Anda di halaman 1dari 1

“Tratándose de las declaraciones de un agraviado, aún cuando sea el único testigo de los hechos, al no

regir el antiguo principio jurídico testis unus testis nullus, tiene entidad para ser considerada prueba válida
de cargo y, por ende, virtualidad procesal para enervar la presunción de inocencia del imputado, siempre
y cuando no se adviertan razones objetivas que invaliden sus afirmaciones. (…)”1. 2] En ese orden de
ideas, una tesis importante a tener muy en cuenta es que la declaración de un testigo-agraviado si puede
considerarse actividad probatoria hábil para enervar el derecho a la presunción de inocencia, siempre que
concurran garantías de certeza como ausencia de incredibilidad subjetiva, verosimilitud y persistencia en
la incriminación, conforme lo exige el Acuerdo Plenario N° 2-2005/CJ-1162 que se está mencionando. 3]
En función a ello, corresponderá al colegiado de esta Sala Penal verificar si han concurrido o no cada una
de las garantías de certeza antes mencionadas en la resolución materia del grado, pues, una de las
razones esenciales que sirvieron de sustento a la decisión condenatoria que adoptó el señor juez de
origen fue precisamente la declaración del mismo agraviado como testigo.

1
Idem.ant. Fundamento Jurídico 10.
2
Idem.