Anda di halaman 1dari 4

EDP: Sexualidad Humana

Campus Huehuetenango

AUTOESTIMA Y SEXUALIDAD

Para ellas… Para ellos…


Ø ¿Qué me avergüenza?

Ø ¿Cómo me veo a mi misma/o? ¿Acepto el cuerpo que


soy?

Ø ¿Cuánto me afecta la mirada de los demás?

Ø ¿Qué deseo y no me atrevo?

Ø ¿Expreso lo que siento?

Taller de Autoestima y Sexualidad Humana Lic. Francisco Alberto Maldonado Interciclo 2010
EDP: Sexualidad Humana
Campus Huehuetenango

La sexualidad, es uno de los temas candentes en las parejas, puede generar


muchas satisfacciones y ser un gran motivo de placer o puede ser una gran
fuente de frustraciones, conflictos e insatisfacciones.

No existe una regla de oro, que diga cuantas veces, como y cuando se deben
tener relaciones.

Eso depende de cada pareja en particular y de sus miembros,


Cuando ambos quieren y están dispuestos resulta muy satisfactorio, pero
cuando uno de los miembros quiere más que el otro terminan por presentarse
algunas dificultades que si no se manejan con tacto y diplomacia afectan en
gran medida nuestra relación de pareja.

De igual manera dificultades al interior de la pareja, afectan nuestra


sexualidad, por que al fin y al cabo la sexualidad hace parte de todo el sistema
comunicativo de la pareja.

Cuando hay problemas y la relación no está bien, no siempre hay ganas de


entregarse plenamente..
La sexualidad y la relación van en ese sentido de la mano.

La autoestima es un factor que juega en doble dimensión.


Tener una autoestima adecuada, y un adecuado concepto de mi mismo, ayuda en
gran medida a que la sexualidad sea sana y saludable.

Me siento capaz de complacer y de ser complacido, de amar y ser amado, de


entregarme plena y satisfactoriamente a mi pareja.

Cuando las relaciones son satisfactorias favorece al clima de la relación en


general, pero cuando se percibe la sexualidad como deficiente, nula o escasa, o
hay dificultades en ella, termina por menoscabarse la autoestima de uno o de
ambos miembros de la pareja.

Es posible que quien tenga dificultades llegue a sentirse culpable por no poder
satisfacer al otro, y así mismo, el compañero puede sentirse culpable, por que
no logra que el otro puede entregarse completamente a la sexualidad, e incluso
hay situaciones donde se llega a culpar a la pareja, o se vive con enojo y
frustración la situación.

Taller de Autoestima y Sexualidad Humana Lic. Francisco Alberto Maldonado Interciclo 2010
EDP: Sexualidad Humana
Campus Huehuetenango

Si resumimos, una buena autoestima ayuda y favorece al clima sexual y una


sexualidad deficiente puede llegar a perjudicar la autoestima.

Analicemos esto con detalle


Hay algunos factores a nivel de la sexualidad que influyen para que nuestra
autoestima y el concepto que tenemos de nosotros mismos sean positivos

En la infancia adquirimos conceptos acerca de nuestro propio cuerpo, y del


sexo, así como la forma “adecuada” de relacionarnos con él.
Cuando la educación a nivel sexual ha sido demasiado rígida, se tiende a vivirla
sexualidad como un tabú., como incómoda y vergonzosa.

Durante la adolescencia experimentamos cambios corporales y sentimientos


hacia nuestro propio cuerpo, si nos sentimos o no cómodos con él, si la imagen
que percibimos se acopla o no a lo que deseamos, o a lo que los medios sociales
y la sociedad esperan de él. Lo que influye directamente en la imagen que
tenemos de nosotros mismos, nuestro autoconcepto y por ende en nuestra
autoestima.

Es en esta etapa donde comienzan las primeras experiencias sexuales que


están marcadas, valga la redundancia por la inexperiencia, lo que en muchas
ocasiones hace que sean insatisfactorias a nivel personal o de pareja y pueden
dejarnos marcas imborrables en nuestra vida y para nuestro desempeño sexual,
y ocasionarnos por consiguiente afectar nuestra autoestima, lo cual no siempre
es fácil de superar.

A nivel del hombre, se presentan las primeras relaciones que se caracterizan


en general por una falta de control de la eyaculación o una eyaculación precoz,
que poco a poco y con la experiencia se va mejorando.

Miedo y angustia ante las primeras relaciones, ante la pérdida de la virginidad,


y pese a que los deseos son grandes, muchas veces estas angustias los invaden
al punto que no pueden controlar la erección o no pueden tenerla, lo que genera
muchos conflictos a nivel personal.

Muchos adolescentes están centrados en sí mismos y en la propia satisfacción,


y se olvidan de que una relación sexual son dos, y que es importante que la
mujer también quede satisfecha

Taller de Autoestima y Sexualidad Humana Lic. Francisco Alberto Maldonado Interciclo 2010
EDP: Sexualidad Humana
Campus Huehuetenango

En la mujer, las primeras relaciones también están marcadas por la angustia y


el miedo, de perder la virginidad, a quedar embarazada, a que la experiencia
sea traumática o dolorosa, que no sea el hombre al que se quiere entregar
aquella primera vez, con la que sueña, como la entrega dorada a su príncipe
azul.

Muchas veces la inexperiencia tanto propia como la de su compañero, la llevan a


tener sentimientos negativos, que sumados al dolor de la primera penetración,
y a la falta de atención de su pareja contribuyen a que la sexualidad posterior
sea asociada con estos estímulos negativos, que le impiden la entrega total o
disfrutar desde el placer la relación sexual.

En la edad adulta, influyen también las experiencias que tenemos sobre nuestro
desempeño sexual.
La experiencia nos ayuda poco a poco a que nuestras relaciones sean mejores,
pero en el caso en que se presenten relaciones deficientes, o poco
satisfactorias, terminarán también por dañar nuestra imagen a nivel de la
sexualidad, a vivirla no con placer y agrado, sino a asociarla a un cúmulo de
situaciones negativas que nos acompañarán a lo largo de nuestra vida.

Cuando se han vivido experiencias traumáticas como intentos de violación, o


abuso sexual, y no se han elaborado estas situaciones, la sexualidad puede ser
vivida como poco placentera, culpabilizante, y puede asociarse
inconscientemente con estos momentos de abuso y maltrato y que por ende,
menoscaban la autoestima, la seguridad y la confianza en si mismo.

El miedo a no cumplir con las expectativas o con lo que espera el otro, de


nuestro desempeño sexual puede influir en gran medida en nuestras relaciones
sexuales.

Taller de Autoestima y Sexualidad Humana Lic. Francisco Alberto Maldonado Interciclo 2010