Anda di halaman 1dari 2

¿Es el Estado propuesto por Platón en la República una utopía?

Objeciones por las que parece que el Estado propuesto por Platón en la República no es
una utopía.
1. La palabra utopía se refiere a un género literario propio del Renacimiento. En todo
periodo histórico surgen productos culturales no comparables con los productos
culturales de otros periodos. Siendo la utopía un producto cultural del Renacimiento
(tanto el término como el género literario), no se podría calificar de utópico, ya no sólo
al Estado propuesto por Platón en la República; sino a cualesquier tentativa política que
no pertenezca al periodo histórico denominado Renacimiento.
2. Si una característica de la utopía es que el Estado propuesto sea ideal, entonces, el
Estado propuesto por Platón en la República no es una utopía. Platón en el Timeo dice
que el mejor de los Estados fue llevado a la práctica por los griegos antiguos.1 Pero
dicho Estado desapareció debido a un cataclismo.
3. Si una característica de la utopía es que el Estado propuesto no se pretenda práctico,
entonces, el Estado propuesto por Platón no es una utopía. Platón en la República
considera que el Estado si es posible como una imitación2. Con una condición, que el
filósofo gobierne, condición que Platón considera difícil pero no imposible3.

Contra esto: La falta de un Plan detallado es un signo de que Platón no hablaba en


serio, los ejemplos que aparecen en el capítulo segundo del libro de Hoerber, Theme of
the Republic, son suficientes para poner en evidencia que no hay que tomar en serio
ninguna de las propuestas políticas de la República, las cuales, al menos en el sentido de
que su objetivo era derramar más luz sobre la naturaleza humana y los principios
morales y que él no tenía intención de poner en práctica su Estado imaginado.4

Respondo: Si la novela, Utopía, de Tomás Moro, es el canon a partir del cual una
propuesta política debe ser considerada como utopía (por ser ésta donde se acuña el
término utopía, además de ser la iniciadora del género literario), entonces, el Estado
propuesto por Platón en República es una utopía.
Es comúnmente aceptado por los especialistas en el concepto de utopía, que el Estado
propuesto por Tomás Moro se caracteriza por ser: ideal, máximamente deseable, y que
no pretende que sea práctico. Además, el Estado propuesto en la novela de Tomás Moro
es racional porque se determinan los medios para un fin, es decir: El Estado es producto
de instituciones, planeación, y educación de los ciudadanos.
Ahora bien, la mayoría de los estudiosos del concepto de utopía han considerado el
Estado propuesto por Platón una utopía. Así mismo, la mayor parte de los estudiosos de
Platón (filósofos y filólogos renombrados), han considerado que Platón no pretendía
que su propuesta de Estado fuera práctico. Si bien no es lo mismo decir que un Estado
no es práctico, a decir que un Estado es utópico, todo Estado utópico incluye como una
característica el no ser práctico. Por lo tanto, es un consenso, tanto de los estudiosos del
concepto de utopía, como de los filósofos y filólogos especialistas en Platón; considerar
que Platón no pretendía que su propuesta de Estado en la República sea práctico.
Además, también hay consenso en los especialistas en decir que el Estado propuesto por
Platón es ideal, (no es un fenómeno en el mundo), y máximamente deseable. El Estado
propuesto en la República es racional porque se determinan los medios para un fin.
1
Tim. 26a-d
2
Rep. 473a-b
3
Rep. 499b-d
4
Guthrie, W. K. C., 1990, Historia De La Filosofía Griega (Tomo IV), Madrid, Gredos,
Tr. Álvaro Vallejo
Por lo tanto, si se entiende por utopía: la descripción de una sociedad ideal,
máximamente deseable, racional y que no pretende ser práctico, entonces el Estado
propuesto por Platón en la República es una utopía.
Sin embargo, los cuatro predicados que caracterizan a la utopía, no se entienden
exactamente del mismo modo en la Utopía de Moro y en la República de Platón. Por
ejemplo, para Platón el que su Estado sea ideal significa que es un modelo a partir del
cual los estados en el mundo participan más o menos. Mientras que, para Tomás Moro
que su Estado sea ideal, significa únicamente que no es un fenómeno en el mundo. Mas
si para considerar bajo un mismo término dos objetos, sus características no sólo deben
ser las mismas, sino exactamente iguales, entonces, no sólo no se podría calificar de
utópico a la República; sino que no se podría calificar a ningún objeto con el nombre y
las propiedades de otro objeto, lo cual es absurdo. Por lo tanto, debido a que la
República coincide “en manera genera”, con las cuatro características atribuidas a la
Utopía de Tomás Moro, entonces se le debe considerar una utopía.

A las objeciones:
1. Es cierto que un producto cultural de un periodo histórico, no puede ser reducido
“completamente” a un producto cultural de otro período histórico. No obstante las
particularidades de cada producto histórico, éstas no generan una diferencia tan tajante
que no se pueda hacer una analogía, de tal modo que bajo un mismo concepto se
engloben variaciones prácticas. Por ejemplo, la institución de la familia que ha existido
en diferentes periodos, significando en cada cual algo distinto, sin embargo, con lo
suficiente en común para englobarlos en un mismo término. Del mismo modo, el género
literario y el término utopía (creada en el Renacimiento), comparte los suficientes
elementos con la República de Platón, para que ambas sean consideradas utopías.
2. No queda claro que Platón considere como un hecho el relato del Timeo, siendo
probable que el fin del relato sea una explicación de cómo sería el Estado llevado a la
práctica5. Pero aún siendo el caso que Platón considere un hecho el relato, y haya visto
en él una analogía con su propuesta de Estado dado en la República; dicha analogía, fue
producto (si creemos en lo que dicen los filólogos) años después de que fuera escrita la
República. De tal modo que al momento de ser escrita la República, Platón no la
considerara práctica, y sólo tras una ulterior reflexión la considerara posible.
Por otra parte, se puede objetar que el Estado propuesto por Platón en la República
tiene el fin de ser práctico, no tomando en cuenta la intención del autor cuando escribió
la obra, sino por la posición que finalmente perduró en él. A esto respondo que sería
entonces sumamente mudable la intención del autor. Además, si el criterio para
considerar al Estado propuesto por Platón en República una utopía, es la última posición
que haya tomado Platón sobre el tema, entonces, no se puede llegar a un consenso
mediante este criterio. Esto es así, porque en otro diálogo, las Leyes, Platón se refiere al
Estado propuesto en la República como el ideal a partir del cual se debe planear el
mejor Estado posible6. Y puesto que no hay consenso en datar al Timeo como posterior
a las Leyes, no se puede fijar cual sería la última intención de Platón.
3. Cuando Platón dice en el libro VI de la República que si bien es difícil que el Estado
exista, pero no imposible, su afirmación ya tiene una fuerte carga de duda. Platón sigue
examinando la naturaleza del filósofo. Llegando a la conclusión a finales del libro IX
que el filósofo nunca gobernará, pues la naturaleza del filósofo es contemplar, por tanto,
el Estado propuesto no puede ser práctico; sólo puede habitar en el alma del filósofo7.

5
Tim. 19b-c
6
Ley. 739c-e
7
Rep. 591c-592b