Anda di halaman 1dari 2

Gobierno de Kirchner

Se encargó de reconstituir el poder del Estado como mediador ante la sociedad, sobre la fase
de una expansión económica de características inclusivas, a pesar de ciertas continuidades
con la presidencia anterior.

Tres aspectos

Kirchner abandonó la política represiva del anterior gobierno para obtener legitimidad. De esta
manera, era fundamental recomponer la hegemonía incorporando los intereses de los diversos
sectores del país, especialmente de las clases populares, por ende minimizó la represión
directa contra los trabajadores. Sumado a la promoción de los derechos humanos y políticas
concretas como la reapertura de los juicios a los militares de la última dictadura obteniendo el
apoyo de los organismos de ddhh.
Un segundo elemento que fortaleció la legitimidad del gobierno fue la denuncia a las anteriores
administraciones por sus carácteristicas neoliberales y sus políticas que representaban los
intereses de los grupos económicos dominantes locales y organismos internacionales como el
FMI o el Banco Mundial e iban por ende en contra de los intereses del pueblo.

Además en el plano de lo material, hubo una recuperación gradual en las condiciones de vida
de los trabajadores en el marco de una expansion económica, el desempleo fue reduciendose y
a la par, el gobierno impulsó la negociación colectiva de trabajo como mecanismo para lograr
mejoras salariales, y las negociaciones del salario mínimo, vital y móvil. Ambas medidas
fortalecieron los sindicatos logrando así un apoyo a la gestion.

Esto desembocó en una crisis del sistema político : De la Rúa tuvo que renunciar y tres
presidentes se sucedieron hasta la elección de Eduardo Duhalde por la Asamblea Legislativa
para que terminará con el mandato del ex presidente radical, tarea que tampoco pudo cumplir
al igual que el resto ya que adelantó las elecciones luego de la violenta represión donde
asesinaron a dos militantes.
El 25 de mayo de 2003 asumía Nestor Kirchner la Presidencia e intentará retomar como
sostiene Basualdo, una hegemónia clásica, es decir, basada en el cumplimiento de las
demandas de los sectores populares y por lo tanto su inclusión política y social para obtener
legitimidad, rivalizando así con la hegemonía política del menemismo basada en el
transformismo argentino.
En cuanto a lo económico, comienza una etapa, que a diferencia del gobierno menemista, se
sustentará en la expansión de la economía real, es decir que el eje estará puesto en el
desarrollo de un mercado interno y en la producción de bienes y servicio como base para el
crecimiento del país y superar así la crisis económica y disminuir así la desocupación y la
pobreza.
El gobierno de Nestor Kirchner impulsó la reconstitución de la burguesía nacional pero
incluyendo también a la oligarquía diversificaba. Por consiguiente, hubo un reposicionamiento
de las fracciones de capital nacional pero sobre una inserción sectorial distinta de los gobiernos
de Peron , es decir, un eje puesto en los servicios y no en la industria.
La nueva política de promoción industrial de este gobierno tuvo como destinatario privilegiado a
diversos grupos económicos locales, oligarquías provinciales, etc. demostrando así una activa
participación de los mismos en la economía que expresa una diferencia sustancial con los dos
primeros gobiernos peronistas que impulsaban el desarrollo de una burguesia nacional
industrial para expandir pequeñas y medianas empresas; en cambio, durante este gobierno, los
capitales locales se enfocaron a adquirir servicios públicos.

Se omite señalar la participación central que tienen estos grupos económicos locales en el
desarrollo de la valorización financiera, en tanto, se los concibe como parte de la burguesía
nacional, obviando el hecho de que fueron la fracción del capital que ejerció la hegemonía
durante los gobiernos anteriores inclusive en la última dictadura civico-militar.
Bajo el gobierno de los Kirchner, en el marco de un gran crecimiento económico, los grandes
grupos de capitalistas locales, obtuvieron una elevada tasa de rentabilidad.

En el marco de la elevada tasa de crecimiento económico y del notable incremento de la


relación empleo/producto que se registra a partir del 2003, la principal vía para recomponer la
participación de los asalariados en el ingreso respecto del momento álgido de la crisis fue la
acentuada disminución del desempleo y el subempleo.

Durante el kirchnerismo se llevó adelante una distribución del ingreso más equitativa, a través
de políticas que impulsaron aumentos significativos del salario mínimo, el retorno de las
paritarias, y la recomposicion del sistema previsional, politicas publicas que permitiron una
mejora de vida para los trabajadores.
Podemos ver así una convivencia conflictiva entre dos formas de hegemónia, una representada
por los grupos locales que intenta subordinar al sistema político sacando provecho del Estado
para reposicionarse en la economía real, y la otra que busca plasmar un proyecto de país
basado en la expansión económica y en un de los sectores populares.

Para esto es necesario disciplinar a la fracción capitalista dominante, subordinando lo


económico bajo el plano de lo político y conseguir así una mayor autonomía relativa del Estado
que limiten a laa fracciones capitalistas predominantes.