Anda di halaman 1dari 198

Quedan rigurosamente prohibidas.

sin la autorización escrita de los titulares


del "copyright ... bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción
parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento. comprendidos
la reprografía y el tratamiento informático y la distribución de ejemplares de ella
mediante alquiler o préstamo públicos.

Título original: Practica! opening tips

Traducción: Antonio Gude

Revisión técnica: Yago Gallach

Diseño de cubierta: David Carretero

© 2005. Edmar Mednis


Editorial Paidotribo
Consejo de Ciento. 245 bis. 1º1•
08011 Barcelona
Tel.: 93 323 33 11 - Fax: 93 453 50 33
http: //www.paidotribo.com/
E-mail:paidotribo@paidotribo.com

Primera edición:
ISBN: 84-8019-809-5
Fotocomposición: Editor Service. S.L.
Diagonal. 299 - 08013 Barcelona
Impreso en España por A & M Grafic
,,

INDICE

Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . ................................. . . . .............................. ................... 5

Primera parte: Fundamentos


l. Objetivos de la apertura: el enfoque moderno.............................. 9
2. El dominio de una nueva apertura ....... ...... ....... .. ... .... . ................... 1 1

Segunda parte: Ideas importantes


3. La magia de .un rápido desarrollo ............................. ...................... 21
4. La importancia de capturar hacia el centro ..... .............................. 29
5. Cómo saber cuando se ha alcanzado la igualdad .......................... 51
6. Pieza menor o tres peones: ¿qué es mejor? ................................... 59

Tercera parte: El pensamiento moderno


7. La influencia de Gari Kaspárov en la teoría
moderna de aperturas . .................................................... .................. 69
8. Rehabilitación de sistemas de apertura ......................................... 77
9. Cómo evitar variantes malas ....................... .................................... 95
10. Trampas de apertura: ¿realidad o ficción? ..................................... 103
11. Novedad de apertura: ¿buena o sólo interesante? ............... ......... 109
12. La ventaja del turno de juego en posiciones simétricas .... ........... 115

Cuarta parte: El enfoque moderno en la selección del


repertorio de aperturas

1 3. Elaboración de un repertorio sistemático contra la Siciliana ..... 123


14. La no tan inocua Variante del Cambio
en la Defensa Francesa .............................................. ............ ........... 131
15. Para partidarios de aperturas cerradas:
¿debería j ugar 1 d4 ó 1 g3? ..... ........... . . . . . . . . ................................... .... 139
16. Cómo jugar de forma aguda las aperturas de peón de dama ...... 147
17. Cómo jugar de forma aguda la Apertura Inglesa ......................... 155
1 8. La jugada "automática" 1 ... g6 ............................ .................. .......... 169
19. Aperturas hermanas .......... . . . . . . . . . . . ........... . . . . . . . ............... ................... 177
20. Sacrificios de las negras a largo plazo ............................................. 183

Índice de partidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ...................... ............... .............................. 189


PRÓLOGO

Vivimos en la era de la tecnología. Lo que la tecnología puede hacer


bien inmediatamente se encuentra disponible para todos. Algunos de sus
éxitos más importantes se encuentran en el terreno del almacenaje de
datos, su procesamiento y distribución. Para una directa aplicación del
jugador de ajedrez se encuentra el procesamiento de datos y disponibili­
dad de la información sobre aperturas. Esto ha dado lugar a una indus­
tria interminable de recopilación y publicación de datos sobre teoría aje­
drecística. Hay tanta información y es tan fácil para el ordenador proce­
sarla y disponerla de forma razonable, que un libro titulado La Defensa
Siciliana al completo podría ocupar más de 2.000 páginas. Pero un libro
así no sería publicado, porque resultaría demasiado costoso y no tendría
suficientes compradores. Sin embargo, están apareciendo diversas mo­
nografías sobre la Defensa Siciliana. Por ejemplo, hay un libro que tiene
muy buena reputación, sobre la Variante Soltis, dentro del Ataque Yu­
goslavo contra la Variante del Dragón. El libro tiene ... ¡ 333 páginas! No
obstante, sigue sin respuesta la cuestión esencial, a saber: ¿cuántos j uga­
dores del mundo pueden absorber tal cantidad de información? Des­
pués de todo, cualquier repertorio de aperturas razonable debe constar
de, al menos, unas veinte variantes. Multiplicar 333 páginas por 20 nos
daría ¡ 6.660 páginas que asimilar y recordar!
Como es obvio, tal empresa está más allá de las posibilidades razona­
bles del 99% de los jugadores. Lo que los jugadores necesitan es aprender
qué estrategias emplean los grandes maestros a la hora de tomar decisiones
durante la apertura. El propósito de este libro es aportar esa información
en forma accesible para alguien que no es un gran maestro, pero que está
muy interesado en mejorar su j uego en la primera fase. En la primera
parte muestro cuáles son los objetivos del gran maestro en la apertura,
seguido de un debate acerca de "cómo dominar una nueva apertura".
En la segunda parte se estudian las ideas más importantes. La conve­
niencia de retomar hacia el centro y cómo evaluar cuando una posición
está "igualada" son, por ejemplo, dos de los temas que la integran. La
tercera parte, "el pensamiento moderno", y la cuarta parte, "el enfoque
moderno en la selección de su repertorio de aperturas", contienen abun­
dante información de las estrategias generales relevantes.
5
6 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

El libro se basa, en gran parte, en mi columna de la revista Chess Lije,


'"Opening Forum'', que tiene una gran aceptación. Para conseguir que
este libro sea todo lo útil que su título sugiere, se ha incluido material
adicional. Naturalmente, todo el material ha sido revisado, actualizado y
mejorado para reflejar el estado actual de la teoría de aperturas.
En general, he utilizado las siguientes fuentes en la preparación de
este libro: conocimientos personales, contactos, y los mejores libros y re­
vistas de ajedrez de todo el mundo. Cuando ha sido procedente, determi­
nados análisis se han acreditado debidamente en el texto.
Para asegurarme de que tanto lector como autor estamos en la mis­
ma longitud de onda, en cuanto a la interpretación de los signos de ad­
miración e interrogación, a continuación relaciono las equivalencias uni­
versalmente reconocidas de los mismos:

Jugada fuerte
!! Jugada muy fuerte, fantástica
? Mala jugada, error
?? Jugada horrible, grave error
!? Jugada interesante, que vale la pena tener en cuenta
?! Jugada dudosa, tanto por razones teóricas como prácticas

Al acometer un trabajo como el de este libro, se hace inevitable la


presencia de algunos errores. El autor asume toda la responsabilidad por
los que puedan existir y agradece, de antemano, la eventual colaboración
del lector en hallarlos.
Como siempre, mi mayor gratitud es para mi maravillosa esposa ru­
bia, Baiba, no sólo por mecanografiar todo el manuscrito, sino también
por su inagotable apoyo físico y moral.

Edmar Mednis
PRIMERA PARTE

FUNDAMENTOS
ÜBJETIVOS DE LA APERTURA:
1 EL ENFOQUE MODERNO

La partida de ajedrez comien­ que los alfiles; desarrolle sus


za con la apertura. Se considera piezas menores antes que las to­
que esta fase transcurre durante rres y la dama.
las primeras 10/15 j ugadas hasta • Asegúrese de que su centro sea
que se llega al medio j uego. E l fuerte antes de emprender ac­
objetivo general d e la apertura es ciones en otros sectores del ta­
el preparar las acciones del me­ blero.
dio juego. Por consiguiente, lo
que es importante en el medio Antes que un ejercicio filosó­
juego -seguridad del rey, el cen­ fico, una partida es una lucha en­
tro, buen desarrollo de piezas- es tre dos bandos. Cada bando pre­
lo que un buen juego de apertura tende lograr su objetivo, al tiem­
debería tratar de conseguir. Los po que debe impedir que el rival
tres principios específicos de un logre el suyo. Un importante ob­
correcto j uego de apertura son: j etivo en la primera fase de la
apertura es asegurarse de que
1) Poner el rey a cubierto me­
puede alcanzar la variante (o sub­
diante el enroque.
variante) concreta que le interesa
2) Desarrollar las piezas hacia el
jugar. Inversamente, debe usted
centro, de forma que estén lis­
tratar de impedir que su adversa­
tas para ulteriores acciones en
rio pueda plantear la variante
el medio j uego.
que le gusta. El orden de j ugadas
3) Control del centro, tanto me­
es la ciencia que se ocupa del
diante su ocupación, como por
asunto. Por ejemplo: supongamos
la acción a pequeña o larga dis­
que es usted un jugador de 1 d4,
tancia de piezas y peones.
pero que le disgusta luchar contra
las variantes principales de la De­
Naturalmente, el jugador debe
fensa Eslava, algo que a su con­
tratar de conseguir esto de la for­
trario le encanta y que j uega muy
ma más eficiente posible. Trate de
bien. Después de 1 d4 d5 2 c4 c6,
elegir sus jugadas de acuerdo con
un buen enfoque práctico es que,
las siguientes directrices:
en lugar de la habitual 3 ctJf3, j ue­
• Utilice cada jugada para desa­ gue 3 tbc3 tLif6 4 e3. Ahora 4 ...
rrollar una nueva pieza. �f5?! permite a las blancas una
• Desarrolle los caballos antes fuerte iniciativa después de 5

9
10 CONSEJOS PRÁCTICOS PAR A JUGAR LA APERTURA

cxdS cxdS 6 '*'b3. Así, las respues­ con las que, según el estado vi­
tas correctas de las negras son 4 . . . gente de la teoría, puedan alcan­
e 6 y 4 . . . g6, variantes perfecta­ zar el medio j uego con, al menos,
mente razonables, pero que han una ligera ventaj a. Elijan lo que
impedido que las negras planteen elijan, sería absurdo optar por
su amada Eslava. una variante en la que saben que,
Desde hace mucho tiempo, se si juegan correctamente, las ne­
considera en el j uego magistral gras pueden conseguir ventaj a.
que las blancas comienzan con Por otra parte, las negras deben
una pequeña, aunque clara venta­ percibir que si las blancas eligen
j a. La razón es que pueden impo­ una apertura de calidad, lo mejor
ner su voluntad. Si, por ejemplo, que pueden esperar, aun tras un
su rival le juega la Defensa Sici­ j uego correcto por su parte, es
liana, ya en la segunda j ugada una ligera inferioridad al comien­
puede elegir la orientación que zo del medio j uego. Las negras,
mejor le convenga. Así, quizá le por tanto, no deberían esperar
guste preparar la ruptura en el milagros en la primera fase del
centro, con 2 c3, o bien prefiera j uego. La decisión más importan­
una variante más cerrada, con 2 te para las negras es determinar si
ll'ic3, o bien mantener abiertas sus deben buscar una defensa que
opciones con 2 ll'if3, para reser­ apunte hacia una igualdad diná­
varse la decisión acerca de abrir o mica o bien hacia una igualdad
no la posición a la j ugada siguien­ segura. Las elecciones de Robert
te, con 3 d4. Las opciones de las James Fischer siempre eran de ti­
negras, si hablamos de opciones po dinámico, como también las de
de calidad, siempre son más limi­ Gari Kaspárov. En el extremo
tadas que las de las blancas. contrario, Tigran Petrosian y
Lo que lo anterior significa es Anatoli Kárpov, por ejemplo,
que las blancas deberían, general­ siempre han preferido buscar una
mente, elegir aquellas aperturas sólida igualdad.
EL DOMINIO DE
2 UNA NUEVA APERTURA

Supongamos que su defensa s ! l¡ J. if e .i 1 2


contra 1 d4 siempre ha sido la
7j j j j j j
Defensa Ortodoxa del Gambito
de Dama Rehusado (1 d4 d5 2 c4
6 ' j I¡
e6 3 l2Jc3 éiJf6 4 éiJf3 il.e7). En ge­ 5

neral, siempre se ha considerado 4 8 8


una defensa satisfactoria, pero us­ 3 lb
ted ha experimentado dificulta­
2 8 8 8 8 8 8
des para ven"Cer a rivales "más dé­
biles". En consecuencia, le gusta­ 1 l:[ ttJ i.. 'fi @ � l:t B
ría incorporar algo "más agudo" a a b c d e f g h

su repertorio de aperturas. Ha de­


cidido que, basándose en sus inte­ El diagrama 2 muestra la posi­
reses ajedrecísticos, en su estilo ción básica de la Defensa India
de juego y hábitos de trabajo, el de Dama (después de 1 d4 l2Jf6 2
"complejo Nimzoindia/India de c4 e6 3 éiJf3 b6). En el debate que
Dama" es lo idóneo para usted. va a seguir, utilizaré ejemplos de
estas dos aperturas.
s .l l¡ J. if e 1 1 Ya he comentado, en el primer
capítulo, la importancia del orden
1j j j j ' ' '
de j ugadas en la primera fase de
6 j I¡ la apertura. Para obtener lo que
5 podemos llamar una posición
"normal" suelen utilizarse un
buen número de órdenes de juga­
das. Por ejemplo, la Nimzoindia
se alcanza con frecuencia de este
B modo: 1 c4 l2Jf6 2 éiJc3 e6 3 d4
a b c d e f g h il.b4. En cuanto a la India de Da­
ma, puede producirse así: 1 d4
El diagrama 1 muestra la posi­ éiJf6 2 l2if3 e6 3 c4 b6, o también
ción básica de la Defensa Nim­ tras 1 éiJf3 éiJf6 2 c4 e6 3 d4 b6.
zoindia (después de 1 d4 éiJf6 2 c4 En este capítulo describiré
e6 3 éiJc3 il.b4). cuáles son los pasos clave en una

11
12 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR L A APERTURA

apertura para dominarla y ser un Por supuesto, si no tiene idea


"maestro*" en ella. Se trata de acerca de lo que piensa jugar con­
una operación de ocho pasos: tra una determinada variante de
las blancas, por ejemplo, la Ru­
1 ) Obtener una clara y completa
binstein (4 e3) contra la Nimzoin­
descripción verbal de las prin­
dia, entonces infórmese acerca de
cipales características de la
las opciones negras consideradas
apertura.
más solventes. En la variante 4 e3
de la Nimzoindia, puede conside­
La peor forma, con mucho, de
rar 4 ... b6, 4 ... c5 y 4 ... 0-0, que
comenzar a estudiar una apertura
conducen, todas ellas, a sistemas
es memorizar de inmediato las
relacionados con ...c5, ...d5 o am­
variantes "importantes". Un mé­
bas, ...c5 y ...d5. Si ya "sabe" que
todo tan nefasto nunca da resul­
lo que quiere jugar es la idea de
tado, porque tan pronto como fi­
Nimzovich, 4 ... b6, entonces basta
naliza la serie memorizada, el ju­
con que consiga una descripción
gador se encuentra perdido en
verbal de esta variante. Para lo­
cuanto a qué debe hacer. Es abso­
grar una descripción verbal de ca­
lutamente obligado, por el con­
lidad, le sugiero las siguientes
trario, lograr una total compren­
fuentes:
sión de lo que está pasando en la
apertura. Un excelente debate a) Libros de alta calidad por ex­
acerca de este punto, sobre la pertos en ese campo. (Los dos
Nimzoindia en concreto, puede libros que he mencionado en­
verse en el libro How To Play The cajan en esta categoría.)
Nimzo-lndian Defence, de Ray­ b) Artículos sobre las variantes a
mond Keene y Shaun Taulbut. En cargo de grandes maestros o
cuanto a la India de Dama, The fuertes maestros internaciona­
Complete Queen's Indian", por les en revistas de ajedrez.
Efim Guéler, es altamente reco­ c) Su entrenador personal si es un
mendable. experto en la variante concreta
que le interesa.
2) En la medida de lo posible,
consiga una clara descripción
Es tan importante estudiar la
verbal de las principales carac­
variante con detenimiento, como
terísticas de cada una de las va­
captar, de la forma más perfecta
riantes que está pensando en ju­
posible, su verdadera esencia.
gm:
Siempre que sea posible, vaya "a

* El autor hace un juego de palabras que no puede conservarse en castellano, pues 'master' = maestro, y
·mastering' dominar o ejercer dominio, tienen la misma raíz.
=
FUNDAMENTOS 13

las fuentes". Si no es posible, con­ mejor encaje con sus intereses


fíe sólo en verdaderos expertos ajedrecísticos, estilo de juego y
de la variante. Puedo decirle, por hábitos de trabajo. Al aprender
ejemplo, que no me considero a una nueva apertura, estudie sólo
mí mismo cualificado para ins­ una variante para contrarrestar
truir a nadie acerca de las claves cada una de las posibles subva­
más sutiles del Gambito Benko. riantes de su rival. Aprenda una,
No lo juego con negras, ni lo per­ pero apréndala bien. Es mucho
mito con blancas, y se trata de mejor aprender bien una variante
una apertura increíblemente mo­ que dos variantes menos bien.
derna. Una vez que haya dominado una
Lev Polugaievsky le dedicó variante y siga disponiendo de
una maravillosa sección de su ex­ tiempo "libre", puede considerar
celente libro Grandmaster Achie­ la posibilidad de estudiar una se­
vement, a su variante en la Sicilia­ gunda variante.
na Najdorf (1 e4 c5 2 ll:if3 d6 3 d4 La teoría actual acerca de las
cxd4 4 ll:ixd4 ll:if6 5 ll:ic3 a6 6 i.g5 defensas Nimzoindia e India de
e6 7 f4 b5). En ella enfatiza acer­ Dama es amplia y bien desarrolla­
ca de la importancia de "enten­ da. Esto significa que existe abun­
der" su variante de la siguiente dante información disponible pa­
forma (página 49): "Primero y so­ ra permitirle realizar sus eleccio­
bre todo, es fundamental enten­ nes específicas con un alto grado
der la esencia, la idea general de de confianza. En cualquier caso,
cualquier variante de moda y sólo debe usted realizar su elección. A
entonces incluirla en el propio re­ menos que sea capaz de reducir a
pertorio de aperturas. De otro su mínima expresión la cantidad
modo, los árboles tácticos que se de teoría que debe dominar, no
presentan ante el jugador le im­ tendrá tiempo para asimilarla to­
pedirán ver el cuadro estratégico da, ni mucho menos. Por ejemplo,
del bosque, en cuyo caso su orien­ en la India de Dama, una variante
tación le fallará y quedará irre­ de gran importancia para las blan­
mediablemente perdido". Algo cas es el fianchetto de rey, con 4
g3. Según la teoría actual, las ne­
expresado de forma elocuente y
gras disponen de dos respuestas
no por ello menos cierta para to­
de alto nivel: 4 . .. i.a6 y 4 . . . i.b7.
das las variantes.
¿Cuál de ellas elegir? Las varian­
3) Elija la variante de apertura tes que se derivan de cada una de
que piensa jugar. ellas son absolutamente distintas.
La elección depende estrictamen­
Una vez que se haya familiari­ te de usted. Lo que puedo añadir,
zado con la esencia de las varian- sin embargo, es que en el momen­
tes potenciales, elija aquella que to actual la teoría de 4 ... i.a6 se
14 CONSEJOS PRÁCTICOS PAR,\ JUGAR LA APERTURA

está desarrollando considerable­ texto b<Ísico debería ser una re­


mente más rápido que la de 4 . . . ciente monografía escrita por u n
.ith7 y. por consiguiente. hay mu­ experto sobre esa apertura. o
cho m ás material que asimilar. bien una de las ediciones revisa­
Una cuestión mucho más difí­ das de la Enciclopedia de Apertu­
cil es q ué elección deb erían hacer ras de Ajedrez. Las revisiones de
las negras en Ja Nimzoindia. si las los tomos B, C. D y E son exce­
blancas juegan (a partir del dia­ lentes. Sin embargo, para poder
grama 1) 4 �c2. El problema radi­ ser accesibles a todos, estas enci­
ca en que. después de 4 . c.5 5 dxc5
.. clopedias evitan palabras y em­
0-0. que en su día pasó "la prueba pican símbolos en su lugar. Es im­
del tiempo" y que fue considerada prescindible, por tanto. que ad­
por ser una variante suficiente pa­ quiera usted de otras fuentes los
ra igualar desde hace m::1s de 30 conocimientos previos que se re­
años. las blancas consiguen una quieren para entender la apertu­
agradable ventaja tras 6 ;3 .�xc.5 7 ra objeto de estudio.
lbf3. Cuando hablo de "aprender
las continuaciones clave no me
",

3 refiero a una mera memorización


8 1lj J. 'if 1•
de esas continuaciones, en cues­
7 '' ' ''' -
tión. Y menos aún si se trata de
6 'lj aperturas de carácter marcada­
5 A mente estratégico, como la Nim­
4 ¿::, zoindia y la India de Dama. El
3 8 tb tb enfoque. en este caso. debe ser
aprender las primeras 10/16 j uga­
2 8 'WI ¿::, 8 ¿::, 8
das de las continuaciones clave lo
: .i @ i.. : N bastante bien como para poder
a b c d e g h
recordarlas, en caso necesario, al
disputar una partida de torneo.
Los jugadores con negras han
No me preocuparía, sin embargo,
estado explorando la nueva 4 .. 0-
que no pudiera recordarlas du­
.

0, o retomando l a antigua 4 . . . d.5.


rante una partida de cinco minu­
donde se esUín descubriendo mu­
tos.
chas intesantes m ejoras para las
Como textos básicos, reco­
negras.
miendo. además de los dos libros
4) Aprenda rnidadosamenre las mencionados en la primera sec­
conti11uacio11es clave. ción. Winning witli rlie Queen \
Indian de Zoltan Ribli. La edi­
Las preparaciones se han ción revisada de la Enciclopedia
completado y ha llegado la hora E (que cubre. entre otras apertu­
de asimilar las opciones clave. Su ras, tanto la Nimzoindia como la
FUNDAMENTOS 15

India de Dama) se publicó en a) Errores tipográficos.


1991. Está repleta de valiosa in­
formación y justifica ampliamen­ Algunas de las erratas son lo
te la inversión realizada. bastante grotescas como para ser
Conviene precisar que no bas­ identificadas de inmediato, pero
ta con asimilar las variantes clave. otras son más peligrosas. Un pro­
También debe familiarizarse con blema particular es la confusión
los acontecimientos temáticos del de las letras "c" y "e" en la nota­
medio j uego y, cuando proceda, ción. Un ejemplo típico lo tene­
también del final. mos en un número de 1976 de
Debe, por tanto, estudiar par­ The Chess Player (una excelente
tidas completas, al menos si si­ publicación de los años setenta) .
guen un curso "temático" en rela­ Al comentar la partida Jan Hen­
ción con la variante de apertura. drik Timman - Sebastián García,
Orense (España), 1976, después
5) Contraste sus variantes de juego
de 1 d4 tLlf6 2 c4 e6 3 tLlc3 i,b4 4
con su actual reputación teórica.
i,gS h6 5 i,h4 cS 6 dS d6 7 e3 gS 8
i,g3 lZJe4 9 Wilc2 Wilf6, Timman in­
Dado que la ciencia de la teo­
dica la siguiente variante: 10
ría de las aperturas avanza tan rá­
Wilxe4 .ixc3+ 11 \t>dl .ixb2 12
pidamente, los libros sobre apertu­
.l:Ibl .id7! 1 3 .id3 tLla6, con una
ras pueden considerarse "obsole­
pequeña ventaja de las negras.
tos" desde el momento mismo de
su publicación. La razón es que 8 i i 4

puede transcurrir un año entre el
momento en que se ha completa­
7 ' ' J. '
6 4i ' ' 'ir '
do el manuscrito y la fecha en que
aparece a la venta en los estantes 5 ' [::, j
de las librerías. Entretanto, puede 4 [::, 'fi
haber pasado no poco en una va­
riante de moda. Pero no se asuste.
3 i. [::, i.
Basta con que eche un vistazo a la
2 [::, J. [::, [::, [::,
literatura de referencia desde la : @ lb : B
publicación del libro. Actualmen­ a b c d e f g h
te, las dos publicaciones más útiles
Las blancas continúan enton­
y fiables son Informator -que apa­
ces con 14 dxe6? .ixe6. Ahora de­
rece cada cuatro meses- y la tri­
bemos ser lo bastante curiosos
mestral New in Chess Yearbook.
para preguntarnos qué pueden
Debería utilizar estas fuentes co­
hacer las negras, después de 15
mo "árbitro" definitivo. Consúlte­
Wilxb7, con tres piezas atacadas.
las siempre por los tres posibles
La respuesta es que Timman mm­
problemas siguientes:
ca sugirió 14 ... .ixe6? Se trata de
16 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

una simple errata, en lugar de la 8 1 5


ganadora 14 ... .tc6.
7j
b) Errores tácticos en el análisis. s J. .i A

s
A
Hay muchas posibilidades de
que cualquier golpe táctico even­
4 8 8 8
tual omitido en la partida no pase 3 8 t[J 8
inadvertido después por el analis­ 2 Wfil.. 8 8 il.. 8
ta. Con todo, hay muchas más po­ 1 :!ti:J!t. cb N
sibilidades de que las variantes de a b c d e f g h
análisis contengan errores tácti­
cos. En las variantes complicadas 1 7 ttJe5 �f6 18 f3 tiJg5 1 9 �d2
es imprescindible emplear la "na­ tiJfl 20 .ilf4 tiJfxe5, y ahora, si las
tural vigilancia" al comprobar el blancas hubiesen jugado 21
desarrollo del juego táctico. .ixe5 ! , habrían conservado una
clara ventaj a. Debería realizar las
c) Deficientes evaluaciones estra­
siguientes observaciones:
tégicas.
• Las negras han estado jugando
Debería asegurarse de que las la posición como si se tratara de
evaluaciones y sugerencias reali­ una Defensa Holandesa, antes
zadas por el autor tienen sentido, que una "Catalana cerrada",
dentro de su comprensión de la que es el esquema característico
esencia estratégica de la variante. resultante de las j ugadas 5 b3
Considere la situación siguiente: �b4+ 6 �d2 .te7.
con negras, ha elegido en la India • El plan de Tatai parecía "refu­

de Dama 4 ... �a6, como su caba­ tar" la variante anterior, pero


llo de batalla contra 4 g3. En el ¿por qué j ugadas como 10 �el,
otoño de 1980 apareció el nº 29 1 1 a4 y 12 tiJa3 pueden ser tan
de lnformator. Al detenerse en fuertes?
los encuentros disputados con
"su" variante, su atención se fija Me planteé a mí mismo la
en la partida Stefano Tatai - Yas­ cuestión anterior, mientras me
ser Seirawan, Torremolinos (Es­ preparaba para jugar contra el
paña), 1980, comentada por Tatai: maestro FIDE español Luiz Gon­
1 d4 tiJf6 2 c4 e6 3 tiJf3 b6 4 g3 zález Mestres, Barcelona (Espa­
�a6 5 b3 .tb4+ 6 .ild2 .ile7 7 �g2 ña), 1980. Mi conclusión fue que lo
c6 8 0-0 d5 9 'iYc2 tiJbd7 (9 ... que las negras tenían que hacer
tiJe4 ! ?) 1 0 � e l ! (N) 10 ... 0-0 1 1 a4 era jugar de forma "temática", a
(D) partir del diagrama 5. Esa posición
11 . . . � c8 12 ttJa3 ttJe4 13 .iel se produjo en mi partida y, en con­
f5 14 b4 .ilb7 15 'iYb2 a6 16 c5 b5 sonancia con la Apertura Catala-
FUNDAMENTOS 17

na, jugué 1 1 ... c5 ! 12 lLia3 �b7! 1 3 no válido a tales efectos. Treinta


�2 l2'le4. Las negras, en este mo­ minutos permiten cierto tiempo
mento, habían conseguido ya una para pensar, pero asegúrese, al
absoluta igualdad y la dama blan­ terminar la partida, de recons­
ca parece torpemente situada en truirla cuidadosamente, o al me­
'b2', puesto que se amenaza ... �f6. nos la apertura, a fin de poder es­
6) Ponga a prueba su nueva aper­ tudiarla luego con detenimiento.
tura antes de plantearla en tor­ 7) Juegue su nueva apertura con
neo. confianza en los torneos, y ana­
Los conocimientos teóricos, lice luego las partidas en casa.
por supuesto, están muy bien, pe­
ro el jugador práctico quiere que Puesto que ahora se encuen­
sus conocimientos le sirvan para tra bien preparado para j ugar su
anotarse puntos en la tabla. Por nueva apertura, comience a prac­
consiguiente, debería someter a ticarla. No hay razón por la que
prueba su nueva apertura antes no deba confiar en sus posibilida­
de jugarla en torneo. Las partidas des de éxito. Nada se consigue
amistosas no pueden considerar­ con retrasar la prueba definitiva
se muy efectivas, porque puede hasta que esté "mejor prepara­
que no se concentre lo suficiente do". Jugar en torneos es, sencilla­
y no podrá exhibir, por tanto, sus mente, la única y la mejor forma
recién adquiridos conocimientos de poner de manifiesto su domi­
teóricos. Las partidas relámpa­ nio de la apertura. Puesto que su
go son demasiado rápidas para mente trabaja al máximo de re­
aprender algo sobre aperturas, voluciones, hay muchas probabi­
excepto, quizá, para aquéllos con lidades de que comience a captar
excepcional disciplina y buen há­ conceptos e ideas que le hubie­
bito de trabajo. Lo ideal sería una ran permanecido desconocidos
partida de entrenamiento, con re­ en la tranquila comodidad de su
loj y tiempo similar al del torneo, casa.
si tiene un amigo de fuerza simi­ No obstante, jugar sin un míni­
lar, y a quien no le importe actuar mo de espíritu autocrítico no bas­
como "entrenador" suyo en cier­ ta. El principal problema que de­
to número de partidas. Creo que, berá afrontar es la tendencia a
dada la situación actual del aje­ dej arse influir por el resultado de
drez, lo mejor sería practicar su la partida. Por ejemplo: si no le
nueva apertura en partidas de 30 gusta su posición después de la
minutos. apertura y acaba perdiendo, su
Por otro lado, si no quiere conclusión podría ser: "La Defen­
arriesgar su Elo, trate de poner a sa Nimzoindia no es buena. Tengo
prueba su apertura en un torneo que estudiar la India de Rey". Lo
18 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA J U GA R LA APERTURA

que tiene que hacer es estudiar Creo que todo j ugador serio
meticulosamente la partida, en debería hacerse con el Informa­
una semana como mucho, para tor cuando aparece (tres veces al
descubrir dónde se produjo el año). Si tiene mucho tiempo pa­
problema que le llevó a una posi­ ra dedicarle al estudio de la teo­
ción inferior, de modo que pueda ría, entonces podría adquirir
tenerlo resuelto antes de su pró­ también el New in Chess Yearbo­
xima partida. Si consigue una ok. No obstante, y puesto que
buena posición de apertura y fi­ ambos son trabajos teóricos de
nalmente gana, también debería referencia, su aparición no es
analizar los acontecimientos de muy frecuente. Por otra parte, y
esa partida. Quizá su opositor re­ teniendo en cuenta que se distri­
alizó una j ugada horrible, mien­ buyen en todo el mundo, utilizan
tras que la correcta le hubiera un sistema de símbolos, sin len­
planteado serios problemas. Tam­ guaje convencional, esto dificul­
bién es importante saber si am­ ta la comprensión de los nuevos
bos bandos han j ugado bien. Ese conceptos.
descubrimiento le dará confianza Los miembros de la USCF*
para sus partidas futuras. pueden aprovechar la suscripción
gratuita a la revista Chess Lije pa­
8) Manténgase al día en los últi­
ra buscar las últimas partidas con
mos desarrollos de su apertura.
las aperturas que les interesan.
Es triste tener que admitir que Otras revistas de ajedrez muy re­
el proverbio "una vez aprendido, comendables, en inglés, son lnside
aprendido para siempre" no pue­ Chess, New in Chess, Chess
de aplicarse a la teoría de las Monthly y British Chess Magazi­
aperturas. Se están produciendo ne. Suscríbase a una de ellas y po­
demasiados descubrimientos por­ drá mantenerse al corriente de
que hay numerosos torneos y mu­ los últimos acontecimientos en
chísimos j ugadores de ajedrez. su(s) apertura(s), en los cuatro
Por lo tanto, debe mantenerse al meses de intervalo entre un nú­
día en los últimos descubrimien­ mero y el siguiente de lnforma­
tos. ¿Cómo puede conseguirse? tor.

···Federación de Ajedrez de EE UU. N. del T.


SEGUNDA PARTE

IDEAS IMPORTANTES
LA MAGIA DE UN RÁPIDO
3 DESARROLLO

El j ugador fuerte considera a mo era la costumbre a mediados


Paul Morphy el primer maestro del siglo XIX, Morphy prefería
del ajedrez moderno, es decir: el j ugar partidas abiertas con am­
primero que entendió la partida bos colores. Pronto resultó in­
de ajedrez en su conjunto, tanto superable en cuanto a conseguir
la estructura de peones como el un desarrollo rápido, efectivo y
final, la estrategia, la táctica y to­ orientado hacia el centro. Lo
do lo demás. El público aficio­ cierto es que puede enseñarnos
nado, sin embargo, lo admira por mucho en ese aspecto del juego
sus hermosas combinaciones. Sí, en la apertura. Por consiguiente,
Morphy realizó j ugadas brillan­ he elegido, entre sus partidas,
tes, pero eso no era más que el cuatro rápidas victorias, dos con
postre de una deliciosa comida. cada bando.
En las décadas de los años vein­
te y treinta, también Alexander Con blancas
Alekhine era apreciado por sus
combinaciones. En una de tales Quizá su combinación más fa­
"celebraciones", se dice que Ru­ mosa sea la que se produjo en la
dolf Spielmann exclamó: "Tam­ siguiente partida:
bién yo puedo realizar las mis­
mas combinaciones, ¡ pero sólo Paul Morphy - Duque de
Alekhine puede crear las condi­ Brunswick y Conde lsouard
ciones necesarias para que esas París (Francia), 1858
combinaciones sean posibles ! " . Defensa Phílídor (C41)
L o mismo puede decirse de
Paul Morphy. Su profunda com­ 1 e4 es 2 ll:lf3 d6 3 d4 �g4?!
prensión de los principios de Un tipo de j ugada que sigue
apertura le permitían alcanzar viéndose en algunas exhibiciones
posiciones en las que era posible de simultáneas. Es deficiente por­
rematar con golpes tácticos. Uno que, tras la respuesta de las blan­
de los principales objetivos del cas, las negras no pueden mante­
juego en la apertura es desarro­ ner la clavada. Las jugadas teóricas
llar sus piezas hacia el centro, de son 3 ... lll d7, 3 ... CZ'\f6 y 3 ... exd4.
forma que estén listas para las ac­ 4 dxe5! �xf3 5 '*'xf3 dxe5 6
ciones del medio juego. Tal y co- �c4

21
22 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

Desarrolla el alfil de 'fl a una · vez que inmovilizan el caballo de


excelente casilla. a la vez que se 'f6'. La posición negra está cerca
amenaza mate en una. de ser crítica. Por ejemplo: 9 . . .
6 4Jf6?
.•• 'lWc7 10 0-0-0 �c5 pierde por 1 1
Las negras ven la amenaza, �xf7+! 'lWxf7 12 l:.d8+. Las ne­
pero no la réplica blanca, que im­ gras deben acelerar su desarrollo,
plica un letal ataque doble. Las con 9 ... 4Ja6!. en cuyo caso lo
negras ''sólo" quedarían clara­ mejor que veo para las blancas es
mente inferiores después de 6 ... desbaratar el flanco de dama
'lWt6 7 'lWb3 .tes ! 8 0-0 .tb6 9 a4 enemigo . con 10 �xa6. En cam­
a5 10 4Jc3 4Je7 1 1 Jle3 4Jd7 12 bio. . .
l:.adl . La razón de la ventaja 9 b5?
...

blanca reside en un desarrollo Al no estar familiarizados con


muy superior en posición abierta. la importancia de un rápido desa­
7 ·�b3! 'lWe7 rrollo, los j ugadores con negras
Dado que las blancas amena­ consideran que deben expulsar el
zan capturar en 'fT, seguido de molesto alfil de 'c4 Pero...
·.

mate (7 . . . 4Jxe4 8 ..t xf7+ 'it>d7 9 10 4Jxb5! cxb5 11 .txb5+


'lWe6++ ) , las negras deben prote­ 4Jbd7 u 0-0-0
ger esa debilidad. Esperan salvar­ Las blancas tienen ya dos peo­
se con un final en el que tendrían nes por la pieza. Por otro lado,
un peón menos, después de 8 echemos un vistazo al desarrollo
'lWxb7 'lWb4+. Es comprensible de ambos bandos: el rey blanco
que Morphy buscase un mayor está enrocado y seguro, ambos al­
botín, debido a su apreciable ven­ files blancos, lo mismo que la to­
taj a en desarrollo. rre de 'dl' y la dama, están acti­
8 4Jc3! c6 9 � g5 vamente desarrollados; mientras
que el rey negro está retrasado en
el centro y sus piezas del flanco
8 i � • J. ! 6
de rey siguen sin desarrollar. Las
7 '' ,.,,, blancas amenazan ganar ahora el
6 ' A¡ caballo de 'd7' mediante 13 �xf6,
5 ' � 13 ..txd7+ o 13 1hd7. El enroque
4 � [!:, largo sería suicida (12 ... 0-0-0 13
�a6+ 'it>c7 14 'iY'b7++), y la res­
3 'ii' lb
puesta forzada de las negras sólo
2 [!:, [!:, [!:, [!:, [!:, [!:, prolonga el juego por algunos
:: <i> :: N movimientos.
a b c d e f g h U ... l:.d8 13 l:.xd7! l:.xd7 14
l:.dl
Las blancas desarrollan su al­ Ahora todas las piezas blan­
fil de 'el' a una casilla activa, a la cas están desarrolladas y atacan-
IDEAS IMPORTANTES 23

do al rival. Un cálculo burdo po­ po de posición que estamos vien­


dría concluir que las negras tie­ do, tanto en la partida anterior,
nen torre de ventaja, mientras como en ésta, es el alfil la pieza
que en la vida real las negras tie­ menor más peligrosa. Natural­
nen un alfil menos, porque su mente, la continuación lógica de
flanco de rey no está participan­ las negras es 4 ... dS.
do en la lucha. Después de 14 ... 5 �c4 i.xc3?
�b4, las negras perderían de for­ Absolutamente horrible: las
ma prosaica: 15 i.xf6! gxf6 1 6 negras aceleran el desarrollo blan­
i.xd7+, etc. Podemos agradecer­ co y debilitan gravemente sus casi­
les a los nobles rivales de llas oscuras. Tanto 5 ... d6 como la
Morphy que jugasen . . . ambiciosa 5 ... dS 6 exd5 tllf6! ?
1 4 ... �e6 tendrían sentido.
Que permitió ... 6 dxc3! tll e 7 7 �d6! 0-0 8 �xf4
1 5 �xd7+! tllxd7 1 6 �b8+ tllg6 9 �gs �es 10 O-O! �hS
tllxb8 17 .Md8++ Tomar el peón, con 10 ...
Paul Morphy merece recono­ ·�xe4, les daría a las blancas más
cimiento por su brillante juego. líneas abiertas y un total desarro­
Sin embargo, le pido al lector que llo. Por ejemplo, 11 i..b 3, seguido
observe las características de la de 12 .Mae l, o bien 1 1 tlld4 �e5
posición final: las negras siguen 12 tllf5. En cualquier caso, el fin
sin jugar con su torre de 'h8' y su de las negras está próximo.
alfil de 'f8', mientras que el caba­ 11 .Mael!
llo de rey está insuficientemente
desarrollado en 'b8'. Todas las
piezas blancas, por el contrario,
8 ! l¡ J. 'if 1 • 7
han participado en la lucha gra­ 7 '' ' '''
cias a un rápido desarrollo. 6 ' 'ilf I¡
5 i.
Paul Morphy Paul Ross
4 8
-

Partida simultánea, i.
Nueva Orleans (EE UU), 1858 3 8 etJ
Gambito de Rey aceptado (C34) 2 8 8 8 8 8
: : � N
1 e4 e5 2 f4 exf4 3 tllf3 c6?! 4 a b c d e f g h
tllc3 .tb4?!
Una característica reiterada De nuevo podemos admirar el
del juego de los aficionados es desarrollo de Morphy. Sólo esta­
que se apresuran a cambiar los mos en la jugada número 1 1 y ya
caballos enemigos, para eliminar están desarrolladas, y bien desa­
así el riesgo de una fea horquilla rrolladas, todas sus piezas, además
de caballo. Sin embargo, en el ti- de un rey enrocado y seguro. Por
24 C ONSEJ OS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

otra parte, las negras están jugan­ Con negras


do sin las piezas de su flanco de
dama. En tales condiciones, las Theodor Lichtenheim - Paul
combinaciones surgen en el ta­ Morphy
blero como por arte de magia. Nueva York (EE UU), 1857
11 ... f6 12 eS! Primer Congreso Norteamericano
Hay que abrir líneas para ex­ de Ajedrez
plotar al máximo la ventaja de Defensa de /os Dos Caballos (C55)
desarrollo. Después de 12 ... fxg5
1 3 ct:Jxg5, las negras no tienen es­ 1 e4 e5
peranzas de sobrevivir. Por ejem­ La respuesta favorita de
plo: 13 ... ct:Ja6 14 .l':!.xf8+ 'i/Vxf8 15 Morphy, porque ahora las piezas
� e4! ct:JcS 16 'iWxg6! hxg6 17 negras tendrán el máximo poten­
.l':!.h4++. cial para un rápido desarrollo. Si
12 ... fS 13 ctJd4 f4 14 e6 las blancas se retrasan con el su­
Aplica, una vez más, el princi­ yo, entonces las negras dispon­
pio de abrir líneas. Unos cincuen­ drán de excelentes perspectivas
ta años después, Maroczy señaló para apoderarse rápidamente de
que 14 h4! h6 15 h5 hxg5 16 hxg6 la iniciativa.
g4 17 c;t>f2, seguido de 18 �h l ++, 2 ct:Jf3 ct:Jc6 3 d4 exd4 4 i.. c4
habría sido aún más rápido. ct:Jf6 s es
14 ... dxe6 15 ct:Jxe6 i..xe6 16 Por transposición de j ugadas,
l:'Ixe6 'iWc8 17 l:'Ixg6! la partida ha pasado de la Aper­
Sacrificar calidad por un peón, tura Escocesa a una variante de
a fin de desnudar al rey negro, la Defensa de los Dos Caballos,
difícilmente puede considerarse que sigue siendo popular hoy en
arriesgado, ya que el flanco de da­ día. (El orden de j ugadas habitual
ma negro no está participando en es 1 e4 e5 2 ctJf3 ct:Jc6 3 i.. c 4 ct:Jf6 4
la lucha. d4 exd4 S e5.) Morphy responde
17 ... hxg6 18 1!Vxg6 'iVfS 19 con un contragolpe bastante ha­
l:'Ixf4! bitual hoy en día, pero que era el
Bonito, pero sólo posible por­ último grito en la suya.
que las piezas negras de 'a8' y 'b8' 5 ... dS! 6 ..tbS ct:Je4 7 ct:Jxd4
siguen sin desarrollar, mientras i..d7 8 ct:Jxc6?!
que (¡una vez más ! ) todas las pie­ La textual pierde un tiempo
zas blancas participan en el j uego. importante. Después de la correc­
19 ... 1!Vxg6 20 l:'Ixf8+ c;t>b7 21 ta 8 i.. xc6 bxc6 9 0-0, las blancas
i.. g8+ c;t>b8 22 i..f7+ @h7 23 probablemente tienen una pe­
i..xg6+ 'it>xg6 24 i..f4 (1-0) queña ventaja.
El caballo clavado está perdi­ 8 ... bxc6! 9 �d3 i..cS
do: las blancas quedan con pieza ¡ Desarrollo rápido y activo !
y dos peones de ventaj a. Con su siguiente j ugada, las blan-
IDEAS IMPORTANTES 25

cas esperan atenuar la presión de cario desarrollo de su flanco de


las negras, pero este bando dispo­ dama.
ne de una j ugada intermedia que 12 i.e3? i.g4!! 13 'i/Uc4
le permitirá conservar la inicia­ Las blancas deben contraata­
tiva. car, ya que la segura 13 'i!Ud2 pier­
10 i.xe4 'i!Uh4! 11 'ilUe2 de de forma vulgar por 13 ... .l:i.d8,
Un enfoque perfectamente ra­ con mate en 'dl'.
zonable: las blancas quieren que 13 ... i..x e3!
las negras capturen en 'e4' con su El ataque continúa. La res­
peón y hacer que queden con una puesta principal, tal y como indi­
estructura de peones rota en el caron Fred Soltis y Andrew Rein­
flanco de dama. Después de la ru­ feld, es 14 'i/Uxc6+ i.d7 15 'i/Uxa8+
tinaria 11 0-0 'i/Uxe4, las negras ha­ cJ;;;e7 16 g3 i.xf2+ 17 cJ;;;xf2 e3+ 1 8
brían conseguido, sin costo algu­ cJ;;;e l (18 cJ;;;g l e2 ! ) 18 ... 'i!Ub4+ 19
no, la pareja de alfiles en posición c3 'i!Uxb2 20 'i!Uxh8 (20 'i/Ue4 'i!Ucl+
abierta y, por tanto, dispondrían 21 cJ;;;e2 i..b 5+ 22 cJ;;;f3 'i/Uxhl +) 20
de una agradable ventaj a. ... i.g4, seguido de mate en 'e2' o
11 ... dxe4 'f2'. Nótese que también aquí está
sin desarrollar el flanco de dama
8 ! 8 de las blancas, mientras que las
• !
dos piezas restantes de las negras
7 A A J. A A A tienen posiciones muy activas.
6 A 14 g3 'i!Ud8
5 J. [j, Igualmente fuerte es 14
4 A 'ir 'i!Uh6 1 5 "i1Wxe4 i.cl .
3
15 fxe3 'i!Udl+ 16 cJ;;;f2 'i/Uf3+! 17
cJ;;;g l i.h3 18 'i/Uxc6+ cJ;;;f8 19
2 [j, [j, [j, Wi [j, [j, [j, 'i/Uxa8+ cJ;;; e7 (0-1)
: lD i. @ : B Después de 20 'i!Uxh8, las ne­
a b c d e t g h gras dan mate en 'g2 ' o 'fl'. ¿Pue­
de considerarse que las blancas
La Enciclopedia de Aperturas tienen dos torres de ventaja en la
de Ajedrez (tomo C) recomienda posición final? No lo creo, porque
ahora 12 0-0, y considera la posi­ ni las torres ni el caballo partici­
ción como ligeramente favorable pan en la lucha. Cuando no hay
a las negras, debido al potencial desarrollo, no hay fuerza disponi­
de la pareja de alfiles. En lugar ble. En consecuencia, cabe con­
de ello, las blancas neutralizan de cluir que un "ejército" inferior en
inmediato al alfil negro de 'c5', número puede disponer de mayo­
pero han pasado por alto la pre­ res fuerzas efectivas y resultar,
caria situación de su rey y el pre- por tanto, vencedor.
26 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

N . Marache - Paul Morphy el desarrollo y, al mismo tiempo,


Nueva York, 1 857 conseguir una sólida ventaja ma­
Gambito Evans (C52) terial mediante un sacrificio de ca­
lidad. A cambio, logrará dos o tres
1 e4 eS 2 éllf3 éll c6 3 .fi.c4 Si.es peones y una clara iniciativa.
4 b4 .fi.xb4 S c3 Si.as 6 d4 exd4 11 ... .fi.fS! 12 .fi.xf5 éllxf5 13
El planteamiento defensivo en ..íla3 �g6 14 ..txf8 'i'xg5!
la actualidad empieza con 6 . . . d6. Ganando tiempo adicional, en
Aun con negras, Morphy no du­ comparación con 14 . . . Mxf8.
daba en buscar una posición más 15 ..íla3 dxc3
abierta, al menos mientras su j ui­
cio le indicase que el riesgo en 8 ! • 9
que incurría era tolerable. 7' ' ' ' ' '
7 eS? 6 lj
Las blancas deben buscar un
rápido desarrollo como compen­ 5 J. lj ji'
sación por el material sacrificado. 4

La textual no acelera el desarro­ 3 � '


llo y se encuentra con una clara 2 8. 8. 8. 8.
refutación. Lo correcto es 7 0-0,
1 ll t¿j V ll @ N
cuando la teoría considera que la
a b e d e f g h
única respuesta válida es 7 ...
éllg e7; con lo que, eventualmente, Las negras tienen tres peones
se llega a una posición igualada. a cambio de la calidad, caballos
7 ... dS! 8 exd6 'i'xd6 9 0-0 muy bien situados, una dama acti­
éll ge7! va y la amenaza . . . Md8 en el hori­
El desarrollo del flanco de rey zonte. El flanco de dama blanco
está en orden. está otra vez insuficientemente
10 éll gS? desarrollado. y el primer j ugador
Las blancas carecen del sufi­ no tiene posibilidades de neutra­
ciente desarrollo para esperar na­ lizar la iniciativa de las negras. El
da de este precipitado salto de ca­ intento de incorporar el alfil al
ballo. 10 ..íla3 'i'f6 11 cxd4 es lo flanco de rey resultará insuficien­
lógico, con alguna compensación te, pero no hay alternativa satis­
por el peón entregado. factoria.
10 ... 0-0 11 .fi.d3 16 ..tcl �g6 17 ..ílf4 Md8 18
Obsérvese cómo las blancas, en �c2 éll cd4
sus intentos por atacar mueven re­ Las negras se pasean por las
petidamente las mismas piezas. casillas centrales de la cuarta fila,
antes que incorporar nuevos sol­ desprotegidas por la falta de de­
dados a la batalla. Morphy, por sarrollo de las piezas blancas.
tanto. decide que puede completar 19 �e4
IDEAS IMPORTANTES 27

La dama se siente aquí lo bas­ partidas anteriores. Sin embargo,


tante segura, pero va a llevarse sus brillantes combinaciones fue­
una sorpresa en forma de un te­ ron posibles gracias a la incapaci­
rrorífico salto de caballo. dad de sus adversarios para captar
19 tt'lg3!! (0-1)
••• la necesidad de un rápido desarro­
La dama blanca está atacada llo en posiciones abiertas. En las
por partida doble, y la normal 20 cuatro partidas, su rival de turno
'VWxg6 permitiría pintoresca 20 . .
. dejó la mitad de sus piezas com­
tt'l de2++ ! pletamente sin desarrollo (una vez
En resumidas cuentas, Morphy en el flanco de rey y las otras
fue el justo vencedor de las cuatro tres en el flanco de dama).
LA IMPORTANCIA DE CAPTURAR
4 HACIA EL CENTRO

A menudo, tanto usted como Decisiones de las negras


su opositor tienen que tomar la
decisión de capturar con un peón En cualquier caso, la decisión
hacia el centro, o con otro peón no es tan fácil para las negras en
hacia un flanco. Esa decisión pue­ las primeras fases del juego. El
de tener que tomarse ya en plena problema, sencillamente, es que
apertura ( ¡incluso en la tercera las blancas empiezan con la inicia­
jugada!), durante el transcurso tiva y las negras no sólo tienen que
del medio j uego o más tarde, en el preocuparse por el centro, sino
final. ¿Cuál es la captura correc­ también por un rápido desarrollo,
ta? Dado que el control del cen­ la seguridad de su rey y otros fac­
tro es tan importante en la fase tores importantes. En esta sección,
de la apertura y en gran parte del pasaré revista a los tres casos más
medio juego, puede aplicarse el comunes que obligan a las negras
siguiente principio general: reto­ a tomar una decisión en plena
me siempre hacia el centro, a me­ apertura. En la siguiente sección
nos que haya una buena razón pa­ me detendré en las necesidades y
ra no hacerlo así.
perspectivas de las blancas.
En las últimas fases del medio A) ... dxc6 contra ... bxc6
j uego y en finales con material
reducido, la importancia del con­ I) El ejemplo clásico es el de la
trol del centro disminuye y la de­ Variante del Cambio en la
cisión debe tomarse en función Apertura Española: 1 e4 e5 2
de los requerimientos concretos ct:Jf3 ct:Jc6 3 .tbS a6 4 .txc6
de la posición. No obstante, en la
8 .1 .t 'i!f • .t � 1 10
primera fase del j uego -digamos,
hasta la j ugada número 25, más o 7 ' ' ' ' ' i
menos- la captura hacia el cen­ 6 ' .i
tro será la mejor opción en más
del 75% de los casos. En conse­
5 '
cuencia, la regla de oro es: en ca­ 4 fj,
so de duda, capture hacia el cen ­ 3 ttJ
tro. 2 fj, fj, fj, fj, fj, fj, fj,
1 l:l. ttJ .i 'ii' @ l:l. N
a b e d e f g h

29
30 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

a) 4 ... bxc6 es la captura temática peón pasado en ese flanco, mien­


"hacia el centro''. pero no fa­ tras que la mayoría negra en el ala
vorece el desarrollo de las ne­ de dama está devaluada por los
gras. La importante consecuen­ peones doblados. Como compen­
cia es que a las negras les resul­ sación, las negras deben utilizar su
ta difícil proteger el vulnerable pareja de alfiles que, como puede
peón de e. La variante princi­ verse, están situados en diagonales
pal sigue así: 5 tt:Jc3 d6 6 d4. abiertas. Por otra parte, la movili­
dad de la dama negra en la colum­
Lo que ha sucedido es que las na d (si 5 tt:Jxe5?, 5 ... 'iVd4 recupe­
blancas tienen ahora todo un ra el peón, incluso con ligera ven­
tiempo de ventaja con relación a taja negra), hace más fácil la de­
la siguiente variante de la Defen­ fensa del peón de e. En conse­
sa Steinitz diferida: 3 ... a6 4 .ia4 cuencia, las negras pueden limitar
d6 5 .ixc6+ bxc6 6 d4. No olvide­ la ventaja blanca de apertura a su
mos que un tiempo extra en una dimensión normal. Un importante
apertura abierta suele ser una ejemplo reciente se encuentra en
ventaja muy significativa. la partida Robert Fischer - Borís
Las perspectivas de las negras Spasski; 9ª partida del duelo, Sveti
en esa posición son desagradables, Stefan (Serbia y Montenegro), 19
tanto después de 6 ... exd4 7 'iVxd4, de septiembre de 1992:
como de 6 ... f6 7 �e3 ltJe7 8 �d3 5 0-0 f6 6 d4 exd4 7 ltJxd4 es 8
i.. e 6 9 0-0-0 tt:Jg6 10 h4 h5 11 ttJd2 ltJb3 ·t,¡hdl 9 l:txdl .ig4 10 f3 .te6
a5 12 g3 exd4 13 .ixd4 tt:Je5 14 11 ttJc3 �d6 12 i.. e 3 b6 13 a4 0-0-
'iVfl 'iVb8 15 f4; Nikola Padevsky - 0 (13 . . . �f7 se considera más sóli­
Gueorgui Daskálov; Campeonato da) 14 aS �b7 15 eS! .ie7 16
de Bulgaria de 1972. El sustancial lbdS .txd8 17 tt:Je4 c;i;c6?? (era
adelanto en desarrollo y un centro preciso 17 ... .id5, con una peque­
superior conceden una clara ven­ ña ventaja blanca tras 18 � dl) 18
taja a las blancas. axb6 cxb6 19 ltJbxcS! i.. cS 20
b) 4 ... dxc6. tt:Jxa6 fxeS 21 ttJb4+ (1-0).
Debido a los problemas deri­ II) Las negras tienen que tomar
vados de 4 ... bxc6, el juego magis­ una decisión similar en la Va­
tral ha empleado, de forma casi riante Rossolimo de la D efen­
exclusiva, la textual durante los úl­ sa Siciliana después de las ju­
timos veinte años. Las negras se gadas 1 e4 c5 2 ltJf3 ltJc6 3
arriesgan a quedar con una forma­ �bS g6 4 i..xc6.
ción de peones inferior, si el peón (D)
de e se cambia por el de d blanco, El temprano cambio .ixc6 ha
porque la mayoría de 4 contra 3 sido jugado con éxito por Gari
en el flanco de rey les asegura un Kaspárov y por Robert James
IDEAS IMPORTANTES 31

8 ! 11 como e n l a partida Gari Kaspá­


7 i i rov - Valeri Sálov; 9ª ronda del
Torneo de Dortmund (Alema­
6
nia), 1 992; el campeón mundial
5 recomienda 10 ... d5 ! ? 1 1 tt'ic3
0ie6, que limita la ventaja blan­
ca a su mínima expresión.
2 ) 6 . f6!? 7 c3 tDh6 8 d4 cxd4 9
. .

cxd4 0-0 10 tt'ic3 d6 1 1 'iVa4


N �b6 12 ttJ d2 tDfl 1 3 0ic4 ¡va6,
a b c d e f g h con aproximada igualdad; Ro­
Fischer. Su idea es combinar un bert Fischer - Borís Spasski;
rápido desarrollo en el flanco de 13ª partida del duelo, Belgrado
rey con la posibilidad de explotar (Serbia y Montenegro), 1 de
los peones doblados negros. Sin octubre de 1992.
embargo, en comparación con la
b) 4 ... dxc6.
Variante del Cambio de la Espa­
ñola, las negras están mejor a Después de esta captura, los
. .
causa de tres factores: la posición peones negros ejercen menos m-
no es tan abierta, no han inverti­ fluencia sobre el centro que tras 4
do un tiempo en atacar el alfil ... bxc6. Sin embargo, también es
con ... a6, y no tienen que perder satisfactoria, dado que el potencial
tiempo en defender un peón cen­ avance 'd4 de las blancas resolve­
·

tral. En mi opinión, en este caso ría el problema de los peones do­


ambas capturas de las negras vie­ blados, antes que concederle a las
nen a ser equivalentes. blancas una mayoría de peones en
el flanco de rey. Una secuencia ló­
a) 4 bxc6.
gica en tal caso es: 5 h3 i..g7 6 d3
.•.

Debido a que es temática, esta e5 7 �g5 f6 8 i.. e3 b6 9 �el �e6


captura es la más popular en la 10 a4 tt'ie7 11 tt'ia3 0ic8 12 b3 0id6
alta competición. Su única des­ 13 0ic4, con una pequeña ventaja
ventaja (se retrasa un tiempo el de las blancas, según Lev Psajis.
desarrollo del alfil dama) queda
mitigada por la naturaleza relati­ B) ... exf6 contra ... gxf6
vamente cerrada de la posición.
A diferencia del caso estudia­
Después de la continuación
do en A, la captura hacia el centro
normal, 5 0-0 ilg7 6 .U.el, hay dos
( ... gxf6) crea un grave debilita­
variantes esenciales:
miento en la posición del rey. En
1) 6 tt'if6 7 e5 tt'id5 8 c4 tt'ic7 9 d4
... la apertura, las negras deben tener
cxd4 10 'iVxd4, cuando, en lugar mucho cuidado para asegurarse
de 10 ... 0-0? ! 1 1 �-h4 d6 12 de que pueden permitirse tal debi­
ilh6, con clara ventaja blanca litamiento. Comentaré brevemen-
32 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

te un caso derivado de 1 e4, y otro dad, debido a que, con frecuencia,


de 1 d4, en los que esta captura es el ataque blanco es más peligroso.
posible En cualquier caso, el estado teóri­
co de la variante dista de estar
I) En la variante principal de la
claro. En la partida John Fedoro­
Defensa Caro-Kann, que co­
wicz - Daniel Roos; Francia,
mienza con 1 e4 c6 2 d4 d5 3
éllc3 dxe4 4 éllxe4, las negras dis­ 1 990, después de 6 c3 .1f5 7 lllf3
ponen de dos sólidas continua­ élld 7 8 g3 éllb 6 9 �g2 'iVd7 10 0-0
ciones, 4 ... élld7 y 4 ... �f5. En re­ .th3 1 1 �xh3 'iVxh3 12 a4 'iVf5 ! 13
alidad, éstas son las opciones a5 lll d5 14 c4 éllc 7 15 �f4 0-0-0,
más populares. Sin embargo, las negras lograron buenas pers­
también lo es la más desequili­ pectivas de contrajuego.
brante y ambiciosa, 4 . . lllf6, que
.
b) 5 ... exf6
conduce, tras 5 lllxf6+ (véase
diagrama 12), a dos situaciones Esta captura no temática es
completamente distintas: "segura", en cuanto a que el rey
negro tendrá la protección extra
12 de un peón (doblado) más y que,
8 i lj J. .. • .t .1
por otro lado, ambos alfiles se en­
7 ,i ,i ' ' ' ' cuentran ya en diagonales abier­
6 ' etJ tas. Por supuesto, esta decisión
5 también tiene un costo: las blan­
4 cas cuentan con una sana mayoría
3
de cuatro contra tres en el flanco
de dama. No le sugeriría, por
2 t::, t::, t::, t::, t::, t::, ejemplo, que optase por esta va­
1 )';¡ i,. 'if <;i( _i e¿j )';¡ N riante, con negras, contra alguien
a b c d e f g h del calibre de Anatoli Kárpov, si
bien contra otros grandes maes­
a) 5 ... gxf6 tros "mortales'' puede producirse
Al optar por la Variante un juego razonable. Una buena
Bronstein-Larsen, las negras "pa­ ilustración de las perspectivas ne­
recen olvidar" que la Caro-Kann gras la tenemos en la partida Wi­
es una defensa utilizada normal­ lliam Watson - Julian Hodgson; 9ª
mente como un eficaz método ronda del Torneo abierto de Kua­
hacia la igualdad. Aquí las negras la Lumpur (Malasia), 1992(B15):
planean utilizar la columna g pa­ 6 c3 .td6 7 Jld3 �e6 8 lll e2
ra ejercer presión en el flanco de 'iVc7 9 'iVc2 élld 7 10 c4 c5
rey blanco, mientras que su pro­ Las negras permiten un peón
pio rey buscará cobijo en el flan­ pasado y protegido tanto para in­
co de dama. Actualmente, la va­ movilizar la configuración de pe­
riante ha perdido cierta populari- ones blancos en el flanco de da-
IDEAS IMPORTANTES 33

ma, como para conseguir contro­ Las blancas crean a las negras
lar algunas casillas negras. un par de peones doblados y, si la
11 dS i.g4 12 h3 i.xe2 13 posición se mantiene cerrada, es­
�xe2+ �f8 14 0-0 .l:!.e8 15 �c2 h5 peran probar que sus caballos re­
16 f4? ! sultarán más efectivos que los dos
Las blancas sobrevaloran sus alfiles enemigos. En la práctica de
perspectivas. Lo correcto es 16 torneo, la mayoría de los grandes
.tfS ! , a fin de cambiar su alfil maestros prefiere retomar con el
"malo" por el caballo negro. peón de e, mientras que la Enci­
16 ... g6 17 �f2 f5 18 b3 i.e7! clopedia de Aperturas (tomo D,
19 i..b2 i..f6 20 i.xf6 ct:Jxf6 21 revisada) considera más fuerte
�b2 @g7 22 .l:l:f3 retomar con el peón de g.
Las negras perdieron ahora el
a) 3 ... gxf6
rumbo, con 22 ... h4? , debilitaron
gravemente su flanco de rey y se La naturaleza cerrada de la po­
vieron obligadas a rendirse en la sición significa que el rey negro es­
j ugada número 42. En lugar de tá lo bastante seguro, pero los peo­
ese avance, Hodgson recomienda nes doblados son una pequeña
22 ... �d6!, seguido de 23 ... '!J.e7 y cruz y el peón de h aislado puede
24 ... '!J.he8. Las blancas quedarían convertirse, más adelante, en una
entonces sin j uego activo, y el debilidad. Una continuación te­
control de las negras en la colum­ mática ahora es: 4 e3 cS 5 c3 � 6 6
na e les concedería ventaj a. �b3 e6 7 ctJd2 ct:Jc6 8 ct:Jgf3 i.. d 7 9
.i.e2 ct:JaS 10 �c2 cxd4 1 1 exd4
II) Contra el Ataque Trom­ i.bS 12 i.xbS+ �xbS 13 a4 �c6
powsky (1 d4 ctJf6 2 ..tgS), una
14 0-0 i.d6; Antonio Fernandes -
de las respuestas consideradas
Stefano Tatai; Barcelona, 1985. La
más sólidas para las negras es
Enciclopedia D evalúa la posición
2 ... dS, cuando los jugadores
como igualada.
con blancas optan, invariable­
mente, por 3 i..xf6. b) 3 ... exf6
13 Lo mismo que en la correspon­
a J � .t 'if fl .t � ! diente situación de la Caro-Kann,
1 j j j j j. j j las negras prefieren dar prioridad
6 .t a un eficiente desarrollo, antes que
5 quedarse con peones doblados
4 más dinámicos y centrados. En la
3
partida Lev Osipovich Alburt -
Edmar John Mednis; Nueva York,
1980, las blancas retuvieron una
N pequeña ventaja después de 4 e3
a b e d e f g h i.. d6 5 c4 dxc4 6 ..txc4 0-0 7 ct:Jc3
ctJd7 8 ct:Jf3 fS 9 0-0 ctJf6 10 �c2 a6
34 CONSEJOS PRACTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

11 !!.fel !!.b8 12 !!.adL debido a su convertirían el peón en una debi­


mayor espacio. Creo que las ne­ lidad. Ambos contendientes acor­
gras pueden mejorar su juego con daron tablas después de 13 l:lel
la activa 7 ... cS ! y conseguir sufi­ Wi/c7 14 dxc5 i..xc5 15 Wi/c2 l:tfd8
ciente contrajuego para una even­ 16 ct:le4 lt:Jxe4 17 Wi/xe4.
tual igualdad. Hasta los jugadores más fuer­
tes deberían abstenerse de reali­
C) . lu:g6 contra .fxg6
.. .. zar una captura no temática. La
apertura de la partida Vlastimil
Los casos más frecuentes de
Hort - David Bronstein; 14ª ron­
captura en ·g6' se producen en po­
da del Torneo Interzonal de Pe­
siciones de las defensas Caro­
trópolis (Brasil), 1973; Defensa
Kann y Eslava. en las que el alfil de
Eslava (D16), discurrió así: 1 d4
dama negro ha llegado a 'g6' y es
d5 2 c4 c6 3 lt:Jc3 lt:Jf6 4 lt:Jf3 dxc4 5
cambiado en este punto tanto por
a4 �g4 6 e3 e6 7 i.xc4 lt:Jbd7 8 h3
el caballo de rey (como por el alfil
�h5 9 Wile2 �b4 10 0-0 Wi/e7 11 e4
de rey blanco). En la inmensa ma­
es 12 d5 a5?! 13 !!.dl! 0-0?! 14 g4
yoría de los casos, la captura debe
�g6 15 lt:Jh4! cxd5 16 lllxg6 h...
ser realizada con el peón de h. Sólo
si retomar con el peón de f ofrece
oportunidades especiales. o si reto­ 8 !
mar con el peón de h es claramen­ 7 "
te mala (por ejemplo, cuando el 6
ataque blanco en la columna h po­ 5 "
dría resultar decisivo), deben las
4 8 J. i.
negras abstenerse de capturar, de
forma temática, "hacia el centro''. 3 t2J
2 8 'fif 8
I) ... hxg6 es mejor
1 : .i : @ N
Un ejemplo evidente es la par­ a b c d e f g h
tida Borís Spasski - Anatoli Kár­
pov; Semifinal del Torneo de Can­ Las negras han jugado de for­
didatos, 2ª partida; San Petersbur­ ma inexacta y tras la normal 16 ...
go (Rusia), 1974: Defensa Caro­ hxg6 17 lt:JxdS lt:JxdS 18 i..x dS, las
Kann (B19): 1 e4 c6 2 d4 d5 3 ct:lc3 blancas quedarían con una peque­
dxe4 4 lllxe4 i.fS 5 ct:lg3 i.g6 6 lt:Jf3 ña, aunque sólida ventaj a, debido
lt:Jd7 7 i.d3 e6 8 0-0 lLigf6 9 c4 i.. d6 a que poseen más espacio y a que
10 b3 0-0 11 .i.. b2 c5 12 �xg6 hxg6! sus piezas son más activas. Pero
Esta captura temática realza como esto no le parecía atractivo
la influencia central de las negras al famoso gran maestro, trató de
y no tiene ningún inconveniente. complicar las cosas, mediante la
Con 12 ... fxg6?, en cambio, las ne­ apertura de la columna f:
gras no lograrían nada positivo, y 16 ... fxg6? 17 i.xd5+! �h8
IDEAS IMPORTANTES 35

Después de 17 ... éb xd5 18 La captura normal sería 18 ...


ébxd5, las blancas dispondrían de hxg6, pero eso dejaría a las negras
un fantástico caballo en 'dS'. con una posición sin vida y res­
18 i.xb7 .l:.ab8 19 .1d5 tllc5 20 tringida en el flanco de rey. Por
.tgS! La compensación de las ne­ otra parte, las blancas podrían ex­
gras por el peón es escasa, y las plotar la debilidad inherente de
blancas acabaron ganando en la los peones doblados mediante un
j ugada número 44. ataque en el flanco de rey a base
de: tll g 5, situar la dama en 'h4' y/o
II) .. fxg6 es mejor
avanzar el peón de h hasta 'h5' en
.

Debido a que esta forma de el momento oportuno. Por consic


retomar no es temática. las negras guiente, Torre elige la captura
deben pensárselo dos veces antes más perspicaz y mejor:
de realizarla, porque ¡ sólo razo­ 18 ... fxg6!
nes muy concretas pueden j ustifi­ Las negras pueden, de este
carla! En el diagrama 15 se mues­ modo, coordinar mucho mejor la
tra el tipo de posición en que esta defensa de su flanco de rey y, al
decisión es correcta. Corresponde mismo tiempo, utilizar en su pro­
a la partida Paul Van der Sterren pio favor la columna semiabierta
- Eugenio Torre; Adelaida (Aus­ f como trampolín de ataque.
tralia), 1986/1987, después de la 19 �b3 a5 20 .tg5 ¡vb6 21
j ugada número 18 de las blancas. .te7?! tt::lc6 22 .1xb4 axb4 23 �d3
Se trata de una de las variantes IH'8! 24 .l:.dl llf4! 25 g3 gf5 26
principales de la Defensa Eslava tllh4 .l:.f7 27 .l:.d2 .li!af8 28 l':!.el
(1 d4 d5 2 c4 c6 3 tllf3 tllf6 4 tll c3 tll a5 29 f4 .l:.c7!
dxc4 5 a4 .1 f5 6 e3 e6 7 .1xc4 i..b4 La presión en la columna f ha
8 0-0 0-0 9 �e2 tllb d7 10 e4 .tg6 obligado a las blancas a debilitar
11 i.. d 3 i..h 5 12 .1 f4 .l:.e8 13 e5 su formación de peones en el flan­
lLld5 14 tllx d5 cxd5 15 h3 a6 16 co de rey, y ahora las negras pasan
.l:Ifcl .tg6 17 �e3 ébb8 18 .1xg6). al flanco de dama para infiltrarse
en la retaguardia enemiga.
15 30 ébf3 .l:.c4 31 .l:.c2?
8 ! lj 'ii' 1
• Apurado de tiempo, el con­
7 i i j i ductor de las blancas trata de ali­
6 i i .i viar sus problemas cambiando un
5 i 8 par de torres; pero el efecto es
4 8 J. 8 .i precisamente el opuesto. Torre
sugiere que la mejor defensa es
3 ¡u ttJ 8 mantener "prietas las filas" con
2 8 8 8 31 �g2 flfc8 32 h4.
ll 11 ci;; N 31 ... .l:.fc8 32 .l:.ecl �c6! 33
a b c d e f g h l:.xc4 dxc4 34 �e3 .l:.d8 35 tbg5
36 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

lüb3 36 .l:tdl c3 37 bxc3 bxc3 38 d5 difiere considerablemente s1 se


c2 39 .S.cl �xd5 (0-1) trata de aperturas abiertas o ce­
rradas. En esta sección considera­
Decisiones de las blancas ré las decisiones más importantes
en partidas abiertas; en la siguien­
En la sección anterior comen­ te, debatiremos situaciones en
té aquellas situaciones importan­ partidas cerradas.
tes en que las negras tenían que
decidir en la apertura, o en un
temprano medio j uego, qué cap­ Aperturas abiertas
tura efectuar de dos posibles de
peón: hacia el centro o alejándose A) axb3 contra cxb3
del centro. A menudo, se trata de
una importante decisión para las Con mucho, los ejemplos más
negras. Porque, aunque les gusta­ frecuentes se producen en las va­
ría retomar de forma temática, riantes principales de la Defensa
"hacia el centro", eso puede plan­ Siciliana. La pieza que se captura
tearles problemas como, por en 'b3' es el alfil o el caballo de
ejemplo, retraso en desarrollo o rey (después de lüd4-b3) . La pie­
verse afectada la seguridad del za que captura es el caballo o el
rey. alfil de dama negros. Es fácil ver
Las blancas no tienen tales que, tanto a efectos de control
preocupaciones. Puesto que co­ central como de formación cuali­
mienzan con ventaja, hay buenas tativa de peones, la captura debe­
posibilidades de que, sea cual fue­ ría realizarse con el peón de a.
re el modo en que retomen, que­ Además, puesto que de esta for­
darán, al menos, con la igualdad. ma se abre la columna para la to­
Incluso si, por ejemplo, la teoría rre de 'al', las blancas pueden
considera que determinada captu­ presionar el peón negro de a, con
ra conduce a un j uego igualado y lo que se difiere la movilización
le gustan las posiciones resultan­ temática de la torre de 'a8' a la co­
tes y se considera bueno jugándo­ lumna c. Si las blancas capturan
las, no hay razón para descartar con el peón de c, se obtiene la si­
nada. En cualquier caso, el princi­ guiente formación de peones: en
pio general permanece intacto: re­ el flanco de dama, los peones de a
tome siempre hacia el centro, a me­ y b negros contienen a los tres
nos qlle haya una niuy buena ra­ blancos (el peón de a + los peones
zón para no hacerlo así. Resulta doblados de b ), mientras que en el
que hay muchas más aperturas en flanco opuesto las negras cuentan
las que las blancas tienen que to­ con una saludable cadena de cin­
mar una decisión acerca de las co peones contra la cadena de
capturas de este tipo. Esa decisión cuatro de las blancas. El tipo de
IDEAS IMPORTANTES 37

consideraciones que se barajan gida la casilla 'c4'. Después de


para tomar la decisión correcta 1 1 ... i.. e 6 12 0-0-0 a5 13 lbd4
quedan bien ilustradas en algunas .ic4 14 .ih6 .ixh6 15 'fiixh6 es,
subvariantes del Ataque Yugosla­ las negras igualaron en la par­
vo contra la Variante del Dragón. tida Aivars Gipslis - Bujuti
Gurgenidze; XXIX Campeo­
I) axb3 es mejor
nato de la URSS, Bakú (Azer­
Las blancas deberían retomar baiyán), 1961.
de forma temática, a menos que 3) 11 axb3. Después de esta for­
haya razones para proceder de ma normal de retomar, las
otro modo. Durante los primeros blancas conservan una clara
diez años del Ataque Yugoslavo ventaja. He aquí dos ejemplos
(1954-1964 ), las negras solían cam­ de la práctica de torneo:
biar el alfil blanco, apenas éste lle­
gaba a 'c4'. Veamos una secuencia a) 11 dS 12 e5 lbd7 13 f4 lbc5 14
...

típica: 1 e4 c5 2 lbf3 d6 3 d4 cxd4 4 lbdb5; A. Jenkin - Alexánder


lbxd4 lbf6 5 lbc3 g6 6 .ie3 .ig7 7 Cherepkov; 9ª ronda del Cam­
f3 0-0 8 'fiid2 lbc6 9 .ic4 lbaS 10 peonato de la URSS por equi­
i..b 3 lbxb3 pos, Riga (Letonia), 1984.
b) 11 a6 12 h4 i..d7 13 h5 lk8
...

8 ! 16
14 .ih6 eS 15 lbde2 .ie6 16 g4
7 ,_A A 'fiic7 17 lbg3 b5 1 8 b4; B orís
6 Spasski - Efim Guéler; Semifi­
5
nales del Torneo de Candida­
tos, 8ª partida del duelo; Riga,
4 ltJ � 1965. El ataque blanco se en­
3 � lt:J i.. � cuentra a pleno ritmo, mien­
2 � � � Wi tras que las negras no tienen
1 l1 ® nada que oponer. Las blancas
B
a b c d e f g h enrocaron largo en la jugada
número 25 y se anotaron el
Las blancas pueden retomar punto en la j ugada número 39.
en 'b3' de tres formas:
1) 11 cxb3?! no tiene sentido, y II) cxb3 es mejor
después de 1 1 ... dS ! 12 e5 lbe8 Como ya hemos dicho, en la
13 f4 (13 lbdb5 a6! ) 13 ... f6! ,
inmensa mayoría de los casos es
las negras disponen y a de un
mejor capturar con el peón de a.
prometedor contrajuego y una
Hay, sin embargo, dos situaciones
pequeña ventaj a.
en las que la captura con el peón
2) 11 lbxb3 significa desplazar
de c es preferible.
lateralmente un caballo cen­
tral, a la vez que dej a desprote- a) Por razones defensivas
38 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

Con las blancas enrocadas lar­ 15 cxb3


go, la columna a abierta puede Ahora el ataque negro se vuel­
dar a las negras un peligroso ata­ ve inocuo y las blancas mantienen
que si pueden movilizar, eficaz­ sus perspectivas en el flanco de
mente, su artillería pesada. Este rey. En la partida Aviars Gipslis -
aspecto queda ilustrado en la va­ Livo Nei; URSS, 1961; las blancas
riante que sigue: 1 e4 cS 2 tl:if3 d6 retuvieron una persistente venta­
3 d4 cxd4 4 tl:ixd4 tl:if6 5 tl:ic3 g6 6 ja, después de 15 ... b5 16 a3 ! Sac8
.te3 i.g7 7 f3 0-0 8 ifd2 tl:ic6 9 (16 ... b4? se contesta con 17 él:ia2)
.tc4 tl:ixd4 10 i.xd4 .te6 11 i.b3 17 b4 ifa6 18 e5 dxe5 19 �xe5
"+j'as 12 0-0-0 Sfc8 13 c;i;>bl Sc6 14 tl:ie4 ! 20 él:ixe4 ..ixe5 21 h5 ifb6 22
h4 i.xb3 hxg6 hxg6 23 't!Vg5. En el final, su
superior formación de peones les
17 daría ventaja a las negras; pero en
8 1
esta posición del medio j uego son
7 " " las blancas quienes tienen mejores
6 posibilidades de ataque.
b) Por razones ofensivas
4 i. 8 8
Lo mismo que axb3 abre la co­
3 J. !iJ 8
lumna a para la torre de 'al', la
2 8 8 8 'fi 8 captura cxb3 abre la columna c
@ · : 1:! B para su potencial ocupación por
a b e d e f g h parte de la(s) torre(s) blanca(s)
y/o la dama. Naturalmente, las
Como es característico del perspectivas de que esto ocurra
Ataque Yugoslavo, cada bando deben estar claras, pues de otro
ataca abiertamente al rey contra­ modo las blancas quedarían con
rio. A menudo, la diferencia entre una inferior estructura de peones
éxito y fracaso depende de un so­ sin nada a cambio.
lo tiempo. Por consiguiente, aquí
15 axb3 ? ! sería una temeridad, ya
8 ! 1 • 18
que las negras pueden j ugar la in-
mediata 1 5 . . . ga6, o bien prece- 7 " 'ir' ' J. '
derla de 15 ... b5, con un ataque 6 ' '
en la columna a que sería dema­ 5 " " �
siado fuerte, lo que obligaría a las
blancas a buscar un rápido cam­
4 8 8
bio de damas y aceptar un final 3 � i. 'fi 8
igualado (15 ... Sa6 16 tl:ia4; 15 ... 2 8 8 8 !iJ 8
b5 16 ttJ d5) . Las blancas, por tan­ : :
@ B
to, deberían jugar: a b c d e f g h
IDEAS IMPORTANTES 39

Una instructiva explotación de defensiva de las negras es de lo


esta potencial maniobra se mues­ más ingrata y, de hecho, nunca da­
tra a partir del diagrama 18, a cuya rán con un plan satisfactorio. Qui­
posición se llegó en la partida Ed­ zá lo mejor sea hacer que el caba­
mar John Mednis - Raymond llo regrese a la lucha con 21 ...
Allen Weinstein; Campeonato de éllf6.
EE UU, 10" ronda, Nueva York, 30 21 ... :cd8 22 ii.a5 :d7 23
de diciembre de 1963, después de .l:.hdl! .i,f6 24 Ji.el e6 25 'Vi'c2
la j ugada número 18 de las negras .i,e7 26 'Yi'c6! éll g7 27 'i'xb7 :xb7
(1 e4 c5 2 éllf3 d6 3 d4 cxd4 4 éllxd4 28 a3! <it'g8 29 :c6
éllf6 5 éll c3 g6 6 .i,e3 ii.g7 7 f3 éllc 6 El cambio de damas no ha ali­
8 'Vi'd2 .íte6 9 0-0-0 :c8 10 <it'bl 0-0 viado a las negras de su carga. El
11 éllxe6 fxe6 12 ii.c4 'Vi'd7 13 .i,b3 peón de a, en particular, resulta
<it'h8 14 h4 éll a5 15 'Vi'd3 éllh5 16 especialmente vulnerable.
élle 2 b5 17 .ítd4 e5 18 �c3 éllx b3). 29 ... <it'f7 30 :a6 .l:.a8 31 f4!
A costa de haber incurrido en Para poder explotar las diver­
algunas debilidades e inconve­ sas debilidades enemigas, las blan­
nientes a largo y corto plazo (pe­ cas deben crear líneas abiertas.
ones doblados, alfil de 'g7' ence­ 31 ... exf4 32 éllxf4 :es 33 g3
rrado, caballo de 'h5' en el bor­ gS 34 hxg5 hxg5 35 éll d 3 :h8 36
de), las negras han reducido las g4 �h3?! 37 ..tf2 :h2 38 :xa7
posibilidades de ruptura de las :xa7 39 ii.xa7 :g2 40 éllf2 élle8 41
blancas en el flanco de rey. Por a4 bxa4 42 bxa4 ii.d8 43 e5 ii.c7
ejemplo, después de la temática 44 exd6 .i,xd6 45 a5 ile7 46 ii.b6
19 axb3, las negras jugarían 19 ... élld6 47 a6 (1-0)
h6, en cuyo caso 20 g4? ! éllf4 21
éllxf4 :xf4 dejaría a las blancas B) bxc3 contra dxc3
vulnerables en la columna f, sin
compensación a cambio, ya que a En una primera fase del j uego,
22 g5 se contesta con 22 ... h5, y a los criterios para decidir de qué
22 h5 con 22 ... g5. Sin embargo, forma capturar son los mismos
debido a la concentración de es­ que en la Variante del Cambio de
fuerzo de las negras en el flanco la Apertura Española (1 e4 e5 2
de rey, las blancas pueden volver­ éllf3 éll c6 3 .i,bS a6 4 .ítxc6), co­
se hacia el otro sector, en busca mentados en la sección anterior
de oportunidades prometedoras. para las negras. La consecuencia
De modo que lo correcto es: vuelve a ser la creación de peones
19 cxb3! h6 20 :el! 'i'b7 21 doblados. La gran diferencia es
.i,d2! que, en ambos casos, las blancas
Como las blancas pueden mo­ pueden estar seguras de tener
vilizar rápidamente sus efectivos buenas posibilidades de conser­
hacia el flanco de dama, la tarea var la iniciativa. En otras pala-
40 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

bras, son las negras quienes debe­ d4 0-0 8 .id3 c5 9 0-0 dxe5 10 dxe5
rán luchar duro para igualar. Un (la captura "hacia el centro", 10
buen punto de partida para este fxe5? ! , dejaría el centro blanco de­
debate lo tenemos en la siguiente masiado vulnerable: 10 ... lLic6 1 1
variante "simple" contra la De­ i. e3 ..tg4 12 .ie4 Wia5 13 Wiel
fensa Alekhine (B02): .l:!.ad8; Nikola Padevski - Miloslav
1 e4 lLif6 2 eS lLJdS 3 lLic3 lLixc3 Vukovic; Smederevska Palanka
[Serbia y Montenegro], 1971; y la
s ! l¡ J. if • .t 1 19 presión en 'd4' concede mejores
7 , , , , , , , , posibilidades a las negras; la tex­
6
tual deja a las blancas con dos pe­
ones doblados feos, pero con más
5
espacio y perspectivas de ataque
4 en el flanco de rey) 10 ... tLic6 11
3 11 ..te3 Wic7 U Wiel; con una peque­
ña ventaja para las blancas, An­
2 8 8 8 8 8 8 8
dreas Dueckstein - Heikki Weste­
1 : � 'ii' @ .i !D : B rinen; 8ª ronda del Torneo de
a b c d e f g h
Bamberg (Alemania), 1968.
I) 4 bxc3 II) 4 dxc3
Al convertir su peón de b en Las blancas se aseguran un fá­
uno de c, las blancas incrementan cil desarrollo y una sólida estruc­
sus perspectivas en el centro, aun­ tura de peones. El aspecto negati­
que a costa de retrasar el desarro­ vo es que se encuentran con una
llo del alfil de dama y de estropear formación de tres peones contra
algo la estructura de peones. La si­ cuatro en el flanco de rey, sin na­
guiente secuencia temática ilustra da a cambio. Creo que el mejor
las compensaciones: 4 ... d6 (en la enfoque para las negras es buscar
Defensa Alekhine, hay que atacar la simplificación, con 4 ... d6 (otra
el peón avanzado de 'e5', de modo vez es claramente inferior 4 . . .
que 4 ... d5? ! es inferior) 5 f4 g6 d5? ! , y a que las blancas logran
(las negras no pueden permitirse ventaj a, tanto con 5 f4 como con 5
tantas libertades como las blancas, c4) 5 t1Jf3 dxe5! (aunque es teóri­
y la tentativa de jugar agresiva­ camente buena, 5 ... tLic6 6 .ib5
mente, con 5 ... dxe5? ! 6 fxe5 Wid5, .id7 7 'iVe2! obliga a las negras a
se vuelve contra ellas como un bu­ prestar especial atención, debido
merán: 7 tLif3 lLic6 8 d4 i.g4 9 .te2 a la considerable ventaj a blanca
e6 10 0-0 .ie7 11 .S.bl b6 12 c4 en desarrollo) 6 Wixd8+ �xd8 7
�d7 13 c3, con una agradable su­ lLixeS @e8 8 ..ie3 t1Jd7 9 t1Jf3 eS
perioridad espacial de las blancas 10 0-0-0 f6 11 lLid2 .icS 12 .ixcS
[Vladímir B aguírov]) 6 t1Jf3 .ig7 7 tLixc5 13 �c4, y ahora, en lugar de
I DEAS IMP ORTANTES 41

13 . . . c6? ! 14 f4! b5 1 5 �e2! exf4 1 e4 d6 2 d4 lDf6 3 éDc3 g6 4 f4


(cuando las blancas podrían ha­ j)_g7 5 éDf3 0-0 6 j)_d3 lDc6 7 e5
ber conseguido una ventaja signi­ dxe5 (B09):
ficativa en la partida Listengarten
-Vladímir Baguírov; URSS, 1974; 8 1 .t .. ! • 20
con 16 �h5+ g6 17 �f3), Bagirov
? j j j j j j, j
recomienda 13 ... .ig4! 14 f3 i. h5
(15 g4 �f7) , que conduciría a una
s � � A
eventual igualdad para las negras. 5 '
4 8 8
C) dxeS contrafxeS 3 t¿j � tt:J
En las aperturas abiertas esta 2 8 8 8 8 8
elección se produce normalmente 1 : .i � <;fJ : B
como consecuencia de un tempra­ a b e d e f g h
no avance e4-e5, por parte de las
blancas, al que las negras respon­ I) 8 dxe5 éDdS 9 �d2, con un cen­
den con ... dxe5. Las blancas, por tro seguro y ventaja de espacio,
tanto, no tienen que asumir en es­ las blancas tratan de explotar
te caso peones doblados. También estos factores. La tarea de las
conviene precisar que la captura negras no es fácil, como puede
dxe5 no es una "desviación del verse en las variantes que si­
centro", ya que el peón central bá­ guen:
sico de e se reemplaza por el peón a) 9 ... lDxc3 10 i..xc3 j)_f5 1 1
central básico de d. No obstante, el �xf5 'Yi'xdl + 12 .Sxdl dio a
centro blanco tampoco sale refor­ las blancas un final superior
zado de ese trueque. Para que eso en la partida Laszlo Szabo -
fuese así, se requiere la captura Jan Hein Donner; Torneo
"hacia el centro" fxe5. Por otro la­ IBM, Ámsterdam (Países
do, esta captura a menudo propi­ B ajos), 1972.
cia posibilidades de ataque en la b) 9 ... kg4 10 �e4 e6 11 h3
columna f. En general, podemos i..xf3 12 �xf3 éDd4 13 'iYf2
decir que mientras lá captura dxeS c5, y ahora 14 lDa4!, con la
concede a las blancas una cómoda idea 14 ... f6 15 c3 ! , y las blan­
solidez y una pequeña ventaja es­ cas están mejor (Suetin).
pacial, con fxeS, las blancas mues­ c) 9 ... éDdb4 1 O i.. e4 fS 11 ii.xc6
tran su ambición de aspirar a más. lDxc6 12 'iYe2, seguido de 13
La variante que sigue del Ata­ 0-0-0, concede a las blancas
que Austriaco contra la Defensa una clara ventaja.
Pire nos permitirá situarnos en el
enfoque moderno de ambas cap­ En mi opinión, las negras de­
turas: ben reagrupar rápidamente sus
42 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERI URA

efectivos para crear el suficiente cas están activamente situados: el


contrajuego. Ahora seguiremos la peón de d en la cuarta fila, y el pe­
partida Norman Weinstein - Ed­ ón de e en la quinta (es decir, ¡en
mar John Mednis; 3'' ronda del el campo negro! ) . Por otra parte.
Torneo Internacional de Los el único peón negro básico -el pe­
Ángeles (EE UU), 1974: ón de e- permanece en su casilla
9 ... 'Llcb4! 10 ..ie4 'Db6 11 a3 inicial de 'eT. Las blancas deberí­
lL'ia6 12 �e2 lbc5 13 0-0-0 tLlxe4 an, en primer lugar, tratar de con­
14 lZJxe4 ·�e8! solidar su superioridad central y
Las negras se disponen a acti­ espacial, y luego emplearla para
var su dama. Por ejemplo: 15 lbd4 presionar al bando contrario. Las
't'Va4! 16 .te3 �c4, con igualdad. negras, por su parte, deben tratar
15 X;lhel �e6 16 l2\d4 ..id5! 17 de cuestionar el centro blanco,
�·n \Wc8! pues de no ser así se arriesgan a
Las ne12:ras neutralizan la ame­ ser enterradas en vida. Por lo tan­
naza 18 l2\f6+ y preparan e l avan­ to, aunque el caballo negro de 'f6'
ce 18 ... c5. Las blancas deberían dispone de cinco casillas razona­
contentarse con una aproximada bles a las que jugar, dos de ellas
igualdad, después de 18 l2Jc3. Su son manifiestamente pasivas para
tentativa de jugar al ataque per­ que puedan ofrecer perspectivas
mite a las negras dominar en el suficientes de contrajuego: 8 ...

flanco de dama. tLle8?! y 8 lt:Jd7. Las otras tres


...

18 'tlVh4? c5 19 lbf3 f6 20 �c3 posibilidades conducen a las se­


�·c6 21 lt:Jf2 lt:Ja4! 22 ll:e3 b5 23 cuencias temáticas que siguen:
lt:Jg4 lt:Jxc3 24 .a'.xc3 l!ad8! 25 exf6
exf6 26 f5 .lle4 27 .a'.xd8 B.xd8 28 a) 8 ... lL'id5 es bien evaluada en la
b4?! �xf5 29 lt:Je3 ..ie6 30 lt:Jd4 Enciclopedia de Aperturas (to­
�d7! 31 lt:Jxe6 ·�xe6 32 bxc5 �a2 mo B, revisada), pero no confío
33 tíd3 :gxd3 34 cxd3 �xa3+ 35 en esa conclusión. Después de
'it>d2 \Wxc5 36 �e4 fS 37 \!Ve6+ 9 t2Jxd5 �xd5 10 c3 �c6 1 1 0-0
�f8 38 ú...Jd5 b4 39 �d7 �h6+ 40 �ad8 12 �f4! �d7 1 3 �el, las
We2 ·�c2+ 41 'ii el 'iWd2+ (0-1). blancas han reforzado su cen­
tro y mantienen prometedoras
Il) 8.f\'Ó perspectivas de ataque en el
S i las blancas pueden realizar­ flanco de rey. En la partida Jo­
la en buenas condiciones. esta an Ehlvest - Viswanathan
captura es la perfecta. Al cambiar Anand; Reggio Emilia ( Italia),
su peón de f por el de d negro. las 1988/1989, Jas blancas ganaron
blancas han aumentado conside­ de esta forma: 1 3 . . . ..if5 14
rablemente su influencia en el �xf5 VWxf5 15 '&g3 h6 1 6 l:!ael
centro. Por otra parte, los dos peo­ '&e6 17 a3 tLla5 18 �g5! �d7 19
nes centrales básicos de las hlan- �h4! h5 20 b4 tLlc4 21 �el
IDEAS IMPORTANTES 43

lbb6 22 lbg5 'Wic6 23 e6 fxe6 24 cerradas cuando juegan con blan­


!'!.xf8+ i.xf8 25 �f2! (1-0). cas. La razón principal es que con­
b) 8 tt:Jg4 también se ha jugado
... fían en poder obtener alguna ven­
mucho, pero sin buenos resulta­ taja característica de la apertura
dos. Sencillamente, al caballo no (más espacio, mayor influencia
le resulta fácil regresar al juego. central, desarrollo más rápido de
Por ejemplo: 9 i..e4 f6 10 h3 piezas), a la vez que incurren en un
ctJh6 11 exf6 exf6 12 i..dS+ ! �h8 menor riesgo de caer en sorpresas
13 0-0 tt:Jf5 14 �el. Aquí las pie­ tácticas, como las que abundan en
zas blancas son más activas que las aperturas derivadas de 1 e4.
las negras y el peón de d cubre Mayor control y más comodidad a
casillas centrales clave. En la menor riesgo, son las razones de la
partida Tamara Golovéi - Gue­ popularidad de 1 d4, 1 c4 y 1 tt:Jf3.
orgui Konstantinovich Borisen­ La comodidad de jugar con
ko; Campeonato de la URSS blancas en una apertura cerrada
por equipos, Postov del Don significa también que hay mayor
(Rusia), 1971; las negras recu­ libertad de acción para aplicar el
rrieron a la táctica para romper principio de captura '·hacia el
el corsé, pero después de 14 ... centro". En caso de duda, hágalo
lbcxd4 15 tt:Jxd4 tt:Jxd4 16 °iVxd4 así, si bien -en mayor medida que
c6 17 i..f4 cxd5 18 tt:JxdS i..f5 19 en los casos de las aperturas
:e7, las piezas blancas siguen abiertas ya sea con blancas, como
dominando el tablero. con negras- cualquier captura se­
c) 8 ctJh5. Resulta que ésta es la
•••
rá igualmente buena. El estilo de
mejor jugada del caballo, algo juego de cada cual a menudo re­
descubierto por el procedi­ sulta el factor determinante. En
miento de " eliminación". Des­ esta sección comentaré las tres si­
pués de 9 i.. e 2 i..g4 10 i.. e 3 f6! tuaciones más importantes de
11 exf6 �xf6 12 tt:Je4 �d5 13 captura alternativa.
tt:Jxf6+ exf6 14 0-0 :ae8 15 i.h6
tbg7, Borís Nikoláevich Katalí­ A) cxd4 contra exd4
mov - Guenadi Kuzmin; URSS,
1980; las negras han completa­ Esta importante elección pue­
do su desarrollo en condicio­ de plantearse cuando las negras
nes. Las blancas conservan una atacan el peón de d blanco con
ligera ventaja con 16 c3, debido ... cS y las blancas deciden apoyar
a que sólo ellas consevan un d4 con c3 y e3. Este motivo es un
peón central básico. huésped familiar en el Sistema
Colle (1 d4 lbf6 2 tt:Jf3 e6 3 e3 c5),
Aperturas cerradas
el Ataque Torre ( 1 d4 tt:Jf6 2 ctJf3
La mayoría de los grandes ma­ e6 3 i. g5 c5), así como en algunas
estros actuales prefieren aperturas variantes contra la India de Rey.
44 C ONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

Hay que precisar que mientras na (Bulgaria), 1962, las negras


cxd4 es una verdadera "captura consiguieron igualar en una posi­
hacia el centro'', exd4 es neutral, ción casi simétrica, después de 8
porque el peón de e reemplaza al ... tll c6 9 i.c4 i..f5 1 0 0-0 f!.c8 1 1
peón de d. Con todo, esta captura Wle2 tlla 5 1 2 i..d3 ..txd3 1 3 1!Vxd3
también tiene sus aspectos positi­ 'ijVb6 14 f!.abl tlld 5 15 i.. g5 h6.
vos. Consideremos, por ejemplo,
II) 8 exd4
la siguiente variante del Sistema
Londres contra la Defensa India Las blancas desequilibran la
de Rey (A48): 1 d4 tllf6 2 tllf3 g6 posición, a riesgo de dejar a las ne­
3 i.f4 ii.g7 4 tllbd2 0-0 5 e3 d6 6 gras con el único peón de e sobre
h3 cS 7 c3 cxd4: el tablero. Si las negras pueden ju­
gar en buenas condiciones ... e5, las
8 1 • .l if 1 . 21
blancas se encontrarán inferiores
7 , , i i J. i en el centro. La estrategia blanca
6 ' . , debería ser la de crear presión en
5 la columna semiabierta e, a la vez
que impedir o dificultar ... e5, para
4
tratar de explotar la ventaja espa­
3 cial derivada del peón de 'd4'. Las
2 8 8 negras no deberían jugar ... d5, ya
1 J:t que eso debilitaría gravemente
B
a b c d e f g h 'e5' y abriría la diagonal al alfil de
dama blanco. Actualmente, siem­
I) 8 cxd4 pre que las blancas tratan de jugar
Las blancas incrementan su a ganar, se elige la captura asimé­
influencia sobre el centro ya que trica 8 exd4. Una secuencia temá­
-a pesar de la configuración si­ tica, en tal caso, es: 8 ... tllc 6 9 i. e2
métrica de peones- este peón se f!.e8 10 tllc 4! i.e6 11 0-0 f!.c8 ( 1 1 ...
encuentra en la cuarta fila, mien­ tll d 5? ! 12 i.d2 f!.c8? ! sólo conduce
tras que el peón de d negro está a una mala disposición de las pie­
en la sexta. De todos modos, la zas negras, que entregan la iniciati­
cuestión más importante es: ¿po­ va a las blancas después de 13 tllg5
drán las blancas controlar la co­ ..td7 14 1!Vb3 h6 15 ii.f3; David
lumna c? Debido a la pérdida de Markelowicz Janowski - Frank Ja­
tiempo (6 h3), invertida en prote­ mes Marshall; Nueva York, 1924)
ger al alfil de dama, sus perspecti­ 12 i.h2 (es mejor 12 tll e3 !) 12 ...
vas de que eso suceda son escasas ..th6 13 f!.el tll a5, con posibilida­
y, en consecuencia, también lo des más o menos igualadas, en po­
son las esperanzas de conseguir sición desequilibrada; Ratmir Jól­
ventaja de apertura. En la partida mov - Eduard Gufeld; XXVI
Paul Keres - Florín Gheorghiu; Campeonato de la URSS, 4ª ron­
1 7ª ronda de la Olimpiada de Var- da, Tiflis (Armenia), 1959.
IDEAS IMPORTANTES 45

Si las blancas saben lo que mes Marshall - Saviely Tartako­


quieren en cuanto a la forma de wer; Berlín (Alemania), 1928.
retomar, entonces, por supuesto,
deberían responder a . . . es con el II) 4 e3
peón " deseado". E n el Ataque
Lo mismo que en el diagrama
Torre, después de 1 d4 lLif6 2
21, la práctica magistral ha deter­
ltJf3 e6 3 �g5 c5 (A46) (véase
diagrama 22), las negras amena­ minado que se requiere la captu­
zan con destruir el control blan­ ra exd4, si las blancas aspiran a
co de ' d4'. conseguir ventaja. Las dos res­
puestas temáticas ahora son:
8 i lj J. 'if • .l1 22
a) 4 ... cxd4 S exd4 �e7 6 lLibd2
7 ,l ,l i i i .l d6 7 c3 lLibd7 8 �d3 b6 9 lLic4
6 i lj ..tb7 10 'iVe2 �c7 1 1 0-0 0-0 12
l::rf el l::rfe8 13 � adl lLif8; Carlos
5 i �
Torre Repetto - Emanuel Las­
4
ker; Moscú, 1925. La superiori­
3 � dad espacial debería conceder­
2 [j. [j. [j. [j. [j. [j. [j. le alguna ventaja a las blancas,
1 ]:I � pero la posición negra sigue
W/ <3; � � B
a b c d e f g h siendo muy sólida.
b) 4 ... '+Wb6 S lLibd2! �xb2 6 �d3
Para impedirlo, las blancas de­ '+Wc3 7 0-0; Gata Karnsky - Nick
ben optar por 4 c3 ó 4 e3. En cual­ De Firmian; Sª ronda del Tor­
quier caso, las negras amenazan neo de Reikiavik (Islandia),
con seguir con 4 ... 'i'b6, que ataca 1990. A las blancas les compen­
el flanco de dama contrario. Por sa haber entregado el peón por
consiguiente, las blancas deben te­ la ventaj a de desarrollo.
ner confianza en su respuesta a ese
ataque. Las consecuencias pueden B) cxdS contra exdS
ser como sigue:
Esta elección se ha convertido
I) 4 c3 °YWb6! 5 °YWc2 cxd4! 6 cxd4
en la más importante para las
Las blancas han protegido blancas en las aperturas cerradas.
'b2' y han mantenido el control Se produce en aperturas como
de 'd4'. Sin embargo, las negras las defensas Benoni o India de
son las primeras en apoderarse Rey; cuando las negras atacan el
de la columna e, y logran una có­ peón de ' d4' con ... es o ... es, las
moda igualdad: blancas avanzan su peón de d a
6 ... lLic6 7 e3 dS 8 lLic3 i..d 7 ! 9 'dS' y las negras vuelven a atacar­
�bS (9 i.. e 2 Ik8) 9 ... lLie4 10 0-0 lo con ... e6 o ... c6. Los principios
lLixc3 1 1 i..x c6 'Y!Wxc6 12 lLieS! 'iVa4 en torno a la forma de retomar
13 'Y!Wxc3 �c8 14 �d2 f6; Frank Ja- son los siguientes:
46 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA A PERTURA

• Cuando la secuencia ha sido "1" las negras, Karl Robatsch - Le­


... e5 2 d5 c6 y 3 ... cxd5, las blan­ onhard William Barden; 9ª ron­
cas normalmente deberían reto­ da del Torneo Internacional de
mar hacia el centro con cxd5. Hastings, 1961/1962.
• Cuando la secuencia ha sido " 1 " b) 9 exdS?! es inferior, porque las
... cS 2 d 5 e 6 y 3 ... exd5, ambas negras quedan con el único pe­
capturas, 4 cxd5 y 4 exd5, suelen ón de e -bien situado ya en la
ser equivalentes. quinta fila- con la posibilidad
de que se le sume el peón de f
I) La primera situación puede con el avance ... f5, y el even­
ilustrarse bien con la importan­ tual ... e5-e4, que abriría así la
te opción de juego -que viene a gran diagonal al-h8 para el al­
continuación- de la Variante fil de rey negro.
Saernisch, contra la Defensa In­ c) 9 cxdS es la respuesta temática y
dia de Rey: la mejor. Las blancas incremen­
1 d4 tt::lf6 2 c4 g6 3 tt::l c3 .i.g7 4 tan su superioridad central y es­
e4 d6 S f3 0-0 6 .i.e3 eS 7 dS c6 8 pacial, abren la columna c para
tt::l ge2 cxdS (E89): posibles penetraciones, mantie­
nen encerrado el alfil de rey ne­
8 1 lj J. ¡f 1 • 23 gro y la jugada no presenta nin­
7 ' ' guna deficiencia.
' .t '
6 ' Al ' II) Según como retomen las blan­
5 ' ' cas, la secuencia que sigue pue­
4 8 8 de conducir tanto a la Defensa
3 Benoni, como a la India de Rey:
ttJ � 8
2 8 8 ttJ 8 8 1 d4 tt::lf6 2 c4 g6 3 tt::lc3 .i.g7 4
e4 d6 S f4 0-0 6 .i.e2 es 7 dS e6 8
: 'if @ � : B
a b c d e f g h
ltJf3 exd4:

8 ! ·� .t ¡r 1 • 24
Las blancas tienen tres formas
de retomar: 7 , , ti .t i
6 ' � '
a) 9 tt::lxdS, aunque "factible'', no
es plato de gusto, porque permi­
5 ' '
te a las negras cambiar dos pa­ 4 8 8 8
res de piezas menores con 9 ... 3 ttJ ttJ
tt::lxd5 10 cxd5 .i.h6! ( 1 1 .i.xh6 2 8 8 � 8 8
Wih4+ ), lo que limita la impor­
tancia de la superioridad espa­ 1 : � 'if @ : B
a b c d e f g h
cial de las blancas; mientras que
10 Wixd5? ! tt::lc6 1 1 Wid2 f5 12 Aquí hay tres posibilidades
tt::lc3 tt::ld4 entrega la iniciativa a que deben considerarse:
IDEAS IMPORTANTES 47

a) 9 e5?! es excesivamente ambi­ negras tienen que replicar radi­


ciosa y las negras consiguen calmente con 9 ... tllh5 ! 10 0-0
ventaja después de 9 ... t2Je4 ! 1Lxc3 ! 11 bxc3 f5, para impedir
10 cxd5 t2Jxc3 11 bxc3 t2Jd7 12 que las blancas exploten su su­
e6 fxe6 13 dxe6 tllb 6. perioridad central y espacial.
b) 9 cxd5 es temática y ambiciosa.
traspone a la Benoni (el orden Resulta instructivo observar
de j ugadas de la Benoni es: 1 d4 que un "buen" juego tranquilo no
t2Jf6 2 c4 c5 3 d5 e6 4 t2Jc3 exd5 conduce a la igualdad. Por ejem­
5 cxd5 d6 6 e4 g6 7 f4 ilg7 8 t2Jf3 plo: 9 .. :Se8 10 0-0 tll g4 1 1 h3
.

0-0 9 i. e2). Las blancas tienen t2Je3 · 12 1Lxe3 laxe3 13 'iid 2 .l:.e8
un centro imponente en apa­ 14 .fLd3 t2Jd7 15 .l:.ael :Sxel 16
riencia: el peón de d se encuen­ .Mxel t2Jf8 17 g4, con una cómoda
tra ya en territorio enemigo, el ventaja de las blancas. Tienen las
único peón de e del tablero ya piezas más activas y mayor espa­
ha avanzado a la cuarta fila y el cio en el centro y en el flanco de
peón central secundario de f dama, mientras que las negras no
también se halla en la cuarta fi­ tienen compensación por su in­
la, dispuesto a apoyar el avance ferioridad estratégica.
e4-e5. El peligro, por supuesto,
es que el centro puede saltar y III) Las perspectivas de que las
dejaría la posición blanca hecha blancas puedan ganar a partir
trizas. Una continuación típica de la "neutral" exd5, queda­
es 9 ... j&g4 10 h3 i.xf3 11 1Lxf3 ron bien ilustradas en la par­
:Se8 12 0-0 a6 13 a4 t2Jbd7 14 tida B orís Spasski - Robert
Wlic2 'iic7 15 a5 c4 16 ile3, y Fischer; 26ª partida del duelo,
ahora, en lugar de 16 ... t2Jc5 ? ! , Belgrado, 29 de octubre de
que permite 1 7 e 5 ! (Michael 1992, cuyo desarrollo fue: 1
Franett - Richard Gutman; Por­ d4 t2Jf6 2 c4 cS 3 dS d6 4 tll c3
tland [EE UU], 1991) , con clara g6 5 e4 j&g7 6 jid3 0-0 7 t2Jf3
ventaja de las blancas, Lubornir j&g4 8 h3 .txf3 9 'iixf3 tllbd7
Ftacnik y Franett sugieren 16 ... 10 'iid l e6 ll 0-0 exdS
:Sac8 como correcta. 25
8 1 'ir 1 9
c) 9 exd5 elimina todo el peligro
del centro blanco, al "retirar" 7 j j � ' i. '
voluntariamente el peón de e 6 j � j
del tablero. Las blancas dispo­ 5 j j
nen de ventaja de espacio, co­
-

4 � �
mo consecuencia de tener el
3 liJ i. �
peón de d en 'dS', y sobre ese
factor tratarán de obtener algo 2 � � � �
de iniciativa. La experiencia re­ : i. 'iV : <ii B
ciente ha demostrado que las a b c d e f g h
48 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

La forma temática de retomar bos alfiles incluidos- pueden in­


es, por supuesto, 12 cxd5, que con­ filtrarse en el sector. Las negras
duce a luchas típicas de la Beno­ deberían jugar 27 . . . b4 y buscar
ni, en las que las blancas pueden un plan viable para defender su
tratar de realizar la ruptura 'e5', a flanco de rey. Que no es fácil lo
la espera de plasmar así su su­ demuestra el hecho de que las
perioridad. Dado que las negras negras han efectuado j ugadas
están bien situadas para prevenir "tambaleantes", como 23
ese avance (el peón de d, y las l:.b7 ? ! , 25 ... 'ii'b 8 y 26 . . . 'ii'd 8.
piezas de 'd7', 'g7', 'f8' y ' d8' pue­ 28 bxc4! éll e 8 29 hS l:.e7 30 h6
den movilizarse para impedirlo), i.h8 31 .id2 l:.b7 32 l:.bl 'ii'b 8 33
el éxito del primer j ugador reque­ éll g3 l:.xbl 34 'ii'x bl 'ii'xbl 35
rirá mucho esfuerzo y algo de .ixbl .ib2 36 @f3 @f8 37 @e2
riesgo; pero incluso en tal caso el éllh8 38 @dl @e7 39 @c2 .1d4 40
resultado está lejos de poder ga­ @b3 .if2 41 éllh l i.h4?!
rantizarse. Así, el experimentado Con el rey blanco listo para
gran maestro prefiere un enfoque penetrar en el flanco de dama ne­
mucho más modesto: gro, las posibilidades de Fischer
U exd5 son remotas. Con todo, ¡ ésa difí­
Las blancas se contentan con la cilmente puede ser una razón pa­
ventaj a espacial derivada del peón ra "ahogar" el alfil en el borde del
de 'd5' y el potencial de la pareja tablero! Las negras deberían ha­
de alfiles. Por otra parte, las posibi­ ber intentado 41 ... i. d4.
lidades negras de contrajuego son 42 @a4 éll c7 43 @as 'iitd7 44
prácticamente desdeñables. �b6 �c8 45 .1c2 éllf7 46 .1a4 �b8
U ... éll e 8 13 i.d2! éll e5 14 47 ..td7 élld8 48 ..tc3 élla8+ 49
i.e2 f5 lS f4 éllf7 16 g4! éllh6 17 Wxa6 éllc7+ SO @b6 élla8+ Sl �as
@g2 éllc7 18 gS éllf7 19 l:.bl l:.e8 �b7 S2 @bS éllc7+ S3 �a4 éll a8 S4
20 i.d3 !'.!.b8 21 h4 a6 22 'ii'c2 b5 @b3 'iitc7 55 .i.e8 @c8 56 1Lf6 éllc7
23 b3 l:.b7?! S7 .ixg6! hxg6 S8 i.xd8 (1-0)
Aquí y en el futuro, las negras Un detallado análisis de esta
deberían cerrar el flanco de dama obra maestra de la estrategia del
con 23 ... b4, cuando sólo tendrían gran maestro Spasski puede en­
que preocuparse por contrarres­ contrarse en la página 81 del nú­
tar la ofensiva blanca en el flanco
mero de Enero 1993 de Chess Li­
de rey.
je. Véase también lnformator 55,
24 l:.bel l:.xel 2S lixel 'iYbS 26
partida nº 608.
i.cl 'ii'd8 27 éll e2 bxc4?
La jugada perdedora. Las ne­
C) fxg3 contra hxg3
gras abren voluntariamente el
flanco de dama, lo que significa La decisión acerca de esta
que las piezas blancas -rey y am- importante captura se produce
IDEAS IMPORTANTES 49

cuando el alfil de dama blanco cen voluntariamente su in­


llega a 'g3' y es cambiado, ya sea fluencia en el centro, mien­
por el alfil de rey, ya por el caba­ tras que no se ve cómo po­
llo de rey contrario. A continua­ drá explotarse el único as­
ción mostraré un ejemplo de am­ pecto positivo de la captura:
bos casos. En general, en compa­ la columna semiabierta f.
ración con la captura simétrica en b) Lo correcto es la temática 9
'g6' (cuando el alfil de dama ne­ hxg3. El potencial central
gro se cambia por alfil o caballo de las blancas se incremen­
de rey blancos) la descentraliza­ ta, la cadena de peones del
dora fxg3 resulta factible en un flanco de rey se mantiene
considerable número de casos. unida y, en caso de que las
Sin embargo, ¡es importante que negras enroquen corto, la
las blancas no abusen de esta pre­ semiabierta columna h se­
rrogativa! ría una pista efectiva para
I) En la Variante del Cambio de el ataque. Las blancas pue­
la Defensa Eslava, las negras den asegurarse una cómoda
pueden elegir entre un rápido ventaj a de apertura. Por
desarrollo de su alfil de dama ejemplo: 9 ... 'iVd6 10 .td3
o dar prioridad al desarrollo i.. d7 1 1 �el l:.c8 12 .tbl h6
de su flanco de rey. Cuando 13 a3 0-0 14 �h4! e5 (de
optan por este último enfoque, otro modo, es fuerte 15 g4,
es importante la opción que si­ seguido de 16 g5) 15 dxe5
gue: 1 d4 dS 2 c4 c6 3 lLif3 lLif6 lLixeS 16 tLixe5 'i/Vxe5 17
4 cxdS cxdS 5 lLic3 lLic6 6 i..f4 'iVd4 ! ; Valeri Chéjov
e6 7 e3 i..d6 8 i.g3 (D13). Las Amanmurad Kakagéldiev;
blancas no cambian en 'd6' URSS, 1 979.
porque ese cambio no les re­
portaría nada, mientras que Para reducir el peligro de ata­
ayudarían al desarrollo de la que en la columna h, la teoría ac­
dama negra. Sin embargo, pa­ tual sostiene que las negras debe­
radójicamente, están dispues­ rían cambiar en 'g3' sólo una vez
tas a asumir un par de peones que las blancas hayan enrocado
doblados y la pérdida de un corto. Por consiguiente, 8 ... 0-0,
tiempo para inducir a las ne­ seguido de 9 ... b6 y 10 . . . .tb7, se
gras a capturar en 'g3'. Des­ considera la continuación más
pués de 8 .txg3, ¿cómo de­
... precisa.
berían retomar las blancas?
II) Sin embargo, cualquiera de las
a) 9 fxg3?! es una jugada ridí­ dos capturas es correcta en la
cula: las blancas quedan con siguiente variante de doble fi­
un penoso peón de e y redu- lo de la Defensa India de Da-
50 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

ma: 1 d4 Ci'if6 2 c4 e6 3 Ci'if3 b6 O Ci'id7 12 .ic2 W/ie7 13 Wlid3


4 Ci'ic3 .ib4 5 .ig5 h6 6 .ih4 g5 a6? ! (más seguro es 13 ... 0-0-0)
7 .ig3 Ci'ih5 8 e3 Ci'ixg3 (E12). 14 Ci'id2 c5 15 Ci'ide4 f5? ! 1 6
dxc5 ! ! Ci'ixc5 17 Ci'ixd6+ @f8 ( 1 7
.1 26 ... @d7 se contesta con 1 8
tllxf5 + ! ) 18 Ci'ixf5 ! , con amplia
ventaj a, que propició una rápi­
da victoria de las blancas: 18 ...
5 ' exf5? (sólo el final que se pro­
4 13::. 13::. duce tras 18 ... Ci'ixd3 19 Ci'ixe7+
3 t¿j 13::. t¿j � ofrecía algunas posibilidades
de tablas) 19 Wlixf5+ @g8 20
2 13::. 13::. 13::. 13::. 13::. tll d 5 W/ie8 21 Madl Mc8 22 b4
1 : � * .i : B tll e 6 23 Ci'ixb6 Mc7 24 c5 h5 25
a b e d e f g h
Md6 Mh6 26 .i::i.x e6! (1-0).
b) 9 hxg3 es estratégicamente co­
El ambicioso avance de peón
rrecta y mantiene bajo presión
de las negras en el flanco de rey
el peón de h negro, por lo que
ha debilitado considerablemente
impide prácticamente el enro­
su posición en ese sector del ta­
que corto. Una disputada se­
blero, lo que ofrece a las blancas
cuencia se produjo en la parti­
prometedores paisajes a lo largo
da Mark Taimánov - Lev Polu­
de las columnas f y h. Además,
gáievski; Spartakiada, URSS,
con cualquiera de las capturas, el
1979: 9 ... .ig7 10 .id3 Ci'ic6 1 1
rey blanco sigue estando seguro.
g4 W/ie7 12 W/ia4 a 6 13 Mcl tllb 4
a) 9 fxg3!? Aunque, obviamente, 14 .ibl c5 15 a3 cxd4 16 Ci'ixd4
es antiestratégica, esta captura tll c6 17 .ie4 .ixd4 18 exd4 f5
ofrece perspectivas en la co­ 19 .if3 fxg4 20 .ixg4 tllxd4 21
lumna f, algo que se puso de .ih5+ @f8 22 0-0, Taimánov
manifiesto en la partida Oleg considera que la expuesta si­
Romanishin - Zoltan Ribli; 17ª tuación del rey negro le com­
ronda del Torneo Interzonal de pensa ampliamente por el pe­
Riga, 1 979: 9 ... .ig7 10 .id3 d6 ón. La partida finalizó en ta­
(más seguro es 10 ... Ci'ic6) 1 1 O- blas en 41 jugadas.
CóMO SABER CUANDO SE
5 HA ALCANZADO LA IGUALDAD

Resulta que uno mira una va­ 1) Igualdad simétrica


riante en la Enciclopedia de Aper­
Igualdad simétrica significa
turas y al final se encuentra con el
que la posición es simétrica y que,
signo Reproduces una partida
por tanto, el turno de juego no re­
=.

del último Informator y en la juga­


porta ventaja. Por ejemplo, en la
da número 1 3 de nuevo aparece el
Variante Simétrica de la Apertu­
signo =. Abres un número de la re­
ra Inglesa (véase también la cuar­
vista Chess Life y, al comentar su ta parte):
apertura favorita, el gran maestro 1 c4 es 2 tLlc3 lLlc6 3 g3 g6 4
afirma que la posición está "igua­ �g2 �g7 5 e3 e6 6 tLige2 tLlge7 7
lada". ¿Se ha preguntado alguna 0-0 0-0 8 d4 cxd4 9 lt:Jxd4 lLlxd4 10
vez el razonamiento que hay tras exd4 dS 11 cxdS tLlxdS 12 tLlxdS
ese dictamen, cómo ha llegado a exdS
esa conclusión, y por qué exacta­
mente se supone que la posición 27
8 ! J. 'if 1 •
está igualada? Recuerdo que en
7 " " " J. "
mis primeros días de ajedrecista a
menudo me planteaba estas pre­ 6 "
guntas. Trataré de contestarlas 5 "
aquí, basándome en nuestro nivel 4 8
actual de conocimientos de la teo­ 3 8
ría ajedrecística. Siguen siendo vá­
lidas las siguientes premisas: 1) las
2 8 8 8 J.. 8
negras deben darse por satisfechas :s: J.. 'if :s: <ii? B
si consiguen igualar en la fase de a b c d e f g h

la apertura; 2) se están producien­


do muchas evaluaciones nuevas Aquí podemos ver que las
de variantes concretas. Por consi­ blancas no tienen forma alguna
guiente, es posible que lo que ac­ de crear una presión permanente.
tualmente se considere "iguala­ Por ejemplo: 13 °'ifb3 �e6! 14
do", pueda no ser así dentro de un �e3 ·�d7 15 l::tfe l l::tfc8 16 a4 hS
año, o incluso dentro de un mes. 17 h4 l::t c6. Tablas. Istvan Bilek -
Las "igualdades de apertura" Florin Gheorghiu; Palma de Ma­
pueden dividirse en las cuatro ca­ llorca (España) , 1972. En conse­
tegorías siguientes: cuencia, podemos afirmar con to-

51
52 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

da propiedad que la posición del que antes se consideraban "ino­


diagrama está igualada. cuas", vemos que contienen más
La Variante del Cambio de la veneno de lo que se pensaba. La
D efensa Eslava, tratada de la ino­ Variante del Cambio de la Defen­
fensiva forma que sigue, también sa Francesa, por ejemplo, 1 e4 e6 2
conduce a una igualdad simétrica: d4 d5 3 exd5 exd5, ha evoluciona­
1 d4 dS 2 c4 c6 3 lllf3 lllf6 4 cxd5 do hacia un cierto reconocimiento
cxdS 5 lll c3 lllc6 6 ii..f4 ii..fS 7 e3 general. Después de 4 lllf3 , las
e6 8 i.d3 .i.xd3 9 'ifxd3 .lld6 10 blancas consiguen cierta iniciati­
.i.xd6 'ifxd6 11 0-0 0-0 12 Jaacl. va, tanto después de 4 ... tt:Jf6 5
Tablas. Aleksander Wojtkiewicz - .i.d3 c5 6 0-0 ( Gari Kaspárov -
Eugenio Torre; Torneo abierto de Víktor Korchnói; 2ª ronda de Til­
Manila (Filipinas), 1991. Después burgo [Países B aj os], 1991), como
de 12 ... llac8 se mantiene la de 4 ... .i.d6 5 c4 lll f6 6 ti:Jc3, debi­
igualdad simétrica. do a que, en ambos casos, las blan­
Como puede verse en estos cas disponen de más opciones que
dos ejemplos, no hay tensión cen­ las negras (véase el capítulo 14).
tral, ni posibilidad alguna de cre­
arla, de modo que las probabilida­ 2) Igualdad forzada
des de que una posición simétrica
conduzca a la igualdad simétrica La igualdad forzada se produ­
son grandes. No obstante, si las ce cuando ninguno de los bandos
blancas pueden emprender algu­ puede permitirse evitar una repe­
na acción central, a partir de un tición de jugadas. Un ejemplo ca­
esquema simétrico, entonces sus racterístico lo tenemos en la va­
posibilidades de conseguir alguna riante que sigue de la Defensa
ventaj a son considerables. Por Gruenfeld: 1 d4 tt:Jf6 2 c4 g6 3 lllc3
ejemplo, en la Apertura Reti, Va­ d5 4 ii..f4 .tg7 5 e3 c5 6 dxc5 'ifaS 7
riante del Doble Fianchetto: 1 c4 cxdS (7 llcl mantendría la lucha,
c5 2 lllf3 lllf6 3 g3 b6 4 .tg2 .tb7 5 aunque las negras pueden conse­
0-0 g6 6 b3 Jl.g7 7 ii..b2 0-0 8 lllc3, guir una igualdad aproximada) 7
mantener la simetría con 8 ... tt:Jc6 ..• ctJxdS 8 'ifxdS (las alternativas a
no garantiza la igualdad, porque esta jugada conducen ya a ventaj a
las blancas pueden romper en el d e las negras) 8 ... .txc3+ 9 bxc3
centro con 9 d4! , cuando tras 9 . . . �xc3+ 10 '.i?e2 �xal 11 .teS �el!
ctJxd4 10 tt:Jxd4 .txg2 11 <;t>xg2 (11 ... �bl ? 12 .txh8 i.e6 13 'iYd3 !
cxd4 12 �xd4 d6, las blancas lo­ es bueno para las blancas, porque
gran superioridad espacial con 13 las negras no pueden j ugar 13 ...
e4 y, por consiguiente, una ventaja Jl.c4) 12 ii..xh8 i..e 6! 13 �xb7 (13
normal de apertura. 'Yi'e4 i.c4+ 14 '.i?f3 'ifxfl 15 'ifxb7
A medida que analizamos los 'if dl + 16 '.i?g3 'iVdS tampoco ofre­
pormenores de algunas variantes ce nada a las blancas) 13 ... �c2+
IDEAS IMPORTANTES 53

8 1 . • .t 28 Así era hasta que se jugó la


partida Anthony Miles - Víktor
7 ' 'ii' ' ' ' Korchnói; Johanesburgo (Sudáfri­
6 J. ca), 1 979, cuando las negras refu­
5 8 taron el plan enemigo con la para­
4 dójica 10 tLla5! 11 WHa4+ tLlc6!!
•..

(11 ... c6? 12 .i.xd5 ! WHxd5 13 0-0


3 8
deja al caballo negro peligrosa­
2 8 @ 8 8 8 mente expuesto en el borde del
i. lZJ :t B tablero; Edmar John Mednis - B.
a b c d e f g h Rozsa; Campeonato Abierto de
Ahora el j aque perpetuo es EE UU, 1953). De repente, resulta
inevitable: que dama, alfil y caballo de 'd2'
blancos están muy mal coordina­
a) 14 'it>f3 'iVfS+ 15 We2 (15 'it>g3?? dos y que las negras amenazan ya
'iVg4++) 15 ... 'iVc2+. Tablas. con jugar 12 ... tLlb6, para cambiar
Vaughan - Cecil John Seddon el alfil blanco. Por otra parte, des­
Purdy; Correspondencia, 1945. pués de 12 .i.b3 0-0, los activos ca­
b) 14 'it>el �el+ Tablas. Alexan­
.
ballos negros están bien situados
der Lupien - Andras Adorján; y comienzan a amenazar el peón
Torneo abierto de Manila, 1991. blanco aislado. Las blancas tam­
poco tienen forma de explotar la
Naturalmente, la igualdad for­ inmediata clavada del caballo de
zada no sólo es el resultado de lu­ 'c6'. Por ejemplo: 12 tll e 5? ! 0-0! 1 3
chas violentas. También son posi­ tLlxc6 �e8+, y l a iniciativa s e en­
bles repeticiones artificiales. Hay cuentra ya del lado negro.
un ejemplo de j uego muy impor­ Las blancas, por tanto, no tie­
tante que ha quitado a las blancas nen nada mejor que 12 'iVb3, y
toda esperanza de conseguir ven­ después de la "obligada" 12 ..•

taj a de apertura, en una variante tLlaS 13 �a4+ tll c6, los jugadores
que antes tenía muy buena repu­ acordaron tablas.
tación, en el Gioco Piano: 1 e4 e5
2 ttJf3 lt:Jc6 3 .tc4 .tes 4 c3 lLlf6 5 3) Igualdad práctica
d4 exd4 6 cxd4 i..b 4+ 7 i.d2
i.xd2+ 8 tLlbxd2 d5 9 exd5 lt:Jxd5 Cuando, en una posición dada,
10 'iVb3. Durante más de 60 años, algún factor o factores que en teo­
la respuesta normal aquí ha sido ría deberían propiciar ventaj a no
10 ... tLlce7, pero después de 1 1 0- ofrecen nada positivo, es que exis­
0 0-0 12 l:tfel, las blancas tienen te una igualdad práctica. Quizá los
las piezas más activas y superio­ ejemplos más comunes se produz­
ridad en el centro con lo que ob­ can en muchas de las principales
tienen una agradable iniciativa, variantes estratégicas de la Defen­
exenta de riesgos. sa Caro-Kann (3 tllc 3 dxe4 4 tllxe4
54 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

.if5, o 4 ... CZ'id7). En algún punto, Los peones de c y e, situados


entre las jugadas número 16 y nú­ ambos en la cuarta fila, les conce­
mero 20, las blancas siguen tenien­ den a las blancas una pequeña
do una pequeña ventaja central, ventaja espacial en el centro. É se
como consecuencia de que su pe­ es el único triunfo de las blancas.
ón de d se encuentre en 'd4'; pero ¿Se le puede sacar algún partido?
las negras han completado un de­ Veamos:
sarrollo armónico, no tienen debi­
lidades estructurales y se han cam­ 1) La partida Joan Ehlvest - Ulf
biado algunas piezas menores. Por Andersson; Reggio Emilia,
lo tanto, en un plano práctico, la 1991; continuó así: 15 a4 (para
posición está equilibrada. impedir el contrajuego 15 ...
¿ Cómo podemos saber cuándo b5) 15 ... �h3! 16 f3 .ixg2 1 7
está igualada una posición? La vi­ �xg2 :tc8! 18 .ie3 ii!Vd8. Las
sión retrospectiva, por supuesto, blancas siguen disfrutando de
con ayuda del análisis y el juego su ventaj a espacial, pero el
de torneo son magníficos maes­ cambio de los alfiles de casillas
tros. No obstante, los buenos juga­ blancas ha aliviado la tarea de
dores estratégicos, con experiencia las negras, cuyas restantes pie­
en aperturas estratégicas, son ca­ zas están bien coordinadas pa­
paces de realizar la evaluación co­ ra rechazar cualquier intento
rrecta en una amplia mayoría de de actividad por parte enemi­
situaciones. Veamos de qué forma ga. Ehlvest evalúa esta posi­
podemos aprender a realizar las ción como "=", es decir, que las
valoraciones correctas, a partir de negras tienen una igualdad
la siguiente variante popular de la práctica. Al no quedar satisfe­
Apertura Inglesa: 1 c4 cS 2 CZ'if3 cho, obviamente, con esa situa­
CZ'if6 3 CZ'ic3 CZ'ic6 4 g3 g6 5 .1g2 .ig7 ción, Ehlvest trató de mejorar
6 0-0 0-0 7 d4 cxd4 8 CZ'ixd4 CZ'ixd4 9 el juego blanco a partir del dia­
ii!Vxd4 d6 10 ii!Vd3 .tf5 11 e4 �e6 grama 29, cada vez que se le
U .td2 a6 13 b3 �b8 14 :acl ii!Vd7 presentó la ocasión. Por ejem­
plo:
8 ! 1 • 29 2) Joan Ehlvest - Gata Kamsky;
7 j 'if j ' J. j Reggio Emilia, 1991: 15 ctJdS!
6 j b5 16 :te l ! :b7 17 ii!Vfl ! Las
' J. Ai ' blancas han activado sus efec­
5
tivos, e impiden el cambio de
4 8 8 alfiles con ... .th3.
3 8 tLl 'ii' 8
2 8 8 j_ 8 La línea divisoria entre "igual­
i.
dad práctica" y "desigualdad"
: : @ B puede ser muy estrecha, incluso
a b e d e f g h
IDEAS IMPORTANTES 55

aunque se hayan cambiado las Esta pérdida de tiempo tiene


damas muy pronto. En la partida serias consecuencias. Cifuentes
Boris Gulko - Roberto Cifuentes sugiere en su lugar '' 1 1 ... t'Llbd7
Parada; 4ª ronda de la Olimpiada =·'. Se está refiriendo a una igual­
de Novi Sad (Serbia y Montene­ dad práctica. Después de 12 0-0-0,
gro), 1991; las negras eligieron la secuencia principal parece ser
una inusual tercera j ugada, y las 12 ... lt'ic5 (12 ... h6? ! 13 lt'ih4! es
blancas inmediatamente forzaron desagradable para las negras, por
el final: 1 d4 d6 2 c4 t'Llf6 3 t'Llc3 ejemplo: 13 . . . g6 14 ii.xf6+ lt'ixf6
e5!? 4 dxe5 dxe5 5 'ii'xd8+ �xd8 6 15 �xf7 ! ) 13 �xf6+ gxf6 14 lt'ih4
t'Llf3 i.. d6 7 i.. c4 lt'ixb3+ 15 axb3 �e6 16 lt'if5 l:tad8
30 17 l:í:d3 �c7 ! Esto me parece con­
8 1 � J.. <tff 1 fuso y requiere una considerable
7 j l. l. l. l. l. cantidad de trabajo adicional.
6 J. � En cualquier caso, creo que las
5 l. negras disponen de un camino
� más fácil hacia la igualdad prácti­
4 �
ca, con 1 1 . . . lt'ia6 12 0-0-0 l:tad8,
3 etJ etJ cuando, en algunas variantes, ni el
2 8 8 8 8 8 8 lt'id7 ni el �d6 están colgando.
: � si? : N Un ejemplo: 13 lt'ih4 g6 14 l:í:d3
a b c d e f g h t'LlcS ! 15 �xf6+ �xf6 16 l:í:f3+
�gS, y las negras están bien.
Las blancas tienen una peque­ 12 �xf6+! �xf6 13 0-0-0 l:td8
ña iniciativa. Las negras han re­ 14 l:td3!, con clara ventaja blanca.
nunciado al derecho de enrocar y
su alfil de rey está atado a la de­ 4) Igualdad dinámica
fensa del peón de 'e5'. Sin embar­
go, las damas ya no están en el ta­ Igualdad dinámica significa
blero y la formación de peones es que las posibilidades son equiva­
simétrica. La cuestión pertinente, lentes. En general, se requiere un
por tanto, es: ¿cuán cerca están duro trabajo (tanto en casa, como
las negras de la igualdad? ante el tablero) para dictaminar
La partida prosiguió así: que una posición se encuentra en
7 �e7 8 i.. g5 i.. e 6 9 t'Lld5+
...
equilibrio dinámico. Por otro la­
Después de 9 i..xe6 �xe6, las do, puesto que en sustancia la po­
negras tienen la igualdad prácti­ sición es desequilibrada, existe el
ca, puesto que las blancas no pue­ riesgo de que un nuevo descubri­
den sacarle el menor partido a su miento pueda cambiar la evalua­
pequeña ventaja de desarrollo. ción de "igualada". E incluso si
9 i..xd5 10 i..xd5 c6 11 i..b 3
... las posibilidades fueran, de he­
h6?! cho, iguales, la naturaleza dese-
56 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

quilibrada de la posición signifi­ tuvieron compensación suficiente


ca, en realidad, que aquél que por sus deficiencias estructurales.
juegue mejor, acabará ganando. 10 a3 a6 11 �e2 �e7 12 .l:lhdl
Ilustraré esta sección con un h6 13 h3 .l:lhf8 14 .l:ld3 lllh5
ejemplo en el que las considera­ Ahora, en lugar de la des­
ciones dominantes son, por natu­ cuidada 15 lllh 4? lll d4+ ! ( 16
raleza, estratégicas, y otro ejem­ .ilxd4? lllf4+) , con ventaja negra,
plo en el que predominan las con­ Gulko propone 15 g3 lllf6! , con
sideraciones tácticas. un duradero equilibrio dinámico.
La presión negra en 'f4' y 'e4'
a) Estrategia predominante
compensa la debilidad de los peo­
Regresemos al diagrama 30. nes doblados.
Gulko, que tenía blancas en el
b) Táctica predominante
ejemplo anterior, se encontró con
negras unos meses más tarde, en Una interesante posición equi­
la partida Walter B rowne - B oris librada, por razones tácticas, se
Gulko; Campeonato de EE UU, produce en la siguiente variante
Los Ángeles, 1 ª partida de la del Ataque Richter-Rauzer, en la
muerte súbita, 1991. Como no de­ Defensa Siciliana: 1 e4 c5 2 lllf3
seaba forjarse una ardua igualdad d6 3 d4 cxd4 4 lllxd4 lllf6 5 lll c3
práctica, optó por un plan más lll c6 6 .i.g5 e6 7 �d2 a6 8 0-0-0 h6
ambicioso: 9 .i.f4 .i.d7 10 lllxc6 .i.xc6 11 f3 d5
7 ... .i.e6!? 8 .i.xe6 fxe6 9 .i.e3 12 �el .i.b4 13 a3 .i.a5 14 .i.d2
lll c 6!
La textual es una novedad ge­ 8 ! 31
nuina, que Gulko evalúa como
7
"=", es decir, de igualdad dinámi­
ca. Como compensación por sus 6 j
peones aislados y doblados, tiene 5 .a.
el control de ' d5' y 'f5', posibilida­ 4 [};
des en la columna semiabierta f y 3 [};
el control de la importante casilla
lb [};
'd4'.
2 [}; [}; � [}; [};
Con todo, me gustaría prevenir @ : . fH i. : N
al lector, en el sentido de que no a b c d e f g h
debería asumir de forma tan acríti­
ca unos peones doblados aislados. Aquí tenemos todas las carac­
De hecho, en la partida Antonio terísticas habituales de la Defen­
Antunes - Lucas Brunner; Cam­ sa Siciliana: las blancas atacarán
peonato de Europa por equipos, en el centro y el flanco de rey,
Haifa (Israel), 1989; tras la insípida mientras que las posibilidades de
jugada 9 ... lllb d7? ! , las negras no las negras se encuentran en el
IDEAS IMPORTANTES 57

flanco de dama. Con el avance 8 gún un análisis de Jolmov, las ne­


... h6 las negras han vuelto vulne­ gras incluso pueden permitirse
rable su flanco de rey a un ataque minar el apoyo central de las
a la bayoneta. Las blancas, con 13 blancas, con 16 . . . g5 !
a3, también han expuesto su en­ No obstante, en la partida pos­
roque a un ataque de peones. La terior Ralf Lau - Andréi Kova­
variante se hizo muy popular en liov; Bundesliga 1991/1992, Ale­
1990 y 1991, y las negras cayeron mania, 1992, las blancas mejora­
en dificultades después de 14 ... ron con 15 @bl ! , que amenaza 16
d4, 14 . . . dxe4 y 14 ... Wlie7. Así, en llixd5 ! Considerando todos estos
la partida Igor Vladimirovich acontecimientos, en la actualidad
Glek - Grigory Serper; Campeo­ las negras prefieren lograr una
nato de la URSS por equipos, igualdad dinámica, con la j ugada
Azov (Rusia), 1991; las negras de desarrollo 14 ... Z!c8.
trataron de mejorar el j uego con: 15 exd5 llixd5 16 ..td3 Z!c8! 17
14 b5!?
... @bl
Al comentar la partida para Serper señala que, después de
lnformator 52, Serper calificó a 17 Wlig3, las negras juegan 17 . . . 0-
esta posición con el signo "=", 0, ya que a 18 i.xh6? sigue 18 ...
que obviamente se refiere a una i.xc3 19 bxc3 Wlif6, que dej a al rey
igualdad dinámica. Retrospecti­ blanco más expuesto.
vamente, la textual parece evi­ 17 0-0 18 llixd5 i.xd2
...

dente -puesto que las posibilida­ Ahora, después de 19 Wlixd2?


des negras se hallan en el flanco ..txd5, las negras lograron mejo­
de dama- de modo que proceden res perspectivas de ataque y aca­
a lanzar su ataque. Un importante baron ganando, en la jugada nú­
aspecto de jugar ... b5 de inmedia­ mero 49. Según Serper, las blan­
to es que, ahora, el cierre del cen­ cas pueden conservar la igualdad
tro, con 15 e5 llid7 16 f4, sólo ayu­ dinámica con 19 'iVe4! g6 20 .l:Ixd2
da a las negras porque, tras 16 ... i.xd5 21 Wlie3, dado que la dama
i.b6! , el peón de b ya está movili­ blanca y la torre de ' d2' están en­
zado, de forma que pueden pro­ tonces situadas más activamente,
seguir con su avalancha contra el y que la cubierta de peones del
flanco de dama de las blancas. Se- rey negro es un tanto insegura.
PIEZA MENOR O TRES PEONES:
6 ¿QUÉ ES MEJOR?

Está generalmente admitido que ese bando no pueda explo­


que un alfil o un caballo equiva­ tar la pieza de ventaja. En tal
len, aproximadamente, a tres peo­ caso, el bando con los peones
nes. Estoy de acuerdo en que, co­ suele tener mejores perspecti­
mo punto de partida básico para vas.
calcular valores materiales, esa 3) Cuanto más temprana sea la
relación es correcta y debe utili­ fase de la partida en que se
zarse como referencia. Por consi­ produce esa transacción, tanto
guiente, para tomar una decisión más importante puede ser la
concreta durante una partida, las pieza. El juego de apertura
cuestiones esenciales son: normalmente se basa en el de­
sarrollo antes que en los peo­
1) Usted está seguro de que pue­
nes, y una pieza extra puede
de conseguir tres peones a
ser elemento decisivo en el
cambio de un sacrificio de pie­
ataque.
za. ¿Debe realizar ese sacrifi­
4) En posiciones abiertas, nor­
cio?
malmente tiene ventaja el ban­
2) Está pensando en realizar una
do de la pieza, porque puede
j ugada que le permitirá a su
utilizar antes su material extra.
opositor sacrificar una pieza
Movilizar los peones es un pro­
menor por tres peones. ¿Debe
ceso considerablemente más
seguir adelante con su plan?
lento.
Por supuesto, no hay respues­
tas disponibles en plan receta de Las variantes abiertas de la
cocina. Sin embargo, sí hay algu­ Defensa Siciliana ofrecen exce­
nos principios que pueden ser lentes posibilidades a las blancas
orientadores. Son éstos: de entregar una pieza menor por
tres peones. Los dos temas de sa­
1) Cuanto más cerca esté una po­ crificio más frecuentes se produ­
sición del final, tantas más posi­ cen en las casillas 'b5' y 'e6'.
bilidades hay de que los peones Echaremos un vistazo a cuatro
sean mejores que la pieza. ejemplos instructivos.
2) Si el bando con la pieza extra
está retrasado en desarrollo, A) Tres buenos peones, en una
hay buenas posibilidades de posición estable próxima al Ji-

59
60 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA J UGAR LA APERTURA

nal, normalmente son favora­ 8 i J. • 1 32


bles al bando de los peones.
7 lj A l. A
Sigamos el curso de los acon­ 6 J:¡ ,l lj
tecimientos en la partida Edmar 5 i.
John Mednis - David Kerr; Cam­ 4
peonato Abierto de EE UU 3 lb
19S6; Defensa Siciliana, Variant�
Najdorf (B95): 2 fj, fj, fj, fj, fj, fj,
1 e4 c5 2 4Jf3 d6 3 d4 cxd4 4 '---�@
--- ����-:¡
� N
4Jxd4 4Jf6 5 4Jc3 a6 6 .tg5 e6 7 a b c d e f g h

'il:Vf3 Las blancas tienen ventaja, de­


En los primeros días de la agu­ bido a que sus tres peones son pa­
da variante 6 .tgS (mediados de sados y unidos, no tienen ningún
los cincuenta), la textual era la j u­ punto vulnerable e incluso se en­
gada teórica. Después, 7 f4 pasó a cuentran un poco adelantadas en
ser el movimiento principal. desarrollo.
7 ... 4Jbd7 8 0-0-0 'il:Vc7 9 'VWg3 14 ... :a6?!
b5?! El cambio de la torre negra
Demasiado ambiciosa. Lo co­ simplifica la posición, algo que
rrecto es 9 ... .te7. generalmente es bueno para el
10 .i.xb5! axb5 11 4Jdxb5 'li'b8 bando con los peones. Por otra
Las alternativas son peores: parte, la ausencia de la torre de
1) 11 ... 'YWa5? 12 .txf6 4Jxf6 13 dama negra facilita a las blancas
:xd6! 4Jxe4 14 4Jc7+ �xc7 l S la movilización de su flanco de
:xe6+ � d7 16 :dl + 4Jd6 1 7 dama. No es mejor 14 ... .i.b7? ! ,
lbbS '*i'cS 18 4Jxd6 �xe6 19 las blancas ganaron rápidamente,
'YWb3+ �es 20 f4+ ! �xf4 2 1 en la partida Herman Van
�g3++, Guenadi Grankin - Riemdyk - Carlos Silva Sánchez;
Borís Gutkin; URSS, 1968. Torneo zonal de Tramandaí (Bra­
2) 11 ... "Wic5? 12 .te3 ! 'il:Vc6 13 sil), 1978: lS :hdl 0-0-0 16 f3 h6
4Jxd6+ �xd6 14 :xd6 'li'b7 lS 17 .th4 tb eS 18 lLibS ! 4Jc6 19 .tf2
es tLlhS 16 '»Vg4 g6 17 :xe6+ ! �b8?! 20 .tg3 ! � a8 21 � l d3 !
fxe6 18 'il:Vxe6+ �f8 19 .t h6+ �xd6 2 2 :a3+ �b8 2 3 4Jxd6 e5
tb g7 20 tb dS, con un ataque de­ 24 :b3 4Ja5 25 :b5 (1-0).
moledor, Alexánder Vérner - Creo que las negras harían
Alexánder Beliavski; Campeo­ mejor en "pedirle explicaciones"
nato de la URSS por equipos, de inmediato al alfil, con 14 ... h6 ! ,
Grozny, 1970. aunque tanto después de 15 ii.d2
jlb7 16 f3 (David Bronstein - Mi­
12 4Jxd6+ .txd6 13 'iVxd6 guel Najdorf; Argentina - URSS,
·�xd6 14 :xd6 1ª ronda, Buenos Aires [Argenti-
PIEZA MENOR O TRES PEONES ¿QUÉ ES MEJORº 61

na], 1954), como de 15 i.xf6 tZ:lxf6 Este principio queda bien ilus­
16 .l:!.hdl i.b7 17 f3 (Jiri Fichl - Ji­ trado en la partida Mark Tseitlin -
ri Dolezal; Campeonato de Che­ Lev Polugáievski; 9" ronda del
coslovaquia, Praga, 1954), las XXXIX Campeonato de la URSS,
blancas retienen la iniciativa. San Petersburgo, 1971; Defensa
15 .l:!.xa6 ..txa6 16 f3 �d8 17 Siciliana, Variante Najdorf (B96):
�dl �c7 18 ..tf4+ e5 19 i.e3 .Me8 1 e4 c5 2 éZJf3 d6 3 d4 cxd4 4
20 a4! .l:!.e6 21 b4 éZ:lxd4 éZ:lf6 5 tZ:lc3 a6 6 i.g5 e6 7 f4
Los peones del flanco de da­ éZ:lbd7 8 ..tc4
ma son el triunfo de las blancas, y La flexible 8 'iVf3 ha erradica­
por lo tanto su rápida moviliza­ do a la textual, aunque de todos
ción es más que deseable. modos las negras harían bien en
21 ... ..tc4 22 'it>b2 .l:!.d6 23 l:Ial! tomársela en serio y responder,
En principio, a las blancas les adecuadamente, 8 .. 'i'b6. .

gustaría cambiar torres, pero aún 8 ... b5?! 9 i.xe6! fxe6 10 tZ:lxe6
no ha llegado el momento, ya que 'Vjja5
después de 23 .l:!.xd6? ! 'it>xd6, las El ataque blanco es demasia­
negras logran contrajuego en el do fuerte después de 10 ... �b6?
flanco de rey con 24 ... i.fl y 25 ... 1 1 éZ:ld5 ! éZ:lxd5 12 'Vjjxd5. Por
i.g2. ejemplo: 12 ... ..tb7?! 13 tZ:lc7+!
23 ... �b7 24 b5 tZ:le8 25 �a3! 'Vjjxc7 14 'Vjj e 6+ i.e7 15 �xe7++.
f6 26 �b4 i.f7 27 a5 tZ:lc7 28 a6+ 11 éZ:lxf8 .l:!.xf8 12 �xd6
'it>b8 29 .l:!.dl! También aquí es muy fuerte el
Con su rey y el flanco de dama ataque blanco, lo que obliga a las
movilizados, y el alfil negro de­ negras a cambiar damas.
sactivado, el cambio de torres no 12 ... 'Vjjb 6 13 0-0-0 'Vjjxd6 14
puede sino realzar el poder de los .l:!.xd6
peones.
29 ... .l:!.xdl 30 éZ:lxdl tZ:le6 31 c3 8 1 .t • 1 33
tZ:lf4 32 i.xf4 exf4 33 tZ:lb2 'it>c7 34 7 � j j
c4 tZ:le5 35 c5 i.e8 36 c6 'it>b8 37 6 j :¡: �
tZ:lc4! tZ:lxc4 38 'it>xc4 g5 39 'it>c5 (1-
5 j i.
0)
Los peones ganan. Por ejem­ 4

plo: 39 ... 'it>a7 40 'it>d6 'it>b6 41 c7.


B) Si existe algún punto vulnera­ 8 8
ble en la estructura de peones, �������
:¡: N
el bando con la pieza menor a b c d . e f g h

extra puede tener buenas posi­


bilidades de conseguir contra­ El desarrollo de las blancas es
juego, incluso aunque se hayan exactamente el mismo que en el
cambiado damas. diagrama 32. Sin embargo, la con-
62 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA J U GAR L A APERTURA

figuración de peones es comple­ gar la activa 2S ... ..ta6! (Polu­


tamente distinta y este factor fa­ gaievsky).
vorece a las negras. Como princi­ 26 .ll h8 �b7 27 cJ;b2 .ll cf6 28
pio general, al j ugador con la pie­ h4!
za le conviene tener peones en El inicio de un plan de minado
ambos flancos, a fin de privarle a de la posición negra. No puede
su rival de contar con tres peones responderse 28 ... �xe4?, porque
pasados y unidos. el alfil queda perdido después de
La teoría evalúa esta posición 29 .t xf4 gxf4 30 .ll e 2.
como poco clara. No me sorpren­ 28 ... .ll g7 29 hxgS hxgS 30 .tf2!
dería que, con un juego perfecto, .lld6 31 .td4 .txe4 32 g3! l:tf7
las negras pudiesen demostrar El caballo no puede salvarse:
que las posibilidades están iguala­ 32 ... éllg2 33 f6+ éllxf6 34 �cs.
das. Sin embargo, en el j uego 33 gxf4 gxf4 34 éll b 6! .llxfS
práctico, son las negras quienes Más poética es esta forma de
tienen la tarea más difícil, como perder: 34 ... éllxb6 3S �cS éll dS
lo demuestra el hecho de que el 36 .llh 6.
jugador que pierde es mucho más 35 éll c8+ cJ;e6 36 �e8+ (1-0)
fuerte que el ganador.
14 ... b4 15 élla4 C) Con damas en el tablero y sin
Poco después, en la partida problemas particulares en nin­
Milan Matulovic - Gueorgui gún bando, el resultado más
Tringov; Balneario de Vrnj acka probable es un equilibrio diná­
Banja, Serbia y Montenegro, mico. Aquél que fuegue mejor
1973; las blancas tuvieron éxito será el ganador.
con lS éll e2 h6? ! (según Zdenko
Krnic, se requería la inmediata lS Un excelente ej emplo de este
... éll c S) 16 ..th4 éllc S 17 éll g3 �b7 tipo de lucha lo tenemos en la
18 .lle l, y el rey negro estuvo muy partida Gata Kamsky - Ilya Mar­
incómodo en el centro. kovich Gurevich; Campeonato
15 ... h6 16 �h4 aS 17 .llhdl de EE UU, Los Á ngeles, 1991,
.lla6 18 .l:.6d4! .llc6 19 h3 éllhS 20 Defensa Siciliana, Variante Naj­
f5 gS 21 .tel éllf4? dorf (B97):
Según Polugaievsky, lo correcto 1 e4 cS 2 éllf3 d6 3 d4 cxd4 4
era la inmediata 21 ... .llf7 , con posi­ éllxd4 éll f6 5 éll c3 a6 6 �gS e6 7 f4
bilidades equilibradas. Resulta que ¡vb6 8 éll b3 ..te7 9 ¡yf3 éllbd7 10
en ·f4' el caballo es más un especta­ 0-0-0 ¡yc7 11 ¡yg3 bS! 12 �xf6
dor que una pieza de combate. Puesto que el caballo de 'd4'
22 .llld2 .llf7 23 �g3 élle S 24 ha sido desviado a la casilla pasi­
.lld8+ cJ;e7 25 b3 éll d7?! va de 'b3', el sacrificio en 'bS' re­
Empuja la torre a una mejor quiere preparación. Si ahora 12 ...
posición. Las negras deberían ju- .txf6 13 .txbS ! , las negras res-
PIEZA MENOR O TRES PEONES ¿QUÉ ES MEJOR? 63

ponderían 13 .. 0-0, esperando


. sarios como refugio de su rey. Por
obtener contrajuego en el flanco otra parte, las piezas menores ne­
de dama como compensación, gras también son muy buenas: el
pues 13 . . . axb5? es malo: 14 lZ'lxb5 caballo bloquea, de forma efecti­
�b8 15 lZ'lxd6+ �f8 16 e5, con va, el peón de 'd6' y el alfil encon­
tres excelentes peones por la pie­ trará abierta la gran diagonal.
za y un fuerte control de la posi­ Creo que la posición se encuentra
ción (Gurevich). en equilibrio dinámico.
12 ... tZ'lxf6 13 e5! Las negras descartan ahora 19
Las blancas no se dejan tentar ... .llx a2, a causa de 20 .llh el , que
por 13 �xg7?! .ll g8 14 �h6 lZ'lg4 amenazaría 21 .llx e6+. Por otro
15 ·�xh7 �f8, puesto que las ne­ lado, las blancas pueden capturar
gras tienen un fuerte contraj uego el peón de h cuando quieran. Así
(Kamsky). Por el contrario, las que las negras deciden mejorar la
blancas emprenden sus propios posición de su dama, y obligan,
sacrificios: además, a retroceder a su homó­
13 ... dxe5 14 fxe5 lZ'ld7 15 nima blanca.
.txb5!? axb5 16 lZ'lxb5 �b6 17 19 ... �e3+! 20 �bl °iVe5 21
�xg7 .llf8 18 lZ'ld6+ .txd6 19 exd6 �g4!
El cambio de damas favorece
a las negras, porque el alfil y la to­
8 1 J. ;f, ! 34 rre de 'f8' dispondrían de líneas
7 lj ' 'iV ' abiertas y el peón de e está pasa­
do, con la particularidad de que
6 w 8 '
las blancas tendrían problemas
5
para movilizar sus peones del
4
flanco de dama. 21 �xh7?! per­
3 ttJ mite a las negras activar sus fuer­
2 8 8 8 8 8 zas: 21 ... .llh8 22 �d3 .ta6 23
°iVd2 .tb7! 24 .llh el �xh2
� : : B (Kamsky).
a b e d e f g h
21 ... h5 22 �h4 �f6 23 'iVxh5
.llh8 24 'iVg4 .tb7 25 .llhel °iVh4
La bruma se ha disipado y las Según Gurevich, las negras
blancas tienen tres buenos peo­ también tienen buen contrajuego
nes por la pieza, y cuatro de sus después de 25 . . . �f8 ! ? 26 .llf l
peones están pasados y unidos. °iVh6 27 °iVc4 .ll c8 28 �b5 .tc6 29
Con todo, los peones están en el �a6 �g7 30 .ll d4 lZ'le5 !
flanco en que también se encuen­ 26 W/g7 W/f6 27 W/g3 °iVh4?
tra el rey blanco y, con la dama Las blancas consiguen ahora
negra y la torre de 'a8' listas para una excelente coordinación de
amenazarlo, los peones son nece- piezas poniendo un freno al jue-
64 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA J UGAR LA APERTURA

go de las negras en el flanco de Es muy instructivo contem­


dama. Lo correcto era 27 ... l:ta4! plar lo que le sucedió a las blan­
28 � d3 l:thh4 29 a3 i.c6 ! , posi­ cas en la partida Liubomir Liu­
ción que Gurevich considera boievic - Florín Gheorghiu; Tor­
"confusa". neo Interzonal de Petrópolis,
28 �e3 �xh2 29 li::id4! ..td5 30 1973; Defensa Siciliana, Ataque
b3 11Vh6 31 11Ve2 'it>f8 32 tLlb5 i.c6 Richter-Rauzer (B67):
33 ttJd4 1 e 4 c5 2 ttJ f3 d 6 3 d 4 cxd4 4
Más fuerte es 33 tLlc7! .U.b8 34 tLlxd4 tiJf6 5 tLlc3 ll:ic6 6 ii.g5 e6 7
1\Vc4 ..txg2 35 l:tgl ! , cuando la vul­ 'iVd2 a6 8 0-0-0 ..td7 9 f4 b5!?
nerable posición del rey negro Esta variante es la forma más
daría a las blancas un ataque ga­ ambiciosa y arriesgada de afron­
nador ( Gurevich). tar el Ataque Richter-Rauzer.
33 ... i.d5 34 l:tfl 'i/Vg6 35 g4! Actualmente, se considera que el
l:te8?! 36 ll:ib5 l:td8 37 ll:ic7 i.. e4 mejor método de las blancas para
38 .l:.f4! ll:if6 39 ll:ixe6+! fxe6 40 mantener la ventaja es 10 ..txf6 .
.l:.dfl Sin embargo, en la década de los
Como consecuencia de haber setenta se hicieron numerosas
desnudado al rey negro, las blan­ tentativas de castigar a las negras
cas recuperan material con intere­ con la violenta:
ses. El balance material resultante 10 ..txb5?! axb5 ll li::idxb5
de torre y peones pasados contra Las blancas tienen tres piezas
dos piezas menores está fuera de atacantes amenazando 'd6' y las
nuestro alcance, de modo que in­ negras sólo un defensor. El "sen­
dicaré el resto de las jugadas sin tido común" nos indica que el pe­
comentarios. Kamsky ejecuta su ón de d6 debe caer. Sin embargo,
superioridad estratégica y mate­ las negras disponen de una sor­
rial de forma convincente. prendente defensa indirecta (o
40 ... .S.hl 41 .l:l.xhl 'it>g7 42 contraataque), que gira las tornas.
l:thfl tiJd5 43 Ítf7+ 'it>g8 44 �d2 11 ... ll:ib4!!
11Vxg4 45 d7! �h4 46 �a5 ii.xc2+
47 �b2! .tf5 48 .:.7xf5! l:txd7 49 35
iVa8+ .l:!d8 50 �gl+ �h7 51 �b7+
8 ! ¡r • .t 1
(1-0) 7 .t ' ' '
6 ' ' �
D) Si planea realizar un sacrificio 5 tt.J i.
de pieza menor por tres peo­
nes, asegúrese de que consegui­
4 � 8 8
rá realmente los tres peones. La 3 tt.J
infinitud del ajedrez a menudo 2 [}:, [3:, [3:, "fl 8 8
da lugar a desagradables sor­ @ : B
presas. a b e d e f g h
PIEZA MENOR O TRES PEONES ¿QUÉ ES MEJOR? 65

La diferencia con los ejemplos utilizo el orden de jugadas que


anteriores es que el caballo de da­ me parece más viable.
ma negro está más activamente si­ 12 . gxf6 13 lLixd6+ i.xd6 14
..

tuado en 'c6' que en 'd7', de modo 'W!xd6 lLixa2+ lS lLixa2 .l:!.xa2 16


que puede pasar de inmediato al �bl .l:!.a7!
.
contraataque. Las blancas no tie­ Protege el alfil y amenaza la
nen una continuación satisfactoria: fortísima 17 ... 'W/a8. Los proble­
mas de las blancas son que, ade­
1 ) 12 es lLixa2+ 13 lLixa2 .l:!.xa2 1 4
más de tener sólo dos peones por
� b l i.xb5 ! 15 �xa2 'W!a8+ 1 6
la pieza, los finales son insoste�i­
�bl lLie4, las negras tienen
bles v' dada la situación de med10
ataque y una pequeña ventaj a
jueg� en que se encuentra s :i in­
material. .
seguro rey, no pueden perm1t�rse
2) 12 �bl lLixa2 ! 13 lLixa2 i.�b5.
el luj o de atacar el rey contrano.
Las blancas tienen una pieza
17 .l:!.d3 �·as 18 b3
menos y el rey más expuesto.
La tentativa de escapar, con 18
3) 12 a3 lLia2+ ! 13 lLixa2 i.xb5 14
�el , no es mejor: 18 ... i.b5 1 9
lbc3 i.c6 1 5 'Wíe2 'W!b6. Las
.l:!.a3 .l:!.xa3 2 0 bxa3 .l:!.g8! 21 g 3 'W!c6
blancas no tienen compensa­
22 'W!b8+ �e7 23 'W/xg8 i.d3, las
ción por su inferioridad mate­
nearas consolidaron y acabaron
ga� ando. Davis - Ghizdavu, EE
rial. Zukov - Zaviálov; URSS,
1 977.
UU, 1975.
18 ... i.xbS 19 .l:!.3dl i.c6 20
12 i.xf6
.l:!.hel i.xe4!
Las fuentes impresas indican
El alfil está seguro: 2 1 .l:!.xe4
la continuación de la partida 1 2
.l:!.al + 29 �b2 .l:!.xdl.
lbxd6+ i.xd6 1 3 'W/xd6 lLixa2+ 1 4
2 1 'W!d4 i.g6 2 2 g4 0-0 2 3 h4
lLixa2 .l:!.xa2 15 @ b l .l:!.a7 1 6 i.xf6
eS! 24 fxeS .l:!.c8 2S .l:!.d2 .l:!.a2 26 e6
gxf6. No obstante, en lugar de 1 5
fxe6! 27 'W/xf6 .l:!.axc2 28 .l:!.xc2
... .l:!.a7, e s tan evidente que 15 . . .
.l:!.xc2 29 'W/xe6+ i.f7 30 �xf7+
'W/a8! resultaría decisiva ( 1 6 b3
@xf7 31 �xc2 'W/g2+! 32 �d3
.l:!.al + 17 @b2 'W!a2+ 18 @c3
'W/xg4 33 .l:!.e4 'W!f3+ 34 .l:!.e3 �dS+
lLixe4+) que me parece inconce­
3S �c3 'W!cS+ 36 �d3 'Wíb4 37 .l:!.e4
bible que se le hubiera escapado
'W!xb3+ 38 @d4 'il!Vf3 39 @es 'il!Vf6+
a Gheorghiu. Por consiguiente,
40 @dS h6 41 @c4 �g6 (0-1)
TERCERA PARTE

EL PENSAMIENTO
MODERNO
LA INFLUENCIA DE GARI KASPÁROV
7 EN LA TEORÍA MODERNA
DE APERTURAS

Es totalmente normal que un 4) Ambos están dispuestos a incu­


campeón del mundo deje su hue­ rrir en mayores riesgos con ne­
lla en el desarrollo del aj edrez y gras que con blancas. Por consi­
en la teoría ajedrecística. Natural­ guiente, su repertorio con ne­
mente, la importancia de su in­ gras es más agudo, más compli­
fluencia queda determinada por cado y de doble filo.
la duración y dominio de su reina­ 5) A pesar de su reconocida exce­
do, así como por sus propios inte­ lencia y creatividad en la aper­
reses particulares. No hay duda tura, ninguno de ellos tiene una
alguna acerca de la enorme in­ variante con su nombre.
fluencia ejercida por dos excep­
cionales campeones, debido a sus La principal diferencia es que
vastos ·conocimientos de la teoría Bobby Fischer vivió en una época
de aperturas: Robert James Fis­ mucho más sencilla y menos exi­
cher y Gari Kaspárov. Ambos lo gente. En las décadas de los
demostraron con creces hace ochenta y noventa afloraron nu­
tiempo. Bobby Fischer tenía 29 merosos jóvenes talentos. Kaspá­
años cuando se proclamó campe­
rov afronta una competición mu­
ón mundial y Gari Kaspárov lo hi­
cho más dura de la que debió
zo a los 22 años. Existen muchos
afrontar Fischer. Debido a la can­
paralelismos entre ellos:
tidad y calidad de acontecimien­
1) Ambos son duros trabajadores, tos en el desarrollo teórico, resulta
disfrutan con sus investigacio­ muy difícil seguir progresando.
nes teóricas y consideran que Kaspárov no sólo lo consigue, sino
es muy importante conseguir la que sigue siendo el mejor de todo
mayor ventaja posible de la lo que toca. Por otra parte, la "es­
apertura. peranza de vida'' de una variante
2) Ambos buscan variantes de se hace cada vez más corta, hasta
apertura que concedan buenas que se abandona, y se desplaza la
oportunidades para la iniciati­ atención hacia una nueva idea.
va. Para mantenerse en la van­
3) Ambos tienen un repertorio guardia en tales condiciones de
más amplio con blancas que presión, no sólo es preciso traba­
con negras. jar muy duro, tener talento, ser

69
70 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA J UGAR LA APERTURA

creativo e imaginativo. Hay que 1 ) Después de 1 d4 élJf6 2 c4 e6,


ser también un investigador de Kaspárov j ugó 3 élJc3.
primer orden, con una ambición
continuamente renovada por des­ En su maravilloso libro New
cubrir la verdad última de la aper­ World Chess Champion, Kaspá­
tura. Recuerdo una pregunta que rov comenta esta jugada ordina­
le planteé a Kaspárov en diciem­ ria como sigue: '"En los últimos
bre de 1 983. en Londres, después tiempos he evitado la Defensa
de su victoria en la semifinal de Nimzoindia, optando por 3 élJf3 ó
Candidatos contra Korchnói. La 3 g3".
pregunta era: "Usted se hizo un
2) Kárpov respondió con la espe­
gran maestro muy fuerte abriendo
rada 3 i.b4, a lo que siguió
con 1 e4. Sin embargo, poco antes
...

la inesperada 4 élJf3, una j uga­


de su 20º aniversario, decidió pa­
da correcta pero que tiene la
sar a 1 d4. ¿Por qué ese cambio?".
reputación de ser lenta. He
Tras unos breves momentos de si­
aquí cómo describe Kaspárov
lencio, llegó esta bien articulada
el momento: " ¡Una sorpresa!
respuesta: "'He aprendido que con
Antes, normalmente solía ju­
1 d4 existen más oportunidades
gar 4 a3, para lo que Kárpov
de que se produzca un juego más
sin duda estaba preparado, an­
rico''. De hecho, en el duelo con
tes del duelo ilimitado ( 1 984-
Korchnói, Gari sólo jugó 1 d4. Sin
1985)".
embargo, a medida que pasó el
3) Las negras optaron por la res­
tiempo, regresó a 1 e4 en ocasio­
puesta más habitual, 4 es y
nes, e incorporó también 1 c4 a su
...

las blancas respondieron 5 g3.


repertorio. Así, Kaspárov es un
Kárpov meditó ahora durante
virtuoso con 1 c4, 1 d4 y 1 e4, es
29 minutos, por lo que, en las
decir, un experto en todo.
cinco primeras j ugadas había
Pasaré revista ahora a dos de
invertido ya 48 minutos.
las numerosas aperturas en las
que su influencia sobre la teoría
Echemos un rápido vistazo a
moderna de aperturas ha sido es­
toda la partida:
pecialmente significativa.
5••• élJe4 6 �d3 �as 7 �xe4
�xc3+ 8 �d2 �xd2+ 9 élJxd2
A) Defensa Nimzoindia
'i'b6?!
En la primera partida de su (D)
duelo por el Campeonato Mun­ Kaspárov demuestra que las
dial de 1 985, contra Anatoli Kár­ negras no pueden permitirse la
pov, Gari Kaspárov sorprendió a pérdida de tiempo derivada de es­
su rival tres veces en las cinco pri­ te movimiento. Mejores son 9 ...
meras jugadas. élJc6 y 9 ... 0-0, aunque en ambos
EL PENSAMIENTO MODERNO 71

8 i � J. • 1 36 hxg5 I:txg5 35 g4 h5 36 b6 axb6 37


7 j i axb6 I:tb7 38 I:tc5 f5 39 gxh5 fi.xh5
j i j i
40 �c4 I:th8 41 '3;b5 I:ta8 42 Zi!.bc4
6 'ir' j (1-0)
5 j Lo que Kaspárov aportó a la
4 8 8 'il variante 4 lll f3 fue una búsqueda
3 8 dinámica de la iniciativa. Este
énfasis resultó ser más importan­
2 8 8 ttJ 8 8 8 te que otras consideraciones es­
: <;ti � : B táticas como la calidad o la es­
a b c d e f g h tructura de peones. A lo largo del
duelo de 1985 se j ugaron seis
casos las negras distan de estar Nimzoindias, todas ellas con 4
cerca de la igualdad. lll f 3. Las blancas lograron 3 vic­
10 dxc5! �xb2 11 .l:,bl �c3 12 torias y 3 tablas, por lo que la pri­
iYd3! �xd3 13 exd3 mera fase del juego reflej a una
Las blancas tienen una gran ventaj a de las blancas mayor de
ventaj a, debido a su superior de­ lo habitual. En las otras cinco
sarrollo, la activa disposición de partidas los acontecimientos sig­
piezas y la superioridad espacial. nificativos de la apertura fueron
Kaspárov explotará estos facto­ como sigue (después de 1 d4 lllf6
res con un estilo impresionante. 2 c4 e6 3 lll c 3 Ji.b4 4 lll f3) :
Cuando Kárpov omite algunas 7ª partida: 4 ... 0-0 5 i.g5 d6 6
oportunidades de reducir sus difi­ e3 lllbd7 7 �·c2 b6 8 Ji.d3 i.xc3+ 9
cultades, es literalmente barrido bxc3! h6 10 �h4 �b7 11 llld 2! g5
del tablero. El resto de la partida 12 Ji.g3 lllh5.
(con algunos breves comentarios, Ahora, en lugar de la "innece­
basados en los análisis de Kaspá­ saria sutileza'· 13 iYd l , Kaspárov
rov) fue como sigue: considera que es mucho más fuer­
13 ... llla 6 14 d4 .:b8 15 i.g2 te 13 f3 ! (13 ... f5 14 i. f2 lll df6 15
'3;e7 16 '3;e2 (más fuerte es 16 0- h3 f4 16 0-0-0; 13 ... lll xg3 14 hxg3
0 ! ) 16 ... .l:,d8 17 lll e 4 b6 18 lll d6 Wg7 15 g4! c5 16 lllfl lll f6 17
lll c7? (había posibilidades de ta­ lllg 3).
blas con 18 ... bxc5 ! ) 19 I:tb4! lll e 8 11ª partida: 4 ... 0-0 5 i.g5 c5 6
20 lllxe8 (la captura correcta pa­ e3 cxd4 7 exd4 h6 8 i.h4 d5 9 !:tell
ra las blancas es 20 lllx c8+ ! ) 20 ... dxc4 10 i.xc4 lllc6 11 0-0 i.. e 7 12
'itxe8? (20 ... I:txe8 es lo correcto) I:tel b6 13 a3 i..b7 14 Si.g3 I:tc8 15
21 I:thbl i.a6 22 '3;e3 d5 23 cxd6 �a2 �d6. Aquí, en vez de la "li­
I:tbc8 24 '3;d3 I:txd6 25 I:ta4 b5 26 quidadora" 16 d5, las blancas po­
cxb5 l':tb8 27 I:tab4 �b7 28 i.xb7 dían conservar su iniciativa con 16
I:txb7 29 a4 �e7 30 h4 h6 31 f3 i.. h 4! , o incluso con 16 Ji.e5 ! (Kas­
l':td5 32 I:tcl .:bd7 33 a5 g5 34 párov).
72 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

13ª y 17ª partidas: Descontento 11 �c2! , bien 1 0 ... lt'ixc4 11


con los resultados del tipo de de­ dxc5 !
sarrollo normal de las partidas 7ª
y 1 13, Kárpov buscó ventajas es­ Partida nº 19: Descontento de
tratégicas a largo plazo: 4 ... c5 5 nuevo con las aperturas en los
g3 lt'ic6 6 i,g2 lt'ie4 7 i,d2 i,xc3 8 dos casos anteriores, y con un
bxc3 0-0 9 0-0 punto menos en el duelo, Kárpov
eligió un plan estratégicamente
37 muy desequilibrado y exigente: 4
8 ! .t 'W 1 • ... lt'ie4 5 �c2 fS 6 g3! lt'ic6 7 i,g2
7 ' ' ' j ' ' 0-0 8 0-0 i,xc3 9 bxc3 lt'iaS 10 cS
6 � ' d6 ll c4!
5 '
4 8 8 � 8 ! .t 'W 1 • 38
3 8 ttJ 8 7 ' ' ' ' '
2 8 � 8 8 � 8 6 ' '
: 'fli : ci> N 5 � 8 '
a b c d e f g h 4 8 8 �
3 ttJ 8
La ventaj a blanca se deriva 2 8 'fli 8 8 � 8
tanto de factores dinámicos, co­
: � : ci> N
mo de un desarrollo superior y la a b c d e f g h
poderosa gran diagonal, en ma­
nos del alfil de'g2 '. Las negras
Las blancas se disponen a
deberían buscar contraj uego en
abrir la posición para explotar su
el centro blanco.
desarrollo activo y la parej a de al­
1) Partida nº 13: 9 ... fS!? 10 i,e3!! files. Según Kaspárov, las negras
lt'ixc3 11 'liºd3 cxd4 12 lt'ixd4 deberían haber tomado el peón
lt'ie4 13 c5! , con presión muy con 1 1 ... dxc5, aunque las blancas
fuerte de las blancas sobre la tienen compensación más que su­
posición enemiga (obsérvese ficiente después de 12 i,a3 ó 1 2
que 13 ... lt'ixc5? pierde pieza, .S d l . Tal como s e j ugó, las negras
tras 14 lt'ixc6). no consiguen nada a cambio de
2) Partida nº 17: 9 ... lt'iaS es una sus problemas.
mejora. Sin embargo, si en lu­ 11 ... b6?! 12 i,d2! lt'ixd2 13
gar de la insípida 10 dxcS?! lt'ixd2 dS 14 cxdS exdS 15 e3
�c7!, las blancas hubiesen ju­ Como a menudo sucede, los
gado 10 i,f4 ! , habrían mante­ elementos dinámicos inmediatos
nido su ventaja de apertura. se han transformado en otros es­
Por ejemplo: bien 10 ... lt'ixc3? tratégicos a largo plazo. Las blan-
EL PENSAMIENTO MODERNO 73

cas tienen el mejor alfil: las negras 23ª decidió no permitir oportuni­
han quedado con una debilidad dad alguna al responder a 1 d4
permanente en 'e5' y un caballo con 1 ... d5.
fuera de juego. Kaspárov exhibe El debate anterior lo dice "to­
una total madurez ( ¡ a los 22 do" acerca del empleo, por parte
años ! ) para explotar debidamente de Kaspárov, de 4 ébf3 y su in­
estos factores. fluencia en el desarrollo del due­
15 ... i.e6 16 'ifc3 1117 17 l:tfcl lo por el Campeonato Mundial
l:tb8 18 l:tabl l:te7 19 a4 i..f7 20 de 1 985 . ¿De qué forma afectó
..tfl! h6 21 i.d3 'ild7 22 'ilc2 i.e6 eso al resto del mundo? Veamos,
23 i.b5 'ifd8 24 l:tdl g5?! 25 ébf3 en primer lugar, algunas cifras.
lig7 26 lbe5 f4 27 i.fl 'i!f6 28 i.g2 Los códigos de apertura para las
Md8 29 e4 dxe4 30 i.xe4 variantes con 4 ébf3 son E20 y
E21. En la primera edición de la
39 Enciclopedia de Aperturas (tomo
8 ! • E ) , publicada en 1 978, las varian­
7 i i ! tes relativas a 4 éb f3 ocupaban,
6 i J. .. i en total, 3 columnas y 17 notas en
5 " � tlJ i el código E20; y 10 columnas y 62
notas en el código E2 1 . En la se­
4 � � .i i gunda edición (publicada en
3 � 1991) las referencias bajo el códi­
2 'il � � go E20 se habían ampliado a 17
: : � N columnas y 103 notas, y baj o E21,
a b c d e f g h a 12 columnas y 84 notas.
El impacto en la teoría de
Las blancas han abierto la po­ aperturas también fue considera­
sición, de forma que sus fuerzas ble. Puesto que Kaspárov había
-más activas- puedan penetrar en demostrado que 4 ébf3 es una
el debilitado flanco de rey enemi­ gran jugada de desarrollo contra
go. la Nimzoindia, los jugadores con
30 ... l:te7 31 �c3 i.d5 32 l:tel negras comenzaron a reconocer
cJ;;g7 33 lbg4! �f7 34 i.xd5 l:txd5 que un desarrollo gradual y efi­
35 �xe7 �xe7 36 l:tel �d8 37 ciente es también el plan correcto
lbe5 �f6 38 cxb6! ·�xb6 39 gxf4! para el segundo j ugador. Así, en la
l'hd4?! 40 ébf3 ébb3 41 l:tbl �f6 secuencia de las partidas nº 13 y
42 �xc7+ (1·0) 1 7 ( 1 d4 ébf6 2 c4 e6 3 lbc3 i.b4 4
Después de esta partida, Kár­ ébf3 c5 5 g3 lbc6 6 i.g2 lbe4 7
pov consideró que ya había teni­ i. d2), la estratégicamente ambi­
do bastante ''ébf3 de Kaspárov". ciosa 7 ... i. xc3 fue reemplazada
En la 21ª partida evitó la Nim­ por la más sencilla 7 .. . ébxd2 8
zoindia, j ugando 3 ... d5, y en la 'iVxd2 cxd4! 9 ébxd4 0-0.
74 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA J U GA R LA APERTURA

Lo más importante es que la La razón es que no plantea a las


continuación más fiable para las negras ningún reto en especial,
negras pasó a ser (después de 4 ... puesto que sus perspectivas de
c5 5 g3) 5 ... cxd4! 6 tl:ixd4 0-0 7 desarrollo se consideran equiva­
i.. g2 d5. Las negras han cambiado lentes a las de las blancas (ambos
su peón central secundario de c bandos tienen diagonales abiertas
por el central básico de d de las para su dama y su alfil de rey, un
blancas, han puesto a cubierto su caballo desarrollado, ningún pun­
rey y han conseguido mayor in­ to de la posición negra está ame­
fluencia central con 7 . . . d5. Las nazado, etc.) Hasta Bobby Fischer
perspectivas de las negras de con­ -que no se amedrentó al plantear
seguir una sana igualdad son no­ el Gambito de Rey ( ¡sumando
tables. tres victorias en tres partidas! )­
¿Qué ha dicho Kaspárov acer­ nunca se animó a j ugarla. En el
ca de estos acontecimientos? B ue­ Informator 49, en vísperas del En­
no, no ha vuelto a j ugar 4 ltJf3. Ga­ frentamiento por el Campeonato
ri j uega ahora 4 �c2, con significa­ Mundial de 1 990, sólo aparecía
tivas aportaciones al desarrollo de una partida con la Apertura Esco­
esta variante. cesa.
Sin embargo, se despertó un
B) Apertura Escocesa gran interés por la apertura cuan­
do, en las partidas nº 14 y 16, Kas­
La posición inicial de la Aper­
párov eligió, de forma característi­
tura Escocesa se produce después
ca en él, un ambicioso plan. Des­
de 1 e4 e5 2 tl:if3 tl:ic6 3 d4 exd4 4
pués de la típica 4 ... lLlf6, optó por
tl:ixd4.
5 lLlxc6 bxc6 6 e5 �e7 7 "YWe2 tl:id5
40 8 c4. En la 14ª partida Kárpov res­
8 1 J. .. . J. � ! pondió 8 ... ila6; en la 16ª pasó a la
7 , , , , ' ' ' más modesta 8 ... lLlb6. En ambos
6 � casos, tenemos ante la vista una lu­
5 cha dinámica, algo que conviene
4
perfectamente al campeón del
mundo. Ganó la 16ª partida y em­
3
pató la 14ª. Una vez más, el mundo
2 fj, fj, fj, 8 8 8 del ajedrez acusó recibo. Mientras
1 :'. tLi i. 'ii' @ i. :'. N que en el Informator 50 las únicas
a b c d e f g h dos partidas con la Escocesa eran
las dos Kaspárov - Kárpov, en el
Aunque la posición de las nº 54 aparecían ya 12 partidas
blancas es buena, esta apertura completas (y muchas otras parcia­
nunca ha sido muy respetada por les). Por otra parte, Kaspárov ha­
parte de teóricos ni de j ugadores. bía seguido j ugando la Escocesa,
EL PENSAMIENTO MODERNO 75

por ejemplo en sus duelos por el novedad teórica 9 ... g5 ! ? Esta bre­
campeonato mundial, contra Ni­ ve y emocionante partida se decla­
gel Short en 1993, y contra Viswa­ ró tablas después de 10 j.a3 d6 1 1
nathan Anand, en 1995. En el en­ exd6 'ii'x e2+ 1 2 ..txe2 !ilg7 13 cxd5
frentamiento contra Short, la va­ i.xe2 14 <t>xe2 �xal 15 I:.cl 0-0-0
riante empleada fue 4 ... !ilcS 5 16 I:.xc6 M.he8+ 17 �d3 .l:!.d7 18
lt:Jxc6 'iYf6 6 'iid2 dxc6 7 lt:Jc3 �e6 lt:Jc3 �xc3 19 Wxc3 .S.e5 20 Wc4
8 lt:Ja4 (partidas nº 11 y 17). En el :l::!. e4+ 21 �d3 :l::!.e S 22 �c4 '.S.e4+.
duelo Kaspárov - Anand (8ª parti­ Por supuesto, la Escocesa sólo
da), las negras optaron por la va­ se encuentra en la primera fase de
riante principal, 4 ... éll f6 5 lt:Jxc6 una rigurosa investigación cientí­
bxc6 6 e5 'iVe7 7 'iYe2 éll d 5 8 c4 fica. Espero que el trabajo teórico
!ila6 9 b3. En el campeonato de y práctico siga evolucionando rá­
1990 entre Kaspárov y Kárpov pidamente y podamos contemplar
(14ª partida), las negras j ugaron 9 nuevos avances creativos por par­
. . . 0-0-0. Anand se aventuró con la te del campeón del mundo.
REHABILITACIÓN DE SISTEMAS
8 DE APERTURA

Nos encontramos en la era las negras, en los que ha sucedido


científica del ajedrez. Quizá la ese fenómeno, así como de tres
evidencia más visible la tengamos importantes desarrollos en la re­
en la fase de la apertura, donde un habilitación de sistemas blancos.
flujo que parece interminable de Además, aportaré algunas direc­
descubrimientos nos permite in­ trices para decidir si están presen­
crementar nuestro conocimiento tes o no las condiciones requeri­
y comprensión del ajedrez. Aun­ das para una posible rehabilita­
que es cierto que se han produci­ ción.
do un buen número de "descubri­
mientos genuinos'', difícilmente Rehabilitación de sistemas

puede sorprender que así sea. negros de apertura

Quiero decir que eso sucede en


todas las ciencias, así que ¿por El principio más sencillo y fá­
qué no habría de ocurrir en aje­ cil de recordar es que las negras
drez? no pueden permitirse lo mismo
Sin embargo, lo que es mucho que las blancas. Ya se trate de re­
menos apreciado es que un amplio traso en desarrollo, ya de rey en
número de sistemas de apertura el centro, ya de debilitamientos
han sido rehabilitados en los últi­ en la posición, etc., las negras co­
mos veinte años. Es este "trabajo rren un riesgo mucho mayor que
tranquilo'' lo que para mí repre­ las blancas de ser castigadas por
senta el desarrollo más significati­ su audacia. Las negras deben te­
vo del ajedrez, porque implica una ner mucho más cuidado al ejecu­
revolución, al menos en lo que res­ tar un plan que las blancas.
pecta a nuestras conclusiones an­
teriores. Dicho lisa y llanamente, A) Sistema/Defensa Benoni
un amplio número de sistemas que La formación básica de peones
antes se consideraban "injugables" en la B enoni resulta después de
han resultado ser perfectamente las jugadas 1 d4 lZ'lf6 2 c4 cS 3 dS.
válidos, ahora que entendemos có­ Las negras han "forzado" el
mo aprovechar sus claves. avance del peón de d blanco, a fin
En este capítulo me ocuparé de conseguir algunas ventajas co­
de dos sistemas de apertura para mo, por ejemplo, minar el peón de

77
78 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA J UGAR LA APERTURA

'd5' con ... e6, minar la base ('c4') permitirse tantas concesiones. Así
con ... b5, desarrollar el alfil de 'f8 ' que las blancas consiguen clara
por fianchetto e n l a ahora magní­ ventaja con 5 ..ig5!
fica gran diagonal al-h8. A menu­ a) 5 ... �a5+ 6 �d2! �xd2+ 7
do, estas ideas se producen de for­ ll'ibxd2 bxc4 8 i.xf6 gxf6 9 e4 f5
ma combinada. 10 i.xc4 i.b7 11 0-0 i.h6 1 2
Consideremos dos formas de .l:l.fel, Ernst Gruenfeld - Iliá Le­
realizar el plan más radical: mina­ ónhievich Rabinóvich; Moscú,
do de la base 'c4', con un tempra­ 1925. Las negras tienen abun­
no avance ... b5. dantes debilidades, además de
I) El Gambito Blumenfeld estar retrasadas en desarrollo.
b) 5 ... bxc4 6 e4! 'tWa5+ 7 i.d2
É sta es la forma antigua: �b6 8 ll'ic3 i.a6 9 ll'ie5. La po­
1 d4 ll'if6 2 c4 c5 3 d5 e6 4 ll'if3 sición negra es un caos.
(esta misma posición puede pro­ c) 5 ... exd5 6 cxd5 d6 7 e4! a6 8 a4
ducirse con el orden de jugadas 1 i.e7 9 i.xf6 i.xf6 10 axb5 .txb2
d4 ll'if6 2 c4 e6 3 ll'if3 c5 4 d5) y 1 1 .l:.a2 .i.f6 12 ll'ibd2 0-0 13 .td3
ahora 4 ... b5 .i.b7 14 0-0 axb5 15 .l:l.xa8 ..ixa8
16 .i.xb5, Rafael Arkémovich
a ! l) .t 'ii e .t 1 41 Vaganián - Karen Ashótovich
1 ,l .l .l .l .l Grigorián; 21ª ronda del XX­
6 XIX Campeonato de la URSS,
.l lj
San Petersburgo, 16 de octubre
5 ' ' E::. de 1971. Las blancas tienen ma­
4 E::. yor espacio y caballos ágiles; el
3 � alfil de dama negro está mal si­
2 E::. E::. E::. E::. E::. E::. tuado y el peón de d constituye
una debilidad permanente.
1 l': � i. 'if � i. l:! B
a b c d e f g h
El hecho es que el Gambito
Blumenfeld se j uega poco en tor­
Las negras están utilizando un neos y no espero que se produzca
par de barriles para tratar de eli­ su rehabilitación. La razón es que,
minar el puesto avanzado blanco sencillamente, las negras no pue­
de 'd5': el primero, ataca directa­ den lograr lo que ese gambito se
mente con 3 ... e6, y el segundo, propone.
ataca su base, con 4 ... b5. Pero hay
graves problemas en el trasfondo, II) El Gambito Benko
porque tanto el flanco de rey co­ A pesar de lo antes dicho, la
mo el de dama quedan debilita­ idea de minar el punto 'c4' es co­
dos y, además, el desarrollo se está rrecta. Lo que se requiere es un
retrasando. Las negras no pueden enfoque que las negras puedan
EL PENSAMIENTO MODERNO 79

perm1tirse. La respuesta es el plazo. Las variantes principales, a


Gambito B enko: partir del diagrama 42, son:
1 d4 tt'lf6 2 c4 c5 3 d5 b5!
a) 7 e4 .txfl 8 �xfl d6 9 tt'lf3 Jl.g7
Antes que intentar dos cosas a
10 g3 0-0 1 1 �g2 tt'lbd7.
la vez, las negras se conforman
b) 7 tt'lf3 ilg7 8 g3 d6 9 i.g2 tt'lbd7
con hacer una, pero bien. En esta
10 0-0 0-0.
apertura plantean la idea básica
una jugada antes, sin conceder a
En cada caso, las negras tienen
las blancas posibilidades en el
suficiente compensación. Remito
flanco de rey. Por ejemplo: si, aho­
al lector al excelente libro de John
ra, 4 ilgS, sigue 4 ... lt'Je4.
Fedorowicz, The Complete Benko
Por consiguiente, para tratar
Gambit (Sumrnit Publishing, 1995)
de "refutar" el Gambito Benko,
para un detallado análisis de las
las blancas deben tomar el peón, 4
variantes anteriores.
cxb5 a6! 5 bxa6. La variante prin­
El orden de jugadas del Gam­
cipal discurre así: 5 ... g6 6 lt'Jc3
bito Benko lo jugó por primera
.txa6
vez el maestro internacional sueco
8 1 'A W • J. 1 42 Erik Lundin, contra Laszlo Szabo,
en el Interzonal de Saltsjobaden
7 ' ' ' i (Suecia), 1948. Sin embargo, no tu­
6 J. lj ' vo repercusión hasta 1967, cuando
5 ' t!:. Pal Benko comenzó a jugarlo con
4 gran éxito. Benko se convirtió así
en el verdadero abanderado del
3 lb gambito y la apertura lleva mereci­
2 t!:. t!:. t!:. t!:. t!:. t!:. damente, por tanto, su nombre. Es
1 : i. 'iV ii .i lb l:t B mi opinión que el Gambito B enko
a b e d e f g h seguirá resistiendo la prueba del
tiempo.
Hemos visto ya la exitosa re­
habilitación del sacrificio de peón
B) Española Cerrada, variante
... b5. Las negras dispondrán de las
principal
columnas semiabiertas a y b para
presionar contra el flanco de da­ En la Española Cerrada, la po­
ma de las blancas, con ayuda de su sición básica de la variante princi­
alfil fianchettado. La única des­ pal se produce después de 1 e4 eS
ventaja de las negras es su peón 2 tt'lf3 tt'lc6 3 i.b5 a6 4 i.a4 tt'lf6 5
menos, porque no tienen puntos 0-0 ile7 6 .U.el b5 7 ..tb3 d6 8 c3 0-
vulnerables en ningún lado. Así, la 0 9 h3
principal tarea de las blancas será (D)
defender su peón extra. No tienen La última jugada blanca es es­
esperanzas de juego activo a corto trictamente preventiva, para po-
80 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

8 .i .t 'ir .i • 43 II) Variante Breyer: 9 ... ttJb8


7 ' .t ' ' ' Cuando el brillante j oven ma­
6 ' lj ' � estro húngaro Gyula Breyer
(1894-1921) propuso esta j ugada,
5 ' ' hace más de setenta años, apenas
4 8 se encontró con otra respuesta
3 � 8 e¿j 8 que el escepticismo y la sonrisa.
2 8 8 8 8 8 ¿Cómo puede ser correcto retirar
un caballo bien desarrollado, y pa­
: e¿j � Vj' : @ N
a b c d e f g h
ra ello perder dos tiempos? Sin
embargo, la situación del caballo
der j ugar ' d4' sin temor a ... �g4. en 'c6' ofrece también la otra cara
Debe estar claro para las negras de la moneda: el caballo impide el
que no pueden evitar ' d4'. Por uso del peón de c a efectos de lu­
consiguiente, la cuestión esencial char por el centro, y bloquea la
es ¿cómo prepararse para respon­ diagonal b7-e4 para el eventual
der a ese avance? Pasaré, a conti­ desarrollo del alfil de dama por
nuación, una breve revista a la, 'b7'. La idea de Breyer puede ver­
desde siempre, variante principal, se mucho más claramente después
junto con tres importantes alter­ de la continuación normal, 10 d4
nativas, todas ellas desde el punto ltJbd7. En comparación con su
de vista de nuestro nivel de cono­ emplazamiento en 'a5', el caballo
cimientos actual. está ahora centrado y protege, na­
I) Variante principal: 9 ... ttJaS 10 turalmente, el punto clave 'e5'. Por
ii.c2 c5 1 1 d4 otro lado, se ha liberado el posible
avance del peón de c, y desde 'b7'
Durante cerca de cien años, és­ el alfil estará situado en una exce­
ta se ha considerado la posición lente diagonal. Breyer razonaba
básica de la variante principal. que, puesto que en la Española
Con 1 1 ... "V/iic7 las negras entran Cerrada el desarrollo blanco es de
en la Variante Chigorin. Otras va­ una construcción lenta, las negras
riantes significativas son 1 1 ... pueden justificar la inversión de
ltJc6, 11 ... �b7 y 11 ... ltJd7. dos tiempos para mejorar la coor­
En los últimos veinte años se dinación y disposición de sus efec­
ha visto una considerable reduc­ tivos en el flanco de dama. Los as­
ción en la popularidad de la va­ pectos positivos de esta variante
riante. El problema de las negras fueron descubiertos en torno a
es sencillo: su caballo de 'a5' está 1 965, y a comienzos de los setenta
mal situado en el borde del table­ la Variante Breyer causaba furor
ro. Hasta ahora no se ha encon­ en el ajedrez internacional. El j ue­
trado un método satisfactorio pa­ go de la variante principal evolu­
ra reincorporarlo al juego. cionaba de esta forma: 1 1 ltJbd2
E L PENSA MIENTO MODERNO 81

i.b7 12 ..tc2 l:te8 13 tt'lfl i.f8 14 normalmente no pueden permi­


tt'lg3 g6 15 a4 c5 16 d5 tirse tantas libertades como las
blancas. En este caso, 9 h3 era la
preparación necesaria para reali­
8 ¡ 'i' ¡ J. • 44
zar el avance ' d4', mientras que
7 J. � ' ' las negras juegan 9 . . . h6 para
6 ' ' � ' efectuar un modesto reagrupa­
5 miento de sus piezas en el flanco
' ' 8 '
de rey, con 10 . . . l:te8 y 1 1 . . . i.f8,
4 8 8 sin tener que preocuparse por el
3 8 tb tb 8 salto tt'lg5 de las blancas.
2 8 i.. 8 8 La secuencia temática discurre
así: 10 d4 l:te8 11 tt'lbd2 i.f8 12
I! i.. � I! cJ;; N
a b c d e f g h tt'lfl i.d7 13 tt'lg3 tt'la5 14 i.c2 tt'lc4
15 b3 tt'lb6
Aquí vemos también el aspec­
to negativo de la Variante Breyer. 8 ¡ 45
'i' ¡ J. •
Las blancas han podido desplegar
armoniosamente su caballo de 7 ' J. ' '
dama y podrán desarrollar, a pla­ 6 ' � ' � '
cer, su alfil de dama. Tienen una 5 ' '
considerable ventaj a de espacio y 4 8 8
las negras carecen de perspectivas 3 8 8 tb tb 8
de contrajuego. En mi opinión, la
Variante Breyer siempre será es­ 2 8 i.. 8 8
tratégicamente correcta, pero re­ I! i.. � : cJ;; B
quiere una defensa laboriosa. a b e d e g h

III) Variante Smíslov: 9 h6


Consecuencias: las blancas han
...

El ex campeón mundial Vassili completado gradualmente el de­


Smíslov introdujo esta j ugada en sarrollo crítico de su caballo de
la práctica de torneo, a finales de dama y cuentan con un centro su­
la década de 1 950, y fue la princi­ perior. Las negras no tienen una
pal alternativa a 9 . . . tt'la5 hasta formación defensiva especialmen­
que la Variante Breyer tuvo su te consistente. La inmediata 9 . . .
popularidad culminante. Si las h 6 e s obsoleta y n o creo que pue­
negras quieren ser frívolas, pue­ da ser rehabilitada.
den explicar la jugada de este Creo que ha llegado el mo­
modo: "Si las blancas pueden j u­ mento de retroceder unos pasos. y
gar 9 h3, ¿por qué no habría de olvidarnos de variantes concretas
poder j ugar yo 9 ... h6?". Bueno, para revisar lo que se supone que
como dije al principio, las negras debe conseguirse en la apertura.
82 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

(Me remito también al capítulo 1) 9 ... tL:iaS tiene el grave inconve­


l.) niente de desplazar del centro
En resumidas cuentas, las tres al caballo. Esto queda parcial­
ideas más significativas del juego mente atenuado por el hecho
en la apertura son: seguridad del de que expulsa al alfil de rey
rey, desarrollo de piezas y control blanco a 'c2', y de que permite
del centro. Podemos formular es­ la incorporación del peón de c
tos principios, con los siguientes a la lucha por el centro.
objetivos específicos: 2) 9 ... lLib8 constituye una exce­
lente redistribución del caballo
1) Ponga a cubierto su rey me­
hacia el centro, aunque a costa
diante el enroque.
de dos tiempos.
2) Desarrolle sus piezas hacia el
3) 9 ... h6 es una pura pérdida de
centro de forma que estén lis­
tiempo.
tas para entrar en acción en el
medio j uego.
En resumen, espero que las al­
3) Controle el centro, ya sea por
ternativas derivadas de 9 . . . lLiaS y
ocupación, ya por acción a me­
9 ... lLib8 conserven ciertas posibi­
dia o larga distancia de sus pie­
lidades de ser empleadas; 9 ... h6
zas y peones.
permanecerá extinta.
En cualquier caso, ¿no existe
Son buenas jugadas de apertu­
para las negras una j ugada abso­
ra aquéllas que sirven al propósi­
lutamente "perfecta", que no ha­
to de al menos uno de estos obje­
ya sido mencionada? Creo que
tivos. Si siente que está conside­
podemos recurrir a la analogía del
rando una j ugada que no contri­
marciano. Si alguien de Marte co­
buye al logro de ninguno de estos
nociera los principios del ajedrez
objetivos, debería pensar que hay
y fuese un jugador razonablemen­
muchas probabilidades de que no
te bueno, sin por ello conocer las
sea una buena jugada. Tiene que
sutilezas teóricas de la Española,
haber alguna razón concreta (y
habría buenas probabilidades de
muy buena) para poder vulnerar
que descubriese, a partir del dia­
esas prioridades. (Para una expli­
grama 43, la j ugada ...
cación más detallada sobre la teo­
ría del moderno juego en la aper­ IV) 9 ... i.b7! (D)
tura, véase mi libro How To Play
¡Qué fantástica j ugada! Las
Good Opening Moves, David Mc­
negras completan tranquilamente
Kay, 1992.)
el desarrollo de sus piezas meno­
Veamos cómo las tres varian­
res, para lo cual sitúan el alfil de
tes anteriores de la Española en­
dama en la gran diagonal hl -a8.
ca1an en los principios anterio­
El punto más vulnerable de la po­
res:
sición blanca es el peón de 'e4', y
EL PENSAMIENTO MODERNO 83

8 1 'iV 1 • 46 variante? A menudo salen a relu­


7 · J. i J. i i i �ir los nombres de Salo Flohr e
Igor Zaitsev. Sin embargo, ninguno
6 1. 1) 1. 1) de ellos me parece correcto, pues­
to que no entendieron la conti­
nuación apropiada. En su lugar,
Propondría que Suerozar Gligo­
.
nc, Yuri B aláshov y Alexánder
Beliavski compartiesen ese privi­
B legio. Sea como fuere, volvamos a
a b c d e f g h
la teoría:
10 d4 l:.e8!
las negras se disponen a presio­
Esta jugada/idea/plan es lo
narlo.
que da fuerza a 9 . . . �b7. Al desa­
Sólo en los últimos años de es­
rrollar rápidamente las piezas ha­
ta década ha adquirido esta va­
cia el centro ( ¡ recuerde la casilla
riante un respeto absoluto. Antes
·e4' !), las negras impiden el desa­
de eso, la j ugada fue desdeñada o
rrollo natural del flanco de dama
criticada. Así, Leonard Barden
blanco. Resulta que 11 tllg5 no es
en la edición de 1 963 de su exce �
una amenaza, debido a 11 ... l:.f8.
lente libro The Ruy Lopez, decla­
Una considerable experiencia ha
ra: "9 ... �b7 se refuta con 10 d4"
demostrado que las blancas (para
e indica, como prueba, la siguien�
frustración suya) no tienen nada
te secuencia: 10 ... exd4 1 1 cxd4
tll a 5 12 �c2 d5 13 e5 tll e4 14 CZ'lc3 mejor que 12 CZ'lf3, con lo que las
negras regresan a 12 ... l:.e8. De
f5 15 exf6 �xf6 16 tllx e4 dxe4 17
modo que esta alternativa puede
�xe4 �xe4 18 l:.xe4 c5 1 9 l:.g4!
considerarse de tablas para las
CZ'lxd4 20 �g5 d3 21 �xf6 'iVxf6 22
blancas, y un considerable núme­
'iVxd3 'iVxb2 23 °ib'd5+ 'it>h8 24 l:.el
ro de grandes maestros la han uti­
l:.ad8 25 l:.f4 ! , "con un fortísimo
lizado para empatar con Anatoli
ataque", Mijaíl Tal - Heinz Leh­
Kárpov.
mann; RFA - URSS, Hamburgo
Las alternativas a la textual
(Alemania), 1960.
han fallado, porque no tenían en
La primera edición de la Enci­
cuenta los principios del j uego en
clopedia de Aperturas (tomo C,
la apertura, a saber:
1974) ni siquiera considera la co­
rrecta 10 ... l:.e8, ni tampoco lo ha­ • 10 ... exd4 entrega el control del
ce Paul Keres en su libro De la centro a las blancas tras 11 cxd4.
Ruy López a la Francesa (publica­ • 10 ... tll a 5 es una jugada que

do -en alemán-, en 1 974). A efec­ pierde el centro.


tos periodísticos, la pregunta im­ • 10 ... 'iVd7 carece de ningún ob­

portante es ¿cómo llamar a esta j etivo claro.


84 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA J UG A R LA APERTURA

11 lllbd2 .tf8! A finales de la década de 1 980,


Esto completa el reagrupa­ esta captura, desventaj osa en
miento planeado con 9 ... .tb7. cuanto al centro se refiere, se hizo
D ado que las negras no han muy popular. Las negras renun­
gastado un tiempo crucial con 9 . . . cian voluntariamente al centro, a
h6, se disponen a capturar e n ' e4' la espera de conseguir suficiente
si las blancas continúan con su contrajuego. Entre las continua­
maniobra del caballo de dama ciones puramente estratégicas se
(12 tt:Jfl? lll a 5 13 ..t c2 exd4 14 encuentran 13 ... lllb 8 y 13 ... �d7.
cxd4 lllx e4). Si las blancas no 14 cxd4 lllb4 15 .tbl
pueden mover su caballo de 'd2', 47
entonces tendrán problemas para
8 1 'ji ! .i. •
desarrollar su flanco de dama . . . ; y 7 J. il il il
si no pueden completar el desa­ 6 il il lj il
rrollo de su flanco de dama, ¿por 5 il
qué iban a poder preservar venta­
ja alguna de la apertura? É sta es
4 8 lj 8 8
la forma lógica de pensar acerca 3 tll 8
del orden de jugadas que ha reha­ 2 8 tll 8 8
bilitado por completo 9 . . . ..t b7. : .i .i 'iV : <t> N
Incluso existe, para las negras, a b c d e f g h
una bonzficación defensiva en la
posición, después de 1 1 ... ..tf8 ! , Según los "fundados princi­
porque l a torre protege e l peón pios estratégicos", la única forma
de 'e5' y el caballo de dama que­ de j ustificar 13 . . . exd4 es cuestio­
da libre para j ugar. Este factor nar ahora el centro blanco, con 15
puede ser importante cuando a ... c5 y, después de la correcta 16
las negras les convenga abrir la d5, proseguir con 16 . . . tll d7. La
diagonal para el alfil de 'b7' . posición es de marcado doble filo
Dado que esta variante es, en y es demasiado pronto para extra­
la actualidad, la opción principal er conclusiones. Anatoli Kárpov
de j uego contra la Española, los regresó a esta secuencia en la 4ª,
acontecimientos teóricos son mu­ 20ª y 22ª partidas de su duelo de
chos y se producen rápidamente. 1990 por el Campeonato Mundial
Las jugadas blancas exploradas -contra Gari Kaspárov- después
con detenimiento son 12 a3, 12 de la catástrofe que sufrió en la
i.c2 y 12 a4. Concluiré mi debate segunda con ...
con la opción que sigue, que es la 15 ... bxa4?!
más activa, popular y desequili­ Kárpov (y otros) han tenido
brada de la variante y, en mi opi­ mucho éxito con la textual duran­
nión, la más controvertida. te los años 1988/1990. Sin embar­
12 a4 h6 13 .tc2 exd4 go, siempre he sido incrédulo
E L PENSAMIENTO MODERNO 85

acerca de la consistencia de esos 22 ... 'it>h7 23 ¡vel c6 24 lll g4


éxitos: ¿cómo puede ser correcto lll g8 25 i.xh6! ! i.xh6 26 lllxh6
abandonar primero el centro, y lllxh6 27 tllxd6 ¡yb6 28 tllxe8
luego seguir estropeando la pro­ iVxd4+ 29 �hl ·�d8 30 Itdl iYxe8
pia formación de peones en el 31 'iVg5 Ita7 32 Itd8 ¡ve6 33 f4
flanco de dama, sobre todo si no i.a6 34 f5! iVe7 35 'iVd2! iVe5 36
hay una compensación inmedia­ iVf2 Wie7 37 iVd4 lllg8 38 e5 llld5
ta? Pero, por supuesto, la textual 39 fxg6+ fxg6 40 Itxc6 �xd8 41
tiene su razón de ser: las negras es­ iVxa7+ lll de7 42 .l:.xa6 °iVdl+ 43
peran mantener a raya a las blan­ iVgl iVd2 44 iVfl (1-0)
cas, mediante una presión perma­ Mis pronósticos finales en
nente al peón de e. cuanto a esta variante son: 9 .. .

16 Itxa4 a5 17 Ita3 M.a6 18 �b7 seguirá siendo posible, siem­


lllh2! pre y cuando las negras sigan pu­
No es una nueva idea pero, diendo defenderse en la Españo­
j unto con la siguiente, es el plan la. La subvariante 15 . . bxa4?! tie­
.

correcto para las blancas. Ante­ ne pocas perspectivas de ser reha­


riormente, esta j ugada se ha he­ bilitada.
cho con idea de una rápida ac­
ción en el flanco de rey, a base de Rehabilitación de sistemas
f4 y/o lllg 4, contra lo que las ne­ blancos de apertura
gras disponen de suficientes re­ Es muy importante compren­
cursos. der que el objetivo inmediato de
18 ... g6 19 f3!! la apertura es muy distinto para
El plan que "refuta'' la elec­ las blancas que para las negras.
ción 15 . . . bxa4. Al salvaguardar Las negras pueden contentarse
'e4', las blancas privan a su rival con igualar, mientras que la meta
de todo contraj uego, y lo dej an sin de las blancas debe ser asegurarse
compensación por su fuerte in­ una ventaja característica de aper­
ferioridad central y sus desparra­ tura. Esto significa que cuando ha­
mados peones del flanco de da­ blamos de rehabilitar sistemas ne­
ma. En apenas unas cuantas juga­ gros, esperamos que las negras no
das podrá comprobarse la fuerza queden peor que en aquellas va­
de la idea: riantes consideradas "buenas".
19 ... ¡vd7 20 lll c4 'iVb5 21 .l:!.c3 Un sistema blanco rehabilitado
�c8 22 i.e3 debería conducir a alguna ventaj a.
Las blancas están movilizadas Difícilmente podemos considerar
al completo. Su formación sólo un gran éxito mejorar un sistema
presenta aspectos positivos y nin­ (blanco) de la inferioridad a la
gún inconveniente. Kaspárov con­ igualdad.
sigue ganar brillantemente en 44 En esta sección me ocuparé
jugadas. de tres importantes aconteci-
86 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA J U GAR LA APERTURA

mientas recientes en la rehabili­ s i � J.. 'if lff i 48


tación de sistemas blancos. Con­
7 j j j j j J. j
viene advertir que hay aperturas
en las que -considero- hay esca­
6 j
sas posibilidades de que se pro­ 5

duzca un renacimiento teórico. 4 8 8


Un ejemplo evidente es el Gam­ 3 8
bito Blackmar-Diemer: 1 d4 d5 2
2 8 8 8 8
e4. S acrificar un peón central bá­
sico a cambio de un tiempo, con­ 1 � � VW ® � ttJ It B
a b e d e f h
tra una posición negra sólida, no g

puede ser correcto. Sólo un poco


más prometedor es el Gambito Las blancas han construido un
Smith-Morra contra la Siciliana: 1 fuerte centro, con ambos peones
e4 c5 2 d4 cxd4 3 c3 dxc3 4 tt:Jxc3. centrales básicos en la cuarta fila.
Dado que 1 ... c5 no es un avance Por otro lado, las negras nunca po­
central básico ni de desarrollo, las drán discutir la supremacía cen­
blancas apenas consiguen algo tral a las blancas porque, en reali­
más que en el Gambito Black­ dad, han cambiado su peón de d
mar-Diemer. Sin embargo, en to­ por el peón de b contrario. La es­
das las alternativas principales de trategia general de las negras con­
la Siciliana, las blancas consiguen siste en tratar de minar el centro
poner en marcha un peligroso enemigo, por lo general con ... c5,
ataque a cambio de nada. Así con la esperanza de poder aniqui­
que, ¿por qué crearse, en los pri­ larlo. La Gruenfeld, en consecuen­
meros compases del j uego, la des­ cia, conduce a un ajedrez combati­
ventaj a de un peón? vo, muy desequilibrante.
I) Vieja Variante del Cambio
A) Defensa Grünfe/d, Variante
del Cambio Durante más de 50 años, desde
su aparición y a partir del diagra­
La Defensa Grünfeld, 1 d4 ma 48, se ha considerado que la
tt:Jf6 2 c4 g6 3 tt:Jc3 d5, hizo su apa­ única forma correcta de desarro­
rición en escena en 1922, cuando llar las piezas blancas del flanco de
el maestro austriaco Ernst Gruen­ rey es 7 �c4 c5 8 tZ:le2. Esta forma­
feld la introdujo en el ajedrez in­ ción resistió la prueba del tiempo
ternacional. Desde sus comienzos y espero que siga siendo válida
hasta la fecha, la tentativa de "re­ durante mucho tiempo. Sin em­
futación" más habitual se ha pro­ bargo, hay dos aspectos negativos
ducido en la Variante del Cambio: en esa disposición de piezas: la si­
4 cxd5 tZ:lxdS 5 e4 tZ:lxc3 6 bxc3 tuación desprotegida del alfil en
�g7 'c4' concede a las negras la opor-
E L PENSAMIENTO MODERNO 87

tunidad de j ugar ...WJ!c7 y/o la una clara ventaj a negra. Al frente


eventual ... lll a5 con ganancia de de estas investigaciones se encon­
· tiempo y, lo que es más importan­ traba el campeón del mundo,
te, el caballo de 'e2' es una pieza Anatoli Kárpov.
estrictamente defensiva, que apo­ En la actualidad, la moderna
ya 'd4' sin tener que preocuparse Variante del Cambio es una de las
por la clavada . . . kg4. opciones principales en la lucha
Pero el evangelio decía que las contra la Gruenfeld. La segunda
blancas no tenían elección, por­ edición de la Enciclopedia de
que lll f3 era "obviamente" mala. Aperturas, tomo D (publicada en
La literatura contemporánea, por 1987) incluye 43 columnas sobre
supuesto, reflejaba ese "'conoci­ la variante. Las dos continuacio­
miento general". Por ejemplo, la nes más populares de las blancas,
primera edición de la Enciclope­ después de 7 lllf3 c5, son:
dia de Aperturas (tomo D. publi­
cada en 1976) sólo le dedicaba s ,! � J. � • .! 49
dos columnas a 7 lllf3 c5 (a partir 7 j j j j J. j
del diagrama 48) una a la pruden­
te 8 ke2, y la otra a la pasiva 8 h3.
6 j
Los dos movimientos que ahora 5 j
se juegan casi exclusivamente (8 4 t3:. t3:.
ke3 y 8 �bl ) no se mencionaban, 3 t3:. ttJ
ni siquiera en una nota al pie. 2 t3:. t3:. t3:. t3:.
II) Variante del Cambio Moderna 1 :! .i 'i' � .i :! B
a b e d e f h
Hacia la segunda mitad de la g

década de 1970, los mejores j uga­


a) 8 ke3. Las blancas protegen
dores del mundo comenzaron a
'd4' y se disponen a desarrollar
explorar el desarrollo más activo
su torre de dama por 'el '. É sta
7 lllf3. Su razonamiento era que
era la primera subvariante de
¿por qué una jugada tan natural y
"alta calidad''. Por su propia
de apariencia tan sana, habría de
naturaleza, parece una forma
merecer una mala reputación? Se
evidente de proseguir el j uego
cuestionaron la relevancia de par­
a partir del diagrama 49. Sin
tidas anteriores, como, por ejem­
embargo, los grandes maestros
plo: 7 . . c5 8 kc4? ! lll c 6 9 ke3 0-0
se tomaron la molestia de se­
.

10 h3? ! WJ!a5 ! 1 1 WJ!d2? ! cxd4 12


guir cuestionando la posición
cxd4 \�hd2+ 13 �xd2 �d8 14
del diagrama 49, en la creencia
kd5; Milan Vidmar - Alexander
de que podía haber algo más.
Alekhine; Nottingham (Inglate­
rra), agosto de 1936; cuando 14 ... Sin embargo, durante cincuen-
lllxd4! hubiera conducido hacia ta años no se pensó así. Una vez
88 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR L A APERTURA

que comenzaron las investigacio­ posiciones pueden producirse en


nes minuciosas en torno a 8 ..ll e 3, numerosos esquemas de apertu­
quedó rápidamente claro que el ra. Eso significa que ambos juga­
contraj uego basado en un tem­ dores deben estar completamente
prano ... Jl.g4 no conducía a nada al corriente en la ciencia del or­
especial, tanto después de 8 ... 0-0 den de j ugadas. (Véase el capítulo
9 .Sel Jl.g4, como tras la inmedia­ 4 de mi libro Cómo convertirse en
ta 8 . . �g4. Actualmente, la res­
. un auténtico jugador de torneo. )
puesta negra habitual es 8 ... �as. Las negras, concretamente, deben
estar dispuestas para afrontar la
b) 8 .S.bl. Durante los últimos seis Variante Moderna del Cambio, a
o siete años, ésta ha pasado a partir de los siguientes órdenes de
ser la variante principal dentro j ugadas característicos:
de la Variante Moderna del
Cambio. Las blancas retiran su • De la apertura 1 d4: 1 d4 lt:lf6 2
torre de dama de la diagonal lt:Jf3 g6 3 c4 Jl.g7 4 lt:lc3 dS S cxdS
del alfil de 'gT y la sitúan para lt:lxdS 6 e4 lt:lxc3 7 bxc3 cS.
• De la apertura 1 ctJf3: 1 ctJf3 ctJf6
que ejerza presión en el flanco
de dama enemigo. Un enfoque 2 c4 g6 3 lt:lc3 dS 4 cxdS lt:lxdS S
de este tipo encaja bien en la e4 lt:lxc3 6 bxc3 ..ll g7 7 d4 cS.
• De la apertura 1 c4: 1 c4 lt:lf6 2
concepción moderna del j uego
en la apertura. Puesto que las lt:lc3 dS 3 cxdS lt:JxdS 4 lt:lf3 cS S
blancas no amenazan "nada", d4 g6 6 e4 lt:lxc3 7 bxc3 i. g7.
las negras pueden permitirse
completar su desarrollo en el Mi conclusión general es que
flanco de rey, con 8 .. 0-0. Las.
tanto la vieja Variante del Cambio
blancas hacen entonces lo pro­ como la moderna seguirán siendo
pio, con 9 ..ll e 2, y dan a las ne­ métodos de juego muy respetados
gras numerosas opciones. La para combatir la Defensa Gruen­
más habitual es 9 . . cxd4 10 feld. Ambas ofrecen a las blancas
una forma consistente de tratar
.

cxd4 ·�fas+. No obstante, la te­


oría sigue trabajando en torno de aprovecharse de su centro su­
a 9 .. lt:Jc6, 9 ... b6 y 9 . . 1lg4.
. .
perior.

B) Defensa Nimzoindia. Varian­


En conjunto, todo un amplio
te Capablanca
campo de exploración se presenta
ante nuestros ojos. La Defensa Nimzoindia queda
El descubrimiento de que el planteada después de 1 d4 lt:lf6 2
desarrollo del caballo por ·f3' es c4 e6 3 lt:lc3 Jl.b4. En sus primeros
completamente satisfactorio en la días la respuesta más popular de
Variante del Cambio, es especial­ las blancas era 4 �c2, la Variante
mente importante, ya que estas Capablanca o Clásica. Las blancas
E L PENSAMIENTO MODERNO 89

impiden que se doblen los peones Las jugadas de la variante prin­


y protegen la importante casilla cipal, exploradas para las blancas.
'e4'. Esa jugada siguió siendo la a partir del diagrama 50, eran 6
principal opción de las blancas tl'if3, 6 �f4 y 6 �g5, pero en todos
hasta el duelo de 1949 entre Max los casos las negras replicaban 6 ...
Euwe y el yugoslavo Vasja Pire. tl'ia6 ! , seguido de ... tl'ixc5, y podían
No obstante, la jugada dista de ser demostrar que su desarrollo supe­
"perfecta'', pues también tiene rior les permitía una cómoda
sus aspectos negativos. Por ejem­ igualdad. El transcurso del duelo
plo: las blancas retrasan un tiem­ Max Euwe - Vasja Pire; 2ª partida,
po el desarrollo y dejan desprote­ Bled (Eslovenia), 1949; fue temáti­
gido el peón de 'd4'. Pire demos­ co: 6 �g5 tl'ia6! 7 a3 �xc3+ 8 �xc3
tró que estos factores podían ser tl'ixc5 9 �xf6 ·�xf6 10 ·�xf6 gxf6 1 1
explotados, mediante el orden de b4? ! tl'ia4 12 0-0-0? ! a5 13 �c2 d5 !
jugadas 4 ... c5 5 dxc5 0-0. 14 e3 axb4 15 axb4 ii.d7, con fuerte
ataque y mejores posibilidades pa­
8 ! � J. W' 1 • 50 ra las negras.
7 j j j j j j Entre las alternativas a la sex­
6 ta jugada, ocasionalmente las
j �
blancas optaron por 6 a3, a fin de
5 8 obligar 6 ... �xc5, para impedir así
4 J. 8 la poderosa maniobra 6 ... tl'ia6 y
3 lb ... tl'ixc5. La consistente continua­
2 8 8 'f/ 8 8 8 8 ción 7 tl'if3 ébc6 8 �g5 se conside­
ró inocua, a causa de la secuencia
l:t � <;f;? � lb l:t B 8 ... tl'id4 9 éZJxd4 �xd4 10 e3 �a5 ,
a b c d e f g h
cuando las blancas no tienen nada
Durante más de treinta años, la mejor que 11 exd4 �xg5, que lle­
Variante Pire fue la razón principal va a la posición que se reflej a en
por la que la clásica 4 'MHc2 no fuera el diagrama 51.
un huésped asiduo de los torneos
internacionales. El punto de vista 51
contemporáneo quedó bien expre­
8 ! J. ! <ifr
sado en la obra Modern Chess 7 j j j j j j
Openings, 12ª edición, publicada 6 j �
en 1982: "La ausencia de una ame­ 5 W'
naza (salvo 'e4', si es que puede 4 8 8
considerarse como tal), así como el
3 8 lb
prematuro desarrollo de la dama
blanca, ofrecen poco futuro a este 2 8 'fi 8 8 8
sistema, si las blancas pretenden 1 l:t @ � : B
evitar esquemas de tablas". a b e d e f g h
90 CONSEJOS PRÁCTICOS PA RA JUGAR LA APERTURA

D esde la partida Theo Van consiguió firmar tablas en la juga­


Scheltinga - Alberic O 'Kelly de da número 48.
Galway, Ámsterdam 1950, esta Quizá porque las blancas no
posición se ha considerado exce­ consiguieron ganar el final, no hu­
lente para las negras, porque la bo un verdadero seguimiento de
dama está activamente situada y, esta variante en el ajedrez de eli­
además, ¿cómo harán las blancas te. Pero cuando Yasser Seirawan
para poner a cubierto el rey? resucitó la idea de Kárpov en
La solución correcta la aportó, 1 986 -ganando algunos finales
por primera vez. el campeón del brillantemente- el mundo entero
mundo Anatoli Kárpov, en su par­ tomó buena nota.
tida contra Lajos Portisch, Áms­ Un ejemplo típico es la parti­
terdam, 198 1 . Al observar que 1 1 da Yasser Seirawan - Yehudá
exd4 le había dado una considera­ Gruenfeld; 1 0ª ronda del Torneo
ble superioridad central, y que el interzonal de Zagreb (Croacia),
flanco de dama negro sigue sin 1987: 13 . . . d6 14 �d3 .td7 1 5 b4 !
desarrollar, llegó a la conclusión b6 16 .l::!.h bl .tc6 17 f3 .l::!.fc8 18 a4
de que era preciso expulsar a la a5 19 bxa5 bxa5 20 .l::!.b 2 �f8 ? ! 2 1
única carta de las negras: su activa .l::!. abl h 6 2 2 .l::!.b 6 �e7 2 3 d5 ! exd5
dama. En consecuencia, jugó 12 24 �f5 .l::!. c 7? 25 lll b 5 i. xb5 26
'iVd2!, que dejó a las negras ante cxb5 lll e 8 27 �a6 .l::!. c a7 28 .l::!.x a7+
estas poco seductoras opciones: .l::!.x a7 29 b6 .l::!.b 7 30 .tes .l::!.b 8 3 1
b 7 �d8 32 .l::!. b 5 lll f6 33 Il.xa5 �c7
a) Retirar la dama, con 12 ... 'iVg6, 34 .l::!. b 5 lllg 8 35 .l::t b l lll e 7 36 a5 g5
cuando después de 13 f3 ! segui­ 37 .l::!. c l + @d8 38 a6 lll x c8 39
do de 14 �d3, las blancas que­ .l::!.x c8+ .l::!.x c8 40 a7 (1-0).
darían con una amplia ventaja Las perspectivas de las negras
en el medio j uego. en el final son tan desagradables
b) Cambiar damas, con 12 ... después de 13 �xd2, que toda la
'iVxd2+ 13 @xd2. El final ofrece Variante Pire (5 ... 0-0) ha resulta­
una agradable ventaja a las do impracticable al más alto nivel.
blancas que tienen un podero­ Lo que eso implica es que la va­
so centro, una significativa ven­ riante 4 'iYc2 ha quedado rehabili­
taja de espacio, una útil mayo­ tada por completo como un méto­
ría de peones en el flanco de do útil de buscar una ventaja nor­
dama y el rey centrado. mal de apertura y, en los últimos
siete años, ha podido verse con fre­
La partida continuó así: 13 . . . cuencia en el circuito interna­
b 6 1 4 f3 .t a6 1 5 .l:kl Il.ac8 16 b3 cional. Los jugadores que de­
.l::!. fd8 17 lte2 'it>f8 18 .l::!. h el d6 19 fienden la causa negra y siguen
.l:tc2, con una duradera ventaja de creyendo en 4 ... cS, están investi­
las blancas. Portisch, no obstante . gando (tras 5 dxc5) las alternativas
E L PENSAMIENTO MODERNO 91

5 ... 'V/iic7 y 5 ... tll a6. También hay 8 .1 I¡ 52


tentativas de regresar a la vieja 4 ...
7 ' '
d5, y se está realizando no poco
6
trabajo teórico en tomo a 4 ... 0-0.
El plan más ambicioso para las 5

blancas es, en tal caso, 5 a3 .ixc3+ 4


6 'V/iix c3. La más modesta 5 tDf3 3
permite 5 ... c5, cuando, después de
2 8 8 8 8 8 8
6 dxc5 tlla 6! , las negras han tras­
puesto a una variante totalmente 1 :t lb .i °ii' @ .i lb :t. B
a b c d e f g h
satisfactoria de la Variante Pire.
(Véase el debate del capítulo 2.)

C) Defensa Caro-Kann. Variante Las blancas disponen aquí de


de/ Avance varios planes:

Después de 1 e4 c6 2 d4 dS, las I) Cambiar el alfil de 'f5 '


blancas pueden elegir entre tres Debido a que el alfil d e dama
tratamientos perfectamente razo­ negro está activamente situado,
nables, en cuanto a qué hacer con parece lógico cambiarlo con 4
su peón de e: 1) protegerlo con 3 .id3 .ixd3 5 "*'xd3. La desventaja
tllc3 ó 3 tll d 2; 2) cambiarlo con 3 de este plan es que tras 5 ... e6, las
exd5; y 3) avanzarlo. Esta última negras consiguen una posición fa­
posibilidad, 3 eS, plantea la Va­ vorable de la Defensa Francesa,
riante del Avance, que siempre ha puesto que no tienen que preocu­
tenido la reputación de ser una al­ parse por el alfil malo de casillas
ternativa un tanto ingenua. Sí, es blancas. Por ej emplo: 6 tDf3
cierto que el avance del peón de e 'ili.Va5+ ! 7 lDbd2 'i'a6 concede a las
restringe la posición negra, pero negras una total igualdad. cam­
-a diferencia de la misma jugada bien o no las blancas las damas. Es
en la Defensa Francesa- el alfil de importante observar que de los
dama negro puede ser aquí desa­ alfiles restantes el negro es el me­
rrollado de inmediato. Las negras jor, puesto que el blanco está res­
pueden, después, atacar el centro tringido por sus propios peones
blanco, con ... c5. Por lo tanto, las centrales.
posibilidades blancas de conseguir
II) Inmediata actividad central,
ventaja deben ser escasas. Eche­
con 4 c4
mos un breve vistazo a algunos
momentos históricos y al intrigan­ A diferencia de la misma juga­
te desarrollo reciente. El punto da en el Ataque Panov (3 exd5
básico de partida es la posición cxd5 4 c4), aquí 4 c4 ofrece pocas
que resulta después de 3 .ifS... posibilidades de poder hacerse
92 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

con la iniciativa, puesto que la ca­ zones son: el espacio conquistado


silla 'd5' permanece sólidamente en el flanco de rey se produce con
en poder de las negras. Un buen ganancia de tiempo -al atacar el al­
método defensivo es, por ejemplo, fil negro- y el contrajuego de las
4 . . . e6 5 lll c 3 dxc4 6 �xc4 ll'ld7 7 negras con ... c5 se hace a costa de
lllf3 lllb 6 8 �b3 lll e 7 9 0-0 lll e d5 otra pérdida de tiempo, ya que el
10 ¡ve2 �e7 1 1 ll'le4 0-0; Svein Jo­ peón de e ha necesitado dos juga­
hannessen - Yosef Porat; Olim­ das para llegar a la casilla c5. Sin
piada de Leipzig (Alemania), embargo, esta variante es sólo para
1960; y las negras lograron una aquellos jugadores con blancas
posición sólida, segura e igualada. que, sin miedo, sobresalen en los
tenebrosos ataques violentos.
III) La avalancha de peones de
Mijaíl Tal en el flanco de rey IV) El juego tranquilo con el
avance 4 c3 de Short
En el enfrentamiento-revan­
cha de 1961 por el Campeonato El gran maestro inglés Nigel
del Mundo, Mijaíl Tal sorprendió Short ha introducido recientemen­
a Mijaíl Botvinnik con avalan­ te un concepto muy moderno en la
chas de peones en el flanco de naturaleza básica del diagrama 52:
rey, comenzando por 4 h4. El pa­ el alfil negro de 'f5' no es un pro­
so del tiempo ha permitido una blema, puesto que no puede hacer
mejor comprensión del orden de ningún daño y, por otra parte, el
j ugadas más efectivo para las contrajuego temático de las negras,
blancas. Durante los últimos quin­ . . . c5, se hará un tiempo después
ce años las opciones principales que en las variantes hermanas de
han comenzado con 4 lllc 3 e6 5 g4 la Defensa Francesa. Por lo tanto,
�g6 6 lll g e2. Para las negras, 6 . . . las blancas deberían jugar "nor­
�e7, 6 . . . f6 y, sobre todo, 6 . . . c5, malmente" y conservar la ventaja
son las j ugadas que han consegui­ de un espacio superior en el cen­
do mejor reputación. Sin embar­ tro, derivada del avance 3 e5. Este
go, casi todo sigue sin estar claro. concepto queda bien ilustrado por
La segunda edición de la Enciclo­ la partida Nigel Short - Yasser Sei­
pedia de Aperturas (tomo B, rawan; 10ª ronda del Torneo inter­
1 984) evalúa con el signo de "po­ zonal de Manila, 1990: 4 c3 e6 5
sición complicada" la mayoría de .1l.e2 c5 6 lllf3 lll c6 7 0-0
las alternativas principales, y ésa, Aquí ya hemos visto las venta­
aunque parezca mentira, sigue jas del "Sistema Short". El peón
siendo la descripción más precisa blanco de 'd4' está seguro y, por
de la situación hoy en día. consiguiente, el contrajuego negro
En mi opinión, las posibilidades está abortado de antemano. Por
que tienen las blancas de conseguir otra parte, el alfil de 'fS' le quita esa
alguna ventaja son buenas. Las ra- importante casilla al caballo de rey.
EL PENSAMIENTO MODERNO 93

En la partida Nigel Short - Johann 14 ... 0-0 15 �b3! tlid7 16 M.c3


Hjartarson; 1 ª ronda interzonal de �b6 17 l:!.fcl! �xb3 18 .l:ixb3 .l:ifb8
Manila, 1990; las negras prosiguie­ 19 tlid2 �f8 20 h4! �e8 21 g4 i..h7
ron según el auténtico "modelo 22 h5! tlid8?
francés", con 7 ... Ik8 8 a3 c4 9 Las negras no pueden permi­
tlibd2 tlih6, pero después de 10 b3 tirse una pérdida de tiempo así.
cxb3 1 1 �xb3, las blancas siguen Short sugiere 22 ... �d8, aunque
con un tiempo de ventaja respecto las blancas mantendrían una con­
a las "variantes francesas". siderable ventaja espacial, con 23
7 ... h6 8 �e3! cxd4 9 cxd4 f4.
tlige7 10 tlic3 tlic8 23 .l:ibc3! tlib6 24 tlib3! tlia4 25
Como puede verse, las negras .l:ic7 tlixb2 26 tlic5 b5 27 g5! tlic4
tienen algunos problemas para 28 gxh6 gxh6 29 tlid7 tlixe3 30
completar su desarrollo del flanco fxe3 .tf5 31 �f2 lib7 32 tlif6+ �f8
de rey. 33 M.gl! (1-0)
11 l:!.cl a6 Por supuesto, es demasiado
Según Short, mejor es 1 1 ... pronto para sacar conclusiones
tlib6. definitivas en cuanto al "Sistema
12 tlia4 tlib6 13 tlic5 �xc5 14 Short", pero creo que tiene gran­
:xcS des posibilidades de generar una
ventaja normal de apertura. En
8 1 ! 53 variantes centrales ambiciosas,
7 j j j como 3 e5, la diferencia de un
6 j lj lj j j tiempo puede tener un efecto im­
portante sobre el curso del j uego.
5 : i 8 .! Las blancas disponen aquí de ese
4 8 tiempo extra y han protegido un
3 centro superior.
2 8 8 En cualquier nueva variante
estratégica, se requiere un perío­
a b c d e f g h
do de tiempo para determinar el
orden de jugadas más efectivo. En
La lógica subyacente en la for­ 1996 quedó claro que 4 tlif3 e6 5
mación blanca queda ahora clara: �e2 es el orden perfecto para las
tienen más espacio; superior desa­ blancas. Estas dos jugadas de de­
rrollo; iniciativa en el flanco de sarrollo son necesarias, mientras
dama; potencial para el juego ca­ que 'c3' puede diferirse e incluso
racterístico en el flanco de rey, y la omitirse, según la subvariante par­
pareja de alfiles. La ventaja de las ticular que elijan las negras.
blancas, aunque no es grande, sí es
clara y agradable.
9 CÓMO EVITAR VARIANTES MALAS

La mayoría de nosotros no guientes. importantes en el aspec­


quiere jugar, de forma intenciona­ to teórico:
da, una variante que se considera
A) Defensa Siciliana
mala. Sin embargo, a menudo su­
cede que apenas unos movimien­
1 e4 cS 2 tllf3 tll c6 3 i.. bS
tos después de haber j ugado algo
La tercera jugada blanca. 3
en lo que confiamos, de repente
i.b5, se ha hecho popular en la al­
nos damos cuenta de que nuestra
ta competición. por las siguientes
posición es peor. ¿Por qué ha su­
razones: 1 ) Porque impide todo
cedido eso y qué podríamos hacer
un abanico de variantes de las ne­
para evitar que se produzcan epi­
gras: 2) las variantes que de ella se
sodios tan desagradables?
derivan tienden a ser más estraté­
Sus posibilidades de evitar una
gicas que tácticas.
mala variante serán considera­
Una respuesta que tiene bue­
bles, si observa los principios si­
na prensa para las negras es:
guientes:
3 g6 4 0-0 ..tg7 s gel es
•••

a) Si la variante parece desdeñar La continuación más habitual


al menos algunos de los princi­ de las blancas es 6 i..x c6 dxc6 7 d3.
pios del juego en la apertura También es importante el '·semi­
(seguridad del rey, control del gambito " ...
centro y desarrollo central de 6 b4!?
piezas), debe mostrarse escép­ La amenaza es, sencillamente,
tico en cuanto a su valor. tomar en ·cS'. Por lo tanto, las ne­
b) Si la variante no parece seguir gras deben tomar en 'b4'. La teo­
el espíritu de la apertura, mués­ ría considera que tanto 6 ... tllxb4
trese escéptico. como 6 ... cxb4 son satisfactorias.
c) Aunque la variante esté res­ Yo tengo mucha más confianza en
paldada por la teoría publica­ la segunda. y siempre ha formado
da, si es cuestionable por lo ex­ parte de mi repertorio.
puesto en a) o en b ). muéstrese 6 ... cxb4 7 a3
escéptico. (D)
É sta es la idea táctica-estraté­
Ilustraré los puntos anteriores gica subyacente en el sacrificio de
con ayuda de los dos ejemplos si- peón de las blancas. que esperan

95
96 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA J U GA R LA APERTURA

8 1 J. .. . lj 1 54 después de 8 ... 0-0. El cambio de


peones en 'b4' ha tenido como
7 ' ' ' ' J. ' consecuencia una mayor influen­
6 lj ' cia central de las blancas, porque el
5 .i ' peón de a blanco se ha cambiado, a
4 ' fj todos los efectos, por el de c negro.
3 fj Por otra parte, el cambio ha produ­
ttJ
cido una sana cadena de siete peo­
2 fj � � fj fj nes para las blancas, mientras que
: ttJ .i 'iV : <iil N los peones negros están divididos
a b c d e f g h en dos partes y no pueden, por tan­
to, defenderse unos a otros. Las
lograr un fuerte ataque por el pe­ blancas disponen de presión en la
ón o recuperarlo con un mejor columna a, mientras que las negras
centro. Aquí las negras disponen tienen un alfil inactivo en 'g7' y
de tres respuestas importantes: una debilidad potencial en 'd6'. En
resumen: las blancas han logrado
I) 7 ... bxa3?
ventajas tangibles, por las que las
A causa de su retraso en desa­ negras no tienen compensación.
rrollo y a la debilidad de 'd6', las Lo que se requiere, no obstante, es
negras no pueden permitirse ser demostrar de qué modo pueden
tan codiciosas. Su posición pronto explotar las blancas esas ventajas.
se hace crítica tras 8 i..xa3 (tam­ La respuesta la aportó la partida
bién es bueno 8 lDxa3, seguido de 9 Andrzej Filipowicz - Edmar John
éll c4) 8 ... éll g e7 9 �d6 0-0 10 éll c3 Mednis; Lugano (Suiza), 1987 .
.l:.e8 1 1 .tc4 a6 12 'tWbl ! �f6 13 9 d3!!
'VJJ/a2; Enrico Paoli - Albert Kapen­ É sta es la refutación estraté­
gut ; Kecskemet (Hungría), 1972. gica de la "mala variante" negra.
De nuevo es mala 9 ... l2Jxb4?, de­
II) 7 ... l2Jge7?! 8 axb4 0-0
bido a 10 i.. a 3 y, de no ser así, las
La teoría ha considerado esta blancas podrán trabajarse a pla­
jugada como la principal, estiman­ cer sus ventajas. La partida conti­
do, además, que es perfectamente nuó 9 . . . 'VJJ/c 7 10 �xc6 ! bxc6? ! (es­
satisfactoria para las negras. Las to lleva a una nueva debilidad en
partidas de referencia indicadas a7, de modo que 1 0 ... dxc6 ó 10 ...
continúan con 9 i.. a3, 9 i.b2, 9 c3, 'VJJ/x c6 deben ser mej ores) 1 1 �e3
todas ellas con igualdad para las f5 12 lDc3 ! f4 13 �el h6 14 b5 d6
negras. Con todo, examinadas re­ 15 i.. a3 c5 16 éll d2 i.. e 6 17 l2Jc4 f3
trospectivamente, las jugadas blan­ 1 8 g3 g5 1 9 í&b2 l2Jg6 20 �e3 g4
cas parecen más bien torpes. 21 .l:.a6 Tad8 22 'VJJ/a l .l:.f7 23 'VJJ/a 5.
É ste es un buen momento para Y las blancas acabaron ganan­
mirar detenidamente la posición, do en la jugada número 46. Fue
EL PENSAMIENTO MODERNO 97

8 1 • 55 mundial el primero en entender


"intuitivamente" la forma correc­
7 j • ! J.
ta, por parte de las negras, de in­
6 II. j J. lj j terpretar la posición del diagrama
5 Wl t3:, j j 54. 7 ... b3 ! 8 cxb3 produce el cam­
4 llJ t3:, j bio de los dos peones de c y no
3 tb t3:. Il. .l t3:. concede la menor ventaja central
a las blancas. Dado que las blancas
2 J.. t3:, t3:, t3:,
tampoco pueden explotar las otras
@ N posibles ventajas (columna abier­
a b c d e f g h
ta a, posibilidad de explotar la de­
muy impresionante la forma en bilidad 'd6'), las negras tienen mo­
que el maestro internacional yu­ tivos para esperar una absoluta
goslavo se infiltró por mis casillas igualdad. Encuentro decepcionan­
débiles. Más tarde, cuando analicé te que la segunda edición de la
detalladamente la partida, me que­ Enciclopedia de Aperturas (tomo
dó claro que la variante 7 ... tiJge7 B, publicada en 1984) siga sin in­
es sencillamente mala (por las ra­ cluir la partida de Polugáievsky.
zones antes comentadas) y que no Sin embargo, es curioso que, bajo
puede confiarse en ella. Tras con­ el código B31, nota 28, aparezca la
sultar mis propias notas, me resul­ siguiente referencia: 7 ... b3? ! 8
tó evidente que el único método cxb3 lll ge7 9 �b2 0-0 10 .ic4 d6 l l
correcto es... b4 i.. g4 12 h3 ..txf3 1 3 'iVxf3 tiJd4
14 ..txd4 exd4 15 d3, con ventaja
III) 7 ... bJ! blanca, Carlos Cuartas - Gyorgyi
Mis notas me llevaron a la pri­ Szilagyi; Berna (Suiza), 1976. Es
mera ocasión en que se empleó 7 evidente que las blancas están cla­
... b3 ! , partida Augusto Menvielle ramente mejor en la posición final
Lacourrelle - Lev Polugáievski; 9ª de esta variante, pero eso no es
ronda del Torneo de Las Palmas culpa de la j ugada 7 ... b3 ! El error
de Gran Canaria (España), 1974: fue que las negras crearon su pro­
8 cxb3 tiJge7 9 ..t b2 0-0 10 tiJc3 d6 pia "variante mala", al aceptar vo­
11 h3 h6 12 �c4 �h7 13 d4 tiJxd4 luntariamente el cambio de su alfil
14 tiJxd4 exd4 15 tiJb5 tiJc6 1 6 bueno por el caballo de rey blan­
°iVd2 lll e 5 17 ..txd4 a 6 1 8 lll c 3 co, con 1 1 ... i.. g4? ! 12 h3 �xf3 ? ! , y
'iVg5, con igualdad, se acordó el luego incrementaron sus proble­
empate en la jugada número 26 mas, al asumir un peón doblado y
(19 'iVxg5 hxg5 20 ..txe5 i..x e5 21 aislado, con 13 ... tiJd4? ! 14 ..txd4
.a'.acl b5 22 i.. d5 lla7 23 a4 ..t d7 24 exd4. Si las negras hubiesen juga­
axb5 axb5 25 lll e 2 b4 26 .a'.edl). do 1 1 ... a6! , seguido de la normal
No puede sorprender que haya ... i.. e 6, habrían conservado una
sido un gran maestro de la elite igualdad aproximada.
98 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

Tras haber realizado el trabajo flanco de dama, y asegurarme una


analítico precedente, me sentí con­ posición buena y sólida.
fiado para poder afrontar de nue­ 11 ... d6 12 l:.bl tt:lxd5 13 exd5
vo la jugada 6 b4. La oportunidad tt:le7 14 i.a3? ! tt:lxd5 15 �e4 tt:lf4
se presentó menos de cuatro me­ Las blancas no tienen compen­
ses después, en el torneo interna­ sación por los peones de menos y
cional de Andorra de 1977. En la las negras ganaron sin mayores
partida Andras Oszvath - Edmar problemas:
John Mednis, el Maestro Fide hún­ 16 �b4 i.g4! 1 7 l:.b3 i.e6 ! 18
garo pareció quedar sorprendido l:!.bbl i.d5 ! 19 l:.e3 i.. a2 ! 20 l:.dl
por 7 ... b3 ! y, tras unos diez minu­ tt:ld5 2 1 � e4 a6! 22 i.fl l:.c8! 23
tos de reflexión, decidió continuar .l:rc3 l:.xc3 24 dxc3 tt:lxc3 25 Wl/c2
activamente con 8 tt:lc3?! bxc2 9 tt:lxdl , y las blancas se rindieron
�xc2 tt:lge7 10 tt:ld5 0-0 1 1 a4? ! en la jugada número 46.
B) Defensa Eslava, variante
8 1 A 'ir ! fl 56 principal
7 j j j 4¡ j J. j Durante más de medio siglo, la
6 41 j variante principal de la Defensa
5 Eslava ha sido:
.i lLl j
1 d4 d5 2 c4 c6 3 tt:lc3 tt:lf6 4
4 8 8 tt:lf3 dxc4 5 a4 i..f5
3 lLl La lógica vinculada a este mo­
2 'fil 8 8 8 8 vimiento es clara: las negras desa­
1 � .i : @ N rrollan su alfil de dama, antes de
a b e d e f g h jugar . . . e6, y desde 'fS ' dificultará
a las blancas la construcción de un
fuerte centro con 'e4'. Hasta hace
La idea es 12 i.a3, pero en 25 años era esencial la variante
comparación con la posición re­ que sigue:
sultante tras 7 ... bxa3?, las blan­ 6 tt:le5 e6 7 f3 i.b4 8 e4
cas se encuentran con varios tiem­
8 ! 41 !
'ir 'fff 57
pos menos y, por tanto, no pueden
esperar gran cosa. Por otra parte, 7 i i i i i
las negras incluso pueden aceptar 6 i i ti
el material ofrecido por las blan­ 5 lLl J.
cas, con 11 ... tt:lxd5 12 exd5 e4 13
�·xe4 �xal. Sin embargo. puesto 4 8 J. i 8 8
que Ozsvath es un peligroso juga­ 3 lb 8
dor de ataque, yo era reticente a 2 8 8 8
entrar en esa secuencia y decidí 1 : .i 'fl @ .i I1 N
continuar con el desarrollo de mi a b e d e f g h
EL PENSAMIENTO MODERNO 99

La séptima jugada blanca pre­ investigaciones. He aquí una bre­


paraba este avance, aunque a cos­ ve cronología de sus hazañas:
ta del desarrollo. La séptima juga­
a) En la partida Anatoli Kárpov -
da negra es un medio táctico para
Vladímir Tukmákov; Torneo de
tratar de contrarrestarla.
rápidas de Gijón (España),
8 ... �xe4! 9 fxe4 éllxe4 10 i.d2
1988, demostró que la muy bien
'i'xd4 11 éll xe4 'i'xe4+ U 'i'e2
considerada lS ... 'iVfS+ puede
�xd2+ 13 �xd2 'V&'dS+ 14 �c2
replicarse, con éxito, con la au­
élla6 lS éllxc4
daz 16 �c3! Después de 16 ... 0-0
58 17 'iYeS 'iYf2 18 �d3 l;Iad8 19
8 1 • ! .l:.hfl 'iYh4 20 'iVe4 'iYh6 21 'iYe3
7 .i .i .i .i .i 'iYh4 22 .l:.f4, la pieza extra de las
6 4i .i .i blancas resultó mucho más efec­
5 'ii' tiva que los peones negros.
4 8 b) En la partida Anatoli Kárpov -
ttJ
Robert Huebner; 4ª ronda del
3
Torneo de Tilburgo, 1988; las
2 negras pudieron igualar tras lS
1 l1 N .. . 0-0-0 16 'V&'es f6 17 'iVe3! es 18
a b c d e f g h i.e2 éll b4+ 19 �b3 éll c6 20 �c3
éll d4 21 i.f3 éllxf3 22 baxf3
Las complicaciones de apertu­ 'iVd4+.
ra han dado paso a una posición c) Pero unas rondas después (en
de lo más desequilibrada en el la octava), en la partida Anatoli
plano estratégico. Kárpov - Johann Hjartarson;
Las negras tienen tres buenos las blancas mejoraron su j uego
peones por el alfil sacrificado y, con 18 �b3! (en lugar de 18
por otro lado, el desarrollo del lte2) y se anotaron una impre-
flanco de rey blanco está retrasa­ . sionante victoria: 18 ... éllb 4 19
do y su rey parece inseguro. Por lo lkl éll c 6 20 �a3 éll d4 21 éll a S !
tanto, apenas puede sorprender es 22 'V&'c3 ! b6 23 éllb 3 'iYxb3+
que los jugadores con blancas ten­ 24 'iYxb3 éllxb3 25 'litxb3 .l:.d4 26
gan pocas ganas de seguir explo­ h4! .l:.hd8 27 �c4 �c7 28 h5
rando esta posición. En lo que se .l:.g4? (mejor es 28 . . . a6) 29 h6!
r� fi � re al ajedrez magistral, la po­ .l:.xg2? ! (era necesario 29 ... g6)
. 30 hxg7 Mxg7 31 .l:.cfl .l:.d6 32
s1c1on permaneció en letargo du­
rante unos veinte años. .l:.h6 e4 33 .l:.hxf6 h5 34 .l:.6f4
Sin embargo, en 1988 el gigan­ .l:.d4 35 .l:.f7+ .l:.d7 36 .l:.xg7 llxg7
te dormido despertó rugiendo. El 37 .l:.f4 .l:.g3+ 38 �c2 .l:.g2+ 39
excampeón mundial Anatoli Kár­ �c3 .l:.g3+ 40 �d2 .l:.g4 41 .l:.f7+
pov fue el paladín de las nuevas � d6 42 �e3 a6 (1-0).
100 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

Lo que Kárpov (y sus "segui­ 12ª ronda, Olimpiada de Saló­


dores") demostraron fue que, con nica (Grecia) , 1 988. Después
un cierto cuidado, el rey blanco de 9 fxe4 'ii'h4+ 10 c¡¡,e 2 .i.xe4
está seguro, mientras que la for­ 1 1 g3 ! 'ii'h 5+ 12 g4 .td3+ 13
mación de peones negros, aunque �f3 'Yi°h4 14 i.xd3 cxd3 15
sólida, no es compacta. En conse­ �g2! él'id7 16 él'ixd3 ! .i. e7 17
cuencia, el alfil de ventaj a blanco .i.f4 él'if6 1 8 él'ie5 �d8 19 h3, las
ofrece excelentes posibilidades pa­ blancas tienen una posición
ra la iniciativa, tanto en el medio ganada. Las negras sólo tienen
j uego como en el final. dos peones por la pieza, mien­
La consecuencia "natural" fue tras que las blancas están bien
que muchos defensores de la causa desarrolladas y seguras, y hasta
negra tuvieron pánico y decidieron amenazan 20 él'if3. Si "su va­
que la posición debe estar mal ya riante" requiere un evidente
en el diagrama 58. Como resulta­ sacrificio de pieza en una va­
do, decidieron serpentear en buen riante bien conocida, y el sacri­
número de variantes "malas", para ficio no se ha producido en
evitar llegar al diagrama 58. He cincuenta años, desconfíe se­
aquí tres ejemplos instructivos: riamente del sacrificio. El gran
maestro peruano debería ha­
1 ) En la décima ronda del Tor­ ber sido más escéptico.
neo de Tilburg de 1988, en la 3) A partir del diagrama 57, las
partida Anatoli Kárpov - Jan negras jugaron 8 �g6?, en la
...

Hendrik Timman, las negras partida Margeir Petursson -


se desviaron en la jugada nú­ Eduard Meduna; Gausdal (No­
mero 12, con 12 'ii'h4+ ?! (en
...
ruega), 1 988; y fueron aniquila­
lugar de 12 . . . i.xd2+ ), y des­ das después de 9 .ltxc4 él'ibd7
pués de 13 g3 i.xd2+ 14 �xd2 10 h4! 'ii'a 5 11 'ii'b3 0-0-0 12
'V/!le7 15 'i!Ve3 ! él'ia6 16 .ltxc4 ! �f4 él'ixe5 13 i. xe5 h5 14 0-0!
él'ib4 (16 . . . 0-0-0+ 17 �e2) 1 7 él'id7 15 .i. g3 .lte7 16 l:tacl �b6
k!ad l , s e encontraron e n una 17 tllb 5 ! e5 18 i.xf7 �b8 19
posición en la que el desarro­ .i.xg6 cxb5 20 .i. f5 'iVxd4+ 21
llo de las blancas es muy supe­ �h2 (1-0) .
rior al del diagrama 58. Si "su
variante" le permite a su rival Meduna es un reconocido ex­
un desarrollo superior al de la perto en la Eslava y sabía que la
variante normal, desconfíe de clave de la variante 5 ... .i.f5 y 7 ...
su variante. i.b4 es dificultar que las blancas
2) A partir del diagrama 57, las j ueguen 'e4'. No hay forma de
negras jugaron 8 él'ixe4?, en
... que, después de 8 e4, la retirada 8
la partida Alon Greenfeld - ... .i. g6 pueda dar buen resultado.
Julio Ernesto Granda Zúñiga; Si "su variante" exige que se olvi-
EL PENSAMIENTO MODERNO 101

de de lo que requiere la apertura, 8 • i ! 59


desconfíe abiertamente de ella.
7 ' ' 'ir' ' '
Antes que buscar variantes ma­
las para encontrar la salvación a 6 ' lj '
los problemas a corto plazo, con 5 '
que se enfrentan las negras en la 4 8 � lLi
posición del diagrama 58, es preci­
samente trabajar sobre esa posi­
3 'i' i.
ción lo que deben hacer los defen­
2 8 8 8
sores de la causa negra. Lo mismo 1 : : B
e
que hizo Kárpov, en busca de las a b d e f g h

mejores oportunidades para las


blancas, de modo que pueda en­ 18 �b3 eS 19 .te2 lbcS+ 20
contrarse la configuración correcta '.itb4 lbe6 21 .tf3 �d7
para piezas y peones negros. Una
vez que se comprendió esto, los re­ B areiev evalúa esta posición
sultados de las negras comenzaron como igualada. Las negras ejer­
a mejorar. Una forma correcta de cen una buena influencia central,
tratar el j uego en el diagrama 58 tienen un rey seguro y las piezas
guedó de manifiesto en la partida bien situadas. Las blancas cuentan
Igor Novíkov - Eugueni Baréiev; con una pieza de ventaj a, pero
LVII Campeonato de la URSS, ningún objetivo concreto de ata­
San Petersburgo, 1990: que en el campo negro. El bando
15 ... 0-0-0 16 �es f6 17 �e3 que juegue mejor es el que tendrá
'ii>b 8! posibidades reales de victoria. En
Antes que realizar la debilita­ este caso, las negras ganaron un
dora 17 . c5, las negras mejoran
..
interesante final en la jugada nú­
la posición del rey. mero 62.
TRAMPAS DE APERTURA:
10 ¿REALIDAD O FICCIÓN?

Entre los libros sobre apertu­ distinta, lo que hace que la dife­
ras que mejor se venden se en­ rencia pueda ser grande. É ste es el
cuentran los de trampas en la pri­ importante tema práctico que es­
mera fase del juego. La razón no tudiaremos aquí. Mis ejemplos se­
es que el comprador del libro te­ rán básicamente los que pueden
ma caer en esas trampas. No. Su resultar en la Variante del Dragón
intención es mucho más "positi­ de la Defensa Siciliana. En con­
va": pretende cazar a sus adversa­ creto será cuando las blancas han
rios en una trampa y anotarse así jugado un temprano i..e 3, y las ne­
una fácil victoria. Es importante gras pueden molestar el alfil, ata­
estar familiarizado con las tram­ cándolo con ... tllg4. ¿Deberían las
pas o celadas posibles en las aper­ negras hacerlo? Primero veremos
turas de su repertorio para no co­ algunos ejemplos en los que el rey
meter un grave error o para sacar negro sigue en el centro, y luego
provecho de los eventuales bur­ otros con el rey negro enrocado.
dos errores de su adversario. No
A) Rey negro en el centro
obstante, no se haga demasiadas
ilusiones de poder ganar partidas El orden de j ugadas moderno
de esa forma, porque en la vida re­ para plantear la Variante del Dra­
al, en el ajedrez de competición, la gón es: 1 e4 c5 2 tllf3 d6 3 d4 cxd4
gente cae en esas celadas con mu­ 4 tllxd4 tllf6 5 tll c3 g6. La j ugada
cha menor frecuencia de la que los más flexible de las blancas para
autores de los libros en cuestión entrar en las variantes principales
pueden haberle hecho creer. Con es 6 i.. e 3.
todo, una trampa de apertura es
una trampa y le interesa conocer­ 8 1 • i. ¡f • J. 1 60
la. En cualquier caso, hay un tópi­ 7 j j i l. l.
co, según el cual ''el conocimiento 6 l. lj l.
superficial puede resultar muy
5
pernicioso'', que parece perfecta­
mente aplicable aquí. Porque a ve­ 4 ttJ 8
ces puede parecer que nos encon­ 3 ttJ i,
tramos en una posición en la que 2 8 8 8 8 8 8
se produce determinada trampa, 1 l:[
pero la posición es ligeramente
'i' <t> i. l:t N
a b c d e f g h

103
1 04 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

Pero ¿no disponen ahora las 8 1 � J. • • 1 61


negras de la incordiante 6 . . . ltJ g4,
7 ' ' ' ' J. '
que ataca el alfil? La respuesta es:
6 ' '
"No", porque después de la "ines­
perada" 7 i.b5+! , las blancas ga­ 5 .t
nan: 4 tf:J 8 �
a) Si 7 ... ctJd7? (o 7 ... i. d7?), sigue 3 tLi i..
8 'i'xg4. 2 8 8 8 8 8 8
b) Si 7 ... CUc6, sigue 8 ltJxc6 bxc6 9 1 f! 'if <;I;> ¡:¡ B
i.xc6+ i. d7 10 i.xa8, deja a las a b e d e f g h
blancas con calidad y peón de
ventaja. La trampa no ha producido el
efecto esperado, porque ahora el
Así pues, con 6 ... tZ:lg4? las ne­ rey negro dispone de la segura ca­
gras han caído en una genuina silla 'f8'. Aunque las negras se han
trampa de apertura, en la que las visto privadas del enroque, ambos
blancas ganan con 7 i.b5+ ! Desde alfiles blancos están mal situados
el punto de vista teórico, esta es y en esta desequilibrada posición
una trampa importante. Sin em­ las posibilidades de las negras
bargo, ¿es igual de importante en son, más o menos, las mismas que
la vida real? Bueno, lo cierto es las de las blancas. Veamos algunas
que he estado j ugando i. e3 desde opciones de j uego:
hace más de cuarenta años y, has­ 1) 9 i.cl? �b6 concede a las ne­
ta ahora, ni una sola vez me han gras clara ventaja.
jugado 6 ... ttJg4? 2) 9 �d2 a6 10 ..t c4 ttJ c6, con total
Lo más importante es apren­ igualdad para las negras, Kris­
der de qué modo puede utilizarse tian Skold - Mijaíl Botvínnik;
esta información para aplicarla en 2ª ronda del Torneo de Estocol­
situaciones "similares". Continue­ mo (Suecia), 1962. Las negras
mos, a partir del diagrama 60, co­ podrán j ugar, cuando lo dese­
mo sigue: en, ... tt:Jxe3, y la pareja de alfiles
6 i.g7
... les compensará por su rey no
Si las blancas qmeren prose­ enrocado.
guir con el Ataque Yugoslavo con 3) 9 0-0 tt:Jxe3 (aquí también es
..t c4, el orden de jugadas apropia­ posible 9 . . . a6 10 i. c4 ttJ c6, pa­
do es, ahora, 7 f3, 8 �d2 y 9 �c4. ra diferir el ataque blanco en la
Por qué no la inmediata . . . columna f) 10 fxe3 e6 1 1 i. c4
7 i.c4 �e7 1 2 ttJ cbS i. e5! Las negras
La respuesta es: "debido a . . . " están bien en esta complicada
7 ttJg4! 8 ..tbS+ 'ittf8
..• posición (13 ttJf3 �g7).
EL PENSAMIENTO MODERNO 105

4) 9 .tgS (este método es proba­ En cierto sentido, ésta es una


blemente el má� apropiado pa­ j ugada flexible de desarrollo y
ra las blancas) 9 ... h6 10 i.h4 gS también concede a las negras otra
11 i. g3 �6 12 éb de2 hS ! (las posibilidad de entrar en el Dra­
negras deben tratar de explotar gón, con 6 ... g6. Por otra parte,
la inadecuada situación de los también es una especie de desafío
alfiles blancos, pues de otro a las negras: ¿Qué me vas a jugar
modo sus debilidades se harían ahora?
sentir, como, por ejemplo, des­ 6 lbg4
...

pués de 12 ... tb c6? 13 h3) 13 h4


gxh4 14 l:.xh4 tllc 6 15 'i'd2 8 .1 62
éb d4! 16 ébxd4 'i'xd4 17 0-0-0 7 i i
'i'xd2+ 18 l:.xd2 i.f6, que con­ 6 lj i
dujo a una posición más o me­
5
nos equilibrada, en la partida
Liubomir Liuboievic - Guena­ 4
tf:J fj lj
di Sosonko; Olimpiada de Bue­ 3 tf:J .i
nos Aires, 1 978. 2 fj fj fj fj fj fj
1 : � @ i, : B
En los ejemplos anteriores, las a b c d e f g h
negras tuvieron motivos para
preocuparse por la j ugada i.bS+. Si las negras tratan de "refu­
Pero ¿qué pasa si esa j ugada se tar" 6 i. e3, ésta es la manera. Las
produce sin j aque? Para exami­ alternativas son: encaminarse a la
nar esta importante cuestión, re­ Dragón, con 6 ... g6; la Schevenin­
curriremos a un viejo orden de gen, con 6 ... e6; o una pseudo Bo­
j ugadas en la Dragón: 1 e4 cS 2 leslavsky, con 6 ... eS.
ébf3 tbc6 3 d4 cxd4 4 ébxd4 ébf6 5 Las opciones de las blancas
tbc3 d6. Cuando la Variante del son claras: ¿ debo mover el alfil
Dragón adquirió respetabilidad, atacado, o debo ignorar ese ata­
allá por la década de 1 930, éstas que y buscar un contraataque por
eran las primeras jugadas; y sólo mi cuenta? Esta cuestión da paso
después de la típica 6 i. e2, inicia­ a las dos principales alternativas
ban las negras su fianchetto con 6 de j uego:
... g6. E l Ataque Richter-Rauzer
I) 7 i.gS
( 6 Jl gS) y el Ataque Sozin ( 6
i. c4) fueron introducidos para El joven gran maestro inglés
impedir el temido Dragón. Sin Michael Adams fue el primero en
embargo, las blancas pueden op­ confiar en el potencial de esta j u­
tar por: gada, para lo cual demostró que la
6 i. e3 aparentemente fuerte 7 ... 'i'b6
1 06 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

puede replicarse con 8 ..t b5 ..t d7 9 rrollo. Después de 1 1 ... dxe5? ! 12


0-0 ! , el final resultante tras 9 . . . °iVh5 'iVe7 13 'Vi'xe5, las blancas tie­
°iVxd4 10 ..t xc6 °iVxdl 1 1 i.xd7+ nen ventaj a.
@xd7 12 l'i.axdl es claramente 12 °iVhS 0-0 13 exd6 i.xd6
preferible para las blancas, Mi­
chael Adams - Andrew Muir; 63
8 1
Londres, 1 984.
7 "
Creo que la variante crítica co­
mienza con 7 . . . h6 8 i.h4 g5 9 i..g3 6

..t g7. Nos encontramos, sin em­ 5


bargo, en la infancia de esta va­ 4 lb
riante de juego. 3 lb 8
II) 7 i.bS 2 8 8 8
La jugada tradicional. Las 1 : B
blancas buscan una rápida movili­ a b c d e f g h

zación de sus fuerzas contra el rey


negro en el centro. Con ese fin, Las blancas deben buscar posi­
consienten en desbaratar su es­ bilidades de ataque para compen­
tructura de peones y renunciar a sar la pareja de alfiles contrarios y
la pareja de alfiles. el peón extra central. Considero
7 ... tlixe3 8 fxe3 que la alternativa principal es la
Las blancas tienen que ser co­ siguiente:
herentes con su propia decisión. 14 tlie4 .i.e7 15 l'i.adl 'ib'b6 16
Después de 8 tlixc6? ! tlixdl 9 l'i.f3 i.. e8 17 :h3 h6 18 l:rg3 @h7 19
lllxd8+ @xd8 1 0 Mxdl a6! , el rey l'i.fl
negro está seguro y el potencial de Las blancas amenazan ahora
la pareja de alfiles les concede a las 20 .:tf6! ! Por ejemplo: 19 ... c5? 20
negras un final ligeramente supe­ lH6 ! ! i.xf6 21 lllxf6+ @hS 22
rior, Roy Harald Fyllingen - Ed­ �g5 ! ! La respuesta evidente, 19 ...
mar John Mednis; Gausdal, 1990. f5, se supone que es perdedora,
8 ... i.d7 9 0-0 e6 debido a 20 l'i.xg7+ @xg7 2 1
Debido a la ventaj a blanca en lllx e6+, pero y o n o l o veo tan cla­
desarrollo, las negras no pueden ro, tras la respuesta negra 21 ...
permitirse escaramuzas del tipo 9 @h7. Después de 22 lllxf8+ ..t xf8,
. . . tli e5? 10 lllf3! tlixf3+ (10 . . . las negras paran tanto 23 1i'xf5+
..txb5 1 1 lllxb5 n o e s mejor para ..t g6 24 tlif6+ �g7 25 '1lid7+ �h8,
las negras) 11 ¡yxf3 f6 12 e 5 ! , con como 23 lllf6+ @hS! 24 'iVxf5 (24
un ataque devastador. lllxeS �xe3+, seguido de 25 ...
10 ..txc6 bxc6 11 eS i.e7 l'i.xeS) 24 ... 'ik'xe3+ 25 �hl W/ie7.
De nuevo, las negras deberían En cada caso, las negras están me­
apresurarse a completar su desa- jor.
EL PENSAMI ENTO MODERNO 107

19 ... 'lWd8 8 ¡ 64
Según la teoría. la textual es la
7 ' '
única j ugada correcta.
6
20 c4 a5 21 '»Ves .l:.g8 22 tt::lt3 !
La incorrecta 22 tt::lxc6? ..ixc6 5
.l:!.
23 xf7 quedó refutada en la par­ 4 ti:J t::. t::.
tida Aivars Gipslis - Vladímir 3 ti:J .i
Tukmákov: Parnu . 1977: 23 . . . 2 t::, t::, !::::, .i t::, t::,
'lWdl+ 2 4 'it>f2 �c2+ 2 5 'it>gl �bl+
1 :t 'fJ! J:t � N
26 'itf2 i.f8! ! 27 tt::lf6+ �h8 28
tt::l xg8 .l:. d8 29 �c3 �dl 30 e4 a b c d e f g h

.l:.d2+ 31 'it e3 �el+ (0-1).


La textual conduce a unas in­ de rey y se disponen a realizar el
teresantes tablas por repetición oportuno avance e5 o f5. Si las ne­
de j ugadas. gras se muestran indolentes, el
22 f6! 23 �xe6 .id7 24 �f7
•••
primer j ugador podrá elaborar
i.e8. Tablas. una poderosa formación ofensiva.
¿Qué podemos concluir, por Con su última j ugada, sin embar­
.
tanto, acerca de la "ingenua , , aun­ go, las blancas han debilitado su
que evidente 6 ... tt::lg4? Que es posición a lo largo de la diagonal
perfectamente factible, si bien re­ a7-gl y la casilla ·g4' también re­
quiere buena cantidad de conoci­ sulta vulnerable. Las posibilida­
mientos teóricos. des negras de contrajuego deben
basarse en estos factores, y las po­
B) Las negras han enrocado corto sibles tentativas surgen de las j u­
gadas 9 ... tt::l g4 y 9 ... �b6. Veá­
Naturalmente, cuando las ne­ moslas en acción:
gras han enrocado corto no tienen
que preocuparse por la j ugada I) 9 ... tllg 4?!
.1lb5, en respuesta a ... tt::lg4. No obs­ Tácticamente buena, pero con­
tante, lo esencial es entender que, duce a una situación estratégica­
por el hecho de que ...tt::l g4 puede mente insatisfactoria.
j ugarse, no hay que inferir de ello 10 .ixg4 i.. xd4
que siempre debería jugarse. No 10 ... .1lxg4?, porque las ne­
En sus primeros años la va­ gras pierden material tras 1 1
riante principal de la Variante del tt::lxc6.
Dragón era: 1 e4 cS 2 tt::lt3 tll c6 3 11 .1lxd4 ..ixg4 12 �d2! ii.e6
d4 cxd4 4 tt::lxd4 tllf6 5 tll c3 d6 6 13 f5 .1lc4 14 .i::i.t3 tll xd4 15 �xd4
i.e2 g6 7 ÍJ..e 3 ÍJ.. g7 8 0-0 0-0 9 f4 .1la6 16 tt::ld S, con ventaja amplia
(D) para las blancas. Debido a la au­
Con su última j ugada las blan­ sencia del alfil de casillas negras,
cas inician un ataque en el flanco el flanco de rey negro está grave-
1 08 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

mente debilitado. Las blancas 8 1 65


amenazan 17 f6, de modo que es
7 j j
obligado 16 ... f6, que debilita aún
más el entorno del enroque. La 6 ¡y � j
partida de referencia es Emanuel 5 t¿j
Lasker - Celso Golmayo; 1 ª parti­ 4 t¿j � � �
da del duelo, La Habana (Cuba), 3 'fii .i.
1893.
2 � � � �
II) 9 ... 'iWb6! 1 : N
Esta jugada ha hecho obsoleta a b c d e f g h

9 f4 en la moderna práctica de tor­


neo. Las negras amenazan 10 ... 11 ... ..txd4! U ..txg4
lllx e4 ! , que gana un peón, y las Capturar la dama es bueno pa­
blancas no disponen de un cami­ ra las negras: 12 lllx b6? ! ..txe3+ 13
'lt>h l ..txb6 14 ..t xg4 ..ítxg4 15 f5
no para "castigar" la audaz jugada
llle 5 16 'iWg3 �h8 17 'iWh4 ..td8, Jo­
textual. Por ejemplo:
hannes Hendrik Otto Van den
a) 10 lll f5? 'iWxb2 1 1 lll a4 'iWa3 12 Bosch - Salo Landau; Ámster­
c3 lllxe4! dam, 1939. Las tres activas piezas
b) 10 lll a4? ! 'iWb4 1 1 c3 'iWa5 1 2 b4 negras son más efectivas que la
'iWc7 13 ..t f3 ..t d7, y el flanco de dama blanca.
dama blanco queda compro­ U ... ..txe3+ 13 �xe3 �xe3+
metido. Es dudoso 13 ... �xb2 ? ! 14
i.xc8 .l:t. axc8 15 !Iabl 'iWxa2 1 6
10 e5? ! dxe5 1 1 fxe5 lllxe5 12 �xb7, con fuerte iniciativa d e las
lZJfS 'iWxb2 13 lllxe7+ �h8 14 �d4 blancas.
'iWb4! 15 ..txe5 (15 lllxc8 .l:t.d8! ) 15 14 lllxe3 .i.xg4 15 lllxg4
... 'iWxe7 16 'iWd4 lllh 5. Las blancas Este final está completamente
tienen insuficiente compensación igualado.
por el peón. Debe aprender las trampas
10 �d3 lllg 4! 11 lll dS importantes en su apertura, pero
(D) tenga cuidado al tratar de aplicar­
Este salto parece peligroso, las a situaciones "similares", pues
pero sólo conduce a un final igua­ podría darse el caso de que no
lado. Un camino más trillado es diesen resultado o que, de todas
1 1 ..txg4 ..txd4 12 ..txd4 'iWxd4+ 13 formas, requiriesen una buena in­
�xd4 lllxd4 14 �dl. vestigación previa.
NOVEDAD DE APERTURA:
11 ¿BUENA O SÓLO INTERESANTE?

Considere esta situación: ha qué hace Bobby". No sólo en su


visto publicada en una importan­ época, sino en las épocas del aje­
te revista una partida en la que drez, Robert James Fischer ha si­
un fuerte gran maestro emplea do reconocido como el mayor ex­
una nueva j ugada en una varian­ plorador de las aperturas. En el
te que le interesa a usted, y se transcurso de sus investigaciones
anota una impresionante victo­ ha descubierto muchas ideas in­
ria. Le falta el tiempo para conse­ teresantes y buen número de
guir un "punto fácil" empleando ellas las ponía en práctica de in­
usted mismo la novedad. ¿Debe­ mediato. Sin embargo, eso no
ría hacerlo? siempre significaba que la idea
Bueno, depende sobre todo de automáticamente recibiese el
si la novedad es realmente buena "sello de calidad Fischer". Por
o sólo interesante. ¿Cómo puede ejemplo, en la partida Robert Ja­
saberlo antes de que pase el tiem­ mes Fischer - Eugenio Maciel
po? Lamentablemente, la predic­ Germán; Torneo interzonal de
ción es bastante más difícil que la Estocolmo, 17 de febrero de 1962;
retrospección. Con todo, algunas se permitió una vieja j ugada, de
directrices pueden servirle de dudosa reputación teórica, contra
guía. En primer lugar, haga usted la D efensa Petrov ( C43): 1 e4 e5 2
mismo algunas comprobaciones. tl'if3 tl'if6 3 d4 exd4 4 e5 tl'i e4 y
¿ Cumple los requisitos estratégi­ aquí, en lugar de la normal 5
cos de la variante? ¿Hay alguna 'ifxd4, Fischer ensayó 5 'if e2? !
respuesta táctica, que deba ser
explorada? No opte por j ugarla a
menos que esté convencido de B J � J. 'if • j_ J 66
que entiende la idea y de que cree 7 " " " ' ' ' '
en ella. En cualquier caso, será di­ 6
fícil que una sola persona consiga
la verdad. Para reducir el riesgo
(aunque sea a costa de dejar esca­
par una oportunidad), puede es­
perar a que el "inventor" vuelva a
jugarla. En los años 1950 y 1960
una buena política era: "veamos N
a b c d e f g h

109
110 CONSEJOS PRÁCTlCOS PARA JUGAR L A APERTURA

Cogido por sorpresa, el maes­ jugadas normales 1 e4 c5 2 tll f3 e6


tro internacional brasileño decidió 3 d4 cxd4 4 tllxd4 tll c6 5 tllb5 d6 6
no "entrar al trapo'· y optó por la c4 tllf6 7 tll lc3 a6 8 tlla 3, Kaspá­
insípida 5 . .. tll c5 6 tllxd4 tll c6 7 rov sorprendió a la teoría ajedre­
tllxc6 bxc6 8 tllc3 l:!.b8, y después cística y a su opositor con el audaz
de 9 f4! i. e7 10 °iYf2 d5 11 .te3 sacrificio de peón 8 d5!!? ...

tll d7 12 0-0-0, Fischer demostró el


poder de su mayoría de peones en 8 .i J. ilf • J. 1 67
el flanco de rey y ganó en la jugada 7 i i i i
número 30. No obstante, Bobby no
6 i � i �
podía dar por buena su 5ª jugada, y
prueba de ello es que en su siguien­ 5 i
te encuentro con la Petrov ( ¡ 8 años 4 [>;, [>;,
más tarde !), volvió a 3 tllxe5. Des­ 3 ttJ ttJ
de luego, debía estar seguro de que
2 [>;, [>;, [>;, [>;, [>;,
después de la consistente respues­
ta teórica 5 ... kb4+, las negras no : .i VW ® .i : B
a b c d e f g h
tienen el menor problema. sea cual
sea la contestación de las blancas: 6 Las negras rompen la coraza de
c3, 6 lllb d2, o la jugada de Steinitz,
su restringida posición, por el sim­
6 �dl.
ple procedimiento de empujar ade­
El principio que se debe seguir lante un importante peón central.
es que cuando un fuerte gran ma­ 1) Kárpov - Kaspárov, 12ª parti­
estro emplea por segunda vez una
da, 3 de octubre. Si 9 exd5 exd5
nueva idea, eso normalmente sig­ 10 cxd5, sigue 10 ... tllb 4. Kár­
nifica que estamos pisando terre­ pov optó por 11 i. c4, pero des­
no firme. Por el contrario, no hay
pués de 11 ... i. g4 12 ..te2 ? !
que confiar demasiado en una �xe2 13 'i'xe2+ 'i' e7 14 i. e3
nueva idea que se ha j ugado una tll bxd5, las negras recuperaron
sola vez. Un ejemplo deslumbran­
el peón e igualaron rápidamen­
te debemos agradecérselo a la
te (15 tll c 2 tllx e3 16 tllx e3 'i' e6
mente creativa de otro campeón
17 0-0 �c5 18 �fel 0-0, tablas).
del mundo, Gari Kaspárov. Consi­
dero la siguiente como la más es­ 2) Kárpov - Kaspárov, 14ª parti­
timulante idea de apertura que j a­ da, 10 de octubre.
más haya visto en un Campeona­
El equipo de Kárpov no estaba
to del Mundo. La escena fue:
aún listo, obviamente, para neutra"
Campeonato Mundial de 1985,
lizar la innovación, y la eludieron
duelo Kárpov - Kaspárov, parti­
con 5 tllc3 (tablas en 32 jugadas).
das nº 12, 14, 16 y 18.
En la Variante Taimánov de la 3) Kárpov - Kaspárov, 16ª parti­
Defensa Siciliana, después de las da, 15 de octubre.
EL PENSAMIENTO MODERNO 111

Kárpov se sintió preparado tro d e los fundamentos. ¿Es posi­


para afrontar la nueva idea, y en ble, realmente, que las negras
lugar de 11 ..t c4 (de la 1 2ª parti­ puedan permitirse j ugar algo co­
da), j ugó 11 .i. e2. Sin embargo, mo 8 ... dS? Hay pocas probabili­
después de 11 ... .tes 12 0-0 0-0 13 dades de que así sea, ¡ quizá no
i.f3 ..ltfS 14 ..ltgS .l:i.e8 lS �·d2 bS más de una contra cien!
16 � adl tLl d3 ! , las negras consi­ Después de esta larga "introduc­
guieron amplia compensación por ción", aportaré tres ejemplos más
el peón y se anotaron una brillan­ para ilustrar el debate idea nueva
te victoria en 40 j ugadas. (La par­ ··buena'' contra ··interesante".
tida fue elegida la mejor por el ju­
rado del Informator 40. ) Idea/jugada interesante

4) Kárpov - Kaspárov, 18ª parti­ En el otoño de 1974 Arthur


da, 22 de octubre. Bisguier y yo fuimos invitados a
Fue ahora Kaspárov quien va­ j ugar en el torneo internacional
rió ¡nada menos que en la segunda de Sombor (Yugoslavia) . Los
j ugada! Explicó su elección (2 ... otros dos únicos occidentales
d6) de forma muy convincente en participantes eran holandeses: el
su maravilloso libro sobre el duelo joven gran maestro Jan Timman y
de 198S: "La variante de gambito el experimentado maestro inter­
ya había dado sus dividendos, y no nacional Rob Hartoch. Sabiendo
quería tentar a la suerte... .
" que contra 1 e4 e5 2 ltJf3 ltJc6 3
Kaspárov no volvió a j ugar 8 ... .tc4, Bisguier invariablemente
dS. Pero aquéllos que le siguieron j ugaba la Defensa Dos Caballos,
ciegamente tuvieron que pagar 3 CDf6, Timman había prepara­
•..

cara su ingenuidad. Por ejemplo, do una nueva idea en una de las


en la partida Anatoli Kárpov - variantes principales (CS9):
John Van der Wiel; Bruselas (Bél­ 4 ltJgS d5 5 exd5 lL:iaS 6 .i.b5+
gica), marzo de 1986; j ugada me­ c6 7 dxc6 bxc6 8 ..te2 h6 9 tLlf3 e4
nos de seis meses después del en­ 10 lL:ieS ..\td6 11 f4 exf3 12 ltJxf3 0-
frentamiento Kárpov - Kaspárov, 0 13 d4 c5 14 dxc5 .i.xc5 15 °iVxd8
las blancas mejoraron su j uego de .l:i.xd8 16 ..\td2!?
la 16ª partida, con 12 .i. e3 ! , y pron­ É sta es la supuesta mejora res­
to lograron una ventaja significati­ pecto a 16 c3 .l:i.e8 17 <;i;> fl .l:i.xe2 18
va: 12 ... .i.xe3 13 "iVa4+! CD d7 14 <;i;>xe2 .ta6+ 19 <;i;> dl CDg4 20 <;i;> c2
°iVxb4 .\tes lS �e4+ <;i;>f8 16 0-0, y tLlf2 21 .l:!.dl CDxdl 22 <;i;>xdl .S.d8+
las negras se quedaron sin com­ 23 .i. d2 ltJc4 24 b4, Edmar John
pensación alguna por el peón. Mednis - Arthur Bernard Bis­
La moralej a, de nuevo, es se­ guier; 1 ª ronda del Campeonato de
guir al inventor. Otro principio EE UU, Nueva York, 17 de diciem­
importante es el mantenerse den- bre de 19S7; en la que las blancas
112 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

lograron sobrevivir, finalizando la 'it>xfS 41 i.f3 g6 42 :ds+ Wf6 43


partida en tablas en la jugada 40. <ió>c3 l:!.e7 44 a4 (1-0).
El plan de Timman es enrocar Timman y Hartoch se alojaban
largo lo más rápidamente posible. j untos en la misma habitación del
Lo que más me sorprendió duran­ hotel. Me sorprendió, por tanto,
te el post ludum fue su propia de­ que volviese a producirse la posi­
finición de la idea: "Es una idea ción del diagrama 68 en la partida
interesante. No pretendo que sea de la sexta ronda Robert Hartoch
buena, pero sí es interesante". - Arthur Bernard Bisguier. Bis­
16 ... tllc6 17 tll c3 guier estaba preparado para me­
jorar su juego precedente con:
8 ! .! 1 • 68 17 ... tt::l g4! 18 tll e4
7 ' ' ' Ahora, por supuesto, 18 0-0-0? !
pierde la calidad con 18 ... tllf2.
6 I¡ '
18 ... il.b6 19 h3
5 19 0-0-0? ! falla por el mismo
4 procedimiento de la nota ante­
3 ltJ ltJ rior: 19 ... f5, seguido de 20 ... tllf2.
19 ... tll e3 20 i.xe3 i.xe3
2 � � � i. J.. � �
Con el rey blanco atascado en
1 �:���-<¡f;>--=--�---=:� N el centro, y las torres y los alfiles
a b c d e f g h
negros listos para asediarlo, las
17 ... tllb 4? negras tienen compensación más
Esta jugada "brutal" es fácil­ que suficiente por el peón sacrifi­
mente rechazada. En cuanto a la cado. Aunque es cierto que a todo
correcta, 17 . . . tll g4 ! , véase la si­ lo largo del complejo C59, las ne­
guiente partida ilustrativa Har­ gras obtienen buena compensa­
toch - Bisguier. ción, lo que las blancas han puesto
18 0-0-0 i.fS 19 tll e l tt::l g4 20 a3 aquí sobre el tapete es peor de lo
tll c6 21 tlld 3 .tb6 habitual. ¿Por qué Hartoch siguió
21 . . . i.xd3 falla, por 22 i.xg4. ciegamente la idea de Timman?
22 h3! tlle 3 23 it..xe3 i.xe3+ 24 En cualquier caso, un j ugador na­
tural de ataque como Bisguier no
Wbl tt::ld4 2S .tg4 i.g6 26 �hel
tuvo problema alguno para desen­
Las blancas consolidaron su
volverse en esta posición y ganó
ventaja material y acabaron ga­
de forma impresionante:
nando sin mayores dificultades:
21 i.d3 .l:!.b8 22 b3 tllb4 23 'iit>e2
26 ... i.gS 27 tll e2 hS 28 tllxd4
i.b6 24 l:!.hdl i.b7 25 tllf2 tlldS 26
.l:r.xd4 (28 ... hxg4 29 tlle 5 ! ) 29 i.f3
llel tll e 3 27 l:!.gl l:!.e8! 28 'iit>d2
�c8 30 .a.es f6 31 l:!.dS l:!.xdS 32
tlldS! 29 tll dl i.xgl 30 tllxgl tllf4
i.xd5+ 'it>h7 33 b4 il.e3 34 c4 Wh6
31 g3 tllxd3 32 cxd3 l:!.e6 33 tll c3
3S Wb2 fS 36 tt::le S f4 37 cS il.fS 38 �d8 34 tllce2 i.a6 35 d4 �de8 36
tllf7 + Wg6 39 tlld6 l:!.c7 40 tllxfS tllf4 l:!.e3 37 g4 l:t3e4 (0-1)
EL PENSAMIENTO MODERNO 1 13

Buena idea/jugada 1 1 ... .tas significaría quedar con


el alfil fuera de juego, ante la in­
Las posibilidades de que una minente avalancha blanca en el
idea o jugada interesante sea real­ flanco de rey. Por ejemplo: 12 'ii'c2
mente buena aumentan si, al me­ ltJc6 13 e3 0-0 14 h4. En cuanto a
nos, se da una de las siguientes 1 1 . . . i.xd2+ ? ! 12 'Wxd2 ltJc6 13
condiciones: 1) resuelve el proble­ h4 ! , fue como se j ugó en la partida
ma específico de la posición; 2) Andras Adorján - Bojan Kuraji­
cumple los requerimientos estra­ ca; Sarajevo (Bosnia-Herzegovi­
tégicos de la posición. na), 1982; que demostró la porosi­
En la partida Vladírnir Epishin dad del flanco de rey negro.
- Guenadi Sosonko; Sª ronda del 11 ... ..tb2!
Torneo de Ter Apel (Países Bajos), ¡Problema resuelto ! Ahora 12
1992, las negras introdujeron una .l:!.c2 (y 12 :bl ) permite 12 ...
novedad significativa para rehabi­ i.xd4. Si 1 2 i..x c7, Epishin (en In­
litar una importante subvariante formator 54) indica 12 ... 'ii'd 7 13
del Gambito de Dama Rehusado, i.. e S i..x cl 14 i..xh8 i.. a 3, y evalúa
Variante Ragozin (D38): la posición como "complicada".
1 d4 d5 2 c4 e6 3 lllc3 lllf6 4 12 :xc7 lll a 6! 13 :c2 i..xd4 14
.Jlg5 .Jlb4 5 cxd5 exd5 6 ltJf3 h6 7 e3 .Jlg7 l S i.. xa6 bxa6, y las negras
i..h4 (7 i..xf6 se considera lo bas­ han conseguido una total igual­
tante buena como para asegurar dad (la partida finalizó en tablas).
una ventaja normal de apertura) 7 Concluiré esta sección con un
... g5 (antes de esta partida la tex­ ejemplo más complicado. Una po­
tual se consideraba inferior a 7 ... sición de doble filo resulta de la
cS) 8 i.. g3 ltJe4 9 étJd2? lllxc3 10 siguiente variante del Gambito de
bxc3 i.xc3 11 �el Dama Rehusado (D37):
1 d4 d5 2 c4 e6 3 ltJc3 lllf6 4
1 69
a J lj .t 'if • ttJf3 ..te7 5 i..f4 0-0 6 e3 c5 7 dxc5
1 ,l ,l ,l " i.. xc5 8 'ii'c2 lll c6 9 a3 'ii'aS 10 0-0-
6 " 0 (muy ambicioso; más seguro es
5 10 l::td l) 10 ... i.. d7 11 g4 .l:!.fc8 12
" "
�bl
4 [::, Antes de proseguir con el ata­
3 .t i. que en el flanco de rey, las blancas
2 [::, Ci:J [::, [::, [::, [::, se toman su tiempo para poner a
J:t 'ii' <;it i. J:t cubierto el rey. Las negras han es­
N
a b e d e f g h tado jugando aquí 12 ... dxc4, 12 ...
i.. e 8 ó 12 ... i..f8, con distintos gra­
¿Qué deben hacer las negras dos de éxito. Sin embargo, perma­
con su alfil atacado? 1 1 ... i.xd4? nece abierta la cuestión clave:
pierde por 1 2 'i'a4+, mientras que ¿qué deben hacer las negras para
1 14 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

potenciar sus perspectivas de ata­ Ivanchuk y Ftacnik llaman la


que? En la partida Borís Guélfand atención sobre 15 .i. e2, con idea
- Alexánder Beliavski; I3 ronda de 16 g5.
del Torneo de Linares (España), 15 ... llJe4! 16 llJxc5 llxc5 17
1991; las negras respondieron esa i.e5 tt:Jxc3+ 18 ii.. xc3 i.xb5
pregunta con la electrizante: Aquí la revista letona Sahs Bal­
12 ... b5!! tiia nº 4, 1 992, cita a Ivanchuk,
¡ Sin pérdida de tiempo! Las quien afirmó: «las posibilidades
posibilidades de las blancas son son aproximadamente iguales».
ahora: En la partida las negras lograron
ganar de forma convincente. Véa­
1) 13 cxd5? b4! 14 dxc6 ilxc6 15
se Chess Lzfe,junio de 1991, página
axb4 .i.xb4 16 .i. e2 .i.xc3 1 7
25; e lnformator 51, partida nº 415.
bxc3 i. e4 18 lld3 llab8+! y las
Mi evaluación de 12 ... b5! ! es
negras ganan (Ftacnik).
que es "buena'', dado que refuer­
2) 13 ctJxb5 ? ! Las negras consi-
za el contrajuego temático de las
guen ventaja, tanto con 13 ..
negras. Esto significa que las blan­
.

tt:J e7 (Ftacnik), como con 13 ..


cas deben buscar antes una mejo­
.

a6 (Mijalchishin).
ra. Actualmente, tanto 11 �bl
3) 13 g5 ctJh5 14 cxb5 tt:Jxf4 15 exf4
ctJe7 16 tt:J e5 i. e8, con ventaj a (Vladímir Akopián - Gildardo
García; Torneo Abierto de Nueva
negra (Mijalchishin).
York, 1994; véase lnformator 61 ,
partida nº 440), como 1 1 cxd5 (Je­
Vale la pena comentar que la
oren Piket - Jan Hendrik Tim­
idea de Beliavsky recibió el pre­
man; 10ª ronda del Torneo a la
mio a la novedad teórica más im­
memoria de Donner, Ámsterdam,
portante en lnformator 51 .
1995; véase lnside Chess nº 19,
13 cxb5 tt:Je7 14 ctJd2 �d8! 15
1995 . página 35) conducen a ven­
4Jb3
taja blanca.
LA VENTAJA DEL TURNO DE JUEGO
12 EN POSICIONES SIMÉTRICAS

Al margen de la especial e im­ c a está considerada normalmente


portante excepción de las posicio­ un error de apertura de las negras:
nes de zugzwang, siempre es ven­ 1 e4 e5 2 ltJf3 lLif6 3 lLixeS
tajoso el turno de juego, sobre to­ lLixe4?!
do en la apertura. Comentaré la Lo correcto, naturalmente, es 3
interesante situación (importante, ... d6 4 lLif3 lllxe4. De todos mo­
además, a efectos teóricos) de ab­ dos, la textual no es tan mala co­
soluta simetría, con el turno de mo su reputación. Por ejemplo, en
juego para las blancas. Las opor­ la primera edición de la Enciclo­
tunidades y riesgos son, por su­ pedia de Aperturas, tomo C
puesto, mayores en las aperturas ( 1974), se afirma que las blancas
abiertas, es decir, cuando las blan­ tienen una posición ganada.
cas han j ugado 1 e4. 4 'iie2 'iie 7
Intuitivamente puede pensarse Las negras no pueden jugar 4
que un desarrollo simétrico, juga­ ... lLif6??, por 5 tll c6+, ni 4 ... d5? 5
da a jugada, debería favorecer cla­ d3 tt:lf6?? 6 lLic6+, dos continua­
ramente a las blancas. Sin embar­ ciones que se me han presentado
go, en condiciones normales no es en exhibiciones de simultáneas.
así. La razón es que si las blancas 5 1/Hxe4 d6 6 d4 dxe5 7 dxe5
están realizando buenas jugadas, Las negras tienen buena com­
las negras también y, por lo tanto, pensación por el peón, después de
nada es posible. Por otra parte, da­ 7 'iWxe5 W.Vxe5+ 8 dxe5 .i.f5 ! 9 c3
do que la posición es manifiesta­ lll d 7 10 f4 .i. c5, debido a un desa­
mente abierta, las negras saben rrollo activo y superior.
que deben tener cuidado y rom­ 7 tt:lc6 8 lLic3!
•.•

per la simetría en el momento No aferrarse al peón, sino


oportuno. Examinaremos tres im­ buscar un desarrollo superior, es
portantes aperturas: la Defensa la única forma de poner en evi­
Petrov, la Apertura de los Cuatro dencia la errónea 3 ... ltJxe4? ! Las
Caballos y la Apertura Vienesa. negras consiguen una igualdad
En el capítulo 14 comentaré la Va­ aproximada después de otras ju­
riante del Cambio de la Defensa gadas. Por ejemplo: 8 f4 .i. d7 9
Francesa, actualmente de moda. lLic3 0-0-0, seguido de ... f6, o bien
A) Defensa Petrov (C42) 8 .i. f4 g5 ! , o aún 8 .i.b5 .i. d7 9 0-0
La siguiente secuencia simétri- 0-0-0.

115
116 CONSEJOS PRÁCTICOS PAR A JUGAR L A APERTURA

8 ... WUxeS 9 WUxeS+ t'Dxe5 10 1 e4 e5 2 t'Df3 t'Dc6 3 t'Dc3 t'Df6 4


.if4 .id6 11 .ig3! .ib5
Ahora que el alfil de dama es­ Hay dos razones principales
tá protegido ( 1 1 t'Db5? t'Df3+!), las por las que la Apertura de los
blancas amenazan 12 t'Db5 y 1 2 Cuatro Caballos se haya conver­
t'De4. tido, en los últimos seis años, en
un frecuente huésped de los tor­
8 1 J. • 1 70 neos internacionales. La primera
7 ' ' ' tiene que ver con el deseo de to­
' ' '
marse un respiro de la superana­
6 J. lizada Española, un factor acen­
5 I¡ tuado por la vigencia del Gambi­
4 to Marshall: un hueso duro de
3 t¿) .i roer para las blancas. La otra ra­
zón es que la Variante Rubins­
2 8 8 8 8 8 8
tein ( 4 . . . t'D d4 ), considerada "de
1 : @ .t : N tablas", ha perdido gran parte de
b d e
a e f g h
su veneno, al menos en cuanto a
hacer tablas se refiere. Aunque
11 ... .id7 u 0-0-0 0-0-0 13 unas tablas sería el resultado
t'De4 .ic6 14 t'Dxd6+ cxd6 15 f3 después de 4 ... t'D d4 5 t'Dxd4 exd4
.l:.he8 16 .l:.d4 rj;c7 17 a4 6 e5 dxc3 7 exf6 WUxf6 ! 8 dxc3 -
He estado siguiendo la partida WUe5+ 9 WUe2, las blancas pueden
Eugueni Vasiukov - Valeri Chéjov; echar por tierra las esperanzas
Primera Liga del Campeonato de negras con la modesta 5 .i a4. Es­
la URSS, Chrisinau (Moldavia), ta j ugada puede conducir -y de
1975. Las blancas cuentan con la hecho conduce- a un j uego muy
doble ventaja de una formación de desequilibrado. (Un excelente
peones superior y la pareja de alfi­ tratado sobre esta apertura es
les. Vasiukov ganó en la jugada nú­ New Ideas In the Four Knights,
mero 5 1 . Aunque no puede hablar­ por John Nunn.)
se de que las blancas tengan una En consecuencia, los j ugado­
"posición ganada", su ventaja es res con negras interesados en
clara y agradable. No hay una ra­ mantener la partida dentro de
zón lógica, sin embargo, para que unos senderos más estratégicos,
las negras elijan 3 ... t'Dxe4? ! , en lu- están volviendo a jugar la varian­
gar de la correcta 3 ... d6. te simétrica:
4 ..•.ib4 5 0-0 0-0 6 d3 d6 7
B) Apertura de los Cuatro Caba­ .ig5
llos (C49) (D)
La posición normal se produce É ste es el momento de la ver­
después de: dad para las negras: no pueden
EL PENSAMIENTO MODERNO 117

8 i J. 'ir 1 • 71 ón de 'b2' a 'c3' ha reforzado el


7 ' ' centro. Las contrapartidas son los
' ' ' '
peones doblados de la columna e y
6 � ' � que el alfil de casillas blancas ha
5 .i ' .i quedado fuera de j uego. Así, en el
4 J. 8 tablero se ha producido una posi­
3 tlJ 8 tlJ ción interesante y estratégicamen­
te desequilibrada, en la que el j u­
2 8 8 8 8 8 8 gador que mejor la interprete po­
: � : @ N drá alzarse con la victoria.
a b c d e f g h 8 ... �e7
El inicio de un reagrupamien­
mantener ahora la simetría, con 7 to: el caballo dama viaj ará a 'e6'
... .tg4? ! , debido a que las blancas para pedirle explicaciones al alfil
son las primeras en atacar. Por blanco que mantiene clavado al
ejemplo: otro caballo.
9 l:tel ébd8 10 d4 ébe6 11 .tcl
1) 8 .txf6 gxf6 (8 ... �xf6? 9 tl:i d5, Una retirada estratégica, con
seguido de 10 .t xc6, les costa­ la que las blancas mantienen las
ría pieza a las negras) 9 tl:id5 opciones de un ulterior desarro­
.t es 10 �d2, Carl Schelchter - llo a lo largo de la diagonal el -h6,
Paul Saladin Leonhardt; Ham­ así como la potencial j ugada a
burgo, 1910. Las blancas dispo­ 'a3' para explotar la clavada del
nen de la tremenda amenaza 1 1 peón de 'd6'. La alternativa 1 1
�h6, y e l flanco d e rey negro .th4 ébf4 deja e l alfil blanco un
ha quedado debilitado de for­ tanto fuera de j uego, mientras
ma permanente. que la pasiva 1 1 .td2 limita las
2) 8 éb d5 éb d4 9 ébxb4 ébxb5 10 opciones blancas. Seguiré ahora
éb d5 ébd4 11 �d2! c6 12 ébxf6+ el curso de la partida Nigel Short
gxf6 13 .th4 .txf3 14 �h6 - Viswanathan Anand; 6ª ronda
éb e2+ 15 @h l .txg2+ 16 @xg2 del Torneo de Linares (España) ,
ébf4+ 17 @h l ébg6 18 l:tgl, con febrero d e 1 992.
muy fuerte ataque de las blan­ 11 .. cS
.

cas (ECO C, revisada, 1981). La textual ha sido el movimien­


Ciertamente, la amenaza inme­ to más popular de la variante prin­
diata de las blancas es 19 f4. cipal. Las negras plantean una em­
barazosa agresión a ' d4', aunque a
7 .txc3 8 bxc3
...
costa de perder el control de 'd5'.
El cambio ha dado a las blan­ El segundo movimiento más po­
cas el potencial de la pareja de al­ pular es 11 ... l:t d8, es como sigue el
files, caso de que el juego se abra, y desarrollo de una partida reciente:
además, el desplazamiento del pe- 12 ébh4 g6 13 a4 c6 14 .tfl d5 ! 15
118 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

ttJf5 ! gxf5 16 exf5 e4! 17 fxe6 Una pos1c10n desequilibrada


'iYxe6, con posibilidades más o me­ que Short evalúa como muy supe­
nos equilibradas para ambos ban­ rior para las blancas, pues aunque
dos. John Nunn - Devaki Prasad: la estructura de peones parece he­
Olimpiada de Manila, 1992. cha trizas (peones aislados y do­
12 a4 .li!.d8 13 dxe5 blados en las columnas c y f), su
Una decisión radical: las blan­ compensación es más que adecua­
cas deciden quedarse con los peo­ da: iniciativa en el flanco de dama,
nes doblados de la columna c, a excelente potencial para los alfiles
cambio de ampliar las perspecti­ en una posición abierta, y falta de
vas de su alfil de rey, además de perspectivas para los caballos ne­
parar el contrajuego central de las gros. El tema recurrente hasta el
negras. final será la fuerza de la pareja de
13 ... dxe5 14 'iYe2 'iYc7 15 i.c4! alfiles. Las blancas tienen aquí una
h6 pequeña, pero agradable ventaja,
Las negras quedarán ahora en que nunca dejarán escapar.
una situación pasiva. Anand sugi­ 20 ... ttJ4d5 21 �g3 'i.t>h7 22 h3
rió luego 15 ... lite8 ! 16 ttJh4 ttJf4 "f1e7 23 i!Lfl!
"con contrajuego'', como opción Prepara para activar la torre
más atractiva. de dama vía 'a4'. Anand considera
16 tZ'lh4 lites 17 ttJf5 tZ'lf4 18 que el mejor plan defensivo para
'iYf3 i.xf5?! las negras es 23 ... c4 24 .li!. a4 b5,
Las negras son demasiado op­ aunque las blancas conservarían
timistas acerca de esta posición. una pequeña ventaj a tras 25 axb6
Es más correcto estratégicamente ttJxb6 26 .l:i. al.
18 ... ..t e6 19 i.fl (19 �b5 .li!.ed8) 23.•. 'iYc8?! 24 .li!.xeS litxeS 25
19 ... c4, y las negras se acercan a 'iYxe5 lite8 26 'iYg3 c4
la igualdad. Se prepara para capturar en
19 exf5 Itad8 20 a5! 'f5'. Después de la inmediata 26 ...
'iYxf5?, la réplica 27 ..t d3 ! sería
72 una clavada decisiva. Por ejem­
8 1 1 • plo: 27 ... .li!.e l + 28 'i.t>h2 ttJ e4 29
7 ' ' 'if ' ' i.xh6! ttJ xg3 30 .li!.xel �xh6 31
6 Al ' i.xf5 ttJxf5 32 � e5, con un final
5 fj ' ' fj ganado para las blancas (Anand).
27 i.b2 'iYxfS 28 i.xc4 ttJe4 29
4 .i 'i
'iYf3 �xf3 30 gxf3 tZ'lexc3 31 'itifl!
3 fj � .l:i.c8 32 i.d3+
2 fj fj fj fj Esta jugada da un perfecto re­
: J.. It rb N sultado pero, según Short, podía ha­
a b c d e f g h ber conseguido un control más per­
manente de la posición con 32 i.b3!
EL PENSAMIENTO MODERNO 119

32 ... 'it>g8 33 1:.a3 b5?? para renunciar al enroque, con 4


El tipo de error que cometemos ... 'it>f8?! Por otra parte. normal­
los seres humanos en posiciones mente las negras no pueden per­
incómodas. La prudente 33 ... 1:.c7 mitirse el mismo tipo de jugadas
era la precisa, aunque las blancas extravagantes en la apertura que
asumen la iniciativa con 34 1:.b3. las blancas. Por ejemplo: 4 ... �f6?
34 axb6 (1-0) es mala, debido a 5 lll d5 ! 'iVxf2+ 6
Después de 34 ... axb6 35 Ji.f5 ! , 'it>dl 'it>f8 7 ll:Jh3 �d4 8 d3. Un
y s i ahora se protege el caballo de ejemplo es 8 ... i. b6 9 1:.fl lll d8 10
'c3 ' sin apartar la torre de la co­ c3 'iVcS 1 1 lllg5 lllh6 12 'iVh5, y las
lumna c, se permite 36 1:. a8+ 1:.c8 negras se rindieron en la partida
37 1:.xc8++. Alexander Alekhine - S. Lugows­
ki; partida simultánea, Belgrado,
C) Apertura Vienesa (C25)
1923 (12 . . . d6 13 lllf6!).
1 e4 e5 2 lll c3 lllc6 5 'iVf3 lllf6 6 lll ge2 d6 7 d3 i.g4
La respuesta más habitual es 2 8 'iVg3 h6
... lllf6, aunque las blancas pueden Impide la clavada en ·gS'. Se­
entonces elegir la agresiva 3 f4. La gún Portisch, también estuvo con­
simétrica del texto es la preferida siderando 8 ... i. e6, 8 ... �d7 y 8 . . .
de los estrategas para evitar ese i.xe2, antes d e concluir que l a del
gambito porque, si bien durante texto era flexible y buena.
mucho tiempo la teoría consideró 9 f4 'iVe7 10 éll d5 lllxd5 11
la variante 3 f4 exf4 4 éllf3 g5 bue­ 'iVxg4
na para las negras, éxitos recien­
tes de Jon Loftur Arnason y Paul 8 i • .! 73
Motwani han dej ado las cosas en 7 i i i 'ii' i
situación muy poco clara. 6 lj i i i
3 .tc4 ..tes
Debido al desarrollo cualitati­
5 J. � j
vo e idéntico de las negras, las 4 � � � 'fli
blancas tienen pocas perspectivas 3
de conseguir ventaj a con 4 d3 ó 4 � �
ll:Jf3. No obstante, hay una forma
���������� li N
audaz de explotar la posición ne­ a b c d e f g h
gra en dos jugadas. Sigamos el de­
sarrollo de la partida Bent Larsen Por el momento las blancas tie­
- Lajas Portish; II Copa Piati­ nen una dama más activa, mien­
gorsky, Santa Mónica (EE UU), tras que las negras van por delante
31 de julio de 1966. en el desarrollo de las piezas me­
4 'iVg4! g6 nores. Las posibilidades de las
Un debilitamiento inevitable blancas de hacerse con la iniciati­
del flanco de rey. No hay razón va se basan en el ataque a la co-
120 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

lumna f, en concreto, apuntando a 20 i.f4 �e6


'fl'. ¿Quién está mejor? El final es malo, pero no peor
11 tt:Jf6?!
•.. que el medio j uego, después de 20
Jugado con intención de des­ . . . 'iVe7 21 lt:J d4.
plegar un agudo contraataque, pe­ 21 'iVxe6+ fxe6 22 lt:Jd4! dxe4
ro puesto que las negras no consi­ Después de 22 ... 'it>d7 23 i. e5
guen llevarlo a cabo, la textual per­ .l:.f8, las blancas incorporan al j ue­
mite una posición de ataque muy go su última pieza, con 24 .l:.a6, y
fuerte a las blancas. Tanto Larsen ganan absolutamente todo.
como Portisch están de acuerdo en 23 lt:Jxc6 .i:¡h7 24 lt:Jxd8 .l:.xd8 25
que es mejor 1 1 ... lt:Je3 12 i.xe3 .l:.a6 exd3 26 i.xh6
i. xe3; Larsen considera 13 'iVg3 Debido a que en posición tan
lt:J d4! , y añade que "la ventaja abierta el alfil es muy superior al
blanca debe ser estudiada con un caballo, la victoria debería haber
microscopio". Portisch, por su par­ sido mucho más fácil, tanto des­
te, analiza 13 f5 �g5 14 �f3 lt:Jd4 pués de 26 .l:.xe6+, como de 26
15 lt:Jxd4 exd4 16 fxg6 'iVxg6 17 .l:.fl i. e5, conservando, en cualquier
�f8, que conduce a la igualdad. caso, el alfil.
12 'iVh3! lt:Ja5? 26 ... .l:.xh6 27 .l:.xe6+ @d7 28
No consigue sino crear debili­ .l:.fxf6 .l:.xh2 29 l:!.d6+ @e7 30 �xd8
dades. Las negras deberían haber @xf6 31 'it>f2 �hl 32 �xd3 .l:.bl 33
continuado con la planeada 12 ... .l:.d2
d5 ! 13 exd5 tt:Jb4, cuando el mejor De una posición horrible las
juego para ambos bandos es 14 negras han llegado a un final de
fxe5 ! 'iVxe5 15 @dl tDbxd5 16 .l:.el torres con peón (doblado) menos.
0-0 ! , posición que Portisch califica Aunque las negras no tienen posi­
de "extremadamente salvaje, pero bilidades reales de tablas, Larsen
posible para las negras." (que por entonces se encontraba
13 i.b5+ c6 14 Jl.a4 b5 15 il.b3 en la cima de su carrera) resuelve
d5 16 fxe5 'iVxeS 17 c3! los problemas técnicos con excep­
Las blancas amenazan 18 d4, y cional habilidad. Dado que el res­
también se disponen a expulsar la to del juego queda fuera de nues­
dama negra con 18 il.f4, además de tro estudio, no incluiré más co­
atacar la columna semiabierta f, mentarios.
con l:!.fl. Larsen considera que el 33 ... 'it>e5 34 @f3 a6 35 b4 @f5
mal menor para las negras es ahora 36 'it>e3! 'it>g4 37 'it>d4 @g3 38 �c5
17 ... �e7, que permitiría a las blan­ g5 39 �b6 .l:.al 40 b3 .l:.cl 41 �xa6
cas una gran ventaja con 18 0-0. .l'hc3 42 .l:.b2 g4 43 �xb5 'it>h2 44
17 ... lt:Jxb3 18 axb3 .tb6 19 .l:.fl @a5 .l:.c8 45 b5 .l:.a8+ 46 @b4 f!.b8
i.d8 47 'it>c5 lic8+ 48 'it>d6 .l:.b8 49 \tc6
Si 19 ... dxe4, las blancas ganan .l:.c8+ 50 �b7 .l:.f8 51 b6 g3 52 @a6
con 20 d4 'iVe7 21 i. g5 ! (Portisch). .l:.f2 53 .l:.bl (1-0)
CUARTA PARTE

EL ENFOQUE MODERNO
EN LA SELECCIÓN
DEL REPERTORIO
DE APERTURAS
ELABORACIÓN DE UN REPERTORIO
13 SISTEMÁTICO CONTRA LA SICILIANA

Las partes anteriores del libro nada. Supongamos que piensa us­
se han ocupado de varios aspectos ted jugar 1 e4 con blancas. ¿Qué
importantes de los principios ge­ jugaría contra la Defensa Sicilia­
nerales en el juego moderno de la na?
apertura. Ha llegado el momento Lo más importante es que de­
de ser más concretos. Este capítu­ bería optar por un enfoque activo
lo no está destinado al ajedrecista que apuntase a un j uego abierto.
profesional, que tiene necesida­ Buen número de estudiantes me
des y tiempo para disponer sus han dicho que les gusta jugar 1 e4
aperturas siguiendo los últimos excepto cuando tienen que en­
desarrollos y evaluaciones de los frentarse a la Siciliana. Una "que­
grandes maestros. Por ejemplo, un ja" así para mí no tiene sentido.
jugador así, con blancas, contra la Quiero decir que 1 e4 es, para
Defensa Siciliana, puede tener al aquellos que busquen un j uego
mismo tiempo como repertorio activo, de ataque. Puesto que, en
propio: el Ataque Yugoslavo con­ la Siciliana, las negras retrasan el
tra la Dragón, el Richter-Rauzer desarrollo del flanco de rey, al
contra la Variante Clásica, 6 f4 tiempo que ignoran el activo de­
contra la Najdorf, el Ataque Ke­ sarrollo enemigo, los jugadores de
res (6 g4) contra la Scheveningen, ataque deberían saltar en su
etc. Conceptualmente, un reper­ asiento cuando ven que las negras
torio así no tiene nada de malo. juegan 1 .. . cS. Si no le gusta jugar
La única desventaja es que cada contra la Siciliana, debería dejar
sistema para las blancas es especí­ de jugar 1 e4. Pruebe 1 d4, que
fico en sí mismo y, por consiguien­ también es una jugada activa, pe­
te, requiere un tremendo esfuerzo ro que no requiere una moviliza­
para aprender nuevos sistemas y ción tan rápida para el ataque. Si,
mantenerse al día en su evolu­ pese a todo, quiere seguir jugando
ción. 1 e4, siga leyendo. Asumamos que
Este capítulo está destinado al le gusta el j uego activo, de ataque,
jugador que dispone de un tiem­ pero que no se siente cómodo
po de estudio limitado. Que nece­ cuando su propio rey también se
sita alguna orientación para elegir encuentra en peligro. Le sugiero
aquello que mejor le conviene, entonces sistemas abiertos con
antes que una variante determi- .i c4, en conjunción con el enro-

123
124 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

que corto. Veamos cómo funciona partidas abiertas, la diagonal más


esta idea contra las cuatro varian­ poderosa para el alfil de casillas
tes esenciales de las negras en la blancas es a2-g8, que apunta direc­
Siciliana: la Clásica, la Najdorf, la tamente a la casilla más vulnerable
Dragón y la Scheveningen. Por del campo negro: 'íl'. Las· blancas
necesidades de espacio, me limita­ disponen ya de una amenaza, pues
ré a incluir la alternativa que con­ si 6 ... g6? ! , sigue 7 lllxc6 bxc6 8 e5
sidero principal en cada una de dxe5?? 9 �xf7+. Las negras tienen
esas variantes. tres respuestas satisfactorias.
6 ... e6
A) Variante Clásica
Con diferencia, la respuesta
1 e4 cS 2 él'if3 d6 3 d4 cxd4 4 principal. Las negras acortan la
lll xd4 lllf6 5 él'ic3 él'ic6 diagonal del alfil blanco, se dispo­
Ésta es la posición de partida nen a completar el desarrollo de
de la Variante Clásica. Las blan­ su flanco de rey, y controlan el
cas cuentan con buen número de punto 'd5'. Las alternativas son:
j ugadas válidas, como 6 i. gS, 6 a) 6 ... i.d7. Las negras están listas
i. e3, 6 f4, 6 g3, 6 �e2 y 6 �c4. Ele­ para proseguir con 7 . . . g6, que
giré esta última. plantea la Variante del Dragón.
6 .tc4 Pero, por supuesto, podían ha­
74 berlo hecho inmediatamente
8 !
con 5 ... g6.
7 ' j b) 6 . . . �b6. La Variante Benko,
6 cuya secuencia principal es 7
5 él'ib3 e6 8 0-0 i.e7 9 �e3 �c7
10 f4 a6 1 1 �d3 b5.
4 i., tLi �
3 tLi Para un estudio de la Variante
2 � � � Sozin, las principales referencias
1 : son la Enciclopedia de Aperturas
i.. 'if @ N
a b c d e f g h (tomo B, revisado), The Sicilian
Sozin, por Harding, Botterill y
Esta jugada caracteriza la Va­ Kottnauer, y Bobby Fischer's Chess
riante Sozin, según el nombre de Games, por Wade y O'Connell.
un maestro soviético que la plan­ 7 i.b3 �e7 8 i.e3 0-0 9 0-0
teó en algunas ocasiones (sin éxi­ La Variante Fischer. La alter­
to) a comienzos de la década de nativa es 9 �e2, seguido de 0-0-0,
1930. Su verdadero padre, sin em­ lo que da paso al Ataque Velimi­
bargo, es Robert James Fischer, rovic, un método mucho más de
quien, a partir de ella, elaboró un doble filo. Después de la textual,
exitoso sistema en la segunda mi­ las blancas también dispondrán
tad de la década de 1950. En las de buenas posibilidades de ata-
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 125

que, al tiempo que su rey perma­ 8 .i .i . 75


nece seguro.
7 .t lj ' ' '
9 ... a6
La mejor forma de iniciar la 6 ' [::, '
movilización en el flanco de dama. 5 ' •
Una considerable práctica ha de­ 4 �
mostrado que no vale la pena per­ 3 �
der el tiempo en cambiar el alfil de
2 8 8 8 : 8 8
casillas blancas con 9 ... tl'i a5? ! Por
ejemplo: 10 f4 b6 1 1 e5 tl'i e8 12 f5 ! 1 : 'WI @ N
. dxe5 1 3 fxe6 tl'ixb3 14 tl'i c6! �d6 a b e d e f g h

15 '1Wxd6 .ixd6 16 axb3, con un fi­


nal superior para las blancas, debi­
nes en el flanco de rey, además
do a que los peones negros del
una de dama y un alfil activos.
flanco de dama son vulnerables.
Las alternativas más impor­
10 f4 tl'ixd4 11 .ixd4 bS 12 eS!
tantes para las negras son:
Las blancas no deben mos­
trarse indecisas en el ataque. Des­ a) 17 ... eS? Abrir la diagonal al al­
pués de 12 a3? ! .i b7, ya no pue­ fil de b3 resulta, sencillamente,
den esperar más que la igualdad. suicida: 18 .i c3 tl'if6 19 �fl ! ;
Véase, por ejemplo, la partida Serguéi Kudrin - Ivars Dahl­
Robert James Fischer - Borís berg; Torneo Abierto de Lone
Spasski; 4ª partida del Campeo­ Pine (EE UU), 1 981 ; las negras
nato del Mundo, Reikiavik; 18 de carecen de una continuación
julio de 1972. satisfactoria.
12 ... dxe5 13 fxe5 tl'id7 14 tl:Je4! b) 17 ... ii.dS?! Les da a las blancas
El caballo de dama debe acti­ tiempo para proteger su peón
varse antes de que las negras jue­ de 'd6'. Después de 18 I!d2
guen ... .ib7. La aparentemente .ixb3 19 axb3 e5 20 .i f2! I!fc8
activa 14 �f3? ! es contrarrestada 2 1 �e2 I!c6 22 c4, las blancas
por 14 ... tl'ic5 ! , con ventaj a para consiguieron una clara ventaj a,
las negras. Alexánder B anguiev - Oleg
14 ... .ib7 15 tl'id6 .ixd6 16 Cherníkov; Campeonato de la
exd6 �gS 17 I!f2! URSS de selecciones, Cheliabi­
(D) nok, 1975.
La posición crítica de la va­ c) 17 ... aS. No está claro a quién
riante en la que las blancas enro­ favorece este debilitamiento
can corto. Las blancas tienen la del flanco de dama. La partida
pareja de alfiles en posición abier­ Lembit Oll - Valeri Loguínov,
ta y un peón pasado avanzado en Yekaterina (Rusia), 1987; con­
la columna d. Las negras tienen tinuó así: 18 a4 b4 19 'iVd2 �xd2
una consistente mayoría de peo- 20 I!xd2 I!ac8 21 I!e l .i a6 22 c3
126 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

.ic4, con una probable igual­ s J A) J. 'ii' <ifl J. 1 76


dad dinámica. 7 j j j j j
d) 17 ... .l:!.ad8 es el plan más fiable
para las negras, pues el peón de 6 j j A)
d puede resultar vulnerable, 5
tanto en el medio j uego como 4 i. lt:J �
en el final. Ahora no hay tiem­ 3 etJ
po para j ugar 18 '@i e2? ! , debido
2 8 8 8
a 18 ... .idS ! Después de 18
°iVd2 'iVxd2 19 l:lxd2 tllf6! 20 1 l:1 i. 'iW @ N
a b c d e f g h
.ixf6 gxf6, el final está iguala­
do. Las partidas Heigi Olafsson
- Edmar John Mednis (Nueva serlo contra la Najdorf. Fue su ar­
York, 1977) y Ronald Henry - ma principal contra la Najdorf
Edmar John Mednis (Abierto (con muy pocas excepciones) a lo
de Bagder, E E UU, 1986) fue­ largo de toda su carrera. Las blan­
ron tablas, en 24 y 28 jugadas. cas se disponen a atacar el rey ne­
respectivamente. gro, con su propio rey enrocado
corto.
B) Variante Najdorf 6 ... e6
Con diferencia, el plan más
1 e4 c5 2 tllf3 d6 3 d4 cxd4 4 solvente para las negras. También
tllxd4 tllf6 5 tll c3 a6 pueden j ugar, no obstante . 6 ... bS,
Las blancas tienen numerosos y sólo después de 7 i.b3, 7 ... e6.
métodos de calidad para tratar de 7 .1b3 b5
refutar la Najdorf, que comienzan Este activo avance garantiza a
con los desarrollos 6 .1 g5 6 f4, 6
,
las negras que las variantes ten­
.1 e2 y 6 .1 c4. Como parte de mi drán el carácter de la Variante
enfoque sistemático, me detendré Najdorf. La alternativa 7 ... tll c6
en 6 �c4. Obras de referencia pa­ traspone al Ataque Sozin. Es de­
ra el estudio complementario son masiado pasivo 7 ... .ie7?! 8 f4 0-
Tlze Najdo1f far the Tozmwment 0, porque las blancas pueden in­
PIayer. por John Nunn, la Enciclo­ mediatamente sacar partido a su
pedia de Aperturas ( tomo B. revi­ alfil de 'b3' , con 9 f5.
sado) y Mis 60 mejores partidas, 8 0-0
por Bobby Fischer. El rey está seguro, la torre de
6 �c4 rey pasa a ser operativa y la tex­
(D ) tual no tiene inconveniente algu­
,
Otra ' " invención . d e Bobby no. Su j ustificación táctica es que
Fischer. Su razonamiento era que 8 ... b4? ! 9 tll a4 tlixe4 10 .lae l tll f6
si 6 .1 c4 es buena contra la Va­ 1 1 i. g5 i. e7 12 tllf5 ! les concede a
riante Clásica, también debería las blancas un ataque casi decisivo
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 127

( 1 2 ... exf5? 13 i..xf6 gxf6 14 �d5, tllg6+ hxg6 20 �h3++. Según De


gana). Firmian, la única defensa de las
8 ... .i.e7 9 ¡gf3 negras es 17 ... i.. x g5, con una
Actualmente, el plan más po­ duradera ventaja normal de aper­
pular para las blancas. Antes que tura de las blancas. La partida
optar por un ataque a la bayoneta, Nick De Firmian - Walter Brow­
las blancas se decantan por un rá­ ne; 13ª ronda del Campeonato de
pido ataque de piezas. EE UU, 1989; continuó así:
9 ... �c7 17 ... .i.b6?! 18 .S.f3! 'iVxe4 19
Una importante alternativa es @fl! ! e5! 20 tll d5 i.. a5 21 tlle 7
9 ... �b6, cuando las blancas man­ tll c7 22 tllxc8 .S.axc8 23 .i.e7 f5! 24
tienen buenas posibilidades de .i.xf8 .S.xf8 25 c3 f4 26 'iVg4 b4 27
ataque con 10 .i.gS ! ? 0-0 (no 10 ... l:fol �c6 28 .S.h3 'ti'e8 29 �f3 h6?
'iVxd4?, que pierde, por 1 1 e5) 1 1 (es preciso 29 ... bxc3 30 bxc3 g6,
.S. adl .i.b7 12 .S.fel tllb d7 13 �g3. según De Firmian) 30 �e4! bxc3
10 ¡gg3 tll c6 31 .tc2 �b5+ 32 .i.d3 (1-0).
O bien 10 ... 0-0 1 1 i.. h6 tll e 8 12
C) Variante del Dragón
�adl i.. d 7 13 f4, con una pequeña
ventaja blanca en Ja partida An­ 1 e4 c5 2 tllf3 d6 3 d4 cxd4 4
drei Sokolov - Borís Guélfand; tllxd4 tllf6 5 tllc3 g6 6 .i.c4
LVI Campeonato de la URSS, En conjunción con 7 h3, la tex­
Odesa (Ucrania), 1989. tual constituye la Variante Jansa,
11 tllxc6 ¡gxc6 12 .S.el 0-0 13 del gran maestro checo Vlastimil
.th6 tll e8 14 tll d5 .td8 15 l:te3! Jansa, quien la jugó con mucho
'ii'b7 16 tllf4 �h8 17 .i.gS éxito hace más de quince años.
Nunca ha sido especialmente po­
s i j, J. " ! c¡ff 77 pular y, sin embargo, ofrece bue­
7 nas perspectivas de lograr ventaja
'iW j j j
de apertura. Su idea vuelve a ser
6 .i .i A que las blancas quieren atacar con
5 j .i un alfil de rey activo, pero con el
4 8 ttJ rey a cubierto en su flanco. Proba­
3 .i l:t � blemente, las fuentes teóricas más
fiables sobre esta variante sean la
2 8 8 8 8 8 8
E CO B (revisada) y los últimos
1 � ci> N números de lnformator.
a b e d e f h
g
6 ... i.. g7 7 h3
Parte necesaria del sistema
Debido a su ventaj a en desa­ blanco. Caso de que las negras
rrollo, las blancas tienen un fuerte jueguen ... tll c 6, el caballo de "d4'
ataque. Por ejemplo, 17 ... f6? se puede protegerse con .i. e3. Las
refuta con 18 i..x e6 ! fxg5? 19 blancas no j uegan 7 f3, porque
1 28 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

quieren reservarse la posibilidad ña ventaj a, debido a su mayor


de realizar el avance f4 sin pérdi­ espacio central y a sus posibili­
da de tiempo. dades de ataque después de f4.
7 0-0 8 0-0 tll c6
•.• 2) 10 ... "íi'aS 1 1 .l:!.el ! l:r ac8 12 éll d5
La continuación normal. Las °íi'd8 13 tt'lb5! éllxd5 (no 13 ...
blancas también quedan ligera­ lllx e4?, que pierde por 14
mente mejor después de 8 . . . a6 9 lllxa7 ! lll xa7 15 i.b6 'ife8 16
i.b3 b5 10 tll d5 kb7 1 1 tllxf6+ i.xa7) 14 exd5 lll a 5 15 tt'ld4 b5
kxf6 12 i. h6 l'1e8 13 l:rel, Vlasti­ 16 c3. Aquí la ventaja espacial y
mil Jansa - Margeir Petursson; la presión en la columna e con­
Gausdal, 1988. ceden a las blancas una peque­
9 i.e3 i.d7 ña ventaja, Artur Hennings -
Las negras no tienen la igual­ Albert Kapengut; Lublin (Po­
dad absoluta después de 9 . . . lonia), 1 973.
lllxe4 10 i.xf7+ l:rxf7 1 1 lllx e4, ni 3) 10 ... l:rc8 1 1 .S e l ! .S e8? ! 12 °íi'd2
tampoco después de 9 ... lll a5 10 °íi'a5?! 13 tllf3 ! a6 14 l:!adl. Las
i. b3 b6 11 'ifd3 tllxb3 12 axb3, en blancas han completado el de­
este último caso porque el caballo sarrollo activo de sus fuerzas y
negro de 'c6' es más importante están listas para iniciar el ata­
para controlar las casillas centra­ que. La partida Vlastimil Jansa
les clave que el alfil de rey contra­ - William Watson; Gausdal,
rio. 1988 es un ejemplo ideal de có­
10 i.b3 mo llevarlo a cabo: 14 ... b5 15
78 .th6 i. h8 16 lll g5 4Je5 17 f4
8 i tll c4 18 e5! lllh5 19 'iff2 lllg 7 20
7 ' ' g4 b4 2 1 éll d5 lll e 6 22 f5 ! lllxg5
6 23 i.xg5 tllxe5 24 4Jxe7+ �xe7
5 25 i.xe7 i. c6 26 � e3 'ifb6 27
i..xd6 i.. f3 28 i.xe5 ! i.xdl 29
4 ttJ 8 i.xh8 �xh8 30 l:f. e8+ ! (1-0).
3 � ttJ .i
2 8 8 8 D) Variante Scheveningen
1 11 'ii B 1 e4 c5 2 éllf3 d6 3 d4 cxd4 4
a b c d e f g h
4Jxd4 éllf6 5 lll c3 e6 6 i.c4
Las negras pueden ahora tras­
Entre las principales opciones
poner al Ataque Sozin, con 6 . . .
de las negras se encuentran: tll c6, o a l a Naj dorf, con 6 ... a6. Es­
1) 10 ... tllxd4 11 i.xd4 kc6 12 tas mismas posibilidades se man­
'iVd3 tt'ld7 13 i.xg7 �xg7 14 tienen durante las dos o tres
'ifd4+ f6 15 �h2 'ifb6 16 'ifd2. próximas jugadas. No obstante, en
Las blancas tienen una peque- mi opinión las negras tienen ma-
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 129

Yores facilidades para igualar, si Las negras disponen ahora de


.
siguen otro camino. Un buen libro dos alternativas principales:
de ref�rencia para el estudio por­
a) Juego en el flanco de dama, co­
menonzado es The Sicilian Sche­
menzando por 10 a6. Des­
veningen, por Pritchett, y la Enci­
...

pués de 1 1 f5 �h8 ( 1 1 ... Wic7 1 2


clopedia de Aperturas (revisada,
g4 d 5 ! ? e s confuso) 12 g4 CZJfd7
tomo B).
13 il e3 CZJeS 14 Wig3 il d7 1 5
6 ile7 7 ilb3
l:í'.adl, Karoly Honfi - Lothar
...

El emplazamiento del alfil en


Vogt; Torneo a la memoria de
'c4' no es estable. Por ejemplo: 7
Reti, Trnava (Eslovequia),
0-0 0-0 8 il e3 CZJxe4 ! 9 lDxe4 d5 y,
1 982; las blancas tienen unas
con la desaparición del centro
posibilidades de ataque que les
blanco también se ha ido la venta­
conceden una pequeña ventaj a.
ja del primer j ugador.
b) Contrajuego en el centro, co­
7 0-0
menzando por 10 e5! Lo me­
...

También es buena la inmedia­


...

j or para las blancas quizá sea


ta 7 ... CZJ a6, seguida de 8 ... CZJcS.
1 1 CZJde2 b5 1 2 fxe5 dxe5 1 3
8 0-0 il g5, aunque l o más probable
D espués de 8 il e3 (u 8 f4) , las
es que la posición esté iguala­
negras también responden 8 ...
CZJ a6. da. Esta variante requiere ma­
yor verificación práctica.
8 CZJa6! 9 f4 CZJc5 10 Wif3
...

8 i 79
7 i i
6

5 lj
4 etJ 8 8
3 i.. etJ ¡y
2 8 8 8 8 8
1 : i.. : ci> N
a b e d e f 9 h
LA NO TAN INOCUA VARIANTE DEL
14 CAMBIO EN LA DEFENSA FRANCESA

La llamada Variante del Cam­ Sin embargo, en los últimos seis


bio de la Defensa Francesa se años la Variante del Cambio ha
produce tras las jugadas 1 e4 e6 2 experimentado un increíble auge,
d4 d5 3 exdS exd5 favorecido, sin duda. por los éxi­
tos obtenidos con ella por parte
del campeón mundial. Gari Kas­
8 i lj J. • • J. lj ! 80
párov, en Tílburg. 199 1 . Mis dos
7 1. 1. 1. ' ' ' conclusiones/re comendaciones
6 generales al respecto son las si­
5 guientes:
4 A) No juegue la Variante del Cam­
3 bio para asegurarse unas tablas.
2 [j, [j, [j, [j, [j, [j,
Puesto que la posición negra
1 :¡;¡ lb i. Yi' <b i. lb l1 B no tiene defectos, ni en cuanto a
a b c d e f g h
facilidad de desarrollo ni en lo
que se refiere a la estructura de
Un rápido vistazo nos dice que peones, cualquier exceso de pru­
la posición es todo lo clara y simé­ dencia por parte de las blancas
trica que puede ser. La populari­ puede entregar fácilmente la ini­
dad de esta variante y el respeto ciativa a las negras. Me gustaría
que ha inspirado han sufrido mu­ ilustrar este punto con los dos
chas fluctuaciones a lo largo de su ejemplos siguientes, uno de ellos
historia. Era, por ejemplo, el mé­ ..
"lejano y el otro muy reciente.
todo de juego de Paul Morphy
contra la Defensa Francesa, por­ 1) A comienzos de la década de
que convenía maravillosamente a 1950 yo era el j ugador más
su estilo de "apóstol del desarro­ fuerte de los Institutos de Nue­
llo rápido''. El advenimiento de la va York, y mi única defensa a 1
técnica defensiva, iniciado por e4 era la Francesa. Por consi­
Wilhelm Steinitz pronto convirtió guiente . muchos de mis rivales
la variante en un ''tigre sin ga­ eligieron la Variante del Cam­
rras", sólo válida a efectos de ta­ bio, y ni una sola vez lograron
blas. Esta reputación se mantuvo puntuar. Un ejemplo típico es
vigente durante más de cien años. la partida S. Daniels - E. Med-

13 1
132 CONSEJOS PRÁCTICOS PA RA JUGAR LA APERTURA

nis, Campeonato entre los Ins­ 8 i 81


titutos de Nueva York. 1954,
Defensa Francesa (COl):
7 ' • ' '
6 ' ' "
1 e4 e6 2 d4 d5 3 exd5 exd5 4
Cl'if3 i.. d6 5 .1 d3 Cl'i e7 6 i.. e 3 Cl'ibc6
5 ' '
7 Cl'ic3 i..g4 8 h3 i..h5 9 g4 i..g6 10
4 13:.
�xa6 hxa6 1 1 �d2 �d7 12 ..tf4 f6 3 13:. 13:. j,, 13:.
13 1xd6 �xd6 14 Cl'ib5 'iV d7 15 2 13:. 13:. 13:.
�f4 0-0-0 16 0-0-0 g5 17 �d2 Cl'i g6 : @ B
18 �c3 a6 19 Cl'i a3 Cl'if4 20 .S.hel a b e d e f g h
.S.xh3 21 Cl'ibl �xg4 (0- 1 ) .
26 @ e2 (Short sugirió 26 i..f2!
2) Una partida clave. e n l a última
h5 27 g4 Cl'if4 28 i..e3! como un
ronda del Interzonal de Manila
mejor· esquema para buscar las ta­
de 1990 fue la disputada entre
blas ) 26 . . . h5 ! 27 @ d3 h4 28 i..h2
Mijaíl Gurévich y Nigel Short. Cl'ie7 29 i.. f4 Cl'if5 30 i..d2 b6 31
Gurevich sólo necesitaba unas .S. e2 c5 32 i.. e 3 b4! 33 axb4 c4+ 34
tablas para clasificarse para los
�c3 Cl'id6 35 !:!.e l .S.a4 36 @ d2? (lo
enfrentamientos de Candida­
requerido es 36 .S.bl ! -Short-) 36
tos mientras que Short necesi­
... .laxb4 37 .la al? .laxb2 38 li!. a7+
taba ganar. Veamos lo que pasó: � e6 39 .S.xg7 b5 40 i..f2 b4 41 @el
1 d4 e6 2 e4 (aunque Gurévich c3 42 i..xh4 Cl'if5 (0-1).
es un consistente jugador de peón
de dama, el falso señuelo de la Va­ B ) Si la idea de un juego enérgico
riante del Cambio le indujo a mo­ en posiciones claras, casi simé­
dificar su repertorio) 2 . . . d5 3 tricas, le seduce, entonces consi­
exd5 exd5 4 Cl'if3 i.g4 5 h3 i.h5 6 dere la Variante del Cambio co­
i.e2 i.. d 6 7 Cl'i e5 .ilxe2 8 �·xe2 mo un método válido de jugar
Cl'i e7 9 0-0 0-0 10 i..f4 �e8 1 1 ·� g4 a ganar:
i..x e5 ! (desequilibra la posición y
Las blancas tienen dos formas
se basa en el concepto estratégico
de explotar su ventaja de la "pri­
de buscar una lucha entre buen ..
mera j ugada , a partir del diagra­
caballo y alfil inferior) 12 i.xe5
ClJ a6 13 i_ o3 C2Jd7 14 C2J d2 C2Jf6 15 ma 80: 1) presionar 'd5 ' con c4, y
2) efectuar un rápido desarrollo a
·�u c6 16 ¡.b3 ·�b6! (continúa te­
lo Morphy.
niendo fe en la superioridad de su
Es muy importante recalcar
caballo sobre el alfil blanco) 17
esto. porque debido a la recién
'iVxb6 axb6 18 a3 Cl'i e4 19 Cl'ixe4
adquirida respetabilidad de la Va­
.l:!.xe4 20 .lafdl b5 2 1 �fl f6 22 f3
riante del Cambio. nos encontra­
.S.e6 23 .S el �f7 24 .laxe6 �xe6 25
.la e l+ @ d7 mos al comienzo de nuestra inves­
tigación teórica.
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTIJRAS 133

I) 4 c4 tlif6 5 tlic3 c6 6 tlif3


Esta jugada natural de desa­
Hay dos razones por las que he
rrollo es mi opción principal. Se­
elegido la jugada del texto como al­
auiremos el curso de la partida
b
ternativa principal: 1 ) porque es
Mijaíl Gurévich - Pedrag Nikolic;
muy lógico proteger el punto ame­
B elgrado. 1991; que se jugó unos
nazado d5; y 2) porque esta posi­
cinco meses después de la caída
ción puede producirse ( ¡ y a veces
del primero ante Short y que re­
ciertamente se produce ! ) a partir
sultó del orden de jugadas de la
de la Defensa Eslava, como sigue: 1
Eslava antes mencionado. Las al­
d4 d5 2 c4 c6 3 tlic3 e5 4 e3 exd4 5
ternativas normales son:
exd4 tlif6. Las alternativas aquí
consisten en desarrollar antes el al­ a) 6 cxd5 tlixd5 7 .i..d3 .i..e 7 8 tlif3
fil de rey. Dos ejemplos lógicos son: .i..ba4 9 0-0 0-0 10 .l:tel tlid7?!
(mejor es 10 ... i..f6. según Speel-
a) 5 ... ile7 6 .i.. d3 dxc4 7 i.. xc4 0-0 man) 11 tlixd5 ! cxd5 12 ilf4 .l:.c8
8 tlige2 tlibd7 9 0-0 tlib6 10 .i..b 3 13 h3 ilh5 14 ilf5 .i..g6 15 i..xg6
c6 1 1 l1el .i..f 5? ! (el alfil pronto hxa6 16 ila3 .i..f6 17 Wlib3, Jona-
º b
quedará expuesto en 'g6'; lo than Speelman - Valeri Sálov; 7ª
normal sería 1 1 ... tlibd5, segui­ ronda del Torneo de Linares
do de 12 . .i.. e 6. con una peque­
..
(España). 1991. La actividad de
ña ventaja espacial de las blan­ las piezas blancas les conceden
cas) 12 tlig3 .i..g6 13 f4! ild6 14 una ligera pero cómoda ventaja .
.l:.fl ! Wlic7 15 'ii?h l h6 16 f5, con b) 6 .i..d3 i.. e 6 7 cxd5 tlixd5 8 tlige2
fuerte iniciativa de las blancas, tlid7 9 0-0 tli7f6 10 tlig3 i.. e 7 1 1
Patrick Wolff - Alexéi Dréiev; .l:.el 0-0 1 2 a3 .l:.e8 1 3 ilgS h6 14
10ª ronda del Torneo Interzonal i..d 2 Wlib6 1 5 tlige2 .S.ad8 16 Wlic2
de Biel (Suiza) , 1993. i..f8 17 tlia4 Wlic7 18 tlic5, Joel
b) 5 . . . ilb4 6 .i.. d3 c5 7 tlige2 tlic6 B enjamín - Harold Stenzel;
8 cxd5 tlixd5 9 dxc5 .i.. g4? (bus­ Campeonato del Estado de
car las complicaciones se vuel­ Nueva York, 1993. Las blancas
ve como un bumerán; según tienen una pequeña ventaja, de­
Eric Tangbom, las negras igua­ bido a su superioridad espacial.
lan después de 9 . . . tlixc3 10
bxc3 i..x c5) 10 0-0 ilxc3 11 6 ... ild6 7 es
bxc3 tlixc3 1 2 Wlic2 ! .i..x e2 13 Las blancas cambian la natura­
.l:.el ! Wlid4 14 .i..b 2 0-0-0 15 leza de la posición por otra, en la
.i.. f5+ 'ii?c7? ! 16 i..xc3 i.. d3 17 que buscan una mayor actividad
Wlicl Wlic4 18 .l:. e4 ! ! tlid4 19 de piezas en el flanco de rey.
Wlif4+ 'iitc 6 20 i..xd4 .l:.d5 21 7 ... ile7 8 .i..d3 b6 9 cxb6 axb6
i.. xg7 WlixcS 22 .l:.cl ( 1-0); Mau­ 10 0-0 ila6 11 ilxa6 .S.xa6 12 Wlid3
rice Ashley - Alexander Sha­ 0-0 13 ilgS h6 14 i..h 4 tlihS 15
balov; Nueva York, 1 993. ilxe7 Wi/xe7 16 .l:.fel Wlid8 17 tlieS
134 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

8 � 'ii' i <tft 82 vich indica que 38 ll'id3 ! , seguido


del paseo del rey hasta 'b4 ', es el
7 " " método ganador.
6 ,l i i ' 38 f!.xd4 ll'ie5 39 @g2 @f7 40
5 " lb � ll'id3 ll'ic4 41 a4! @e7 42 axb5 ll'id6
4 8 43 f!.b4 ll'ixb5 44 ll'ic5 M.b8 45 ll'ib3
.l:i.b7 46 ll'id4 ll'id6 47 lt'if5+ \t>f8 48
3 lb 'lW f!.xb7 ll'ixb7 49 h5! @f7 50 b4 g6 51
2 8 8 8 8 8 hxg6+ @xg6 52 ll'id4 'ii?g5 53 b5 f5
1 1:[ : � N 54 f4+ @f6 55 b6 ll'id6 56 'ii?h 3 'ii?g6
a b e d e f g h 57 ll'ic6 ll'ib7 58 ll'ie5+ (1-0)

Su más activa disposición de II) 4 lt'if3 lt'if6


piezas, sumada al incompleto de­
Las negras deben reconocer
sarrollo del flanco de dama con­
que cuando las blancas realizan
trario, dan a las blancas la "habi­
buenas jugadas de desarrollo tam­
tual'' ventaja de apertura. Guré­
bién deben hacer lo propio. Las al­
vich sugiere que las negras tal vez
ternativas no son impresionantes:
deberían regresar al juego su to­
rre de 'a6', mediante 17 . . . � a7, se­ a) 4 ... �g4?! 5 h3 .thS 6 '>li'e2+!
guido de 18 ... f!.e7. WJie7 (6 ... .te7? 7 'lib5+) 7 .te3
17 ... b5?! 18 a3! ll'id7 19 ll'ixd7 ll'ic6 8 ll'ic3 0-0-0 9 g4! �g6 10 0-
·�xd7 20 ll'ia2! ll'if4 21 w¡¡f3 ltJe6 22 0-0 f6 1 1 a3 w¡¡d7 1 2 ll'id2! f5? ! 13
ll'ib4 f!.aa8 23 Wjjc3! f!.ac8 24 l:.acl ll'ib3 ll'if6 14 f3 �d6 15 'li'd2
c5 25 dxc5 l:.xc5 26 WJif3 l:.xcl 27 .l:i.he8. Hasta aquL la partida Ga­
f!.xcl M.c8 28 M.dl d4 29 h4! f!.c5 30 ri Kaspárov - Niguel Short; 6ª
g3 °i11c8'! ronda del Torneo de Tilburgo,
Las consecuencias de la inicia­ 199 1. Kaspárov sugiere ahora 16
tiva blanca en el flanco de rey son 'ii?b l ! , seguido de 17 �g5, como
los peones aislados de b y d. Las el modo más preciso de las blan­
negras se muestran demasiado cas para incrementar su ventaja.
complacientes con su vulnerabili­ b ) 4 ... ll'ic6 5 .i.b5 .td6 6 c4 dxc4 7
dad. Como señala Gurévich . tení­ d5 a6 8 .ta4 b5 9 dxc6 bxa4 10
an que haber buscado contraj uego 0-0 tfJe7 11 ·�xa4 0-0 12 ll'ibd2!
con 30 ... g5 ! 31 ll'id3 l:.d5, con bue­ l:.b8 13 a3 c3 1 4 bxc3 f!.b6 15
nas posibilidades de defenderse. :gel ! ll'ixc6 16 ll'ic4 .l:i. b5 17
31 ll'id3! f!.c7 32 ·�d5! Wjjb7 33 ll'ixd6, como se j ugó en la parti­
w¡¡xb7 f!.xb7 34 l:.el! @f8 35 .l:i.e5 da Murray Chandler - Eugueni
ll'id8 36 ll'ib4! f6 37 f!.d5 ll'if7 Baréiev; Y ronda del Torneo
Entregar voluntariamente el de Hasting (Gran Bretaña)
peón de d debe ser desesperado. 1991 /1992. 1 991. En este mo­
No obstante, si 37 . . . ll'ie6. Guré- mento las piezas blancas son
EL ENFOQlJE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 135

más activas. lo que a continua­ :el .l:.e8 9 étJbd2 éLibd7 10 c3 h6!


ción se tradujo en una cierta (es importante obligar al alfil de
ventaja. ·gS' a declarar sus intenciones;
c) 4 Íi.d6 S c4! ? c6 6 lLic3 ltJe7 7
... después de 10 ... c6 1 1 ¡yc2 h6 12
fi.d3 0-0 8 0-0 dxc4 9 ..txc4 ltJd7 .ítf4 ! étJhS 13 ..teS ltJxeS 14 j_h7+ ! .
1 o j_gS étJb6 1 1 i.b3 h6 12 j_h4 seguido d e lS éLixeS. las blancas lo­
·Wtfc7 13 j_xe7 'f//ix e7 14 :et graron una clara ventaja en la par­
Gregory Kaidanov - Pedrag tida Í gor Glek - Serguéi Dolmá­
Nikolic; 4ª ronda del Torneo de tov: 4ª ronda del Torneo Abierto A
Groninga (Países Bajos). 1 993. de Dortmund . 1992) 1 1 i.xf6
Por las razones "habituales" (ahora. después de 11 j_f4 étJhS 12
(mayor espacio. actividad de .tes ltJxeS. las blancas no pueden
piezas) . las blancas tienen una retomar con el caballo de rey: si
ventaja normal. no pueden activar esa pieza con
ganancia de tiempo, entonces las
Hay otra importante razón por blancas no tienen nada) 1 1 ... i.xf6
la que la posición que se produce 12 Wlb3 étJb6 13 h3 i.e6 14 .l:.e3
después de 4 . . . étJf6 es significati­ �d6 lS l:!.ael c5 ! 16 'Wia3 j_e7 17
va: porque a menudo puede resul­ dxcS �xcS 18 WixcS j_xcS. Aquí
tar de una de las secuencias prin­ los jugadores acordaron tablas, en
cipales de la Defensa Petrov: 1 e4 la partida Anthony Cornelius
eS 2 lLif3 étJf6 3 ltJxeS d6 4 étJf3 Kosten - Yuri Piskov: Nuoro (Ita­
lLixe4 S d3 éLif6 6 d4 dS. lia), 1993. Kosten aclara que des­
5 ..td3 pués de 19 .l:.3e2 j_d7 20 ltJeS 'íi>f8
83
21 étJb3 j_d6 22 étJd4. la posición
8 i lj i. 'ir � i. i permanece igualada. Creo que las
7 j j j j. j j blancas deberían contar con una
6 lj pequeña ventaja, debido al peón
de d aislado de las negras.
5 j
4 8 2) 5 ... fi.g4
3 .i. � Lo que no se permitieron ha­
2 8 8 8 8 8 8 cer las blancas (clavar el caballo
1 l:t � .i. '1i' ® l:t N negro), deciden hacerlo las ne­
a b e d e f g h gras. Personalmente, no tengo
mucha confianza en j ugadas tan
1) 5 ... fi.e7 bulliciosas. Un buen ejemplo es la
Las negras prevén que un de­ partida Stanislav Hohelj - Ígor
sarrollo rápido y seguro debe con­ Glek; 4ª ronda del Torneo Abierto
ducir, en su momento, a una apro­ de Porz (Alemania). 1991: 6 0-0
ximada igualdad. El juego temáti­ fi.e7 7 h3 i.hS 8 c3 0-0 9 j_f4 cS ! ?
co es ahora: 6 0-0 0-0 7 .tgS ..tg4 8 1 0 dxcS i?.xcS 1 1 éLibd2 ltJc6 1 2
136 CONSEJOS PRÁCTlCOS PARA JUGAR LA APERTURA

'lWc2 :Sc8 13 Íi.f5 ilg6 1 4 lllb 3 ilb6 c5 ! 13 bxc4 dxc4 14 llld 2 h6 15


15 l:Iadl (la estructura de esta po­ j,f4 cxd4 1 6 j,xc4.
sición es similar a la de la Defensa 10 h3 ii.xf3
Clásica. en la Variante Tarrasch: 1 Las blancas tendrán ahora la
e4 e6 2 d4 d5 3 lll d2 c5 4 exd5 pareja de alfiles, superioridad en
exd5, en la que las negras deben las casillas claras y perspectivas de
luchar muy duro para j ustificar el ataque contra el peón de d. No obs­
peón de d aislado, y aquí pasa tante, después de 10 ... .i.h5 1 1 lllc3
exactamente lo mismo) 15 ... lll e 4! lllc6 12 g4 ! Íi.g6 13 llle 5, las blancas
16 Íi.xg6 fxg6! ? 17 Ji.h2 'lWe7 18 se hicieron con una fuerte iniciati­
'lWd3 l:rcd8 19 lllfd4! Vj'h4 20 Vj'e2 ! va en la partida Serguéi Makarí­
(la idea es 21 Vj'g4 ! ) . con una chev - Mijaíl Ulibin; LVIII Campe­
duradera ventaja para las blancas. onato de la URSS, Moscú, 1 991.
11 Vj'xf3 lllc6 12 c3 Vj'd7
3) 5 ... cS!'?
En la partida Edvins Kengis -
Se jugó en la partida Gari Kas­ Mijaíl Gurévich; 2ª ronda del Tor­
párov - Víktor Korchnói; 2ª ronda neo de Tilburgo, 1 992; las negras
del Torneo de Tilburgo, 1991. Esta ensayaron 12 ... lll e8 ! ? como una
j ugada de doble filo nos llega de la posible mejora para no quedar
creativa mente de Korchnói. Tiene con un alfil impotente tras un ul­
dos claves: si 6 dxc5 j,xc5, y las ne­ terior .1 xf6 de las blancas. Des­
gras han retomado en ·cS' sin haber pués de 13 j,xe7 lll x e7 14 lll a3 !
jugado previamente ... j,e7(d6) y. lll c7 1 5 lll c2 V&'d6 1 6 g3 l"'rad8 17
por lo tanto, se han ahorrado un .l:Ie2, las blancas tenían una ligera
tiempo importante. De no ser así, ventaj a (control de la columna e,
las negras avanzarían a ... c4 para juego contra 'd5', posibilidades de
expulsar el alfil blanco de 'd3'. Por ataque en el flanco de rey) y lo­
supuesto, también tiene un incon­ graron alzarse con la victoria en la
veniente y es que se pierde un j ugada número 45 (véase lnfor­
tiempo de desarrollo y. además, el maror 56, partida nº 284).
peón de ' dS' puede resultar vulne­ 13 lll d2
rable. Según Kaspárov, 13 lll a 3 ! , se­
6 0-0 c4 7 :Sel+ ii.e7 8 j,fl 0-0 guido de 14 lll c 2, habría sido una
9 ilgS i.g4 mejor idea.
La clavada no da realmente un 13 ... :Sae8 14 b3?!
buen resultado. Quizá 9 ... lllc 6 ! ? A partir de esta jugada, Kaspá­
merezca ser más investigada. E n rov comienza a criticar seriamen­
l a partida Hichem Hamduchi - te el j uego de ambos bandos. La
Dimitri Komárov; Torneo Abierto única consecuencia de la textual
de Cannes (Francia) , 1993: las es que. tras la evidente respuesta
blancas no lograron ventaj a tras de las negras, las blancas quedan
10 lll e5 Íi.e6 1 1 lllx c6 bxc6 12 b3 con un peón de e vulnerable.
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 137

En lugar de la última jugada .i::!.b l! h6 20 .i.xf6 .ixf6 21 g3 lt:Je7


blanca. el campeón mundial pro­ 22 'Widl! gS?! 23 hxgS hxgS 24 ..tg2
póne la convincente variante que g4 25 lt:Jfl? ..tgS 26 .i::!.b2 �g7 27
sigue, para mantener y poner de �bl?! .i::!.c8 28 .i::!.e2 .i::!.c6 29 l'i.eS f6
manifiesto la ventaja blanca: 14 30 .i::!.e2 .i::!.b 6 31 'MHdl lt:JfS 32 .i::!.e l
.i::!. e 3! ..1d8 15 .i::!. a el .i::!. e 6!? 16 h4! c'lJh6 33 'MHe2 �f7 34 f4?! gxf3 35
.i::!.fe8 1 7 .ixf6 .ixf6 18 g3 .l::!.xe3 19 'MHxf3 .i::!.d6 36 .i::!. eS �g7 37 .i::!.xdS
.l::!.x e3 �xe3 20 fxe3 ! Ahora el pe­ M.xdS 38 'MHxdS �a4?? 39 '*'b7+
ón de d no sólo es una debilidad �g6? 40 .ic6! �as 41 .ie8+ �fS
fundamental, sino que a través de 42 'MHh7+ �g4 43 �e4+ �h3 44
la ruptura 'e4' las blancas pueden .id7+ fS 45 '*'g2+ (1-0)
crear un fuerte peón de d pasado 4) 5 ••• i..d6
y protegido.
É sta es la respuesta más popu­
14 ... bS 15 bxc4 bxc4 16 .i::!.abl
..td8 17 h4?! lar de las negras, que confían en
que su posición es lo bastante só­
8 J. ! ! • 84 lida como para poder imitar las
7 A 'if A A A jugadas activas de las blancas.
Ahora seguiremos el curso de la
6 lj\ lj\ partida Mijaíl Gurévich - Vasili
5 A .i. Ivanchuk; 4ª ronda del Torneo In­
4 A 8 8 terzonal de Biel, 1993.
3 8 'i! 6 0-0 0-0 7 .igS
2 8 8 Las dos alternativas más im­
8 ttJ
portantes son:
: : .i. @ B
a b c d e f g h a) 7 h3 h6 8 .i::!.e l .i::!. e8 9 .l::!.x e8+
'Wixe8 10 élic3 a6 11 .ie3 tt:Jc6 12
Según Kaspárov, ahora las ne­ a3 lt:Je7! 13 lt:J h4 tllg6 14 lt:Jxg6
gras incluso podrían conseguir fxg6 15 'MHf3 'i'f7 16 ..tf4 j_xf4
una pequeña ventaja con 17 ... 17 'Wixf4 g5 18 �e5 .i. e6 19 .ig6
.i::!.e 6!?, debido a su inminente con­ 'Wixg6 20 '*'xe6+ Wit!, con igual­
trol de la columna e. En lugar de dad, se acordaron las tablas en
la textual, era preciso jugar 17 la partida Peter Reine Nielsen
:xe8, cuando 17 ... :xe8? ! 18 h4! - Lars Bo Hansen; Tastrup (Di­
se traduce ligeramente a favor de namarca), 1992.
las blancas, mientras que 17 ... b) 7 lt:Jc3 fue siempre la opción
lt:Jxe8! iguala. El resto de la parti­ preferida por Paul Morphy.
da se incluye sólo con los signos Ejemplos característicos son
de calificación de Kaspárov. cuyos los siguientes:
análisis íntegros aparecen en In­ I) 7 . . . c6 8 .ig5 h6? ! 9 i. h4
formator 53, partida nº 243. i.. g4 1 0 h3 i. xf3 1 1 '*'xf3
17 ... :xel? 18 :xel :S:e8 19 éi:Jbd7 12 .if5 '*'c7 13 l:tael
138 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

gae8 14 ge3 .1f4 15 ge2, 8 .i .i J. 'tff 85


con una pequeña ventaja,
Paul Morphy - Johann Ja­
7 i lj i i
cob Loewenthal; Londres,
6 i 'iV lj i
1 0ª partida del duelo, 1858. 5 i ttJ
II) 7 ... ilg4 8 h3 .1e6? ! 9 ile3 4 i,
(9 i.g5 !) 9 ... tbc6 10 ¡vd2 3 ttJ fj,
¡vd7 1 1 .1f4 gfe8 12 gael 2 fj, fj, WJ fj, fj, fj,
gad8 13 ltJe5 ¡ves 14 �b5
�xe5 ! 15 .1xe5 ctJxe5! 16 : : @ N
a b c d e f g h
dxe5 ctJe4L con igualdad,
Paul Morphy - George
En posiciones de la Variante
Walker; A la ciega, Lon­
Tarrasch clásica, 'b3' es una pobre
dres, 1858.
casilla para el caballo de dama, y
III) 7 ... c5? ! 8 dxc5 i.xc5 9 �g5
en esta posición, estructuralmen­
ile6 10 ¡vd2 tbc6 1 1 gadl
te hermanada, son aplicables los
�e7 12 gfel a6 13 ¡vf4,
mismos principios. Gurévich su­
Paul Morphy - Chanoui­
giere como alten;iativa 18 ctJf3!
llet y otros; París, 1859. Las
.1c5 19 b4 .1f8 20 ltJe3, con bue­
piezas blancas son muy ac­
nas posibilidades para lograr ven­
tivas y las negras no tienen
taj a. Al j ugar con demasiada pasi­
compensación por el peón
vidad. las blancas caen en dificul­
de d aislado.
tades, aunque Ivanchuk no apro­
7 � g4 8 c3 ctJbd7 9 ctJbd2
•..
vecha la oportunidad y la partida
cS?! finaliza en tablas. Concluyo este
Al j ugar a ganar, las negras se capítulo sin más comentarios e in­
arriesgan a quedar con un peón cluyo sólo los signos de Gurévich.
de d aislado, y poco a cambio. La Para un completo análisis, consul­
j ugada normal es 9 ... c6. que con­ te lnformator 58, partida nº 300.
tinúa con la simetría. 18 ... ge4! 19 .1xf6? ctJxf6 20
10 ¡vc2 h6?! ltJe3 geS 21 gd3 l:.ae8 22 CiJd4 .1c5
Más útil es la activa 1 0 ... '*'b6. 23 g3 hS! 24 b4 .1xd4 2S 1:!.xd4
11 dxcS! ctJxcS 12 .1h4 ge8 13 ¡ve6? (25 ... l:.xe3! ) 26 ¡vd3 g6 27
ltbS?! a4 l:.c8 28 l:.dl 1:!.c6 29 as �h7 30
En lugar de la textual. que es �g2 ¡ves 31 c4 dxc4 32 ltJxc4 l:.ee6
infundada, la normal 13 gfel ! . 33 tLlb6 ¡vc7 34 '*'f3 l:.c3 3S .l:!.d7
con idea de 1 4 .1f5, habría conce­ �xd7 36 tbxd7 l:.xf3 37 �xf3 l:.c6
dido a las blancas una pequeña 38 tLlcS l:.c7 39 l:.d4 �g7 40 h3?!
pero cómoda ventaja. �f8 41 g4 hxg4+ 42 hxg4 �e7 43 gS
13 ... .1d7 14 .1xd7 tbcxd7 lS lDd7! 44 lDxd7 l:.xd7 4S l:.xd7+
ctJd4 a6?! 16 ctJfS �f8 17 �adl �xd7 46 �e4 �e6 47 Wd4 �d6! 48
'*'b6 18 ctJb3 f3 �c6 49 �es �d7. Tablas
PARA PARTIDARIOS
15 DE APERTURAS CERRADAS:
¿DEBERÍA JUGAR 1 d4 Ó 1 g3?

Si le gustan las pos1c10nes sistemas de apertura, pasaré una


abiertas cuando lleva blancas, un breve revista a su situación dentro
desarrollo activo y perspectivas de la teoría moderna.
de un ataque temprano, la elec­
A) l d4
ción de su primera j ugada está
clara: 1 e4 es el camino que debe
s I � J. 'ii' fl .t � 1 86
seguir. Pero la elección en la dé­
cada de 1 990 se vuelve bastante 7 , , , , , , , ,
más difícil para quienes pre­ 6
fieren un sistema cerrado, diferir 5
los contactos entre piezas, dar
4
mayor prioridad a la seguridad
del rey, y basar su j uego en obje­ 3

tivos estratégicos a largo plazo. 1 2 8 8 8 8 8 8 8


d4 era la elección de los estrate­ 1 : ll'J i. 'ii' @ ..i tb : N
gas cien años atrás. En la década a b c d e f g h
de 1 920 los hipermodernos argu­
mentaron con éxito los méritos Principal característica: Las
de 1 c4 y 1 tl'if3. Además, desde blancas buscan un rápido j uego
comienzos de la década de 1 960, activo en el centro, con particular
se ha reconocido también como énfasis en hacerse con la iniciativa
posible 1 g3. De modo que hay en el flanco de dama.
cuatro excelentes primeras j uga­
das para aquéllos que basen su Ventajas:
repertorio en los sistemas cerra­ • Las blancas ocupan la casilla
dos: 1 d4, 1 c4, 1 tl'i f3 y 1 g3. ¿Cuál central básica 'd4' y atacan las
debería elegir usted? importantes casillas enemigas
La primera clave es que, en 'eS' y 'c5 ' .
términos de un temprano j uego • Facilita e l desarrollo del alfil de

activo, 1 d4 es la elección más dama y el desarrollo vertical de


apropiada, seguida, por este or­ la dama.
den, de 1 c4, 1 tl'if3 y 1 g3. Para • Es sencillo poner en movimien­

ayudar al lector a hacerse una to inmediato las piezas y los peo­


idea de las posibilidades de estos nes.

139
140 CONSEJOS PRÁCTICOS PAR A JUGAR L A APERTURA

Desventaj as: Partida nº 1


Defensa India de Rey (E90)
• Se informa a las negras desde el Daniel Ricardo Pizá Cortizo -
primer movimiento que ' d4' es Alexander Wojtkiewicz
el objetivo central que han de Valencia (España), 1 990
eliminar, si quieren lograr la
igualdad. Así, las negras pueden 1 d4 et'if6 2 c4 c5 3 d5 d6
basar de antemano todos sus Dado que las negras difieren
planes en uno de los avances . . . e6, la apertura debe considerar­
... c5 o ... e5, como su arma funda­ se D efensa India de Rey, en lugar
mental para igualar. de Defensa B enoni.
4 et'ic3 g6 5 e4 ilg7 6 et'if3
Las mejores respuestas de las Las blancas disfrutan ya de la
negras son: superioridad característica de la
1) 1 . . . d5 ó 1 . . et'if6, ambas válidas
. India de Rey. Con su siguiente j u­
en todos los casos. aada ' impiden el desarrollo del al-
b

2) Las siguientes, en función d e fil de dama negro a 'g4'.


ciertas condiciones específi­ _ 6 ... 0-0 7 h3 e6 8 ild3 lle8 9 0-0
cas: et'ia6 10 ilgS!? h6 11 ile3 Cjj e7 12
•WJd2 �h7?
• 1 ... e6, si las negras están El gran maestro juega de forma
preparadas para j ugar la De­ descuidada. Era necesario interca-
fensa Francesa (2 d4 d5). lar 12 ... exd5 13 exd5, antes de ju-
• 1 ... c6, si las negras están pre­
aar
b
13 . . �h7. Ahora puede acti-
.

paradas para jugar la Defen­ varse el poderoso centro blanco.


sa Caro-Kann (2 e4 d5). 13 eS! dxeS 14 d6 Cjja6 15 CjjxeS
• 1 ... g6, si las negras están
llf8 16 Cfjxf/! llxf7 17 ilxg6+! !
preparadas para j ugar la De­
fensa Moderna (2 e4 ilg7).
8 ! J. Wi' 87
Para ilustrar las ventajas y des­
ventajas potenciales de abrir el
7 ' ' ! J. •
j uego con 1 d4, comentaré a conti­ 6 � 8 ' � .i '
nuación dos partidas con la De­ 5 '
fensa India de Rey, en las que 4 8
quedan bien reflejadas las carac­
terísticas esenciales de esa apertu­
3 ltJ .i 8
ra, a saber: superioridad central 2 8 8 flJ 8 8
de las blancas y posibilidades de : : @ N
contrajuego de las negras. a b c d e f g h
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 141

La construcción estratégica En esta variante clásica contra


ha dado paso a una devastadora el fianchetto de las blancas, las ne­
táctica. Nótese, sin embargo, que gras están obligadas a resolver la
la táctica comienza con el rey presión en 'd4', pues de otro mo­
blanco completamente seguro, y do no podrían desarrollar satis­
con un desarrollo de piezas a lo factoriamente su caballo de da­
ancho y largo del tablero. El alfil ma. En compensación por haber
está envenenado, ya que si 17 ... acentuado el dominio central de
'it>xg6?, sigue 18 'ii' c 2+ ! 'it>h5 19 las blancas (ahora las negras ya
f3 ! seguido de 20 g4+, y el rey ne­
, no tienen ningún peón en la quin­
gro queda atrapado en una red ta fila), las negras abren así la
de mate. gran diagonal para su alfil de 'g7 ' ,
17
..• 'it>g8 18 .ixf7+ �xf7 19 y se aseguran u n buen emplaza­
.txh6 miento para su caballo de dama.
Con torre y tres peones por 10 lllxd4 .Me8 11 h3 lll c5 U
dos piezas menores y el rey negro !'!.el 'it'b6 13 �e3 a5 14 l:'!.bl .td7
desmido, las blancas tienen una 15 �c2 l:'!.ad8 16 .l:!bdl 'ii'c7
significativa ventaja, tanto mate­ Las blancas han completado
rial como estratégica. Según Pizá, armónicamente su desarrollo y
la mejor posibilidad defensiva de disfrutan de una agradable venta­
las negras ahora es 19 . . . �xh6 20 ja central y espacial. Nunn sugiere
'ii'xh6 'Yi'xd6 21 .la adl (21 lll e 4! ?) ahora 17 'it>h2, que asegura para
2 1 ... 'iVeS 22 l:'!.fel °i4Vh5, aunque las blancas una duradera ventaja.
las blancas tienen una ventaj a cla­ Olafsson, sin embargo, decide ju­
ra con 23 'it'f4. gar de forma más activa.
19 i.d7?! 20 .ixg7 �xg7 21
•.•
17 f4?!
�ael 'it'h8 22 llle 4! �h4 23 lll xf6 Las blancas quieren controlar
'ii'xf6 24 �e3 �c6 25 'ilH e2 'it>f7 26 también 'eS', pero este ambicioso
'ii'h5+ 'it>f8 27 1'!.fel (1-0). avance implica un grave debilita­
Las negras se rindieron, pues miento de los peones de 'e4' y
no tienen interés en presenciar 27 'g3'. Ante las negras se abren, de
... l:'!.e8 28 l:'!.g3, seguido de 29 l:'!.g6, repente, perspectivas de un fun­
con inminente desenlace. dado contrajuego.
17 !í'.e7! 18 .tf2 .:.de8 19 .:.e2
•.•

Partida nº 2 'it'c8 20 'it>h2?!


Defensa India de Rey (E69) Las blancas deberían haberse
Heigi Olafsson - John Nunn arriesgado aquí con 20 g4! ? h5 21
Wijk aan Zee (Países Bajos), 1 99 1 gS 4Jh7 22 c;t>h2 f6, con una posi­
ción complicada, según Nunn.
1 d 4 lllf6 2 c4 g 6 3 tllf3 �g7 4 20 ... h5! 21 .igl h4! 22 gxh4
g3 0-0 5 .ig2 d6 6 lllc3 ll'lbd7 7 0-0 No muy seductora, aunque pe­
e5 8 e4 c6 9 b3 exd4 or es 22 g4? ! �xg4! 23 hxg4 'ii'xg4
142 CONSEJOS PRÁCTICOS PA RA JUGAR LA APERTURA

24 l:ífl ll'ih5, y las negras tienen 8 ! � .t 'iW • .t � i 89


una gran ventaja (Nunn).
22 ... tt:Jh5 23 l:ífl �f6 24 l:íf3 1 ,l ,l ,l ,l ,l ,l ,l ,l
6
.i.xh4 25 a3 .i.f6
Gracias a las debilidades blan­ 5

cas de 'e4', 'f4', 'h3 ' y el flanco de 4


rey en general, las negras tienen 3
ventaja. Esa ventaja podría que­
2 8 8 8 8 8 8 8
dar ahora reducida a su mínima
expresión, con 26 Whl ! (Nunn), 1 l:! t¿j .i, 'if @ _i t¿j f:t N
que impide toda tentativa táctica. a b c d e f g h

26 �f2? ll'ixf4!
blancas como parte integral de
88 ese desarrollo.
8 1'ir' •
7 ' .t 1 ' Ventaj as:
6 ' ' .t i • Flexibilidad casi absoluta en
5 ' 4i cuanto al desarrollo de cual­
4 8 t¿j 8 4i quier pieza o peón. El único ele­
3 8 8 t¿j mento fijo es el fianchetto de
I:t 8
rey.
2 'if I:t .i i. @ • E l enroque corto garantiza una
B rápida seguridad del rey.
a b c d e f g h • El desarrollo blanco puede ela­
borarse a partir de la estructura
La fruta está madura y sólo
de peones que elijan las negras.
falta recogerla, ya que si 27 l:íxf4
• Las blancas no exponen ningún
.i. e5 28 .i.g3 (28 i. e3 g5), sigue 28
sector de su campo, que permita
... Jlxd4.
contrajuego a las negras.
27 ll'ixc6 Jlxc6 28 l:íxf4 .tes 29
.i.g3 tt:Je6!! 30 .S.h4 i.xg3+ 31
Desventaj as:
Wxg3 ll'id4 32 �d2 ll'ixe2+ 33
ll'ixe2 �e6 (0-1) • Se concede a las negras una po­
El final que se produce des­ sibilidad muy amplia de siste­
pués de 34 '\\!Vx a5 ¡ves+ 35 �xe5 mas de apertura.
l:íxe5 36 ll'ic3 f5 es desesperado. • A menos que las blancas estén
muy atentas a la evolución del
B) l g3
j uego en los primeros movi­
(D)
mientos, pueden quedar fácil­
Característica principal: las mente en inferioridad central.
blancas completarán primero el
desarrollo del flanco de rey, con el Respuestas más apropiadas de
fianchetto de su alfil de casillas las negras:
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCI Ó N DEL REPERTORIO DE APERTURAS 143

1) 1 ... c5 jugada segura, ''normal" y típica


2) 1 ... d5 es 8 ... b6, seguida de 9 . . . i.b7.
3) 1 . . . e5 9 exd4 cxd4 10 l:tel l:te8 11 a3
4) 1 . . . etJf6 aS U d3 il.f8 13 etJeS!
5) 1 . . . g6 Impide 13 ... e5 y abre la gran
6) Las siguientes. sólo en deter­ diagonal para el alfil de 'g2'.
minadas condiciones específi­ 13 ... CllxeS 14 l:txeS tiJd7 lS
cas: l:tbS! ? eS 16 tiJd2
• 1 . . . c6, si las negras piensan Las blancas están interesadas
seguir con ... d5. en conservar una fuerte presión
• 1 . . . d6, si las negras piensan en el flanco de dama negro, así co­
seguir con ... c5 o . . . e5. mo el control de 'e4' y ·dS'. La ma­
• 1 . . . e6, si las negras piensan terialista 16 i.xb7? ! !#..xb7 17
seguir con . . . d5 o . . . etJf6. l:txb7 cede todo eso por un peón,
y las negras pueden conseguir
Las dos partidas siguientes sir­ contrajuego mediante 1 7 ... etJc5.
ven para ilustrar de qué modo de­ 16 ... l:tb8 17 b4 b6 18 bxaS
ben y de qué modo no deben las bxaS 19 a4!
blancas tratar esta apertura. Las blancas aspiran a algo más
que a una simple ventaj a rutina­
Partida nº 3 ria, después de 19 l:txb8 etJxb8 20
Apertura Reti, por transposición l:tbl . Prefieren sacrificar la cali­
(A 14) dad por un peón, ya que eso les
Anthony M iles - Andrew Muir permite lograr peones pasados y
Ostende (Bélgica), 1 990 unidos, y un magnífico alfil de ca­
sillas blancas.
1 g3 dS 2 tiJf3 19 ... i.a6 20 etJb3 i.xbS 21
2 ilg2 es perfectamente juga­ axbS i.b4 22 i.a3 i.xa3 23 l:txa3
ble, y si 2 ... e5, entonces 3 d3. No Wlie7 24 l:txaS �b4 2S l:ta7 etJcS 26
obstante, la mayoría de los gran­ etJxcS WlixcS 27 Wlia4 fS 28 �c6!
des maestros prefiere no permitir El momento crítico de la parti­
a las negras tantos peones en el da. Las negras se han defendido
centro. bien y con la precisa 28 ... l:tec8! 29
2 ... tiJf6 3 il.g2 e6 4 c4 !#.. e 7 S .td7, la ventaja blanca sería más
b3 0-0 6 i.b2 es 7 0-0 etJc6 8 e3 d4 bien pequeña según Miles. Sin
Un plan muy ambicioso. Las embargo, es claramente inferior
negras sitúan su peón de d en el 28 . . . l:ted8? ! , cuando 29 l:tc7 ame­
campo blanco, para cerrar el paso naza 30 ild5+, y si 29 . . . �h8, es
del alfil contrario de 'b2' en la fuerte 30 Wlia5 ! En consecuencia,
gran diagonal. La contrapartida las negras buscan el cambio de la
es que el otro alfil blanco ha visto poderosa torre blanca, pero se
ampliado su radio de acción. La ven sorprendidas por un ataque
144 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

de mate en el que el alfil blanco es prescindido de la j ugada lt:Jc3,


el protagonista temático. propia de la Siciliana Cerrada, las
blancas propician la posibilidad
90 de ese avance.
8 1 1 • 8 0-0 9 .te3 b6 10 lt:Jbd2?
..•

7 : ' ' Demasiado pasivo. Lo correc­


6 .i to es 10 d4! Ahora las negras son
5 .0i 'if ' ' las únicas que desplegarán activi­
4 'ii' dad en el centro.
.0i '
10 ... .1a6! 11 ¡yc2 d5 12 r1fdl
3 .0i .0i d4! 13 cxd4 lt:Jxd4! 14 lt:Jxd4 .1xd4
2 .0i .0i 15 lt:Jfl .1xe3+ 16 lt:Jxe3 'iVd4 17
@ N 'it>f2 �ad8
a b e d e f g h Dado que las blancas no han
podido realizar la necesaria 'd4',
28 ... r1e7? 29 :Sa8! �xa8 30 su posición está hecha añicos.
'iVxa8+ �f7 31 .td5+ 'it>g6 32 Ahora las negras asedian el vul­
'iVa6+ �g5 33 h4+ 'it>g4 34 'it>g2! e4 nerable peón de d retrasado.
35 n+ c;t>h5 36 'it>h3 g6 37 'iVf6 (1- 18 'it>e2 .l:ld7!
0)
Hay mate después de 37 . . . 8 1 • 91
c;t>h6 3 8 'iVf8+ 'it>h5 (38 . . . r1g7 3 9 7 ' ! � j '
'iVxcS) 3 9 g4+ fxg4+ 40 fxg4. 6 .t ' ' '
Partida nº 4 5 '
Defensa Siciliana, Variante 4 • .0i .0i
Cerrada (820) 3 .0i liJ .0i
Jan Kiwitter - Edmar Mednis
Metz (Francia), 1 990
2 .0i .0i 'ii' � J. .0i
: : B
a b c d e f g h
1 g3 g6 2 .tg2 .tg7 3 d3 c5 4 e4
Puesto que las blancas han ju­
gado un temprano 'e4', y las ne­ Ahora es necesario j ugar 19
gras ... c5, la apertura puede consi­ .l:i.d2 .S.fd8 20 .l:ladl lt:Jc6 21 a3. La
derarse una de las variantes com­ posición blanca es horrible, pero
prendidas en el complejo de la Si­ no hay un método ganador inme­
ciliana Cerrada. diato para las negras. En cambio,
4 ... lt:Jc6 5 f4 d6 6 lt:Jf3 e6 7 0-0 después de la siguiente j ugada sí
lt:Jge7 8 c3 lo hay.
La idea de esta jugada y la si­ 19 e5? .l:.fd8 20 lt:Jc4
guiente es realizar el deseable La prevista 20 �e4?? no de­
avance 'd4', puesto que, al haber fiende, sino que pierde, por 20 ...
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 1 45

'i'xe4. Después de la textual, las no está de más una adverten­


negras se disponen a infiltrarse cia. La activa y directa 1 d4 es
por 'e3'. más fácil de jugar, porque las
20... lZ'ifS! 21 i.h3 i.xc4 22 j ugadas "normales" suelen ser
ii.xf5 .ta6! (0-1) las buenas. En mi opinión, a
23 i.e4 no es posible, mientras menos que tenga usted una
que 23 Íi.h3 .§i.xd3+ obliga a ren­ comprensión del aj edrez cifra­
dirse. da en torno a 2200 Elo, hay un
Conclusiones: gran riesgo de que no pueda
1) ¿Es 1 d4 ó 1 g3 la j ugada más captar la fuerza de 1 g3 y que,
fuerte? Respuesta: son de idén­ en cambio, pueda sufrir los in­
tica fuerza. convenientes de esa maravi­
2) ¿ Cuál de ellas debería j ugar? llosa y flexible j ugada. Eso es
Respuesta: depende, sobre to­ lo que le sucedió al Sr. Kiwit­
do, de su estilo. Sin embargo, ter en la partida anterior.
CÓMO JUGAR DE FORMA AGUDA LAS
16 APERTURAS DE PEÓN DE DAMA

Por lo general, las aperturas cuencias de j uego derivadas de 1


abiertas (es decir, las que comien­ e4, a menudo de doble filo. La res­
zan con 1 e4) son las que mejor puesta más sólida de las negras a 1
convienen a los jugadores de ata­ d4 es 1 .. d5, cuando 2 c4 plantea
.

que. La razón es que la moviliza­ el Gambito de Dama. Este nom­


ción de piezas para atacar el rey bre histórico no contituye, sin em­
negro (dama, alfil y caballo de bargo, una adecuada descripción
rey) se produce mucho más rápi­ de la apertura, porque la palabra
damente cuando el j uego se abre "gambito" implica un sacrificio y
con 1 e4. Por otra parte, un rápido hace mucho que sabemos que las
vistazo a la posición tras 1 d4 blancas no sacrifican realmente
muestra que la primera intención un peón, ya que las negras no pue­
de las blancas apunta al flanco de den permitirse mantenerlo. En es­
dama, que no prestan en las juga­ te capítulo examinaremos algunas
das siguientes poca o ninguna in­ variantes significativas, en las que
tención de inquietar al rey negro las blancas pueden agudizar el
en la primera fase de la partida. juego de forma considerable, den­
No obstante, algunos grandes tro del sólido complejo de apertu­
jugadores de ataque, como el tan­ ra englobado en el Gambito de
tas veces campeón de Estados Dama.
Unidos, Frank James Marshall,
prefieren abrir el j uego con 1 d4. A) Gambito de Dama Aceptado
Los campeones mundiales Ale­
xander Alekhine y Gari Kaspárov 1 d4 d5 2 c4 dxc4
pocas veces se han andado con re­ En la interpretación moderna
milgos a la hora de convertir sus del Gambito de Dama Aceptado,
aperturas cerradas en exhibicio­ las negras no piensan quedarse
nes de táctica. Por otro lado, hay con el peón, sino que su idea es
también un factor de seguridad preparar un rápido desarrollo cen­
que juega a favor de las blancas ya tral y de las piezas del flanco de
que, puesto que la partida se ini­ dama mientras las blancas recu­
cia con una apertura cerrada, hay peran el peón.
abundantes posibilidades de que 3 lL'if3
el rey blanco se encuentre más se­ Las blancas impiden todo in­
guro que en muchas de las se- tento de contrajuego basado en

147
148 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

... e5, y se preparan para recobrar El minado del peón de 'b5' es


el peón a su conveniencia. el método habitual que utilizan
3 ... ll'if6 las blancas para tratar las posicio­
Las negras desarrollan el caba­ nes en que las negras pretenden
llo de rey por su mejor casilla, a la aferrarse al peón del gambito. Las
vez que impiden que las blancas negras pueden jugar ahora 7 ... c6,
j ueguen 'e4'. El juego típico ahora pero no tengo plena confianza en
es: 4 e3 e6 5 i.xc4 c5 6 0-0 a6 7 esta j ugada, que me parece una
VJ/ie2 b5 8 i.b3 i.b7 9 .Sdl ll'ibd7 versión inferior del Gambito Es­
10 lll c3 ·�b6, y las negras están lavo, después de 1 d4 d5 2 c4 c6 3
bien situadas para, llegado el mo­ éLic3 ll'if6 4 ll'if3 dxc4 5 e4 b5 6 e5
mento, conseguir la igualdad. Las ll'id5 7 e5 b5 8 a4, cuando, en lugar
blancas, no obstante, tienen un de la natural 7 ... e6, las negras
medio inmediato de agudizar la j uegan 7 ... a6. 7 . . . i.b7? es direc-
lucha con ... tamente mala, puesto que, tras 8
4 lll c3!? e6 ! , el flanco de rey ne gro será ca­
Las blancas quieren recuperar ótico, tanto si se captura el peón,
el peón, pero también construir un como si juegan 8 ... f6. Por lo tan­
fuerte centro con 5 e4. Dado que to, la siguiente jugada de las ne­
esto les daría a las blancas "algo'' a gras es generalmente aceptada co­
cambio de "nada", las negras no mo la mejor, aunque tiene el in­
pueden permitirlo. Por consiguien­ conveniente de que el centro
te, el enfoque temático de las ne­ blanco queda reforzado.
gras es amenazar con sostener el 7 . lllxc3 8 bxc3 VJlidS
..

peón, mediante 4 ... a6 ó 4 ... c6. Este activo emplazamiento de


Como la posición derivada de esta la dama marca la que se considera
segunda posibilidad se alcanza variante principal de las negras
normalmente a través de la De­ desde hace más de 40 años. La al­
fensa Eslava, la consideraré por ternativa 8 ... i.b7 ha tenido nor­
separado, en la siguiente sección. malmente malos resultados des­
4 ... a6 5 e4 b5 6 e5 ll'id5 7 a4 pués de 9 e6! Por ejemplo: 9 . . f6 .

92 10 .i.e2 VJ/id5 1 1 0-0 VJ/ixe6 12 .Sel


VJ/id7 1 3 ll'ih4 g6 1 4 i.g4 f5 1 5 i.f3
7
ll'ic6 16 .i.g5 ! , las blancas desple­
6 ' garon una iniciativa abrumadora
5 ' � fj, en la partida Alexánder Beliavski
' - Maxim Dlugy; 8ª ronda del Tor­
4 fj, fj,
neo Interzonal de Túnez, 1 985
3 tD tD (véase Informator 39, partida nº
2 fj, fj, fj, fj, 471). La estrategia anterior es ca­
1 : .i 'i' ® .i : N racterística de esta variante: las
a b e d e t g h blancas tratan de explotar el retra-
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN D E L REPERTORIO DE APERTURAS 149

so en desarrollo del flanco de rey tar agresivamente su ventaja en


contrario. Basándose en la partida desarrollo, de modo que aceptan
Wlodzimierz Schmidt - Klaus de buen grado cambiar la única
Juergen Schulz; Praga, 1 987, se ha pieza desarrollada de las negras.
sugerido, como posible mejora pa­ Éstas no tienen otra opción, pues­
ra las negras, 12 ... ¡yb6 ! ? , en lugar to que 13 . . . c6 se rebate con 14
de 12 . . . 'YWd7. �hS ! g6 1S lllxg6 fxg6 16 �es.
Hay, sin embargo, una fuerte 14 i.xdS �xd5 15 axb5 f6
evidencia de que las negras no Tras lS ... �xbS? el final es in­
deberían apresurarse en captu­ mediato, con 16 ¡yf3, que plantea
rar, codiciosamente, el peón de e un ataque doble a 'f7' y 'a8'. Sólo es
blanco. Las últimas investigacio­ un poco mejor lS ... axbS? ! 16 l:!.xa8
nes teóricas en defensa de las ne­ �xa8 17 �g4! (en caso de 17 �S
gras se han concentrado en 10 . . . las negras pueden responder con
g6, como se j ugó e n l a partida 17 ... 'ii'dS) 17 . . . e6 18 �S g6 1 9
Eric Lobron - Alexánder Raets­ lllxg6 fxg6 2 0 �es l:!.g8 2 1 ¡yxe6+.
ki; Francia, 1 994 (Informator 62, 16 lllg4! ¡yxb5
partida nº 427). Ahora 16 . . . axbS pierde ante
9 g3 �e6?! 17 lll e3 ! ¡yb7 18 l:!.xa8 �xa8 19
Este plan probablemente sea �hS+ g6 20 �xbS+. Obsérvese
más ambicioso de lo que las ne­ cómo la pérdida de tiempo 4 . . . a6
gras puedan permitirse. Más segu­ y el debilitamiento del flanco de
ro es 9 . . . ..tb7 10 ..tg2 'YWd7 ! , aun­ dama se hacen sentir.
que sin duda las blancas tienen 17 ¡yf3 c6 18 llle 3! g6 19 i.a3
buena compensación por el peón 'iVh5 20 ¡ye4 e5
después de 11 .i. a3, 1 1 0-0, o inclu­
so 11 lllh 4. 93
8 ! • • .t !
Seguiremos ahora el desarro­
llo de la partida Alexánder Cher­ 7 '
nin - Alexéi Vyzhmanavin; Lvov 6 ' ' ' '
(Ucrania) 1 987. 5 ' 'ir'
10 .i.g2 ¡yb7 11 0-0 .i.d5 U e6! 4 ' 8 'fil
.i.xe6
Tampoco es satisfactorio 12 ...
3 .i 8 ttJ 8
fxe6. Por ejemplo: 13 lllh 4! g6 14 2 8 8
l:!.el .i.g7 lS 'YWg4 0-0 16 �xe6+ 1 : : @ B
i.xe6 17 ..txb7 7J.a7 18 .i.g2 ..td7 19 a b e d e f g h
axbS ..txbS 20 �a3, con una amplia
ventaja de las blancas (Gurévich). Ahora las blancas jugaron 21
13 llle S! �d5 �xf8 y se impusieron en la jugada
El objetivo de las blancas en número 42. Gurévich considera,
esta variante de gambito es explo- no obstante, que era inmedia-
1 50 CONSEJOS PRÁCTICOS PA RA JUGAR LA APERTURA

tamente decisivo 21 dxe5 ! �xe5 este factor descansa la solvencia


22 �xc4 i,xa3 23 CZ'ig4! teórica de la Eslava. El j uego de la
Y las blancas ganan. Por ejem­ variante principal pasa ahora por
plo: 23 ... �d6 24 l"!.adl Wifc7 25 5 a4, y después de 5 ... ii.f5, tanto 6
�e6+ i,e7 26 CZ'ixf6+ �f8 27 CZ'ie5 como 6 e3. El precio de recu­
CZ'id7+ CZ'ixd7 28 l"!.xd7. Una vez perar el peón es un tiempo perdi­
más, en todas estas variantes re­ do y el debilitamiento del flanco
sultó decisiva la amplia ventaja en de dama, factores que permitirán
desarrollo de las blancas. a las negras acercarse mucho a la
igualdad.
B) Gambito de Dama Rehusado, 5 e4
Defensa Eslava El Gambito Eslavo es, con mu­
l d4 d5 2 c4 c6 cho, la opción más agresiva de las
La admirable idea subyacente blancas. Es importante saber que
en la Defensa Eslava es que al tanto la teoría vigente como la
proteger el punto fuerte de 'dS' práctica magistral consideran que
con el peón de 'c6' se deja abierta el gambito 5 e4 es más peligroso
la diagonal c8-h3 para un desarro­ contra el Gambito de Dama Acep­
llo activo del alfil de dama. La­ tado que contra la Defensa Eslava.
mentablemente, este encomiable Por esta razón, muchos grandes
plan sólo puede realizarse a costa maestros que tienen en su reperto­
de algún inconveniente. rio ambas defensas, pasan del
3 CZ'ic3 CZ'if6 4 CZ'if3 Gambito de Dama Aceptado a la
Ya aquí se enfrentan las negras Eslava si. después de 1 d4 d5 2 c4
al importante problema práctico dxc4 3 CZ'if3 CZ'if6, las blancas juegan
de cómo desarrollar el alfil de rey. 4 tll c 3, cuando antes de seguir con
Por supuesto, es posible 4 ... e6, 4 ... a6. responden 4 ... c6.
pero eso supondría entrar en con­ 5 ... b5 6 e5 CZ'id5 7 a4 e6!
tradicción con el propósito de la
Eslava. También es posible 4 ... g6.
pero este avance daría lugar a
versiones inferiores de la Defensa 6 l. l.
Gruenfeld. El último problema de
las negras en este momento es
5 l.ti D.
que el proyectado desarrollo, 4 ... 4 [!;, l. [!;,
i,f5 ? ! , sería refutado con 5 cxd5 ! 3 ttJ ttJ
cxd5 6 �b3. Por consiguiente, pa­ 2 [!;, [!;, [!;, [!;,
ra desarrollar el alfil de dama hay 1 : :
que renunciar al centro. � ¡¡ * � B
a b e d e f g h
4 ... dxc4
Resulta que no es fácil para las Las negras abren la diagonal a
blancas recuperar el peón y sobre su alfil de rey y de ese modo todas
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 151

las molestas posibilidades deriva­ resultado tras 12 ... WidS 13 éb f6+


das del avance blanco a 'e6' -co­ gxf6 14 'ilixh8 b4! , y el ataque está
mo en el Gambito de Dama Acep­ en manos de las negras, y no en las
tado- quedan erradicadas para de las blancas. Por lo tanto, las
siempre. Estos dos factores, suma­ blancas deberían completar antes
dos al hecho de que es el peón de su desarrollo y sólo después tratar
c, y no el de a, el que defiende 'bS', de explotar los agujeros de la po­
facilitan considerablemente la ta­ sición enemiga. El principal pro­
rea de las negras. blema de las negras es conseguir
8 axb5 ébxc3 9 bxc3 cxb5 10 poner su rey a cubierto, puesto
ébg5 ..tb7 que cualquiera de los enroques es
Las blancas disponían de la le­ muy arriesgado. Seguiremos aho­
tal amenaza 11 �'f3 . pero que se ra el curso de la partida Miguel
para fácilmente situando el alfil Illescas Córdoba - Alexánder
de dama en la gran diagonal. Chemin; 9ª ronda del Torneo de
11 °ii'h5 Pamplona (España), 1991.
La amenaza sobre ·fT es real y, 12 i.e2 h6 13 ..tf3 ébc6 14 0-0
puesto que 1 1 . . . Wie7? ! no tiene ébd8 15 ébe4 a5 16 Wig4 Iih7 17
sentido y que 11 . . W!ic7? se refuta
. ..tdl!
con 12 ébxe6, las negras sólo tie­ Con su última j ugada las ne­
nen dos opciones. gras preparan el desarrollo de su
11 ... �d7
. alfil de rey, de paso que impiden la
É sta ha resultado ser la alter­ secuencia táctica éb d6+, �xd6 y
nativa más popular en los torneos Wixg7. En consecuencia, las blan­
internacionales. En mi opinión. cas se disponen a atacar la torre
sin embargo, el enfoque más efec­ desde ' c2'.
tivo de las negras es 11 . . . g6 12 17 ... h5 18 W!ie2 i.d5 19 i.c2
Wlg4 ..te7. Un importante, aunque Ii!.h8 20 ..tg5
poco conocido ejemplo del aje­ Las blancas tienen piezas me­
drez de torneo es el siguiente: 13 nores activas, un rey seguro y su­
..te2 éb d7 1 4 i.f3 Wic8 15 0-0 ébb6 perioridad de espacio gracias al
16 éb e4 a5 ! 17 i.gS i.xe4! 18 puesto avanzado de 'eS'. Las ne­
i.xe4 .itxg5 1 9 i.xa8 Wixa8 20 gras sufren la descoordinación de
Wlxg5 ébdS, Nigel Povah - Edmar sus fuerzas en ambos flancos. Illes­
John Mednis; Ramsgate (Inglate­ cas evalúa la posición como lige­
rra). 1984. Las negras cuentan con ramente favorable a las blancas y
un peón pasado y un caballo colo­ sugiere ahora 20 . . . ébc6 como el
sal por la torre, de modo que sus mejor plan para las negras.
posibilidades son ligeramente su­ 20 ... ébb7?! 21 f4! Iia6?!
penores. Las blancas están lanzando una
Después de la textual, tomar el avalancha de peones en el flanco
peón de h con 12 ébxh7?! no da de rey y las negras deberían hacer
152 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA J U G A R LA APERTURA

lo mismo en el de dama, con 21 ... En los sistemas de la D efensa


a4. La textual pierde un tiempo. Ortodoxa las negras protegen su
22 h4! a4 23 ttJg3 ttJaS 24 f5! peón de 'd5' con el peón de e, de­
ttJb3 25 l:tadl sarrollan el flanco de rey y sólo
más tarde se preocupan por in­
95 corporar al j uego su alfil de da­
8 • .t !
ma.
7 'ir ' ' 3 ltJe3 !ile7 4 ttJf3 ttJf6 5 exd5
6 1 ' En la Variante del Cambio las
5 ' .t 8 8 .i ' blancas resuelven la tensión cen­
4 j j 8 8 tral de peones, y permiten a las
negras una mayor influencia en el
3 � 8 lb centro. A cambio, esperan poner
2 .i 'Wi 8 en marcha un ataque de las mino­
: : @ N rías en el flanco de dama, o cons­
a b c d e f g h truir un centro superior, con 'f3' y
Todas las piezas blancas están 'e4'.
5 ... exd5 6 .tgs e6 7 �e2 g6
bien situadas para el ataque y es
Debido a la formación central
dudoso que las negras puedan de­
de peones, la peor pieza menor de
fenderse. Illescas indica la secuen­
las negras es su alfil de dama. La
cia 25 ... a3 26 fxe6 i..x e6 27 d5
textual prepara su desarrollo por
i..g4 28 �e4 ttJc5 29 �f4 ! i..x dl 30
e6! , y las blancas ganan. 'fS'. Por ejemplo: 8 e3 !ilf5 9 i.. d3
.txd3 10 'i'xd3 ttJbd7 ! , con sólo
25 ... b4 26 fxe6 .S.xe6
Las negras tratan de bloquear una pequeña ventaja de las blan­
cas. Para prevenir un juego tan
en 'e6', pero las blancas no conce­
tranquilo, las blancas pueden re­
derán la menor posibilidad. La
partida concluyó así: currir a un enérgico avance cen­
tral.
27 exb4 a3 28 itf5 f6 29 i.. e3
8 e4!?
�f7 30 ¡ye2 @d8 31 ttJe2! .S.b6 32
ttJf4 i..xb4 33 .te4 .txe4 34 �xe4
�a7 35 d5 .tes 36 ttJe6+ l:.xe6 37 8 1 � J. 'if f, 1 96
dxe6+ @e8 38 �xe4 a2 39 .txe5 7 j j .t j '
�xe5+ 40 �xc5+ (1-0) 6 j � j
La falta de seguridad del rey
negro resultó decisiva.
5 ' .i
4 8 8
C) Gambito de Dama Rehusado. 3 lb lb
Defensa Ortodoxa. Variante 2 8 8 'Wi 8 8 8
del Cambio
: @ i.. : N
l d4 d5 2 e4 e6 a b c d e f g h
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 1 53

Las blancas se disponen a abrir 11 ... él:Jxc3?


la posición para explotar su algo La jugada perdedora, según
superior desarrollo y el ligero de­ Shírov, que indica 1 1 ... él:Jd6 ! ! 12 0-
bilitamiento del flanco de rey ne­ 0 tli f5 13 .i.f4 tlig7, con apenas una
gro, originado por 7 ... g6. La res­ pequeña ventaja para las blancas.
puesta más segura de las negras es 12 bxc3 cS 13 h4!
ahora 8 ... dxe4, y después de 9 ¡El objetivo es el mate ! Dado
.ixf6 .ixf6 10 �·xe4+, lo mejor es que 13 ... c4 14 .ie2 .if5 15 'iVcl,
la paradójica 10 ... �f8! La alterna­ seguido de h5 y tlig5, no frena el
tiva principal entonces es 1 1 .ic4 ataque blanco, las negras se lan­
�g7 12 0-0 .l:.e8 13 �f4 jLe6! 14 zan al contraataque .
..txe6 .l:.xe6 15 .l:.fel, cuando las ne­ 13 ... cxd4 14 hS! g5! ?
gras pueden conseguir un final Las blancas amenazaban y a 1 5
más o menos igualado, con 15 ... hxg6 hxg6 16 jLxg6! Por consi­
�d6! 16 �xd6 nxd6, como demos­ guiente, las negras tratan de man­
tró primero la partida Joel Lautier tener su flanco de rey tan cerrado
- Lembit Oll; 8ª ronda del Torneo como les es posible.
Abierto de Moscú (Asociación de 15 .ixh7+ 'it>h8 16 .ig6! .ie6
Grandes Maestros), 1989; y confir­ La apertura de la columna h re­
mó luego el encuentro Lars Bo sulta decisiva después de 16 ... fxg6
Hansen - Serguéi Smaguin; 9ª ron­ 17 hxg6! �g8 18 g7 ! W/c7 19 .ixg5!
da del Torneo Abierto de Copen­ 17 tlixd4 'iVc8 18 'iVd2! !
hague (Dinamarca), 1990.
Después de la textual seguimos 8 i Al 'if ! • 97
el desarrollo de la partida Gata 7 j j .4. "
Kamsky - Alexéi Shírov; 7ª ronda 6 .4. J.. J..
del Torneo de Dortmund (Alema­
nia), 1 992; en la que los dos juga­
5 " [::. j [::.
dores se enzarzan en una lucha 4 t¡j -

cuerpo a cuerpo sm reservas. 3 [::.


8 0-0 9 eS él:Je4
... 2 [::. V [::. [::.
Si 9 ... él:Jh5, las blancas conser­
: � : N
van posibilidades de ataque y una a b c d e f g h
pequeña ventaja con 10 h4! (Shí­
rov). El j uego de Kamsky es sobre­
10 .ih6 .l:.e8 11 .id3 saliente, tanto por su energía co­
Esta activa j ugada de desarro­ mo por su precisión. Shírov indica
llo es mejor que la más lenta 1 1 la siguiente defensa alternativa
h3? ! , partida Mijaíl Tal - Olivier para las negras: 18 ... él:Jc6 19 .ixg5
Renet; Cannes, 1 989, porque las .ixg5 20 'iVxg5 él:Jxd4 21 'iVh6+
negras obtuvieron suficiente con­ 'it>g8 22 .ih7+ 'it>h8 23 .l:.h3 ! ! (un
trajuego para igualar. atractivo remate) 23 ... i.xh3 24
154 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

i.. g6+ 'litg8 25 �·h7+ @f8 26 20 ..• éi:Jc6 21 i.xg5 'ii'c7 22


'ii'x f7++. i.xe7! .l:!.xe7 23 @fl!! .l:!.ae8 24 .l:!.el
18 fxg6 19 hxg6 'litg8 20 l:Icl!
••. l:Ig7 25 'ii'h6 @f8 26 .l:.h4! tllxd4 27
Impide el contrajuego para po­ 'ii'h8+ .l:!.g8 28 'ii'f6+ i.. f7 29 'ii'xf7+
der concentrarse en el ataque. A 'ii'xf7 30 gxf7 (1-0)
todo lo largo del j uego, las negras Después de 30 . . . @xf7 31 cxd4,
han estado oponiendo la mejor las negras quedan con dos peones
defensa posible. Para defensas al­ menos en un final desesperado.
ternativas, consúltese Informator ¡Una fantástica partida de
54, partida nº 400. Kamsky!
CóMO JUGAR DE FORMA
17 AGUDA LA APERTURA INGLESA

Como ya se indicó en el capí­ blancas para agudizar el juego,


tulo 15, la Apertura Inglesa (1 c4) después de 5 a3 y de 5 tLif3 . A con­
es, por su propia naturaleza, una tinuación mostraré cómo pueden
apertura más cerrada que 1 d4. las negras agudizar su propio j ue­
Pero sabido es que el empeño lo go después de la tercera de las
puede todo, y ambos bandos pue­ continuaciones blancas, 5 e3.
den agudizar su j uego incluso en
un sistema tan "seguro" como la Variaciones para las blancas,
Variante Simétrica, que normal­ Después de 5 a3 y de 5 t2Jf3
mente se alcanza después de las
jugadas 1 c4 c5 2 t2Jc3 t2Jc6 3 g3 g6 I) 5 a3
4 i.g2 �g7 Las blancas se embarcan en un
plan de largo alcance en el flanco
8 i J. 'ii' • � i 98
de dama, para ello preparan el
7 el. el. el. el. el. J. el. avance 'b4'. Lo cierto es que. aun­
6 � el. que se realice tal avance, éste no
plantea una amenaza específica a
5 el.
las negras. Sin embargo, las blan­
4 [!;, cas logran algo más de espacio en
3 lb [!;, el flanco de dama, algo que, a lar­
2 [!;, [!;, [!;, [!;, [!;, J,, [!;, go plazo. resulta muy apropiado
: J,, 1iV @ lb : en las aperturas cerradas. Los
B
a b c d e f g h grandes maestros Pal Benko y
Yasser Seirawan son reconocidos
Como puede verse, la posición expertos en esta variante. Puesto
es completamente simétrica. La que las blancas no plantean ame­
única ventaja de las blancas radica nazas concretas. las negras dispo­
en que el turno de juego es suyo. nen de buen número de respues­
Pero, puesto que la posición es to­ tas satisfactorias.
talmente cerrada, dista de ser fácil 5 ... e6
convertir la ventaja del turno en al­ Lo mismo que en la variante
go más tangible. Las tres continua­ principal, después de 5 tLif3, la
ciones más importantes aquí para textual ha mantenido una buena
las blancas son 5 a3, 5 Cllf3 y 5 e3. reputación durante más de veinte
Me detendré ahora en algunos años: las negras desarrollarán su
métodos con que cuentan las caballo de rey por 'eT, que prepa-

155
156 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA J UGAR L A APERTURA

ra el avance ... d5, mientras man­ García - Robert Eugene Byme;


tienen abierta la gran diagonal Olimpiada de Lugano, 1968;
negra para su alfil de fianchetto. cuando en lugar de 15 d4?, como
Otras jugadas buenas son 5 ... a6, 5 siguió la citada lucha, Byme su­
. . . b6, 5 ... d6 y 5 . . . l::lb 8. giere 15 �3 ! , con una clara ven­
El tranquilo plan estratégico taja de las blancas, debido a su
de las blancas prosigue ahora con notoria superioridad en desarro­
6 I!.bl, después de lo cual la teoría llo, presión contra el flanco de
considera recomendable prevenir dama y peón extra en el centro.
el avance blanco con 6 ... a5. No
obstante, las blancas disponen de Nuestra opción principal sigue
una posibilidad más ambiciosa: la partida Vasili Smíslov - William
6 b4!? Roland Hartston; 2ª ronda del
A primera vista, esta jugada Torneo de Hastings 1972/1973; di­
parece un error "de dedo", es de­ ciembre de 1972.
cir, un desliz. Como si las blancas 7 axb4 cxb4 8 d4
se hubiesen olvidado de que aún Una "relativa modestia" es lo
no han j ugado I!.bl . Con todo, la que ahora necesitan las blancas. 8
tarea negra no es nada fácil. lbb5 ? ! i..x al 9 ¡ya4 i.. f6! 10 d4 es
6 ... lbxb4! demasiado ambicioso, debido a 10
Sólo esta captura "antinatu­ ... a6! 1 1 lLld6+ 'it>f8 12 étJf3 �e7! 13
ral" es una respuesta satisfactoria. 'i'xb4 a5 14 �es f6! , las blancas no
Es inferior 6 . . . cxb4? ! 7 axb4, tienen compensación por su peón
cuando ni la codicia ni la pacien­ de menos, como demostró el ulte­
cia se ven recompensadas: rior curso de la partida Eric Lo­
1) 7 ... lbxb4 8 �a3 i..xc3 (peores bron - Lubomir Kavalek; Bochum
son 8 ... lbc6? 9 lLlb5 ! y 8 : .. i..f8? ! (Alemania), 1981; 15 h4 h5 16 0-0
9 d4, como señaló Robert Byr­ lLlh6 17 e4 étJfl 18 eS i..xd6 19 exd6
ne) 9 dxc3 lbc6 10 h4 "iVf6 1 1 b6 20 'ilVa3 �a6 21 lLld2 'it>g7 ! , y las
ltJf3 ! "iVxc3+ 12 ltJd2 f5 13 0-0 negras consolidaron y acabaron
lLlf6 14 I!.a2 ¡vas 15 "iVal ¡yd8 16 ganando en la jugada número 39.
e4, Olivier Renet - Leonid Yu­ 8 . bxc3 9 e3!
..

dasin; Ostende, 1988. El retraso Inferior es 9 lLlf3? ! ltJe7 1 O 0-0


en desarrollo de las negras y las 0-0 1 1 �b3 dS 12 c5 lbc6 13 'ilVxc3
debilidades en las casillas oscu­ l:re8 14 jLf4 b5 ! l S cxb6 "iVxb6 16
ras hacen que las perspectivas e3 (no 16 l::lfbl ? ltJxd4! ) 16 ... �f8,
de ataque de las blancas sean re­ Miko Gueórguiev Bobótsov - Wi­
almente brillantes. llam Roland Hartston; Balneario
2) 7 ... ltJge7 8 b5 ltJe5 9 c5 d5 10 de Vrnjacka Banja, 7 de abril de
cxd6 "iVxd6 1 1 �a3 ¡yd8 12 lbh3 1 972. Las negras tienen un sólido
0-0 13 0-0 l:!e8 14 �c5 a6, como peón de ventaja pasado en la co­
se jugó en la partida Raimundo lumna a, sin compensación para
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 157

las blancas. El plan de Smíslov 1 1 • 99


8
'ii'
permite a las blancas retomar en
'c3', a la vez que mantiene una
7 i J. i '
buena configuración de piezas.
6 A¡ ' i
9 liJe7 10 ltJe2 dS 11 cxdS
...
5 i
Más ambiciosa es 1 1 ltJxc3 !? , 4 8 8
como se jugó en la partida Mijaíl 3 : � 8
Gurévich - Leonid Yuclasin: 7ª
ronda del Torneo de Haifa (Isra­
2 8 .i 8
el), enero de 1 995. Después de 1 1 " � � B
... dxc4 1 2 0-0 0-0 1 3 .íta3 a6 (Yu­ a b c d e f g h

dasin llama Ja atención sobre 13 ...


J;lb8!? 14 \Wa4 jLd7 1 5 W/xa7 ltJc6 cho con unas tablas: Smíslov no es­
1 6 ilxc6 .ixc6 1 7 .ítxf8 �xf8. con taba muy seguro de lo que tenía a
compensación por la calidad sacri­ cambio del peón. Hartston añadió
ficada) 14 '&e2 ! �c7?! (lo correcto el siguiente análisis: 19 �xb7? es
es 14 ... .tle8. para responder a 15 malo, a causa de 19 . ltJb4 ! . ya que
. .

a-xc4 con 1 5 ... lllfS. ó 15 ... bS -Yu­ la torre extraviada queda atrapa­
dasin-) 15 :'l.fcl ! , las blancas co­ da. La situación después de 19 frdl
menzarán a recuperar material. a llib4 20 i\Wcl ! ? podría evaluarse
Ja vez que mantendrán una fuerte entre ligeramente favorable a las
iniciativa en el ílanco de dama. negras y posición confusa. Me pa­
Véase el texto íntegro de Ja parti­ rece que las blancas tienen una
da, con comentarios de Yudasin. buena compensación gracias al pe­
en Informator 63, partida nº 40. ón central extra y a las debilidades
11 lllxdS 12 i.a3 Sl.f8!
... contrarias en las casillas negras.
De otro modo, las negras no Pero, para la mayoría de los gran­
pueden enrocar. Hartston evalúa des maestros, la única forma de
la posición resultante como lige­ llegar a la auténtica verdad de la
ramente favorable a las negras. posición, después de la j ugada nú­
Mark Taimánov. en la Enciclope­ mero 18 de las negras, es continuar
dia de Aperturas. tomo A, consi­ jugándola en la práctica de torneo.
dera que las blancas tienen com­
II) 5 ltJf3
pensación por el peón sacrificado.
13 0-0 �xa3 14 �xa3 .iid7 15 Ésta es la continuación más
e4 ltJe7 16 lLixc3 0-0 17 �al as 18 importante. por las dos razones si­
1:tbl ltJc6. ¡Tablas! guientes: 1 ) las blancas efectúan
(D ) una jugada normal de desarrollo:
El respectivo prestigio de los 2) esta posición puede producirse
jugadores sin duda influyó a la ho­ en distintos órdenes de movi­
ra de tomar esta decisión: Harts­ mientos, cuando las blancas han
ton, con negras, se daba por salisfe- jugado un temprano llif3. Algu-
158 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

nos ejemplos, tomados de las re­ 1 00


8 i .t 'if <tff� !
ferencias que siguen, son: a) 1 lt:Jf3
c5 2 c4 g6 3 g3 lt:Jc6 4 �g2 i,g7 5
7 ' ' ' ' .t '
lt:Jc3; b) 1 lt:Jf3 g6 2 c4 �g7 3 lt:Jc3 6 � ' '
c5 4 g3 lt:Jc6 5 �g2; c) 1 c4 c5 2 lt:Jf3 5 '
lt:Jc6 3 g3 g6 4 �g2 i,g7 5 lt:Jc3. 4 1:3:. 1:3:.
Después de la textual, las ne­
gras no pueden mantener la sime­
3 t¿j t¿j 1:3:.
tría con 5 ... lt:Jf6, porque no están 2 1:3:. 1:3:. t::, t::, i. 1:3:.
preparadas para responder ade­ � i. 'i' <1> � N
cuadamente al avance 6 d4 de las a b c d e f g h
blancas. Por ejemplo: a) 6 ... cxd4 7
lt:Jxd4 0-0 8 0-0 lt:Jxd4 9 lfWxd4 d6, La justificación estratégica de
que conduce a una conocida va­ este sacrificio de peón radica en el
riante de la Apertura Inglesa; y b) momentáneo debilitamiento de la
6 . . 0-0 7 0-0 d6, que traspone a la
.
casilla 'd6' en la posición negra,
Variante Yugoslava de la Defensa como consecuencia del avance 5
India de Rey. D urante más de ... e6. Para explotarlo, las blancas
veinte años se ha considerado que deben abrir la posición. Como he
el sistema estratégicamente más dicho antes, este sacrificio ha ad­
correcto para las negras es. . . quirido respetabilidad sólo en los
5 e6
...
últimos tiempos. Por ejemplo, en
Las negras segmran con la Enciclopedia de Aperturas, to­
... lt:Jge7, ... 0-0 y ... d5, con un buen mo A, publicada en 1979, sólo
desarrollo y una satisfactoria in­ aparece un ejemplo: 6 ... cxd4 7
fluencia central. Un ejemplo temá­ lt:Jb5 d5 8 �a4 lt:Jge7 9 cxd5 lt:Jxd5
tico del tradicional juego estratégi­ 10 lt:Jbxd4 .i.d7 1 1 Vi'dl lt:Jxd4 12
co, a cargo de las blancas, lo consti­ lt:Jxd4 'i'b6 13 lt:Jb3 �c6 14 0-0 0-0,
tuye la partida Boris Gulko - Ma­ y las negras consiguieron una pe­
xim Dlugy; 1 ª partida de la muerte queña ventaja en la partida Le­
súbita, Campeonato de EE UU, vente Lengyel - Istvan Bilek;
Los Ángeles, 1991: 6 0-0 lt:Jge7 7 d3 Campeonato de Hungría, 1964.
d5 8 �g5 h6 9 i,d2 0-0 10 a3 b6 1 1 Las negras no tienen una forma
.l:.bl �b7 12 b4 dxc4 13 dxc4 cxb4 satisfactoria de rehusar el sacrificio
14 axb4 .l:.c8 15 c5 bxc5 16 bxc5 ya que, por ejemplo, 6 ... lt:Jge7? ! o 6
lt:Ja5 17 lt:Jb5 i,xf3 18 i,xf3 .l:.xc5 19 ... d6? ! conducen a una posición
lt:Jxa7 lfWd7 20 i,xa5 lfWxdl 21 restringida después de 7 d5, sin
.l:.fxdl .l:.xa5 22 .l:.d7 .i.d4. Tablas. compensación alguna. Tampoco es
Durante los últimos diez años buena 6 ... i.xd4? 7 lt:Jb5 i.g7? 8
los jugadores "blancos'' han estado 'ii'd6, las blancas ganan. Eso deja a
explorando una forma efectiva de las negras con sólo dos opciones: 6
abrir de inmediato la posición con... ... cxd4 y 6 ... lt:Jxd4. Ambas tienen
6 d4! ? la misma importancia y ambas se-
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 159

rán comentadas en dos partidas derson McNab - David Coleman;


ilustrativas, cada una de las cuales Campeonato británico, Eastbour­
mostrará las mejores posibilidades ne [Gran Bretaña], 1990) 10 dxc6
de las blancas. Dentro de cada par­ lL'le7 11 a4. Aquí se acordaron
tida indicaré, por supuesto, poten­ unas tablas '·de grandes maestros"
ciales mejoras para las negras. en la partida Alexánder Chernin -
Vlastimil Jansa; Campeonato de
A) 6 cxd4
París, 1989. En la partida Colín
...

Así se jugó en la partida An­ Anderson McNab - Aleksánder


thony Jhon Miles - Anthony Cor­ Wojtkiewicz; Torneo Abierto de
nelis Kosten; 5ª ronda del Torneo Londres (Lloyds Bank), 1990; los
Abierto de las Baleares (Aso­ jugadores continuaron luchando
ciación de Grandes Maestros), con 1 1 ... Wkb4 12 b3 lLixc6 13 �a3
Palma de Mallorca, 1989. Wka5 14 0-0 �f8 15 t2Jc4 Wkd8 16
7 lL'lb5 d5! ..ixf8 <tixf8 17 Wid2 <tig7 18 .S. adl
Está universalmente conside­ Wif6. Ahora las blancas decidieron
rada como la mejor forma con recuperar su peón con 19 �xc6
que cuentan las negras para pre­ bxc6 20 'iVxd4 Wkxd4 21 .S.xd4, y en
venir los problemas en 'd6'. Es in­ este igualado final se acordaron
ferior 7 ... d6? ! 8 lL'lfxd4, dado que tablas en la jugada número 28.
la debilidad 'd6' de nuevo se pone 9 ... 'iVxb5 10 dxc6 Wkxc6
de manifiesto. Las negras también pueden
8 cxd5 acelerar su desarrollo con el inte­
Las blancas deben buscar un resante plan 10 ... t2Je7! ? En la par­
juego activo. Antes solía jugarse tida Alexánder Fishbein - Vlasti­
la inferior 8 Wka4? ! Tampoco tiene mil Jansa; Herning (Dinamarca),
sentido recuperar el peón con la 1991; las negras consiguieron ven­
inmediata 8 lL'lbxd4? ! , debido a taja después de 11 t2Jxd4 Wib6 12 e3
que después de 8 ... dxc4 ! 9 lLixc6 bxc6! 13 b3? �a6 14 �a3 .:1.c8! En
'iYxdl + 10 <tixdl bxc6, la mala si­ lugar de 13 b3?, Jansa propone 13
tuación del rey blanco concede ya 0-0 �a6 14 .S.dl .:1.d8 15 Wic2 0-0 16
cierta ventaj a a las negras, Felix b4! (con la idea 16 ... \ilVxb4 17 a4,
Levin - Alexánder Lagunov; No­ amenazando 18 �a3), calificando
vosibirsk (Rusia), 1989. a la posición de ''complicada".
8 ... Wka5+ 9 Wid2 11 0-0
Aún no está claro cuál es la (D )
mejor respuesta al jaque: si la tex­ Las blancas se disponen ahora
tual, o 9 lLld2. En este caso, la posi­ a recobrar su peón, con 12 lL'lxd4,
ción clave se produce después de 9 cuando debido a su mejor desa­
... Wkxb5 (9 ... exd5? ! 10 lL'ld6+ <tie7 rrollo en posición abierta deberí­
11 lLixc8+ .S.xc8 12 0-0 lLlf6 13 b4! an quedar con una clara ventaja.
lL'lxb4 14 lLlb3 'iYa6 15 lLlxd4 es La dama negra debe j ugar y tiene
bueno para las blancas, Colin An- dos posibles destinos.
1 60 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

8 1 J. • • 1 101 12 b3 0ie7
En la partida Bosko Abramo­
7 i i A J. .l
vic - Milan Matulovic; Yugosla­
6 'if A A via, 1992; las negras tuvieron éxito
5 con 12 ... 0if6 ! ?, cuando las blan­
4 .l cas buscaron demasiado con 13
3 � 8 .ila3?, para quedarse con muy po­
co después de 13 ... 0ie4 14 iY'f4
2 8 8 Wi 8 8 � 8
0ic3 15 .i::!.f el 0id5 ! 16 �d2 a5 ! 17
1 :¡ � : sil N � adl 0ib4 ! , con ventaja de las ne­
a b e d e f g h
gras. En lugar de 13 i.a3?, las
11 �b6 ...
blancas deberían haberse conten­
De lejos, el plan más ambicioso tado con 13 0ixd4, cuando 13 ...
y arriesgado para las negras, que 0ie4 14 .txe4 �xd4 15 �xd4
esperan poder mantener su peón .ilxd4 16 �b l conduce a un final
de extra. Más segura es 1 1 ... �d6, ligeramente superior para las
cuando las negras proyectan con­ blancas, debido a la fuerza del alfil
solidar su juego a base de devolver de rey, mientras que la posición
el peón. El juego temático en tal después de 13 ... 0-0 es difícil de
caso es: 12 � dl e5 (12 ... 0ie7 13 evaluar, pero probablemente con­
0ixd4 0-0 14 0ic6 V1ic7 15 WHa5 b6! duzca a la igualdad con el mejor
y, según Lagunov, la posición es juego de ambos bandos. Este tipo
complicada) 13 e3 0ie7 14 exd4 de posiciones siempre requieren
exd4 15 WHe2 ! ? 0-0 16 i..f4 Vi'd8! (16 la prueba práctica para una eva­
... �e6? ! 17 �xe6 .ilxe6 18 0ixd4 luación apropiada .
concede a las blancas un final su­ 13 i.a3 0id5?
perior, Alexánder Lagunov - Petr A continuación Miles demos­
Spacek; 3ª ronda del Torneo de trará brillantemente que esta j u­
Berlín, 1990). En la partida Rene gada no da resultado. Tampoco es
Stern - Petr Spacek; 7ª ronda del muy atractiva 13 ... .ilf6, porque
Torneo de Berlín, 1990; las blancas 14 � acl, seguida de 15 .tes, man­
jugaron erróneamente 17 i.g5?, y tiene la presión. Lo mejor para
después de 17 ... �e8 quedaron pe­ las negras parece ser 13 ... 0ic6 14
or. Alexánder Lagunov correcta­ � acl e5 15 e3 .tg4, como se j ugó
mente sugiere que la secuencia crí­ en la partida Lars Bo Hansen -
tica es 17 .ile5! i.xe5 (17 ... 0ic6 18 Vlastimil Jansa; 9ª ronda del Tor­
..txg7 rtdxg7 19 0ixd4!) 18 �xe5 neo de Kerteminde (Dinamarca),
0ic6 19 �c5, y evalúa la posición 1991; cuando, en lugar de 16 0ig5
como igualada. Sospecho que, una (como en la partida), Hansen
vez recuperado el peón, las blancas analiza 16 .tc5 ! � d8 17 exd4, co­
quedarán un poco mejor, debido a mo la secuencia más prometedo­
su mejor formación de peones. ra para las blancas, y considera 17
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 161

... e4! ? la mejor defensa para las ..tb5+ i. d7 24 i.xd7+ @xd7 25


negras que, tras 18 l:!.fel i.xf3 19 'iYdS+ también es horrible.
i.xf3 f5 20 d5 l2Je5 2 1 i.xe4! fxe4 23 i.b5+
22 l:txe4, conduce a una posición
en la que las blancas tienen un 8 ! • 1 1 02
ataque muy fuerte y dos peones 7 ' ' ' '
por la pieza sacrificada. 6 'if J. A il
14 .Uacl ll'ic3 15 e3!
Las negras se esfuerzan por
5 J. ¡v ' �
4
mantener las líneas cerradas, y las
blancas por abrirlas. Si, ahora, 15 3 8 8 8
... 'ii'a 6 16 ll'ixd4 i.xd4, las blancas 2 8 J.. 8
quedan con una gran ventaja, tan­
: ci> N
to con 17 .Uxc3, como con 17 exd4. a b c d e f h
g
15 ... dxe3 16 fxe3
En esta posición puede verse Atenazando las piezas negras,
la fuerza del sacrificio blanco de Miles remata la lucha con gran
peón: el rey negro está atascado energía y eficiencia.
en el centro y su flanco de dama 23 ... l:!.c6 24 l2Je4! �e7
sin desarrollar. Si ahora 16 ... l2Jd5, Si 24 ... i. g7, sencillamente 25
las blancas continúan presionan­ i.xe5 !
do, con 17 .tes, seguido de 18 e4. 25 'iVxe5 f6 26 l:!.xc6! fxe5
16 ... 'ii'a 6 17 ..tb2 ll'ie4 18 'iYc2 Después de 26 .. . bxc6 27
ll'if6 'i'xe6! �xb5, llega el desenlace
1 8 ... i.xb2 19 'iVxb2 0-0 pierde, con 28 l2Jd6+.
por 20 l2Je5 ! f5 21 ..txe4 (Miles). 27 l:!.xa6+ @f7 28 frxa7 ..td5 29
19 lZ'igS! e5 i.c4 (1-0)
1 8 ... 'iVaS pierde después de 20
ll'ixf7 ! @xf7 21 �c7+! �xc7 22 B) 6 ... l2Jxd4
.Uxc7+ @g8 23 l:txg7+ @xg7 24 Aquí seguiremos el desarrollo
i.xf6+ @g8 25 .Udl (Miles). Des­ de la partida Dmitry Gurevich -
pués de la textual las negras pla­ Maxim Dlugy; 6ª ronda del Tor­
nean responder a 20 l2Jxf7 con 20 neo Abierto de Nueva York, 1989.
... 0-0 ! , que mantiene algunas es­ 7 ll'ixd4 cxd4
peranzas de poder defenderse. Tampoco aquí tiene sentido 7
Pero con su siguiente jugada, las ... i.xd4? ! , debido a 8 ll'ib5 ! , ya
blancas demuestran que aspiran a que el alfil de rey negro está peor
más. situado en 'd4' que en 'g7'.
20 'ii'c5! �e6 21 �xf6! .txf6 22 Después de la textual, es evi­
i.f1 l:!.c8 dente que el caballo blanco debe
Las negras pierden mucho ma­ dirigirse a 'd6', pero ¿cuál es la
terial después de 22 ... 'iVxfl + 23 mejor casilla "de lanzamiento":
@xfl .txg5 24 'iVxe5; 22 ... 'iVb6 23 'b5 ' o 'e4'?
162 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

8 tt:'le4! por igualar", mientras Chernin


1 03 considera que su posición es sa­
8 i J. .. . � ! tisfactoria después de 12 l'i.dl.
7 ' ' ' ' J. '
6 ' ' 8 tt:'le7
...

5 Factible, pero en cierto sentido


4 derrotista: las negras devuelven el
r::i ' llJ
peón y se olvidan del enroque pa­
3 r::i ra asegurarse de que evitan cosas
2 r::i r::i r::i r::i � r::i peores. Otros importantes ejem­
l'I � 'li @ :¡:¡ N plos de la alta competición son los
a b c d e f g h siguientes:
Nuestros actuales conocimien­ a) 8 ... f5?! 9 tt:'ld6+ @f8 10 ¡yb3
tos dicen que ésta es la ruta prefe­ .tes 11 ¡ya3 @ g7 12 .tf4 ! .tf6
rible, porque en 'e4' el caballo es­ 13 c5 tt:'le7 14 0-0 tt:'lc6 15 b4! b5
tá más seguro que en 'b5'. La va­ 16 cxb6 e5? 17 .th6+ ! (1-0),
riante principal después de 8 tt:'lb5 Darryl Keith Johansen - John
es 8 ... ·�b6 9 ¡ya4 a6 (impide la Crofton Hawksworth; 4ª ronda
amenaza 10 ¡yb4), y ahora: del Campeonato británico,
Brighton (Gran Bretaña), 1984.
1) 10 ... tt:'le7 11 tt:'lxd4 0-0 (después
b) 8 "VJ/ic7 9 c5 ! tt:'le7 10 .tf4 ¡ya5+
de 11 ... .txd4? ! 12 exd4 ¡yxd4
...

1 1 .td2 ¡yc7 12 ttJd6+ @f8 13


13 0-0, las negras quedan con de­
l'i.cl h5 14 'ifa4, Alexander
bilidades crónicas en las casillas
Chernin - Tiruchi Parames­
oscuras) 12 O-O, Francisco Santa­
waran; 3ª ronda del Torneo de
cruz - Alexánder Fauland; 3ª
B angalore (India), 1981; las ne­
ronda de la Olimpiada de Novi
gras nunca fueron capaces de li­
Sad, 1990. Aquí las blancas han
berarse del corsé que les oprime
recuperado su peón en una posi­
en el flanco de dama, y acaba­
ción cómoda, mientras que las
ron perdiendo en 26 jugadas.
negras tendrán dificultades para
c) 8 d6!? 9 ¡ya4+ @ e7 segura­
desarrollar el alfil de dama.
...

mente es la alternativa crítica.


2) 10 ... d3 ! , y ahora, en la partida
Veamos dos posibilidades:
Alexánder Chernin - Patrick
Wolff; 6ª ronda del Torneo el) 10 c5 d5 1 1 ttJ d6 @f8 12 0-0
Abierto de Nueva York, 1989; tt:'le7 13 e4 dxe3 14 .txe3 h6
las blancas tuvieron grandes di­ 15 l'i.adl @ g8, Colin Ander­
ficultades tras 11 ¡ya3? .tf8 ! son McNab - Murray Chan­
Mejor era, según ambos con­ der;Tomeo Zonal de Black­
tendientes, 11 0-0 tt:'le7, y ahora pool (Gran Bretaña), 1990.
Wolff indica 12 tt:'lc3 y añade: Las blancas deberían tener
"las blancas deben esforzarse aquí compensación sufi-
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 163

ciente por el peón, pero las 8 1 104


negras lograron consolidar­
se y ganar en 51 jugadas. 7 'if •
'
c2) 10 1ld2 a5 1 1 �·a3 f5 12 6 ' � ' ' '
i.g5+ lLif6 13 ilxf6 ilxf6 14 5 lj
tLixf6 \i?xf6 15 0-0 �b6 16 4 [:, [:, '
I:!.adl l:!.d8 17 e3! dxe3 18 3 [:,
fxe3 �b4 19 �d3, Gabriel
Schwartzmann Steen
2 8 [:, � 8
Fedder; Copenhague. 1990. : @ N
La situación tampoco está a b e d e f g h

aquí muy clara, pero las Las blancas han convertido


blancas ganaron la partida su ventaj a del par de alfiles en la
en la jugada número 36. de tener piezas más activas que
asedian el peón de b. En el peor
9 tiJd6+ '>t>f8 10 tLixb7 1lxb7 11 de los casos, las blancas se asegu­
1lxb7 l:!.b8 12 1lg2 \i?g8 13 0-0 h6 ran la creación de un poderoso
14 b3 d5?! peón pasado en el flanco de da­
Las negras esperan 15 cxd5? ma.
lLixd5, con buen juego, pero la ju­ 27 ... l:!.b8 28 i.e4 lLie7?!
gada textual va a encontrarse con Las negras, escasas de tiempo,
una refutación estratégica. Deberí­ permiten a la dama blanca insta­
an haber completado el enroque larse en una posición aún más
artificial con 14 ... �h7, cuando las fuerte. Según Gurevich, era preci­
blancas tendrían una pequeña ven­ so 28 ... h5.
taja en virtud de la pareja de alfiles. 29 'Wid6 l:!.e8 30 a5! bxa5 31
15 1la3! dxc4 16 bxc4 l:!.b7 'Wia8 32 I:!.xe7 ¡yxe4 33 I:!.xf7+!
Los alfiles blancos controlan la \t>g8 34 'Wid7 'Wibl+ 35 'iit g2 'Wie4+
mayor parte del tablero, el peón 36 'iith3 (1-0)
de c es pasado, y el caballo negro Ahora procede plantearse las
no dispone de casilla efectiva. Gu­ dos preguntas que siguen:
revich exprime estos factores de
forma muy instructiva. 1) ¿Es correcto el gambito 6 d4! ?
16 ... �d7 17 l:!.bl \i?h7 18 �c2
l:!.b6 19 �b3 .l:i.c8 20 l:!.xb6! E s demasiado pronto para de­
Ahora que el caballo negro no cirlo. Mi mejor apreciación es que
tiene acceso a 'c8', las blancas ac­ las blancas consiguen compensa­
ceden a este cambio, ya que el pe­ ción suficiente por el peón.
ón de 'b6' resultará vulnerable. 2) ¿Debería j ugarlo?
20 ... axb6 21 �b3 'WHc7 22 I:!.cl
llb8 23 l:!.bl! ..ítf8 24 'Wib5 lLifS 25 a) No, si sólo le gusta el juego cla­
1Lxf8 I:!.xf8 26 'Wic6! �a7 27 a4! ro, estratégico.
164 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

b) Sí, de forma ocasional, siempre neo. Dado que el plan de las blan­
que: cas es estratégicamente correcto,
dejar de imitarlo expone a las ne­
• Lo haya estudiado bien, y
gras a problemas potenciales. Los
• No tema a que en una fase
tres métodos asimétricos más im­
del juego se produzcan com­
portantes son:
plicaciones.
I) 5 tl:Jf6. El caballo se desarrolla
...

Es muy posible que sea efecti­ por una "perfecta" casilla cen­
vo como arma sorpresiva, sobre tral, pero la coordinación de las
todo contra un rival indigesto. negras no es tan buena como la
de las blancas, que, por tanto,
Variaciones para las negras
pueden esperar conseguir una
después de 5 e3
cómoda ventaj a, sin el menor
5 e3 riesgo. Por ejemplo: 6 tl:Jge2 0-0 7
La idea fundamental subyacen­ 0-0 d6 8 d4 i.. d7 9 b3 a6 10 i..b2
te en esta jugada es la misma -para l'í.b8 1 1 �d2 �a5 12 .l:!.fdl cxd4
las negras- que después de 5 ... e6 13 exd4 l'í.fd8 14 d5 tl:Je5 15 tl:Jd4,
en las variantes que resultan de 5 con ventaja central y espacial,
tLJf3 ó 5 a3: el caballo de 'gl ' se de­ Soenke Maus - Mijaíl Tal; Cam­
sarrollará tranquilamente por 'e2', peonato de Alemania por equi­
las blancas buscarán realizar el pos 1990/1991, 1991.
avance 'd4' que mantiene abierta
la gran diagonal para su alfil fian­ Creo que las posibilidades ga­
chettado. Su única desventaja es de nadoras de las negras se incre­
tipo práctico, a saber: dado que las mentan (sin que por ello aumente
blancas están jugando tan lenta­ el riesgo de perder) en cualquiera
mente una apertura cerrada y si­ de las otras dos continuaciones.
métrica, las negras pueden permi­ II) 5 ... e5
tirse seguir manteniendo la sime­
tría. En realidad, el camino más fá­ Seguiremos la partida Iván
cil y más correcto de buscar la Radúlov - Ángel Martín Gonzá­
igualdad para las negras es 5 ... e6 6 lez; Torremolinos (España), 1974.
tl:Jge2 tl:Jge7 7 0-0 0-0 8 d4 cxd4 9 (D)
tl:Jxd4 tl:Jxd4 10 exd4 d5 11 cxd5 Lo que las blancas no se permi­
tl:Jxd5, con igualdad a la vista, pero tieron en su jugada anterior (avan­
no más. Con todo, la textual plan­ zar dos casillas el peón de e) se lo
tea a las negras un problema capi­ permiten las negras que, a su vez,
tal si lo que éstas pretenden es algo impiden el avance 'd4' de las blan­
más que las tablas, tanto si el juga­ cas y ganan algo de espacio en el
dor que las conduce tiene mayor centro. Por supuesto, las desventa­
Elo, como por la situación del tor- jas también resultan evidentes:
EL ENFOQUE MODERNO EN LA S ELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 165

8 i A if • lj i 1 05 La eterna cuestión, en este ti­


po de posiciones, es si las negras
7 j j j j J. j deben jugar . . . aS para prevenir el
6 lj j '·
avance 'b4' de las blancas. Gene­
5 j i ralmente, no hay una respuesta
4 t::. "correcta", pero mi opinión per­
3 t::. t::. sonal es que a las negras les resul­
t¿j
2 t::. t::.
tará más fácil manejar la posición
t::. t::. i.. t::. sin ... aS, ya que esta j ugada crea
: i.. 'iV @ t¿j : B debilidades fundamentales en 'bS'
a b c d e f g h y 'b6'. Un ejemplo temático, des­
pués de 9 ... i.e6, lo tenemos en la
una debilidad permanente en 'dS' partida Ludek Pachman - Mijaíl
y el bloqueo del alfil de 'gT. Aun­ Botvínnik; Torneo a la memoria
que la teoría vigente no aporta de Alekhine, Moscú, 19S6: 10 Cl:idS
una forma clara de demostrar que i.fS 1 1 Cl:ixe7+ ( 1 1 d3 ! ?) 1 1 ...
las blancas tienen ventaja, la exis­ 'iVxe7 12 d3 e4! 13 tl:if4 exd3 14 e4
tencia de esos factores negativos i.e6 lS b3 .Sab8, con una aproxi­
ha dado origen a una acusada des­ mada igualdad (Taimánov).
confianza en el esquema negro. 10 d3 .Sb8 11 i.d2 i.fS?!
Dicho en otras palabras, la textual El plan de cambiar los alfiles de
se ve poco en los torneos interna­ casillas blancas sólo servirá para
cionales actualmente. poner de relieve las debilidades de
6 Cl:ige2 Cl:ige7 7 0-0 0-0 8 a3 las negras en tales casillas, así como
La preparación del avance 'b4' para dejarles con un alfil de casillas
es la forma habitual de tratar es­ negras inferior. Lo correcto es el
tas posiciones, tanto para ganar desarrollo central 11 ... i.e6, enton­
espacio en el flanco de dama, co­ ces las blancas pueden mantener
mo para tratar de minar la in­ una pequeña ventaja después de
fluencia del peón de c enemigo en 12 Cl:idS. Por ejemplo: 12 ... bS 13
el centro. No obstante, también es cxbS ! .SxbS 14 Cl:iec3 (Radulov).
atractivo el desarrollo 8 b3 d6 9 12 'iVc2 'iVd7 13 Cl:idS b6 14
i.b2. Por ejemplo: 9 ... i.g4 10 d3 Cl:iec3 Cl:ixdS 15 cxdS! Cl:ie7 16 e4!
'iVd7 1 1 'iVd2 i.h3 12 i.xh3 �xh3 i.h3 17 b4! i.xg2 18 �xg2
13 f4! , Juan Manuel Bellón López (D)
- Lajos Portisch; 10ª ronda del La estrategia blanca ha tenido
Torneo de Madrid (España), bastante más éxito que la de las
1973; cuando un alfil superior y negras: el alfil y el caballo blancos
una mejor cobertura del centro tienen más radio de acción que
les conceden a las blancas una pe­ sus homónimos negros, el peón
queña ventaj a. blanco de 'dS' controla un impor­
8 ... d6 9 .Sbl as tante espacio central, mientras
166 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA .JUGAR LA APERTURA

8 ! l it 106 III) 5 •.• �xc3!?


7 'W tl i J. i 107
8 i J. 'if . � !
6 j j j
7 j j j j i i
5 j j fj j
6 ti i
4 fj fj
5 j
3 fj t¿j fj fj
4 fj
2 � i. fj cJ;; fj
3 J. fj fj
: : N
a b c d e f g h
2 fj fj fj fj i. fj
: i. � cJ;; lb : B
que el peón negro de 'd6' es una a b c d e f g h

debilidad básica. Las negras no


tienen ninguna compensación por Aquí seguiremos el desarrollo
sus problemas. de la partida Edmar John Mednis
18 ... axb4 19 axb4 f5 20 bxc5! - Bent Larsen; Nueva York, sep­
bxc5? tiembre de 1990.
Después de esta forma normal Sólo un jugador muy fuerte o
de retomar, las blancas tienen el un aficionado pueden permitirse
peón de d contrario como objeti­ esta captura. Las negras volunta­
vo. Aunque no atractiva, una mejor riamente se desprenden de su re­
posibilidad es 20 ... dxc5 21 lllb 5 f4. cién desarrollado alfil, debilitan
Las blancas conservan una clara su flanco de rey, refuerzan el cen­
ventaja después de 22 f3, pero la tro blanco y dejan al bando con­
naturaleza cerrada de la posición trario con la parej a de alfiles.
hace que sea difícil una ruptura. Además del hecho práctico de
21 .l:.xb8! .l:.xb8 22 .l:.bl! �c7 23 crear una posición muy desequili­
.l:.xb8+ �xb8 24 \Wa4 \Wd8 25 lllb5 brada . las negras esperan que la
Las tres piezas blancas están masa de peones blancas sea torpe
muy bien coordinadas; el plan in­ y que el alfil blanco de casillas os­
mediato es 26 \Wa7, seguido de 27 curas tenga poco juego. En esta
i.a5. Las negras están perdidas. posición concreta, la textual pare­
25 ... \Wd7 26 \Wa8+ 'it'f7 ce constituir una novedad teórica.
O bien 26 ... �f8 27 �h6 \Wc8 En el post ludum , Larsen me mos­
28 �a7 ! �xh6 29 \Wxe7 �f8 30 tró algunos ejemplos en los que
lllx d6, y las blancas ganan. había realizado la misma idea,
27 \Wb8 (1-0). tanto con blancas como con ne­
La caída del peón de d signifi­ gras, en posiciones similares. Aña­
ca el final de la partida: 27 ... lllc 8 dió que la idea sólo es viable si el
28 \Wxc8 ! \Wxb5 29 ·�e6+ 'it'f8 30 adversario ha jugado e3/e6, pues­
\Wxd6+, etc. to que en tal caso tendrá proble-
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 167

mas con el desarrollo de su alfil de ción de peones. Todo esto signifi­


dama. Vale la pena añadir que en ca que las negras están bien. La
la partida Yasser Seirawan - Ulf textual es una pérdida de tiempo.
Andersson; 5ª ronda del Torneo Mejor es 12 ..td2.
de Tilburgo, septiembre de 1990, 12 ... 0-0 13 .S.ael .S.ae8 14
j ugada casi al mismo tiempo que ..tcl'? !
esta partida. después de 5 a3 d6 6 Nueva pérdida de tiempo. Tan­
e3, Andersson también prosiguió to 14 lt:Jd2, seguido de 'e4 ', como
con 6 ... ..txc3. Las negras. en tal la inmediata 14 h3, tienen más
caso, todavía están un poco mejor sentido.
que en nuestra partida, ya que su 14 ... e6 15 h3 d6 16 lt:Jh2 ..txg2
jugada ... d6 es más útil que 'a3' 17 �·xg2 ¡vc6!
para las blancas. Dado que las blancas se dispo­
6 bxc3 nen a emprender acciones en el
Capturar hacia el centro es lo flanco de rey, comenzando con 18
temático y, sin embargo, no me g4, Larsen aprovecha esta oportu­
sentí a gusto jugando así, porque nidad para cambiar damas. En un
ahora será más difícil liberar el al­ final, las negras pueden capitali­
fil de dama, y el peón de a queda zar, sin prisa, sus bazas estratégi­
aislado. Seirawan también retomó cas: mejor formación de peones y
de este modo. En cualquier caso. pieza menor superior.
la próxima vez que deba enfren­ 18g4 ¡vxg2+ 19 �xg2 .S.f7 20
tarme al cambio de las negras en e4?!
'c3', pienso responder con 6 dxc3.
8 1 • 108
Si entonces 6 ... f5, las blancas
pueden jugar 7 e4! , porque abrir 7 i 1 i
la posición favorecería los intere­ 6 i i i • i
ses de sus alfiles.
6 ... fS 7 f4?!
5 � i i
Me di cuenta de que con la
4 � � � �
textual mi alfil de dama queda 3 � � �
aún más bloqueado. pero quería 2 � � tlJ
impedir ... e5. Larsen considera : :
i, N
que lo correcto aquí es también 7 a b c d e f g h
e4!?
7 ... lllf6 8 éllf3 b6 9 0-0 .ib7 10 Este avance optimista deja
d3 lt:Ja5 ll ¡vez ¡vc7 12 .ib2?! agujeros a su paso, y el acceso a
Debido a la naturaleza cerrada ·g4' para el caballo resulta ser una
de la posición, un caballo negro compensación insuficiente. Lo co­
tiene mayor potencial que el alfil rrecto es 20 � g3 . seguido de 21
de dama blanco y, además, las ne­ lt:Jf3. Las negras, en tal caso, si­
gras tienen una correcta forma- guen manteniendo la ventaja, pe-
1 68 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

ro las blancas tienen muchas me­ 41 i.. d2 li:Jb6 42 i.el lt:Ja4 43 .i.d2
nos debilidades de las que preo­ 'íi?e6 44 'íi?e2 li:Jb6 45 @f3 c4 46
cuparse. Después de la textual, dxc4 lt:Jxc4 47 i.el li:Jcd6 48 i.f2
Larsen prosigue su magistral ex­ 'ii?d7 49 .i.b6 lt:Jc4 50 .tf2 li:Jd2+ 51
hibición del tema 5 . i.xc3 ! ? y
.. 'íi?e2 li:Je4 52 i.. e l 'ii?c6 53 li:Jal li:JcS
nunca me concede la menor posi­ 54 lt:Jc2 li:Je6 55 .itd2 li:Jd6 56 'ii?d3
bilidad de recuperarme. El ins­ lt:Jc4 57 .i.cl li:JcS+ 58 'íi?e2 li:Jb3! !
tructivo final de la partida fue co­ 59 i..e 3 li:Jd6 60 �d3 'íi?d7 6 1 .ta7
mo sigue: lt:Jc4 62 f5!? gxf5 63 i..b 8 'ii?e 6 64
19 fxe4! 21 gS li:JhS 22 l:rxe4
••• h4 li:Jc1+ 65 'íi?d4 f4 66 'íi?cS li:Je2 67
@f8! 23 l:rfel l:rfe7! 24 @f3 d5! 25 'ii?xb5 'íi?fS 68 Wc6 li:Jxc3 69 li:Jd4+
cxdS exd5 26 ri..xe7 1J.xe7 27 i.d2?! Wg4 70 h5 Wxg5 71 li:Je6+ WxhS 72
l:rxel! 28 i.xel lt:Jc6 29 lt:Jg4 'ii?e7 li:Jxf4+ 'ii>g4 73 a4 hS 74 li:JxdS
30 li:Je3 'it>e6 31 �g4 lt:Jg7 32 lt:Jc2 li:Jxd5 75 'ii>xd5 li:Jb6+ 76 'ii>c6
lt:Je7! 33 .td2 li:JgfS 34 'íi?f3 lt:Jc6 35 lt:Jxa4 77 Wb5 lt:Jc3+ 78 Wxa5 lt:Je2
'ii>g4 a6 36 @f3 'ii>d6 37 i.. e l bS! 38 79 i..h2 h4 80 �b4 'íi?h3 81 .tes
.i.d2 as 39 a3 lt:Jce7 40 i.. e l li:Jc8! Wg2 82 'ii>c4 h3 83 Wd3 li:Jg3 (0-1)
LA JUGADA "AUTOMÁTICA" 1 g6
18
...

¿Quiere realizar, con negras, ninguna forma sobre el desarrollo


una j ugada, sin tener que moles­ de su adversario en el centro".
tarse por la primera de las blan­ ¿Por qué es correcta la jugada
cas? ¡Tengo algo para usted ! Se 1 ... g6? Porque -si le sigue, obvia­
trata de 1 ... g6. Por supuesto, no le mente, 2 ... �g7- no ofrece de­
garantiza la victoria ni nada por el ficiencia alguna, y contribuye a
estilo. Sin embargo, puede efec­ los objetivos de un buen juego de
tuarla con la tranquilidad de sa­ apertura, se desarrolla el alfil de
ber que ha realizado una j ugada casillas negras hacia el centro y se
correcta. La corrección implícita prepara el enroque. No obstante,
de 1 ... g6 comenzó a entenderse conviene acentuar en que las ne­
en la década de 1960, y su reputa­ gras deben entender muy bien los
ción fue consolidada por el exce­ matices de esta defensa, pues de
lente tratado de Raymond Keene otro modo el centro blanco las
y George Botterill, The Modern aplastará. Esto resulta particular­
Defence, publicado en 1972. No mente cierto cuando las blancas
siempre fue así. Una típica eva­ abren con 1 e4 y 2 d4 (o 1 d4 y 2
luación fue la de Alexander Alek­ e4).
hine, en su libro sobre el torneo Las principales características
internacional de Nueva York de de la "defensa del fianchetto de
1924. En su informe sobre las rey" son:
aperturas jugadas, calificó con un 1) Máxima versatilidad, puesto que
signo de interrogación esa prime­ el fianchetto de rey puede plan­
ra jugada: 1 e4 g6(?), planteada en tearse contra cualquier aper­
la partida Edward Lasker - José tura.
Raúl Capablanca, y la nominó 2) Es una defensa basada en el
"Apertura Chiste". En sus comen­ contraataque, pues el alfil de
tarios a la partida, sin embargo, 'g7' apunta a 'd4', y las negras
fue más prudente y preciso: "Des­ esperan poder minar esa casi­
de el punto de vista teórico actual, lla. El método habitual es a ba­
esta jugada no puede considerar­ se del avance ... es o ... cs.
se totalmente válida, porque las 3) Las negras retrasan el desarro­
negras se comprometen con cier­ llo del caballo de rey para su­
ta posición, sin poder influir de brayar la fuerza del alfil.

169
] 70 CONSEJOS PRÁCTICOS PA RA J UGAR LA APERTURA

En cuanto al último punto, hay Si las negras desean mantener­


que añadir que si las blancas recu­ se dentro del "fianchetto de rey",
rren a un esquema muy agresivo la textual es el plan más correcto.
(por ejemplo. con ·f4} muchos ju­ El gran maestro Andy Soltis la ha
gadores con negras prefieren tras­ jugado con considerable éxito.
poner a la Defensa Pire (1 e4 d6 2 Las negras abren paso a la dama,
d4 CDf6), o a la India de Rey ( 1 d4 para que pueda jugar en su flanco,
tll f6 2 c4 g6 3 tll c3 ilg7 4 e4 d6), y mantienen en cartera el avance
jugar pronto ... CDf6. Al emplear ... bS y protegen 'dS'. Sin embargo,
sistemas con ... cS, resulta conve- al jugar así se desdeña el fuerte
niente conocer las variantes del dispositivo de las blancas en el
Dragón Acelerado en la D efensa flanco de rey. Por consiguiente,
Siciliana (1 e4 cS 2 tt::lf3 tt::lc6 3 d4 muchos j ugadores de negras pre­
cxd4 4 lLixd4 g6, o 1 e4 cS 2 tll f3 g6 fieren pasar a la Defensa Pire, con
3 d4 Ílg7) . 4 .. tll f6 (1 e4 d6 2 d4 tllf6 3 tll c3
.

Pasaré breve revista a una im­ g6 4 f4 Jl g7 es el orden habitual


portante variante temática, des­ de la Pire).
pués de cada uno de los primeros 5 lLif3 Ílg4
movimientos correctos de apertu­ Presiona el punto temático
ra de las blancas: 1 e4, 1 d4, 1 c4. 1 'd4 ·. La inmediata S ... �b6 deja la
tllf3 y 1 g3. Dado que 1 ... g6 es dama mal situada tras 6 h3 !
apropiada contra las "jugadas 6 Jle3 ·�b6 7 'iVd2
normales". también lo es contra Las blancas no tienen que pre­
las demás. Por ejemplo. después ocuparse por el peón de 'b2', ni
de 1 b3 g6 2 �b2 tllf6. las negras ahora ni una j ugada más tarde. Si,
no tienen que preocuparse por 3 por ejemplo. 7 ... 'iY°xb2 ? ! , seguiría
1Lxf6 exf6, ya que tras 4 ... Jlg7, S 8 .l:i.bl �a3 9 .l:i.xb7 lLid7 10 .l:i.b3,
... 0-0 y 6 ... fS. sus posibilidades cuando la apertura de la posición
son ya equivalentes. favorece. como es de rigor. al ban­
I ) 1 e4 g6 2 d4 �g7 3 tllc3 do mejor desarrollado, es decir, a
Un prólogo habitual en las va­ las blancas.
riantes agudas. Un juego más 7 ... 1Lxf3 8 gxf3 tll d7 9 0-0-0
tranquilo suele resultar de 3 tll f3 'iY'aS
d6. Si las negras quieren crear si­ Puesto que ' d4' está seguro,
tuaciones más desequilibradas. las negras deben buscar otros ho­
pueden optar por 3 ... cS. Sin em­ rizontes. La textual ataca 'a2' y
bargo, en este caso deberán estar prepara un ataque a la bayoneta
preparadas para afrontar posicio­ en el flanco de dama, cuyo co­
nes de la Defensa Siciliana (des­ mienzo es . . . bS. En consecuencia,
pués de 4 tt::lc 3) o de la Benoni la siguiente j ugada blanca es for­
( después de 4 dS) . zada.
3 ... d6 4 f4 c6 lO �bl
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 171

8 1 109 Flojo. Como demostró Polgar


después de la partida, las blancas
7 j i
tendrían una fuerte iniciativa con
6
15 a4 ! lllf6 16 a5 tt'lc8 17 tt'la2.
5 ¡;' 15 •.. tt'lf6 16 l:.aS tt'lfd7 17
4 fj, fj, fj, tt'la4?
Impaciente. Era el momento
3 lL\ J.. fj,
de jugar 17 .l:.a3, con juego confu­
2 fj, fj, fj, V/;i fj, so. Ahora las negras pueden ex­
� : J.. : N plotar la torpe disposición de las
a b c d e f g h piezas blancas para lograr ventaja.
17 ... tt'lcS! 18 'Wia3
La j ugada "mecánica'' de las Única. Cualquier captura es
negras ha sido, hasta ahora, 10 ... mala. Por ejemplo: 18 tt'lxc5? dxc5
b5. No obstante, las blancas consi­ 19 'Wie2 !lxdl+ 20 'Wixdl tt'lc4! En
guen un fuerte ataque después de el resto de la partida utilizaré no­
11 e5, 11 f5 u 11 h4 y 12 h5. Sigo, tas abreviadas de los análisis de
por tanto, a partir de ahora el cur­ Crouch en Informator 58, partida
so de la partida Judit Polgar - Co­ nº 133.
lin Stamford Crouch; 8ª ronda del 18 ... tt'lcxa4 19 .l:Ixa4 lllxa4 20
Torneo de Hashings 1992/1993, 'Wixa4 Wa8 21 ..tc4 !lb8?
diciembre de 1992. Lo correcto es 21 ... e6.
10 ... 0-0-0!? 22 b3! �c3 23 ..txfi �as 24 f5
Las negras le conceden una re­ gxfS 25 exf5 J:tb4 26 'Wia3 J:th4 27
lativa seguridad a su rey, enrocan­ �·b2 J:tb8!? 28 c4! d5! 29 cxd5
do en el mismo flanco que las I:txh2 30 'Wicl 'iVeS 31 �e6?
blancas. Lo preciso es 31 'Wixc6+, con
11 I:tgl Wb8 12 I:tgs 'Wic7 13 tablas.
d5!? tt'lb6?! 31 ... i.. c 3??
Una mala casilla para el caba­ Las negras logran ventaja con
llo. Según Crouch, la continuación 31 ... i.. c 7.
crítica consiste en completar el 32 ..tf4 I:txa2 33 �xe5 I:tal+ 34
desarrollo del flanco de rey con �c2 J:txcl+ 35 �xcl ..txe5 36 dxc6
13 ... tt'lgf6 ! En tal caso, después J:te8 37 J:td7 h5 38 i.dS (1-0)
de 14 e5 (14 dxc6 bxc6 debe ser
bueno para las negras) 14 ... tt'lxd5 II) 1 d4 g6 2 c4
15 tt'lxd5 cxd5 16 exd6 exd6 1 7 Naturalmente, con 2 e4 las blan­
I:txd5 tt'lb6! 1 8 J:txd6 J:txd6 1 9 cas pueden trasponer a las varian­
'Wixd6 'Wixd6 2 0 .l:.xd6 .l:.e8, las ne­ tes con 1 e4 antes comentadas. La
gras tienen buena compensación mayoría de los jugadores de 'd4'
por el pequeño déficit material. prefieren mantenerse dentro del
14 dxc6 bxc6 15 '&Yd3?! ámbito de las aperturas cerradas.
1 72 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

2 ... i.. g7 3 CLic3 c5 g4 puede toparse con 6 ... fxg4 7


La forma más aguda de explo­ h3 g3 ! Otras jugadas conocidas
tar un temprano fianchetto de rey. son 6 Cbf3, 6 �a4 y 6 h4, todas
La principal alternativa de las ne­ ellas con consecuencias poco cla­
gras es 3 ... d6 4 e4, cuando dispo­ ras, al menos hasta ahora.
nen de las siguientes opciones: 6 ... d6 7 ébf3 W!/a5 8 �c2 CL\f6 9
i.. h 6! ébbd7 10 e3 CLib6 11 i.. d 3
a) 4 ... ClJf6 traspone a la Defensa i.. d7 12 0-0 �a4 13 'iYb3!
India de Rey (1 d4 CLif6 2 c4 g6
3 éb c3 ilg7 4 e4 d6) y es la con­ 8 .i • 1 110
tinuación más sólida para las 7 ' ' J. j j
negras. 6 lj j lj j �
b) 4 ... eS conduce a un desagrada­
ble final después de 5 ... dxe5!
5 ' 8 '
dxe5 6 W!ixd8+ Wxd8 7 f4 (véase 4 'if 8
De la apertura al final, Edmar 3 Yi' 8 � 8 tl:l 8
Mednis, de esta misma edito­ 2 8 8 8
rial).
: l!t rb N
c) 4 ... éb d7 y 4 ... éb c6 son arries­ a b c d e f g h
gadas, pero se mantienen den­
tro del espíritu de la defensa de Las negras han aplicado la
fianchetto rey. presión temática en 'c4', aunque
las blancas protegen ese punto de
4 d5 ilxc3+!? 5 bxc3 f5! forma experta. Ahora las negras
Roman Dzindzichashvili es el deberían poner su rey a cubierto,
padre ideológico del plan negro, con 13 ... 0-0-0, seguido de 14 ...
basado en debilitar y crear una es­ Wb8, y esperar acontecimientos.
tructura torpe de peones en el Tal y como j uegan, permiten a las
flanco de dama de las blancas, aun blancas abrir favorablemente el
a costa de la pareja de alfiles y al­ flanco de rey.
gún debilitamiento en el flanco de 13 ... ébe4?! 14 ilxe4! fxe4 15
rey propio. Las negras esperan ébd2 0-0-0 16 f3! exf3 17 .l:.xf3 'íi'a6
mantener la posición lo bastante 18 .l:.f7!?
cerrada como para poder presio­ Las blancas podrían salva­
nar las debilidades blancas. guardar 'c4' con 18 :f4, pero de­
Seguiremos el curso de la par­ ciden, justificadamente, aspirar a
tida Lev Alburt - David Vigorito; más.
4ª ronda del Torneo Abierto de 18 ila4 19 'íi'b2 CLixc4?!
.••

Nueva York, 1 993. La defensiva 19 l:.d7 era la


·'·

6 h3!? jugada correcta, aunque las blan­


Con idea de abrir el flanco de cas dispondrían de cierta iniciati­
rey mediante 7 g4. La inmediata 6 va tras 20 .l:.f4, seguido de 21 l:í'.afl.
EL ENFOQUE M ODERNO EN LA SELECCI ÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 173

19 éllxc4 �xc4 21 �bl! �xd5 ra las blancas es 7 ..t g2 éllc 6 8 li:Jf3


22 l:!.xe7 i.c6? 0-0 9 0-0, con igualdad.
La incursión en 'b7' sería mor­ 7 ... éllbd7 8 li:Jf3 0-0 9 i.g2 e5!
tal. Sin embargo, las negras tam­ 10 i.c3
bién tienen problemas después de Las negras también tienen una
la mejor 22 . . . i.d7 23 c4 'iVc6 24 clara ventaja después de 10
i. f4 b6 25 l:!.dl. li:Jxf6+ tZ:lxf6 1 1 .ic3 li:Je4! 12 'iVb3
23 c4 'iYd3 24 'ifxb7+! ! ..txb7 ..t e6 (Kaspárov).
25 Ir.bxb7 l:!.d7 26 liexd7 'iff5 27 10 ... éllxd5! 11 cxd5 tZ:lcS U 0-0
.ftdc7+ �d8 28 lif7 (1-0)
111
III) 1 c4 g6 2 éll c3 ilg7 3 g3 d6
La jugada "automática" ahora
es 4 i. g2, que concede a las negras
un amplio abanico de planes: 4 ...
4
cS, 4 ... eS y 4 ... tZ:lf6.
Seguiremos el desarrollo de la 3
partida Liubomir Liuboievic - 2 [:;, [:;,
Gari Kaspárov; 8ª ronda de la 1 lI N
Olimpiada de Salónica, 1988. a b c d e f g h
4 d4!?
Las blancas están listas para Las negras cuentan con una
pasar a la India de Rey, en caso de inequívoca ventaja, porque dispo­
4 ... éllf6. Sin embargo, el campeón nen de un claro camino en el flan­
del mundo está decidido a jugar la co de rey, partiendo de .. .fS, mien­
apertura dentro de los paráme­ tras que las perspectivas de ataque
tros del fianchetto de rey. blanco contra la única debilidad se
4 ... c5!? 5 ile3?! han visto malogradas. Por otra
Esta forma torpe de proteger parte, la mala situación del alfil de
'd4' no puede reportar ventaj a al­ 'c3' incluso concede a las negras
guna. Kaspárov considera las si­ posibilidades de desplegar la ini­
guientes alternativas: 1) S éll f3 ciativa en el flanco de dama. Kas­
tZ:lc6 6 dS étJaS; 2) S dS i..x c3+ 6 párov sugiere ahora como lo más
bxc3 'ifa5; 3) 5 dxc5 i.xc3+ 6 bxc3 fuerte 12 ... b5 ! 13 b3 a5 14 li:Jd2
dxcS 7 'ifxd8+ �xd8 8 i.e3 tZ:ld7, y f5 ! , con ventaj a en ambos flancos.
en los tres casos evalúa las posi­ Acotaré el resto de la partida sólo
ciones resultantes como "poco con los siempre objetivos signos
claras". del campeón mundial, cuyo análi­
5 cxd4! 6 i.xd4 éllf6 7 éll dS? !
.•. sis completo fue publicado en In­
Esto permitirá a las negras au­ formator 46, partida nº 8.
mentar su influencia central. Kas­ 12 ... .id7?! 13 tZ:ld2 lk8?! 14
párov considera que lo mejor pa- .ftcl fS 15 éll c4 .ibS?! 16 li:Ja3 .tes
174 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

17 'Wid2 J:.f7 18 .tb4 J:.fc7 19 J:.c2 xander Chernin - Avígdor Bijóus­


l2Ja6 20 .tc3 e4 21 .txg7 'it>xg7 22 ki; Irkutks (Rusia), 1983.
J:.fcl .tf7 23 g4 fxg4 24 i.xe4 'Wif6 8 a3
2S lZJbS l:txc2 26 J:.xc2 J:.xc2 27 Dado que el avance 'd4' es di­
'Wt'xc2 lZJcS 28 b4?! l2Jxe4 29 'Wt'xe4 fícil de realizar, las blancas se pre­
hS 30 a3 gS 31 l2Jd4 a6 32 l2Je6+? paran para progresar en el flanco
'it>h6 33 'it>g2? .tg6 34 'Wt'e3 'li'fS 3S de dama.
'Wid4 'Wie4+ 36 �gl ·�xd4 37 l2Jxd4 8 ... 0-0 9 b4 cxb4
i.e4? 38 f3 gxf3 39 exf3 i.bl 40 Con esta captura, las negras
'it>f2 �g6 41 bS? .ta2 42 bxa6 bxa6 refuerzan el centro blanco a cam­
43 l2Jc6 'it>fS 44 l2Jb4 i.c4 4S �e3 bio de preparar algún contrajue­
as 46 l2Jc6 i.xdS 47 l2Jd4+ �es 48 go en el flanco de dama. Una al­
l2Je2 .tf7 49 lZJgl? �c4 SO l2Jh3 ternativa sólida es 9 . . . b6.
�fS Sl l2Jf2 dS (0-1) 10 axb4 b5! 11 l2Ja3 .l:rb8 12
.te3
IV) 1 l2Jf3 g6 2 g3
8 i J. 'ifi lfr 112
Aquí 2 e4 es una alternativa
habitual. Muchos grandes maes­ 7 ' � ' J. '
tros que normalmente prefieren 6 � ' '
las aperturas cerradas . se encuen­ 5 ' '
tran a gusto en la correcta Va­
riante Clásica de la Defensa Pire .
4 8 8
que se produce después de 2 . . . 3 ttJ 8 8 � lt::i 8
.tg7 3 d 4 d 6 4 l2Jc3 l2Jf6 5 �e2 0-0 2 8 � 8
6 0-0. l:I � : � N
2 ... .tg7 3 .ig2 cS a b c d e f g h
Por supuesto, 3 . . . l2Jf6 es posi­
ble, ya que imita el flexible desa­ Una posición clave. Las negras
rrollo del fianchetto blanco. Las deberían jugar en el flanco de rey
negras también pueden avanzar (con 12 ... f5) , o bien conseguir
los peones centrales básicos: 3 ... una igualdad aproximada en el de
d6, 3 ... d5 ó 3 ... e5. dama, con 12 ... a5 ! , en cualquier
4 e4 l2Jc6 S d3 d6 6 0-0 eS 7 c3 caso con posibilidades equilibra­
l2Jge7 das.
Se ha producido una Apertura 12 ... a6?!
Reti, en la que el flexible desarro­ Al no hacer ninguna de las co­
llo del fianchetto de rey y el desa­ sas antes mencionadas, las negras
rrollo diferido del caballo de rey permiten que las blancas se a­
les han permitido a las negras ejer­ dueñen de las acciones y Chernin
cer una buena influencia central. explotará muy bien su oportuni­
Continuaremos esta variante dad. He utilizado los análisis de
de juego. siguiendo la partida Ale- Chernin (en lnformator 36, parti-
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 1 75

da nº 1 ) en las breves notas que ya hemos visto ese desarrollo en


siguen: la sección anterior.
13 d4! exd4 14 tt:lxd4 i.b7 15 4 ... tt:le7!? 5 0-0 0-0 6 d4
.Sel .Ses 16 tt:lb3!? i.a8 17 �d2 Las negras están preparadas
tt:lc8 18 .l:.fdl �e7 19 tt:lc2 tt:le5 20 para afrontar este avance. Quizá
tt:la5 .tf8 21 i.f4 °WJ'c7 22 tt:le3 tt:lb6 algo más lento. como 6 c3, conceda
23 'iWa2 .l:.bc8 24 tt:ld5 �d8 25 h4 mejores posibilidades a las blancas
tt:la4!? 26 c4 i.xd5 27 exd5 �f6 28 de conseguir una pequeña ventaja.
l':rc2! tt:ld7 (28 ... �f5 ! ) 29 °WJ'b3 6 ... exd4 7 tt:lxd4 d5! 8 tt:lc3
tt:ldb6 30 cxb5 tt:lc3 31 i.gS? °WJ'h8 dxe4 9 tt:ldb5 tt:la6 10 tt:lxe4 �d7
32 l:ifl tt:le2+? 33 lbe2 .S.xe2 34 Los peones centrales han de­
bxa6 �c3 35 °WJ'dl l':ra2 36 a7 l':rc8 saparecido y. aparte del caballo de
37 tt:lc6 �c3 38 °WJ'f3 �xf3 39 ilxf3 ' a6', todas las piezas negras están
.S.e8 40 .Sel ilg7 41 �e3 tt:la8 42 bien situadas, de modo que están
tt:le7+ Wf8 43 tt:lc8 l':rxe3 44 fxe3 a punto de lograr una absoluta
ilh6 45 .S.c3 ..tg7 46 l':rb3 (1-0) igualdad.
11 tt:ld4 h6!
V) 1 g3 g6 2 i.g2 i.g7 3 e4
Para poder proseguir con
Las blancas, por supuesto, tie­ ... tt:lc6 sin tener que preocuparse
nen aquí numerosas alternativas por la molesta i.. g 5. Por ejemplo:
de calidad, como 3 c4, 3 d4 y 3 1 1 . . tt:lc6? ! 12 �g5 !
.

tt:lf3. 12 c3 tt:lc6 13 tt:lxc6 ilxc6 14


3 ... e5 ile3 'VJlle 7
Las negras pueden entrar en la Hemos estado siguiendo la
Defensa Pire, con 3 ... d6 y 4 ... partida Gyozo Victor Forintos -
tt:lf6, o en formaciones sicilianas, Levente Lengyel; Kecskemet,
con 3 ... c5. 1972. Las negras han igualado y
4 tt:le2 pueden empezar a pensar en los
Más ambicioso es 4 tt:lf3, pero acontecimientos del medio j uego.
19 ÁPERTURAS HERMANAS

Aperturas hermanas son aqué­ formación central para las ne­


llas que tienen suficientes similari­ gras en ambas defensas.
dades estratégicas, de forma que si • Debido a que el peón de e aún

a un jugador le gusta y entiende no se ha jugado, las negras pue­


bien una de estas aperturas, en­ den desarrollar el alfil de dama
tonces es probable que también por su diagonal de origen.
tenga éxito empleando la otra. En • En las variantes principales las

este capítulo consideraré dos pa­ negras dispondrán de un espa­


res de aperturas hermanas. cio algo menor en el centro.

A) Defensa Caro-Kann contra 1 Sin embargo, la posición negra


e4 y Defensa Eslava contra 1 es, por naturaleza, sólida y correc­
d4 ta. Cualquier ataque precipitado
por parte de las blancas le conce­
Si suele tener éxito con la De­
derá al segundo jugador excelen­
fensa Caro-Kann contra 1 e4 (1 e4
tes perspectivas de llevar a cabo
c6 2 d4 d5), tiene muchas posibili­
un contraataque con éxito.
dades de ser feliz y repetir éxito
Naturalmente, las variantes es­
con la Defensa Eslava contra 1 d4
pecíficas de la Caro-Kann y de la
(1 d4 d5 2 c4 c6). Por supuesto,
Eslava son muy diferentes. Sin
también es aplicable el razona­
embargo, la estructura central de
miento inverso. Comentemos bre­
peones negros a menudo es la
vemente los puntos estratégicos
misma, el alfil de casillas blancas
afines:
puede desarrollarse de forma si­
• Si las blancas cambian peones milar y el objetivo estratégico ge­
en el centro, entonces tras neral es el mismo. Ahora ilustraré
... cxd5, la formación central de esta "hermandad" eligiendo la al­
peones negros es la misma en ternativa principal de una varian­
ambas defensas. te en cada una de estas defensas,
• Si las blancas no cambian en el en la que las negras juegan un
centro, entonces en las variantes temprano . . . .i.f5.
principales serán las negras
quienes tengan que cambiar I) Defensa Caro-Kann (B19)
mediante . . . dxe4, o ... dxc4. Esto 1 e4 c6 2 d4 d5 3 tl:ic3 dxe4 4
conduce también a la misma tl:ixe4 i.fS 5 tl:ig3 .i.g6 6 h4

177
178 CONSEJOS PRÁCTICOS PA RA JUGAR LA APERTURA

El alfil de casillas blancas (es Las blancas continúan estando un


decir, el problema de las negras poco mejor, pero las negras no
en aperturas como la Defensa tienen debilidades. Con su última
Francesa) no sólo ha sido desa­ jugada, las blancas preparan .t f4
rrollado con éxito, sino que inclu­ y las negras aprovechan la opor­
so tiene mayor radio de acción tunidad para aliviar su carga con
que su homónimo blanco. Las po­ un cambio de caballos.
sibilidades de las blancas de man­ 14 ... éZJcS 15 éZJxcS .txcS 16 c4
tener una ventaja normal de aper­ �d6 17 .tc3 c;tib8 18 ·�e2
tura dependen de su ligera su­ En la partida Gyula Sax - Ana­
perioridad central, al contar con toli Kárpov; 1 1ª ronda del Torneo
el único peón básico situado en la de Haninge (Suecia), 1990; el ex
cuarta fila y su tiempo extra en campeón mundial jugó en este mo­
desarrollo. mento 18 ... Wa8. Me parece más
Debido a la fuerza del alfil de temática la inmediata 18 ... c5, por­
dama negro, es generalmente ad­ que desafía al peón de 'd4'. Kárpov
mitido que las blancas tienen que aporta entonces el siguiente análi­
cambiarlo. Puesto que las blancas sis: 19 dxc5 .txc5 20 .t es .td6 21
planean enrocar largo, la textual es l:i.xd6 l:rxd6 22 �xd6 'iVxd6 23 éZJe5,
una forma segura de lograr ventaja con una pequeña ventaja de las
de espacio en el flanco de rey, antes blancas, debido al caballo más acti­
de proceder al cambio de alfiles. vo y a la influencia central del peón
6 ... h6 7 éZJf3 éZJd7 8 hS �h7 9 de ·c4'. Las negras siguen teniendo
�d3 .txd3 10 'irxd3 e6 11 .td2 una posición correcta y sólida pe­
r¡¡¡c1 12 o-o-o CZJgf6 13 CZJ e4 o-o-o ro, como puede verse en esta va­
14 g3 riante, si las blancas siguen jugan­
do sin fisuras, las perspectivas ne­
8 • 1 J. i 113 gras de ganar son escasas.
7 j j 'if 'i j j
II) Defensa Eslava (D18)
6 i i 'i j
5 � 1 d4 dS 2 c4 c6 3 éZJc3 éZJf6 4
4 � ttJ éZJf3 dxc4
É ste es el momento oportuno
3 '§ ttJ �
para efectuar la captura textual,
2 � � � � � ya que la activa 5 e4 conduce, tras
@ 1:1 1:1 N 5 . . . b5, a un gambito complicado,
a b c d e f g h mientras que después de la "nor-
mal" 5 e3 b5 6 a4 b4, el caballo de
El diagrama 1 13 muestra una dama blanco queda mal colocado,
posición característica de la va­ lo que permite a las negras una in­
riante principal en la Caro-Kann. mediata igualdad.
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 179

5 a4 controlar el punto 'e4 ·. Las negras


Sólo así pueden las blancas es­ pueden dejar momentáneamente
perar alguna ventaja de apertura: el alfil donde está. retirarlo de in­
el peón se recupera cómodamen­ mediato a ·g6', o provocar el debi­
te, pero a costa de un flanco de litamiento del flanco de rey de las
dama debilitado y la inversión de blancas antes de retirarlo a ·g6·.
un tiempo en una jugada que no Creo que el último concepto es el
es de desarrollo (5 a4) . que concede a las negras mejores
5 .i.fS 6 e 3 e6 7 .i.xc4 .i.b4 8
... probabilidades de contrajuego.
0-0 0-0 9 lDh4 9 .i.g4 10 f3 .i.hS 11 g4 ..ltg6
...

U tDg2
8 ! � ! ff 'iV 114 El alfil de dama negro quedará,
7 j j j j j en principio, encerrado, tras el in­
6 j j � minente avance 'e4', de modo que
es tentador conservar el caballo de
5 .t 'h4 Sin embargo, la retirada cues­
·.

4 8 .t .i 8 ttJ ta tiempo y difícilmente puede


3 ttJ 8 considerarse bien situado al caba­
2 8 8 8 8 llo en ·g2·. La siguiente opción es
1 1:[ coherente y conduce a una peque­
.i 'fl : � N
a b e d e f g h
ña ventaja . de las blancas: 12 e4
CDbd7 13 g5 tDe8 14 tDxg6 hxg6 15
Una de las muchas nuevas ide­ .i.e3 CDd6 16 �e2 ! , Lev Polugáievs­
as dentro de la histórica variante ki - Eugenio Torre; Biel, 1989.
principal. Lo más frecuente antes Naturalmente, no es que las
era 9 'i\Ve2 CD bd7 10 e4 .i.g6 1 1 blancas queden mal con la jugada
..ltd3 i..h5 12 �f4 (las negras ame- del texto, pero favorece las posibi­
nazaban jugar 12 . . . e5) 12 ... l:!.e8 lidades de contrajuego de las ne­
(de nuevo, con idea de 13 . . . e5). gras. Para ilustrar este punto, indi­
Aunque las blancas tienen su­ caré el curso de la partida Heigi
perioridad en el centro, la posi­ Olafsson - Edmar John Mednis;
ción negra es sólida, su desarrollo Torneo Abierto de Reikiavik,
se ha completado y las perspecti­ 1982; en la que el juego optimista
vas de contraj uego en el centro del gran maestro islandés se estre­
( ... e5 o ... c5) son muy buenas. La lló contra la solidez de la Eslava: 12
opinión actual es que las blancas ... tDd5 ! 13 ¡vb3 a5 ! 14 e4 tDb6 15
deberían impedir tal contrajuego, .i.e3 tDxc4 16 �xc4 �e7 ! 17 h4? !
a base de 13 e5 ttJ d5 14 tlJxd5. f6! 18 h5 .tfl 19 h6 e5 20 �e2? !
La clave de la textual es elimi­ exd4! 2 1 ilxd4 l:!.d8 22 �e3 g6 23
nar el alfil de dama negro, hecho ilf4 CDd7 24 Cbe3 Cbe5 25 .i.g3 'i\Vc5
que les concede a las blancas la 26 ilf2? l:!.d2! 27 Cbed5 'i1Vd6! 28
pareja de alfiles y posibilidades de ilh4 ilxc3 29 tlJxf6+ �h8 (0-1 ) .
180 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

B) Defensa Pire contra 1 e4 y 8 .1 • J. w 116


1 •
Defensa India de Rey contra 1 d4
Los temas estratégicos de las ? j ,i j ,i j J. j
defensas Pire e India de Rey son 6 ' . ,
muy similares: para fianchettar el 5

alfil de rey, es preciso establecer 4 t3:, t3:, t3:,


una disposición central con ... d6 y 3 lb lb
trazar un plan para minar el cen­
2 t3:, t3:, � t3:, t3:, t3:,
tro superior de las blancas, con un
ataque a 'd4'. Este último paso se 1 I:1: � Vi � N
realiza normalmente con uno de a b c d e f g h
los avances ... c5 o ... e5. Las simila­
ridades y las diferencias implícitas 1 ) La poslClon de las negras es
en estas aperturas quedan mejor exactamente la misma en am­
ilustradas comparando las posi­ bos.
ciones que resultan de las respec­ 2) En el diagrama 1 16
tivas variantes clásicas:
• El peón de e blanco contri­
buye al dominio central de
I) Defensa Pire (B08)
su bando, mientras que en el
1 e4 d6 2 d4 ébf6 3 ébc3 g6 4 diagrama 1 15 sigue en 'c2'.
ébf3 �g7 5 �e2 0-0 6 0-0 • Las blancas se encuentran un

tiempo retrasadas en el desa­


8 ! .lj J. .. ! • 115 rrollo de su flanco de rey, en
relación con el diagrama 1 15.
? j j j j j J. j
6 j lj j Las anteriores diferencias nos
5 permiten alcanzar las siguientes
4 conclusiones:
3 lb lb 1 ) En la Defensa Pire las negras
2 t3:, t3:, t3:, i. t3:, t3:, t3:, tienen menos riesgo de ser
1 l:i: � Vi l:i: � N aplastadas por el centro supe­
a b c d e f g h rior de las blancas, en compara­
ción con la India de Rey.
2) En la Defensa Pire las negras
II) Defensa India de Rey (E95)
tienen menos posibilidades de
1 d4 ébf6 2 c4 g6 3 lll c3 i.g7 4 poner en marcha un contrajue­
e4 d6 5 ébf3 0-0 6 J,e2 go efectivo, porque las blancas
(D) tienen un tiempo de desarrollo
Al comparar los diagramas de más, en comparación con la
1 15 y 116, podemos ver claramen­ posición correspondiente de la
te las siguientes características: India de Rey y, por otro lado, al
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓ N DEL REPERTORIO DE APERTURAS 181

ser el centro blanco menos am­ gras de la diagonal h2-b8, aunque


plio, hay menos puntos que ata­ a costa de orillar el caballo.
car. 9 ..te3 es 10 'li'd2 tbd7 11 a4
.l:i.e8 12 .l:i.adl exd4
Estos conceptos quedarán bien Las negras están retrasadas en
ilustrados al pasar revista a una de desarrollo y deben apresurarse a
las alternativas principales de cada completarlo. Después de la inme­
una de estas aperturas. diata 12 ... tbhf6, las blancas j ue­
Defensa Pire (a partir del dia­ gan 13 dS, con una fuerte presión
grama l lS): sobre el peón de 'd6'.
6 ... c6 13 tbxd4 tbhf6 14 f3 tbcS lS
Puesto que las negras tienen i.c4 a6 16 b4 a6 17 b4 tbe6 18 aS!
un tiempo de desventaja en rela­ Esta característica superiori­
ción con la India de Rey, no es fá­ dad espacial concede a las blancas
cil realizar el avance ... es. La in­ una ventaja normal de apertura,
mediata 6 . . . eS?! conduce a un fi­ Vladímir Tukmákov - Wolfgang
nal muy desagradable después de Uhlmann; Decin (República Che­
7 dxeS dxeS 8 'li'xd8 .l:txd8 9 j_gS. ca), 1977.
La preparatoria 6 ... él:ibd7 permi­
te arrinconar aún más a las ne­ Defensa India de Rey (a partir
gras, con 7 eS él:ie8 8 j_gS, con ini­ del diagrama 1 16):
ciativa de las blancas. El avance 6 6 es
•..

... cS también deja a las negras con Aquí este avance es posible, ya
una posición sin vida después de 7 que el final resultante de 7 dxeS
dxcS dxcS 8 ..te3 ! dxeS 8 'li'xd8 .l:i.xd8 9 i.gS .l:i.e8 só­
La textual protege 'dS ', por lo lo es ligeramente favorable a las
que resta virulencia a un even­ blancas.
tual 7 eS, debido a la réplica 7 . . . 7 0-0 tbbd7
él:idS ! Una alternativa válida a 6 Más agudo es 7 . .. tbc6 8 dS
... c6 es 6 ... .i.g4, con la continua­ él:ie7, preferido por el campeón
ción 7 j_e3 tbc6, para seguir con del mundo, Gari Kaspárov. La
... es. textual es el plan "gemelo" al de
7 h3 'li'c7 la Defensa Pire con 6 ... c6.
La última j ugada blanca pre­ 8 .l:i.el c6 9 j_fl
venía tanto ... i.g4 como ... tbg4. Las blancas deben anticiparse a
Por consiguiente, las negras recu­ ... exd4, seguido de ... .l:i.e8, que pre­
rren a la dama para preparar el siona 'e4'. Al apartar el alfil rey de
avance ... eS. la columna, la torre puede proteger
8 .i.f4 tbhS de modo natural el peón de 'e4'.
De nuevo 8 . . . tbbd7 9 eS es 9 exd4
...

bueno para las blancas. La tex­ El plan gemelo de la Variante


tual expulsa el alfil de casillas ne- Pire antes mencionado: las negras
1 82 CONSEJOS PRÁCTICOS PA RA JUGAR LA A PERTURA

subrayan la superioridad central 10 tt:Jxd4 tt:Jg4 11 h3 �6 12


de las blancas a fin de crear con­ 'Wt'xg4 .itxd4 13 �·e2 l!e8 14 �h6
trajuego. Las alternativas no son 4'lc5 15 1Wid2 �es 16 @hl fS 17
mejores: l!adl tt:Jxe4 18 tt:Jxe4 fxe4 19 l!xe4
.itf5 20 l!e2
a) 9 ... .Me8 10 d5 ! conduce a ven­
Estamos siguiendo el curso de
taj a espacial de las blancas,
la partida Konstantín Zeivéle­
mientras que la torre negra de
vich Lérner - Lothar Vogt; B er­
'e8' queda mal situada para
lín, 1 989. Las blancas tienen una
apoyar la ruptura . . . f5.
pequeña ventaja, debido a: 1) la
b) 9 . a5 es el plan más frecuente
influencia central que aporta el
. .

de las negras, pero con 10


peón de 'c4 ·: y 2) la debilidad
dxe5 ! dxe5 11 tt:Ja4, las blancas
permanente del flanco de rey ne­
pueden comenzar a explotar
gro. ( Las blancas ganaron rápida­
las debilidades de las casillas
mente, en la j ugada número 30,
neoras
b
('b6' ' 'cS' ' d6 ' ) en el
,
tras algunas imprecisiones de las
flanco de dama enemigo.
negras. )
SACRIFICIOS DE LAS NEGRAS
20 A LARGO PLAZO

Al comienzo de la partida el ria! de menos y poco o nada a


j ugador con negras parte con cambio.
desventaj a. La premisa para te­ No es de extrañar que sean las
ner éxito con negras es no sólo partidas abiertas (es decir, las
asumirlo, sino también actuar en que comienzan con 1 e4) aqué­
consecuencia. El mayor experto llas que produzcan mayores posi­
en aperturas de todos los tiem­ bilidades de que un sacrificio de
pos es Robert James Fischer. Ob­ peón -''en aras del desarrollo'',
serve su sabiduría, tal y como es­ por parte de las negras-, resulte
cribió Robert Byrne en su prólo­ consistente. Como ejemplo típi­
go a mi libro How to beat Bobby co, consideremos la variante que
Fischer: sigue de la Defensa de los Dos
«Hace algunos años, al repro­ Caballos ( C59):
ducir algunas partidas mías, se 1 e4 eS 2 é'Lif3 tll c6 3 �c4 4Jf6 4
mostraba muy sorprendido cuan­ 4Jg5 dS 5 exd5 é'Lia5 6 �bS+ c6 7
do veía que estaba apretando el dxc6 bxc6 8 �e2 h6 9 é'Lif3 e4 10
gatillo, preparándome para lanzar 4Je5 .i.d6 11 f4 exf3 12 é'Lixf3 0-0
un ataque con negras. Con un ges­ 13 d4 c5 14 O-O �es
to de desaprobación, me dijo:
" Con negras, primero tienes que 117
8 ! .4. 'ii' 1 •
igualar, antes de pensar en otra
cosa"».
7 ' ' '
Dado que al comienzo las ne­ 6 J. � '
gras no pueden permitirse las 5 lj '
mismas libertades que las blan­ 4 t::.
cas, de eso se infiere que (las ne­
gras) también tendrán que mos­
3 etJ
trarse muy prudentes antes de
2 t::. t::. t::. .i. t::. t::.
sacrificar material. Naturalmen­ : etJ .i. VlH : * B
te, adelante, sacrifique si eso ga­ a b c d e f g h
na, pero sea muy precavido y
asegúrese de que, al hacerlo, se Aquí las negras tienen una to­
rige por los "principios genera­ tal compensación por el peón sa­
les" . De no ser así, puede encon­ crificado, debido a los siguientes
trarse, una y otra vez, con mate- factores:

183
184 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

• Las negras tienen un desarrollo La compensación de las negras


superior y la torre de 'e8' con­ resulta de la fuerte presión que
trola la columna abierta. las torres ejercen en el flanco de
• Al haber desaparecido el peón dama de las blancas con la ayuda
de f, las blancas tienen una debi­ dP, su alfil de 'g7'. Además de esto,
lidad en 'e3'. es muy difícil para las blancas po­
• Las piezas negras están bien dis­ der materializar su peón de venta­
puestas para un eventual ataque ja (es decir, el peón de a). Quiero
al rey negro, con ... .tb7 y ... 'Vilic7 advertir, sin embargo, a los juga­
como jugadas inmediatas. dores con negras que deben en­
tender profundamente las posi­
Sin embargo, en el ámbito de ciones derivadas del Gambito
las aperturas cerradas (1 d4, 1 c4, 1 Benko, pues de otro modo podrí­
4Jf3, 1 g3), las oportunidades de an quedarse pura y simplemente
que las negras realicen sacrificios a sin el peón.
largo plazo son limitadas. En mi Naturalmente, los sacrificios
opinión, uno de los mayores desa­ estratégicos de peón a largo plazo
rrollos en la teoría de aperturas de son un concepto bien conocido.
los últimos treinta años, es el Gam­ Lo que analizaré con detenimien­
bito Benko; las negras sacrifican un to es un tipo de sacrificio menos
peón en el tercer movimiento, apa­ frecuente, que se produce en una
rentemente a cambio de "nada", y variante moderna y conduce a po­
pueden vivir para contarlo. La jus­ siciones muy interesantes e inu­
tificación temática del gambito suales.
puede verse en la siguiente alterna­
Apertura Catalana (E04):
tiva de la variante principal (A58):
1 d4 lLif6 2 c4 e6 3 g3 dS 4 i.. g2
1 d4 4Jf6 2 c4 es 3 dS bS 4 cxbS
dxc4 5 éLif3 cS 6 0-0 lLic6
a6 5 bxa6 g6 6 lLic3 .txa6 7 4Jf3
Este orden de jugadas es una
�g7 8 g3 d6 9 �g2 4Jbd7 10 0-0 0-
secuencia típica de la Apertura Ca­
0 11 .tf4 'Vj/¡b6 U .l:;Ibl 'Vj/¡b7 13 1:!.el
talana, en la que 5 lLif3 implica un
láfb8
sacrificio de peón. A menudo esta
8 1 i • 118 posición puede producirse tam­
Ai i i J. .l bién en las aperturas Inglesa y Re­
7 'ir'
ti. Por ejemplo: 1 c4 e6 2 élJf3 4Jf6 3
6 J. i . , g3 d5 4 .tg2 c5 5 0-0 éLic6 6 d4 dxc4.
5 i 8 7 °VJHa4 cxd4
4 .i La j ugada más desafiante. Más
3 ltJ ti::, 8 seguro es, por supuesto, 7 ... i.. d 7,
cuando las blancas pueden man­
8 8 .i 8
tener una ventaja normal de aper­
'ii' ll @ B tura con 8 'Vj/¡xc4.
a b c d e f g h
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 185

8 tl:ixd4 ¡vxd4 8 ! • .t 1 119


Ahora es demasiado tarde para
7 ' ' ' ' j
buscar la seguridad con 8 ... .id7? ! ,
pues las blancas consiguen una cla­ 6 .t ' A¡
ra ventaja después de 9 tl:ixc6 �6 5

10 tl:id2 .txc6 1 1 .ixc6+ bxc6 12 4 '


tl:ixc4 ¡vb5 1 3 ¡vc2 .ie7 14 b3, El­ 3 8
dis Cabo Arteaga - Julio Vázquez;
2ª ronda de la Olimpiada de Sko­
2 8 8 8 8 8
pie (Macedonia), 1972. Las negras 1 Iil tiJ i, 'if <;it B
no tienen compensación por sus a b c d e f g h
peones desparramados del flanco
de la dama en situaciones en las
de dama.
que puede coordinarse bien con
9 ii.xc6+ Ji.d7
sus piezas, normalmente es su
Las negras no consiguen sufi­
bando el que tiene ventaj a. Por
ciente compensación por la calidad
otra parte, aquí el peón de e es
después de 9 ... bxc6? ! 10 1%Vxc6+
vulnerable, de modo que las ne­
¡vd7 11 ¡vxa8 .ic5 12 tl:ic3 0-0 13
gras deben acabar con inferiori­
l:.dl ¡vc7 14 \%Vf3 .ib7 15 .if4!,
dad material.
Larry Mark Christiansen - Jambal­
Por consiguiente, las negras
doo Lhagva; 1 ª ronda de la Olim­
deben buscar compensación en
piada de Lucerna (Suiza), 1982.
términos estratégicos, es decir, en
10 l:tdl ¡vxdl+! ?
los requerimientos generales de
Apenas tiene sentido entrar
la posición, que indican lo si­
voluntariamente en un final infe­
guiente:
rior, con peones aislados, después
de 10 . . . i..x c6? ! 1 1 ¡vxc6+ bxc6 12 • El flanco de rey blanco ha que­
l:.xd4 c5 (no es mej or 12 ... l:.d8 13 dado debilitado tras la desapari­
l:.xc4 ladl + 14 @g2 @ d7 15 tl:ic3, ción del alfil de fianchetto.
Arturo Pomar Salamanca - Er­ • La pareja de alfiles negros y en
nesto Palacios de la Prida; 10ª particular el alfil de dama pue­
ronda del Torneo de Málaga [Es­ den resultar muy efectivos en el
paña], 1 965) 13 .l:!.xc4 i.. d 6 14 ataque al rey blanco.
tl:id2! �d7 15 b3, Lubomir Kava­ • Las blancas se encuentran retra­
lek - Iván Radúlov; Montilla (Es­ sadas en el desarrollo de su flan­
paña), 1974. co de dama.
11 ¡vxdl Ji.xc6 • Aparte del osado peón de e, la
(D) posición negra no contiene de­
Según un cómputo aritmético, bilidades.
las negras estarían bien con torre,
alfil y peón por la dama blanca. Tras considerar los factores
Sin embargo, debido a la fuerza mencionados, el objetivo de las
186 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA J U GAR LA APERTURA

negras debe ser ¡ el ataque al rey 8 • i 120


enemigo! El éxito de ese objetivo
dependerá de una correct � eva­
7 .i i A i i
luación de la posición del diagra­ 6 A i
ma 1 19. Consideraremos ahora 5 i
dos variantes temáticas para las 4 tlJ [!:,
blancas: 12 .tg5 ? ! y 12 t'Lid2. 3

I) 12 ..tgS?!
Las blancas desarrollan el alfil
N
de dama con una j ugada que pre­ a b c d e f g h
vén es una ganancia de tiempo,
esperan 12 . . . ile7 13 t'Lld2 b5 14
i.. d8 25 t'Lid6+ �d7 26 'iVc8+
a4 0-0 15 axb5 i..xb5 16 t'Lle4!, pa­ @ e7 27 t'Llxb7 ! , y las blancas ga­
ra conservar una pequeña venta­
nan.
ja, Vladímir Tukmákov - Lev Al­
2) 21 ... �hl+ es la co�tinu� ció?
burt; Odesa, 1976. Sin embargo,
de la partida Euguem Vemam1-
las negras han preparado una me­
novich Mochálov - Zurab Stu­
j ora en el espíritu de la variante, a
rúa; Spartakiada . URSS, 1 979:
saber, el ataque en el flanco de
22 �xhl l:.h5+ 23 �gl i¡hl + 24
rey.
�f2 i.. h4+ 25 �e3 ilg5+ 26
12 ... t'Lle4! 13 i..e 3 hS! 14 f3
�d3 l:.xcl 27 l:!.xcl ilxcl , con
Un nuevo y no deseado debili­
una pequeña ventaja de las ne­
tamiento, pero a 14 t'Lid2 las ne­
gras, aunque la partida finalizó
gras contestarían 14 ... l:.d8.
en tablas en la j ugada número
14 ... t'Llf6 15 t'Lld2 :¡d8 16 ¡.vel
34.
h4! 17 Cl:ixc4 hxg3 18 hxg3 :dS!
3) 21 ... i.. gS! es la "sencilla" pro­
Se amenaza 19 ... l:.dh5, lo que
puesta de Tamas Georgadze, y
provoca un nuevo debilitamiento
ahora: a) 22 i.. e 3? l:.dl+! 23
del enroque blanco. Las negras ya
\'i'xdl l:.hl + 24 �f2 �h4++; b)
tienen unas posibilidades algo me­
22 t'Lie3? l:.c5 ! ! , y las negras ga­
j ores.
nan; c) 22 'ii'f l l:.d8 23 �f2
19 g4 i.. e7 20 .txa7?!
.tf4 ! , y después de la continua­
20 g5 parece la mejor defensa.
ción forzada 24 'ii'g l l:.h2+ 25
20 ... t'Llxg4!! 21 fxg4
'VWxh2 .txh2, la actividad de sus
(D)
piezas, les conceden una clara
La posición crítica. Las negras
ventaja a las negras.
disponen de tres opciones lógicas,
Seaún
º el baran maestro Tamas. Ge-
II) 12 t'Lld2 (a partir del diagrama
orgadze:
1 19). Lo mejor: las blancas ac­
1) 21 ... l:.gS? falla por 22 ¡vf4! tivan el desarrollo de su flanco
l:.hl + 23 �f2 l:.xal 24 ¡vb8+ de dama, y atacan de paso el
EL ENFOQUE MODERNO EN LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS 187

peón de 'c4'. Ahora las jugadas Por consiguiente, el único tra­


"normales" de las negras no tamiento correcto de la posición
son muy atractivas ya que, en es, una vez más, el ataque en el
el mejor de los casos, condu­ flanco de rey.
cen a posiciones en las que tie­ 12 ... h5! 13 tt:Jxc4
nen que luchar por las tablas: La textual es una mejora pro­
puesta por el teórico ruso Yákov
1) 12 ... bS 13 a4! iLe7 (la alter­ Neishtadt. Las alternativas están
nativa es 13 . . . a6 14 axb5 relacionadas con sendos intentos
iLxb5 [nótese que 14 . . . axb5 por impedir la apertura de la co­
falla después de 15 l:;ixa8 lumna h:
iLxa8 1 6 lbxc4! bxc4 1 7
�a4+] 1 5 �c2 l:1.c8 16 b3 ! c3 1) 13 h4 l:1.d8 14 ¡vc2 �c5 15 ét.Jxc4
17 ét.Jc4 ! �b4 18 i.. a3 ! ) 14 ét.Jg4 16 e3 0-0. Yákov Isáevich
axb5 .ixb5 15 ét.Jxc4! 0-0 16 Neishtadt califica a esta posi­
b3 l:1.fc8 17 iLa3 ! i..xa3 18 ción de "poco clara". Lo que sí
ét.Jxa3 i.. a 6 19 ét.Jc2, Johann está claro es que las piezas me­
Hjartarson - Heigi Olafs­ nores negras están bien dirigi­
son; 9ª ronda del Torneo das contra la posición del rey
Abierto de Reikiavik, 1986; blanco, 'f3 ' es una debilidad
y ahora, según Hjartarson, evidente.
lo mejor que pueden hacer 2) 13 h3 l:1.d8 (13 ... h4? 14 g4) 14
las negras por reducir su �c2 iLcS 15 ét.Jxc4 tt:Je4 16 ét.Je3
desventaja al mínimo es 19 �b6 17 b4 h4! ? 18 b5 i.. d5 19
... l:1.d8 20 �e l ilb5. g4 0-0 20 tb dl .l:í.c8 21 �b2,
2) 12 ... c3?! 13 bxc3 0-0-0 14 cuando, en la partida A. Jokel -
�b3 �es 15 ét.Jf3 ! ét.Je4 16 J. Wolf, Correspondencia, 1988,
tt:J d4 ! .l::tx d4 ! ? 17 cxd4 �xd4 las negras decidieron romper
18 1:1.bl �xf2+ 19 �fl h5 20 con el sacrificio 21 ... tt:Jxf2 ! ? 22
iLf4, Heigi Olafsson - Jo­ ét.Jxf2 f5, y se llegó a una posi­
hann Hjartarson; 10ª ronda ción que J. Wolf evalúa correc­
del Torneo Abierto de Rei­ tamente como "complicada".
kiavik, 1 984; las negras no
tienen compensación sufi­ 13 . . .l::td8 14 �c2 h4 15 �f4!
.

ciente. La clave del orden de j ugadas


3) U . . i.. e 7?! 13 lbxc4 0-0 14 b3
.
propuesto por Neishtadt. De esta
l:1.fd8 15 ¡vel .S.ac8 1 6 �a3, forma no sólo se desarrolla el alfil
Serguéi Gorélov - Valeri Sá­ de dama, sino que se sitúa de for­
lov; URSS, 1982. Las negras ma que pueda colaborar en la de­
tienen desventaja material y fensa de su vulnerable monarca.
nada a cambio. 15 ... hxg3 16 �xg3
(D)
188 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

8 i • .i. 1 121 de acuerdo con esa evaluación.


Mi impresión es que las negras
7 A .i .i A cuentan con posibilidades reales
6 J. ' � de ataque, que pueden compensar
5 su mínima desventaja material
4 ttJ (aproximadamente, medio peón).
3 ¿Cuál es, en última instancia, la
i.
evaluación del diagrama 1 19?
Creo que las negras no están teóri­
camente peor que en cualquier va­
a b c d e f g h
riante convencional (por ejemplo,
en las derivadas de 7 ... .id7). Por
Neishtadt evalúa esta posición consiguiente, aquellos jugadores
como ligeramente superior para partidarios de asumir la iniciativa
las blancas, y Andrei Sokolov, en deberían darse por satisfechos con
la Enciclopedia E (revisada) está defender la causa de las negras.
,,

INDICE DE PARTIDAS
Las partidas completas van con letra cursiva.

Contendientes ECO' Lugar Año Página


Abramovic - Matulovic A37 Yugoslavia 1 99 1 160
Adams - Muir B56 Londres 1 984 106
Adorján - Kurajica D38 Sarajevo 1 982 113
Akopián - García D37 Nueva York 1 994 1 14
Alburt - Mednis DOO Nueva York 1 980 33
- Vigorito A40 Nueva York 1993 172
A lekhine - Lugowski C25 Belgrado 1 931 119
Ashley - Shabalov COI Nueva York 1 993 133
Banguiev - Cherníkov B 88 Cheliabinsk 1975 125
Beliavski - Dlugy D24 Túnez 1985 148
Bellón - Portisch A36 Madrid 1 973 165
Benjamin - Stenzel COl Estado de Nueva York 1993 133
Bilek - Gheorghiu A36 Palma de Mallorca 1 9 72 51
Bobotsov - Hartston A36 Vrnj acka Banj a 1972 1 57
Brostein - Najdorf B95 Buenos Aires 1 954 60
Browne - Gulko B07 Los Ángeles 1991 58
Chandler - B aréiev COl Hastings 1991 134
Chernin - Bijóvski A04 Irkutks 1983 1 74
- ]ansa A37 París 1 989 159
- Parameswaran A37 Bangalore 1981 1 62
- Vizmanavin D24 Lvov 1987 149
- Wolff A37 Nueva York 1 990 1 62
Chéjov - Kakaguéldiev D13 URSS 1979 49
Christiansen - Lhagva E04 Lucerna 1 982 185
Cobo - Vásquez E04 Skopie 1972 185
Cuartas - Szilagyi B31 B erna 1976 97
Daniels - Mednis COI Nueva York 1 954 132
Davis - Ghizdavu B67 E E UU 1 975 65
De Firmian - Browne B89 EE UU 1989 127
Duekstein - Westerinen B02 B amberg 1 968 40
Ehlvest - Anand B09 Reggio Emilia 1 988 42
- Andersson A39 Reggio Emilia 1991 54

' Las siglas ECO significan, en inglés, Encyclopaedia of Chess Openings y dan nombre a unos códi-
gos -de la A a l a E y del 00 a 99; es decir: 500 códigos- con los que se clasifican todas las aperturas.
Nota de la Editorial.

189
190 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

- Kamsky A39 Reggio Emilia 1 991 54


Epishin - Sosonko D38 Ter Apel 1 992 113
Euwe - Pire E39 Bled 1 949 89
Fedorowicz - Roos B16 Francia 1 990 32
Fernandes - Tatai DOO Barcelona 1 985 33
Fichl - Dolezal B 95 Praga 1954 60
Filipowicz - Mednis B31 Lugano 1 987 96
Fischer - Germán C43 Estocolmo 1 962 109
- Spasski B31 Belgrado 1 992 31
- Spasski B88 Reikiavik 1 972 125
- Spasski C69 Sveri Srefan 1 992 30
Fishbein - Jansa A37 Herning 1991 159
Forintos - Lengyel A01 Kecskemet 1 972 1 75
Franett - Gutman E77 Portland 1 991 47
Fyllingen - Mednis B56 Gausdal 1990 106
García - Byrne A36 Lugano 1968 156
Gipslis - Gurgenidze B77 Bakú 1961 37
- Nei B77 URSS 1 961 38
- Tukmákov B56 Parnu 1977 107
Glek - Dolmátov COl Dortmund 1 992 135
- Serper B66 Azov 1 99 1 57
Golovéi - Borisenko B09 Rostov del Don 1 971 43
González Mestres - Mednis E 1 5 Barcelona 1980 16
Gorélov - Sálov E04 URSS 1982 187
Grankin - Gurkin B95 URSS 1 968 60
Greenfeld - Granda D17 Salónica 1 988 100
Gruenfeld - Ravinóvich ElO Moscú 1 925 78
Guélfand - Beliavski D37 Linares 1991 1 14
Gulko - Cifuentes B07 Novi Sad 1990 55
- Dlugy A37 Los Ángeles 1991 158
Gurevich - Dlugv A37 Nueva York 1 991 161
Gurévich - lvanch uk COI Biel 1 993 137
- Nikolic COI Belgrado 1 991 133
- Short COI Manila 1990 132
- Yudasin A36 Haifa 1995 157
Hamduchi - Komárov COl Cannes 1 993 136
Hansen - Jansa A37 Kerteminde 1991 160
- Smaguin D36 Copenhague 1 990 1 53
Hartoch - Bisguier C59 Sombor 1 959 112
Hennings - Kapengut B35 Lublin 1973 128
Henry - Mednis B88 Badger 1986 126
Hjartarson - Olafsson E04 Reikiavik 1986 187
ÍNDICE DE PARTIDAS 191

Hohelj - Glek COl Porz 1991 135


Honfi - Vogt B 86 Trnava 1982 129
Hort - Bronstein D16 Petrópolis 1 973 34
Il/escas - Chernin Dl5 Pamplona 1 992 151
Jansa - Petursson B70 Gausdal 1988 127
- Watson B35 Gausdal 1 988 128
Janowski - Marshall A48 Nueva York 1 924 44
Jenkin - Cherepkov B 77 Riga 1954 37
Johannessen - Porat B 12 Leizpig 1 960 92
Johansen - Hawksworth A37 Briglzton 1 984 1 62
Jokel - Wolf E04 Correspondencia 1 988 1 87
Jólmov - Gufeld A48 Tiflis 1959 44
Kaidanov - Nikolic COl Groninga 1 993 135
Kamsky - D e Firmian A46 Reikiavik 1 990 45
- Gurevich B97 Los Ángeles 1 991 62
- Shírov D36 Dortnlllnd 1 992 153
Kárpov -Hjartarson Dl 7 Ti/burgo 1 988 99
- Huebner D17 Tilburgo 1 988 99
- Kaspárov B44 Moscú 1 985 110
- Kaspárov B44 Moscú 1985 111
- Kaspárov B54 Moscú 1 985 1 10
- Kaspárov B 85 Moscú 1985 111
- Portisch E39 Ámsterdam 1 98 1 90
- Timman D17 Tilburgo 1988 1 00
- Tukmákov D17 Gijón 1988 99
- Van der Wiel B44 B ruselas 1 986 111
Kaspárov - Anand C45 Nueva York 1995 75
- Kárpov C45 Lyón 1990 74
- Kárpov C45 Lyón 1 990 74
- Ká1pov C92 Nueva York 1990 84
- Ká1pov E20 Moscú 1 985 70
- Kárpov E20 Moscú 1 985 72
- Kárpov E20 Moscú 1985 72
- Kárpov E21 Moscú 1985 71
- Ká1pov E21 Moscú 1 985 72
- Kárpov E32 Moscú 1985 71
- Korchnói COl Tilburgo 1 99 1 52 y 136
- Sálov B31 Dortmund 1992 31
- Short COl Tilburgo 1 991 134
- Short C45 Londres 1993 75
Katalímov - Kuzmin B09 URSS 1980 43
Kavalek - Radúlov E04 Montilla 1 974 1 85
192 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

Kengis - Gurévich COl Tilburgo 1992 136


Keres - Gheorghiu A48 Varna 1 962 44
Kiwiter - Mednis B20 Metz I 990 I 44
Kosten - Piskov COI Nuoro 1 993 135
Kudrin - Dahlberg B88 Lone Pirre 1981 125
Lagunov - Spacek A37 Berlín 1990 160
Larsen - Portisch C25 Santa Mónica I 966 119
Lasker - Golmayo B73 La Habana 1893 108
Lautier - 011 D36 Moscú 1989 153
Lau - Kovaliov B66 Alemania 1992 57
Lengyel - Bilek A37 Hungría 1964 158
Lerner - Vogt E95 B erlín 1989 1 82
Levin - Lagúnov A37 Novosibirsk 1989 159
L ichtenheim - Morphy C55 Nueva York 1857 24
Listengarten - B aguírov B02 URSS 1 974 41
L iuboievic - Gheorghiu B67 Petrópolis I973 64
- Kaspárov A41 Salónica I 988 1 73
- Sosonko B72 Buenos Aires 1978 105
Lobron- Raetski D24 Francia 1 994 149
- Kavalek A36 Bochum 1 981 156
Lupien - Adorján D82 Manila I99I 53
Makaríchev - Ulibin COl Moscú 1 991 136
Marache - Morphy C52 Nueva York 1857 26
Marshall - Tartakower A46 Berlín 1928 45
Matulovic - Tringov B96 Vrnj acka B anja 1 973 62
Maus - Tal E61 Alemania 1 990 164
McNab - Chandler A37 Blackpool 1990 162
- Coleman A37 Eastbourne 1 995 159
- Wojtkiewicz A37 Londres 1990 159
Mednis - Bisquier C59 Nueva York 1957 111
- Kerr B95 EE UU 1 956 60
- Larsen A36 Nueva York 1 990 166
- Rozsa C54 EE U U 1 953 53
- Weinstein B 75 Nueva York I 963 39
Menvielle - Polugáievski B3I Las Palmas 1 974 97
de Gran Canaria
Miles - Korchnói C54 Johanesburgo I979 53
- Muir AI4 Ostende I990 I43
Mochálov - Sturúa E04 URSS 1 979 186
Mmphy - Brunswick e Isouard C41 París I 858 2I
- Chamouillet y otros COI París I 858 138
- L oewenthal COI Londres I858 137
ÍNDICE DE PARTIDAS 1 93

- Ross C34 Nueva Orleans 1858 23


- Walker Cül Londres 1859 138
Nielsen - Hansen COI Tastrup 1 992 137
Novíkov - B aréiev D17 San Petersburgo 1 990 101
Nunn - Prasad C49 Manila 1992 1 18
Olafsson - Hj artarson E04 Reikiavik 1 984 187
- Mednis B88 Nueva York 1977 1 26
- Mednis D 18 Reikiavik 1982 179
- Nunn E69 Wijk aan Zee 1 991 141
011 - Loguínov B 88 Yekaterina 1 987 125
Osvath - Mednis B31 Andorra 1977 98
Pachman - Botvínnik A36 Moscú 1 956 165
Paoli - Kapengut B31 Kecskemet 1972 96
Padevski - D askálov C73 Bulgaria 1972 30
- Vukovic B02 Smederevska Palanca 1 971 40
Petursson - Meduna D1 7 Gausdal 1 988 1 00
Piket - Timman D37 Ámsterdam 1995 114
Pizá - Wojtkiewicz E90 Valencia 1 990 140
Polgar - Crouch B06 Hastings 1 992 1 70
Polugáievski - Torre D 18 B iel 1989 179
Pomar - Palacios E04 Málaga 1 965 185
Povah - Mednis D 15 Ramsgate 1 984 151
Renet - Yudasin A36 Ostende 1988 156
Radúlov - Martín A36 Torremolinos 1 9 74 1 64
Romanishin - Ribli E12 Riga 1 979 50
Santacruz - Fauland A37 Novi Sad 1 990 162
Sax - Kárpov B19 Haninge 1 990 178
Schlechter - Leonhardt C49 Hamburgo 1910 117
Schmidt - Schulz D24 Praga 1987 149
Schwartzmann - Fedder A37 Copenhague 1990 163
Seirawan - Andersson A36 Tilburgo 1 990 167
- Gruenfeld E39 Zagreb 1 987 90
Short - Anand C49 Linares 1 992 116
- Hjartarson B12 Manila 1 990 93
- Seirawan B12 Manila 1 990 92
Skold - B otvínnik B37 Estocolmo 1962 104
Smíslov - Hartston A36 Hastings 1972 156
Sokolov - Guélfand B89 Odesa 1989 127
Spasski - Fischer E90 Belgrado 1 992 47
- Guéler B75 Riga 1965 37
- Kárpov B1 9 San Petersburgo 1974 34
Speelman - Sálov COl Linares 1 993 133
1 94 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA JUGAR LA APERTURA

Sterk - Spacek A37 Berlín 1 990 160


Szabo - Donner B09 Ámsterdam 1 972 41
Taimánov - Polugáievski E12 U RSS 1 979 50
Tal - Lehmann C92 Hamburgo 1 960 83
- Renet C36 Cannes 1 989 1 53
Tatai - Seirawan E15 Torremolinos 1 980 16
Timman - Bisguier C59 Sombor 1974 111
- García E3 1 Orense 1 976 15
Torre - Lasker A46 Moscú 1 925 45
Tseitlin - Polugáievski B96 San Petersburgo 1 971 61
Tukmákov - Alburt E04 Odesa 1 976 186
- Uhlmann B08 Decin 1 977 181
Vaganián - Grigorián ElO S a n Petersburgo 1 97 1 78
Van den Bosch - Landau B73 Ámsterdam 1 939 1 08
Van der Srerren - Torre Dl9 A delaida 1986 35
Van Riemsdyk - Silva SánchezB95 Tramandaí 1978 60
Vasiukov - Chéjov C42 Chisinau 1 975 116
Vaughan - Purdy D82 Correspondencia 1 945 53
Vidmar - Alekhine D85 Nottingham 1 936 87
Vérner - Beliavski B85 Grozny 1 970 60
Watson - Hodgson B15 Kuala Lumpur 1 992 32
Weinstein - Mednis B09 Los Á ngeles 1974 42
Wojtkieivicz - Torre A36 Manila 1 991 52
Wolff - Dréiev COl Biel 1 993 1 33
Zukov - Zaviálov B67 U RSS 1 977 65