útil para realizar lo qué se conocen como ritos de "Chod", ritual
para fingir su propia muerte (y asi superar el miedo) para iniciaciones o para
propósitos de destierro. Cuando el miedo a la muerte (o a una manera particular de
morir) se convierte en una obsesión, el mago puede recurrir a una versión ritualizada
de ella y por confrontación conquistar el miedo. Los ritos Chod, diseñados para
emular muerte y renacimiento son también altamente eficaces como ceremonias de
iniciación. Contrariamente a la Magia Roja, donde la clave del éxito está en la
agresión maníaca, los hechizos de entropía se debe echar con una actitud mental de
completa frialdad e impersonal carencia de emoción. La emoción de la batalla se
substituye por el deseo de nada más que una limpia, rápida y eficiente destrucción.
La ventaja más grande al usar la Magia Negra para los propósitos de combate es que
ésta es consumada de una forma secreta y oculta, y el objetivo o blanco no tienen a
nadie a quien culpar mas que a ellos mismos y/o a la simple mala suerte. La Magia
Negra es insidiosa por naturaleza, por eso, las precauciones que uno debe tomar
contra un rebote psíquico son muy importantes. El uso de servidores como "agentes"
diseñados para dirigir la intención entrópica al blanco es sumamente recomendada,
pues mantiene al mago "a un paso " del blanco. En armonía con esta actitud, puede
ser que usted note que la víctima prevista es nombrada aquí como el "blanco", más
bien que como el "enemigo" que es el nombre que usamos en la sección de Magia
Roja. Esto es para enfatizar la actitud imparcial que se debe mantener para trabajar
con eficacia y con seguridad con Magia Negra. En esencia, un trabajo de Magia
Negra es diseñado para acarrear información subconsciente al blanco, animándole
a que se destruya a sí mismo. Esto se puede manifestar a través de una gran
imprudencia que, tarde o temprano, dé lugar a un accidente serio o hasta fatal.
Puede también tomar la forma de negligencia hacia la salud o falta de atención
ante circunstancias peligrosas. En cualquier caso, el blanco será totalmente
inconsciente del hecho de que hay un trabajo de Magia detrás de todo esto, a
menos que sean ellos mismos magos o paranoicos extremos.
"Su Funeral" : Un Trabajo de Magia Negra
Ésta es una operación que entra en la definición de "Magia Comprensiva". Se
recomienda poseer algún objeto personal o que esté directamente conectado con
el blanco -- pelo, trozos de uñas, una prenda, etc. Si no, una fotografía, dibujo y/o
puede ser utilizada también una representación sigilizada del nombre del blanco.
El objetivo es llevar a cabo un entierro simbólico del blanco. Por supuesto que, para
realizar un entierro, es necesario un "cuerpo", así que esta operación es una variación
del tema del "Muñeco Vudú".
El rito se debe ejecutar a mitad de la noche en luna nueva, preferiblemente en un
sótano subterráneo. El cuarto entero se debe cubrir de negro, y encender solo velas
negras. Se debe quemar grandes cantidades de algún incienso perfumado sombrío
(Por ej. mirra o artemisa) de modo que el cuarto esté sofocante de humo.
Materiales: Arcilla para modelar; una caja de madera pequeña (con tapa separada)
con una forma similar a un ataúd pintado de negro y clavos.
Preparación: Con la arcilla, construya un muñeco de aspecto humano. Deje un
hueco en el centro, en el cual se pondrá el objeto personal del blanco. Tal hueco será
posteriormente rellenado con más arcilla y así cubierto. También se pude inscribir el
sigilo que representa el nombre del blanco sobre la superficie del muñeco.

Procedimiento: El tema básico de la escenificación de entierro de nuestro blanco


permite una amplia gama de procedimientos. En todos los casos, el muñeco se
coloca en el ataúd, se realiza un pequeño velatorio (acompañado con música
fúnebre, si es posible), se clava la tapa sobre el ataúd y se entierra. Consiga una
copia de una liturgia católica en una librería o biblioteca, vista trajes negros y
conduzca la ceremonia del entierro. Puede también escribir sus propios textos
litúrgicos -- las posibilidades son muchas.
Una vez que el muñeco es colocada en el ataúd y este cerrado, se debe entrar en
"Gnosis Negra". Esto se puede lograr con profunda meditación si usted tiene la
práctica suficiente -- Los fakires hindúes la usan para detener sus propios corazones.
Para el resto de nosotros, hay muchas variaciones como la "postura de la muerte" por
ejemplo . Sin importar la técnica, la meta es mantenerse completamente inmóvil
hasta el punto de "morir", aunque sea, por el más breve instante. Esta operación debe
ser realizada en su totalidad con una actitud fría e impersonal-- esto es
absolutamente esencial para evitar el contragolpe o rebote. El proceso de invocar la
muerte sobre el blanco no debería provocar mayores sentimientos que los que
provoca pisar una cucaracha. Si usted no puede manejar totalmente sus emociones,
muy probablemente debería evitar esta clase de operación en su totalidad.
Una advertencia: en este caso en particular, alcanzar la gnosis por agotamiento
sexual no es exactamente una buena idea. Conectar subconscientemente un
hechizo de muerte a su sexualidad pude dar lugar a asociaciones indeseadas que
podrían ser perjudiciales para su salud mental.

Antídotos
¿Qué se puede hacer si es uno mismo el que se encuentra en la posición del blanco o
receptor del hechizo? Recibir un sigilo de aspecto repugnante en el correo de la
mañana o encontrar una muñeca Vudú clavada a su puerta puede arruinarle su día.
¿Y qué acerca de aquellas tan dramáticas "guerras mágicas " entre magos o grupos
ocultistas?
La guerra mágica entre magos se emprende generalmente por dos posibles razones -
- celos profesionales, o para que sirva de ejemplo o advertencia a otros. Pero es raro
que se produzca un ataque mágico real. De hecho, mi experiencia es que, la gran
mayoría de las "guerras mágicas" no son provocadas por otra cosa que por el ego
inflado de aquellas personas con la cabeza llena de demasiadas fantasías y con un
exagerado sentido de la presunción. ¡Después de todo, ser la víctima de un ataque
mágico quiere decir que uno debe ser lo suficientemente importante y/o poderoso
para haber atraído tal atención negativa!
En el caso de que se produzca un ataque real, la situación comunmente es que
alguien está tremendamente enojado con usted por razones reales o imaginarias y a
decidido intentar maldecirle mágicamente. Tal decisión es incitada generalmente
por la poca habilidad que el sujeto tiene, de atacarle de cualquier otra manera (por
lo general por razones de simple cobardía) y por un deseo de seguir siendo anónima
y así evitar las represalias. Un atacante así raramente libra su batalla por un lapso
prolongado de tiempo -- tales ataques son casi siempre asunto de "un tiro".
Hay algunas cosas a tener en cuenta y que ayudan a mantener la paranoia
controlada. Es tremendamente difícil realizar Magia de combate eficaz, y uno tiene
que estar extremadamente motivado para lograr que funcione. Incluso para aquellos
que tienen las habilidades necesarias, es un proceso que requiere un tremenda
inversión de energía.

La primera y más importante línea de defensa es la confianza en si mismo y el


autocontrol del subconsciente del mago. Practicando un rito de destierro con
regularidad, tal como el Rayo Gnóstico , puede ser muy eficaz para mantenerse libre
de energías mágicas indeseadas, sean estas verdaderas o imaginarias. La práctica
regular de la meditación lo mantiene a uno en contacto con su propia psique y de
esta forma poder detectar cualquier influencia exterior antes de que tenga ocasión
de manifestarse. Los Servidores se pueden evocar como "guardias personales"; la
mayoría de los magos del Caos que conozco disponen de algunos servidores para
este propósito. Los parámetros de diseño exactos para los servidores defensivos
pueden ser desde "vigilantes" que sirven como sistema de advertencia temprana,
hasta señuelos diseñados para desviar influencias indeseadas o para evitar que
"encuentren" su blanco previsto.
Un ejemplo excelente de esto es el muñeco de "desvío", una variación del concepto
del muñeco vudú. Se crea un muñeco (como el que se describe en el rito "fúnebre"),
pero se dota con objetos personales propios del mago, más bien que el de un
enemigo. Se idea un ritual para cargarlo con fuerza absorbente y mágica dirigida
desde el exterior a su creador. El muñeco entonces se oculta en una lugar en donde
usted pueda hallarlo fácilmente por ejemplo su hogar, coche o lugar de trabajo. De
vez en cuando lo saca de su escondite y lo "limpia" por medio de rituales; por
ejemplo, sosteniéndolo debajo de un chorro de agua corriente limpia. ¡Sin embargo,
se deben tomar cuidados extremos para evitar que caiga en manos incorrectas!
¿Pero qué pasa si uno encuentra un sigilo muy desagradable, o algo tan grotesco
como un animal sacrificado ritualmente, en el umbral de su casa o con el correo de
la tarde?
¡Primero de todo, no se aterre! Pensamientos confusos y paranoicos son la cuña que
puede permitir que el encanto tome el control con más facilidad. El primer paso es
neutralizarlo lo más rápidamente posible. Debe ser removido, sin que tenga lugar
algún tipo de contacto con su piel.
Aquí están las contra medidas sugeridas: haga caer un paño negro encima de él y
envuélvalo al mismo tiempo que lo coge con cuidado. Tome alguna cinta Negra o
hilo de rosca y átelo dandole muchas vueltas alrededor. Tradicionalmente, un
triángulo ha sido utilizado por muchas culturas como "contenedor" de demonios,
espíritus malvados y similares; tome un pedazo grande del papel o de paño, dibuje un
triángulo en él y ponga el objeto en el centro. Ejercite su meta-creencia que este
triángulo va a frenarlo y neutralizarlo por lo menos temporalmente, y le dará la
oportunidad de investigar la forma de ocuparse del problema.
Lo que hay que hacer después depende de descubrir la naturaleza de la maldición.
Los métodos de adivinatorios, tales como el I Ching, pueden ser utilizados para
intentar determinar lo que el objeto representa y porqué fue enviado. A veces una
ofensa real o imaginaria que uno ha cometido contra alguna persona puede ser
rectificada o reparada de tal forma que sea posible desviar la energía del hechizo.
La naturaleza física del objeto da a veces pistas valiosas en cuanto a cómo
contrarrestar sus efectos. Por ejemplo, si el objeto consiste en un animal o partes de
animales (especialmente pollos o cabras) acompañado de sangre o cenizas de
tabaco, es probable que usted haya ofendido a un practicante de vudú. (cómo
diablos dejó que esto sucediera?). En ese caso el contraataque debería hacerse
trabajando con Vudú o con la ayuda de alguien que lo haga .
Otro ejemplo, un sigilo que incluye el símbolo de Marte (un trabajo de Magia Roja.)
Uno podría entonces idear una invocación de Marte solicitando asi la asistencia de la
forma divina en su aspecto puramente "positivo" para protección y autodefensa, que
cuando es realizada sobre el objeto, tiende a neutralizar el lado puramente negativo
del ataque marcial.
En todos los casos e independientemente de cuál elija, el paso final es quemar el
objeto con el paño, arrojando los restos a un lago, rio o mar. Puede cargar un sigilo
diseñado por usted y añadirlo al conjunto a destruir. Luego realice sus rituales de
destierro y mantenga a raya sus pensamientos controlando la imaginación
divagante. Y considere seriamente si desea o no extender el conflicto.
Simplemente el aparentar no haber sufrido ningún efecto perjudicial a causa de la
maldición, o incluso no haber notado los efectos en absoluto, es la cosa mas
exasperante que le puede hacer a su adversario. Como dijo el sabio, "Vivir bien es la
mejor venganza."

Imagen: W. A. Bouguereau: Dante y Virgilio en el Infierno.


Aviso: El autor (y los traductores y administradores de este sitio) no se responsabiliza
por el uso o el abuso de cualquiera de las técnicas y de los conceptos discutidos en
este capítulo. No asumen tampoco la responsabilidad de la irresponsabilidad de
cualquier persona lo bastante estúpida como para hacer un uso frívolo de la Magia
de Combate. Si usted no puede hacerse responsable de las consecuencias de sus
acciones, no la haga. Ha sido advertido.