Anda di halaman 1dari 3

COLORES Y EMOCIONES

19 noviembre, 2012 · de elsindromedelahojaenblanco · en Color my World, Con fundamento. ·

Los colores se pueden asociar con sentimientos, emociones o diferentes conceptos abstractos. Por ejemplo, el verde se
asocia al concepto de la sostenibilidad, la ecología, el azul a la tecnología o la limpieza, el rojo a la pasión, etc. Sin embargo
estas asociaciones son más o menos arbitrarias y cambiantes, y normalmente querremos transmitir el concepto de forma
independiente de una moda o tendencia. Se trata de que un color se escoja por una razón, porque transmite una sensación,
un sentimiento o una emoción, para que su elección sea parte de los conceptos que queremos asociar a una pieza creativa,
imagen corporativa o lo que necesitemos, lo que hará que esas emociones se puedan asociar al objeto que estamos creando.

La relación entre el color y las emociones es conocida desde hace tiempo. No solo porque la luz de un día o el tono de una
estancia puedan influir en nuestro estado de ánimo sino porque los colores que vestimos o utilizamos pueden tanto ser reflejo
de cómo nos sentimos como influir en nuestros sentimientos del día. Esta misma equivalencia sirve para escoger colores en
el proceso creativo, y el conocimiento de la relación color-emoción nos va a ayudar a transmitir nuestro mensaje de una
manera mucho más efectiva. Ajustar los sentimientos asociados a un determinado color nos proporcionará una herramienta
para llegar a resultados mucho más perdurables.

Situación de algunas emociones en la rueda de color


No es casualidad que los días luminosos nos sintamos con más fuerza y ánimos que los días grises y nublados. Por supuesto
que como criaturas diurnas preferimos la luz del sol, las temperaturas agradables nos activan y las altas/bajas presiones
también actúan, pero rara es la persona que no se desanima, aunque ligeramente, en los días plomizos… Esa misma relación
la podemos establecer al escoger un color en un trabajo o una imagen corporativa. Existen diversos estudios que relacionan
colores con emociones, pero la mayoría asocian las mismas emociones en los mismos colores básicos con ligeras diferencias.
También se asimila que la intensidad (entendida como menor luminosidad) del color es directamente proporcional a la
intensidad de la emoción.

La intensidad del color afecta a la intensidad de la emoción

Por tanto, si creamos un círculo cromático con todo el espectro visible y añadimos parámetros de luminosidad, dejando los
tonos de luminosidad baja en el centro del círculo y aumentando la luminosidad hacia fuera, podemos establecer una
correlación entre una determinada emoción y un color o una zona del espectro cromático y además añadir una intensidad a
esa emoción en función de su luminosidad.

Por ello, utilizar colores suaves, en la zona externa y más luminosa de la rueda de color, denota ambigüedad, baja
emotividad, incluso apatía, mientras que los colores intensos y oscurecidos tienden a expresar decisión, emociones intensas,
implicación personal… Esto lo debemos tener en cuenta a la hora de definir una gama cromática en un trabajo, y nos sirve
de guía para cumplir nuestro briefing.

Genéricamente se pueden establecer las siguientes relaciones entre colores primarios/secundarios y emociones básicas, así
como el blanco y el negro:

Luego la intensidad de la emoción básica y su “tono” dependerán de su posición en la rueda de color y cuán hacia dentro o
fuera se coloquen. Y de la misma manera que los colores se matizan según se acercan a otro (los primarios se combinan en
secundarios, luego en terciarios, etc), las emociones hacen lo mismo. Las del grupo de enfado, por ejemplo, pueden pasar
de la distracción a la frustración en función de si están cerca del morado o cerca del naranja. Y no es por casualidad que en
inglés “blue” signifique también “triste” ;-D. Gráficamente:
Este gráfico funciona como una guía genérica, pues luego debemos tener en cuenta las armonías y combinaciones de colores
así como la concordancia con otros conceptos asociados no emocionales, pero eso es parte de otro artículo. Así que de
momento nos quedaremos con dos conceptos básicos:

1. Los colores pueden estar asociados a emociones, y viceversa. Esto es

importante a la hora de escoger un color determinado en nuestros trabajos.

Y pueden estar en consonancia con otros conceptos no emocionales

asociados a esos colores.

2. La intensidad de esas emociones es directamente proporcional a la

intensidad del color. Los colores más intensos y oscuros se asocian a

emociones más intensas, a mayor implicación en las emociones, que los

colores claros.
REPORT THIS AD

REPORT THIS AD