Anda di halaman 1dari 4

ADORACIÓN

Nuestros antepasados adoraron en este monte, pero ustedes los judíos dicen que el lugar
donde debemos adorar está en Jerusalén. —Créeme, mujer, que se acerca la hora en que
ni en este monte ni en Jerusalén adorarán ustedes al Padre. Ahora ustedes adoran lo que
no conocen; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación proviene de los
judíos. Pero se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los verdaderos adoradores rendirán
culto al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le
adoren. Dios es espíritu, y quienes lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad.
Juan 4:20​-​24 NVI

Nuestro texto es una conversación entre la mujer de Samaria y de nuestro Señor Jesucristo.

● ¿Adora usted cuando va a la iglesia? ¿Es eso lo que está en su mente? ¿Cómo
prepara su corazón para la adoración? ¿Cuando se viste, o cuando usted está en su
coche en su camino a la iglesia, está su corazón deseoso de adorar a Dios?
¿Alguna vez se ha hecho estas preguntas?.

QUE ES LA ADORACIÓN:

vamos a dar una definición: ​La adoración es “honor tributado a un ser superior.” Esto
significa “rendir homenaje, honor, reverencia, respeto, adoración, alabanza, gloria a un ser
superior.” En las Escrituras, la palabra se utiliza indistintamente para referirse al homenaje
dado a los ídolos, las cosas materiales, o al Dios verdadero. Así que la palabra en sí no es
una palabra sagrada, sólo describe el honor otorgado a un ser superior.

La palabra común del Nuevo Testamento para adoración es proskuneo, que significa ​“besar
a, besar la mano, inclinarse, postrarse.” En un contexto cristiano, simplemente aplicamos
esto a Dios y nos postramos delante de El con respeto y honor, tributando a Él la gloria
debida a su carácter superior.

Cuando nos reunimos para adorar al Señor, nuestro objetivo es estar en darle a Él, no
conseguir de él. La adoración es un ardiente deseo de dar a Dios, y que implica la entrega
de nosotros mismos, nuestras actitudes del corazón, y nuestras posesiones.

● Ejemplo de que es adoración y que es hipocresía.

Seis días antes de la Pascua llegó Jesús a Betania, donde vivía Lázaro, a quien Jesús
había resucitado. Allí se dio una cena en honor de Jesús. Marta servía, y Lázaro era uno de
los que estaban a la mesa con él. María tomó entonces como medio litro de nardo puro, que
era un perfume muy caro, y lo derramó sobre los pies de Jesús, secándoselos luego con
sus cabellos. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume. Judas Iscariote, que era uno
de sus discípulos y que más tarde lo traicionaría, objetó: —¿Por qué no se vendió este
perfume, que vale muchísimo dinero, para dárselo a los pobres? Dijo esto no porque se
interesara por los pobres, sino porque era un ladrón y, como tenía a su cargo la bolsa del
dinero, acostumbraba robarse lo que echaban en ella.
Juan 12:1​-​6 NVI.

En otras palabras, es mejor la adoración que dar bienestar. Lo que damos a Dios es
infinitamente más importante que lo que damos al hombre – cualquier hombre. Ahora no
estoy diciendo que no es importante dar a nuestro prójimo, pero es más importante dar a
Dios.

“ambos estaban con Cristo en medio,pero solo uno de los dos adoró a Dios”.

● LA IMPORTANCIA DE LA ADORACIÓN

A. La Escritura Predomina con Ella

La primera razón de porque la adoración es importante es porque la Escritura habla con


tanta frecuencia de la misma. La Palabra de Dios pone de relieve el tema de la adoración
cientos y cientos de veces, pero sólo quiero elegir algunos pasajes selectos para ilustrar su
prioridad.

1. Pasajes del Antiguo Testamento

a) El énfasis del primer mandamiento (Ex.20)

Cuando Dios comenzó a establecer algunas normas, principios y directrices en forma de


mandamientos, estatutos, ordenanzas, leyes y proposiciones, ¿qué era lo más importante
para El? Observe el primer mandamiento, que El dio.

“2Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. 3No
tendrás dioses ajenos delante de mí. 4No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que
esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5No te
inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la
maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me
aborrecen, 6y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis
mandamientos. (vv.2-6).

El primer mandamiento es, pues, adorar a Dios y sólo a Dios. Esa es nuestra prioridad (cf.
Exodo 34:14. Mateo 22:37).

b) El Establecimiento del Tabernáculo (Ex.25)

Cuando Dios llamó a su pueblo de Egipto y comenzaron a vagar por el desierto, Él quería
que ellos se centran en adorarlo, por lo que Él estableció un lugar para que esta adoración
se llevase a cabo: el Tabernáculo. Para darle una idea de la prioridad que puso en este
lugar de adoración, considere que le llevó siete capítulos (un total de 243 versículos) a Dios
para discutir todas las normas, medidas, y muebles que iban a ser parte del Tabernáculo, y
sólo tomó treinta y uno versículos para describir toda la creación del universo.
2. Pasajes del Nuevo Testamento

a) Romanos 12:1-2

En los once primeros capítulos de Romanos, Pablo habla del evangelio maravilloso del
Señor Jesucristo, su propósito redentor y el plan para el mundo, y Su misericordia sobre el
hombre pecador. Luego dice:

1Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios [todas las verdades de los
primeros once capítulos], que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo,
agradable a Dios, que es vuestro culto racional [adoración espiritual]. 2No os conforméis a
este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para
que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Ahora, después de once capítulos de doctrina definiendo al cristiano y todos sus beneficios,
Pablo dice: “En respuesta a todo esto, Dios quiere algo de ti.”¿Sabe usted qué es?
Adoración espiritual que es agradable a El. La palabra “agradable” [agradable] es una
palabra importante de sacrificio y de adoración. Cualquier persona que adora trata de llevar
a Dios lo que es agradable. Esta palabra también aparece en la parte final del versículo 2:
“para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

¿Qué quiere Dios de un creyente? Él quiere, adoración espiritual y agradable. Y comienza


con la presentación del cuerpo como sacrificio vivo. Ahora bien, no es sólo el cuerpo físico,
porque entonces no sería un acto de adoración espiritual. El cuerpo mencionado en el
versículo 1 es toda la persona, el verdadero yo. Por lo tanto, debido a la gran misericordia
de Dios hacia nosotros, Él nos llama a presentarnos a Él en un acto de adoración espiritual.
En pocas palabras, “Dios nos salvó para que podamos verdaderamente y agradablemente
adorarle.”

b) 1 Pedro 2:5

El capítulo 1 contiene las maravillas de la gracia redentora. Por ejemplo, el versículo 19


habla de “la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin
contaminación”, el versículo 18 habla acerca de nuestro nuevo nacimiento, y los versículos
2-3 del capítulo 2 habla de “niños recién nacidos” que han “gustado la benignidad del
Señor”. Ahora, como individuos salvos, 2:5 nos describe “como piedras vivas, sed
edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales
aceptables a Dios por medio de Jesucristo.”

Dios no vive en una casa hecha con manos – en un edificio de ladrillo y mortero. Vive en
una casa hecha de las piedras vivas de Su pueblo. Y como sacerdotes santos, vamos a
ofrecer sacrificios espirituales. Adoración aceptable, verdadera y espiritual que se ofrece
sobre la base de la obra transformadora de Dios en Cristo.
ALABANZA

“Supongamos que una persona que no sabe nadar cae en un río. Mientras lucha en vano
por salvarse, y dándose cuenta de cuán desesperado es su caso, clama de lo más profundo
de su corazón: ¡Auxilio! ¡Auxilio! ¡Sálvenme! ¡Sálvenme!’ Esto es oración.”

Como consecuencia de su clamor, repentinamente aparece un caballero bien vestido que,


sin dudarlo ni por un segundo, se tira al agua para rescatar a este pobre hombre, poniendo
en riesgo su propia vida. El inidivudo de inmediato comienza a expresar su gratitud y
palabras sinceras de profundo aprecio.

Eso es alabanza; y eso es precisamente lo que hace el pecador cuando entiende lo que el
Hijo de Dios estuvo dispuesto a hacer para salvarlo. No fue simplemente que puso su vida
en riesgo, sino que la entregó para darnos vida. ​“El justo murió por los injustos para
llevarnos a Dios” (1P. 3:18).

Muchos sermones son doctrinalmente sanos y contienen una buena cantidad de


información bíblica, pero carecen del contenido emocional necesario para conseguir el
asentimiento de los oyentes. La música, sin embargo, alcanza la mente y el corazón al
mismo tiempo. Posee el poder de tocar y mover las emociones, y por esa misma razón
puede ser un maravilloso instrumento en las manos del Espíritu de Dios o un arma terrible
en las manos del Adversario”. El propósito de nuestros cánticos en la iglesia no es
entretenernos, es alabar a Dios y edificarnos mutuamente. Nuestros cantos
congregacionales deben ser un vehículo para que “la palabra de Cristo more en
abundancia” entre nosotros.

El hecho de que una música sea pegajosa, o de que toque nuestras fibras emocionales, no
es suficiente para que una composición sea usada en nuestros servicios de adoración. Si no
queremos sermones ligeros y mediocres, tampoco debemos permitir alabanzas ligeras y
mediocres en nuestras iglesias, porque el canto y la predicación deben cumplir el mismo
objetivo, como Pablo enseña en su carta a los Colosenses.

Por supuesto, de más está decir que la alternativa no es una alabanza cerebral desprovista
de emociones, ​sino una alabanza que impacte profundamente nuestro corazón, no
primariamente por su música, sino por las verdades del evangelio que comunica​. Con esto
tampoco estoy minimizando la importancia de la música como vehículo de expresión de la
letra que se canta, pero la música en sí misma no edifica a nadie.

He aquí, entonces, mi ruego: Por favor, no menospreciemos el impacto de la alabanza en la


iglesia. Tal vez pasen años antes de que veamos el fruto maduro de ese impacto, para bien
o para mal; pero ​si Dios puso tanto cuidado en el contenido de las composiciones que Su
pueblo cantaba en el antiguo pacto (como vemos claramente en los Salmos), los creyentes
del nuevo pacto debemos mostrar ese mismo cuidado en los himnos que seleccionamos
para alabar a Dios cuando nos reunimos en Su nombre para adorarle.