Anda di halaman 1dari 2

Reseña Crítica Sobre el discurso, “el futuro de la educación mundial”

Autora: Martha Nussbaum

¿Qué desafíos deja la lectura frente al quehacer educativo colombiano?

Yo como producto de un sistema educativo no basado en la distribución del


pensamiento Crítico, y más bien defensor en generar ciudadanos con
conocimientos mecánicos, “útiles” y sin creatividad, tengo mi postura al respecto
de lo planteado en la lectura ya citada.

El problema de la educación se entraña en todos los Estados, incluso en los


pioneros de la excelencia, como Singapur. Colombia por su parte no está en la
periferia de este problema, por cierto, se ubica en el centro del inconveniente
educativo; luego, además de ser una educación que en su mayoría de cobertura
carece de calidad, la problemática se agudiza al no evidenciarse planes continuos
para optimizar la eficacia educativa, estos se ven condicionados por los gobiernos
de turno cuyas propuestas difieren unas de otras obteniendo como resultado
políticas públicas a nivel educativo que fracasan.

Sentado lo anterior, otro desafío en la educación se traduce en las siguientes


palabras. Verificar la calidad de pensamiento crítico vehiculado en los contenidos
que se enseñan desde las primeras etapas educativas hasta la culminación de la
universidad. Realmente, nuestro sistema educativo debe repensarse, sé, con
claridad, lo paupérrimo en presencia de esta habilidad humana dentro de las
aulas; son contados los docentes que incentivan a sus estudiantes y se involucran
con ellos en búsqueda de saberes que fomenten la visión divergente contra el
Statu quo.

Si bien, nuestra educación no solo carece de la inhabilidad crítica, el problema se


consolida al hallar otros desafíos. Veámoslo. La educación al ser regentada por el
gobierno de turno, va encaminada a responder a ciertos intereses, por lo tanto, se
determinan premios y castigos tanto a docentes como a estudiantes, esto en el
fondo genera una lógica de competitiva, en donde el otro ser humano no
representa un apoyo para enriquecer la visión del mundo propio, y sí un desafío a
vencer; entonces es un adoctrinamiento que carece de imaginación narrativa, por
ende, el otro no me interesa, es simplemente una competencia. Esto es muy malo
para cualquier sociedad, pues se forman gentes con ansia de guerra y poco
altruistas.

Por último, mientras la forma y la lógica de educar continúen bajo la dinámica


actual, el producto es que tendremos seres humanos abocados como aves de
rapiña sufragando por sus verdugos, por eso necesitamos de una educación
orientada por el corte crítico, creativo, dinámico, estimulador; necesitamos de una
educación que propicie el diálogo; necesitamos que no se confunda educación con
adoctrinamiento; requerimos de una educación orientada por criterios objetivos;
abogamos por una educación menos impositiva y más dialogada, gritamos por una
educación reconocida por orientar a los seres humanos hacia la felicidad y no al
suicidio. En fin, que la educación sea eso, educación, para mejorar la calidad de
vida de sus ciudadanos, no solo de los negocios estatales e inversionistas
extranjeros.