Anda di halaman 1dari 4

República Bolivariana de Venezuela

UBA: Universidad Bicentenaria de Aragua


Teoría General del Proceso I
Derecho del Trabajo III

Proceso y Procedimiento

Profesor: Realizado por:


Raquel Reinosa C.I 27958133 Francis Valdez
C.I 27514841 Argenis Coro
C.I 27958134 Leidis Valdez
C.I 27110274 Elvin Cordero
C.I 27923062 Milagros Gil
C.I 28161769 Jenifer Morales

Ciudad Guayana 23 de Octubre de 2018


Del amplio mundo jurídico ha surgido la necesidad de englobar todas las
normas relacionadas con el desarrollo de las querellas bajo un solo término; el
derecho procesal. Dicha rama contiene dos acepciones o terminologías básicas:
Proceso y Procedimiento. Si se habla de procesos o procedimientos se piensa en
los pasos a seguir para obtener algo. Si bien, esto es cierto, dichos términos
suelen utilizarse indiscriminadamente o sin conocimiento pleno de su
diferenciación, que tratara consecuentemente de ser establecida.
Es hecho admitido por todos los estudiosos y, en general por la doctrina, que el
proceso es la integración de una serie de actos cuya finalidad fundamental es la
de proteger un derecho. Para Carnelutti es como un instrumento de coordinación,
como un método para la formación y actuación del Derecho, que está inspirado en
un supremo designio de la justicia pura y que es esencial en todo ordenamiento
jurídico.
Por la tanto, el proceso comprende una serie encadenada de actos realizados
de una parte, por aquellos que tienen un interés en disputa; y de la otra, por los
que en su oficio han de preparar una fórmula de valor jurídico de tipo vinculante
que, atendiendo a los principios de igualdad, equidad y justicia, solucione el
conflicto, entendiéndose dicha fórmula como la sentencia.
En relación al proceso, nos enseña la distinción entre la idea del derecho
subjetivo que se resuelve en una voluntad concreta de la Ley, y la norma como
derecho objetivo que se traduce en una voluntad general, abstracta, hipotética y
condicionada a la verificación de determinados hechos.
Se señala entonces como conceptualización definitiva y partiendo de las
anteriores que el Proceso; es el conjunto de actos jurídicos que se llevan a cabo
para aplicar la ley a la resolución de un caso. Se trata del instrumento mediante el
cual las personas podrán ejercitar su derecho de acción y los órganos
jurisdiccionales cumplir su deber de ofrecer una tutela judicial efectiva. Los actos
jurídicos son del Estado (como soberano), de las partes interesadas (actor y
demandado) y de los terceros ajenos a la relación sustancial. Estos actos tienen
lugar para aplicar una ley (general, impersonal y abstracta) a un caso concreto
controvertido para solucionarlo o dirimirlo.
Según Andrés De La Oliva, el término procedimiento se utiliza innumerables
veces, en relación con la actividad jurisdiccional, haciendo referencia sólo a
los trámites, al aspecto externo de dicha actividad, dejando fuera asuntos tales
como la capacidad y legitimación de los litigantes, el objeto del proceso,
la jurisdicción y competencia del tribunal, etc. Así sucede cuando, estudiando los
distintos tipos de proceso, tras el análisis de su objeto y finalidad, y de los
diversos presupuestos del tipo procesal de que se trate, comienza a analizarse el
procedimiento. En resumen, procedimiento, se utiliza para designar una serie
o sucesión de actos sin hacer cuestión sobre su naturaleza, jurisdiccional,
administrativa y en muy estrecha relación con este matiz, procedimiento, cuando
se emplea en la esfera jurisdiccional, designa sólo el fenómeno de la sucesión de
actos en su puro aspecto externo.
De la misma manera para Alcalá Zamora el procedimiento se compone de la
serie de actuaciones o diligencias sustanciadas o tramitadas según el orden y la
forma prescritos en cada caso por el legislador y relacionadas y ligadas entre sí
por la unidad del efecto jurídico final, que puede ser el de un proceso o el de una
fase o fragmento suyo.
En base a ello puede deducirse que el procedimiento consiste en el conjunto de
normas para llevar a cabo el juicio. Son las normas jurídicas generales que
regulan los trámites, actos y resoluciones a través de los cuales los jueces y
tribunales ejercitan su potestad jurisdiccional juzgando y haciendo ejecutar lo
juzgado. En su sentido más amplio, se refiere a las normas de desarrollo
del proceso, de ritualidad, tramitación, o formalidades para la realización de los
derechos subjetivos con el debido respeto a los derechos y garantías. Es la forma
en cómo se concreta la actividad jurisdiccional, y constituye el elemento dinámico
del proceso.
Generalmente dentro de un proceso nos encontramos con un
solo procedimiento. Sin embargo, es común que dentro del mismo existan varios
procedimientos cuando se suscitan cuestiones secundarias o accesorias al asunto
principal. En este caso, cada cuestión secundaria o incidente dará origen a un
procedimiento distinto al principal, aunque dentro de un mismo proceso.
Como se explico anteriormente proceso y procedimiento no es lo mismo y sus
diferencias se constituyen sobre lo que dichos términos representan. El concepto
de proceso es más complejo que el de procedimiento, porque todo proceso implica
la existencia de un procedimiento, pero no siempre que hay procedimiento existe
un proceso.
El término procedimiento:
 No es exclusivo del derecho procesal, ni tampoco del ámbito jurídico.
 Sólo alude a un aspecto formal o actividad externa, como es la mera sucesión
de actos procesales.
Pero el término “proceso” engloba una realidad más amplia; además del
procedimiento legalmente previsto, incluye también las relaciones entre los sujetos
intervinientes, las relaciones entre éstos y el objeto del proceso. El proceso,
además, aspira a una finalidad, que es la terminación o justa composición del
litigio, y para llegar a ella emplea el procedimiento como medio. Todo proceso
implica la existencia de un procedimiento; pero puede que exista un procedimiento
sin que haya proceso alguno.
Así mismo, otro excelso procesalista llamado Piero Calamandrei, nos plantea
que:
Los términos “proceso” y “procedimiento”, aun empleándose en el lenguaje
común como sinónimos, tienen significados técnicos diversos, en cuanto el
procedimiento nos indica más propiamente el aspecto exterior del fenómeno
procesal, siendo posible que en el curso del mismo proceso pueda, en diversas
fases, cambiar el procedimiento.
En el procedimiento destaca la nota de actuación externa, el trabajo
propiamente administrativo que se realiza en cualquier actividad jurídica y por lo
tanto también pues en el derecho procesal.
Por el contrario, el concepto de proceso se ubica más allá de los actos de
procedimiento, en razón que exige considerar la estructura y los nexos que
median entre tales actos, los sujetos que lo realizan, la finalidad de los principios
inspiradores, las condiciones de quienes los producen, los deberes y derechos
que están en juego.