Anda di halaman 1dari 2

Edwin Alexander Ramirez Aponte

¿Cuál es la importancia de la inteligencia emocional en la construcción


de un líder?

A lo largo de las ideas plasmadas en su escrito, Daniel Goleman; busca ratificar la


idea de que los líderes con mayor eficacia tienden a integrar dentro de ellos, un alto
nivel de inteligencia emocional. Lo anterior se deriva de que no necesariamente un
líder con éxito es aquella persona con una preparación intelectual, hábil, una mente
analítica, y de grandes ideales; si no que un líder con gran éxito es aquella persona
capaz de controlar sus impulsos y saberlos emplear a su favor.

Con base a lo anterior la inteligencia emocional, resulta ser un factor importante al


momento de llevar una gestión dentro de una organización o sociedad. Es así que
resulta una forma de interactuar, en la cual se tienen en cuenta los sentimientos e
impulsos; así como también la forma de controlarlos.

Al analizar sus ideales Goleman ratifica que para tener un buen liderazgo arraigado
a la inteligencia emocional se deben comprender 5 pilares o componentes.

El primer componente expuesto es la autoconciencia, la cual se puede definir como


la capacidad de conocer tanto nuestras propias debilidades, fortalezas,
sentimientos, emociones, impulsos y estados de ánimo. Al tener estas capacidades
un individuo tiende a tener una mejor confianza en sí mismo, a saber cuándo es el
momento de pedir ayuda, tener la capacidad de reírse de sí mismo, y de tanto
reconocer como mejorar sus errores para su bien.
El segundo componente es el autocontrol, el cual podemos comprender como
aquella capacidad que se tiene para manejar, o controlar nuestras propias
emociones, impulsos y para tener una buena toma de decisiones.

Cuando un individuo tiene la capacidad de desarrollar este componente, es capaz


de responsabilizarse de sus propios actos, de pensar y de actuar de manera
razonable; así como también poseer sinceridad, control del stress y ansiedad. Por
ende tienden a tener la capacidad de dominar las emociones logrando una rápida
adaptación a cambios ligeros.

El tercer componente es la motivación; que se puede definir como la capacidad de


estar motivado y mantener esta motivación a pesar de no conseguir los objetivos
esperados. Este componente es una agregado importante para la constitución, de
un líder que busca que sus logros vallan más allá de sus expectativas, ya que esta
va orientada a la pasión por trabajar o realizar una acción

El cuarto componente es la empatía que consiste en la consideración y capacidad


de reconocer las emociones y sentimientos de las demás personas. La empatía es
considerada importante en la formación de un líder ya que con ella ser realiza un
trabajo en equipo donde se pueda percibir los puntos de vista de los otros.

Por quinto y último se tiene las habilidades sociales, esta característica se refiere a
aquella capacidad, de establecer relaciones de comunicación con los demás, es ahí
donde las personas deben saber comprender y entender el pensamiento de las
demás personas sin realizar una juzgamiento previo.

Para concluir, para ser un buen líder debemos saber ser personas racionales y
comprensivas, donde tengamos la capacidad de otorgar oportunidades así como
de reconocer el esfuerzo de los demás personas y ser partícipe de sus ideas;
recordemos que un líder, no es quién domina es quién persigue la metas comunes
de un equipo, y que al tener un pensamiento claro con sentimientos concisos
siempre tendrá una mejor toma de decisiones.