Anda di halaman 1dari 5

LA MENTE DE CRISTO

R60
1 Corintios 2:16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

INTRODUCCIÓN
Nosotros como humanidad tenemos una mente racional. En el principio, no era la mente
como la que tenemos en este tiempo, ya que en el principio Adán cuando estaba en el
huerto, tenía una mente extraordinaria. En este sentido podemos decir que aún los
animales tenían una mente más desarrollada que la actual, ya que de alguna manera se
comunicaban con otros seres, pero la creación fue sujetada a vanidad por la caída del
hombre (Ro 8:29-30)
Ejemplo de esto, vemos como la serpiente pudo comunicarse con Eva y ella no se
sorprendió, dejando ver que era algo normal (Gn. 3:1). Entonces apareció el pecado y
vino a desmoronar esa mente extraordinaria, dejándonos con una mente limitada, pero
el Señor en este tiempo quiere restaurarnos por completo.
DESARROLLO
La plenitud de esa restauración, no se dará en esta carne, sino cuando seamos glorifi-
cados, transformados, mutados. La Biblia nos enseña que todos seremos transforma-
dos, y eso implica nuestro cuerpo completo (1 Co. 15:51). Y es interesante que esta
transformación inicia cuando dice que nosotros debemos ser transformados mediante la
renovación de nuestra mente (Ro. 12:2).

La mente sirve para percibir todo el entorno, por medio de los sentidos e intelecto,
siendo influenciada por lo que percibe y recibe, lo visible, lo que escucha, pero aún más
complejo es que puede ser influenciada aún por mensajes subliminales (es aquella in-
formación que nuestra mente percibe pero sin darse cuenta de ello) que se reciben por
cualquier tipo de medio de comunicación. Por ello es necesario que se de un proceso
de restauración el cual finalizara cuando tengamos la mente de Cristo, veamos a conti-
nuación cuales son:

1. ARREPENTIMIENTO, CAMBIO DE MENTE, Hechos 3:19


Este empieza cuando Cristo viene a nuestra vida, nos alcanza y nos salva, reiniciando
nuestra mente poniéndola en neutro para que desarrollemos y evolucionemos, pero
en algunos casos se da lo contrario y en vez de evolucionar, involuciona. Por eso, lo
primero que necesitamos es un arrepentimiento. Cuando nos arrepentimos, tenemos
un cambio de mente, venimos a tener una mente neutra. Como hemos estudiado,
la palabra arrepentimiento proviene del griego G3341 metanoia que significa cambio
de mente. La Biblia nos enseña que al arrepentirnos y convertirnos son borrados
nuestros pecados y vienen tiempos de refrigerio a nuestras vidas. Quiere decir que
cuando renovamos nuestra mente, puede venir consolación a nuestra situación (BDN
Hch. 3:19).

2. RENOVACIÓN DE LA MENTE, Romanos 12:2


Según algunos diccionarios seculares dan la idea que "renovar” es volver a iniciar algo, en
este caso es volver a iniciar la mente. Muchas veces las personas pueden creer que les
sucede varios aspectos en su vida desagradables, y buscan ser liberados de demo-
nios o de espíritus inmundos, en algunos casos puede ser, pero en otros no, esto
puede ser por que el hermano no renovó su mente. Al renovar nuestra mente,
nuestro entendimiento, podremos ver las cosas de otra manera.

3. UBICACIÓN DE LA MENTE, Proverbios 4:23


Ahora bien, cuando conocemos que la mente recibe lo que percibe de los sentidos e
intelecto, muchas veces podemos creer que esta ubicada en el cerebro, pero veamos,
la Biblia dice que “tenían sus corazones endurecidos” (Mr. 6:51-52), pero cuando
leemos la Biblia de las Américas indica que “tenían la mente embotada”. Esto deja
ver en primer lugar que la mente espiritual no se encuentra en el cerebro sino en el
corazón. Por eso es interesante saber que en hebreo no existe una palabra que
traducida directamente sea mente, sino las palabras que se utilizan para describir
mente son H5315 nefesh alma, H3825 lebab corazón, H3639 kiliá entraña o riñón,
H7130 quereb entraña, intestino, más cercano. Cuando vemos estas palabras, ve-
mos que tienen un significado de lo que es la mente y no solo su ubicación como la
palabra riñón, sino que nos deja ver qué es lo más profundo de la mente. Por esto
mismo, la Biblia nos enseña que, sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón (Pr.
4:23).

4. VENCIENDO LA LEY DE LOS MIEMBROS, Romanos 7:14-15


En estos pasajes vemos que el Apóstol Pablo hace unos comentarios bastante inquie-
tantes, cuando dice: “Porque sabemos que la ley es espiritual, pero yo soy carnal,
vendido a la esclavitud del pecado. porque lo que hago, no lo entiendo; porque no
practico lo que quiero hacer, sino que lo que aborrezco, eso hago”. Algo importante
aquí, es que lo que hacía el Apóstol Pablo no lo entendía. Esto es porque a la mente
llega la nostalgia, las traiciones, las tristezas, las depresiones, la alegría, a la mente
llega todo, es el embudo, es como un taller, y depende si se la da a Dios o a Satanás
y por consiguiente actuará de esa manera. Un ejemplo lo vemos con el Apóstol
Pedro, que entregó su mente a los pensamientos de los hombres, y por ello le dice
el Señor, “aléjate de mí Satanás” (Mt. 16:23), ya que esos pensamientos estaban
alejados de la voluntad del Señor. El Apóstol Pablo deja ver que hay dos puntos que
se deben diferenciar al momento de examinar la situación en alguien que falla, y uno
es hacer pecado y otro es practicar lo que quiere hacer. Si uno practica lo que quiere
hacer, es decir agradar a Dios, va poder evitar hacer o cometer pecado.

5. MENTE ANIMAL, 1 Corintios 2.14


La Biblia enseña que cuando una persona no ha nacido de nuevo, también es cono-
cido como “hombre natural”, y dice que él no puede entender las cosas del Espíritu
de Dios, porque para el son necedad, porque estas se disciernen espiritualmente (1
Co. 2:14). Cuando hablamos de este tipo de personas, cuentan con una mente
animal, y esto no es un insulto, sino debemos recordar que alma viene también del
latín anima. Quiere decir que son personas guíadas por su alma, y esto se manifiesta
en las personas que caen en pecado, que mienten, que se enojan, que se ofuscan,
que son compulsivos, que son obsesivos, es decir que se manifiestan las obras de la
carne (Gá. 5:19).

6. OBTENIENDO LA MENTE DE CRISTO, Juan 16:33, 1 Corintios 2:16


Primeramente, debemos ver el ministerio del Señor Jesucristo, ya que vemos que el
viene a la tierra despojándose de su divinidad (Fil. 2:6-8), pero Él nos demuestra en
la Palabra que sí podemos evitar la influencia del mundo, Él podía vencer al mundo,
poniendo su mente en Dios, Él piensa en Dios, vive con Dios. Pero el Señor nos dice
en la Palabra: “en el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.”
(Jn. 16:33). En otras palabras, el Señor nos está diciendo: “No se preocupen, porque
ustedes se meten en Mí, cuando ya sienten que se están ahogando, cuando ya sien-
ten que se van a morir, métanse en Mí, y entonces recuérdese que Yo he vencido al
mundo, y en Mí, van a vencer ustedes al mundo también”.

a. Equilibrio en la mente de Cristo, Mateo 17:2,9


En Jesús vemos que podía hablar con Dios, al punto de estar transfigurado en el
monte, pero a la vez, lo vemos pensar en los que estaban abajo y por ello decide
continuar con el Plan de Dios, porque conocía el corazón de Dios. Y no solo abajo
del monte, sino abajo del cielo para recuperar la oveja que se había perdido (Mt.
15:24, 18:12).

b. Calzada de Santidad, Isaías 35:8


La Escritura nos enseña que una forma de cambiar nuestra mente, es buscar la
Santidad, y nos deja ver que hay una calzada, un camino que será llamado Camino
de Santidad, y que no pasará nadie inmundo por él, por torpe que sea una persona
no se extraviará. Cuando nuestra mente esta puesta en el Señor, dejaremos de
hacer aquello que aborrecemos, porque aborreceremos lo que aborrece el Señor.

c. La mente de Cristo legalmente, Isaías 26:3


Nosotros debemos conocer los términos “legalmente” y “de hecho”. Legalmente
es un derecho adquirido, y de hecho es que este derecho se haya hecho realidad.
En este caso nosotros tenemos Legalmente la mente de Cristo, la cual se va ad-
quiriendo en un proceso de evolución de nuestra mente. Aquí no se trata de dejar
de beber, no toques, no huelas, no veas, no oigas, sino se trata de cubrir nuestra
mente. La Palabra dice: “guardarás en completa paz, a aquel cuyo pensamiento
en ti persevera” (Is. 26:3), es decir que se trata de perseverar en el Señor en
nuestros pensamientos.

d. Las leyes en nuestra mente, Hebreos 8:10


Aquí vemos en Hebreos que el Señor hace un pacto con nosotros que somos el
Israel Espiritual, y cuando hay un pacto hay una ley, no la ley antigua, sino la
nueva, la cual es colocada en nuestra mente. Pero esta ley también es para com-
batir, para guerrear, en contra de aquellos que en un momento pueden ser opo-
sición, como Barjesus a Pablo peleando a Sergio Paulo, a los Josués y Calebs con
los Gigantes por Canáan, y debemos recordar que esta batalla la gana solo el que
está enamorado del Señor. Las batallas en la mente, también se dan cuando una
persona se convierte a Cristo, porque dice la escritura, que el que quiere vivir
piadosamente, sufrirá persecución (2 Ti. 3:12), y esto no es solamente literal
como en algunos casos, sino realmente en su mente, en sus pensamientos, y aun
pensando en lo que sucede alrededor, ya que el enemigo pondrá todo tipo de
tentación para buscar hacerlo caer.

e. Un mismo sentir, una misma mente, 1 Corintios 1:10


La Biblia Reina Valera 1960 dice que estemos en unidad, que tengamos un mismo
sentir, un mismo parecer, pero la Biblia de las Américas dice que “tengamos una
misma mente”. Es decir que la Biblia no dice que pensemos como Apóstol Pablo,
o Apóstol Pedro, sino que tengamos la “mente de Cristo”. Y esto significa que
seamos sensibles al Espíritu Santo y ser guiados por Él, porque dice la escritura,
“que hay cuando os reunís, salmo, enseñanza o doctrina, lengua, revelación, in-
terpretación” (1 Co. 14:26), es decir que busca edificar a todos por medio de estos
aspectos.

f. Fijad la mente en las cosas de arriba, NTR Colosenses 3:2


El Nuevo Testamento Recobro habla de fijar nuestra mente en las cosas de arriba,
es decir en las cosas de Dios. Aquí la palabra fijar, significa establecer, dirigir
intensamente la atención (Diccionario Vox). Esto nos deja ver que debemos fijar
nuestra atención en las cosas celestiales y no en las terrenales. La Biblia Reina
Valera Actualizada dice ocupad la mente, es decir que con lo que uno puso aten-
ción ocuparla, y eso conlleva a poner en acción.

g. Yelmo de la Salvación, Efesios 6:14


Pueden venir dardos encendidos del maligno, pero Dios los va a apagar con el
escudo de la fe. También vemos que el Yelmo de la Salvación se pone en la cabeza,
y allí en la cabeza se pueden detectar los 5 sentidos, es protección. Entonces tú
vas a ir por el mundo y muchas veces ni te vas a dar cuenta que te están lanzando
mensajes subliminales, pero como vas armado con la armadura de Dios, vas a
pasar desapercibidas las cosas, tu subconsciente lo va pasar desapercibido y tú
vas a vivir en completa paz, y la Paz que sobrepasa todo entendimiento, tu mente
va a gobernar tu corazón.

CONCLUSIÓN
Debemos estar agradecidos con la misericordia del Señor que ha hecho un pacto con
nosotros que estábamos alejados de sus pactos y promesas, y aun así escribiendo sus
leyes en nuestra mente (He. 10:16). Por tal razón, por medio de la Palabra podemos ir
evolucionando en nuestra forma de pensar, buscando agradar a Dios, y aborrecer todo
aquello que aborrece el Señor, sabiendo que la venida del Señor esta pronta y su galar-
dón con Él.