Anda di halaman 1dari 11

Taller autoconocimiento para la mujer lunar - Vanesa Iglesias

Taller de autoconocimiento
para la mujer lunar.
Conocimiento anatómico y fisiólogico.
Ciclo menstrual.
La importancia de reconocernos es inmensa. Conocerte te hace libre. Te empodera.
Porque cuando reconoces tu cuerpo, lo nombras como corresponde y conoces tus
ciclos reconectas con la mujer que sos.

Comenzaremos un recorrido anatómico de nuestro cuerpo:

VULVA: La vulva es todo lo que podemos ver de los genitales externos. Desde el monte
de Venus, los labios, el clítoris, periné y la salida al exterior de la uretra y vagina.

Hasta el día de hoy puede escucharse la confusión de nombrar a la vulva como vagina,
y como vemos, son dos partes diferentes de nuestro cuerpo.

Cada vulva es diferente. E incluso si te revisas en diferentes momentos del ciclo


notarás que es diferente cada vez que lo hagas. Hay modificaciones durante toda la
vida de la mujer y los cambios comienzan principalmente en la pubertad.

VESTIBULO VULVAR: Zona que se encuentra entre labios menores. Es muy húmeda
debido a las glándulas que posee.

1
Taller autoconocimiento para la mujer lunar - Vanesa Iglesias

VELLO PÚBICO: Aparece en la pubertad. Principalmente brinda protección.

MONTE DE VENUS: Es una zona de tejido adiposo que protege al hueso púbico.
Contiene glándulas sebáceas, sudoríparas y vello.

LABIOS MAYORES Y MENORES: Poseen glándulas sudoríparas y sebáceas aromáticas.


Los dos labios mayores, cubiertos de vello, rodean a los labios menores muy suaves y
sin vello. Al excitarse y en la menstruación se hinchan debido a los bulbos clitorales,
que están bajo los labios mayores. Cada mujer posee particularidades en esta zona.
Son diferentes en cada mujer y a través de la vida.

CLITORIS: Se encuentra en la parte superior de la vulva. Lo que se ve es la corona


(parte visible), capucha (que se forma por la unión de los labios) y glande (debajo de la
capucha). Sin embargo mide entre 10 y 13 cm. Y va creciendo con los años. Posee miles
de terminaciones nerviosas en su cuerpo cavernoso. El glande también posee miles de
terminaciones nerviosas, tejido eréctil y vasos sanguíneos. Es por eso que, al excitarse
crece y cambia de color.

2
Taller autoconocimiento para la mujer lunar - Vanesa Iglesias

VEJIGA: LA vejiga es un órgano que pertenece al sistema urinario. Se encarga de


recolectar la orina para ser desechada a través de la uretra y el meato uretral (ubicado
entre el clítoris y la entrada a la vagina).

PERINÉ: Zona entre la entrada de la vagina y el ano. Es una zona muscular y compuesta
por ligamentos. Problemas de incontinencia urinaria, prolapsos Y desgarros en el parto
están relacionadas a esta zona. Se sugieren los ejercicios de Kegel para fortalecerla.

VAGINA: Es la parte interna fibromuscular que inicia en el vestíbulo vaginal hasta el


cuello del utero. Su tamaño y longitud varía en las diferentes mujeres e incluso a lo
largo de su vida. Posee glándulas lubricantes y aromáticas.

HIMEN: Es un membrana que rodea el orificio externo en la unión de la vulva y la


entrada a la vagina. Se reconocen de diferentes formas (VER CUADRO). Puede
romperse antes, durante o después del priMer acto sexual.

3
Taller autoconocimiento para la mujer lunar - Vanesa Iglesias

CÉRVIX O CUELLO DEL ÚTERO: Es la entrada hacia el útero. Cambia DE consistencia,


color y apariencia a lo largo del ciclo y vida de cada mujer.

MOCO CERVICAL: Secretado por el cuello del útero. Cambia su consistencia y color a lo
largo del ciclo, más adelante veremos sus características para detectar en que parte
del ciclo estamos. Ayuda a los espermatozoides a subir hasta el Os (agujero del cérvix)
pero también ayuda a generar un tapón de protección para que no ingresen patógenos
al útero, según el momento del ciclo.

OS: Orificio del cérvix. Se dilata para el parto.

ÚTERO: Ubicado entre el pubis y el ombligo. Está formado por tres capas:

Capa interna, endometrio.

Muscular, Miometrio.

capa externa, perimetrio.

Su tamaño varía en las diferentes mujeres y a su vez, en las diferentes etapas de una
misma mujer. Sus paredes internas (endometrio) sufren cambios todo el ciclo. Como
veremos más adelante no es un órgano sólo reproductivo, si no que está involucrado
en nuestro nivel de vitalidad ni más ni menos.

ENDOMETRIO: Es la capa interna y mucosa del útero. Cambia su grosor según el


momento del ciclo, aumentando durante la ovulación, a la espera de proteger y nutrir
un posible embarazo. Si no se produce la fecundación se desprende y se produce la
meNstruación.

4
Taller autoconocimiento para la mujer lunar - Vanesa Iglesias

TROMPAS UTERINAS: Unen los ovarios y el Útero. Son de tejido muscular. Empujan al
ovocito y lo protegen Para que pueda producirse la fecundación. Es importante saber
que la fecundación se produce en este sector.

OVARIOS: Son dos. Tienen la forma similar a una almendra. Producen ovulos y
hormonas sexuales.

OVOCITOS: Son células femeninas (con la mitad de la carga genética) que se


encuentran en los ovarios. Nacemos con ellos, no se generan durante la vida. Es por
ello que nosotras cuando eramos ovocitos, estuvimos en el útero de nuestra abuela
materna (cuando nuestra madre era un feto con millones de ovocitos en sus ovarios,
entre ellos, nosotras mismas) Durante el ciclo madura uno, a veces mas, y sale por la
trompa. Si el ovocito es fecundado pasa a ser un ovulo y se aloja en el útero. Si no, sale
con la menstruación.

GLANDULAS VULVOVAGINALES:

-Glandulas de Bartolino: Se encuentran cerca del vestíbulo vaginal. Una de cada lado.
Diminutas. Secretan feromonas y liquido para lubricación. Pueden inflamarse
(Bartolinitis).

-Glandulas de Skene (Vestibulares menores): Están arriba de la vagina, en su interior,


cerca del clítoris y uretra. Producen el líquido de la eyaculación femenina. Se
desconocen tanto que muchas mujeres creen que es orina y tienen ganas de orinar
durante la excitación, cuando en realidad están eyaculando.

5
Taller autoconocimiento para la mujer lunar - Vanesa Iglesias

GLANDULAS MAMARIAS:

Es una fuente de placer femenino con gran estimulo sensorial. Varían su tamaño y
consistencia a largo de la vida de cada mujer.

Son pares, generalmente asimétricas. Cada mama, posee el pezón y la areola.


Internamente la mama posee gran cantidad de tejido adiposo, que la constituye en un
90% dándole forma abultada, además se integran al tejido los conductos galactóforos y
la glándula mamaria, encargados ambos de la producción y secreción de leche
materna. Las glándulas mamarias se distribuyen por toda la mama, aunque las dos
terceras partes del tejido glandular se encuentran en los 30 mm más cercanos a la base
del pezón. Estas glándulas drenan en el pezón por medio de ductos, cada uno de los
cuales tiene su propia apertura.

6
Taller autoconocimiento para la mujer lunar - Vanesa Iglesias

Aspectos fisiológicos. El ciclo menstrual.


Mucho se habla de sí una mujer es regular o no. Debemos saber que los periodos
habituales son de alrededor de 28 días, aunque este periodo puede variar entre los 21
y 42 días. Es bastante amplio, a diferencia de lo que muchos creen.

Durante cada ciclo, nuestro útero se prepara para la posibilidad de gestar y nutrir un
embarazo y de no ser así, se inicia el proceso que conocemos como menstruación,
donde se produce el sangrado y se reinicia de nuevo el ciclo.

El día 0 es el primer día de sangrado, y allí comienza la fase folicular. En la cual se


produce el estimulo del folículo para que se produzca al final de esta fase la ovulación.
Luego de la ovulación comienza la fase lútea (ver dibujo).

En la etapa folicular, nuestro hipotálamo manda la orden a la glándula pituitaria para


liberar al torrente sanguíneo, a las hormonas folículo-estimulante (FSH) y luteinizante
(LH), las cuales incitan a la ovulación. El ovocito, que se encuentra en el interior del
folículo inicia su proceso de maduración y una vez alcanzada la maduración, es
liberado (ovulación).

Luego de la ovulación, pasamos a la segunda mitad del ciclo, la fase lútea, que va
desde la ovulación hasta el comienzo de la menstruación. El folículo ya vacío, pasa a
denominarse cuerpo lúteo o amarillo, y se encarga de secretar estrógenos y
progesterona para preparar el útero para albergar el posible embarazo. Gracias a los
altos niveles de progesterona durante esta fase, el endometrio se mantiene vivo, rico
en nutrientes y células madre, fuerte y listo para recibir la vida hasta 1-2 días después
desde la ovulación. Si no hay concepción, el cuerpo lúteo deja de suministrar
estrógeno y progesterona, y el endometrio pierde su fuerza y muere. Con ayuda de las
contracciones uterinas, se produce el desprendimiento del tejido endometrial y se
produce el sangrado.

7
Taller autoconocimiento para la mujer lunar - Vanesa Iglesias

Si profundizamos en las hormonas que participan debemos conocer las glándulas que
las producen:

El ciclo inicia con la menstruación (Día 0, fase folicular) cuando el hipotálamo produce
la hormona liberadora gonadotropina (GnRH) que es capaz de estimular la liberación
de las hormonas hipofisarias folículoestimulante (FSH) y luteinizante (LH). Ambas
ejercen su acción en los ovarios.

La hormona FSH estimula la maduración del ovocito en el ovario.

La hormona LH regula la ovulación, indica el momento en que el ovulo debe salir hacia
el útero, e induce el desarrollo del cuerpo lúteo y la maduración del folículo. Con esta
hormona, el ovocito se libera del ovario (Ovulación) e inicia su descenso, pasando por
las trompas de Falopio y llegando al utero.

8
Taller autoconocimiento para la mujer lunar - Vanesa Iglesias

A su vez durante la ovulación se produce el pico máximo de estrógenos (son


fertilizantes celulares, responsables del deseo sexual, del crecimiento de paredes
uterinas), ya que luego de la ovulación comienzan a descender para que aumente la
progesterona que permitirá que el útero (ya preparado por la acción de los
estrógenos) tenga un ambiente adecuado para nutrir y proteger un posible embarazo.

Si pasados los días más fértiles no se da la concepción, entonces la progesterona


comienza a disminuir, hasta que alcanza los niveles más bajos que permiten que el
endometrio se desprenda. Esta hormona, a diferencia del estrógeno (que provoca un
aumento en la actividad del hemisferio cerebral izquierdo, lo que nos proporciona
mayor fluidez verbal, expansión, energía y mayor necesidad de actividad exterior), nos
calma y tranquiliza, proporcionándonos un espacio de reflexión, contemplación y
evaluación de aquello que necesitamos alquimizar en nuestra vida.

Feed Back negativo: El ciclo se inhibe por acción de estradiol y progesterona, que
inhiben la acción del hipotálamo (deja de generar GnRH, y por tanto, impide la
maduración de mas ovocitos) y ayudan a que el endometrio aumente su volumen y
mejore sus condiciones para recibir al embrión.

Existe una hormona más implicada en el ciclo menstrual, las prostaglandinas. Cuando
no hay fecundación, los niveles de estrógeno y progesterona descienden y se inicia la
producción de estas hormonas que generan movimiento en las paredes del utero
(ayudan a provocar las contracciones uterinas) ayudando a la eliminación de la capa
superior del endometrio y dando lugar a la menstruación.

En la menstruación, el hipotálamo vuelve a generar hormonas y el ciclo se reinicia, el


hipotálamo comienza a generar GNRH, esta estimula la FSH y LH, que a su vez llevan a
la ovulación y a la producción de E2 y P4, que producen Feed Back negativo inhibiendo
la producción de GNRH nuevamente.

Conocer nuestro ciclo menstrual es sumamente importante para reconocer nuestros


días de ovulación y con ello, nuestros días fértiles. Si bien en biología nada es exacto,
podemos guiarnos por ello, siempre reconociendo que hay otros métodos y todos
juntos serán más confiables. A su vez debemos tener en cuenta que guiarnos por estas
indicaciones nos protege sólo si no queremos quedar embarazadas no protegiéndonos
de enfermedades de transmisión sexual, para lo cual debemos utilizar otros métodos.
Veremos otros factores para saber nuestros días fértiles más adelante en el capítulo de
autogestión de la ginecología.

9
Taller autoconocimiento para la mujer lunar - Vanesa Iglesias

Te propongo:

- Que te revises con un espejo los genitales externos para conocerte más, si aún
no lo hiciste. Y si podés, que lo hagas en diferentes momentos del ciclo.
Observando los cambios que se presentan.

10
Taller autoconocimiento para la mujer lunar - Vanesa Iglesias

11