Anda di halaman 1dari 3

COLONIZACIÓN MENTAL: LAS PERSONAS SOLO DICEN LO QUE ESTÁN

AUTORIZADOS A DECIR

Para Bourdieu, El concepto de Capital se estima a partir de la acumulación de cultura propia

de una clase, que heredada o adquirida mediante la socialización, tiene mayor peso en el

mercado simbólico cultural, entre más alta es la clase social de su portador, su dominación es

mayor; en este ensayo se analizará el lenguaje simbólico, que busca influir a través de los

diferentes capitales en los campos sociales, como influye en lo objetivo y subjetivo para

generar dominación en los individuos a través de la palabra.

A diferencia de Marx que sustenta su teoría del poder y la dominación a partir del capital

económico, Bourdieu considera que además del capital económico existen otros tipos de

capitales, como el capital social-simbólico, cultura y otros que en conjunto forman el “capital

Global” constituye por ende los campos o grupos sociales que limitan y fortalecen a los

grupos generando desigualdades y la autonomía real del campo de producción simbólica,

asegura el autor … El capital simbólico constituye uno de los instrumentos que intervienen de

modo central en la construcción de la representación del mundo social y es uno de los

recursos que se haya mas desigualmente distribuido. Las distinciones, en su calidad de

transfiguraciones simbólicas de las diferencia de hecho y más en general, los rangos, órdenes,

grados o todas las otras jerarquías simbólicas, son el producto de la aplicación de esquemas

de construcción que, como por ejemplo, los pares de adjetivos empleados para enunciar la

mayoría de las valoraciones sociales , son el producto de la incorporación de las estructuras a

las que se aplican y el reconocimiento de la legitimidad más absoluta no es sino la

aprehensión como natural del mundo ordinario que resulta de la coincidencia casi perfecta de

las estructuras objetivas con las estructuras incorporadas (Bourdieu, 1990: 293). De ello se
concluye, las relaciones de fuerza simbólicas, en las visiones del mundo social que

contribuyen a asegurar la permanencia de las relaciones de fuerza (Bourdieu, 1990: 293)

Es decir los grupos sociales o campus se agrupan para mantener el poder, el poder de lo

subjetivo y esta alienación inicia en la escuela, los individuos terminan pensando como sus

colonizadores, más aún heredan las categorías de los colonizadores o dominantes y las

reproducen en su capital social creando estructuras mentales que podemos evidenciar a través

de palabras como desarrollo/subdesarrollo, civilizado/salvaje, sur/norte potenciada por el

estado.

Las palabras, los gestos, las costumbres, nuestros hábitos corporales, los procesos de

socialización a lo largo de la vida las formas de “ser” en principio que deben ser

consideradas como innatas y espontaneas en los individuos simplemente son “ecos de las

palabras con una significación de sociedad y esto enmarca lo que el individuo dice,

constituyendo al lenguaje como ente dominador y el principal un instrumento de poder.

El concepto de “vida cotidiana” aportado por Bourdieu a la sociología, es un nuevo tema de

estudio para abordar las desigualdades y la lucha de las clases menos favorecidas; la

reproducción del capital simbólico dependen de las condiciones sociales de las que el

Habitus es producto a partir de la sociedad y de la familia que perpetúan su identidad

manteniendo distancias, relaciones de orden y contribuyendo así, en la reproducción de todo

el sistema de las diferencias constitutivas del orden social (Bourdieu, 2007b: 37).

El capital social vs capital global, sostiene en el tiempo y cambia a partir en la medida en la

que los dominadores sean estados o capitalistas, influyen en los campus sociales y habitus de
las sociedades a través de la modernización que rompe y elimina culturas a partir de lo

simbólico y de las palabras que condicionan las sociedades y por ende a sus individuos.

La búsqueda de lo simbólico aporta a la construcción del capital social, nos reconoce como

sociedad y mantiene nuestra cultura nos hace parte importante de algo y no un grupo social

de la globalización, da valor al individuo a sus necesidades como ser social, y no como un

medio de producción, como la mercancía para la producción valor y símbolo actual en el

capitalismo.

Los sociólogos, debemos comprender y explicar el mundo social, para apoyar las luchas

sociales con argumentos que permitan reconstruir las condiciones sociales y categorías de

percepción de los individuos respecto a lo simbólico apoyando las transformaciones y

representaciones sociales.

Referencias Bibliográficas

Capdevielle, J., & Freyre, M. (2013). EL CONCEPTO DE LUCHA EN LA SOCIOLOGIA


DE BOURDIEU. Revista de Ciencias Sociales (Cr), II (140), 111-124.

Calderone, M (2004). SOBRE VIOLENCIA SIMBÓLICA EN PIERRE BOURDIEU.


Revista La Trama de la Comunicación” Vol. 9, recuperado de:
https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/4453527.pdf.

Aquino Moreschi, A. (2013). La subjetividad a debate. Sociológica, 29(80), 259-278.


Recuperado de

http://bibliotecavirtual.unad.edu.co/login?url=http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=t
rue&db=zbh&AN=94755443&lang=es&site=eds-live

Adriana Castiblanco Angulo

Socióloga - UNAD