Anda di halaman 1dari 37
ARBENZ L DE LA EL CORON i : PRIMAVERA ARBENZ, EL CORONEL DE LA PRIMAVERA Manuel José Arce” LA ESCENA ‘Al fondo una sucesién de barras rojas verticales, alternadas -de dereche a izquierda del espectador- con barras negras que progresivamente se vuelven blancas. Barrotes de prision, Barras de alguna bandera, Se destacan, a la derecha, un mapa del continente Americano; a la izquierda, la insignia de la ONU. Hay dos areas demarcadas con cierta precisién: fondo izquierda en plano alto, el Consejo de ‘Seguridad de la ONU. En diagonal, al foro derecha, plano bajo, el escritorio presidencial. El resto de! espacio escénico serd la calle, el campo, una escuela, un taller, un cuartel, una oficina militar, un sindicato, las trincheras de Gualén, todo. LOS PERSONAJES ‘A Ia excepcién del Coronel Jacobo ARBENZ GUZMAN, todos los demas personajes serén encarnados indistintamente por diferentes actores, y cada actor podré desempefiar diferentes roles. Sugiero que el personaje ARBENZ y las escenas en las que él participa sean tratadas stanislavskianamente, con un proceso de creacién vivencial de personaje profundo, En tanto que, en otros pasajes, podré jugarse con caricaturas, clichés y con una frecuente ruptura del clima teatral por extrafiamiento. CARACTERIZACION Lo més simple posible: elementos y objetos alusivos, simbdlicas, destinados a una pronta identificacién por parte del publico. Sugiero el uso de algun uniforme neutra en los actores, sobre el ‘ue se colocaran los elementos de identificacién (una mascara, una corbata, un sombrero, un kepis, un poncho, un casco, etc.) LAS MARIONETAS Irn de ta caricatura ridicula, al expresionismo grandilocuente. Enearnarén las individualidades del General UBICO, de! GORILA, de ALARIC BENNETT, de las masas populares que luchan en las calles contra el tirano y del bloque de votantes por-yankees en el Consejo de Seguridad, asf como las mujeres sindicalistas que sufren la tortura después que ALARIC BENNETT. El Coronel de la Primavera, obra de teatro estrenada en Albi, Francia, en 1985, es para la Revista de la USAC un honor publicarla por primera vez en Guatemala. Guatematteco, su obra literaria es muy extensa y polifacetica (teatro, poesia, narrativa). Teatro: E! Apdstol, Orestes, Balada del Arbol, La Musica, Aquiles y Quelonio, Sandino Debe Nacer, E1 Gato que Murié de Histeria, Compermiso, Sebastian Sale de Compras, Delito, Condena y Ejecucién de una Gallina. Poesia: En el Nombre del Padre, De la Posible Aurora Cantos en Vida, Del Arbol y sus Heridas, Diez Décimos, Los Episodios de! Vagén de Carga, Palabras Alusivas al Acto, La hora de la Siembra, etc. Diario de un Escribiente, Cuaderno de Clases, Memorias de un Enterrador, La Copa Fatal o Cuando los Mendigos no Aman (Publicado. en Diario El Gréfico) 85 musica, PERSONAJES: LUZ AZUL! AJAU 10. TESHEL 1a. AJAU 10. TESHEL 2a, AJAU to. TESHEL 1a. TESHEL 2a. AJAU to. LUZ VERDE: AJAU 2o. ‘CORO DE MASEHUALES AJAU 10. AJAU 20. CORO DE MASEHUALES TESHEL 1a, TESHEL 2a PROLOGO Overtura Indigena, de Jess CASTILLO. AJAU 10, (Corifeo) TESHEL 12. (Corifeo) AJAU 20. (Corifeo) TESHEL 2a. (Corifeo) CORO DE MASEHUALES EL TIEMPO En a relojerta de los astros hay circulos que se encuentran, se cruzan y se alternan. Asi se forman los Katunes. Grandes cataclismos, lunas chorreantes de sangre, largos periodos de az constructora, Soles que cantan en las montafias, La vida del Universo esté hecha de enormes Katunes. La vida del planeta esté hecha de Katunes. La vida de las naciones est hecha de Katunes La vida de los hombres pasa por diferentes Katunes. EL HOMBRE Hemos sido hechos de Mate La carne, el pensamiento, el trabajo y el amor estén hechos de Matz. EI Maiz es nuestro alimento. EI Matz es nuestro camino. Por el Maiz aprendimos a medir la marcha de los astros. Por el Maiz aprendimos a contar las arenas de los rios y los soles que componen tos Katunes. Por el Matz aprendimos que la vida no muere nunca; pasa de la tierra 2 la luz, de la luz a la tierra; de la germinacién a la floracién, de la | floracién a la germinacién. Por eso respiramos la paz como el aire. 86