Anda di halaman 1dari 4

Realismo Ofensivo John Mearsheimer

Porque los estados persiguen el poder

5 supuestos del sistema internacional:

1. El sistema internacional es anárquico: principio ordenador donde el sistema comprende estados


independientes sin autoridad central sobre ellos.
2. Las grandes potencias poseen capacidad de ofensiva militar: tienen la capacidad de lastimarse y
destruirse entre sí. Incluso si no hubiera armas, “los individuos en esos estados podrían todavía
usar sus manos y pies para atacar a la población de otro estado. Después de todo, por cada cuello
hay dos manos para estrangularlo”.
3. Un estado nunca puede estar seguro de las intenciones de otro estado: no se esta seguro de que
el otro no usara su capacidad militar para atacar al primero.
4. La supervivencia es el objetivo principal de las grandes potencias: Lo estados buscan mantener la
integridad de sus territorios y la autonomía de su orden político interno. Sin la supervivencia no
se pueden alcanzar otros objetivos menores.
5. Las potencias son actores racionales: están conscientes de su entorno externo y piensa
estratégicamente para sobrevivir en él.

Estos cinco supuestos juntos crean un fuerte incentivo en las grandes potencias para pensar y actuar de
manera ofensiva con relación a los otros. En particular hablamos de tres patrones de conducta: miedo,
autoayuda, y maximización de poder.

Conducta del Estado

Las potencias se temen entre sí, se miran con sospecha. Hay poco espacio para confianza entre
estados. El nivel de miedo varia entre tiempo y espacio, pero no puede ser reducido a un nivel trivial.
Todos son potenciales enemigos.

Los estados buscan garantizar su supervivencia, pues no hay una autoridad mayor que pueda
ayudarlos, no pueden depender en otros estados para preservar su seguridad. “En política internacional,
Dios ayuda a los que se ayudan”. El énfasis en la autoayuda no impide las alianzas entre estados, pero
estas son solo matrimonios temporales por interés.

Paga ser egoísta en un mundo de autoayuda. En estas circunstancias, los estados ven rápidamente
que la mejor manera de garantizar su supervivencia es ser el estado mas poderoso en el sistema. Mientras
mas poder relativo tenga un estado frente a sus rivales, será menos posible que esos rivales lo ataquen y
amenacen su supervivencia. La meta viene siendo llegar a ser hegemon.

Los estados se concentran en la distribución de poder, buscando maximizar el suyo a expensas


del de los demás. Se logra por medios económicos, diplomáticos y militares. La ganancia de poder por
parte de un estado representa la perdida de otro estado. La búsqueda de poder solo puede detenerse una
vez se sea hegemon, la razón viene siendo en la dificultad de medir que tanto poder relativo se necesita
tener frente a tus rivales para garantizar tu supervivencia. Incluso se dan casos donde una buena
estrategia puede darle la victoria a un estado menos poderoso frente a otro.

La segunda razón de seguir acumulando poder viene por la dificultad de calcular como se distribuirá el
poder de aquí a 10 o 20 años en el futuro. Las capacidades individuales de los estados varían mucho y es
difícil predecir los cambios en el balance del poder. Solo pueden garantizas su seguridad llegando a la
hegemonía, y eliminando cualquier posibilidad de una potencia rival que lo desafié. Los estados no se
convierten en garantes del status quo del poder hasta tanto no consigan dominar todo el sistema.

Esta lógica lleva a un mundo de constante competencia en seguridad, donde los estados están
dispuestos a mentir, engañar, y usar la fuerza bruta si les permite ganar ventaja sobre sus rivales.

El “dilema de seguridad” retrata muy bien la lógica del realismo ofensivo. Se refiere a que las medidas
tomadas por un estado para incrementar su propia seguridad usualmente disminuyen la de otro estado.
“La mejor defensa es una buena ofensiva”.

La búsqueda de poder se refiere a poder relativo, pues ella se comporta diferente a los estados
que buscan poder absoluto. Los estados en búsqueda de poder relativo les preocupa la distribución de la
capacidad material. Les preocupa obtener mayor ventaja en la obtención de poder que sus rivales.
Tienden a olvidar la obtención de poder propio si ello significa que su rival obtenga mayor poder que él.
En cambio, los estados que buscan maximizar su poder absoluto solo se preocupan en obtener poder sin
importar el de sus rivales. Están mas enfocados en amasar poder, en lugar de considerar el balance de
poder. En esta lógica el poder pasa de ser un medio para un fin (supervivencia), y pasa a ser el fin en si
mismo.

Agresión Calculada

No siempre se puede actuar bajo las intenciones ofensivas, la conducta no solo se encuentra
influenciada por lo que los estados quieren, sino también por su capacidad de realizar esos deseos.
Depende de la distribución del poderío militar entre las potencias. Las potencias con mayor poder militar
tienden a actuar de manera mas agresiva, debido a su capacidad e incentivo de hacerlo.

Las potencias enfrentadas a poderosos adversarios estarán menos inclinadas a considerar


acciones ofensivas, y mas preocupadas con defender el balance de poder existente ante el enemigo.

Las potencias no son agresores descerebrados, en cambio pesaran cuidadosamente en el balance


de poder y la posible reacción de los demás estados ante su jugada. Sopesaran los costos y riesgos frente
a sus posibles beneficios de una posible ofensiva. Pero, se pueden cometer errores ante la conciencia de
poseer información imperfecta sobre la cual se actúa. Los adversarios tienen incentivos para engañar con
relación a su verdadera fuerza y debilidades, al igual que sus verdaderas intenciones. La incertidumbre se
encuentra presente también, en cómo se desenvolverá el combate en cuanto al armamento y demás
elementos concernientes al desempeño de la guerra.

Algunos realistas defensivos van hasta el punto de sugerir que los impedimentos del sistema
internacional son tan poderosos que raramente las ofensivas tienen éxito, que las potencias que incurren
en ello terminan siendo castigadas. Por tanto, las potencias deberían mantener el balance de poder actual
y no tratar de cambiarlo.

Los realistas defensivos exageran la fuerza de los impedimentos en el sistema internacional, los
registros históricos desmienten el argumento de que raramente tienen éxito las ofensivas.
Límites de las hegemonías

Un estado hegemónico es aquel tan poderosos que domina todos los demás estados en el
sistema. Ningún otro estado tiene la capacidad militar de hacerle frente. Es el único gran poder en el
sistema.

Es el domino del sistema, interpretado usualmente como el mundo completo, sin embargo, puede
ser aplicado el termino del sistema en un modo mas reducido para referirse alguna región en particular.
Se puede entonces, distinguir entre hegemon global, aquel que domina el mundo, y hegemonías
regionales que dominan distintas áreas geográficas.

Es virtualmente imposible para cualquier estado alcanzar la hegemonía global. El principal


impedimento para la dominación mundial es la dificultad de proyectar el poder alrededor de todos los
océanos del mundo hasta el territorio de potencias rivales. Estados Unidos es la mayor potencia militar
del mundo, pero no domina Europa y el noroeste asiático de la misma manera que los hace en el
hemisferio occidental, tampoco presenta intenciones de hacerlo. Hay razones para creer que, el
compromiso del ejército americano en Europa y el noroeste asiático se marchitara en la próxima década.

Estados que alcanzan la hegemonía regional buscan prevenir el ascenso de otras potencias en las
demás regiones y que alcancen la hegemonía regional. Se prefiere tener dos potencias en la misma región
para mantenerlas ocupadas una frente a otra en lugar del hegemon distante.

Si un potencial hegemon surge, las otras potencias de la región podrían contenerlas, manteniendo
a salvo al hegemon distante. Si fracasan las potencias locales en contenerlo, el hegemon distante tomaría
medidas apropiadas para lidiar con la amenaza de ese estado. “Offshore Balancer”.

Poder y Miedo

El nivel de miedo que un estado le tenga a otro determina la severidad de su competición de


seguridad, al igual que la posibilidad de protagonizar una guerra. Estados temerosos buscaran mejorar su
seguridad y estará dispuesta a tomar medidas arriesgadas para asegurar esa meta.

Se presentan diferentes intensidades de miedo, varían de caso en caso. Mientras más poder un
estado tenga, mas miedo generara sobre sus rivales.

Se presenta la distinción de que es poder, distinguiendo entre poder potencial y poder real. El
poder potencial se basa en el tamaño de la población y el nivel de riqueza. Constituyen los pilares para el
poder militar. El poder real constituye su ejército (Poder terrenal) y fuerza naval.

Potencias rivales con capacidad nuclear tienen potencialmente menos miedo entre si que, el caso
donde no cuenten con el poderío nuclear. La lógica se funda en el poder de destrucción masiva de las
armas nucleares, ambas potencias serán menos propensas de librar una batalla nuclear.

Los grandes cuerpos de agua entre potencias rivales también disminuyen la capacidad ofensiva
ante la dificultad que representa esto.

La bipolaridad es la configuración de poder que genera menos miedo entre las potencias. Suele
haber un solido balance de poder entre las dos mayores potencias en él sistema.
La jerarquía de las metas de los estados

La meta principal es la supervivencia, pero también los estados persiguen metas no relacionadas
directamente con la seguridad, ejemplo la búsqueda de una mejor economía para proporcionar bienestar
a sus ciudadanos. La promoción de una ideología en el mundo, caso unión soviética y estados unidos con
el comunismo y la democracia.

Bajo el realismo ofensivo se reconocen estas metas, pero tiene poco que decir respecto a ellas,
salvo el hecho que los estados pueden perseguir dichas metas solo cuando la conducta requerida no entre
en conflicto con la lógica del balance de poder. Suele suceder que van de la mano esas metas no
relacionadas con seguridad, conectadas indirectamente con la expansión del poder.

Los estados raramente están dispuestos a gastar sangre y riquezas para proteger a una población
extranjera. Caso Somalia. El realismo no prescribe intervención en cuanto a derechos humanos, pero
tampoco los proscribe.

Cuando las grandes potencias confrontan una seria amenaza, en resumen, le prestan menos
atención a las ideologías mientras buscan alianzas.

Creando Orden Mundial

Los estados trabajan duro para persuadir en contra de guerras en las cuales podrían ser víctimas.
La construcción del orden mundial se mueve en base al calculo del poder relativo, en lugar de un
compromiso con un orden independiente de los estados y sus intereses.

La configuración del sistema internacional es la consecuencia involuntaria de la competencia por


la seguridad de las potencias, no por la organización de los estados por la paz.

Cooperación entre Estados

La cooperación resulta complicado producto de la búsqueda del poder relativo, llevando no solo
al interés de expandir el poder propio, sino estar interesado en que el otro no obtenga mayor beneficio
que uno. Aunque, la lógica del balance de poder puede llevar a los estados a cooperar en contra de
enemigos comunes.