Anda di halaman 1dari 15

NOVENA A SAN ANTONIO

Parroquia de San Antonio de la Florida


Compuesta por Luis Palacios Mackliff
Son muchos los devotos de San Antonio que acuden diariamente a venerar al Santo
en nuestra parroquia de San Antonio de la Florida. Todos sienten que sus
oraciones son escuchadas y reciben incontables gracias y bendiciones. Es habitual
ver personas solitarias, familias o grupos de amigos arrodillados ante la imagen del
Santo implorando de él la salud, trabajo, la paz familiar, el bienestar del ser
querido, encontrar algún objeto valioso que se ha perdido y muchas otras gracias
que se antojan imposibles pero que en absoluto lo son para este santo que tanto
cuida de sus devotos. Así como muchas personas relatan con alegría los beneficios
recibidos por intercesión de San Antonio en lo material también constatamos la
actuación benéfica del paduano doctor evangélico en lo espiritual: conversiones,
arrepentimientos, reconciliaciones, corazones pacificados, encuentros con el
Señor… todo ello permanece en lo secreto de la intimidad y la confidencia, pero es
real.

Numerosas personas al acercarse a nuestra Ermita-Parroquia piden “una Novena


de San Antonio” y siempre acabamos recurriendo a los distintos devocionarios
escritos o digitales que existen. Por eso hemos querido ofrecer a la piedad de
nuestros amigos y visitantes (“físicos y virtuales”), esta novena que ha de servir
para encauzar durante los nueve días preceptuados por la tradición, la admiración
con que se medita la vida del Santo, el fervor con que se imita su ardiente amor a
Jesucristo y su vida virtuosa y la devoción con que se pide su intercesión.

Recomendamos a todos que se ejerciten durante esos nueve días en la oración ante
el Santísimo Sacramento, con la oraciones vocales propuestas, la meditación del
Santo Evangelio, la adoración, alabanza y acción de gracias, la impetración y la
intercesión. Bueno será comenzar la Novena con una confesión sacramental y
tratar de acudir a la Santa Misa con frecuencia mientras se realiza este santo
ejercicio y después de forma habitual. De esta manera nuestra devoción a San
Antonio nos llevará a una más plena comunión eclesial. Ójala que como fruto de la
Novena cada una y cada uno de nosotros avancemos en nuestra vida cristiana y
crezcamos en la fe, esperanza, caridad, pureza, humildad, pobreza, obediencia,
celo apostólico y piedad mariana, las virtudes que el Santo vivió de forma
admirablemente heroica y que se van desgranando cada día del santo ejercicio de
la Novena. No hemos de olvidar que aunque nos sintamos muy lejos de brillar con
la santidad de San Antonio compartimos con él una cosa: el Bautismo, el
sacramento que nos injerta en Cristo, nos hace miembros de la Iglesia, nos regala
la Salvación e incoa en nosotros la vida santa de los hijos de Dios.

Que nadie deje de orar intensamente, cada vez que realice esta Novena, por las
intenciones de la Parroquia y especialmente por sus sacerdotes.
Responsorio  de  San  Antonio  

Si buscas milagros, mira


muerte y error desterrados,
miseria y demonios huidos,
leprosos y enfermos sanos.

El mar sosiega su ira,


redímense encarcelados;
miembros y bienes perdidos
recobran mozos y ancianos.
El peligro se retira,
los pobres van remediados;
cuéntenlo los socorridos,
díganlo los paduanos.

El mar sosiega su ira,


redímense encarcelados;
miembros y bienes perdidos
recobran mozos y ancianos.

Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espíritu Santo,
Ruega a Cristo por nosotros,
Antonio benigno y santo,
para que dignos así
de sus promesas seamos. Amén
DÍA PRIMERO.

ORACIÓN INICIAL PARA TODOS LOS DÍAS.

¡Oh admirable y esclarecido protector mío, San Antonio de Padua! Siempre he tenido
grandísima confianza en que me habéis de ayudar en todas mis necesidades, rogando por mí
al Señor a quien servisteis, a la Virgen Santísima a quien amasteis y al divino Niño Jesús que
tantos favores os hizo. Rogadles por mí, para que por vuestra poderosa intercesión me
concedan lo que pido.

Admirable fe de San Antonio.


La vida del santo es un continuo pregón de la fe cristiana. Por ella, muy joven, ansía derramar
su sangre a imitación de los mártires franciscanos de Marruecos. Por lo que se entrega
completamente a Dios en vida santa y perfectísima de evangelización que fue pasmo del mundo,
rica en portentos y maravillas

De la vida de San Antonio.


El 16 de enero de 1220 fueron martirizados en Marrakech los franciscanos que habían pasado
por Coímbra. Tras esto Antonio marchó a Marruecos con un compañero, encendido en deseos
de martirio. Pero, cuando veía ya cercano el cumplimiento de sus anhelos, una grave
enfermedad lo tuvo postrado todo el invierno, y lo obligó a regresar a su patria tan pronto como
el tiempo y la navegación lo permitieran.

De los sermones de San Antonio.


“En cada martirio no solo contemplamos la realización suprema de la fe de cada uno de los
testigos de Cristo; también se muestra en toda su maldad la actitud de aquellos que los llevan a
la muerte porque no quieren oír lo que no les agrada. Los matan primero en su interior porque
les anuncian un juicio en que sus iniquidades serán castigadas”.

Pídase la gracia que se desea obtener….

RESPONSORIO DE SAN ANTONIO, PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS.

Señor Dios de poder y misericordia, te pedimos que nos envíes tu Espíritu Santo, para que,
haciendo morada en nosotros, como la hizo en tu siervo Antonio, nos convierta por su
intercesión en templos de tu gloria y nos guíe por los caminos que tú, Padre de bondad,
quieres para nosotros. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén
DÍA SEGUNDO.

ORACIÓN INICIAL PARA TODOS LOS DÍAS.

¡Oh admirable y esclarecido protector mío, San Antonio de Padua! Siempre he tenido
grandísima confianza en que me habéis de ayudar en todas mis necesidades, rogando por mí
al Señor a quien servisteis, a la Virgen Santísima a quien amasteis y al divino Niño Jesús que
tantos favores os hizo. Rogadles por mí, para que por vuestra poderosa intercesión me
concedan lo que pido.

Vida de esperanza de San Antonio.


Amó vivamente el Santo esta virtud. Una vida de sacrificio, en lucha constante contra el
infierno, el mundo y las pasiones, sería imposible sin una gran esperanza, hija de una gran
confianza en la bondad divina, en la paternal Providencia de Dios y en la ayuda constante de su
gracia... Por eso Antonio jamás desmayó en su vida de incesante y penoso esfuerzo. ¡Contaba
con Dios!

De la vida de San Antonio.


San Antonio a poco de hacerse franciscano se traslada a Italia. Aquí se encuentra solo y
desamparado en un lugar extraño donde ignora todo: lengua, costumbres, etc. Pero con una gran
esperanza se pone en las manos de Dios, quien marcará con Su mano un camino nuevo e
insospechado para el santo.

De los sermones de San Antonio.


“La esperanza es la aceptación de los bienes futuros. Y Jesús es un nombre dulce que alimenta
esta esperanza; nombre que es júbilo para el corazón, melodía para el oído y miel para la boca”.

Pídase la gracia que se desea obtener….

RESPONSORIO DE SAN ANTONIO, PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS.

Señor Dios de poder y misericordia, te pedimos que nos envíes tu Espíritu Santo, para que,
haciendo morada en nosotros, como la hizo en tu siervo Antonio, nos convierta por su
intercesión en templos de tu gloria y nos guíe por los caminos que tú, Padre de bondad,
quieres para nosotros. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén
DÍA TERCERO.

ORACIÓN INICIAL PARA TODOS LOS DÍAS.

¡Oh admirable y esclarecido protector mío, San Antonio de Padua! Siempre he tenido
grandísima confianza en que me habéis de ayudar en todas mis necesidades, rogando por mí
al Señor a quien servisteis, a la Virgen Santísima a quien amasteis y al divino Niño Jesús que
tantos favores os hizo. Rogadles por mí, para que por vuestra poderosa intercesión me
concedan lo que pido.

Caridad de San Antonio.


He aquí un Santo cuya vida fue un holocausto de entrañable amor a los hombres. Puede decirse
que toda ella no fue sino una caricia a los pobres pecadores, a los tristes enfermos, a los
atormentados por las negruras de la miseria. Caridad que no se ha detenido con su muerte, hoy
sigue concediendo grandes favores a todos aquellos que se acercan a él con problemas y
angustias.

De la vida de San Antonio.


Vemos en este santo un gran amor a los hombres. Aquellos que sufren a causa de las
enfermedades, incomprensiones y también de los que son esclavos del pecado; consciente que
Dios no le niega su amor a nadie. Cuando Antonio residía en Tolouse, vivía en aquella ciudad
un notario de vida escandalosa, al que el santo saludaba todos los días con gran deferencia. Es
un hecho que no solo admiraba a los demás fieles sino también al mismo notario. Un día ya
sorprendido por tanta y reiterada cortesía se acercó a preguntarle el porqué. Antonio sin
inmutarse le respondió que lo hacía porque a él Dios también le tenía preparada una gran
misión. De hecho este notario terminó convirtiéndose y recibiendo el martirio.

De los sermones de San Antonio.


“Tan pobre como es la mesa que carece de pan, así la vida más ejemplar resulta vacía si le falta
amor”.

Pídase la gracia que se desea obtener….

RESPONSORIO DE SAN ANTONIO, PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS.

Señor Dios de poder y misericordia, te pedimos que nos envíes tu Espíritu Santo, para que,
haciendo morada en nosotros, como la hizo en tu siervo Antonio, nos convierta por su
intercesión en templos de tu gloria y nos guíe por los caminos que tú, Padre de bondad,
quieres para nosotros. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén
DÍA CUARTO.

ORACIÓN INCIAL PARA TODOS LOS DÍAS.

¡Oh admirable y esclarecido protector mío, San Antonio de Padua! Siempre he tenido
grandísima confianza en que me habéis de ayudar en todas mis necesidades, rogando por mí
al Señor a quien servisteis, a la Virgen Santísima a quien amasteis y al divino Niño Jesús que
tantos favores os hizo. Rogadles por mí, para que por vuestra poderosa intercesión me
concedan lo que pido.

Pureza de San Antonio.


La gran pureza de San Antonio es lo que hace que se lo represente con un lirio en la mano. Fue
un ejemplo de castidad. El demonio quiso mediante muchos medios tratar de hacerlo caer en
este punto, pero el Santo la guardó como un tesoro; la defendió con una gran austeridad
marcada por cilicios, vigilias, disciplinas, ayunos, oraciones, trabajos.

De la vida de San Antonio.


Dicen sus biógrafos que el Santo fue acometido en su juventud por la violencia de las pasiones;
pero añaden que el «casto joven nunca, ni por un instante, se rindió a las exigencias de la
pubertad y del placer». Estas crisis pasionales que asaltan a la juventud, y que para muchos
jóvenes son el principio de una vida de pecado, fueron para el Santo la piedra de toque que le
movió a encauzar su vida por otras sendas que estuvieran al abrigo del demonio de la impureza.
Luchó intensamente contra la sensualidad agarrado de la mano de la Virgen a la que siempre
encomendaba su pureza.
Lucha que dio resultado, en sus últimos años ya ni en sueños podía ser víctima de la
sensualidad. Cuando el demonio quería atacarlo en este tema, Antonio rápidamente se levantaba
y poniendo su confianza en la Virgen María con una pequeña oración seguía durmiendo
tranquilamente.

De los sermones de San Antonio.


“El lobo devora con gusto a su presa; así el demonio busca, sobre todo, manchar la pureza.”
“El varón justo debe aniquilar toda clase de lujuria ¡Ay cuantas personas han sido devoradas por
la sensualidad! Por esto todos debemos destruir toda circunstancia de impureza para que nuestro
corazón sea hermoso como el marfil y el Espíritu Santo pueda habitar en nosotros”

Pídase la gracia que se desea obtener….

RESPONSORIO DE SAN ANTONIO, PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS.

Señor Dios de poder y misericordia, te pedimos que nos envíes tu Espíritu Santo, para que,
haciendo morada en nosotros, como la hizo en tu siervo Antonio, nos convierta por su
intercesión en templos de tu gloria y nos guíe por los caminos que tú, Padre de bondad,
quieres para nosotros. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén
DÍA QUINTO.

ORACIÓN INICIAL PARA TODOS LOS DÍAS.

¡Oh admirable y esclarecido protector mío, San Antonio de Padua! Siempre he tenido
grandísima confianza en que me habéis de ayudar en todas mis necesidades, rogando por mí
al Señor a quien servisteis, a la Virgen Santísima a quien amasteis y al divino Niño Jesús que
tantos favores os hizo. Rogadles por mí, para que por vuestra poderosa intercesión me
concedan lo que pido.

Humildad de San Antonio.


También en este Santo, y por manera singular y maravillosa, se cumplió el dicho de Jesucristo:
"El que se humille será ensalzado". Se ocultó intensamente; buscó el retiro, el silencio y, dotado
de altísima sabiduría, la tuvo oculta y sólo la obediencia pudo abrir con su llave de oro aquellos
raudales portentosos que hicieron a San Antonio predicador insigne.

De la vida de San Antonio.


Antonio era un hombre de una inteligencia admirable. Con un gran conocimiento bíblico y
teológico. Pero por su humildad lo tenía muy oculto, no quería figurar ni ser reconocido. Su
vida humilde lo empujaba a apartarse de las felicitaciones de los demás y amar la vida de
soledad y servicio.
Pero no lo pudo esconder por mucho tiempo. En 1221 por motivo de una ordenación sacerdotal,
el superior de Antonio le pide dar unas pequeñas palabras, a lo que el santo accede por
obediencia. Bastaron pocos minutos para descubrir el potencial que había tenido oculto debido a
su humildad. Esto hizo que su superior lo enviara a Francia para predicar contra los herejes,
ganando muchas almas para Dios.

De los sermones de San Antonio.


“Cristo quiso ser llamado «niño» por muchas razones; pero, por amor a la brevedad, voy a
exponer una sola. Por el valor que le da a la humildad. Si haces una injuria a un niño, si lo
provocas con un insulto, si lo golpeas; pero si después le muestras una flor o una rosa o algo
semejante, y mientras se la muestras se la entregas, ya no se acuerda de la injuria sufrida, se le
pasa la ira y corre a tu encuentro para abrazarte”.

Pídase la gracia que se desea obtener….

RESPONSORIO DE SAN ANTONIO, PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS.

Señor Dios de poder y misericordia, te pedimos que nos envíes tu Espíritu Santo, para que,
haciendo morada en nosotros, como la hizo en tu siervo Antonio, nos convierta por su
intercesión en templos de tu gloria y nos guíe por los caminos que tú, Padre de bondad,
quieres para nosotros. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén
DÍA SEXTO.

ORACIÓN INICIAL PARA TODOS LOS DÍAS.

¡Oh admirable y esclarecido protector mío, San Antonio de Padua! Siempre he tenido
grandísima confianza en que me habéis de ayudar en todas mis necesidades, rogando por mí
al Señor a quien servisteis, a la Virgen Santísima a quien amasteis y al divino Niño Jesús que
tantos favores os hizo. Rogadles por mí, para que por vuestra poderosa intercesión me
concedan lo que pido.

Pobreza de San Antonio.


Nace en una familia aristocrática y conocida de Lisboa. Pero ante las sonrisas y halagos del
mundo, San Antonio abraza la pobreza de la Orden Franciscana... Se hace hijo de San
Francisco y como él marcha por el camino de las privaciones y sufrimientos. Su despego del
mundo, le hizo rico en bienes celestiales... Trocó el oro de la tierra por el oro inestimable del
amor divino.

De la vida de San Antonio.


El amor de Antonio por la pobreza era muy claro. Cuenta uno de sus biógrafos que en cierta
ocasión al ver la habitación que le había preparado un hermano le dijo: “Esta celda está muy
bonita, pero si de verdad quieres que pase aquí unos días te pediré que la revistas por dentro y
por fuera con piedras y de ramas de árboles”.
Todos los que lo conocían eran conscientes que cuanto más pobre y humildes eran las celdas de
sus hermanos, con tanto más agrado las miraba y se hospedaba en ellas.

De los sermones de San Antonio.


“Sabed hermanos que la pobreza es el camino especial de salvación, ya que fomenta la
humildad y es raíz de perfección… esta virtud es el tesoro escondido del campo evangélico. El
que quiera llegar a la cumbre de esta virtud debe renunciar no sólo a la prudencia del mundo,
sino a la pericia de la letras; de tal forma que pueda entregarse desnudo en los brazos del
crucificado”.

Pídase la gracia que se desea obtener….

RESPONSORIO DE SAN ANTONIO, PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS.

Señor Dios de poder y misericordia, te pedimos que nos envíes tu Espíritu Santo, para que,
haciendo morada en nosotros, como la hizo en tu siervo Antonio, nos convierta por su
intercesión en templos de tu gloria y nos guíe por los caminos que tú, Padre de bondad,
quieres para nosotros. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén
DÍA SÉPTIMO.

ORACIÓN INICIAL PARA TODOS LOS DÍAS.

¡Oh admirable y esclarecido protector mío, San Antonio de Padua! Siempre he tenido
grandísima confianza en que me habéis de ayudar en todas mis necesidades, rogando por mí
al Señor a quien servisteis, a la Virgen Santísima a quien amasteis y al divino Niño Jesús que
tantos favores os hizo. Rogadles por mí, para que por vuestra poderosa intercesión me
concedan lo que pido.

Obediencia de San Antonio.


La obediencia es la muerte de la propia voluntad, y cuando el hombre mata a ésta, ha matado a
su mayor enemigo. La voluntad divina, manifestada por los legítimos Superiores, obra entonces
maravillas en las almas. San Antonio fue obediente al máximo.

De la vida de San Antonio.


Tal como suele ocurrir en la vida de muchos santos, la planificación que ellos tenían no
coincidía con los planes de Dios. Antonio se veía predicando a los mahometanos y llevándolos a
la conversión. Pero cae enfermo, al recuperarse sus superiores deciden que regrese a Europa y
que dentro de unos años lo volverían a llamar a Marruecos. Antonio lo acepta obedientemente.
Pero debido a una gran tormenta no llega a Portugal, sino a Italia. Ahí lo destinan a una pequeña
ermita. Antonio vuelve aceptar obedientemente un nuevo cambio de planes. Sin saber que sería
en Italia donde alcanzaría la cumbre de la santidad.

De los sermones de San Antonio.


“Debemos a menudo meditar la Pasión del Señor. De ello debemos servirnos como de un
sudario, para secar el sudor de nuestras fatigas y la sangre de nuestros sufrimientos. En toda
prueba debemos recordar los ejemplos de obediencia extrema que nos dio Jesús”.

Pídase la gracia que se desea obtener….

RESPONSORIO DE SAN ANTONIO, PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS.

Señor Dios de poder y misericordia, te pedimos que nos envíes tu Espíritu Santo, para que,
haciendo morada en nosotros, como la hizo en tu siervo Antonio, nos convierta por su
intercesión en templos de tu gloria y nos guíe por los caminos que tú, Padre de bondad,
quieres para nosotros. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén
DÍA OCTAVO.

ORACIÓN INICIAL PARA TODOS LOS DÍAS.

¡Oh admirable y esclarecido protector mío, San Antonio de Padua! Siempre he tenido
grandísima confianza en que me habéis de ayudar en todas mis necesidades, rogando por mí
al Señor a quien servisteis, a la Virgen Santísima a quien amasteis y al divino Niño Jesús que
tantos favores os hizo. Rogadles por mí, para que por vuestra poderosa intercesión me
concedan lo que pido.

Celo apostólico de San Antonio.


Vemos en Antonio una labor incansable de predicación para llevar a la conversión a los
paganos. Desde Marruecos hasta Padua lo vemos anunciando el Evangelio de Jesucristo. Estaba
convencido que debía proclamar la salvación de los hombres sin importar que esto le conllevara
muchas enfermedades y sufrimientos.

De la vida de San Antonio.


Cuando Antonio se encontraba en Rímini que era el centro de los herejes cátaros sucedió que un
día ninguna persona fue a la parroquia, ya que habían sido amenazados por los herejes.
Esto no desanimó al santo, quien se dirigió a orillas del Adriático y ahí se puso a realizar su
sermón con todo el entusiasmo que lo hubiera hecho como si estuviera en la parroquia.
De repente los peces comenzaron a asomar sus cabezas y a quedarse estáticos frente al santo
(como si lo estuvieran escuchando). Al terminar su sermón el auditorio estaba repleto. Ni la más
grande contrariedad pudo evitar que Antonio predique el Evangelio.

De los sermones de San Antonio.


“El nombre de Jesús es superior a todo nombre, porque delante de él se dobla toda rodilla. Si lo
predicas, ablanda las voluntades más obstinadas. Si lo invocas, dulcifica las más ásperas
tentaciones. Si piensas en él, se te ilumina la inteligencia. Si lo lees, te alimenta el corazón.”

Pídase la gracia que se desea obtener….

RESPONSORIO DE SAN ANTONIO, PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS.

Señor Dios de poder y misericordia, te pedimos que nos envíes tu Espíritu Santo, para que,
haciendo morada en nosotros, como la hizo en tu siervo Antonio, nos convierta por su
intercesión en templos de tu gloria y nos guíe por los caminos que tú, Padre de bondad,
quieres para nosotros. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén
 
DÍA NOVENO.

ORACIÓN INICIAL PARA TODOS LOS DÍAS.

¡Oh admirable y esclarecido protector mío, San Antonio de Padua! Siempre he tenido
grandísima confianza en que me habéis de ayudar en todas mis necesidades, rogando por mí
al Señor a quien servisteis, a la Virgen Santísima a quien amasteis y al divino Niño Jesús que
tantos favores os hizo. Rogadles por mí, para que por vuestra poderosa intercesión me
concedan lo que pido.

Piedad mariana de San Antonio.


Si algo es constante en la vida de todo santo es el profundo amor a la Virgen María. San
Antonio no es la excepción, durante su vida la trató como una verdadera Madre y encomendaba
en sus manos todas sus luchas y esperanzas.

De la vida de San Antonio.


A los siete años de edad era estudiante del colegio episcopal de Lisboa, que estaba junto a la
Catedral de la ciudad. Por entonces, nos dice la tradición, hace voto de virginidad por amor a su
madrecita (mamashina, en portugués) la Virgen María.

De los sermones de San Antonio.


“María es como el arco-iris, señal de reconciliación entre Dios y los hombres. Es como un
capullo de rosa que abre sus pétalos en pleno invierno; como un lirio que crece junto a la
corriente de las aguas; como un incienso que esparce suaves aromas. Ella es un cáliz de oro
cubierto de piedras preciosas, un olivo que jamás pierde su follaje, un ciprés que se eleva
sobre todos los árboles del bosque.”

Pídase la gracia que se desea obtener….

RESPONSORIO DE SAN ANTONIO, PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS.

Señor Dios de poder y misericordia, te pedimos que nos envíes tu Espíritu Santo, para que,
haciendo morada en nosotros, como la hizo en tu siervo Antonio, nos convierta por su
intercesión en templos de tu gloria y nos guíe por los caminos que tú, Padre de bondad,
quieres para nosotros. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén