Anda di halaman 1dari 5

MEDIDAS CAUTELARES EN EL PROCESO PENAL PERUANO

I. DEFINICIÓN MEDIDA CAUTELAR

Las medidas cautelares son aquellos mandatos judiciales dictadas con la


finalidad de asegurar que un determinado derecho, que será efectivo con
respecto a un proceso donde se ventila una controversia, reconociendo la
existencia y legitimidad de el mencionado derecho.

Son aquellas medidas judiciales, que se realizan antes y durante un proceso,


para impedir que el estado de las cosas varíe o se desnaturalicen en menoscabo
de la efectividad de la sentencia que haya de recaer.

II. MEDIDAS CAUTELARES EN PROCESO PENAL

Mediante las medidas cautelares en el proceso penal, el Estado podrá imponerse


de manera legítima para la realización de una pretensión punitiva. Las medidas
cautelares poseen una naturaleza coercitiva, porque perjudican derechos
primordiales, de forma limitativa y restrictiva, afectando ya sea en su libertad
personal o en su disposición patrimonial.

2.1. Principios y finalidad.-

 Las medidas coercitivas no pueden atentar, limitar y restringir un derecho,


solo si esta es necesaria para lograr los fines estimados y con las garantías
correspondientes, es decir se podrá imponer dicha medida sin vulnerar la
dignidad del imputado, sujetándose a las garantías expresadas en las
normativas nacionales e internacionales (tratados relativos DD HH
ratificados por el Perú).

 Para la restricción de un derecho fundamental es necesario la autorización


judicial expresa, legitimada por un juez y tipificada en el ordenamiento
procesal, a efectos de de legitimar su incidencia en los bienes jurídicos del
imputado.

 La medida de coerción no solo debe someterse al principio de


proporcionalidad, sino también, cuando la medida sea indispensable para
los fines de la investigación, es decir, la privación de la libertad del
imputado debe ser imprescindible para la determinación de una actividad
probatoria concreta. Por otro lado la medida debe durar lo estrictamente
necesario, en función a los fines que se persigue, por lo tanto, subsistirán
los presupuestos que las han justificado.

III. Requisitos y trámite

Las medidas de coerción procesal no solo se someten al espectro regulativo de


los principios de legalidad, proporcionalidad, idoneidad y necesidad, etc. en el
marco de un proceso penal en un Estado de derecho, las medidas procesales las
medidas procesales que signifiquen una injerencia en los derechos
fundamentales del imputado, solo se legitiman, cuando su adopción emana del
poder jurisdiccional, esto es, solo, el juzgador esta revisto con poderes de
coerción. La resolución que la acoge debe estar debidamente motivada,
exponiendo claramente las razones que ameritan su imposición, de conformidad
con los principios mencionados.

IV. Clases de medidas cautelares

Las medidas cautelares en el procesal penal peruano se dividen en dos grupos:

4.1.Medidas Cautelares Personales

Son medidas que sirven para asegurar el ligamiento del imputado al


proceso y para que se presente ante el órgano jurisdiccional. En tal sentido,
las medidas coercitivas de naturaleza personal restringen la libertad en
mayor o menor grado, a efectos de cautelar el adecuado curso del proceso,
son las siguientes:

La detención.- La detención de un individua, supone una grave afectación


a la libertad personal, impidiendo su capacidad de locomoción y su
desplazamiento de un lugar a otro.

La detención es un acto de investigación directa, ya que no sea una


verdadera fuente de prueba, suelo significar el origen de las actuaciones
probatorias. La detención es una medida de coerción penal que se adopta ni
bien se inicia los primeros actos de investigación, cuya finalidad esencial es
viabilizar las diligencias que se orientan al recojo y acopio de pruebas.
La detención puede ser efectuada por la policía o por la ciudadanía, a
diferencia de la prisión provisional, que solo puede ser adoptada por el
órgano jurisdiccional competente, por ende, no necesita de auto
jurisdiccional autoritativo, siendo así, la detención implica una actuación
inmediata por parte de los custodios delo orden, a fin de viabilizar los actos
de investigación más urgentes.
a) Detención policial.- La detención policial de oficio, detención policial
imputativa o aprehensión se trata de una medida precautelar que se
ejecuta sin requerir mandato judicial, en el marco de una investigación
Preprocesal en la que se presenta flagrancia delictiva acreditada basada
en indicios o elementos probatorios.
La ley fundamental establece que nadie puede ser detenido sino por
mandato escrito y motivado del juez o por las autoridades policiales en
caso de flagrante delito.
La definición del estado de flagrancia supone necesariamente remitirse
al iter criminis, esto es, al grado de desarrollo delictivo que el agente
alcanza cuando su conducta manifiesta objetivamente la voluntad de
lesionar un bien jurídico penalmente tutelado.
b) Arresto ciudadano.-Toda persona que sorprende a otra cometiendo un
delito es decir es flagrancia tiene la facultad de detenerlo, y entregarlo
a la policía, pero en ningún caso dicha persona podrá privar de su
libertad al imputado hasta su entrega a la policía.
c) Detención preliminar judicial.- Es una medida de coerción
provisional que en este caso es adoptada por el Juez Pernal, quien
valorando ciertos presupuestos ordenará la privación de la libertad del
imputado, fuera de los supuestos de flagrancia. Debe también precisase
que de esta detención despliega finales distantes a la prisión
preventiva, pues esta última se impone en el marco del proceso penal
propiamente dicho, en tanto que la detención preliminar se concretizan
ni bien inician los primeros actos de investigación por parte de la
policía y la fiscalía.
d) Deberes de la policía.- Es una garantía fundamental del detenido,
conocer el contenido de la impugnación delictiva que recae en su
contra, a fin de ejercer debidamente su irrestricto derecho de defensa,
garantía que tiene relación con el principio acusatorio. En tal sentido,
los efectivos policiales deberán informar al detenido del delito que se
le imputa, dando conocimiento inmediato de este hecho al Ministerio
Público.
El detenido no puede pasar más tiempo en custodia de la autoridad
policial, este debe ser puesto a disposición del Juez de Investigación
Preparatoria en el término de la distancia, previa comunicación de este
hecho al Ministerio Público.
En todos los casos, la policía advierte al detenido o arrestado, que le
asiste los derechos previstos en el art. 71 CPP.
e) Plazo de la detención.- La detención ya sea policial de oficio o la
detención preliminar durará 24 horas, en dicho tiempo el fiscal podrá
determinar la libertad del detenido o si hace de conocimiento al Juez
para continuar con la Investigación Preparatoria, donde podrá solicitar
la prisión preventiva u otro medio alternativo, en cambio si se tratará de
delitos como terrorismo, espionaje y tráfico ilícito de drogas las
mencionadas detenciones tendrán un plazo no mayor de 15 días
naturales.

V. Medidas Cautelares Reales